{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

La revoluciĂłn

Archivo

Singer

Viernes Guatemala, 7 de febrero de 2020 AĂąo 7 No. 317


Portal

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020

Fátima

Editorial

Rina Lazo mesoam

A juzgar por los cada vez más frecuentes y ejemplificantes eventos que atañen a la salud del planeta, cuando en aras de cierta idea de desarrollo sacrificamos recursos colectivos, pareciera que se está apostando por el progreso de un modo que hace difícil avisorar un futuro alentador para las generaciones venideras. De acuerdo con una nota que mostramos en este número, todo indica que globalmente estamos enmedio de una transformación de modelos económicos cuyo trasfondo es, precisamente, el agotamiento de los recursos y la creciente ebullición del mapa poblacional que presiona y desborda las contenciones limítrofes tradicionales. Pero, como la Historia enseña, cada encrucijada humana está surcada por caminos insospechados y rutas invisibles, hasta que la luz avasalladora de los hechos remueve la niebla que las oculta. Como especie y como tantas otras veces, estamos ante una gran encrucijada: o forjamos desde ya nuevas formas de convivencia con el planeta o sucumbimos ante la ilusión del progreso ilimitado. El futuro es nues-

Archivo

DIRECTORIO Director General: Pavel Arellano Arellano

c ci ó

n Gen

er a

l

ire

Edición: Otoniel Martínez Diseño Gráfico: Héctor Estrada Digitalización: Freddy Pérez

hora que es posible mirar hacia atrás, se nos ofrece este libro como testimonio de un vida entregada al arte. Se dice y se dice bien: “la sangre llama”, pero lo que pareciera un destino decidido no anula la libertad, porque es por deliberación propia que Fátima Anzueto ha acudido a ese llamado para, de manera íntima, sosegada y decorosa, dejarnos estas páginas sobre la también guatemalteca Rina Lazo. No es que no se sepa quién es ella: se conoce ya desde hace tiempo su trayectoria, su temprana formación, desde sus inicios en Guatemala, hasta que su talento la llevó a México; sus influencias como alumna de La Esmeralda y como ayudante destacada de Diego Rivera; el desarrollo de sus propias habilidades, tanto en sus obras murales como en sus lienzos. Se presiente como en una atmósfera esplendorosa, sí, la ancestral cultura maya, pero también los avatares del complicado y fascinante siglo XX mexicano. Ahora aparece ante nosotros la voz serena y reflexiva de Rina Lazo, que declara su itinerario artístico y vital volviendo sobre sus propios pasos con un dejo de confesión. Los datos sabidos, como desnudos y fríos huesos, se visten de carne y aparece la vida, la maravillosa intensa y fecunda vida de Rina Lazo.

tro. En eso consiste la esperanza.

D

2

Gua

t e m ala

Gabriela Ugalde

Gal


3

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020

Anzueto

o, muralista mericana

lería

Terremoto

Guatemala fue sacudida por un sismo de 7.5 grados de magnitud, la madrugada del 4 de febrero de 1976. En segundos, un tercio de la capital quedó reducido a escombros y miles de edificios colapsaron. El movimiento se sintió también en Belice, El Salvador, Honduras y México.También se registró gran número de réplicas, siendo las más fuertes las de 5.8, 5.7 y 5.2 grados. Aproximadamente 23 mil personas fallecieron, 76 mil resultaron heridas y hubo más de un millón de damnificados.

Semblanza Charles Dickens Charles Dickens nació el 7 de febrero de 1812, en Portsmouth, Inglaterra, en el seno de una familia humilde conformada por John Dickens, oficinista de la Pagaduría de la Armada en el arsenal del puerto de Portsmouth, y Elizabeth Barrow. Pasó la mayor parte de su infancia en Londres y en Kent, lugares que aparecen con frecuencia en sus obras. Comenzó a asistir a la escuela a los 9 años de edad, pero sus estudios quedaron interrumpidos cuando su padre, un modesto funcionario, fue encarcelado en 1824 por no pagar sus deudas. Con 11 años tuvo que ponerse a trabajar en la empresa londinense Warren’s boot-blacking factory, una fábrica de betún para calzado, ubicada cerca de la estación ferroviaria Charing Cross. Esta experiencia, que más tarde describiría en su novela David Copperfield (1849-50), le produjo una sensación de humillación y abandono que le acompañó durante el resto de su vida. Entre 1824 y 1826 asistió de nuevo a la escuela, aunque la mayor parte de su educación fue autodidacta. En 1827 consiguió un trabajo como secretario legal y, tras estudiar durante un breve período el oficio, se convirtió en periodista en el Parlamento. En esa época conoció a María Beadnell, pero su familia lo rechazó como pretendiente por lo que, tras 4 años de relaciones, se separaron. Para entonces ya estaba trabajando como reportero en una publicación de su tío, The Mirror of Parliament, y para el periódico liberal The Morning Chronicle. En diciembre de 1833 publicó, bajo el seudónimo Boz, la primera de una serie de originales descripciones de la vida cotidiana de Londres en The Monthly Magazine, revista que editaba su amigo George Hogarth. Tras ello, un editor de la ciudad le encargó un volumen de nuevas notas en este estilo, que debían acompañar a las ilustraciones del famoso artista George Cruikshank. El éxito de este libro, titulado Los apuntes de Boz (1836), le animó a preparar una colaboración similar, esta vez con el artista Robert Seymour. Cuando Seymour se suicidó, otro artista, H. K. Browne, apodado Phiz, ocupó su lugar. El resultado de esta colaboración fue Papeles póstumos del club Pickwick (1836-1837), cuyo éxito consolidó la fama del novelista e influyó notablemente en la industria editorial de su país, pues su innovador formato, el de una publicación mensual muy poco costosa, marcó una línea que siguieron otras editoriales. Entre sus obras más representativas se encuentran Casa desolada (1852-1853), La pequeña Dorritt (1855-1857), Grandes esperanzas (1860-1861) y Nuestro amigo común (1864-1865). Otras obras destacadas son Oliver Twist (1837-1839), La tienda de antigüedades (18401841), Barnaby Rudge (1841), Martin Chuzzlewit (1843-1844), Dombey e hijo (1846-1848), Tiempos difíciles (1854), Historia de dos ciudades (1859) y El misterio de Edwin Drood, que quedó incompleta. En 1843 publicó Canción de Navidad, que se convirtió rápidamente en un clásico de la narrativa infantil. El 9 de junio de 1865 sufrió un choque ferroviario, en Staplehurst, en el cual los 7 primeros vagones del tren cayeron de un puente que estaba siendo reparado. El único que no cayó fue el de Dickens. Murió en Gad’s Hill Place, Higham, Kent, Inglaterra, 5 años después, siendo enterrado en la abadía de Westminster.


Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020

El Popol Vuh en las artes plásticas (II) Fotos: cortesía Carlos Navarrete

En la entrega anterior, el autor pasó revista a dos artistas representativos del país que, con diversas técnicas y basados en una lectura acuciosa y personalísima del Libro Sagrado, incorporaron algunos de los elementos míticos que caracterizan la carga simbólica de sus trabajos. Navarrete continúa, en esta segunda parte, aportando su también personalísima valoración de otros notables creadores plásticos de la región y fuera de ella, que se nutrieron del fértil imaginario popolvuhiano. Carlos Navarrete Cáceres* intor de esta generación, Roberto González Goyri integró plásticamente los relieves del muro exterior del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social con escenas de la historia a partir de la creación de los hombres de maíz. Su visión plástica culminaría en el espléndido mural que adorna la sala de etnografía del Museo Nacional de Arqueología y Etnología. Sus palabras denotan una lectura repetida del antiguo texto hasta dotarlo de colores: “En Guatemala, los orígenes de la religión se pierden en lo más remoto de nuestra historia. De consiguiente, para hacer una interpretación figurativa del pensamiento religioso de los mayas en la antigüedad, mi fuente más confiable y segura fue el Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas, el cual, por su carácter mágico, posee una riqueza de motivaciones inagotable”. “Doy comienzo pues, con la figura de Tepeu y Gucumatz, nombre de las dos divinidades que presidían el cosmos cuando, según el libro sagrado, todo ‘estaba en suspenso, todo en calma, en silencio, todo inmóvil, callado, y vacía la extensión del cielo. Solo Tepeu y Gucumatz, estaban en el agua rodeados de claridad. Estaban ocultos bajo plumas verdes y azules’(…)” “En los dos extremos, arriba y abajo, aparecen dos grifos cuyos significados son el alba y la noche. Este dualismo entre los opuestos es una constante en todo el panorama de la religiosidad precolombina”.

La princesa Ixquic y el árbol de las calaveras. Roberto González Goyri. Mural en el Museo Nacional de Arqueología y Etnología. 1992.

“Enseguida doy paso, siempre siguiendo al Popol Vuh, a una escena de la creación, donde aparecen los progenitores Ixpiyacoc, Ixmucané, Hunahpú-Vuch, Hunahpú-Utiú, contemplando la salida del sol. (…) Sin embargo, cuando Tepeu, el corazón del Cielo, y Gucumatz, el corazón de la Tierra, dialogaban sobre la vida y la claridad, cuando ya la tierra estaba hecha, se dijeron: ‘No habrá gloria ni grandeza en nuestra creación y formación hasta que exista la criatura

humana, el hombre formado’. Así dijeron (...)”. “Continúo mi relación con la figura de formas ondulantes de la princesa Ixquic, la de los ojos de obsidiana y pechos de paloma, circundada de pájaros, como símbolo de la belleza y fecundidad de los mayas. También podría ser la versión indígena de Eva. (…): ‘Desde ese instante quedó preñada y dio origen a la descendencia de la raza’. Siguiendo con mi relato, muestro una escena ritual del juego de pelota. Dos de


Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020

los contrincantes podrían ser Hunahpú e Ixbalanqué, hijos de la Princesa Ixquic, frente a Hun Camé y Vucub Camé”. “Para los mayas de la antigüedad, el juego de la pelota, uno de sus rasgos culturales, tenía al mismo tiempo un alto significado religioso y simbólico; su práctica representaba la lucha cotidiana entre fuerzas contrarias, conceptos antagónicos y sucesos naturales opuestos, como la vida y la muerte, el día y la noche, la sequía y la fertilidad, el cielo y la tierra. (…)”

Luz de colibrí

Directamente vinculados al “libro sagrado” los óleos de Enrique Anleu Díaz, Elmar René Rojas, Marco Augusto Quiroa y Roberto Cabrera, miembros del grupo “Vértebra” —verdadero parteaguas en el panorama de las artes plásticas guatemaltecas—, ilustraron la edición oficial del Popol Vuh, conmemorativa del decreto gubernamental por el que se declaró “Libro Nacional” (Estrada Monroy, 1973). En Chiapas, los mitos de la ceiba y del maíz fecundante fueron recreados en Comitán por Manuel Suasnavar en el mural del Palacio Municipal, y de revelación artística fue calificada la exposición del pintor tzotzil Juan Gallo (1992), de cuyo suceso comentó Carlo Coccioli (1992): “Es el Popol Vuh interpretado a su manera: según le habla el texto y según le hablan a él, X’un Gallo, los ancianos de su pueblo”. La discusión de si es o no pintura naif queda para los críticos. El trayecto que siguió Leonora Carrington en los Altos de Chiapas lo registró, o más bien lo recreó, Andrés Medina (1964) en el libro Mundo Mágico de los Mayas —título del mural en el Museo Nacional de Antropología—. La artista surrealista dibujó los sueños producidos por la luz del colibrí y por las pesadillas de la noche, y en el coro de lechuzas que acude a la ceiba dibujó los sentidos y la vigilia. Los animales terrestres vuelan, los alados reptan, las cruces se humanizan y la carne retorna al grano primigenio. El subconsciente resume la totalidad en el animal de dos cabezas. Todo está dicho en las lágrimas del cordero y el cortejo procesional marcha en la ruta del primer día como el aire. Así percibió la Carrington el mundo que bulle en la mansión lóbrega. La línea nacionalista que marcó la Escuela Mexicana de pintura fue retomada en la que constituye la más importante expresión pictórica de Yucatán: el panel central de los murales del Palacio de Gobierno de Mérida, obra de Fernando Castro Pacheco (Peniche Barrera 1981:16-17), en cuyo catálogo escribió el historiador Alfredo Barrera Vásquez: “Según el libro sagrado del Popol Vuh, el hombre maya fue hecho de maíz. Surgió de la amarilla fecundidad de la mazorca, sostenida por la mano del Bacab del Sur, ante la mirada de las estrellas que enjoyan la noche en la mano blanca del Bacab del Norte. El Occidente, tumba del sol y cuna de los vientos malos, simboliza a la guerra, a los animales de la noche, al hambre y a la muerte. Su Bacab es negro. Rojo es el Bacab del Oriente, de donde vienen las lluvias olorosas para las grandes cosechas, que dan vida al hombre y en él a las ciencias y a las artes”. Así pintó el Mayab eterno Fernando Castro Pacheco en 1971. En Yucatán, las ilustraciones de Assab para la primera edición de La tierra del faisán y del

venado, de Antonio Mediz Bolio (1934) constituyen una muestra tipográfica de la tendencia nacionalista que impulsaron los gobiernos revolucionarios hasta Lázaro Cárdenas. A partir de este ejemplo podríamos derivar al arte tipográfico y sus ilustradores, pero es un tema que debe ser tratado detenidamente. Sin embargo, sería injusto no referirse a las láminas del salvadoreño Toño Salazar —condujo sus raíces a saltar géneros y fronteras—, con las que ilustró la impecable impresión argentina de Leyendas de Guatemala de Miguel Ángel Asturias (1948). Absoluta unidad entre dibujo y texto. La acogió la colección Pleamar dirigida por el poeta español Rafael Alberti. En 1931, Diego Rivera pintó una serie de acuarelas con el fin de ilustrar una edición que nunca salió. Se exhibieron por primera vez en 2001 en Bellas Artes. Concebidas en el estilo de la ya citada Escuela Mexicana, en el tratamiento de los mitos del Popol Vuh saltó la barrera programática y voló con los dioses a formar el mundo. Algunos entes acusan pesadez de forma, son deidades contundentes, guardan distancia de los diseños extendidos de los códices mexicanos para comprender diferentes colores y otros semblantes. (Chávez, 2007). Dentro de la tradición muralista mexicana, Rina Lazo pintó el mural Venerable abuelo maíz para la sala de Etnografía Maya del Museo Nacional de Antropología de México. Concebido en tres tiempos: el maíz mítico, la sabiduría del pueblo Maya y la ritualidad de la cosecha. Posteriormente, en autoría con Arturo García Bustos y por encargo particular, trabajó el mural Realidad y sueño en el mundo maya (López, 1997). También dejó testimonio de una tercera lectura de las fuentes trasladadas al códice desplegado del mural, sin soslayar que mucho del mundo cultural maya es de raigambre mesoamericana. En su niñez, Rina fue escucha de las consejas de realidades k’echis; aprendió que la

