Issuu on Google+

¡TOMA NOTA! A revista do Obradoiro de Xornalismo Nº 3 ESPECIAL CUENTOS

Beatriz Alba López Iñaki Beceiro Cillero Natalia Cornide Alonso Verónica Lozano Ponce Esperanza Menéndez Bernal Carolina Novo Castro Elena Ramil Mejuto COORDINADO POR: Pilar Freire Freire Rodríguez


ENTREVISTAS

ENTREVISTA A MARÍA DEL CARMEN (TATI), SECRETARIA DO CEIP RECIMIL Redacción

1. ¿En que consiste o seu traballo? Un pouco de todo: papeis, administración e, tamén porque quero, chamar á casa dos nenos que se poñen maliños, curar ós accidentados... 2. ¿Xurden moitos problemas cos nenos cada día? Hai días que pasan ben e outros nos que vos poñedes dacordo para ter problemas ó mesmo tempo: enfermos, pelexas, caidas... 3. ¿Cal era a túa asignatura favorita de pequena? Matemáticas, ainda que a Historia tamén me gustaba, porque para min era coma un conto. 4. ¿Que é o que máis lle gusta do seu traballo? O contacto coa xente. 5. ¿E o que menos? Ter que berrarlles ós nenos ás veces. 6. ¿Con quen se ten que relacionar para facer o seu traballo? Primeiro, coa Consellería de Educación en Santiago, despois co Departamento territorial que ten en cada provincia, tamén coa Inspección de Educación en Ferrol, que supervisa todo o noso traballo (alumnos, profesores, alumnos e pais) e, por suposto, con vós os alumnos, cos profesores e cos pais. 7. ¿Gústache máis o lugar no que está a secretaría agora ou o de antes? Este, porque da o sol e é máis amplo.


8. ¿Que lle gusta facer no seu tempo libre? Ler, facer manualidades e viaxar. 9. ¿Cal foi a última viaxe que fixo? A Valladolid, pero xa estiven en Rusia... 10. ¿Que quería ser de pequena? Quería ser médico. 11. ¿Cantas horas traballa ó día? Érgome ás sete menos cuarto e me deito ás doce da noite, así que traballo moitas horas, porque ademais do traballo no cole, teño que traballar na miña casa.

ENTREVISTA A UN PERIODISTA

A los alumnos de este “Obradoiro de Xornalismo” se les ocurrió la idea de hacerse entrevistas entre ellos. La única condición que pusimos fue que la entrevista tendría doce preguntas y que el entrevistado podía no contestar a las preguntas que no le gustasen. Lo que vais a leer es el resultado de este curioso experimento...

ENTREVISTA A ESPERANZA Por: Natalia Cornide Alonso

1.¿Cuál es tu deporte favorito? Tenis. 2.Vas a alguna actividad aparte de esta?


No 3.¿Tienes animales? No, pero voy a tener. 4.¿Duermes con muñecos? Sí. 5.¿Te gusta este “Obradoiro de xornalismo”? Sí. 6. ¿Qué quieres ser de mayor? Veterinaria. 7. ¿Quién es tu mejor amig@? Yahaira y Paula. 8. ¿Se te murió alguna vez un animal? No. 9. ¿Naciste en España? No, en Cuba. 10. ¿Cómo se llama tu profesor@? Marian. 11. ¿Tienes ordenador en casa? Sí. 12.¿Tienes hermanos? Sí, dos.

ENTREVISTA A VERÓNICA Por: Esperanza Menéndez Bernal.

1. ¿Qué es lo que más te gusta hacer? Patinar. 2. ¿Y lo que menos? Hacer la cama.


3. ¿Cuál es tu día preferido de la semana? Viernes. 4. ¿Y el que menos te gusta? El lunes. 5. ¿Cuál es tu asignatura favorita? Coñecemento do medio. 6. ¿Y la que menos te gusta? Lingua. 7. ¿Cuál es tu animal favorito? Perro. 8.¿Cuál es tu color favorito? El morado. 9.¿Que es lo que más te gusta de xornalismo? Que podemos trabajar con los ordenadores. 10 ¿Qué quieres ser de mayor? Fisioterapeuta. 11. ¿Qué tipo de ropa te gusta más? Vaqueros. 12. ¿Te gusta el cole? Sí, más o menos.

ENTREVISTA A CAROLINA Por: Verónica Lozano Ponce.

1. ¿Te gusta los bombones? Sí. 2. ¿Te gusta “Xornalismo”? Sí, mucho.


3. ¿Qué te gustaría ser de mayor? Patinadora de Alcampo. 4. ¿Tienes novio? No. 5. ¿Quién es tu mejor amig@? Dayana y Sergio. 6. ¿Cómo se llama tu profesor@? Genoveva. 7. ¿Hay algún deporte que te guste en especial? Fútbol. 8. ¿Te gusta más leer o ver la tele? Ver la tele. 9. ¿Cuál es tu animal preferido? El elefante y la jirafa. 10. ¿Cuál es tu estación favorita? Invierno. 11. ¿Te gusta ir al cole? Sí, mucho. 12. ¿Naciste en Ferrol? Sí.

ENTREVISTA A BEATRIZ Por: Iñaki Beceiro Cillero

1.¿Tienes alguna afición en especial? Patinar 2.¿Cuál es tu comida favorita? Pizza del Inxerto 3.¿ Cuál es tu asignatura favorita?


Gimnasia 4.¿Crees que comes sano? ¡¡¡Cómo no!!! 5.¿Qué tal vas en los estudios? Perfectamente. 6.¿Cuál es tu profesor favorito? Iago. 7. ¿Cuál es tu animal favorito? (valen asados) Perros, no asados, como Bola.

8.¿Quién es tu mejor amigo? (piensa que te esperaré en la puerta a solas) Elena. 9. ¿Crees en Dios? Je, je, más o menos. 10.¿Si tuvieras un superpoder, cuál tendrías? Lanzar bolas de agua por las manos. 11. ¿Cómo te gustaría llamarte? Begoña. 12. ¿Tienes muchos novios? Claro que no, pero me gusta alguno...

ENTREVISTA A IÑAKI Por: Carolina Novo Castro.

1.¿Cuál es tu asignatura favorita? R: Coñecemento do medio.


2.¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre? R: Estudiar. 3.¿Qué te gustaría ser de mayor y por que? R: Biólogo, porque me gusta la ciencia. 4.¿Por qué te apuntaste a “Xornalismo”? R: Porque me gusta, me gusta contar la verdad de la gente y, además, soy un poco cotilla. 5.¿Después de este tiempo en “Xornalismo” qué es lo que mas te gusta? R: Todo, y la profesora en especial. 6.¿Te gustan los compañeros de “Xornalismo”? R: Sí, todos. 7.¿Tienes animales? R: No. 8.¿Cuál es tu animal favorito? R: La serpiente. 9.¿ Te gusta más escribir en el ordenador o a mano? R: A mano. 10.¿Cual es tu sección favorita? R: Animales o chistes. 11.¿Cómo crees que quedó la revista? R: Chachi guay, mola un montonazo. 12.¿Te parece mejor trabajar con música o sin ella? R: Mejor con música.

ENTREVISTA A ELENA Por: Beatriz Alba López.

1.¿Te gusta este “Obradoiro de Xornalismo”?


