Issuu on Google+

.9 No. No. 9

No. 9

ESPIGA DE PAPEL Huella en el papel No. 10

1


espigadepapel@yahoo.com.mx SNTE Sección 16, mayo de 2010

Colegiado de Desarrollo Educativo y Cultural Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte Francisco Sarabia 240, colonia Progreso Sec. Libertad. Guadalajara, Jal. Méx. Tel. 38 83 11 00 ext.215

Director General: Fleury Eduardo Carrasquedo Monjarás Secretario de Cultura: Alfredo Gutiérrez Astorga Secretario de Prensa y Propaganda: Javier Romero López Coordinadora del proyecto: Ma. Justina Santana Tejeda Corrección de estilo: Hugo Salvador Bautista Campos Carta al Editor: Raymundo Calderón Sánchez Diseño gráfico: Ana Paola López Santana Prólogo y portada: Ramón López Morales

Impreso en México

Estos poemas podrán ser reproducidos y difundidos respetando los créditos y solicitando el consentimiento de los autores por escrito

2


CARTA AL EDITOR

En un mundo cuasi-ahogado por la decadencia humana, viviendo un cambio de época, más que una época de cambios, la alternativa al llanto y la desesperación se ha convertido en el cotidiano de las comunidades, las familias y las personas.

Los medios masivos de información (que no de comunicación) han hecho de la sociedad su presa y las notas de color amarillo son el pan nuestro de cada día y llenan nuestros ojos y oídos con cualquier cantidad de notas escandalosas; desde temblores que matan a cientos, hasta la cantidad de muertos por el transporte público.

Encontrar un oasis en el desierto implica descubrir espacios que re-humanicen al individuo, que re-creen la realidad, un espacio donde las personas encuentren un remanso de paz, que además permita las expresiones pensamientos y sentimientos, una especie de casa de la abuela.

En mis años más tiernos aquellos que crecimos en la familia, veíamos en la casa de la abuela, la oportunidad de volar, de sentir que difícilmente habría regaños, una casa grande con animales donde la imaginación, a veces truncada por la autoridad, sentía en la creatividad de las conductas una libertad que nos enlazaba alegremente a los primos, y que luego era muy extrañada cuando de regreso a la realidad cotidiana se convertía en levantos tempranos, manufactura de deberes escolares y domésticos, regaños por faltas, peleas de hermanos.

3


Así, el tapatío mexicano, el ser humano dotado de pensamiento, necesita de zonas de descanso que activen su potencia creadora, su pensamiento trascendente, que ponga a trabajar a su pluma que denuncia y tranquiliza. Así es amigo editor, esta revista, es la isla en la que el lector se descubre náufrago en el mar de la incertidumbre, porque en ella encuentra, algo que no sabía era intensamente buscado en su interior: PAZ.

Crear espacios donde el sujeto exprese ideas, implica también exigir un pensamiento crítico, un corazón intenso y una conducta de servicio, escribir es exhibir nuestros compromisos y estirar manos que desean ser leídas para ampliar horizontes y para estrechar otras manos activas, manos que escriben siempre mejor sobre PAPEL.

Raymundo Calderón Sánchez Jefe del departamento Psicopedagógico UNIVA, Secretario Nacional de planeación en el Consejo para la Investigación y Enseñanza en Psicología (CNEIP) Consejero titular en el consejo ciudadano del Instituto Jalisciense de las Mujeres Colaborador en los programas Charlas de Café y Reflejos femeninos en el 880 de AM y 106.7 de FM Colaborador regular del programa de Televisión, UNIVA TV en canal 4 y 7 de Guadalajara Colaborador del programa Creciendo Juntos del DIF Jalisco en canal 7

