Page 1

Archivo


2

Portal

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

Editorial El wayeb’ alude a los 5 días del calendario maya dedicados a la introspección, al no hacer. En lo alto de las pirámides dedicadas a la observación astronómica se situaban unas flautas prolongadas que con su vibración sostenida y profunda, propiciaban un estado de contemplación que permitía el flujo armónico de la conciencia. “Que el viento nos lleve, que la tierra nos cobije, que la lluvia nos alimente, que el fuego nos purifique”, entona con voz pausada el oficiante. Es su manera de hacer las paces con el universo y con los elementos que lo componen, preparándose para los retos que plantea el año venidero. Este canto ritual es solo una de las muchas maneras utilizadas por guías de pueblos originarios para entrar en contacto con el yo profundo. Es una forma de silencio, una manera de detener el mundo, de moverse al amparo de la quietud vigilante de nuestros ancestros. Estos días de reposo, cuando los altares permanecen resguardados por la ceniza, y el sentido de supervivencia opta por aquietar la intensidad de sus premuras, son también una oportunidad para el balance de lo actuado, preparar las herramientas de la vida, aprender de las derrotas y sanar de las heridas.

DIRECTORIO

Francisco

Átomo de l a auténtica poesía brota de la búsqueda, la interrogante y la angustia. La auténtica poesía va hincando sus raíces en la tierra y en la luz: crece, se nutre y, de pronto, ilumina. Tal es el caso del trabajo poético que durante treinta y tantos años fuera acumulando Francisco Méndez (1907-1962), como genuino testimonio de una época y una sensibilidad. La imaginación, la experiencia vital y el riesgo son los asideros de su palabra; el asombro es el alimento primordial de su imaginación y su potencia creadora. En sus versos hay visiones que combinan con maestría la delirante realidad del trópico americano con su soledad más íntima y absoluta. En ellos, los recuerdos de su infancia en Joyabaj se traslapan con esa memoria prístina de la carne que recuerda su pasado mineral y estático. La primera edición de este libro en 1935, formó parte de la Biblioteca Mínima, dirigida entonces por Miguel Marsicovétere y Durán. En 2012 fue publicada por la Tipografía Nacional en edición conmemorativa por el cincuentenario del fallecimiento de Francisco Méndez. La obra puede verse como un recorrido en el que se reúnen los tres libros de poemas que el autor publicara en vida: Los dedos en el barro, Romances de tierra verde y Seis nocturnos, así como una amplia selección de los textos publicados en las páginas de El Imparcial y que nunca llegaron a compilarse en un libro, pero ofrecen una imagen coherente de la vastedad y la hondura de este creador.

Archivo

Director General: Héctor Salvatierra Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo Edición: Otoniel Martínez Diseño Gráfico: Héctor Estrada Digitalización: Boris Molina Biblioteca de la Tipografía Nacional: Thelma Mayén Hemeroteca del Diario de Centro América: Álvaro Hernández

Hace 228 años

Gal


iernes

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

o Méndez

luz y tierra

ISBN: 978-9929-560-39-0

lería El 4 de febrero de 1789, unos 69 congresistas estadounidenses eligieron a George Washington como el primer presidente de Estados Unidos. Este notable protagonista de la Independencia considerado “el primero en la guerra, el primero en la paz y el primero en el corazón de sus compatriotas”, tuvo como vicepresidente a John Adams.

Cuento 171

¡U…Á U…Á!

Yo vivía entonces en Suiza… Era muy joven, tenía mucho amor propio y estaba muy solo. Vivía de modo penoso, sin júbilo. Sin haber visto nada aún, me aburría, agotaba y enojaba. Todo en la tierra me parecía ínfimo y trivial, y, como sucede a menudo con los hombres muy jóvenes, acariciaba con malicia secreta la idea del… suicidio. “Les probaré… me vengaré…” -pensaba… ¿Pero qué probar? ¿Qué vengar? Eso yo mismo no lo sabía. En mí, simplemente, se fermentaba la sangre, como el vino en un recipiente taponeado… y me parecía, que debía dejar que se derramara ese vino al exterior, y que era hora de romper el recipiente que lo constreñía… Byron era mi ídolo, Manfredo mi héroe. Una vez, al atardecer, como Manfredo, decidí dirigirme allí, a la cima de la montaña, por encima de los glaciares, lejos de los hombres, allí donde no había, incluso, vida vegetal, donde se apilaban sólo peñascos muertos, donde se helaba todo sonido, ¡donde no se oía, incluso, el rugido de la cascada! ¿Qué intentaba hacer allí?… no lo sabía… ¡¿Acaso terminar con mi vida?! Anduve largo tiempo, primero por un camino, después por un sendero, subía más alto… más alto. Ya hacía tiempo que había pasado las últimas casas, los últimos árboles… Las piedras, sólo piedras había alrededor; una nieve cercana, pero aún invisible, soplaba hacia mí un frío áspero; por todas partes, en masas negras, avanzaban las sombras nocturnas. Me detuve, finalmente. ¡Qué silencio terrible! Era el reino de la muerte. Y estaba yo solo allí, un hombre vivo, con toda su pena arrogante, desolación y desprecio… Un hombre vivo, consciente, que se había alejado de la vida y no deseaba vivir. Un terror secreto me helaba, ¡pero yo me imaginaba grandioso!.. ¡Un Manfredo, y basta! -¡Solo! ¡Yo solo! -me repetía, -¡sólo, cara a cara con la muerte! ¿Y acaso no era hora? Sí… era hora. ¡Adiós, mundo ínfimo! ¡Yo te aparto con el pie! Y de pronto, en ese mismo instante, llegó volando hasta mí un sonido extraño, que no entendí al momento, pero vivo… humano… Me estremecí, presté oídos… el sonido se repitió… Pero eso… ¡eso era el grito de una criatura, de un niño de pecho!.. En esa altura desierta, salvaje, donde toda vida, al parecer, había muerto hacía tiempo y para siempre, ¿el grito de una criatura? Mi sorpresa, de repente, se convirtió en otra sensación, una sensación de júbilo sofocante… Y corrí sin reparar en el camino, directo hacia ese grito, ¡hacia ese grito débil, lastimero y salvador! Pronto surgió ante mí una lucecita trémula. Corrí aún más rápido, y a los pocos instantes vi una choza baja. Hecha de piedra, con un tejado plano, aplastado; esas chozas, que por semanas enteras, servían de refugio a los pastores alpinos. Empujé la puerta entreabierta, e irrumpí en la choza así, como si la muerte me pisara los talones… Encogida en un banco, una mujer joven le daba el pecho a un niño. Un pastor, probablemente su marido, estaba sentado a su lado. Ambos me miraron fijamente, pero yo no pude proferir nada; sólo sonreí y asentí con la cabeza… Byron, Manfredo, los sueños del suicidio, mi orgullo y mi grandeza, ¿adónde se habían ido?.. La criatura seguía gritando, y yo la bendije a ella, a su madre y al marido… ¡Oh grito ardiente de una vida humana, recién nacida, tú me salvaste, tú me curaste!

