Page 1

 

REVISTA EDUCAPR 

      “Ejemplo de  colaboración en la era digital” 

“Motivación para transformar el                                  uso de  la tecnología”  “Es un logro, un triunfo, ustedes son parte  de la transformación educativa del uso de  la tecnología, Internet y Web 2.0 en Puerto  Rico” 

 

04/2011 WEB 2.0 

EDU 2.0  COLABORACION 

TECNOLOGIA

EDUCACIÓN

             AUSPUCIADO POR EDUCAPR, CORP.    


Revista EducaPR 

Tabla de Contenido    A Pizarra y Tiza, ¿En Serio?  Los bienes comunes y el aprendizaje en el siglo 21  Integrando la Tecnología Instruccional en Programas para Desertores Escolares     “LMS” respuesta al aprendizaje del Siglo  XXI  Aproximación a la dimensión socio – política de las TIC en la  Legislación  Española, hacia la inclusión  competencial    Web 2.0: Experiencia, Reflexión Crítica, y Discurso Racional Para Lograr Un  Aprendizaje Transformacional    Las apps educativas van reformando los recursos didácticos de la educación  La integración de la tecnología en la sala de clases  e‐Learning para Maestros Rurales  El sistema educativo de hoy no tiene que esperar por Superman  Edu 2.0 en la Educación Secundaria 

  2 | P a g .    


Revista EducaPR 

A pizarra y tiza, ¿en serio?  Por Jorge Valentine    Mientras arrecia la carrera por la educación del siglo XXII, aún el siglo XXI no pisa ni arranca hacia la dirección  adecuada. Esta es una generación estudiantil de velocidad e inmediatez, no obstante, las políticas que rigen la  tecnología en las aulas siguen rezagadas en una época oscura y poco informada. El artículo pretende alertar a  educadores y público general sobre la pertinencia que tiene revisar el currículo actual de la escuela  puertorriqueña, instando a mirar hacia el futuro y no hacia el pasado para enmarcar las soluciones.    Hoy  educamos  a  los  ciudadanos  del  siglo  XXII;  esta  es  la  consigna  de  muchas  empresas  dedicadas  al  estudio  estadístico  de  la  educación  en  Puerto  Rico.  Según  el  pronóstico  de  una  de  las  empresas  más  conocidas,  aproximadamente  el  10%  de  los  niños  que  hoy  cursan  el  Kinder,  serán  los  adultos  de  la  próxima  centena  del  milenio. Gracias a la tecnología y los avances médicos, estos muchachitos vivirán para ver los primeros diez años  del próximo siglo. Hijos de la Web y la nanotecnología se perfilan como el prototipo del estudiante modelo para  el cual los sistemas educativos deben prepararse hoy; no obstante, optamos por batallar a pizarra y tiza contra  recursos interactivos y en Flash al alcance de la mano (o el mouse).  Pregúntele  a  cualquier  educador  activo  y  este  le  confirmará  que  los  jóvenes  de  hoy  viven  “conectados”  al  mundo entero en “tiempo real”; a través de las redes sociales y la pléyade de equipos electrónicos y  digitales  que manejan, mucho antes de llegar a la sala de clase, nuestros estudiantes ya han presenciado el mundo ante  sus  monitores  flat‐screen,  con  tan  sólo  dos  o  tres  palabras  entradas  en  un  buscador  web.  La  era  de  la  información  jamás  tuvo  tanto  significado  como  ahora.  En  este  siglo  XXI,  aunque  nuestros  jóvenes  no  necesariamente  crecen  con  una  comprensión  absoluta  del  mundo  –pues  esa  sólo  la  otorgan  los  viajes,  experiencias  y  la  madurez  –  no  podemos  clasificarlos  como  ignorantes  o  incomunicados.  ¡Todo  lo  contrario!  Gracias a la tecnología, lo que no saben se puede hallar con relativa simplicidad.  Google,  YouTube  o  Wikipedia  estelarizan  la  gama  entera  de  herramientas  disponibles  para  responder  a  las  interrogantes simples del diario. Estos puertos son las escalas a una inmensa red de datos (verificables o no) que  les suplen a nuestros estudiantes con información vital para su cotidianidad.   Música, textos, arte… you name it,  3 | P a g .    


Revista EducaPR 

todo ha sido reificado, copiado, cuatriplicado, “bajado” y plogueado sin la necesidad de pasar años sentados en  aulas o bibliotecas a la búsqueda del conocimiento. Es la educación fuera del horario de clases la que nos está  preparando  a  los  muchachos  y,  en  contraste  con  este  mundo  iluminado  a  fuerza  de  baterías  recargables  y  pantallas LCD, el salón de clase parece la misma caverna oscura de la que tanto quiso sacarnos Platón.  No  obstante,  hemos  decidido  que  toda  esta  información  y  tecnología  es  algo  innecesaria  para  los  chicos  y  perniciosa  para  la  educación  ideal  por  más  que  compremos  computadoras  para  cada  escuela  y  se  habiliten  laboratorios para estos fines. El presupuesto nos ha limitado el acceso a la web, a los recursos informáticos, a la  cercanía  con  la  cultura  y  a  la  inmediatez  conveniente  proporcionada  por  la  Red  2.0;  hemos  sólo  pensado  (un  poco  a  la  usanza  de  nuestros  padres  y  abuelos)  que  toda  esta  tecnología  es  instrumento  de  perdición,  negándonos la oportunidad de crear sistemas de provecho con la mano de cartas que ahora se nos repartió. Con  esta  actitud,  le  hemos  restado  dinamismo  al  ritmo  que  muchos  de  nuestros  jóvenes  acostumbran  fuera  de  la  escuela, obligándolos a “bajar las revoluciones” de su estándar de vida, incitándolos al aburrimiento en lugar de  la  curiosidad,  al  tedio  en  lugar  de  la  interacción.  Una  buena  pregunta  sería:  ¿por  qué  opta  el  maestro  que  a  pizarra y tiza lucha contra lo evidente?  La respuesta, aunque escondida tras un velo de misterio, no es difícil de encontrar. Después de todo, nuestros  sistemas educativos no están orientados hacia el futuro, sino estrictamente al pasado, ¡qué más podemos pedir!  Aunque  llenemos  agendas,  misiones  y  visiones  con  frases  de  futuristas;  aunque  se  nos  llene  la  agenda  con  talleres y maestrías en tecnología, la realidad de nuestro sistema educativo es ambigua y elástica. Piénselo por  un  momento,  si  no  lo  fuese,  nuestros  currículos  contarían  con  cursos  de  alfabetización  tecnológica  temprana,  programación  simple,  colaboración  a  distancia  (networking),  incluso  con  literatura  de  ciencia  ficción  como  herramienta  para  comprender  discursos  de  un  futuro  alterno.  No  obstante,  estamos  obcecados  con  la  Edad  Media  y  su  legado1,  sólo  el  pasado  podrá  salvarnos  de  lo  incierto  y  precisamente  esto  lo  que  nuestros  estudiantes encuentran latoso. 

                                                             1 Hago referencia a Humberto Eco y su libro de ensayos “Viajes en la hiper‐realidad”   (1986), donde el autor se vale de la Edad Media como referente y punto de partida para el pensamiento moderno  indicando que, culturalmente, el hombre moderno es movido a actuar por los mismos motivos que lo hiciera el  hombre medieval: el honor, el reconocimiento, el hambre y la necesidad, entre otros. 

4 | P a g .    


Revista EducaPR 

Una posible opinión sería que “hay que tomarlo con calma”. Hmm… Tal vez, la escuela con esta opinión tenga  sus razones, no obstante, ya pasan  los primeros diez años del siglo XXI y aún estamos “evaluando” cómo es que  hay que tratar el asunto de la tecnología a largo plazo.  La investigación demuestra que niñ@s y jóvenes, como seres humanos que son, están inclinados naturalmente  hacia el aprendizaje; sin embargo, hasta hoy, nadie le ha preguntado al estudiantado ¿Cómo quiere aprender?  ¿Qué  pude  hacer  la  escuela  por  ti?  ¿A  dónde  quieres  ir  hoy?  No  existe  un  solo  instrumento  que  evalúe  propuestas iniciadas por los mismos estudiantes y que las tome en serio. De por medio están nuestros pieichdis,  nuestros  presupuestos  de  ensueño  y  la  idea  paternalista  de  que  sabemos  lo  que  es  mejor  para  los  nuestros.  Ante modelos mentales cuyas opciones son tan retrógradas, escuchar no es siquiera una cuestión real. Quizás,  en algún punto entre hoy y el 2100 alguien se atreva a poner el oído en tierra y reciba las señales que emite el  futuro;  después  de  todo,  nadie  envía  ya  mensajes  en  botella,  eso  es  una  cosa  de  piratas  y  cautivas,  no  de  internautas.    Jorge Valentine es principal de escuela secundaria, profesor y escritor.   

REFERENCIA:   Eco, H. (1986). Travels in Hyper Reality. Chicago: Harper Books. Harcourt Publishers Ltd.           

5 | P a g .    


Revista EducaPR  Los bienes comunes y el  aprendizaje en el siglo 21  Por Mario Núñez Molina    El  principio fundamental de la nueva cultura de aprendizaje que se presenta como una alternativa a la 

cultura tradicional    gira  en  torno  al  valor  de  compartir  nuestras  ideas  y  conocimiento  con  el  mundo  de  forma  abierta  y  transparente.  Mientras  que  la  cultura  de  aprendizaje  del  siglo  pasado  es  una  basada  en  sistemas  cerrados y en proteger nuestros contenidos para que el menor número de personas pueda beneficiarse de los  mismos, la nueva cultura de aprendizaje promueve el compartir lo que sabemos con los otros de  la manera más  libre y abierta posible. La  transformación  pedagógica que necesitamos podrá ser  realidad en la medida en que  nos  movemos  del  paradigma  de    “eso  es  mío  y  de  nadie  más”    al  paradigma  descrito  por  Machado  en  un  discurso  pronunciado  en  Valencia  en  la  sesión  de  clausura  del  Congreso  Internacional  de  Escritores:  “Para  nosotros,  la  cultura  no  proviene  de  energía  que  se  degrada  al  propagarse,  ni  es  caudal  que  se  aminore  al  repartirse; su defensa, obra será de actividad generosa que lleva implícitas las dos más hondas paradojas de la  ética: sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da.”(Machado, 1937)   Cuando compartimos recursos comprendemos el llamado poder de la inteligencia colectiva que se basa  en  el  postulado  de  que  “juntos  sabemos  más”.  Al  presente  la  mayor  parte  de  los  currículos  de  enseñanza  refuerzan el aprendizaje individual y ofrecen muy pocas oportunidades para la colaboración. Se basan en utilizar  exámenes y calificaciones como una forma de motivación externa, olvidando que se ha encontrado que ese tipo  de motivación destruye el aprendizaje significativo. (Pink, 2009)  En este ensayo discutiremos  las maneras en que se está expresando esta nueva cultura de aprendizaje  basada en la filosofía de los bienes comunes o el procomún. (Benkler,2007; Hess & Ostrom, 2006) La descripción  que ofrece el El Media Lab Prado  sobre el procomún nos ayuda a entender el valor de este concepto: 

6 | P a g .    


Revista EducaPR  Procomún  busca  expresar  mediante  un  término  nuevo  una  idea  muy  antigua:  que  algunos  bienes  pertenecen  a  todos  y  que  en  conjunto  forman  una  comunidad  de  recursos  que  debe  ser  activamente  protegida y gestionada. Está constituido por las cosas que heredamos o creamos conjuntamente y que  esperamos  legar  a  las  generaciones  futuras.  Pertenecen  al  Procomún  los  recursos  naturales  como  el  aire, el agua, los océanos, la vida salvaje y los desiertos, y también Internet, el espacio radioeléctrico, los  números  o  los  medicamentos.  También  incluye  abundantes  creaciones  sociales:  bibliotecas,  parques,  espacios públicos, además de la investigación científica, las obras de creación y el conocimiento público  que hemos acumulado durante siglos.   El problema  que nos atañe es que  frecuentemente lo que debería pertenecer al procomún es tratado 

como propiedad  privada  y  personal,  limitando  el  acceso  que  puedan  tener  las  personas  a  ese  bien.  Tomemos  como  ejemplo  el  conocimiento  que  se  genera  en  las  universidades  públicas.  En  las  mismas  se  llevan  a  cabo  investigaciones y se publican artículos de gran valor a los que el pueblo no tiene acceso debido a que los mismos  se encuentran en revistas cerradas. Es absurdo que con el dinero del pueblo se lleven a cabo investigaciones que  se  publiquen  después  en  revistas  a  las  que  hay  que  pagar  para  tener  acceso.  Los  únicos  que  se  benefician  de  este  esquema  son  las  corporaciones  encargadas  de  publicar  las  revistas.  Más  aún,  este  sistema  cerrado  de  publicaciones  científicas  atenta  contra  el  desarrollo  de  la  ciencia  e  impide  que  los  países  con  pocos  recursos  puedan desarrollar investigaciones innovadoras ya que no tienen acceso a las investigaciones más recientes.   Por  otra  parte  si  publicamos  para  llegar  al  mayor  número  de  personas,  no  hace  sentido  publicar  en  fuentes  a  las  que  muy  pocas  personas  tienen  acceso.  La  carrera  de  cualquier  científico  se  beneficia  al  dar  a  conocer su trabajo de la manera más amplia posible.   Es esencial movernos de  la cultura de la ciencia protegida por patentes y  derechos de autor a la cultura  de la ciencia abierta. Recientemente compañías que publican las principales revistas científicas han comenzado  a flexibilizar sus políticas en torno a los derechos de autor y a favorecer el acceso abierto. Por ejemplo, Elsevier  permite  que  los  autores  que  publiquen  artículos  en  sus  revistas  puedan  tener  la  versión  final  en  archivos  electrónicos  abiertos. Por  otra  parte,  Springer le da la opción a sus autores de que sus  artículos puedan  estar  disponibles  libremente  en  su  portal  si  pagan  la  suma  de  $3,000.  Esta  cantidad  puede  ser  costeada  por  la  institución  en  la  cual  trabaja  el  autor.  Hay  países  como  Brazil  que  han  adoptado  una  política  oficial  de  acceso  abierto para sus revistas científicas.   7 | P a g .    


Revista EducaPR  Algunas universidades han comenzado a aprobar políticas de acceso abierto a las publicaciones de sus 

profesores. En  Harvard  las  escuelas  de  Artes  y  Ciencias,  Educación,  Divinidad,  Derecho  y  de  Gobierno  han  aprobado políticas de acceso abierto a las publicaciones de su facultad. MIT, la escuela de Educación de Stanford  y Yale han hecho lo propio. El año pasado la Escuela de Derecho de la UPR adoptó una política de acceso abierto  en  la  Escuela  de  Derecho  de  la  Universidad  de  Puerto  Rico.  Mediante  esta  acción  la  Faculta  de  Derecho  se  convierte en la primera Facultad de una Universidad de nuestra Isla que adopta este tipo de política. Esperamos  que otras Facultades de la UPR sigan el ejemplo de la Escuela de Derecho.  Los  investigadores  tenemos  una  gran  responsabilidad  de  compartir  nuestro  trabajo  con  el  mayor  número de personas. Las revistas de acceso abierto proveen el mecanismo para lograr esta importante meta ya  que tienen una serie de ventajas:  1. No tienen ningún costo para los lectores  2. Ofrecen una diseminación  amplia y más rápida  3. Intercambio abierto de las ideas beneficia a la sociedad  4. Retan el modelo de publicación impresa que cada día tiene precios más altos  5. Facilitan el desarrollo de nuevo conocimiento  6. Se diseminan los resultados de investigaciones apoyadas por el gobierno  7. Aumentan la facilidad con que los periodistas y los blogueros pueden enlazar los artículos.  8. Diseminan la investigación en naciones en desarrollo  Para  explorar  los  cientos  de  revistas  de  acceso  abierto  puedes  utilizar  este  directorio.  En  el  mismo  se  identifican unas 500 revistas de acceso abierto en español.   Es necesario empezar a derribar obstáculos y a desarrollar una ética y una práctica que propenda a la  transparencia y a la posibilidad de un sistema abierto por completo al conocimiento  para  todos los miembros  de la sociedad. Como nos dice Willinsky (2005):   A commitment to the value and quality of research carries with it a responsibility to extend the  circulation of such work as far as possible and ideally to all who are interested in it and all who  might profit by it. 

8 | P a g .    


Revista EducaPR  Es esencial desarrollar una  ciencia  abierta como modelo para estimular la innovación y la producción 

del conocimiento dentro de la universidad.  Es importante producir investigación, pero más importante es lograr  el acceso abierto a la misma. El acceso abierto a la investigación psicológica que se produce en Puerto Rico es  esencial para adelantar el desarrollo de la  ciencia en la isla. Para ello es necesario:  a. Promover que las tesinas, tesis y disertaciones se publiquen en repositorios abiertos.   b. Trabajar para la creación de revistas abiertas en la isla. Utilizando el software que se conoce como Open  Journal System podemos correr todas las tareas relacionados con la edición de una revista de manera  electrónica.   c. Estimular  a  nuestros  investigadores  a  publicar  en  revistas  abiertas  o  llegar  acuerdos  con  las  casas  publicadoras para que los autores puedan retener los derechos de autor de sus artículos y publicarlos en  repositorios libres  d. Desarrollar  un  repositorio  abierto  de  artículos  e  investigaciones:  artículos  de  revistas,  actas  de  congresos,    comunicaciones  de  conferencias,  tesis  doctorales,  maestría,  informes  de  investigación,  capítulos de libros y  presentaciones  e. Publicar nuestras presentaciones y trabajos bajo licencias Creative Commons de Puerto Rico.   f.