4


Prólogo

Un sueño, una sonrisa, una emoción; para mí eso es lo que dejamos los que tratamos que nuestras palabras sean grabadas en las hojas de un libro. Pero ¿qué hace a ese escrito diferente de todos los demás? ¿De los 10, 100 o más ejemplares que de él se imprimieron? En esta edición nos piden escribir acerca de las cosas que podemos encontrar en un libro que haya pertenecido a alguien más. Cosas que nos permiten soñar con historias, darles vida a esos pequeños objetos que sirven para hacer de ese libro un ejemplar único, inconfundible. Pensar en la historia de una flor marchita, una frase dedicada con palabras de ánimo, de desaliento, quizás de dolor; la mancha de agua que bien puede ser una lágrima a la mitad de una palabra, o quizás un poco de café derramado; un poema enmarcado con corazones, o quizás tachado con despecho; una hoja arrancada tal vez con dolor o con rabia… Tantas son las cosas que podemos encontrar, quizás olvidadas, quizás dejadas deliberadamente por algún motivo en específico, y ese es el motivo que nos queda imaginar. Y en este número 10 de Espiga de papel es la tarea darle historia a ese objeto. Y haciendo la analogía de un libro con la vida: yo me encontré entre sus páginas una espiga de papel que me ha ayudado a extender mis alas y que hoy nos invita a todos a soñar.

Ramón López Morales.

5


Índice

1.-Aguayo Álvarez Moisés……………………………..……..07 2.-Aguilar Flores Ana Isabel…………………………….…....08 3.-Bautista Campos Hugo……………………………….…....09 4.-Brambila Manuel……………………………………….…....10 5.-Calderón Sánchez Marco Alejandro……………………..11 6.-Camarena Ramos Rita……………………………..…….…12 7.-Delgado Guerrero Isidro…………………………………...13 8.-De la Torre Vega Martín (Martorrev)……………….…....14 9.-Fuentes Fuentes Juan Carlos……………………….…….15 10.-Godoy Silva Gabriela……………………………..….……16 11.-Góvea López Ricardo……………………………..…...….17 12.-Guzmán Arévalo Karina Esperanza Yannet…………...18 13.-Huerta Hernández Epifanio……………………………….19 14.-López Morales Ramón……………………………………..20 15.-López Ponce Luis………………………………….…...…..21 16.-Macías Comparán José de Jesús…………………….....22 17.-Marín Acosta Edgar……………………………….…….....23 18.-Monteón Héctor………………………………..………..….24 19.-Moreno Moreno Silvia……………………………………..25 20.-Ramírez Delgadillo Carlos Alberto………………..…….26 21.-Ramírez Núñez Víctor Manuel…………………….…..….27 22.-Rodríguez González José Luis…………………….…….28 23.-Santana Tejeda Ma. Justina……………………….……..29

6


La página furtiva ratonera de fotos polvo de un momento sus pen di do Me trae un aroma un sabor a linaza y a pigmento Es una sierpe Un crótalo voraz Traga mi sentido Me dicta silencios Me con fun de Cuando vago así entre cálculos y versos s o l o Sabiendo que urge a mis sienes remanso Volcarse en la hojarasca anidar en un verso hundirse la mirada en el mar del vaso Noté un vacío de mariposas en el cuadro del es tu dio: mis manos gritan pinceles.

J. Moisés Aguayo Álvarez

7


FOTOGRAFÍA

Surge tu recuerdo……… Como brisa fresca, como lluvia fina Tu sonrisa como siempre Tus gruesos labios sensuales Tu sonrisa apacible y tu mirada lejana El remolino del tiempo vela detrás, Los sueños que construimos Aún siguen de pie Tu mano en mi mano Tu pensamiento en el mío La esperanza de un final Aunque no sea feliz, pero final Y luego, la noche, el vuelo de retorno La sensación de vacío, de ahogo De saberte mío en un lugar lejano En otros brazos, en otro cuerpo Recuerdos de muerte, sin respiración De infantiles reproches Los cuadernos cómplices, de amor De amor de adolescente, De amor verdadero De amor de pasiones descubiertas. Tu imagen, mirada de reproche Me alegra el momento De caminatas a la luz de la luna De bailes sensuales y románticos De besos, dulces besos, De peleas, y reconciliaciones. De eternas serenatas Y de nuevo te recuerdo, Te recuerdo como el que nunca fue El que ahora no es y El que nunca será.

