Lia Khabuliani – El tiempo entre las nubes

Page 1

El tiempo entre las nubes

Lia Khabuliani




Proyecto Integrado, 2019 Mª Josep Forcadell Tutora del Proyecto Integrado

Georgina Aspa Profesora del Soporte de encuadernación

Violant Cebrià Profesora de Soporte Digital

Escola d’Art La Industrial Comte d’Urgell, 187 08036 Barcelona

A todos aquellos que dediquen su tiempo a este cuento


Proyecto Integrado, 2019 Mª Josep Forcadell Tutora del Proyecto Integrado

Georgina Aspa Profesora del Soporte de encuadernación

Violant Cebrià Profesora de Soporte Digital

Escola d’Art La Industrial Comte d’Urgell, 187 08036 Barcelona

A todos aquellos que dediquen su tiempo a este cuento


¡Bienvenidos a mi mundo, queridos viajeros! Me alegra conoceros. Soy un gato negro que después de mi séptima vida he conseguido la inmortalidad, y aunque disfrute de mi vida eterna, todo tiene su parte negativa… Me gustaría que me acompañarais en mi viaje hacia la eternidad.


¡Bienvenidos a mi mundo, queridos viajeros! Me alegra conoceros. Soy un gato negro que después de mi séptima vida he conseguido la inmortalidad, y aunque disfrute de mi vida eterna, todo tiene su parte negativa… Me gustaría que me acompañarais en mi viaje hacia la eternidad.


Ha empezado a llover. —Lo que más me gusta de la lluvia son los paraguas, mis favoritos son aquellos en los que hay más de una persona debajo. Es bonito ver cómo no solo comparten la lluvia.

—A mí también me gusta la lluvia, he aprendido a apreciarla gracias al sol. —Después de la tormenta viene el sol. —¿Cuando salga el sol saldremos a jugar? —¡Siempre quieres jugar, Trueno! —Siempre quiero jugar contigo.


Ha empezado a llover. —Lo que más me gusta de la lluvia son los paraguas, mis favoritos son aquellos en los que hay más de una persona debajo. Es bonito ver cómo no solo comparten la lluvia.

—A mí también me gusta la lluvia, he aprendido a apreciarla gracias al sol. —Después de la tormenta viene el sol. —¿Cuando salga el sol saldremos a jugar? —¡Siempre quieres jugar, Trueno! —Siempre quiero jugar contigo.


Mi casa es una fábrica llena de hilos y agujas, vivo con mi mejor amigo, se llama Trueno, nació un día de tormenta y por eso lo llamamos así. Nos gustan los mismos juegos, cantamos las mismas canciones y nos reímos de cosas que solo nosotros entendemos. Cuando estoy con él me siento bien, a veces discutimos pero no me importa, siempre encontramos una solución.


Mi casa es una fábrica llena de hilos y agujas, vivo con mi mejor amigo, se llama Trueno, nació un día de tormenta y por eso lo llamamos así. Nos gustan los mismos juegos, cantamos las mismas canciones y nos reímos de cosas que solo nosotros entendemos. Cuando estoy con él me siento bien, a veces discutimos pero no me importa, siempre encontramos una solución.


El tiempo pasa, sus ojos han dejado de brillar, el tiempo se ha llevado a Trueno. Estoy muy triste y me siento cansado. Solo tengo ganas de dormir, pero no consigo soĂąar con ĂŠl. Me pregunto si estarĂĄ durmiendo en una nube.


El tiempo pasa, sus ojos han dejado de brillar, el tiempo se ha llevado a Trueno. Estoy muy triste y me siento cansado. Solo tengo ganas de dormir, pero no consigo soĂąar con ĂŠl. Me pregunto si estarĂĄ durmiendo en una nube.


El tiempo se lo ha llevado y el tiempo harรก de mi dolor un recuerdo.


El tiempo se lo ha llevado y el tiempo harรก de mi dolor un recuerdo.


La fábrica cerró poco después de que Trueno se despidiera de nosotros. Ahora es un hospital para soldados heridos. Las cosas han cambiado, y el tiempo en el hospital pasa más deprisa, las personas se marchan sin poder decir adiós.

Veo una paloma blanca, parece herida, me acerco a ayudarla. Le doy comida y me quedo a su lado hasta verla dormida. Parece una flor maltratada por el invierno. Pobre paloma.


La fábrica cerró poco después de que Trueno se despidiera de nosotros. Ahora es un hospital para soldados heridos. Las cosas han cambiado, y el tiempo en el hospital pasa más deprisa, las personas se marchan sin poder decir adiós.

Veo una paloma blanca, parece herida, me acerco a ayudarla. Le doy comida y me quedo a su lado hasta verla dormida. Parece una flor maltratada por el invierno. Pobre paloma.


Al día siguiente, le llevo comida y le pregunto hacia dónde volaba. —Soy una paloma de la paz, mis compañeras y yo volamos hacia los países en guerra para llevar esperanza a las personas. Muchas de nosotras no tienen la suerte de aterrizar y se van al cielo directamente, yo por suerte lo he podido hacer, pero mi herida me impide seguir el vuelo, tengo que recuperarme cuanto antes para alcanzarlas. ¡Es un trabajo muy importante! —Yo te ayudaré y volverás a volar.

Desde aquel día nos hemos hecho inseparables. Poco a poco se va recuperando, cada vez está más fuerte.


