Issuu on Google+

José Luis Vivero Coordinador Regional ACF-E Centroamérica Estimadas amigas y amigos, empezamos el año presentando las acciones de recuperación de los desastres del 2010. ACF-E llevó a cabo intervenciones de emergencia durante la intensa temporada de lluvias que desbordó ríos, anegó campos y destruyó hogares. En Sibinal, Escuintla o Somoto, las noticias de este mes tienen al agua como protagonista, antes por exceso y ahora por defecto. A nivel mundial, este año 2011 es probable que volvamos a tener una crisis del precio de los alimentos, ya por encima de las cifras del 2008. Los altos precios del pan y del aceite espolearon las revueltas en Túnez y Egipto. En Centroamérica hay que colocar en la agenda política el escenario de corto plazo –aumento de desnutrición aguda en Corredor Seco- y el escenario de largo plazo -reducción de la producción agrícola por el cambio climático-. Las palabras clave son resiliencia, adaptación y mitigación. Nuestro trabajo en el Corredor Seco va en esa línea. El cambio climático no sólo afectará fuertemente a los osos polares y las ranas tropicales. Afectará muy especialmente al ser humano y a nuestro modelo de producción y alimentación. Los alimentos se hacen política en el siglo XXI.

Marvin de Paz Jefe de Proyecto SAN en San Marcos SITUACIÓN ACTUAL DE LA SEGURIDAD ALIMENTARIA EN SIBINAL

Los reportes del 2010 indicaron que

la producción en el municipio de Sibinal (departamento de San Marcos) disminuyó considerablemente debido a la fuerte temporada de lluvias que afectó a Guatemala en este año recién concluido. El personal de Acción contra el Hambre (ACF-E) reportó pérdidas del 50% de la producción de café y del 45% de la producción de maíz en la zona. Así mismo reportó dificultades de disponibilidad y acceso a los alimentos. Esta situación llevó a muchos jefes de hogar a emigrar con sus familias a países como México, donde trabajaron cortando café para ganar 3.000 quetzales (300 Euros) entre julio y noviembre, dinero que les permitió comprar alimentos. Esta crisis alimentaria es aún más severa a inicios de año debido al descenso de las temperaturas por debajo de los 0ºC, causado por la entrada de frentes fríos.

Una crisis alimentaria vendría a aumentar la tasa de desnutrición crónica en Sibinal (55.5%, según el Tercer Censo de Peso y Talla 2008), por lo que la seguridad alimentaria para este año es un tema prioritario en las acciones que contempla el proyecto de Seguridad Alimentaria y Nutricional que ejecuta ACF-E con fondos del Gobierno de Navarra.


Carlos Heer Jefe de Proyecto Rehab. Medios de Vida

El sábado 29 de mayo del 2010 la tor-

menta tropical Agatha azotó el territorio guatemalteco con fuertes vientos que alcanzaron los 75kph e intensas lluvias que dejaron un saldo de 174 muertos, 113 desaparecidos y más de medio millón de damnificados. Según una evaluación de impacto efectuada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), se contabilizó que fueron afectadas 338.543 personas y que los daños y pérdidas ascendieron a 7.855,7 millones de Quetzales (aproximadamente US$982 millones de dólares), de los cuales un 39% de ese monto corresponde a la destrucción de bienes muebles e inmuebles y el 61% representa pérdidas en la producción. Debido a los daños ocasionados por el paso de Agatha por Guatemala, ACF-E está ejecutando el proyecto “Rehabilitación de los medios de vida rurales de la población afectada por la tormenta Agatha en Guatemala” con fondos de la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI). Esta intervención de ACF-E tiene como objetivo contribuir a la rehabilitación de los daños ocasionados por el impacto de la tormenta tropical Agatha en los medios de vida rurales de la po-