Ana Isabel Aguilar Flores, Lic. En educación Primaria, egresada de la BCENJ, Maestra de grupo de las escuelas primarias federales, J. Jesús Martínez Díaz y Adolfo López Mateos, Ubicadas en la zona 196 sector 24. Maestra de corazón, apasionada mujer, escritora por afición.

8


Una flor… el nombre doblado en un papel… tres líneas breves… Atrapas el instante, fijas lo fugitivo. Tienes un río en tus manos y los que amas se quedan sin importar el tiempo, sin importar la ausencia.

Hugo Salvador Bautista Pintor, escritor y dibujante. Integrante del grupo músico-vocal “Colibrí”. Disfruto el arte que no tiene final, que no termino de conocer.

9


OROPEL El papel de colores: oropel que aliaron tus dedos, que pusiste en mi libro, hoy lo he vuelto a ver. Envolvió un mazapán y mi afán fue comer aquel dulce, fue mirar tu ejercicio que hoy he vuelto a mirar. Yo guardé el papelillo: chiquillo que era yo, enamorado de tus dedos de seda sobre aquel oropel. El oropel hoy miro: suspiro porque es tu recuerdo lo que alisa este viejo que fue niño contigo.

Manuel Brambila

Trabajo: maestro de la asignatura de español en la Esc. Sec. Gral. Nº 56, "Adolfo López Mateos". Preparación: Licenciatura en Español y Maestría en Educación. Creatividad: publicación de tres libros de poemas y colaboraciones en las revistas sindicales y periódicos. Hobby: tallado en madera.

10


Quo Vadis Domine? Quo Vadis? me pregunto… y al dar la vuelta a la página, me encuentro con una hoja en blanco que me invita a imaginar Quo Vadis? me repito y al cerrar los ojos me encuentro contigo alegre, coqueta, mostrándome el camino de mi lujuria e insensatez. me resisto y me vuelvo a preguntar Quo Vadis Domine? e inmediatamente veo un verde intenso, y ahí te vuelvo a encontrar entre hojas de parra me excita pensar hasta dónde podré llegar… reconsidero y cambio la imagen, me veo hablando con mucha gente; al escucharme estoy dando un bosquejo de ti, de tu imagen , de tu aroma ácido que me impregna en el camino cuando estoy lejos de ti. Hoy abro el libro para leer preguntándome día a día Quo VadisDomine? y respondo, a ningún lado porque ya estoy en ti.

+Marco Alejandro Calderón

11


Sólo un retrato veo de ti Sólo unas palabras vacías que hablan de ti Sólo gente que murmura tu nombre Sólo una sombra en mi mente de ti Sólo poemas viejos recordándote Sólo vagos recuerdos de tu presencia Sólo una prenda olvidada en el viejo armario Sólo libros olvidados por el tiempo y tu interés Sólo una voz que nunca he escuchado sólo tú… querido padre

Rita Camarena R.

12


Cuba instantánea por Isidro Delgado Guerrero

La mulata la del centro no la lejana la que parece un maniquí bailaba farfullaba y después te pedía unas monedas un dólar El de la izquierda trigueño un buen amigo que nos llevó hasta Cuba y allá mismo dejó de ser amigo qué mala pata nos perdimos su casa y su familia para jamás volver Éste de la derecha se llama… ahora es un empresario connotado antes era estudiante pero supo invertir su capital La bajita la del centro a un lado de la negra la nuncaantesmásblanca con tanto negro al lado ella es mi esposa todavía y fue feliz en La Habana tan feliz que la añora desde siempre Y el hombre junto a ella como pregona Silvio es un hombre feliz como en la foto ahora la aprieta en carne y hueso le promete volver y actualizar las fotos del estudio.