Sí. 2.¿Qué es lo que más te gusta? Que estoy con amigos 3.¿Te llevas bien con todos tus compañeros? Sí. 4. ¿Qué te gustaría ser de mayor? Periodista, bailarina o jugadora de baloncesto 5. ¿Cuál es tu asignatura favorita? Gimnasia. 6. ¿Qué te sueles poner? Pantalones piratas o cortos y camisetas de manga corta. 7. ¿Qué día de la semana te gusta más? Los sábados. 8.¿Por qué? Porque no hay cole y te puedes acostar tarde. 9. ¿Cuál es tu color favorito? Amarillo muy clarito. 10. ¿Tienes animales? Sí, dos perros. 11.¿Crees que los profesores te creen en cosas importantes? No. 12. ¿Cuál es tu comida favorita? Pizza, hamburguesas y perrito caliente.

ENTREVISTA A NATALIA Por: Elena Ramil Mejuto

1. ¿Qué carrera vas a hacer de mayor?


No lo tengo claro, pero quiero ser cantante. 2. ¿Por qué? Porque me gusta mucho cantar. 3. ¿Te llevas bien con todas tus compañer@s? Sí. 4. ¿Te gusta algún niño? Sí. 5. ¿Cuál es tu asignatura favorita? Educación Física. 6. ¿A cuántas actividades vas? ¿A cuáles? A cuatro: patinaje, xornalismo, baloncesto e inglés. 7. ¿Qué sueles llevar en la cabeza? Una diadema. 8. ¿Cuántos hijos quieres tener en el futuro? Dos: una niña y un niño gemelos. 9. ¿Cómo los llamarías? Bruno y Patricia. 10. ¿Por qué te apuntaste a esta actividad? Porque me gusta hacer revistas.


CUENTOS O conto que ides ler a continuación, foi feito por tod@s @s nen@s do noso obradoiro para celebrar o día de San Valentín. Trátase dun conto romántico un pouco raro, xa que cada un escribeu o anaco que lle correspondía sen saber o que os outros ían facer...

CONTO TOLO DE AMOR OU CONTO DE AMOR TOLO Él era un pouco raro, según algúns, extraterrestre. Ela era unha lercha que quería casar cun rapaz maior, con enrugas, claro… cousas de maiores. Atopáronse por casualidade, e sentiron que eran especiais. Cando se cruzaron as súas miradas... bicáronse. Coñecéronse dentro dun corpo humano e, entón, cando sairon polo nariz, mancháronse de mocos e cando se deron unha aperta, quedaron pegados. Ela lle dixo: -A nosa relación pode ir ainda a máis... ¿que che parece se nos casamos? Anque, mira, penseino mellor e non, non me apetece... non te compliques a vida... xa nos casaremos, total, non temos presa. E el lle respondeu: - Síntoo, creo que o noso non funciona. Non quero verte máis. De feito, creo que te odio. Ata nunca. E logo, dixeron á vez: - Mira que raro é ese canciño...


Soou a súa música favorita: o “heavy-metal”, e se disfrazaron con crestas, traxes terroríficos e tocaron fatal a guitarra. Lles encantaba comer xuntos. Compartían o polo frito coma a dama e o vagabundo na película de Disney...¡era precioso! Viaxaron a Inglaterra, pero como non sabían falar inglés, falaban de calquera maneira: “Uahituchimoli”, dicían para saudar ós transeúntes, que, como imaxinaredes, non paraban de rir. Ó final, quedaron xuntos e tiñeron moitísimos fillos.


Los siguientes cuentos fueron hechos para ilustrar la historia que podía ocultar un cuadro famoso titulado “Habitación de Hotel”, del pintor Edward Hopper. A continuación, podéis ver una reproducción del cuadro y leer lo que les sugirió a l@s niñ@s.

LA MUJER DESESPERADA Por: Carolina Novo Castro

Había una vez una chica que fue a un hotel de vacaciones con su novio. Cuando llegaron, el novio empezó a ignorarla y ella se preguntaba si sólo era la ilusión de haber llegado al hotel pero, veía que pasaban los días y él no le hacía caso. Aún así, no perdió la esperanza.


Llegó el día del regreso a casa. Ella se acercó al novio y le dijo –¿Ya has hecho la maleta? Él le dijo: –No Entonces, el chico le dijo que no había hecho la maleta porque no se iba a casa y ella se quedó asombrada y le dijo que si él no se iba, que no se le pasase por la cabeza la idea de que ella se iba a ir sola. Y él la dejó encerrada en la habitación, para que no insistesiese. Le gritó y… cuando cerró la puerta, ella rompió a llorar, pero tratando de no gritar para que él no regresase. Entonces, le empezó a sangrar la rodilla y encontró un papel y con eso se la tapó. Se quedó dormida del disgusto, y, a la mañana siguiente, cuando se despertó, vio que estaba todo desordenado y se volvió a quedar dormida. La cabeza, cuando se quedó dormida por segunda vez, le decía que el que había hecho eso era su novio. Esta mujer sigue en ese hotel desde el año 1952, atrapada en el tiempo, mientras que su novio sigue viviendo, es ya un viejecito, pero no ha conseguido ser feliz jamás.


LA HERIDA DE LA RAZÓN Por: Elena Ramil Mejuto

Había una vez una chica que estaba en un concierto. Como vio que se aburría, se fue al hotel Las Vegas y se metió en la cama. Sin darse cuenta, se pinchó con un alfiler. Sin verlo, de repente, entró el chico de la limpieza y vio que la chica tenía la sabana llena de sangre y le dijo: -¿Te ayudo en algo? -¡NO, VETE!. Al día siguiente, notó que alguien le había dejado una nota que ponía: “Lo siento si te he molestado cuando entré, pensé que la habitación estaba vacía y al verte ensangrentada, me preocupé”. Cuando la chica estaba en la piscina, se desmayó y el socorrista fue a salvarla. Justamente, el socorrista era el chico de la limpieza. La chica le dio las gracias y se hicieron amigos. Continuará…


EL HOTEL Por: Beatriz Alba López.

Había una vez un hotel de un señor muy mayor llamado Hopper, Señor Hopper. Y ese hombre una vez le dio una habitación a una joven llamada Ana. Esa joven no se encontraba muy bien, así que tuvo que ir al baño rápidamente, después de ir al baño trajo sus maletas, las puso junto el ordenador y se fue a acostar. Al día siguiente, desapareció sin decir nada, dejó allí sus maletas y sus zapatos, justo en ese momento, cuando le iban a llevar el desayuno… El camarero que le traía el desayuno empezó a gritar y fue corriendo a ver al señor Hopper y le dijo que en esa habitación ya no había nadie, que sólo había visto algo escrito con sangre que ponía: “Adiós”. No ponía nada más. El camarero aún seguía teniendo miedo. Rápidamente, llamaron a la policía local y vino un detective para ayudar a resolver el caso. No se supo nada de esa chica misteriosa, sólo se sabía que era rubia. Unos días después del suceso, volvió a ocurrir algo parecido en otro hotel cercano. Algunos de los policías pensaban que podía ser la hija del señor Luis, un hombre del que decían que estaba loco. El detective reconoció que sí se parecían un poco. Algunos decían que estaba loco, otros decían que era un extraterrestre y muchas cosas más.


Efectivamente, era su hija. El señor Luis les dijo que esta había desaparecido hacía unos días y que estaba desesperado. Los policías sospecharon un poco del señor Luis, pero al menos les había dicho algo. Los sospechosos de haberse llevado a la joven eran los siguientes: el Señor Juan y la Señorita Paola. Los Policías y el detective tardaron años en solucionarlo. Al cabo de unos años, la Señorita Ana visitó al padre y se lo explicó todo. Resulta que se había ido de noche a Las Vegas para ir a trabajar y que había escrito (Adiós) con pintura porque no tenía nada a mano. Al día siguiente se lo dijeron a la Policía Local y al detective. Por desgracia, el suceso del hotel de al lado sí que había sido un crimen, había sangre de verdad y, por supuesto, habían secuestrado a la joven.

