Page 1

Daniela Oblaré Romero Conoce a Ariana Grande

Conoce a su amiga Kate Perry

stoy

en mi preciosa casa esperando un mensaje de mi mejor amiga porque hoy hemos quedado en el centro comercial y vamos a ir de shopping, o sea, de compras, y a tomar algo, pero tenemos un problema: que nuestras agendas están demasiado llenas, obviamente, somos unas superstars.

Estoy paseando a mis cuatro perros, que se llaman kira, que es un golden; Star, que es una chihuaha; un hasky que se llama Nico y su hermana que se llama Sky; y como todos son cachorros son muy traviesos y, encima que cada uno tiene una habitación, se cuelan en la mía y me rompen los zapatos; o sea, que tengo que estar siempre de compras, algo que no me importa. Ya estoy llegando al conciento, una vez alli no puedo escribiros porque voy a estar cantando y pasándomelo muy bien, así que adiós.


Ya he terminado el concierto. Ha sido una pasada, ha sido genial, megaestupendo; bueno todo lo que os diga es poco, no os lo podéis ni imaginar. Y, ahora, después del concierto vamos a ir de shopping y a tomar un helado, porque nunca viene mal. Bueno, pues, a ver que nos compramos.

Oh, my god! Me encantan esos zapatos, y esa chaqueta de pelo negro, y ese sweater amarillo, y esos tacones… Uhmmm, ¿me lo compro todo? Bueno, bueno, va a ser mejor que nos vayamos, Katy, porque a este paso vamos a comprar todo el centro comrcial, así que vámonos a la heladería.

Ya estamos en la heladería, nosotras sentadas en nuestro sillón sobre un cojin rosa de terciopelo muy blandito, por cierto, y tomándonos un helado de frambuesa con mermelada y muchos topings, nata, chocolate y fideítos de colores…, y nuestros perritos por ahí jugando. Bueno, normal, son cachorros y, en fin, que estamos muy relajadas y lo mejor es que nos vayamos ya, asi que, bueno, chicos, bye-bye, hasta la próxima.


Genoveva Tapia Merino Conoce a Kate Perry

Conoce a su amiga Ariana Grande

stoy

en mi mansión arreglándome porque acabo de recibir un supermensaje de mi BFF, o sea, Best Friend Forever, Ariana Grande. El mensaje dice que nuestros managers han organizado un concierto en el centro comercial más grande del mundo, ¡cómo no! Después iremos de compras, obviamente, y a tomar algo para refrescarnos.

Ahora me estoy maquillando, ¡que llevo solo dos horas! Por ahora solo me queda peinarme y vestir a mi preciosidad, Luna, mi perrito chihuahua, que lo va a pasar genial con su amiguita, la perrita de Ariana.

¡Ya estoy lista! La voy a llamar. Me ha dicho que está paseando a sus cuatro cachorritos. Todavía le queda un buen rato. Yo, mientras tanto, voy a hacer tiempo y voy a dar un paseíto en mi súper limusina.

Acabo de llegar del paseíto en limusina y he recibido un mensaje de ella diciendo que baje ya, que me recoge.

Más tarde hemos llegado al concierto. Vemos cientos de personas que han venido a vernos. Ahora no voy a poder hablaros, chicos, porque voy a estar cantando y pasándomelo súper bien.


Acaba de terminar el concierto. Ha sido una pasada, uno de los mejores conciertos, no os lo podéis ni imaginar. Bueno, ahora vamos a ir de compras, vamos a entrar en todas las tiendas del centro comercial, hay una ropa divina, fashion. Ariana no para de decir Oh, my god! Se lo compraba todo, quería todo.

Más tarde hemos ido a una cafetería para tomar algo y relajarnos.

– Uppps, se nos ha hecho tarde, ¿nos vamos, Ari? – Anda, sí, que estoy muerta. – Pues, venga, vámonos. Gracias Ari. – Buenas noches. – Ha sido la mejor tarde de chicas. Bye-bye!


Candela Rabasquiño Caraballo

Conoce a Lindsay

Conoce a su hermana Tiffany

ola, me llamo Lindsay y estoy en un avión de vuelta a Málaga, porque me arrepiento de lo que hice. Os explicare por qué vuelvo.

Todo comenzó el 2 de febrero, siete días antes del cumple de mi hermana Tiffany. Yo estaba paseando a Yogui por la playa; veréis, Yogui es el perro de mi hermana, pero me gusta pasearlo, mientras que ella juega con su amiga Alicia, también con Lara. Así pues, yo estaba en la playa cuando recibí un mensaje que decía: Lindsay, por tus notas en la universidad, podrás hacer prácticas en un hospital de New York.

Para mí fue alegre hasta que llegué a la parte que decía cuando me iba, el 8 de febrero, y empezaría a trabajar el 9, justo el día del cumpleaños de mi hermana.

Yo volví a mi casa muy confusa, no sabía qué hacer, dejar a mi hermanita, mi única familia o quedarme y desaprovechar esa oportunidad tan impresionante. Por si fuera poco no estaría para el décimo cumpleaños de mi hermana, a la que quiero, a la que cuido. Alicia y Lara lo sabían, quería que me aconsejaran, pero no sirvió de nada.


Lo decidí por mí misma, no me iba a ir, se lo dije a Tiffany, ella siempre me ha apoyado, y entre sollozos me contestó: Lindsay, vete, no desaproveches algo así por mi cumpleaños. Yo, triste, me fui al aeropuerto porque Tiffany no me dejó quedarme.

El día 8 de febrero me fuí y el 9 de febrero cogí un avión de vuelta a Málaga porque sin Tiffany no era nada, sentía un hueco, un vacío en el corazón, un hueco que solo podía rellenar ella, mi querida hermana. Cuando la volví a ver le dije que me quería quedar con ella. Ella llorando a cántaros me contestó: Lindsay, sin ti yo no soy nadie, soy solo tristeza y te quiero. Al final, vivimos juntas en la cabaña del arroyo en la que nos criamos, las dos.


Daniela Izquierdo Romero Conoce a Lara

Conoce a su hermana Celia

ola, me llamo Lara y os voy a contar como conocí a mi mejor amiga Celia.

Un día fui a Grecia a hacer una carrera universitaria, en griego, por supuesto, porque, como os contaré más adelante, yo soy políglota.

El día que empezó la carrera decidí comprarme un perfume, en la perfumería; aunque aún no sé cómo se dice en griego, pero, allí es donde conocí a mi mejor amiga. Estaba dando vueltas y vueltas sin saber qué perfume me sentaría mejor, porque no sé si os he dicho que yo soy experta en aromaterapia; bueno, para no dejarla colgada, dije:

– Quiero el perfume…


– El perfume que tú estás buscando es el de esencia a jazmín –me interrumpió ella.

Yo me quedé impresionada. No me cuadraba cómo Celia lo sabía si yo en ese momento no tenía pensado el perfume que quería. Bueno, total, que desde entonces somos inseparables. Yo le dije a Celia que patinaba en Italia, porque no sé si os he dicho que yo soy patinadora profesional.

Ella vino a verme. Gané la competición, quedé en primer puesto, ¡como no!, ¡no podía ser de otra forma! Me dieron mucho dinero y decidí compartirlo con Celia para viajar juntas y aprender idiomas más difíciles, como maorí, finlandes, euskera… –

¡Agur! ¡Eskerrik asko!

Monólogos  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you