Page 1

Danilo RamĂ­rez


Portal Editorial Viento y madera. Esos dos materiales deberían bastar para sustentar un acto de soberanía: la reconquista de la marimba. Las notas que desde África arrastró el viento, en la cintura de América se hilaron como acordes de un territorio más allá de las fronteras. Allá el compás de las arenas, acá el silencio volcánico del tiempo. Porque la marimba está hecha de tiempo. Hormigo, rosul y tiempo, como consigna en este número Efraín Figueroa, un físico guatemalteco que ha dedicado parte de sus investigaciones al estudio de la estructura acústica de la marimba. Mazorca de granos morenos, cada tecla suya propicia un ensamble de madera y viento, como un instrumento vegetal y mineral al mismo tiempo, cuyas vibraciones forman parte de ese espacio intemporal y futurista habitado por comunidades que cultivan maíz y poesía, esmeraldas y alegría. Esta propuesta de Figueroa, apunta a constituir un mundo en el que islas y continentes compartan herramientas y lenguajes. Un ensamble de sueños que propicie que la música, que es el habla viva de los pueblos, nos reúna en un concierto en el que la voz de los ancestros se haga oír más allá de los idiomas.

DIRECTORIO Director General: Pavel Arellano Arellano Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo Edición: Otoniel Martínez Diseño Gráfico: Héctor Estrada Digitalización: Boris Molina Biblioteca de la Tipografía Nacional: Thelma Mayén Hemeroteca del Diario de Centro América: Álvaro Hernández

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

Álvaro Enrique P

Itinerario de anto en la biblioteca de la Tipografía Nacional, como en la de Cirma (Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica, ubicado en Antigua Guatemala), aparecen registrados 10 títulos de este autor. Aparte de narrativa, estos incluyen monografías de Jutiapa, Mixco, Huité y Zacapa, publicadas a lo largo de 40 años, hasta 1999, cuando vio la luz esta novela en los talleres de la Tipografía Nacional, donde, por cierto, también se publicó 6 años antes El profesor René, íngrimo y lejos del mar, obra igualmente reseñada en este espacio. En esta novela, cuyos personajes son un condenado a muerte y un periodista, se puede seguir el itinerario existencial de un hombre a punto de morir y otro que, a medida que se sumerge en el alma del sentenciado, se va descubriendo a sí mismo como en un juego de espejos. Ahí se percata de que, como testigo, su verdadera sentencia es estar vivo. Con un lenguaje pulido en los gajes del oficio periodístico, pero no carente de sugerencias poéticas, el autor se propone aquí un viaje interior de tono metafísico, en el que reo y confidente llegan a fusionarse de tal suerte que el hombre que está a punto de morir pareciera estar más cerca de la libertad que aquel que lo escucha desde sus propia cárcel de vida. Al final de este itinerario del insomnio, Palma Sandoval no puede dejar de consignar, periodista al fin, que ese libro lo terminó de escribir a finales de 1987 “en una cama del Hospital del IGSS en ciudad de Guatemala”.

Archivo

2

Gal


iernes

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

Palma Sandoval

el insomnio

lería

Festival acuariano

Woodstock fue un festival de música anunciado como “Una Exposición Acuariana: 3 Días de Paz y Música”. Con la asistencia de 400 mil jóvenes se llevó a cabo en la granja lechera de 600 acres de Max Yasgur en Catskills, cerca de la aldea de White Lake, en la ciudad de Bethel, Nueva York, EE. UU., del 15 al 18 de agosto de 1969.

Cuento 196 Cuánto se divertían Margie lo anotó esa noche en el diario. En la página del 17 de mayo de 2157 escribió: “¡Hoy Tommy ha encontrado un libro de verdad!”. Era un libro muy viejo. El abuelo de Margie contó una vez que, cuando él era pequeño, su abuelo le había contado que hubo una época en que los cuentos siempre estaban impresos en papel. Uno pasaba las páginas, que eran amarillas y se arrugaban, y era divertidísimo ver que las palabras se quedaban quietas en vez de desplazarse por la pantalla. Y, cuando volvías a la página anterior, contenía las mismas palabras que cuando la leías por primera vez. -Caray -dijo Tommy-, qué desperdicio. Supongo que cuando terminas el libro lo tiras. Nuestra pantalla de televisión habrá mostrado un millón de libros y sirve para muchos más. Yo nunca la tiraría. -Lo mismo digo -contestó Margie. Tenía once años y no había visto tantos telelibros como Tommy. Él tenía trece-. ¿En dónde lo encontraste? -En mi casa -Tommy señaló sin mirar, porque estaba ocupado leyendo-. En el ático. -¿De qué trata? -De la escuela. -¿De la escuela? ¿Qué se puede escribir sobre la escuela? Odio la escuela. Margie siempre había odiado la escuela, pero ahora más que nunca. El maestro automático le había hecho un examen de geografía tras otro y los resultados eran cada vez peores. La madre de Margie había sacudido tristemente la cabeza y había llamado al inspector del condado. Era un hombrecillo regordete y de rostro rubicundo, que llevaba una caja de herramientas con perillas y cables. Le sonrió a Margie y le dio una manzana; luego, desmanteló al maestro. Margie esperaba que no supiera ensamblarlo de nuevo, pero sí sabía y, al cabo de una hora, allí estaba de nuevo, grande, negro y feo, con una enorme pantalla en donde se mostraban las lecciones y aparecían las preguntas. Eso no era tan malo. Lo que más odiaba Margie era la ranura por donde debía insertar las tareas y las pruebas. Siempre tenía que redactarlas en un código que le hicieron aprender a los seis años, y el maestro automático calculaba la calificación en un santiamén. El inspector sonrió al terminar y acarició la cabeza de Margie. -No es culpa de la niña, señora Jones -le dijo a la madre-. Creo que el sector de geografía estaba demasiado acelerado. A veces ocurre. Lo he sintonizado en un nivel adecuado para los diez años de edad. Pero el patrón general de progresos es muy satisfactorio. -Y acarició de nuevo la cabeza de Margie. Margie estaba desilusionada. Había abrigado la esperanza de que se llevaran al maestro. Una vez, se llevaron el maestro de Tommy durante todo un mes porque el sector de historia se había borrado por completo. Así que le dijo a Tommy: -¿Quién querría escribir sobre la escuela? Tommy la miró con aire de superioridad. -Porque no es una escuela como la nuestra, tontuela. Es una escuela como la de hace cientos de años -y añadió altivo, pronunciando la palabra muy lentamente-: siglos. Margie se sintió dolida.

