Issuu on Google+

REPRODUCCION DE Trachemys scripta elegans EN ALMENARA (CASTELLÓN) INFORME DE ACTIVIDADES DEL EQUIPO TECNICO DE SEGUIMIENTO DE FAUNA AMENAZADA Año 2006

Coordinación: Jose Vicente Bataller Autores: Jose Vicente Bataller, Antonio Pradillo, Blanca Sarzo, Mercé Vilalta, Francisco Cervera y Miguel Angel Monsalve Enero 2007

EQUIPO DE SEGUIMIENTO DE FAUNA CRF La Granja del Saler Av. Pinares 106 46120 El Saler (Valencia) Tel. 961610847 equipo.fauna@gmail.com

DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

Colaboraron en los trabajos de campo: Elvira Mondragón (Agente Medioambiental) Antonio García (Técnico Servicios Territoriales)


INDICE

1. Introducción…………………………..............

4

2. Material y Métodos ………………….............

4

2.1. Zona de estudio …………………………

4

2.2. Detección de nidos ……………………..

6

2.3. Fases de Desarrollo ……………...........

7

3. Resultados y discusión ………………………

11

3.1. Nidos Hallados ………………………….

11

3.2. Éxito de desarrollo ……………………..

15

3.3. Periodo de puesta ………………………

20

3.4. Situación de los nidos ………………….

22

3.5. Hembras grávidas ………………………

22

3.6. Anormalidades ………………………….

23

4. Concusiones ………………………………….

25

5. Bibliografía……………………………………..

26

6. Agradecimientos………………………………

27

2


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

1.- INTRODUCCIÓN La tortuga de Florida, Trachemys scripta elegans, es una especie invasora que, a falta de predadores, se convierte en prolífica en extremo. Si a ello añadimos su indudable ventaja frente a los competidotes autóctonos (Emys orbicularis y Mauremys leprosa), hace que, si no se controlan las poblaciones pueda extenderse por la mayoría de nuestras masas de agua, en densidades muy elevadas. Puesto que en numerosos estudios se ha reseñado la competencia que ejerce frente a especies de galápagos autóctonos (Cadi & Joly, 1999, Ferri & Soccini, 2003); y en estudios recientes se ha demostrado la coexistencia con éstos en un gran número de las áreas costeras de la Comunidad Valenciana (Bataller & Forteza, 2005), era incuestionable la necesidad de controlar, y si es posible erradicar, las poblaciones de Trachemys en aras de la persistencia de las poblaciones de galápago autóctono. Con estos preceptos, y con alguna experiencia de años anteriores se decidió actuar sobre las poblaciones de dos localidades: Almenara y Peñíscola, donde en la primera el domina totalmente Trachemys y la presencia de Emys y Mauremys es testimonial; y en la segunda donde la incidencia del galápago de Florida amenaza la presencia de los galápagos autóctonos, puesto que la abundancia del primero supera a los segundos.

3


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

2.- MATERIAL Y MÉTODOS 2.1.- Zona de estudio El área donde se ha verificado las puestas de Trachemys comprende una serie de campos de naranjos contiguos entre si y adyacentes a las lagunas de Almenara por su flanco occidental (figuras 1 y 2) y distantes aproximadamente 2 km del mar. La superficie aproximada es de 2.57 ha; la longitud entre los extremos de las parcelas es de 425 m y la anchura media de 71 m (figura 5). El riego de las parcelas es por goteo, excepto la más meridional que conserva el riego “a manta”. Todos los campos se encuentran actualmente en explotación, estando bien cuidados y libres de hierbas y malezas, salvo una pequeña parcela en la zona septentrional con naranjos de pequeño tamaño y donde prolifera la maleza.

Almenara

Area de estudio →

N-340

Els Estanys

Figura 1. Área de estudio.

4


Lagunas ↓ ←

Línea de costa → Carrizal

Área de estudio

Figura 2. Perspectiva (vista W) del área de estudio.

5


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

2.2.- Detección de nidos La localización de los nidos que realiza la tortuga de Florida se lleva a cabo “de visu”, a simple vista debido a que una vez tapados apenas queda huella que los evidencie. Con una frecuencia semanal se visitaba la zona y se recorrían las parcelas en busca de indicios que delatasen la presencia de nidos: pequeño montículo, con tierra húmeda, cuando el nido está recién tapado; y pequeñas depresiones en el terreno, cuando el nido lleva ya algún tiempo. Pero debido a lo costoso del proceso y la gran superficie a cubrir, cada semana se recorría aproximadamente la mitad del área de estudio. Así pues una misma parcela era revisada, aproximadamente, cada quince días. Una vez localizado el nido se registraba su posición; para ello la parcela más meridional fue cuadriculada pintando marcas cada 2 m sobre los pequeños muros que le sirven de lindero. En las demás parcelas, donde no existía separación entre campos, la localización se efectuaba apuntando la fila y el orden, dentro de la fila, que tenía el naranjo más próximo. Estos datos eran utilizados para georeferenciar la posición de los nidos sobre fotografía aérea (figura 5).

