Page 1

BABULINKA SIGNIFICA ABUELA EN RUSO. SEAMOS SABIOS LO ANTES POSIBLE

O.BB_OcarinaPC_2.indd 2

Baba Ganush, un chico de doce años de Casablanca, tiene un dedo mágico de colores capaz de obrar prodigios. Su avaricioso tío Abu Kabir, movido por la envidia y los celos, le perseguirá por tierra y mar para quitarle el tesoro. Baba tendrá que huir armado solo con una vieja bicicleta y una ocarina azul tallada en lapislázuli. Recorrerá toda África hasta llegar a un poblado pigmeo donde descubrirá su destino y una profecía por cumplir. Una novela repleta de aventuras, trepidante, tierna y cómica que sumerge al lector en la riqueza cultural y paisajística de África y que ofrece un magnífico relato sobre los peligros de la ambición y la magia de la bondad.

ocarina azul Mario Satz

Ilustraciones de Zuzanna Celej

Mario Satz

Babulinka Books no hace libros porque sí. Todos nacen de la sincera voluntad de contribuir a hacer un mundo más armónico. Con toda la humildad, tan sólo editando libros que inspiren, que ayuden a despertar la felicidad interior. Porque creemos con todas nuestras fuerzas que la suma de individuos felices hace un mundo mejor.

La

Mario Satz, nacido en 1944,

en Coronel Pringles, Buenos Aires. Filólogo, ensayista, poeta, novelista y traductor. Viajante incansable: Sudamérica, Estados Unidos y Europa. Vivió en Jerusalén (19701973) estudiando Kábala, Biblia y Antropología e Historia del Oriente Medio. Nacionalizado español, reside en Barcelona desde 1978, donde se licenció en Filología Hispánica. Ha editado una docena de ensayos, entre los cuales se cuentan Música para los instrumentos del cuerpo (Miraguano, 2000) y Las vocales de la risa (Miraguano, 2001). Es autor, entre otras novelas, de la pentalogía Sol, Luna, Tierra (Noguer, 1976, 1977 y 1978; Marte (Seix & Barral, 1980 ), y Mercurio (Heptada, 1986). Sus últimos libros son: Amore ludum ( Madrid, 2008), El criador de luciérnagas (Barcelona, 2010) y Sopa de abuelo (Babulinka Books, 2013). Imparte regularmente cursos sobre Kábala y sobre mística comparada.

Zuzanna Celej, Nacida en Lódz (Polonia),

La ocarina azul

Este libro pertenece a la colección Pequeñas Joyas para Grandes Lectores, una exquisita selección de obras que transmiten valiosas Enseñanzas a través de bellísimas historias.

Baba Ganush actuó como lo hubiese hecho en la selva, con rapidez y seguridad, como un digno hijo de la floresta, uno de esos intrépidos compañeros y amigos de Mimí que se movían igual que los fantasmas, sin peso ni sonido, tornándose invisibles en un segundo y visibles en el siguiente.

desde niña ha vivido en Cataluña. Licenciada en Fotografía y Grabado por la Universidad de Barcelona. También estudió Ilustración en la Escuela Superior de Arte y Diseño Llotja. Ha trabajado en los ámbitos de la fotografía artística, la pintura y el grabado. Ha realizado carteles publicitarios, gráficos para moda y pinturas murales. En la actualidad se dedica principalmente al mundo editorial: ha ilustrado más de cuarenta libros dentro y fuera del país. Su obra ha sido expuesta en España, Francia, Inglaterra, Polonia y Estados Unidos, y ha sido merecedora de numerosos premios nacionales e internacionales. Combina sus proyectos de ilustración con la docencia. www.zuzannacelej.blogspot.com zuzanna.celej@gmail.com