-Bueno, yo no sé qué escuela tenían hace tanto tiempo -Leyó el libro por encima del hombro de Tommy y añadió-: De cualquier modo, tenían maestro. -Claro que tenían maestro, pero no era un maestro normal. Era un hombre. -¿Un hombre? ¿Cómo puede un hombre ser maestro? -Él les explicaba las cosas a los chicos, les daba tareas y les hacía preguntas. -Un hombre no es lo bastante listo. -Claro que sí. Mi padre sabe tanto como mi maestro. -No es posible. Un hombre no puede saber tanto como un maestro. -Te apuesto a que sabe casi lo mismo. Margie no estaba dispuesta a discutir sobre eso. -Yo no querría que un hombre extraño viniera a casa a enseñarme. Tommy soltó una carcajada. -Qué ignorante eres, Margie. Los maestros no vivían en la casa. Tenían un edificio especial y todos los chicos iban allí. -¿Y todos aprendían lo mismo? -Claro, siempre que tuvieran la misma edad. -Pero mi madre dice que a un maestro hay que sintonizarlo para adaptarlo a la edad de cada niño al que enseña y que cada chico debe recibir una enseñanza distinta. -Pues antes no era así. Si no te gusta, no tienes por qué leer el libro. -No he dicho que no me gustara -se apresuró a decir Margie. Quería leer todo eso de las extrañas escuelas. Aún no habían terminado cuando la madre de Margie llamó: -¡Margie! ¡Escuela! Margie alzó la vista. -Todavía no, mamá. -iAhora! -chilló la señora Jones-. Y también debe de ser la hora de Tommy. -¿Puedo seguir leyendo el libro contigo después de la escuela? -le preguntó Margie a Tommy. -Tal vez -dijo él con petulancia, y se alejó silbando, con el libro viejo y polvoriento debajo del brazo. Margie entró en el aula. Estaba al lado del dormitorio, y el maestro automático se hallaba encendido ya y esperando. Siempre se encendía a la misma hora todos los días, excepto sábados y domingos, porque su madre decía que las niñas aprendían mejor si estudiaban con un horario regular. La pantalla estaba iluminada. -La lección de aritmética de hoy -habló el maestro- se refiere a la suma de quebrados propios. Por favor, inserta la tarea de ayer en la ranura adecuada. Margie obedeció, con un suspiro. Estaba pensando en las viejas escuelas que había cuando el abuelo del abuelo era un chiquillo. Asistían todos los chicos del vecindario, se reían y gritaban en el patio, se sentaban juntos en el aula, regresaban a casa juntos al final del día. Aprendían las mismas cosas, así que podían ayudarse a hacer los deberes y hablar de ellos. Y los maestros eran personas… La pantalla del maestro automático centelleó. -Cuando sumamos las fracciones ½ y ¼… Margie pensaba que los niños debían de adorar la escuela en los viejos tiempos. Pensaba en cuánto se divertían. Isaac Asimov/Rusia-EE. UU.

3


4

Abecedario

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

Recuperando la primacía

del instrumento n

Tan identificada estaba Guatemala con sus marimbas a principios del siglo XX, luego de que grupos célebres viajaran por Norteamérica y Europa, que una de las primeras películas filmadas con técnica experimental a color fue el documental sobre el país titulado Marimba Land (1920). Anunciar una marimba guatemalteca en los grandes teatros causaba gran expectación.

Efraín Figueroa Lemus* rasladémonos cien años adelante, al presente, y nos encontramos con que el Japón es el país con mayor cantidad de marimbistas en el mundo. Más significativamente, tiene el número más alto de participantes y ganadores de certámenes internacionales de marimba. Igualmente, las piezas seleccionadas para estos eventos provienen principalmente de compositores japoneses. Y por si quedara alguna duda de su supremacía en el desarrollo reciente de este instrumento, las marimbas hechas por las fábricas


iernes

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

nacional

Fotos: Archivo

instrucción musical instrumental. Los xilófonos con caja de canoa formaron parte de esos instrumentos. Pasada la Segunda Guerra Mundial, durante la ocupación norteamericana (1945-1952), empezó la verdadera transformación hacia la adopción de la marimba. Notablemente, en 1947 se adoptó en Japón la Ley Básica de Educación, con la cual se introdujo formalmente la instrucción del canto y ejecución instrumental. El resultado de dicha ley fue que, en 1949, el Ministerio de Educación japonés aprobó los textos y seleccionó al xilófono de mesa (un teclado de madera de tres octavas, sin resonadores) como el instrumento fundamental para el nuevo programa de educación instrumental. Así, el xilófono se convirtió en un instrumento requerido en todas las escuelas primarias, formando parte del material didáctico obligatorio de los estudiantes. Hacia 1955, el 50 por ciento de los estudiantes en todas las escuelas primarias poseía un xilófono de mesa.

Marimbitas de mesa

japonesas, exportadas a todo el mundo, son consideradas como las de mejor balance tonal y calidad acústica.

La marimba en Japón

Es de preguntarse entonces, ¿cómo fue que se produjo tal traslado de la primacía en el avance del instrumento, originalmente mesoamericano, a la cultura japonesa actual? La historia de este traslado, además de ser interesante, propone un ejemplo que vale la pena estudiar, por la posibilidad de adaptarlo de regreso al ambiente guatemalteco. Especialmente porque, tal como hace 100 años, Guate-

mala sigue teniendo dos recursos indispensables en el avance del instrumento: la madera ideal y artesanos habilidosos. A principios del siglo XIX se introdujo desde China a Japón un xilófono cuyas barras estaban montadas en una caja en forma de canoa, la cual se cree se originó en Vietnam a principios del siglo XVII. Este era un instrumento muy sencillo, utilizado usualmente por actores del teatro kabuki. Fue durante la búsqueda de modernización del período Meiji (1868-1912), específicamente en 1879, cuando se crearon los primeros libros de canciones infantiles y manuales de

Como veremos, el inicio de la producción de xilófonos y marimbas en el Japón está estrechamente ligado a la selección de las “marimbitas de mesa” como un útil de la instrucción instrumental primaria. El estándar de Currículum Nacional, declarado en 1947, así lo determinó. Entonces, la demanda del sencillo instrumento fue tal, que la producción existente no se daba abasto. Al principio, en la urgencia de ejecutar el programa, las fábricas de carpintería suplieron la demanda con instrumentos de menor calidad, pero gradualmente comenzaron a aparecer fábricas de instrumentos más depurados. Fue también en 1947 cuando el ministro de Educación japonés le presentó al gerente de la compañía de llantas Bridgestone, Miyakawa Takeshi, un modelo de xilófono producido por la compañía norteamericana Deagan. Inmediatamente, Miyakawa, quien había fundado en 1939 la Empresa de Maderas del Japón (para hacer los aviones de combate), vio la oportunidad de manufacturar y suplir a las escuelas con xilófonos hechos en serie, de mejor calidad. Así, 1947 marca la fecha en que el Japón se embarcó en la fabricación masiva de xilófonos. Miyakawa conocía muy bien que la madera ideal para este instrumento, el rosul, provenía de Guatemala y Belice, en Centroamérica. Sin embargo, en ese tiempo era casi imposible importarla, por lo que comenzaron a producir los primeras instrumentos con madera de Betula schmidtii, una especie de abedul local. Como un dato sugerente, entre los innumerables estudiantes de primaria cuya instrucción incluía el xilófono, se encontraba en 1947 una habilidosa niña de 10 años, que más adelante, al adoptar la marimba como su instrumento preferido, llegaría a ser una luminaria de la marimba en el mundo. Su nombre: Keiko Abe.

