Page 1

Los claroscuros de

Montserrat CaballĂŠ

Viernes

Archivo

Guatemala, 12 de octubre de 2018 AĂąo 6 No. 253


Portal

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

Editorial “Los números no tienen fin”, empieza diciendo el profesor Marcus du Sautoy a propósito de la idea de muchos infinitos propuesta a principios del siglo pasado por el matemático alemán Georg Cantor. Y es que, si se hacen bien las cuentas, el infinito está contenido en un grano de arena. Esa ínfima totalidad se ha desprendido de otra mayor que a su vez proviene de una roca aún más grande: la madre Tierra. Por su parte, la madre Tierra es un pedruzco separado de otro que también conforma la inacabable playa cósmica que, a su modo, resulta ser un grano de arena a la orilla de océanos inabarcables. Infinito, pues, es aquello que no tiene fin y puede aplicarse a lo inexistente. Como el horizonte, esa línea imaginaria que se aleja a medida que nos acercamos. Vale igualmente para el tiempo, siempre fluyendo, siempre alejándose a medida que uno lo vive. Por eso son infinitos los días, las horas, los segundos, siempre fugaces, relojes impalpables que se diluyen en el conteo circular del presente. O los sueños, que son infinitos hasta que despertamos y adquieren la consistencia escurridiza de la luz, y son ceguera y revelación al mismo tiempo. Infinito es el dolor humano. Infinita la bondad que lo mitiga. Infinitos somos, sin fin, inacabables. Aunque nos alejemos. Aunque no existamos.

Director General: Pavel Arellano Arellano

Diseño Gráfico: Héctor Estrada Digitalización: Boris Molina

Dulce S

sta es una novela ácida de un prolífico autor centroamericano que lo mismo cultiva el ensayo y la poesía, que el teatro y la narrativa. Bajo el formato de un monólogo teatral, una sesión de análisis psiquiátrico o mensajería en una sola dirección, el narrador nos enfrenta al complejo mundo de una mujer con síndrome de Asperger. San José, Costa Rica, es el escenario donde esta joven se debate entre su universo interior y un entorno agresivo e incomprensible. Una escenografía y puesta en escena violentas e inseguras para sensibilidades autistas, que entienden y encajan la vida social y sus instituyentes, literalmente, sin eufemismos.

c ci ó

n Gen

er a

Gal

El 6 de octubre de 1459, nació en Nuremberg,

l

ire

Martin Behaim, conocido también como Martín de

Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo Edición: Otoniel Martínez

Adriano Co

Globo terráqueo

DIRECTORIO D

2

Bohemia, un comerciante, astrónomo, naveganGua

t e m ala

te y geógrafo alemán que prestó servicios a Portugal, donde radicó prácticamente la mitad de su vida. También fue célebre por haber construido el globo terráqueo más antiguo que se conserva.


orrales Arias

Semblanza

San José

lería

Viernes

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

Hipócrates de Cos

Archivo

Considerado el padre de la medicina, se cree que nació en el 460 a. C. en la isla de Cos, Grecia. Hijo de Heráclides, de la familia de Asclepíades, recibió probablemente sólida instrucción con Gorgias de Leoncio y se sabe que fue amigo del filósofo Demócrito. Considerado el médico más ilustre de la antigüedad, su capacidad para la observación clínica influyó decisivamente en erradicar viejas supersticiones. Viajó por Tesalia, Tracia, Macedonia y ciudades de Asia. En Atenas ejerció y enseñó Medicina y su actuación durante una peste le valió el homenaje público. Su fama llegó a Persia, de donde el rey Artajerjes le invitó a ir para combatir una epidemia, ofreciéndole cuantiosas riquezas; pero Hipócrates se negó a colaborar con los enemigos de su pueblo. De las casi 70 obras que forman parte del Corpus hippocraticum, es posible que solo escribiera alrededor de 6. Entre las obras más destacadas figura el Tratado de los aires, las aguas y los lugares, en el cual se dice que el clima, el agua o su ubicación en un lugar en el que los vientos sean favorables, son elementos que pueden ayudar al médico a evaluar la salud general de sus habitantes. Murió en Larisa de Tesalia, Grecia, y según la tradición, sobre su tumba las abejas construyeron una columna con miel y cera curativas. JURAMENTO DE HIPÓCRATES “Por Apolo médico y Esculapio, juro: por Higias, Panacace y todos los dioses y diosas a quienes pongo por testigos de la observancia de este voto, que me obligo a cumplir lo que ofrezco con todas mis fuerzas y voluntad. Tributaré a mi maestro de Medicina igual respeto que a los autores de mis días, partiendo con ellos mi fortuna y socorriéndoles en caso necesario; trataré a sus hijos como mis hermanos, y si quisieran aprender la ciencia, se las enseñaré desinteresadamente y sin otro género de recompensa. Instruiré con preceptos, lecciones habladas y demás métodos de enseñanza a mis hijos, a los de mis maestros y a los discípulos que me sigan bajo el convenio y juramento que determinan la la ley médica y a nadie más. Fijaré el régimen de los enfermos del modo que les sea más conveniente, según mis facultades y mi conocimiento, evitando todo mal e injusticia. No me avendré a pretensiones que afecten a la administración de venenos, ni persuadiré a persona alguna con sugestiones de esa especie; me abstendré igualmente de suministrar a mujeres embarazadas pesarios o abortivos. Mi vida la pasaré y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. No practicaré la talla, dejando esa operación y otras a los especialistas que se dedican a practicarla ordinariamente. Cuando entre en una casa no llevaré otro propósito que el bien y la salud de los enfermos, cuidando mucho de no cometer intencionalmente faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitando principalmente la seducción de las mujeres jóvenes, libres o esclavas. Guardaré reseva acerca de lo que oiga o vea en la sociedad y no será preciso que se divulgue, sea o no del dominio de mi profesión, considerando el ser discreto como un deber en semejantes casos. Si observo con fidelidad mi juramento, seame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión, honrado siempre entre los hombres; si lo quebranto y soy perjuro, caiga sobre mí, la suerte adversa”.

3


Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018 Fotos: Archivo

Georg Cant

y los mu En un chiste de matemáticos, un profesor le pregunta a la clase cuál es el número más grande. “Un trillón de billones”, responde Jorge. “Y si es un trillón de billones y uno?”, replica el profesor. “Bueno, estaba cerca”, dice Jorge. Marcus du Sautoy*

Leopold Kronecker había sido su profesor, pero se convirtió en su tormento.