6


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

2.3.- Fases de Desarrollo Una vez en el laboratorio los huevos eran depositados en bolsas, sin ningún cuidado especial con respecto a insolación, temperatura o humedad; en espera de poder identificar la fase en la que se encontraban. Esta identificación se realizaba mediante un ovoscopio, de los utilizados comúnmente en los estudios de huevos de aves; y que no es más que un foco de luz, cuyo haz es concentrado a través de un orificio estrecho (en nuestro caso de aproximadamente 1 cm de diámetro), observándose el contenido del huevo a contraluz. Greenbaum (2002) documenta el desarrollo embrionario de Trachemys scripta describiendo su evolución a través del tiempo y los cambios en la morfología externa. Asimismo estandariza las fases de desarrollo de T. scripta estableciendo 27 fases basadas en características morfológicas tales como estructura craneal, extremidad delantera, cola y caparazón. En nuestro caso únicamente se pretendía, mediante la observación del huevo con ovoscopio (y no su disección), dirimir si el huevo estaba fecundado o no, y en caso de estarlo en que fase se encontraba; lo que permite datar, de forma aproximada pero suficiente para nuestros propósitos, la fecha de la puesta. En cuanto a la duración del desarrollo, desde la puesta hasta la eclosión, es difícil establecer un periodo único, puesto que existen prácticamente tantos valores como estudios se han realizado; sobre todo debido a la variabilidad de los principales factores (temperatura ambiente, del suelo y humedad relativa) que pueden variar tanto geográficamente como de año a año, en una misma localidad. Gran parte de la literatura establece unos periodos que entran en el rango de las 8-10 semanas, si bien en nuestro caso, y únicamente con los datos de dos años disponibles, podemos aproximar el plazo en 79 días, es decir, poco más de 11 semanas.

7


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

Desafortunadamente la correlación entre la fase de desarrollo y la fecha de puesta de un huevo es difícil de establecer con precisión, basta observar la tabla nº 1 (pág. 12) para observar como, en una misma puesta, pueden existir huevos en distinta fase de desarrollo. Ello no obsta para poder atribuir, en el caso de tener varios huevos de un mismo nido, al menos la fecha más temprana en la que se realizó la puesta. Así pues, teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, y únicamente con el objetivo de poder datar la fecha de la puesta y el porcentaje de huevos fecundados; hemos definido 6 fases de desarrollo fácilmente identificables mediante ovoscopio, utilizado los siguientes criterios: NO FECUNDADO: no se observa cámara en los extremos, ni un área más opaca en el centro. En este caso, no se puede determinar una fecha de puesta. FASE 1: Se observa una zona más opaca (no negra) en el huevo lo que permite distinguir las dos cámaras en los extremos del huevo. La parte opaca no tiene necesariamente que ser simétrica, ni estar centrada.

Esta fase correspondería con alguna de las 10 primeras mencionadas por Greenbaum (2002) sin que se pueda concretar más detalle. El periodo, desde la puesta hasta el final de esta fase es de 1 a 2 semanas. FASE 2: Similar a la fase I si bien el área opaca ocupa más del 50% del huevo. En algunas ocasiones puede distinguirse alguna venita y un punto negro (la pupila del ojo).

8


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

Durante este periodo todavía no se distinguen con claridad ni los miembros anteriores ni el caparazón. Nos encontraríamos entre las fases 12 a 16 definidas por Greenbaum (2002) y el tiempo transcurrido desde la puesta estaría comprendido entre las 2 y las 5 semanas. FASE 3: Aparece claramente una zona oscura (negra) en el área opaca.

La zona opaca corresponde a la yema y la oscura (negra) al embrión. Conforme se desarrolla éste aumenta la parte negra (tortuga) y disminuye la opaca (yema). Así, la distinción entre distintas fases de aquí en adelante no es más que la relación tortuga/yema. En esta tercera fase, que corresponde aproximadamente con las 17 a 19 citadas por Greenbaum (2002) pueden llegar a apreciarse la formación de las placas del caparazón y éste, ya al final de la fase se presenta quillada. El tiempo desde la puesta estaría comprendido entre la 5 y 6 semanas. FASE 4: La zona oscura es aproximadamente 1/5 parte de la opaca.

Correspondería aproximadamente con las fases 20-21 de Greenbaum (2002). Comienzan a definirse con claridad las placas del caparazón y plastrón, si bien todavía no presentan pigmentación. Los miembros anteriores presentan las primeras evidencias de escamas. El tiempo transcurrido desde la puesta está entre las 7 y 8 semanas.

9


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

FASE 5: Al ovoscopio, la parte más oscura supera claramente a la porción opaca.