La vía estadounidense

En 1950, un grupo de misioneros, dirigidos por Lawrence Lacour, viajó al Japón, con una agrupación musical que incorporaba marimbas del tipo diseñado en los Estados Unidos por Omar Musser quien había sido cautivado a los 12 años por la marimba, cuando su padre lo llevó a escuchar los conciertos de los Hermanos Hurtado en el pabellón de Guatemala en la Exposición de San Francisco (1915).

5


6

iernes

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

ba no puede minimizarse: es crítico fomentar entre los músicos profesionales la composición de trabajos para este instrumento. Esto puede hacerse, por ejemplo, a nivel de certámenes nacionales. Ligado a composiciones que requieren cada vez de más virtuosismo y técnica, está la formación de ejecutantes hábiles y virtuosos, pues estos son la faz del instrumento ante el público. Como se dio en Japón y antes en Norteamérica, los compositores, intérpretes y fabricantes de marimbas, trabajando juntos, se sustentan mutuamente para elevar el nivel musical del instrumento.

Áreas a desarrollar

Keiko Abe, una de las máximas exponentes de este arte.

El grupo de Lacour, con cuatro marimbas de cuatro octavas cada una, dio múltiples conciertos en las islas niponas, haciendo que tanto los ejecutantes japoneses establecidos como los aspirantes, cambiaran el xilófono por la marimba. Al marcharse los misioneros dejaron detrás las marimbas Musser, las cuales sirvieron de modelo para las incipientes compañías de marimbas japonesas. Más adelante, a mediados de la década de los 70, Yamaha (una compañía que se inició en 1889 fabricando órganos) compró las patentes y marcas de la compañía Deagan, fábrica estadounidense de singular trayectoria en la construcción de marimbas desde principios del siglo XX. La producción de marimbas por esta fábrica de John C. Deagan se inició por el encuentro de los xilofonistas norteamericanos con los marimbistas guatemaltecos a partir de 1908. La influencia de los instrumentos fabricados en Guatemala puede apreciarse hasta el presente, no solo en las marimbas norteamericanas, sino también en las japonesas. De la instrucción con teclados de madera, hecha por mandato gubernamental en las escuelas primarias japonesas, salieron compositores e intérpretes que hicieron conciencia y conocimiento del instrumento en su país. Estos ejecutantes, trabajando cercanamente con los constructores de marimbas, produjeron los instrumentos avanzados que ahora se exportan a todo el mundo. Las tres principales compañías son Yamaha, Korogi y Saito. Así como medio siglo antes, los ejecutantes de xilófonos norteamericanos habían sido impresionados por las grandes marimbas guatemaltecas, adoptando el nuevo instrumento e introduciéndole modificaciones técnicas, en los años 50 los japoneses fueron cautivados por los sonidos dulces de la marimba, acogiéndola como un instrumento propio, componiéndole música cada vez mas sofisticada, e introdu-

ciéndole modificaciones que han hecho que sus marimbas sean ahora las preferidas por concertistas alrededor del mundo.

Recursos de Guatemala

Para recuperar su puesto como la original tierra de marimbas, Guatemala cuenta con maderas ideales para el teclado, consumados artesanos y notables intérpretes y compositores. En cuanto a las primeras, es consenso en el mundo de los xilófonos y marimbas, que la madera ideal para estos instrumentos es el rosul (Dalbergia stevensonii) y el hormigo (Platymiscium dimorphandrum). Como se sabe, el rosul solo crece naturalmente en la zona limítrofe entre el sur beliceño y Guatemala (sur del Petén, norte de Izabal y Alta Verapaz). Virtualmente todas las compañías mundiales (Yamaha, Adams, MarimbaOne, etcétera) vienen a esta zona a procurar el rosul para sus marimbas. Por lo tanto, incentivar el cultivo de esta especie, así como la del hormigo, en las zonas donde han crecido por milenios en forma natural, y manejar sosteniblemente su explotación, son indispensables y requieren de coordinación con instituciones estatales y particulares encargadas de proteger los bosques. Por otra parte, Guatemala tiene también el recurso humano y tradición de trabajar la madera, como puede apreciarse tanto en la fabricación de las cajas de resonancia, como en la ornamentación del instrumento nacional. También existe una disposición en el público de contribuir al desarrollo del instrumento que ha sido designado símbolo patrio. Asimismo, el país ha contado con compositores cuya contribución al instrumento es reconocida mundialmente (Jorge Sarmientos, Fernando Morales Matus, Luis D. Bethancourt, Higinio Ovalle, entre otros.) El papel que juegan los compositores en popularizar la marim-

Sin duda el área más importante por desarrollarse en Guatemala es el uso de conocimientos acústicos modernos en la fabricación de marimbas. En Guatemala, la mayoría de marimbas fabricadas continúan basándose en patrones establecidos hace un siglo. Mientras las compañías extranjeras han continuado trabajando en perfeccionar su tono, atendiendo las exigencias de ejecutantes solistas, mediante aplicaciones de ingeniería acústica, en Guatemala no existen, a la fecha, escuelas vocacionales o de pregrado para la formación de profesionales en acústica, particularmente con aplicación a instrumentos musicales. Igualmente, no se han creado laboratorios de investigación y desarrollo dedicado al instrumento, como se ha hecho en el Japón. En esos centros japoneses se han desarrollado, desde los nuevos tipos de resonadores, hasta materiales sintéticos para las teclas o barras. Es importante, en el corto plazo, crear en Guatemala al menos un laboratorio equipado con la instrumentación adecuada, quizá a manera de un maker-lab, donde exista el equipo y la orientación para que los fabricantes guatemaltecos experimenten con nuevos diseños. Estos diseños, naturalmente, pueden llevar a patentes que protegerán sus innovaciones en este campo.

