Issuu on Google+

Archivo


2

Portal Editorial Una sociedad se desarrolla en contacto con otras. Esta interacción las visibiliza y las hace parte del inventario cultural que abarca desde los términos de intercambio comercial hasta el tráfico de ideas y expresiones simbólicas. Entonces, si de territorios culturales se trata, Abya Yala conecta Alaska con Tierra de Fuego sin dejar fuera las islas del Atlántico, que por su ubicación y composición demográfica parecieran constituir otra territorialidad. Es más, Abya Yala no es concebible sin los otros continentes. Y es que las distancias intercontinentales fueron primero salvadas vía la imaginación, luego por mar, después por aire, y ahora... por Internet. Salvadas quiere decir recorridas y transitadas sistemáticamente por grandes y pequeñas migraciones milenarias. Digamos que la apuesta por recuperar la visión del mundo y las prácticas sostenibles de los pueblos originarios le da la oportunidad a nuestra América de migrar hacia sí misma. Es una apuesta por el restablecimiento de la capacidad de darle nombre a nuestras aspiraciones. Se trata, en suma, de reconquistar los territorios del sueño y reinventar un continente lleno de mundo y de esperanza.

DIRECTORIO Director General: Héctor Salvatierra Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo Edición: Otoniel Martínez Diseño Gráfico: Héctor Estrada Digitalización: Boris Molina Biblioteca de la Tipografía Nacional: Thelma Mayén Hemeroteca del Diario de Centro América: Álvaro Hernández

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

Clara Luz Menese

Biografía de Spín l doctor Horacio Figueroa Marroquín dice en el prólogo que la autora de esta biografía, en su afán de darnos a conocer valores patrios, ha publicado ya la de “ese pequeño pero gigantesco hombre que es el poeta, escritor y as del periodismo nacional Rigoberto Bran Azmitia, y gracias a ella tenemos una biografía del inolvidable y gran poeta Augusto Meneses”. La biografiada es hija de don Rafael Spínola, autor del libro Moral razonada , y doña Ana Florencia Strecker. Ambos fallecieron cuando Magdalena tenía 4 años. El apellido Spínola se origina en los Países Bajos, dispersándose más tarde por Alemania y por el continente americano. Los Spínola Baesa y Bravo son descendientes de una sobrina del general Nicolás Bravo, héroe de la independencia de México. Su madre, de apellido Strecker, era de origen alemán, aunque nacida en Tepic, México. En el inicio de su carrera fue importante el espaldarazo que en 1915 le dieran los colaboradores de la revista Guatemala informativa, José Rodríguez Cerna, Carlos Wyld Ospina, Virgilio Rodríguez Beteta, Máximo Soto Hall y Amy M. Miles, quienes aprobaron la publicación de sus primeros cuentos: Lirios que mueren y Nubia. Bajo el pseudonimo de Verax siguió enviando sus producciones al diario La República, revista La Esfera, editada por G.M. Staebler, teniendo como editores a Eduardo Aguirre Velásquez y al escritor nicaragüense Virgilio Zúñiga. Trabajos suyos también fueron publicados en el Diario de los Altos, de Quetzaltenango.

Gal Archivo


iernes

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

es Álvarez de Soto

e Magdalena nola

lería

Cuatro siglos galileanos El astrónomo, filósofo, físico y matemático italiano Galileo Galilei nació en Pisa el 15 de febrero de 1564. Entre sus logros destaca la construcción de un telescopio a partir de un modelo holandés. Con este aparato, en 1610 identificó los satélites de Júpiter, hoy denominados galileanos: Calixto, Europa, Ganímedes e Ío.

Cuento 172

El origen de un cuadro Hacía tiempo que Tosa Mitsunobu deseaba retratar el Hyakki Yak (la fantasmal procesión, o desfile, de los cien espíritus), cuando oyó hablar de un monje peregrino que se había encontrado con esta espectral comitiva mientras pernoctaba en las ruinas del viejo templo llamado Shozenji, antiguamente situado en las afuera de Fushimi, cerca de Kioto. De este templo se decía que estaba deshabitado desde el trágico día en el que una banda de ladrones mató a todos sus habitantes. Aunque otros monjes intentaron sustituirlos, desistieron al poco tiempo, debido a los fantasmas que, según decían, lo habitaban. Pero esto había sucedido muchos años atrás. El peregrino, que procedía de una ciudad lejana, no estaba al tanto de la siniestra leyenda del lugar, y como ya se había hecho de noche y una tormenta amenazaba con desatar su furia sobre él, decidió refugiarse en el templo abandonado. Buscó una habitación pequeña y en buen estado, en la cual, tras cenar un cuenco de arroz, se echó a dormir A las dos de la noche, lo despertó una gran algarabía de ruidos. Al acercarse al edificio principal, descubrió que en su interior se habían reunido decenas de espectros y duendes, de las formas más diversas, que reían, jugaban y danzaban. Se trataba del Hyakki Yak, y el peregrino, aunque asustado, no pudo evitar quedarse un rato observándolos, hasta que aparecieron otros espíritus de aspecto más grotesco y horrible, momento en el cual echó a correr de vuelta a su habitación, en donde se encerró hasta que los sonidos extraños cesaron y se hizo de día. Esta era más o menos la historia que el peregrino, aún temblando, le relató aquella misma mañana a un comerciante de Fuchimi, y que este a su vez le contó al afamado pintor Tosa Mitsunobu unas semanas después, mientras este se hallaba de paso en la ciudad. Esperando encontrar inspiración para su ansiado cuadro, Mitsunobu cogió sus cuadernos y sus pinturas y se dirigió hacia el templo Shozenji, dispuesto a pasar la noche en él. Cuando llegó, el sol acababa de ponerse. Entró en la sala principal y montó guardia durante horas, sin percibir ningún ruido o visión que se saliera de lo normal, hasta que a eso de la medianoche su atención se vio atraída por una extraña luminiscencia que parecía provenir de las paredes. Comprobó con sorpresa que allí aparecían dibujados duendes y espectros; era el Hyakki Yak, reflexionó el pintor, que se manifestaba para él brillando tenebrosamente en las paredes. A la luz de la luna, Mitsunobu se apresuró a copiar en su cuaderno las más de doscientas figuras, cada una diferente y más grotesca que la anterior. En ello empleó toda la noche, terminando justo cuando la primera luz de la mañana irrumpió en la sala y los espectrales dibujos desaparecieron. Antes de partir, examinó por última vez las paredes. Estaban recubiertas de grietas y musgos de diferentes colores, que daban lugar a formas caprichosas, las cuales de pronto le resultaron muy familiares. Tosa Mitsunobu emitió una sonora carcajada al comprender que aquellos eran los fantasmas que había visto durante la noche. Apenas grietas y desconchones en la pared convertidos en terribles espectros gracias al azar y a su excitada imaginación, sugestionada por la historia del peregrino, quien probablemente fuese víctima de una ilusión similar a la que él acababa de sufrir. Pero, después de todo, ¿qué importancia tenía eso?… ¿Acaso no había logrado al fin pintar el Hyakki Yak? Anónimo/Japón