Esta fase de desarrollo podría englobarse en las 22-23 de Greenbaum (2002), Los huevos clasificados en esta fase tendrían una antigüedad de 8 a 9 semanas desde su puesta en el nido. FASE 6: La parte oscura cubre completamente el huevo.

En esta última fase la tortuga está prácticamente formada por completo, correspondería con las fases 24 a 26 de Greenbaum (2002). El tiempo transcurrido desde la puesta estaría entre las 9 a 11 semanas. RIP: por último si el huevo está muy oscuro (a simple vista) es que el huevo estaba fecundado pero ha muerto. Cuanto más tiempo lleva muerto, más oscuro, sin que en este caso, tampoco se pueda deducir el tiempo transcurrido desde la puesta.

10


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

3.- RESULTADOS Y DISCUSIÓN 3.1.- Nidos Hallados El total de nidos encontrados durante el periodo de estudio ha sido de 124 (tabla 1). El total de huevos recolectados ha sido de 1329, lo que hace un promedio de 10.72 huevos por nido. El máximo de huevos en un solo nido ha sido de 18, y el mínimo de 2.

15 9 15 9 4 0 6 4 6 2 0 9 14 2 5 1 0 0 7 0 1 2 0 1 4 0 7 11 0 4 10 5

2

0 0 0 2 0 0 0 9 0 0 2 0 0 0 0 2 0 0 0 0 0 7 0 3 0 0 5 0 0 3 0 0

0 0 0 0 2 0 0 0 0 0 7 0 0 0 5 8 0 0 0 10 5 0 0 1 6 0 0 0 0 0 0 0

3

4

0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 2 0

5

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0

6

0 0 1 0 0 0 2 0 1 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0

0 2 0 0 0 0 0 0 0 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 3 0 0 0 0 0 0 0

NEONATOS

16 14 17 13 10 3 12 15 10 10 12 11 15 2 13 12 9 12 7 10 11 10 9 5 14 10 12 11 5 7 13 7

1

ECLOSION

NO FEC

N1 N2 N3 N4 N5 N6 N7 N8 N9 N10 N11 N12 N13 N14 N15 N16 N17 N18 N19 N20 N21 N22 N23 N24 N25 N26 N27 N28 N29 N30 N31 N32

HU. NIDO

NIDO

FASE

0 2 0 0 0 0 3 0 0 1 0 0 0 0 1 0 6 6 0 0 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0

ROTOS O MAL ESTADO

Tabla 1. Casuística de los nidos hallados.

1 1 1 2 4 3 1 1 3 3 3 2 1 0 1 1 3 6 0 0 3 1 8 0 1 10 0 0 5 0 0 2

FECHA RECOGIDA

05/06/2006 05/06/2006 05/06/2006 05/06/2006 05/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 05/07/2006 05/07/2006 05/07/2006 05/07/2006 05/07/2006 05/07/2006 05/07/2006

11


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

N33 N34 N35 N36 N37 N38 N39 N40 N41 N42 N43 N44 N45 N46 N47 N48 N49 N50 N51 N52 N53 N54 N55 N56 N57 N58 N59 N60 N61 N62 N63 N64 N65 N66 N67 N68 N69 N70 N71 N72 N73 N74 N75 N76 N77 N78 N79 N80 N81

11 8 9 11 9 12 10 15 6 8 13 9 8 13 18 12 7 7 10 10 14 8 6 10 14 14 6 8 16 13 11 10 13 18 11 10 9 11 8 8 14 16 11 14 8 13 12 14 11

11 1 9 0 7 7 0 12 0 2 4 5 1 0 2 2 7 0 3 0 0 7 0 0 1 0 1 0 4 2 0 1 2 7 0 3 2 4 0 1 1 2 0 0 0 0 0 4 1

0 0 0 0 0 0 8 2 0 1 0 1 0 0 1 8 0 0 0 0 0 0 0 0 0 9 0 0 0 1 0 0 8 1 0 4 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0

0 0 0 0 0 0 1 0 0 5 0 3 0 0 8 0 0 0 0 0 0 0 0 2 0 4 0 0 0 8 0 0 3 0 0 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 4 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 11 0 4 0 0 0 1 0 3 0 0 0 0 0 0

0 0 0 0 0 4 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 0 2 0

0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 9 0 0 0 0 6 0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 1 0 2 0 9 1 11 0 0 0 6 3

0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 1 0 0 0 2 0 1 0 5 0 0 2 0 9 0 0 0 5 0 4 11 0 5 3 0 0 0 0 3

0 6 0 0 0 0 1 0 0 0 6 0 3 3 0 1 0 0 5 1 8 0 0 0 0 0 4 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 9 0 2

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 8 6 0 11 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 4 13 0 0 0

0 1 0 11 2 0 0 0 6 0 3 0 4 10 5 0 0 7 2 0 5 1 6 3 3 1 0 0 1 1 0 6 0 0 0 1 3 1 8 1 0 5 1 0 4 0 3 2 2

