Issuu on Google+

Granadilla de Abona 2014


Queridos vecinos y vecinas; Con la entrada del equinoccio de primavera aflora, una vez más, a nuestro encuentro la Semana Santa de Granadilla de Abona. El sonar de tambores, el aroma del incienso y la luz de los pabilos de los cirios acompañarán los recorridos procesionales por calles y plazas del casco de nuestra histórica Villa, haciendo gala de una imaginería de gran valor y belleza artística con la solemnidad, religiosidad, devoción y admiración que se requiere. Nuestra Semana Santa es tradición, es fervor y es pasión; y continúa manteniendo intactas sus raíces y costumbres que la han hecho especial para todos los que vivimos en este municipio. Raíces y costumbres que han ido adaptándose al paso de los nuevos tiempos, mejorando en respeto y modernidad. Este periodo de recogimiento y culto, además de ser un periodo de reflexión y de fe, es también una época para realzar, aún más si cabe, nuestra solidaridad y comprensión con los más desfavorecidos de la tierra en general, y de nuestro pueblo en particular, y para concienciarnos con la realidad social que nos ha tocado vivir. Nuestra Semana Santa, aparte del carácter religioso y cultural que ya posee, también va dando pasos hacia este otro carácter social tan importante en los tiempos actuales. Finalmente, no quiero dejar pasar esta oportunidad para mostrar mi agradecimiento, reconocimiento y admiración a los sacerdotes del municipio, a todos los cofrades y a todas las personas que integran la Comunidad Parroquial, para que estos días de esfuerzo y trabajo sobresalgan en nuestro calendario; con la esperanza de que todos los actos programados se desarrollen como merecen. Un fraternal saludo El Alcalde-Presidente Jaime González Cejas


Padeció, murió, fue sepultado y al tercer día resucitó Queridos hermanos y hermanas: La Semana Santa, que para nosotros los cristianos es la semana más importante del año, nos ofrece la oportunidad de “sumergirnos” en los acontecimientos centrales de nuestra Redención, de revivir el gran Misterio de la fe: el Misterio Pascual de Cristo, es decir, su pasión, muerte y resurrección. “Sumergirnos” quiere decir no ser meros espectadores, sino contemplar y celebrar, hacer memoria y participar en todo aquello que la comunidad cristiana realiza en estos días. Es, sobre todo, acogernos al amor y la misericordia de Dios que se nos ofrece en la celebración de los sacramentos del perdón y de la eucaristía. Los acontecimientos que celebramos en la Semana Santa son la manifestación más sublime del amor de Dios por el hombre, creado a su imagen y semejanza. Por eso, son días propicios para volver a despertar en nosotros un deseo más intenso de unirnos a Cristo y seguirle generosamente, conscientes de que nos ha amado hasta dar su vida por nosotros. La Semana Santa se inicia con el Domingo de Ramos, en el que se recuerda y celebra la entrada de Jesús en Jerusalén, y su momento culminante es el

“triduo pascual”, constituido por el Jueves Santo (memorial de la institución de la eucaristía), el Viernes Santo (celebración de la muerte de Cristo en la cruz) y la Vigilia Pascual, en la noche entre el sábado y el domingo (celebración de la resurrección de Cristo). Todas estas celebraciones que se realizan litúrgicamente en el interior de los templos y que en muchos lugares con gran devoción y recogimiento, se expresan ante el mundo en las procesiones por las calles, lejos de ser el simple recuerdo de unos hechos pasados, revisten plena actualidad, pues el drama de la muerte de Cristo es reflejo del cúmulo de dolor y de males que pesa sobre la humanidad de todo tiempo: el miedo y dolor ante la muerte, el odio y la violencia tan presentes por doquier… La pasión del Señor continúa en los sufrimientos de los hombres. Como decía Pascal, “Jesús estará en agonía hasta el fin del mundo, no hay que dormir en este tiempo” (Pensamientos, 553). El Papa Francisco, al comienzo de la Semana Santa de 2013, se hacía eco de esta realidad de sufrimiento en la que se adentró el Hijo de Dios, enviado para salvar el mundo:

