Page 72

Ir al Índice

UNA PERSONA competente

INSPIRAR Y SER PORTADORES DE ESPERANZA

La comunidad se inserta así en una dimensión corporativa y sabe que la mejora que realice en la sistematización de sus procedimientos, consolida un modo de proceder institucional que la trasciende y fortalece su tradición.

Nuestra fe se realiza en obras de justicia y reconciliación, porque viene del Crucificado-Resucitado y nos lleva a los crucificados de este mundo para ser portadores de esperanza en la vida nueva que nos regala el Señor”.

La sustentabilidad de la institución depende de la sobriedad en el uso razonable de los bienes y la maximización de sus frutos. Hacer lo mejor que podemos con lo que tenemos.

Nuestros sistemas de gobierno deben expresar y globalizar la solidaridad”. Cornish, p. 25

PAUSJ, 2019

Reconocernos miembros de una comunidad que comparte una misión a nivel mundial nos permitirá romper las fronteras de nuestra institución y compartir, de manera más eficaz y generosa, los bienes humanos y materiales con la red de obras e instituciones de la Compañía de Jesús a través del principio multiestratificado de la subsidiariedad al que nos convoca la Congregación General 36.

El liderazgo ignaciano exige la capacidad y el deseo de dejarse afectar por el más crudo dolor que los seres humanos y la naturaleza sufren, de modo que los conduzcan a compartir la experiencia del amor de Dios que se hace presente en medio de ellos; un amor que los convoca a defender en comunidad el derecho al respeto a su dignidad y colaborar para hacer posible su inclusión a los bienes dispuestos para que todos tengamos una vida justa, pacífica, productiva y solidaria.

La realidad de nuestra interdependencia ha puesto asimismo de relieve la necesidad… de una nueva comprensión de la información, los contactos y los recursos, entendiéndolos más como medios colectivos de lograr un propósito común que como posesiones individuales”.

Quien sea capaz de descubrir cómo el amor puede abrirse camino en medio de la violencia, el miedo y el desamor para establecer la justicia y la armonía, y entrega su vida al servicio de este llamado desde el respeto a la dignidad de todas las personas y la tierra, es en sí misma una semilla de esperanza que inspira a las demás personas a asumir su propio liderazgo desde las creencias, criterios, valores y anhelos inspirados desde la espiritualidad ignaciana, para colaborar juntas en la co-creación de nuestro contexto, nuestro hogar.

Chaoul, p. 34

72

Libro electrónico “Liderazgo Ignaciano: nuestro modo de proceder”  

La Red de Homólogos de Pastoral Universitaria de AUSJAL se complace en presentar el libro electrónico “Liderazgo Ignaciano: nuestro modo de...

Libro electrónico “Liderazgo Ignaciano: nuestro modo de proceder”  

La Red de Homólogos de Pastoral Universitaria de AUSJAL se complace en presentar el libro electrónico “Liderazgo Ignaciano: nuestro modo de...

Profile for ausjal