Isidro Delgado Guerrero (Tala, Jalisco, 1975) estudió Letras en la U. de G. Dirigió la revista y el taller de creación del Círculo Literario “Memoria de la Voz” (de 2000 a 2002). Es profesor de Lengua y Literatura en el Sistema privado y en la U. de G. 13


Martorrev

14


EL “21”. ¡Todo está listo para el viaje…! conmigo, me acompaña un libro que desde tiempos, no lo concluía recuerdo sus capítulos y que hoy decidí revivir rumbo a mi destino. Al abrir sus páginas… y recordar su historia ¡ese aroma…! de libro antiguo y de hojas cafés hicieron brotar… de él, un boleto de camión, que esa niña de secundaria, me regaló. Los recuedos surgieron y lograron que… PENSARA en los mil… besos soñados. CREER que era experto en el amor SUPONER que el conteo 21, tendría más que un beso… SENTIR que ese momento era inolvidable VER en el cambio del boleto, algo a vencer IMAGINAR que para mis amigos sería un héroe. El reto vencido… el logro ganado y la fama lograda… en la secundaria el tesoro envidiado. El “boleto… 21”, que en un momento todos guardamos y que pocos, en ese tiempo lo cambiábamos sueños y logros vencidos… por un veintiuno obtenido. +JCfuentes. 15


Ahí estaba la imagen duplicada aquella mujer que se quedó a tu lado en medio del desierto deteniendo el tiempo con cadáveres de serpientes ahora el regreso improbable interlínea la distancia

viene a desgastar el recuerdo de aquella foto vacía de sueños que mantengo en un libro

Gabriela Godoy

16


Soledad

Enciendo un cigarrillo y observo el tiempo pasar Un minuto vacío y un recuerdo que se va El frío en mi alma, goza de estabilidad Un latido tranquilo, estoy cansado de escuchar Las puertas de mi corazón, odio no poder alcanzar Y estos recuerdos...atan mi libertad ¿Por qué esta soledad ingrata está causando tanto dolor? ¿Por qué no se va? ¿Por qué las noches se hacen tan largas? ¿Por qué las estrellas no pueden gritar? ¿Y por qué este miedo a perder la tranquilidad?

Ricardo Góvea López Nació el 04 de marzo de 1992 en Guadalajara, Jalisco. Estudiante de la preparatoria Tlamatinime: “Sabios que dan vida” e integrante del taller Escrituras Creativas del mismo plantel.

17


Rosa Azul Belleza de diosa De inigualable comparar, Tan delicada posa… Como una gota de cristal. Hoy tu vida se acaba Prometes retornar, Dejando en tus sábanas Promesa de regresar…

Little Apple

Karina Esperanza Yannet Guzmán Arévalo: estudiante de la Preparatoria Tlamatinime “Sabios que dan vida”. Nací el 1 de agosto de 1993 en Guadalajara, Jalisco. Integrante del taller de Escrituras Creativas.

18


Una hoja rayada con dos nombres en el margen repetidos un corazón en el centro atravesado por una flecha y la descripción tú y yo en aquel cuaderno de poemas que dijiste describía todo lo que sentías en tu corazón. “Mi vida sin ti no es vida mi amor sin el tuyo no es nada cada vez que dices que me quieres vivo para ti más enamorada. decirte que tu sentir es mi sentir que tus momentos de angustia son angustia para mí que las noches que no duermes las horas las paso pensando en ti jamás debemos alejarnos porque nuestro amor es por siempre y nunca dejará de latir.” Agregaste: Sebastián y Amelia