No había un único infinito sino muchos, supo Cantor. Y luego se preguntó si todos los infinitos eran iguales.

os números no tienen fin. Dame un número y te daré uno más grande. Durante miles de años, los matemáticos pensaron que el infinito estaba más allá de su comprensión. Pero a comienzos del siglo XX, el matemático alemán Georg Cantor abordó el problema del infinito y nos mostró cómo seguir contando cuando los números se agotan. Es uno de los momentos más emocionantes en la historia de las matemáticas. Se parece al momento en que contamos por primera vez. Pero en lugar de 1, 2, 3, contamos infinitos. Cantor reveló que el infinito en sí mismo es un número. De hecho, infinitamente muchos números. Una revelación que desafió profundamente el stablishment matemático. “El verdadero logro de Cantor fue mostrar que hay infinitos más grandes que otros, algo sencillamente asombroso”, señala Roger Penrose, profesor emérito de Matemáticas de la Universidad de Oxford. “Entonces no se trata solo de lo finito y lo infinito. Hay infinidades grandes, otras enormes, otras estupendamente enormes...”.

El miedo al infinito

Por un tiempo, la ciencia y las matemáticas mantuvieron una relación muy íntima. Pero, a mediados del siglo XIX, comenzaron a separarse. El movimiento neohumanista de Wilhelm von Humboldt, que valoraba la educación por sí misma, en lugar de centrarse en objetivos utilitarios, alentó a los matemáticos en Alemania a pensar de forma más creativa, más imaginativa y de una manera más abstracta. Y en ninguna parte esto se puso en práctica más que en Gotinga. Fue allá donde Carl Gauss comenzó a remodelar las matemáticas, desarrollando nuevas teorías de los números, y donde Bernhard Riemann empujó a la gente al hiperespacio, explorando mundos que nunca podrían verse. Y fue ahí donde el siguiente gigante de las matemáticas alemanas, Georg Cantor, aspiraba hacer su investigación. A Georg Cantor le gustaba hacer preguntas difíciles. En su tesis doctoral, escribió: “En


Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

tor

uchos infinitos

Gotinga era la meca de las matemáticas en ese tiempo, pero Cantor estaba en Halle.

matemáticas, el arte de hacer preguntas es más valioso que resolver problemas”. Y para él, “la esencia de las matemáticas descansa por completo en la libertad”. Fue esa libertad la que provocó que Cantor se dirigiera en una dirección que potencialmente no tenía fin. Le atrajo la idea de tratar de capturar el infinito, algo que la mayoría de los matemáticos de la época creían imposible. Pero, en opinión de Cantor, “el miedo al infinito es una forma de miopía que destruye la posibilidad de ver el infinito real, a pesar de que en su forma más elevada nos ha creado y sostenido”. Él iba a llevar las matemáticas a mundos cada vez más abstractos, que incluso los matemáticos de Gotinga encontraron desagradables. ¿Un infinito? Hasta entonces, todos los infinitos habían sido agrupados bajo un encabezado. Pero Cantor quería saber si algunos infinitos eran más grandes que otros. Fue la pregunta con la que batalló toda su vida. Cuando finalmente resolvió lo aparentemente imposible, estaba absolutamente convencido de su validez.

“Mi teoría se mantiene tan firme como una roca; cada flecha dirigida contra ella regresará rápidamente a su arquero”, afirmó. Kronecker insistió implacable “No sé qué predomina en la teoría de Cantor, si la filosofía o la teología, pero estoy seguro de que lo que no hay ahí es matemáticas”. En cierto sentido, Kronecker tenía razón, las ideas de Cantor rozaban la filosofía y llegarían a cuestionar los fundamentos mismos de las matemáticas. Cantor se defendió, escribiéndole directamente al ministro de Educación sobre el comportamiento de Kronecker. “Yo sabía exactamente el efecto inmediato que esto tendría: que Kronecker se irritaría como si lo hubiera picado un escorpión, y con sus tropas de reserva provocaría tal aullido que Berlín pensaría que había sido transportado a los arenosos desiertos de África, con sus leones, tigres y hienas. ¡Parece que realmente logré ese objetivo!”, escribió Cantor. Pero sus comentarios no le ganaron simpatías en la comunidad matemática y comenzó a tener dificultades hasta para publicar sus ideas.

Firme como una roca

Un golpe de gracia

El infinito podía ser domesticado y comprendido. Para quienes tienen los conocimientos suficientes para poderlos apreciar, los teoremas de Cantor son hermosos. No obstante, en su época, hasta el eminente matemático Leopold Kronecker, quien lo había entrenado en la Universidad de Berlín y debería haber sido su más importante defensor, los consideró como un carbunclo matemático. Aún así, Cantor no dio cabida a las dudas.

Poco después, recibió otro golpe, esta vez del influyente matemático sueco Gösta MittagLeffler, quien además era editor de la importante revista matemática Acta Mathematica. “Estoy convencido de que la publicación de su nuevo trabajo perjudicará enormemente su reputación entre los matemáticos. Sé muy bien que, básicamente, a usted eso le da lo mismo. Pero si su teoría es desacreditada, pasará mucho tiempo antes de que vuelva a conseguir la

atención del mundo matemático”, le advirtió. A Cantor le afectó profundamente el rechazo de un matemático al que respetaba mucho: “De repente recibí una carta de MittagLeffler en la que escribió (para mi gran asombro) que, después de una seria consideración, consideró esta publicación como aproximadamente 100 años antes de tiempo. De ser así, tendría que esperar hasta el año 1984, y eso me parece demasiado pedir”, se lamentó.

Una lástima

La oposición de Mittag-Leffler y Kronecker aseguró que Cantor nunca llegara a Gotinga: pasó el resto de sus días en los remansos de Halle, donde comenzó a sentirse cada vez más aislado. “La visión [del infinito] que considero la única correcta es compartida por pocos. Aunque posiblemente yo sea el primero en la historia en tomar esta posición tan explícitamente, ¡estoy seguro de que no seré el último!”. Sufría episodios de depresión maníaca y la controversia sobre sus matemáticas solo empeoró las cosas. Y a su batalla con el stablishment se le sumó la muerte de su madre, hermano e hijo menor. Eventualmente, Cantor fue admitido en el hospital psiquiátrico en Halle, donde pasó gran parte de las últimas décadas de su vida.

Cómo contar el infinito

Cantor, a quien le gustaban las preguntas, pensaba en los números como la respuesta a

Una pregunta que no tenía una respuesta.


Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

ellos algunas de las mejores mentes matemáticas del siglo XIX.