01/03/17 12:06


O.BB_Ocarina_ES.indd 1

23/02/17 14:07


La ocarina azul Un libro de Babulinka Libros, sello de la editorial Babulinka Books SLU. Rambla de Prat 2, 1-2 A · 08012 Barcelona hola@babulinkabooks.com · www.babulinkabooks.com © Del texto: Mario Satz, 2017 © De las ilustraciones: Zuzanna Celej, 2017 © De la edición: Babulinka Books SLU Primera edición: febrero 2017 ISBN: 978-84-945842-1-3 Depósito legal: B-5783-2017 Impresión: Índice Colección: Pequeñas Joyas para Grandes Lectores Diseño colección: Maria Sansalvadó Maquetación: Maria Sansalvadó · www.momabcn.com Corrección: Tina Vallès · www.tinavalles.cat Made & Printed in Barcelona

Quedan rigurosamente prohibidas y están sometidas a las sanciones establecidas por la ley: la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier procedimiento, incluidos los medios reprográficos e informáticos, y la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo público sin la autorización de la editorial Babulinka Books. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.

O.BB_Ocarina_ES.indd 2

23/02/17 14:07


La

ocarina azul

Mario Satz

Ilustraciones de Zuzanna Celej

O.BB_Ocarina_ES.indd 3

23/02/17 14:07


O.BB_Ocarina_ES.indd 6

23/02/17 14:07


PRIMERA PARTE De cรณmo Baba Ganush descubre que tiene un destino que cumplir

O.BB_Ocarina_ES.indd 7

23/02/17 14:07


Un chico, un dedo, un don. Y una ocarina

8

Cuando Baba Ganush nació, el sol y la luna podían verse al mismo tiempo. En la ciudad de Casablanca, donde su padre afilaba cuchillos y tijeras yendo de barrio en barrio en su vieja bicicleta, el aire se llenaba al amanecer de un aroma de pan y un canto de pájaros pequeños. Baba era el mayor de tres hermanos y hablaba con una voz tan fina que casi no se le oía. Aparte de la voz, lo que más intrigaba a todo el mundo de Baba Ganush era el dedo medio de su mano derecha, un dedo de colores y más largo de lo normal. Un dedo capaz de las más extraordinarias proezas; tan pronto recogía canicas de las alcantarillas, doblaba papeles o rascaba espaldas como se enrollaba sobre sí mismo y, al igual que los camaleones, cambiaba de color a voluntad. Un dedo prodigioso, digámoslo ya, que iba a causarle tantos problemas como depararle alegrías. —Ahí va el dedo de Baba Ganush —se reían de él en Casablanca. Lo cierto es que si al principio le molestaban las burlas, cuando descubrió el talento y las capacidades

O.BB_Ocarina_ES.indd 8

23/02/17 14:07


de su dedo, Baba Ganush se convirtió en un personaje especial entre los miembros de su familia, quienes insistían en que se hiciera orfebre o pianista para sacar más partido de su coloreado tesoro digital. Lo curioso es que el resto de su cuerpo era normal. Tenía los pies pequeños y delgados y un ligero estrabismo en el ojo derecho, cuyo color recordaba a la miel de algarrobo. Le gustaba leer y cantar, pero como que tenía la voz tan fina y débil sus hermanos le aconsejaron que se dedicase a perfeccionar el talento de su dedo más que a la música. Baba aprendió muy pronto, de los cuchillos y las tijeras que manipulaba su padre, que algo afilado es bueno para cortar pero malo de tocar. La vida misma era afilada y exacta para algunos y una colección de heridas para casi todos. Le gustaba su ciudad, Casablanca, con sus minaretes y sus cielos lavados por los que planeaban, lentas, las gaviotas de patas rojas. Como todas las ciudades, tenía sus santos, payasos, ladrones, mendigos y envidiosos. Un dedo como el de Baba Ganush era un don que más de uno deseaba tener. A medida que crecía su fama y Baba devenía un sanador natural, un prodigioso afinador de laúdes o un detector de brisas antes de