05/07/2006 11/07/2006 11/07/2006 11/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 26/07/2006 26/07/2006 26/07/2006 02/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 16/08/2009 16/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 23/08/2006 23/08/2006

12


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

N82 N83 N84 N85 N86 N87 N88 N89 N90 N91 N92 N93 N94 N95 N96 N97 N98 N99 N100 N101 N102 N103 N104 N105 N106 N107 N108 N109 N110 N111 N112 N113 N114 N115 N116 N117 N118 N119 N120 N121 N122 N123 N124 TOTAL

12 12 12 12 9 11 11 9 9 16 16 11 11 4 13 17 12 11 6 9 15 8 7 12 13 7 15 11 2 10 10 10 12 10 13 8 9 9 11 11 5 11 13 1329

0 12 2 2 0 1 0 0 0 4 0 5 2 0 2 0 1 1 2 3 2 1 7 0 4 7 1 1 0 0 1 2 2 0 0 0 1 1 0 7 5 0 0 348

0 0 6 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 83

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 6 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 86

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 3 0 0 0 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 33

0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 5 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 3 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 24

0 0 0 8 0 8 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 2 0 0 0 0 0 0 0 6 0 0 0 0 0 7 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 89

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 2 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 63

0 0 0 0 3 0 0 7 0 3 0 0 0 0 4 0 0 0 0 0 6 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 93

11 0 0 0 1 0 11 0 7 1 16 6 0 4 0 17 6 10 4 2 2 7 0 12 0 0 14 0 2 9 0 8 10 10 13 8 8 8 11 4 0 11 13 288

1 0 4 1 4 2 0 2 2 8 0 0 1 0 5 0 0 0 0 3 5 0 0 0 0 0 0 4 0 1 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 221

23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 30/08/2006 30/08/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 ------

HU. NIDO: total huevos en el nido. NO FEC: total huevos no fecundados. FASE: fase desarrollo embrionario (ver texto). ECLOSION: total huevos eclosionados en el laboratorio. NEONATOS: total huevos eclosionados en el nido.

13


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

Si bien las prospecciones comenzaron en mayo, los primeros nidos se encuentran el 5 de junio. No es hasta el 2 de agosto cuando se encuentran los primeros neonatos en los nidos, si bien las primeras eclosiones de los huevos llevados al laboratorio (nidos hallados el 5 junio) se producen el 17 de agosto. A lo largo de agosto y principios de septiembre los nidos hallados contienen tanto huevos como neonatos; si bien, conforme avanzamos en el tiempo disminuye el número de los primeros mientras que aumenta el de los segundos, de tal suerte que el 6 de septiembre todavía podía hallarse algún huevo en desarrollo, pero ya el 15 de septiembre todos los nidos hallados contenían únicamente ejemplares neonatos y/o huevos no viables. Por cuestiones logísticas a partir de esa fecha se dejó de muestrear nidos, no obstante, en una visita efectuada a mediados de octubre se localizó un nido con ejemplares neonatos con una actividad casi nula. Este aletargamiento parece evidenciar que estos ejemplares iban a pasar el invierno en el nido. 40 35 34

35

30 30 25 25 20 15 10 5 0 Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Figura 3. Evolución mensual del número de nidos detectados.

14


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

450 400

410

350 343

300

304

250

272

200 150 100 50 0 Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Figura 4. Evolución mensual del total de huevos recolectados. 3.2.- Éxito de desarrollo En el presente estudio es difícil calcular el porcentaje de huevos que completan su desarrollo puesto que, en el laboratorio, una vez determinada la fase en que se encontraba el huevo éste era destruido. No obstante podemos aproximar esta cifra indirectamente tanto por el porcentaje de huevos no fecundados, si asumimos que una vez en desarrollo ésta se completa con éxito, como por el porcentaje de neonatos hallados en los nidos en los últimos meses del estudio.

14 17 13 10 12 15 10 10

2

3

1

5 5 1 2 5 3 5 5

1 1 2 4 1 1 3 3

PROBABLE FECHA PUESTA

05/06/2006 05/06/2006 05/06/2006 05/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006

2ª quincena marzo 1ª quincena abril 2ª quincena mayo 1ª quincena mayo 1ª quincena abril 1ª quincena mayo 1ª quincena abril 2ª quincena marzo

PORCENTAJE NO FECUNDADOS

ROTOS O MAL ESTADO

NEONATOS

FASE MAS TARDÍA

ECLOSIONADOS

NO FECUNDADOS 9 15 9 4 6 4 6 2

FECHA RECOGIDA

N2 N3 N4 N5 N7 N8 N9 N10

HUEVOS NIDO

NIDO

Tabla 2. Porcentaje de huevos no fecundados y datación aproximada de puesta.