blación afectada en los departamentos de Escuintla y Retalhuleu. Su estrategia de intervención está basada en proporcionar insumos agrícolas y pecuarios para las familias damnificadas y mejorar su producción de alimentos y de cultivos generadores de ingresos. El proyecto de Rehabilitación de los Medios de Vida está beneficiando a 2.880 familias en 139 comunidades de los municipios de San Andrés Villa Seca, Retalhuleu y Champerico en el departamento de Retalhuleu y de los municipios de Nueva Concepción, La Gomera, Puerto San José, Santa Lucía Cotzumalguapa e Iztapa en el departamento de Escuintla. La selección de los beneficiarios se realizó a través de los siguientes criterios: a) familias que perdieron sus cultivos parcial o totalmente por el paso de la tormenta Agatha; b) pequeños agricultores con una extensión disponible de hasta 1.5 manzanas de área para la siembra de maíz o ajonjolí; c) pequeños productores cuya producción de cultivos del ciclo de primera fue afectada en comparación con años anteriores.

De acuerdo a los medios de vida de las áreas de influencia del proyecto, las actividades de los agricultores en la época de postrera son la siembra de maíz en Escuintla y ajonjolí en Retalhuleu. La intervención con aves está orientada a fortalecer el componente de patio-hogar debido a las pérdidas ocasionadas por las altas precipitaciones que afectaron al territorio guatemalteco. Los componentes que se desarrollan en este proyecto se definieron en base a la evaluación de daños realizada en el mes de julio por los equipos técnicos de ACF-E, en la cual participaron las autoridades municipales y los Consejos Comunitarios de Desarrollo (COCODES). En el Componente Agrícola se seleccionaron familias productoras de maíz y ajonjolí para la distribución de insumos agrícolas (30 libras de semilla de maíz, 1 quintal de fertilizante completo 15-15-15, 8 libras de semilla de ajonjolí y 1 quintal de Urea). De igual manera, se está capacitando a los beneficiarios para que mejoren la producción con técnicas apropiadas y de bajos insumos y se está moni-


toreando el desarrollo de los cultivos y la producción agrícola de estas familias. En lo que se refiere al Componente Pecuario, se está reactivando este rubro con la entrega de una bolsa pecuaria compuesta por 5 aves por beneficiario y con capacitaciones a las familias beneficiarias en el manejo de aves y se implementarán 2 campañas de vacunación de aves. Los resultados esperados con este proyecto, en lo que se refiere a la producción de alimentos y cultivos generadores de ingresos, son: a) que al menos el 90% de las familias beneficiarias tenga acceso adecuado a insu-

mos agrícolas básicos para cultivar 0.7 hectáreas de maíz y 0.7 hectáreas de ajonjolí para la producción en el ciclo de postrera y b) que al menos el 70% produzcan el maíz y el ajonjolí suficiente para abastecer sus necesidades de consumo por un período mínimo de 6 meses.

Con las actividades de intervención programadas, se espera contribuir a disminuir la inseguridad alimentaria a través de la producción de alimentos y generación de ingresos, así como la diversificación en la dieta alimenticia con la entrega de las gallinas ponedoras.

En lo que se refiere a insumos pecuarios se espera que el 90% de las familias tengan acceso a una bolsa pecuaria que les permita reponer el 50% de las aves de patio que perdieron por la tormenta tropical Agatha y que al menos el 90% de las familias que se les entregue este insumo, vacunen al 100% de sus aves para evitar las enfermedades más importantes de la zona.

Este proyecto tiene una duración de 6 meses, desde el 1 de agosto de 2010 hasta el 31 de enero de 2011 y cuenta con un presupuesto de 378.662,30 EUR.