Iván Turguéniev/Rusia

3


4

Abecedario

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

Crianza con apego: ¿un mito?

Marta Palomo* Qué padre o madre no quiere para su hijo un futuro brillante? Que tenga confianza en sí mismo, sea independiente, crezca sano y sepa querer y ser querido. La llamada crianza con apego (attachment parenting, en inglés) ofrece una receta para alcanzar todas estas metas. También llamada crianza natural o respetuosa, esta filosofía gira sobre una serie de estrategias necesarias para reforzar el vínculo entre madre e hijo: lactancia, porteo y, como es fundamental que el bebé no llore, colecho o cama familiar. El resultado promete ser una criatura con un buen apego a su madre y, por ende, con una larga lista de capacidades. Un bebé sin apego, en cambio, se puede reconocer, según esta tendencia de moda, porque es taciturno, mimado, quejumbroso y, en definitiva, desgraciado. “Este movimiento es un engaño. Ha tomado el mismo nombre que un campo de la ciencia que estudia el desarrollo del ser humano, y eso provoca mucha confusión”, afirma uno de los principales referentes en la investigación científica sobre el apego, el psicólogo Alan Sroufe.

Una relación fuerte y sana entre los bebés y sus cuidadores es imprescindible en la evolución de cualquier criatura. Partidarios de la maternidad natural proponen 3 pasos, pero el vínculo seguro se consigue respondiendo a sus necesidades físicas y emocionales, y para eso no bastan 3 trucos. En psicología del desarrollo, el término apego seguro se refiere a la confianza del bebé en la relación con su cuidador y es algo que se construye con el tiempo, como explica Sroufe. “Muchas de las propuestas que ofrece este esti-

lo de crianza son buenas, pero seguirlas no es garantía de un vínculo seguro y, si los padres no las cumplen, su criatura no tiene por qué tener ningún problema”, aclara. “En realidad, el actual movimiento de la crianza con apego no es científico, sino religioso”, afirma la ginecóloga estadounidense Amy Tuteur. En su último libro, Push back: guilt in the age of natural parenting, (en español, Retroceso: la culpa en la era de la crianza natural), Tuteur bucea en sus inicios y rescata fragmentos de la primera obra publicada por el padre de esta corriente, William Sears, en 1977: “El tipo de crianza que creemos que es el diseño de Dios para las relaciones entre padre, madre e hijo, un estilo al que llamamos crianza con apego (…). Tenemos una profunda convicción personal de que esta es la manera en la que Dios quiere que sus hijos sean criados”. Hoy no queda rastro de estas referencias religiosas ni en la web ni en los artículos de Sears, quien ha declinado participar en este reportaje. Sin embargo, Tuteur mantiene que, como en sus inicios, esta filosofía no busca el bienestar de los niños, sino que, en realidad, es una marca de identidad de los padres. “En los años 50, tu estatus social lo marcaba el club de


iernes

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017 Fotos: Archivo

La teoría de la crianza con apego nació con los trabajos sobre salud mental infantil en orfanatos tras la II Guerra Mundial (en la imagen, uno de ellos).

campo al que pertenecías. Ahora lo demuestras explicando que crías con apego a tus hijos y a qué colegio los llevas”, puntualiza la ginecóloga. “La formación de un buen vínculo durante los primeros años de vida es esencial, pero Sears dictamina que para ello es imperativo una madre perfecta y disponible tanto física como emocionalmente las 24 horas. Si no, el niño será terrible –declara Tuteur–. Esto no es solo sexista y retrógrado, sino que, además, es mentira”.

Ni pecho ni pacha

Orfanatos y negligencias

A lo largo de los últimos 30 años, numerosos estudios han demostrado que, desde el mismo momento en que nace, el ser humano necesita de un ambiente receptivo y unas relaciones personales que lo apoyen para construir de manera correcta sus circuitos cerebrales y establecer las bases de una buena salud física y mental. Según recoge el Consejo Científico Nacional del Desarrollo del Niño de la Universidad de Harvard (Boston, EE. UU.), una crianza negligente puede causar más daños en el desarrollo emocional del niño que el abuso físico, y constituye “la manera más prevalente de maltrato infantil”. Las raíces de estas investigaciones residen en los trabajos sobre salud mental infantil que el psicoanalista británico John Bowlby realizó en varios orfanatos tras la II Guerra Mundial, y que le llevaron a formular la teoría del apego. Bowlby descubrió la importancia de ese vínculo al observar que los niños que sufrían una privación extrema de atención y cariño eran más propensos al fracaso escolar y social, a los problemas mentales y a enfermedades crónicas. La psicóloga Mary Ainsworth, por su parte, aportó a estas observaciones la evidencia empírica necesaria para establecer una relación causa– efecto. Mediante una técnica llamada situación del extraño, que aún se utiliza en los laboratorios

cho y porteo. “Todos los bebés van a generar un vínculo con la persona que los críe, no es necesario hacer nada para promoverlo –aclara Alan Sroufe–. Sí debemos esforzarnos en que el niño confíe en esta relación y, además, sabemos cómo conseguirlo. Un apego seguro se consigue dando respuesta a las necesidades y señales del bebé de manera sensible, apropiada y efectiva. No con una serie de trucos, como dicta Sears”. Sroufe, profesor emérito de la Universidad de Wisconsin (EE. UU.), lleva más de 30 años estudiando el desarrollo cognitivo y emocional de una cohorte de 200 niños. Sus resultados demuestran que el apego sucede de manera natural, que se establece con más de un cuidador, que es jerárquico y, sobre todo, que no es tan determinista como asegura la crianza natural. “El desarrollo humano es como una pirámide: los dos primeros años son clave, pero las relaciones de amistad que tenemos a lo largo de la vida también determinan nuestra capacidad adulta para lidiar con los conflictos”, asegura el experto. El gran hallazgo de este científico después de décadas de investigación es que aquellos bebés que establecen un vínculo seguro con sus cuidadores tienden a enfrentarse mejor a la adversidad y a recuperarse de las dificultades una vez que son adultos. “Nuestra conclusión es que no hay nada más importante que las primeras experiencias –afirma de manera contundente Sroufe–. Pero siempre, siempre, hablamos de estadísticas. La vida y el desarrollo son complicados: un buen principio se puede torcer y uno malo enmendar”.

