Page 1


Grupo Editorial:

Grupo Eris SAS Av. Coronel Diaz 2666 7C, Buenos Aires, Argentina

Direccion:

Federico Luna Mariano Gonzalez Lacroix Carlos Borda Bettolli Diseño Editorial:

Roberto Digiorge Contacto: info@zona-militar.com

Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción parcial o total del contenido sin autorización del grupo editorial.

Imagen de Portada: ”Bell AH-1 Cobra”. Foto: Ministerio de Defensa de Corea del Sur

© 2017, WWW.ZONA-MILITAR.COM


EDITORIAL

Por Mariano Gonzalez Lacroix

Si existe alguna noticia que traiga un sentimiento mixto entre felicidad y decepción es la incorporación de los aviones Texan en la Fuerza Aérea Argentina. Esta novela que se remonta a casi dos años atrás ha brillado por sus constantes idas y vueltas en cuanto a decisiones políticas y asignación de presupuesto. Estando constantemente al borde de caerse, la compra finalmente sufrió un recorte en el pedido original presupuestado que no hizo más que sembrar dudas sobre la determinación del Poder Ejecutivo de cumplir con su promesa de dotar de aeronaves de entrenamiento a la fuerza. Finalmente este mes la primera tanda de 4 aviones llegaron, marcando un quiebre importante en la historia reciente de la Fuerza Aérea Argentina acostumbrada a no recibir material nuevo desde hace añares. Si bien esta noticia parece sumamente alentadora y esperanzadora para el futuro del sector castrense en general, algunos detalles permiten mantener una visión escéptica sobre la voluntad del Ministerio de Defensa de finalmente realizar cambios superadores y modernos en nuestras fuerzas. Como dijimos anteriormente, el recorte en las cantidades que se dio durante la fase de negociación, la recepción de finalmente 4 unidades degradadas (en relación al pedido original por unidades del tipo T-6C Plus) y la modalidad de pago, tiñen la alegría inicial de la recepción con una sensación de dudas. En la historia de la fuerza no se ha dado una situación tal como la vivida durante el proceso de compra de las aeronaves Texan: el Estado no se ha querido comprometer con fondos para la adquisición dejando en manos de la Fuerza Aérea Argentina la responsabilidad de hacer los pagos con fondos propios. Estos fondos, recortados de todas las Direcciones Generales, han motivado una disminución de prestaciones y muchas caras de decepción entre los jefes. Se ha desangrado el presupuesto por que los fondos prometidos por parte del poder político finalmente no ha llegado, marcando por primera vez en la historia de la fuerza que los equipos para brindar los servicios de defensa no salgan del mismo Estado central que requiere el esfuerzo. Esta situación puede marcar una peligrosa proyección hacia futuro para el resto de las fuerzas a menos que el Estado no comience a materializar sus promesas de campaña en relación al sector militar. La renovación de equipos no puede implicar un recorte mayor de los presupuestos operativos de la fuerza, sino estaríamos ante el caso en que el remedio sería peor que la enfermedad. Es hora de que el compromiso asumido hace ya dos años atrás por parte del gobierno actual se defina finalmente en un aporte real en las arcas vacías de nuestras Fuerzas Armadas.

Índice 02 15 18 22 28

La Seguridad en la Agenda Nacional, por Eduardo L. Ganeau. Bartini Beriev VVA-14, por Ramiro S. Piacenza. Alicia en el País de las Maravillas, la Línea Maginot y la Defensa Nacional, por Mariano Bartolomé. Condenada desde el inicio: Las debilidades del poder aéreo argentino durante la Guerra de Malvinas, por Sanjay Badri-Maharaj. El nacimiento del Cobra, por Stephen Joiner.

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 1


Por Eduardo L. Ganeau

Si vis pacem parabellum” Vegetius

¿…Cómo encaminar la emergencia cuando se desconoce el origen de la agresión?

náuticas, pudiendo existir escapes descontrolados de sustancias contaminantes del mar?

¿Qué posibles repercusiones puede tener la

El miedo a la guerra es peor que la guerra misma”

inseguridad en las distintas actividades de

Séneca

¿Cómo reaccionar frente a un vuelo furtivo,

una nación?

no identificado, en aproximación y sin comu-

N

nicaciones sobre el que se recibe una denun-

o es optativo sino una respon-

cia que informa su transporte de armas de

sabilidad, que los “ciudadanos”

destrucción masiva?

intentemos dar respuesta a las siguientes preguntas:

¿Qué podría pasar si un gobierno cambia su política internacional e interrumpe la transferencia de tecnología sensible a otro estado que tiene ambiciones nucleares con fines bélicos? ¿Cómo enfrentar atentados de agentes

¿Cómo rescatar o extraer ciudadanos argentinos en el exterior cuando no se tiene el apoyo del país anfitrión? ¿Cómo enfrentar la captura por piratas de un buque de bandera nacional y su tripulación, fuera de aguas jurisdiccionales? ¿Qué hacer frente a la posibilidad de que una empresa petrolera o dedicada a la extrac-

extranjeros contra algún interés nacional

ción de minerales de los fondos marinos,

cuando la acción es ejercida por integran-

con protección militar, explore y explote la

tes de fuerzas armadas infiltradas sin uni-

nueva extensión declarada de la plataforma

forme en el país afectado?

continental más allá de las doscientas millas

2 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com

¿Qué hacer con buques que cambian su bandera en navegación y enarbolan pabellones no reconocidos a nivel internacional? La prevención contra estas acciones que en varios casos podrían resultar en consecuencias terribles para los habitantes o la infraestructura de un estado, como para sus ciudadanos o bienes nacionales en el país o el exterior, con consecuencias políticas internas y externas de alcance mayor, se puede afrontar con una herramienta muy conocida en los últimos tiempos como es el planteamiento del “worst case scenario” (el peor de los casos) y el gerenciamiento de los riesgos (“risk management” en inglés). Los ciudadanos medianamente educados ya saben que hoy día eso es una obligación para los responsables de las funciones de seguridad (incluyendo a la Defensa Nacional y la Seguridad Interior) en los ámbitos legislativo, ejecutivo y judicial.