“JALAPA, BAJO LA PERSPECTIVA DE LA SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL” El día 2 de octubre del 2010, ACF-E organizó y participó en el Foro “Jalapa, Bajo la Perspectiva de la Seguridad Alimentaria y Nutricional” con el propósito de iniciar un proceso de sensibilización interinstitucional sobre de la situación de la Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) que permita reflexionar sobre las acciones que diferentes actores están realizando en la zona y que promueva propuestas coherentes que impulsen un proceso de cambio. Esta iniciativa surgió en el contexto del Estado de Emergencia para Combatir la Desnutrición decretado en el 2009 ante los cuadros de desnutrición aguda y sus resultados fatales en el departamento de Jalapa que se extendieron durante el 2010. En este Foro se trazaron como metas: 1) Cero muertes por desnutrición agu-

“POR UNA CENTROAMÉRICA SIN HAMBRE” Con el objetivo de mostrar de una manera amable y con mensajes claros el trabajo que ACF-E realiza en Centroamérica, así como para darle visibilidad a sus donantes, ACF-E ha producido una serie de tres videos sobre sus proyectos en Nicaragua y Guatemala. Los videos fueron filmados por el realizador italiano Francesco

da en el departamento, en un plazo máximo de 5 años. 2) Reducción del 2% anual de la desnutrición crónica a nivel departamental. 3) Implementación de la red de vigilancia nutricional a nivel comunitario. 4) Levantar el censo nutricional departamental (niños <5 años). 5) Establecimiento y consolidación de los Consejos Municipales de Seguridad Alimentaria y Nutricional. 6) Incrementar el presupuesto departamental 2011 y 2012 y la asignación de recursos para acciones de SAN. 7) Fortalecimiento institucional a nivel departamental, con apoyo de la comisión tripartita de acompañamiento. Las instituciones que participaron en el foro conformaron el Comité de Operaciones de Emergencia-Comisión

Baiocchi, quien inició su filmación en Nicaragua, en el departamento de Madriz y dentro de éste, en los municipios de intervención de cada proyecto: El Castillito (Proyecto de Agua y Saneamiento), San José de Cusmapa y San Juan de Río Coco (Proyecto de SAN) y San Lucas (Food Facility). Recientemente se filmó en Guatemala en los departamentos de Jalapa, El Progreso y Chiquimula (Proyecto Corredor Seco), en Escuintla (Proyecto Rehabilitación de Medios de Vida y DIPECHO) y en San Marcos (Proyecto de SAN).

de Seguridad Alimentaria Nutricional (COE-CODESAN). La declaración “Por una Jalapa sin hambre se puede descargar en

http://issuu.com/joseluisvivero/ docs/acf-e_declaracion_de_jalapa__ guatemala__22_octubre

La idea es usar estos vídeos en actividades institucionales en Nicaragua y Guatemala y darle difusión a través de la web. Uno de los vídeos que ya se encuentra disponible en nuestras redes sociales fue musicalizado con la canción “Moving” de Macaco, por su mensaje positivo, dinámico y en pro de un mundo mejor. Puedes ver el vídeo en www.youtube.

com/watch?v=q34GFGGU77o


Roberto Cabrera Coordinador Observatorio Centroamérica

La

información es una pieza clave para la planificación de acciones tanto de prevención como para la respuesta en todas las actividades humanitarias. Durante el 2010, la misión de Acción contra el Hambre (ACF-E) en Centroamérica generó una serie de documentos de análisis de situación en crisis súbitas y de tracto lento que permitieron orientar no solamente las acciones de la organización, sino también de autoridades nacionales y tomadores de decisión de la Cooperación Internacional. Dentro de la información de impacto, hay realidades que son evidentes y que por lo tanto no necesitan de procedimientos complejos para poder tomar decisiones. Sin embargo, la evaluación de la situación nutricional de infantes requiere de estudios y procedimientos metodológicos que garanticen la obtención de información representativa de una población, con buena calidad de datos en el menor tiempo posible para responder a situaciones que pueden ser catastróficas.

La Metodología SMART (Metodología de Encuesta Simplificada y Estandarizada en un Paquete para Situaciones de Emergencia) fue aplicada en el Corredor Seco de Guatemala en noviembre de 2010. Esta metodología utilizada para la determinación de prevalencias de desnutrición, mortalidad y en su versión más reciente, de situación de Seguridad Alimentaria, fue desarrollada por expertos del Center for Disease Control and Prevention (CDC), universidades, organizaciones del Sistema de Naciones Unidas y Organismos Internacionales. Actualmente es aplicada en muchos contextos de emergencia ya que simplifica el diseño, la planificación y la implementación de las encuestas, así como el análisis de la información y reporte de resultados de una manera sencilla y cuidando de la calidad del proceso en todos sus pasos mediante la utilización de los módulos del software ENA (Evaluación Nutricional en Emergencias) que forma parte de la metodología.