El pediatra William Sears, gurú de la crianza con apego y autor de bestsellers.

actuales, estudió la relación madre–hijo en el primer año de vida. Ainsworth demostró una relación directa entre las respuestas de la madre a las necesidades de su hijo y la seguridad del vínculo entre ellos. Desde entonces, los científicos han detallado las consecuencias devastadoras de una crianza negligente y la definen como “la ausencia de atención suficiente, de respuesta y de protección que requiere cada niño a una determinada edad”. La depresión del cuidador y un aislamiento social o geográfico son los principales factores de riesgo para una atención negligente. Aunque se supone que el término apego del movimiento de Sears hace referencia a esta línea de investigación, los estudios publicados hasta la fecha no incluyen ni demuestran la eficiencia de ninguno de sus principales mandatos para lograr un vínculo seguro: lactancia, cole-

El término apego seguro no tiene ninguna connotación física de proximidad, por lo que el porteo, una estrategia básica en la crianza natural, no influye de manera alguna en el futuro del niño. “Las madres de bebés con un apego inseguro o evasivo los tienen en brazos tanto tiempo como el resto de madres –explica el investigador estadounidense–. La clave no es cuánto, sino el hacerlo cuando el bebé requiera de esa cercanía física”. Lo mismo sucede con dar el pecho, piedra angular de esta tendencia de moda. “La lactancia materna es algo precioso, pero no resulta crítica para que el niño desarrolle un vínculo seguro –asegura Sroufe–. Lo importante es alimentar a un bebé cuando este lo requiere y no cuando tú quieres que coma”. Una revisión de todos los estudios empíricos publicados desde 1985 sobre lactancia materna y vínculo maternofilial concluye que no hay evidencia que sustente la suposición de que esta práctica tiene un efecto positivo sobre la relación entre la madre y el bebé. “Esta afirmación puede crear sentimientos de culpa innecesarios en madres incapaces de amamantar. Las recomendaciones sobre lactancia solo deberían basarse en sus efectos positivos y documentados sobre la salud de la madre y el hijo”, defienden los investigadores del trabajo. “Con la lactancia, el porteo y el colecho, la madre proclama su vínculo emocional con el bebé mediante un apego físico a su cuerpo. ¡Ni siquiera puede dormir sola!”, exclama Tuteur. Para esta ginecóloga, la crianza natural reduce el viaje largo, complejo y emocionalmente tenso de la crianza a la mera proximidad física entre madre e hijo.

5


6

iernes

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

Aunque la lactancia materna, mientras dura, es valiosa para el sistema inmunitario, no resulta crítica para que el niño desarrolle un vínculo seguro.

En este sentido, William Sears es un ferviente defensor del colecho o cama familiar. En contra de las técnicas de entrenamiento del sueño, en las que se busca que el niño se duerma sin ayuda externa, este pediatra argumenta que un llanto excesivo es dañino para el desarrollo del bebé. “Expuestos a estas hormonas [del estrés] durante períodos de tiempo prolongados, los nervios no formarán conexiones entre ellos y se degenerarán”, reza su página web.

solo la mayoría de las referencias que esgrime Sears están fuera de contexto, sino que, además, no hace ninguna mención a los estudios que demuestran que otras técnicas que no promueven el colecho sí funcionan y que no dañan ni al bebé ni al apego entre padres e hijos. Cuando en 2006, la Academia Estadounidense de Medicina del sueño revisó 52 estudios sobre la eficiencia de las técnicas de entrenamiento del sueño, obtuvo un resultado notable. “El 94 por ciento de las intervenciones fueron eficaces, con una mejora clínica [del insomnio] en el 80 por ciento de los niños tratados, que se mantuvo entre tres y seis meses”, explica el resumen del estudio. “Las técnicas de entrenamiento del sueño son seguras como mínimo a cinco años vista tras la intervención”. Esta es la conclusión del mayor y más largo estudio hecho hasta la fecha sobre los posibles efectos, beneficiosos o nocivos, de estas estrategias.

Ciencia y mentiras

Pero el estrés de unas noches de insomnio no puede clasificarse como crónico e incluirse en el mismo saco que el causado por la crianza negligente, abusos y maltratos de los que se hace eco Sears en las referencias bibliográficas que expone como aval científico de sus argumentos. Del mismo modo, otro de los estudios sacado de contexto en las referencias de Sears es el de Dieter Wolke, de la escuela médica de Warwick (Inglaterra). Este trabajo demuestra que niños con episodios de llanto prolongado tienen hasta diez veces más probabilidades de presentar un trastorno de déficit de atención con hiperactividad y un peor rendimiento escolar que el resto. “Los investigadores concluyen que sus resultados podrían ser debidos a una falta de respuesta de los padres hacia sus hijos”, escribe Sears. Esta afirmación resulta falsa, pues en el artículo en cuestión los autores no comentan esa posibilidad. “El llanto de los bebés es la primera forma de comunicación para asegurarse la alimentación y la proximidad”, explica Dieter Wolke. Según el investigador, durante los primeros tres meses un 25 por ciento de los bebés llora demasiado (más de tres horas seguidas) debido, seguramente, a diferencias individuales

Felices sueños

Los estudios disponibles señalan que los niños con episodios de llanto prolongado tienen más probabilidades de sufrir hiperactividad y fracaso escolar.

en el proceso de adaptación. Después de tres meses, solo entre un 4 y un 10 por ciento persiste en problemas regulatorios (llorar, dormir y alimentarse), y estos son los incluidos en esta investigación. Preguntado sobre si el llanto de estos bebés pudiera ser debido al comportamiento de los padres, Wolke responde: “Puede ser, pero sería muy raro. Existe muy poca evidencia, al menos para el llanto del cólico, de que esté relacionado con un cuidado pobre de los padres”. No

En este ensayo, la investigadora Anna Price y su equipo del Royal Children’s Hospital (Victoria, Australia) reclutaron a 326 infantes de siete meses con problemas de insomnio y demostraron, cinco años más tarde, que no había diferencia alguna entre los que habían sido sometidos a estas técnicas y los que no, en lo que refería a la salud física y emocional del niño y al apego con sus padres. “Mi conclusión es que el amor se puede demostrar de muchas maneras diferentes y cada uno debe criar a sus hijos como mejor le parezca, no como un libro dictamina que debe hacerse –afirma Tuteur–. El principal problema de la crianza con apego es que para ellos solo hay un método correcto: el suyo”. *Sinc


Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

Gavetas Hemeroteca del Diario de Centro América

Gran regalo DCA, 19 de febrero de 1934.- Magnífica obra del artista nacional Humberto Garavito, ejecutada por encargo de la National Paper y Type Co. de Nueva York, por medio de su representante en esta ciudad, don Clímico Rojas. El óleo del ilustrísimo fray Payo Enríquez de Rivera fue entregado al director de la Tipografía Nacional como un recuerdo por los festejos del XL aniversario de su fundación.