64,29 88,24 69,23 40,00 50,00 26,67 60,00 20,00

15


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

N11 N15 N16 N20 N21 N22 N24 N25 N27 N30 N31 N34 N38 N39 N40 N42 N43 N44 N45 N47 N48 N51 N52 N53 N56 N57 N58 N59 N60 N61 N62 N63 N64 N65 N66 N67 N68 N69 N70 N72 N73 N74 N75 N76 N78 N79 N80 N81 N82

12 13 12 10 11 10 5 14 12 7 13 8 12 10 15 8 13 9 8 18 12 10 10 14 10 14 14 6 8 16 13 11 10 13 18 11 10 9 11 8 14 16 11 14 13 12 14 11 12

0 5 1 0 1 2 1 4 7 4 10 1 7 0 12 2 4 5 1 2 2 3 0 0 0 1 0 1 0 4 2 0 1 2 7 0 3 2 4 1 1 2 0 0 0 0 4 1 0

1

1

6 1

6 3 1 5 1 8

4

2 4 2 2 5 1 2 3 1 1 4 1 5 2 6 2 3 2 4 6 5 6 4 6 2 6 6 3 6 2 6 3 2

8 6 11

13 9 2 11

3 1 1 0 3 1 0 1 0 0 0 1 0 0 0 0 3 0 4 5 0 2 0 5 3 3 1 0 0 1 1 0 6 0 0 0 1 3 1 1 0 5 1 0 0 3 2 2 1

15/06/2006 15/06/2006 15/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 29/06/2006 05/07/2006 05/07/2006 05/07/2006 11/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 18/07/2006 26/07/2006 26/07/2006 26/07/2006 02/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 16/08/2009 16/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006

1º quincena mayo 2ª quincena abril 1ª quincena mayo 2ª quincena mayo 2ª quincena abril 2ª quincena mayo 2ª quincena mayo 1º quincena abril 1ª quincena junio 1ª quincena junio 1ª quincena mayo 2ª quincena abril 2ª quincena mayo 2ª quincena mayo 2ª quincena mayo 2ª quincena junio 1ª quincena mayo 2ª quincena junio 1ª quincena mayo 2ª quincena mayo 1ª quincena mayo 2ª quincena mayo 2ª quincena mayo 1ª quincena mayo 2ª quincena mayo 1ª quincena mayo 2ª quincena junio 1ª quincena mayo 2ª quincena mayo 2º quincena mayo 1ª quincena junio 2ª quincena mayo 1ª quincena junio 1ª quincena julio 2ª quincena mayo 1ª quincena julio 1ª quincena julio 1ª quincena julio 2ª quincena mayo 1ª quincena junio 1ª quincena junio 2ª quincena junio 1ª quincena junio 1ª quincena junio 1ª quincena junio 2ª quincena mayo 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio

0,00 38,46 8,33 0,00 9,09 20,00 20,00 28,57 58,33 57,14 76,92 12,50 58,33 0,00 80,00 25,00 30,77 55,56 12,50 11,11 16,67 30,00 0,00 0,00 0,00 7,14 0,00 16,67 0,00 25,00 15,38 0,00 10,00 15,38 38,89 0,00 30,00 22,22 36,36 12,50 7,14 12,50 0,00 0,00 0,00 0,00 28,57 9,09 0,00

16


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

N84 N85 N87 N88 N89 N90 N92 N93 N94 N95 N96 N97 N98 N99 N100 N101 N102 N103 N105 N106 N108 N109 N111 N112 N113 N114 N115 N116 N117 N118 N119 N120 N121 N123 N124 TOTAL

12 12 11 11 9 9 16 11 11 4 13 17 12 11 6 9 15 8 12 13 15 11 10 10 10 12 10 13 8 9 9 11 11 11 13 1051

2 2 1 0 0 0 0 5 2 0 2 0 1 1 2 3 2 0 0 4 1 1 0 1 2 2 0 0 0 1 1 0 7 0 0 208

11 7 7 16 6 4 4 17 6 10 4 2 2 7 12

6

14 9

71

--

8 10 10 13 8 8 8 11 4 11 13 280

4 1 2 0 2 2 0 0 1 0 5 0 0 0 0 3 5 0 0 0 0 4 1 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 113

23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 30/08/2006 30/08/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 --

2ª quincena julio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 1ª quincena junio 2ª quincena junio 1ª quincena junio 1ª quincena junio 1ª quincena junio 1ª quincena julio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 1ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 1ª quincena junio 1ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 1ª quincena julio 2ª quincena junio 2ª quincena julio 2ª quincena junio 1ª quincena julio 1ª quincena julio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio 2ª quincena junio --

16,67 16,67 9,09 0,00 0,00 0,00 0,00 45,45 18,18 0,00 15,38 0,00 8,33 9,09 33,33 33,33 13,33 0,00 0,00 30,77 6,67 9,09 0,00 10,00 20,00 16,67 0,00 0,00 0,00 11,11 11,11 0,00 63,64 0,00 0,00 19,79