La Defensa Nacional argentina “es la integración y la acción coordinada de todas las fuerzas de la Nación para la solución de aquellos conflictos que requieran el empleo de las Fuerzas Armadas, en forma disuasiva o efectiva para enfrentar las agresiones de origen externo. Tiene por finalidad garantizar de modo permanente la soberanía e independencia de la Nación Argentina, su integridad territorial y capacidad de autodeterminación; proteger la vida y la libertad de sus habitantes.”[1] Todo ello en los espacios continentales, Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y demás espacios insulares, marítimos y aéreos de la República Argentina, así como el Sector Antártico Argentino, con los alcances asignados por las normas internacionales y los tratados suscriptos o a suscribir por la Nación, ésto sin perjuicio de lo dispuesto por el art. 28 de la Ley de Defensa Nacional en cuanto a las atribuciones de que dispone el Presidente de la Nación para establecer teatros de operaciones para casos de guerra o conflicto armado. Contempla también a los ciudadanos y bienes nacionales en terceros países, en aguas internacionales y espacio aéreo internacional.[2] En dicho contexto, los intereses nacionales que son objeto de garantía y protección permanente de la defensa, pueden verse sometidos con más o menos intensidad a consecuencias no deseadas producto de la acción de amenazas animadas o sin voluntad. Los conocimientos sobre riesgos de aplicación en todas las actividades, contemplan que los países están expuestos a permanentes niveles de riesgo que demandan medidas de control para su protección. La mayoría de los Estados, y particularmente los más organizados, intentan desarrollar un ambiente de seguridad que les permita alcanzar y preser-

var sus intereses nacionales y brindarles un futuro libre de sorpresas desagradables. Entre numerosas definiciones, “seguridad” significa “cualidad de lo que está seguro”, se dice “del mecanismo que previene algún riesgo o asegura el buen funcionamiento de alguna cosa, precaviendo que falle”...[3]. Los desarrollos teóricos sobre el riesgo contemplan una base de definiciones y conceptos, un procedimiento de decisión y algunos principios, entre otras consideraciones de índole psicológica y sociológica que inciden en su percepción.[4] Los conceptos a tener en cuenta para este estudio son: peligro, amenaza, incertidumbre, riesgo, seguridad y defensa nacional, a saber: · Peligro: El diccionario define: “Situación de la que puede derivar un daño para una persona o cosa” [5]. Sería entonces una situación de posibles consecuencias no deseadas. La posibilidad indica que el hecho es factible en el futuro. Según algún autor el peligro puede ser entendido como sinónimo de amenaza. · Amenaza: La terminología militar argentina llama “amenaza” a la “acción que lleva a cabo un eventual oponente que, teniendo capacidad, muestra la intención o da indicio de probable concreción de un perjuicio en contra de los propios intereses.” [6] Su traducción más apropiada al inglés sería la palabra “threat” y ello suele ser atribuido a aquellos “agentes” o “actores” que pueden producir un daño a los intereses del protagonista. · Incertidumbre: Es la “falta de certidumbre”[7]. Certeza, certidumbre o certitud: Es el “conocimiento seguro, claro y evidente de las cosas.”[8] Implica en consecuencia, falta de información

sobre un hecho pasado, presente o futuro. En las peores incertidumbres solo es posible tener una vaga idea de las eventuales consecuencias; no se conoce la cantidad posible de las mismas, los daños eventuales ni su probabilidad de ocurrencia. Sin embargo, otras incertidumbres brindan mayores oportunidades, porque se pueden apreciar los posibles resultados y permiten analizar las situaciones de peligro, o sea, las posibles consecuencias negativas en el futuro, que dan lugar a una valoración de riesgos.[9] · Riesgo: Es la medición o valoración de una situación de peligro que genera una amenaza. Es la expresión alusiva a una posible pérdida que guarda relación con la “severidad” del daño eventual y la “probabilidad” de su ocurrencia[10]. · Seguridad: “Calidad de seguro”. “Seguro: Libre y exento de todo daño, peligro o riesgo.”[11] Es la situación en que se da esa condición. En el ámbito de la ONU se ha interpretado por seguridad a la “condición en la cual los Estados consideran que no hay peligro de ataque militar, presión política o coerción económica, de tal modo que sean capaces de buscar libremente su propio desarrollo y progreso”. Asimismo se aclara: “No obstante, la seguridad es un término relativo y subjetivo antes que absoluto”[12]. El Libro Blanco de la Defensa de la República Argentina, en su Edición 2010, ya no se refirió específicamente al concepto general de “seguridad”, aspecto que podría ser esencial como base de la Defensa Nacional. · Defensa nacional: Fue definida en el primer párrafo de este ensayo y, en síntesis, es uno de los mecanismos de control del Estado argentino, junto al sistema de seguridad interior, para protegerse del peligro que generan sus amenazas y eventuales agresiones.

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 3


La necesidad de gerenciar preventivamente los riesgos

tivo con el solo transcurso del tiempo y este fenó-

le pueda resultar muy costosa y no conveniente,

meno demanda una continua apreciación de los

en comparación con los beneficios pretendidos.

“Aunque ahora pueda parecer que el pasado

donde se incluye el uso de la fuerza se suceden

no ha sido determinado, en realidad se trata de una realización entre muchas posibilidades

riesgos. La historia demuestra que los conflictos inequívocamente[15]. T. Hobbes ya lo significaba

Principios de la gestión de los riesgos

con su famosa frase “El hombre lobo del hombre”. Teniendo en cuenta la permanente existen-

que podrían haber ocurrido. Del mismo modo, el futuro no está determinado porque habrá

De tal suerte, no pertenece al ámbito racio-

acontecimientos cuyo resultado no podemos

nal determinar si se producirán conflictos con

predecir.”[13] No obstante, conviviendo con algún

uso de la fuerza, sino en determinar cuándo se

riesgo en forma permanente y a pesar de la

producirán, cuáles serán sus consecuencias y,

innegable subjetividad de su percepción por

deseablemente, cómo impedirlo. En síntesis, los

razones psicológicas y sociológicas, un proceso

sistemas de seguridad, entre los que se incluye el

racional de cinco pasos para gerenciar los ries-

sistema de defensa nacional, están para preser-

gos, tales como: 1- Determinación de peligros, 2-

var la condición segura, …la paz, mediante su

Evaluación de riesgos, 3- Planificación de medi-

preparación en estos tiempos sin crisis ni guerra,

das de control, 4- Implementación de las mismas

para los peores escenarios que pueden deman-

y 5- Supervisión continua[14], sirven para alcanzar

dar hasta el ejercicio legítimo de la violencia.

razonables condiciones de seguridad. La característica dialéctica del comportamiento

cia de riesgos, ciertos organismos oficiales de otros países han definido los siguientes principios para su gerenciamiento, gestión, conducción o administración

[16]:

Anticiparse y

conducir el riesgo mediante el planeamiento, no aceptar riesgos innecesarios, aceptar riesgos sólo cuando los beneficios sobrepasan a los posibles costos y tomar decisiones con riesgo en el nivel de conducción adecuado. Dichos principios justificarían sobradamente la necesidad del empleo disuasivo y eventualmente efectivo del instrumento militar donde quiera se encuentren los intereses nacionales a proteger, para ejercer una conducción apropiada del ries-