El infinito encontró el límite

Cantor nos mostró cómo seguir contando cuando llegamos al final de nuestros números. Mostró que puede haber infinitos conjuntos de diferentes tamaños. Y siguió encontrando más resultados extraños, como que no existe un conjunto que sea el más grande: dado un conjunto infinito, siempre se puede hacer uno más grande. Pero la pregunta que realmente irritó a Cantor se refería a la naturaleza del conjunto infinito de números decimales. Sí, es más grande que el conjunto de números enteros, pero ¿podría haber un conjunto intermedio? Un día, probaba que sí, al día siguiente, demostraba lo contrario. ¿La razón? Ambas respuestas son correctas, como se demostró algunas décadas después, una revelación por la que varias áreas de las matemáticas entraron en crisis. Las ideas de Cantor sobre los infinitos llevaron al descubrimiento de que las matemáticas mismas tienen limitaciones. El gran lógico austríaco Kurt Godel, inspirado por el problema de Cantor, demostró en la década de 1930 que hay afirmaciones sobre números que son ciertas, pero que no se pueden probar. Roger Penrose, famoso por su comprensión de las matemáticas de los agujeros negros, recientemente ha centrado su atención en el cerebro humano y cree que las matemáticas de Cantor fueron el catalizador de nuevas ideas sobre lo que hace que nuestros cerebros sean especiales (y crucialmente diferentes de las computadoras). “El argumento que Cantor usó, para mostrar que algunos infinitos son más grandes que otros infinitos, muestra que el conocimiento humano no es computable”, destaca Penrose. “Es extraño, pero lo que hacemos los humanos es algo que involucra consciencia, pues el conocimiento mismo implica nuestra percepción consciente”, explica. “No tiene mucho sentido decir que entiendes algo, si no estás siquiera consciente de ello”, dijo.

Tocar el infinito. Un golpe de gracia.

El paraíso

Por brillantes que fueran, los infinitos de Cantor iban a tener que esperar... demasiado tiempo para él..

la pregunta: ¿cuántos? Su gran idea surgió de imaginar que solo teníamos 4 números: 1,2,3 y muchos. Imagínese que está en un mercado. Usted tiene muchas monedas, el tendero tiene muchas naranjas. Cantor se dio cuenta de que, incluso, si no podemos contar (porque el único número que tenemos más allá de 3 es “mucho”), aún podemos saber quién tiene más naranjas o monedas. Lo que haríamos es emparejar la primera naranja con su primera moneda, la siguiente naranja con su segunda moneda, y así sucesivamente, hasta que... usted se queda sin monedas (el tendero tenía más naranjas). Él se queda sin naranjas (usted tenía más monedas)o ambos se quedan sin naranjas y monedas (tenían la misma cantidad). Cantor

aplicó la misma idea al concepto de infinito. Descubrió, por ejemplo, que la infinidad de números enteros (1, 2, 3...) tiene el mismo tamaño que el infinito que consiste en números pares (2, 4, 6...). Pero la sorpresa llegó cuando intentó emparejar números enteros con números decimales. Esta vez encontró que siempre hay más números decimales que números enteros. O dicho de manera más formal: la infinidad de todas las expansiones decimales infinitas de números, es un tipo de infinito genuinamente más grande que la infinidad de números enteros. Y no se detuvo. Hay más de un infinito. De hecho, hay infinitos infinitos. Si todo esto lo desconcierta un poco, ahora entiende lo que le pasó a los contemporáneos de Cantor, entre

En los albores del siglo XX, los matemáticos comenzaron a reconocer el valor las asombrosas creaciones de Cantor. David Hilbert, que estaba emergiendo como el principal matemático de su generación en el mundo, declaró que la obra de Cantor era “el producto más asombroso del pensamiento matemático, una de las realizaciones más bellas de la actividad humana en el dominio de lo puramente inteligible”. “Nadie nos expulsará del paraíso que Cantor ha creado para nosotros”, destacó Hilbert. Como dijo Mittag-Leffler, Cantor estaba adelantado 100 años a su tiempo. Para mediados del siglo XX, lejos de ser criticado, el genio rechazado fue acogido por las matemáticas convencionales. Y es que las ideas de Cantor son unas de las extraordinarias de la historia. Le han permitido a los matemáticos tocar el infinito, jugar con él y finalmente reconocer que el infinito es un número. No sólo un número sino infinitamente muchos números. *BBC


Gavetas

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

7

Hemeroteca del Diario de Centro América

José Batres Montúfar

DCA, 9 de julio de 1935.- Cúmplese en este día el 91 aniversario de la muerte del gran poeta, ingenio sutilísimo, dominador de la rima y el metro, además de político, ingeniero y militar. Nació en la ciudad de San Salvador, el 8 de marzo de 1809, hijo de José Mariano Batres y Asturias y de Mercedes Montúfar y Coronado. Su literatura destaca por la facilidad en el manejo del idioma y por su fuerza creadora. Podemos dividir su creación en una parte lírica, que describe los más delicados afectos del poeta, como en los versos de Yo pienso en tí, universalmente conocidos, y las descripciones de sus trabajos en el Canal de Nicaragua, en donde indudablemente contrajo las dolencias que poco después

lo llevaron tempranamente a la tumba, contando apenas con 35 años. La otra vertiente es la literatura pintoresca y humorística del poeta, que narra historias de la época colonial, con episodios salerosos, llenos de caprichosos giros de lenguaje y de sátiras deliciosamente delicadas y finas. Las falsas apariencias, El Relox y Don Pedro, son preciosas tradiciones de Guatemala escritas en verso con una facilidad sobresaliente que nos demuestra en el tiempo que en Centroamérica no ha habido, después de Batres Montúfar, otro temperamento artístico de mayor fuerza creadora dentro del género de literatura que él cultivó.


8

Reporte en V

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018 Fotos: Archivo

Sci-Hub ofrece artículos a los lectores sin requerir una suscripción. A diario se su ben nuevos artículos, mediante un servidor proxy del dominio .edu.

La estafa de las revistas científicas

Los contribuyentes desembolsan dos veces: primero para financiar la investigación y luego para leer el trabajo que han patrocinado. Tal vez haya justificaciones legales, pero éticas no hay ninguna. George Monbiot*

unca subestimen el poder de una persona decidida. Primero fue Edward Snowden, con el sistema de seguridad estatal; luego la periodista británica Carole Cadwalladr, con sus investigaciones sobre el Big Data y Facebook; y ahora Alexandra Elbakyan, la joven científica kazaja que ha puesto patas arriba a una industria devenida en multimillonaria gracias a las barreras de pago para el conocimiento. Sci-Hub, el rastreador web que Elbakyan fundó en 2011 para publicar artículos de acceso restringido, ha hecho más que ningún gobierno

para enfrentar una de las mayores estafas de la era moderna: la que convierte en beneficios privados las investigaciones públicas que nos pertenecen a todos. Todas las personas deberían tener la libertad de aprender, y el conocimiento debería ser difundido de la forma más amplia posible. A nadie se le ocurriría decir que está en desacuerdo con estas afirmaciones. Sin embargo, los Gobiernos y las universidades han permitido que las grandes editoriales académicas nieguen esos derechos. Tal vez la edición académica parezca un asunto oscuro y antiguo, pero su modelo de negocio está entre los más despiadados y rentables de todos.