17


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

En cuanto al porcentaje de huevos no fecundados (19,79%), en nuestro caso el dato debe de tomarse con precaución ya que como se ha comentado en el apartado de metodología, al ovoscopio ha sido difícil distinguir entre huevos no fecundados y los primeros estadios de desarrollo (Fase1). Además una parte de los huevos fueron rotos al extraerlos de los nidos o se encontraban en mal estado al ir a examinarlos en el laboratorio. Así pues, para el cálculo del porcentaje de huevos no fecundados hemos preferido prescindir de los huevos de los nidos donde no se ha identificado ningún huevo en desarrollo, o el porcentaje de huevos rotos era muy alto dando como resultado la tabla 2. Así, el porcentaje de huevos no fecundados se sitúa como media en 20% (figura 5). Fase 4 2% Rotos 11% Neonatos 27%

Fase 5 8%

Fase 3 3% En desarrollo 36%

Fase 6 6%

Fase 2 8%

No fecundado 20% Fase 1 8%

Eclosionados 7%

Figura 5. Porcentaje del estado de los huevos recolectados.

Si únicamente consideramos los nidos encontrados en el último mes (mediados de agosto a mediados de septiembre) donde podemos suponer que el desarrollo está en fase muy avanzada, puesto que la última hembra grávida se detectó el 5 de julio y la proporción de neonatos es muy alto; el porcentaje de huevos no fecundados desminuye de una manera significativa (tabla 3) con respecto a la calculada con anterioridad: 10,70% frente a 19,79 %). Es de destacar que conforme avanzamos en el tiempo el número de huevos no fecundados hallados en el nido es cada vez más bajo, llegando en muchos de ellos (n = 21) a ser igual a cero.

18


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0

4

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 2

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1

5

6

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 2

0 5 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 6

0 0 0 0 0 0 3 0 0 3 0 0 0 0 0 0 0 0 6 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 12

8 6 11 4 13 11 1 11 7 1 16 6 4 17 6 10 4 2 2 7 12 14 2 9 8 10 10 13 8 8 8 11 4 0 11 13 288

0 1 0 4 0 1 4 0 2 8 0 0 0 0 0 0 0 3 5 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 29

02/08/2006 09/08/2006 09/08/2006 16/08/2006 16/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 23/08/2006 30/08/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 06/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 15/09/2006 -------

PORCENTAJE NO FECUNDADOS

3

FECHA RECOGIDA

2

ROTOS O MAL ESTADO

0 4 0 0 0 0 0 0 0 4 0 5 0 0 1 1 2 3 2 0 0 1 0 0 2 2 0 0 0 1 1 0 7 5 0 0 41

1

NEONATOS

8 16 11 8 13 12 9 11 9 16 16 11 4 17 12 11 6 9 15 8 12 15 2 10 10 12 10 13 8 9 9 11 11 5 11 13 383

FASE

ECLOSIONADOS

NO FECUNDADOS

N60 N61 N63 N77 N78 N82 N86 N88 N90 N91 N92 N93 N95 N97 N98 N99 N100 N101 N102 N103 N105 N108 N110 N111 N113 N114 N115 N116 N117 N118 N119 N120 N121 N122 N123 N124 TOTAL

HUEVOS NIDO

NIDO

Tabla 3. Nidos con huevos en fase de desarrollo avanzado.

0 25 0 0 0 0 0 0 0 25 0 45,5 0 0 8,33 9,09 33,3 33,3 13,3 0 0 6,67 0 0 20 16,7 0 0 0 11,1 11,1 0 63,6 100 0 0 10,70

19


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

3.3.- Periodo de puesta Con respecto al periodo de puesta, y tal y como se ha mencionado más arriba, es difícil establecer fechas concretas por lo que debemos conformarnos con una aproximarnos a unos rangos quincenales (tabla 2); aún así los datos son reveladores (figura 6). Las puestas más tempranas comienzan en la segunda quincena de marzo, si bien en número muy bajo. Esta tendencia continúa a lo largo de abril y se incrementa durante el mes de mayo y primera quincena de junio. Es a partir de esta fecha cuando las hembras realizan el máximo de puestas, disminuyendo drásticamente la primera quincena de julio y siendo residual las semanas siguientes. Así pues el periodo de puesta se extiende, en el periodo de estudio, a lo largo de unas 18 semanas: desde la 2ª quincena de marzo hasta la 2ª quincena de julio, con un máximo a finales de junio.

35 2ª junio 30 25 20

2ª mayo

1ª junio

15 1ª mayo 10 5

1ª abril 2ª marzo

1ª julio

2ª abril 2ª julio

0

Figura 6. Histograma de frecuencias de los periodos de puesta de nidos.

20


Figura 7. Localizaci贸n de los nidos encontrados.