7


8

Reporte en V

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017 Fotos: Archivo

Desde e

XII Biena de l

Redacción

a Fundación para las Artes Montilla e Hijos se conformó con el propósito de impulsar el desarrollo integral de las artes y la proyección de las manifestaciones culturales en general. Sus inicios datan de finales de los 60, cuando el investigador visual y artista plástico multidisciplinario Manuel E. Montilla se radica en la ciudad de David, provincia de Chiriquí, República de Panamá, y se da a la tarea de conformar una pequeña colección de arte personal, con obras propias y de artistas de Mesoamérica y del mundo, y a la vez propone una vitrina de interacción donde se proyecte el arte internacional en esta región, para dar a conocer la producción de los artistas nacionales, tanto internamente como en los países circundantes.

La misión

Acuarela de Joan Manuel Ramírez (Costa Rica).

Pieza de Eglee Manzo Travieso (Panamá/Venezuela).

En un documento de la Fundación se señala que la misión es “desarrollar una visión activa y contemporánea de todas las manifestaciones de las artes y de las culturas del área mesoamericana para los habitantes de la región, contribuyendo al conocimiento de nuestros creadores y al justiprecio de su labor artística”. En ese sentido se han dedicado a desarrollar programas y proyectos, así como “una labor didáctica y de concienciación entre los mismos cultores, intelectuales, historiadores, propulsores, gestores, emprendedores, público en general y las autoridades del gobierno central y de los personeros de la cultura oficial”. En cuanto a la acuarela, la Fundación cuenta con un programa intensivo cuya misión y ejecución incluye la difusión extensiva de las técnicas al agua. Logra darle proyección mediante talleres, charlas, conferencias, simposios, exposiciones, publicaciones, y toda una gama de acciones con las que se busca “posicionar el arte de plasmar con agua y pigmentos”. Manuel E. Montilla indica que la Fundación está conformada por creadores invitados, y que según el orden de actividades y los programas y proyectos en desarrollo se convoca a una planilla de artistas para que presenten propuestas, “y de ese grupo se selecciona a nuestros representantes en los diversos escenarios que proponemos. En este sentido no solo convocamos a artistas panameños, sino que mantenemos una fuerte presencia internacional entre nuestros participantes”. De esa cuenta, interactúan con organizaciones afines, como la Pinacoteca de Arte Contemporáneo de Chiriquí, el grupo Ñuwó Internacional, el Colectivo Arte Ramírez de


iernes

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

el Darién hasta México:

al Internacional la Acuarela El 29 de enero, se inauguró esta bienal que recoge obras de artistas centroamericanos y mexicanos en el Museo Nacional de la Acuarela Alfredo Guati Rojo, en el Barrio Santa Catarina, Coyoacán, Ciudad de México.

Costa Rica, el Colectivo Plástica Mesoamericana, y otras organizaciones, artistas e intelectuales de Panamá, Centroamérica, el Caribe y algunos países de Sudamérica, Europa y el Extremo Oriente.

La acuarela

Siendo la acuarela una pintura hecha con base en la mezcla de pigmentos vegetales que disuelta en agua proporciona colores muy translúcidos, se puede observar como característica sustancial, su limpidez, transparencia y nitidez sobre la blancura del papel. La acuarela permite irradiar la luz con una gama cromática extensa y que se presenta de acuerdo con el temperamento y ánimo del creador. Es por tanto un referente de emociones y vivencias que se potencian en contacto con el que observa. Para Montilla, la acuarela es “una poesía memoriosa y profunda que nos permite transponer tiempo y circunstancias para mancomunar esencias lumínicas en la conciencia del observador consecuente, integrando un compartir vivencial y emotivo. ¡La acuarela es la poesía de la poesía… Es la vida hecha poesía!”. Cuando el artista se refiere a lo que está detrás de sus creaciones dice: “Nos inspiran los mundos circundantes, los cosmos interiores, toda la gama de emociones que logran marcar el decurso de la vida en los días que transitamos”, y añade que “todo es motivo de estudio, aprecio e inspiración. La acuarela es un mundo de mundos donde todo es plausible y los únicos límites los imponen la imaginación y la destreza técnica”. Dada su rapidez de ejecución, esta técnica se presta para plasmar ideas, bocetos, apuntes, y toda una gama de acciones, aprovechando su facilidad y dúctil manejo. De hecho, recuer-

da Montilla, la acuarela ha sido utilizada por muchos grandes maestros y como elemento de investigación y desarrollo de propuestas plásticas. “Nuestra agrupación desarrolla intereses, tanto artísticos como vivenciales. Por lo tanto son múltiples las acciones que desarrollamos. Desde festivales de cine hasta edición de libros. Convocatorias para eventos internacionales, como acciones en nuestro terruño, hasta incursiones en lo ambiental. Tal periplo nos conduce por una intensa pluralidad de propuestas y nos aboca a una constante reingeniería”.

La Bienal en México

No obstante, una de sus citas permanentes y más esperadas es la Bienal Internacional de Acuarela Alfredo Guati Rojo, por la multiplicidad de acciones que ejecutan antes y después del encuentro en la Ciudad de México. En ese orden de cosas, continúa Montilla, “la muestra que remitimos al Museo Nacional de la Acuarela, a nuestro retorno, cumple con una exposición itinerante por el territorio panameño y costarricense (que pensamos ampliar a otros puntos de Mesoamérica)”. De acuerdo con el artista, a ella se incorpora un ejercicio divulgativo pleno de acciones como talleres, charlas, seminarios y demostraciones públicas. Por ejemplo, la muestra panameña de la XI Bienal cumplió un intenso tráfago por varias sedes nacionales (David, Santiago, Aguadulce) y se prepara para su incursión en Costa Rica. Mientras tanto, se adelantaba la selección para la XII Bienal. “Creemos en que la constancia y el trabajo permanente darán frutos sólidos en el aprecio y conocimiento de las técnicas al agua por el gran público”. “Nuestro propósito es compartir, aprender, divulgar, manifestar, proyectar, conocer, encontrar, confraternizar. Nuestras acciones, por muchos años, nos han permitido visualizar que solo la constante presencia en eventos ante el público, nacional o foráneo, permite aquilatar la valía de lo externado y lograr un encuentro cabal y humano con los otros. Y con nosotros”. “Esta XII Bienal Internacional de Acuarela nos lleva a ese puerto, nos convoca con voluntad y testimonio a encontrar, y encontrarnos, convergentes en la creación, en lo más positivo y sublime de los seres humanos: su capacidad de compartir, de soñar, de ser más plenos, solidarios y, por qué no, más humanos, con mayores esperanzas, anhelos, creatividad y amor fraterno. En una sociedad más justa, integrada y feliz”.