Estimular que  en  nuestros  centros  de  educación  superior  se  aprueben    mandatos  para  estimular  la  publicación  en  revistas  abiertas.  Mandatos  similares  se  han  aprobado  en  un  buen  número  de  universidades alrededor del mundo como Harvard, Princeton y Yale.  

Ese modelo abierto para la investigación científica debe ser aplicado a los cursos que se ofrecen en las  escuelas y la Universidades públicas del país. Un buen ejemplo de este movimiento es el Open CourseWare de  MIT  que ha logrado que se publiquen los contenidos de todos los cursos de esta institución.Sobre este punto ya  la  UPR  dio  un  paso  importante  con  su  proyecto  de  Open  CourseWare,    pero  es  necesario  fortalecerlo  y  darle  seguimiento  para    aumentar  el  número  de  cursos.  Es  importante  hacer  consciente  a  nuestros  profesores  del  valor  de  compartir  los  contenidos  de  los  cursos  para  el  beneficio  de  la  comunidad.  Sin  embargo,  para  tener  recursos educativos que compartir es necesario que nuestra facultad invierta tiempo en crear esos recursos. Lo  que  percibo  en  términos  generales  es  que  no  se  producen  contenidos  originales  para  nuestros  cursos  (y  si  se  producen  no  se  comparten  libremente)  y  gran  parte  del  profesorado  depende  de  los  libros  de  texto  y  de  los 

9 | P a g .    


Revista EducaPR 

contenidos ofrecidos por las casas editoriales. Es esencial estimular a nuestra facultad a crear contenidos como  lecciones, manuales, libros de texto, entre otros.   Un  desarrollo  interesante  dentro  del  movimiento  de  la  cultura  de  acceso  abierto  son  los  llamados  Massive Open Online Courses (MOOC). Estos cursos se caracterizan por ser abiertos  (cualquier persona puede  tomarlos),  participativos  (se  fomenta  un  modelo  centrado  en  los  estudiantes  y  en  el  cual  el  profesor  es  un  facilitador) y se enfocan en el aprendizaje en red continuo.  El trabajo generado en el curso es compartido entre  todos  los  participantes.  Los  estudiantes  pueden  tomar  el  curso  sin  tener  que  pagar  matrícula,  aunque  en  ocasiones se provee una alternativa de pago para aquellos que quieran obtener créditos por el mismo. Algunos  ejemplos  de  cursos  abiertos  que  se  han  ofrecido  son    Learning  and  Knowledge  Analytics  ,  Personal  Learning  Environments  Networks and Knowledge ,  Digital Storytelling y Connnectivism and Connective Knowledge.    

El semestre    pasado  ofrecí  la  Psicología  Analítica  de  Carl  Jung  como  curso  abierto.  Alrededor  de  50 

estudiantes se  matricularon  para  tomar  el  mismo.  En  el  grupo  se  encontraban  estudiantes  de  México,   Argentina,  Perú  y  España.  Además,  estudiantes  de  otras  universidades  en  la  isla  se  matricularon  en  el  mismo.  Fue realmente una gran satisfacción  observar la sinergia que se dio en el curso al tener colaborando estudiantes  de diferentes países, edades y grados académicos.   Otra área que está siendo impactada por el principio de acceso abierto es el mercado de los libros de  texto.  El  alto  costo  de  los  libros  de  texto  es  un  asunto  sobre  el  cual  la  universidad  tiene  que  reflexionar  y  proponer  alternativas  ya  que  está  afectando  negativamente  a  nuestros  estudiantes.  Una  alternativa  que  está  cobrando fuerzas son los libros de texto abiertos. El libro de texto abierto es uno recurso en formato electrónico  que puede descargarse de forma gratuita. En ocasiones también se ofrece la alternativa de comprar una copia  impresa, pero a un precio más bajo.  En mis cursos tengo como principio utilizar libros de texto abiertos o lecturas que están disponibles en  línea. Por ejemplo,  para la clase de Sistema Folclóricos de Ayuda utilizo un libro que escribí para el curso  y que  está disponible de forma gratuita en línea. Para el curso de Teorías de Personalidad utilizo un texto abierto que  se encuentra en línea.   Se han desarrollado varias iniciativas para apoyar el desarrollo de libros de texto abierto. Algunas de las  más notables son:  10 | P a g .    


Revista EducaPR  1. College Open Textbooks: Un directorio de libros de texto abiertos en varias disciplinas  2. Connexions: Uno de los repositorios más grandes de libros de texto abierto  3. Catálogo de  libros abiertos 

Proyectos modelos  Varios proyectos desarrollados en  tiempo recientes validan el poder del procomún y sus implicaciones  para la producción del conocimiento. Uno de los ejemplos más contundentes  es la creación de la enciclopedia  en línea conocida como la Wikipedia. La misma es el producto del trabajo voluntario de cientos de personas que  mantienen  un  recurso  que  ha  sido  comparado  de  forma  muy  favorable  con  la  Enciclopedia  Británica.  En  sus  inicios muy pocos pensaron que un proyecto basado en grupos de voluntarios pudiera tener éxito alguno.   Otro  ejemplo  de  la  grandeza  de  los  bienes  comunes  la  tenemos  en  el  desarrollo  de  los  programas  de  software  abierto.  Similar  a  la  Wikipedia,  tenemos  personas  ofreciendo  su  tiempo  y  peritaje  para  producir  software  que  comparte  de  forma  libre  y  abierta.  Es  impresionante  el  altruismo  que  manifiestan  estos  desarrolladores ya que muchas veces lo que los mueve es el deseo de compartir lo que saben con los demás.   Una  tercera  iniciativa    que  refleja  el  poder  de  la  inteligencia  colectiva  es  El  Proyecto  Guternberg  en  donde cientos de voluntarios escanean libros para que puedan ser accedidos por  otros en formato digital. La  mayor  parte  de  los  recursos  son  de  dominio  público.  Similarmente,  el      Proyecto  de  Directorio  Abierto,  con  60,000 voluntarios, es un directorio revisado por personas que se ofrece de forma gratuita a la comunidad.   Todo educador es responsable de aportar al procomún  Soy profesor, educador, soy maestro. Tengo un  trabajo en el cual soy remunerado por crear, colaborar,  compartir y comunicar. Y  entiendo que como educador esas actividades no deben limitarse a las cuatro paredes  del salón de clases. Por tal razón  mi blog y los proyectos en línea que mantengo son espacios para continuar  creando,  colaborando,  compartiendo  y  comunicando.  Estas  actividades  no  son  “tareas  adicionales”  que  completan  mi labor en la Universidad (como podría pensar muchos). Creo, comparto, colaboro y me comunico  en línea porque considero que es mi responsabilidad y deber como educador. Pero más importante aún es una  necesidad de la psique  tan intensa como la de satisfacer el hambre y la sed.  

11 | P a g .    


Revista EducaPR  Todo profesor debe tener la responsabilidad de desarrollar sus materiales para los cursos que enseña y 

más aún, esos materiales deberían ser publicados bajo licencia  que permita que otros puedan beneficiarse de  los  mismos.  Como  resultado  de  este  modelo,  aumentaría  de  forma  significativa  la  cantidad  de  recursos  educativos  abiertos.  Si  continuamos  creando  materiales  y  compartiéndolos en  los  blogs,  en  los  wikis,  en  YouTube y en otros medios tendremos los recursos necesarios para enseñar cursos de calidad entre todos y para  todos. 

Reflexión final  Recuerdo que hace diez años las principales preocupaciones de los profesores que asistían a los talleres  que ofrecía sobre tecnología era como podían lograr que sus documentos no fueran descargados o editados por  otros. La actitud la podemos describir con mensaje que recientemente se publicó en Twitter y lo que he llamado  el paradigma del “mío‐propio”: “me niego a que cuelguen mi actividad en internet y otra gente se aproveche de  mi trabajo. Es solo mío y para mí”.  La  nueva  cultura  de  aprendizaje  basada  en  el  procomún  cuestiona  la  ética  del  paradigma  del  “mío‐ propio” y presenta el compartir como un imperativo ético como bien lo expone Dean Shareski en una charla. En  mi caso confieso que hace años me molestaba el hecho de que se copiaran contenidos de mi blog sin reconocer  su autor original. Hoy entiendo que para mí lo importante es que el contenido de lo que escribo en mi blog sea  de beneficio para otros y llegue al mayor número de personas. Y es por eso que al presente prefiero las licencias  “creative  commons”  y  el  “copyleft”  para  compartir  mis  trabajos.  Es  un  honor  que  me  copien,  significa  que  mi  trabajo es relevante y significativo para otros.   Las ideas, la ciencia  y el conocimiento generado por la  humanidad son bienes comunes. Nadie debe ser  capaz  de  apropiarse  de  ese  legado.  Las  instituciones  educativas  en  vez  de  dirigir  sus  esfuerzos  en  proteger  derechos  de  autor  y  desarrollar  patentes,  debería  luchar  por  asegurarse  de  que  todas  las  personas  puedan  acceder sus cursos y sus investigaciones. Las instituciones educativas deben tener como estudiantes al mundo,  no solo a aquellos que están oficialmente matriculados en sus clases. Tienen que entender que en esta nueva  cultura, el aprendizaje es conceptualizado como abierto, interactivo, en red, horizontal y no limitado al salón de  clases.  Deben  explorar  las  formas  en  que  el  aprendizaje  está  ocurriendo  globalmente,  colaborativamente  y  virtualmente mediante la Internet para integrar en su currículo esta nueva cultura: una cultura de aprendizaje  12 | P a g .    


Revista EducaPR 

mediada por la llamada web 2.0 (wikis, blogs, twitter, facebook, youtube, entre otros) y basada en el aprendizaje  participativo,  es  decir  en  la  posibilidad  de  aprender  los  unos  de  los  otros.  En  otras  palabras,  las  instituciones  educativas tienen que abrazar la Internet como uno de los mayores bienes comunes.   En el Segundo Encuentro de la Red de Educadores de Puerto Rico uno de los participantes compartió su  preocupación  de  que    podía  ser  percibido  como  subversivo  al  adoptar  esta  nueva  cultura  de  aprendizaje.  Recordé  las  ideas  de  Neil  Postman  en  su  libro  “Teaching  as  a  subversive  act”.  Le  respondí  que  los  buenos  maestros tienen que ser agentes subversivos. Es de la única manera que podemos transformar el sistema.   Einstein  decía  que  los  problemas  más  importantes  no  pueden  resolverse  en  el  mismo  nivel  de  pensamiento en que fueron creados. Es por eso que hoy más que nunca necesitamos un nuevo paradigma que  nos  permita  resolver  nuestros  problemas  desde  otro  nivel  de  pensamiento.  Yo  apuesto  al  procomún  y  al  compartir como imperativo ético.  

REFERENCIA:   Benkler,  Y.  (2007).  The  Wealth  of  Networks:  How  Social  Production  Transforms  Markets  and  Freedom.  Yale  University Press.  Hess, C., & Ostrom, E. (2006). Understanding Knowledge as a Commons: From Theory to Practice (1st ed.). The  MIT Press.  Pink, D. H. (2009). Drive: The Surprising Truth About What Motivates Us (1st ed.). Riverhead Hardcover.  Willinsky, J. (2006). The access principle : the case for open access to research and scholarship. Cambridge  Mass.  MIT Press.       

13 | P a g .    


Revista EducaPR 

Integrando la Tecnología Instruccional en  Programas para Desertores Escolares   Tres Proyectos Remediales Innovadores   

Dámaris Velázquez Couvertier   

Abstracto    Existe la necesitada innovar o replicar modelos  instruccionales dirigidos a las necesidades de los  desertores escolares. La falta de investigación y  publicación sobre el uso de la tecnología instruccional  con los desertores escolares denota la brecha que  existe en el campo dirigido específicamente a atajar  este tema. Luego de utilizar varios métodos para  localizar estudios relevantes, se encontraron tres  estudios constructivistas que son indicativos de  iniciativas que han redundado en beneficio para esta  población. Además, pudiesen servir de modelo para la  creación de nuevos programas remediales que  integren la tecnología instruccional.  

Afortunadamente la Web pone a nuestro alcance  las herramientas necesarias para identificar qué  proyectos realizan otros países del mundo para  atender esta cruda realidad. Paises como Canada,  Singapore e Israel realizaron en años recientes  investigaciones que demuestran que la tecnología  instruccional es determinante para suplir las  necesidades de los desertores escolares. Los tres  estudios, descritos a continuación ofrecen la  posibilidad de modelar y/o tomar aquellos “puntos  fuertes” que sirvan para la creación de programas  remediales efectivos.  

Según la Agencia de Inmigración y Empleo de  Canada, se estima que una tercera parte de los  estudiantes dejan la escuela superior (Bradshaw,  1995). R.A. Bradshaw realizó en Canada un estudio  con 275  jóvenes en edades de 13‐19 años de los  cuales 34 se consideraron en riesgo de desertar la  escuela. El proyecto piloto Knowledge for Youth  About Careers (KYAC) es un programado interactivo  de secuencia, que mediante el uso de escenas de  video, modelan las destrezas de desarrollo de oficios y  carreras.  Los estudiantes toman decisiones y les  permiten experimentar las consecuencias de ellas.  Se  reportó que a través del uso de los multimedios los  estudiantes encontraron mejores formas de  solucionar problemas, incrementó el sentido de 

1 .  IN T R O D U C C IÓ N   ¿Qué motivaciones tienen los estudiantes para  dejar la escuela antes de tiempo? ¿Qué implicaciones  tiene para la vida de estos jóvenes? ¿Qué esfuerzos  realizan el gobierno, las instituciones y los legisladores  para mitigar esta realidad? Estas y otras preguntas  similares nos hacemos aquellos que vemos a diario  como los estudiantes abandona las escuelas  superiores en Puerto Rico. Ciertamente, el problema  de la deserción escolar no está confinado a un grupo  social específico (Almeida, Johnson & Steinberg,  2006), es uno que existe no sólo en Puerto Rico sino  en muchos países del mundo.  

2 .1 K N O W L E D G E  F O R  Y O U T H  A B O U T   C A R E E R S  E N  C A N A D A  

14 | P a g .    


Revista EducaPR 

pertinencia y autoestima de los participantes.  Bradshaw (1995), concluye que los multimedios, la  interactividad y las intervenciones sobre el desarrollo  de profesiones son particularmente útiles para los  estudiantes en riesgo.   2 .2 .  P R O Y E C T O  P IL O TO  E N  S IN G A P O R E   Chen y Looi (1999), realizaron en Singapore una  investigación de dos años con una población de 27  féminas en riesgo de desertar cuya edad promedio  fue de 16 años. En la metodología se añadió, al  currículo regular de escuela superior, un curso de  Aplicaciones de Computadora.  En el curso se  utilizaron herramientas tales como; procesadores de  texto, gráficas, publicaciones, hojas de cálculos, y  paquetes de base de datos, aplicado a la solución de  problemas de la vida real. Los resultados muestran  reducción significativos de fracasos en renglones  académicos de 7.4 por ciento en la materia Inglés, 11.  1 por ciento en Matemática, 18.5 por ciento en  Computadora y 11.1 por ciento en la materia  Administración de Oficina. Además, aumento en los  renglones de motivación, desarrollo del lenguaje,  cooperación, manejo del estrés, autoestima y  autoconfianza. Sin dudas, iniciativas como estas son  las que han logrado que en Singapore se haya   reducido la taza de  deserción escolar de un 18 por  ciento a un 2.4 por ciento durante los años 1980‐2000  (Daipi, 2004).  2.3. Estudio Único en Israel  Romi y Zoabi (2003),  realizaron en Israel un  estudio único  que trabaja con la población Árabe,  específicamente los desertores escolares (Romi, et al.,  2002). Al igual que la mayoría de los desertores  escolares de otras partes del mundo, los desertores  Árabes se convierten en personas apartadas de la  sociedad,  no asisten a la escuela y tampoco obtienen  trabajo, provienen de comunidades pobres, con poca  o ninguna motivación y la autoestima baja.    

Se seleccionaron 108 estudiantes desertores  entre las edades de 15‐18 años y 88 estudiantes  regulares con características de edad,  socioeconómicos, y escolaridad similar. Se dividió al  azar el total de estudiante en dos grupos. Al grupo  intervenido se le  hizo un programa de TI de 70 horas  en nueve meces, pero no al grupo contraste. En  comparación con el grupo contraste y los  cuestionarios administrados antes y después de la  intervención los resultados arrojan cambios  significativos en la vida de los estudiantes  intervenidos: la autoestima, las actitudes, niveles de  ansiedad y prejuicios. El grupo de intervenidos  manifestó además, sentirse populares, atractivos,  fuertes, con energía, líderes y respetados.    3.1 Factor Común: Construcción del Conocimiento  Los tres estudios presentados tienen base  filosófica contructivista. Hirumi (2002) establece que  los principios y las prácticas fundamentales del  constructivismo enfatizan la importancia de las  experiencias previas, la exploración de las  necesidades e intereses, la promoción de las  actividades activas, el estímulo de niveles altos de  pensamiento y el aprendizaje significativo del  estudiante. Los ambientes constructivistas propician  las discusiones entre los estudiantes, toman en  consideración el contexto y realidad social del  estudiante, solicitan materiales dentro de las  posibilidades del estudiante, determina fechas  razonables y planifica con tiempo anticipado, propicia  la curiosidad, el deseo, el interés y el compromiso del  estudiante; estimula el auto‐aprendizaje, formula  preguntas correctas, motiva y ofrece retro‐ comunicación asertiva,  permite que el estudiante  llegue a sus propias ideas y conclusiones para luego  traer y explicar un concepto.   La práctica de los maestros que propician la  construcción del conocimiento y entienden su rol en  el aprendizaje redunda en un beneficio para los  estudiantes y la educación. Un aprendizaje a través  15 | P a g .  


