Issuu on Google+

DE SUR A SUR ANDALUCÍA

www.aspa-andalucia.org Nº 21 octubre 2013 Lampedusa: vidas no contadas

Si no fuera porque el número de los refugiados fallecidos en la costa italiana ha superado el techo de la “normalidad” que ronda sobre 280 personas, la tragedia de los tripulantes de esta patera hubiera pasado desapercibida. Hace dos años 61 refugiados – incluidos varios niños-, naufragaron en este mismo lugar al quedarse sin alimentos y combustible, mientras un portaaviones de la OTAN les miraba sin pestañear. Sin nombre, ni historias de amor o de intriga, ninguna canción eternizará su viaje a la muerte, ni nadie hará una película de esos hombres y mujeres valientes capaces de arriesgar su vida no solo para cumplir su sueño, sino para ayudar a su familia y empujar de paso el carro de la civilización humana. “Deshumanizar al otro” es la estrategia política que legitima el trato que se les da. Pero esos cuerpos en el mar han puesto a prueba, una vez más, nuestra capacidad de no sentir vergüenza de votar a individuos que aprueban leyes antinaturales como la de castigar a quien ayuda al prójimo. Aún así, varios pescadores italianos siguiendo su instinto salvaron la vida de decenas de aquellas personas desesperadas, escupiendo a la cara de demonios disfrazados que hemos colocado en los sofás de los palacios u los sillones de los Congresos. Vidas no contadas. Entre las historias de vida de esos centenares de personas ahogadas en Lampedusa, de esas vida no contadas miles, podemos conocer las siguientes: -Fátima, mujer somalí de 26 años que viajaba junto con su hijo Ahmed de 5 años. Su país, ubicado sobre un lago de petróleo no explotado, ha sido declarado por Occidente como “Estado fallido” – contraseña del “país poseedor de recursos naturales o ruta de su tránsito, ya apto para ser dominado”-, desfallece de hambre sobre inmensas reservas de uranio, oro, petróleo, gas, bauxita y cobre. - Ahmed, niño de ojos grandes de 10 años, otra víctima, era huérfano al igual que varios millones de pequeños somalíes. No quería convertirse en uno de los 500.000 niños que viven en las calles del país, o verse obligado a trabajar jornadas interminables a cambio de un plato de comida, con palizas y abusos sexuales de postre, o convertirse en soldado o esclavo en el “mercado libre” del capitalismo global. - Abeba, mujer de la tierra del café, Etiopía, había conseguido junto con otras activistas que la Constitución prohibiera la ablación. Todo un logro. Para la luchadora de las batallas imposibles era más difícil, sin embargo, derrotar el sistema económico, político y social capitalista que bendice una violencia patriarcal estructurada. Su espalda, destrozada por llevar cargas pesadas durante horas de camino, ya no aguantaba. Se echó a esta aventura llevando consigo a su sobrina Hakima, de 7 años, una de los cuatro millones de niños huérfanos etíopes. El sueño de Abeba era salvarle de la desnutrición severa que mata a miles de pequeños en este país.