Financiación perpetua

El famoso timador Robert Maxwell fue uno de sus pioneros. Cuando vio que los científicos necesitaban estar informados sobre todos los desarrollos significativos que se dieran en su campo, entendió que las revistas que publicaban los artículos académicos con esos avances podían volverse monopólicas, cobrando tarifas exorbitantes por la transmisión del conocimiento. A su hallazgo lo llamó la “máquina de financiación perpetua”.

Maxwell también se dio cuenta de que podía apropiarse del trabajo y los recursos de otras personas a cambio de nada. Los Gobiernos financiaban la investigación que Pergamon, su compañía, publicaba; y los científicos escribían, revisaban y editaban las revistas sin cobrar. Su modelo de negocio se basaba en poner una barrera a los recursos públicos y de todos. O para usar el término técnico, un robo a plena luz del día. Cuando sus otros emprendimientos empezaron a tener problemas, Maxwell vendió Pergamon al gigante editorial holandés Elsevier. Como todos sus grandes rivales, Elsevier ha mantenido hasta la fecha el modelo de negocio, con beneficios que siguen siendo espectaculares. Cinco empresas publican la mitad de toda la investigación que se hace en el mundo: Reed Elsevier, Springer, Taylor & Francis, WileyBlackwell y la American Chemical Society. Para tener acceso a sus paquetes de revistas, las bibliotecas desembolsan fortunas. A los que no pertenecen al sistema universitario se les exige un pago de 20, 30 y a veces hasta 50 dólares por la lectura de un solo artículo. Aunque las revistas de acceso abierto


Viernes

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

Las investigaciones financiadas con fondos públicos deben ser devueltas a donde pertenecen: al dominio público, sin barreras de cobro adicional.

Más de la mitad de los hallazgos científicos en el mundo es publicada en revistas de acceso restringido.

Los Gobiernos y las universidades han permitido que las grandes editoriales académicas privadas nieguen al público derechos de aprendizaje.

han crecido mucho, los investigadores siguen necesitando los artículos de pago de las revistas comerciales. A muchos no les queda otra alternativa que publicar sus investigaciones con estas empresas porque las personas que financian, recompensan o promueven su trabajo los evalúan por el alcance de las revistas en las que se leen sus papers. Toda una estafa sobre la que ningún ministro de Ciencia ha dicho una sola palabra.

Barreras de pago

Este año me diagnosticaron cáncer y tuve que elegir entre varios tratamientos alternativos. Antes de tomar una decisión quise documentarme. Es decir, leer artículos científicos. De no ser por el material que encontré en SciHub, habría tenido que gastar miles de libras. Pero igual que la mayoría de la gente, no tengo ese dinero, así que me habría dado por vencido antes de adquirir la información necesaria. Solo puedo especular con lo que habría ocurrido de no tener acceso a esos papers que influyeron en mi decisión, pero es posible que Elbakyan, a la que no conozco, me haya salvado la vida. Como muchos científicos de países con programas de investigación poco dotados,

Elbakyan se dio cuenta de que no podría terminar su investigación en neurociencia sin artículos pirateados. Indignada por la barrera en los conocimientos que levantaban las revistas, utilizó sus habilidades informáticas para compartir los papers con la comunidad. Sci-Hub permite el acceso libre a 70 millones de papers que, de otra manera, estarían bloqueados detrás de las barreras de pago. En 2015, Elsevier la demandó por 15 millones de dólares por los daños y perjuicios causados con la infracción de los derechos de autor. En 2017, y por una demanda de la American Chemical Society, le impusieron una multa de 4.8 millones de dólares.

Devolviendo al público

Los dos fueron casos civiles, relativos a asuntos civiles. Los tribunales estadounidenses consideran que las acciones de Elbakyan constituyen una violación a los derechos de autor y un robo de información, pero para mí su trabajo es una forma de devolver al dominio público cosas que nos pertenecen y por las que hemos pagado. En la gran mayoría de los casos, las investigaciones denunciadas como pirateadas han sido pagadas por los contribuyentes. La mayor parte del trabajo de redacción, revisión y edi-

ción se desarrolla en universidades y con fondos estatales. Pero este bien público es capturado, empaquetado y vendido de nuevo a los contribuyentes por unas tarifas desproporcionadas. Las bibliotecas públicas son las que más pagan por ellos. Los contribuyentes desembolsan dos veces: primero para financiar la investigación y luego para leer el trabajo que han patrocinado. Tal vez haya justificaciones legales para esta práctica. Justificaciones éticas no hay ninguna. Alexandra Elbakyan vive ocultándose. Lejos de la jurisdicción de los tribunales estadounidenses, va cambiando de dominio a Sci-Hub a medida que hacen caer la página. No es la única persona que ha desafiado a las grandes editoriales. La Biblioteca Pública de Ciencia (Public Library of Science) fue fundada por investigadores que se oponían a la forma en que la industria impide el acceso público al conocimiento. También protestaban por la lentitud, la torpeza y la antigüedad de un proceso de publicación que frena la investigación científica. Han demostrado que no hace falta pagar para tener revistas excelentes, con defensores como Stevan Harnad, Björn Brembs, Peter Suber y Michael Eisen cambiando la percepción del público sobre el tema.

Democratizar el conocimiento

Aaron Swartz, el brillante innovador de Internet, intentó compartir en el dominio público 5 millones de artículos científicos. Se quitó la vida cuando se vio ante la posibilidad de pasar décadas encerrado en una prisión federal estadounidense por aquel acto desinteresado. Las bibliotecas ahora se sienten capaces de enfrentarse a las grandes editoriales. Pueden negarse a renovar los contratos porque saben que sus usuarios tienen alternativas para evitar la barrera de pago. Ahora que el sistema comienza a chirriar, los organismos de financiación estatal encuentran por fin el valor de hacer lo que deberían haber hecho hace décadas: exigir la democratización del conocimiento. Un consorcio europeo de estos organismos (entre ellos, las principales agencias de investigación del Reino Unido, Francia, los Países Bajos e Italia) publicó la semana pasada su Plan S. A partir de 2020, insisten, la investigación que ya haya sido pagada con impuestos dejará de estar bloqueada. Todos los investigadores que se financien con estos organismos deberán publicar su trabajo exclusivamente en revistas de acceso libre. Las editoriales están enfurecidas. Springer Nature ha argumentado que el plan “podría socavar todo el sistema de publicación de investigaciones”. Sí, esa es la idea. Los editores de la serie Science sostienen que “interrumpiría las comunicaciones académicas, perjudicaría a los investigadores y tendría un efecto negativo sobre la libertad académica”. “Si crees que la información no debería costar nada, usa Wikipedia”, dice Elsevier recordándonos, sin darse cuenta, lo que ocurrió con las enciclopedias comerciales. El Plan S no es perfecto, pero debería ser el principio del fin del escandaloso legado de Maxwell. Mientras tanto, y como una cuestión de principios, no pagué ni un céntimo por leer un artículo académico. La elección ética es leer el material que publica Sci-Hub.