3


4

Abecedario

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

El verdadero nombre de este continente Esta denominación es dada al continente americano por el pueblo kuna, desde antes de la llegada de los europeos. Este pueblo es originario de la serranía del Darién, al norte de Colombia, y hoy habita la región al sur de Panamá. A los kunas de la región colombiana se les conoce como kuna-tule. Ecoportal* a cultura kuna sostiene que ha habido cuatro etapas históricas en la tierra, y a cada etapa corresponde un nombre distinto de la tierra conocida mucho después como América: Kualagum Yala, Tagargun Yala, Tinya Yala, Abya Yala. El último nombre significa: territorio salvado, preferido, querido por Paba y Nana, y en sentido extenso también puede significar tierra madura, tierra de sangre. Así esta tierra se llama Abya Yala, que se compone de “Abe”, que quiere decir “sangre”, y “Ala”, que es como un espacio, un territorio, que viene de la Madre Grande. Es así como actualmente diferentes organizaciones, comunidades e instituciones indígenas y representantes de ellas de todo el continente han adoptado su uso para referirse al territorio continental, en vez del término “América”. Es por esto que el nombre de Abya Yala es utilizado en sus documentos y declaraciones orales como símbolo de identidad y de respeto por la tierra que habitamos. Enrique Dussel (Dussel, 1993) ya nos había advertido que el denominado “descubrimiento de América” fue, en verdad, el encubrimiento de los pueblos que aquí habitaban. Abya Yala es, así, el verdadero descubrimiento de América.

Pueblo serrano

El pueblo kuna, originario de Sierra Nevada, en el norte de Colombia, habitó la región del golfo de Urabá y las montañas de Darién, y actualmente vive en la costa caribeña de Panamá, en la comarca de Kuna Yala (San Blas). El nombre de América, aunque usado por primera vez en 1507 por Martin Waldseemüller, solo se consagra desde fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX como un medio de las élites criollas para afirmarse en contraposición a los conquistadores europeos dentro del proceso de independencia.

Aunque los diferentes pueblos originarios que habitan el continente atribuyeran nombres propios a las regiones que ocupaban (Tawantinsuyu, Anahuac, Pindorama), la expresión Abya Yala objetiva la construcción de un sentimiento de unidad y pertenencia. Pese a que algunos intelectuales, como el sociólogo catalán-boliviano Xavier Albó, ya habían utilizado la expresión Abya Yala en contraposición a la designación consagrada de América, la primera vez que la misma fue explícitamente usada con ese sentido político fue en la II Cumbre Continental de los Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala, realizada en Quito en 2004.

Pueblos originarios

Nótese que en la I Cumbre, realizada en México en el 2000, la expresión aún no era invocada, como se puede leer en la Declaración de Teotihuacán, cuando se presentan como “los Pueblos Indígenas de América reafirmamos nuestros principios de espiritualidad comunitaria y el inalienable derecho a la Autodeterminación como Pueblos Originarios de este continente”. A partir de 2007, sin embargo, en la III Cumbre Continental de los Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala, realizada en Iximché, Guatemala, resuelven constituir una Coordinación Continental de las Nacionalidades y Pueblos Indígenas “como espacio permanente de enlace e intercambio, donde converjan experiencias y propuestas, para que juntos enfrentemos las políticas de globalización neoliberal y luchar por la liberación definitiva de nuestros pueblos hermanos, de la Madre Tierra, del territorio, del agua y de todo patrimonio natural para vivir bien”. Poco a poco, en los diferentes encuentros del movimiento de los pueblos originarios, el nombre América va siendo sustituido, indicando así no apenas otro nombre, sino también la presencia de otro sujeto enunciador del discurso, hasta aquí callado y subalternizado en términos políticos: los pueblos originarios. La idea de un nombre propio que abarcara todo el continente se impuso a esos diferentes

pueblos y nacionalidades cuando comenzaron a superar el largo proceso de aislamiento político a que se vieron sometidos tras la invasión de sus territorios en 1492, con la llegada de los europeos. Con Abya Yala hay todo un nuevo léxico político donde la propia expresión “pueblos originarios” gana sentido. Esa expresión afirmativa fue la que esos pueblos en lucha encontraron para autodesignarse y superar la generalización eurocéntrica de “pueblos indígenas”. A fin de cuentas, antes de la llegada de los invasores europeos, en el continente había una


iernes

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

5

La historia de los pueblos originarios se está escribiendo aún. Aves simbólicas tejen sus trama desde lo alto.

buscada por los negociantes europeos a fines del siglo XV. La expresión “indígena” ignora, así, que esos otros pueblos tenían sus propios nombres y su propia designación para sus territorios. Paradójicamente, la expresión “pueblos indígenas”, en la misma medida en que ignora la diferencia específica de esos pueblos, contribuyó a unificarlos no solo desde el punto de vista de los invasores, sino también como una designación que, en principio, servirá para constituir la unidad política de esos pueblos por sí mismos, cuando comienzan a percibir la historia común de humillación, opresión y explotación de su población y la dilapidación y devastación de sus recursos naturales.