Propuesta de Juan Luis Ramírez (Costa Rica).

Obra de Manuel Montilla (Panamá).

9


10

Contando el tiempo

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

Durante cuatro la ciudad, de la deseo urgente

Perdidos en la taiga

BBC* e esa manera, Karp, Akulina, Savin, Dmitriy, Natalia y Agafia (la única sobreviviente) evitaron conocer los horrores de la II Guerra Mundial o maravillarse de la llegada del hombre a la Luna. Todo lo que hacían era sobrevivir en el aislamiento, sin radio ni televisión, en la región de Jakasia, del sur de la Siberia soviética, para evitar, según ellos, ser ejecutados por el régimen. Hasta que a mediados de 1978, cuatro geólogos que viajaban en un helicóptero explorando el territorio avistaron primero un jardín hecho por los Lykov y después la cabaña donde vivían desde hace 42 años, en una zona donde no había registros de actividad humana y el asentamiento más cercano estaba a más de 200 kilómetros de distancia. “Cuando nos acercamos a la cabaña, un señor con una larga barba emergió del lugar y lucía un poco asustado. Lo saludamos y, aunque no nos respondió de inmediato, a los pocos minutos nos dijo: ‘Si han venido desde tan lejos, lo mejor es que sigan a nuestra casa’. Era el padre, Karp”, le dijo la geóloga Galina


iernes

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

11 Fotos: Archivo

o décadas, la familia Lykov vivió alejada de a civilización, en la nieve, aislados por el e de huir de la muerte. Pismenskaya al periodista ruso Vasily Peskov, quien dio a conocer la historia en 1994 en su libro Perdidos en la taiga. Poco a poco, los geólogos comenzaron a interrogarlos para saber cómo habían llegado hasta allí y, sobre todo, cómo habían sobrevivido al rigor siberiano durante todo ese tiempo. Pero en los primeros intercambios de historias, lo que más llamaba la atención de los miembros de la familia era una caja que los geólogos habían llevado hasta su cabaña para registrar el momento del encuentro.

A esta familia de cristianos ortodoxos le resultó más difícil sobrevivir el contacto con la civilización que 40 años de aislamiento.

Huyendo por sus creencias

De acuerdo con el relato hecho por Peskov y que fue recolectado por el periodista británico Mike Dash en la revista Smithsonian Magazine, debido al aislamiento los Lykov habían olvidado un poco el ruso que hablaban cuando dejaron la civilización. Pero los geólogos insistieron. Después de varias visitas y de conversar no solo con Karp, sino con los otros miembros de la familia, lograron desentrañar la causa por la que estaban en ese lugar tan apartado. Karp y su esposa, Akulina, eran lo que se llama dentro de la Iglesia ortodoxa rusa “viejos creyentes”, cristianos que eran partidarios de los ritos y la liturgia más antigua. Estos “viejos creyentes” no aceptaban una profunda reforma que se había dado dentro de su iglesia en 1654 y que se conoció como la reforma de Nikon. Y por eso habían sido perseguidos no solo por los zares, sino también por el régimen comunista que se impuso en el país a partir de 1917. Esa persecución alcanzó a Karp y a Akulina en 1936. El hombre narró a los geólogos y después a Peskov que decidieron huir en el momento en que una patrulla bolchevique le disparó a su hermano cuando trabajaban juntos en una zona en las afueras de la ciudad donde vivían, en el sur de Rusia. Con su esposa y los dos hijos que tenía en ese momento (Savin y Natalia), tomó algunas pertenencias y varios tipos de semillas que tenía guardados y sin demora se sumergió en la profundidad de la taiga, o bosque de nieve, de la geografía siberiana.

Cómo sobrevivieron

Y allí comenzó la nueva vida, alejada de las patrullas que querían aniquilarlo por sus creencias, pero también ausente de lo que ocurría en el mundo exterior. En ese tiempo tuvieron lugar la II Guerra Mundial, el asesinato del presidente estadounidense John F. Kennedy y la llegada del hombre a la Luna, mientras ellos leían la Biblia, sembraban su propia comida y se arropaban con las pieles de los animales que cazaban en el bosque. En ese lugar inhóspito tuvieron dos hijos más: Dimitriy y Agafia. La mayoría de las reservas de petróleo y, sobre todo, gas natural de la Unión Soviética en ese tiempo, y ahora de Rusia, reposan bajo

el suelo siberiano. Un lugar nuevo para explorar era lo que estaban buscando los cuatro geólogos cuando avistaron la cabaña de los Lykov y tuvieron que cambiar de planes. Con la noticia del hallazgo, de acuerdo con el relato de Peskov, todo el país se convulsionó. La gente quería saber cómo habían logrado llevar una vida familiar y, sobre todo, lograr que el feroz invierno ruso no los aniquilara en el bosque. Pues no fue fácil. El testimonio de los cinco familiares (Akulina había muerto en 1961), registrado en el libro de Peskov, relató una lucha por sobrevivir sin las herramientas debidas. Tuvieron que luchar para conseguir comida; apenas lograban tener algo de alimento con la semillas que habían llevado y con los animales que podían cazar, muchas veces con los pies descalzos incluso en invierno. “Su vida se volvió bastante primitiva, especialmente porque no podían reemplazar las herramientas que habían llevado cuando se marcharon en 1936”, explicó el periodista Dash.

porque no tenían un cristal para que los protegiera del frío. Pero maravillados con el televisor que traían los geólogos, se dieron cuenta de todo lo que había pasado, de los horrores de la guerra y de los avances de la ciencia en el espacio, entre muchos otros cambios de la vida cotidiana. Cuando les hablaron de los satélites, ellos entendieron lo que habían visto en el firmamento sin poderlo adivinar: “Ah, esas son las estrellas que parecía que estaban girando cada vez más rápido en el firmamento”. Pero había que volver a la realidad. Reinsertarse. Al principio, lo único que la familia le recibió a los geólogos fue sal (“fue una tortura vivir todos estos años sin ella”, dijo el patriarca) y, por lo demás, pretendía continuar con su vida tal como la llevaban. Sin embargo, fue inevitable volver a tener contacto con las localidades más cercanas. Los Lykov, que comenzaron a recibir cada vez más cosas para reacomodarse, cayeron rendidos ante la magia de la televisión.

