Page 1


Portal

Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

Mónica A

Editorial Mojado se le dice, no al que camina sobre el agua, sino al que se hunde en ella para cruzar los límites del miedo, alcanzar otros suelos y encontrar nuevos modos de navegar en tierra firme. Sí, porque tocar fondo es también la manera de tocar tierra firme que tiene el que migra. Atado a la tierra, el caminante alcanza altura, sobrevuela el territorio en busca de refugio, de comida, o siguiendo el rastro de la manada. Y, para migrar, se moja. Según se consigna en estas páginas, el Cristo Negro de Esquipulas, esculpido bajo los auspicios del taller de Quirio Cataño, otro migrante, saltó de la pureza laboriosa del algodón a la corriente impredecible de las fronteras. ¿Qué buscaba el Cristo Negro allende el horizonte? Según los cronistas, él migró de noche hacia la tierra en la que el desierto devora caminantes y el viento urde nuevas profecías en la roca viva de los montes. Y lo hizo, tratando de salvar a otros náufragos del fango. De acuerdo con esto, el Cristo Negro viajó en el tiempo y se instaló en el presente como mensajero del futuro. Gracias a él libera sus amarras el migrante, da un paso al frente, abandona los algodones engañosos del pasado y se instala con valentía en el presente, como un viajero del tiempo, como un caminante del mar, como un profeta tocado por la esperanza.

Director General: Pavel Arellano Arellano

c ci ó

n Gen

er a

l

ire

Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo Edición: Otoniel Martínez Diseño Gráfico: Héctor Estrada Digitalización: Boris Molina

Ita

e pronto, una palabra rara, nunca antes escuchada, define la vida de Ita, una exitosa abogada guatemalteca que atraviesa los supuestos años de madurez de los 40. Esa palabra, fibromialgia, da nombre a la experiencia del dolor que Ita intentará describir y comprender. El dolor del cuerpo conducirá a la protagonista de la novela a recuperar el pasado de su familia, especialmente a descifrar el abandono de la madre, una conocida artista que, por razones oscuras, dejó la carrera en pleno conflicto armado guatemalteco. Recorrer el pasado implicará adentrarse en los archivos y los afectos de una infancia marcada por una sociedad jerárquica y violenta. La investigación de Ita sobre su madre la llevará a descubrir la impostura de la inocencia cuando se vive una guerra, pero también a transformar una amistad de la infancia en una historia de amor que reta las expectativas tradicionales del mismo.

Cuentacuentos

DIRECTORIO D

2

Gal

Charles Perrault nació en París, el 12 de enero de 1628. Fue principalmente reconocido por haber dado forma literaria a cuentos clásicos infantiles

Gua

t e m ala

como Piel de Asno, Pulgarcito, Barba Azul, La

Cenicienta, La Bella Durmiente, Caperucita Roja y El Gato con Botas, suavizando en muchos casos la crudeza de las versiones orales.


3

Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

Albizúrez

ta

lería

Semblanza Martin Luther King Martin Luther King Jr. nació el 15 de enero de 1929, en Atlanta, Georgia, EE. UU.). Hijo de Alberta Williams King y del reverendo Martin Luther King, llegó al mundo en una habitación de la casa en la Avenida Auburn 501. Fue el primogénito y recibió el mismo nombre que su padre, los familiares lo llamaban “M. L.”. Ingresó con 15 años en el Morehouse College y fue ordenado ministro baptista a los 17. En 1951 se graduó en el Crozer Theological Seminary, realizó su trabajo de posgrado en la Universidad de Boston. En Crozer y Boston comenzó a familiarizarse con las ideas del nacionalista indio Mahatma Gandhi, las cuales se convirtieron en el centro de su propia filosofía de protesta no violenta. En 1955 se barajó la idea de un boicot pidiéndole lo dirigiera contra una compañía de transportes públicos en Montgomery, en la que se había cometido la injusticia de provocar el arresto de una mujer negra tras negarse a dejar su asiento a un pasajero blanco. Martin Luther King llamó al boicot de los autobuses de Montgomery con las siguientes palabras: “No tenemos otra opción que la protesta. Han sido muchos los años de notable paciencia, hasta el punto de que, en ocasiones, hemos dado a nuestros hermanos blancos la impresión de que nos gustaba el modo en que nos trataban. Pero esta noche estamos aquí, para liberarnos de esa paciencia que nos ha hecho pacientes con algo tan importante como la libertad y la justicia”. La protesta se llevó a cabo durante 381 días; en ella, King fue arrestado y encarcelado, su vivienda fue destrozada y fue amenazado de muerte. En 1956 se puso fin al boicot, con una orden del Tribunal Supremo que prohibía la segregación en el transporte público de la ciudad. Tras el éxito conseguido en el boicot de Montgomery, King tomó el papel de líder muy respetado. Posteriormente se fundó la Conferencia de Líderes Cristianos del Sur (SCLC) por los clérigos negros de todo el sur, quienes nombraron a King su presidente. En 1963 se puso al frente, en Birmingham (Alabama), de una campaña a favor de los derechos civiles para lograr el censo de votantes negros, acabar con la segregación y conseguir una mejor educación y alojamiento en los estados del sur. Durante estas campañas fue arrestado varias veces. El 28 de agosto de 1963, las 200 mil personas que habían marchado sobre Washington en apoyo de los derechos civiles, le oyeron Archivo

pronunciar su más famoso discurso: “Sueño con el día en que esta nación se levante para vivir de acuerdo con su creencia, en la verdad evidente de que todos los hombres son creados iguales (...) Sueño con el día en que mis cuatro hijos vivan en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel, sino por la integridad de su carácter”. En 1964 le otorgaron el Premio Nobel de la Paz. En 1967, King se asoció a los dirigentes del movimiento contra la guerra de Vietnam, independientemente de su color. El 4 de abril de 1968, King fue asesinado en Memphis (Tennessee). James Earl Ray, un preso blanco que había escapado de la prisión, fue arrestado por el asesinato; declarado culpable, en marzo de 1969 se le sentenciaron 99 años de cárcel.


Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

Esquip

Fotos: Archivo

Imagen del Señor de Esquipulas, con fondo de terciopelo negro, bordado para enmarcar al Cristo..