Descolonizar el pensamiento

población estimada de entre 57 y 90 millones de habitantes que se distinguían como maya, kuna, chibcha, mixteca, zapoteca, ashuar, huaraoni, guaraní, tupinikin, kaiapó, aymara, ashaninka, kaxinawa, tikuna, terena, quechua, karajás, krenak, araucano/mapuche, yanomami, xavante, entre tantas nacionalidades y pueblos originarios del continente. La expresión “indígena” es, en ese sentido, una de las mayores violencias simbólicas cometidas contra los pueblos originarios de Abya Yala, en la medida en que es una designación que hace referencia a las Indias, o sea, a la región

Abya Yala se configura, por lo tanto, como parte de un proceso de construcción político e identitario, en el que las prácticas discursivas cumplen un papel relevante de descolonización del pensamiento, y que ha caracterizado al nuevo ciclo del movimiento “indígena” cada vez más como un movimiento de los pueblos originarios. La comprensión de la riqueza de los pueblos que viven aquí hace miles de años y del papel que tuvieron y tienen en la constitución del sistema-mundo ha alimentado la construcción de ese proceso político identitario. Considérese, por ejemplo, que hasta la invasión de Abya Yala, Europa detentaba un papel marginal en los grandes circuitos mercantiles,

que tenían en Constantinopla uno de sus lugares centrales. La toma de esa ciudad por los turcos, en 1453, propició la búsqueda de caminos alternativos, sobre todo por parte de los grandes negociantes genoveses, que encontraron apoyo político entre las monarquías ibéricas y en la iglesia católica romana. Desde entonces, circuitos mercantiles relativamente independientes en el mundo pasan a estar integrados e incluso se constituye el circuito Atlántico con la incorporación del Tawantinsuyu (región hoy ocupada por Perú, Ecuador y Bolivia, principalmente), del Anahuac (hoy México y Guatemala, principalmente), de las tierras guaraníes (envolviendo parte de Argentina, Paraguay, sur de Brasil y Bolivia, principalmente) y Pindorama (nombre con que los tupí designaban a Brasil). El carácter periférico y marginal de Europa era tal que la expresión “orientarse” (ir hacia el oriente) indicaba la relevancia del Oriente en la época. Así, es con la incorporación de los pueblos de Abya Yala y con su sometimiento político, junto con el tráfico y la esclavización de los africanos traídos a este continente, que se crea la oportunidad para la centralidad de Europa. En resumen, el surgimiento del sistema mundo moderno se da junto con la construcción de la colonialidad. Se trata, por lo tanto, de un sistema mundo moderno colonial. Y ese carácter contradictorio inscrito en el sistema mundo moderno, que busca olvidar su carácter también


6

iernes

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

Abya Yala no se propone solo como un nuevo nombre para América, sino como la recuperación identitaria de los pueblos originarios.

colonia l, es lo que los pueblos or i ginarios de este continente vienen buscando explicitar en la lucha “por la liberación definitiva de nuestros pueblos hermanos, de la Madre Tierra, del territorio, del agua y de todo patrimonio natural para vivir bien”. De este modo, la descolonización del pensamiento se vuelve central para los pueblos originarios. Como bien señaló Luis Macas, de la Coordinadora de las Nacionalidades Indígenas del Ecuador, “Nuestra lucha es epistémica y política”, donde cumple un papel fundamental el poder de designar lo que es el mundo.

se muestra actual, en tanto historia de larga duración actualizada. No es raro que esas regiones sean objeto de programas de desarrollo y modernización, casi siempre con un elevado contenido de colonización (de hecho, esas expresiones casi siempre son sinónimos). La elección del nombre Abya Yala por los kunas recupera la lucha por la afirmación de sus territorios, de la que ellos fueron pioneros con su revolución de 1925, consagrada en 1930 en el derecho de autonomía de la comarca de Kuna Yala, con sus 320 mil 600 hectáreas de tierras, más las aguas vecinas del archipiélago de San Blas.

Lucha por el territorio

Descolonizar el Estado

Intelectuales vinculados a las luchas de los pueblos de Abya Yala han señalado el carácter etnocéntrico inscrito en las propias instituciones, incluso en el Estado territorial, cuyo eje estructurante está en la propiedad privada y cuyo fundamento se encuentra en el Derecho Romano. A pesar de su origen regional europeo, los fundamentos del Estado Territorial, incluso la idea de espacios mutuamente excluyentes, como la propiedad privada, han sido impuestos al resto del mundo como si fueran universales, ignorando las diferentes formas de apropiación de los recursos naturales que predominaban en las mayores partes del mundo, casi siempre comunitarias y no mutuamente excluyentes. En América Latina, el fin del colonialismo no significó el fin de la colonialidad, como afirmó el sociólogo peruano Aníbal Quijano, explicitando el carácter colonial de las instituciones que sobrevivieron tras la independencia y que ilumina la declaración de Evo Morales

Ayma al asumir la presidencia de la República de Bolivia, en 2006, cuando afirmó que era “preciso descolonizar el Estado”. Para que no se piense que se trata de una afirmación abstracta, debe recordarse que los concursos de oposición para funcionarios en ese país eran realizados exclusivamente en lengua española, cuando aproximadamente el 62 por ciento de la población piensa en quechua, aymara y guaraní, las lenguas que hablan predominantemente en su vida cotidiana. En países como Guatemala, Bolivia, Perú, México, Ecuador y Paraguay, así como en ciertas regiones de Chile (en el sur, donde viven aproximadamente un millón de araucanos/mapuches), de Argentina (el Chaco norteño) y de la Amazonia (brasileña, colombiana y venezolana), el carácter colonial del Estado se hace presente con todo su peso. El “colonialismo interno”, expresión consagrada por Pablo González Casanova,

La lucha por el territorio se configura como una de las más relevantes en el nuevo ciclo de luchas del movimiento de los pueblos originarios que se delinea a partir de los 80 del siglo pasado (myskitos en Nicaragua) y que logra su mayor expresión en los 90 y a comienzos del nuevo siglo, revelando cambios profundos tanto desde el punto de vista epistémico como político. Abya Yala se posiciona así como un atractor (Prigogine) en torno al que otro sistema puede configurarse. Eso es lo que los pueblos originarios están proponiendo con ese otro léxico político. No olvidemos que dar nombre propio es apropiarse. Es hacer propio un espacio por medio de los nombres que se atribuyen a ríos, montañas, bosques, lagos, animales y plantas; por ese medio, un grupo social se constituye como tal, articulando sus mundos de vida, sus mundos de significación y convirtiendo un espacio en su espacio: su territorio. El lenguaje territorializa y, de esa manera, se revela una tensión de territorialidades entre América y Abya Yala. *Crónicas de la Tierra


Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

Gavetas

7

Hemeroteca del Diario de Centro América

El canciller DCA, 22 de febrero de 1934.- Este día agregó un año a su existencia el licenciado Alfredo Skinner Klée, ministro de Relaciones Exteriores y persona que goza de general estimación en los círculos de nuestra sociedad. Familiares y amigos hiciéronle presente el testimonio de su amistad en un ágape íntimo.