Epifanio Huerta Hernández

19


MARIPOSA Una noche muy tranquila salí a caminar. No tenía rumbo fijo pero, como otras veces, mis pasos me llevaron al parque cercano. La media noche se acercaba cuando una banca de metal me invitó a descansar un poco. Sentado ahí aspiré el aire fresco que emanaban los árboles. Cerré los ojos y ya no pensé más. Pasaron algunos minutos hasta que, como si se tratara de una luz tenue, un objeto a un lado mío llamó mi atención: era un libro. Era curioso que antes no notara su presencia. Lo miré fijamente por un rato y al fin lo tomé. Pude ver que, aunque era un ejemplar reciente, estaba algo avejentado, quizás por el uso. Lo hojeé rápidamente, como si jugara con él, y de sus hojas me pareció ver que volaba una mariposa que suavemente se posó a un lado mío. Pero después de la sorpresa observé que sólo era un ala la que dormía junto a mí, un ala brillante y colorida. Miré el libro, en el lugar de donde despegó aquella fantasía, y bajo la luz artificial de la lámpara, hallé impresa en una hoja el contorno de la colorida ala. Abría exacto en medio de un poema y en él, en los últimos párrafos, noté manchas redondas, difusas; parecían gotas de agua, lágrimas que siempre terminaban en el mismo lugar: Llora, mi niña, llora, que al llorar despejamos el sentimiento, que de dolor pasa sólo a ser recuerdo, y poco a poco creemos que aquello, fue tan sólo un mal sueño. Pero déjame decirte, pequeña, que aunque sólo sea un recuerdo, el calor de aquel otoño siempre, siempre lo llevaras dentro..... Descansé el libro en mis piernas, recargué la cabeza hacia atrás y el alma se me llenó de nostalgia. Recordé tantas cosas y no pude evitar lanzar un suspiro muy profundo. Pero un ligero viento me trajo de nuevo al presente al tiempo que lograba que aquel trocito de mariposa volviera a volar unos instantes, justo lo necesario para aterrizar en las hojas que le sirvieran de hogar. Suavemente acomodé el ala en la mancha que marcaba su silueta y, con mucho cuidado de no volverla a molestar, cerré el libro y lo coloqué justo como estaba. Me levanté de la banca, di un último vistazo al libro y caminé de regreso a casa, rezando una pequeña oración por la mariposa que perdió su ala. Ramón López Morales He publicados dos libros, una autobiografía: IRC, historia de mi diálisis, y una novela juvenil Bástian: Siempre seremos amigos. Desde 2009 tengo la fortuna de que mi voz se escuche en www.radiomorir.com los lunes a las 20hrs en VidaVagabunda. Mi blog: rlmorales.blogspot.com 20


T.K.T.

Te abandoné en los recuerdos y en el desliz del tiempo; una tarde de otoño limpié estantes y libreros, mis manos tropezaron con el viejo libro de secundaria, por designios extraños cayeron tus versos y fotografía, los recuerdos invadieron la memoria, regresaron los días del colegio ¡mm, amiga ¡ cerré los ojos para imaginarte, oí tu voz de golondrina gocé de tu alegría así como de tus coqueteos mudos fuimos dos adolescentes traviesos, que jugaban a enamorarse, relación de actos fallidos. Breve fue tu existencia, la muerte egoísta de ti se enamoró. En una mañana de diciembre entre cristales rotos y fierros retorcidos, tu inmaculado cuerpo entregaste. Te lloré en soledad, las hojas del tiempo volaron; aún conservo en el pensamiento tu imagen de espiga bronceada, de párpados rasgados, gris…; aún vives en aquellos que no te olvidaremos.

Luis López Ponce

21


NOSTALGIAS Por nuestra ciudad en cierta esquina siento sobre mí muchas miradas creo haber escuchado pronunciar mi nombre llama la atención el letrero: Libros usados. Tropiezo con libros en diminutos pasillos olor a viejo papel muy oxidado es un viaje a la ironía de vidas olvidadas que gritan por platicar su efímero destino Pilas de libros cual almas atormentadas con ansias indemnes de ser leídos que al abrirlos alcanzan el perdón y terminan con su culpa argumentada Un nombre ilegible con tinta perfumada una flor que pudo alguna vez ser una rosa se conjugan con el olor a antaño y a olvido parecen un llanto reprimido en el ocaso. Que busco en esta gracia de locura entre textos con toscas y raspadas pastas que guardan el tiempo sin destino y esperan un triste final no merecido Cuántas historias han contado páginas dobladas y arrugadas amarillentas que al fin en nuestras manos brindan alivio y consuelo sin saberlo Cuántos epílogos en sueños se frustraron cuántos desvelos e insomnios han curado cuánta saliva se perdió en el doblar de página sin poder alcanzar un grado de conciencia. Encuentro un corazón medio borrado una flecha el centro de su amor es traspasado observo también como trágico final una gota de sangre o lágrima justificada Y descubro entonces lo atroz, lo no pensado una página rota, desgarrada coraje, desamor, traición o desengaño evidencian la parte de unos labios alguna vez idolatrados.