Del Cris Algo al Cristo Con el propósito de ayudar a la evangelización de los territorios conquistados, las autoridades de la iglesia católica española, amparadas en las resoluciones del Concilio de Trento (que autorizó la talla de imágenes religiosas), recurren a maestros locales para que los momentos de pasión de los Evangelios queden en muestras patentes para la contemplación y reflexión sobre la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús y de momentos cumbre que aparecen en la sagrada Biblia. Rodrigo Carrillo* a muerte de Cristo es uno de los momentos más dramáticos, el cual se presenta con la imagen de un hombre crucificado a la usanza romana. Esta figura es reinterpretada por maestros europeos como Alberto Durero, que trabajaban en pinturas y grabados religiosos siguiendo el canon marcado por la iglesia romana, que hace énfasis en el drama y el dolor con el propósito de alcanzar la compasión de los fieles católicos. La corona española mandó a imprimir, en el siglo XVI y XVII, libros de grabados con imágenes religiosas a la imprenta Platium


Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

pulas:

isto del odón Mojado en Amberes, gracias al rey Felipe II, que hizo de esa casa impresora la imprenta oficial del imperio español. Durero, a su vez, pudo haber sido influenciado por Martín Schongauer, grabador alemán del siglo XV, que dejó una basta obra sobre temas religiosos incluyendo una interpretación de la crucificción de la que pudiera devenir la visión de posteriores grabadores y pintores europeos. Para cuando se dio la Conquista de América, las reproducciones de estos grabados fueron distribuidos entre las diferentes órdenes religiosas, y embarcados en los baúles de frailes que viajaron hacia el Nuevo Mundo con el propósito de evangelizar a quienes habitaban aquellas (estas) “salvajes tierras”. El cuadro La muerte de Jesús de Durero, es reinterpretado por fray Diego de Valadés, para ilustrar su obra Retórica Cristiana, publicada en Italia en 1578, el cual llegó a la Nueva España, como menciona el historiador Fernando Urquizú en El Cristo Negro de Esquipulas, artículo publicado en el Diario de Centro América (revista Viernes, No.19, 2014). Es muy probable que esta obra fuera conocida por los maestros de los talleres de escultura en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, uno de estos el del maestro de origen portugués Quirio Cataño, donde trabajaban maestros especializados en talla, escultura, encarnado, estofado y otras especialidades de la imagenería religiosa que se desarrolló a partir de finales del siglo XVI.

Encargan una imagen

En la última década del siglo XVI, llegó a Santiago un grupo de hombres originarios de Chiquimula al taller de Cataño, a quien encargaron esculpir un Cristo para su pueblo. Dicho maestro se comprometió a entregar la escultura y firmó el contrato, aunque esto no implica que necesariamente la haya realizado él. Urquizú hace referencia a que la historiadora Josefina Alonso de Rodriguez mencionó que en el testamento de Cataño se podía leer “… que las esculturas de las obras encargadas a su taller se las encomendaba a Luis Ortíz…”, quien puede ser otro probable autor material del Cristo de Esquipulas, y que es uno de los escultores que aparecen en los listados eclesiásticos de talladores.

Cristo Mojado, Fraternidad del Señor de Esquipulas, Orden del Cristo Negro, iglesia Santa Cecilia.

El historiador guatemalteco Walter Gutierrez, por su parte, hace la reflexión de que no hay que dejar de lado que el historiador Heinrich Berlin, en su Historia de la Imaginería Colonial de Guatemala (Editorial José de Pineda Ibarra, 1952, páginas 144, 145), menciona que el maestro Cataño sirvió (en una ocasión) de fiador a Luis Ortíz, quien garantiza el pago de sus deudas a cambio de la confección de esculturas. La oralidad popular dice que el pueblo de Esquipulas tuvo una buena cosecha de algodón, y, a manera de agradecimiento, los campesinos de aquel lugar del oriente del país dieron una cuota para encargar en algún taller de la ciudad de Santiago la escultura de un Cristo Crucificado. Se dice que el encargo se hizo al maestro Quirio Cataño, según aparece en el contrato que estuvo depositado en los archivos de la iglesia de Quetzaltepeque, Chiquimula, documento que luego fue entregado por el cura de aquella iglesia, Br. Manuel Ángel Correa, al obispo de Guatemala, fray Andrés de Navas y Quevedo, el 9 de abril de 1685 (C. Navarrete. El Cristo Negro de Esquipulas: Origen y Difusión. Págs. 111,112) “En la Ciudad de Santiago de Guatemala, a los veintinueve días del mes de agosto del año mil quinientos noventa y cuatro, Cristóbal de Morales, Provisor de este Obispado, concertó con Quirio Cataño, oficial de escultor, que haga para el Pueblo de Esquipulas un Crucifijo de vara y media, muy bien acabado y perfeccionado, que lo debe dar acabado el día de San Francisco, primero que viene, y se han de dar por él cien tostones de cuatro reales de plata cada uno; y para en cuenta de los dichos cien tostones confesó haber recibido adelantados cincuenta tostones de los cuales recibió realmente y él se obligó a cumplirlo, y para ello obligó su persona y bienes y lo firmó de su nombre y el dicho Provisor. (Firman el contrato) Cristóbal de Morales y Quirio Cataño.

Ilustración representativa atribuida al maestro Durero.

La imagen fue entregada en octubre de 1594. Los contratistas quedaron maravillados con el Cristo y emprendieron viaje de vuelta hacia Esquipulas, pero en el camino se tuvieron que detener varias veces por petición que hacían los habitantes de poblados que quedaban en el camino, de dejar por lo menos una noche la bella imagen para que los bendijera. De tal cuenta, el séquito con el Cristo llegó al poblado de Esquipulas el 9 de marzo de


El escultor guatemalteco Mario Moisés Yus Mata, junto a una de sus piezas talladas.

Imagen de la Crucifixión Cristo elaborada por Martin Schongauer.

Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

1595, y fue colocado en una ermita destinada a su adoración, sitio que se hizo pequeño para recibir las peregrinaciones que comenzaron a llegar, pues los indultos por su veneración eran grandes por parte de la Iglesia para los peregrinos que llegaran hasta aquel lugar.

Una iglesia propia

Es hasta 1740 cuando el obispo de Guatemala, fray Pedro Pardo de Figueroa, contrató a Felipe José de Porres, hijo de Diego y nieto de José de Porres, arquitectos mayores de la ciudad de Santiago de los Caballeros, para que construyera un templo en los campos cuyo cultivo de algodón dio sufientes ganancias como para mandar a hacer la imagen del Cristo. La obra arquitectónica fue terminada a finales de 1758 y el 4 de enero de 1759, fue solemnemente inaugurada. Hay que destacar que la construcción de este templo fue con el propósito de darle acogida a los peregrinos que llegaban para adorar al Santo Cristo, y para ejercer mayor control, por parte de la Iglesia, sobre las poblaciones que estaban ubicadas entre los obispados de Santiago, Guatemala, y Comayagua, Honduras.