8

Reporte en V

¿Por qué el amor es ciego? BBC* o hay pregunta sobre le mente y el comportamiento humano que no despierte la curiosidad de Ignacio Morgado. Y es que este catedrático de psicobiología y director del Instituto de Neurociencias en la Universidad Autónoma de Barcelona, estudia desde hace años cómo funciona el más complejo e intrigante de nuestros órganos: el cerebro. Una de las grandes virtudes de Morgado es su capacidad para traducir complejas explicaciones científicas a un lenguaje comprensible y ameno, que ha volcado en sus libros de divulgación científica, como La fábrica de ilusiones (2015) o Cómo percibimos el mundo: una exploración de la mente y los sentidos (2012). En el marco del Festival Hay en Cartagena, Colombia, un encuentro de escritores y pensadores que se realizó en esa ciudad colombiana entre el 26 y 29 de enero pasado, Morgado aceptó responder a las preguntas enviadas por nuestros lectores. A continuación sus respuestas.

¿Por qué las emociones son en general más fuertes que la razón?

Las emociones llevan en este planeta unos 200 millones de años, la razón lleva muchísimos menos (unos 50 y tantos millones, nada más). Las emociones jugaban un papel muy importante en nuestras vidas porque evolucionaron para hacer que los organismos reaccionaran de manera rápida ante circunstancias adversas para protegerse, conseguir comida, evitar peligros, encontrar sexo. La evolución y la selección natural organizaron las emociones en nuestro cerebro de tal manera que funcionaran de forma automática y rápida, porque si no fuera así no tendrían valor adaptativo. Sin embargo, la razón, que en teoría es superior a la emoción, tiene un talón de Aquiles y es que necesita tiempo y, normalmente, no se lo damos.Si no nos frenamos y no nos damos tiempo para que la razón encuentre argumentos de por qué no hemos de reaccionar emocionalmente, la emoción ganará siempre la partida. Si nos damos tiempo, la razón siempre puede triunfar. Recordemos el refrán que dice “antes de actuar cuenta hasta diez”. Yo me conformaría con que contáramos hasta cinco.

¿Es cierto que la mente no se encuentra únicamente en el cerebro, sino en todas las células nerviosas?

La mente no está en ninguna parte. Es una función del cerebro y las funciones no están en

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

ningún sitio físico, sino que son algo que ocurre en un sistema. Para entenderlo, les doy una metáfora sobre el movimiento y la rueda. Uno no diría que el movimiento está en la rueda sino que es algo que hace la rueda. Algo similar ocurre entre el cerebro y la mente. El movimiento no es algo que va haciendo la rueda y dejando caer por el camino, sino que es algo que hace la rueda cuando funciona. Del mismo modo, la mente es algo que hace el cerebro cuando está activo.

¿La inteligencia es heredada o aprendida?

Los mejores estudios sobre el tema no dan cifras respecto a la herencia que vayan más allá del 40 por ciento. Es decir que, en el mejor de los casos, heredamos entre un 30 y un 40 por ciento. Esa inteligencia es inmutable, el resto es una combinación de muchos factores de naturaleza diferente: la alimentación, la educación, la cultura, etcétera. Otros factores, como por ejemplo la personalidad, que también tienen un componente heredado, se suman a la herencia que traemos de la inteligencia para completar una capacidad global, que es la que se pone de manifiesto, por ejemplo, en el rendimiento escolar o en cualquier otra actividad de la vida. Por eso no hay que desmoralizarse si le dicen a uno que no tiene un coeficiente intelectual demasiado alto. Hay muchas cosas en la vida que influyen con tanta o más fuerza que la propia inteligencia en nuestros éxitos o fracasos.

¿Cuál es la mejor manera de entrenar la mente de un niño para estimular el razonamiento?

Hay muchas fórmulas, pero el mejor aprendizaje es el activo. El razonamiento lo estimula, sobre todo, la activación de la corteza frontal del cerebro, particularmente la prefrontal, que está por encima de los ojos y la frente. Esa parte del cerebro se activa cuando tratamos de resolver problemas, dilemas o situaciones complicadas. Incluso a los niños es bueno empezar a plantearles pequeños dilemas del tipo ¿qué preferirías: comerte ahora un caramelo o comerte diez cuando acabe la clase? Ese dilema puede hacer que se active la corteza prefrontal y, en consecuencia, se active la memoria de trabajo. Y está demostrado que eso, a la larga, no solo beneficia al aprendizaje en curso, sino también a la inteligencia.

¿Cómo puede la neurociencia ayudar a mejorar el aprend-

La mente no está en ninguna parte, pues constituye una función del cerebro.


iernes

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

9

¿Qué es la mente? ¿Es posible dejar de usarla y no pensar? ¿Por qué las emociones casi siempre le acaban ganando a la razón?

El aprendizaje activo es la mejor manera de entrenar la mente.

Por ejemplo, la posición en la que uno está al ver algo influye en cómo lo ves, si lo ves más grande, más pequeño, desde una perspectiva u otra; todo eso influye.

¿Cómo hacer para olvidar eventos traumáticos? ¿Por qué siempre tendemos a recordarlos, aun con el paso del tiempo?

zaje de adultos con bajo nivel educativo?

Afortunadamente, los consejos para mejorar el aprendizaje en gente con alto o bajo nivel educativo suelen ser muy parecidos. Hay una serie de condiciones básicas para que el cerebro trabaje bien cuando aprende. Una es tener una alimentación exenta de grasas, porque las grasas perjudican las conexiones que se tienen que formar entre las neuronas para poder aprender. Otra es hacer ejercicio físico porque esto hace que las neuronas liberen sustancias que actúan como un lubricante para el cerebro, y hace que las conexiones entre las neuronas se establezcan con facilidad. Tercero, hay que dormir bien, porque durante el sueño nuestro cerebro repasa de forma automática lo que hemos aprendido durante el día. Y además, siempre hay que hacer aprendizaje activo: es decir, pensar, razonar, explicar. Es mucho mejor leer algo corto y después hacer que el estudiante tenga que explicarlo a los demás, que usar ese tiempo para leer mucho, ya que la mejor forma de aprender es tratar de enseñar.

¿Cómo se pueden superar los miedos?