Por ejemplo, vale la pena acudir a los métodos

social del ser humano hace necesario demostrar

cuantitativos en la toma de decisiones para con-

interés por la protección de los intereses propios

nes de amenazas de origen externo acotadas

ocer que el incremento de la probabilidad de un

y que el costo de alguna eventual afectación

ilegalmente todavía por la Reglamentación de la

hecho no deseado con la repetición de un suceso

deliberada o casual generada por cualquier

Ley de Defensa[17] a las perpetradas por fuerzas

tiende a la certeza de dicho acaecimiento nega-

amenaza sobre los intereses nacionales propios

armadas pertenecientes a otro/s Estado/s.[18]

4 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com

go cuando se trata de prevenir posibles agresio-


Teoría del riesgo en el problema de la defensa nacional

riesgos, o sea, los pasos tercero y cuarto del procedimiento de gestión

Normalmente todos enfrentamos riesgos, pero ellos son de particular

Este razonamiento pretende mostrar la íntima relación causa–efecto

importancia en el caso de actividades que demandan en caso extremo

existente entre: intereses, amenazas, riesgos, seguridad, defensa, fuer-

el uso de la violencia. Esto es propio de la actividad militar, por cuanto

zas armadas, presente, futuro y recursos necesarios. En consecuencia,

los errores de apreciación tendrán como consecuencia la pérdida de

no tendría sentido invertir hoy en “defensa” si no es, como condición

vidas o material, el fracaso de una misión, la falta de eficacia y/o efi-

necesaria, a la luz de los riesgos que implican para los intereses

ciencia en el uso de la fuerza y, en el peor de los casos, hasta la misma

nacionales, las amenazas existentes en la actualidad “y” en décadas

derrota militar con la posible caída del gobierno y la subyugación

venideras.

política internacional.

de riesgos ya citado.

Incidencia del factor tiempo

Si bien tratamos de evitar los riesgos, la conducta humana más habitual suele ser reactiva, identificando o accionando sólo en situaciones de

Cuando hoy pareciera que la inmediatez es lo único que importa, vale

peligro relacionadas con hechos desagradables del pasado. Así visto,

señalar que los medios militares se proyectan, adquieren y pueden

la existencia permanente del instrumento militar tiene que ver con una

ser usados por varias décadas (generalmente de dos a cuatro, con una

actitud preventiva frente a la experiencia adquirida, propia o ajena, y a

actualización intermedia de capacidades). Los recursos humanos, la

los riesgos de una nación.

doctrina y la experiencia necesarios demandan también prolongados períodos para adquirir un adecuado nivel operativo. Esto significa que

En síntesis, las situaciones de peligro generadas por la posible acción

todo sistema de defensa debe contemplar las amenazas y riesgos del

de las amenazas y los riesgos que ellas generan dan lugar a los siste-

presente, pero también los del futuro. Las decisiones de hoy se com-

mas de seguridad de los Estados. Dentro de estos sistemas, los de

probarán con la disuasión o la eficacia del eventual empleo efectivo de

“defensa” involucran en el mundo, entre otros componentes, salvo

las fuerzas armadas en las próximas décadas, así como la paz de hoy es,

rarísimas excepciones, la existencia de las fuerzas militares o armadas.

entre otras cosas, el resultado de las decisiones y acciones en materia

La Defensa es la planificación y adopción de una medida de control de

de defensa de varias décadas pasadas.

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 5


La percepción del riesgo El riesgo puede ser tipificado como: “real” (el más objetivamente evaluado, resultante de una situación o conducta predecible racionalmente), “percibido” (el atribuido subjetivamente por el decisor) y “aceptable” (el de un costo neto que el decisor percibe como sostenible y está dispuesto a aceptar en la búsqueda de sus metas).[19] Si la percepción del riesgo fuera igual al riesgo real, se estaría en las mejores condiciones de afrontar situaciones con posibles efectos no deseados. En consecuencia, las detalladas apreciaciones de la situación favorecen la posibilidad de una adecuada gestión de los riesgos. Cuando el riesgo percibido es menor o igual que el aceptable, estamos en casos de predisposición del decisor para la aceptación de riesgos. Cobran aquí especial significancia aquellas apreciaciones de inteligencia con un “lavado político” de la situación porque pueden contribuir a asumir inconvenientes niveles de riesgo. En otras palabras, una percepción de menor riesgo que el real indica una probabilidad maximizada de daños por error de apreciación. En este caso las medidas de control serán inexistentes, insuficientes o inefectivas. Sería la situación equivalente al dicho vulgar de “esconder la cabeza en la arena como el avestruz”. Si el riesgo percibido fuera mayor que el aceptable, habrá, en general, una aversión general al mismo. Estos casos y, especialmente, cuando el riesgo percibido sea mayor que el real, pueden dar lugar a prevenciones sobredimensionadas, exagerados gastos en prevención o a la pérdida de oportunidades favorables. La evaluación del riesgo tiene dos dimensiones principales: por un lado la severidad (impacto o intensidad) del resultado no deseado y, por el otro, su probabilidad de ocurrencia. La “validez” atribuida a las estimas de los resultados posibles y las probabilidades de ocurrencia tienen particular importancia por cuanto los decisores tienden a elegir opciones con riesgos conocidos en lugar de desconocidos. Asimismo, similares apreciaciones de severidad y probabilidad del riesgo pueden tener diferente confianza en su validez y generar diferente nivel de ansiedad en el decisor. 6 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com

Dicha confianza en las estimaciones sobre la severidad y la probabilidad del riesgo, genera mejores efectos de aceptación de la realimentación de la información durante la supervisión. Por ejemplo, una baja confianza cuando la amenaza es grande, genera una alerta alta pudiendo implicar tanto una prematura retirada, como el cambio de decisión cuando se produce el primer hecho adverso o una inacción desfavorable. Por el contrario, una alta confianza en la evaluación del riesgo puede reducir el estado de alerta ante la emergencia y hasta generar el descarte de nueva información, conservando las estimaciones anteriores. La percepción del riesgo es un fenómeno psicológica y sociológicamente complejo, con múltiples atributos que producen comparaciones, percepciones y preferencias diferentes en los decisores y pueden ser estudiados e investigados por los servicios de inteligencia. Cuando las diferencias entre los riesgos de diferentes alternativas o modos de acción resultan escasas, además de la severidad y probabilidad de ocurrencia, el conductor puede comparar detalladamente la naturaleza de ellos, analizando los siguientes atributos: - la transparencia (grado de ambigüedad o duda para el entendimiento de las consecuencias de la decisión o situación), - el horizonte (proximidad en el tiempo de las consecuencias adversas), la duración (tiempo que tendrá vigencia la situación de riesgo), - la complejidad de cálculo (valoración, vari-