O.BB_Ocarina_ES.indd 9

9

23/02/17 14:07


10

que soplasen, su dedo era cada vez más codiciado por Abu Kabir, un rico comerciante pariente lejano de su padre, cuyos hijos no tenían talento, gracia ni simpatía alguna. Como suele ocurrir, es imposible convencer a un envidioso de que es mejor admirar lo que no se tiene que desearlo para sí. Abu Kabir se propuso averiguar de dónde venían los poderes de ese dedo y qué lo hacía único en el mundo. Así que se hizo pasar por enfermo para hacerse tocar por él y aliviarse de falsos males. Quería constatar de cerca si era verdad todo lo que contaban sobre ese prodigioso dedo que cambiaba de color a voluntad. Abu Kabir tenía todo lo que un rico comerciante puede desear: casas, camellos, tierras, por tener hasta tenía un oasis en el desierto, un lugar famoso en Casablanca por su colección de pájaros de todo el mundo que vivían prisioneros bajo una finísima red traslúcida. Y allí es donde se propuso atraer a Baba Ganush, con un plan tan sencillo como perverso: mientras le mostraba los pájaros exóticos, le ofrecería un té con un poderoso somnífero para luego, mientras durmiese, cortarle el dedo milagroso. En su propósito había implicado al doctor Bendahan, un experto cirujano

O.BB_Ocarina_ES.indd 10

23/02/17 14:07


amante de la música a quien Baba Ganush conocía desde niño, así que el chico emprendió aquel viaje sin nada que temer. Sin embargo, Adira, la madre de Baba, desconfiaba de Abu Kabir. La noche antes de la partida de su hijo al oasis, había soñado que un gato le hablaba y le recomendaba que Baba fuera protegido, y no por una simple y rítmica plegaria sino por un objeto de poder. Omar Ganush, su padre afilador, propuso entonces que Baba llevara consigo la famosa ocarina azul. Una ocarina que, a vista de todos, emitía solo un reclamo dulzón y atrayente, pero que en la intimidad tenía otra voz, una voz poderosa que encantaba o desencantaba la realidad según se tocara con la mano izquierda o con la derecha y según se plegaran los labios al soplar. Se la había vendido en París un descendiente de Giuseppe Donati, el italiano que había inventado el instrumento y que la había tallado en un trozo de lapislázuli mágico comprado en un viaje al desierto egipcio. Así son las cosas: lo que un hombre crea con esfuerzo y dedicación, sus biznietos o tataranietos suelen venderlo por unas pocas monedas. Aquella ocarina azul poseía propiedades especiales.

O.BB_Ocarina_ES.indd 11

11

23/02/17 14:07


12

Abría puertas, atraía la lluvia o la niebla y hasta provocaba el llanto o la risa, olvidos o recuerdos antiguos. —Si la tocas bien —le había dicho el descendiente del inventor al comprarla—, ella te tocará mejor a ti, pero si la tocas mal, aumentará tu desconcierto y apartará de ti la buena suerte. Habían pasado muchos años desde entonces. Así que Baba Ganush aceptó la invitación al oasis de Abu Kabir, que quedaba a un día en camello de Casablanca. Y con la ocarina azul entre sus ropas, al tanto de las instrucciones para su mejor uso, el chico se entregó con gusto a un viaje que duraría más de lo que jamás hubiese soñado.

O.BB_Ocarina_ES.indd 12

23/02/17 14:07


13

O.BB_Ocarina_ES.indd 13

23/02/17 14:07


La huida

14

Baba Ganush hizo el viaje al oasis de los pájaros exóticos montado en un camello oscuro y acompañado por Abu Kabir, su tío el rico comerciante, y el médico encargado, en secreto, de cortarle el dedo. —¡Qué hermoso es el silencio en el desierto! —dijo de pronto el doctor Bendahan—, no se oye ni siquiera el paso de los camellos. —La arena, sabia y elástica, también es traicionera —sonrió Abu Kabir pensando en sus maléficos planes. Baba Ganush estaba feliz. No obstante, y por recomendación de su madre, cogía con fuerza la ocarina azul. Iba vestido de manera muy simple y llevaba un jersey de lana en la mochila porque las noches bajo las estrellas, incluso en los más tupidos oasis, suelen ser muy frías. Un pedazo de chocolate, seis dátiles enormes que le regaló su tía Fátima al despedirlo con un gran beso húmedo y unas pocas monedas eran todos sus bienes. Antes de entrar en el oasis, antes de acceder a su ruedo de palmeras, naranjos y limoneros, atravesando un olor a menta acuática, oyeron el múltiple trino de