*Surysur

9


10

Contando el tiempo

Las amazonas de Dahomey

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

Las actuales asistentes de la reina Hangbe son descendientes de las amazonas, la unidad de guerreras de élite.

Hoy, el papel de la reina Hangbe y sus amazonas es, sobre todo, ceremonial.

Los actores Chadwick Boseman y Michael B. Jordan recibieron grandes elogios por sus papeles en la película de Marvel de 2018 Black Panther. Pero, las verdaderas estrellas fueron las mujeres de la Dora Milaje, la unidad de fuerzas especiales del ficticio Reino de Wakanda. Temibles pero con principios, estas guardaespaldas se convirtieron en la brújula moral de la película.

Las amazonas, un grupo de mujeres guerreras del R

Fleur Macdonald* e emocionó descubrir que la inspiración para crear a estas poderosas mujeres está basada en hechos reales y que sus descendientes aún mantienen vivas sus tradiciones. “Ella es nuestro rey. Ella es nuestro Dios. Moriríamos por ella”, me dijo Rubinelle, eligiendo cuidadosamente sus palabras. Esta secretaria de 24 años hablaba de su abuela, quien estaba sentada en una cama en una de las habitaciones de una casa en Abomey, la antigua capital del Reino de Dahomey y ahora una próspera ciudad en el sur de Benín. La cabeza de la anciana lucía adornada con una corona. Me habían concedido una audiencia con la representante de la realeza de Dahomey, descendiente de la reina Hangbe, y que según la leyenda local fue la fundadora de las amazonas, el grupo de élite de mujeres guerreras. Como encarnación viviente de aquella reina, la anciana heredó su nombre y su autoridad. Cuatro amazonas la estaban atendiendo, sentadas sobre una alfombra en el suelo. Después de indicarme que debía postrarme ante la reina y tomar un ceremonial sorbo de agua, Rubinelle y su abuela me contaron la historia de sus antepasados.

Ejemplos de valentía

Las amazonas eran soldados de primera línea en el ejército del Reino de Dahomey, un imperio de África occidental que existió desde 1625 hasta 1894. Sus restos se encuentran en la actual Benín, que ocupa una franja de la costa entre Nigeria y Togo.


Viernes

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

11

Fotos: Archivo

La historia del Reino de Dahomey se conserva en los Palacios Reales de Abomey, en la actual Beni.

ceremonial, presidiendo los rituales religiosos que tienen lugar en el templo cerca de su casa. Cuando pedí tomar fotografías de la reina Hangbe, otra amazona llamada Pierrette apareció para desplegar una sombrilla sobre su líder en aquella habitación oscura. Pierrette, modista de profesión, diseña un nuevo paraguas para su reina cada año. Cargadas de simbolismo, estas sombrillas decoradas al detalle mostraron en su día el estatus de la corte de Dahomey. El paraguas de la reina Hangbe actual es relativamente simple, aunque en los siglos XVIII y XIX a menudo estaban adornados con los huesos de los enemigos vencidos.

Reino de Dahomey, fueron conocidas por su fuerza y su valentía.

La inspiración para crear la Dora Milaje, la unidad de fuerzas especiales compuesta únicamente por mujeres, de la película Black Panther, está basada en hechos históricos.

Ya sea conquistando tribus vecinas o resistiendo ante las fuerzas europeas, las amazonas eran conocidas por su valentía. En una de las últimas batallas contra los franceses, en 1892, antes de que el reino se convirtiera en colonia francesa, se dice que solo 17 de las 434 amazonas volvieron con vida. Según la leyenda, Hangbe asumió el trono a principios del siglo XVIII, después de la repentina muerte de su hermano mellizo, Akaba. Después de un corto reinado, fue destituida a la fuerza por su hermano menor, hambriento de poder, Agaja. La actual reina Hangbe me dijo que Agaja borró todas las huellas del reinado de su antecesora, ya que creía que solo los hombres deberían ocupar el trono.

Algunos historiadores se preguntan si la legendaria reina Hangbe existió realmente, o no. Sin embargo, su legado vivió a través de sus poderosas mujeres soldado. Las historias orales y escritas difieren sobre los orígenes de este cuerpo exclusivamente femenino. La teoría más ampliamente aceptada es que sirvieron como guardaespaldas reales para Hangbe y la monarquía que vino después. Los europeos que visitaron el reino en el siglo XIX las llamaron amazonas por los despiadados guerreros de la mitología griega. Hoy, los historiadores se refieren a ellas como mino, que se puede traducir como nuestras madres, en fon, un idioma local. En la actualidad, el papel de la reina Hangbe y sus amazonas es sobre todo

Modelos a seguir

Siempre ha habido fascinación por las amazonas, pero ahora está en aumento. La película Black Panther es sin duda responsable, pero el profesor Arthur Vido, de la Universidad de Abomey-Calavi, tiene otra teoría. “A medida que el estado de la mujer está cambiando en África, la gente quiere saber más sobre su papel en el pasado”. Gran parte de este interés se centra en la personalidad implacable de las amazonas, aunque Leonard Wantchekon, que nació en Benín y ahora es profesor de Política en la universidad estadounidense de Princeton, rechaza la glorificación de sus hazañas en las batallas. “Eso es simplemente lo que hacían todos los soldados”, dijo. La aldea donde él creció, al oeste de Abomey, solía ser el campo de entrenamiento de las amazonas. Durante muchos años, su tía atendió a una anciana amazona que se había mudado al pueblo después de retirarse del ejército. Los vecinos todavía recuerdan a aquella exsoldado como “fuerte, independiente y poderosa”. Ella desafió las jerarquías de las aldeas, y “podría hacerlo sin ninguna represalia del jefe local porque era una amazona”. Su ejemplo, cree Wantchekon, inspiró a otras mujeres, incluida su madre, a ser ambiciosas e independientes. Para Wantchekon, no es su fuerza o destreza militar lo que hizo que las amazonas fueran extraordinarias, sino su rol como modelos a seguir. Marvel Studios pudo ver el atractivo: ya trabaja en un spin-off centrado en la Dora Milaje. Cuando me despedí de la reina Hangbe, Rubinelle se levantó para estrecharme la mano y me miró fijamente a los ojos. Al irme, vi estatuas de amazonas recién construidas a lo largo del camino. Eran altas y de hombros anchos. Se parecían mucho a Rubinelle. *BBC


12

Tragaluz

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018 Fotos Archivo

La soprano (en una imagen de 2012 , en Marbella), era capaz de transformar atmósferas y embrujar completamente a su auditorio.