El color de la imagen

La celebrada y venerada imagen atribuida a Cataño es adorada y recordada por muchos y para que tuviera presencia en otros sitios del continente se han realizado algunas copias, como la que se hizo para la iglesia del Carmen de la Nueva Guatemala de la Asunción, que fue entregada en 1701. Según documentos que la acompañaban, esta es una fiel copia de la original, y por ello los especialistas en imaginería colonial proponen que el encarnado original del Santo Cristo de Esquipulas no era oscuro (como lo muestra el de la iglesia del Carmen), pero con el tiempo y por efecto del humo de candelas, velas y ocote fue adquiriendo el característico color ahumado por el cual le vale el nombre de Cristo Negro de Esquipulas. De acuerdo con las investigaciones del doctor Carlos Navarrete, ya en 1723 se discutía acerca de si el color oscuro de la imagen era el original o no, y esto se ve reflejado en una nota religiosa escrita por el párroco Nicolás Paz: “¡Podría aquel cuerpo quedar claro y limpio, como antes de la Pasión!/ No es, pues, negro el color del Santo Cristo de Esquipulas, sino la representación de un cuerpo muerto, cubierto de sangre morada oscura…” En la Síntesis Cronológica del Cristo de Esquipulas del estudio de Navarrete antes mencionado, se puede ver la anotación: “… En el ínterin (1694), milagrosamente se renueva el color de la imagen, aclarándose”. Por lo cual se infiere que la imagen pudo haber sido expuesta a una restauración o limpieza para devolverle el color original del encarnado. Cuando se cumplieron 400 años de su creación, la imagen en cuestión fue sometida a un proceso de conservación y restauración, pero en el reporte de los restauradores especialistas del Instituto de Antropología e Historia, que hicieron aquel trabajo, no aparece referencia alguna acerca de color original de la imagen del Cristo. El restaurador Luis Manuel Muñoz, hace referencia en una entrevista a que el paño de pureza del Cristo estaba recubierto con pan de oro, lo cual no se puede apreciar a simple vista.

Esto indicaría que los colores de la escultura fueron oscureciéndose con el paso del tiempo. De tal cuenta que el color del Santo Cristo de Esquipulas es negro (aunque no de origen) y por lo tanto las reseñas o réplicas que aparecen en diferentes iglesias del continente tienen ese color, tal el caso del llamado Cristo Mojado, que fue llevado para su adoración a la ciudad de Los Ángeles, California.

Un Cristo indocumentado

En 2002 un grupo de guatemaltecos radicados en Los Ángeles, encabezado por el padre Luigi Zonotto, Verónica Turris y Guillermo Palencia, fundaron el 12 de octubre la Fraternidad de Esquipulas en aquella ciudad norteamericana. “El objetivo de este proyecto era traer una réplica de nuestro Cristo Negro de Esquipulas, y llevar un poco de fe a nuestra gente que por una razón u otra no tiene la oportunidad de viajar y visitar a nuestro Cristo Milagroso en Guatemala”, anotó Guillermo Palencia en una entrevista que le hiciera la periodista Maite Ballesteros para el Diario de Los Ángeles. La Fraternidad realizó actividades para hacerse con los fondos necesarios para mandar a tallar la escultura. Esta fue trabajada por el maestro escultor Mario Moisés Yus Mata, originario de la ciudad de Guatemala pero radicado en Esquipulas, tallador de varias imágenes que se ven en aquel templo, y responsable de hacer varias réplicas del mencionado Cristo. Ese mismo año se llevó, desde la ciudad de Guatemala, esa réplica del Cristo Negro de Esquipulas, pero para pasarla hacia los Estados Unidos era necesario acreditarla por medio de documentos consulares que la identificaran, los cuales no tenía. Tres guatemaltecos y un mexicano tomaron la decisión de pasar la imagen sin que las autoridades se dieran cuenta: “mojado” como han pasado miles de indocumentados hacia aquel país del norte, así fue llevada la imagen hasta tierras californianas. En la ceremonia de consagración de la imagen (septiembre de 2003), que realizó el arzobispo de Guatemala Rodolfo Quezada Toruño, el guatemalteco que se echó a la espalda la imagen del Cristo para pasarla dio su testimonio a Gustavo Montenegro, miembro de la fraternidad de Esquipulas en los Ángeles. Relata Montenegro que en el momento en que el arzobispo Rodolfo Quezada Toruño consagraba la imagen, Víctor Molina recordó el día en que pasaron la imagen de Tijuana, México, a San Isidro, California. “Íbamos a pasarlo por la aduana, pero no nos lo permitieron. Nos dijeron que se necesitaban no sé cuántos papeles y que no podían dejarlo entrar a Estados Unidos”, cuenta Molina. “Por debajo de los puentes lo pasamos(…) Nos dio miedo que se dañara al pasarlo debajo del muro de la frontera(…) Envuelto en papeles lo llevamos para que no lo vieran. Fue un milagro que no nos descubrieran”, concluye Molina. La paregrina escultura luce en la iglesia de Santa Cecilia, en la ciudad de Los Ángeles y se ha convertido en sitio de perigrinacion de latinoamericanos de todos los Estados Unidos que llegan, especialmente en enero, para adorar, dar gracias y hacer peticiones a la milagrosa imagen del Cristo guatemalteco.

*Periodista


Guatemala, viernes 18 de enero de 2019 Hemeroteca del Diario de Centro América

Gavetas

7

Petar de Yugoeslavia DCA, 2 de septiembre de 1935.- Recibimos la comunicación que se relaciona con el próximo natalicio del rey de Yugoeslavia que literalmente dice: “El Cónsul de Su Majestad el Rey de Yugoeslavia en la América Central, Panamá, Las Antillas, etcétera, etcétera, tiene el honor de saludar muy atentamente a usted y de participarle que el día seis del presente mes de septiembre, con motivo del aniversario de Su Majestad el Rey de Yugoeslavia, el Rey Petar II, será enarbolada la bandera nacional en el edificio de este Consulado. Alek D. Serovic aprovecha la oportunidad para reiterar a usted las seguridades de su más alta y distinguida consideración.” Ese mismo día, y de conformidad con las normas del Protocolo, serán izadas las banderas de Guatemala en los edificios públicos y de los demás países en las Legaciones y Consulados acreditados ante nuestro Gobierno.


8

Reporte en V

Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

Ecosistema oculto

Fotos: Archivo

Un nemátodo o gusano cilíndrico sobre una película de otros organismos. Los organismos subterráneos son diminutos, pero colectivamente representan casi el doble del volumen de todos los océanos del planeta.