En nuestro cayuco imaginario también estaban gente de Malí, país invadido por la OTAN, tierra de petróleo, oro y uranio, donde la esperanza de vida es sólo de 37 años, o de Nigeria, el séptimo productor mundial del petróleo… En 2012 se contabilizaron unos 230 millones de inmigrantes. Pero ninguna vigilancia aérea y marítima, ni siquiera hundir las pateras en el mar a cañonazos, como proponía el ultraderechista italiano Umberto Bossi, o el inglés Toni Blair podrá detener a millones de seres humanos a que huyan a de su tierra. Ya no funciona relacionar la inmigración con la delincuencia: ¡que miren los juzgados en España! Con sus Bárcenas, Malayas o Noos. Tampoco es tarde que los ciudadanos corrijan su mirada hacia los refugiados e inmigrantes cuando tienen hijos que con dos títulos universitarios, viven en un piso patera en Londres o Berlín, y limpian los WC. Aun así, España desde el 2013 ha deportado a 6.056 inmigrantes, y seguía deteniendo al desgraciado transportista de una patera o de un camión, quizás para desviar la atención a los verdaderos causantes del tráfico de seres humanos. En este carrusel de la hipocresía Italia concede la nacionalidad a los fallecidos en Lampedusa mientras denuncia a los supervivientes por inmigración ilegal, penada con 5.000 euros y la expulsión, que es otro camino a los infiernos de vagar por la calles de las ciudades norteafricanas o al abrasador desierto. Mientras la presión incesante de populistas xenófobos como Le Pen en Francia, Haider en Austria, Blocher en Suiza o Bossi en Italia intenta convertir no ya a la policía, sino a todos los ciudadanos europeos, en fiscalizadores de cualquiera que tenga aspecto extranjero. Los propios Gobiernos promueven una cultura de la delación o por lo menos de la indiferencia. La tragedia de Lampedusa puso en el foco a la ley Bossi-Fini de Italia, que castiga a quien ayude a inmigrantes en situación ilegal (por ejemplo, recogiéndoles en el mar y no entregándoles a las autoridades), pero no es ni mucho menos el único caso, ni el más extremo. En Alemania los servicios de sanidad que atiendan a inmigrantes ilegales tiene la obligación de denunciarles. Las fronteras de Europa sangran. Las tragedias tienen que alcanzar centenares de muertos para volver a ocupar portadas; una o dos docenas de muertos en Lesvos, en el estrecho de Gibraltar, en la costa libia o en las playas canarias quedan ya relegados a la crónica local. A los supervivientes les esperan otra sucesión de limbos, de Centros de Internamiento inconfesables, de espacios escondidos en los que el tiempo corre de otra manera, espacios sin derechos que están corroyendo el Estado de derecho, por supuesto, pero también la solidaridad y compasión entre personas, el principio humanista sin el cual toda la estructura democrática no es más que un frágil y huero caparazón. Con el papa Francisco solo queda gritar ¡Qué vergüenza!

Noticias de ASPA . El día 4 de octubre se inauguró en la Biblioteca Municipal Cristóbal Cuevas de Málaga una exposición de pintura de nuestro compañero Luis Pernía que con el nombre de “Miradas” quiere acercar la realidad del llamado Tercer Mundo. . La Acampada Dignidad y la Red de Trueque de Córdoba organizan 20 de octubre, a las 10:30 horas el I Mercado del Trueque en la plaza entre la Calahorra y el Centro Social Rey Heredia


. Un curso más participamos en el programa municipal “Solidaridad tarea de todas y todos”. En este primer trimestre impartiremos 7 talleres de nuestra unidad didáctica “Desigualdades Norte-Sur” en los IES Séneca, López Neyra, Grupo Cántico y Villarrubia. . Ya puedes inscribirte en las XVIII Jornadas sobre Inmigración que estamos organizando en Málaga para los días 25 y 26 de octubre. . Del 20 de octubre al 17 de noviembre un compañero de ASPA viajará a Ecuador. El viaje es parte del proyecto “Clínicas ambientales para el Sumak Kawsay (Buen Vivir)”, apoyado por el Ayuntamiento de Córdoba en la convocatoria pública de subvenciones para proyectos de Cooperación Internacional para el desarrollo 2011 y que es gestionado por el Proyecto de Reparación Ambiental Clínica Ambiental (Ecuador). . ASPA se une, en Málaga, el día 21 de octubre a las Ruedas de Hombres contra la Violencia Machista que organiza la Asociación de hombres por la igualdad de género (AHIGE). . En Granada el 22 de octubre de 18 a 29 horas en el salón de Grados de la E.T.S. Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Granadas tendrá lugar la conferencia “La iniciativa Yasuni ITT dentro de los debates del Buen Vivir” a cargo de Matthieu Le Quang. . Matthieu Le Quang hablará también de la Iniciativa Yasuni ITT en la sesión de tarde del día 23 de octubre dentro del “Curso de economía crítica y alternativas al modelo económico dominante” organizado por el Departamento de Economía Aplicada de la UGR, el Grupo de Investigación “Historia Económica, Instituciones y Desarrollo” y Economistas sin fronteras. . Seguimos difundiendo el llamado que nos ha hecho nuestra asociación hermana “Acción Ecológica” de Ecuador pidiendo apoyo para la consulta popular sobre la Iniciativa Yasuni ITT. “Hola amigos/as Para poder financiar la consulta popular sobre el Yasuni que ya han autorizado en el Ecuador, les mando este enlace donde aparece una cuenta de paypal donde se pueden hacer donaciones y bajar el juego The Age of Yasuni. El 100% de lo recaudado tanto con el juego como las donaciones irá a financiar las actividades Yasunidos. La idea es que puedan pasar a sus contactos y así, de poco en poco se pueda avanzar en la recolección de firmas. Un abrazo a todas/os”


Boletín de sur a sur, nº 21