O.BB_Ocarina_ES.indd 14

23/02/17 14:07


los pájaros exóticos. Abu Kabir los había hecho traer de Manila y de Mano, de Malaca y de Madagascar, los había comprado por catálogo en sus ratos libres y se había ocupado personalmente de contratar a su cuidador, un bereber de ancha sonrisa y corazón aún más grande, como Baba Ganush no tardaría en comprobar. Bajo la gran red, y tras haber desempacado y acomodado sus cosas, mientras el sol rojo descendía a sus casas nocturnas, Baba Ganush vio un tucán del Amazonas y un cálao de África, un pequeño gorrión molinero del Atlas y dos palomas de Malabar. Sintió alegría y pena al mismo tiempo: por grande que fuera el espacio a su disposición, los pájaros estaban encerrados y en sus ojos destellaba la añoranza por su lugar de origen. Según el plan acordado, Baba Ganush cayó en un sueño casi sin darse cuenta al poco de cenar, aferrando con su mano derecha la ocarina azul. Fue entonces cuando el médico extrajo su bisturí y escuchó atentamente lo que le proponía el comerciante Abu Kabir. No le asombró demasiado el interés por ese dedo tan especial ni tampoco parecía sentir pena por lo que iban a llevar a cabo. Pero quiso el destino que Sahar,

O.BB_Ocarina_ES.indd 15

15

23/02/17 14:07


16

el cuidador bereber, escuchara la conversación. Al oír lo que intentaba hacer su patrón, y alarmado por el dolor que le esperaba al gentil Baba Ganush, levantó un poco la enorme red y dejó escapar varios de los pájaros exóticos despertándolos con silbidos de serpiente. Tras lo cual gritó: —¡Se han fugado! ¡Se han ido volando un ruiseñor del Japón y un pájaro carpintero! En el revuelo de linternas que hubo entonces y en medio de ese inesperado batir de alas y cruzar de gritos, Sahar se acercó al niño y le contó que su vida y la de su dedo de colores corrían peligro. Estaba más claro que el agua: Baba Ganush debía huir, en caso contrario la rabia de Abu Kabir se cebaría en su mano. Allí no tenía a nadie que lo protegiese, excepto, ¡claro!, la ocarina azul. La tocó con suavidad, con dulzura, con los ojos cerrados, como si estuviese besando su fría boquilla. Empleó la mano izquierda, la del brazo del corazón y entonces, al cabo de un instante, vio como todo se acallaba, como el tiempo y el espacio se inmovilizaban. De las estrellas lejanas bajaron dos, tres, cuatro hilos de luz y trazaron un camino iluminado en el desierto.

O.BB_Ocarina_ES.indd 16

23/02/17 14:07


—¡Vete con el camello oscuro, muchacho, huye hacia las montañas! Tras ellas hallarás un espeso bosque en un profundo valle. ¡Pide ayuda allí! —le gritó Sahar, señalándole el camino iluminado. Y Baba Ganush huyó. Ya a salvo, al amanecer, hambriento y desesperado, pensó que sin brújula ni mapas se perdería en ese inmenso desierto. No podía volver a Casablanca. Estuvo a punto de maldecir su dedo. La siniestra intención de Abu Kabir le resultaba incomprensible. Si se lo hubiese pedido, él buenamente le hubiese hecho toda clase de favores. La tristeza estaba a punto de abatirlo cuando ocurrió algo inesperado: el pájaro carpintero que se había fugado del oasis se posó a su lado y lo miró con alegría. Rascó con fuerza la arena hasta hacer un gran hoyo. Dio con un pequeño manantial y bebió de él para incitar al muchacho a que lo imitara. Después, al descubrir el dedo de Baba Ganush, batió las alas con desparpajo y le indicó con la cabeza que lo levantara por encima de su cabeza para captar la dirección del viento. ¡Allí estaba, en ese dedo, su propia brújula, su ruta de colores! Baba Ganush se humedeció el dedo otra