Bajo tus pies, a kilómetros de profundidad, hay vastos ecosistemas tan ricos como la Amazonía, y más grandes que todos los océanos del planeta. BBC* ero este mundo casi no ha sido explorado y para observarlo necesitas microscopios potentes. “Es como si hubiéramos hallado toda una nueva reserva de vida en nuestro planeta”, señaló Karen Lloyd, investigadora de la Universidad de Tennessee en Estados Unidos. Lloyd es una las científicas que participaron en el proyecto Observatorio del Carbono Profundo, Deep Carbon Observatory o DCO. Más de mil 200 científicos de 52 países aportaron datos a este ambicioso proyecto que estudia la vida bajo la superficie terrestre. Y los primeros resultados fueron presentados recientemente en el encuentro de la Unión Estadounidense de Geofísica, en Washington DC.

“Es razonable suponer que el subsuelo de otros planetas y lunas puede ser habitable”, señaló Colwell.

“Cerca del 70 por ciento de todos los microbios de la Tierra están bajo nuestros pies”, afirmó Lloyd. “Esto cambia nuestra percepción de dónde se halla la vida en la Tierra. Y lleva nuestra atención desde la superficie, donde hay árboles, ballenas y delfines, hacia un mundo subterráneo donde se encuentra la mayor parte de la vida en el planeta”.

A más de 5 kilómetros de profundidad

A pesar del calor extremo, la falta de luz, los nutrientes escasos y la enorme presión, los seres de este mundo subterráneo florecen. Los científicos estimaron que los organismos bajo tierra representan entre 15 y 23 mil millones de toneladas de carbono, cientos de

veces más que el contenido en todos los seres humanos. Para llegar a esa estimación los científicos perforaron la superficie terrestre y tomaron muestras a más de 5 km de profundidad, tanto bajo tierra firme como bajo el mar. A partir de esas muestras los investigadores cuantificaron las células vivas de organismos en volúmenes determinados. Y con base en esos registros usaron modelos para cuantificar la biomasa bajo la tierra. “Si bien estas muestras son apenas puntos en un vasto planeta, hemos estudiado ecosistemas lo suficientemente diferentes como para llegar a una estimación razonable del carbono contenido en estas formas de vida”, afirmó Rock Colwell, experto en ecosistemas microbianos de la Universidad de Oregon.

Microbios y minerales

Los investigadores estiman que la biósfera profunda tiene entre 2 mil y 2 mil 300 millones de kilómetros cúbicos, casi el doble que el volumen de todos los océanos. Los organismos más comunes bajo la tierra son procariotas, es decir, microbios sin un núcleo contenido en una membrana, incluyendo bacterias y las llamadas arqueas, organismos unicelulares con una historia evolutiva diferente a la de las bacterias. Pero los científicos también hallaron organismos eucariotas, es decir, microbios u organis-


Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

Viernes

mos multicelulares con células que sí contienen un núcleo en una envoltura. Los microbios de este mundo profundo no pueden aprovechar la luz del Sol para obtener energía, por lo que no utilizan fotosíntesis sino quemosíntesis para alimentarse.En otras palabras, obtienen energía química y nutrientes a partir de los minerales que los rodean.

Longevidad milenaria

Uno de los organismos hallados vive a 2.5 kilómetros de profundidad y es un metanógeno, es decir que genera metano que no usa para reproducirse sino para repararse. La vida subterránea también vive en escalas de tiempo completamente diferentes. “Para mí, lo más extraño es que algunos de estos organismos pueden vivir miles de años. Están metabólicamente activos pero usan menos energía de lo que hasta ahora pensábamos era necesario para la vida”, explicó Lloyd. Algunos de los microorganismos que viven miles de años solo se mueven cuando hay desplazamientos de placas tectónicas, terremotos o erupciones. “Nosotros, los seres humanos, tenemos procesos relativamente rápidos, ciclos diurnos basados en el Sol, o ciclos lunares basados en la Luna. Pero estos organismos son parte de ciclos muy lentos en escalas geológicas”, señaló Colwell.

Los investigadores tomaron muestras de organismos en condiciones extremas, como las fumarolas (gases y vapores que emergen de grietas) en torno al volcán Ticsani, en Perú.

Ciclo del carbono

El descubrimiento fue posible gracias nuevos taladros que perforan a mayores profundidades y microscopios más potentes que captan formas de vida cada vez más minúsculas. El estudio permite a los científicos comprender mejor uno de los procesos fundamentales que impulsa la vida en la Tierra: el ciclo del carbono. “No puedes entender el papel del carbono en nuestro planeta sin comprender su diversidad”, comentó el director ejecutivo del proyecto, Bob Hazen. “Las células procesan carbono, lo absorben y lo exhalan; hacen cosas increíbles para transformar el medio en el que viven”.

Otros planetas

Los detalles de este mundo subterráneo tienen, además, implicaciones para la búsqueda de vida en otros planetas. “En el presente, el límite conocido de temperatura para que pueda haber vida es de 122 grados Celsius, la temperatura a la cual se esterilizan los equipos en los laboratorios”, asentó Lloyd. “Pero no conozco a ningún científico que piense que ese es el límite teórico absoluto”, agregó la investigadora de la Universidad de Tennesee. “Sabemos, por ejemplo, que si la temperatura es muy alta afecta la integridad de las membranas y lípidos”. “Pero si la presión es mayor también cambia el límite de temperatura. Y eso significa que podría haber organismos a temperaturas mayores a medida que aumenta la profundidad”. Para Colwell, “aquí en la Tierra hemos visto que los organismos pueden sobrevivir muy lejos de la luz solar usando la energía de las rocas profundas”. Y esto significa que “es razonable asumir que el subsuelo de otros planetas y lunas puede ser habitable”. *BBC.

A diferencia de esta bacteria fotosintética, los organismos subterráneos están muy lejos de la luz solar. No realizan fotosíntesis sino quemosíntesis, y obtienen nutrientes a partir de los minerales.

Los científicos tomaron muestras a más de 5 km de profundidad, bajo el lecho del mar y bajo tierra firme.