Al día siguiente, le llevo comida y le pregunto hacia dónde volaba. —Soy una paloma de la paz, mis compañeras y yo volamos hacia los países en guerra para llevar esperanza a las personas. Muchas de nosotras no tienen la suerte de aterrizar y se van al cielo directamente, yo por suerte lo he podido hacer, pero mi herida me impide seguir el vuelo, tengo que recuperarme cuanto antes para alcanzarlas. ¡Es un trabajo muy importante! —Yo te ayudaré y volverás a volar.

Desde aquel día nos hemos hecho inseparables. Poco a poco se va recuperando, cada vez está más fuerte.


Ha llegado el día de partir y con lágrimas en los ojos nos despedimos: —Te estaré eternamente agradecida por haber cuidado de mí y haberme ayudado a volver a volar. —Siempre que mire al cielo, me acordaré de ti. —Te quiero. Me dio un beso, abrió las alas y empezó a volar.


Ha llegado el día de partir y con lágrimas en los ojos nos despedimos: —Te estaré eternamente agradecida por haber cuidado de mí y haberme ayudado a volver a volar. —Siempre que mire al cielo, me acordaré de ti. —Te quiero. Me dio un beso, abrió las alas y empezó a volar.


Ahora cada vez que miro al cielo solo puedo pensar en ella, aunque la eche de menos, sé que está ayudando a muchas personas, y sé que algún día en vez de aterrizar se irá al cielo y entonces dormirá en otra nube.


Ahora cada vez que miro al cielo solo puedo pensar en ella, aunque la eche de menos, sé que está ayudando a muchas personas, y sé que algún día en vez de aterrizar se irá al cielo y entonces dormirá en otra nube.


La fábrica ahora es una escuela, durante el descanso de las clases hago compañía a una señora mayor, siempre me trae comida y le gusta hablar conmigo. Ella sabe que la entiendo: —Los árboles crecen tanto por dentro como por fuera. Por dentro las raíces se expanden y por fuera el árbol crece, los árboles trabajan, tienen nombres, y para cada estación se visten diferente. Son parecidos a las personas.


La fábrica ahora es una escuela, durante el descanso de las clases hago compañía a una señora mayor, siempre me trae comida y le gusta hablar conmigo. Ella sabe que la entiendo: —Los árboles crecen tanto por dentro como por fuera. Por dentro las raíces se expanden y por fuera el árbol crece, los árboles trabajan, tienen nombres, y para cada estación se visten diferente. Son parecidos a las personas.


Dentro de poco se irá de la escuela, y también viajará a otra nube, sé que está enferma y el tiempo la está esperando, pero a diferencia de Trueno, a ella le siguen brillando los ojos, no está preparada para irse, ella quiere seguir viviendo.


Dentro de poco se irá de la escuela, y también viajará a otra nube, sé que está enferma y el tiempo la está esperando, pero a diferencia de Trueno, a ella le siguen brillando los ojos, no está preparada para irse, ella quiere seguir viviendo.


Necesito hablar con el Tiempo, vive en el edificio del reloj, tengo que pedirle un deseo.


Necesito hablar con el Tiempo, vive en el edificio del reloj, tengo que pedirle un deseo.


—Buenas noches, Tiempo, quería pediros un deseo. —¿Qué deseas? —Quisiera dar a una persona mi eternidad. —¿Cuál es el motivo? —Verá, señor, he conocido a una dama a la que el tiempo se le agota más rápido de lo que ella desea. Yo le quiero dar mi tiempo infinito, ella lo necesita más que yo. —¿Estás dispuesto a sacrificar tu propia vida? —Sí. Durante mi larga vida he podido hacer grandes amistades, he visto cómo se tejía la historia, el paisaje, las costumbres, las personas…, pero también me he sentido muy solo. He tenido que despedir a muchas vidas y ahora podré reencontrarme con ellas. ¡Se alegrarán de verme!


—Buenas noches, Tiempo, quería pediros un deseo. —¿Qué deseas? —Quisiera dar a una persona mi eternidad. —¿Cuál es el motivo? —Verá, señor, he conocido a una dama a la que el tiempo se le agota más rápido de lo que ella desea. Yo le quiero dar mi tiempo infinito, ella lo necesita más que yo. —¿Estás dispuesto a sacrificar tu propia vida? —Sí. Durante mi larga vida he podido hacer grandes amistades, he visto cómo se tejía la historia, el paisaje, las costumbres, las personas…, pero también me he sentido muy solo. He tenido que despedir a muchas vidas y ahora podré reencontrarme con ellas. ¡Se alegrarán de verme!


Mi deseo fue concedido, ahora me dirijo hacia mi nube, cerca de mis amigos. Gracias por acompaĂąarme en este viaje.


Mi deseo fue concedido, ahora me dirijo hacia mi nube, cerca de mis amigos. Gracias por acompaĂąarme en este viaje.


A todas las personas que me han ayudado a recorrer este camino


A todas las personas que me han ayudado a recorrer este camino


Ilustraciones originales empleando lápiz de color y acuarela. Impreso digitalmente el 14 del 05 del 2019, sobre papel de acuarela Canson. Encuadernado a mano en el taller de Soporte de encuadernación del Proyecto Integrado en la Escola d'Art La Industrial de Barcelona. Tipografía Playfair Display. Ejemplar único.


Ilustraciones originales empleando lápiz de color y acuarela. Impreso digitalmente el 14 del 05 del 2019, sobre papel de acuarela Canson. Encuadernado a mano en el taller de Soporte de encuadernación del Proyecto Integrado en la Escola d'Art La Industrial de Barcelona. Tipografía Playfair Display. Ejemplar único.







Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.