Page 1

DE SUR A SUR ANDALUCÍA

www.aspa-andalucia.org

Nº 66 julio 2015

África, un "país" de tópicos Durante el curso que acaba África ha sido para ASPA un referente continuo en charlas exposiciones y proyectos de cooperación. En este recorrido solidario hemos podido observar, sin embargo muchos tópicos. Se habla de que todos los africanos viven en un mismo país, son pobres y vagan desnudos por sus desérticos paisajes, al igual que los españoles visten de torero y los mexicanos solo toman tequila. Por eso siempre es buena una ocasión para desmontar sus tópicos más célebres. África, el país más grande del planeta. Es también el mayor de sus tópicos. En el imaginario colectivo, es algo parecido a China, un estado de dimensiones colosales con miles de millones de habitantes de una sola raza. La realidad diferenciada de sus 54 países requiere un esfuerzo demasiado complejo para nuestra cultura de masas, y más tratándose de un continente de pobres.

Calor y sequía. Una escena habitual en el aeropuerto internacional de Nairobi es la del turista disfrazado con pantalones cortos (modelo explorador), camiseta y sandalias “todoterreno”. Llega dispuesto a

vencer al asfixiante calor y a las dificultades de una vida entre polvo y escasez de agua. Pero es julio, la temperatura en la capital keniana es de 10 grados centígrados y llueve a mares. De camino a su hotel, pedirá al taxista que encienda la calefacción y atravesará barrios de naturaleza desbordante.

Los niños pobres y sus moscas. Sí, los hay, y no solo niños. Hay centenares de millones de personas por debajo del umbral de la pobreza (el 85% de la población en algunos países) y muy pocas interesadas en solucionarlo. Pero, aunque prevalezca la iconografía del niño asediado por las moscas en mitad de una tierra seca, también hay urbes modernas, autopistas, coches caros y una escala social que incluye clase media y ricos. Estos últimos, muy pendientes, además, de unas previsiones de crecimiento superiores al 25% en algunos casos. No tienen nada, pero se les ve felices. Pregunte a uno de esos africanos “felices” si le gustaría mantener su salario de 70 euros al mes y continuar viviendo en una chabola durante el resto de su vida. No


tienen casi nada, pero, como al resto de nuestra ambiciosa especie, les gustaría tener más, mucho más. Si no andan siempre llorando desconsoladamente, e incluso tienen tiempo para la sonrisa, es porque pertenecen una cultura más dura y resignada cuya aspiración cotidiana es trabajar y comer.

La tierra de los masai. Todos los africanos con estudios viven Occidente y los que quedan son aborígenes en taparrabos pertenecientes, sin excepción, a la tribu masai. Indígenas hay, pero solo en zonas remotas, y además de lanza llevan móvil. Masais también, incluso en las ciudades, donde se les puede ver vestidos con pantalón, camisa y zapatos, pero solo representan el 1% por ciento de los 42 de grupos étnicos que hay en un país como Kenia. Los kikuyu, meru, luo, kalenjin, kisii o kamba, además de sonar a exabruptos, nunca serán un icono pop. Animales por las calles. Es cierto, hay bastantes más que en las ciudades occidentales, pero ninguno tratará de comerse a un ser humano. Más bien al contrario, porque normalmente son pollos, gallinas, ovejas, vacas, cerdos y burros. Los animales salvajes, los que todo el mundo imagina campando a sus anchas, acechando a la población o comiéndose su césped, se circunscriben a zonas perfectamente delimitadas y controladas llamadas “parques naturales”. Y no, en ninguno de ellos hay tigres.

Comunicación por señales de humo: “Anda, pero si hay 3G”, es otra frase típica en la terminal de llegadas del aeropuerto. A pesar del déficit generalizado de infraestructuras energéticas y comunicativas – cuya modernización se encuentra en fase de subasta internacional – es posible aspirar un nivel razonable de cobertura digital. También hay sorpresas como “Mpesa”, un proyecto tecnológico sin parangón en el resto del mundo que permite pagarlo todo (desde un tomate a un billete de avión) con cualquier teléfono móvil, incluso los más antiguos, aquellos que no tenían internet pero sí botones de almohadilla. La vida es muy barata, tanto como en Asia. Pues no, sufridos turistas mochileros, África es un continente caro en todas sus manifestaciones. Lo es para los autóctonos, abocados en su mayoría a unas condiciones de vida miserables por unos salarios insultantes, y también para los expatriados, que en capitales como Luanda (Angola) afrontan alquileres mensuales de hasta 30.000 euros. Y el casero los cobra a cara descubierta, sin antifaz ni pañuelo.

Todos los Gobiernos de África son malos. Para desmentir este mito basta el ejemplo de una líder que está consiguiendo que su país progrese de manera increíble. Ellen Johnson Sirleaf, la primera mujer presidente en el continente africano, es un personaje ejemplar que encabeza el


Gobierno de Liberia desde 2006. Fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2011 por su "lucha no violenta por la seguridad de las mujeres y por los derechos de las mujeres", y apareció en 'Time' como una de las 10 mujeres líderes en el mundo.

Sobre África existen muchas ideas preconcebidas totalmente disparatadas y ajenas a la realidad. La verdad y el acercamiento solidario las desmienten y nos acercan a la fascinante variedad de África.

