__MAIN_TEXT__

Page 1


Dirección creativa y editorial: Alberto Chao Redacción: Alberto Chao, Rafael Castaño Domínguez Asistencia de redacción: Belén Moreno, Isabel Carmona Burgos Publicidad: Belén Moreno Maquetación: Alberto Chao, Avel Valls Muñoz, Belén Moreno Portada: “Bellice” de Andrés Simarro Colaboradores: Francisco Javier Rodríguez Cuevas (Desarrollo y mantenimiento web), Oye Cerodoce (Diseño “Bellice Terror”), Alberto Canales (para reportaje autoedición) Agradecimientos: Paco Rojas Editado por: Bellice Editorial. Virgen de las torres, 10. 41010. Sevilla, España. Bellice Magazine ISSN 2255-5927 www.belliceeditorial.com Nº04 Noviembre 2014 Revista On-line: Contacto: bellice@Belliceeditorial.com Publicidad: bellice@Belliceeditorial.com Buscanos en: @belliceEdit www.facebook.com/Belliceeditorial Los artículos, anuncios u opiniones de los entrevistados o colaboradores, no expresan necesariamente la opinión de Bellice Editorial. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, o trasmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma, ni por ningún medio, sin autorización previa por escrito del editor, Alberto Chao. Todas las fotografías e ilustraciones que contiene el magazine, están publicadas con el permiso de sus respectivos autores. Copyright © Bellice Editorial 2014 All Rights Reserved.


INTRODUCCIÓN L

a historia de este número especial comienza en verano. Un verano de esos poco convencionales, en los que en Sevilla no hace tanto calor, solo 37 graditos de nada. Aun así, esa temperatura resulta pesada como un plomo, alarga las siestas y favorece el aburrimiento en una ciudad desierta y casi trasladada por completo a destinos vacacionales costeros, como si de una migración animal se tratara.

tacto al tocarlo y escucho ese crujidillo característico, que suena cuando lo doblas. Cuatro sentidos estimulados que comienzan a generar imágenes en mi cabeza, en forma de viñeta. Cuadrada, rectangular, en forma de circulo, a página completa o componiendo diseños; viñetas en orden, que cuentan historias, como notas sobre las líneas de un pentagrama. Algunas aluden a la niñez, recordando aquel característico “BANG!!”, de comics de superhéroes, las hay mudas y que narran verdades a gritos, otras se empapan de filosofía para crear grandes historias, que hurgan en esa especie “punto G”, más recóndito del ser humano…

Pues bendito aburrimiento, aquel. Ya que no solo el hambre agudiza el ingenio, sino también el largo bostezo. Y digo esto pues al compartir taller, que es mi caso, se comparte también trabajo, desidia, inspiración y sobretodo grandes ideas. Viniendo al caso de las grandes ideas, estaban mis compañeros in- Lo cierto es que las hay de todo tipo y que, mersos en su primera publicación autoedita- cuenten lo que cuenten, todos hemos teda. Les veo trabajar, huelo el papel, siento su nido alguna en nuestras manos. Y cuando

6


eso sucede, para el creador de esa, esa viñeta en la que te fijaste, que comprendiste y que te hizo cómplice; significa el paso final de un trabajo bien hecho. Y es ahí donde nace y reside la autoedición. No ya en el beneficio económico que esta pueda dar, sino en esa mágica recompensa.

lloso resultado. El de que tu trabajo, al que le has dedicado tanto esfuerzo, llegue a la gente y la haga partícipe. Lo demás, solo el tiempo lo puede decir. Es ahora cuando me remito a puntos anteriores: al de plegar el papel u olerlo, o al de ser cómplice de una viñeta. Para ellos, tanto para los que se manchan los pulgares al pasar las páginas de un fanzine, o la mano entera al dibujar una viñeta, va dedicado este número.

En ese momento es cuando me siento identificado. Y rápidamente relaciono también este mismo magazine y su equipo, con ese sentimiento y sobretodo, con ese fin. Me pongo en contacto con mis compañeros y fluye, y curiosamente más rápido que nunca. Por ultimo les invito, como en el teatro o el cine, a que pasen y vean nuestro magazine Soy consciente de que esta publicación se especial. Ya que como dice nuestro invitado sirve en formato digital, y que tal vez ese Miguel Brieva, “El cómic es el cine de los “envoltorio”, pueda despistar acerca de su pobres que quieren hacer cine”.g verdadero origen y objetivo. Puedo garantizar que persigue el mismo duro y maravi-

7


Andrés SIMARRO B.M: Háblanos de ti y de tu trabajo

B.M:¿Cómo funcionas a la hora de trabajar?

A.S: Estudié arte y diseño gráfico en Sevilla y A.S: A veces empiezo probando con una

Évora (Portugal). Comencé haciendo pintura y tipografía o una foto, aunque buscando grabado. Actualmente me dedico a la serigra- algo concreto. Hago cientos de pruebas y fía y también hago trabajos de diseño gráfico. después voy descartando. Voy improvisando el método guiándome por los resultaNunca he desarrollado un trabajo con una lí- dos. Esto es divertido y estimulante, aunque nea demasiado definida. Prefiero jugar y ex- también hay tensión porque no sé si va a perimentar con la libertad de que no existe un salir algo decente de ahí. límite marcado por un estilo impuesto. Esto Otras veces hago el proceso más con la capuede ser positivo a la hora de adaptarse a las beza, y cuando lo tengo claro empiezo a circunstancias o las necesidades de un traba- darle forma. Ahí la ejecución es súper rájo. Normalmente lo veo así, otras veces lo en- pida; aunque al final siempre me pego mecuentro negativo porque es como si estuviera dia hora mirando la imagen y retocándole evitando posicionarme o mojarme, o porque pequeñas cosas que creo que hacen que el funcionando así es más complicado desarro- resultado esté bien acabado. llar una obra con cierto peso o que sea reconocible y eso… Pero al final siempre elijo seguir trabajando así, no puedo evitar cansarme de una fórmula cuando la repito más de tres veces, así que seguiré haciéndolo y disfrutando. Este es mi punto de vista. A lo mejor desde fuera sí se aprecia algún tipo de unidad.