abilidad de sus valores, variación con el tiempo, interrelación de los atributos), - la reversibilidad y costo de las decisiones (posibilidad de rectificar o volver atrás las decisiones adoptadas y costo de dicha opción), - la capacidad real para contención del riesgo (posibilidad de adopción de medidas de control, prevención, eliminación o atenuación de los riesgos) y - las consecuencias personales desfavorables (riesgo de consecuencias adversas para el decisor, ante el juicio de los otros).[20] La comprensión del problema y la valoración del riesgo, especialmente en problemas muy complejos o en situaciones muy adversas, puede basarse en tres determinantes: la información, la imaginación y la motivación. De allí también, pueden resultar las dos posibles políticas o actitudes extremas: la preferencia o la aversión al riesgo. El gusto o preferencia por el riesgo refleja la predilección particular de cada decisor a privilegiar los beneficios, tomando mayores riesgos o a elegir algunos riesgos en lugar de otros. La aversión al riesgo indica una preferencia por evitar los posibles costos, relegando la importancia de los posibles beneficios. También puede observarse una aversión y aceptación a un riesgo en forma intermitente, independientemente de que el conductor sea proclive a tomarlos o tenga aversión a los mismos.[21]


Las amenazas a un Estado

Con un criterio apropiado del concepto de seguridad, los gastos

Definidos con claridad los intereses nacionales, la situación del entorno internacional y su posible evolución permiten identificar las amenazas animadas o inanimadas que requieren ser conjuradas con un criterio de seguridad donde como último recurso y máximo esfuerzo se puede demandar el empleo del instrumento militar. Las amenazas animadas estatales actuales y futuras se convertirán en enemigo u oponente cuando materialicen un acto de agresión[22].

amenazas o por desaprovechamiento de oportunidades. No que-

Como siempre, el futuro depara incertidumbre, pero un análisis profundo de los actores internacionales para observar los riesgos permite determinar probabilidades y severidades aproximadas y las tendencias hacia las próximas décadas. Es cierto que la cantidad de Estados se viene incrementando, pero los cambios son muy progresivos. Las amenazas transnacionales parecieran liderar hoy los estudios de la polemología. La no identificación de amenazas y escenarios debiera repercutir en mayores inversiones de defensa para poder prevenir múltiples contingencias en el peor escenario posible (“the worst case scenario”).

en defensa servirán para prevenir pérdidas mayores por acción de dan dudas tampoco, que el riesgo percibido por quienes deciden, o sea el poder político con asesoramiento militar, depende de varios factores psicológicos y sociológicos y que las decisiones obedecen a fenómenos conocidos y bastante previsibles. Todo conduce a la conveniencia de basar un sistema de defensa en la identificación de amenazas y evaluación de riesgos para dimensionar adecuadamente la magnitud del instrumento militar necesario. Para cualquier estado, por mucho que pese, la seguridad es una necesidad básica y el pilar en el que se sustenta el resto de las actividades del estado, sociales e individuales, incluyendo a la economía y el bienestar. Para todo ciudadano, con la seguridad y la salud se vive, sobre esa base con la economía se sustenta y con la educación se crece.

Es posible que un protagonista desinteresado en la protección e inmerso en un contexto donde la mayoría de los demás actores del conflicto de intereses se rearman, tenga una muy distinta percepción del riesgo. Sería entonces conveniente aplicar el procedimiento de gestión de riesgos para encontrar una causa a dicha disparidad de criterios. La teoría de la identificación estratégica indica que quien coopera cede ante otro actor que compite o confronta!. Las relaciones internacionales demandan confianza para alcanzar una paz duradera y, por ello, las políticas de defensa cooperativa se basan en medidas de confianza mutua. Sin embargo también la preservación de la paz y seguridad internacional demanda un tratamiento interno muy profundo y discreto de la información sensible que se relaciona con amenazas y riesgos. Solo ese análisis serio dará lugar a un sistema de defensa equilibrado con las demás áreas de responsabilidad del Estado. Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 7


CONCLUSIONES

riesgos existen en forma permanente y el

nal sustentada en información confiable y

razonamiento precedente intenta promover

detallada parece ser la más conveniente.

En la teoría del conflicto se dice que la

una conducta proactiva frente a ellos. Nada

estrategia es una dialéctica de voluntades y el espectro de esa situación general de conflicto abarca tiempos de paz, crisis y guerra. En todo ese espectro, tanto la predicción y el conocimiento de las amenazas, como la evaluación de sus riesgos y sobrellevar la “niebla” y la “fricción” (según términos acuñados por el famoso Clausewitz), demandan

más peligroso que el desconocimiento, la

En la segunda década de este Siglo XXI, los

desatención o una errónea percepción. El

decisores de cualquier Estado saben que la

análisis de los riesgos abarca a todos los

satisfacción de sus necesidades, su integ-

niveles de decisión. A mayores niveles, may-

ridad, su progreso y el mayor bienestar de

ores pérdidas posibles, y por lo tanto, mayor

sus habitantes y ciudadanos está ligado a

necesidad de efectuar una gestión apro-

la intensidad y éxito en su relacionamiento

piada.

con el resto del mundo. En consecuencia, resultaría incomprensible el desinterés por

La decisión final sobre la importancia de un

una apropiada gestión de los riesgos y el

sistema de seguridad que incluya al instru-

descuido de la vigilancia de los peligros y

mento militar dependerá de la postura de los

amenazas, la evaluación de sus riesgos, la

decisores ante los riesgos. Quienes los igno-

adopción de medidas de control mediante

bellum”.

ren, quizá teman perder poco y escogerán la

la concepción e implementación de efec-

opción de mayor rentabilidad momentánea

tivas medidas de seguridad/defensa y la

El diseño del sistema de Defensa nacional,

evitando los gastos en Defensa. Quienes

supervisión de su eficacia y evolución. El

tengan aversión al riesgo, probablemente

éxito en todas las actividades, cualquiera

quieran asegurar sus valiosos intereses y

sea el nivel de decisión, requiere de acciones

elegirán la opción que implique las meno-

que involucran una postura acorde con los

res pérdidas posibles invirtiendo cuantiosas

peores escenarios para los intereses nacio-

sumas en los sistemas de protección. Como

nales y la aceptación o no de los riesgos

es habitual, una posición equilibrada y racio-

implícitos.

una acción sin límites en la conducción de los esfuerzos de inteligencia y de análisis para la toma de decisión. Vale aquí citar el lema romano de Vegetius “si vis pacem para

incluyendo al instrumento militar necesario para ejercer eventualmente el uso legítimo de la violencia, constituye una medida de control para los riesgos presentes y de las próximas décadas. En síntesis, a pesar de la incertidumbre que presenta el futuro, los 8 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