El ejercicio realizado en el Corredor Seco es el primero que se hace en Latinoamérica e incluyó al personal regular del proyecto, nutricionistas, técnicos agrícolas y algunos técnicos de bases de otras zonas geográficas como Nicaragua, coordinados por el personal del Observatorio Contra el Hambre de ACF-E y permitió, no solamente determinar el estado nutricional de la población infantil del área en menos de 72 horas de concluido el trabajo de campo, sino también la formación del personal de ACF-E, de estudiantes universitarios y de técnicos de organizaciones socias en el uso y aplicación de las herramientas. Los resultados obtenidos en los reportes de control de calidad del proceso fueron satisfactorios con lo que se pudo comprobar que la metodología cumplió su objetivo de ser una herramienta versátil, aplicable y eficaz.


José Luis Vivero Coordinador Regional ACF-E Centroamérica

ACF-E

trabaja en el Corredor Seco de Nicaragua y Guatemala con un enfoque de micro-cuencas. Lo que comenzó como un enfoque territorial para hacer frente a la sequía del 2009 se ha transformado en uno de los elementos clave de nuestra estrategia regional para mitigar los impactos del cambio climático sobre la seguridad alimentaria de los hogares rurales. La preparación para sequías, que se prevén cada vez más intensas y recurrentes, se fundamenta en un trabajo de medio plazo para entender y reforzar: (a) la resiliencia de los ecosistemas y los seres humanos a eventos climáticos severos, (b) la capacidad de adaptación de la agricultura a los cambios graduales y (c) la mitigación de los efectos perniciosos sobre el clima de una agricultura poco sostenible. Sobre estos tres elementos estamos actualmente incidiendo a través de un enfoque territorial basado en las micro-cuencas. Éstas son territorios delimitados por montañas y con un río en el centro (permanente o estacional) que funciona como una unidad natural (de recogida de agua de lluvia y almacenamiento en el suelo) y económica (con comunidades produciendo en sus límites). Este enfoque tiene sentido en zonas semiáridas donde habitan comunidades rurales pobres, que viven de la agricultura de subsistencia y son totalmente dependientes del agua de lluvia. Gestionar bien el agua es la clave de las micro-cuencas. El objetivo principal de nuestro tra-

bajo es maximizar la cosecha de agua y mantener una adecuada humedad en el suelo en la época de la siembra. Para ello, se planifican las zonas de la cuenca donde se tiene que recoger agua, donde se deben evitar pérdidas por lavado de suelo, donde se pueden colocar pozos, etc. Estas obras se complementan con la organización de los comités de agua, mejoras en la gestión del riego y el agua de consumo humano, la cosecha de agua en los tejados de las casas, las barreras vivas para evitar escorrentías, sistemas agro-forestales de retención de suelo y producción de leña y follaje, mulching, etc. La intervención se desarrolla a través de un comité local de micro-cuenca y se cuenta con los programas de Mano de Obra Intensiva (Cash-for-Work) para realizar tareas de rehabilitación de la micro-cuenca. Estos programas de empleo temporal deben hacerse entre marzo y mayo, antes de la temporada de lluvias y después del cierre de la temporada de recogida de café, caña y cardamomo. Así preparamos la micro-cuenca y proporcionamos ingresos a los hogares pobres para poder comprar alimentos y semillas, y poder hacer frente al peor período del año, entre junio y agosto, cuando más escasean los alimentos y aumentan los casos de desnutrición infantil. La propuesta de ACF-E está pensada para ser llevada a cabo durante tres años, y con resultados medibles en ese período. Se combinan los siguientes