Revista EducaPR 

del descubrimiento, según Funk (2003), es esencial   para la retención y el aprendizaje significativo. Una  instrucción debe ser diseñada no para poner  conocimiento en la cabeza del aprendiz, sino para  poner el aprendiz en posición que le permita construir  conocimientos (Annual Review of Psychology en  Saettler (1990).  3.2 Factor Común: Tecnología Instruccional  Investigaciones sobre la tecnología instruccional  (TI) demuestran que se obtienen beneficios  significativos en los procesos de enseñaza  aprendizaje. La tecnología instruccional es el estudio y  práctica ética de facilitar el aprendizaje y de mejorar  el rendimiento por medio de la creación, uso y  gerencia de procesos y recursos tecnológicos  apropiados (ACTE, 2004). A pesar de los sostenidos  beneficios de la TI, son muy pocas las investigaciones  de TI que se dirigen a los desertores escolares. Y sólo  unos pocos examinan la influencia de la TI en los  jóvenes desertores (Romi, Hansenson & Hansenson,  2002; Romi y Zoabi, 2003). Los tres estudios  presentados, dos dirigidos a estudiantes en riesgo de  desertar y uno a desertores, demuestran la  efectividad del uso de la TI y  sus resultado  demuestran beneficios notables en la motivación y la  autoestima de esta población. Los resultados de estas  investigaciones y proyectos muestran que la simple  intervención de programas de TI logra grandes  cambios y diferencias en la vida y futuro de los  estudiantes desertores escolares.  4. Conclusión  A pesar de que no hay modelos perfectos, resulta  de interés el hecho de que la instrucción basada en la  construcción del conocimiento y que además integra  la tecnología, provoca cambios positivos en la  población de desertores o posibles desertores  escolares. Establecer currículos dirigidos a la vida real,  los estudios y las carreras postsecundarias; sustituir  programas punitivos por programas que promuevan 

los refuerzos positivos, redundan en beneficio para el  éxito escolar de esta población.  Independientemente del país de origen los  factores comunes entre los desertores escolares lo  son la falta de motivación y la baja autoestima, la falta  de recursos económicos, el tiempo y la distancia. Las  investigaciones realizadas en Canada, Singapore e  Israel muestran que la tecnología instruccional  aumenta la motivación y el autoestima. ¿Entonces por  que no se utilizan a favor de los estudiantes  desertores escolares? ¿Por qué hay tan pocos  proyectos e investigaciones dirigidas a esta  población? Preguntas difíciles de contestar cuando se  trata de una población en gran parte marginada por la  sociedad.  Ante la carencia de investigaciones dirigidas a la TI  y deserción escolar  es necesario recopilar más  información que provea las herramientas necesarias  para desarrollar modelos innovadores de tecnología  instruccional semjantes a los presentados. Se hace el  llamado a investigadores del campo que se interesen  por la necesidad de los desertores escolares y atajen  el problema. Que además respondan a la necesidad  descrita por Winn (2004) de diseñar estrategias  pertinentes, dirigidas a las diferencias, los intereses y  deseos individuales; y que permitan que cada  individuo utilice sus propios mecanismos para  aprender.  El asunto de la deserción escolar concierne no  sólo al sector educativo sino también al gobierno, la  empresa privada y la sociedad, por lo que se  recomienda la colaboración y unión de esfuerzos que  se dirijan a atender a esta población representada, de  una manera u otra, en cada persona de nuestra  sociedad.     

16 | P a g .    


Revista EducaPR 

R E F E R E N C IA S  AECT. (2004). The meanings of educational  technology. Recuperado el 4 de diciembre de 2009,  de   http://www.indiana.edu/~molpage/Meanings%20o f%20ET_4.0.pdf  Almeida, C., Johnson, C. & Steinberg, A. (2006, abril).  Making good on a promise: What policymakers can  do to support the educational persistence of  dropouts. Double the Numbers. Recuperado el 11  de abril de 2007, de http://www.jff.org    Bradshaw, R.A. (1995). Delivery of career counseling  services: Videodisc & Multimedia Career  Interventions (Publicación No. ED414516).  Recuperado el 18 de abril de 2007, de la base de  datos ERIC Digest.     Chen, A‐Y. & Looi C‐K. (1999). Teaching, learning and  inquiry strategies using computer technology.  Journal of Computer Assisted Learning, 15, 162‐172.  Recuperado el 2 de  diciembre de 2009, de la base  de datos Blackwell Synergy.  Daipi, H. (2004, 26 de mayo). Ministerial Forum on  Child‐Friendly Learning Environments.  Recuperado el 21 de abril de 2009, de  http://www.moe.gov.sg/speeches/2004/  sp20040526.htm   Funk, C. (2003). James Otto and the pi man: A  constructive tale [Versión electrónica], Phi Delta  Kappan, 85(3) 212.  Recuperado el 2 de diciembre  de 2009, de la base de datos ProQuest.  Hirumi, A. (2002). Student‐centered, technology‐rich  learning environments (SCenTRLE): Operationalizing  constructivist approaches to teaching and learning.  Journal of Technology and Teacher Education, 10(4), 

497‐537. Recuperado el 3 de diciembre de 2009, de  la base de datos WilsonWeb.  Romi, S., Hansenson, G. & Hansenson, A. (2002). E‐ learning : A comparison between expected and  observed attitudes of normative and dropouts  adolescents. Educational Media International,  1(39), 47‐54. Recuperado el 13 de abril de 2007, de  la base de datos Informaworld.  Romi, S. & Zoabi, I. (2003). The influence of computer  technology learning program an attitudes toward  computers and self‐esteem among Arab dropout  youth.  Educational Media International, 40(3), 259‐ 268. Recuperado el 13 de abril de 2007, de la base  de datos Informaworld.  Saettler, P. (1990). Cognitive Science and Educational  Technology: 1950‐1980.  The evolution of American  educational technology. Connecticut, EE. UU.:  Information Age.  Winn, W. & Synder, D. (1996). Cognitive Perspectives  in Psychology. En Jonassen, D.H. (Ed.), Handbook of  research on educational communications and  technology (pp. 112‐142). New York, NY: Macmillan.  IN F O R M A C IÓ N  D E L  A U T O R   Dámaris Velázquez Couvertier, MA Ed.  ITDE Ed.D Candidate  Fishler School of Education and Human Services  Nova Southeastern University  Miami, Florida    Toa Alta, PR 00953  sed.edu@gmail.com     Dámaris disfruta discutir temas relacionados a los procesos de  enseñanza aprendizaje en K‐12, especialmente aquellos que  conciernen a la aplicación de la tecnología educativa y la  educación a distancia.  Tienen especial interés por atender las  necesidades de los desertores escolares de la escuela superior y  aplicar los conocimientos en el campo de TIED para el beneficio  de esta población. Además, trabaja como maestra de Tecnología  Educativa en la Esc. Maestro Ladí  del distrito de Vega Alta y para  el proyecto Cursos en Línea del Departamento de Educación.  

17 | P a g .    


Revista EducaPR 

“LMS” respuesta al aprendizaje del Siglo   XXI  Profa. Rebecca López Morell    Este artículo ofrece una visión general del surgimiento de los “LMS” o “Learning Management  System” y cómo este se desarrolló para responder a una necesidad académica de aprendizaje a  distancia a nivel global.  De esta forma, se generaliza la historia de los “LMS” a nivel global, y  las consideraciones básicas que las instituciones educativas deben tener en cuenta, a la hora de  seleccionar el “LMS” más adecuado  a su necesidad y realidad académica, administrativa y  tecnológica.  La educación siempre ha sido uno de los aspectos esenciales en todas las sociedades  durante la trayectoria de las épocas en la historia del Mundo.  En esa línea de tiempo,  hay que  destacar  los  años  del  1990,    ya  que  fueron  momentos  donde  el  aprendizaje  se  torna  en  uno  globalizado, donde los límites en tiempo, espacio y zona territorial dejaron de ser delimitantes  para  lograr  una  formación  educativa  (  Alvarado,  A.;  Falcón,  D.;  Fontela,  M.;  Lozano,  J.  &  Vivanco, C., 2010).   De esta forma, la humanidad recibe el nuevo Siglo XXI, con la demanda de  un nuevo mercado educativo, que ofrezca el incremento de recursos  de aprendizaje en línea  “On‐Line” exitosos y de alta calidad en todos los servicios.     Por ello, en estos momentos de la historia, los expertos se dedican en desarrollar de  forma continua, soluciones tecnológicas, denominado como el aprendizaje a distancia en línea  “On‐Line”.    Así  es  que  se  llega  al  concepto,  donde  educadores  y  alumnos  destacan  la  preferencia  de  aprender  y  educar  bajo  el  “E‐Learning”.    Este  concepto  es  definido  por  los  expertos como una modalidad de aprendizaje a distancia, dentro de un sistema de formación  interactivo por medio del Internet para desarrollar programas de aprendizaje.  Esto es, porque  el “E‐Learning” requiere de los medios electrónicos‐digitales para lograr llegar a un alumno a  distancia  o  de  forma  remota  (no  presencial).    Esta  modalidad  se  ejecuta  de  dos  formas:  “E‐ Learning”,  cuando  el  conocimiento  se  distribuye  de  manera  exclusiva  vía  Internet,  y  “B‐

18 | P a g .  


Revista EducaPR 

Learning” o  “Blended  Learning”,  cuando  se  combina  el  aprendizaje  a  distancia  con  el  aprendizaje presencial (maestrosdelweb.com, 2010).   De  esta  forma,  innumerables  instituciones  educativas  han  adoptado  ambas  modalidades  (“E‐Learning  y  “B‐Learning”).    Esto  es,  porque  han  encontrado  que  en  sus  ventajas  principales  les  ofrece:  la  reducción  de  costos  para  brindar  cursos  a  más  número  de  participantes  que  en  el  aula  de  clases  tradicional,  el  ahorro  en  seminarios  y  capacitación,  la  flexibilidad  de  horarios,  permite  al  estudiante  calendarizar  el  curso  según  su  realidad  y  disponibilidad,  interacción activa entre el estudiante y el profesor durante el curso, hace del  aprendizaje uno activo y dinámico. Este tipo de interacción se ofrece generalmente por medio  de  foros  de  discusión,  videoconferencias,  chat,  correo  electrónico,  blog,    y  otros  medios  de  participación.    De  esta  forma,  la  sociedad  está  viviendo  el  desarrollo  de  un  nuevo  estilo  de  aprender,  que  facilita  a  más  personas  el  continuar  su  capacitación  y  desarrollo  profesional.   Por ello, a medida que se han desarrollado las tecnologías y se hacen más populares en el uso  y aplicación para aprender efectivamente, se han creado alternativas para que el “E‐Learning”  responda  a  las  necesidades  y  demandas  académicas‐administrativas  de  las  instituciones  que  han adoptado la modalidad.  De esta forma, el comercio del aprendizaje a distancia por medio  del  “E‐Learning”  también  se  han  incrementado,  creando  plataformas  tecnológicas  que  optimicen el uso de los contenidos y reduzcan los costos administrativos (Berson & Associates,  2009).  Así  es  que,  surgen  las  alternativas  que  en  estos  momentos  se  reconocen  como  los  “LMS”  o  “Learning  Management  System”.    Estos  son  sistemas  de  administración  para  el  aprendizaje,  mediante  un  programado  que  se  instala  en  un  servidor  para  administrarse  la  información  que  se  va  almacenando,  y  de  esta  forma  distribuir  y  controlar  las  actividades,  ejecuciones  y  data  provista  para  la  educación  o  formación  presencial  y  en  línea  “On‐Line”,  reconocida  como  “E‐Learning”.      Las  funciones  principales  de  los  “LMS”  está  el  gestionar,  administrar  y  dirigir  los  usuarios,  recursos,  actividades  de  formación  académica  y  sus  contenidos, administrar los accesos a los contenidos, controlar y dar seguimiento del proceso  educativo,  realizar  las  evaluaciones,  generar  los  informes  de  la  ejecución  realizada  durante  cada  curso  o  actividad  educativa,  gestionar  los  servicios  de  comunicación  (como  lo  son  los  foros de discusión, videoconferencias, chats, comunicación por correo electrónico, blogs, entre 

19 | P a g .  


Revista EducaPR 

otros).  Claro está, sin dejar a un lado, que estos programas están desarrollados para que se  compartan y ejecuten a través del Internet (Eduteka, 2007).  Para ver con detenimiento cómo se ha evolucionado a esta nueva forma de educar y  aprender, hay que dar un vistazo en la historia.  Si se realiza un viaje por el tiempo, se pueden  destacar varios sucesos importantes en la trayectoria del desarrollo de lo que hoy se reconoce  como los “LMS”.  Primeramente, se puede generalizar que los “Learning Management System”  o  “LMS”  han  ido  evolucionando  desde  los  años  1960,  con  el  sistema  de  PLATO  (Lógica  Programada  para  la  Enseñanza  de  Operaciones  Automatizadas),    desarrollado  en  la  Universidad  de  Illinois  en  Urbana‐Champaign,  y  que  ahora  cuenta  con  los  derechos  de  propiedad  de  PLATO  Learning.    Luego,  para  el  año  1963  Orange  Coast  College  en  California  trabaja  el  programa  de  OCC,  financiado  por  el  Gobierno  Federal  para  la  organización  de  las  Profesiones de la Ley de Desarrollo para Capacitar y Desarrollar el Currículo Nacional para el  Procesamiento  de  Datos,  capacitando  a  100  profesores.    Luego,  IBM  introduce  el  “Coursewriter”  un  sistema  interactivo  en  línea  “CAI”,  donde  incluye  herramientas  para  el  manejo de un curso, los roles de los usuarios como instructor, administrador y estudiante y la  comunicación entre estos. En este estudio, IBM contó con la participación de la Universidad de  Stanford.  Este sistema se probó a mediados de los años ’70 entre Italia y los Estados Unidos  con  una  escuela  internacional.    Mientras  tanto,  en  Londres  se  desarrolló  lo  que  se  conoció  como  el  “Havering  Computer  Managed  Learning  System”,  logrando  para  los  años  de  1980  sobre  10,000  estudiantes  y  100  educadores  participando  en  el  mismo.    Mientras,  en  el  año  1973  “Trinity  University”  en  Texas  logra  mantener  1,500  variables  de  data,  en  lo  que  denominaron  como  el  sistema  de  información  estudiantil,  donde  se  incluía  información  personal  de  los  estudiantes  y  facultad,  los  cursos,  el  calendario,  matrícula  y  catálogo  de  la  institución, llegando a ser un “Interaction Course Management System”.  Mientra tanto, en los  Estados  Unidos  surge  la  primera  universidad  virtual  conocida  como  “Litoral  Community  College”. Mientras la Universidad Abierta del Reino Unido imparte tres cursos en línea a través  del  proyecto  Cicerón,  y  luego  estos  desarrollan  el  sistema  de  “Telewriting”  en  el  proyecto  Cíclope.  Para los años de 1980, surge “SuccessMaker” como el sistema par el kínder al 12vo.  grado,  de  gestión  del  aprendizaje  con  énfasis  en  la  lectura,  escritura  y  matemáticas.    En  la  Universidad  de  Montreal  se  ofrece  el  sistema  conocido  como  “CAFÉ”,  donde  los  estudiantes  estudiaban a su propio ritmo (Berson & Associates, 2009; Wikipedia, 2010).   

20 | P a g .  


Revista EducaPR  Ahora  bien,  en  el  1980  se  lanza  el  inicio  de  lo  que  hoy  día  se  conoce  de  forma  más 

sofisticada como “LMS”, fue el Administrador de Aprendizaje o “TLM”.  Este  incluyó distintos  roles  de  los  estudiantes,  instructores,  asistentes  educativos,  y  los  administradores.    Este  sistema  se  podía  acceder  de  forma  remota  vía  telefónica,  con  un  estudiante  o  un  profesor  como un emulador de terminal.  El sistema tenía una capacidad de prueba,  con un banco de  pruebas  sofisticadas,    y  generaba  las  actividades  prácticas  basadas  en  una  data  estructurada  con  objetivos  de  aprendizaje.    Los  instructores  y  los  estudiantes  se  podían  comunicar  por  medio del terminal.  Los instructores podían  bloquear los estudiantes o publicar mensajes.  El  “TLM” se utilizó ampliamente en el Instituto  Alberta de Tecnología del Sur y  en “Bow Valley  College”,  ambos  ubicados  en  Canadá.    Para  el  1984,    Apple  financia  el  primer  círculo  de  aprendizaje  en línea  creado por la Universidad de California, San Diego y escuelas en  Japón,  Israel, México, California y Alaska.  En el 1987 en Noruega, se comenzó el primer curso en línea  de  educación  a  distancia  con  su  propio  “Learning  Management  System”.      Por  otro  lado,  en  Minneapolis  se  creó  lo  que  se  conoce  como  Authorware  Inc.,  una  versión  para  Macintosh  y  luego  otra  para  PC,  denominado  como    "Curso  de  Acción”  (Berson  &  Associates,  2009;  Wikipedia, 2010).    Para el 1995 Murray Goldberg comenzó el desarrollo de WebCT en la Universidad de  Columbia  en  Vancouver,  Canadá.     WebCT  pasó  a  convertirse  en  uno  de  los  entornos  de  aprendizaje más utilizado durante finales de 1990 a principios de 2000.  Mientras que en 1996  Glenn  Jones,  Presidente,  y  Bernard  Luskin,  rector  fundador  de  Jones  de  la  Universidad  Internacional, inicia lo que es “Jones International University”, la cual se convirtió en la primera  universidad acreditada totalmente basado en web.   En la Universidad de Colonia desde 1997,  se  desarrolla    el  software  de  código  abierto  bajo  la  licencia  GPL  (primera  edición:  ILIAS  1.6).  Junto con los desarrolladores de otras universidades de Renania del Norte‐Westfalia, el equipo  de ILIAS fundó la iniciativa “CampusSource” para promover el desarrollo de los LMS de código  abierto  y  software  para  la  enseñanza  en  las  universidades.    Mientras  tanto,  Blackboard  Inc.  presenta  una  solicitud  de  patente  relativa  a  los  sistemas  de  apoyo  basados  en  Internet  y  los  métodos  de  la  educación  y    adquiere  MadDuck  Technologies  LLC,  los  desarrolladores  de  la  "Web  del  Curso  en  una  Caja".    En  el  otoño  de  2000,  el  “LMS”    de  código  abierto  OLAT  desarrollado  en  la  Universidad  de  Zurich,  ganó  el  Premio  de  Medida  ,  por  su  concepto  pedagógico.     Los  laboratorios    de  CyberLearning,  Inc.  se  funda  para  dar  paso  a  su  principal 

21 | P a g .  