sombra de las ceibas es cobijo de la serpiente, vislumbró el relámpago y oyó el latido del jaguar que en ese entonces bajaba a los pueblos de la Verapaz. Tenaz con sus ideales, el Popol Vuh bajo el brazo y un pincel en la mano izquierda, Lazo ha librado su propia batalla contra las fuerzas que pugnan por cortarnos raíces e identidad. Un Popol Vuh reescrito en donde lo maya comparte el maíz con otros pueblos y la ceiba al centro, es el eje que separa el mito de la historia; las raíces la condujeron al murciélago y las ramas al canto del tecolote. De atrás y de ahora supo de las cruces y de los cuatro confines (Lazo, 1996): “Mis recuerdos de infancia cerca de los maya-quichés, mi infancia en la tierra maya y la sangre maya que corre por mis venas, me aproximó con amor y ansia de profundizar en sus costumbres ancestrales aún vivas; la magia latente del indígena que memoriza aún hoy el libro del Consejo para pasar de padre a hijos la sabiduría del pensamiento maya llegó hasta nosotros con el libro sagrado Popol Vuh, que relata: Todo estaba en suspenso, en calma, en sosiego, silencioso, todo inmóvil, callada y vacía la extensión del cielo (…) no se manifestaba la faz de la tierra solo estaban el mar en calma y el cielo en toda su extensión. Solo el creador Tepeu y Gucumatz estaban ocultos bajo plumas verdes y azules”.

Los abuelos del alba

“Ixpiyacoc e Ixmucané, abuelos del alba, en la obscuridad lucubran cómo crear al hombre; la anciana Ixmucané muele las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas… ‘así encontraron la comida y esta fue la que encontró en la carne del hombre creado, del hombre formado y moliendo entonces las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas, Ixmucamé preparó nueve bebidas mágicas y de este alimento provino la fuerza y con él crearon los músculos y el vigor del hombre. Así entró el maíz en la formación

Junahpú e Ixbalanqué se enfrentan con los temibles Señores de Xibalbá. Roberto Gónzalez Goyri. Mural en el Museo Nacional de Arqueología y Etnología.


Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020 Un intento de integración plástica con el fin de amalgamar la arquitectura de dos construcciones monumentales: una prehispánica, el montículo de “La Culebra”, y la española, el Acueducto de Pinula o de los Arcos, sobre una de las avenidas de mayor circulación en la Ciudad de Guatemala, está plasmado en el mural concebido en un espacio público abierto, a fin de provocar en los miles de transeúntes que se movilizan a pie o en vehículo distintas lecturas e interpretaciones. El mosaico mide 35 metros de largo por 2.50m de altura, y el tema es la figura cromática de Kukulcán o Gucumatz, o sea, la Serpiente Emplumada guardiana del agua, de los dones de la tierra, del viento y del planeta Venus. La obra fue realizada por el olectivo La Torana en 2007. (Morales Barco 2007). La velocidad cuenta y la Serpiente Emplumada vuela y repta a distintos ritmos. La creación de pinturas realizadas con técnicas digitales la ejemplifica la colección Pop Wuj, el origen de América que el artista Javier Azurdia presentó en una galería de New York. El proyecto intenta crear un espacio reflexivo sobre una realidad vigente: la cosmovisión maya. Entre los pintores guatemaltecos de “joven generación” que incursionan en el mundo indígena antiguo con nuevas propuestas, destaca Irene Carlos y sus acrílicos (Carlos, 2009; Echeverría, 2010). Ilustraciones para Leyendas de Guatemala de Miguel Ángel Asturias: a) Retrato de Asturias; b) Los brujos de la tormenta primaveral. Toño Salazar. 1948

del hombre por obra de los progenitores Tepeu y Gucumatz…’ “Así se crearon los cuatro primeros hombres que poblaron los puntos cardinales: el blanco al norte, el amarillo al sur, el rojo al oriente y el negro al poniente… ‘lloraban de alegría cuando bailaban y quemaban su incienso, su precioso incienso… y así durante el sueño llegaron, verdaderamente hermosas sus mujeres…’ ‘…Como la neblina, como la nube y como una polvareda fue la creación, cuando surgieron del agua las montañas y al instante crecieron las montañas y al instante brotaron juntos los cipresales y los pinares en la superficie…’ “El astrónomo observa el movimiento de los cielos mientras el escriba dibuja, en un códice de piel de venado, la representación del eclipse y del cero maya. El pueblo cultiva la tierra, surge la agricultura. La diosa luna Ixchel vierte su cántaro de agua sobre la siembra; el dios de la lluvia Chaac ayuda a los campesinos en las labores de la milpa; el dios del maíz”. “Ah-mum, joven y bello, venerado como un sol ofrece su corazón fructificado en maíz. Los campesinos piden vastas cosechas a sus dioses entregando sus ofrendas: el oro, el jade, cuchillos de obsidiana, abanicos de plumas preciosas, cacao, vainilla, caucho, chicle, algodón, tabaco, amaranto, papa, camote, frijol, aguacate, anona, chicozapote, matasano, jocote, nance, caimito, tamales y miel de abeja. Los cazadores ofrendan sus presas, venados y tigrillos, el pavo azul tornasol; mientras en los campos crecen las milpas”. “En la festividad de la tapizca, con música, se quema incienso, se ofrendan flores y se derrama bebida ritual balché a las mazorcas de cuatro colores: mazorcas blancas, mazorcas amarillas, mazorcas negras y mazorcas rojas. ‘(…) solo la paz y la felicidad estaban en sus corazones (…)’.