Normalmente trabajo con el ordenador, aunque estoy incorporando cada vez más métodos y elementos analógicos. Quien reduzca el diseño gráfico exclusivamente a lo vectorial, bajo mi punto de vista, está limitando el asunto a una pequeña porción de posibilidades. Ahora tenemos una fotocopiadora en el taller y es una pasada jugar con ella. Tengo que controlarme con las texturas y el ruido en las imágenes, a veces hay que saber parar y quitar. Para mí hacer trabajos de diseño gráfico es sumamente parecido a cocinar.

Über Alles, un colectivo que se dedica principalmente a organizar conciertos de punk, al que pertenezco. Nos hemos propuesto cuidar mucho el tema gráfico y cuando me toca hacer un cartel o una gráfica, tengo la ocasión y la libertad de trabajar y experimentar en un trabajo que va a salir a la calle, y esto está muy bien. Los carteles son en blanco y negro por motivos estéticos y de reproducción. A partir de ahí lo he incorporado también a mi trabajo fuera del colectivo.

Al estar limitado por no poder trabajar con el B.M: Hemos podido ver en tus últimos tra- color, es necesario poner toda la atención en bajos, incluido el de la portada, una afición el resto de elementos y explotarlos al máxipor el blanco y negro. Háblanos de eso. mo. El blanco y negro es binario y rotundo, lo que lo hace fácil de trabajar para conseA.S: Si, esto tiene origen en una necesi- guir resultados potentes. Es buena gente.g dad. Tengo la suerte de ser uno de los encargados del diseño gráfico en Andalucía

Si quieres sabes más sobre el artista, visita su página web. http://cargocollective.com/simarro/index Andrés Simarro. Paisajes, 2+2=5 (Pag izq) Andrés Simarro. carteles para el colectivo Andalucía Über Alles. (pag dcha)

9


Ilustrando Dudas

T

odo comenzó con una explosión. En España siempre hubo ilustradores, pero nunca tantos como ahora. El boom de la ilustración en los años noventa, sumado a la crisis y a que internet ha abierto infinitas puertas sin pedir nada a cambio, ha creado masas de jóvenes ilustradores o de jóvenes que quieren llegar a serlo totalmente desorientados y desconcertados. La razón es sencilla: antes, cuando tanto costaba publicar una ilustración, quien lo conseguía sabía que tenía gran parte del camino hecho: se había convertido en uno de los elegidos. En cambio, ahora que uno tiene tan fácil dibujar en la propia piel del mundo, ve cómo sus trazos se confunden, como hormiguitas de tinta, con los millones de trazos pequeñitos de los millones de autores que, como uno mismo, quieren comerse el mundo por la punta de sus pinceles. Nadie parecía habernos preparado para esto: la vida consistía en

10

abrirse paso hasta la cima y gritar. Hoy, los desorientados y desconcertados ilustradores transitan por las autovías del éxito, sospechando en el camino que estas facilidades han debido de atraer a miles de compañeros como la luz a las moscas. Para orientarles por esa abrumadora carrera sin final, un grupo de ilustradores ha creado Ilustrando dudas, una página web destinada a “informar, formar y asesorar a los ilustradores noveles” que están empezando a empezar, si se nos permite la expresión. Para ello, cuentan con entrevistas a conocidos ilustradores, listas con otras páginas y blogs relacionados, concisos artículos con valiosos consejos… Incluso ceden su tiempo, por el simbólico precio de 5 euros, para asesorarte en tu caso particular, del cual sabemos que habrá mil muy parecidos, pero nunca exactamente iguales. Ilustrar nunca fue tan fácil. Si sabes cómo. http://www.ilustrandodudas.com/ g


Guía del comic

Webs de interes

L

es voy a ser sincero: yo no sé mucho de arte. Soy un humilde periodista que ejerce como tal, y que por tanto pone su letra y su estilo al servicio de otras personas que saben mucho más de lo que yo sé sobre estos misterios. Como soy periodista, necesito informarme a fondo –o al menos intentarlo– sobre un tema concreto, dedicándome con fervor de enamorado al siguiente sólo un día después, cuando aún brillan los rojos rescoldos del amor de ayer. En este caso, que es el de una revista sobre arte, y más aún en el caso de este número, un especial sobre ilustración, uno necesita tener a mano buenas y provechosas fuentes. Y una de las mejores es la Guía del Cómic, una página web con fichas sobre cómics y entrevistas a sus autores, entre los que un profano como yo conoce a los tres o cuatro que han logrado atravesar las casi

inexpugnables barreras de los medios de comunicación de masas (Paco Roca, Aleix Saló), a los que llenaron mi infancia de dibujos (Jan, Max) y a los que salpican de sonrisas mis horas estériles de internauta (Albert Monteys, Manel Fontdevila). Son muchos más, y estoy seguro de que ustedes, lectores iniciados en la materia, sabrán identificar a la mayoría, y más aún, criticarlos: uno demuestra de verdad que sabe de algo cuando conoce sus puntos débiles. Disfrutarán con la detallada semblanza de todos los nombres, en una suerte de Wikipedia de la ilustración. Tal es la meticulosidad de sus perfiles que, consultando una ficha al azar, leo: “Dibujo interior (lápiz y tinta) de un total de veinte páginas (once en el #2, nueve en el #3)”. Se lo dice alguien que no sabe: esta guía está escrita por gente que sabe.www.guiadelcomic.es g