O.BB_Ocarina_ES.indd 17

17

23/02/17 14:07


vez y supo que su ruta era hacia el oeste, donde, ahora sí, se veían las montañas mencionadas por el bueno de Sahar. Entonces el pájaro carpintero se despidió de él y voló muy alto, hasta no ser más que un punto en el cielo.

18

O.BB_Ocarina_ES.indd 18

23/02/17 14:07


O.BB_Ocarina_ES.indd 38

23/02/17 14:07


O.BB_Ocarina_ES.indd 39

23/02/17 14:07


El día en que Baba y Mimí viajaron al pasado y descubrieron en Egipto un secreto olvidado pero no por eso menos importante

56

Un día cualquiera, mientras escuchaba viejas historias de la tierra de su amiga Mimí, Baba Ganush acarició la ocarina azul con la mano del dedo de colores y ocurrió lo impensable. Detuvo la conversación de Mimí con una mano, dejó la bicicleta apoyada en un árbol, suspiró y dijo: —Algo pasa a la altura de mi pierna. —Estás muy pálido, Baba Ganush —dijo Mimí. El chico extrajo con cuidado la ocarina y percibió un calor casi insoportable en su dedo de colores.

O.BB_Ocarina_ES.indd 56

23/02/17 14:07


O.BB_Ocarina_ES.indd 57

23/02/17 14:07


*** Y así, por el momento, acaba esta historia. Una vez, en uno de sus encuentros, el adivino de la bola de cristal le había dicho a Baba: —Nos contamos historias unos a otros para que el paso del tiempo duela menos y el espacio sea más grato para nuestros cuerpos. Nos contamos historias para que la verdadera riqueza del mundo no desaparezca.

O.BB_Ocarina_ES.indd 236

23/02/17 14:08


O.BB_Ocarina_ES.indd 237

23/02/17 14:08


La ocarina azul PRIMERA PARTE De cómo Baba Ganush descubre que tiene un destino que cumplir Un chico, un dedo, un don. Y una ocarina 8 La huida 14 Vivir en los árboles 19 El carrusel de los mares 24 Una bicicleta, un dedo y una paloma que escondía un secreto Un adivino, unos gatos muy listos, un chino con el pelo color limón y el perverso Abu Kabir cada vez más nervioso e insomne 43 Una persecución que no se acaba 51 El día en que Baba y Mimí viajaron al pasado y descubrieron en Egipto un secreto olvidado pero no por eso menos importante 56 Sobre cómo la ocarina azul tallada por Giuseppe Donati allá por el año 1800 fue a parar finalmente a manos del padre de Baba Ganush 66 De cuando Michael conoce al adivino Abdul Kabur y logra convertirlo en cómplice de Baba y Mimí Un punto de llegada 82 Mimí llega a su aldea y Baba empieza a intuir su destino 90 Una orquídea parlante y una leyenda revelada 101 Cuando el chino Pin Kin se descubre y Baba va en búsqueda de su okapi 113 El regreso de Pin Kin con un dedo falso 125 ¡Bamiki bandura! 130 Traición y metamorfosis 136 Una profecía por cumplir 149

O.BB_Ocarina_ES.indd 238

36

72

23/02/17 14:08


SEGUNDA PARTE De cómo Baba Ganush decide afrontar su destino Regreso a Casablanca 156 Entre pesadillas de Abu Kabir / I 169 Cuando Baba Ganush pone a prueba las Nueve Notas del Sueño 171 Entre pesadillas de Abu Kabir / II 176 Un plan. Un mensaje en las estrellas. Y muchos aliados Entre pesadillas de Abu Kabir / III 200 Cuando algo falla aunque el plan esté maravillosamente orquestado 203 Curar la herida 212 El despertar 224 Cuando el mejor final no puede ser sino una gran fiesta