Pintoesculturas que hablan

El escultor J. Óscar Barrientos (1979) elaboró seis tableros hechos con la técnica de relie-

ves de concreto a manera de pintoesculturas a los que tituló Estampas del Popol Vuh, Serie Xibalbá. Humbatz y Hunchoven tañen la flauta y convertidos en monos juegan a ser greca y espiral; Ixquic muestra su desnudez ante la mueca de la calavera y el camino de los héroes gemelos se encrespa en obsidianas, frío, y fuego, en el rugido del jaguar y en los embates de la oscuridad. En 1971, el artista Luis Díaz recibió el gran premio Latinoamericano “F. Mattarazzo Sobrinho” de la XI Bienal de Sao Paolo, Brasil, con la escultura Gucumatz en persona, otorgado por unanimidad de acuerdo con los críticos que valoraron la obra. La gente caminó alrededor de ella, pasó debajo. Tal como Gucumatz, la escultura arribó de la nada. “Cabría una tercera lectura donde el Gucumatz, si bien reconocido como concepto y trabajo como tal, cede a las presiones de la poesía y de la furia, y acepta ambos ritmos, uno cadencioso poético, el que traza rutas entre las montañas y de paso certifica la existencia de un mundo alrededor, sensible e indescriptible, y otro ritmo acelerado que iza al Gucumatz para que aparezca ‘en persona’, gigantesco y concreto, imponiéndose al hombre”. “Pasar por debajo del Gucumatz, no pisarlo nunca más”, dice categóricamente Luis Díaz en Sao Paulo “(…) yo insisto en que el Gucumatz es mi mejor trabajo con características locales o regionales, sin caer en las estilizaciones mayores (ancestros) como una manera de ser local (…)”. En 1989 presentó el “montaje ambiental” La Conquista, en el que figuran las “oleotelas” Ixel e Ixquic, y en 2007 presentó el lienzo NeoKukulcán en la exposición “Neotrópico”. De su obra ha dicho Mario Monteforte Toledo: “La trampa del abstracto geométrico es la resequedad y la inhumanidad que impone la inteligencia sola. Del corazón sale todo lo hermoso, dice un verso de los mayas. Pero en la obra de Luis Díaz ha habido siempre un aire sentimental, y esto lo digo como elogio, no como deprecación”.

Camino hacia Paxil

Cruza fronteras culturales incorporando tiempos, diferentes expresiones estéticas que en el sentir religioso son lo mismo: el camino hacia Paxil se inicia en el centro de las “cuatro esquinas” (acertó con el concepto: los rumbos son los de la rosa náutica, los esquineros o rinconeros son del universo maya), los seres de barro adquieren perfiles de figurillas de Tlatilco. Ella misma lo expresa en un poema: “Sumergirse en el sagrado / Popol Vuh / Es dejarse envolver, como los dioses, / En sus plumas azules / Emanando luz / Descansando / Bajo el agua…” Caso aparte y singular es el de Xul Solar, artista argentino a quien Jorge Luis Borges (1990) calificara de: “Hombre versado en todas las disciplinas, curioso de todos los arcanos, padre de escrituras, de lenguajes, de utopías, de mitologías… Xul Xolar es uno de los acontecimientos más singulares de nuestra época”. En el cuadro Reptil que sube la serpiente-tierra devora a los hombres-pájaros que no supieron adorar al sol. Deslumbrado por las pláticas que sostenía con Miguel Ángel Asturias sobre las creencias de los indígenas de Guatemala lo retrató al centro de un círculo, en donde la geometría del universo se triplica y el rostronahual es sombra y perfil de sí mismo. Se sabe de una pintura de Pablo Picasso basada en un textil guatemalteco que le obsequiara Jaime Sabartés — por muchos años su secretario—, quien vivió en Guatemala de 1904 a 1927, (Luján Muñoz 1991). Estuvo a la cabeza de un círculo intelectual en el que figuraban el joven pintor Carlos Mérida y el compositor Ricardo Castillo, autor de la música para ballet Estampas del Popol Vuh. Al margen de si es realidad o leyenda en ciernes, lo cierto es que los dioses y los hombres de los pueblos k’iché mantienen su vuelo en la aventura literaria, en las notas del pentagrama, en los ritmos de la danza y en otros campos creativos. *Premio Nacional de Literatura, 2005.


Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020

George Bernard Shaw DCA, 8 de febrero de 1936.- Hasta en el período más feliz de la vida matrimonial, no pasa un día sin un millar de infidelidades por parte de las esposas. Ese es el tema que G. B. Shaw desarrolla en su nueva comedia, La millonaria. La obra se presentó en el Teatro Akademie de Viena, donde numerosas vienesas con nociones austriacas acerca del convencionalismo con que se tratan estos asuntos en este país, estaban perplejas ante las opiniones del dramaturgo irlandés acerca del matrimonio pero, al parecer, la parte de la comedia en la que se ridiculiza el dinero fue la mejor comprendida. Una rica heroína, Epifanía Ognisanti di Parerga, prometió a su padre que se casaría solamente con el hombre que pudiera convertir 150 libras esterlinas en 150 mil, en 6 meses. El primero que probó realizar la hazaña fue un boxeador, después un médico egipcio, pero entre estos dos hubo una complicación del asunto. Un crítico de Viena dice que la comedia “es un agrio comentario del viejo Shaw sobre un aspecto del mundo moderno”. Ante a las alusiones a su edad Shaw respondió: “El hombre no deja de jugar porque se hace viejo. Se hace viejo porque deja de jugar”.


8

Reporte en V

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020 Fotos: Archivo

¿Está llegando a su fin el capitalismo?

Según el reporte, por primera vez, la producción de energía, va a costar más y no menos.

Según el reporte, las economías han agotado la capacidad de los ecosistemas planetarios para manejar los deshechos.

Mar Pichel*

s lo que concluye un grupo de científicos finlandeses en un reporte encargado por la ONU para dar contexto a su Informe Mundial de Desarrollo Sostenible. “El capitalismo tal como lo conocemos ha dependido de la energía barata, ese es el motor o el facilitador de este crecimiento que hemos visto en los últimos 100, 150 o 200 años, básicamente”, explica el economista finlandés Paavo Järvensivu, integrante de la Unidad de Investigación BIOS y uno de los autores de ese reporte. Ahora, agrega, estamos entrando en otra etapa. “La era de la energía barata está llegando a su fin, y si no tenemos esa energía barata, entonces ya no podemos tener ese tipo de capitalismo”.

Un momento de transición

Según este grupo de científicos, debido al cambio climático, por primera vez en la historia humana, las economías están teniendo que recurrir a fuentes de energía menos eficientes que requieren “más esfuerzo y no menos” para producirla, según se lee en el reporte. “Se necesita un gran esfuerzo para cortar con nuestra dependencia de los combustibles


Viernes

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020

fósiles”, dice Järvensivu. En el informe de BIOS se señala que la dimensión energética de la economía ha sido ignorada, casi por completo, en muchos países ricos. Siguen pensando, señala el economista, que pueden mitigar el efecto del cambio climático y adaptarse a él con el sistema existente. El economista dice que muchos gobiernos simplemente cambian “un poco las reglas”, como por ejemplo introducir “modestos” impuestos sobre el carbono, con el fin de desincentivar las emisiones contaminantes. Pero para Järvensivu y sus compañeros de BIOS, el mercado ya no es suficiente para proporcionar soluciones, y los Estados deben adoptar un papel más protagónico. Es algo en lo que han coincidido otros científicos y grupos de investigación ambiental multidisciplinarios, que han apuntado la necesidad de un compromiso político más profundo. Gran parte del problema, según el reporte de BIOS, es que las teorías económicas predominantes fueron desarrolladas en la era de la abundancia energética y, por lo tanto, esas teorías económicas y las políticas económicas relacionadas con ellas se basan en la presuposición de un crecimiento energético. Por lo tanto, “dichas teorías y modelos son inadecuados para explicar el momento de agitación actual”.