“Jesús entra en Jerusalén para morir en la cruz. Y es precisamente aquí donde resplandece su ser rey según Dios: su trono regio es el madero de la cruz […] ¿Por qué la cruz? Porque Jesús toma sobre sí el mal, la suciedad, el pecado del mundo, también el nuestro, el de todos nosotros, y lo lava, lo lava con su sangre, con la misericordia, con el amor de Dios. Miremos a nuestro alrededor: ¡cuántas heridas inflige el mal a la humanidad! Guerras, violencias, conflictos económicos que se abaten sobre los más débiles, la sed de dinero, que al morir nadie puede llevárselo consigo, lo debe dejar. Amor al dinero, al poder, la corrupción, las divisiones, los crímenes contra la vida humana y contra la creación. Y también –cada uno lo sabe y lo conoce– nuestros pecados personales: las faltas de amor y de respeto a Dios, al prójimo y a toda la creación. Y Jesús en la cruz siente todo el peso del mal, y con la fuerza del amor de Dios lo vence, lo derrota en su resurrección. Este es el bien que Jesús nos hace a todos en el trono de la cruz. La cruz de Cristo, abrazada con amor, nunca conduce a la tristeza, sino a la alegría, a la alegría de ser salvados”.


Los cristianos creemos que, con la fuerza de su amor misericordioso, Cristo crucificado y resucitado ha vencido el pecado y la muerte. Su resurrección nos da la certeza de que, a pesar de toda la oscuridad que hay en el mundo, el mal no tiene la última palabra. Por eso, vivir la Semana Santa implica descubrir qué pecados hay en nuestra vida y arrepentidos buscar el perdón generoso de Dios y, de este modo, librarnos del mal y alcanzar la salvación que Cristo nos ha ganado a todos con su muerte y resurrección. Nuestra vida, y la de los demás, tiene remedio. El mundo tiene remedio. Debemos creer que “podemos ser otros y otras”. Por Cristo, con Él y en Él, es posible, porque Él es la mano que Dios tiende a los pecadores y “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. La Iglesia -desde siemprepide a los fieles acercarse en estos días de Semana Santa al sacramento de la Penitencia que es como una especie de muerte y de resurrección para cada uno de nosotros. Una “buena confesión” nos ofrece la posibilidad de volver a comenzar nuestra vida, como se suele decir: “borrón y cuenta nueva”. Conscientes de que somos pecadores, pero confiando en la

divina misericordia, dejémonos reconciliar por Cristo para experimentar más intensamente la alegría que nos comunica con su resurrección y, renovados por la fuerza de su gracia, poder comprometernos con más valentía y entusiasmo por hacer que nazca un mundo más justo. Vivir la Semana Santa, es detenernos un poco para reflexionar y pensar en serio sobre nosotros mismos, y sobre nuestra manera de relacionarnos con los demás y de estar en el mundo. Es “hacer un viaje”, no de vacaciones, sino a nuestro interior, para preguntarse en qué se está gastando nuestra vida. Para abrirle el corazón a Dios, que nos busca y sigue esperándonos. Para abrirle el corazón a los hermanos, especialmente a los más necesitados. Vivir la Semana Santa es centrar la mirada en Cristo y descubrir en Él: el camino que nos lleva hacia Dios nuestro Padre, la verdad que nos hace libres y la vida que nos colma de alegría. Vivir la Semana Santa es afirmar que este Cristo está presente en la eucaristía y recibirlo en la comunión, y es, también, reconocer que Jesucristo está presente en cada ser humano que convive y se cruza con nosotros, y que

debemos amarnos unos a otros como Él nos amó. Todo lo que hacemos en Semana Santa, es una llamada y una gran oportunidad para morir con Cristo y resucitar con Cristo, para morir a nuestro egoísmo y resucitar al amor. Así, por Cristo, con Él y en Él, nos hacemos partícipes de su victoria sobre el mal y podremos andar en una vida nueva. Celebramos esta Semana Santa con un nuevo ardor y dispongámonos a ponernos al servicio de Jesús. Hagamos propósito de seguir junto a Jesús todos los días del año, escuchando su palabra, practicando la oración, los sacramentos y la caridad con el prójimo. Tratemos de mantenernos con coherencia entre la fe y la vida. † Bernardo Álvarez Afonso Obispo Nivariense