21


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

3.4.- Situación de los nidos Como puede apreciarse en la figura 7, la mayoría de nidos se localizaban a escasos centímetros de los pequeños muros de abancalamiento que a su vez, sirven de lindero entre parcelas. La hipótesis más probable es que las hembras intenten desplazarse lo más alejado posible del agua pero que, al llegar al muro decidan realizar la puesta ahí. El hallazgo de una mayor densidad de nidos en la confluencia de dos muros refrendaría esta hipótesis. Este fenómeno, la concentración de nidos próximos a barreras (muros, vías de tren, carreteras) es frecuente y es útil a la hora de localizar zonas de puesta (Aresco 2004). La reutilización de nidos, incluso de otras especies de reptiles (Deitz & Jackson, 1979) parece ser una práctica común en Trachemys (Aresco, 2004, Enge et al. 200, Goodwin & Marion, 1977). En nuestro caso la concentración de nidos en zonas muy concretas hace que las tortugas reutilicen nidos que previamente habíamos vaciado o que en un mismo nido puedan encontrarse huevos de distinto tamaño procedentes de dos hembras distintas (figura 8).

Figura 8. Dos puestas distintas halladas en un mismo nido. 3.5.- Hembras grávidas Simultáneamente a la recolección de huevos, se procedió a la captura y retirada de ejemplares de galápagos exóticos en la marjal colindante, mediante el uso de nasas anguileras. El periodo de capturas comprendió desde mediados de abril hasta finales de octubre. El total de Trachemys capturadas fue de 265, de los cuales 40 eran machos, 30 juveniles o de sexo indeterminado y 187 hembras (tabla 4).

22


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

Tabla 4. Evolución de las capturas y porcentaje de sexos. Almenara Almenara 2006 2003-2005 LOCALIDAD N % N % 135 75,41 187 70,57 Hembras 32 17,88 40 15,09 Machos 12 6,71 38 14,34 Juvenil e Indeterminados 265 100 179 100 Total

Peñíscola 2006 N % 124 50,61 85 34,69 36 14,69 245 100

El porcentaje de hembras es del 70, 57% cifra similar a la obtenida en la misma zona en años anteriores, pero sensiblemente superior a la obtenida en otras localidades, como por ejemplo Peñíscola. En principio, el porcentaje de hembras puede servirnos como índice de “naturalización” de la población puesto que en principio en los comercios únicamente se comercializan hembras. Así, en el medio natural, si la población está solamente constituida por ejemplares liberados por particulares la proporción de sexos tiene que estar claramente dominado por hembras. Conforme se verifica la reproducción en el medio natural la relación de machos, con respecto a hembras debería incrementarse, tendiendo la relación de sexos a igualarse. Una vez capturada la hembra se procedía a comprobar si presentaba huevos mediante la palpación inguinal. A pesar del alto número de hembras hallado, el número de hembras grávidas detectado ha sido bajo: únicamente 7 ejemplares. La primera hembra grávida detectada fue el 17 de mayo y la última el 5 de julio. Si bien este último dato es congruente con la fecha deducida para el final de la puesta, el escaso número de hembras grávidas detectado denuncia la poca sensibilidad del método de detección empleado.

3.6.- Anormalidades Independientemente del porcentaje de fertilidad del conjunto de embriones que se desarrollan, existe siempre un número anomalías en el desarrollo. En nuestro caso se han detectado dos: ejemplares melánicos y gemelos. Si bien el análisis y la interpretación de estos fenómenos exceden los límites del presente estudio, si creemos conveniente, al menos, dejar constancia de ellos.

23


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

En número de ejemplares melánicos encontrados ha sido de dos. Si bien carecemos de referencias para poder comparar los resultados. El porcentaje de adultos melánicos capturados en la Comunidad Valenciana a lo largo de los últimos cuatro años se sitúa en torno al 1%. Por otra parte únicamente se ha encontrado un huevo con gemelos. Tucker & Federick (1997) encuentran un porcentaje de gemelos de 2 º/00 (10 de 4943) lo que resulta sensiblemente superior a los obtenidos en el presente trabajo 0,75 º/00 (1 de 1.329). Este hecho podría deberse a varias razones: En primer lugar debido a lo infrecuente del fenómeno, son necesarias muestras muy grandes para poder documentarlo adecuadamente, siendo los datos aquí aportados demasiado modestos para aportar luz al hecho que pretendemos analizar. En segundo lugar, parece deducirse del trabajo de Tucker & Federick (1997) que los cálculos realizados los con individuos eclosionados, mientras que en nuestro caso se contabilizan la totalidad de huevos (es decir, no fecundados, en desarrollo, rotos, etc.). Si eliminásemos de nuestro cálculo tanto los huevos rotos, como los no fecundados, el porcentaje resultante sería de 1,3 º/00. Quizá sería más correcto, como señalan los autores arriba citados, en el estudio de este fenómeno asociar los porcentajes no tanto al número de huevos, sino al de nidos.