9


Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

La mujer de dientes azules

Fotos: Archivo

El lapislázuli incrustado en la placa dental calcificada de una mujer del medievo sugiere que podría tratarse de la primera escribana y pintora de manuscritos iluminados jamás encontrada. Este hallazgo no solo desafía la creencia de que únicamente los hombres ilustraban esos textos, sino que también revela la sorprendente historia de una mujer religiosa que vivió en la Alemania rural, hace más de 900 años. Lucía Torres* urante la época medieval, en Europa, los manuscritos iluminados fueron obras creadas para ser utilizadas por los miembros de las instituciones religiosas y la nobleza. Generalmente, estos textos se caracterizan por estar acompañados de bordes, miniaturas y letras capitales embellecidas, en algunos casos con pinturas y pigmentos lujosos como las láminas de oro y plata o el ultramarino. Hasta ahora, este desempeño artístico había sido exclusivamente asociado a los hombres de la época. Sin embargo, un estudio publicado en Science Advances sugiere que las mujeres de antaño también pudieron participar de manera activa en la elaboración de estos manuscritos. Este nuevo planteamiento histórico se apoya en el hallazgo de pigmentos de lapislázuli — un mineral de color azul intenso empleado en pintura y ornamentación—, incrustados en la placa dental calcificada de la mandíbula de una mujer enterrada hace más de 900 años, que ha sido encontrada y analizada por los investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana (Alemania) y la Universidad de York (Reino Unido), entre otros. Según afirman los expertos, este descubrimiento inesperado de un pigmento tan valioso y tan temprano en la boca de una mujer del siglo XI en la Alemania rural no tiene precedentes, pues podría ser un indicio directo de la implicación de las mujeres en la creación de estos manuscritos.

Un pequeño monasterio

La placa dental fue hallada en 2014, en el cementerio de un monasterio medieval de mujeres religiosas localizado en Dalheim, Alemania central. Aunque son pocos los registros que quedan de este emplazamiento, se estima que esta comunidad de mujeres se formó durante el siglo X. Los primeros escritos conocidos del monasterio datan de 1244 d. C., y sugieren que albergó aproximadamente 14 mujeres desde sus inicios,

Pigmento de lapislázuli atrapado en el cálculo dental de la mandíbula inferior de una artista medieval.

hasta que fue destruido en un incendio durante una batalla en el siglo XIV. Según explica Christina Warinner, principal autora del estudio del Instituto Max Planck, casi ningún elemento del monasterio sobrevive en la actualidad. “Sin arte, sin libros, casi sin artefactos. Incluso el edificio está en gran parte destruido. Todo lo que queda hoy es un cimiento de piedra, un peine roto y un cementerio”, comenta la investigadora. Warinner y su equipo comenzaron a analizar los restos encontrados en el cementerio, con el fin de investigar los hábitos alimenticios y el estado de salud de las personas en la Edad Media. Las primeras observaciones estimaron que esta mandíbula pertenecía a una mujer que se encontraba entre los 45 y 60 años de edad en el momento de su muerte, que tuvo lugar entre 1000 y 1200 d. C. Además, no se identificó ninguna patología en el esqueleto, ni evidencias de trauma o infección en el cuerpo. Sin embargo, al estudiar más a fondo los restos comenzaron a observar que esta mujer tenía más historia que contar.

Una dentadura peculiar

La colíder del estudio, Anita Radini, de la Universidad de York, recuerda que fue “una verdadera sorpresa ver cómo, a medida que el cálculo se disolvía, este liberaba cientos de pequeñas partículas azules”. “Descubrimos el pigmento azul en el cálculo dental por accidente. En realidad estába-

mos realizando un estudio dietético y buscando granos de almidón y polen. Una vez que lo encontramos, tratamos de identificar lo que era, y luego, lo que significaba”, añade Warinner. Mediante varias técnicas se pudo determinar que estas partículas provenían del lapislázuli. “Examinamos muchos escenarios posibles en los que este mineral podría haberse incrustado en el cálculo (sarro y placa acumulados en los dientes y fosilizados con el paso del tiempo) de los dientes de esta mujer”, comenta Radini. “Basándonos en la distribución del pigmento en su boca, concluimos que lo más probable era que ella misma estuviera pintando con el pigmento y lamiendo el extremo del pincel mientras pintaba”, afirma la coautora del estudio, Mónica Stromp del Instituto Max Planck. En definitiva, esta podría ser “una evidencia directa de una mujer, no solo pintando, sino empleando un pigmento muy raro y caro, y en un lugar muy apartado. Su historia podría haber permanecido oculta para siempre sin el uso de estas técnicas, y me hace preguntarme cuántos otros artistas podríamos encontrar en los cementerios medievales si miráramos con más atención”, según nos explica Warinner.

Un pigmento codiciado

El pigmento lapislázuli, también conocido como pigmento ultramarino, fue uno de los materiales artísticos más caros de la Edad Media europea. Molido y refinado a partir de la piedra lapislázuli, el color se utilizó para representar los cielos y las vestiduras de la Virgen


Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

El mineral triturado proveía un pigmento tan codiciado como el oro.

Vista ampliada de las partículas de lapislázuli incrustadas en el cálculo.

Cimientos de la iglesia asociados con una comunidad religiosa de mujeres medievales en Dalheim, Alemania.

María. El empleo de este pigmento y su piedra, junto con el del oro y la plata, fue reservado a los más expertos. “Solo se les habría confiado su uso a los escribanos y pintores con una habilidad excepcional”, señala Alison Beach, historiadora del proyecto e investigadora de la Universidad Estatal de Ohio (EE. UU.). Desde las minas de Badakhshan, en Afganistán, el lapislázuli se comercializaba por tierra

a ciudades del Levante y Egipto, desde donde se enviaba a Venecia, el principal puerto de entrada a Europa. Teniendo en cuenta estos datos históricos, los expertos deducen que el lapislázuli analizado en este estudio viajó más de 6 mil kilómetros para llegar hasta su destino final, en aquella pequeña comunidad religiosa de mujeres en Alemania.

“Esta mujer estaba conectada a una vasta red comercial global que se extendía desde las minas de Afganistán hasta su comunidad en la Alemania medieval, pasando por las metrópolis comerciales del Egipto islámico y la Constantinopla bizantina. La creciente economía de la Europa del siglo XI despertó la demanda del precioso y exquisito pigmento que viajó miles de kilómetros a bordo de caravanas y barcos de comerciantes, antes de servir a la ambición creativa de esta artista”, explica el historiador y coautor Michael McCormick, de la Universidad de Harvard. Aunque es sabido que Alemania fue un centro activo de producción de libros durante ese período, ha sido particularmente difícil para los historiadores identificar las contribuciones de las mujeres por aquel entonces. En gran parte esta compleja búsqueda se ha debido, principalmente, a la ausencia de la firma de los artistas que omitían su nombre en las obras como signo de humildad. “Ahora podemos tener una nueva manera de identificar a los artistas en el registro arqueológico. Sospecho que esto puede dar lugar a bastantes sorpresas sobre la historia del arte, tanto en la Europa medieval como en otros lugares”, concluye Warinner.