DOMINGO DE RAMOS ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! Con esta aclamación comienza la Semana Santa, la semana más grande del año para los cristianos. El grito de la ciudad de Jerusalén que acoge a su Salvador lo hacen suyos los cristianos de todo el mundo. La espera del Mesías, el enviado de Dios para liberar a Israel de la opresión y de sus pecados, ha terminado. Jesucristo, Palabra de Dios hecho carne, entra triunfante y entre aclamaciones a Jerusalén. Pero su triunfo no será una victoria militar, como muchos esperaban, sus armas no serán ni la fuerza ni la violencia. No entra a caballo como un general victorioso, sino en un burro como Rey de Paz. Sus armas serán el amor, entregado hasta dar la vida. Su pasión será el precio de nuestra liberación. Los mayores enemigos de la humanidad, el pecado y la muerte, van a ser vencidos con sus mismas armas, con la muerte en cruz de nuestro Maestro y Señor. Nosotros, como el pueblo de Israel, aclamamos la llegada de nuestro Libertador. Sabemos que será un camino difícil, un camino que Él nos invita a recorrer como discípulos suyos. Desde hoy, el camino del cristiano en esta

tierra, es un camino de amor entregado y derramado. “El que quiera guardar su vida en este mundo, la perderá. Pero el que pierda su vida por mí en este mundo, la guardará para la vida eterna”. Estas palabras de Jesucristo en el Evangelio son el programa de vida de todo cristiano, de cualquier época. Entregar la vida, como Él la entregó es lo que han hecho los santos a lo largo de la historia. Ellos han mostrado que son

JUEVES SANTO Día del Amor fraterno. Día de la Institución de la Eucaristía. La liturgia del Jueves Santo es una invitación a profundizar concretamente en el misterio de la Pasión de Cristo, ya que quien desee seguirle tiene que sentarse a su mesa y, con máximo recogimiento, ser espectador de todo lo que aconteció "en la noche en que iban a entregarlo". Y por otro lado, el mismo Señor Jesús nos da testimonio de la vocación al servicio del mundo y de la Iglesia que tenemos todos los fieles cristianos cuando decide lavarle los pies a sus discípulos. Ese gesto de servicio no desentona en el contexto de la Cena. Los cristianos sabemos que nuestra fe no es para esconderla en cultos privados y sombríos de puertas para dentro en la estrechez

de nuestras casas y templos, sino que es para servir, para amar, para compartir, para buscar a quien no es amado, a quien no tiene lo básico para vivir, a quien nos odia, a quien tenemos que agacharnos para servir. Encierra, por tanto, este primer día del Triduo Pascual una gran alegría, porque "hay más alegría en dar que en recibir". El amor se vive en este día como la entrega, la donación incluso de uno mismo: Tomad y comed todos de Él. Todos los signos nos invitan a no ser meros espectadores, sino a traducir los gestos y palabras del Maestro en vida cotidiana, en realidad, en amor palpable y visible en nuestras vidas. Es cargar las pilas o batería enchufando nuestro corazón en la fuente de energía que es para nosotros los cristianos el amor de Cristo. Entiendo que para quien estas fiestas sólo son actos culturales, o para quienes dicen que son cristianos no practicantes, el Jueves Santo sólo es un día lleno de palabras bonitas y gestos hermosos y alguna que otra procesión. Pero para el creyente este día es un verdadero encuentro cara a cara con el Dios amor, que invita a imitar su caridad, su entrega, su forma de vivir, de actuar. Quien se atreve a aguantar la mirada se adentra en el corazón de Cristo y será capaz de vivir el resto del Triduo Pascual de una manera profunda, real, íntima con el Señor.