Los claroscuros de Montserrat Caballé La soprano, quien murió a los 85 años, protagonizó una aparatosa entrevista en 1981 con la periodista Rosa Montero. Un ejercicio de divismo de la cantante, un monstruo de la voz, conocida en lugares en donde nadie va a la ópera.

Carlos Prieto*

orría el año 1981, la catalana Montserrat Caballé —quien murió el primer sábado del mes a los 85 años— estaba en la cima de su carrera, y Rosa Montero era una de las periodistas más conocidas del diario español El País. ¿La misión? Entrevistar a la soprano para el dominical. Pero lo que podía haber sido un trabajo de guante blanco, el enésimo perfil lisonjero de una soprano que había hecho historia, se convirtió en algo más claustrofóbico y pesadillesco… El choque Caballé/Montero se puede consultar en Entrevistas, libro recopilatorio publicado en 1996, donde la periodista explicó así lo sucedido: “El encuentro real fue aún más disparatado e impertinente que lo que reflejé en mi texto; que fue, en fin, un malentendido monumental, quizá el más grande de mi carrera. Me gusta la ópera, me maravillan las dotes de Montserrat Caballé y me había conmovido su historia personal cuando preparaba la entrevista, de modo que acudí a su casa en la mejor de las disposiciones. Pero creo que la encontré en

un pésimo momento. Todo el mundo dice que esta gran cantante es también una gran persona. Aquella tarde me pareció agresiva y arbitraria”. No se puede decir que Caballé se fuera irritando según avanzaba la entrevista, o que la diva estallara tras una pregunta inoportuna o de mal gusto, porque aquello empezó a ir mal desde antes de que la periodista abriera la boca… “Nos abre la puerta una jovencita de aire asustadizo. ¿Tienen cita?, pregunta turulata… Y entonces entra ella, el ama de casa, la diva, la soprano magnífica, la Caballé de exuberante anatomía, meneando su frondosidad carnal dentro de un traje informe estampado en ramajes. La ceja altiva, el paso agobiado, el morro enfurruñado, la mano gordezuela azotando el aire con irritado gesto: Buenos días”, arranca Montero su texto. Buenos días, por decir algo. “Da una media vuelta desdeñosa y nos deja para irse dentro de la sala, con un muchacho extranjero que, al parecer, es músico. Montserrat habla con él en un inglés fluido y fácil: Es que me vienen a hacer una entrevista, le cuenta, quejosa, en tono hastiado, y se vuelve hacia nosotros pasando al castellano: ¿Qué duración va a tener la entrevista?. Me temo que va a ser larga,


Viernes

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

contesto. ¿Qué duración?, silabea de nuevo, furibunda, con altivez glacial.Por lo menos una hora. ¿Una hooora?, dice ella con escandalizada exageración. ¡Yo no puedo, uuuna hora!. Bajo la nariz tiene una verruga oronda, esférica, y se le riza el labio de indignación y despecho. Se vuelve hacia el músico y despotrica un ratito en perfecto inglés. Quieren uuuuna hora, qué locura; yo no he hecho nunca entrevistas de una hora. Y el muchacho contesta sumiso: Yes, yes, yes. De nuevo hacia nosotros. ¿Cuántas páginas del periódico va a ocupar?, y no pregunta, sino que en realidad ordena. Pues..., reflexiono en voz alta, tiene que ocupar como doce folios... ¡Que cuántas páginas del periódico va a ocupar!, brama ella en agudos sostenidos. Cuatro. Del suplemento. La imagen de tal despliegue de papel parece calmar un tanto sus ansias asesinas.Frunce la boca con mohín pueril, refunfuña tibiamente ante el inglés: Si yo lo llego a saber antes; yo no he hecho nunca, nuuunca, una entrevista de una hora. La más larga que he dado ha sido de veinte minutos. Una hora, ¿dónde se ha visto? ¡Ni tan siquiera estuve tanto tiempo con los del Reader’s Digest!, clama con delectación, proyectando un hociquillo al aire, como resaltando lo inconmensurable del disparate, la pretensión exorbitada, su paciencia”. La diva procedió entonces a hacer quiebres de voz al piano durante un rato, mientras la periodista esperaba su turno con cara de circunstancias. “Al cabo termina su trabajo, despide en la puerta al chico (el pianista) con ese aire de generosa resignación de quien va a enfrentarse con unos tontos, se vuelve hacia nosotros y nos franquea el paso hacia el salón, señalándonos el sofá con un gesto de su ceja depilada y levantisca”, escribió Montero.

Negar la propia grandeza

Una de las principales características del divismo —directores de cine, pinchadiscos, artistas de éxito en general— es la falsa modestia: negar repetidamente tu grandeza (con el objeto de que el periodista redoble el masaje), asegurar que a uno no le importa lo que opinen los demás (cuando quizás esté obsesionado con la fama y el reconocimiento), decir en alto “no, no soy lo más grande” cuando lo que está pensando es “sí, sí, soy lo más grande y los demás no me llegan a la suela de los zapatos”. O el antidivismo como máximo divismo. En ese sentido, la entrevista es un festival: —¿Usted se considera bien tratada por la opinión pública? —Yo estoy fuera de todo eso. —Nunca se puede estar fuera de todo eso. —Yo sí —glacial. —Pero debe ser dificilísimo intentar mantener, como parece que usted mantiene, esa actitud de antidiva cuando se es la mejor soprano del mundo. —Yo no soy la mejor soprano del mundo… —Quiero decir que el entorno de una gran cantante de ópera es un entorno de particular vanagloria. Se nota incluso en el hecho de que las llamen divas… Y entonces, en un entorno de tal divinización, puede dar miedo perder la perspectiva. —A mí no me da miedo nada… Un estira y afloja con explosiones puntuales del mal rollo: —Parece que usted piensa que vengo decidida a atacarla, y no es así.

Caballé: un monstruo de voz Antes de todas estas cosas, Montserrat Caballé Folch fue una niña de la posguerra a la que tuvieron que becarle el conservatorio. Conoció las penurias: los desahucios, el trabajo infantil, la retahíla de audiciones fallidas. Luego le vino la fama. Como ocurre tantas veces, la oportunidad vino por una indisposición del titular. Caballé subió a cantar Lucrezia Borgia, la ópera de Donizetti, al escenario del Carnegie Hall. Al día siguiente, un crítico escribía: “Ninguna publicidad previa podría haber previsto el tremendo impacto que esta mujer de corte goyesco causaría en un público mimado por las delicias de Callas y Sutherland. Cuando Caballé empezó su primera aria, hubo un cambio perceptible en el ambiente. Pareció por un momento que todo el mundo hubiese dejado de respirar”. Después de la primera aria, el público aplaudió 20 minutos. Aquella noche de 1965 le escribieron el titular-piropo más célebre de su carrera: Callas + Tebaldi= Caballé. Y desde entonces Montserrat se convirtió en la Caballé, porque ese artículo es el título que llevan las grandes de la ópera. Caballé cantó en todos los grandes teatros y estuvo bajo la batuta de todos los grandes directores: Leonard Bernstein, Herbert von Karajan, el defenestrado James Levine, Claudio Abbado, Riccardo Muti, Carlo Maria Giulini o Sir Georg Solti. Tuvo una voz prodigiosa, capaz de una sutileza apabullante, de unos pianísimos tan largos que, en cualquier otra, hubiéramos temido que entrara en apnea y se desplomara allí mismo. —Yo no pienso nada. Usted piensa mucho. Haga preguntas y no piense tanto. Le estoy contestando como soy yo. Si no lo quiere oír, dígame lo que quiere que le conteste.