Reconstrucción ecológica

Para explicar las exigencias de este nuevo modelo económico, Järvensivu recurre a un momento histórico: la posguerra. “En el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, las sociedades reconstruyeron sus infraestructuras y prácticas; ahora necesitamos algo similar, para que nuestras economías y nuestras prácticas puedan funcionar sin combustibles fósiles”. Y, al igual que en ese entonces, no hay mucho tiempo para lograrlo. “Tenemos entre 15 y 30 años para reconstruir la infraestructura”, señala. Si lo que queremos es mantener condiciones para la vida humana, el objetivo ya no puede ser un “crecimiento abstracto del PIB (Producto Interno Bruto)”, declara el economista. “Tenemos que comenzar a ver cuáles son las tareas concretas —por ejemplo, cómo vamos a reconstruir nuestros sistemas de energía y sistemas de transporte—, y los gobiernos deben

Estamos en medio de una transformación del modelo económico, cuyo trasfondo es el agotamiento de los recursos y el cambio climático.

descubrir cómo hacerlo y cómo organizar la economía para cumplirlas”. Según el reporte de BIOS, es necesario transformar las formas en que se producen y consumen la energía, el transporte, los alimentos y la vivienda. “El resultado debe ser una producción y un consumo que brinden oportunidades decentes para una buena vida, al tiempo que reduzca drásticamente la carga sobre los ecosistemas naturales”. Por ejemplo, según este grupo de científicos, las ciudades deberán tener un sistema de transporte mayoritariamente electrificado. Con respecto a la forma en la que producimos y consumimos alimentos, según este reporte “los productos lácteos y la carne deberían dar paso en gran medida a dietas basadas en plantas”.

Algo diferente

Para Järvensivu y sus colegas, son los Estados y los gobiernos los únicos actores “con legitimidad y capacidad” para acometer esta serie

Según los investigadores, el mercado ya no es suficiente para proporcionar soluciones en este momento.

de cambios porque “obviamente esto necesita algún tipo de planificación y coordinación, y también un financiamiento que no estamos viendo ahora”. Sin embargo, si hablamos de la mayor potencia económica del mundo, Estados Unidos, este país no solo no parece estar destinando financiación para llevar a cabo esta transición y reconstrucción ecológica, sino que insiste en formas de energía altamente contaminantes, como la industria del carbón. El estudio considera que la llegada de gobiernos que niegan los efectos del cambio climático se debe, en parte, a que “los partidos progresistas realmente no han podido proporcionar respuestas suficientemente buenas sobre cómo resolver los problemas de desigualdad y los problemas del cambio climático”. “Por lo tanto, ha habido más espacio para este tipo de movimientos populistas que ofrecen soluciones fáciles, que en realidad no son soluciones”.

El nuevo modelo económico requiere un gran esfuerzo, para deshacernos de la dependencia de combustibles fósiles.

*BBC

Las ciudades deberán transformarse, para tener un sistema de transporte mayoritariamente electrificado.

9


10

Anuncio para la patente de la máquina de coser Singer, en 1899.

Contando el tiempo

Tim Harford* stos ejemplos del llamado “woke capitalism” (capitalismo despierto), de corporaciones que promueven causas sociales progresistas, pueden parecer ostentosamente modernos. Pero el capitalismo despierto no es tan nuevo como se podría pensar. En 1850, el progreso social ciertamente tenía que ir más lejos. Un par de años antes, la activista estadounidense Elizabeth Cady Stanton había causado controversia en una convención sobre los derechos de las mujeres al reclamar el sufragio femenino. Incluso a sus seguidoras les preocupaba que fuera demasiado ambiciosa. Mientras tanto, en Boston, un actor fracasado estaba tratando de hacer fortuna como inventor. Había alquilado un espacio en un taller de muestra con la esperanza de vender su máquina para tallar madera. Pero la madera trabajada estaba pasando de moda. El dispositivo era ingenioso, pero nadie quería comprar uno. El propietario del taller invitó al desmoralizado inventor a echar un vistazo a otro producto que también estaba teniendo problemas: una máquina de coser. La oportunidad estaba clara. Es cierto que el tiempo de una costurera no era costoso — como dijo el New York Herald: “No conocemos ninguna clase de mujeres trabajadoras que estén peor pagadas por su trabajo o que sufran más privaciones y dificultades”—. Pero coser tomaba tanto tiempo —14 horas para una sola camisa—, que si se aceleraba el trabajo se podía hacer una fortuna. Y no solo

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020 Fotos: Archivo

La revolución Singer

Hoy, los anuncios de Gillette rechazan la masculinidad tóxica, mientras Budweiser decora tazas para alentar a las personas de género no binario a sentirse orgullosas de su identidad.

eran las costureras las que sufrían: la mayoría de esposas e hijas tenían que coser. Esta tarea de nunca acabar, en palabras de la escritora contemporánea Sarah Hale, hacía de sus vidas “nada más que una aburrida ronda de trabajo eterno”. En ese taller de Boston, el inventor evaluó la máquina que le habían pedido que admirara, y bromeó: “Quieres deshacerte de lo único que mantiene a las mujeres calladas”. Ese actor fracasado reconvertido en inventor era Isaac Merritt Singer, un hombre extravagante, carismático, mujeriego incorregible que engendró al menos 22 hijos, capaz de mostrar una gran generosidad, pero también rudeza. Durante años se las arregló para mantener tres familias, de las cuales no todas sabían de la existencia de las otras, y todo mientras técnicamente todavía estaba casado con otra mujer. Al menos una de ellas se quejó de que él la golpeaba. En resumen, Singer no era un defensor natural de los derechos de las mujeres, aunque su comportamiento podría haber sumado a algunas a la causa. Su biógrafa, Ruth Brandon, comenta secamente que él era “el tipo de hombre cuya conducta agrega una columna vertebral de solidez al movimiento feminista”.

El prototipo Elizabeth Cady Stanton fue una defensora de los derechos de las mujeres en Estados Unidos, en el siglo XIX.

Singer contempló el prototipo de máquina de coser. “En lugar de que la lanzadera gire en círculos”, le dijo al dueño del taller, “haría que se moviera de aquí para allá en línea recta, y en lugar de que la barra de agujas empujara una aguja curva horizontalmente, tendría un aguja recta moviéndose hacia arriba y hacia abajo”.


11

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020

Singer patentó sus ajustes y comenzó a vender su versión de la máquina. El primer diseño que realmente funcionó fue impresionante. Podías hacer una camisa en solo una hora. Desafortunadamente, también se basó en varias innovaciones que ya habían sido patentadas por otros inventores, como la aguja acanalada y puntiaguda y el mecanismo para alimentar la tela. Durante la llamada “guerra de las máquinas de coser” de la década de 1850, los fabricantes rivales parecían estar más interesados ​​en demandarse entre sí por infracción de patentes que en vender máquinas de coser. Finalmente, un abogado dio en el clavo al señalar que entre ellos había 4 personas que poseían patentes de todos los elementos necesarios para hacer una buena máquina: ¿por qué no asociarse entre ellos y trabajar juntos para demandar a todos los demás?

