Page 1

Evaluación de un río  Talamanqueño con el Índice  de Integridad Biótica Visual    

Talamanca, Costa Rica,  2008 

William O. McLarney  Director      Maribel Mafla Herrera  Codirectora    Ana María Arias    Coordinadora de Investigación  

Programa Biomonitoreo de Ríos, Asociación ANAI

         

1


Contenido Introducción     CAPÍTULO  I:  METODOLOGÍA  PARA  LA  EVALUACIÓN  DE  UN  RÍO  TALAMANQUEÑO CON EL ÍNDICE DE INTEGRIDAD BIÓTICA VISUAL (IBI­VI)  Etapa 1. Revisión del sitio  Etapa 2. Observación desde las orillas     Etapa 3.  Diligenciamiento de la hoja de campo   Etapa 4.  Planificación del monitoreo  Etapa 5. Observaciones con máscara   Etapa 6. Hábitat y especies que faltan  Etapa 7. Calculo del puntaje y asignación de la Clase Biótica   Enfermedades     CAPÍTULO II: EXPLICACIÓN DE LOS PARÁMETROS EVALUADOS EN ÍNDICE DE  INTEGRIDAD BIÓTICA VISUAL (IBI­VI)    CAPITULO III: IDENTIFICACIÓN DE PECES BAJO EL AGUA  Sardinas y machaca, Familia Characidae   Sardina plateada, Familia Atherinidae  Olominas, Familia Poeciliidae    Rivulus o saltón, Familia Rivulidae  Anguila de mar, Familia Anguillidae   Anguila de suampo, Familia Synbranchidae  Peces cuchillo, Familias Gymnotidae y Rhamphicthyidae   Barbudos, Familia Heptapteridae   Roncador o ronco, Familia Haemulidae   Mojarras, chogorras, guapotes y tilapia, Familia Cichlidae  Lisas, Familia Mugilidae  Gobios, Familia Gobiidae  Guavinas y dormilones, Familia Eleotridae     Bibliografía      

3     4  5  5  6  7  7  8  9  11      13    17  19  20  20  22  22  23  23  24  24  24  26  27  27    29 

     

2


INTRODUCCIÓN La  calidad  biológica  de  los  sistemas  acuáticos  está  siendo  afectada  en  forma  creciente  a  causa de las presiones generadas por las actividades humanas. Entre las acciones de origen  antropogénico  que  afectan  los  cuerpos  de  agua,  principalmente  los  lóticos,  se  encuentran  las grandes obras de ingeniería, la transformación del paisaje, los cambios en el uso de la  tierra,  la  introducción  de  especies  exóticas,  la  sobreexplotación  de  sus  recursos,  la  contaminación,  la  ocupación  de  las  planicies  de  inundación,  los  cambios  de  cursos  y  la  derivación de canales para usos agropecuarios (Karr 1991).     El creciente interés por conocer y proteger los ecosistemas fluviales y estudiar sus cambios  en el tiempo, ha estimulado en las últimas décadas el desarrollo de criterios biológicos que  permitan estimar el efecto de las intervenciones humanas en ellos (Norris y Hawkins 2000).  El  monitoreo  de  aguas  desde  el  punto  de  vista  biológico  se  fundamenta  en  la  capacidad  natural  que  tiene  la  biota  de  responder  a  las  perturbaciones  que  se  presentan  en  su  ambiente (Segnini 2003).     Por  su  carácter  indicador,  los  peces  constituyen  uno  de  los  grupos  de  organismos  más  idóneos  para  evaluar  dichos  procesos  ecológicos.  El  monitoreo  de  los  ensamblajes  de  las  comunidades  ícticas  es  un  componente  integral  de  muchos  programas  de  manejo  y  valoración  en  la  calidad  de  aguas  corrientes,  y  su  importancia  radica  en  que  son  parte  representativa de la dinámica energética de estos ecosistemas (Barbour et al. 1999).    El  primer  sistema  multimétrico  para  conocer  la  calidad  del  agua  fue  desarrollado  para  aplicarse  en  peces  por  Karr  (1981)  y  se  denominó  Índice  de  Integridad  Biótica  (IBI).  A  partir de éste se han desarrollado numerosos protocolos de investigación basados en éste  enfoque, llegando a utilizar en algunos casos macroinvertebrados bentónicos. El uso de este  tipo de índices tiene amplia aceptación en entidades gubernamentales en varios países; sin  embargo,  el  modelo  del  IBI  aún  es  incipiente  en  el  neotrópico,  debido  al  moderado  conocimiento de su ictiofauna, principalmente en cuanto a su taxonomía y comportamiento  frente a las variaciones naturales o antrópicas en el medio.     A nivel de Costa Rica la única institución que trabaja con índices bióticos integrados  es el  programa  Biomonitoreo  de  Ríos  de  la  Asociación  ANAI,  el  cual  ha  evaluado  desde  el  año  2001  el  estado  ecológico  de  los  cuerpos  de  agua  corriente  de  Talamanca  y  el  Valle  de  la  Estrella. En un principio la evaluación de los ríos y quebradas con base en peces se efectuó  por  medio  de  un  Índice  de  Integridad  Biótica  ajustado  para  la  región,  cuya  metodología  implicaba  del  uso  de  costosos  equipos,  como  por  ejemplo  unidades  de  electropesca  tipo  mochila. Sin embargo, a raíz del creciente interés de las comunidades Talamanqueñas por la  conservación de la biodiversidad y el ambiente, y por las iniciativas de establecimiento de  grupos  comunitarios  de  biomonitoreo  continuo,  el  Programa  estableció  el  Índice  de  Integridad  Biótica  Visual  (IBI‐VI),  una  metodología  económicamente  accesible  a  los  pobladores  de  la  región,  ya  que  se  reemplaza  el  uso  de  la  electropesca  por  censos  subacuáticos.   3


Capítulo I

METODOLOGÍA PARA LA EVALUACIÓN DE UN RÍO  TALAMANQUEÑO CON EL ÍNDICE DE   INTEGRIDAD BIÓTICA VISUAL (IBI­VI) 

 

 

4


METODOLOGÍA PARA LA EVALUACIÓN DE UN  RÍO TALAMANQUEÑO CON EL ÍNDICE DE  INTEGRIDAD BIÓTICA VISUAL (IBI­VI) 

Para evaluar la salud ecológica de un río utilizando las comunidades de peces es necesario  recopilar  información  cuantitativa  que  permita  determinar  las  proporciones  de  algunas  especies o grupos de especies. Debido a que la realización de conteos visuales permite una  aproximación a la abundancia relativa de la mayoría de especies sin necesidad de emplear  artes  de  pesca  tales  como  atarrayas,  trasmallos  y  redes  de  arrastre  que  en  muchos  casos  resultan incómodas y poco portátiles, ó la electropesca que no es económicamente accesible  al público en general, el programa Biomonitoreo de Ríos de la Asociación ANAI desarrolló  un Índice de Integridad Biótica Visual (IBI‐VI) basado en observaciones con máscara. Esta  metodología además de ser económica, confiable y fácilmente aplicable en sitos alejados, es  la menos invasiva y perturbadora para los peces.      La metodología mostrada a continuación es una guía de las actividades a desarrollar para  determinar  la  integridad  biótica  de  un  sitio  por  medio  de  las  comunidades  ícticas.  Al  culminar este proceso además de la clase biótica se obtiene una lista casi completa de las  especies  que  habitan  el  sitio,  con  especificaciones  de  la  abundancia  relativa  y  de  la  condición física de los individuos, principalmente en lo relacionado a enfermedades.      que en estos se pueden encontrar especies  Etapa 1. Revisión del sitio  diferentes  propias  de  estos  ambientes.  De  Cuando  es  la  primera  vez  que  se  visita  un  igual forma, es necesario revisar si existen  lugar  ó  se  tiene  conocimiento  ó  sospecha  áreas  con  sombra  o  sin  sombra  para  la  de que el sitio ha cambiado recientemente,  realización  de  observaciones  en  ambas  es  necesario  efectuar  una  revisión  del  condiciones.  Una  vez  se  efectuado  todo  el  sector  del  río  a  evaluar  antes  de empezar.  recorrido  se  procede  a  seleccionar  el  Se deben recorrer como mínimo 500 m del  trecho  del  río  más  típico  y  representativo  cauce  para  seleccionar  los  sitios  más  del sitio para el desarrollo del trabajo.    óptimos  en  los  cuales  realizar  las    observaciones,  evitando  así  el  desarrollo  Etapa 2. Observaciones desde las orillas     del trabajo en un trecho atípico del río.   Consiste en caminar por las orillas durante    Durante  la  realización  del  recorrido  se  por  lo  menos  30  minutos  determinando  desde afuera del agua el mayor número de  registran  los  diferentes  tipos  de  hábitat  presentes: pozas, rápidos, remansos, pozas  especies  posibles,  tomando  registro  de  su  aisladas,  socavados,  raíces,  rocas  grandes,  abundancia.  Se  recomienda  en  lo  posible  cuevas, troncos, vegetación en el agua, etc,  no  caminar  dentro  del  río  para  no  oscurecer  el  agua  ni  asustar  a  los  peces  para que en el momento de seleccionar los  (Figura 1). En esta etapa las observaciones  sitos  en  donde  realizar  las  observaciones  están  dirigidas  principalmente  a  Awaous  no  sólo  se  tengan  en  cuenta  los  hábitats  banana y Poecilia gillii.    principales (rápido, remanso y poza), sino    también  los  denominados  como  raros,  ya  5