Los países están expuestos a permanentes niveles de riesgo a pesar de la mayor o menor incertidumbre del momento. Su conocimiento es el primer paso para poder adoptar medidas preventivas, evitando los mayores costos de una reacción tardía o inadecuada. Es posible conocer y adoptar un procedimiento que ayude a tomar la mejor decisión en forma preventiva para optimizar las capacidades propias, permitiendo solo los riesgos calculados y estimados como aceptables. Bajar la guardia en el convencimiento que la paz duradera ha llegado hasta este mundo no condice con la historia ni con la realidad que nos circunda. La violencia en sus diferentes formas es inherente a la vida de los pueblos y las naciones. Sabemos que los conflictos violentos ocurrirán, y serán un fenómeno social más o menos aleatorio. Ningún actor renunciará al uso de la fuerza como último recurso para alcanzar o proteger un interés que percibe como vital. Cuanto más larga sea la paz, puede ameritar una reflexión contemplando que posiblemente se acerque la violencia. Siempre es más fácil y tentador tomar lo que no está defendido. La estrategia se basa, entre otras cosas, en aprovechar oportunidades y vulnerabilidades ajenas para lograr mayor libertad de acción o poder. Pensar que el hombre ya no es lobo del hombre, y confiar en una paz duradera con apreciaciones de mínima en cuanto a los riesgos existentes, equivale a criar cuervos que más tarde o más temprano, nos comerán los ojos. “NESSUN DORMA, SEMPER VIGILIA” sinteriza la necesaria responsabilidad de todos los ciudadanos argentinos para mantener una actitud proactiva frente al desafío que presentan los riesgos y la seguridad de nuestra nación.

- El autor es Comodoro de Marina (Ret.), Veterano de la Guerra de Malvinas, Licenciado en Sistemas Navales y Master Degree in Defense Stuties (Royal Military College of Canada) .

por Eduardo Ligio Ganeau

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 9


Fuentes: [1] Ley de Defensa Nacional Nº 23.554. Art. 2. [2] Ley de Defensa Nacional Nº 23.554. Art. 2. [3] Diccionario de la lengua española. Espasa-Calpe S.A., Madrid. 2005 [4] OZIMEK Kathryn (Cdr. US NAVY), Draft Reference Guide for Operational Risk Management. Naval Safety Center, Norfolk, VA, EUA. 1997 - U.S. Navy, OPNAVINST 3500.39; Análisis de Incertidumbre y Riesgo para la Toma de Decisiones. Autor: Roberto Ley Borrás. Editorial: Comunidad Morelos, México, 2001 y otros. [5] Diccionario “El Pequeño Larousse Ilustrado”. Larousse. Buenos Aires. 1995. [6] Minist. de Defensa de la República Argentina, Diccionario para la Acción Militar Conjunta. Buenos Aires. [7] Real Academia Española. Diccionario de la lengua española. Vigésima segunda edición. www.rae.es [8] Diccionario “El Pequeño Larousse Ilustrado”. Larousse. Buenos Aires. 1995. [9] Vertzberger Yaacov Y. Risk Taking and Decisionmaking-Foreign Military Intervention Decisions. Stanford University Press, Stanford, CA. 1998 [10] Vertzberger lo define (traducido al castellano) como: “Es la probabilidad válidamente predecible, de las consecuencias directas o indirectas, con valores potencialmente adversos de materialización, proveniente de eventos particulares, la propia conducta, restricciones del medio ambiente, o la reacción de un oponente o tercera parte.”, p. 22. [11] Diccionario “El Pequeño Larousse Ilustrado”. Larousse. Buenos Aires. 1995. [12] Un grupo de Expertos de diferentes gobiernos elevó al Secretario General de la ONU el informe A/40/553 del 19 de julio de 1985 llamado: “Comprehensive Study of Concepts of Security” tratando diferentes conceptos sobre seguridad. [13] Prigogine, Ilya. El futuro no está escrito. Diario Clarín. 11 de septiembre de 2000. [14] U.S.Navy y OZYMEK. [15] Comenta Bergua, Andrés Enrique en el “Prólogo al Tratado de Polemología de Gastón Bouthould”. [16] OZIMEK Kathryn (Cdr. US NAVY), Draft Reference Guide for Operational Risk Management. Naval Safety Center, Norfolk, VA, EUA. 1997. - U.S. Navy, OPNAVINST 3500.39. [17] Decreto P.E.N. Nª 727/2006, Art. 1º. Reglamentación de la Ley 15.554. [18] Agrega también: “sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley Nº 24.059 de Seguridad Interior y en la Ley Nº 24.948 de Reestructuración de las Fuerzas Armadas en lo concerniente a los escenarios en los que se prevé el empleo del instrumento militar y a las disposiciones que definen el alcance de dicha intervención en operaciones de apoyo a la seguridad interior.” [19] Vertzberger, p. 18 y 19. [20] Vertzberger, p. 26-27. [21] Vertzberger, p. 23-25 [22] El 14 de diciembre de 1974, la Asamblea General de las Naciones Unidas acordó la Resolución 3314, la que define el crimen de agresión.”Art. 2: El primer uso de la fuerza armada por un Estado en contravención de la carta constituirá prueba prima fascie de un acto de agresión, ...· Esta definición no es vinculante en el derecho internacional, pero es citada a menudo en oposición a las primeras acciones militares. BM-21 Grad Multiple Launch Rocket System Disponible en: http://www.military-today.com/artillery/grad.htm Venezuela prueba con éxito los lanzacohetes múltiples rusos Disponible en: https://actualidad.rt.com/actualidad/view/127913-venezuela-prueba-lanzacohetes-rusos

10 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 11


Por Ramiro S. Piacenza

Introducción

A

mediados de 1950 la Armada Norteamericana introducía en servicio los misiles balísticos “Polaris” lanzados desde submarinos atómicos, con un alcance de 4.600 km; los que representaban una seria amenaza para la Unión Soviética. En este contexto, se volvió imperativo para la Armada Soviética adquirir nuevas aeronaves con mejores capacidades ASW.

conoce como “ekranolyot”, término que el mismo Bartini introdujo en el argot aeronáutico soviético. De acuerdo a la directiva #935-325 del Comité Central del Partido Comunista, fechada el 11 de noviembre de 1965; Bartini debía materializar su visión en un avión con dos turbofans Solovyov D-30M de 6800 kg de empuje para el vuelo crucero y motores de sustentación Kolesov RD36-35PR.

La aeronave debía alcanzar una velocidad crucero de 650-750 km/h y un techo de servicio de 10.000-12.000 metros. El alcance con una carga bélica de 2.000 kg debía estar dentro de los 4.000 a 4.500 km. Otro de los requerimientos era que la aeronave debía ser capaz de desplazarse en efecto suelo para mejorar su rango de acción y disminuir la posibilidad de ser detectado por radar.