José de Jesús Macías Comparán

22


V Como llagas punzantes por Edgar (Ragde) Marín Acosta

para Olga ¿Será usted un artefacto de carácter desvariado? Inquieto por el verso y por la imagen proyectada en su mente perversa. Sabemos que pronto me iré, sabemos que pronto la olvidaré, pero los recuerdos son los padres de mi inspiración, inspiración que centellea la musa cual tez perfecta inspira a su poeta. Y dicha musa dilapidada de pasión imaginada, retrocede en su visión porque su poeta es tan sólo su anhelo de modesta prohibición. Y las llagas punzantes que tengo en mis manos para escribirle, y en mi mente para recordarla se hacen presente con dolor, pero disfrutándolo estoy al escribir estos versos, que algún día recordaremos. Usted, mi musa adorada; yo, su poeta vedado.

Edgar (Ragde) Marín Joven poeta, fascinado por los escritores antiguos, que intenta destacar su estilo sombrío de los demás. Sus únicas musas: la vida, el amor y la muerte

23


V

Hoy al abrir un libro encontré una imagen : era un viejo pizarrón con una leyenda: ya sé leer y escribir gracias.

Sólo un maestro de escuela es capaz de tal hazaña. ¡Felicidades siempre!

Héctor Monteón

24


Un estudiante de Universidad Fue un ramillete de rosas del tinto más intenso las recibí hoy ¡de quién! de un personaje de cuentos ¡sí de Hadas! alto, educado correcto, ¡ojos de ensueño! Flores tintas, hojas que dan oxígeno. Fragancia de vida, cuentas de un collar descollaron de un pétalo que al caer fue atrapado por la historia, guardando el rocío esparcido entre las páginas sabias. Él andar seguro mirada cristalina manos de esperanza corazón de niño, sin mancha. En su mirar la sabiduría en su sonrisa adiviné la lealtad, el ansia de cambiar el mundo. Para su antigua maestra un ramillete rosa de un color intenso fragancia de agradecimiento aquel pequeñín de mirada azul corrigió oraciones dejé en él, huella es un triunfador se fue su niñez ahora: de Universidad Silvia Moreno 25


Mensaje de “El Principito”

Estos últimos días he estado muy estresado, con muchas preocupaciones, con mucho de todo. No tengo tiempo para mí. Esto de vivir de prisa no me es saludable. Tengo que hacer una pausa… pero los adultos somos gentes responsables y no me puedo dar ese lujo. Hoy, de nuevo amanecí con esta idea, con estas imágenes borrosas. Están en mi mente, rondando y rondando ese número romano “XIII” y “El Principito”, todo junto, muy presentes en mi sueño. De momento puedo llamar a este sueño algo loco. En estos momentos siento la necesidad de buscar mi libro de “El Principito” y buscarle alguna relación. ¿Qué tiene que ver el “XIII”, “El Principito” y yo en mis sueños? Sé que hay algo que tengo que encontrar, pero no atino qué. Confiaré en mi intuición. Cuando llegue a casa lo buscaré… primero el trabajo… Llegué a casa. Ahora a buscar el libro en mi biblioteca particular. Tengo muchos libros que ocasionalmente leo, sobre todo después de un día ajetreado. Por aquí debo de tener “El Principito”. En esta búsqueda veo muchos objetos que me hacen recordar esos años cuando fui niño. No me gusta la idea de verlos. No es fácil aceptar que han pasado muchos, muchos años de entonces. Pero pienso que hay cosas más importantes. Prefiero trabajar para pagar mis deudas, que recordar el pasado. Eso hacen todas las personas adultas, como yo. Listo, aquí está el libro. Ahora directo a atar cabos. ¿Qué mensaje hay de “El Principito”?... Supongo que el “XIII” es por el capítulo… dice que…