LA MUJER DEL CUADRO Por: Esperanza Menéndez Bernal.

Hace muchos años, en un pueblo, en Irálun, había una chica llamada Sabrína . Un día, recibió una carta de su abuelo Nico, que ponía: “ Querida nieta, te envió este papel porque tengo un problema y tienes que venir”.


LA MUJER Por: Verónica Lozano Ponce

Hace mucho tiempo, en un pueblo pequeño cerca de Madrid, una mujer estaba leyendo un papel que le había enviado su abuelo, que estaba en Caranza. Y decía:

“Querida nieta, yo te quiero felicitar por su casamiento que será dentro de poco”

EL NOVIO SECRETO Por: Natalia Cornide Alonso

Había una vez una chica que se llamaba Patricia y tenía 19 años. Estaba muy triste porque su novio había roto con ella. Volvió a casa muy disgustada y miró haber si tenía cartas y tenía una carta de amor que decía: Hola que tal estás, seguramente no sabes quién soy, pero yo,te quiero tanto, Patricia, que te he compuesto un poema: “Siento cosas en el corazón pero contarlas no puedo


Mis amigos me preguntan si una chica me gusta y yo les digo que no... ¡Ay, amor!, lo sientes tú,lo siento yo Y si lo sientes, es lo que yo espero, esto será como un sueño, Serás mi sueño de amor... Gabriel”

Él era un amigo de su hermano, en el que nunca se había fijado. De repente, se dio cuenta de que quizás no era perfecto, pero casi...


Como veréis, todos los cuentos que leeréis ahora empiezan de la misma forma porque, en esta ocasión, l@s alumn@s tuvieron que completar un cuento del que les dimos sólo el principio. Si os fijáis, es curioso comprobar como todos los relatos hablan casi de lo mismo...

CaLLE OXFORD, NÚMERO 24. Por: Elena Ramil Mejuto.

Salió corriendo del parque, diciendo adiós con la mano a la pandilla. Había olvidado el encargo de su madre. Tenía que recoger unas fotos en la tienda de revelado. Era importante. Las necesitaba para esa misma noche. Su madre era restauradora de muebles y siempre fotografiaba cada paso de su trabajo para enseñarlo a los clientes. Tenía que darse prisa. Estarían a punto de cerrar… Entró, casi sin aliento, justo cuando el dueño se disponía a cerrar… 10.

Vengo a recoger unas fotos, por favor. Es

importante… Cuando al fin tuvo el sobre en sus manos, respiró con alivio. Ya estaba. Se aseguró de que no había ningún error. Abrió el sobre y las pasó una a una rápidamente. Eran aquellas, sin duda. Al terminar,


algo le hizo volver atrás… Aquella foto no tenía nada que ver con las demás… No entendía qué podía hacer allí. Decidió no dársela a su madre con las demás y se la guardó en el bolsillo trasero de sus vaqueros rotos. En ese momento, Javi se dio cuenta de que por detrás de la foto ponía: 11.Te espero en la calle 24 de Oxford. Javi estaba pensativo... Finalmente, se dijo: 12.

Voy a ir a la calle 24 de Oxford.

De repente, un papel pasó por delante de él, lo cogió y ponía otra vez lo mismo. Cuando fue a la calle 24 de Oxford se encontró una sandía que ponía: 13.

Te espero en la calle 35 de Macalume.

Javi estaba cada vez más preocupado porque su madre necesitaba las fotos para la cena con el alcalde. La madre, que estaba también preocupada porque Javi ya tendría que estar en casa, lo llamó. Javi tuvo que ocultar lo que pasaba para que no sospechase. Cuando llegó a la calle indicada, allí estaba el alcalde, que le explicó que todo era cosa suya, porque quería saber si el hijo de su próxima esposa era responsable. Le dijo:


14.

¿Has mentido a tu madre?

15.

Lo siento. Yo pensaba que esto era serio,

y... ¿como que tu próxima esposa? 16.

Sí, voy a cenar con vosotros porque te lo

queríamos decir.

Cuando llegaron a casa, lo explicaron todo. Javi prometió no ocultar la verdad nunca más. Meses después, su madre y el alcalde de la ciudad se casaron y toda la bonita familia fue feliz para siempre.

El cuento de Matutano Por : Carolina Novo Castro Salió corriendo del parque, diciendo adiós con la mano a su pandilla. Había olvidado el encargo de su madre. Tenía que recoger unas fotos en la tienda de revelado. Era importante. Las necesitaba para esa misma noche. Su madre era restauradora de muebles y siempre fotografiaba cada paso de su trabajo para enseñarlo a los clientes. Tenía que darse prisa. Estarían a punto de cerrar… Entró, casi sin aliento, justo cuando el dueño se disponía a cerrar...


-Vengo a recoger unas fotos, por favor. Es muy importante. Cuando al fin tuvo el sobre en sus manos, respiró con alivio. Se aseguró de que no había ningún error. Abrió el sobre y las pasó una a una rápidamente. Eran aquellas, sin duda. Al terminar, algo le hizo volver atrás… aquella foto no tenía nada que ver con las demás. No entendía que podía hacer allí y se la guardó en el bolsillo trasero de sus vaqueros rotos. Pero, cuando se quitó los vaqueros para echarlos a lavar y ponerse el pijama, no se dio cuenta de que antes tenía que guardar la foto. Entonces, su madre la encontró y le dijo: -¿Qué es esto, Matutano?, ¿de dónde has sacado esta foto? Y él le dijo: -Nada, mamá, me la encontré en el parque... no tiene importancia. -¿Que no tiene importancia? ¡Si estaba en el sobre de las fotos que te había mandado recoger! Al acabar, la madre, muy enfadada, decidió castigar al niño hasta que le diese una explicación adecuada a aquel tema. Matutano, antes de dormirse, deseó con todas sus fuerzas que su madre, al día siguiente, no recordara nada. Pero, como todos sabéis, ese tipo de


deseos no se cumple. Él fue testarudo y lo intentó hasta el final. Y no le salió bien. Su madre se enfadó y, como el niño nunca le dio una explicación, se sintió muy triste y decepcionada. Con este cuento, os quiero advertir a todos los lectores que no debéis esconder las cosas, sino decirlas o buscar una solución.

LA FOTO Por: Beatriz Alba López

Salió corriendo del parque, diciendo adiós con la mano a su pandilla. Había olvidado el encargo de su madre. Tenía que recoger unas fotos en la tienda de revelado. Era importante. Las necesitaba para esa misma noche. Su madre era restauradora de muebles y siempre fotografiaba cada paso de su trabajo para enseñarlo a los clientes. Tenía que darse prisa. Estarían a punto de cerrar… Entró, casi sin aliento, justo cuando el dueño se disponía a cerrar.. -Vengo a recoger unas fotos, por favor. Es muy importante.