11


Migue Brieva En esta ocasión, con motivo de este número especial dedicado al cómic, fanzine, la autoedición y todos aquellos caminos inescrutables del señor que vierte sus tintas por las sendas del papel, tenemos el gusto y el honor de contar con uno de los referentes del cómic y la autoedición nacional: Miguel Brieva.

Ha trabajado en todo tipo de publicaciones, entre las que constan Diagonal, El jueves, El País, La Vanguardia, Ajoblanco o Vacaciones en Polonia. Actualmente dirige el sello Clismón, símbolo de su independencia editorial, en la que comenzó su andadura con aquel, ya icónico, DINERO.

12


el Parece que hubiera nacido con el éxito bajo el brazo, y quizás hoy por hoy nos cuesta imaginar a aquel Miguel Brieva, mochila al hombro cargada de inconformismo, que distribuía mano a mano, en formato libro.

13


Es inevitable la curiosidad por conocer, en tus propias palabras, cómo fueron esos años en los que inicias el camino hacia la autoedición y el “make your self”, o el “yo me lo guiso, yo me lo como” de toda la vida.

M.B : Es algo sencillo. Siempre me gus-

tó dibujar, escribir y fabular, en general, con lo que se me fuera viniendo por la cabeza. También desarrollé un disfrute del propio proceso de edición en mis tiempos de facultad, haciendo fanzines con amigos. Al unirse de manera natural estas dos aficiones, empecé a editar mi propio material, en principio porque era lo más rápido y práctico, y también porque de este modo me aseguraba el control de todo el proceso, y por tanto el hacer las cosas tal y como me las imaginaba. Esto, claro está, también implicaba asumir unos medios más precarios (blanco y negro, ediciones pequeñas, imprentas cutres, etc.) y un trabajo no siempre gratificante de distribución a base de cajas, mochilas y dolores de lumbago.

B.M: Internet y los nuevos medios han

fomentado el uso de licencias internacionales como Creative Commons, bajo las cuales tú mismo has registrado algunos de tus proyectos. ¿Por qué te decantas por estas alternativas? ¿Qué ventajas crees que aportan al mundo de la autogestión editorial?

M.B: Parto de la evidencia de que todo

logro cultural es fruto del trabajo de mucha gente creando a lo largo de mucho tiempo, influyéndose unos a otros, compartiendo vivencias y códigos estéticos. La idea del creador aislado e iluminado, que crea desde su propia individualidad, y que luego rentabiliza esa invención materialmente a través de la industria cultural, me parece una utopía. Una utopía nociva e insostenible, además. Yo abogo por una cultura y un saber comunes (arte, ciencia, pensamiento, etc.). Los derechos de autor, las patentes y demás formas de rentabilizar lo inmatérico y obstruir el beneficio común son formas tristes del capitalismo que espero estén al borde de la extinción. No sé si la cultura libre aporta alguna ventaja a la industria editorial, tal como la entendemos hoy en día, pero sí las aporta al disfrute, al provecho colectivo y a la creatividad humana en sí misma. Por otra parte, para que este nueva (o vieja) concepción de la cultura pudiera darse plenamente, también deberían cambiar otros muchos comportamientos de la sociedad. Pero este tal vez pueda ser un buen comienzo, porque la creatividad genera imaginarios, y el imaginario es algo mucho más relevante y poderoso que dos mil pozos petrolíferos o que una nueva aplicación de móvil que te saque a pasear al perro.


B.M: Nos llama la atención que, aun- dice: “Las redes están echadas, ya sólo que te sirves de este tipo de licencias, te mantienes al margen en el uso de redes sociales, a pesar del auge que actualmente tiene el cómic/viñeta en internet, donde hemos visto surgir y destacar a personalidades como Joan Cornellá, Raquel Córcoles (Moderna de pueblo)... De hecho, al buscar Miguel Brieva en Facebook o Twitter, solo aparecen páginas “no oficiales”, cargadas de comentarios para intentar contactar contigo. ¿Por qué ese alejamiento hacia estos nuevos medios de difusión?

M.B: Supongo que porque ya soy un

viejales, y aunque uso y valoro mucho internet, aún me muevo en el universo del papel y de las relaciones sociales directas, sin bits de por medio. Me viene a la mente también esa viñeta de El Roto en la que, en relación a esto, un barco

queda alzarlas”. Hay algo peligroso y siniestro en el uso compulsivo de la red para cosas que antes hacíamos gustosamente viéndonos los unos a los otros, y en la entrega voluntaria de toda nuestra intimidad al magma incierto del ciberespacio. ¿No estaremos perdiendo más de lo que ganamos? ¿Qué pasará cuando, en unas pocas décadas, no haya energía para alimentar tantos gadgets a los que, además, en muy poco tiempo nos hemos hecho adictos? Yo no tengo móvil, por ejemplo, y para mí ello no ha supuesto un sacrificio, sino una liberación. Como nunca lo he tenido, no he desarrollado ninguna necesidad de él. Creo que hemos de empezar a ejercitarnos en la renuncia de cosas que nos parecen irrenunciables, y que sin embargo son bastante irrelevantes, por no decir también que medioambientalmente insostenibles.