Revista EducaPR 

producto, ANGEL Learning Management System (“LMS”) .  Por otro lado, en el  campo de las  plataformas  con  propietario  comercial,  Microsoft    lanza    su  más  reciente  ofrecimiento  de  programado, SharePoint LMS (Berson & Associates, 2009; Wikipedia, 2010). 

 

Mientras tanto,  en el mundo de “Código Abierto” se desarrolló el proyecto Claroline,  iniciado en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) por Thomas De Praetere  y fue apoyado  financieramente por la Fundación Lovaina, partiendo de las necesidades de los docentes y los  alumnos.  Claroline está construido sobre sólidos principios pedagógicos que permite una gran  variedad  de  configuración,    incluyendo  la  ampliación  del  aula  tradicional  y  el  aprendizaje  colaborativo  en  línea.    De  esta  plataforma,  surge  Dokeos  y  del  mismo,  tan  reciente  como  en  enero de 2010, la más reciente y destacada aplicación, Chamilo.  Ahora se ve claramente cómo  en  las  últimas  décadas,  especialmente  desde  el  2002  hasta  el  2010,  se  ha  proliferado  el  agresivo  desarrollo  de  plataformas  “LMS”,  especialmente  de  código  abierto  como  lo  son:  ATutor,  Moodle,  Sakai,  OLAT,  Ganesha,  DoceboLMS,  ELML,  Fle3,  Claroline,  Dokeos,  Chamilo,  entre otros (González, 2002).  Ahora bien, las instituciones en el año 2010 les ha surgido una nueva situación, el no  saber  decidir  cuál  “LMS”  es  la  mejor  alternativa  para  adoptar  y  cumplir  con  las  expectativas  académicas y administrativas.  Esto es, por la gran variedad de alternativas que ahora  existen,  entre  los  productos  comerciales  con  propietario  y  los  de  código  abierto,  para  cubrir  la  gran  demanda  de  alumnos  interesados  en  estudiar  por  medio  de  la  modalidad  de  “E‐Learning”  versus la gran variedad de comercios que se han lanzado a suplir dicha necesidad, y ofertarla a  las instituciones educativas con la calidad que estos últimos buscan.  Pero, surge otra variable  a  esta  situación,  los  programados  de  “LMS”  que  las  empresas  desarrollan,  son  parte  de  una  respuesta  a  la  evolución  tecnológica  en  la  educación.    Por  lo  tanto,  estas  alternativas  traen  consigo  un  alto  nivel  de  competitividad  y  globalización,  provocando  en  este  mercado  de  los  “LMS” una competencia continua y cambiante.  Por lo que, cada día las instituciones tienen el  reto  de  evaluar  con  mayor  efectividad  y  eficacia,  su  mejor  alternativa  de  “LMS”  (Grupo  Conforsa,  2010).    De  esa  forma,  hoy  día    las  instituciones  educativas  cuentan  con  nuevos  retos  ante  estas modalidades educativas:  ser efectivos y eficaces en su planificación, toma de decisiones,  evaluación  y  definición  de  futuro.  Ya  que  deben  responder  a  las  alternativas  académicas  y 

22 | P a g .  


Revista EducaPR 

administrativas que cobijen a un estudiantado global, cambiante y competitivo, utilizando un  “LMS”  bajo  la  modalidad  del  “E‐Learning”  y    el  “B‐Learning”.      Hay  que  destacar,  que  las  instituciones educativas solo pueden mitigar y minimizar el efecto de la dinámica cambiante de  las  versiones  de  “LMS”  que  adopten,  considerando  que  estos  siempre  van  a  continuar  evolucionando,  y  en  un  gran  caso  de  estos,  mejorando  sus  competidores  comerciales  y  de  código abierto “OpenSource” (Grupo Conforsa,  2010).    Así  es  que  la  institución  debe  evaluar  con  detenimiento  el  gran  paso  que  tomará  al  adoptar  el  “LMS”  para  su  modalidad  de  “E‐Learning  y  “B‐Learning”.      Por  ello,  es  importante  considerar una serie de aspectos de máxima trascendencia, a la hora de garantizar el éxito en  proyectos  de  esta  naturaleza.  Primeramente,  la  institución  debe  conocer  el  enfoque  tecnológico  propuesto  por  las  empresas  que  se  han  identificado  como  potenciales  proveedores.  Además,  debe  contemplar  ciertos  puntos  fundamentales:  si  poseen  tecnología  sólida, estable y suficientemente contrastada con experiencias constatables; si se trata de una  empresa  que  entiende  los  procesos  de  aprendizaje  además  de  la  tecnología;  cuál  es  el  compromiso de esta empresa con la región en la que opera; si tiene un modelo de negocios  con sentido para el ámbito en el cual opera; y si realmente está gestionando el conocimiento  (maestrodelweb, 2010; González, 2002).   La  revista  “Learning  Review”  ofrece  una  generalización  para  tenerse  en  cuenta  al  momento  de  la  implantación  de  proyectos  de  “E‐Learning”,  y  los  factores  que  se  deben  considerar para la selección del producto a utilizar.  Ellos recomiendan, que en el proceso de  implantación de un proyecto de gestión del conocimiento en línea “On‐line”, y no importando  cuál sea la aplicación (una plataforma de “E‐Learning”, una biblioteca digital, un administrador  de conocimiento, o una solución de “M‐Learning”), el factor tecnológico debe ser considerado  tanto a nivel de aplicaciones como de contenidos.  También, hay que tener en cuenta cuáles  son  las  necesidades  específicas  de  cada  programa  académico  y  sus  cursos,  el  perfil  de  los  alumnos y de los docentes, y las necesidades de la administración, para que la plataforma de  “E‐Learning” responda a cada uno de ellos.  Por otra parte, el costo de su implantación y qué  alternativas  cuenta  el  suplidor  de  la  plataforma  para  ofrecer  las  actualizaciones  y  nuevas  necesidades que les surja a la institución en el futuro.  Finalmente y no menos importante, un  plan de capacitación en el  uso adecuado de la plataforma, y si hay problemas o cambios  en 

23 | P a g .  


Revista EducaPR 

una o  varias  aplicaciones  en  la  misma,  que  se  les  ofrezca  apoyo  al  usuario  o  mejor  conocido  como  “Help  Desk”  para  las  necesidades  técnicas  y  las  académico,  así  se  mitigarán  las  dificultades  del  uso  y  manejo  ineficiente  de  todos  los  usuarios  en  la  plataforma  (Watson  &  Watson, 2007).  Como expresa Farley (2007),  lo más importante en este esquema de “LMS”, es el que  las  instituciones  acepten  el  reto  que  les  impone  la  sociedad  del  conocimiento,  porque  están  llamadas  no  sólo  a  afrontarlo,  sino  a  diseñar,  construir  y  liderar  los  nuevos  procesos  que  orienten  a  la  sociedad.    Que  puedan  concienciar  y  laborar  para  incorporar  a  sus  actividades  misionales y de apoyo,  la innovación y la tecnología, no para que estas giren como el fin de sus  metas, sino para que les permita desarrollar nuevas prácticas contemporáneas.  De esta forma,   su propósito será el diseñar y  construir verdaderos “Campus Virtuales”, para que así ofrezcan  en línea los servicios que requieren y esperan sus estudiantes, profesores, administradores e  investigadores,  tanto en programas presenciales como virtuales. Que la comunidad académica  despierte  su  mente  a  las  nuevas  posibilidades  que  antes  no  existían  y  que  ahora  es  una  realidad,  todo  esto,  gracias  a  la  disponibilidad  de  forma  virtual,  por  medio  del  “E‐Learning”.   Ahora  bien,  todo  esto  se  debe  implantar  dentro  de  un  proceso  planificado,    pensado  y  construido con miras a un futuro cambiante (Biscay, 2010) 

REFERENCIA: ALVARADO, A., FALCÓN, D., FONTELA, M., LOZANO, J. & VIVANCO, C. (2010). E‐LEARNING:   EL BOOM DE UN NUEVO PARADIGMA. RECUPERADO EL 2 DE DICIEMBRE  DE 2010, DE http://www.infocapitalhumano.pe/informe‐especial.php?id=9&t=e‐ learning‐el‐boom‐de‐un‐nuevo‐paradigma   Bersin & Associates. (2009). Learning Management Systems 2011: Facts, Practical, Analysis,  Trends and Vendor Profiles.  Biscay, C. (2010). Claves Para Implementar Un Proyecto de E‐learning.  Propuesta de  estándares de calidad para entornos virtuales de aprendizaje,  Anabel Parra   Vázquez.  Eduteka. (2007). Logros indispensables para los estudiantes del sigloXXI. Recuperado el 5 de  noviembre de 2010,  de http://www.21stcenturyskills.org/index.php?option=com_content&task=view&id= 54&Itemid=120  

24 | P a g .  


Revista EducaPR 

EDUTEKA. (2007).  Recursos educativos abiertos (REA). RECUPERADO EL 4 DE DICIEMBRE DE  2010, DE http://www.eduteka.org   Eduteka. (2008). Un modelo para integrar las TIC al currículo escolar: Recursos digitales.  Fundación Gabriel Piedrahita Uribe. Recuperado el 5 de noviembre de 2010, de  http://www.eduteka.org.  Farley, L. (2007, junio). Campus Virtual: la educación más allá del LMS. Revista de Universidad y  Sociedad del Conocimiento, 4(1).  González, S. (2002). Revisión de plataformas de entornos de aprendizaje. Perú: Universidad   Inca Garcilaso de la Vega.  Grupo Conforsa. (2010). El auge del e‐learning en la sociedad actual. Recuperado el 2 de  diciembre de 2010, de http://www.blogdeconforsa.com/mercado/el‐auge‐del‐e‐learning‐en‐ la‐sociedad‐actual/   Maestrosdelweb.com. (2010). De la educación a distancia al e‐learning. Recuperado el 5 de  noviembre de 2010, de  http://www.maestrosdelweb.com/editorial/como‐esta‐definida‐ una‐plataforma‐e‐learning/   MAURER, W. (S.F.). ESTÁNDARES EN LA EDUCACIÓN A DISTANCIA. REPÚBLICA  DOMINICANA:  SEESCYT.  Mendoza, J. (2003). Soluciones IT: E‐Learning, el futuro de la educación a distancia. Cuba:  Universidad de   Ciencias Informáticas.  Quiroga, C. (2008). El uso de los LMS en el proceso enseñanza‐aprendizaje. Ciudad de México:  Elerning Store.  Watson, W. & Watson, S. (2007). Un argumento para clarificar ¿Qué son los LMS? Tech Trends,  51(2), 28‐34.  Wikipedia. (2007).  Historia de los entornos de aprendizaje. Recuperado el 10 de   diciembre de 2010, de  http://translate.google.com.pr/translate?hl=es&langpair=en|es&u=http://en.wikipedi a.org/wiki/History_of_virtual_learning_environments           

25 | P a g .  


Revista EducaPR 

Aproximación a la dimensión socio – política de las TIC en la   Legislación Española, hacia la inclusión competencial  Javier Rodríguez Torres  En este artículo partimos de los siguientes planteamientos: lo referente a educación  no es  neutro ni aséptico y viene legitimado desde opciones vinculadas a contextos socioeconómicos,  políticos, ideológicos  La innovación produce conflictos determinados por negociaciones, poder, intereses,  conflictos, grupos, profesionales,… En suma, la escuela, la cultura escolar es reflejo de la  cultura hegemónica que responde a intereses SOCIALES, POLÍTICOS Y ECONÓMICOS.  Las decisiones sobre los fines, contenidos,... se hacen en el ámbito político, esta  circunstancia conllevará controversias y confrontaciones, pues no está al margen de contextos  concretos, de intereses culturales e ideológicos de grupos de poder y clases sociales 

Aproximación a la dimensión socio – política de las TIC en la  Legislación  Española, hacia la inclusión competencial  En una sociedad donde la cultura audiovisual es dominante en el mundo de niños, jóvenes  y la sociedad en su conjunto, parece natural  que la Escuela asuma la responsabilidad que le  corresponde.  En  un  periodo,  a  caballo  entre  los  dos  siglos,  que  además  de  por  otras  cuestiones,  se  ha  caracterizado  educativamente  en  la  profusión  de  reformas  y  contrarreformas, se hace necesario analizar, aunque sea someramente la aportación de estas  reformas/legislaciones y lo que han aportado al proceso de innovación.   En  la  LOGSE  entendió  que  debía  incluirse  y  como  consecuencia  aparecen  en  esta  ley  diversas referencias a la formación en el ámbito del lenguaje audiovisual y la capacitación del  alumnado  para  analizar  críticamente  los  mensajes  que  les  llegan  a  través  de  los  medios  de 

26 | P a g .  


Revista EducaPR 

comunicación. Sin  embargo,  estas  referencias  desaparecen  en  la  LOCE  2que  considera  todas  las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como un elemento de modernidad  que  hay  que  introducir  en  le  aula,  pero  falta  el  componente  formativo  y  crítico  que  consideramos  que  debe  preceder  a  cualquier  uso  de  las  TIC  en  el  ámbito  educativo  y  por  extensión en el entorno familiar y personal de los niños y los jóvenes.  En la LOCE las referencias a las TIC están enmarcadas en un contexto cuantitativo más  que  cualitativo  e  inciden  más  en  el  uso  como  simples  medios  técnicos  que  en  la  necesaria  formación  del  usuario  para  llevar  a  cabo  un  uso  racional  y  crítico  de  las  mismas.  Destaca  en  esta  ley  el  interés  por  las  tecnologías  informáticas  en  detrimento  de  la  formación  en  el  lenguaje audiovisual que sirve de soporte a la mayoría de estas tecnologías.  ETAPA 

ARTÍCULO

CONTENIDO

OBSERVACIÓN

EDUCACIÓN

Art. 14 

“una iniciación temprana en 

No  aparece ninguna 

habilidades numéricas 

referencia a la 

básicas y en las tecnologías 

necesidad, que 

de la información y la 

nosotros

comunicación”

consideramos previa, 

INFANTIL  

de educar al alumnado  en el análisis crítico de  los mensajes  audiovisuales.  EDUCACIÓN 

Art. 17  

PRIMARIA  

“iniciarse en la utilización, 

Se vuelve a incidir en 

para el aprendizaje, de las 

lo anterior  

                                                             2

En las Propuestas de debate para Una Educación de Calidad para todos y entre todos se reconocía que “en el mundo de hoy empieza a ser tan necesario dominar las herramientas básicas de estas nuevas tecnologías como saber leer, escribir y contar” y más adelante la necesidad de “analizar las ventajas e inconvenientes de su uso desde la perspectiva del proceso de enseñanza aprendizaje”, para concluir que “para conseguir que la incorporación plena de las TIC a los centros educativos sirva de manera decidida para mejorar el proceso de enseñanza aprendizaje es necesario adoptar una serie de medidas que van más allá de la dotación a los centros y tienen que ir acompañadas de políticas de formación del profesorado y de elaboración de materiales, en distintos soportes, para desarrollar al máximo sus potencialidades”.

27 | P a g .  


Revista EducaPR  tecnologías de la información  y la comunicación”. 

ESO  

Art. 23 

“desarrollar destrezas 

Es aquí donde 

básicas en la utilización de las  únicamente se incide  fuentes de información para, 

en la necesidad de 

con sentido crítico, adquirir 

usar con “sentido 

nuevos conocimientos” 

crítico”, en este caso,  referido a las fuentes 

“preparación básica en el  campo de las tecnologías y  especialmente las de la  información y la 

de información. En el  mismo apartado se  insiste una vez más en  la preparación  

comunicación”. BACHILLERATO  

Art. 33 

“utilizar con solvencia las 

Se insiste en la 

tecnologías de la información  necesidad del uso   y la comunicación”  FORMACIÓN 

DEL Art. 98. 3 

PROFESORADO

“las administraciones 

En ningún caso se 

educativas promoverán la 

considera la necesidad 

utilización de las tecnologías 

de formar al 

de la educación y la 

profesorado para un 

comunicación”.

uso racional y crítico  de las TIC 

La    idea  se  repite  “necesidad  del  uso  de  las  TICs”  ,  pero  a  nuestro  juicio  falta  una  concepción global y crítica basada en un modelo, que de las pautas para la integración de las  TIC  en  la  Educación  y  un  sistema  de  formación,  coherente  con  esta  visión,  que  difunda  y  promueva su aplicación.      

28 | P a g .  


Revista EducaPR  Por el contrario, en la LOE desde el Preámbulo se dice:  

1. La  Unión  Europea  y  la  UNESCO  se  han  propuesto  mejorar  la  calidad  y  la  eficacia  de  los  sistemas de educación y de formación, lo que implica mejorar la capacitación de los docentes,  desarrollar las aptitudes necesarias para la sociedad del conocimiento, garantizar el acceso de  todos a las tecnologías de la información y la comunicación, aumentar la matriculación en los  estudios  científicos,  técnicos  y  artísticos  y  aprovechar  al  máximo  los  recursos  disponibles,  aumentando la inversión en recursos humanos.  2. Se ha planteado facilitar el acceso generalizado a los sistemas de educación y formación, lo  que supone construir un entorno de aprendizaje abierto, hacer el aprendizaje más atractivo y  promocionar la ciudadanía activa, la igualdad de oportunidades y la cohesión social.  3. Se ha marcado el objetivo de abrir estos sistemas al mundo exterior, lo que exige reforzar  los  lazos  con  la  vida  laboral,  con  la  investigación  y  con  la  sociedad  en  general,  desarrollar  el  espíritu emprendedor, mejorar el aprendizaje de idiomas extranjeros, aumentar la movilidad y  los intercambios y reforzar la cooperación europea.   