Cuando al fin tuvo el sobre en sus manos, respiró con alivio. Ya estaba. Se aseguró de que no había ningún error. Abrió el sobre y las pasó una a una rápidamente. Eran aquellas, sin duda. Al terminar, algo le hizo volver atrás… Aquella foto no tenía nada que ver con las demás. No entendía que podía hacer allí y se la guardó en el bolsillo trasero de sus vaqueros rotos. Fue a su casa, con su madre y le dio las fotos. Eran muebles, muebles y más muebles, menos la que tenía en el bolsillo trasero, que era una foto de un hombre desconocido con aspecto de estar muy enfadado. Ella, que por cierto se llamaba Sol, no lo conocía. Al final, decidió devolverla a la tienda donde habían revelado las fotos. Al cruzar la calle, se encontró con el terrible y malvado hombre de la foto. ¡Era horrible! Pero era él. Salió corriendo hacia la tienda, que estaba cerrada. No tenía más alternativa: correría tras el hombre de la foto para dársela. Lo encontró. El señor, sorprendido, pensó que le estaban persiguiendo porque el día anterior, por la noche, había comido demasiado azúcar y tuvo pesadillas. Mientras, la niña, más asustada aún que él, se preguntaba mientras corría: “¿Qué le pasa a


este hombre?”. Cada vez corrían más y más. Al final, la niña consiguió tocarle en el hombro, y el hombre, aterrorizado, empezó a gritar: ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA AH! ¡ME ATACAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN! ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA AH! Finalmente, la niña inocente, no tuvo más remedio que entregar la foto a su madre y por fin se quedó tranquila.

LA FOTO Por: Natalia Cornide Alonso.

Salió corriendo del parque, diciendo adiós con la mano a su pandilla. Había olvidado el encargo de su madre. Tenía que recoger unas fotos en la tienda de revelado. Era importante. Las necesitaba para esa misma noche. Su madre era restauradora de muebles y siempre fotografiaba cada paso de su trabajo para enseñarlo a los clientes. Tenía que darse prisa. Estarían a punto de cerrar…


Entró, casi sin aliento, justo cuando el dueño se disponía a cerrar. -Vengo a recoger unas fotos, por favor. es muy importante. Cuando al fin tuvo el sobre en sus manos, respiró con alivio. Ya estaba. Se aseguró de que no había ningún error. Abrió el sobre y las pasó una a una rápidamente. Eran aquellas, sin duda. Al terminar, algo le hizo volver atrás… Aquella foto no tenía nada que ver con las demás. No entendía qué podía hacer allí y se la guardó en el bolsillo trasero de sus vaqueros rotos. Se encontró con su madre en la calle y le dio las fotos. Ella se guardó el sobre en su bolso y se fue en su Porsche 911 descapotable de color negro. El niño, que se llamaba Bruno, salió corriendo hacia el parque, donde aún estaban sus amigos: -Hola otra vez. Me he tenido que ir un segundo porque había olvidado un recado que me había encargado mi madre. -¡Qué rollo!-dijo su amigo Facundo. -Las madres siempre nos mandan cosas de esas. -Bueno, no es así... Ellas nos hacen muchos favores. -Cierto, cierto, es verdad...


Bruno, de repente, pensó que había guardado la foto en el bolsillo equivocado. Metió la mano y vio que estaba allí. Se había dado un susto tremendo. Bruno se dio cuenta de que estaba mal haberse llevado así la foto y fue a dársela a su madre, pidiéndole disculpas. Finalmente, descubrieron que esa foto era suya y que la había metido en el sobre por equivocación.


Estos cuentos fueron escritos partiendo de un título que le dimos a los niños. Para eso escogimos varios títulos de novelas famosas. A los que las hayáis leido, os sorprenderá ver que nuestros cuentos nada tienen que ver con ellas...

LA GAVIOTA Por: Esperanza Menéndez Bernal.

Había una vez una gaviota que nunca dejaba de volar. Se empezó a cansar de tanto volar y se posó en un coche. Allí, había más gaviotas. Les preguntó -¿Hacia dónde está el norte? -Hacia delante. -Muchísimas gracias, La gaviota siguió su camino, pero le llegó un olor tan rico… Venía de un restaurante, Salió el cocinero y dejó las sobras en La basura, La gaviota cogió un trozo y siguió volando hasta que se dio cuenta de que ya había llegado a su destino. Allí estaba su familia. Y le dijo su madre: -Hijo mío, ¡qué rápido eres! -Ya, mamá, es que me han dicho unas gaviotas por que camino debía venir. -Pues esas gaviotas eran tus primas.

HISTORIA DE UNA ESCALERA


Por: Beatriz Alba López

Hace mucho, mucho tiempo (sólo unos días), existió una escalera que fue hechizada por un mago llamado “El tío Retrete”. Después de unos días, el mago murió y la escalera mágica, que era lo último que él había hechizado, se reencarnó en él. La escalera no atacaba ciudades y cosas así… no, no, no… si no que atacaba los retretes metiéndose en las casas de los demás a escondidas. Un día, al intentar meterse en una casa, se topó con una niña llamada Beatriz, pero ella no se asustó… ni mucho menos. Al contrario, como si se alegrase de ver una escalera, le dijo: -Buenas tardes- y tan contenta, se fue. La escalera, muy sorprendida, siguió a la niña y le dijo: -Tú no eres como los demás niños y niñas. No te has asustado al ver a una escalera que habla, ¿por qué? La pobre niña al oir aquello de que no se había asustado al ver a la escalera, salió corriendo porque ella era ciega y no se había dado cuenta hasta ese momento de que hablaba con una escalera. Ella pensaba que había tropezado con una persona normal y corriente. Después de esto, la escalera se fue a ver el concierto de Justin Bieber, cogiendo las entradas que la niña le había dejado sobre su cama para que la dejase en paz. Después del concierto, decidió visitar más casas de la misma manera para conseguir entradas para


otros conciertos de cantantes famosos, ya que el de Justin Bieber había sido un exitazo. A partir de esa noche, fue cada vez teniendo más y más entradas: Selena Gómez, Demi Lobato, Miley Cyrus, etc. La escalera, muy contenta, comprendió que no estaba bien asustar a la gente. Y eso de comprender era muy difícil para ella, porque era una escalera y no tenía cerebro… En fin, a lo que íbamos: al final, la escalera decidió buscar trabajo para comprarse ella misma las entradas sin tener que molestar a nadie. Se casó y tuvo escaleritas y escaleritos. Y colorín, colorado, este cuento se ha “no acabado”. Me faltó decir que fueron muy felices, comieron perdices y le zurraron muchos palos en las narices.

LA CASA DE BERNARDA ALBA Por: Iñaki Beceiro Cillero.

Dicen que hay solo tres sitios extraños en el mundo. Uno de ellos es el ombligo del mundo: una mina de diamantes gigante que hay en Rusia, pero no viene al caso... En realidad, hay cuatro; los tres que mencioné antes y... mi casa. Es el sitio más raro del mundo. Vivo en Lenguazaque, que esta en Cundinamarca. Cuando es verano, hay 40º grados a la sombra y en mi casa hay 0º tapada/o con una manta de piel. En invierno, tiras agua al Sol y se congela al instante, y, en


cambio, si estás en mi casa, tienes que beberla rápido antes de que se evapore a causa del calor. Fíjate si es extraño, que, a veces, se abren mini agujeros negros cuando dices “Que se apague la luz”. Y esta noche, he encontrado esta carta que dice:

Querida nieta, Soy tu abuelo. Como tu padre no te habrá contado el secreto de esta casa, te lo diré yo. Cuando mi abuelo estaba jugando a las cartas con su vecino millonario, Don Ridols Donal’s, le ganó. La apuesta era su casa de verano de Lenguazaque. Como mi abuelo era malísimo jugando a las cartas, le enfadó mucho y lele echó una maldición para que no viviera a gusto ningún miembro de su familia y enterró, antes de que llegara el nuevo dueño, una bola maldita que trajo problemas... pero lo aguantamos y nos quedamos. Esa es la historia. Yo ya intenté desenterrarla, pero pero no lo conseguí... debe de haberla escondido debajo de la casa. Búscala, por favor.