VIERNES SANTO

DOMINGO DE PASCUA

El Viernes Santo es un día de duelo, el mayor de todos. Cristo muere. El dominio de la muerte, consecuencia del pecado, sobre todas nuestras vidas humanas alcanza incluso al jefe de la humanidad, a Dios hecho hombre. Pero, como todos los cristianos sabemos, esta muerte que Jesús ha padecido y que fue tan atroz para él, respondía a los designios del Padre sobre la salvación del mundo y aceptada por el Hijo para nuestra redención. Desde entonces la cruz de Cristo es la gloria de los cristianos. “Para nosotros toda nuestra gloria está en la cruz de nuestro Señor Jesucristo” y, hoy, lo repite la Iglesia y nos presenta la misma cruz para nuestra adoración: “Mirad el árbol de la cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo. Venid adorarlo.” Por ello, el Viernes Santo es al mismo tiempo un día de luto, y el día que nos ha devuelto la esperanza a los hombres; él nos lleva a la alegría de la resurrección. La liturgia con que la Iglesia celebra, por la tarde, la redención del mundo, debería ser amada de todos los cristianos. En este día, el recuerdo solemne de la Pasión, las grandes oraciones en que la Iglesia ora confiada por la salvación de todos los hombres, la adoración de la cruz y el canto de los improperios son algo más que ritos emocionantes; es la oración y la gratitud de los rescatados que, en comunidad, adquieren conciencia ante Dios de todo lo que el misterio de la cruz representa para ellos.

¡Sus heridas nos han curado! ¡Alegría, hermanos! ¡Cristo ha resucitado! ¡La muerte y el pecado han sido vencidos! Estos son los gritos del pueblo de Dios, en la noche santa de la Pascua. El crucificado ya no está en el sepulcro donde fue depositado. La piedra ha sido rodada y ahora se manifiesta a los suyos, Resucitado. La esperanza ha vuelto a renacer. Las tinieblas de la noche son disipadas por la luz pascual del Cirio que ilumina nuestras iglesias. Un cirio que iluminará a los nuevos bautizados, en este tiempo de Pascua y acompañará la despedida de nuestros difuntos, en su tránsito hacia la vida eterna. Hoy es un día para dar gracias al eterno Padre, por esta victoria maravillosa sobre los enemigos de la humanidad. Una victoria que nos libera de la herencia del pecado de nuestros primeros padres y nos devuelve la gracia divina, que nos fue arrebatada en el Paraíso. ¡Oh, feliz culpa, que mereció tan grande redentor! Es el grito que en el pregón pascual proclama el pueblo santo de Dios, la Iglesia, liberada por fin de la corrupción del pecado y de la muerte. Las heridas de Cristo, se han convertido en

fuente de nuestra salvación. Demos gracias a Dios y aclamemos la victoria del Buen Pastor que redimió a sus ovejas, entregando la vida por ellas: Las llagas de tu cabeza que punzaron las espinas han sido glorificadas. V/ Cristo ha resucitado R/ Demos gracias a Dios La llaga de tu mano derecha que atravesó el clavo ha sido glorificada. V/ Cristo ha resucitado R/ Demos gracias a Dios La llaga de tu mano izquierda que atravesó el clavo ha sido glorificada. V/ Cristo ha resucitado R/ Demos gracias a Dios La llaga de tu costado que atravesó la lanza para herir tu corazón ha sido glorificada. V/ Cristo ha resucitado R/ Demos gracias a Dios La llaga de tu pie izquierdo que perforó el clavo ha sido glorificada. V/ Cristo ha resucitado R/ Demos gracias a Dios La llaga de tu pie derecho que perforó el clavo ha sido glorificada. V/ Cristo ha resucitado R/ Demos gracias a Dios La llaga espiritual impresa en tu alma por los ultrajes de tu Pasión ha sido glorificada. V/ Cristo ha resucitado R/ Demos gracias a Dios.


Parroquia de San Antonio de Padua - Granadilla de Abona Viernes: 4 de abril

20:15 h. Pregón de Semana Santa y presentación del Programa de Actos en la Parroquia de San Isidro.