Aquel mal día

Montero y Caballé se enzarzarán ya del todo a cuenta del feminismo y el aborto, con la periodista contraargumentando las posiciones conservadoras de la soprano, contraria al aborto y ajena a la utilidad del feminismo. Con todo, Montero amnistió a Caballé: “Estoy completamente segura de que Montserrat Caballé guarda dentro de sí muchas más facetas (y más atractivas) que la que nos ofreció en aquel mal día”, cuenta Montero en Entrevistas. ¿Fue un mal día o en realidad fue un buen día? Bueno para el espectáculo sin duda, por-

Fue una diva, con lo bueno y lo malo que esto puede tener. Lo bueno es obvio: nadie duda de que ha sido una de las más grandes sopranos de todos los tiempos. Los melómanos están ahora mismo poniendo sus discos, porque la melancolía es una afición muy extendida. El timbre de la voz de la Caballé perdurará siempre en nuestros oídos y en nuestra memoria, y podremos asombrarnos una y otra vez con la belleza y los colores de su voz, con su técnica depuradísima, con su expresividad. Lo malo, por suerte, se olvidará antes. Aún se conserva en la hemeroteca de El País la bronca que tuvo con Alfredo Kraus a propósito de los tejes y manejes de su hermano y representante. “Kraus acusa al hermano de Caballé de propiciar una mafia operística”. “Montserrat Caballé arremete contra Alfredo Kraus en Roma”. En los últimos tiempos, se vio envuelta en una acusación por fraude fiscal, que terminó saldándose con una multa de 500 mil euros y una pena de seis meses de cárcel. Pero el arte, podemos estar tranquilos, sobrevive a las minucias de las vidas personales. La Caballé se ha ido después de cantar casi 90 papeles operísticos, grabar 40 y tantas óperas y la misma cantidad de recitales, misas, etcétera; de recibir los más prestigiosos premios nacionales e internacionales y de ganarse el aprecio y el respeto del público. A cualquiera al que se le pongan unos minutos de la Caballé cantando, quedará asombrado por la belleza de lo que está escuchando. (Joaquín Jesús Sánchez/EC) que en defensa de la soprano hay que decir que el divismo va con el cargo. Si de una estrella del rock se espera que destruya habitaciones de hotel y caiga redonda de sobredosis, y de las folclóricas que se despellejen en su lucha por el título de la más grande, de los cantantes de ópera se espera un divismo exagerado, es parte del show business, y la Caballé jugó a ello en el ocaso de su carrera. Recuerden su glorioso pique con el tenor Alfredo Kraus a cuenta de quién debía actuar en los fastos del 92, en lo más parecido a los ajustes de cuentas entre los raperos Tupac Shakur y Notorious B.I.G. que hayamos tenido nunca en la ópera española. Tenores en el escenario, serpientes entre bastidores. Caprichos, egos y excentricidades. Show must go on. Gracias, Montserrat. *El Confidencial

13


14

Ventanas

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

Dientes neandertales El Homo antecessor de la Gran Dolina en Atapuerca (España), con cerca de un millón de años, ya presentaba rasgos neandertales. Además, los homínidos de los yacimientos de Fontana Ranuccio y Visogliano en Italia tenían una dentición neandertal. Esto sugiere que la separación entre aquel linaje y el nuestro tuvo que ser anterior a 450 mil años, según nuevos estudios.

Fotos: Archivo

SINC* n equipo internacional de investigadores ha dado a conocer en la revista PLoS ONE dos estudios de dientes fósiles que aportan, de forma independiente, evidencia sólida a favor de las raíces profundas de los neandertales en Europa. En uno de ellos se ha descubierto que hace cerca de un millón de años, el Homo antecessor presentaba características típicas de los neandertales en cuanto a la distribución de los tejidos dentales. El segundo trabajo avala que, en torno a los 450 mil años, existe una dentición plenamente neandertal, lo que apoya la idea de que son un linaje de origen antiguo que se separó de la genealogía sapiens bastante antes del

Espesor de esmalte en el Homo antecessor en comparación con el de neandertal y humano moderno.

medio millón de años. Así lo explica María Martinón Torres, directora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh) —instalación científica y tecnológica situada en la ciudad española de Burgos— y coautora de ambos estudios. Hasta el momento, la población de los homínidos de la Sima de los Huesos (Atapuerca), de unos

430 mil años, representaba la población más antigua con rasgos claramente neandertales. Algunos miembros de la comunidad científica lo encontraban sorprendente, pues opinaban que la Sima de los Huesos era “demasiado antigua” para presentar rasgos tan neandertales.Ahora, el estudio de un conjunto de 7 dientes hallados en dos yacimientos italianos con-

Regeneración dental y ósea

Los problemas dentales afectan a más del 50 por ciento de la población mundial, por lo que la necesidad de descubrir procedimientos que sean capaces de regenerar el esmalte dentario ha sido un importante objetivo largamente perseguido por la odontología. Pero al contrario que otros tejidos, el esmalte dental no puede regenerarse espontáneamente después de su pérdida, lo que conlleva situaciones de sensibilidad dental y dolor y, finalmente, a la pérdida de la pieza dental. “El esmalte dentario, que se localiza en la parte exterior de los dientes, es el tejido más duro del cuerpo humano y permite que nuestros dientes mantengan su integridad durante la mayor parte de nuestras vidas, a pesar de estar sometidos a grandes esfuerzos mecánicos por la presión de la mordida y de estar expuestos a comidas y bebidas ácidas y temperaturas extremas. Esta funcionalidad tan sobresa-

liente es el resultado de su estructura microscópica, la cual presenta niveles muy elevados de organización y complejidad”, explica José Carlos Rodríguez Cabello, director del grupo de investigación BIOFORGE de la Universidad de Valladolid y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN). Los científicos han logrado ahora desarrollar un sistema que se basa en la creación de un material proteico específico, un recombinamero tipo elastina. Este material es capaz de provocar la generación de nanocristales de un mineral, la apatita, y guiar su crecimiento ordenado a través de distintas escalas dimensionales, desde la atómica y nanométrica hasta la milimétrica. “Se trata de materiales que imitan el esmalte dentario y que, tras su mineralización, se comportan de manera similar al mismo”, afirma Rodríguez Cabello. El material generado por el con-