Los años del hambre

Lejos de las ciudades

Durante casi 10 años vivieron lo que ellos llamaron “los años del hambre”, donde tenían que decidir si comían todo lo que habían sembrado y había sobrevivido a las plagas y los animales salvajes, o si, en cambio, dejaban algunas semillas para el año siguiente. En alguna ocasión tuvieron que comerse el cuero que tenían de los zapatos que habían llevado consigo y vestirse con las pieles de osos y otros animales que cazaban. Las condiciones extremas también los llevaron a mudarse y se fueron cada vez más lejos de centros urbanos o pequeñas aldeas. Y esa fue la principal razón de su aislamiento. Según Peskov, el interior de la cabaña donde vivían los Lykov parecía un retrato de la época medieval: vasijas de madera, suelo hecho con el follaje del bosque, paredes sin ventanas

Aunque Peskov y Dash sostienen que lo que pasó a continuación no se debió al contacto de la familia con la civilización, en los años siguientes Dimitry, Natalia y Savin, tres de los seis integrantes de la familia, murieron a causa de distintas enfermedades. Dos de ellos afectados por una infección en los riñones -debido a la limitada dieta que llevaron durante años-, pero Savin debido a una neumonía causada por una infección. Karp, por su parte, murió en 1988. La única sobreviviente, Agafia, decidió quedarse a vivir lejos de las ciudades. Tal como había aprendido a vivir con sus seres queridos, esperaba morir en el lugar en el que a ellos les hubiera gustado.

*British Broadcasting Company


12

Tragaluz

El Wayeb’ es el mes de 5 días del calendario maya solar. Estos son complementarios del tiempo astronómico y permiten ajustar el ciclo de 365 días. Son días de reflexión, retiro y meditación en los que se ruega perdón por las faltas cometidas en el año que termina y se pide sabiduría y protección para el año que empieza.

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

Los 5 días del Wa

Julio Menchú* l miércoles 15 de febrero en la cuenta tradicional empieza el mes más corto del calendario solar maya que dura solo 5 días, y este es llamado en maya yucateco Wayeb’. En k´iche´ es Tz´api´q´ij y en kaqchikel Tz´apinq´ij . Este tema está en discusión. Para los intelectuales y académicos mayas, haciendo el reajuste astronómico cada 52 años, debe existir un Gran Wayeb’ no de 5, sino de 18 días, para completar el ciclo (es la idea de los años bisiestos en el calendario gregoriano). Si se sigue este reajuste, el año nuevo empezará en el día Kajib’ I’x (4 jaguar) correspondiente en la cuenta gregoriana al 4 de marzo de 2017. En otra cuenta es con el mismo cargador o nawal, solo que con 40 días de diferencia, es decir, el 1 de abril.

Tradicionalmente en los pueblos se sigue celebrando en febrero y no en marzo o abril.

Algunas diferencias

En cuanto a las diferencias entre el calendario maya y el occidental se puede ver que en el mes gregoriano hay varios días que se repiten y tienen el mismo nombre: cuatro lunes, cuatro martes, cuatro miércoles y algunas veces cinco días con el mismo nombre en un mes; pero en el calendario maya son 20 días y cada uno con un nombre distinto para conformar el winaq (es decir, el 20 o la integralidad) o mes. Cada winaq o mes tiene 20 días y el año transcurre con 18 meses, para hacer un total de 360 días. Con el ajuste de este mes de cinco días del año nuevo se completa el período de 365 días que tiene el año astronómico; con este período finaliza y a la vez empieza el año civil, agrícola

o solar. Esto fue calculado gracias a una vasta observación astronómica para la medición del tiempo, y así controlar los ciclos agrícolas que fueron la base fundamental de la sociedad maya. De ello hay evidencia en varios sitios arqueológicos, como en Uaxactún y Tikal, en donde hay complejos arquitectónicos dedicados a la observación astronómica.

Cuatro energías

Este calendario, ligado a las actividades agrícolas, lleva la cuenta de la periodicidad y duración de las estaciones, los ciclos de lluvia, la época de siembra y cosecha del sagrado maíz como alimento dado por el Corazón del Cielo y de la Tierra, así como los ciclos de caza y pesca. También sirve para vigilar y controlar las plagas y enfermedades en las cosechas. Según la cuenta tradicional que todavía emplean los pueblos,


iernes

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

ayeb´

Fotos: Archivo

cada año nuevo maya coincide con la energía de cuatro nawales: E (camino), Noj (sabiduría), Iq’ (viento) y Kej (venado). Este nawal es conocido con el nombre de Mam, B’acab´, Regidor, Gobernador (no en el sentido occidental), o Cargador, y tiene la responsabilidad de llevar y conducir el año sobre sus hombros. El día en el calendario gregoriano se irá modificando de tal manera que coincida con la energía del nawal debido a que no hay año bisiesto en el calendario maya (de allí la importancia de hacer cada 52 años un Gran Wayeb’ para hacer este reajuste astronómico). De manera que en unos años será el día 19 de febrero, otros el 18, y así sucesivamente.

En este periodo de cinco días las energías se orientan a la reflexión y al ayuno en preparación del siguiente año.