Entre los fines de esta Ley, se dice:   k) La preparación para el ejercicio de la ciudadanía y para la participación activa en la  vida económica, social y cultural, con actitud crítica y responsable y con capacidad de  adaptación a las situaciones.  Si bien entre los fines, no se hace una referencia concreta a las TIC, podemos  deducir 

que la  preparación  en  éstas  es  imprescindible  para  adaptarse  a  los  cambios  permanentes  y  dinámicos  que  se  dan  en  una  sociedad  como  la  nuestra,  globalizada.  En  consecuencia  con  lo  anterior, al llegar al desarrollo de las enseñanzas y su ordenación, se organiza la introducción  de  las  TIC  en  todas  las  etapas  educativas.  Y  se  dice  que  hay  que  conocer  bien  las  nuevas  herramientas,  utilizarlas  en  todas  las  áreas  y  utilizarlas  habitualmente,  también  una  postura  crítica. 

29 | P a g .  


Revista EducaPR  Antes de seguir con el tratamiento de las TIC en esta Ley, conviene detenernos, por su 

importancia y  para  comprender  mejor  la  estrategia  diseñada,  en  consonancia  con  la  UE,  la  inclusión en nuestros documentos curriculares de las COMPETENCIAS3.    

La LOE establece ocho competencias que mostramos en esta ilustración. 

Cuadro nº 8. Las Competencias    ¿Qué  se  pretende  con  la  competencia  Tratamiento  de  la  información  y  competencia  digital4? 

                                                             3

Recurrimos a la definición de Chomsky que aunque referida al campo lingüístico, con claridad las exigencias que conlleva “ser competente” cuando define el carácter activo y transformador que este concepto supone “ La competencia es la capacidad de creación y producción autónoma, de conocer, actuar y transformar la realidad que nos rodea, ya sea personal, social, natural o simbólica, a través de un proceso de intercambio y comunicación con los demás y con los contenidos de la cultura” En http://lascompetenciasbasicas.wordpress.com/ (consulta realizada 10 – 09 - 2010)

4 En la LOE que afecta a los tres niveles educativos referidos: la educación infantil, primaria y secundaria. Entre las distintas novedades de esta nueva Ley educativa figura un modelo formativo basado en el desarrollo de competencias comunes y transversales a cualquier materia., la denominada Tratamiento de la información y competencia digital la cual es definida en dichos decretos como:

30 | P a g .  


Revista EducaPR  Esta competencia consiste en disponer de:   Buscar, obtener, procesar y comunicar información   Transformarla en conocimiento.    Incorporar diferentes habilidades, que van desde:   Acceso a la información   Transmisión en distintos soportes una vez tratada    Utilización  de  las  tecnologías  de  la  información  y  la  comunicación  como  elemento  esencial para informarse, aprender y comunicarse. 

Las finalidades serían:   El  tratamiento  de  la  información  y  la  competencia  digital  implican  ser  una  persona  autónoma,  eficaz,  responsable,  crítica  y  reflexiva  al  seleccionar,  tratar  y  utilizar  la  información y sus fuentes, así como las distintas herramientas tecnológicas   También  tener  una  actitud  crítica  y  reflexiva  en  la  valoración  de  la  información  disponible,  contrastándola  cuando  es  necesario,  y  respetar  las  normas  de  conducta  acordadas  socialmente  para  regular  el  uso  de  la  información  y  sus  fuentes  en  los  distintos soportes.    La  competencia  digital  comporta  hacer  uso  habitual  de  los  recursos  tecnológicos  disponibles para resolver problemas reales de modo eficiente.    Al  mismo  tiempo,  posibilita  evaluar  y  seleccionar  nuevas  fuentes  de  información  e  innovaciones  tecnológicas  a  medida  que  van  apareciendo,  en  función  de  su  utilidad  para acometer tareas u objetivos específicos.   

                                                                                                                                                                                   “disponer de habilidades para buscar, obtener, procesar y comunicar información, y para transformarla en conocimiento. Incorpora diferentes habilidades, que van desde el acceso a la información hasta su transmisión en distintos soportes una vez tratada, incluyendo la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación como elemento esencial para informarse, aprender y comunicarse... En síntesis, el tratamiento de la información y la competencia digital implican ser una persona autónoma, eficaz, responsable, crítica y reflexiva al seleccionar, tratar y utilizar la información y sus fuentes, así como las distintas herramietas tecnológicas, también tener una actitud crítica y reflexiva en la valoración de la información disponible, contrastándola cuando es necesario, y respetar las normas de conducta acordadas socialmente para regular el uso de la información y sus fuentes en los distintos soportes

31 | P a g .  


Revista EducaPR 

Cuadro nº 9. Finalidades del Tratamiento de la información y competencia digital   ¿Qué enseñar – aprender?   CONCEPTOS  

Conocer y dominar los  lenguajes específicos  básicos  Dominar el vocabulario de  las Técnicas de la  información y de la  comunicación  

PROCEDIMIENTOS 

Buscar, seleccionar,  registrar y tratar y  analizar la información  Utilizar las técnicas y  estrategias diversas para  acceder a ella según la  fuente a la que se acuda y  el soporte que se utilice   Adquirir las destrezas de  razonamiento para  organizar la información,  relacionarla, analizarla,  sintetizarla y hacer  inferencias y deducciones  de distinto nivel de  complejidad  Adquirir las técnicas y  estrategias para  comunicar la información  y los conocimientos  adquiridos   Usar habitualmente los  recursos tecnológicos  disponibles para resolver  problemas reales de  modo eficiente   

ACTITUDES 

 

Hacer uso habitual de los  recursos tecnológicos  disponibles para resolver  problemas reales de modo  eficiente  Utilización responsable de  las TIC  Evaluar y seleccionar  nuevas fuentes de  información e innovaciones  tecnológicas a medida que  van apareciendo 

32 | P a g .  


Revista EducaPR 

REFERENCIA:   ANGULO RASCO, J. F. (1995) “El neoliberalismo o el surgimiento del mercado educativo”. Kikirikí nº. 35,  diciembre 94‐febrero 95, pp. 25‐33  AREA  MOREIRA,  M..  (coord)  (2001a)  Educar  en  la  Sociedad  de  la  Información.  Col.  Aprender  a  ser.  Bilbao: Desclée de Brouwer  BAUTISTA GARCÍA‐VERA, A  (Coord.) (2004). Las nuevas tecnologías en la enseñanza. Madrid. Akal  COMISION DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS (1996). Nuevas tecnologías y cambio social. Informe FAST.  Madrid.  Fundesco  FOUCAULT, M. (2001). Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones. (M. Morey, Trad.) Madrid:  Alianza  FULLAN, M.; SMITH, G. (1999). Technology and the Problem of Change. En  http://www.michaelfullan.ca/Articles_98‐99/12_99.pdf (vistado 04 ‐ 02‐ 09)  GIMENO SACRISTÁN, J. (1999): Políticas  y prácticas culturales en las escuelas: los abismos de la etapa  postmoderna. 

Revista

electrónica

Heuresis,

vol.2,

nº1.

http://www2.uca.es/HEURESIS/heuresis99/v2n1.html (consulta 30‐ 08 ‐ 10)   Gimeno Sacristán, J. (2008). Educar por competencias ¿qué hay de nuevo? Madrid. Morata.  HARGREAVES,  A.  (1996):  Profesorado,  cultura  y  postmodernidad.  Cambian  los  tiempos,  cambia  el  profesorado. Madrid. Morata  KINCHELOE, J L.: (2001) Hacia una revisión crítica del pensamiento docente. Barcelona.  Octaedro  POPKEWITZ,  TH.  S  y  BRENNAN,  M.  (Comp.)  (2000).  El  desafío  de  Foucault.  Discurso,  conocimiento  y  poder en la educación. Barcelona. Pomares – Corredor.  

33 | P a g .    


Revista EducaPR 

RAYÓN RUMAYOR,  L.  (2000).  “Sobre  mitos  tecnológicos,  proclamas  totalizadoras,  y  alternativas  educativas”. Revista Kikiriki. Cooperación Educativa, 57, pp. 4‐16.   RAYÓN  RUMAYOR,  L.  (2003).  “Las  tecnologías  de  la  información  y  la  comunicación:  una  perspectiva  socio‐cultural en el currículum”. Ciencias de la Educación, nº 195   RAYÓN  RUMAYOR,  L  y    RODRÍGUEZ  TORRES,  J.  (2006).  La  necesaria  <<voz>>  del  docente  para  la  integración curricular de las TIC. OGE, nº 4  SANCHO GIL, J. Mª (1994). “Hacia una tecnología crítica”. Cuadernos de Pedagogía, 230, nov., pp. 8‐12.  Legislación consultada  Ley Orgánica de Ordenación del Sistema Educativo (LOGSE). 1 / 1990, de 3 de octubre de 1990. BOE, 4  de octubre de 1990, núm. 238, pp. 28927 – 28942   Ley Orgánica 10 / 2002, de 23 de diciembre, de Calidad de Educación. BOE, 24 de diciembre de 2002,  num. 307, p. 45188   Ley Orgánica 2 / 2006, de 3 de mayo. LOE. BOE de 4 de mayo de 2006, núm. 106, pp. 17158 – 17207    Decreto 67/2007, de 29 de mayo, por el que se establece y ordena el Currículo del Segundo Ciclo de la  Educación Infantil en la Comunidad Autónoma de Castilla‐La Mancha. DOCM, 1 de junio de 2007, núm.  116, pp. 14743 – 14759   Decreto 68/2007 de 29 de mayo, por el que se establece y ordena el currículo de la Educación primaria  en la Comunidad Autónoma de Castilla‐La Mancha. DOCM, 1 de junio de 2007,  núm. 116, pp. 14759 –  14816   Decreto  69/2007,  de  29‐05‐2007,  por  el  que  se  establece  y  ordena  el  currículo  de  la  Educación  Secundaria Obligatoria en la Comunidad Autónoma de Castilla‐La Mancha. DOCM, 1 de junio de 2007,  núm. 116, pp. 14819 – 14942   Decreto  78 /2005 de 05 – 07 – 2005 de Formación Permanente del Profesorado de Castilla la Mancha.  DOCM de  08   de julio de 2005, núm. 136, pp. 13458 – 1346  34 | P a g .    


Revista EducaPR 

Web 2.0: Experiencia, Reflexión Crítica, y Discurso  Racional Para Lograr Un Aprendizaje Transformacional  Prof. Bernabé Soto Beltrán  

El objetivo de la investigación pedagógica es compartir, y, en tiempos modernos colaborar con todo  aquello que sea beneficioso, útil, y a favor de la educación del siglo XXI, que a gritos nos pide un cambio  de paradigma no tradicional.  Nos encontramos en un caos (diverso y desordenado) que nos brinda una  experiencia, que ayuda grandemente a reflexionar. Para luego por medio del discurso ya sea oral o  escrito, transmitir  y forjar racionalmente un cambio dentro de la revolución tecnológica‐educativa  donde estamos inmersos. Las estructuras educativas tal y como la conocemos, están en un estado  evolutivo. Conceptos como; Web 2.0, Colaboración  Aprendizaje, Desaprendizaje, Reaprendizaje,  Transformación y Conectivismos, han surgido dentro de este nuevo universo que se ha redescubierto en  pleno siglo XXI. El propósito de este escrito es colaborar al entendimiento de los conceptos mencionados,  y, de una  forma incitar a que todos los educadores de Puerto Rico, y, porque no, del mundo Web 2.0, se  inicien en esta revolución tecnológica‐educativa, que nos  permite ofrecer experiencias, reflexión crítica,  y discurso racional para lograr un aprendizaje transformacional. 

      Para muchas personas escuchar el termino Web 2.0, puede causar todo un torbellino de ideas o una  gran dicotomía. Dentro de un  dialogo definir este concepto innovador, se dirige en solo a herramientas  y  aplicaciones.  Es  por  esta  enorme  razón,  por  compromiso  personal‐pedagógico,  ético  y  moral  que  he  tomado  la  iniciativa  en  no  solo  conceptualizarlo,  sino,  en  ofrecer  otra  perspectiva  del  mismo,  y  des  enfrascarlo a lo que todos estuvimos en un tiempo determinado enfrascados. Nos preguntamos ¿Qué es  la  web  2.0?,  para  contestar  esta  pregunta,  hay  que  dirigirse  a  las  páginas  cronológicas  de  la  historia.  Todo  comienza  para  la  década  de  los  60  con  el  inicio  de  la  “World  Wide  Web”,  o  Web  1.0.  En  ese  presente  histórico  las  páginas  de  internet    eran  estáticas  y  carecían  de  actualización  inmediata.  Los  usuarios  dependían  de  personas  o  compañías  que  se  dedicaban,  y,  poseían  ventajas  económicas  para  mantener este     35 | P a g .    


Revista EducaPR 

tipo de  base  de  datos,  en  súper  computadoras.  No  es  para  mediados  de  esta    década  (2000‐2010),  aproximadamente 2004, que el  término es acuñado por Dale Dougherty de O'Reilly Media en una lluvia  de ideas con Craig Cline de MediaLive para desarrollar ideas para una conferencia. Ya que la internet, tal   y como se conocía, estaba evolucionando gracias a una serie de aplicaciones y plataformas centradas en  los usuarios. La utilización de la nueva Internet y su empleo estaba dirigida en la colaboración, servicios  de  alojamiento  de  videos,  Wikis,  Blogs,  redes  social,  en  fin;  en  vez  de  ser  un  mundo  estático,  se  transforma  en  uno  dinámico  y  actualizado  al  instante.  Para  hacerle  honor  al  contexto  histórico‐social  tecnológico, es aquí que nace y  se acuné  el término. En el caos tecnológico en el cual vivimos, se habla  de la evolución de la Web 2.0. En la palestra cibernética se dialoga constantemente sobre los conceptos  como Web 3.0 y Web 4.0, pero todo es incertidumbre. Es por esta razón que nos limitaremos al tema  principal,  pero  incito  a  que  estemos  alerta.  Lo  que  he  tratado  de  hacer  o  decir  es  que  la  Internet  ha  pasado por una  serie de generaciones, y que la misma no se limita, todo lo contrario continúa con su  curso evolutivo, lo que pretendo es hacer justicia a la historia y como nos expone Piaget (1954), “alterar  los esquemas existentes dentro de la nueva información”, mencionada en este escrito.        Aclarado  y  redefinido  el  concepto  Web  2.0,  deseo  hacer  la  siguiente  evocación;    partiendo  de  mi  experiencia  como  educador,  diseñador  instruccional  y  conferenciante,  las    diferentes  herramientas  y  aplicaciones  que  nos  ofrece  esta  nueva  era  de  la  internet,  nos    crea  un  caos  y  un  mal  uso  de  las  innovaciones  que  surgen  dentro  de  este  nuevo  contexto  histórico‐tecnológico.    Todos  al  iniciarnos  en  esta  aventura  pedagógica  de  integración  tecnológica,  cometemos  el  error  de  utilizar  las  herramientas  colaborativas sin una buena justificación de su uso, para el desarrollo de destrezas del siglo XXI. Como  me han preguntado algunos colegas del campo: ¿para que realmente son útil estas herramientas Web  2.0?. Mis diferentes roles profesionales me han llevado, junto con mis investigaciones y experiencias en  el campo, a indagar mas, para justificar el buen uso de los mencionado, y, poder cambiar las estructuras  pedagógicas  tradicionalistas  del  Puerto  Rico  actual.  En  tiempos  tan  recientes,  como  en  el  proceso  de  escribir para este articulo. Se habla en la palestra cibernética del desarrollo de destrezas de aprendizaje,  desaprendizaje, reaprendizaje y la necesidad de trabajar las mismas. Aunque para el 1978, Jack Mezirow  es  el  que    introduce  el  concepto  aprendizaje  transformativo,  donde  se  enfrascan  estas  destrezas,  el  mismo continúa vigente en este nuevo siglo. Porque las grandes aportaciones que nos regalo el pasado  no se pueden desechar, sino, que hay que aprender a actualizarlas al cambio‐caos. La Web 2.0 nos sirve  36 | P a g .    