Es difícil, pero la fórmula es fácil. El miedo es una emoción y solo se quita con una emoción más fuerte o contraria a la anterior. Si a usted le deja la novia, la mejor forma de solucionar ese problema es con una nueva pareja. Si una persona quiere quitarse un miedo de encima, tiene que actuar a lo Marco Aurelio, el emperador romano que escribió aquel libro

extraordinario Meditaciones de inteligencia emocional. Una cosa que él decía siempre, y yo la llevo al terreno del miedo, es que cuando un factor exterior te angustia o te crea miedo, tienes que entender que esa cosa exterior no la puedes cambiar, ya que no depende de ti. Pero lo que sí puedes cambiar es tu forma de ver esa cosa. Tienes que quitarte el miedo de encima razonando sobre él, preguntándote por qué lo ves así y cómo podrías verlo de otra manera, etcétera.Razonando sobre ese miedo, puedes acabar viéndolo de una nueva manera. Cuando lo logres, crearás una emoción incompatible con la del miedo, y esa es la única forma de eliminar el miedo por ti mismo.

¿Cuál es la razón de que frente a un mismo hecho o circunstancia, dos personas procesen la información de diferente manera?

Cuando las personas procesan información no solo tienen en cuenta la información propiamente dicha, sino también otras cosas, como las experiencias previas que han tenido respecto a esa información, las expectativas sobre lo que esa información significa o las memorias que puedan tener sobre cuestiones que puedan estar relacionadas con esa información, y eso varía extraordinariamente de una persona a otra. Todos esos componentes colaterales que van a influir en cómo se percibe una determinada información, nunca son iguales en diferentes personas, y eso hace que unos vean las cosas de una manera y otros de otra.

Desgraciadamente es muy difícil olvidar los eventos traumáticos porque, precisamente, las emociones han evolucionado para que no olvidemos esos eventos. Eso tiene mucho sentido porque si nos ha pasado algo negativo, nuestro cerebro lo registra muy bien para que nos acordemos de ello y no nos vuelva a pasar. Si olvidáramos con facilidad las cosas traumáticas que nos ocurren, aumentarían las probabilidades de que volviéramos a caer en los mismos errores. Por eso, las emociones han evolucionado para que no olvidemos ni las cosas buenas ni las cosas malas. Nos interesa recordar ambas, las buenas para repetirlas y las malas para evitarlas.

¿Por qué el hombre siempre tiende a repitir los errores, sobre todo los relacionados con el amor?

Se ha demostrado que el amor, sobre todo en los jóvenes, desactiva la corteza prefrontal, la parte del cerebro con la que razonamos. Científicamente hablando podemos decir que el amor es ciego. Y, por tanto, un ciego no solo tropieza dos veces con la misma piedra, sino doscientas mil veces, porque si uno es ciego, obviamente no ve por dónde va. Esa ceguedad del amor es la que hace que los enamorados se equivoquen siempre en lo mismo.

¿Es posible desarrollar facultades como la telepatía o telequinesis o son solo inventos?

La ciencia no ha sido capaz de demostrar que esos eventos ocurran ni cómo ocurren, en el caso de que sean ciertos. *British Broadcasting Company


10

Contando el tiempo

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

Carlos

GuzmánBöckler

Un adiós desde México R. Aída Hernández-Castillo*

l primer día de febrero murió don Carlos Guzmán-Böckler. América Latina ha perdido a uno de sus pensadores más honestos y lúcidos, que nos ayudó a entender la importancia del racismo y el colonialismo en la estructuración de la desigualdad social en el continente. Los pueblos indígenas han perdido a un aliado histórico, cuya producción académica estuvo siempre inspirada por sus luchas y sus resistencias. Personalmente echaré de menos a un amigo y a un maestro que marcó mi desarrollo académico y búsquedas políticas y epistémicas desde el inicio de mi vida profesional. Conocí a don Carlos, en Chiapas cuando tenía tan solo 22 años y como pasante me incorporé al Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas) en San Cristóbal de las Casas, en el cual él era uno de los coordinadores del proyecto colectivo Religión y Sociedad, en el marco del cual hice mi tesis de licenciatura sobre identidades culturales y cambio religioso entre los kanjobales guatemaltecos refugiados en Chiapas. Eran otros tiempos, en los que el título de licenciatura todavía era una credencial que nos abría puertas laborales, y en los que los investigadores consolidados nos acogían en sus proyectos y se comprometían con nuestra formación. Don

Carlos Guzmán-Böckler, Andrés Fábregas, Guillermo Bonfil-Batalla, Gilberto Giménez, posteriormente Salomón Nahmad y Leonel Duran, fueron mentores en esta etapa de mi formación académica. Éramos un equipo de investigadores jóvenes, recién graduados de la licenciatura, que llevábamos todos nuestros miedos e inseguridades a nuestra primera experiencia profesional en la investigación antropológica. Yo tenía ya entonces una formación temprana como periodista en una agencia centroamericana de noticias, a la que llegué a los 18 años, por lo que mi corazón y compromiso político ya estaban estrechamente vinculados a esa región cuando lo conocí.

Perspectiva crítica

Don Carlos vino a fortalecer mis perspectivas críticas en torno al nacionalismo mexicano, que había dividido a los pueblos mayas de la frontera sur y que en nombre del “desarrollo y la identidad nacional’’ había impulsado campañas violentas de aculturación, que él en esos tiempos calificaba de etnocidas. De todo el equipo de asesores del proyecto, fue el único que nos supervisó en campo, tomando camiones de carga en una época en la que el transporte público aún no recorría los caminos de terracería de la región fronteriza de Chiapas. Llegó a los distantes ejidos de Tziscao y Cuauhtémoc, en el municipio mexicano de

La Trinitaria, y conoció a mis amigos refugiados chujes y kanjobales, que habían encontrado albergue en las tierras de sus compadres, hermanos o cuñados mexicanos. Era la primavera de 1985, cuando cruzamos a pie la ficticia frontera que separa al ejido mexicano de Tziscao de la comunidad guatemalteca de El Quetzal, caminando a las orillas de la laguna que ha quedado simbólicamente partida en dos por los mojones fronterizos. Fue un privilegio recorrer esos senderos en su compañía, pues era un gran conversador y cada planta, cada persona, cada nombre, daba pie a una disertación sobre la historia de nuestros pueblos, tan cercanos y a la vez, tan distantes en sus proyectos de futuro.