Período de reflexión

En los últimos años, la comunidad kaqchiqel, de la mano de intelectuales mayas y después de un proceso de reflexión y consejo entre los principales, ha hecho un reajuste. Esto, debido, en buena parte, a los cálculos de Eric S. Thompson que hacen coincidir el 0 Pop y celebran el año nuevo en el mismo cargador, pero con una diferencia de 40 días posteriores; es decir, el próximo 1 de abril. Esto no es ampliamente reconocido, ya que la gran mayoría de las personas que practican la espiritualidad maya continúan celebrando en febrero y no en abril. Con el inicio de este mes sagrado del Wayeb’ es importante resaltar, como indica Inés Puluc, que es un período de purificación, de reflexión, de espera, de guardar, de formación, de evaluación y preparación, que acompaña a los 18 Winaq (meses) de 20 días cada uno para completar el ciclo de 365 días en la recepción del año nuevo. Además, el Wayeb’ son los 5 días de preparación para la entrega de cargos, cambio de las autoridades en el servicio comunitario, personalidades elegidas por sus méritos y cualidades, hoy llamados alcaldes, alcaldes auxiliares, guardianes de cementerio, regidores, guardianes de altares (ajchal), los mensajeros, alguaciles, mayordomos, entre otros. Podemos entonces reiterar que estos 5 días son de reflexión, meditación, purificación, perdón y agradecimiento. Muchos de los ancianos dicen que este es un período de descanso para el Mam o Abuelo, que tiene la responsabilidad de cargar sobre sí el año. Algunos dicen que durante este período es solamente nuestra responsabilidad cuidarnos, y darnos alivio sin causar problemas; es decir, es tiempo de reflexión profunda, debido a que no estamos cuidados ni por el nawal saliente ni por el entrante. Por eso, este tiempo debe ser dedicado a la espiritualidad, alejándonos de las cosas que nos hacen daño. En él debemos prestar especial atención a cuidar nuestras relaciones familiares y comunitarias. Esta transición constituye un período de gracia que se dedica a la abstinencia, no teniendo relaciones de pareja, comiendo solo verduras y cereales, entre ellos nuestro sagrado maíz y frijol. Este también es el tiempo de ayuno (no en el sentido occidental), de purificación de nuestra vida para dar inicio a otro nuevo Sol.

13

Glifo 1 del Wayeb’

enseñó a celebrar este período como un tiempo en el que se deben renovar las cosas en el hogar, solucionar los problemas y avanzar hacia el año siguiente con la mirada en los Abuelos y Abuelas. Por eso, en estos días se debe limpiar la casa, lo que no es útil debemos regalarlo o desecharlo, según sea el caso; a la vez juntarse y escuchar a los mayores para que nos cuenten historias sobre cómo fue nuestro pasado, y explicar a los niños cuál es nuestro rol como mayas en esta sociedad. Según el abuelo Rigoberto Itzep Chanchavac, en Santiago Momostenango se acostumbra comer tamales de maíz con frijol llamados tayuyos y amarrar los pies y manos de los niños para que el Mam o Cargador los encuentre bien. En algunas casas se celebra la llegada del Wayeb’ limpiando, ordenando y componiendo todo lo desarreglado, haciéndose limpias para quitar todas las malas energías, tanto de los objetos de la casa como de cada uno de los integrantes de la familia.

Costumbres propias

Glifo 2 del Wayeb’

En algunas comunidades se pide que los mayas practicantes no se bañen o duchen durante estos días para darle un descanso a la Madre Tierra, y no como se ha pensado que es por falta de higiene. También se deja de matar animales, y no se consumen huevos. Estos 5 días son de autorreflexión, purificación; es tiempo para meditar y estar con los Abuelos, y así estar listos para el nuevo ciclo y recibir el año nuevo. Así que no son días malos o perdidos, sino para nuestro provecho, para internalizarlos y encontrar sentido a nuestra Misión (Patan u oficio) para que emerja al servicio de la comunidad de una manera renovada y transformada. También el sagrado Wayeb’ es un período para poner sobre la mesa los proyectos para el año venidero, para analizar lo que proyectamos como familia y como individuos. En casa se nos

En la víspera del cambio de autoridad se arregla la casa, se adorna el altar, se le cambian manteles, se echa pino en el suelo para adornar y recibir al Abuelo, a la tarde/noche se desahúma la casa quemando en el sagrado brasero (sucup): pom, rijche’ (estoraque), utza’m xik’a’y (palitos), raxpom, cuilco e incienso. También se vela el material que será usado para ofrendar en la ceremonia de bienvenida al Mam al día siguiente, y se conversa con estos presentándole las intenciones de cada uno de los integrantes de la familia, para que cuando sean quemados lleven nuestra petición al Ajaw Creador y Formador. Además, a medianoche se quema otra vez esta mezcla de inciensos o resinas y se pide de rodillas frente al altar a los abuelos que ayuden en los proyectos para el nuevo ciclo venidero. Se sirve una cena, pero sirviendo primero al Abuelo Cargador del año que empieza, y que es el invitado de honor, dejando la comida en el altar, y luego se comparte bebiendo cacao. Este es un espacio en el tiempo en que los mayas nos metemos cada año preparándonos para la misión del año venidero. *Ajq’ij maya k’iche’


14

Réquiem

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

Foto en grupo con Tani Adams

Cortesía: Miguel Huezo Mixco

Miguel Huezo Mixco* iren esta imagen. Estamos frente a una de las encarnaciones de Tani Adams, la gringa de Texas, nacida en Guatemala, donde tuve la suerte de conocerla y convivir con ella. En la foto, Tani está a la derecha, con una mano abierta, saludando a la cámara, y la otra sobre el hombro del maestro Víctor Hugo Acuña. La fotografía fue tomada en algún momento de la estación seca del 2000, en el local del Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica (CIRMA), en Antigua Guatemala, la entidad que ella condujo con mano firme por varios años, haciendo un gran trabajo para darle potencia a la investigación cultural, etnográfica e histórica de la región, creando redes de colaboración entre intelectuales y creadores venidos de muchas partes. Prueba de ello es este encuentro, uno de tantos, convocado por Tani en la casona de CIRMA, ubicada en el número 5 de la 5a. Calle Oriente. Entre este nutrido grupo de amigos y colegas nos encontramos los becarios de la Fundación Rockefeller del 2000: Marvin Barahona (de lentes oscuros), Tania Palencia (en silla de ruedas), Galio Gurdián (a la derecha, en la tercera fila) y yo. A mi lado, sin mirar a la cámara, está Dora María Téllez, la “comandante 2” en la toma del Palacio Nacional de Managua, en 1978. Al cen-