Sinc Warinner, C. et al. Medieval women’s early involvement in manuscript production suggested by lapis lazuli identification in dental calculus, 2019, Science Advances.


Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

Don Edel, como llamaban a mi padre algunos amigos y colegas, fue reconocido como el académico que introdujo el estudio formal de la Sociología en Centroamérica. Sin embargo, antes de haberse iniciado en la academia, tuvo una vida política intensa poco conocida. Él, al igual que un sector de su generación que creció con la transformación política iniciada con la Revolución de Octubre, vivió un proceso de radicalización en su juventud. Fue así que, como muchos guatemaltecos involucrados en los gobiernos de Arévalo y Árbenz, salió al que sería su primer exilio, a México en 1954, en donde permaneció casi 4 años antes de regresar a Guatemala, en abril de 1958.

Don Edel

Fotos: Archivo

Pese a la turbulencia de la época que vivió, don Edel nunca perdió su sentido del humor.

Edelberto Torres Escobar* e vuelta en Guatemala las condiciones de sobrevivencia familiar fueron un tanto difíciles. Olga, mi madre, sostenía el hogar con su trabajo de maestra para adultos en la Escuela Tipo Federación de Pamplona, mientras don Edel terminaba de prepararse de forma casi clandestina para la graduación de abogado, esta fue en 1962. Entonces vivíamos en las cercanías al Parque de la Industria. Uno de los recuerdos que guardo de aquellos años, es la presencia irregular de don Edel. Se desaparecía por días, y a veces semanas, cumpliendo con las tareas políticas que debía realizar como secretario general de la Juventud Patriótica del Trabajo (JPT), y miembro más joven del Comité Central del Partido Guatemalteco del Trabajo, PGT. Cabe señalar que, de aquel Comité Central, el único que murió de muerte natural fue don Edel. Mi casa era por ratos un centro de reuniones a donde acudía gente desconocida que entraba y salía a horas inesperadas. A veces se percibía el silencio y la preocupación en los rostros de los que acudían; fue seguramente entonces cuando oí la palabra “captura”, que no me abandonó nunca sin provocarme angustia. De sus años de militancia, contaba en sus historias de viaje que en dos ocasiones fue delegado chapín a festivales de la Federación Mundial de la Juventud Democrática. Relataba que estando en Bucarest fue invitada la delegación guatemalteca a Pekín, y en la larga marcha de casi un mes en el tren transiberiano, entre vodka y pan obsequiado por campesinos de koljoses aledaños a la línea férrea, se fue leyendo revistas francesas ayudado por un diccionario, convirtiendo el viaje en un curso de francés. Estando en Pekín, como parte del homenaje a los niños de la escuela a donde habían sido

invitados de honor, la delegación guatemalteca entonó las Coplas del elefantito, ante los rostros entusiastas de los infantes alentados por el internacionalismo proletario.

Sarcasmo huelguero

Creo que mucho del humor sarcástico que mantuvo en la vida tenía inspiración huelguera. Sin duda el acontecimiento más destacado de su participación estudiantil en la Huelga de Dolo-

res, fue la vez en que, disfrazado de Sor Pijije (así apodado el arzobispo Rosell y Arellano, por narigón) anticipaba la marcha llevando consigo una bacinica de donde procedía el líquido con que “bendecía” a los asistentes al desfile bufo. A mediados de 1964, don Edel fue capturado por la Judicial. Como suele suceder en Guatemala, un delator informó de la reunión de la célula que mi papá atendía. Esto aconteció días previos a Semana Santa. En casa, aparte de


Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

la ilusión, teníamos preparadas las “ginas” (sandalias), calzonetas, shorts y gorros para el sol; la semana ansiada iba a transcurrir en casa de un compañero militante de Escuintla, en una de las zonas beneficiadas por la Reforma Agraria. No obstante, todo fue silencio, en vez de amanecer frente a una playa, resultamos con mi hermana Indiana despertando en la casa de mi abuela en la zona 4. Ninguna explicación, solo caras lánguidas —“no pregunte m’ijo, ya viene su nana”— Y mi nana llegó, pero mi tata, nunca. Al mes nos llevaron al cuartel de la Policía, a verlo detrás de unas rejas hacia las que corrí, siendo sujetado agresivamente por un policía. Don Edel estaba vivo, el recurso de amparo lo puso el “Turco” Marco Vinicio Castañeda, compañero del partido. Entonces no se mataba a los presos políticos, se les torturaba bajo la tutela del bachiller Barrios. Eran los años de Peralta Azurdia. Fue entonces cuando, coincidentemente, llegó la carta de aceptación al programa de maestría de FLACSO Chile. Mi madre presentó a la Judicial el certificado de admisión y con este se dio paso a la excarcelación, el documento garantizaba, de alguna forma, que ya no significaría, por el momento, un problema para el Gobierno.

Treinta años no es nada

El día de su partida yo dormía al lado de la ventana que daba a la calle. Era una mañana aún nublada, cuando me despertó el ruido de un carro que se estacionó frente a la casa. Mi mamá nos levantó y vimos entrar a don Edel sombrío, esta vez, despidiéndose de nosotros antes de desaparecer. Recogió un abrigo pardo gris y una maleta flaca que mi madre le había preparado. Esa mañana emprendió el viaje al extranjero, de donde retornaría 30 años después. Nos reunimos con don Edel durante unas semanas en Santiago de Chile, cuando aún era becario, en 1965. Al año siguiente nos instalamos allí. El cambio fue total, salir de la clandestinidad paterna a la democracia de Chile nos alejó de Guatemala de forma tajante. Sin embargo, había momentos en que Guatemala tocaba el hombro y el alma. Con la muerte de “los 36”, hubo un duelo profundo en casa. Entre los ejecutados estaba Humberto Pineda, cuñado de don Edel y otros no menos queridos como el sindicalista Víctor Manuel Gutiérrez. En realidad para don Edel el alejamiento fue tan solo físico, no así para mi hermana y para mí. Don Edel, premiado por Fernando Enrique Cardoso por haber sido el más destacado de su promoción, se lo llevó del Instituto Latinoamericano de Estudios Sociales (Ilpes), a la Cepal (Consejo Económico para América Latina). Como parte de esa iniciativa, en la casa de Santiago se reunía semanalmente un grupo de sociólogos, en donde el único centroamericano era don Edel. De las llamadas reuniones de los jueves, se conformó el grupo que sería mal llamado después como “los dependentistas”, liderados por Cardoso y Enzo Faletto. Acudían entonces Theotonio Dos Santos, Vania Vanbirra, Anibal Quijano y otros que no recuerdo, que leían y discutían a Prebisch, Marx y Weber. Don Edel maduró su precaria formación marxista, de donde resultó al cabo de un año de trabajo un texto interpretativo con visión estructuralista del desarrollo centroameri-

Cortesía: de sus familiares

Sus posturas heterodoxas generalmente proponían puntos de vista controversiales.

cano. La Editorial Universitaria de Centroamérica (Educa), lo convirtió en best seller en los 70: Interpretación del desarrollo social centroamericano. Era una perspectiva en donde innovadoramente planteaba cómo el concepto de estructura del colonialismo interno enriquecía y completaba el análisis de clase.