Miércoles: 9 de abril

17:30 h. Confesiones. 18:30 h. Santa Misa, primer día del Triduo a Ntra. Sra. de los Dolores.

Jueves: 10 de abril

17:30 h. Confesiones. 18:30 h. Santa Misa, segundo día del Triduo.

Viernes de dolores: 11 de abril

17:30 h. Confesiones. 18:30 h. Santa Misa ofrecida por los miembros difuntos de la Cofradía, e imposición de las medallas a los aspirantes a la “Cofradía del Santo Entierro y Nuestra Señora de la Soledad”.

Domingo de Ramos: 13 de abril

11:30 h. Celebración de la Palabra y Bendición de olivos y palmas en la Plaza del Convento. A continuación, Procesión litúrgica hasta el templo parroquial rememorando la “Entrada de Jesús en Jerusalén” y Celebración de la Eucaristía.

Lunes Santo: 14 de abril

19:00 h. Confesiones. 20:00 h. Celebración de la Eucaristía. A

continuación, Procesión con la imagen de El Señor del Huerto hasta la Plaza de San Pedro y regreso a la Parroquia.

Martes Santo: 15 de abril

11:00 h. Santa Misa Crismal en la S.I. Catedral de la Laguna, bendición de los Santos Óleos y renovación de las promesas sacerdotales. 19:00 h. Confesiones. 20:00 h. Celebración de la Eucaristía. A continuación, Procesión con las imagenes de el Señor de la Columna, la Virgen de Dolores y San Juan hasta el Convento, en la Plaza se rezará un responso por todos los difuntos de la Parroquia, y regreso al templo parroquial.

Miércoles Santo: 16 de abril

17:30 h. Confesiones. 18:30 h. Celebración de la Eucaristía. 19:30 h. Preparación del Monumento.

Triduo Pascual Jueves Santo: 17 de abril

Desde las 11:00 h. hasta las 13: 00 h. Confesiones. 19:00 h. Celebración de la Cena del Señor y Adoración del Santísimo Sacramento. 22:30 h. Procesión del “Encuentro de Jesús con su Madre y con la Verónica (meditación). A su regreso al templo parroquial Hora Santa ante el Monumento.


Viernes Santo: 18 de abril

6:00 h. Oración de Laúdes en el Convento. 6:30 h. Vía Crucis desde el Convento a la Parroquia con la imagen del Crucificado. 15:00 h. (Hora nona) Proclamación del Santo Evangelio de la Muerte del Señor y rezo del primer día de la Novena de la Divina Misericordia. 17:30 h. Celebración de la Pasión y Muerte del Señor. A continuación, ceremonia del Descendimiento de la Cruz, Unción de las Santas Llagas y Procesión del Santo Entierro hasta el Convento donde se realizará el Rito del Enterramiento. 22:30 h. Procesión de la Soledad de la Santísima Virgen desde el Convento al Calvario y regreso a la Parroquia.

Sábado Santo: 19 de abril

10:00 h. Oración de Laudes

en el templo parroquial. A continuación preparación de la Solemne Vigilia Pascual. 23:00 h. Celebración de la Solemne Vigilia Pascual. A su término tendremos un ágape fraterno con la colaboración de todos.

Triduo Pascual

Domingo de Resurrección: 20 de abril

10:30 h. Vía Crucis. 16:00 h. Celebración de la Pasión y Muerte del Señor.

11:00 h. Celebración de la Eucaristía de la Resurrección del Señor. A continuación, Procesión del encuentro del Santísimo Sacramento con su Madre.

Domingo de la Divina Misericordia: 27 de abril

17:00 En el Convento: Celebración en Honor a la Divina Misericordia. Exposición del Santísimo.

Parroquia de San Benito Abad - Los Blanquitos Sábado de la Pasión del Señor: 12 de abril

18:00 h. Proyección de la Película de “La Pasión de Cristo” A continuación Confesiones Domingo de Ramos: 13 de abril 17:00 h. Celebración de la Palabra y Bendición de los Olivos, en la Plaza. A continuación, procesión litúrgica hasta el templo parroquial y celebración de la Eucaristía.