Ruta para la recuperación

En conclusión, Guatemala tiene el recurso humano y natural no solo para reclamar la primacía en la fabricación y ejecución de la marimba ante el mundo, sino para introducir localmente, como parte de la formación general de la niñez, un instrumento que presenta muchas facetas y oportunidades para la educación. Por un lado, tenemos la formación artísticomusical, utilizando un instrumento de teclado que se presta a la pedagogía y es más accesible que el piano, principalmente en el interior del país. También es un instrumento que ilustra múltiples conceptos fundamentales de la física, como he mostrado con anterioridad. Por otro lado, tenemos la posibilidad de formar profesionales de la acústica, con especialización en instrumentos musicales y de apoyar empresarios cuyas compañías lleguen a competir con instrumentos de alto nivel en el mercado internacional. El resultado será una educación artísticamusical más amplia y sólida para nuestra infancia, y fuentes de trabajo para la población, ya sea como instructores, artistas- ejecutantes, diseñadores y técnicos constructores de instrumentos depurados para el mercado mundial, técnicos forestales para el manejo de las especies madereras, y otras más. En resumen, una simbiosis entre la industria de educación y la de manufactura, que se nutren mutuamente. *Doctor en Física


Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

Gavetas

7

Hemeroteca del Diario de Centro América

Humberto Porta Mencos DCA, 14 de agosto de 1934.- Poesías escogidas se intitula el libro que acaba de ser publicado en España, en la casa editora Maucci, de Barcelona y que se debe a la pluma de este escritor nacional. El volumen está bien presentado e impreso limpiamente en los mencionados talleres tipográficos y contiene un prólogo de José Brissa, con una portada del artista nacional Miguel Ángel Ayala. El mencionado libro tiene la siguiente dedicatoria: “Al general don Jorge Ubico, este homenaje de gratitud y respeto”.


8

Reporte en V

El Atlas de Justicia Ambiental –una iniciativa creada en 2012 por la Universidad Autónoma de Barcelona– registra en la actualidad un total de 2 mil 100 conflictos socioambientales en todo el mundo. Los casos están aumentando en China, Bangladesh, Pakistán, Indonesia, Egipto, Etiopía y República Democrática del Congo, aunque el país con mayor número de conflictos en el Atlas es India.

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

A medida que se hacen sentir los efectos globales de la acción humana, se incrementan y agudizan los conflictos.

SINC* Cuántos conflictos ecológicos existen en el mundo? Aunque es una pregunta difícil de responder, el número de casos es elevado. El Atlas de Justicia Ambiental ( EJAtlas), codirigido en el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) desde su inicio en 2012 por Leah Temper y Joan Martínez- Alier, y coordinado por Daniela Del Bene, permite reunir los más relevantes de los últimos 20 o 30 años a través de una metodología de colaboración entre académicos y activistas. Los casos identificados se incorporan al atlas interactivo mediante una ficha informativa de 5 o 6 páginas para cada uno. Este inventario mundial permite crear distintos mapas a partir de una amplia gama de filtros que, entre otras cosas, facilitan una visualización clara de cuáles son aquellos clasificados como de mayor gravedad. Según Martínez-Alier, uno de los indicadores de gravedad de los conflictos ambientales es que las vidas de las personas han sido vulneradas por el impacto ambiental, es decir por la contaminación u otros daños producidos por un proyecto, o por el asesinato de activistas que se manifiestan en contra de un proyecto determinado.

Casos de éxito

Ese fue por ejemplo el caso de las ecologistas Teresita Navacilla y Gloria Capitán en sendos casos en Filipinas en 2016, o el de la hondureña Berta Cáceres asesinada también en 2016, tras luchar contra la construcción de una central hidroeléctrica en el río Gualcarque, una fuente vital para la supervivencia de los indígenas lenca de la zona. Hasta el momento la muerte de defensores de la tierra se ha identificado en unos 260 casos, es decir algo más de un 12 por ciento de lo registrado. La mayoría se concentra en América del Sur, así como en el sur y sudeste de Asia, según el EJAtlas. No obstante, Martínez-Alier destaca que estos datos son parciales ya que el atlas todavía no dispone de suficiente información de otras zonas en las que es más que probable que hayan sucedido eventos similares. El Atlas permite identificar los casos considerados de éxito, en los que la lucha contra un proyecto de inversión (una mina, una represa, una plantación de palma de aceite, una incineradora, etcétera) fue positiva o en los que judicial o administrativamente el Estado ha establecido regulaciones eficaces para proyectos parecidos. El mapa recoge unos 360 casos de éxito, lo que

Atlas ambie

corresponde a un 17 por ciento del total, la mayor parte de estos se encuentran en América del Sur, con 95 casos, seguido por Europa Occidental con 55 casos de éxito. Para el codirector del proyecto, el fracking del gas (actividad que consiste en la extracción de gas natural de yacimientos no convencionales) es uno de los temas nuevos, de los que apenas se hablaba cuando el EJAtlas fue presentado por primera vez en marzo de 2014 con un total de 920 conflictos.

Metabolismo social

“El aumento y los cambios en el metabolismo social (los flujos de energía y materiales en la economía) son las causas principales de los conflictos”, recalca. También destacan las tensiones por la extracción de arena de playas para la obtención de minerales como ilmenita (materia prima para el titanio), el rutilo y zirconio. Hay varios conflictos de este tipo registrados en Madagascar, Sudáfrica y en Tamil Nadu en la India. Surgen también nuevos casos por la oposición a la minería y a la quema de carbón o la extracción

de petróleo o gas. Estos se vinculan no solo con amenazas locales a la calidad del ambiente y especialmente del agua, sino también al cambio climático por excesivas emisiones de dióxido de carbono por la combustión de esos materiales. Ejemplo de ello es el movimiento Ende Gelände en Alemania que se manifiesta contra la minería de lignito que se quema en centrales termoeléctricas y al mismo tiempo contra el cambio climático con invasiones simbólicas y pacíficas de las minas de lignito cerca de Colonia y de Berlín. En otros conflictos recientes de África y América Latina, cada vez más aparecen empresas chinas.