En 1965 el ingeniero aeronáutico de origen italiano Robert Bartini presenta su idea para una aeronave capaz de cumplir este rol. Se trataba de un avión VTOL anfibio con capacidad ASW denominado VVA-14; Vertikal`noVzletayuschaya Amphibia o Aeronave anfibia de despegue vertical: 14 representaba el número de motores. Bartini proponía que el avión debía ser capaz de operar sin necesidad de pistas; despegando desde el agua o desde la nieve y volar a grandes distancias a gran velocidad y altitud. Pero también debía ser capaz de volar eficientemente a muy baja altura aprovechando el efecto suelo. Este tipo de aeronaves se las 12 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com

Tripulación accediendo al VVA-14. (Fuente Blog: urbanghostsmedia.com)


Desarrollo

Primer prototipo del VVA-14 (Fuente: Blog: tailsthroughtime.com)

El diseño del VVA-14, era muy singular, para empezar su ala se componía de dos sectores bien diferenciados. La sección central tenía un gran grosor y ancho, es decir una baja relación de aspecto; a esta sección central se le añadían dos secciones alares exteriores de alta relación de aspecto. La sección central del ala estaba flanqueada por dos barquillas que contenían flotadores inflables que otorgaban la capacidad anfibia al avión. Por este motivo, el VVA-14 parece un catamarán, lo que le daba gran estabilidad en el agua, incluso con fuerte oleaje. Debido a que el VVA-14 debía tener capacidad VTOL, una batería de 12 motores de sustentación RD36-35PR, en desarrollo en ese momento, iban a ser instalados en grupos de 6 en la sección central alar. Los gases de escape de estos motores no solo creaban el empuje vertical para el despegue, sino que además generaban un colchón de aire en el espacio comprendido entre las barquillas y la sección central del ala. El uso de este colchón durante el despegue vertical reducía a menos de 1, la relación de empuje necesario con respecto al peso al despegue de la aeronave.

Debido a que la oficina de diseño de Bartini

El programa VVA-14, se desarrollaría en tres

carecía de una instalación de producción

fases; el primer prototipo VVA-14M1 se usaría

propia, la fabricación del prototipo se llevó a

para probar la aerodinámica y funcionaria

cabo en la planta de la oficina de diseño de

como un demostrador tecnológico. El segun-

Beriev en la ciudad de Taganrog.

do prototipo, VVA-14M2, sería más avanzado; contaría con una batería de motores de sus-

Historia

tentación instalados en la sección alar central, para obtener capacidades VTOL y controles

El programa comenzó en 1968 con Bartini a

de vuelo fly-by-wire. Finalmente, el tercer

la cabeza como Ingeniero Principal, siendo

prototipo VVA-14M3 tendría capacidad VTOL

su adjunto Nikolai A. Pogorelov, quien lle-

y estaría artillado. Tendría instalados toda la

varía adelante el día a día del proyecto.

aviónica del avión en condiciones operativas.

El VVA-14M1 volando con los flotadores inflables inflados. (Fuente: Blog: tailsthroughtime.com) Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 13


Características técnicas Tripulación: 3 Longitud: 25,97 m (85 pies2) Envergadura: 30 m (98 ft 5 in) Altura: 6,79 m (22 ft 3 in) Superficie alar: 217,79 m² (2.344 ft²) Peso en vacío (VVA-14M1): 23.236 kg (51.119 lb) Peso en vacío (equipado con motores de sustentación): 35.356 kg (77.945 lb) Peso máximo al despegue (MTOW): 52.000 kg (114.400 lb) Carga total de combustible: 15.500 kg (34.171 lb) en dos tanques de metal de 12 celulas.

Planta motriz: •

(Crucero) 2 × Turbofans D-30M, de 67 kN ( 15.062 lbf ) de empuje cada uno.

(VTOL) 12 × 12 RD- 36-35 PR motores turbofan, de 43 kN ( 9,666 lbf ) de empuje cada uno.

Posteriormente, se agregarían dos turbofans D-30V en la parte delantera del fuselaje para generar un colchón de aire.

(APU) 1 X TA-6A que proveía energía eléctrica y neumática.

Rendimiento: Velocidad máxima a 6.000 mts: 760 km/h (472 mph) Velocidad de patrulla (también velocidad mínima a baja altitud): 360 km/h (224 mph) Alcance: 2.450 kilómetros (1.522 ml) Tiempo de patrulla en un radio de 800 km (497 ml): 2 horas 15 Minutos. Techo de servicio: 8.000-10.000 m (26,247-32,808 ft)

Tres vistas del VVA-14M1 (Fuente: www.airwar.ru) 14 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


Primer prototipo del VVA-14, nótese la ausencia de los flotadores inflables y el tren de aterrizaje biciclo. El tren de aterrizaje principal y el de nariz provenían de un TU-22. Los trenes auxiliares en los extremos eran de un bombardero Myasishchev 3M. (Fuente: Blog: tailsthroughtime.com)

Debido a los retrasos en la producción de los motores de sustentación y en los flotadores inflables; se decidió que el VVA-14M1 fuese terminado sin estos elementos y comenzara las pruebas de vuelo inmediatamente. Luciendo el registro CCCP-19172 y el logotipo de Aeroflot, supuestamente por motivos de confidencialidad. El VVA-14M1 realizo su primer vuelo desde la pista de hormigón de la escuela de vuelo de la VVS en Taganrog, el 4 de septiembre de 1972. A los mandos estaba Yu. M. Kupriyanov y como navegante/ingeniero de vuelo estaba L.F. Kuznetsov. Se presentó un problema de vibración en las tuberías hidráulicas, lo que provocó una pérdida total de fluido en uno de los dos sistemas. Este incidente no afecto el vuelo que termino al cabo de una hora. Las pruebas de vuelo de la primera fase terminaron en el verano de 1973; Los resultados confirmaron que el diseño de la aeronave era eficiente y que los sistemas de propulsión y control operaban normalmente. En 1974 los flotadores inflables o PVPU (tren de aterrizaje neumático, El VVA-14M1 en su condición actual en el Museo Central de la Fuerza Aérea Rusa en Monino (Fuente : Flickr de Mr.YuriGagarin)

por sus siglas en ruso) estaban listos; estos tenían una longitud de 14 m, diámetro de 2,5 m, y el volumen de cada uno era de unos 50 m3. Los PVPU y el sistema por el cual se inflaban, comprendían de un sinnúmero de que pequeños sistemas y subsistemas que hacían de su instalación y operación un asunto complejo; cuya adaptación abarco toda la primavera y parte del verano de 1974. Durante las pruebas, se verificó que el VVA-14 flotaba normalmente; pero durante el desplazamiento del avión sobre el agua, se comprobó que el incremento de la velocidad debía hacerse gradualmente y nunca superar los 36 km/h; por encima de esa velocidad, existía el riesgo de que los flotadores se deformaran y se destruyeran. Para este momento, el desarrollo de los 12 motores de sustentación RD-36-35PR acumulaba retrasos y las posibilidades de producirlos parecían cada vez más y más lejanas; a este contratiempo se debe sumar que el interés de la marina soviética por el VVA-14 había menguado drásticamente, ya que se había decidido mejorar los aviones como el Be-12, Il-38 y Tu-142 que ya estaban en servicio. Nótese el lugar donde estaban instalados los motores adicionales para generar el colchón de aire. (Fuente : Wikipedia Commons)