Jueves Santo: 17 de abril

16:00 h. Celebración de la Cena del Señor. Seguidamente Hora Santa ante el Monumento.

Viernes Santo: 18 de abril

Sábado Santo: 19 de abril

20:00 h. Celebración de la Solemne Vigilia Pascual. A su término tendremos con la colaboración de todos un Ágape fraterno en el salón parroquial.

Ermita de Ntra. Sra. del Buen Viaje (Cruz de Tea) Domingo de Resurrección: 20 de abril

17:00 h. Celebración de la Eucaristía de la Resurrección del Señor.

Ermita de San Francisco de Asís (El Desierto) Domingo de Resurrección: 20 de abril

18:00 h. Celebración de la Eucaristía de la Resurrección del Señor.


Parroquia de San Luis Rey de Francia, Charco del Pino Viernes: 4 de abril

20:15 h. Pregón de Semana Santa y presentación del Programa de Actos en la Parroquia de San Isidro.

Viernes de Dolores: 11 de abril

20:00 h. Vía Crucis – Procesión con la imagen de la Virgen de los Dolores por la calle Hermano Pedro en el Bailadero.

Sábado: 12 de abril

10:00 h. Película para los niños y niñas del Pueblo. 11:30 h. Trabajos de decoración de los niños y adultos para la Semana Santa.

Domingo de Ramos: 13 de abril

10:30 h. Bendición de Ramos en la calle Hilario a la altura de la Ferretería. Posteriormente, procesión hacia la Iglesia parroquial con la imagen del Señor de la Burrita. Al llegar celebración de la Eucaristía.

Lunes Santo: 14 de abril

18:00 h. Confesiones (Vendrán otros sacerdotes).

Martes Santo: 15 de abril

18:00 h. Eucaristía con recibiendo los Santos Óleos en la parroquia. Después de la Misa habrá confesiones.

Miércoles Santo: 16 de abril

16:30 h. Decoración y preparación para el Triduo Santo por parte de niños y adultos del pueblo.

TRIDUO SANTO:

Jueves Santo: 17 de abril 19:00 h. Celebración de la Cena del Señor y Adoración al Santísimo Sacramento. A continuación Hora Santa ante el Monumento (La iglesia parroquial quedará abierta hasta las 12 de la noche).

Viernes Santo: 18 de abril

7:00 h. Vía Crucis con el Cristo de la Juventud subiendo la montaña de Chiñama hacia el mirador. 18:00 h. Celebración de la Pasión y Muerte del Señor. A continuación, procesión del Santo Entierro y la Virgen de los Dolores.

Sábado Santo: 19 de abril

20:00 h. Celebración de la Solemne Vigilia Pascual. Al termino tendremos un ágape fraterno.

Domingo de Resurrección: 20 de abril

10:30 h. Celebración de la Eucaristía de la Resurrección del Señor. 12:30 h. Bautismos.


Parroquia Ntra. Sra. Del Carmen Chimiche 11 de abril - Viernes de Dolores

Santa Misa a las 16.30 h.

12 de abril - Sábado

Visita a los enfermos durante el día y confesiones.

13 de abril - Domingo de Ramos

17.30 h. Bendición, procesión y Santa Misa de Ramos. Confesiones durante el día.

19.00 h. Procesión del Santo Entierro. 21.30 hs. Procesión de la Soledad de María Santísima.

19 de abril - Sábado santo

Confesiones durante la mañana 23.00 h. Vigilia Pascual Bendición del Fuego Nuevo Bendición del agua Eucaristía.

20 de abril Visita a los enfermos durante el Domingo de Resurrección 14 de abril - Lunes Santo día y confesiones. 19.00 h. Santa Misa.

15 de abril - Martes Santo

Visita a los enfermos durante la tarde y confesiones. 18.00 h. Santa Misa.