Situación en Europa

En España, el EJAtlas ha recopilado hasta el momento, gracias a la información facilitada por varias organizaciones ecologistas, 55 conflictos ambientales. En nuestro país existen conflictos ambientales de todo tipo, pero a diferencia de Sudamérica, la mayoría de ellos no son de minería ni extracción de combustibles fósiles, ni de deforestación o acaparamiento de tierras, sino de evacuación de residuos (como las cementeras


iernes

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

9

Fotos : Archivo

Fotos: Archivo

El manejo sostenible de las fuentes de agua está relacionado con la gobernabilidad.

ental

que queman basura) o están relacionados con infraestructuras de obras públicas y de turismo, así como con las centrales nucleares. Este último tipo de conflicto vuelve a tener un punto de auge en toda Europa 30 o 40 años después de los conflictos que hubo acerca de su construcción, ya que al estar envejecidas “conforme pasan los años el riesgo de accidente en estas centrales nucleares es cada vez mayor, pero son los intereses económicos de las empresas los que no permiten su cierre definitivo”, dicen los autores. “Es el caso de Garoña y también de la central nuclear de Almaraz, en Extremadura, que despierta muchos recelos en Portugal”, concretan. Esto ocurre también en otros lugares del mundo y especialmente en Japón, donde muchas personas se pronuncian contra la reapertura de las casi 50 centrales nucleares detenidas tras el accidente que ocurrió en 2011 en Fukushima.

Cada vez más casos

Los expertos prevén que cada año se incorporen unos 350 nuevos casos, con un promedio de uno al día. El EJAtlas crecerá geográfica y

temáticamente hasta llegar, al menos, a unos 3 mil casos. “El EJAtlas es un proyecto que ha de seguir diez o quince años más en el ICTA-UAB. Permite realizar estudios de ecología política comparada, cualitativa y cuantitativa, con temas territoriales y transversales y al mismo tiempo funciona también como un soporte para contribuir al movimiento global de justicia ambiental que tantos grupos ecologistas de diferentes partes del mundo llevan adelante”, subraya Martínez-Alier. Según el científico, esta iniciativa no solo responde a los esfuerzos de quienes trabajan en el EJAtlas desde el ICTA-UAB, sino también de más de 100 colaboradores ubicados en distintas partes del mundo. Entre los numerosos temas “transversales” se halla el estudio de los movimientos de

pescadores artesanales en el mundo, el apoyo de movimientos sindicales o de movimientos religiosos (cristianos, budistas u otros) en conflictos ambientales, la integración de luchas agraristas y luchas ecologistas, los diversos tipos de conflictos urbanos de justicia ambiental, los movimientos locales e internacionales contra represas, los movimientos por la salud de pueblos perjudicados por agro-químicos, y en fin, los movimientos en defensa de los manglares y zonas costeras. En 2016 Martínez-Alier recibió un Advanced Grant de dos millones de euros del Consejo Europeo de Investigación (European Research Council) para continuar la iniciativa en 20162021. *Sistema de Información y Noticias Científicas

Las megaexplotaciones extractivas están modificando dramáticamente el paisaje global.


10

Contando el tiempo

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

Managua en tres d

Fue un martes de julio que el avión despegó para llevarme al VI Congreso Centroamericano de Estudios Culturales realizado en la Universidad Centroamericana (UCA). Al iniciar el vuelo, el cielo guatemalteco otorgó un prominente lugar al volcán de Fuego que mostraba la fuerza de su erupción. Patricia Lepe*

l arribar a la tierra de Sandino, el calor se mostró implacable y más aún la tarifa de 20 dólares que cobran los taxis del aeropuerto hacia cualquier destino de la ciudad. Un joven en carreta jalada por um caballo espera pacientemente en la puerta del restaurante Mi vieja Managua, mientras unas vacas pastan frente a Metrocentro, el centro comercial más grande de la ciudad. El almuerzo se sirve a partir de las 11:30 de la mañana. El quesillo y la cerveza, nunca faltan en las mesas, pero de manera silenciosa se percibe la intención de las marcas de comida rápida por imponerse. Llego a mi destino y una venta de playeras con imágenes de Sandino y el Che acompañándose de casetas de venta de comida con letreros como “eres mi guerrera” o “Guevara” luchan con el surrealismo de los murales fuera de la UCA. En esta crónica comparto la mixtura de esta tierra, su gente, sus adversidades y la búsqueda por construir una memoria.

Los árboles de la vida

Bastos árboles y grandes áreas verdes, que mitigan el calor, se imponen sobre el asfalto para competir con un sinfín de coloridos árboles metálicos que alegremente dan la bienvenida. El taxista, quien portaba una bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), explicó que estos árboles son los “símbolos del segundo gobierno revolucionario después de la firma de la paz”. Los mismos fueron instalados a partir del 19 de julio de 2013 y nombrados por Rosario Murillo los “árboles de la vida”. Las 133 estructuras de metal que costaron alrededor de 3.3 millones de dólares iluminan por las noches las calles y avenidas principales de Managua. Se encuentran cerca de monumentos como Cristo Rey, Sandino, Hugo Chávez, La Plaza de la Fe, el Parque de los Países del ALBA y el Puerto Salvador Allende. Los mismos están inspirados en los árboles del pintor austríaco Gustav Klimt (1862-1918).

Nicaragua, cristiana, socialista y solidaria

El color fucsia se ha instaurado en edificios públicos, actividades y anuncios de gobierno. Junto a esto, banderas de Nicaragua y del FSLN representan la revolución rosa de Daniel Orte-

Fachada de La casa de los pueblos, antigua casa presidencial donada por Taiwan y actual centro de reuniones de organizaciones y movimientos sociales.

ga y Rosario Murillo, ésta última, responsable de construir una imagen donde Dios y Daniel reinan en Nicaragua. En presencia de los presidentes de Venezuela, Bolivia, Honduras, El Salvador y Taiwán; y los delegados de Corea del Norte y Rusia, en enero de 2017 Ortega inició su tercer mandato presidencial junto a la Chayo, como vicepresidente; nombre coloquial por el que llaman a Murillo. Se instaura así, otro gobierno familiar, porque al igual que los Somoza, utilizan el acto electoral para formalizar su permanencia en el poder. Esto ha sido suficiente razón para que Ortega sea llamado un régimen híbrido o sultánico. Es decir, una combinación de democracia y autoritarismo que, recibiendo el apoyo del pueblo con un 72 por ciento del total de los que asistieron a las urnas, es vigilado constantemente por organizaciones internacionales y los Estados Unidos dado sus acercamientos con Rusia y China.

38/19

El monumento ecuestre al Libertador Simón Bolívar se planta sobre el malecón del

lago Managua, del cual emana un olor desagradable. Un grupo de policías impide amablemente el paso y resguarda las estructuras del escenario para la conmemoración del 38/19 de la Revolución sandinista. Las imágenes de los revolucionarios sobre un tanque, rodeados por multitudes y elevando sus rifles frente al Palacio Nacional en señal de victoria contra el somocismo poco a poco se desvanecen en la memoria colectiva de las nuevas generaciones, que ahora festejan la Revolución con árboles de colores, luces, música y fiesta. El discurso de Daniel dirigido a la juventud apelando a la alegría, al amor, la paz, la solidaridad, la dignidad y la justicia, cambia inesperadamente a un llamado a la unidad nacional y en defensa de la soberanía.