15


B.M: Es curioso cómo describes aunque ensayo en mayor medida. el mundo actual de una forma muy visual, empleando iconografía e imágenes del pasado, basándote en aquella cartelería y publicidad norteamericana de los años 50 que nos vendía sonrisas falsas y chocaba en su ridículo con una Europa decadente, campo de batalla de la Segunda Guerra Mundial. En tu trabajo recurres a esa doble moral, valiéndote de dos pilares principales como medio: la ilustración y el texto. La calidad de tus escritos, que consideramos el auténtico colofón de tu labor, es obvia. ¿En qué se sustenta esa parte literaria y cuáles son sus referentes? ¿Qué lee Miguel Brieva una tarde de domingo en casa? ¿Puede esa importancia del texto relegar la imagen a un segundo plano?

M.B: Para mí el texto y la ima-

gen son dos campos igualmente útiles para transmitir una idea, cada uno con sus recursos y su potencia comunicativa propia. Combinarlos no hace sino que se intensifiquen. En cuanto a lecturas, procuro leer un poco de todo,

16

Algunos autores que fueron reveladores para mí, en el momento de empezar a dibujar Dinero, por ejemplo, son Agustín García Calvo y Rafael Sánchez Ferlosio, Santiago Alba Rico y Carlos Fernández Liria. Siendo de generaciones distintas, todos ellos mantuvieron su visión crítica en pleno huracán de estupidez teórica y acomodaticia que se dio en las décadas de los 80 y 90, y principios de este siglo. Afortunadamente, buena parte de aquellos postulados posmodernos resuenan ya en nuestros días como pirotecnia académica que no deja rastro alguno al esfumarse.

B.M: En un enclave más técni-

co, ¿tu trabajo es solo manual o te vales también de herramientas digitales?

M.B: Dibujo en papel, con pincel

y tinta, a la vieja usanza, y luego trato y coloreo la imagen, y maqueto los libros, con ayuda del ordenador. Yo ante todo soy bastante vago, y las herramientas digitales ahorran muchos esfuerzos.


B.M: Impresiona repasar tu trayectoria, fenómeno? ¿Crees que es tarde para la

plagada de colaboraciones para publi- humanidad? caciones de renombre, pero ¿alguna vez has realizado un encargo con el que no M.B: Como suele decirse, nunca es tarte sintieras cómodo? de si la dicha es buena. El ser humano tiene una insistente inclinación por desM.B: Algunos trabajos han podido ser humanizarse, o quizás el problema es más o menos tediosos, porque el dibujo que nunca llegó a ser plenamente hues mi medio de vida y a veces uno no mano, quién lo sabe. En cualquier caso, puede elegir, pero he procurado no ha- el haber entregado su destino a la lógica cer nunca nada que me resultara abe- de la mercancía, del crecimiento infinirrante, o inmoral, tipo publicidad y esas to y del individualismo de masas no ha cosas. hecho sino acelerar esta tendencia autolimitadora y destructiva. Jamás el imagiB.M: Cambiando el tema a algo más nario colectivo fue tan propicio para dar agradable, centrémonos en el humor, rienda suelta a nuestros impulsos más que defines como fuente de autocono- abyectos. La amoralidad es el fundamencimiento. Sabemos que tienes una visión to del comportamiento ético de nuestro muy particular y filosófica al respecto. tiempo. ¿Nos la desarrollarías en unas palabras? B.M: Para finalizar, hablemos de tus M.B: El humor comparte con la filoso- próximos trabajos. Actualmente estás fía el que ambos exigen, para practicar- enfrascado en nuevos proyectos, como los plenamente, el salirse de uno mismo. componente del grupo musical Las bueSolo desde fuera podemos reírnos de nas noches. ¿Qué hay de nuevo en el honosotros o pensar las cosas al margen rizonte de Miguel Brieva? ¿Qué nos prede nuestros prejuicios y opiniones. Es paras para el futuro? en este sentido que considero el humor como una herramienta fundamental de M.B: Con Las buenas noches hemos conocimiento. A veces logra en una sola sacado no hace mucho nuestro tercer imagen, o en una sola situación cómi- disco, Hoy ya es mañana, y seguimos ca, ilustrar lo que teóricamente llevaría disfrutando de tocar música juntos y páginas y páginas de texto. Es como un compartiendo libremente todo lo que atajo intelectual, una sinapsis afortuna- hacemos en nuestra web. En cuanto a los da de neuronas que nunca se habían co- libros, a partir de febrero se podrá leer ya nectado entre sí, y por si fuera poco es una historia larga, la primera que hago, además divertido. Frente a la letra con que justo acabo de terminar de dibujar. sangre entra, yo promovería la letra con Saldrá en Reservoir Books, y aborda las risa entra. peripecias de un joven en paro que se va volviendo loco al tiempo que se va haB.M: En tu obra aparece la crítica social, ciendo cada vez más cuerdo. Suena raro, política, económica... Denuncias el aban- pero tiene cierto sentido. dono de ciertos valores, el egoísmo del mundo ante la naturaleza o el consumismo, todos ellos factores de la deshumanización. ¿A qué crees que se debe este