Figura 1. Observación de peces desde la orilla 

orillas menos  profundas  y  las  pozas  aisladas,  que  constituyen  los  hábitat  preferenciales  de  esta  especie.  Es  importante  tener  en  cuenta  la  talla  de  los  individuos  y  los  lugares  donde  se  registraron, ya que como se muestra en la  Tabla  2  estos  factores  son  claves  para  determinar su abundancia.    Tabla 2. Niveles de abundancia de P. gillii 

Abundante

Abundancia de A. banana  Se  observan  con  facilidad  varios  organismos  de  todos  los  tamaños.  Se  pueden  encontrar  individuos  en  hábitat  atípicos  tales  como  los  rápidos  y  la  zona  central de las pozas grandes. 

Común

Solo se  pueden  encontrar  individuos  aislados, siendo en su mayoría de tamaño  reducido. 

Raro

Cuando en  determinado  tiempo  de  búsqueda  no  se  encuentra  ningún  individuo o se observan muy pocos.  

Poecilia  gillii  (Panzona,  pipón  o  chompipe).  Es  una  de  las  especies  más  fáciles  de  observar  en  las  orillas.  En  lo  posible la búsqueda se debe concentrar en  áreas  donde  el  sol  penetre  en  forma  directa.  Si  en  los  primeros  minutos  del  recorrido  no  se  puede    observar  esta  especie,  es  un  indicio  de  que  no  es  abundante.  Sin  embargo,  para  tener  una  mayor  seguridad,  se  camina  por  áreas  secas  como  las  colas  de  las  pozas,  las 

Común

Tabla 1. Niveles de abundancia de A. banana 

Raro

  Awaous  banana  (Chuparena).  Las  observaciones  se  deben  focalizar  en  los  sectores  donde  el  sustrato  está  representado  principalmente  por  arena.  Según el nivel de abundancia se asigna una  de las categorías mostradas en la Tabla 1.   

Abundante

Abundancia de P. gillii  Cuando se registran organismos de todos  los tamaños en los diferentes hábitat del  río.  Se  observan  grandes  cantidades  de  individuos  pequeños  por  las  orillas  y  los  grupos  familiares  tienden  a  ser  imposibles  de  contar,  encontrándose  muchas  veces  hasta  en  la  mitad  de  un  rápido fuerte.    Son  fáciles  de  localizar.  Están  presentes  en  grupos,  principalmente  en  pozas  y  remansos,  con  un  poco  de  esfuerzo  se  pueden  contar.  Los  grupos  familiares  pueden  estar  constituidos  por  un  poco  mas de 10 individuos.   En  determinado  tiempo  de  búsqueda  no  se  observan  individuos  muy  a  menudo;  hay pocos grupos familiares.  

  Etapa 3.  Diligenciamiento de la hoja de  campo   Consiste  en  diligenciar  la  hoja  de  campo,  completando  los  espacios  de:  río,  cuenca,  hora  de  inicio,  visibilidad  bajo  el  agua,  responsables  del  muestreo,  etc.  En  este  momento  se  debe  tomar  la  temperatura  del  agua  y  apuntarla.  En  las  columnas  de  orillas se registran las especies observadas  especificando,  en  caso  de  ser  posible,  su  abundancia.  Se  realiza  un  cálculo  de  la  distancia  aproximada  recorrida  durante  las  observaciones  por  las  orillas.  En  esta  etapa  como  máximo  se  deben  invertir  10  minutos.     6


Etapa 4.  Planificación del monitoreo  En  este  momento  se  seleccionan  los  mejores  hábitat  para  realizar  las  observaciones con máscara. Por lo general  se  deben  incluir  como  mínimo  dos  pozas  (una  grande  y  una  pequeña),  un  rápido  y  un remanso, pero esto puede variar según  las características del sitio. En caso de que  alguno  de  estos  ambientes  no  esté  presente se debe intensificar el trabajo en  los restantes.     Etapa 5. Observaciones con máscara    Se  requiere  como  mínimo  la  participación  de  dos  personas,  siendo  un  requisito  esencial  que  posean  destrezas  en  la  determinación de especies de peces bajo el  agua, ya que además de la identificación es  necesario  registrar  el  número  de  individuos  observados  y  mantener  un  conteo  del  número  de  estos  con  síntomas  visibles  de  enfermedades,  parásitos  y  anomalías  (Ver  página  11).  Se  debe  ser  cuidadoso  para  evitar  contar  el  mismo  individuo dos veces. Puede ser de utilidad  hacer un listado de las posibles especies a  encontrar  antes  de  ingresar  al  agua.  Esta  etapa se divide de la siguiente forma:     A. Observaciones en pozas y remansos  

Una  vez  tendido  el  lazo  las  personas  se  ubican  fuera  del  agua  y  la  dejan  reposar  por 5 minutos con el fin de que el agua se  aclare  y  que  los  peces  se  tranquilicen  por  la  perturbación  causada.  Pasado  este  tiempo,  se  toma  la  cuerda  del  extremo  inferior,  es  decir,  de  la  parte  localizada  aguas  abajo,  y  se  avanza  hasta  la  primera  marca  (si  la  poza  es  de  más  de  20  m  se  debe  avanzar  cada  4  m  y  si  es  de  menos  cada  2  m).  En  cada  marca  se  realiza  el  conteo  durante  unos  minutos  procurando  realizar el menor número de movimientos  posibles  (Figura  3).  Se  registran  las  especies  encontradas  y  el  número  de  individuos  que  se  van  viendo  en  cada  punto,  apuntando  esto  en  las  libretas  de  mano.     Figura 2. Proceso de sujetar los lazos  

Tiempo mínimo: 90 minutos en pozas y 40  minutos en remansos   

La primera actividad a realizar es calcular  el  ancho  tanto  de  la  poza  como  del  remanso. En caso de que este sea mayor a  10  m,  se  deben  colocar  dos  lazos  longitudinales  (si  es  menor  o  si  se  puede  observar  desde  el  medio  del  río  las  dos  orillas,  colocar  solo  un  lazo)  que  estén  marcados  cada  dos  metros,  sujetándolos  desde ambos extremos con el fin de que la  corriente  no  modifique  la  dirección  de  los  mismos.  Para  sujetar  los  lazos  se  pueden  emplear  rocas,  troncos  u  otros  materiales  (Figura 2). 

Figura 3. Realización de conteos en pozas  

7


Hay ciertas  especies  que  en  ocasiones  pueden  ser  demasiado  abundantes  para  contar  los  individuos  uno  por  uno,  siendo  suficiente en estos casos reportar que son  abundantes. Ejemplo de ello lo constituyen  algunos tipos de sardinas, las panzonas, los  tepemechines y los chupapiedras.    Debido a que a las mojarras reales (género  Astatheros)  son  la  base  para  el  cálculo  de  un  métrico  del  IBI‐VI,  es  indispensable  realizar  en cada  estación  un  conteo  de  los  individuos  de  más  de  50  mm  de  longitud,  concentrando la búsqueda en el fondo y en  las orillas de las pozas.     Otro  punto  que  se  debe  observar  es  la  abundancia  relativa  de  Astyanax  aeneus  respecto  a  las  demás  sardinas  (Astyanax  orthodus y/o Bryconamericus scleroparius).  En  este  punto  hay  que  ser  muy  cuidadoso  con los conteos, ya que los individuos de A.  aeneus  son  hiperactivos  y  se  acercan  mucho  a  las  personas,  tendiendo  a  exagerar  su  abundancia.  Al  finalizar  los  conteos se deben pasar los datos a la hoja  de  campo,  anotando  además  el  largo  y  ancho aproximado de las pozas y remansos  evaluados.     B. Observaciones en rápidos    

Tiempo: 15 a 30 minutos 

Consiste en  ubicarse  boca  abajo  y  desplazarse  río  arriba  por  los  rápidos  en  búsqueda  de  las  especies  propias  de  este  ambiente  (Sicydium  spp,    Agonostomus  monticola y Joturus pichardi). En las partes  más  profundas  y  fuertes  se  debe  prestar  atención a Joturus pichardi, debido a que  puede ser difícil de observar a pesar de su  presencia.  En  este  ambiente  no  es  necesario ir en línea recta, en caso de que  no  se  hayan  registrado  todas  las  especies  se  puede  buscar  otro  rápido  y  hacer  el  recorrido en forma de zigzag.  