17 de abril - Jueves Santo

Confesiones 18.00 h. Celebración de la última Cena del Señor. Lavatorio de los pies. Traslado del Santísimo Sacramento. Adoración Eucarística hasta las 24.00 h. 23.00 Hora Santa.

18 de abril - Viernes Santo

10.00 h. Vía Crucis. 18.00 h. Celebración de la Pasión del Señor. Adoración de la Santa Cruz.

11.00 h. Solemne Santa Misa de Pascua de Resurrección.


Parroquia San Isidro Labrador Viernes: 4 de abril

20.15 h. Pregón de Semana Santa y presentación del Programa de Actos en la Parroquia.

Viernes de Dolores: 11 de abril

18.30 h. Santa Misa a continuación Vía Crucis.

Domingo de Ramos: 13 de abril

12.00 h. Bendición de Ramos y Santa Misa.

Lunes Santo: 14 de abril 18.30 h. Visperas. 19.00 h. Santa Misa.

Martes Santo: 15 de abril

11.00 h. Santa Misa Crismal en la S.I Catedral de La Laguna (Parroquia Ntra Sra de la Concepción). En ella se bendecirán los Santos Óleos y los presbiteros renovarán sus promesas sacerdotales. 18.30 Hrs Visperas. 19.00 h. Santa Misa. A continuación Confesiones.

Miércoles Santo: 16 de abril

18.30 h. Visperas. 19.00 h. Santa Misa. A continuación Confesiones.

Jueves Santo: 17 de abril

20.00 h. Celebración de la Cena del Señor. 21.00 h. Hora Santa ante el

Monumento.

Sábado Santo: 19 de abril

11.30 h. Oración y Reflexión. 18.00 h. Acción Litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor. A continuación Via Crucis.

Domingo de Resurrección: 20 de abril

Viernes Santo: 18 de abril

20.30 h. Solemne Vigilia Pascual. 12.00 h. Solemne Misa de Pascua. 13.00 h. Celebración del Bautismo.


Parroquia San Juan Bautista, El Salto Domingo de Ramos: 13 de abril

10.00 h. Bendición de Ramos y Santa Misa.

Lunes Santo: 14 de abril 16.30 h. Santa Misa.

Martes Santo: 15 de abril

16.00 h. Santa Misa. A continuación Confesiones.

Miércoles Santo: 16 de abril 16.30 h. Santa Misa.

Jueves Santo: 17 de abril

17.00 h. Celebración de la Cena del Señor. 18.00 h. Hora Santa ante el Monumento.

Viernes Santo: 18 de abril

15.00 h. Acción Litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor. A continuación Via Crucis.

Sábado Santo: 19 de abril

18.00 h. Solemne Vigilia Pascual.

Domingo de Resurrección: 20 de abril

10.00 h. Solemne Misa de Pascua.

Parroquia San Blas Los Abrigos Martes Santo: 15 de abril

17.00 h. Santa Misa. A continuación confesiones.

Jueves Santo: 17 de abril

18.00 h. Celebración de la Cena del Señor. A continuación oración ante el Monumento.

Viernes Santo: 18 de abril

16.00 h. Acción Litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor. A continuación Via Crucis.

Domingo de Resurrección: 20 de abril

11.00 h. Solemne Misa de Pascua.

Atogo Jueves Santo: 17 de abril

18.00 h. Celebración de la Cena del Señor. A continuación oración ante el Monumento.

Viernes Santo: 18 de abril

16.00 h. Acción Litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor. A continuación Via Crucis.

Domingo de Resurrección: 20 de abril

11.30 h. Solemne Misa de Pascua.


Parroquia Nuestra Señora de la Merced y Espacio Religioso ‘Cueva del Santo Hermano Pedro’ Viernes 4 de Abril

20:15 Pregón de Semana Santa y presentación del Programa de Actos (Parroquia de San Isidro).

Cueva del Santo Hermano Pedro. 18:30 h. Bendición de los Ramos y Santa Misa en la Cueva del Santo Hermano Pedro.

