Hilera de colores

Page 1

Inquieto como soy, de cada lápiz de color, yo querría saber nombre y apellido, lugar y época de procedencia, especie, familia y senda recorrida.

Pep Molist

Pep Molist

Del estuche rectangular que mi abuela me regaló, no solo me enamora la extensa hilera de lápices de colores que he visto al levantar su cubierta de latón.

MINI JOYAS

PARA PRIMEROS LECTORES

Ilustraciones de

Alicia Varela



A mi madre y su sugerente caja de lápices de colores.



Cuando hay luz vemos todos los colores. Cuando hay poesía el alma se llena de color.


Hilera de Colores Un libro Minimini de Babulinka libros, sello de la editorial Babulinka Books SLU. Rambla de Prat, 2, 1-2 A · 08012 Barcelona hola@babulinkabooks.com · www.babulinkabooks.com © del texto, Pep Molist © de las ilustraciones, Alicia Varela Primera edición: julio 2021 ISBN: 978-84-120800773 Depósito legal: B 13112-2021 Impresión: Índice Colección: Mini Joyas para Primeros Lectores Diseño colección: Maria Sansalvadó Maquetación: Maria Sansalvadó · www.momabcn.com Corrección: Álvaro Martín Valcárcel Made & Printed in Barcelona

Quedan prohibidas la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier procedimiento sin la autorización de la editorial Babulinka Books. Diríjase a www.cedro.org si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento. Sin derechos de autor no hay cultura.


Pep Molist

Ilustraciones de

Alicia Varela



1-3 4-9 10-14 15-19

20-25 26-28 29-32 33-36 37-40 41-44



BLANCOS


1. Blanco


Cuando nadie aún la ha pisado, la nieve es como una sábana recién salida de la lavadora, que abriga todo el paisaje ante nuestra mirada.





AZULES


8. Azul


Me dicen que aquel hematoma de mi muñeca izquierda es de color azul. De repente, prende una idea en mi cabeza, acerca del azul. ¿Y si es un trozo de cielo o un pedazo de mar? Coloco la mano derecha sobre la muñeca para no dejarlo escapar como una faneca.


9. Azul marino


Don Salvador Severo trabajaba de banquero y pasaba por mi calle un día sí, y otro también. Cabizbajo, cara triste y espalda encorvada, como si arrastrase una carga muy pesada. De repente, levantaba el cuello de su abrigo azul marino y sumergía la cabeza en el interior como haría un cormorán. Pasaban cinco segundos, y emergía al exterior, con una sonrisa profunda y el cuerpo desenvuelto. Creo yo que, dentro del abrigo, guardaba, del mar, un pedazo. Avistaba medusas y atunes, anémonas, corales y delfines. Creo yo que Don Salvador Severo tenía más alma de cormorán que de señor banquero y un mundo en el abrigo azul marino.





MARRONES


14. Marrón


Un oso, una jirafa, un lobo, una tortuga, un piñón, una almendra, un hongo, una castaña, la tierra, el otoño, la madera, el lápiz... ¡marrón!





NEGROS Y GRISES


19. Negro


Cuando ninguna luz aún la ha franqueado, la oscuridad es una capa de bruja recién salida de la carbonera, que abriga todo el paisaje ante nuestra mirada.





ROSAS


29. Carne


Hay tantos tonos de piel y pelaje en el mundo, como formas de equipaje para el vagabundo.


32. Magenta


Hace mucho, mucho tiempo, en la ciudad italiana de Magenta se produjo una batalla terriblemente sanguinolenta. Justo en aquellos momentos, unos químicos inventaron un pigmento sanguinolento al cual bautizaron como Magenta.





ROJOS


33. Rojo


Fascinado por el nombre, he visitado la Laguna Roja. Esperaba encontrar alguna cosa roja: el agua, la roca, fresas, amapolas o tomates, pero, la Laguna no es Roja, ni azul, ni verde, ni rosa, ni negra, ni lila, ni gris. La Laguna es Seca. Defraudado por dicha condición, he arrimado la oreja al suelo, y he oído un susurro. La laguna dice que tiene sed, de agua y de compañía. Añora las libélulas y las ranas, los niños y las lavanderas.





PEP MOLIST (Manlleu, 1965) ALICIA VARELA (Gijón, 1974)

Un poeta y una poetisa visual Nunca antes habían colaborado, pero se han amalgamado deliciosamente bien para hacer este libro, tan bien como se amalgaman las fresas con el chocolate. Ambos empezaron a crear (él a escribir y ella a ilustrar) para expresar los sentimientos que guardaban dentro, muy profundo. Ambos necesitan el silencio para trabajar. Él el nocturno, cuando todo duerme; ella el matutino, muy temprano, cuando todo aún permanece dormido. Están de acuerdo en que su plato preferido es el arroz. Pep lo prefiere hervido para poder mezclarlo con mil ingredientes. Alicia, en cambio, suspira por el arroz con marisco, degustado delante del mar. Él tiene el amarillo por color preferido, lo combina con todos los colores para vestir (excepto con el negro, claro, si no, parecería una abeja). Ella es de azules, del ultramarino exactamente; dice que le regalaron un cuaderno de hojas azules y le encanta dibujar en él porque es como bucear en un océano.


COLECCIÓN MINI JOYAS

PARA PRIMEROS LECTORES

También te gustará…

Estamos en Londres. Es Nochebuena. ¡Y los ladrones en plena faena! ¿Burlarán a la policía o pagarán por su osadía? La situación es alarmante. Hay que hacer algo cuanto antes…

No te lo pierdas si quieres vivir una gran aventura.



Inquieto como soy, de cada lápiz de color, yo querría saber nombre y apellido, lugar y época de procedencia, especie, familia y senda recorrida.

Pep Molist

Pep Molist

Del estuche rectangular que mi abuela me regaló, no solo me enamora la extensa hilera de lápices de colores que he visto al levantar su cubierta de latón.

MINI JOYAS

PARA PRIMEROS LECTORES

Ilustraciones de

Alicia Varela