Actividades de ASPA Programa E-Motive ASPA junto a los colectivos cordobeses AE Barbiana, InteRED, CIC Bata y y el uruguayo CIC La Mancha participamos en el Programa E-Motive, financiado por la AECID. Representantes de las asociaciones cordobesas participarán en la XI Bienal Internacional del Juego, los días 18 al 22 de septiembre en Montevideo y posteriormente integrantes de La Mancha viajaran a Córdoba.

¿Qué es el programa E-Motive? E-Motive conecta propuestas sociales de todo el mundo con el fin de compartir metodologías y formas de hacer que puedan ser aplicadas en lugares diferentes de los que las vieron nacer. Esas propuestas han de tener un fuerte componente local. Pongamos un ejemplo para verlo más claro. Una asociación uruguaya en Montevideo trabaja con una metodología denominada LUDOPEDAGOGÍA basada en la vivencia y en la práctica,


tomando dicha vivencia como base de su análisis crítico como procedimiento didáctico para la teorización. Es decir, el conocimiento se produce en forma colectiva y devuelto a la práctica, se convierte en un factor de transformación de la realidad. La experiencia ha sido exitosa y podrá ser compartida con varias asociaciones similares en Córdoba que conocerán la metodología uruguaya y la llevará a la práctica en su entorno. ¿Se trata entonces de encuentros en los que compartimos experiencias? En realidad, E-Motive es mucho más. E-Motive se basa en el aprendizaje mutuo, en la conexión entre actores de cambio globales, en el reconocimiento de iniciativas sociales ciudadanas… En definitiva, en otras formas novedosas de cooperación en las que se construye colectivamente en un camino de ida y vuelta. El punto de partida de este aprendizaje mutuo se sitúa en África, Asia y América Latina, de donde provienen las propuestas ciudadanas que serán compartidas con la sociedad civil europea. Estas iniciativas ofrecerán a las comunidades metodologías de funcionamiento, organización y actuación para el cambio social y político. Si pensamos en el ejemplo de Montevideo y Córdoba, entenderemos fácilmente de qué se trata.

Un proyecto basado en la Ludopedagogía La ludopedagogía es una propuesta esencialmente de carácter político, en tanto su vocación principal es la de propiciar actitudes y acciones individuales y colectivas comprometidas con la transformación de la realidad; la modificación efectiva de las condiciones objetivas y subjetivas de la existencia humana, en procura del más integro desarrollo de las personas, con la satisfacción de todas sus necesidades fundamentales para el enriquecimiento de su calidad de vida y el pleno ejercicio de sus Derechos Humanos en un marco de profundo respeto a la diversidad y la sustentabilidad del ambiente.


La ludopedagogía como propuesta metodológica se construye a partir de tres ejes: lo conceptual, lo técnico didáctico y la práctica. Los elementos conceptuales se construyen a partir de una ida y vuelta con la práctica, en lo que la educación popular define como dialéctica del aprendizaje. Partimos de un concepto de juego elaborado por La Mancha, concepto que se nutre de otros y otras compañeros de ruta. Pensamos en el juego como una actividad libremente elegida, que nos otorga el permiso de trasgredir normas de vida externas e internas. Lo entendemos como un satisfactor sinérgico de necesidades humanas fundamentales, en un plano individual y colectivo. Apostamos a un juego que incide en lo social, lo cultural y lo político. Lo que la ludopedagogía propone es intervenir en un proceso grupal o comunitario, recuperando el espacio de juego colectivo. Se instala otra realidad, la realidad lúdica. Y es a partir de esta ruptura con la lógica racional cotidiana, que comenzamos a desestructurar nuestras formar de sentir, pensar, actuar en relación con otras y otros. A partir del encuentro con el como si que posibilita la acción de jugar, la invitación es a manipular la realidad, produciendo otras. Estos movimientos, propuestos desde la libertad individual, el reconocimiento de la diferencias, el contacto con el placer y la alegría, así como la posibilidad de transitar por lugares incómodos que nos provocan desde lo aparentemente “no posible”, van tejiendo una red de memorias lúdicas, que luego recuperamos y escudriñamos entre todas y todos, construyendo nuevos significados, resignificando otros, extendiendo nuestros límites, conociéndonos y recociéndonos en nuestras potencias y debilidades. Operamos desde una óptica que nos propone pensarnos y repensarnos permanentemente en el rol, sabiéndonos sujetos y sujetas en crecimiento constante, completamente incompletos. La actitud lúdica que proponemos desarrollar, es arte y parte de nuestra construcción como individuos, no es posible habilitar procesos de transformación si primero no los habilitamos en nosotras/os mismos.

Y para acabar compartimos los últimos artículos subidos a nuestra web: 

Un año desde la masacre de Israel contra Gaza y diez años desde el lanzamiento de la campaña BDS

Omar Barghouti: el hombre detrás del movimiento BDS

Córdoba Solidaria pide que se retire la Ley Mordaza

HWC denuncia la detención de Daoud Ghoul por las fuerzas de ocupación israelíes.

Para más información sobre ASPA y nuestras actividades puedes visitar nuestra web y seguidnos a través de las redes sociales (twitter y facebook).

Profile for Asociación ASPA

Boletín de Sur a Sur, nº 66  

Boletín de Sur a Sur, nº 66  

Advertisement