Otra forma de determinar la presencia de J.  pichardi  es  por  medio  de  las  huellas  que  deja  sobre  las  rocas  al  alimentarse.  Estas  se  observan  en  los  rápidos,  a  veces  sobre  del  nivel  del  agua  y  generalmente  en  grupos,  como    manchas  blancas  más  o  menos rectangulares de aproximadamente  25  x  50  mm,  pero  variando  según  el  tamaño  del  individuo.  Estas  manchas  se  observan  debid  que  los  individuos  al  raspar  las  algas  de  la  rocas  las  dejan   sectores  limpios.  Al  finalizar  la  etapa  se   calcula  el  largo  y  ancho  del  rápido  evaluado  y se  apunta en  la  hoja  de  campo  junto  con  las  observaciones  de  las  especies.     Etapa 6. Hábitat y especies que faltan  Después  de  haber  culminado  las  etapas  anteriores,  es  necesario  revisar  la  lista  de  especies  para  ver  si  hay  alguna  especie  esperada en ese sitio que no se registró. Si  no hay ninguna, el muestreo se puede dar  por  finalizado,  mientras  que  si  existe  alguna  duda  se  debe  realizar  una  última  etapa.    Existen  algunos  peces  que  difícilmente  se  pueden  observar  en  el  día  sin  utilizar  diferentes  artes  de  pesca,  entre  estos  se  encuentran:  las  dos  anguilas,  Anguilla  rostrata  (Anguila  de  mar)  y  Synbranchus  marmoratus  (Anguila  de  suampo);  las  especies  del  género  Rhamdia  (Barbudos);  la guavina negra (Eleotris spp) y los peces  cuchillo, Gymnotus y Brachyhypopomus. En  muchas  oportunidades  los  registros  de  estas especies se logran por la revisión de  posibles  escondites  (bajo  piedras  grandes,  entre  raíces,  cerca  de  troncos),  ya  que  la  inspección  de  estos  lugares  aumenta  la  posibilidad de ver las especies cripticas.     Si  en  alguna  oportunidad  se  corre  con  la  fortuna  de  encontrar  alguna  de  estas  especies se debe registrar, pero no se exige  8


la búsqueda de las mismas por la dificultad  que  esto  representa.  De  ser  posible  se  entrevista  a  vecinos  y  otros  conocedores  del  sitio  para  obtener  reportes  de  las  especies  normalmente  vistas  allí,  sí  el  listado incluye especies no observadas por  las  personas  que  estén  realizando  el  muestreo  se  debe  aclarar  que  es  una  comunicación personal.     En  caso  de  que  una  especie  relativamente  fácil  de  observar  y  esperada en  el  sitio  no  se registre durante el trabajo ya realizado,  se  examina  el  hábitat  preferencial  de  la  especie y se busca por un periodo máximo  de  15  minutos.  Por  ejemplo,  si  en  un  río  con  buenos  rápidos  no  aparece  el  bobo  (Joturus  pichardi),  se  debe  buscar  en  los  rápidos  más  profundos  y  fuertes;  en  caso  de  faltar  una  especie  pequeña  como  Phallichthys  amates  (viuda  alegre),  se  revisan  las  pozas  aisladas  u  otros  ambientes  con  sustrato  suave,  y  sí  falta  Priapichthys  annectens  la  búsqueda  se  dirige  a  sitios  con  aguas  poco  profundas  por las orillas o en cauces secundarios con  cobertura boscosa.     Siempre  es  una  buena  práctica  revisar  al  final los hábitats especiales, es decir, pozas  aisladas  sin  corriente,  cauces  secundarios  poco  profundos  y  sitios  con  vegetación  creciendo  dentro  el  agua  (Figura  4).  Aunque  la  idea  de  esta  metodología  es  la  identificación  visual,  en  estos  casos  se  permite  el  uso  de  redes  de  mano  para  capturar  peces  pequeños  en  aguas  poco  profundas (Figura 5).    Etapa  7.  Calculo  del  puntaje  y  asignación de la Clase Biótica   Luego  de  haber  concluido  la  fase  de  trabajo de campo y con base en los datos e  información  registrada  se  procede  a  asignar  el  puntaje  a  los  métricos 

propuestos en  el  IBI‐VI.  La  determinación  de cuál de los índices utilizar, ríos grandes  (Tabla  3)  ó  ríos  pequeños  y  quebradas  (Tabla  4),  depende  del  área  de  cuenca.  Si  esta es mayor o igual  a 10 km² se utiliza el  de  ríos  grandes  y  si  es  menor  el  de  ríos  pequeños y quebradas.     Al  obtener  los  valores  de  cada  uno  de  los  métricos se procede a realizar la sumatoria  y  con  el  valor  final,  independientemente  del  índice  utilizado,  se  determina  la  clase  biótica  del  río  o  quebrada  según  lo  propuesto en la Tabla 5.   

Figura 4.  Revisión  de  hábitat  especiales  (raíces grandes)  

 

Figura 5.  Revisión  de  hábitat  especiales  con  redes de mano  

9


Tabla 2.  Métricos  del  Índice  de  Integridad  Biótica  Visual  (IBI‐VI)  para  la  valoración  ríos  grandes (Área de cuenca mayor o igua a 10 km²).      IBI­VI  EXPERIMENTAL  PARA RÍOS GRANDES (Área de cuenca ≥ 10 km²)  Métrico   1. Abundancia de Poecilia gillii  2.  N° de especies dependientes del bosque 

6,7

4,0

1,3

Rara u ausente 

Común 2 o más especies  presentes, 1 o más  comúnes 

Abundante Ninguna o 1‐3  todas raras en  cantidad  Abundante, varios  tamaños  0‐3 especies   ninguna común 

2 o más especies presentes,  1 o más abundantes 

3.  Abundancia de Awaous banana 

Rara o ausente 

Común

4.  N° de especies características de  rápidos 

3 especies, por lo menos 2  abundantes, Joturus adultos 

5.  Abundancia de Astatheros adultos 

Abundantes (adultos  constantemente visibles en  pozas y remansos) 

2 o 3 especies, por lo  menos una común    Comúnes (adultos a  menudo visibles)   

6.  Proporción de Astyanax aeneus  respecto a las otras sardinas  7. N° de  especies intolerantes   8.  N° de especies nativas restringidas a  agua dulce  9. N° de individuos con enfermedades,  parásitos u otras anomalías. 

Raros (se ven  ocasionalmente) ó   ausentes 

< 30% 

30 – 98 % 

> 98% 

2 o más especies (varios  individuos), Joturus adultos. 

1 especie, varios  individuos 

0 ó 1 especie con  pocos individuos 

7 o más 

4 ‐ 6 

0 ‐ 3 

0 – 7 

8 ‐ 19 

≥ 20 

Tabla  3.  Métricos  del  Índice  de  Integridad  Biótica  Visual  (IBI‐VI)  para  la  valoración  ríos  pequeños y quebradas (Área de cuenca menor a 10 km²).   

IBI­VI  EXPERIMENTAL  PARA RÍOS PEQUEÑOS (Área de cuenca < 10 km²)  Métrico   1. Abundancia de Poecilia gillii  2.  N° de especies dependientes del  bosque  3.  N° de especies características de  rápidos  4.  Abundancia de Astatheros adultos  5.  Proporción de Astyanax aeneus  respecto a las otras sardinas  6. N° de  especies intolerantes   7.  N° de especies nativas restringidas  a agua dulce  8. N° de individuos con enfermedades,  parásitos u otras anomalías. 