Carlos Alberto Ramírez Delgadillo.- Escritor con el seudónimo André Michel. Nacido en Guadalajara, Jalisco, un 21 de Mayo del ‘73. Estudió contaduría pública en la Universidad de Guadalajara. Suele decir de sí mismo: “Soy Contador por las mañanas-tardes y Escritor por las tardes-noches”.

26


PÁGINA CUARENTA En el libro un nombre y un rosario Los tres polvorientos Como el camino andado, Como el camino desierto; Como el camino des cierto.

Tu nombre en la página cuarenta, “el lobo estepario” la novela inclemente y el rosario incrustado señalando el momento en que su partida me dejó sin aliento.

Una larga década que el mundo no es habitable, sin el sonido de tu voz Isaura que se llevó consigo el descuido la larga agonía y el desaliento.

Y hoy sólo hay silencio... como el personaje de Hess adolorido y cantando a la luna sus lamentos: ¡ésta es mi soledad y éstos son mis sufrimientos!

El rosario habita en el libro para aprisionar mis sentimientos, para aprender de los aullidos la soledad que represento.

Y cual lobo estepario por el camino desierto, caminaré confundido con tu nombre como aliento. Víctor Manuel Ramírez Núñez 27


Me preguntas ¿cómo puedes ayudarme?, pues bien te diré: Para empezar tu amor ya me ha ayudado pues me ha dado la certeza de un futuro feliz a tu lado, me has devuelto la esperanza en la gente, has fortalecido mi fe en Dios, me has dado mucho más de lo había sentido que merezco y me da fuerza para seguir siendo como soy. Has apartado de mí ese terrible sentimiento de soledad que muchas veces me mataba por dentro. Tu amor me llena de vida, eleva mi espíritu.

Sigue siendo como eres, ¿dime lo que sientes por mí?, ora para que este tiempo de separación no dure mucho, siendo agradecida y apreciando lo poco o mucho que puedo hacer para hacerte feliz, dándome mi lugar en tu vida.

Cuidándote mucho por y para mí, permitiéndome esforzarme para ser digno de estar a tu lado, enseñándome lo que te gusta y disgusta, dándome lo que hasta hoy me has dado, aceptando lo que me nace darte, regalándome esa sonrisa y esa mirada que no conocía hasta hace unos cuantos días, Pensando en mí como parte de ti,

Porque yo TE AMO. Te amo con la madurez que me dan los años, con la pasión de un adolescente la ternura de un niño.

Te quiero como un ave a sus plumas, como el pez al agua, y te necesito como nunca imaginé llegar a necesitar.

Joe Ro

28


Creces lenta en el alma de la rama. Aferrada a sus raíces y sus pájaros que despertaban al alba. Espina a espina nació la palabra huizache y de su esencia naciste flor amarilla flor prisionera en las líneas rulfianas dabas suspiros queriendo recordar la forma de las nubes y el sabor azul del agua es la flor que grita asfixiada en el perfume de los tiempos, y de nuevo la flor separa las hojas de papel en los pétalos minúsculos se reflejan los soles de la planta y en ella se perpetúan los sonidos del tiempo renace la lectura en llamas mi recuerdo agradece.

Guty Santana Tejeda.- Guajeña de corazón. Maestra, historiadora, ingeniosa oradora y apasionada de las letras. Figura indispensable en las publicaciones: el Tagüinchi y Espiga de Papel.

29


Espiga 10