O.BB_Ocarina_ES.indd 239

179

232

23/02/17 14:08


BABULINKA SIGNIFICA ABUELA EN RUSO. SEAMOS SABIOS LO ANTES POSIBLE

O.BB_OcarinaPC_2.indd 2

Baba Ganush, un chico de doce años de Casablanca, tiene un dedo mágico de colores capaz de obrar prodigios. Su avaricioso tío Abu Kabir, movido por la envidia y los celos, le perseguirá por tierra y mar para quitarle el tesoro. Baba tendrá que huir armado solo con una vieja bicicleta y una ocarina azul tallada en lapislázuli. Recorrerá toda África hasta llegar a un poblado pigmeo donde descubrirá su destino y una profecía por cumplir. Una novela repleta de aventuras, trepidante, tierna y cómica que sumerge al lector en la riqueza cultural y paisajística de África y que ofrece un magnífico relato sobre los peligros de la ambición y la magia de la bondad.

ocarina azul Mario Satz

Ilustraciones de Zuzanna Celej

Mario Satz

Babulinka Books no hace libros porque sí. Todos nacen de la sincera voluntad de contribuir a hacer un mundo más armónico. Con toda la humildad, tan sólo editando libros que inspiren, que ayuden a despertar la felicidad interior. Porque creemos con todas nuestras fuerzas que la suma de individuos felices hace un mundo mejor.

La

Mario Satz, nacido en 1944,

en Coronel Pringles, Buenos Aires. Filólogo, ensayista, poeta, novelista y traductor. Viajante incansable: Sudamérica, Estados Unidos y Europa. Vivió en Jerusalén (19701973) estudiando Kábala, Biblia y Antropología e Historia del Oriente Medio. Nacionalizado español, reside en Barcelona desde 1978, donde se licenció en Filología Hispánica. Ha editado una docena de ensayos, entre los cuales se cuentan Música para los instrumentos del cuerpo (Miraguano, 2000) y Las vocales de la risa (Miraguano, 2001). Es autor, entre otras novelas, de la pentalogía Sol, Luna, Tierra (Noguer, 1976, 1977 y 1978; Marte (Seix & Barral, 1980 ), y Mercurio (Heptada, 1986). Sus últimos libros son: Amore ludum ( Madrid, 2008), El criador de luciérnagas (Barcelona, 2010) y Sopa de abuelo (Babulinka Books, 2013). Imparte regularmente cursos sobre Kábala y sobre mística comparada.

Zuzanna Celej, Nacida en Lódz (Polonia),

La ocarina azul

Este libro pertenece a la colección Pequeñas Joyas para Grandes Lectores, una exquisita selección de obras que transmiten valiosas Enseñanzas a través de bellísimas historias.

Baba Ganush actuó como lo hubiese hecho en la selva, con rapidez y seguridad, como un digno hijo de la floresta, uno de esos intrépidos compañeros y amigos de Mimí que se movían igual que los fantasmas, sin peso ni sonido, tornándose invisibles en un segundo y visibles en el siguiente.

desde niña ha vivido en Cataluña. Licenciada en Fotografía y Grabado por la Universidad de Barcelona. También estudió Ilustración en la Escuela Superior de Arte y Diseño Llotja. Ha trabajado en los ámbitos de la fotografía artística, la pintura y el grabado. Ha realizado carteles publicitarios, gráficos para moda y pinturas murales. En la actualidad se dedica principalmente al mundo editorial: ha ilustrado más de cuarenta libros dentro y fuera del país. Su obra ha sido expuesta en España, Francia, Inglaterra, Polonia y Estados Unidos, y ha sido merecedora de numerosos premios nacionales e internacionales. Combina sus proyectos de ilustración con la docencia. www.zuzannacelej.blogspot.com zuzanna.celej@gmail.com

01/03/17 12:06

LA OCARINA AZUL _ BABULINKA BOOKS  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you