La mancuerna del orgullo

El poeta Rubén Darío y Augusto Sandino son, por excelencia, los grandes personajes de la cultura nicaragüense. El primero, considerado el príncipe de las letras castellanas, también fue periodista y diplomático. Esto último le permitió viajar por el mundo hasta su muerte en 1916. Siendo un enamorado de la vida y de las muje-


iernes

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

días

11

Fotos: Archivo

Los árboles de la vida, también tienen propósitos movilizadores.

res, sus poemas y prosa tienen gran influencia de los movimientos franceses del romanticismo, el parnasianismo y el simbolismo. Su obra Azul es considerada la inauguración del modernismo hispanoamericano. El segundo, siendo un campesino, lideró la resistencia contra el ejército de ocupación estadounidense y en defensa de la soberanía nacional. Tras el ascenso de Roosevelt como presidente norteamericano, los marines abandonaron el país pero organizaron una Guardia Nacional, que con el apoyo de Anastasio Somoza dio muerte a Sandino en 1934. Ambos son considerados héroes nacionales y tienen una vasta cantidad de monumentos. Desde el Teatro Nacional y el parque Rubén Darío, el cual se acompaña de fotografías, versos y frases también de Sandino. Además, de las esculturas que se encuentran en la Casa de los Pueblos y la silueta de Sandino en la Loma de Tiscapa elaborada por Ernesto Cardenal.

La fragilidad de la memoria

Este fue el nombre que recibió la exposición de 13 placas de vidrio que rescató la Fototeca de la Universidad Autónoma de Honduras

para mostrar la escasa historia fotográfica de los primeros años de la Nicaragua del siglo XX, país que recibió la furia de la tierra en cinco ocasiones. Eran las diez de la mañana del martes santo de 1931, cuando la ciudad de Managua se desplomó. La iglesia San Sebastián, la Embajada de los Estados Unidos y el parque Rubén Darío quedaron en ruinas. El incendio en la calle del Comercio, la recolección de los cuerpos rescatados debajo de los escombros y la aglomeración de personas que recibían alimentos son parte de la colección de fotografías rescatadas. El 23 de diciembre de 1972 la tierra nuevamente se estremeció. Se trajo abajo las casas y edificios del centro. Más de 20 mil muertos y heridos. La Catedral de Santiago Apóstol construida en la década de los 30 es hasta el día de hoy, la pieza arqueológica mejor conservada y se impone como muestra de la fragilidad de las construcciones frente la naturaleza. De estilo neoclásico, esta se encuentra en la Plaza de la Revolución, espacio que ha recibido a grandes músicos como Mercedes Sosa y Silvio Rodríguez y alberga también al Palacio de la Cultura, antiguamente conocido como el Palacio Nacional, la Cinemateca de Nicaragua y el Instituto Nicaragüense de la Cultura.

Toma frontal de la Catedral de Managua antes del terremoto de 1972. Abajo, otra imagen del sismo de 1931.

El subalterno letrado

El cuento Aquí arriba la noche, que narra las peripecias de un hombre que adquiere los cariños de una prostituta, me condujo a descubrir a Franz Galich, un guatemalteco exiliado en Nicaragua desde 1980. Nacido en Amati-tlán en 1951, Galich se caracterizó por el uso de localismos para mostrar la cultura popular de finales del siglo XX y los primeros años del siglo XXI, mezclados con una estupenda forma de contar utilizando cuadros cinematográficos. Ganador del certamen centroamericano de literatura Rogelio Sinan en el año 2000 por su obra Managua Salsa City, se describía a sí mismo como un subalterno letrado, es decir “aquel que poseyendo un horizonte amplio de preparación académica y conocimiento,

no puede desarrollarse por el atraso material (económico, institucional y científico-técnico) de los países víctimas del subdesarrollo.” El saber y la marginación se impusieron como una contradicción, pero Galich reconoce que “el saber no permite el poder en Centroamérica; para eso solo se necesitan agallas y sangre fría”. Galich murió en el 2007 a causa de cáncer. Managua es hoy una tierra latinoamericana. Rinde homenaje a grandes revolucionarios y apuesta a la memoria colectiva y popular para construir una región sin fronteras. *Historiadora

Cierta hibridación ideológica se pone de manifiesto en la colorida publicidad gubernamental.


12

Tragaluz

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017 Fotos: Archivo

La fina línea divisoria entre la paz y la guerra es una construcción social en tensión permanente.

Hobbes contra Rousseau: ¿somos buenos salvajes o lobos?

Una solución inesperada Daniel Arjona*

a antropóloga hizo las maletas y se mudó a Samoa en 1925. En aquella remota isla acariciada por la brisa del Pacífico halló gentes sencillas que recolectaban ñames, boniatos y bananas mientras los niños correteaban felices de un lado a otro. “A veces el sueño no llega al poblado hasta pasada la medianoche; entonces, finalmente solo se oye el plácido rumor de los arrecifes y los susurros de los amantes, y todo el pueblo descansa hasta el amanecer...”. La admirada visitante concluía en su libro Adolescencia, sexo y cultura en Samoa (1928): “Es un lugar donde nadie se juega la vida, ni paga un precio muy alto, ni sufre por sus convicciones o lucha hasta la muerte por un final especial”. Margaret Mead había descubierto el Paraíso.

La edad de la pólvora

El historiador y sinólogo estadounidense Tonio Andrade revoluciona en su último libro nuestros conocimientos acerca de cómo Europa logró, contra todo pronóstico, dominar el planeta Samoa resolvía así una antigua y épica discusión sobre la naturaleza humana, la que enfrentó entre dos siglos a Thomas Hobbes y Jean-Jacques Rousseau acerca de si el hombre

Las historias paralelas de Margaret Mead y Napoleon Chagnon arrojan una respuesta sorprendente al debate esencial entre Jean-Jacques Rousseau y Thomas Hobbes, acerca de la naturaleza pacífica o violenta de nuestra especie. era intrínsecamente malo y violento y necesitaba del Estado para domeñar sus instintos, como pensaba el primero, o por el contrario, nuestra especie se mostraba bondadosa y pacífica de forma natural y era la sociedad la que la corrompía, como aseguraba el segundo. Hasta tal punto se convenció Mead de la victoria del ginebrino tras hallar al “buen salvaje” en Samoa, que años después certificaba: “La guerra es solamente una invención”. En 1969,

cuando se jubiló del Museo Americano de Historia Natural, era la antropóloga más famosa del mundo y había demostrado, para satisfacción de millones de lectores, que el estado natural del ser humano es la paz. Subyugado por la fuerza de aquellas ideas que sonaban a música celestial en los años del amor libre y las protestas contra la guerra de Vietnam, otro antropólogo americano se instaló en la frontera entre Brasil y Venezuela, con la seguridad de encontrar nuevos y buenos salvajes entre las tribus yanomamis que la habitaban.