7,5 Rara u ausente  2 o más especies  presentes, 1 o más  abundantes 

4,5 Común  2 o más especies  presentes, 1 o más  comúnes 

1,3 Abundante  Ninguna o 1‐3  todas raras en  cantidad 

3  

2

0‐1  

Abundantes (adultos  constantemente visibles  en pozas y remansos) 

Comunes (adultos a  menudo visibles)   

Raros (se ven  ocasionalmente)  ó  ausentes 

< 30% 

30 – 98 % 

2 o más especies (varios  individuos) 

1 especie, varios  individuos 

> 98% 

0 ó 1 especie con  pocos individuos 

9 o más 

5 ‐ 8 

≤ 4 

0 – 7 

8 ‐ 19 

≥ 20 

Especies dependientes del bosque: Astyanax orthodus, Bryconamericus scleroparius, Alfaro cultratus y Priapichthys annectens.   Especies de rápidos: Joturos pichardi, Agonostomus monticola, Sicydium spp.   Especies intolerantes: Astyanax orthodus, Priapichthys annectens, Astatheros rhytisma, Joturus pichardi.   Especies  nativas  restringidas  a  agua  dulce:  Astyanax  aeneus,  Astyanax  orthodus,  Bryconamericus  scleroparius,  Brycon  guatemalensis,  Rivulus isthmensis, Alfaro cultratus, Phallichthys amates, Poecilia gillii, Priapichthys annectes, Synbranchus marmoratus, Brachyhypopomus  occidentalis,  Rhamdia  guatemalensis,  Rhamdia  rogersi,  Archocentrus  myrnae,  Archocentrus  nigrofasciatus,  Astatheros  bussingi,  Astatheros  rhytisma, Parachromis loisellei y Atherinella chagresi. 

10


Tabla 5.  Clases  de  calidad  biológica  según  el  puntaje del IBI‐VI    

Puntaje 58 ‐ 60  48 ‐ 52  39 ‐ 44  28 ‐ 35  12 ‐ 23 

Clase Excelente  Bueno  Regular  Pobre  Muy pobre 

Nota:  En  caso  de  que  el  valor obtenido  corresponda  a  los  intermedios  de  los  rangos  mencionados  en  la  tabla,  las  personas  que  están  realizando  en  trabajo  deben determinar según sus criterios y las  condiciones observadas en el rio, cual es la   

clase biológica  a  la  que  se  ajusta  más  el  lugar.  Sin  embargo,  si  el  valor  es  notoriamente  más  cercano  a  uno  de  los  dos rangos entre los que se ubica, se asigna  la calidad biológica correspondiente a éste.      ENFERMEDADES Durante todo muestreo se debe realizar un  conteo  de  los  individuos  con  síntomas  visibles  de  enfermedades,  parásitos  o  anomalías.  Se  debe  tomar  registro  de  la  cantidad  de  individuos  enfermos  por  especie  en  cada  uno  de  los  ambientes  evaluados.  Las  condiciones  patológicas  más comúnmente observadas se muestran  en la Tabla 6. 

Tabla 6. Patologías externas comúnmente observadas en los peces de la región de Talamanca   

ENFERMEDAD Ectoparásitos  Emaciación  Erosión del opérculo 

Se observan como pequeñas manchas negras redondas en el cuerpo y las  aletas. Se presentan con mayor frecuencia en Sicydium spp, Poecilia gillii  y Archocentrus myrnae (Figura 6).  El individuo  se ve muy delgado a  consecuencia de no comer o no  poder  digerir la comida.  Desaparece  parte  del  opérculo  (la  estructura  que  tapa  las  agallas),  pudiéndose observar la agalla a simple vista. 

Escoliosis y lordosis 

Curvatura visible de la columna vertebral. 

Exopthalmus

Alguno de los ojos inflamado, de gran tamaño. 

Pérdida de fragmentos de las aletas, se perciben como mordisqueadas. Es  más  común  y  fácil  de  observar  en  la  aleta  caudal  (cola),  pero  puede  presentarse en las demás aletas (Figura 7).  Estructuras  blancas,  muchas  veces  filamentosas  (motosas),  que  crecen  sobre el cuerpo y las aletas. 

Finrot

Hongos

                 

CARACTERÍSTICAS

Si durante  el  desarrollo  del  trabajo  se  puede  obtener  información  acerca  de  los  siguientes aspectos, es importante incluirla en el informe final, ya que en un futuro  puede permitir la realización de ajustes al IBI‐VI para su mejoramiento:     9 Distribución de tamaños de los individuos de una especie.  9 Comportamientos reproductivos.  9 Alimentación.  9 Patrones de coloración inusual. 

11


Figura 6. Individuo de Poecilia gilli con ectoparásitos 

 

  

Figura 7. Individuo de Priapichthys annectens con finrot en las aletas dorsal y caudal.  

        

                                12


Capítulo II EXPLICACIÓN DE LOS PARÁMETROS EVALUADOS EN  ÍNDICE DE INTEGRIDAD BIÓTICA VISUAL (IBI­VI) 

 

    13


EXPLICACIÓN DE LOS PARÁMETROS EVALUADOS EN  ÍNDICE DE INTEGRIDAD BIÓTICA VISUAL (IBI­VI)   

Abundancia de Poecilia gillii 

La panzona  común,  Poecilia  gillii,  es  una  especie  de  distribución  general  en  Talamanca,  encontrándose  en  mayor  abundancia  en  ambientes  intervenidos  o  muy  intervenidos.  Observaciones  realizadas  en  la  región  han  permitido  determinar  que  la  abundancia  de  esta  especie  en  ríos  y  quebradas  aumenta  a  medida que lo hace la cantidad de materia  orgánica y el espejo de agua con radiación  solar  directa.  En  estas  condiciones,  la  panzona  por  ser  una  especie  detritívora  alcanza  su  pico  de  abundancia  máximo,  debido a que un enriquecimiento de origen  orgánico,  sumado  a  buena  radiación  solar  promueve  el  crecimiento  de  algas  filamentosas.  Una  abundancia  exagerada  de  esta  especie  es  reflejo  de  una  baja  cobertura boscosa y de enriquecimiento de  las aguas en materia orgánica proveniente  de  estiércol  de  ganado  o  desechos  humanos.   

Número de  especies  dependientes  del bosque  La proporción de cobertura boscosa a nivel  de  cuencas  es  un  factor  determinante  sobre  la  calidad  del  agua.  Sin  embargo,  también  se  han  observado  efectos  fuertes  en  la  composición  de  las  comunidades  de  peces  por  la  presencia  o  ausencia  de  árboles y arbustos en las orillas de los ríos,  independientemente  de  la  condición  de  la  cuenca.  Debido  a  esto  se  creó  la  categoría  “peces  dependientes  del  bosque”,  que  incluye  algunas  especies  exclusivas  de  riachuelos  en  bosques  no  muy  intervenidos y otras que persisten hasta en  ríos  grandes.  En  todos  los  casos  la  abundancia  de  estas  especies  está 

relacionada con  la  presencia  de  árboles  y  arbustos en las orillas, ya que dependen de  estos como fuente de alimento, protección  y sombra.   

Abundancia de Awaous banana 

Al ser  una  especie  insectívora,  que  se  alimenta  filtrando  la  arena,  Awaous  banana  es  la  única  especie  de  los  ríos  de  Talamanca  y  el  Valle  La  Estrella  (con  la  posible  excepción  de  Citharichthys  spilopterus,  de  distribución  limitada),  que  responde  de  manera  positiva  al  incremento  de  origen  antropogénico  en  la  proporción de arena en el sustrato. A pesar  de que los ríos y quebradas de la región de  Talamanca  presenten  en  forma  natural  sustratos  arenosos,  en  sitios  donde  la  arena  excede  los  niveles  normales,  como  es  el  caso  de  la  mayoría  de  canales  bananeros, A. banana llega a ser una de las  especies más abundantes.    

Número de  especies  características  de rápidos  En  cualquier  río  o  quebrada  los  rápidos  constituyen  una  de  las  zonas  más  productivas  en  términos  de  biomasa  de  peces e invertebrados. Sin embargo, pocas  especies  de  peces  están  adaptadas  para  vivir  permanentemente  en  estos  ambientes.  Utilizar  el  número  de  especies  de  peces  adaptados  para  vivir  en  los  rápidos resulta en un buen indicador de la  calidad del ambiente en estos biotopos.   

Abundancia de Astatheros adultos  En  la  mayoría  de  casos  las  aguas  adyacentes  a  las  orillas  de  un  río  o  quebrada  representan  una  de  las  partes  14


más productivas en peces. En la región las  mojarras  reales,  Astatheros  spp.,  son  los  peces  más  íntimamente  relacionados  con  las  orillas,  razón  por  la  cual  se  utiliza  la  proporción  de  estas  en  el  IBI‐VI  para  evaluar la condición de este hábitat. 