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 15


Es por ese motivo que Bartini toma la decisión de cambiar el diseño; instala dos motores Solovyov D-30V en la parte delantera del fuselaje, alargándolo con un anillo detrás de la cabina. Los flotadores inflables fueron reemplazados por otros rígidos; el borde de salida de la sección central del ala fue dotado de grandes flaps, que junto con la sección central y los flotadores formaban un túnel en el que el flujo de los motores creaba un colchón de aire que le permitiría volar en efecto suelo. Se reemplaza el tren de aterrizaje biciclo por uno triciclo fijo, instalado en los flotadores; todas estas modificaciones se completan en 1976. Con este rediseño, el VVA-14 pasa a denominarse 14M1P y pierde definitivamente su capacidad VTOL, lo que vuelve al segundo prototipo en redundante; resultando dañado por un incendio cuando estaba siendo terminado. El tercer prototipo fue abandonado en una etapa muy temprana de su construcción.

Variantes

Bibliografía:

Las principales misiones del VVA-14 eran las

• Gordon, Yefin y Gunston, Bill. (2000). Soviet

de patrulla y ASW. Para las cuales la aeronave

X-Planes. Leicester, RU. Midland Publishing.

estaba equipada con el sistema antisubmarino “Burevestnik”, un detector de anomalías magnéticas (MAD) “Bor-1”. Su carga bélica máxima era de 4 toneladas (8,818 lb) y podría configurarse de la siguiente manera: · 2 Torpedos AT-1 o AT-2, · 3 Torpedos impulsado por cohete APR-2 · 8 minas IDM-500 o 4 UDM-1500 · 18 cargas de profundidad PLAB-50

Komissarov,

Sergei.

and other WIG Craft. Leicester, RU. Midland Publishing. • Marín, Daniel. (2014, Febrero 14). Un ekranoplano para rescatar cosmonautas. Disponible en: http://danielmarin.naukas. com/2014/02/14/un-ekranoplano-para-rescatar-cosmonautas/

· 16 cargas de profundidad PLAB-250-120 Imágenes:

Lastochka · 1 carga de profundidad nuclear RYu-2 · 144 sonoboyas RGB-1U.

• Los derechos sobre las imágenes son propiedad de sus autores. Se hace regencia en los

En un cometido de SAR más mundano el VVA-

epígrafes de donde fue tomada la misma.

14 hubiera sido capaz de llevar 15 personas.

Sin lograr reflotar el interés de la Armada o el del Ministerio de Industria Aeronáutica, el proyecto comienza a desacelerar hasta detenerse finalmente.

16 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com

Russia’s

Ekranoplans, The Caspian Sea Monster

Desafortunadamente, Bartini fallece en diciembre de 1974 lo que hace que los vuelos de prueba continúen por inercia. Con esta nueva configuración, el avión no logra despegar desde una pista de hormigón. El 11 de junio de 1975 comienzan los vuelos de prueba desde el agua, donde tampoco se consiguen resultados satisfactorios; se realizan otras modificaciones al diseño, pero el destino del avión ya estaba sellado.

El “19172” termino su carrera operativa tras realizar 107 vuelos de prueba y habiendo acumulado 103 horas de vuelo. En 1987 fue trasladado a su lugar de reposo final, el Museo Central de la Fuerza Aérea Rusa, ubicado en Monino a 40 km al este de Moscú. Actualmente se lo puede ver parcialmente desmantelado y en un calamitoso estado de conservación.

(2002).

Ilustración que muestra al VVA-14PS rescatando una cápsula Soyuz del océano. (Fuente: Novosti Kosmonavtiki)


Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 17


E

Por Mariano Bartolomé n “Alicia en el País de las Maravillas”, la mundialmente cono-

recordada por los especialistas como aquella en la cual, entre otros

cida obra de Lewis Carroll, la protagonista le pregunta a un

hechos lamentables, la Fuerza Aérea dejó de contar con aeronaves

gato qué camino le convenía seguir, interrogante frente al

de caza y los buques de la Armada dejaron de navegar, deteriorán-

cual su interlocutor responde con extrema lógica que todo

dose al punto de “desfondarse” en sus muelles como consecuencia

dependía del lugar al cual la niña pretendiera llegar. Este simple

de su crítico estado. En esos años, el eje se desplazó a la cuestión de

diálogo expresa, de alguna medida, la situación que atraviesa el

las relaciones cívico-militares, la ideología permeó ámbitos donde

sector de la Defensa en nuestro país: promediando su período de

no debía inmiscuirse, las industrias de Defensa fueron copadas por

gestión, el actual Poder Ejecutivo no ha logrado elaborar un plan

la militancia política y no se invirtieron recursos genuinos en el

claro y concreto en la materia.

sector, pese a que se completó el ciclo de planeamiento necesario para tal fin: desde el año 2011, como resultado del proceso iniciado

No es descabellado aventurar que, con matices, la Defensa no

un bienio antes con la aprobación de la Directiva de Política de

constituyó una cuestión prioritaria para ningún gobierno, desde

Defensa Nacional (DPDN), se contaba con un Plan de Capacidades

el retorno a la Democracia. La situación actual de escasez de equi-

Militares que nunca se llevó adelante.

pamiento y obsolescencia de los escasos medios existentes es el emergente de esa situación que, con matices, se mantuvo durante

Salvo el cese de la estigmatización a las Fuerzas Armadas, el gobi-

los últimos treinta y cinco años. Sólo a modo de ejemplo, el último

erno actual no ha cambiado radicalmente esa situación de desin-

programa integral aplicado en la Armada tuvo lugar hace cuarenta

versión. Es cierto que se impulsó la culminación de las reparaciones

años, en la década del 70; la incorporación de los submarinos

del rompehielos Almirante Irizar y que se intentó recuperar capaci-

TR-1700, las fragatas y corbetas Meko y los aviones Super Etendard

dades perdidas hace mucho tiempo, sea mediante la realización de

fue producto de aquellas lejanas decisiones.

algunas compras puntuales, aprovechando convenientes oportunidades (ejemplo, las aeronaves Super Etendard recientemente radia-

Este estado de cosas se agravó durante el vasto período de gobi-

das de servicio en Francia), o encarando procesos de modernización

erno previo al actual, un extendido lapso de más de una década

y prolongación de la vida útil (ejemplo, los aviones de transporte

de duración durante el cual se registró la mayor desinversión en

Hércules, de por sí cuantitativamente insuficientes). Pero no hay

Defensa de la cual se tenga memoria. Una etapa que bien podría ser

mucho más para agregar, en términos de acciones concretas.