Tropicalismos

Pero más allá de su formación académica, con el descubrimiento de Sudamérica incorporó a su gusto de música popular, que se asentaba en tríos como Los Panchos, Tres Ases o Tres Diamantes, o mariachis románticos, el sentimentalismo de los folcloristas norteños argentinos como Los de Salta, Los Charchaleros, Los Fronterizos y, por supuesto, al maestro Ariel Ramírez. En los años de Chile, fue invitado reiteradas veces a Brasil como conferencista a las universidades de Curitiba y Belo Horizonte, recién efectuado el golpe contra Joao Goulart. De esa experiencia conservo hoy los acetatos del “III Festival da Música Popular Brasileira”, donde los “monstruos” Gilberto Gil, Caetano Veloso, Tom Zé, Os Mutantes y demás bahianos fundaron el Tropicalismo, como propuesta musical alternativa. Con la intención de regresar a Centroamérica, Don Edel convino con el rector de la Universidad de El Salvador, Fabio Castillo, dirigir un programa regional de ciencias sociales, una vez hubiera concluido los estudios de doctorado. Estos los emprendió en la universidad de Essex. Estando en Inglaterra en 1970, recuerdo que un reportero de la BBC lo contactó en la universidad a raíz del secuestro en Guatemala de Karl von Spreti; el reportero se horrorizó cuando don Edel le aseguró que lo más probable era que la guerrilla ejecutara al diplomático alemán. Esa entrevista salió en la TV. Después de terminar sus compromisos académicos, de paso por México, en donde residían mis abuelos, don Edel recibió un telegrama en el que el coronel Arturo Armando Molina, entonces presidente de El Salvador, le prohibía ingresar al país. De un día para otro nos quedamos en México. Con el prestigio ya logrado no tuvo problema en ser contratado por la Facultad de Ciencias Sociales de la Unam.

Ahí, organizó el Congreso Latinoamericano de Sociología. Recuerdo mi burla pueril, por la besuqueada que le dio Nicos Poulantzas al despedirse del encuentro.

Sufrimiento y dicha

La Torre de Humanidades donde se alojaba el Centro de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Sociales, se ubicaba al lado del Auditorio Justo Sierra. No existía entonces la sala de conciertos Nezahualcóyotl. Ahí tenían lugar los conciertos de la recién constituida Orquesta Filarmónica de la Unam. De la música seguramente la etapa más formativa fue cuando asistimos a la temporada de conciertos de 1971. Todos los viernes padecíamos una combinación de sufrimiento y dicha. Para escuchar la dirección musical del maestro Eduardo Mata, teníamos que tomar un autobús en la avenida Melchor Ocampo, cerca del barrio de Santa Julia. El “camión”, que iniciaba su recorrido en el aeropuerto de la ciudad, recogía marchantas indígenas en el mercado de la Merced que abastecían Coyoacán de verduras, y luego se perfilaba a la Universidad. La gira duraba alrededor de hora y media, con suerte se podía conseguir un asiento, pero cuando llovía y cerraban las ventanas la travesía de la ciudad resultaba en tormento para acabar en encanto. El año siguiente (1972), el Programa Centroamericano de Ciencias Sociales se estableció en Costa Rica a instancias de Sergio Ramírez, entonces secretario general del Consejo Superior Universitario de Centroamérica (Csuca). Mi casa en San José ya no fue la de la clandestinidad chapina, ni de reuniones académicas, pero sí sirvió de hospedaje a militantes del Partido y del recién fundado Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). En Costa Rica terminamos la adolescencia mi hermana y yo, tomando después cada quien su rumbo. Con Indiana nos juntamos a vivir la experiencia sandinista en Managua, en los 80. En algún momento, durante ese período, don Edel nos comentó con sentimiento que mientras los nicas construían el Estado, él lo estudiaba. A partir de esos años, como Secretario General de Flacso/América Latina y un buen número de publicaciones acumuladas, su vida y obra es más conocida. Economista


14

Ventanas

Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

Huracán de materia Fotos: Archivo

Probar lo que no se ve ha sido siempre un desafío para los astrofísicos. La materia oscura es uno de los fenómenos que más interés ha suscitado en la comunidad científica. Y ahora estamos ante una oportunidad única para poder detectarla, afirman los expertos. BBC*

El torbellino lo forman los vientos creados por la interacción entre la materia oscura de la Vía Láctea y la de una galaxia que existió hace miles de millones de años.

El fluido del universo

Newton, Einstein y Stephen Hawking lograron grandes avances para explicar los misterios del universo, pero hay una tarea que, a pesar de sus esfuerzos, aún está tremendamente atrasada. Hoy solo sabemos de qué está hecho el 5 por ciento del universo, el 95 por ciento restante está compuesto por dos materiales invisibles y desconocidos: la energía oscura y la materia oscura. Lo poco que sabemos de ellas está basado en sus efectos sobre la gravedad. Los científicos no saben realmente qué son estas sustancias, pero sus modelos teóricos dan pistas sobre cómo funcionan. La materia oscura ejerce una gravedad que mantiene a las galaxias unidas; la energía oscura, por el contrario, ejerce una fuerza de repulsión que es la que hace que el universo se expanda.