Proporción  de  Astyanax  aeneus  respecto a otras sardinas   Se  ha  encontrado  que  en  aguas  poco  impactadas  por  el  hombre  la  combinación  de  disponibilidad  de  hábitat,  alta  calidad  del  agua,  y  buena  producción  autóctona  y  alóctona  de  invertebrados,  resulta  en  que  la mayoría de las sardinas sean A. orthodus  y/o  B.  scleroparius,  estando  en  algunos  casos  ausente  A.  aeneus.  Conforme  avanza  la  deforestación,  sedimentación,  canalización  y/o  contaminación,  la  proporción  de  A.  aeneus  aumenta,  aparentemente  por  su  movilidad,  agresividad y voluntad para arriesgarse en  sitios  que  no  ofrecen  protección  de  depredadores.  Mientras  que  las  otras  sardinas  prefieren  cazar  su  comida  en  la  sombra de las raíces, por orillas profundas  o  en  las  cabezas  de  las  pozas,  que  ofrecen  comida  y  protección  en  el  mismo  sitio,  A.  aeneus  es  más  capaz  de  alimentarse  de  forma  oportunista,  respondiendo  con  rapidez  a  cualquier  objeto  que  cae  en  el  agua.  En  casos  extremos,  y  especialmente  en  quebradas  contaminadas  y/o  totalmente  expuestas  al  sol  no  es  extraño  encontrar que A. aeneus es la única sardina  presente.     

Número de especies Intolerantes  En  biomonitoreo  es  tradicional  identificar  algunas  especies  como  “tolerantes”  o  “intolerantes”,  y  usar  la  proporción  de  individuos  o  número  de  especies  en  cada  grupo  como  un  indicador.  Debido  a  la  dificultad  de  realizar  conteos  exactos  por  medio  de  la  metodología  de  censos 

subacuáticos, en  el  IBI‐VI  se  tiene  en  cuenta el número de especies intolerantes  registradas  en  el  muestreo.  “Tolerante”  es  un  término  que  remite  a  la  pregunta  ¿tolerante  a  qué?  y  la  contestación  “tolerante  al  estrés”  no  es  totalmente  adecuada.  Los  conceptos  de  tolerancia  e  intolerancia  utilizados  se  basan  en  los  siguientes criterios:    9 Relación  con  oxigeno  disuelto:  en  el  trópico  hay  algunos  ambientes  acuáticos en los cuales la concentración  de oxígeno disuelto se acerca a cero con  regularidad.  Cuando  una  especie  es  encontrada  a  menudo  en  tales  sitios,  la  interpretación  es  que  resiste  el  estrés  severo,  es  decir  es  una  especie  tolerante.  De igual forma, si una especie  se  encuentra  solamente  en  aguas  bien  oxigenadas,  se  puede  considerar  como  intolerante.  9 Ocurrencia  en  sitios  fuertemente  impactados:  ejemplo  de  este  aspecto  lo  constituyen  las  especies  encontradas  con regularidad y en abundancia en los  canales  bananeros,  las  cuales  se  consideran  necesariamente  como  tolerantes.  9 Opiniones  de  expertos  y  comunicaciones personales.  9 Referencias literarias.   

Número de  especies  restringidas a agua dulce 

nativas

Un componente de casi cualquier IBI es un  métrico  basado  en  el  número  de  especies  nativas.  En  Talamanca  todos  los  peces,  menos  las  tilapias,  pertenecientes  al  género  Oreochromis,  y  el  guapote  tigre,  Parachromis  managuensis,  son  nativos.  Se  ha encontrado que este métrico da mejores  resultados en Talamanca si se cuentan sólo  las  especies  nativas  restringidas  a  agua  dulce,  ya  que  por  su  condición  están  expuestas  al  estrés  y  demás  condiciones  15


del río  durante  las  diferentes  temporadas  del año y a lo largo de su vida. En algunas  ocasiones la presencia de muchas especies  que  necesitan  de  diferentes  ambientes  para completar su ciclo de vida en lugares  notoriamente  intervenidos,  como  por  ejemplo  canales  bananeros,  se  debe  principalmente  a  la  realización  de  movimientos  migratorios,  invalidando  en  uso  de  estas  como  indicadoras  de  la  diversidad natural.   

Número de  individuos  con  enfermedades,  parásitos  u  otras  anomalías   Es normal que en una comunidad se  presenten individuos enfermos, con  parásitos u otras anomalías, sin embargo,  cuando la proporción de estos es muy alta  es un indicador de qué las condiciones del  ambiente no son óptimas para el correcto  desarrollo de los individuos.   

                                                                16


Capítulo III IDENTIFICACIÓN DE PECES BAJO EL AGUA 

                 

17


IDENTIFICACIÓN DE PECES BAJO EL AGUA 

  En  este  capítulo  se  muestran  las  principales  características  físicas,  ecológicas  y  etológicas  de los peces más comunes de la región de Talamanca y el Valle La Estrella, haciendo énfasis  especial  en  rasgos  fáciles  de  observar  al  estar  dentro  del  agua,  que  en  algunos  casos  son  diferentes  a  los  reportados  en  libros,  artículos  y  revistas.    Con  la  finalidad  de  facilitar  el  proceso  de  identificación  de  las  especies  en  la  Figura  8  se  muestran  las  siluetas  de  las  familias comúnmente encontradas en las aguas dulces de la región.   Figura 8. Siluetas de las familias de peces comúnmente encontradas en la región.   Familia Characidae (Pág. 

19)

Familia Atherinidae (Pág. 20 ) 

Familia Poeciliidae (Pág. 

Familia Rivulidae (Pág. 

22)

20)

Familia Synbranchidae (Pág. 

Familia Anguillidae (Pág. 

22)

23) Familia Rhamphichthyidae (Pág. 23) 

Familia Gymnotidae (Pág. 

23)

Familia Haemulidae (Pág. 

Familia Heptapteridae (Pág. 

24)

24)

Familia Cichlidae (Pág. 24) 

Familia Gobiidae (Pág. 

27) Fuente: Bussing (1998). 

Familia Mugilidae (Pág. 26) 

Familia Eleotridae (Pág. 

27)

18


SARDINAS Y MACHACA,   FAMILIA CHARACIDAE    

Sardina común, Astyanax aeneus   Vista  de  arriba  la  sardina  común  es  de  coloración muy plateada y cuerpo angosto.  Llega  a  medir  12  cm.  Las  aletas  anal,  caudal  y  dorsal  pueden  tener  coloración  rojiza.  Presenta  una  mancha  humeral,  ubicada detrás del opérculo, de color negro  alargada  verticalmente.  La  mancha  negra  de  la  base de  la  aleta caudal  se extiende a  lo  largo  de  la  cola  manteniendo  una  coloración muy fuerte (Figura 9). Es un pez  hiperactivo  que  está  en  constante  movimiento,  aproximándose  a  cualquier  objeto que cae dentro del agua. Se acerca a  las  personas  cuando  ingresan  a  su  ambiente.  Es  una  especie  generalmente  abundante  que  se  puede  encontrar  en  cualquier hábitat.      Figura 9. Astyanax aeneus 

Sardina blanca (Astyanax orthodus)  Presenta  coloración  menos  plateada  que  las demás sardinas, por lo cual es llamada  comúnmente  sardina  blanca.  Alcanza  a  medir  10  cm.  En  general  todas  sus  aletas  son  incoloras,  observándose  en  pocas  ocasiones organismos con tonos rojizos. A  diferencia  de  las  demás  sardinas  es  de  cuerpo robusto y se mueve de forma lenta.  La mancha humeral negra es redondeada o  se  extiende  horizontalmente.  La  mancha  negra de la cola no se extiende a lo largo de  la  misma,  y  si  se  extiende  es  con  una  coloración  muy  débil.  En  ambos  costados 

del cuerpo  en  la  zona  de  la  línea  lateral  presenta a veces manchas en forma de “X”  (Figura 10). Habita principalmente pozas y  remansos,  donde  se  refugia  entre  raíces,  cuevas y socavados.    Figura 10. Astyanax  orthodus