Revista EducaPR 

de gran  ayuda,  para  desarrollar  estas  habilidades  que  necesitan  nuestros  estudiantes  actuales.  Como  docente  y  diseñador  de  la  instrucción,  es  mi  responsabilidad  de  crear  ecologías  de  aprendizaje  que  fomenten  el  aprendizaje.  Ya  nuestro  rol  no  se  basa  en  ser  facilitadores  o  constructivistas.  Se  basa  en  tomar  un  rol  más  proactivo,  que  estimule  o  incite  al  aprendizaje,  para  llevar  a  los  alumnos  hacia  una  aproximación  más  completa  a  la  información,  con  la  utilización  de  las  herramientas  colaborativas  que  nos  provee  el  internet  2.0,  aprendemos  mas.  Es  por  esta  razón  que  el    rol  del  docente  se  ha  transformado  en  el  siglo  XXI,  debemos  ser  reformadores,  apasionadores  y  provocadores.  Es  nuestra  responsabilidad en esta era, fomentar las destrezas de aprendizaje.  En cuanto el desaprender se refiere,  esto  no  quiere  decir  olvidar.  Es  esa  búsqueda  de  nuevos  significados  y  sentidos    innovadores.  Un  ejemplo perfecto para desarrollar esta destreza seria el que incitemos a nuestros estudiantes a buscar  información  en  la  Web,  sobre  conceptos  que  ellos  crean,  pueden  ser  más  amplio,  para  fomentar    las  ampliaciones  de  sus  esquemas  informáticos  existentes.  No  me  cansare  de  repetirlo,  la  Web,  como  tal  esta  diseñada  en  este  contexto  actual,  nos  provee  esas  oportunidades.  A  lo  largo  de  la  historia  de  la  humanidad y dentro de su evolución, la tecnología ha servido de interface para lograr el conocimiento.   Hemos  tenido  la  capacidad  para  desarrollar  Info‐estructura  (objetos  para  aprender)  e  Info‐cultura  (capacidad  para  aprovechar  el  aprendizaje).    Dentro  de  esta  evolución,  hemos  podido  desarrollar  una  sociedad de aprendizaje invisible, fuera de las estructuras tradicionales de aprendizaje, gracias a la Web  2.0. Aprendemos, desaprendemos y lo reaprendemos. Esta última destreza es la más sencilla de todas.  Ya que cuando algo parece lo hemos olvidado, es más fácil aprenderlo de nuevo y con más pertinencia.  Los conceptos enseñados en una sala de clase, se pueden reaprender dentro de la comunidad invisible  de aprendizaje que ha surgido gracias a la Web 2.0.  Según Siemens (2006),  “necesitamos ser capaz y  tener  la  capacitación  necesaria  para  crear  ecologías  de  aprendizaje  sustentadas  por  la  teoría  conectivista”.        Dentro de todo este panorama, que incita a los más profundos pensamientos sobre el tema principal  de  este  artículo,  cabe  destacar  el  propósito  principal  que  me  inquieta  y  que  deseo  aportar  a  la  comunidad  educativa  de  mi  país.  He  desarrollado  en  mi  filosofía  educativa  individual,  y,  en  estos  momentos colaborativa, unas estrategias para integrar con un gran sentido de responsabilidad, la  Web  2.0, como experiencia, reflexión crítica, y discurso racional para lograr un aprendizaje transformacional.  Las  experiencias  que definen a  cada individuo, han servido para que este logre un mayor aprendizaje,  37 | P a g .    


Revista EducaPR 

postulado de  la  teoría  constructivista.  La  Web  2.0  dentro  de  esta  experiencia,  nos  permite  dar  significados  nuevos  a  nuestros  procesos  de  aprendizaje,  desaprendizaje  y  reaprendizaje.    Además  nos  ayuda grandemente a construir nuevos esquemas, validar nuestros nuevos significados, enmarcados en  una  fase  colaborativa,  que  es  un  fundamento  importante  dentro  del  “momentum”,  en  donde  nos  desempeñamos y desarrollamos.        En el sistema educativo que tenemos todos los puertorriqueños, se nos exige alienar los procesos de  enseñanza‐aprendizaje,  a  una  serie  de  estándares  profesionales  que  nos  proveen  los  famosos  marcos  curriculares.  Piedra  angular  de  nuestro  sistema  de  educación  y  sus  diferentes  niveles  de  enseñanza.   Cuando  me  encontraba  en  mi  formación  como  docente,  me  encargue  de  entender  y  estudiar  todo  el  marco  curricular  de  mi  especialidad  y  otras,  porque  no  me  conformaba  en  solo  aprender  una  sola  materia.  Pude  apreciar  como  en  varios  marcos  de  otras  disciplinas  se  exponía  el  desarrollo  de  la  reflexión  crítica  o  pensamiento  crítico.  La  realidad  socio  –cultural  de  Puerto  Rico,  tal  y  como  se  encuentra en la realidad, está en deterioro. El desarrollo de esta estrategia ha fallado. Si no hay que ver  los  diarios  y  que  mejor  mantener  una  conversación  en  un  lugar  público,  he  incitar  a  la  población    a  pensar críticamente en un problema social. Entiendo que la Web 2.0 y sus herramientas (Blogs, Wikis y  plataformas  sociales)  nos  permiten  de  una  forma  más  atractiva  y  dinámica  el  desarrollar  este  tipo  de  estrategia. En lo personal el error estriba en que nos hemos enfocado  según Siemens (2006), “en tratar  de entender el conocimiento como un producto (notas)‐ y no como  un proceso”. La Web 2.0 debemos  de entenderla como reflexión crítica, porque, nos sirve para dar significados a los contenidos, proceso,  esquemas,  premisas  y  perspectiva,  que  ayudan  a  gestar  procesos  de  validación  y  negación.  Lo  mencionado nos sirve para desarrollar una seguridad en los individuos, que cuando los mismos deciden  expresarse lo hacen de una forma más analítica y crítica, la Web es un aliado.       En  lo  que  concierne  al  discurso  racional,  tenemos  que  pensar  en  personajes  como  Paulo    Freire  y  el  ciudadano  de  las  América,  Eugenio  María  de  Hostos.  Estas  dos  figuras  tan  promitentes  que  tanto  le  dieron y han dado a la educación latinoamericana, poseían una inteligencia emocional, social y espiritual  única.  Les    exhorto  a  los  lectores  que  busquen  los  discursos  de  estos  dos  grandes.  En  esta  era  digital  democrática la Internet nos brinda la oportunidad de desarrollar seres pensantes y comprometidos en  tener amor, fe en el mundo y en el hombre. Nos ayuda a ver mas allá de las fronteras que no existen y lo  más  importante  a  tener  esperanza.  Entre  más  fomentemos  la  colaboración  y  la  lectura,  mejor  será  el  38 | P a g .    


Revista EducaPR 

discurso de  las  personas.  Recordemos  que  las  experiencias  nos  ayudan  a  entender  a  este  mundo  más  interconectado.  Desarrollemos    el  crecimiento  personal  de  la  colectividad.  Otorguemos  herramientas  que  fomenten  una  acción‐social,  que  tanta  falta  hace.  De  esta  forma  lograremos  un  aprendizaje  transformacional y genuino.      Para justificar todo lo expuesto e incitar a los educadores, tenemos que entender lo siguiente: existe  una  limitación  en  las  teorías  de  aprendizaje  existente.  En  pleno  siglo  XXI  ha  surgido  una  teoría  o  suposición  para  la  era  digital.  Que  surge  para  contrarrestar  la  necesidad  que  existe  para  que  nos  atrevamos a integrar tecnología a nuestros procesos de enseñanza. Tuve la gran oportunidad de conocer  en persona a uno de los fundadores de este nuevo postulado teórico, George Siemens. Según Siemens  (2006),  “El  Conectivismo  es  una  teoría  que  describe  cómo  ocurre  el  aprendizaje  en  la  era  digital”.  El  aprendizaje va en sincronía con nuestras vidas. Cuantos de nuestros estudiantes no poseen un celular  inteligente con conectividad inalámbrica. El conocimiento en este siglo ya no está solo en los libros, lo  llevamos con nosotros a cualquier lugar y hora, no hay limitación. El efecto de la tecnología sobre cómo  vivimos, nos comunicamos y aprendemos, cambio. La conexión que tenemos con el mundo nos brinda la  oportunidad de aumentar nuestro conocimiento, por medio de nodos y redes. Aquí la Web 2.0 posee un  gran poder, porque, lo que aprendemos en estos momentos, en minutos ya es obsoleto, ya que muchas  personas  colaborar  actualizando  la  información  en  tiempo  real.  Esto  son  algunas  de  las  cosas  que  podemos hacer por la educación de nuestro país.    Por último, en Puerto Rico nos falta mucho por aprender. Pero hay esperanzas, existen profesionales  comprometidos en mejorar la calidad de la enseñanza. Se producen grandes cambios dentro del caos.  Muchos  educadores  se  encuentran  en  el  proceso  validación‐negación,  para  integrar  a  sus  clases  a  contextos  más  colaborativos.  La  Web  2.0  le  brinda  oportunidades  de  aprendizaje  a  los  educando,  que  antes no se podían dar, por la carencia de infraestructura. Solo falta una actitud más proactiva, personas  que  se  inicien  en  este  campo  y  se  atrevan  a    crear  estrategias  innovadoras  utilizando  este  tipo  de  herramienta, que fomenten un aprendizaje transformacional.  El punto de partida es solo una cosa, el  punto de partida eres tú, afrontemos el cambio.    

39 | P a g .    


Revista EducaPR 

REFERENCIA: Mezirow, J. (1998). Concepto y acción en la  educación  de adultos. En J. Sáez y A. Escarbajal de Haro. La  educación de personas adultas.Salamanca.Editorial Amaru.    Siemens, G (2006) Knowing Knowledge. Obtenido el 18 de marzo de 2008 en       http://www.elearnspace.org/ KnowingKnowledge_LowRes.pdf       Woolfolk A. (1999).Psicología Educativa. México. Person Educación.                             

40 | P a g .    


Revista EducaPR 

Las apps educativas van reformando los  recursos didácticos de la educación.  Prof. Elvin O. Candelaria     Los fundamento de los recursos didácticos han estados en constantes movimientos a través de la historia formal de  la educación. En respuesta, la metodología educativa va aceptando la reforma a través de sus investigaciones  pedagógicas. La pretensión del artículo es motivar diálogos visionarios en probabilidad de hacia dónde van los  recursos didácticos de la nueva pedagogía. Actualmente, los desarrollos modernos centrados en la internet hacen  repensar las posibilidades en los instrumentos, herramientas, medios, técnicas y métodos dadas a que estas  innovaciones están abriendo un espacio pragmático a los recursos didácticos de la docencia. Los reformadores de  los currículos académicos deben estar al tanto de las investigaciones pedagógicas realizadas sobre la probabilidad  de evolucionar la escuela al mundo digital. El artículo no es pretender estar de acuerdo en todo, sino, es hacer y  confrontar dilemas progresivos que están latentes, y que con cierta consecuencia son acogidas por distintas  generaciones de profesionales académicos que exponen sus estudios e investigaciones para el beneficio evolutivo  de la educación. La atención de las apps educativas está representada por el internet, proponiendo la conectividad  de los procesos entre el estudiantado, la docencia y la metodología pedagógica. Las perspectivas didácticas pueden  ser un poco futuristas para los entornos pedagógicos y sus componentes metodológicos, pero no quita que  debemos estar al tanto de la cotidianidad evolutiva de la propia educación. 

Actualmente,  estamos  al  margen  de  un  nuevo  paradigma  tecnológico  basado  en  las  posibilidades  del  internet,  y  la  lluvia  de  ideas  que  ésta  trae  consigo.  Obviamente,  la  innovación  educativa  no  quedará  atrás  en  tradicionalismo  gracias  a  las  mentes  profesionales  que  rodean  los  entornos  educativos  que  están  dispuestos  a  unir  generaciones  para  fortalecer  la  eficiencia  del  famoso  proceso  de  enseñanza  y  aprendizaje. Dicho así, nos encontramos en puertas cercanas o lejanas de la verdadera transformación  del método humano que responde al ciclo del aprendizaje. Cercano, al que está dispuesto a reformar su  base  metodología  explorando  investigaciones  en  medios  diversos,  pertinentes  a  nuestras  múltiples  generaciones,  y  por  supuesto,  tomando  en  cuenta  las  expectativas  del  alumnado.  Lejano,  al  que  se  queda  estático  con  sus  investigaciones  cerradas  en  el  salón  de  clases.  Recuerdo  escuchar  suficientemente que la tecnología es desde una tiza hasta un papel, o sea, puede estar representada por  41 | P a g .    


Revista EducaPR 

diferentes productos, dispositivos, objetos, materiales, medios. Pero, no tendría mucha lógica enseñarle  a un maestro o a un estudiante manejar una tiza o un papel. Podríamos estar de acuerdo o no a esta  premisa,  pero  ciertamente  la  sofisticación  tecnológica  en  estos  momentos  es  sumamente  innovadora  dada a la cotidianidad humana, trayendo consigo dispositivos con sofisticada inteligencia artificial que al  acoplarse  con  las  ideas,  creatividades    e  imaginaciones  de  los  individuos  van  reformando  métodos  en  diferentes  entornos  de  nuestro  sistema,  la  educación  no  será  estática  a  este  proceso.  No  se  trata  de  revolución  para  mi  es  más  re‐evolución,  pues  la  manera  de  hacer  educación  a  cambiado  su  moldura.  Históricamente, la inherencia de la tecnología y sus productos han estado arraigados a la metodología  educativa  abriendo  espacio  a  transformaciones  en  los  recursos  didácticos  que  van  identificando  su  proceso evolutivo. Hablamos de la aparición de la imprenta y sus efectos reformadores, hablamos de la  modificación  de  los  materiales  básicos  como  la  pluma‐bolígrafo,  pizarra  o  tizas,  hablamos  de  como  proyectar la idea con la evolución de los proyectores, entre otros. Ciertamente, los recursos didácticos  son pieza angular en el proceso educativo, y han demostrado una constate innovación a través de los  materiales y de la ingenuidad progresiva hacia la pedagogía. Si nos familiarizamos con la identidad de su  significado  podemos  decir  que  son  un  conjunto  de  elementos  propuesto  por  la  docencia  y  el  estudiantado  al  intencional  la  función  de  apoyo  al  proceso  enseñanza  y  aprendizaje.  Pero  aun  más,  abarca  intensamente  los  objetivos  curriculares,  los  planes  y  programas  de  estudios,  contenidos  en  los  temas  y  sub‐temas,  actividades  y  evaluación  de  aprendizaje,  entre  otros.  La  docencia  servidora  de  la  pedagogía  se  encuentra  en  un  espacio  de  posibilidades  conectoras  con  la  realidad  cotidiana  y  del  crecimiento  evolutivo  humano.  Las  aplicaciones  educativas  van  hacia  está  búsqueda  pero  siguiendo  el  pragmatismo  histórico  de  la  educación.  Pero,  ¿Qué  son  las  apps  educativas?  Las  apps  educativas  o  aplicaciones educativas son programas que se descargan directamente con la internet en computadoras  (MAC  y  PC)  y  dispositivos  móviles  (Smartphone  y  Tablet)  para  ser  utilizados  como  bases  para  el  aprendizaje dentro y fuera del salón de clases. Actualmente Apple lleva la delantera en la sofisticación  de  aplicaciones  con  fines  educativos  http://www.apple.com/education/apps/  con  su  Apple  App  Store  para  Mac,  Ipad,  Iphone  y  Ipod  logrando  cada  vez  más  la  sincronizar  inteligente  entre  ellos,  proceso  sumamente  importante  extender  lasos  de  conectividad  entre  el  estudiantado  y  la  docencia.  Pisando  talones  se  encuentra  Google  y  su  Android  Market  https://market.android.com/apps/EDUCATION/  sabemos  que  las  herramientas  web  de  Google  están  en  un  nivel  altamente  posicionado  a  través  del  42 | P a g .    


Revista EducaPR 

internet. Con la llegada de los Smartphones y Tablets Android, y junto al sensacional Chrome y su pronta  salida  en  computadoras  representan  un  esfuerzo  interesan  en  el  transformamiento  de  los  recursos  prácticos dirigidos hacia la docencia. Este espacio a levantado atención en la palabra educación, pues la  accesibilidad y flexibilidad que perciben estos recursos didácticos ha ampliado los círculos del llamado  conectivismo, conectar mentes para encaminar y crear aprendizaje. Las apps educativas permiten su uso  y la manera de aprender dentro y fuera del aula. El florecimiento, la germinación y la plantación de las  aplicaciones  educativas  en  los  niveles  preescolares  hasta  universitaria  está  llamando  la  virtud  del  dinamismo  en  los  recursos  prácticos  en  el  diseño,  implantación,  evaluación  y  valorización  de  las  planificaciones diarias del docente. Algunas apps como enciclopedias, diccionarios, grabadores de voz y  vídeo, imágenes, atlas, alfabetos, cuentos, libretas, libros, libros de texto, periódicos, revistas, películas,  documentales,  cuadernos  para  dibujo,  diseño  gráfico,  cuestionarios,  mapas  conceptuales,  juegos  matemáticos,  módulos  instruccionales,  entre  muchos  otros  y  creciendo  en  alto  grado.  Pero  ojo,  todo  esto en forma digital y cada vez más interactiva. Cuando vemos la Enciclopedia Británica un clásico de  250 años de vida hacer su inclusión en las apps nos hace determinar indicadores fiables de hacia dónde  puede  llegar  la  transformación  de  los  recursos  educativos  para  la  docencia.  No  podemos  dudar  lo  significativo que puede representar las apps educativas para el proceso metodológico de la enseñanza,  adentrando el aprendizaje personalizado pero a la misma vez conectado con otras mentes de su misma  o  distinta  generación  en  un  mismo  tiempo,  permitiendo  espacio  a  la  colaboración  y  recreación  del  mismo, utilizando y reutilizando los contenidos para seguir finalidades del proceso. Es hora de entender  que  los  consumidores  del  aprendizaje  continuo  se  están  adaptando  inmediatamente  a  los  nuevos  espacios generados por la informalidad. Entonces, ¿Hacía dónde se dirige la educación académica con la  didáctica?  La  internet,  rey  indiscutible  del  fenómeno  multimedios,  base  fundamental  de  los  recursos  didácticos, ha demostrado cualidades interesantes, productivas y elocuentes en la integración sólida al  currículo  educativo.  Se  necesitaron  muchas  décadas  para  adentrar  los  efectos  de  la  imprenta  y  sus  recursos  en  la  metodología.  El  mundo  digital  sigue  su  curso  con  la  ayuda  del  internet,  no  dejemos  de  evolucionar nuestras mentes porque la reforma debe empezar por lo intrínseco, y los recursos ayudan a  exponerlo. La didáctica te hace. ¿Cómo, y a quién le toca tomar las decisiones visionarias y misionarias  para lograr eficiencia en la integración moderna de la tecnología? En Puerto Rico estamos buscando los  elementos  necesarios  para  desarrollar  la  conexión  profunda  a  la  reformulación  de  nuestros  currículos  43 | P a g .    