La materia oscura y la energía oscura hasta ahora se han observado como fenómenos separados, pero un nuevo estudio de la Universidad de Oxford plantea que en realidad ambas son parte de un mismo concepto, igual de extraño y misterioso. El astrofísico Jamie Farnes, autor del estudio, plantea que ambas sustancias conforman un “fluido oscuro” de gravedad negativa. Y ese fluido, según su teoría, sería la sustancia de la que está hecho el 95 por ciento del universo. Imagina un objeto que, al empujarlo, en vez de alejarse de ti, se acerca. Sería como la fuerza de gravedad, pero al revés. Estos objetos, por extraños que parezcan, no son un concepto nuevo, e hipotéticamente son posibles. Se les llama objetos de masa negativa o gravedad negativa, como el “fluido oscuro” que

a materia oscura es una entidad invisible, pero que los científicos creen que conforma un 80 por ciento del universo que nos rodea. Lo difícil es detectarla, porque no emite radiación electromagnética (como la luz). Hasta ahora solo puede afirmarse que está presente por el efecto gravitacional que tiene en otros elementos de materia visible, tales como los astros, las galaxias o el fondo cósmico del universo. Pero un vendaval de materia oscura en el que la Tierra está inmersa dará la oportunidad de hacerlo, gracias a los experimentos que se están desarrollando en todo el mundo. Y, con suerte, conoceremos más de lo que todavía es un misterio.

propone Farnes. De esa manera, el astrofísico propone un modelo que intenta explicar cómo las fuerzas de atracción y repulsión conforman una extraña sustancia que mantiene al universo unido pero en constante expansión. “El resultado es hermoso”, escribe Farnes en un comunicado de Oxford. “La energía oscura y la materia oscura se pueden unificar en una sola sustancia, y ambos efectos pueden explicarse simplemente como materia de masa positiva navegando en un mar de masas negativas”. De esa manera, la galaxia puede girar a altas velocidades, sin salir volando en pedazos. De todos modos, pese a lo elegante e intuitiva que parece la teoría de Farnes, reconoce que “la búsqueda para entender la verdadera naturaleza de este bello, unificado y quizás polarizado universo apenas comienza”. BBC


Viernes

Guatemala, viernes 18 de enero de 2019

oscura Este vendaval fue detectado el año pasado, gracias al telescopio Gaia, y sus datos los ha recabado el investigador postdoctoral Ciran O’Hare, de la Universidad de Zaragoza (España), en un artículo que se publicó recientemente en la revista científica Physical Review. Nuestra galaxia, explica O’Hare, se encuentra ahora en medio de esta corriente estelar llamada S1, formada por los restos de una antigua galaxia que hace miles de millones de años devoró la propia Vía Láctea y que viaja a 500 kilómetros por segundo. Y aunque esto quizás haya ocurrido antes, nunca había podido detectarse. “Es como si estuviéramos nadando en un mar de materia oscura, en el que siempre se genera un cierto viento, pero la velocidad y la trayectoria que tiene esta corriente hace que el movimiento de la materia oscura sea muy rápido, creando lo que hemos llamado un huracán”. O’Hare dice que no se puede predecir cuánto tiempo estaremos sumergidos en este mar, pero probablemente varios miles de años, estima el físico que espera “obtener información valiosa sobre la materia oscura en la próxima década”.

Más allá de lo teórico

La esperanza es, de hecho, que esta enorme masa de materia oscura, equivalente a la de diez mil millones de soles, pueda ayudar a los científicos a probar lo que hasta ahora existe solo en la teoría, gracias a varios experimentos de detección que intentan hacer visibles distintas partículas hasta ahora invisibles. Unas de ellas, y quizás las más importantes, son las partículas WIMP (siglas en inglés de weakly interacting massive particles), uno de los que se cree son elementos fundamentales de la materia oscura, pero que tienen una interacción muy débil y por eso aún no se ha podido probar

15

Los científicos esperan que la velocidad a la que viaja la masa oscura permita la interacción de partículas visibles con las no visibles.

su existencia, más allá de en recreaciones con computadora. Con la presencia del huracán se espera que se produzca un choque con otros átomos, que pueda ser detectado por la tecnología que existe en los laboratorios y observatorios. Si no resultaran ser WIMPS, explica O’Hare, también hay experimentos que intentan probar la presencia de “axiones” en la materia oscura, unas partículas muy ligeras que pueden convertirse en fotones de energía luminosa o electromagnética que puede ser producida, absorbida y transmitida. En definitiva, lo que esperan los científicos de este huracán único en el que nos encontramos es conocer cuál es la partícula fundamental que compone la materia que nos rodea, pero que no podemos ver.

Las manchas oscuras atrapadas en diamantes azules raros contienen valiosos secretos sobre la vida interior de la Tierra. En un estudio pionero en su tipo, publicado en la revista Nature, geólogos de EE. UU., Italia y Sudáfrica analizaron 46 de los diamantes más valiosos del mundo para responder a una pregunta simple: ¿Cuán profundo en la tierra se forman diamantes azules preciosos, y cómo lo hacen? Los investigadores descubrieron que los diamantes azules no solo son algunos de los más raros, sino que también pueden contener secretos sobre el interior de nuestro planeta que la ciencia apenas está comenzando a arañar. Los diamantes azules toman su color de las moléculas de boro atrapadas en los minerales del mar profundo. Usando espectroscopía Raman (un

ritis

roadcasting ompany

Hay otras corrientes en nuestra galaxia, algunas pueden verse, pero lo llamativo de esta es que estamos en medio ella, asegura O’Hare, investigador del huracán de materia oscura.

Un gran secreto

método de dispersión de láser sobre un objetivo para determinar su composición molecular única), el equipo determinó que las inclusiones en sus diamantes azules parecían rocas que podrían formarse solo en el manto inferior de la Tierra, alrededor de 250 millas a 410 millas (410 a 660 kilómetros) debajo de la superficie de la Tierra, aproximadamente cuatro veces más profundo de lo que se pensaba. Por el contrario, escribieron los investigadores, la mayoría de los otros diamantes con calidad de gema emergen de alrededor de 90 millas a 125 millas (150 a 200 km) bajo tierra. “Ahora sabemos que los diamantes más finos de la calidad de las gemas provienen de los lugares más profundos de nuestro planeta”, señaló en el comunicado el coautor del estudio Steven Shirey, investigador de

Carnegie Institution for Science en Washington DC. Estos hallazgos también sugieren que nuestro planeta recicla los minerales de su superficie, mucho más profundamente en el manto de lo que se pensaba anteriormente. Para llegar a las profundidades asombrosas, donde ahora se piensa que se forman los diamantes azules, el boro que los impregna probablemente se esconde en la densa corteza oceánica de la Tierra cuando colisiona con la corteza continental en las zonas de subducción. Debido a que algunas inclusiones en los diamantes azules también estaban rodeadas por bolsas de hidrógeno y metano, es probable que cualquier mineral submarino que transportara boro al manto también llevara pequeñas cantidades de agua del océano. randon Spec tor ive Science


Profile for Diario de Centro América Guatemala

Revista Viernes del Diario de Centro América del 18 de enero de 2019  

Revista Viernes del Diario de Centro América del viernes 18 de enero de 2019.

Revista Viernes del Diario de Centro América del 18 de enero de 2019  

Revista Viernes del Diario de Centro América del viernes 18 de enero de 2019.

Profile for _dca
Advertisement