Firmado: Antonio Alba Salfumán

Entonces, fui a buscarla, pero no la encontré, aunque sí encontré un mapa que el muy tonto de Donald’s había escondido. Así, la encontré y la destruí, pero no sirvió de nada... Tengo que seguir buscando...

CRÓNICA DEL REY PASMADO Por: Elena Ramil Mejuto.


Una vez, en un reino llamado el País De Los Pasmados, un rey sufría una grave enfermedad, tanto que la enfermedad había dado nombre al país. El rey se pasmaba con una mosca, un cepillo… Un día, estaba desayunando y vio un perrito en la calle. Salió corriendo, lo cogió y le dijo: -¡¡¡ Quien es el perrito de papá, quién es, sí, tú eres el perrito de papi!!! Te llamare el perrito de papi. Vamos a volar a volaaaaaaaaar. Al cabo de tres días, el perro estaba a lo suyo y el rey, de mascota tenía una mosca, pero sin un ojo, porque el rey se lo había arrancado con la aspiradora. Sí, con la aspiradora... ¿a que es raro?, ¿un rey pasando el suelo con la aspiradora? En realidad, la aspiradora la pasaba para devolver el polvo otra vez al suelo, para que los sirvientes lo limpiaran mientras que él se reía. El pobre rey pasmado cada día estaba peor, así que decidió buscarse una novia. Al día siguiente, el periódico ponía: “¡El rey busca esposa, el rey busca esposa!” Pronto, se presentaron en palacio 200 mujeres, pero no le convenció ninguna.


Diez años después, el rey seguía igual. No había remedio. El rey loco siguió toda su vida así.

CINCO HORAS CON MARIO Por: Carolina Novo Castro

Érase una vez un niño que se llama Mario. Mario tenía muchos amigos, pero el que mejor le caía era Jorge y su mejor amiga, Dayana. Con Jorge tenía menos relación, ya que vivía en Hawai. Dayana le caía muy bien, aunque ella, a menudo, se cansaba de él porque hablaba mucho y Llegaba un momento que era insoportable... ¡Una vez estuvo hablando de su novia Jennifer cinco horas! ¡Uff! Debería dejar hablar a los demás, pero nunca se le ocurría pensar que los demás, a lo mejor, también tenían algo que decir. Bueno, Mario también ha pasado por muchas experiencias, y ni su madre ni su padre lo quieren escuchar ya. Entonces, se lo cuenta a sus amigos y los aburre. Cinco horas con Mario no sólo parecen multiplicarse sino que también se podría decir que se triplican en años... Espero que nunca más pase esto con el pobre Mario, porque si no…


LA COLMENA Por: Natalia Cornide Alonso

Había una vez un niño de 17 años que se llamaba Bruno. Un día, se fue con un su mejor amigo, Facundo a un bosque a recoger fresas. Allí, Bruno se encontró con una niña que se llamaba Pía y se quedó prendado de ella. Y, como no se iba a quedar cruzado de brazos, le habló: -¡Hola!, ¿qué tal? -¡Hola!- le respondió ella. -Eres muy guapa, ¿lo sabías? -Gracias, tu también eres guapísimo, ¿lo sabías? - No tanto como tú. Bruno y Pía parecían estar ya locamente enamorados. Bruno le preguntó: -¿Cómo te llamas? -Pía. -¡Qué lindo nombre! -Gracias ¿vos cómo te llamás? -Bruno, pero… Ese precioso acento... ¿es de Argentina? -Sí, yo nací allí. -¿En serio? Yo también, pero me vine muy chico. -Yo vine hace muy poco, aún no conozco la ciudad... -Ven conmigo, yo te enseño. -OK, gracias. Bruno y Pía fueron a dar una a vuelta y Bruno le dijo: -Te voy a enseñar mi mayor secreto. -Vale, no se lo diré a nadie. -Mira, ¿ves esta colmena? -Sí, es de color verde. -Ya, yo la pinté. -¡Qué divino!! -Aquí no hay ni una sola abeja pero esta llena de miel.


-¡Qué raro! -Ya... -¿Le pusiste nombre? Bruno le dio un beso a Pía. -Bruno... ¿querés ser mi novio? - Claro... Desde ese día la colmena fue llamada “La colmena del amor”.

LA VIDA ES SUEÑO Por: Verónica Lozano Ponce

Había una vez una niña que estaba cantando: “...la vida es estupenda, es increíble, al menos la mía...”. Llegó a su casa y sacó su diario. Entonces, apareció un dragón que la llevó al País de los Sueños. Allí encontró a un príncipe, que le dijo: -¿Quieres conocer el mundo? -Claro que sí…- dijo ella. La llevó a conocer a su padre, el rey. Cuando llegó, su majestad le dijo: -Hola, ¿cómo te llamas? -Marta, señor. -¡Ah…! Yo ya te conozco. Eres la hija de Andrés López, mi amigo. Años más tarde, el príncipe y la niña se casaron y fueron felices.


Entre todos los miembros del Obradoiro de Xornalismo, hemos creado a nuestra propia superheroína, la inefable Flor Amor y su flatulento perro Gusy. Esperamos que os gusten sus locas aventuras.

FLOR AMOR, HEROÍNA PECULIAR Por: Iñaki Beceiro Cillero

Era una hermosa y soleada tarde de lunes en invierno, más o menos, las 14:00, cuando se oyó un delicado sonido proveniente de Flor, que gritaba a su perrito Gusy:

-¡Meóoooooooooooooooon!

Indignada, dijo, como una señorita educada, lo que pensaba: -¿Quieres callarte, Gusy? -Oink, claro que sí.

En ese momento se oye la sandiateléfono. Un robo se había producido en el banco. Rápida como un rayo se cambió de ropa.


-¿Cuánto más tenemos que esperar? Nos tiene que cazar hoy, ¿verdad que sí? Empezó a las 14:30... Sí que va rápida como un rayo... ¡un rayo con sobrepeso!

En ese momento aparece Flor Amor:

-¿Qué, maleantes? Os atacaré con mi pistola de burbujas asesinas... Venga, subid, bonitas, subid, atrapad al enemigo entre vuestras transparentes paredes. -¡Corre, Flor Amor, que se escapan ! -Es que no tengo una doble para esta escena de acción... -¿Qué te ha pasado? -Que me he roto una uña. 17.

Buenota, no pasa nada, ya lo ha metido en la cárcel la

policía...

Hasta la próxima historia.

FLOR AMOR Y GUSY DESCUBREN OTRO CRIMEN Por: Elena Ramil Mejuto

Os voy a hablar de una chica y su perro, que son extraterrestres y se llaman Flor Amor y Gusy. Los dos van por ahí, resolviendo casos llenos de diversión. Esta vez, Flor Amor y Gusy van a resolver el caso de la fábrica de chuches. ¡Ah! Se me olvidaba, ellos también se transforman en superhéroes que salvan el mundo para que no los reconozcan.


Un día soleado y tranquilo, Flor Amor y su perro Gusy están en la fábrica de chuches que se inaugura ese mismo día. Les dejaron pasar para verla por dentro y, justo cuando pasaron Flor Amor y Gusy, se oyeron ruidos extraños. Ellos querían saber de donde venían esos ruidos tan extraños y fueron a investigar. Se alejaron poco a poco del grupo de gente para que no los vieran y, en ese momento, vieron a un tío feo con máscara destruyendo la fábrica de chuches. ¡QUÉ DESGRACIA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Flor Amor y Gusy se transformaron en superhéroes y se fueron a detenerlo. Lo vieron robando un montón de chuches pero, por suerte, ellos estaban allí, lo detuvieron de la siguiente manera. Gusy, echando pedos a toda caña y Flor Amor con su pistolita de burbujas, que, por si no lo sabiáis, es su arma. Esas burbujas hacen cosquillas si te tocan... Llamaron a la policía, lo cogieron y lo metieron en la cárcel dos años por robar tantas chuches, que “necesitan” los niños, ¿verdad? Vosotros estáis conmigo, ¿verdad? AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!!!!