elementos: (a) el apoyo a la producción de granos básicos con metodologías de bajos insumos y agro-ecológicas; (b) el empleo temporal para proporcionar ingresos claves que eviten los picos de desnutrición aguda; (c) la vigilancia activa y tratamiento de la desnutrición aguda, y (d) el monitoreo de la situación de seguridad alimentaria a través de los Sitios Centinela comunitarios. Este enfoque será complementado en 2011 con un quinto elemento relacionado con la desnutrición crónica: el enfoque cultural de la nutrición, para comprender mejor las causas no económicas de la desnutrición crónica y poder incidir para revertir esta situación. La desnutrición crónica se mantiene altísima en el Corredor Seco (el 70% de los niños y las niñas menores de cinco años) y supone una cadena perpetua que hipoteca el futuro de los niños y niñas. Trabajamos por fortalecer la resiliencia de los ecosistemas y de las comunidades humanas. Los seres humanos serán más resilientes si tienen una mejor nutrición, mejor salud, más conocimientos, más organizaciones, más ingresos y más diversos, si dependen menos de insumos externos, si están más empoderados, y si conocen más y mejor las implicaciones del cambio climático sobre sus vidas. La resiliencia humana depende, entre otras cosas, de una correcta alimentación. Que por otro lado, es además, un derecho humano.


Milton Aguilar Milton Aguilar es el Logista País de ACF-E en Nicaragua desde mayo del 2008. Su primera intervención con la Misión Centroamérica la realizó durante las actividades de cierre de un proyecto de emergencia ante los daños causados por el paso del huracán Félix en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) del país. Ha trabajado en el terreno en intervenciones de emergencia por inundaciones, huracanes y plagas, ha formado parte de equipos de apertura de operaciones de ayuda humanitaria en Honduras y Nicaragua y ha participado en la elaboración de licitaciones de compras internacionales en toda Centroamérica. Recientemente finalizó un máster en Logística Integral, enfocando su tesis en logística ambiental y humanitaria en procesos de almacenamiento y distribución de granos básicos. Se ha caracterizado por cumplir objetivos optimizando hasta el último recurso disponible en situaciones de emergencia, así como en el apoyo constante a los equipos de trabajo. “Con Acción contra el Hambre he logrado fortalecer mi capacidad de trabajo en equipo y me he dado cuenta que la esencia está en que todos rememos al mismo tiempo, al mismo lado pero no necesariamente de la misma manera”.

Spiros Konstantakos Spiros Konstantakos, de origen griego, se integró a ACF-E en Centroamérica en julio del 2008 como Coordinador Logista a nivel regional. En sus primeros 18 meses en la misión trabajó en las oficinas de Managua (Nicaragua) realizando frecuentes viajes a las bases de Guatemala con el objetivo de reforzar e integrar los departamentos logísticos de ambos países. Desde enero del 2010 se traslada a Guatemala siempre como Coordinador Logista pero a nivel de país. Tiene un Máster en Cooperación Internacional y ha trabajado en varios países como Indonesia, Perú y España. Su experiencia laboral incluye trabajo como técnico de campo en proyectos de Seguridad Alimentaria. Por sus aptitudes en la investigación académica y su experiencia en el trabajo de campo en el desarrollo internacional, ha sido reconocido por su capacidad de alcanzar objetivos que contribuyen a generar un ambiente dinámico en el centro de trabajo. Su trabajo en Centroamerica recién concluyó este pasado diciembre y fue su primera misión con ACF-E. “Creo que con este trabajo aprendí a mejorar mi capacidad organizativa y de gestión y aprendí sobre la logística en situaciones de emergencia y post emergencia con la experiencia de la tormenta Agatha en Guatemala.”

