Issuu on Google+

«El  elixir  Curalotodo»    

Felipe  Urréjola  Carnedal    XXIV  Feria  del  Libro  de  Fuerteventura   24  de  Mayo  de  2014  

La  naturaleza  desde  dentro.     El  cuento  se  desarrolla  en  dos  de  los  parajes  de  Gran  canaria  que  para  mi  tienen  un  encanto  especial,  por   su   belleza   y   su   magia.  El   pinar   de   Tamadaba   y   la   Finca   de   Osorio,   último   reducto   de   bosque   de   laurisilva   de   Gran   Canaria.  Recorrerlos  es  una  delicia,  escuchar  sus  sonidos,  envolverse  en  la  bruma  que  los  cubre  o  tumbarse  y  ver   como   los   pinos   se   pierden   en   la   inmensidad   del   cielo,   en   Tamadaba,   o     adentrarse   en   el   bosque   húmedo   de   laurisilva   de   Osorio,   son   sensaciones   indescriptibles   que   descubrí   hace   muchos   años,   en   mis   innumerables   pateadas  por  la  isla.     Su  lectura  me  ha  animado  a  volver  a  recorrer  estos  lugares.  Les  invito  a  que  lo  hagan.     El  cuento  nos  descubre  y  nos  hace  ver  la  naturaleza  como  lo  que  es:  “la  casa  de  los  animales”  cuestión   ésta  que  a  muchos,  les  cuesta  comprender.     Cuando   salimos   ahí   fuera,   la   naturaleza   nos   abre   sus   puertas,   nos   enseña   su   belleza   y   singularidades   y   a   cambio  sólo  espera   respeto.  Respeto  por  sus  inquilinos,  sus  madrigueras,  nidos  y  hormigueros…,   respeto   por   no   ensuciar   y   no   dejar   rastro   de   nuestra   presencia   (basura,   marcas   en   los   árboles,   llevarme   recuerdos   de   flores,   piedras…),   pero   sobre   todo,   espera   de   nosotros   colaboración   para   poder   dejar   el   lugar   mejor   de   cómo   nos   lo   encontramos.     La   naturaleza   es   un   bien   que   debemos   cuidar   y   este   cuento   nos   ayuda   a   transmitir   esta   idea.   Nos   muestra   el   bosque   desde   dentro,   sus   habitantes   y   la   relaciones   de   amistad,   amor,   colaboración   y   respeto   que   mantienen  entre  ellos:     • la   elegante   lechuza   y   su   amiga   la   musaraña   (una   relación,   en   la   práctica,   teóricamente   imposible),   • las  inquietas  lagartijas  (muy  buenas  vecinas  cuando  se  las  necesitas),   • la  gran  familia  de  ratones  de  campo  con  mucha  energía  y  algo  escandalosa,   • un  enamorado  pinzón  azul,  una  excelente  curandera  petirrojo,   • y  así  muchos  mas  habitantes  que  habitan  en  estos  lugares  y  que  desconocemos.       Esta   historia,   entre   otros   muchos   valores,   nos   enseña   a   valorar   lo   sabia   que   es   la   naturaleza   para   elaborar   remedios   y   mejunjes  naturales   para   aliviar   y   curar   dolencias,   y   que   nosotros   hemos   ido   incorporando   a   nuestra   vida,   a   lo   largo   de   los   años.   Ya   desde   tiempos   inmemoriales,   nuestras   abuelas   y   mas   atrás,   nos   han   dado   alguna  vez  a  tomar  algunos  de  estos  remedios,  en  algunos  casos  no  de  buen  sabor,  pero  muy  eficaces:     • ¿Quién   no   se   ha   tomado   alguna   vez   una   infusión   de   una   hierba   medicinal   para   aliviar   alguna   dolencia  o  espantar  algún  mal?   • ¿Quién  no  ha  hecho  vapores  de  eucalipto?     • ¿Quién  no  ha  desconfiado  de  su  eficacia?     Que  sabia  es  la  naturaleza  y  que  poco  la  sabemos  apreciar.     Enseñemos  a  nuestros  hijos  e  hijas  y  a  las  personas  que  tenemos  a  nuestro  alrededor,   A  amar,  respetar  y  cuidar  la  naturaleza.   A    saber  valorar  las  relaciones  entre  los  animales  y  llevarlas  a  nuestra  vida.   A  aprender  de  ella  y  de  su  sabiduría,  cada  día.       Y,  por  cierto,  la  próxima  vez  que  vaya  a  perderme  entre  pinares,  brezos,  castaños  y  barbusanos  no   dudaré  en  buscar  el  5º  pino,  ese  famoso  ¿quién  vivirá  allí?  

 


La naturaleza desde dentro