24


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

4.- CONCLUSIONES

La reproducción del galápago de florida (Trachemys scripta elegans) en el entorno de las lagunas de Almenara es un hecho constatado desde hace 4 años. Los datos obtenidos en el presente trabajo demuestran que la concentración de nidos puede ser muy alta: 124 nidos en 2 ha. Si bien carecemos de datos para compararlos ni con otras localidades. El total de nuevos recolectados en los 124 ha sido de 1329, lo que implica una media de 11 huevos por nido. El número máximo de huevos encontrado en un nido ha sido de 18 y el mínimo de 2. El examen mediante ovoscopio de los 1329 huevos recolectados ha revelado dos datos importantes: El periodo de puesta abarca unas 18 semanas y se extiende desde mediados de marzo hasta mediados de julio; siendo el mes de junio el mes más prolífico. Los primeros neonatos no aparecen hasta principios del mes de agosto. Estos datos permiten acortar en gran medido el periodo de búsqueda de nidos y por ende, el esfuerzo a emplear. El porcentaje de huevos no fecundados se sitúa en torno al rango del 1020%, si bien en muchos nidos (n=22) el porcentaje de eclosión se sitúa en el 100%.

Se ha comprobado la concentración de nidos junto a barreras, en nuestro caso los muros de los campos de naranjos, lo que permite discriminar determinadas áreas a la hora de localizar nuevas áreas de nidos. Asimismo se ha observado la reutilización de nidos que previamente habíamos vaciado.

25


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

5.- BIBLIOGRAFÍA Aresco, M.J. (2004). Reproductive ecology of Pseudemys floridana and Trachemys scripta (Testudinae: Emydidae) in Northwestern Florida. Journal of Herpetology, 38: 249-256. Bataller, J.V.; A. Forteza (2005). Mejora del hábitat de las poblaciones de galápago europeo (emys orbicularis) en la comunidad valenciana. Consellería de Territori i Habitatge. 102 pp. Inédito. Cadi, A.; V. Delmas; A. Prevot; P. Joly; C. Pieau; M. Girondot (2004). Successful reproduction of the introducted slider turtle (Trachemys scripta elegans) in the South of France. Aquatic conservation. Mar. freshw. Ecosyst. 14: 237-246. Cadi, A. & P. Joly (1999). The introduction of the slider turtle (Trachemys scripta elegans) in Europe. Competition for basking sites with the European pond turtle (Emys orbicularis). Chelonii,2: 95-100. Deitz, D.C. & D.R. Jackson. 1979. Use of American Alligator Nests by Nesting Turtles. Journal of Herpetology, 13(4): 510-512. Enge, K. M., H. F. Percival, K. G. Rice, M. L. Jennings, G. R. Masson, and A. R. Woodward. 2000. Summer nesting of turtles in alligator nests in Florida. Journal of Herpetology 34:497–503. Ernst, R.A.; F.A. Bradley; U.K. Abbett; M. Craig (2004). Egg candling and breakout analysis. Univ. California, division of agriculture and natural resources. Publication nº 8134. 9 pp. Ferri, V., C. Soccini (2003). Riproduzione di Trachemys scripta elegans in condizioni semi-naturali in Lombardia (Italia-Settentrionale). Natura Bresciana. Ann. Mus. Civ. Sc. Nat. Brescia, 33: 89-92. Goodwin, T. M., and W. R. Marion. 1977. Occurrence of Florida red-bellied turtle eggs in north-central Florida alligator nests. Florida Scientist 40:237–238. Greenbaum, E. (2002). A standardized series of embryonic stages for the emydid turtle Trachemys scripta. Can. J. Zool. 80: 1350-1370. Janzen, F.J.; J.K. Tucker; G.L. Paukstis (2000). Experimental analysis of an early life-history selection on size of hatchling turtles. Ecology, 81(8): 2290– 2304. Kolbe, J.J. & F.J. Janzen (2002)a. Experimental analysis of an early life-history stage: water loss and migrating hatchling turtles. Copeia, 1: 220-226.

26


DIRECCIÓN GENERAL DE GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL

Kolbe, J.J. & F. J. Janzen (2002) b. Impact of nest-site selection on nest success and temperature in natural and disturbed habitats. Ecology 83(1):269-281. Ramirez, J. (2005). Ciclo de postura ex situ de Trachemys scripta ornata (Reptilia: Testudines: Emydidae) en relación con régimen climático anual. Acta Biológica Colombiana, 10(2): 105-111. Tucker, J.K.; J.J. Federick (1997). Incidence of twinning in turtles. Copeia (1): 166-173. Tucker, J.K.; G.L. Paukstis & F.J. Janzen (2001). Short-term water potential fluctiations and eggs of the red-eared slider turtle (Trachemys scripta elegans). Transactions of the Illinois State Academy of Science, 94: 27-35. 6.- AGRADECIMIENTOS Ana Forteza revisó el texto e hizo valiosos comentarios para mejorarlo; asimismo ha cedido las imágenes contenidas en el DVD.

27


Nidos Trachemys scripta en Almenara (Castellón)