Tiempos de guerra

Eran tiempos de desangramiento, y las historias de violencia, desplazamiento y despojo que nos compartían los refugiados, reafirmaban nuestras convicciones de que la investigación tenía que aportar, de alguna manera a las luchas por la justicia social. Fue en ese año que él terminó de escribir Donde enmudecen las conciencias. Crepúsculo y aurora en Guatemala (1986), cuyos argumentos centrales discutimos muchas veces en nuestros seminarios del proyecto. En ese entonces, él ya había publicado con Jean Loup Herbert, Guatemala una interpretación histórico social (1970) y Colonialismo


Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

iernes Fotos: Archivo

y revolución (1975), poniendo en la mesa de debate el tema del racismo y el colonialismo como estructuras fundantes de las sociedades contemporáneas. La obra de Carlos Guzmán-Böckler, se adelantó por décadas a las perspectivas teóricas de los llamados Estudios Poscoloniales y al grupo Colonialidad-Modernidad, que en pleno siglo XXI vienen a redescubrir el hilo negro en torno a la vigencia del colonialismo. Guzmán-Böckler teorizó desde la práctica, acompañando los procesos organizativos de los pueblos indígenas, durante y después del conflicto armado en Guatemala. Forzado a refugiarse en México en 1977, se integró como investigador a Ciesas (entonces CIS-INAH) en el que trabajó por veinte años, formando la primera licenciatura de etnolingüística de nuestro centro, dirigida prioritariamente a intelectuales indígenas. Generaciones de etnolingüístas y antropólogos mexicanos, nos formamos formal o informalmente con don Carlos, aprendimos de su pensamiento crítico, pero también de su calidad humana.

El retorno

Después de ser su alumna me convertí en su colega, ya como investigadora de tiempo completo de Ciesas-Sureste, en San Cristóbal de las Casas. En esta época compartimos la amistad con Tono Mosquera y Walda Barrios, y fuimos testigos de las traiciones y desencantos con las dirigencias políticas, después de los Acuerdos de Paz. Fueron tiempos difíciles para él, porque empezaba a perder la vista, pero también porque era testigo de cómo las demandas centrales de derechos indígenas pasaban a un segundo plano en las negociaciones entre militares de ambos bandos. En 1997, estando yo como directora de la Unidad Sureste, nos tocó despedirnos, cuando decidió retirarse y regresar a Guatemala. Fue una despedida difícil, porque después de todo lo que había dado a nuestra institución como maestro e investigador, el entonces director nacional de Ciesas, nunca reconoció debidamente sus aportes. Estábamos entrando a la nueva era neoliberal en la que las prioridades del trabajo académico empezaban a cambiar. La iniciativa de los investigadores de Ciesas, de poner su nombre a la biblioteca de la Unidad Sureste nunca encontró eco en los burócratas que empezaron a dirigir nuestro centro como si fuera una empresa o una consultoría. Sin embargo, sus enseñanzas han seguido haciendo escuela entre los intelectuales indígenas de ambos lados de la frontera y entre todos los que seguimos insistiendo en que el racismo es una asignatura pendiente para la antropología latinoamericana. El año pasado tuve la suerte de visitarlo, con mi colega Aura Cumes, en su casa de San Lucas Sacatepéquez. En el fondo los dos sabíamos que nos estábamos despidiendo. Pasamos el día recordando el tiempo compartido en México, pero sobre todo, escuchando sus memorias de la historia contemporánea de Guatemala, con todas sus contradicciones, silenciamientos y traiciones. Una historia marcada no solo por la violencia, sino también por las utopías y las resistencias, de las que él fue una parte fundamental. Descanse en paz, don Carlos Guzmán Böckler, maestro, amigo y luchador incansable por la justicia social.

*Antropóloga

Hasta el último momento, Carlos Guzmán-Böckler ejerció un magisterio comprometido con su tiempo. Siempre supo estar cerca de los olvidados. Su obra es un registro crítico de los procesos coloniales que sustentaron muchos de los Estados actuales.

11


12

Tragaluz

El café de los existencialistas, de Sarah Bakewell, retrata a los filósofos como estrellas del rock. Ahora han perdido su terreno frente a la autoayuda o la psicología.

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

El


iernes

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

13 Fotos: Archivo

discutible prestigio de la filosofía Ramón González Férriz*

urante mucho tiempo, los filósofos fueron gente influyente. Algunos, incluso, famosos. Como explica En el café de los existencialistas, de Sarah Bakewell, que apareció hace poco en castellano en Ariel, hubo un lugar cercano -la Europa dominada por las culturas francesa y alemana- y un tiempo no muy lejano -los dos primeros tercios del siglo XX- en que llegaron a ser verdaderas estrellas del rock que influían en el estado de ánimo de sus sociedades, veían sus ideas reflejadas en las decisiones de sus líderes políticos y eran parados en la calle para hacerse el equivalente de entonces a un selfie. Ganaban mucho dinero porque vendían muchos libros, aunque casi siempre optaran por la vida bohemia entre cafés y bares de jazz. Y ligaban mucho, no porque fueran particularmente guapos -hay excepciones-, sino porque eran filósofos famosos, líderes morales, referentes políticos. Sus maestros habían sido alemanes serios y burgueses como Heidegger, Jaspers o Husserl. Ellos eran Sartre, Merleau-Ponty, De Beauvoir, Camus y un montón de discípulos, amantes y admiradores. Los existencialistas. Hoy es difícil saber qué sentido sigue teniendo el existencialismo. Con la excepción de Camus y De Beauvoir, diría que sus libros aguantan mal si se leen más allá de la adolescencia, ese momento en el que en realidad uno está incapacitado para comprender la filosofía (volveré sobre esto más adelante).