tro, con camisa cuadriculada, está el antropólogo Roberto Rodríguez Rojas. El último a la izquierda, en la primera fila, es el investigador Álvaro Pop Ac, de origen k’ eqchí. La última de la segunda fila, a la izquierda, es la historiadora Eugenia López Velásquez. A su lado, de perfil, está Megan Thomas. Y arriba, tocada por una cola de quetzal, aparece la inolvidable Virginia Pérez-Ratton. Me faltan nombres, desde luego. Tani fue capaz de conectar a Centroamérica con el mundo académico de Estados Unidos, y de moverse con habilidad en el campo minado de la cooperación internacional, de donde extrajo recursos para emprender proyectos de investigación. Gracias a ello, becado por la Fundación Rockefeller, me trasladé a una cabaña ubicada en las afueras de Antigua, donde comienza la pendiente que sube al volcán de Agua. Una vez subimos con Tani hasta el poblado de Santa María de Jesús. Era la feria del lugar. En un puesto, probé mi puntería con un viejo fusil de balines y gané para ella un pequeño oso de peluche, que ella echó en medio de las cajas de libros que transportamos cuando volví a El Salvador. Y ese hecho me lleva a otro. Un día antes del traslado, el 13 de enero de 2001, El Salvador fue estremecido por un devastador terremoto que se sintió muy fuerte en Antigua. A pesar del siniestro, decidí no cambiar de planes, y al día siguiente emprendimos el viaje a San Salvador. Íbamos en tres vehículos con

unas pocas cosas personales y centenares de libros . Yo conducía el primer carro, seguido por Tani, en su camioneta Mercedes Benz. La fila la cerraba el vehículo de nuestro amigo Roberto Rodríguez Rojas. En la frontera, los oficiales de migración salvadoreños miraron con suspicacia aquel montón de libros que parecían quererse salir por las ventanas. A Tani se le ocurrió decir que traíamos una donación de libros para las escuelas que habían resultado dañadas por el terremoto, y así conseguimos autorización para cruzar la frontera. Un deslizamiento de grandes rocas obstruía la carretera Panamericana, pocos kilómetros antes de llegar a la capital, y tomamos una ruta alterna por Quezaltepeque. En San Salvador nos esperaba una sorpresa: la vieja casa donde se alojaba la Biblioteca Gallardo, que entre sus tesoros bibliográficos contiene una copia original de la famosa Enciclopedia de Diderot, se había desplomado. Tani encabezó una cruzada internacional para ayudar a rescatar aquellos libros, en un país que apenas tenía recursos para extraer las víctimas del terremoto. En los meses que siguieron, con su apoyo, la Gallardo fue rescatada de entre los escombros. Dispuesta a luchar por las mejores causas, hace solo unos días perdió la última gran campaña que libró, la de su propia vida. Tani es la gringa que saluda a la cámara, sonriendo, al lado de sus amigos y colegas. Siempre la recordaré así. *Poeta salvadoreño


Pasos de la semana

Guatemala, viernes 10 de febrero de 2017

Una agenda productiva Patricia González l Organismo Ejecutivo desarrolló una serie de actividades, entre el 2 y 8 del presente mes, en cumplimiento de su agenda de trabajo enfocada en los compromisos para atender y dar solución a las diferentes necesidades de la población. El jueves, el presidente Jimmy Morales y el ministro de Educación, Oscar Hugo López, entregaron mil 100 escritorios a alumnos de la escuela de la aldea Las Impresiones, Jutiapa. Ese mismo día, el Fondo de Tierras cedió una finca de 633.3 hectáreas cultivables a campesinos de La Libertad, Petén, cuya inversión fue de Q11.6 millones, en beneficio de 94 familias. Por su parte, el Ministerio de Gobernación (Mingob), en la lucha contra el narcotráfico logró el viernes la incautación de mil 231.4 kilos de droga, por un valor de Q127.2 millones, en Puerto Quetzal, Escuintla. Con el fin de desarrollar el mercado de inversionistas individuales en el país, el Ministerio de Finanzas (Minfin) anunció ese mismo día un plan para licitar Q100 millones en bonos del Tesoro para pequeños acreedores, a plazos de 1 a 2 años. Siguiendo con los programas de mejora en la infraestructura, el presidente Morales informó el sábado sobre la firma de un convenio internacional con Taiwán, para continuar la ampliación de la ruta CA-9 hasta Puerto Barrios, Izabal.

El domingo se dio a conocer que la Dirección General del Sistema Penitenciario instalará 64 cámaras de videovigilancia en centros de detención de Guatemala y Santa Rosa, una medida que permitirá mejorar los controles en esos recintos. Con el fin de garantizar fondos para los servicios sociales a futuro, las autoridades del (Minfin) indicaron que en abril se activará la discusión del proyecto del Presupuesto Multianual 2018-2021, el cual priorizará los ejes de salud, educación, seguridad e infraestructura.

Más servicios

En la línea del fortalecimiento de los vínculos con otras naciones, el mandatario recibió el lunes a la ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín. Ambos abordaron la agenda bilateral en materia de seguridad, alimentación y combate de la desnutrición crónica. Ese mismo día, la cartera de Educación presentó las bases del plan para la formación de 5 mil docentes que iniciarán sus estudios universitarios en junio, en el cual se invertirán Q20 millones. Asimismo, se dio el banderazo de salida para la distribución de 4.7 millones de libros de textos para el nivel primario. En el tema de la profesionalización y dignificación de la Policía Nacional Civil (PNC), Francisco Rivas, jefe de la cartera del Interior, y el gobernante Jimmy Morales impusieron el martes las insignias a 53

Los nuevos licenciados en Policía Comunitaria se graduaron el martes.

efectivos, que obtuvieron el título de Oficial Tercero, Licenciatura Especialista de Policía Comunitaria. Además, el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda comenzó la evaluación del trabajo de ampliación de la carretera CA-2 Occidente, y los resultados serán entregados al Ministerio Público, como parte de las pesquisas relacionadas con el contrato con la empresa Odebrecht. En el tema ambiental, la cartera del ramo anunció que se hará un inventario de usuarios de las 38 cuencas del país, con el objetivo de identificar quiénes y cuánta agua usan. Para fortalecer el trabajo de la PNC, Gobernación informó el martes que se gestionará financiamiento para la compra de mil vehículos que servirán para dotar de más autopatrullas a las fuerzas del orden, un aspecto que apoyan los grupos sociales afines a la seguridad. El miércoles, organizaciones gubernamentales, de la sociedad civil y cooperación internacional instalaron el Diálogo Nacional por la Niñez, para el cual el Mingob, en representación del Gobierno, aportará insumos de creación de instrumentos que permitan establecer políticas públicas en favor de la infancia. Comunicaciones también adelantó que en la primera quincena de marzo serán entregadas 98 viviendas del complejo habitacional Mi Querida Familia, para los sobrevivientes del alud ocurrido en El Cambray II, Santa Catarina Pinula, el 1 de octubre de 2015. Cortesía: Mingob

15


Revista Viernes 10022017  

Revista Viernes edición 171 del Diario de Centro América, 10 de febrero de 2017.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you