Machaca (Brycon guatemalensis)  Aunque  en  estado  juvenil  es  similar  a  las  demás  sardinas,  esta  es  la  que  alcanza  mayor tamaño, midiendo hasta  50 cm. Las  machacas  adultas  tienen  como  característica  principal  que  la  mandíbula  superior  está  proyectada  más  que  la  inferior,  dejando  ver  de  sus  filas  de  dientes.  Los  juveniles  se  caracterizan  por  ser  de  cuerpo  alargado  y  tener  ojos  grandes  respecto  al  tamaño  de  la  cabeza  (Figura  11);  nadan  en  cardumes,  son  muy  rápidos.  En  la  región  se  distribuye  solamente en la cuenca Estrella y en Tuba  Creek,  encontrándose  en  aguas  de  todas  las velocidades.    Figura 11. Brycon guatemalensis 

Sardina  de  quebrada  (Bryconamericus  scleroparius)  A primera vista es muy similar a A. aeneus  bajo el agua, pero se puede diferenciar por  la  presencia  de  una  mancha  rosada  o  19


púrpura en la parte posterior del opérculo  (Figura  12).  Llega  a  medir  11  cm.  Es  de  cuerpo  grueso  y  las  aletas  son  de  color  rojizo  tenue.  En  temporada  de  celo  la  superficie  ventral  del  cuerpo  adquiere  coloración  rosado/rojiza.  La  mancha  humeral  es  poco  visible.  Habita  preferentemente  en  aguas  rápidas  y  en  cabezas de pozas.    Figura 12. Bryconamericus scleroparius  

  Sardinita (Hyphessobrycon panamensis)   Las  características  más  distintivas  son  la  ausencia de la mancha negra en la base de  la  aleta  caudal  y  la  gran  altura  de  la  aleta  dorsal  respecto  al  cuerpo  (Figura  13).  Es  mucho  más  pequeña  que  las  demás  sardinas  llegando  a  medir  5  cm  como  máximo. La mayoría de veces la aleta anal  presenta  coloración  rojiza.  Habita  sitios  con  muy  poca  corriente,  ubicándose  generalmente cerca a las orillas.    Figura 13. Hyphessobrycon panamensis 

     

SARDINA PLATEADA,   FAMILIA ATHERINIDAE    La  sardina  plateada,  Atherinella  chagresi,  es  la  única  representante  de  la  familia  Atherinidae  encontrada  en  agua  dulce  en  la región. Es de cuerpo alargado y delgado;  alcanza 9 cm de longitud. Por los costados  presenta  una  banda  plateada  muy  visible  (Figura 14). Vista desde arriba es de color  verde traslucido. Es más activa en la noche.  Comúnmente se observa en pozas, pero se  puede  encontrar  también  en  remansos,  casi  siempre  donde  la  superficie  no  es  quebrada  y  en  el  caso  de  ríos  grandes  en  medio  cauce  donde  generalmente  se  observan  grupos  de  individuos  en  la  superficie.    Figura 14. Atherinella chagresi  

OLOMINAS,  FAMILIA POECILIIDAE  

Alfaro (Alfaro cultratus)  Entre  la  aleta  anal  y  la  caudal  tiene  dos  filas de escamas que sobresalen del cuerpo  formando  una  quilla  que  en  ocasiones  es  difícil  de  ver  bajo  el  agua,  pero  que  al  capturar  los  individuos  es  muy  notoria  (Figura  15).  Se  han  observado  individuos  de  hasta  7  cm.  El  cuerpo  es  muy  claro,  siendo  en  la  mayoría  de  ocasiones  translúcido. La superficie dorsal del cuerpo  es  muy  plana.  En  organismos  grandes  la  cola  es  amarilla.  Se  desplaza  principalmente  por  la  superficie  del  agua  en sitios con sombra.        

20


Figura 15. Alfaro cultratus  

  Olomina  de  aleta  negra  (Brachyrhaphis  parismina/cascajalensis)  Las olominas de aleta negra son de cuerpo  grisáceo  y  muy  delgado.  En  la  parte  superior  de  la  aleta  anal  resalta  una  mancha  negra  conspicua  a  la  cual  debe  su  nombre  común  (Figura  16).  Alcanzan  a  medir  solo  4  cm,  siendo  la  especie  de  menor  tamaño  entre  el  grupo  de  las  olominas. Se encuentra principalmente por  la superficie.    Figura 16. Brachyrhaphis spp. 

longitud. Tiene  el  pedúnculo  caudal  alto  respecto  a  la  base  de  la  aleta  dorsal.  Presenta  puntos  y  manchas  negras  en  las  aletas,  principalmente  en  la  base  de  la  aleta dorsal, y filas de puntos amarillos en  el  cuerpo  (Figura  18).  En  ocasiones  con  manchas  negras  grandes  en  aleta  dorsal  y  el  pedúnculo  caudal.  En  algunos  de  los  machos  más  grandes  las  aletas  dorsal  y  caudal son de color anaranjado intenso.     Por  lo  general  permanecen  en  grupos,  siendo  fácil  observarlas  mientras  se  alimentan  al  picar  el  sustrato.  Es  una  especie  de  comportamiento  sexual  constante,  observándose  a  los  machos  maduros  con  las  aletas  extendidas  persiguiendo a las hembras. Normalmente  se encuentran en áreas expuestas al sol. Se  encuentra  en  toda  clase  de  hábitat  y  muchas  veces  nada  muy  cerca  a  la  superficie.   

Figura 17. Phallichthys amates   

Viuda alegre (Phallichthys amates)  Los  individuos  de  P.  amates  presentan  cuerpo romboidal de color azulado, a veces  con  barras  verticales  angostas,  y  llegan  a  medir  7  cm.  El  borde  exterior  de  la  aleta  dorsal es de color negro. En los machos el  gonopodio  es  exageradamente  largo;  las  hembras  normalmente  presentan  una  mancha negra arriba de la aleta anal que se  visualiza  debido  a  la  presencia  de  embriones  (Figura  17).  Habita  sitios  de  poca corriente con fondos fangosos; puede  ser muy abundante en pozas aisladas.     Panzona,  pipón,  chompipe  (Poecilia  gillii)  Es  la  única  especie  del  grupo  de  las  olominas  que  alcanza  más  de  8  cm 

Hembra

Macho

Figura 18. Poecilia gillii 

Hembra  

21


Macho  

Olomina de aleta anaranjada  (Priapichthys annectens)  La forma del cuerpo es muy similar a la de  P.  gillii,  pero  se  diferencia  de  esta  por  la  coloración  anaranjado  brillante  de  las  aletas  dorsal  y  anal  (Figura  19).  Llega  a  medir  6  cm.  Las  escamas  de  los  costados  presentan  un  borde  negro,  formando  lo  que parece una malla. El gonopodio de los  machos  es  largo,  pero  de  menor  tamaño  que el de P. amates. Habita principalmente  en  remansos  casi  secos  ubicados  bajo  sombra.   

longitud máxima  de  8  cm.  s  desde  arriba  tienen  una  forma  muy  llamativa,  con  la  cabeza  ancha  y  los  ojos  a  los  costados  (Figura 20).     Los  machos  tienen  una  mancha negra  redonda  en  el  pedúnculo  caudal.  Algunos  individuos  presentan  puntos  rojos  en  el  cuerpo.  Se  encuentra  bajo  troncos  y  piedras  en  suelos  húmedos  cuando  los  charcos  se  secan.  Es  común  encontrarlos  en ambientes aislados donde no tienen que  competir  con  otros  peces.  Pasa  mucho  tiempo  sin  moverse.  Al  igual  que   Priapichthys annectens descansa formando  una "J" al poner la cola sobre el suelo y su  cuerpo en posición vertical.    Figura 20. Rivulus isthmensis 

Figura 19. Priapichthys annectens 

ANGUILA DE MAR,   FAMILIA ANGUILLIDAE   Hembra    

Macho

RIVULUS O SALTÓN,   FAMILIA RIVULIDAE 

En  la  región  la  familia  Rivulidae  solo  cuenta  con  un  representante,  Rivulus  isthmensis,  el  cual  se  conoce  comúnmente  como  saltón  o  rivulus.  Los  organismos  de  esta  especie  son  pequeños,  alcanzado  una 

 

Anguila de mar (Anguilla rostrata)  Las  anguilas  de  mar  son  peces  de  forma  alargada  que  recuerdan  a  las  serpientes  terrestres.  Las  hembras  alcanzan  hasta  150 cm de largo, mientras que los machos  no  pasan  de  45  cm.  El  cuerpo  es  de  coloración  amarillenta  u  olivácea.  Las  aletas  dorsal  y  anal  corren  a  lo  largo  del  organismo  juntándose  en  el  extremo  posterior  del  mismo.  Presenta  aletas  pectorales  pequeñas  y  una  abertura  branquial  en  cada  costado.  La  cabeza  es  pequeña  y  alargada  (Figura  21).  Habita  ríos  y  quebradas  con  velocidades  entre  moderadas y muy rápidas.       