Revista EducaPR 

académicos. Me  pregunto  dónde  están  nuestros  investigadores,  diseñadores  y  rediseñadores  de  los  currículos  de  la  educación  puertorriqueña.  Es  momento  de  salir  de  las  oficinas,  salones  y  entornos  cerrados  y  acogerse  a  un  ejército  de  comunidades  y  redes  de  fundamentos  educativos  nacionales,  internacionales  y  globales,  donde  en  cada  tiempo  y  espacio  la  aportación  del  profesionalismo  se  hace  sentir  en  múltiples  investigaciones  realizadas  con  avales  de  los  gobiernos,  organizaciones  globales,  instituciones,  universidades,  institutos,  escuelas  e  uniones  interesadas  en  el  progreso  inteligente  de  la  llamada educación.  En consecuencia, el enorme esfuerzo formativo realizado por distintas generaciones  de  personas  que  están  activos  en  redes  web  hace  evidente  la  adaptación  a  las  innovaciones  tecnológicas, y que en la actualidad asistimos a una evolución que está ocurriendo en el seno de nuestra  vida  diaria  y  cotidiana.  No  se  niega  que  en  el  pasado  los  procesos  de  interacción,  en  lo  que  hoy  llamamos,  tradicionalista,  no  hayan  resultado  buenos  progresos  a  los  ajustes  de  la  metodología  educativa,  pero  los  tiempos  son  otros,  y  están  dispuestos  a  seguir  su  moldura  intelectual.  Estamos  cansados de ver los instrumentos, herramientas y medios tecnológicos como una opción a la integración  curricular.  Al  igual  que  muchos  docentes,  los  tecnólogos  educativos  nos  alejamos  de  la  opción,  y  entramos en la búsqueda de los méritos de productividad del proceso utilizando un campo avanzado en  el  entendimiento  con  el  estudiante.  La  vida  digital  sigue  su  sentido  hacia  la  identidad  de  la  misma,  y  cómo  ésta  puede  aportar  en  el  crecimiento  y  ayuda  de  la  intelectualidad  humana.  No  se  trata  de  la  rapidez  que  avanza  el  proceso  tecnológico  sino  la  forma  que  lo  hace.  "Si  le  hubiera  preguntado  a  la  gente qué querían, me habrían dicho que un caballo más rápido". Henry Ford  "La mejor estructura no garantizará los resultados ni el rendimiento. Pero la estructura equivocada es  una  garantía  de  fracaso".  Peter  Drucker.  Al  reflejo  se  le  ve,  la  educación  tiene  problema,  problemas  tienen  las  educaciones.  La  palabra  educación  necesita  ayuda,  una  ayuda  de  acción  en  reacción,  una  unión  de  colaboración  en  interpretación,  una  mentalidad  de  reciclaje  en  ideas,  una  pedagogía  en  mantenimiento  constante  que  filtre  y  pula  las  claves.  Nosotros,  maestros  y  maestras  no  podemos  ser  vencidos por los patrones, reglamentos y privatizaciones de nuestras enseñanza, debemos seguir libres  al  pensamiento  evolucionista  de  la  educación  porque  es  probable  "El  mundo  no  ha  cambiado  por  la  política sino por la técnica". Friedrich Dürrenmatt. En la actualidad Twitter es el medio que haces tu. Las  distintas  aplicaciones  que  pueden  ser  transformadas  a  entornos  educativos  para  cualquier  tema  y  conceptos ofrecido en clase hace demostrar que los recursos didácticos cada vez son más didácticos. Sé  44 | P a g .    


Revista EducaPR 

que no basta explicarle a la docencia que con un simple “hashtag” (#) en twitter podemos entrar a un  campo  bastante  real  del  tema  u  concepto  a  explorar  para  sus  continuas  clases  y  hasta  entablar  conversaciones  sincrónicas  y  asincrónicas  con  distintas  personas,  grupos  y  redes  que  eleven  las  posibilidades y niveles didácticos hacia el aprendizaje. Pero como decía Aristoteles "Lo que tenemos que  aprender lo aprendemos haciendo". Queda entre nosotros darle la didáctica a la educación.  Por último,  no es de sabio saber que el mayor foro (espacio) de argumentación en los paradigmas educativos y su  proceso de enseñanza y aprendizaje es el Internet. Los que no están, sí, hacen falta. La verdad, se están  perdiendo  esta  maravillosa  conversación  mundial  que  poco  a  poco  va  venciendo  la  inacción  del  tradicionalismo, aportando al jugo del aprendizaje y saliendo del pedagogo “ligth” que se encierra en el  salón.       

REFERENCIA: Apple in Education obtenido el 5 de febrero de 2011 en http://www.apple.com/education/     Google in Education obtenido el 5 de febrero de 2011 en http://www.google.com/educators/index.html    Lopez A., (1999), Compendio Historia y Filosofía de la Educación, Publicaciones puertorriqueñas Inc.     Ocasio N., (2003), La practica de la Enseñanza y Aprendizaje, Publicaciones puertorriqueñas Inc.     Siemens, G., (2006), Knowing Knowledge www.elearnspace.org/KnowingKnowledge_LowRes.pdf     Wikicitas, revisado el 10 de febrero de 2011 en http://www.wikicitas.net/       

45 | P a g .    


Revista EducaPR 

La integración de la tecnología en la sala de  clases  Yolanda Mercado Feliciano  La educación en Puerto Rico debe de  ir a la par con el tipo de estudiante que visita la sala de  clase diariamente. Cambiar la metodología de enseñanza seria efectivo, pero se necesita apoyo e equipo,  para lograrlo. No puede haber cambio si no se adiestra a los docentes y que el Departamento de  Educación de Puerto Rico haga un compromiso genuino de apoyar a estos profesionales.  A los maestros se le responsabiliza de la enseñanza‐aprendizaje, pero hay que tener en  consideración que la mayoría de las veces no cuentas con los materiales y equipos necesarios para  apoyar el estudiantado de hoy. El uso de la tecnología es una herramienta muy efectiva al momento del  proceso de enseñanza‐aprendizaje.    La sociedad actual  viene sufriendo cambios dramáticos. El estudiante de hoy día es diferente a  los del pasado. La educación esta pasando por un proceso de  transición. Para lograr que el estudiante  se integre y se interese por aprender es fundamental que el educador crea y tenga fe profunda  en la  importancia de ir adaptándose a los nuevos cambios.  El  estudiante  se  desarrolla  en  una  época  donde  la  tecnología  esta  evolucionando  y  la  misma  despierta  el  interés  de  estos.  Hay  que  salir  de  los  métodos  arcaicos  de  evaluar.  Es  hora  de  comenzar  aplicar técnicas frescas, adaptadas a la sociedad cambiante en de hoy día.  Por consiguiente,  el educador tiene una herramienta importante en el uso de la tecnología en la  sala de clases.  Existen diversos programas educativos que ayudan y facilitan al maestro la enseñanza‐ aprendizaje.    Seria  idóneo  que  en  cada  escuela  el  estudiante  tuviera  disponible  la  tecnología  como  herramienta de trabajo. 

46 | P a g .    


Revista EducaPR  Debe  ser  una  prioridad  para  el  Departamento  de  Educación  de  Puerto  Rico,  que  tanto  los 

estudiantes como maestros tengan acceso a estas herramientas tecnológicas, para tener avances en la  educación.  Integrar  la  tecnología  en  la  sala  de  clases,  mejoraría  el  interés  de  los  estudiantes  por  las  diferentes materias.  La  educación  actual  tiene  como    finalidad  fundamental  facilitar  el  crecimiento  y  desarrollo  optimo de cada individuo. Su interés se centra en conducta física y espiritual, mental, social y emocional  del educando. (Historia de la Reforma Educativa, 1993‐1999).      

Las actividades y experiencias que ayudan a realizar los objetivos educacionales constituyen los 

fines y métodos de enseñanza. Los estudiantes de hoy quieren ver más allá de la pizarra y el libro. Están  sedientos    por  utilizar  otros  métodos  más  modernos  y  efectivos.  El  desarrollo  global  de  la  mente,  la  adquisición del conocimiento a través del pensamiento y el desarrollo de una conducta demostraron ser  los fundamentos que dieron dirección a la filosofía griega (Estremera, 1995). Los griegos basaron en el  pensamiento filosófico y consideraron la educación como institución social.  Para  los  griegos,  una  exigencia  distintiva  del  ser  humano  era  el  desarrollo  de  la  mente  con  el  propósito de llegar al conocimiento real de la esencia de las cosas. El ser humano se realiza, alcanza la  “vida buena”  cuando libera la mente de lo aparente o del error.  El filosofo Platón presenta un enfoque mucho mas estricto de la ciencia de las ideas; ese incluía,  entre  otras  cosas,  el  uso  de  la  dialéctica  y  el  razonamiento  inductivo.  Por  otro  lado  Aristóteles  preconizaba  que  el  aprendizaje  del  estudiante  se  evaluaba  a  través  de  la  experiencia  directa.  Consideraba  que  la  educación  de  una  actividad  que  se  realiza  a  lo  largo  de  la  vida  y  constituye  una  función  del  estado.  El  recomendaba  el  uso  del  método  inductivo.  Este  iba  acompañado  por  la  experimentación  objetiva, la observación científica y desarrollo de la conducta y pensamiento de tipo  racional (Hilgard, 1961).  Como se puede apreciar, desde tiempos remotos se puede observar que estos filósofos, podían  tener  las  ideas  relacionadas  con  el  aprendizaje.  Por  otro  lado  para  Plutarco,  según  menciona  (Means,  1981) en su libro, Metodología y Educación, creía firmemente en la educación del espíritu y del cuerpo  por medio de hábitos útiles y modificación de los métodos de acuerdo a las diferencias individuales.  47 | P a g .    


Revista EducaPR  En la alta modernidad es necesario que los alumnos aprendan a aprender. Por consiguiente, el 

enjuiciamiento del  merito  de  sus  empeños  debe  dejar  de  ser  ocasional  para  transformarse  en  una  actividad sistemática y continua que ayude al mejoramiento de la calidad del aprendizaje.  La  educación  en  Puerto  Rico  tiene  que  ir  junto  al    tipo  de  estudiante  que  visita  las  aulas  diariamente. Cambiar la metodología de enseñanza seria efectivo, pero se necesita apoyo e equipo, para  lograrlo.  No  puede  haber  cambio  si  no  se  comienza  desde    el  adiestramiento,  y  apoyo  por  parte  del  Departamento de Educación, a los educadores de este país.  A  los  maestros  se  les  responsabiliza  de  la  enseñanza‐aprendizaje.  Hay    que    considerar  que  la  ausencia de  materiales y equipos en el salón de clases, retrasan  el  proceso de enseñanza‐aprendizaje.  Tiene que existir objetividad al momento  de juzgar las  ejecutorias, de los educadores.   El maestro debe de contar con todas herramientas necesarias al momento de entrar a la sala  de  clases. No es suficiente el ser comprometido y dar la milla extra, si se carece del  material. Este aspecto  debe de ser atendido, por aquellos a quien le corresponde rendir cuentas al país.   

REFERENCIA: Departamento de Educación. (1993‐1999). Historia de la Reforma Educativa:   

Transformación de la escuela pública Puertorriqueña 

Estremera, R. (1995). Visión Educativa   Hilgard, E. (1961). Teorías del Aprendizaje. México, F.C.E.  Means, R. (1981). Metodología y Educación. Editorial Paidos. Buenos Aires.        48 | P a g .    


Revista EducaPR 

e‐Learning para Maestros Rurales  Constanza Donadío    904 docentes rurales de 12 provincias argentinas están siendo capacitados através de la modalidad e‐ learning, en el marco de un innovador proyecto que impacta indirectamente en más de 13.000 alumnos  de 497 escuelas. La iniciativa ya lleva tres años de ejecución y es impulsada por la Fundación Bunge y  Born en alianza con la Fundación Pérez Companc, con el apoyo de la empresa e‐ABC.      En el marco del Programa Sembrador de ayuda a escuelas rurales, la Fundación Bunge y Born ‐en alianza  con la Fundación Pérez Companc‐ ejecutan desde hace tres años el proyecto de educación a distancia: E‐ Learning  para  Maestros  Rurales  (http://www.fundacionbyb.org/educacion_aula_virtual.asp),  atendiendo a 497 escuelas en 12 Provincias. Con una inversión de más de  300.000 pesos, sus responsables prefieren no hablar de datos financieros  sino  de  resultados.  “Esta  es  una  apuesta  para  mejorar  la  enseñanza  de  los docentes rurales”, subrayan desde la fundación.    La iniciativa comenzó en 2007 con una prueba piloto, y un año después, a  partir  de  la  buena  repercusión  que  tuvo  entre  los  docentes,  se  desarrollaron  más  cursos  y  se  convocó  a  la  empresa  argentina  especializada  en  e‐learning  y  gestión  del  conocimiento,  e‐ABC  (www.e‐ abclearning.com/) para el diseño del proyecto virtual. Un proceso que incluyó la provisión de servicios  de consultoría, la implementación de una plataforma de formación online, la producción de contenidos  para  web  y  el  trabajo  con  los  tutores  para  lograr  la  interacción  en  el  marco  de  esta  comunidad  educativa. En 2009, el compromiso se incrementó con nuevos cursos y en 2010 se duplicaron las zonas  donde se dictan.    Hasta hoy fueron atendidos 904 docentes rurales con este innovador proyecto, que tiene un impacto en  más  de  13.000  alumnos  (con  un  promedio  de  15  estudiantes  por  profesor)  de  las  provincias  de  Entre  Ríos, Catamarca, Santa Fe, Córdoba, Misiones, Santiago del Estero, Córdoba, Chaco, Mendoza, San Luis,  Misiones y Buenos Aires.    “Con el proyecto e‐Learning para Maestros Rurales buscamos desarrollar una nueva línea de acción para  colaborar  en  la  mejora  de  la  calidad  de  la  oferta  educativa  de  las  escuelas  rurales  y  brindar  a  sus  maestros la posibilidad de adquirir herramientas intelectuales que les permitan enriquecer el proceso de  enseñanza  aprendizaje  de  sus  alumnos.  La  idea  fue  ofrecer  nuevas  líneas  de  acción  a  través  del  Programa  Sembrador  que  tengan  un  impacto  profundo  en  lo  educativo,  como  estos  cursos  gratuitos  para  docentes  rurales,  becas  para  alumnos  egresados  de  escuelas  rurales  que  quieren  seguir  sus  49 | P a g .    


Revista EducaPR 

estudios secundarios en escuelas agrotécnicas, financiamientos de proyectos de mejora educativa en las  escuelas  y  construcción  y  mantenimiento  de  huertas  en  escuelas  primarias  rurales,  entro  otros  que  estamos diseñando”, señaló la Gerenta de Proyectos de la Fundación Bunge y Born, Constanza Ortiz.    “A  través  de  los  cursos  el  desafío  fue  lograr  la  interacción  de  la  comunidad  educativa integrada a la iniciativa”, explicó Carlos Biscay, director e‐ABC. “Sin  interacción  puede  haber  e‐learning,  pero  no  necesariamente  se  concreta  el  aprendizaje”,  advirtió.  “Para  cumplir  el  objetivo  se  planteó  un  diseño  didáctico que se  focaliza  en  la  reflexión  de la práctica docente, la aplicación  de ejercicios en el aula y el intercambio con colegas, a través de un formato  atractivo  de  los  contenidos,  que  incluyen  una  pequeña  simulación  de  una  situación de clase por semana, y de un equipo de tutores que acompaña a los  participantes  en  todo  el  proceso  de  acercase  a  la  tecnología  y  compartir  experiencias”.    

El programa por dentro    En  un  principio  se  invitó  a  participar  del  proyecto  a  los  docentes  de  aquellos  establecimientos  educativos rurales que son parte del Programa Sembrador y luego, al comprobarse su gran proactividad  para participar de nuevas propuestas, se sumaron a otras escuelas que no forman parte del Programa.  Los cursos se dictaban focalizados por provincias de manera que el acceso a la jornada presencial fuese  accesible para todos los participantes.    En  la  actualidad,  la  convocatoria  se  realiza  por  zonas  trabajando  codo  a  codo  con  los  supervisores  de  cada  lugar,  quienes  mantienen  un  vínculo  directo  con  la  Fundación  e  informan  sobre  las  necesidades  más  urgentes  en  materia  de  actualización  de  contenidos.  Asimismo,  son  ellos  los  que  monitorean  el  resultado que los cursos tienen en sus docentes y evalúan el impacto que se produce en el aula a través  del aprendizaje de los alumnos.    Consultada  sobre  las  impresiones  que  han  recogido  de  los  maestros  capacitados,  Ortíz  confía  que  se  muestran muy agradecidos y se sienten acompañados con los llamados telefónicos que realiza el equipo  de tutoría, y por la preparación y organización de la jornada presencial, uno de los momentos que más  disfrutan.  “La  mayoría  comentan  que  al  haberse  diseñado  los  cursos  pensando  particularmente  en  las  escuelas  rurales,  pueden  asimilar  e  identificarse  con  las  problemáticas  que  se  plantean,  facilitando  su  puesta en práctica y generando un mayor interés y compromiso. El aprendizaje resulta muy significativo  para ellos”, asegura la especialista.    En  este  sentido,  Francisco  Carlos  Scholz,  director  de  la  Escuela  Nº  563  Jacobo  Lenuzza  de  Misiones,  coincide en que los contenidos están muy bien orientados, ya que tienen en cuenta la cotidianeidad de  las  zonas  rurales.  “La  plataforma  tecnológica  es  de  fácil  acceso  para  todos  los  docentes  y  sencilla  de  utilizar”,  apuntó  el  docente,  para  luego  destacar  que  la  escuela  no  cuenta  con  Internet,  limitando  la  posibilidad  de  capacitarse  a  los  fines  de  semana.  “Participar  en  el  proyecto  e‐Learning  para  Maestros  Rurales,  fue  todo  un  desafío  y  nos  llenó  de  adrenalina,  a  mí  y  a  todo  el  personal  de  mi  escuela.  50 | P a g .    