Sistema estadounidense

Liberado de las distracciones legales, el mercado de máquinas de coser despegó, y Singer llegó a dominarlo. Eso podría haber sorprendido a cualquiera que haya visto cómo se comparan sus fábricas con las de sus rivales. Otros se apresuraron a adoptar lo que se conocía como el “sistema estadounidense” de fabricación, utilizando herramientas a medida y piezas intercambiables. Sin embargo, Singer llegó tarde: durante años sus máquinas estuvieron compuestas por piezas acabadas a mano y tuercas y tornillos comprados en la tienda. Pero Singer y su astuto socio comercial, Edward Clark, fueron pioneros en otra cosa: el mercadeo. Las máquinas de coser eran caras, y comprar una suponía el desembolso de varios meses de ingresos de una familia promedio. A Clark se le ocurrió la idea de la compra a cuotas: las familias podían comprar la máquina pagando unos pocos dólares al mes durante años hasta completar su precio total. Ello ayudó a superar la mala reputación creada por las máquinas más lentas y menos confiables de años anteriores. Lo mismo hizo el ejército de agentes de Singer, que configuraba la máquina cuando se compraba, y volvía a llamar para verificar que funcionara. Aún así, todos estos esfuerzos de mercadeo enfrentaron un gran problema. Y ese problema era la misoginia. Para hacerse una idea de las actitudes a las que se enfrentaba Elizabeth Cady Stanton, se pueden considerar dos dibujos animados. Uno muestra a un hombre preguntando por qué compraría una “máquina de coser” cuando simplemente podría casarse con una. En otro, un vendedor dice que las mujeres tendrían más tiempo para “¡mejorar sus intelectos!” Tales prejuicios alimentaban las dudas de que las mujeres pudieran operar estas costosas máquinas. El negocio de Singer dependía de demostrar que podían hacerlo, sin importar el poco respeto que pudiera haber mostrado por las mujeres en su propia vida. Alquiló un escaparate en Broadway, en Nueva York, y empleó a mujeres jóvenes para demostrar cómo operaban sus máquinas. Atrajeron una gran multitud. Los anuncios de Singer mostraban a las mujeres como responsables en la toma de decisiones: “Vendido por el

Isaac Merrit Singer.

fabricante directamente a las mujeres de la familia”. Implicaban que las mujeres debían aspirar a la independencia financiera: “¡Cualquiera buena operadora puede ganar con ellas US$1.000 al año!” Para 1860, el New York Times escribía con entusiasmo: ningún otro invento trajo “un alivio tan grande para nuestras madres e hijas”. Las costureras habían encontrado “una mejor remuneración con menos esfuerzo”. Aún así, el

Times más bien socava sus credenciales de conciencia de género al atribuir todo esto al “genio inventivo del hombre”. Actualmente hay muchos escépticos sobre el “capitalismo despierto”. Todo es una artimaña para vender más cerveza y maquinillas de afeitar, ¿no? Quizá lo es. Pero también es una prueba de que el progreso social puede ser promovido por los motivos más interesados.

Varios dibujos se mofaban de los beneficios de las máquinas de coser.

*BBC

La primera máquina de coser Singer fue patentada en 1851.


12

Tragaluz

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020 Fotos: Archivo

Kirk Douglas:

Kirk Douglas, en un fotograma de Espartaco (1960). (Universal)

de la miseria a la cima

Marta Medina*

Me llamo Kirk Douglas. Probablemente me conozcan, en caso contrario, búsquenme en Google. Fui una estrella de cine, soy el padre de Michael Douglas, el suegro de Catherine Zeta-Jones y el abuelo de sus dos nietos”. Así resumió su vida Issur Danielovitch Demsky, el hijo de inmigrantes judíos rusos al que la historia del cine recordará por un gran papel: el de Kirk Douglas, estrella de Hollywood. Douglas acaba de morir a los 103 años. Douglas nació apellidándose Danielovitch, descendiente de rusos en los Estados Unidos anticomunistas, judío en tiempos difíciles, pobre en el país de las oportunidades, demasiado bajito en un Hollywood de grandes galanes. Douglas rompió con esas limitaciones para convertirse, primero, en puro nervio cinematográfico y, al final, en el último vestigio de la época dorada de los grandes estudios, de los nombres que llenaban pantallas, butacas y portadas a partes iguales. Su cara, viril, sanguínea, fue lienzo de epopeyas, de personajes bullentes, impulsivos, heroicos y desgarrados. Igual da noir, que western. E incluso peplum. Su mandíbula tensa y su hoyuelo desviaron la atención de cualquier túnica afeminada.

Con más de 60 años de carrera, fue el último tipo duro de la época dorada de los estudios hollywoodenses.

En seis décadas de carrera fue boxeador, vikingo, vaquero, soldado y esclavo. Fue Espartaco, Van Gogh y Patton. Fue actor, productor y director. Como pocos. Como más, patriarca de estirpe y de estilo interpretativo, altruista y archienemigo de por vida de Robert Mitchum. A Burt Lancaster lo unió la química dentro de la pantalla. Fuera, la relación era más compleja. Coincidieron en 6 películas, 7 si cuentan los cameos, y cantaron juntos aquello de “Es genial no estar nominado” en los Oscar del 58. “Por fin me he librado de Burt Lancaster. Mi suerte ha cambiado para mejor. Ahora trabajo con chicas guapas”, dijo tras uno de sus últimos trabajos juntos. “Lo echo de menos: discutíamos mucho, y lo echo mucho de menos. Y a John Wayne, aunque él fuese republicano y yo demócrata”, confesó al cumplir los 100 años como último

superviviente de los tipos duros del blanco y negro. En los años 50, la Academia lo nominó tres veces al Oscar, pero tuvo que esperar a los honores de la senectud para sujetar la estatuilla, en reconocimiento “a 50 años como fuerza moral y creativa dentro de la comunidad cinematográfica”.

El hijo del trapero

Douglas nació el 9 de diciembre de 1916, en Ámsterdam, no la del Barrio Rojo y los tulipanes, sino una ciudad mediana del estado de Nueva York —entonces tenía alrededor de 33 mil habitantes, el doble que ahora—, más al amparo del antisemitismo rampante que a este lado del charco. Fue el cuarto de 7 hermanos, único hijo varón de un matrimonio no pobre sino paupérrimo, como recordó en su autobiografía El hijo del trapero. “Mi padre, que había sido vendedor de caballos en Rusia, se compró un caballo y un pequeño carromato y comenzó a trabajar como trapero, comprando trozos de tela viejos, piezas de metal y chatarra por peniques y monedas de 5 y 10 centavos. Incluso en Eagle Street, la parte más pobre de la ciudad, donde todas las familias luchaban por salir adelante, ser trapero era el escalafón más bajo. Y yo era el hijo del trapero...”.