FLOR AMOR Y GUSY DESCUBREN EL MISTERIO DE LA MOMIA EN EL MUSEO por: Elena Ramil Mejuto

Flor Amor fue al museo y vio que había un señor que no había visto nunca por ahí. Sin pensarlo dos veces, lo siguió, con su teléfono-zapato llamó a Gusy y le avisó de todo.


Flor Amor lo siguió y vio como entraba en la tumba de una momia y decidió entrar también. Había un montón de antigüedades ahí dentro y en ese instante llegó Gusy, que ladró como un loco. Flor Amor fue corriendo a ver que pasaba. De repente, vio que el hombre tan sospechoso era su enemigo, Alcantarilla de Hierro, y escuchó todo su plan para hacerse con los museos de la ciudad. Pretendía que sólo pudiesen entrar los multimillonarios en los museos y les timaría en el precio de las entradas. Cuando llegó el día del plan de Alcantarilla de Hierro, apareció Flor Amor, sacó su pistola de burbujas y su pintalabios, se pintó los labios, sacó la sombra de ojos, se pintó los ojos, guardó la pistola de burbujas, la volvió a sacar y Alcantarilla salió pitando y se metió en la alcantarilla. Otro caso resuelto de Flor Amor y Gusy.

FLOR AMOR, GUSY Y EL LADRÓN Por: Esperanza Menéndez Bernal

Flor Amor ha ido al parque de atracciones con Gusy. Han visto la noria y quieren montar, pero no les dejan. Entonces Flor Amor se trasforma en superheroína y Gusy se trasforma en su superperro, “Somemo”. Hablan con el malvado Chone y les dice que es porque una malvada niña la quiere sólo para ella, aunque no tiene dinero. Ellos le dicen que la lleve al parque de atracciones, que es gratis ese día y así se libran de él.

FLOR AMOR Y LA CIUDAD DESAPARECIDA Por: Carolina Novo Castro.


Érase una vez una niña que tenía súperpoderes y se llamaba Flor Amor. Siempre iba acompañada de su perro, que si se transformaba se llamaba Gusy y si no, se llamaba Somemo. Esta vez, se trataba de un caso muy serio. El código era 996892 y se trataba de una ciudad desaparecida. Llegó de noche, ya que la ciudad quedaba muy lejos. Su perro estaba medio dormido, pero eso no es lo que cuenta ahora... Os parecerá raro que vayan a una ciudad desaparecida pero, sí, es verdad y mola mucho porque la ciudad estaba allí, perfecta, aunque no tenía color. Llamó a su jefe y le pidió explicaciones. ¿Qué era eso de llamarla con tanta urgencia para eso? Entonces, lo que hizo fue pintarla con sus amigos de alegres colores: rosa, azul, verde…etc. Y así fue esa pequeña misión que moló mogollón, ya que pudo estar con sus amigos. Espero que desde ahora sus misiones sean así de divertidas.


Las historias que vais a leer ahora fueron hechas con la única condición de contener tres palabras sin relación aparente que elegimos entre todos y sorteamos después.

EL GATO EN SAN SATURNINO Por: Verónica Lozano Ponce

Había una vez un gato que estaba en su cama, aburrido como un salmón. Él quería divertirse, yendo de viaje o yendo a alguna parte... y fue a San Saturnino. Allí, se encontró una pulsera que ponía: “Pulsera de la amistad”. Buscó por todo el barrio, pero no encontró a nadie que la llevara. Pasó el tiempo y, un cierto día, encontró a la persona que estaba buscando. Y claro, era una linda gatita. Fueron a cenar... se besaron y el resto, creo que ya lo sabéis. Vivieron felices y comieron sardinillas.

EL ELEFANTE Por: Esperanza Menéndez Bernal


Érase una vez un elefante que tenía ganas de ir a París con su goma de pelo. La usaba como collar y, cuando llegó al aeropuerto, preguntó: -¿Cuánto vale? -Pues son 18 euros. Ya en el avión, se miró el cuello y no tenía la goma. Miró en la maleta y tampoco la vio. Se lo dijo a las azafatas: -He perdido mi goma... Y, al final, la encontró.

UN DÍA UN POCO MOVIDITO Por: Beatriz Alba López.

Había una vez un colegio llamado Recimil, en el que estudiaba una niña llamada Pepa y dos niños hermanos llamados Ángel y Alberto, que se llevaban muy bien, aunque eran un peligro. Y de aquí sale esta historia. Resulta que estos tres niños, una vez, trajeron un conejo al colegio y lo bajaron cuando era la hora del recreo. Hablando con unos amigos, se despistaron y, el conejo salió corriendo por todo el patio. Los niños, desesperados, corrieron hacia él. De repente, tocó la sirena que avisaba del final del recreo. Los niños no podían dejar el conejo por allí suelto, pero no hubo más remedio que hacerlo. Después, decidieron ir a buscarlo cuando acabaran las clases. Al llegar el momento, los tres salieron corriendo a buscar al conejo, lo buscaron y buscaron y, al final, lo encontraron.


El conejo no quería ir con ellos, no sabían con que atraerle, pero esos tres niños eran muy listos y fueron a conserjería a pedir los objetos perdidos, que estaban en una caja de cartón. Miraron con que podrían atraer al conejo y por fin lo encontraron. Pepa gritó:

-¡¡Lo encontré!!

Cogió un ovillo de lana y con él se fue acercando al animalito muy poco a poco. El conejo también se iba acercando poco a poco. Finalmente, Pepa lo consiguió y todos gritaron: -¡¡¡ Por fin!!! ¡¡Eres nuestra heroína!!Salieron corriendo del cole.

Les esperaban sus padres, que preguntaron: -¿Qué tal fue el día?, ¿un poco movidito? Los niños a carcajadas decían: -Más o menos…

LO QUE QUIERAS Por: Natalia Cornide Alonso

Había una vez un carpintero llamado Freddy que estaba muy solo. Un día se encontró con una gaviota herida. Al verla así le dio pena y la curó . Freddy y la gaviota se hicieron grandes amigos.


Al cabo de seis meses fueron a una discoteca en la que estuvieron toda la noche. Y esta es una historia basada en hechos NO reales.

LOS HÁMSTERS Por:Carolina Novo Castro.

Érase una vez un hámster que, por suerte, vivía en una enorme mansión. Cuando cumplió 11 años, el padre se fue y la madre no podía trabajar, entonces él y sus hermanos empezaron a trabajar en una pequeña cueva, haciendo pequeños trabajos como por ejemplo, tallando madera, tejiendo trajes…etc. La madre estaba orgullosa de que sus hijos, que le estaban haciendo un favor, pero, al día siguiente, tuvo que ingresar en un hospital para mascotas porque se cayó y perdió un ojo.Le pusieron uno de cristal. Ella sabía que sus hijos estaban apoyándola desde la cueva y a ella le daba igual que no estuvieran con ella ella. Estaba mejorándose cuando le llegó una noticia de última hora sobre sus hijos. ¡Los habían echado del país! Se puso a llorar y leyó, al final de la carta, que ponía: “Nunca más los volverás a ver ja,ja,ja...” Ella se sintió traicionada cuando supo la verdad. El hombre de la familia para la que trabajaban los había raptado, ya que el hermano mayor de los hámsters quería salir con su hija. Entonces, la madre se tranquilizó, llamó a la policía y


los empezaron a buscar. Esa misma noche la llamaron diciéndole que ya los tenían y que el secuestrador iba a ser encarcelado.