Sonia Mejía Jefa de Proyecto SAN en Madriz Este 31 de diciembre concluyó el proyecto “Mejoramiento de las capacidades económicas y productivas de la población en el departamento de Madriz, Nicaragua”, la intervención en Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) ejecutada por ACF-E desde el año 2009 en los municipios de San Juan del Río Coco, San José de Cusmapa, Las Sabanas y Somoto con fondos del Gobierno de Navarra. Durante dos años el proyecto benefició directamente a 694 familias productoras (1.471 mujeres y 1.628 hombres) y a través de las alcaldías de los municipios de intervención benefició a 188 familias productoras (89 mujeres y 99 hombres, incluidos niños y niñas). Todas estas personas beneficiadas con el proyecto tuvieron la oportunidad de insertarse a nuevos mercados y mejorar no sólo la calidad de vida de sus familias, sino también diversificar la producción agropecuaria y especializarse en rubros alternativos como apicultura, artesanías de barro y pino para generar ingresos y asegurar la alimentación en el hogar. De igual manera, pudieron implementar iniciativas de agro-negocios encaminadas a desarrollar la producción de hortalizas, granos básicos, fresas, abono orgánico con lombrices y café. También se apoyaron actividades apícolas


en las cuales se brindó asesoramiento con el fin de garantizar la sanidad de las colmenas, evitar las pérdidas de abejas, garantizar la calidad de la miel y promover la comercialización de los productos. Con el objetivo de implementar actividades que promovieran la conservación de bosques y el agroturismo, el proyecto apoyó la artesanía y el turismo rural comunitario. Las acciones también fortalecieron el tema de marco jurídico y se logró que organizaciones de productores se asociaran en cooperativas que puedan insertarse en redes de desarrollo económico, ser más competitivas y tener acceso a mejores mercados. Los grupos de productores beneficiados por este proyecto fueron las artesanas de la Cooperativa Fabreto y del Grupo de Artesanas de El Rodeo; los productores de granos básicos, café, frutas cítricas, hortalizas, cultivos no tradicionales y lácteos del Grupo de Productores de Imires, Cooperativa 5 de Junio, Asociación “Oscar Romero”, Grupo El Castillito, Grupo productor de El Cipián, Grupo de productores de Mata Palo y del Grupo productor Las Brisas; los productores de miel de abeja de la Asociación APINOR y del Grupo de apicultores de Somoto; y los fabricantes de fibra de henequén, Cooperativa Agroindustrial de Producción de Henequén.

TODAS NUESTRAS PUBLICACIONES ACCESIBLES CON UN CLICK http://www.scribd.com/ doc/45005381/PublicacionesOnline-de-ACF-E-en-Centroamerica

Don José Palomino es un habitante de El Naranjo (Escuintla, Guatemala) que trabaja como voluntario en el monitoreo y reporte de lluvias, crecidas de ríos y sismos. Desde 2008, ACF-E, a través del Programa de Prevención de Desastres de la Comisión Europea (DIPECHO por sus siglas en inglés), apoya su trabajo con materiales para la gestión del monitoreo, con capacitaciones y con personal del proyecto que está pendiente del trabajo y de los recursos con los que se realiza esta labor.

16.130 habitantes de la cuenca del río Coyolate son beneficiados por el Sistema de Alerta Temprana (SAT) en Escuintla. Gracias al proyecto “Fortalecimiento de las capacidades de respuesta a desastres en la cuenca del río Coyolate”, se cuenta con 32 bases de radios, 5 sensores de niveles de ríos, 5 pluviómetros para monitoreo de lluvias, 32 paneles solares con todos sus implementos para el soporte de energía, 32 baterías de ciclo profundo, 18 Coordinadoras Locales para la Reducción de Desastres (COLRED) y 3 Coordinadoras Municipales para la Reducción de Desastres (COMRED). Todo ello en los tres municipios de cobertura del proyecto DIPECHO. El sistema de monitoreo para el río Coyolate se basa en la necesidad de proporcionar a las comunidades más vulnerables a las inundaciones, las herramientas adecuadas para llevar un control del nivel del río y brindar advertencias fiables que protejan la vida y la seguridad de los principales medios de subsistencia de la población.


Boletín ACF-E Centroamérica No. IV