La filosofía no es lo que era

Además, ahora la filosofía ocupa un lugar muy distinto que en su época. Aunque hay excepciones (la más feliz y reciente es la del español José Luis Pardo y su último libro, modesto superventas, Estudios del malestar), la filosofía ha sido durante las últimas décadas una disciplina básicamente encerrada en la academia, incomprensible para la mayoría de la población y muy desconectada de la realidad política, a pesar de sus intentos de estar en ella, sobre todo entre la nueva izquierda. Esto puede parecer algo malo. Con mucha frecuencia, profesores y ensayistas nos recuerdan que la filosofía es imprescindible para que los ciudadanos se conozcan a sí mismos, sean libres

y críticos, jueguen un papel consciente en una sociedad democrática y velen por esta con las herramientas del pensamiento y la deliberación. Pero esto es en parte mentira. Como muestra el libro de Bakewell -aunque quizá no quiere que los protagonistas de su libro nos caigan mal-, la filosofía ha sido también, desde su fundación hace 2 mil 400 años, un máquina de producir excusas para los regímenes dictatoriales, el asesinato de Estado o de los revolucionarios y la aniquilación de derechos. Heidegger, por supuesto, fue un nazi, o algo muy parecido a un nazi, y Sartre tuvo el talento de detectar los regímenes más espeluznantes y apoyarlos. Pero ya desde Platón muchos filósofos han querido estar cerca del poder y venerar a los potentados, y se han mostrado dispuestos a cerrar los ojos ante brutalidades o abiertas matanzas. De modo que, aunque en general en nuestros tiempos se tienda a pensar que, si bien no nos importa mucho, la filosofía es algo bueno en sí mismo, no lo es. Seguramente es un error ignorarla, pero también lo es ignorar que con frecuencia ha sido una herramienta para el mal extremo.

La filosofía está donde no la esperamos

También es cierto que creemos que la filosofía no importa porque no nos damos cuenta de que la filosofía lo impregna todo. Hoy en día, no tendemos a identificar a los economistas como filósofos, aunque quizá no haya disciplina más filosófica que la economía. Los economistas parten, para hacer sus modelos, de supuestos como que el ser humano es racional o parcialmente irracional, que da lo mejor de sí cuando se preocupa solo por su interés o cuando acepta que solo es parte de una comunidad, que asumir una deuda es firmar un contrato inviolable o que no devolverla es legítimo en algunos casos. Tendemos a ver la economía como una cosa de números, pero desde su inicio moderno a finales del siglo XVIII fue una rama de la filosofía moral. Lo mismo sucede con las cuestiones políticas, que debatimos como si fuéramos hooligans de equipos rivales. ¿Qué equilibrios debemos encontrar entre la seguridad y la libertad en los controles de los aeropuertos? ¿Está bien que un político acepte reducir la seguridad alimentaria a cambio de que haya más comida barata o es intolerable darla a bajo precio pero de calidad muy mediocre? ¿Puede el Estado imponer a las masas las ideas de los expertos a sabiendas de que tienen razón, pero vulnerando la libertad

de los demás? Preguntas así son profundamente filosóficas, pero hoy nos hemos olvidado de ello y quienes hablan de esas cosas son los psicólogos -la psicología, por supuesto, siempre fue una rama de la filosofía- y los científicos -hasta hace cuatro días, la ciencia y la filosofía eran materias indistinguibles-. O los tertulianos, claro está, los filósofos de nuestra época. Pero la cuestión es que nos hemos olvidado de la filosofía, y en parte por buenas razones, como las que mencionaba antes: que algo aparezca bajo el membrete de filosofía no significa que sea bueno, a pesar de la insistencia del gremio. Muchos filósofos quieren ser populares, ganar un poquito de dinero o de distinción, y para ello están dispuestos a ponerse del lado de quien haga falta y tragar sapos inmensos. En eso, no son distintos de los demás: no se crean el mito del filósofo desinteresado y ajeno a las tentaciones del mundo.

Enseñamos mal la filosofía

Pero además está otra cuestión. Para la mayoría de la gente, la filosofía es esa cosa que se debe estudiar en el bachillerato -al menos así fue para los de mi edad-, pero que no se entiende. Hoy tengo dificultades muy serias para comprender a Hegel, a Kant o a Wittgenstein; con 16 años simplemente me parecían un hastío. Y eso que la filosofía es muy importante para mí. Pero tratar de meterle eso en la cabeza a un adolescente es, a pesar de los razonables argumentos de muchos profesores de filosofía, algo un poco absurdo. La filosofía es cosa de adultos: si no has pensado en serio sobre el poder, si no has fracasado, si no te han abandonado, si no has sufrido por tus pertenencias o por tu futuro, es imposible que entiendas la filosofía. Solo la recomiendo a los mayores de 30 años. Por otro lado, la crisis nos ha traído una nueva oleada de filosofía. Una vez más, se podría pensar que eso es bueno en sí mismo, y seguramente lo es, pero no sabemos si será útil, aunque ahora al menos parece rehuir el academicismo y volver a los lectores. La filosofía académica ha tendido a olvidar que si no es útil para la vida no sirve para nada. Ahora hay cosas nuevas e interesantes, pero la autoayuda, la economía o la psicología le han robado sus funciones. No es preocupante. Pero no se dejen engañar: que uno sea filósofo no es sinónimo de nada bueno. El mejor ejemplo son los existencialistas. Quizá envidiemos sus vidas llenas de sexo, pasión, alcohol y tabaco. Pero casi todos se equivocaron en casi todo. *El Confidencial


14

Réquiem

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

Humberto Preti,

apasionado de la libertad Archivo

Allan Cordero ngeniero químico egresado de la Universidad de San Carlos, escritor, empresario y columnista, la luz de Humberto Preti Jorquin se apagó el domingo 12 de febrero a los 68 años, luego de que un golpe en la espalda complicara la espondilitis que sufría.

Amor de país

Preti Jorquin nació el 18 de julio de 1948 en la ciudad de Guatemala. Hijo de Humberto Víctor Preti Pazos, empresario agrícola, y Arminda Jorquin, ama de casa, fue el mayor de 4 hermanos: Ana María, Édgar y René. Su pasión por la libertad la compartió con su esposa Lilian Valenzuela y sus hijos, Luis Humberto, Mónica y Carmen Lucía. “Fue un hombre valiente, que luchó por la igualdad de todos y siempre buscó el bienestar de los demás. Incentivó a muchas personas a ser mejores y dio su vida por el país que amó”, relató Luis Humberto.

De la empresa a la opinión

Su desempeño como empresario lo llevó a ser presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) y de la Cámara del Agro, así como director de la gremial forestal de la Asociación Nacional del Café (Anacafé). Al finalizar el período presidencial de Efraín Ríos Montt, en 1983, Preti participó en la creación de Fundación Agros, junto a sus amigos Guillermo Bianchi, Stephen Sywulka, Mario Arturo Morales y Kurt Meyer. Por medio de esa organización, de la que fue vicepresidente durante 34 años, ayudó a tecnificar a comunidades afectadas por el conflicto armado interno. Asimismo, participó en la entrega de 27 fincas, de las que proporcionó tierras para cultivo a familias de Quiché, Huehuetenango y San Marcos. Conocido defensor de los valores de la libre empresa, de la propiedad privada y del sistema republicano, fundó la Asociación República hace 3 años. Desde 1997 escribió en el periódico Prensa Libre la columna Macroscopio, en la que trató temas de seguridad, educación, política, industria,corrupción, entre otros. Siempre en tono fuerte y de denuncia, hizo hincapié en las debilidades del país. Luis Humberto resaltó que con sus textos, su padre demostró su lucha por un Estado de derecho para todos.