LA SERPIENTE Y EL CHICO RARITO Por. Elena Ramil Mejuto.

En un pueblo muy lejano, mejor dicho…en una selva muy lejana, una serpiente se puso de los nervios por… mejor os lo cuento desde el principio. Escuchad atentamente lo que os digo. Una vez iba un chico en un tren y de repente se escuchó un ruido: ¡¡¡¡¡Pruaeiouu!!!!! El chico se había caído del tren y se encontraba en una selva. Sólo estaban él y su lata de sardinas. De repente, vino una serpiente y, de un salto, se tragó las sardinas y la lata. El chico, cada vez más excitado, pegó un grito: -¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaah! La serpiente entusiasmada dijo: -Si te doy miedo, me lo dices.


El chico se quedó alucinado y sacó de su bolsa un i-pod. Lo puso delante de la serpiente para que no le atacara. La serpiente se echó hacia atrás y el chico empezó a buscar ayuda. Pero otra vez estaba la serpiente allí y el chico volvió a sacar el i-pod. Pero la serpiente lamió el i-pod, lo mordió y después lo dejó en el suelo. El i-pod tenia un interruptor que a la serpiente no le gustaba nada. Al chico le empezó a caer bien la serpiente... ¿y sabéis que descubrió? La serpiente se llamaba Epi. ¿Y sabéis otra cosa? Se hicieron muy amigos. Al día siguiente, estaban buscando cómo salir de la selva y, de repente… ¡vieron un tren! El chico intentó subirse a él pero, de repente, una avioneta lo cogió y se lo llevó a la isla de al lado. Epi tenía seguro que iba a salvarle, pero no tenía claro si ir nadando a la isla o volando.


Pensó: “Son dos kilómetros y nadando, me cansaré, pero, si vuelo, también me cansaré. ¿Qué hago? Ya sé. Iré volando, me cansaré igual pero llegaré más rápido”. Cuando llegó a la isla, su amigo estaba atado a un árbol. Sin pensarlo, lo desató y lo llevó en su espalda cuando volaba. Ahora sí, cogió el primer tren que paró y se llevó a la serpiente con él. Y esta es la historia fantástica. En un pueblo muy lejano, mejor dicho… ¡Pero qué digo... si ya os la he contado!

EXIT JUNGLE! Por: Iñaki Becerro Cillero

Pasaba tan rápido el tiempo en esa selva… y no el tiempo atmosférico, precisamente. Yo intenté salir algo así como doscientas veces y todas fallidas. Ah, perdón, no me había dado cuenta. Soy James, un perro con mala suerte desde que fui con esa niña, te explico. Era una soleada tarde de lunes. Yo estaba paseando tan tranquilamente por la calle cuando un tío altísimo y vestido


de negro, me cogió con una trampa en la que había puesto un pez como cebo. Me llevó a su casa y me desparasitó durante dos horas. ¡Casi me mete en la lavadora! Cuando recuperé el sentido, estaba en los brazos de una niña pequeña. Resulta que se iba de viaje y quería una mascota nueva para llevarle a la niña. A ella se le ocurrió probar si era uno de los perros mágicos de la TV que pueden volar y, la muy bruta, me tiró a las cataratas. Por suerte, caí a una telarña. Bueno, y aquí estoy intentando sobrevivir. Aquí la comida escasea y si no quieres ser comida de los salvajes (sinceramente, son tíos majos, pero nunca cojas lo que te den, porque a saber lo que es, como las hamburguesas de Mc Donald´s) tienes que estar muy despierto. Bien, ya os contaré si encuentro la forma de salir.


Y, por último, varios cuentos libres que han hecho los alumnos...

MUNDOS DE CARNAVAL Por: Verónica Lozano Ponce e Iñaki Beceiro Cillero.

Érase una vez, en el colegio C. E. I. P. RECIMIL, una niña llamada Sara y un niño llamado J. Manuel. Estaban en carnaval. La conserje mandó a Sara y a J. Manuel que fueran a coger una escoba, porque todo estaba lleno de confeti. Cuando regresaron, vieron que la puerta era distinta a la de siempre. Al abrirla, se encontraron un portal lleno de confeti, máscaras, orejas... Se aventuraron y, sin ningún pavor, entraron. En un segundo, fueron transportados a un mundo aparte, en el que todo el mundo iba disfrazado todo el año: a un entierro, a un cumpleaños, al colegio e incluso a trabajar. Pero claro, cada disfraz era diferente. Sorprendidos, los dos niños le preguntaron a un pueblerino: -Perdone, ¿dónde estamos? -¿Qué hacéis así vestidos? El carnaval es mañana –dijo el hombre.


Le explicaron su historia pero, al principio, al buen hombre le costó comprenderlo. Cuando por fin lo entendió, los llevó ante el sabio del pueblo, llamado Herman. Era tozudo y barbudo. Cuando llegaron, el hombre contó la historia de los chicos y se fue a otra habitación. Regresó con una bola que se abrió y, en un abrir y cerrar de ojos, volvieron a su mundo. Acordaron no hablar de ese mundo nunca.

Basado en hechos reales .

CUENTO DEL DÍA DE LOS ENAMORADOS Por: Elena Ramil Mejuto.

Érase una vez una chica a la que le gustaba un niño un poquitín tímido. La niña se llamaba Sabela. El niño no se fijaba nada en ella y la niña se hartó y, un día, cogió su bolso y empezó a decir:

-Niño malo, niño malo, niño malo.

Y siguió:

-Oye, me gustas mucho y no voy a permitir que ni me escuches ni nada.

El niño, contento por lo que le había dicho, le dijo que había hecho que no la veía ni la escuchaba para que fueran felices para siempre.


BRUNO, FACUNDO, JOSEFINA Y CATERINA Por: Natalia Cornide Alonso

Había una vez unos amigos que se llamaban Bruno, Facundo y Josefina. Bruno era el novio de Josefina y ESTABAN PREPARANDO LAS COSAS PARA SU BODA. Facundo estaba triste porque no tenía novia. Un día fueron al parque los tres juntos y se encontraron un perrito que estaba solo por allí, pero que llevaba un collar al cuello. Del collar, colgaba una plaquita dorada que ponía “MATÍAS”. Facundo cogió a Matías y lo acarició.. DESPUÉS DE PASAR LA TARDE EN EL PARQUE, VOLVIERON A CASA. FACUNDO PUSO AL LADO DE SU CAMA UNA CESTITA con UNA MANTITA ROSADA SOBRE ELLA.