Pueblo feroz

No fue así. Lo que Napoleon Chagnon observó aterrorizado fue una violencia tenaz: maltratos familiares, venganzas personales constantes e interminables guerras y saqueos entre poblados vecinos. Tras dos décadas de acopio de estadísticas, Chagnon registró que aproximadamente una cuarta parte de los hombres yanomamis morían violentamente, y dos de cada cinco participaban en al menos un homicidio a lo largo de sus vidas. Peor aún, Chagnon llegó a la conclusión de que la violencia tenía su recompensa. De media, los asesinos eran padres de tres veces más hijos que los hombres que no mataban. Aquello era demasiado. La Academia cargó contra Chagnon, fue acu-


iernes

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

13

sado de pagar a sus informantes —lo que era cierto— y en 2002 el Comité Ejecutivo de la Asociación Antropológica Americana censuró oficialmente sus métodos de trabajo y rescindió su informe, lo que nunca había ocurrido. Más adelante, Chagnon llegaría a ser culpado depropagar el sarampión entre los yanomamis. Rousseau emergía, una vez más, triunfante.

Al Capone en Samoa

Pero entonces un investigador neozelandés llamado Derek Freeman que escudriñaba desde hacía tiempo en los archivos no publicados de Margaret Mead, se percató de que la celebridad de la antropología lejos de aprender el idioma de los samoanos, de “comer con ellos y sentarse descalza y con las piernas cruzadas en el suelo de tierra”, apenas había aprendido a pronunciar dos palabras del dialecto local y había vivido en un bungalow con un farmaceútico norteamericano y su familia, sin dar cuenta de su identidad. Freeman llegó a la conclusión de que Mead había pasado por alto lo que los archivos policiales desde 1920 en Samoa dejaban claro: que la isla alcanzaba tasas de muerte violenta más altas que Estados Unidos —lo que no era poco—, en la era de Al Capone.

¿Para qué sirve la guerra?

“Y para empeorar las cosas, en una entrevista en 1987, Fa’apua’a Fa’amu (para entonces ya una tatarabuela, pero en 1926 una de las principales fuentes de información de Mead) confesó que ella y su novio Fofoa pensaban que Mead era tan cómica como los yanomamis veían a Chagnon, pero con una gran diferencia: Mead jamás se enteró de que los indígenas le tomaban el pelo. Avergonzada por la obsesión de Mead por el sexo, Fa’amu dijo que no parábamos de soltarle una mentira tras otra. Así pues, Adolescencia, sexo y cultura en Samoa se basó en lo que un par de adolescentes fantaseaban acerca de sus hazañas sexuales”. La cita es de Guerra: ¿para qué sirve? (Ático de los Libros, 2017), el más reciente título del historiador Ian Morris, una espectacular y paradójica defensa de la guerra como motor del progreso humano que llegará a las librerías en septiembre. Ya en Cómo funciona la mente el psicólogo cognitivo Steven Pinker glosaba así la impostura de Mead: “En antropología, una isla paradisíaca de los mares del Sur tras otra resultó ser repulsiva y brutal; Margaret Mead

afirmaba que la práctica indiferente del sexo hacía que los samoanos estuvieran satisfechos y no padecieran la lacra del crimen; luego se acabó demostrando que los jóvenes se aleccionaban unos a otros en la técnica de la violación. Mead calificó a los arapesh como un pueblo bondadoso; luego se demostró que eran cazadores de cabezas. Mead dijo que los tshambuli invertían sus papeles sexuales, los hombres se peinaban haciéndose rizos y se maquillaban; en realidad, los hombres pegaban a sus esposas, exterminaban a las tribus vecinas y consideraban el homicidio un hito crucial en la vida de todo joven varón que le permitía llevar aquella cara pintada que Mead había considerado tan femenina”.

La paradójica respuesta

¿Pero entonces? ¿Hobbes o Rousseau? ¿Lobos o corderos? Lo paradójico, según argumenta Morris, es que somos lo primero... y gra-

Margaret Mead (en el centro) en Samoa en los años 20.

cias a ello nos hemos convertido en lo segundo. “Las sociedades se han hecho más grandes y se han pacificado internamente, la población y la riqueza han explotado, y la proporción de la humanidad que muere violentamente se ha desplomado. (...) La guerra ha hecho a la humanidad más segura y rica”. El historiador defiende así, en la línea del citado Pinker o de Norberto Elias, Lawrence Keeley, Lewis Richardson, Azar Gat o Jared Diamond, que una montaña de datos reunidos a lo largo de la última década demuestran que el mundo es más pacífico de lo que nunca lo ha sido, que nunca han existido menos guerras ni menos crímenes. Lo que ocurrió gracias al efecto “civilizador” de la propia guerra que erigió “estados leviatán” cada vez más grandes, pacíficos y prósperos. Mientras que en la Edad de Piedra entre el 10 y el 20 por ciento de los seres humanos morían a causa de la violencia, en el siglo XX —con su duplo de guerras mundiales—, apenas habría perecido un 1/2 por ciento del total. Harari resume a su vez el estado actual de la violencia en Homo Deus: “En 2012 murieron en todo el mundo unos 56 millones de personas, 620 mil a consecuencia de la violencia humana (la guerra mató a 120 mil personas y el crimen a otras 500 mil). En cambio, 800 mil se suicidaron y 1.5 millones murieron de diabetes. El azúcar es ahora más peligrosa que la pólvora”. La tesis tiene por supuesto detractores como Christopher Ryan, Cacilda Jethá, John Horgan, Douglas Fry o los brillantes aguafiestas John Gray y David Rieff. Sus réplicas son interesantes, reconoce Morris, pero los datos juegan en su contra. El ser humano se acostó hobbesiano y despertó rousseauniano, el bruto violento mutó en buen salvaje, la guerra interminable gestó la paz perpetua. Confi encia

Morris propone que la guerra ha preparado el camino para la paz.