Narrador

Preti poseía una mente inquieta. Sus amigos afirman que sabía narrar historias interesantes, todas acerca de sus largas travesías y de sus experiencias en organismos internacionales como representante del sector empresarial de Guatemala ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra, Suiza. También como representante del Cacif participó en las conversaciones para los Acuerdos de Paz, en Oslo y México.

Humberto Preti falleció el domingo 12 de febrero.

En 2009 hizo su debut en la literatura guatemalteca con su novela Ópera al Nuevo Mundo, en la que narró parte de la historia del viaje de sus abuelos por Latinoamérica, ambos de origen italiano y cantantes de ópera, que quedaron varados en Izabal.

Generosidad

Tutún, como lo llamaba su amigo Alfred Kaltschmitt, era una persona generosa, dispuesta a ayudar al prójimo y se dedicó a cosechar

amistades. “El intelecto que lo caracterizó, junto a su experiencia y capacidad profesional, fueron claves para la adquisición y entrega de tierras a miles de familias de campesinos, convertidos hoy en exportadores”, apuntó Kaltschmitt. Preti fue también un aficionado al futbol y beisbol. Sus equipos de toda la vida fueron Comunicaciones, la Juventus, el Bologna y los Dodgers. Su paladar se decantaba por los ñoquis, la carne y el vino tinto.


Pasos de la semana

Guatemala, viernes 17 de febrero de 2017

Una semana con el sello de la intensidad

Guatemala, El Salvador, Honduras y México buscan una estrategia en favor de la población con estatus irregular en EE. UU.

Selvyn Curruchich el 9 al 15 de febrero, la labor del Organismo Ejecutivo estuvo marcada con acciones para el fortalecimiento de la transparencia administrativa, la conclusión de trabajos de infraestructura y el anuncio de edificaciones para garantizar la seguridad ciudadana, entre otras.

Jueves y viernes

Para que el reflejo de los resultados del quehacer de las instituciones gubernamentales sea positivo para la población, se crearon dos instancias que velarán por la probidad y el fortalecimiento institucional: la Comisión de Gestión Estratégica y el Observatorio de la Calidad del Gasto Público. Este último, que tiene el acompañamiento del Banco Mundial, es un espacio participativo en el que convergen, además, sectores de la sociedad con miras a la obtención de una herramienta que medirá los aspectos cuantitativos y cualitativos de los logros y la inversión. Después de que el Puente El Jobo, entre Guatemala y El Salvador, no recibiera mantenimiento en mucho tiempo, se entregaron los trabajos de reparación de este paso fronterizo, cuya importancia radica en las relaciones comerciales de las dos naciones. En la restauración se invirtieron Q17 millones. Asimismo, en la primera reunión ordinaria del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano y Rural, que dirigieron los mandatarios Jimmy Morales y Jafeth Cabrera, se aprobó la ruta de implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en seguimiento al proceso de socialización, alineación y validación de estos entre el Gobierno y la sociedad.

También, en aras de brindar la tranquilidad a la población respecto de la delincuencia, autoridades de la cartera del Interior anunciaron la construcción de 6 comisarías de la Policía Nacional Civil (PNC), en Sololá, Quiché y Zacapa.

Fin de semana

Por supuesto lavado de dinero, las fuerzas antinarcóticas de la PNC capturaron a 4 personas y decomisaron Q768 mil, en Chinautla. El apoyo a los guatemaltecos no solo se materializa para quienes están en el territorio, sino también para los que, en búsqueda de mejores oportunidades, viven en el exterior. En tal sentido, el fin de semana la Cancillería instaló 5 Consulados Móviles Temporales en EE. UU., donde, en ese lapso, 9 mil connacionales gestionaron documentos de su interés.

Lunes a miércoles

La agenda migratoria trascendió el plano nacional en el inicio de esta semana, cuando los responsables de los Ministerios de Relaciones Exteriores de Guatemala, El Salvador, Honduras y México dialogaron por una estrategia unificada en favor de la población con estatus irregular en Estados Unidos. Otro punto destacable fue la reinstalación de la Comisión Nacional para la Prevención de la Violencia, mecanismo que busca reforzar el control de las armas de fuego y establecer protocolos para la destrucción de las incautadas. Autoridades del despacho salubrista inauguraron en el Hospital General San Juan de Dios la Clínica de Atención Ambulatoria para Privados de Libertad, ubicada en un espacio independiente a la Consulta Externa, lo cual garantizará el derecho a la salud de los reos

que son trasladados al nosocomio, así como la seguridad de los pacientes del centro asistencial. La visión de las autoridades respecto del progreso de las áreas más desprotegidas se consolidó con el compromiso de las instancias que conforman el Tren de Desarrollo de continuar materializando este año proyectos de carreteras rurales, el apoyo de programas de crianza de aves de corral y reforestación de plantas nativas y frutales, entre otros, según se informó en la reunión que presidió el vicegobernante Cabrera. Aunado a ello, en una sesión en el Congreso se dio a conocer que las instituciones comprometidas con la Estrategia Nacional de Prevención de la Desnutrición Crónica comenzarán el 20 de este mes en 30 municipios de Quiché, Huehuetenango, Alta Verapaz y Chiquimula, departamentos priorizados para mitigar el hambre, en donde se invertirán no menos de Q800 millones. En esta temática, el apoyo foráneo no puede ser obviado. En ese contexto, la cartera de Agricultura y el Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación coordinan la promoción del consumo de pescado en el área rural, particularmente donde existe más prevalencia del mal.

Experiencias

El modelo de policía comunitaria reunió en el país a las autoridades del Triángulo Norte de Centroamérica, México, Brasil y Colombia, quienes compartieron experiencias sobre la implementación de este mecanismo de seguridad. En Guatemala, dijo Nery Ramos, director de la PNC, se privilegia el acercamiento con la población, como medida de prevención del delito.

15

Cortesía: México



Revista Viernes 17022017