13

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020

Y ni el trapero Herschel ni su mujer, Bryna, sabían leer. “Éramos la familia más pobre en la calle de las familias más pobres (...). Éramos siete hijos y mi padre no era demasiado bueno trayendo dinero a casa. Cuando era pequeño, nunca había suficiente comida”, le contó al periodista Marc Myers. “Cuando tenía hambre, robaba comida: un huevo de la gallina del vecino o un tomate de un jardín. También robaba frutas y verduras de los puestos. Durante años, me sentí culpable por estos pecadillos. Entonces el antisemitismo era bastante habitual en Ámsterdam. Supongo que mi personalidad encantadora fue una forma de supervivencia, aunque también ayudó que me gustase la interpretación y haber ganado algunos premios escolares. Y era muy trabajador: me buscaba mis propios trabajos, como vender refrescos y caramelos a los trabajadores de la fábrica que había al final de nuestra calle. Ámsterdam era una de las ciudades más industriales del país: había docenas de fábricas, pero no daban trabajo a judíos”.

hablaba sin cortapisas. Le dijo: ‘Hal, cuando estés en Nueva York, tienes que ver la obra The Wind Is Ninety. Actúa mi amigo Kirk Douglas y ha tenido críticas buenísimas’. Y él le hizo caso —¿he mencionado que era muy persuasiva?—, así que al poco tiempo estaba de camino a Hollywood con un papel con enjundia, como el marido de Barbara Stanwyck en El extraño amor de Martha Ivers”. Y de ahí a la cima. Pronto se dio cuenta de que podía tener más control sobre su carrera si no se limitaba a la interpretación, y fundó la productora Bryna, bautizada en honor a su madre. Douglas se tomó muy en serio su carrera y, en la alfombra roja, siempre que hay focos hay sombras. “Kirk es primero estrella y después padre”, lamentó su hijo Michael en una entrevista en 2016. “Bill (Darrid, el segundo marido de Diana Dill, madre de Michael) se casó con mi madre cuando yo tenía 12 años. (...) Era un tipo extraordinario y fue el mayor referente masculino de mi adolescencia. Kirk siempre se refirió a él como mi padre de alquiler”.

La beca

Un papel difícil

De la miseria escapó gracias a una beca, y en una generación los Danielovitch pasaron de analfabetos a universitarios. Después entró en la Academia de Arte Dramático de Nueva York, donde congenió con otra estudiante judía siete años más joven, Betty Joan Perske. Si ese nombre no les dice nada, lo hará el de Lauren Bacall. “Conocí a Betty cuando tenía 17 y yo 24. Yo estaba solo en Nueva York, sin apenas dinero. Ese invierno, Betty me vio tiritando debajo de mi abrigo fino. No me dijo nada, pero convenció a su tío de que me diera uno de sus dos abrigos gordos, el cual llevé durante tres años. Ese tipo de bondad sin aspavientos era lo que hacía que la gente se encariñase con ella. (...) La gente decía que era una mujer dura. Pero era un trozo de pan con el corazón de oro”. Antes de Hollywood pasó por Broadway y por el servicio militar —en plena Segunda Guerra Mundial, lo destinaron al Pacífico—, y fue precisamente gracias a Bacall que Douglas, con casi 30 años, consiguió su primer papel de cine en El extraño amor de Martha Ivers (1946). Por entonces, el actor ya estaba casado y era padre de dos hijos —uno de ellos, Michael—. “Betty (que ya había participado en un par de producciones, una de ellas con Humphrey Bogart) fue a una fiesta en honor al famoso productor Hal Wallis, que viajaba a Nueva York al día siguiente. Betty siempre fue una chica que

Kirk Douglas, en Carta a tres esposas (1949).

Tampoco se adaptó fácilmente al papel de marido fiel. “Era un chico malo”, confesó el propio actor a The Guardian, en 2016, en una entrevista por su 100 cumpleaños. “Pero Anne (Buydens, su segunda mujer) supo cómo llevarme”. Antes de casarse en 1954, ella organizó una fiesta en su honor a la que invitó a todas las mujeres que sabía que se habían acostado con su futuro marido. “No me lo podía creer cuando entré y vi a las invitadas. ¡Se las sabe todas!”. Aparte de su trabajo dentro de la gran pantalla, a Douglas se le recordará como un gran filántropo: a través de la Douglas Foundation ha donado más de 50 millones de dólares a hospitales, escuelas, sinagogas y a su antigua universidad. También por sus fuertes convicciones políticas, que lo llevaron a saltarse el veto de Hollywood contra artistas sospechosos de ser comunistas y a contratar al guionista Dalton Trumbo —un apestado por el macartismo— para que escribiera Espartaco en 1960 e incluir su nombre en los créditos. Aunque, para ser sinceros, la familia de Trumbo apunta a que Douglas ha ido agrandando su rol en esta historia con el paso del tiempo, y la verdad no fue exactamente como la cuenta. Incluso en el relato de su propia biografía, Douglas siempre peleó por ser la estrella.

Cartel de la película en la que interpretó memorablemente al atormentado pintor Vincent van Gogh.

*El Confidencial

Fue un actor que compitió toda su vida contra sí mismo, y en cada reto se superaba.


14

Ventanas

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020 Fotos: Archivo

Expansión del universo

Una de las teorías es que la tasa mayor de expansión del universo se debe a la “energía oscura”.

Pierina Pighi Bel* e distancian como si uno lanzara una moneda al aire y, en vez de caer de vuelta hacia uno, se dirigiera al espacio a una velocidad cada vez mayor, según el ejemplo que ponen algunos físicos. Si algo tan extraño nos sucediera con una moneda, lo más probable sería que nos preguntáramos sorprendidos: “¿Qué la está empujando lejos de nosotros?”. Esta es la interrogante que, de manera simplificada, se hacen los astrónomos sobre las galaxias y su progresiva separación, y que

El centro de la Vía Láctea posee un alto interés científico puesto que alberga un agujero negro supermasivo de unos cuatro millones de masas solares, que se halla rodeado de un denso cúmulo estelar. Investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía acaban de publicar en la revista Astronomy and Astrophysics el más extenso catálogo elaborado hasta la fecha de estrellas que rodea este agujero negro del centro galáctico. Esta región, con una densidad de estrellas muy superior a la del entorno de nuestro Sistema Solar, es representativa de otros núcleos galácticos cercanos. “Su singularidad reside en el hecho de que, al ser la más próxima, se puede estudiar con mayor detalle. Debido a sus características (el agujero negro central, la gran densidad de estrellas, la intensa radiación ultravioleta, etcétera), el centro

Las galaxias se están alejando unas de otras cada vez más... y más rápido. aún no pueden responder. No obstante, en los últimos meses, algunos científicos han presentado distintas teorías relacionadas que tratan de resolver el misterio.

Constante inconstante

El ritmo de la expansión del cosmos se mide con un número que se conoce como Constante

Catálogo estelar

galáctico constituye un laboratorio único donde estudiar, entre otros, fenómenos como la formación estelar en entornos extremos, o la interacción de estrellas con un agujero negro supermasivo”, afirma Rainer Schödel, investigador principal del proyecto. Sin embargo, entre nuestro planeta y el centro de la Vía Láctea hay nubes densas de gas y polvo que causan un enrojecimiento y una extinción extrema en la luz emitida en el núcleo de la galaxia (en el rango visible). Por ello, las estrellas en esta región solo se pueden estudiar en el infrarrojo, menos sensible a estos efectos. Por otro lado, la altísima densidad de estrellas en esta región requiere obtener unas imágenes con mucha nitidez. La influencia de la atmósfera terrestre ocasiona imágenes demasiado borrosas como para separar las numerosas estrellas débiles

de Hubble, en honor al astrónomo Edwin Hubble, que en 1929 notó que cuanto más distante era una galaxia de nosotros, más rápido parecía alejarse. La constante de Hubble puede medirse de dos maneras. Una se basa en la radiación proveniente del Big Bang (Fondo de Microondas Cósmico), y la otra, en la luz que emiten las supernovas (estrellas en explosión). El problema actual es que si usan la radiación del Big Bang, los astrónomos obtienen una constante de Hubble (velocidad de expansión) menor a la que obtienen si observan la luz de las supernovas, dice Vivian Poulin, investigador de la Universidad Johns Hopkins, EE.UU.