Viernes de Dolores 11 de Abril

Lunes Santo 14 de Abril

12:00 h. Via Crucis (Ermita). 12:30 h. Santa Misa (Ermita). 17:00 - 18:30 h. En el Salón Parroquial, preparación de los palmitos por parte de los niños de las catequesis y sus padres. 18:00 - 20:00 h. Confesiones (Ermita). 21:00 Concierto de Música Sacra por la Sociedad Cultural José Reyes Martín.

Sábado de Pasión 12 de Abril 18:00 h. Confesiones. 19:30 h. Santa Misa.

Domingo de Ramos 13 de Abril

12:00 h. Bendición de los Ramos en la Ermita y procesión por la plaza hasta la Parroquia. A la llegada Santa Misa. Habrá confesiones durante la misa. 17:30 h. Confesiones en la Cueva del Santo Hermano Pedro. Continuarán durante la misa. 18:00 h. Reflexión Cuaresmal en la

17:45 h. Confesiones. 18:30 h. Santa Misa.

del Señor. A su término adoración del Santísimo Sacramento en silencio. 23:00 h. Hora Santa ante el Monumento. 00:30 h. Oración de alabanza. La parroquia se cerrará a la una y media de la madrugada.

Martes Santo 15 de Abril

Viernes Santo 18 de Abril

Miércoles Santo 16 de Abril

Sábado Santo 19 de Abril

11:00 h. Santa Misa Crismal en la S.I. Catedral de la Laguna. En ella se bendecirán los Santos Óleos y los presbíteros renovarán sus promesas sacerdotales. 18:00 h. Confesiones. Continuarán durante la misa y al terminar la misma, con varios sacerdotes. 18:30 h. Santa Misa. (Todos los actos de hoy serán en la Ermita) 17:00-19:30 h. Confesiones (también durante la misa). 18:30 h. Santa Misa.

Jueves Santo 17 de Abril

11:30 - 13:30 h. Confesiones. 18:00 - 19:00 h. Confesiones. 19:30 h. Celebración de la Cena

9:00 h. Apertura de la parroquia y Rezo de Laudes (La parroquia permanecerá abierta hasta la una y media). 10:00 h. Via Crucis en la Cueva del Santo Hermano Pedro. 13:00 h. Rezo del santo Rosario (misterios dolorosos). 18:30 h. Acción litúrgica en la Muerte del Señor. 10:00 h. Rezo de Laudes (Ermita). 21:00 h. Solemne Vigilia Pascual.

Domingo de Pascua 20 de Abril

10:00 h. Rezo de Laudes (Ermita). 12:00 h. Solemne Misa de Pascua. 18:00 h. Via Lucis en la Cueva del Santo Hermano Pedro. Seguidamente, Solemne Misa de Pascua.

NOTA: Excepto los actos indicados para la Ermita y el Salón Parroquial, el resto tendrá lugar en el Templo Parroquial.


ÍNDICE DE IMÁGENES: Traslado Cristo Yacente hacia la Urna Parroquia de Granadilla. Imagen de Dolorosa Parroquia de Granadilla. Imagen de Dolorosa Parroquia de Charco del Pino. Imagen de Dolorosa Parroquia de Chimiche. Urna con el Señor Muerto Parroquia de Chimiche. Estación Vía Crucis Parroquia de San Isidro. Crucifijo Parroquia de El Salto. Domingo de Ramos Espacio Religioso ‘Cueva del Santo Hermano. Pedro’. Monumento Parroquia de El Médano.

IMAGEN DE PORTADA: Cristo Crucificado. Parroquia de Charco del Pino. IMAGEN DE CONTRAPORTADA: Cristo Resucitado. Parroquia de Granadilla de Abona. COORDINACIÓN Y EDICIÓN: Concejalía de Comunicación. DISEÑO GRÁFICO Y FOTOGRAFÍA: Néstor M. Garavito. PROGRAMACIÓN DE LOS ACTOS: Parroquias de Granadilla. IMPRESIÓN OFFSET: Gráficas Hermano Pedro.

Ilustre Ayuntamiento Granadilla de Abona



Programa de Semana Santa 2014