sorcio Universidad de Valladolid-Universidad Queen Mary de Londres podría ser usado en una gran variedad de problemas dentales, tanto en la prevención como tratamiento de piezas dentales afectadas por la pérdida del esmalte. Además, el disponer del control sobre este tipo de procesos de mineralización abre la posibilidad de crear materiales que imiten otros tejidos duros de interés médico, aparte del esmalte, como pueden ser el hueso y la dentina. De esta forma, los resultados de este trabajo, publicado en Nature Communications, tienen el potencial de poder ser usados en una gran variedad de aplicaciones en medicina regenerativa. Igualmente, este estudio también provee de importante información que permitirá comprender mejor el papel que ciertos desórdenes proteicos tienen sobre la fisiología y patología humana. (SIN)


Viernes

Guatemala, viernes 12 de octubre de 2018

temporáneos a la Sima de los Huesos (Fontana Ranuccio en el centro de Italia y Visogliano en el noreste del país), confirma que las características neandertales de la dentición tienen una antigüedad de al menos 450 mil años. El equipo, encabezado por Clément Zanolli, de la Universidad Toulouse III Paul Sabatier (Francia), ha utilizado la microtomografía computarizada (microCT), una técnica basada en rayos X que permite la visualización, reconstrucción y análisis de las estructuras internas del diente. Se trata de un método no destructivo que aporta a los investigadores información adicional, por ejemplo, sobre las variaciones en la forma y el grosor de los tejidos de los dientes y cómo se distribuyen. Son útiles para determinar a qué especie perteneció un fósil y cuál es su relación con otros homínidos. “Tanto en la forma como en la distribución de los tejidos dentales, estos dientes presentan características típicas de los neandertales y otras poblaciones del Pleistoceno Medio, como la de la Sima de los Huesos, y son claramente diferentes de los humanos modernos”, subraya Martinón Torres, quien añade que esto indica que la separación entre el linaje neandertal y el de los humanos modernos “tuvo que ser necesariamente anterior a la antigüedad de estos yacimientos”. Pero no todas las poblaciones de esta cronología presentan el mismo grado de similitud con los neandertales, advierten los investigadores. El análisis de los homínidos hallados en Arago (Francia), con una antigüedad similar a la de Sima de los Huesos, Fontana Ranuccio y Visogliano, revela que su dentición era más primitiva. Otras poblaciones de cronologías similares, como Ceprano (Italia) o Mala Balanica (Serbia) no presentan ningún rasgo neandertal. “Todo ello apunta a la posibilidad de que durante el Pleistoceno Medio, Europa estuviera habitada por al menos dos genealogías diferentes, una que está relacionada con los neandertales y otra más primitiva, quizá una superviviente tardía de los primeros habitantes de Europa”, sugiere la

directora del Cenieh. El segundo trabajo, cuya primera autora es Laura Martín Francés, de la Universidad de Burdeos (Francia), analiza el grosor y la distribución de los tejidos dentales de los molares de la especie Homo antecessor, hallada en el yacimiento de Gran Dolina (Atapuerca). Con unos 860 mil años de edad, esta colección representa a los habitantes más antiguos del continente europeo y se propuso en 1997 como el mejor candidato a último ancestro común de humanos modernos y neandertales. El estudio concluye que Homo antecessor presenta características primitivas, en línea con su

antigüedad, así como un esmalte dental grueso, como la mayoría de los homínidos, excepto los neandertales. Sin embargo, el principal hallazgo del trabajo es que “en algunos rasgos relacionados con la forma en que se distribuye el esmalte en la corona, H. antecessor presenta rasgos que se consideran típicos y exclusivos de los neandertales”, lo que muestra que algunas de las características típicas neandertales “se originaron hace ya cerca del millón de años”, precisa Martinón Torres.

15

Gracias a la dureza de la estructura dentaria, se han podido preservar muestras durante miles de añ años.

*Servicio de información y noticias

Los dientes de los pigmeos En la selva tropical de África Central habitan en la actualidad grupos de cazadores-recolectores denominados pigmeos –término usado por Homero para designar a poblaciones míticas de baja estatura– caracterizados por una altura en edad adulta no superior a 1.55 metros. Se trata de una sociedad de gran interés para la biología evolutiva porque su genética es muy parecida a la de nuestros ancestros. Además, son poblaciones que siguen viviendo como hace 200 mil años, al margen de la industrialización. Un trabajo liderado por Alejandro Romero, investigador del Departamento de Biotecnología de la española Universidad de Alicante, acaba de resolver un paradigma sobre esta población única en el mundo: la alometría negativa en pigmeos en relación a la altura y el tamaño dental, es decir, que

la baja estatura de estas poblaciones se asocia a dientes grandes. Por tanto, afirma el investigador, “los factores morfogenéticos que controlan el tamaño dental deben ser independientes de aquellos que determinan el crecimiento postnatal”. La investigación, cuyos resultados se han publicado en la revista científica American Journal of Physical Anthropology, se ha llevado a cabo con moldes dentales in vivo de 120 individuos juveniles (15/16 años) y adultos (máximo de 35 años) de ambos sexos en pigmeos baka de Le Bosquet (Camerún), en plena selva tropical de África Central, comparados con tribus vecinas de bantúes no pigmeas de mayor estatura, los mvae y yassa (de entre 1.65 y 1.70 metros de altura). El análisis de estos moldes ha revelado de forma sorprendente un significativo mayor tamaño

de los dientes en pigmeos baka con respecto a poblaciones bantúes, quienes mostraron además un dimorfismo sexual casi ausente. “Los datos genómicos que se disponen identifican además señales de adaptación diferencial poligénica entre pigmeos y bantúes involucradas en el crecimiento y la altura. En concreto, el modelo del diente en pigmeos no ha evolucionado y se parece más al de las especies homínidas de hace un millón de años”, explica Romero. A diferencia de otros estudios científicos anteriores, este es el primero que se ha realizado con muestras de individuos vivos tras más de 10 años de campañas de trabajo sobre el terreno y gracias a una misión de monjas francesas que, desde los años 80, han apuntado la fecha de los nacimientos de niños baka en Le Bosquet. (SIN)


Revista viernes del Diario de Centro América del 05 de octubre de 2018  

Revista viernes del Diario de Centro América del 05 de octubre de 2018

Revista viernes del Diario de Centro América del 05 de octubre de 2018  

Revista viernes del Diario de Centro América del 05 de octubre de 2018

Advertisement