de las más brillantes. Por esta razón, los investigadores tenían que superar este problema con una técnica específicamente desarrollada para este proyecto que reconstruye imágenes nítidas a partir de cientos de exposiciones cortas (de alrededor de un segundo). El proyecto Galacticnucleus ha conseguido cartografiar esta zona con un detalle sin precedentes. Los resultados son espectaculares: se detectan del orden de 100 veces más estrellas que con los muestreos del centro galáctico anteriores. Los investigadores usaron la cámara infrarroja HAWK-I en el telescopio Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO). En los próximos meses se seguirán publicando resultados de este catálogo con claves de lo que ocurre en un entorno como el centro galáctico. (Sinc)


Viernes

Guatemala, viernes 7 de febrero de 2020

15

Los investigadores aseguran que los resultados provenientes de las supernovas son más precisos que los derivados de la radiación, según escribe el físico y periodista Dennis Overbye en un artículo publicado recientemente en The New York Times. “Estos resultados son tan buenos que ahora (los científicos) discrepan” de las mediciones que arrojan una constante de Hubble menor, dice Overbye. La diferencia entre ambos resultados sugiere que el universo se está expandiendo un 9 por ciento más rápido de lo que algunos científicos calculaban. Aunque parece pequeña, esta discrepancia entre las fórmulas de los astrónomos es “bastante seria”, escribe Paul Rincon, periodista especializado en ciencia de la BBC, en un artículo de enero de 2018. Hasta ahora, los científicos no saben con seguridad a qué se debe que obtengan una mayor velocidad de expansión o, en otras palabras, qué cosa es lo que acelera la separación del universo.

Nuevas partículas

Pero tienen varias teorías para explicar el enigma, que implican la existencia de fenómenos físicos aún hipotéticos. “La tasa de expansión del universo depende de la densidad de la energía de los diversos cuerpos que lo componen”, indica Poulin. Entonces, si el ritmo de expansión del cosmos es mayor que el que los científicos pueden explicar, quiere decir que hay una densidad de energía adicional o una partícula adicional que no están incluyendo en la ecuación. Una de estas partículas podría ser un nuevo tipo de neutrino o “neutrino estéril”, según dijo en enero de 2018 el profesor Adam Riess, de la Universidad Johns Hopkins, EE.UU., y uno de los tres ganadores del Nobel de Física en 2011 por descubrir que la expansión del universo se está acelerando. Los neutrinos o “partículas fantasmas” son partículas subatómicas sin carga eléctrica que interactúan de manera muy débil con la materia. Los científicos proponen tres tipos de neutri-

nos.Si existiera, el neutrino estéril, que sería el cuarto, sería una partícula que no interactuaría con la materia, sino con la gravedad. “Este hipotético neutrino adicional agregaría densidad de energía al universo, y por lo tanto aumentaría su tasa de expansión en los primeros tiempos. Esto cambiaría el valor de la constante de Hubble que inferiríamos”, dice el doctor Poulin.

Energía oscura

La discrepancia también se ha atribuido a la “energía oscura”, que compone aproximadamente el 68 por ciento del cosmos, pero que todavía no se sabe qué es exactamente. Se cree que ejerce una fuerza de repulsión que hace que el universo se expanda. En enero, los investigadores Guido Risaliti, de la Universidad de Florencia, y Elisabeta Lusso, de la Universidad de Durham, Reino Unido, publicaron un estudio en la revista Nature que sugiere que la energía oscura no es estable, sino que “su densidad aumenta con el

tiempo”. Como ya se sabe, a más densidad, cada vez mayor velocidad de expansión del universo. Poulin y un equipo de la Universidad Johns Hopkins también creen que la aceleración de la expansión del universo se debe a la “energía oscura”. Pero estos investigadores la sitúan en los inicios del universo. Es decir, habla de una “energía oscura temprana” que no necesariamente es igual a la actual, y que “decae como la radiación” antes de los 300 mil años del universo, según un estudio que publicaron en noviembre de 2018. “La ‘energía oscura temprana’ aumenta la tasa de expansión del universo en los primeros 300 mil años”, explica Poulin. Esto permitiría que las mediciones actuales acierten con la expansión actual del universo. Si alguna de estas teorías fuera cierta, dice Overbye en The New York Times, “los científicos tendrían que reescribir la historia del origen y, tal vez, el destino del universo”.

El origen del universo es uno de los grandes enigmas de la humanidad.

*BBC

Antigua colisión Una estrella brillante llamada v Indi, localizada en la constelación de Indus y visible desde el hemisferio sur, ha revelado nuevos detalles de una antigua colisión que la Vía Láctea sufrió con otra galaxia más pequeña, Gaia-Enceladus. Un equipo internacional de investigadores ha logrado fechar esta colisión, que se produjo en la historia más temprana de nuestra galaxia. Los resultados se publicaron esta semana en Nature Astronomy. A lo largo de su historia la Vía Láctea ha absorbido múltiples galaxias más pequeñas. Aunque las poblaciones estelares se pueden identificar como ‘estructuras diferenciadas cinemáticamente (relacionado con su movimiento)’, en general es complicado fechar con precisión cuándo ocurrieron las fusiones. Ahora los investigadores se han basado en oscilaciones naturales detectadas en esa es-

trella para determinar que nació hace unos 11mil 500 millones de años. Posteriormente, la colisión con Gaia-Enceladus alteró su movimiento a través de la Vía Láctea. Conociendo la edad de esta estrella y cómo se calentó cinemáticamente por la fusión galáctica, los autores han podido deducir que aquella colisión entre nuestra galaxia y la otra pudo haber comenzado hace 11 mil 600 millones o 13 mil 200 millones de años, con un 68 y un 95 por ciento de confianza, respectivamente. Para extraer la información de v Indi, los autores han combinado datos de las misiones Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS), de la NASA, y Gaia, de la Agencia Espacial Europea (ESA), así como información facilitada por observatorios terrestres. “Las estrellas contienen registros fosi-

lizados de sus historias y, por lo tanto, del medio en que se formaron; y este trabajo se basa en la caracterización de una de ellas para estudiar la historia de la Vía Láctea”, apunta Aldo Serenelli, coautor del estudio. “Utilizando la astrosismología, añade, una técnica que estudia la estructura interna de las estrellas pulsantes, ha sido posible establecer nuevos límites al momento en que ocurrió el evento con Gaia-Enceladus”. La existencia en la Vía Láctea de muchas estrellas procedentes de Gaia-Enceladus indica que la colisión tuvo un gran impacto en la evolución de nuestra galaxia. “Comprender esto es hoy de gran importancia en astronomía, y este estudio representa un paso importante en determinar con exactitud cuándo tuvo lugar esta colisión”, resalta Serenelli.(Sinc)


Profile for Diario de Centro América Guatemala

Revista Viernes del Diario de Centro América del 07 de febrero de 2020  

Revista Viernes del Diario de Centro América del viernes 07 de febrero de 2020.

Revista Viernes del Diario de Centro América del 07 de febrero de 2020  

Revista Viernes del Diario de Centro América del viernes 07 de febrero de 2020.

Profile for _dca
Advertisement