17


B

ellice se presenta como un territorio común, una esfera en torno a la cual giran los trabajos y las propuestas de artistas y asociaciones que desean exponer su obra de forma gratuita para mostrar al mundo su talento, su técnica y sus capacidades. Esta es la razón por la que Bellice ha fundado una galería virtual, de la que podemos formar parte todos aquellos que dedicamos nuestro esfuerzo y tiempo a la creación. un espacio nuevo para difundir las composiciones y acciones artísticas a las que nos venimos refiriendo. Un espacio expositivo en el que nosotros mismos, el equipo de Bellice, nos involucramos, participamos y compartimos. Nuestra iniciativa nace de una necesidad y una oportunidad, que nosotros mismo hemos buscado y solicitado, y hoy por hoy, queremos ofrecerla a los demás. Queremos brindar nuestra galería, a modo de plataforma de promoción virtual, en la que impulsar el trabajo de jóvenes artistas, que se merecen un reconocimiento, y una divulgación de la labor que llevan a cabo. Esta galería, formada por las colaboraciones de artistas de todo tipo, sin importar la disciplina ni el género que cultiven, tiene un carácter trimestral y un máximo de cuatro obras por usuario. Así pues, cada tres meses las imágenes de los trabajos de los creadores serán publicadas en los diferentes números de “Bellice Magazine”. Y no solo nos quedamos ahí, ésta es nuestra manera de descubrir nuevos talentos, nuevos artistas, con los que no solo confeccionamos una de nuestras secciones, como es el caso de la “galería”, a la vez buscamos nuevos protagonistas para nuestras entrevistas o demás publicaciones. Pretendemos, de esta manera, dar un sentido y una finalidad a las obras de los artistas colaboradores, agrupándolas y mostrándolas a un público especifico interesado en ellas. Ofreciendo el uso final al que esta predestinada la obra: La exhibición o la muestra de cara al público, en formato revista, como producto visual que al fin y al cabo es. De esta manera, tratamos que las obras, convivan tanto en nuestro magazine, como en nuestra galería, dando al proyecto un sentido social y de punto de encuentro de los interesados en la materia. Dando un sentido más amplio a nuestra web, que el de un mero porfolio contenedor de obras de artistas. Bellice no se queda con los derechos de ninguna de las obras publicadas por los diferentes artistas que colaboran con nosotros, al igual que no nos beneficiamos de ninguna de éstas. Llevamos a cabo esta iniciativa para que tanto los artistas que están empezando o quieren colaborar se den a conocer en otros ámbitos, sea en la red, en nuestras publicaciones vía online o en un futuro impresas. Colaborar y aparecer en nuestra plataforma web, es tan fácil como registrase y una vez estés registrado podrás subir los trabajos que quieras a nuestra Galería. No pierdas tiempo y regístrate ya en www.belliceeditorial.com g

19


re


n o i c i d e o t u a e j eporta P

ara comenzar a meternos en ambiente y comprender el significado de lo que es un auténtico fanzine autoeditado, hay que remontarse bastante atrás en tiempo y espacio.

vagos, deshechos sociales o hijos de Satanás. Paralelamente, y como si de otra rama del gran y retorcido olivo que es la información se tratara, comienza a gestarse de modo alternativo el auge de la imprenta clandestina. Aquellos talleres pirata, que se dedicaban casi en exclusivo a las tiradas de boletines y octavillas de propaganda política, comienzan a colaborar con nuevos editores para imprimir las páginas, que conformarán la nueva prensa contracultural a modo de fanzine.

Nos remontamos a Estados Unidos en aquella oscura época, la de los años 60, en los que la información atravesaba el “colador” de la represión social, impuesta por el Estado y unas doctrinas cristianas con gran influencia en la política y los medios de comunicación, que tachaba de inmoral o demoníaca, cualquier expresión contradictoria a sus dogmas. Maldita década, en la que se servía en bandeja la pro- En los años 70 y 80, con la llegada de la moción de la incultura y se trataba a los lectores xerografía y las fotocopias, aquellas págide mente inquieta y ajenos a lo “normal”, como nas de papel barato se multiplican y pesan


como el plomo en las mesas de una nueva generación de lectores. Es en esta época cuando nos enfrentamos a nuevas facetas del fanzine, aún más subversivo y transgresor; que comienza a hablar de sexo, drogas e interpreta la vida urbana callejera de forma explícita y cruda, como retrato de los colectivos marginados de aquellas nuevas sociedades; las ratas muestran lo que se cuece en las alcantarillas, la realidad bajo tierra, mucho más emocionante que el modo de vida estereotipado que impone el consumismo y su american way of life. Como forma de respuesta, se genera una fuerte corriente de publicaciones independientes que potencian escenas políticas, teatrales y musicales, destacando el comic de autor, en los que entonces desconocidos dibujantes nos dejaban ver delirantes historietas. Es a partir de aquí cuando nos encontramos con un fanzine definido. Desligado por completo de la industria editorial, se conforma como un medio de comunicación libre de censura en el que todo vale: un altavoz de ideas individuales o colectivas o, simplemente, el producto de la necesidad humana de crear, comunicar y reflexionar. En España, tras la dictadura, los fanzines comienzan a extenderse tímidamente y no es hasta los 80 cuando se asumen como icono de la subversión cultural, tal vez al amparo de nuevos movimientos en pro de la conquista de las libertades sociales. Lo cierto es que esta década regala al legado de la autoedición y el fanzine sus mejores obras y permite la llegada a nuestro país, para tristeza de los señoritos, de la línea chunga del comic en forma de publicaciones de larga tirada. En todos los kioscos y al alcance de cualquiera, se podían encontrar ejemplares de El Víbora, 1984 o Makoki, entre muchas otras revistas, que cargaban sus páginas