22


Figura 21. Anguilla rostrata  

ANGUILA DE SUAMPO,   FAMILIA SYNBRANCHIDAE    Anguila de suampo   (Synbranchus marmoratus)  La  forma  del  cuerpo  es  similar  a  la  de  la  anguila  de  mar,  pero  se  diferencia  de  esta  por  la  ausencia  de  aletas  pectorales  y  por  la  coloración  pardo  grisácea  del  cuerpo,  que  a  menudo  presenta  un  moteado  oscuro (Figura 22). Alcanza a medir 1,5 m.  Las  aberturas  branquiales  son  apenas  visibles.  El  rostro  es  puntiagudo.  Se  encuentra con mayor frecuencia en ríos de  poca  corriente  que  presenten  grandes  extensiones de terreno pantanoso. 

Brachyhypopomus occidentalis de la familia  Rhamphicthyidae.    Pez cuchillo redondo   (Gymnotus cylindricus)  Puede  alcanzar  un  mayor  tamaño  que  B.  occidentalis, llegando a medir por lo menos  26 cm. La coloración general del cuerpo es  pardo oscura en el dorso, tornándose más  clara  en  los  costados  y  el  vientre.  En  muchas ocasiones con puntos oscuros a lo  largo del cuerpo. Se diferencia del otro pez  cuchillo  por  su  aleta  anal  muy  larga  que  alcanza el ápice posterior del cuerpo y por  tener  la  mandíbula  inferior  más  pronunciada  hacia  adelante  que  la  superior  (Figura  23).  Por  lo  general  se  encuentra oculto bajo la hojarasca.    Figura 23. Gymnotus cylindricus 

Figura 22. Synbranchus marmoratus 

 

PECES CUCHILLO,   FAMILIAS GYMNOTIDAE Y  RHAMPHICTHYIDAE  

A  primera  vista  los  peces  cuchillo  se  pueden  parecer  a  las  anguilas,  sin  embargo,  se  diferencian  de  estas  por  la  ausencia  de  la  aleta  caudal  y  la  forma  del  cuerpo  más  ahusado.  En  la  región  se  encuentran  dos  especies,  Gymnotus  cylindricus    de  la  familia  Gymnotidae  y 

  Pez cuchillo aplanado  (Brachyhypopomus occidentalis)   Es más pequeño que las anguilas, llegando  a  medir  máximo  20  cm.  La  coloración  general  es  pardo  oscura  en  la  parte  superior  del  cuerpo  tornándose  más  clara  en  la  parte  inferior.  Carece  de  las  aletas  pélvicas  y  la  dorsal  (Figura  24).  La  aleta  anal  es  bastante  larga  y  al  desplazarse  la  mueve  con  ondulaciones.  Puede  nadar  hacia  delante  y  hacia  atrás.  Los  ojos  y  la  boca  son  muy  pequeños,  por  lo  que  no  se  pueden  diferenciar  con  facilidad.  Habita  principalmente en sitios con raíces, orillas  socavadas y/o hojarasca.     

23


Figura 24. Brachyhypopomus occidentalis 

sobrepasan las  aletas  pectorales.  Aleta  adiposa  corta,  la  distancia  entre  esta  y  la  aleta  dorsal  amplia  (Figura  26).  Habita  en  aguas  con  corrientes  de  moderadas  a  rápidas,  debajo  de  piedras  y  cerca  de  la  orilla. 

    Figura 26. Rhamdia rogersi 

BARBUDOS,   FAMILIA HEPTAPTERIDAE     Los  barbudos  se  caracterizan  por  carecer  de  escamas,  poseer  una  aleta  dorsal  adiposa muy pronunciada y presentar dos  pares de barbas pequeñas en la mandíbula  inferior  y  un  par  mucho  más  largo  en  la  superior.  Las  tres  especies  presentes  en  Talamanca  y  el  Valle  La  Estrella  son  de  coloración  pardo  grisácea  en  la  parte  superior  del  cuerpo  y  blanquecina  en  la  zona ventral.    Barbudo  de  barbas  largas  (Rhamdia  guatemalensis)  Estos  barbudos  llegan  a  medir  27  cm.  Las  barbillas  maxilares  son  muy  largas,  alcanzando a sobrepasar el final de la aleta  dorsal. Aleta adiposa larga, distancia entre  esta  y  al  aleta  dorsal  corta  (Figura  25).  A  menudo se encuentran en pozas profundas  con sustratos suaves.   

RONCADOR O RONCO, FAMILIA  HAEMULIDAE     El  roncador  o  ronco,  Pomadasys  crocro,  es  uno  de  los  peces  más  conocidos  en  la  región debido a su importancia en la pesca,  ya  que  llega  a  medir  por  lo  menos  36  cm.  Aunque  tiene  forma  de  mojarra  se  diferencia  de  estas  en  que  la  superficie  ventral  de  su  cuerpo  es  plana.  Es  de  color  gris  plateado  con  algunas  rayas  negras  en  los costados. Las aletas pélvicas a menudo  presentan coloración amarilla (Figura 27).  Vive  por  lo  general  en  las  partes  más  profundas de las pozas.    Figura 27. Pomadasys crocro 

Figura 25. Rhamdia guatemalensis 

Barbudo  de  barbas  cortas  (Rhamdia  rogersi)  Los  individuos  de  R.  rogersi  alcanzan  una  menor  longitud  que  los  R.  guatemalensis,  llegando  a  medir  solo  23  cm.  Presentan  barbas  maxilares  cortas  que  no 

        24


MOJARRAS, CHOGORRAS,  GUAPOTES Y TILAPIA,   FAMILIA CICHLIDAE 

Figura 29. Archocentrus nigrofasciatus 

Chogorra  y  sargento  ó  congo  (Archocentrus  myrnae  y  Archocentrus  nigrofasciatus, respectivamente)  Los  Archocentrus  tienen  la  cabeza  redondeada y la boca mucho más pequeña  que  los  individuos  del  género  Astatheros.  Mientras  que  muchos  cíclidos  presentan  una  mancha  negra  y  redonda  en  el  centro  del cuerpo cuando están en estado juvenil,  en A. myrnae esta mancha persiste durante  toda  su  vida.    Los  adultos  de  A.  myrnae  presentan  ojos  azules,  siendo  esta  una  característica  muy  visible  bajo  el  agua  (Figura  28).  A  menudo  el  cuerpo  es  de  color  amarillo.  Las  hembras  tienen  una  mancha  conspicua  en  el  centro  de  la  aleta  dorsal.  Generalmente  habita  en  orillas,  donde se alimenta de la misma manera que  P. gillii.    Aunque  A.  nigrofasciatus  puede  presentar  variaciones  en  coloración,  casi  siempre  tiene  barras  verticales  bien  definidas.  La  barra  más  anterior  tiene  forma  "Y".  Visto  desde  arriba  muestra  colores  azules  (Figura  29).  Generalmente  habita  aguas  con  poca  corriente,  encontrándose  principalmente  en  orillas  con  vegetación.  Los  organismos  de  esta  especie  presentan  comportamientos  agresivos  frente  a  otros  peces.  Figura 28. Archocentrus myrnae  

      Mojarras  reales  (Astatheros  bussingi y  Astatheros rhytisma)  Tienen  boca  alargada  y  retráctil  que  se  extiende  para  alimentarse.  En  la  cabeza   presentan  pequeñas  líneas  y  puntos  dispersos  de  color  azul  celeste.    Vistas  desde  arriba  las  dos  primeras  barras  laterales  se  unen  formando  un  aro  que  rodea  la  parte  anterior  de  la  aleta  dorsal.  Muchas  veces  con  una  mancha  lateral  negra.  Las  hembras  se  diferencian  de  los  machos  por  la  presencia  de  una  mancha  oscura en la parte media de la aleta dorsal.   Los  adultos  se  encuentran  principalmente  en  las  orillas,  donde  se  pueden  observar  alimentándose entre la hojarasca.    Las  dos  especies  de  mojarras  reales  se  pueden  diferenciar  por  que  tanto  los  machos  como  las  hembras  de  A.  rhytisma  presentan  puntos  celestes  en  todo  cuerpo  (Figura 30), mientras que en A. bussingi los  machos tienen puntos negros en el cuerpo  y en las aletas y las hembras no presentan  puntos  (Figura  31).  A.  bussingi  alcanza  hasta 15 cm de longitud total y A. rhytisma  20 cm.              