MATÍAS FUE CORRIENDO Y SE ECHÓ A DORMIR EN ELLA. Facundo no iba a ser menos, así que se echó a dormir también. Al día siguiente, Facundo se despertó y salió a colgar carteles que decían:


“He encontrado un perrito marrón en el parque. Me llamo Facundo y si es de alguien este perro, por favor llamen al 9815555555 o al 6666666666.Gracias.” AL CABO DE DOS HORAS, SONÓ EL TELÉFONO DE CASA: -HOLA, HE LEÍDO SU CARTEL Y COMO HE VISTO LA FOTO DE MI PERRO, BUENO...LO LLAMABA PARA RECOGERLO... -Ah, sí, hola... Así que Mati es tuyo... bien, pues pásate por mi casa y te lo devuelvo, ¿vale? POCO TIEMPO DESPUÉS, LA CHICA LLEGÓ A CASA DE FACUNDO Y LLAMÓ A LA PUERTA: -TOC TOC. -HOLA HOLA , TÚ ERES LA DUEÑA DE MATI, ¿NO? -SÍ, SOY YO, CATERINA. -HOLA, CATERINA. PASA, PASA. -VALE. FACUNDO Y CATERINA SE SENTARON EL SOFÁ AZUL DEL SALÓN. -¡¡MATÍAS!!-DIJO FACUNDO EL PERRO VINO CORRIENDO Y SALTÓ ENCIMA DE CATERINA. EMPEZÓ A LAMERLA Y LAMERLA. -BUENO, SE NOTA QUE EL PERRO ES TUYO. -SÍ, ¿VERDAD?-DIJO CATERINA SE MIRARON Y SE DIERON CUENTA DE QUE SE GUSTABAN. ALGÚN TIEMPO DESPUÉS,


CATERINA Y FACUNDO ESTABAN TAN LOCAMENTE ENAMORADOS QUE SE QUISIERON CASAR, IGUAL QUE BRUNO Y JOSEFINA. Al final, se casaron los cuatro juntos y se fueron todos de viaje al mismo sitio.

CUENTO DE CARNAVAL Por: Elena Ramil Mejuto.

Había una vez un niño que se llamaba Carlos y al que le encantaba el carnaval. Ese año se iba a disfrazar de Spiderman, como su mejor amigo, Pablo. Llegó el día y Carlos fue disfrazado a una fiesta que había en el barrio. Allí estaba su amigo Pablo disfrazado, pero no de Spiderman. Y cuando Carlos lo vio se enfadó mucho porque habían quedado en ir iguales. Carlos se fue a casa muy triste, y llamó a Pablo muy disgustado: -Pablo, me has fallado. Y este contestó: -¿Qué dices? Aún estoy en casa, no he salido porque mi hermana no está preparada, pero mi madre dice que vaya saliendo yo.


-¡Pero si yo te he visto en la fiesta, disfrazado de pirata! -Sería mi hermano gemelo. -¿Tienes un hermano gemelo? -Sí, ¿no lo sabías? -Pues la verdad es que no. -Perdón por no decírtelo. -No pasa nada... -Ahora voy, ¿vale? -Sí, claro. Te espero.

CAMP ROCK “CHORRADAS” Por: Elena Ramil Mejuto.

Érase una vez una niña llamada Pichi, que quería ir a un campamento de payasos y quería ser profesional en hacer chorradas: nariz roja, echar agua de una flor, hacer malabarismos y pintarse la cara de color blanco, en fin, un payaso.

Su madre no la dejaba, y entonces, intentó ganar un premio para ir a una escuela de payasos.

La verdad, aunque no os lo creáis es ¡GANÓ!

La madre le dijo:


-Te dejaré ir sólo porque sale gratis... Si cuando hayas vuelto, no sabes hacer nada, estarás castigada. -Vale, te aseguro que cuando venga sabré más que el tío Jorge, que es el mayor payaso de la familia -le respondió Pichi. -Vale, espero que no me decepciones-le dijo la madre, con muy mala cara.

Ya llegó la hora de irse al campamento:

La niña estaba ilusionada, ya que, al parecer iba a cumplir el mayor sueño de su vida.


Al llegar, la niña se quedó... alucinada, flipando, paralizada y gritó así: -¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah¡

Después, ya de noche, pensó que no lo estaba pasando como pensaba, pero ahora no le podía decir a su madre que se quería ir. Entonces fingió que estaba mala para irse a su casa. Cuando llamaron a su casa, la madre sospechó que era todo un engaño de su hija, así que, cuando volvió a casa, la castigó y la niña se enfadó con ella.

Después, arrepentida, se disculpó ante su madre y esta le perdonó.

LAS CLASES MÁGICAS Por: Carolina Novo Castro.

Érase una vez una niña llamada Lorena Kairu Kuldo (¿cómo os habéis quedado con sus apellidos?). La niña no era un extraterrestre, aunque, de eso ya hablaremos más adelante... El asunto es que la niña es de Urazurrutia. ¿Y dónde queda eso?, os preguntaréis. Pues es un pueblo del País Vasco.

Lorena es muy buena estudiante y le gusta mucho “Conocimiento del medio”, su hobby es bailar pero, por desgracia, no puede demostrarlo. Su hermana pequeña se llama Luciana.


Lorena va a unas clases de magia que da su padre, Lujosqui. Su madre no da clases, porque es un extraterrestre (eso es a lo que me refería antes). En las clases de magia, aprende conjuros, trucos y, por si fuera poco, hechizos para matar a brujas. Los padres tuvieron un pequeño problema al casarse, ya que el padre, al hacer trucos de magia, casi deja a la madre sin cabeza con un conjuro fallido. Pero eso es lo de menos, porque, al ser extraterreste, si su madre perdía la cabeza, al momento le salía otra. Su hermana Luciana no sabía casi nada de su familia y, en el cole, si la profe le preguntaba algo sobre ella, sin querer, no contaba la verdad y, la profesora, aunque sabía que las cosas que ella contaba no eran así, le permitía explicarse porque se ponía en su lugar... Luciana era muy agradable, pero Lorena estaba un poco harta de ella, ya que siempre se estaba metiendo en sus cosas, aunque, en el fondo, se querían mucho, ya que eran hermanas y siempre estaban juntas. Su madre era una extraterrestre muy moderna que se intentaba esconder, pero su color rosa fucsia la delataba. Os preguntaréis que hacía en su vida diaria... ¿Sí o no? Pues era ama de casa, hacía trabajos manuales y lo que más le gustaba de todo: pintar con los dedos. La madre se llamaba Junquitosdealhelí. Sí, ya lo sé; es un nombre muy raro. Lorena siempre tenía que lavarse las manos antes de darle un beso a su madre porque era alérgica a los humanos, aunque sólo un poco.


Lorena iba a las clases de magia, como os había contado antes, pero no prestaba mucha atención porque a ella le gustaba bailar. Entonces, cuando quería hacer un truco o el padre se lo mandaba, le salía mal. Si decía “Cocina este pollo”, se le dormía el cerdo y Lujosqui se enfadaba mucho.

Una vez, Lorena se fue al parque a jugar, pero una amiga se enfadó con ella y las demás la dejaron sola. Ella quería volver a casa, pero había olvidado el camino, así que intentó hacer magia y le salió mal. Intentó buscar una solución y se le ocurrió llamar a su padre, que le dijo que ya se lo había advertido. Lorena se sintió mal y por fin, pudo regresar, acompañada de su padre. Al llegar, su madre, que aunque era extraterrestre, era muy sensata, le dijo al padre que eso de reñirle a la niña, después de que las amigas la hubiesen dejado sola, no estaba bien.

Y aquí va a terminar este cuento, protagonizado por la madre llamada Junquitosdealhelí, el padre, que se llamaba Lujosqui, la hermana pequeña, Luciana y…ella, que es la verdadera protagonista y se llama Lorena.

POEMA: todos contentos


Estou no ceo , gústame cantar pío, pío, pío, pío... e así,alegrar, as caras das persoas , que contentas están. Se ti estás contenta , todo melloraraá para estar contento só tes que cantar. Se non te gusta cantar, cantar, terás que bailar. Por: Elena Ramil Mejuto

ADIOS AMIGOS


¡¡¡¡Hasta la próxima!!!!


A redacción de “Toma nota” quere agradecer ao ANPA e á dirección do CEIP Recimil o patrocinio e a difusión do noso traballo.


Nº 3 da revista "¡Toma nota!"