a

g n u h C a e n Lí

El comix o cómic underground (en español, historieta subterránea), era en origen “meramente un concepto técnico referente a los canales de edición, impresión y distribución de las historietas que se desarrollaban al margen de las grandes editoriales de los Estados Unidos en los años 60. Supusieron entonces, un auténtico revulsivo para el desarrollo del medio al permitir la afloración de “historietas que no seguían los cánones tradicionales, que los contravenían abiertamente y se dedicaban a minar los sacrosantos principios de la sociedad en que se desarrollaban” El término, al ser trasvasado a otros idiomas, quedó asociado a los rasgos formales y temáticos de las historietas publicadas en la prensa contracultural de aquella época, designando también por extensión a la que se asemeja estilísticamente a ella, como la “línea chunga” española, aunque goce de una difusión convencional.


Algunas de las portadas de la llamada “línea Chunga”.


con el impactante contenido de artistas como Nazario, Gallardo o Max. Estas publicaciones, aunque dejaban de ser underground pues pasaban a convertirse en medios de difusión masivo, sirvieron para dar a conocer en nuestro país a los grandes maestros del comic internacional como Robert Crumb, Moebius y Jodorowsky, Richard Corben, Tanino Liberatore o Milo Manara, entre otros. Todas aquellas revistas, con sus lustrosas portadas, cayeron en algún momento en nuestras manos, dando sentido a aquel pequeño “siglo de oro”, sin desmerecer todo lo posterior, por supuesto. Actualmente, y tras un periodo que no gustamos de clasificar como “letargo”, este tipo de publicaciones comienzan a tener un segundo y suntuoso amanecer. La coyuntura social y económica que atraviesan numerosos países favorece esta situación. Lo que viene a ser, que la cosa está jodida y a los nuevos creativos y editores no les queda otro remedio que embarcarse en la producción de su propia obra, para enseñar al mundo lo que son capaces de hacer.

postal, en tiendas especializadas y ferias de autoedición, conformando así una red de creativos, que se intercambian material de manera totalmente ajena a los grandes círculos empresariales. Alejados de las motivaciones económicas, sacian su inquietud y ramifican en inconsciencia el “sistema linfáEl sistema a emplear sigue siendo el mismo, tico” del buen saber editorial. generalmente fotocopias y grapas, tal vez como guiño u homenaje a aquellas rotativas y Conscientes de que, a pesar de que el conprimarios sistemas Xerox, que sirvieron de pa- tenido puede ser el mismo, una publicación trón al mundo del fanzine. Por supuesto que digital no es un fanzine tal y como fue concon la democratización de los nuevos medios cebido desde un principio, tal vez el futuro de impresión, la autoedición ha sufrido cam- de esta forma de producción alternativa (la bios y es un hecho, que cada vez se consiguen autoedición) sea su propio presente. Tal vez, publicaciones más profesionales en estética y ese pequeño o gran salto que se nos presencontenido. Pero tal vez hoy, entre tanta mara- ta hoy en forma de blog, podcast, o revista ña de sobreinformación a la que nos somete- digital, como ésta, sea lo que nos espera. Es mos los lectores a diario, se haga más difícil más que evidente la diferencia, en lo que se diferenciar las que aún aluden a la autoedición refiere a costes-riesgo, que puede proporen aquel sentido primario de “hazlo tú mismo”. cionar el paraguas de internet y sus nuevos medios, pero también hay que tomar consAun así, es un hecho el que la mayoría de ciencia de que éstos se tornan más fríos freneste tipo de publicaciones siguen distri- te al lector, sobre todo a los más exquisitos. buyéndose de mano en mano, por correo Y no hay que dejar de atribuir que el editor

24


Alejandro Jodorowsky. Bocetos para Dune (Arriba) Giraud Moebius. Blueberry (Abajo)

de fanzine se la juega, pone en riesgo sus ahorros para hacer fotocopias, se pasa las tardes grapando y refilando, contacta con diferentes editores para intercambiar material y distribuir, no le importa no ser leído por multitudes... Esa es la magia del fanzine original. Podrá ser extinguida u olvidada, pero lo que está claro es que nunca podrá ser sustituida por los medios digitales, aunque bien puedan convivir y retroalimentarse. Predecir lo que va a pasar o puede pasar, resulta muy complicado. Quien sabe cómo cambiarán los medios y las tecnologías en tan solo una década. Solo deseamos como lectores, autoeditores y amantes de este mundillo, que sea cual sea el formato que elijan, guarden siempre el espíritu del hazlo tú mismo y las redes de trabajo colectivo, que definen realmente esta pasión. g


nicol castel 26


´ las ll

B.M: Gracias por concedernos esta entrevista,

Nicolás. Empecemos haciendo una introducción, para que nuestros lectores te conozcan un poco más. Háblanos de ti: ¿cómo te iniciaste en la ilustración? ¿En qué momento decidiste decantarte por el cómic? Suponemos que algo tuvo que ver tu madre, la ilustradora Adribel.

N.C: Es fantástico trabajar con vosotros.