14

Ventanas

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017 Fotos: Archivo

Nueva Guatemala:

etapas constructivas

La capital del Reino de Guatemala pasó por dos intentos fallidos antes de la fundación en el Valle de Panchoy de Santiago de Guatemala en 1541. La capital del reino permaneció en ese lugar por el resto del siglo XVI, hasta 1773, en que unos terremotos provocaron la destrucción de la ciudad. Ya con anterioridad se habían producido telurismos que destruían parte de la ciudad y obligaban a sus habitantes a reconstruirla. Mario Tejada Bouscayrol*

ara afianzar el poder de la Corona, Carlos III le dio plena autoridad al capitán general y a la Real Audiencia para disponer de todo lo relativo al traslado. Cabe recordar que para esta época la Iglesia se encontraba totalmente supeditada al poder Real, y los prelados eran nombrados por el rey. Por tal motivo, cuando surgió la disputa entre el arzobispo metropolitano y el capitán general

en torno al traslado de la ciudad, la solución fue nombrar otro arzobispo que cumpliera la voluntad del rey. Finalmente, después de estudiar varios valles como posible lugar de asentamiento, se escogió el Valle de la Ermita a 11 leguas al oriente de la ciudad de Santiago de Guatemala como el lugar de fundación de la nueva capital.

Los caminos

El papel de los caminos en esta naciente ciudad fue de gran relevancia. Como capital del Reino, dependía de las rutas de comunicación para mantener la administración y el gobierno de las provincias. La guerra contra Inglaterra, que estalló cuando apenas se fundaba la nueva capital, volvió imperante el mantenimiento de los caminos, en especial el de México. La vida de la ciudad no era posible sin abastos y bienes manufacturados que no se producían localmente. Todos estos llegaban a la Nueva Guatemala por los caminos que conectaban al Reino con el Virreinato de la Nueva España. Por el Camino Real de México a Guatemala llegaban los principales productos manufacturados, entre ellos los procedentes de España y el Viejo Mundo, descargados en Veracruz, y los de Asia Oriental que traía el Galeón de Manila, que desembarcaba en Acapulco.

Las rutas provenientes de México convergían en la Provincia de Chiapas, ya en el Reino de Guatemala. De allí seguían dos caminos que se dirigían a Guatemala por Los Altos y por la costa del Pacífico. El Corregimiento o Alcaldía Mayor de Totonicapán-Huehuetenango se encontraba en un punto estratégico, donde se juntaban los dos caminos. Durante el siglo XVIII, esta posición le dio auge comercial al pueblo de Totonicapán, pues desde ese punto se enviaban a Guatemala todas las mercancías que venían de México, al igual que el cacao y añil proveniente de la costa. Entre 1773 y 1779 se realizó el trazado de la nueva ciudad de Guatemala, de acuerdo con las Ordenanzas Reales. Inició la construcción de la infraestructura, edificios del gobierno colonial (Palacio de los Capitanes Generales, Real Audiencia, tribunales, Ayuntamiento y su cárcel, estancos, garitas, Casa de la Moneda, y el cuartel), viviendas de los funcionarios de la Corona y vecinos acomodados y algunos de la clase media. Estas eran en su mayoría edificaciones provisionales de materiales perecederos, mientras se llevaban a cabo las construcciones formales. En algunos casos, se construyeron residencias permanentes desde los primeros momentos del traslado de la ciudad, como denuncia el arzobispo Cortés y Larraz. El prelado argumentaba que


15

Guatemala, viernes 18 de agosto de 2017

se habían realizado antes de tener la autorización del rey, como forma de evadir los compromisos económicos contraídos con la Iglesia.

Trazo a cordel

En 1776 se llevó a cabo el trazado de la ciudad, con calles rectas y anchas, tiradas a cordel y orientadas norte–sur y este–oeste; se construyó la primera parroquia, en la que se asentó el primer grupo de vecinos trasladado desde la Antigua Guatemala. Con la llegada del arzobispo Cayetano Francos y Monroy se aceleró la fundación de la Nueva Guatemala. De 1780 a 1800 se llevó a cabo la mayor actividad constructiva, impulsada por el nuevo capitán general Matías de Gálvez y el nuevo arzobispo Francos y Monroy. En 1780 se llevó a cabo el traslado del Cabildo Eclesiástico y el asentamiento forzado de la mayor parte de los habitantes que permanecían en la Antigua Guatemala. Se ordenó el traslado de los “Pueblos de Indios” que circundaban a la antigua capital, y se inició la construcción de los principales edificios religiosos, escuelas y hospitales vinculados a la Iglesia. Los hospitales y escuelas públicas eran anexos de algunos conventos o instituciones eclesiásticas. En 1781 el arzobispo autorizó los planos de la nueva catedral, cuya construcción inició el 25 de julio de 1782. Entre 1780 y 1782, el arzobispo Francos y Monroy mandó construir los colegios Tridentino y San José de los Infantes, y el hospicio. En 1789 instituyó los colegios San Casiano Mártir y San José de Calazanz. Después de La Parroquia Vieja fueron fundadas las siguientes iglesias de los barrios: San José, en 1783; El Calvario, en 1787; Capuchinas, en 1789, y Guadalupe en 1793. Se encontraban en un estado avanzado de construcción las iglesias de Santa Catarina, Santo Domingo, La Merced y Santa Clara, iniciadas en la década de 1780. Los conventos de las órdenes religiosas habían sido ya terminados o se encontraban en un estado avanzado que ya los hacía habitables. En esta misma época se dio inicio a la construcción de los edificios para albergar a la Universidad. El traslado de la población aceleró las construcciones particulares de viviendas y talleres artesanales. Esta se organizó en barrios dependientes de una parroquia. Para alojar a gran parte de las clases populares trasladadas por la fuerza, fueron construidos de forma apresurada albergues provisionales llamados “barracones” al norte de la ciudad, que se volvieron una “barriada” o zona marginal carente de servicios y ordenamiento urbano. Entre 1800 y 1821 se concluyó la construcción de las iglesias principales. La Catedral se inauguró en 1815, aunque sus torres y fachada no habían sido terminadas; Santo Domingo se estrenó en 1808 coincidiendo con las celebraciones de la coronación de Fernando VII; las obras de construcción de La Merced se terminaron en 1813. La iglesia de San Francisco, vecina de la iglesia y convento de Santa Clara, se terminó hasta mediados del siglo XIX, debido a los acontecimientos que rodearon la independencia de España y la falta de interés de los siguientes gobiernos liberales de la república centroamericana. En este período, debido a la estabilización de sus habitantes, la ciudad se recuperó demográficamente.

*Arqueólogo

En la cumbre del cerro se levanta la santa Ermita dedicada a nuestra señora del Carmen; a sus pies se encuentra la ciudad de Guatemala, que ocupa una extensa llanura.

Edificaciones del valle de la Virgen, también llamado de la Ermita (del Carmen) y anteriormente llamado valle de las Vacas, por el ganado vacuno que allí se criaba.

El acueducto construido sobre el montículo prehispánico conocido como La Culebra, fue el medio para llevar agua a la nueva ciudad.


Revista Viernes 18082017  

Revista Viernes edición 196 del Diario de Centro América, 18 de agosto de 2017.