Revista EducaPR 

Representa todo  un  avance  en  cuanto  a  herramientas  de  capacitación  se  refiere,  ya  que  tuvimos  que  manejar internet, foros y chat”, añadió Scholz.    Para  el  supervisor  cordobés  Raúl  Padilla,  “la  iniciativa  implica  dos  líneas  de  aprendizaje  ya  que  establecer comunicación virtual conlleva el proceso de alfabetización en este tipo de tecnología, y por  otro lado, abre un espectro de posibilidades tales como: compartir el conocimiento con otros, ampliar  campos de discusión y enriquecerse desde lo personal y profesional”. Además, Padilla señaló que pudo  constatar cómo los docentes del departamento cordobés de General San Martín pusieron a prueba sus  hipótesis, confrontaron con el material teórico propuesto y capitalizaron las experiencias para sí y para  otros,  en  el  proceso  de  socialización  que  conlleva  el  programa.  “El  ejercicio  de  poner  a  prueba  con  alumnos  las  actividades,  permitió  un  desafío  cognitivo  permanente  ante  la  resolución  de  situaciones  problemáticas.  Hubo  sorpresa  en  algunos  docentes  ante  la  posibilidad  de  comprobar  mecanismos  de  resolución que los alumnos pueden poner en juego y resultaban desconocidos en el ámbito escolarizado  de aprendizaje”, observó.    El maestro rural entrerriano y director de la Escuela Nº 54 "Carlos Sourigues" de la Colonia San José del  Departamento Colón, Claudio Perroud, consideró que el proyecto de e‐Learning para Maestros Rurales  contribuye a mejorar aspectos de la educación en los cuales considera que hay muchas deficiencias: la  actualización  y  perfeccionamiento  docente.  “Podemos  manejar  nuestros  tiempos  de  trabajo  y  estudio  con comodidad, contando con el apoyo continuo de los tutores de cada curso. La iniciativa nos permite  renovar energías y conocimientos para llegar al aula con nuevas ideas, estrategias y actividades”, apuntó  con entusiasmo.     Los cursos no solamente permiten al docente conocer un enfoque nuevo y actualizado sobre temáticas  curriculares  (lengua,  matemática,  gestión,  ciencias  naturales  y  nutrición  infantil);  también  generan  un  espacio  de  encuentro  entre  maestros  rurales  de  la  misma  provincia.  “Al  interactuar  con  sus  pares,  se  sienten  acompañados  y  comprendidos  en  cuanto  a  los  desafíos  que  representa  ser  un  educador/directivo  rural.  En  la  mayoría  de  los  casos,  terminan  desarrollándose  lazos  de  amistad  y  compañerismo, como también proyectos y actividades en conjunto”, analiza Constanza Ortiz.    De igual manera, Carlos Biscay resaltó la importancia que significa para el proyecto la consolidación de  lazos  de  comunidad  y  colaboración  entre  docentes,  apuntando  que  una  de  las  razones  de  éxito  de  la  iniciativa fue focalizar en metas específicas: interacción y calidad de aprendizaje, “para luego hacer girar  todo lo demás sobre esas dos premisas”.    El  futuro  del  proyecto  e‐Learning  para  Maestros  Rurales  ‐uno  de  los  proyectos  educativo‐tecnológicos  destinados  a  maestros  rurales  de  mayor  alcance  en  Argentina‐  es  continuar  ofreciendo  los  6  cursos  virtuales  que  lo  componen  a  nuevas  zonas  de  supervisión  por  provincia  y  diseñar  nuevas  propuestas  formativas.    Durante el primer cuatrimestre de este año ya se dictaron 8 cursos en las zonas de Entre Ríos, San Luis,  Córdoba, Misiones, Santa Fe, Catamarca y Mendoza y, durante el segundo cuatrimestre se dictan otros 8  cursos en las zonas de Ramallo, San Nicolás, San Pedro, Baradero, Arrecifes, Capitán Sarmiento y Adolfo  51 | P a g .    


Revista EducaPR 

Gonzáles Cháves de Buenos Aires; Tercero Arriba y Unión de Córdoba; Nogoyá de Entre Ríos; San Rafael  de Mendoza; San Luis; Humberto Primo de Santa Fe; San José de Feliciano de Entre Ríos.   

REFERENCIA: Proyecto E‐Learning para Maestros Rurales: http://www.fundacionbyb.org/educacion_aula_virtual.asp     Fundación Bunge y Born: http://www.fundacionbyb.org    e‐ABC: http://www.e‐abclearning.com/                                   

52 | P a g .    


Revista EducaPR 

El sistema educativo de hoy no tiene que  esperar por Superman  Mayra Soto Guzmán    Nos  encontramos  en  el  siglo  XXI.    Aún  nos  queda  mucho  por  desarrollar  un  sistema  educativo  de  excelencia.  Tenemos  que  reflexionar  porque  no  hemos  logrado  desarrollar  las  estrategias  y  metodologías excelentes como el de Finlandia, país con  el mejor sistema educativo mundialmente. Los  sistemas educativos deben garantizar  igualdad de oportunidades para todos los niños en la educación  básica, independientemente de la jerarquía social a  y etnia a la cual pertenezcan.  Finlandia lo garantiza  gratuitamente  hasta  completar  grados  universitarios  y  lograr  un  nivel  doctoral  si  es  la  decisión  del  aprendiz.      Si  nos  comparamos  con  la  educación  de  Finlandia,  la  nuestra  es  gratuita  hasta  cumplir  los  requisitos  de  Escuela  Superior.    Luego  existen  ayudas  federales  que  podrían  aportar  a  la  carrera  universitaria  del  estudiante  que  demuestre  la  necesidad  económica.    ¿Por  qué  no  desarrollar  los  talentos  enfocados  en  la  educación  y  ofrecer  la  ayuda  económica  a  los  estudiantes  talentosos  sin  importar  la  necesidad  económica  para  que  logren  el  grado  máximo  de  sus  carreras?    Se  podría  llegar  acuerdos  que  el  estudiante  ya  completado  el  nivel  graduado  o  post  grado  en  el  campo  de  educación  ofrezca  sus  talentos  al  país  con  un  sueldo  asignado  y  así  evitar    la  fuga  de  talentos.    Nuestro  sistema  educativo tiene que buscar soluciones para lograr una verdadera transformación. Una de las soluciones  que  propongo  sería  que  el  gobierno  junto  con  el  Departamento  de  Educación    incentivara  económicamente a los estudiantes que se matriculen en cursos en línea a nivel graduado y nivel de post  grado  en  el  campo  de  educación,    con  una  aportación  total  o  parcial  de  un  50%    de  los  gastos  que  conlleve  el  proceso  de  matrícula.  Sería  una  solución  con  enfoque  transformador.    Se  enfocaría  inicialmente  en  el  campo  de  educación,  para  lograr  el  cambio  transformador  en  nuestro  sistema  educativo.     El  área  a  enfocarse  serían  los  cursos  a  distancia,  cursos  en  línea  excelentes  con  la  ayuda  de  las  herramientas  de  la  WEB  2.0.  Los  diseñadores  instruccionales,  son  los  encargados  de  romper  con  las  barreras al ser entes de cambio al servir de eslabón entre el profesorado y aprendiz.  Son los encargados  de diseñar cursos en líneas lo menos tradicionales posibles.  El crear un curso en línea es un proceso de  diseño que tiene que ser innovador para que el estudiante sea el encargado de crear conexiones, formar  redes,  y  crear  su  conocimiento  encontrado  en  la  redes.    Esto  es  la  base  del  nuevo  paradigma  El  Conectivismo.  El diseño del curso debe proveer oportunidad de compartir con estudiantes, profesores  de  otros  países,  formar  redes  y  conexiones  de  manera  no  tradicional.  Los  archivos  de  audio,  videos  y  otras herramientas de la web 2.0 tendrían que complementar el contenido del curso.  Esta innovación  53 | P a g .    


Revista EducaPR 

requiere un compromiso total tanto del profesor y estudiante.  Este diseño disminuiría los costos y los  estudiantes tendrían una atención directa del profesorado.  Las instituciones universitarias tendrían que  adiestrar  a  la  facultad  a  trabajar  colaborativamente,  romper  con  el  asunto  del  derecho  de  autor  y  motivarlos  a  producir  contenido  bajo    las  licencias  creativas  comunes.    La  población  intelectual  unida  produciría contenido excelente para que los estudiantes logren un aprendizaje de primera, el proceso de  enseñanza  y  aprendizaje  seria  uno  transformador  y  ayudarían  al  sistema  educativo  del  país.    ¿Alguna  sugerencia?  Mayra  Soto  profesora  con  28  años  de  experiencia  en  educación.    Actualmente  es  estudiante  de  Tesis ‐  Tecnología Educativa.     

                        54 | P a g .    


Revista EducaPR 

Edu 2.0 en la Educación Secundaria  Monica Marie Arroyo, PhD    Edu 2.0 es una de las herramientas de la web 2.0 que facilita e impacta positivamente el aprendizaje de  los estudiantes. La instrucción, apoyada por la tecnología moderna, hace la enseñanza más clara a la vez  que atrae y motiva a los estudiantes a prepararse y estudiar para los cursos. Los podcasts y otros  recursos accesables desde Edu 2.0 contribuyen al desarrollo cognoscitivo de los estudiantes al facilitar el  aprendizaje del material discutido en clase 

El uso de la tecnología permite un sinnúmero de oportunidades para la enseñanza creativa, facilitar el  estudio, integrar varios métodos de aprendizaje y diversificar el currículo. La web 2.0 ofrece una extensa  variedad  de  herramientas  que  ayudan  a  enriquecer  las  experiencias  de  aprendizaje  y  enseñanza  en  todos los niveles educativos. A nivel universitario, la conferencia tradicional complementada con el uso  de  diversas  herramientas  de  la  web  2.0,  provee  beneficios  de  instrucción  y  aprendizaje  antes  no  previstos.  En agosto del 2010 me integré a la facultad del Colegio de Ciencias de la Pontificia Universidad Católica  de Puerto Rico (PUCPR) como Catedrática Auxiliar de Química. En el semestre de otoño ofrecí los cursos  de Química General I, Química Orgánica I y su laboratorio.Estos cursos básicos son requisito para varios  programas  de  estudio  ofrecidos  en  la  universidad.  Por  tal  razón  hay  disponibles  un  gran  número  de  secciones con clases grandes de 30 a 50 estudiantes en cada sección.  La  herramienta  Edu  2.0  me  ha  servido  de  portal  para  poner  a  la  disponibilidad  de  los  estudiantes  una  gran variedad de recursos de manera estructurada, organizada y segura. Cada curso contiene una página  o sección individual, en la que los estudiantes pueden compartir recursos según sea necesario. Edu 2.0  permite regular el acceso al contenido de los cursos creando cuentas individuales para los estudiantes (y  otros  profesores),  seleccionando  a  qué  áreas  tienen  acceso.  Cada  cuenta  individual  tiene  acceso  continuo a varios recursos. Entre los recursos disponibles se encuentran los siguientes:  • • • •

 

• •

Prontuario calendario de exámenes y actividades  archivos PDF de los PowerPoint que muestro en las conferencias  enlaces (URL) de recursos en el Internet que son útiles para practicar o enriquecer el material en  clase  animaciones de los mecanismos de reacción  videos en YouTube de conceptos discutidos en clase  

55 | P a g .    


Revista EducaPR 

• •

noticias y avisos relacionados a los cursos o la universidad  grabaciones de las conferencias (podcasts) 

Los dos usos principales de Edu 2.0 en mis cursos fueron archivar y tener disponible los archivos de las  conferencias y los podcasts. Todos los materiales estaban  disponibles  antes  de  asistir  a  clase,  por  lo  tanto,  los  “Pienso que la creación de su página ha  estudiantes podían prepararse repasando los temas a ser  sido de gran provecho para nosotros, ya  discutidos  en  la  conferencia.  Se  pudo  observar  que  la  que  si  tenemos  alguna  duda  podemos  mayoría  de  los  estudiantes  prestaban  atención  a  la  comunicarnos  con  usted,  como  también  conferencia en vez de preocuparse por dibujar reacciones  tener  el  material  online  para  así  y apuntar datos antes de pasar a la próxima plantilla en la  facilitarnos al momento de estudiar.”   presentación  de  la  conferencia.  Esto  también  permitió  – Estudiante de química orgánica  discusiones activas y mayor interacción entre el profesor  y  los  estudiantes  durante  las  conferencias  ya  que  ellos  llegaban  preparados  con  preguntas  relacionadas  al  material del día o de la clase anterior.   Otro recurso que se pudo incluir en Edu 2.0 fueron las grabaciones de las conferencias de cada curso en  formato MP3, conocido como podcasts. Estosañaden una nueva dimensión y enriquecen al currículoi ya  que  permiten  a  los  estudiantes  repasar  el  material,  apoyar  el  estudio  de  los  conceptos  esenciales  y  aumentar la comprensión del material al escuchar la conferencia nuevamente.ii  Los podcasts permitieron que el estudiante tuviera acceso al material dado en clase, ya que los recursos  de la clase están disponibles continuamente. Estopermite que los estudiantes que por cualquier motivo  no  asistieran  a  clase,  que  llegaran  tarde  o  salieran  temprano,  puedanaccesar  el  material  en  cualquier  momento. Esto disminuyó grandemente la cantidad de veces que se me preguntó:“qué fue lo que dijo  en  clase”.  Otra  ventaja  fue  que  ningún  estudiante  me  dijo  “usted  no  dijo  eso  en  clase”  ya  que  las  conferencias  estaban  grabadas  y  disponibles  para  verificar  qué  se  dijo  o  discutió  sin  entrar  en  ningún  tipo de conflicto de opinión.  Tradicionalmente la química orgánica es uno de los cursos  más  difíciles  que  los  estudiantes de  las  ciencias cursan, y,  “Creo  que  esto  del  web  page  y  los  mp3  posiblemente  con  un  mayor  porcentaje  de  repetición.  En  de las reuniones de la clase, me han sido  una de las secciones de química orgánica que impartí tuve  de  gran  ayuda  para  poder  comprender  50  estudiantes.  De  éstos,  31  (62%)  pasaron  el  curso  con  en  la  totalidad  el  material  del  curso.  En  una  nota  de  A  o  B  y  solamente  3  (6%)  obtuvieron  D  o  F.  cursos  como  este  los  profesores  Estas  cifras  son  sorprendentes  y  dudo  que  hubiesen  sido  deberían  tomar  en  consideración  este  posibles sin el uso de Edu 2.0 y los podcastsen el curso. El  tipo  de  herramientas  para  brindarle  al  haber  tenido  disponible  los  materiales  del  curso,  los  estudiante  la  oportunidad  de  volver  a  podcasts y otros recursos en línea contribuyó al desarrollo  repasar las presentaciones y discusiones  cognoscitivo de los estudiantes ya que facilitó el estudio y  de la clase.”  – Estudiante de química orgánica  aprendizaje  de  la  materia.  Este  aprendizaje,  apoyado  por  la  tecnología,atrajo  y  motivó  a  los  estudiantes  a  trabajar  en equipo, participar activamente en clase y hacer la enseñanza más clara.  56 | P a g .    


Revista EducaPR 

En una  segunda  etapa  de  mi  profesión  a  nivel  universitario  está  el  servicio  como  Especialista  en  Tecnología  Educativa.  La  PUCPR  está  comprometida  con  enriquecer  sus  currículos  y  programas  de  estudio, así como también expandir sus recursos tecnológicos.En octubre del 2010, la universidadrecibió  cinco  millones  de  dólares  por  una  propuesta  de  Título  V  escrita  por  la  Dra.  Carmen  S.  Collazo,  Catedrática  Asociada  de  Química.  Dicha  propuesta  contempla  incorporar  tecnología  en  los  cursos  básicos ofrecidos en el Colegio de Ciencias, renovar los laboratorios, crear una biblioteca de  recursos y  un  centro  de  apoyo  académico,  ambos  en  ciencias  y  matemáticas.  Como  Especialista  en  Tecnología  Educativa  en  este  proyecto,  mi  misión  es  asistir  a  los  otros  profesores  en  la  incorporación  de  las  herramientas  de  la  web  2.0,  como  Edu  2.0,  en  sus  cursos  para  el  beneficio  de  sus  estudiantes  y  desarrollar  módulos  de  enseñanza  que  integren  texto,  gráficas,  audio  o  video  para  ilustrar  aquellos  conceptos  difíciles  de  comprender  yimpactar  positivamente  el  aprendizaje  de  los  estudiantes.Al  estar  nuestros profesores  adecuada  y  efectivamente preparados para utilizar estas  herramientas, como  Edu  2.0, en sus cursos,  nuestros estudiantes se beneficiarán al poder asimilar mejor el conocimiento en las  ciencias y matemáticas alincorporar la tecnología moderna, de la cual ellos hacen uso continuamente en  su diario vivir.iii  Agradecimientos  Quisiera agradecer a la Dra. Carmen S. Collazo y la Prof. Myriam Quintana por sus recomendaciones en  la preparación de este documento y por la oportunidad de colaborar con ellas en la propuesta de Título  V – TSI.                                                                              i

Williams, B. (2007). Educator’s Podcast Guide. Washington, DC: ISTE.  Foon Hew, K. (2009). Use of audio podcast in K‐12 and higher education: a review of research topics and  methodologies.Education Tech Research Dev, 57, 333‐357.  iii Marcos, L, Támez, R, & Lozano, A. (2009). Aprendizaje móvil y desarrollo de habilidades en foros asincrónicos de  comunicación. Comunicar, XVII(33), 93‐100.      ii

57 | P a g .    

Revista EducaPR  

Primer número de la revista de la Red de Educadores de Puerto Rico.

Advertisement