En casa siempre he tenido la referencia de mi madre, claro está. Desde que tengo memoria he estado dibujando y como ella también se dedica a esta profesión siempre he sido motivado a continuar este camino y por eso estoy muy agradecido a mi familia. El cómic me llamó la atención desde pequeño, la posibilidad de narrar con viñetas me resultaba muy interesante, y de hecho, algunos de los primeros cómics que hice los dibujé mudos, es decir, prescindiendo de texto para contar aquello que me interesaba. En 2007 entré en Bellas Artes, y entonces decidí especializarme todo lo que pudiera en el cómic, sobre todo gracias a la asignatura de Dibujo Editorial con Sergio García Sánchez como profesor. No obstante, al terminar la carrera y el máster, vi que el mundo de la ilustración poseía posibilidades narrativas que en cómic no funcionan de la misma manera. En cómic el dibujo debe de ser claro, para que se pueda “leer” de forma automática. En cambio, en ilustración, puedes hacer cosas complejas y espectaculares sin que eso perjudique al contenido, porque no es una narración con viñetas, sino que parte de un texto. Esto, junto con las jornadas de Ilustratour, hizo que viera la ilustración como algo que me interesaba profundizar en términos profesionales junto al cómic.

27


B.M: Has realizado tu formación uni- de una vez ha invitado a ilustraversitaria y tus estudios de posgrado en la facultad de bellas artes de Granada. Una vez acabada esa etapa, ¿cómo se presenta el panorama en la ciudad? ¿Es Granada un buen emplazamiento para dedicarse a la ilustración?

dores a la ciudad para hablar de sus trabajos.

B.M: Sueles mantenerte ac-

tivo en las redes sociales: Facebook , Behance, Linkedin, tu propio blog… A peN.C: En lo que se refiere a clientes, sar del auge de la ilustrano me parece el mejor sitio del mun- ción en internet, ¿se puede do para buscarlos. En cambio, siendo vivir de esta profesión? freelance es una ciudad atractiva, con vida cultural y que no resulta en abso- N.C: Sí, claro que se pueluto cara. Además, tenemos una bonita de vivir, lo que pasa es que comunidad de ilustradores y de gente hay que ser constante, moque se dedica a promover este mundo verse físicamente también como son los chicos de Tetera y Kiwi para ir a jornadas y ferias o José Antonio Barrionuevo (Un perio- de ilustración, como Ilustradista en el bolsillo) que con su espacio tour o The Bologna Children’s cowork Errante hace talleres y exposi- Book Fair. También está el Fesciones. Además está la Facultad de Be- tival International de la Bande llas Artes y Estación Diseño, que más Dessinée d’Angoulême. Pero so-


bre todo dibujar mucho para en- del lenguaje de las viñetas como medio contrarte a ti mismo: entonces de comunicación objetivo. Es decir: un la gente sabrá encontrarte a ti. cómic documental o cómic periodístico. Para ello trabajé con mi amigo José David B.M: En tu obra has mostra- Contreras, que es historiador y me ayudó do un gran interés por la ac- a desarrollar el proyecto. Es un cómic que tualidad y los asuntos histó- trata de acercarse al tipo de trabajo de ricos: un cómic sobre Gadafi, autores como Joe Sacco, o Didier Lefèvre un proyecto sobre Venecia y Emmanuel Guibert en Le Photographe. en los años de la Peste Ne- De los experimentos que hice es de los gra, ilustraciones sobre la que me resultan más sugerentes y tenSegunda Guerra Mundial… go interés en hacer algo en esa línea en ¿De dónde vienen esas in- un futuro. En el caso de los otros dos, la quietudes? ¿Qué influye en motivación puede ser semejante: siempre la decisión de cuál será el me ha resultado llamativo cómo en las sipróximo tema que tratarás? tuaciones extremas sale a relucir lo peor y lo mejor de los seres humanos. Me gusta N.C: Estos proyectos son situar mis historias en contextos así. personales, tienen motivaciones diferentes. El cómic de Ga- B.M: Has afirmado que a veces te gusta dafi fue un experimento donde “imaginar que existen cosas sorprendenquería estudiar las posibilidades tes que permanecen escondidas a nues


tros ojos”. En muchas de tus obras combinas grandes paisajes urbanos o naturales con pequeñas figuras. Háblanos sobre ese recurso, que frecuentemente vemos en tus ilustraciones.

N.C: Sí, es quizás una reflexión influida por

lecturas de Heidegger y Aristóteles en mi adolescencia. Esa gente se dedicaba a tratar de definir lo que es y lo que no es, lo que existe y lo que no existe; en palabras filosóficas: la ontología. En nuestra subjetividad para discernir que algo existe primero tenemos que pensar esa cosa en sí; hasta que no la habíamos pensado no éramos conscientes de su existencia. Me gusta creer que existen muchas cosas sorprendentes que no hemos descubierto aún. Por ejemplo, cuando conocemos a alguien nuevo, antes no sabíamos que existía, y quizás acabe convirtiéndose en un amigo genial que te hace imaginar mil cosas más. O por ejemplo una palabra nueva: el otro día aprendí lo que era “capcioso”, aunque dudo que la vaya a usar mucho, o la de “gaznápiro”, ésta es más divertida. Luego están los autores como Miyazaki, que nos muestran posibilidades que nunca imaginamos, o el mundo de la física, con descubrimientos y teorías increíbles. Me encanta pasarlo bien mientras trabajo, y trato de hacer cosas que me sorprendan a mí mismo, no sé si lo he logrado aún, pero lo intento. Las cosas colosales tienen un efecto sobrecogedor muy estimulante, y al mismo tiempo, colocar pequeños humanos en la imagen no sólo le da el efecto de la escala, sino que me permite construir un pequeño universo. Porque en definitiva, ser ilustrador es eso, crear tu propio universo donde tratar de expandir la imaginación.