25


Figura 30. Astatheros rhytisma 

Cíclidos y  solo  presenta  tres  espinas  (Figura  32).  De  vez  en  cuando  se  pueden  observar machos cuidando de los huevos y  alevines  en  su  boca.  Habita  aguas  con  corrientes desde moderadas a estancadas.     Figura 32. Oreochromis niloticus 

Hembra

Macho

Figura 31. Astatheros bussingi 

Hembra  

Guapotillo (Parachromis loisellei)  El  cuerpo  es  más  alargado  que  el  de  los  demás Cíclidos; llega a medir 19 cm.  Es de  coloración  parda  en  juveniles  y  amarilla  brillante  en  adultos,  presentando  en  ambos  casos  una  banda  muchas  veces  quebrada  negra  fuerte  en  la  zona  de  la  línea  lateral  (Figura  33).  En  adultos  se  pueden  observar  dientes  caninos  muy  grandes.  Habita  aguas  de  poca  corriente  refugiándose entre vegetación y ramas.  Es  de baja movilidad.     Figura 33. Parachromis loisellei 

Macho

Tilapia (Oreochromis niloticus)  Esta especie exótica que fue introducida al  país  para  acuicultura  es  la  especie  de  Cíclido  de  la  región  que  alcanza  mayor  tamaño, llegando a medir 55 cm. El cuerpo  presenta  barras  verticales  y  en  muchas  ocasiones  tonalidades  azules.  En  individuos  adultos  se  pueden  observar  bordes rojos en las aletas. La aleta anal es  mucho  más  corta  que  la  de  los  demás 

      26


LISAS, FAMILIA MUGILIDAE 

GOBIOS, FAMILIA GOBIIDAE 

Tepemechín,  lisa  o  sartén  (Agonostomus monticola)  Es de cuerpo alargado y un poco cilíndrico;  llega  a  medir  30  cm.  Presenta  una  franja  amarilla  por  los  costados  en  cercanía  a  la  línea lateral que es muy visible en el agua.  Escamas  del  cuerpo  con  borde  negro.  Aletas pectorales ubicadas muy alto en los  costados (Figura 34). Es de gran movilidad,  habita principalmente en rápidos.       

Chuparena (Awaous banana)  El  color  del  cuerpo  es  similar  al  de  la  arena. Tiene marcaciones negras a lo largo  de  su  cuerpo  en  forma  de  “W”.  Alcanza  hasta  los  18  cm  de  largo.  La  boca  se  encuentra ubicada en la parte ventral de la  cabeza  (Figura  36).  Suele  ser  visible  cuando  se  mueve,  ya  que  va  removiendo  arena.  Esta  fuertemente  relacionado  con  sustratos  de  arenosos.  Se  observa  que  muchas  veces  descansa  en  posición  perpendicular  a  la  orilla,  mientras  que  la  guavina  descansa  paralelo  a  la  orilla  o  a  algún  tronco  o  piedra;  esta  característica  es  importante,  ya  que  se  puede  confundir  en el agua con la guavina.   

Figura 34. Agonostomus montícola 

  Bobo o bocachica (Joturus pichardi)  Presenta  manchas  negras  grandes  en  las  aletas  dorsal  y  caudal  (Figura  35).  En  organismos  adultos  se  observa  un  hocico  carnoso  y  protuberante.  Crece  más  que  A.  monticola,  alcanzando  una  longitud  de  70  cm.  Vive  en  aguas  con  corrientes  fuertes,  entre mas fuertes son los rápidos mayor el  tamaño de los organismos que allí habitan.  Se  puede  determinar  su  presencia  por  medio de las huellas  que deja al raspar las  piedras de los rápidos en busca de algas.    Figura 35. Joturus pichardi  

   

Figura 36. Awaous banana 

  Chupapiedras (Sicydium spp.)    A pesar de que en la región se distribuyen  dos  especies  de  Sicydium  (S.  adelum  y  S.  altum)  es  imposible  distinguirlas  en  campo.  Se  encuentran  individuos  de  hasta  14  cm.  Normalmente  presenta  anillos  oscuros  a  lo  largo  del  cuerpo.  Al  observarlos  desde  arriba  el  rostro  se  ve  muy  redondeado.  Los  adultos  grandes  tienen  coloración  azul  metalizado  en  la  aleta  dorsal  (Figura  37).  Raras  veces  se  observan  individuos  de  colores  rojo  o  amarillo.  Viven  principalmente  en  rápidos  sobre  fondos  pedregosos.  Debido  a  la  modificación  de  las  aletas  pélvicas,  que  se  encuentran  fusionadas  formando  una  ventosa,  pueden  adherirse  fuertemente  a  las  rocas  y  soportar  las  corrientes  más  fuertes.      

27


Figura 37. Sicydium spp.  

GUAVINAS Y DORMILONES,  FAMILIA ELEOTRIDAE     Guavina negra (Eleotris spp.)   En  la  región  de  Talamanca  y  el  Valle  La  Estrella  se  encuentran  dos  especies  de  Eleotris  (E.  pisonis  y  E.  amblyopsis),  pero  hasta  el  momento  no  se  dispone  de  características  fácilmente  observables  que  permitan  diferenciarlas  en  campo.  La  guavina  negra  tiene  la  misma  forma  del  cuerpo  de  la  guavina  pero  es  mucho  más  pequeña,  alcanzando  máximo  12  cm  de  largo.  Es  de  color  pardo  y  presenta  una  banda  ancha,  negra  o  chocolate,  por  los  costados  cuando  el  organismo  esta  estresado  (Figura  38).  Casi  siempre  se  encuentra  en  cercanía  de  ramas,  raíces  o  pedazos  de  madera.  Es  muy  difícil  de  ver  en  el  agua,  pero  es  fácil  de  capturar  con  redes.    Figura 38. Eleotris spp.  

                 

Guavina o bocón (Gobiomorus dormitor)  Es más oscura que A. banana y alcanza una  mayor longitud, llegando a medir 35 cm. Se  puede observar una banda lateral negra en  los estados juveniles. La boca se encuentra  en posición terminal; la mandíbula inferior  sobresale más que la superior (Figura 39).     Se  puede  observar  en  toda  clase  de  sustrato,  pero  normalmente  descansa  paralelo  a  la  corriente  o  a  la  par  de  un  tronco  o  piedra.  Cuando  es  perturbada  se  mueve rápido en línea recta.    Figura 39. Gobiomorus dormitor 

Juvenil

Adulto

                                       

 

28


BIBLIOGRAFÍA BARBOUR, Michael; GERRITSEN, Jeroen; SNYDER, Blaine y STRIBLING, James. Rapid Bioassessment Protocols for Use in Streams and Wadeable Rivers : Periphyton, Benthic Macroinvertebrates, and Fish. 2° ed. Washington, D.C. : Environmental Protection Agency, 1999. BUSSING, William A. Peces de las aguas continentales de Costa Rica. 2° ed. San José : Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1998. 504 p. ISBN 9977-67-489-2 KARR, James. Biological integrity : a long-neglected aspect of water resource management. En : Ecological Applications. Vol. 1 (1991); p.66-84. KARR, James. Assessment of biotic integrity using fish communities. En : Fisheries. Vol. 6 (1981); p.21-27. NORRIS, R. y HAWKINS C. Monitoring River Health. En : Hidrobiología. Vol. 435 (2000); p.5-17. RODRIGUEZ-OLARTE, Douglas; CORONEL, Jorge; TAPHORN, Donald y AMARO, Ahyran. Los peces y su conservación en el río Tocuyo, la cuenca andina de la vertiente Caribe en Venezuela. En : Memoria de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales. Vol. 165 (2006); p.33-61. SEGNINI, Samuel. El uso de los macroinvertebrados bentónicos como indicadores de la condición ecológica de los cuerpos de agua corriente. En : Ecotrópicos. Vol. 16, No.2 (2003); p.45-63.

29

Evaluación de un río Talamanqueño con el Índice de Integridad Biótica Visual  

Por su carácter indicador, los peces constituyen uno de los grupos de organismos más idóneos para evaluar dichos procesos ecológicos. El mon...

Evaluación de un río Talamanqueño con el Índice de Integridad Biótica Visual  

Por su carácter indicador, los peces constituyen uno de los grupos de organismos más idóneos para evaluar dichos procesos ecológicos. El mon...

Advertisement