B.M: Bolígrafo o plumilla y la impronta y des-

treza manual caracterizan la gran mayoría de tus proyectos. Sin embargo, vemos una evolu-

30


ción en tu trabajo hacia una obra más colorida, en la que se hace presente el uso de medios digitales, sobre todo cuando hablamos de color. ¿Nos hablarías de esta transición? ¿Qué ha marcado ese desarrollo procesual: maduración del artista, estados de ánimo, experimentación…?

N.C: En el color las emociones se trans-

miten de forma mucho más directa que con la línea, me inclino a pensar. Creo que conforme avanza el tiempo me siento cada vez más a gusto conmigo mismo y también más optimista. Antes todo lo pintaba con una gama desaturada, más apagada. Y ahora me encuentro mucho más a gusto con tonos divertidos y emocionantes, que hagan a la ilustración vibrar de energía. Aunque esto me ocurre con las ilustraciones, en el cómic uno debe ceñirse con el color y el ambiente a la historia.

cómic. Curiosamente hace poco hice un proyecto para una empresa de aplicaciones para el iPad donde se emplea el mismo recurso. Ahora mismo estoy explorando los caminos que ya he empezado y lo que quiero hacer es profundizar en ellos. En cómic conseguir una narración fluida y personal, donde pueda plasmar todas las emociones que son esenciales para transmitir lo que interesa. En ilustración continuar expandiendo ese universo y seguir viajando con la imaginación. Aún no estoy satisfecho del todo, hay mucho por recorrer.

B.M: Además de tus trabajos personales,

te mantienes muy activo en proyectos e intervenciones con otros colectivos, como es el caso de Gioconda Project o una serie de ilustraciones que has realizado para una novela juvenil de Carmen García-Romeu, Vuela Iván, que pronto verá la luz. ¿Qué otras colaboraciones tienes actualmente B.M: Por otro lado, vemos cómo conti- entre manos? ¿Cuáles son tus próximos nuamente experimentas, tanto en técnica proyectos, exposiciones, publicaciones…? como en lenguaje: has probado con el dibujo automático como “forma de cono- N.C: Estoy en proceso de producción de cerse a uno mismo”, o con las “viñetas en una novela gráfica bastante larga que me movimiento”. ¿Qué frutos han dado estas llevará por lo menos un año de trabajo experiencias? ¿Qué otros caminos estás más. Aparte de eso estoy colaborando explotando o pretendes explorar? con dos grupos de música, uno de ellos es STRO, unos chicos de Gijón que están N.C: Lo del dibujo automático quise ex- muy entusiasmados con el apartado gráperimentarlo tras conocer la obra de Ker- fico que les estoy haciendo. Este verano by Rosanes, un chico muy joven que tie- colaboré también con el calendario Cuane un trabajo estupendo. Dibujar lo que renta Patas, para recaudar fondos para surja, tal y como hacíamos de niños. Tras una protectora de animales de Granada. practicarlo analizo el dibujo terminado y Y en cuanto al futuro, tengo mucho por veo cosas que reflejan partes de mi per- hacer con la novela gráfica, aunque me sonalidad. gustaría continuar con mi serie de dibujo Lo de viñetas en movimiento fue un ex- automático para poder llevarla a más experimento de híbrido entre animación y posiciones.

31


www.belliceeditorial.com


Jon Juarez Black Hole harriorrihar.prosite.com

Ana Müshell Hijo planta, me pasa esto https://www.behance.net/anamushell

Jorge Parras Crime Comics Episodio 10. www.crimecomics.tumblr.com

Ricar Garrido Pesadillas de un capillita www.ricargarrido.com

Juan Díaz-Faes Ciudad en Vinetas www.juandiazfaes.com

juarma Boikot, Internet www.juarma-lopez.com

Ink Bad Company Mr. Toitil www.behance.net/inkbadcompany

Celeste Ciafarone Rayuela www.celesteciafarone.com

Coke Navarro El chico buho www.behance.net/CokeNavarro

Rocío salazar Ancestras y ?Y si no me depilo mas? www.rociosalazar.com

Pag 36 Pag 40 Pag 42 Pag 44 Pag 46 Pag 50 Pag 52 Pag 56 Pag 58 Pag 64


41


44


48


49


55


57


C

oke Navarro nos muestra un adelanto del nuevo cómic que está preparando para el próximo año. Chico búho.

Galicia, 19XX. Del diario de Miguel Giraud: “Sus manos son cada día más fuertes y ágiles. Todo él está cambiando más rápido de lo que habia imaginado. En estos 9 años se ha vuelto muy inteligente. Lee considerablemente bien y consigue escribir algunas palabras. Utiliza la lógica ¡Y empieza a ser consciente de su propio ser!”


60


61


65


www.bellicee


editorial.com


Profile for Bellice Editorial

Bellice Magazine nº04 Noviembre 2014  

Magazine cultural digital. Noviembre 2014. Especial Comic Fanzine Autoedición.

Bellice Magazine nº04 Noviembre 2014  

Magazine cultural digital. Noviembre 2014. Especial Comic Fanzine Autoedición.

Advertisement