18 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


a la hora de las elecciones. Por lo pronto, como ya se indicó, no se vislumbra un plan. Y como sabiamente dijera el Gato de Chesire, en rigor de verdad no puede haberlo si no establecemos previamente adónde queremos ir. El punto es que adquirir medios para la Defensa demanda un planeamiento previo, que incluya su ejecución en un horizonte temporal claramente establecido. Y esto no puede lograrse si antes el poder político no identifica en forma nítida el objetivo a lograr y los recursos que asignará para alcanzarlo. En otras palabras: ¿queremos contar con Fuerzas Armadas para hacer qué? Y a colación de eso, ¿cuánto dinero estamos dispuestos a invertir en lograrlo, en cuánto tiempo? Esos interrogantes son los que debían resolverse con el Plan de La imperiosa necesidad de dotar a nuestra Fuerza Aérea de aviones

Capacidades Militares del año 2011 y las acciones que derivaran de su

de caza, revirtiendo la carencia generada por la actitud displicente

ejecución pero, a juzgar por los hechos concretos, lo cierto es que no

del gobierno anterior, es una adecuada muestra (pero de ninguna

parecen tener respuesta todavía en Argentina.

manera la única) de tal desorientación. ¿Mirage F-1 o tal vez Mirage 2000, capitalizando décadas de experiencia con los productos de

Hay más: ninguna labor efectiva en este campo puede construirse sin

Dassault-Breguet? ¿O los Grippen de origen sueco, mediante un acu-

un previo diagnóstico de la situación vigente a nivel internacional, en

erdo con Brasil (dicho sea de paso, vecino con el cual participamos

materia de Seguridad. Y en este marco se evidencia cotidianamente

en la producción de una aeronave de transporte que no sabemos si

que el tablero global es pródigo en situaciones complejas, dinámi-

vamos a adquirir)? ¿O conviene más Sukhoi o Mig de procedencia rusa

cas, transnacionales, volátiles y -en lo que hace a la manifestación de

para escapar al veto tecnológico británico? ¿Y los Kfir israelíes mod-

la violencia- asimétricas que escapan por completo a la “limitación

ernizados? ¿Qué tal los coreanos KAI T-50? ¿Tal vez los italianos M-346?

extrema” que signa nuestro plexo normativo, en lo referente al empleo

Mientras la comedia de enredos se prolonga, y funcionarios y altos

del instrumento militar. Me refiero aquí a una restricción que no está

jefes militares viajan por el mundo para analizar estas y otras opcio-

dada -y en esto quiero ser claro- por la tajante división entre ámbitos

nes, recibiendo agasajos y atenciones por parte de las contrapartes,

interno y externo planteada en la Ley de Defensa de 1988, sino por la

la producción de los Pampa-III vernáculos se hunde en una nebulosa,

Ley N° 24948 de 1998, de Reestructuración de las Fuerzas Armadas (al

nuestro país se enfrenta a la cercana desactivación de sus aeronaves

hablar de la imprescindible naturaleza estatal del agresor) y la contro-

A-4 y la inminente llegada de aerolíneas “low cost” presagia una nueva

vertida reglamentación de la Ley de Defensa, impuesta en el año 2006

sangría de pilotos en esa dirección.

a través del Decreto N°727 y sin consenso parlamentario (refiriendo a la naturaleza militar de la agresión).

En la visión particular de quien esto suscribe, la razón última que subyace a este letargo tal vez sea que desde la Casa Rosada no se termina

¿Adecuaremos nuestras instituciones castrenses a los parámetros de

de entender la importancia de la Defensa y, consecuentemente, las

la Seguridad Internacional del siglo XXI, o nos mostraremos imperme-

asignaciones de partidas presupuestarias se conciben más en térmi-

ables a ellos? Nuestra “limitación extrema” parece orientar la respuesta

nos de “gasto” que de inversión. Un gasto que tampoco reporta votos,

a la segunda opción, al tiempo que sus mentores y adherentes aluden

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 19


a la inviolabilidad de un “consenso democrático” que en realidad se

un escenario similar al registrado en la Primera Guerra Mundial: una

circunscribe al gobierno democrático de la Defensa. Sin embargo, por

contienda estática, con pocos y lentos movimientos, de trincheras.

la primera alternativa parecen manifestarse absolutamente todas las

Aquellos que pensaban diferente fueron acallados y descalificados,

naciones del hemisferio, por hablar solamente del entorno geográfico

como fue el caso de De Gaulle. Iniciadas las hostilidades, las veloces

que nos resulta más cercano; incluso los modelos más parecidos al

unidades mecanizadas al mando del mariscal Von Rundstet rápidam-

argentino, correspondientes a los otros países del Cono Sur (Chile,

ente se encargaron de poner al descubierto el error.

Brasil, Uruguay), exhiben notables grados de flexibilidad frente al nuestro.

El colapso de la Línea Maginot alerta sobre el peligro que entraña para un país aferrarse a modelos viejos y perimidos de amenazas, e insistir

En síntesis, tras veinte meses de falta de avances en materia de Defensa,

en su vigencia, desconociendo los cambios que se registran en materia

el Poder Ejecutivo debe trascender su pobre performance de medidas

de Seguridad más allá de sus fronteras. Es deseable que a la hora de

puntuales y aisladas, para formular políticas públicas basadas en un

establecer claramente adónde queremos ir en materia de Defensa,

nuevo plan a mediano plazo. Este plan debe ser precedido por objeti-

siguiendo el consejo dado a Alicia por el Gato de Chesire, dejemos

vos claros, en relación a lo que se quiere alcanzar, y acompañado por

atrás esa “mentalidad Maginot” que se plasma en las limitaciones que

los recursos necesarios para la adquisición de medios y la obtención

impone la Ley de Reestructuración de las Fuerzas Armadas y la actual

de capacidades. Resulta imprescindible que esa acción de gobierno se

reglamentación de la Ley de Defensa.-

sustente en un sólido y objetivo análisis de la situación global en mate-

El presente trabajo presenta la ponencia expuesta por el autor el 3

ria de Seguridad, sus patrones evolutivos y sus tendencias probables. Y

[1]

en este sentido, es conveniente dejar sin efecto la “limitación extrema”

de agosto del corriente año en el XIII Congreso Nacional de Ciencia

que signa nuestro plexo normativo, replanteando lo que indica la Ley

Política, celebrado en Buenos Aires. Una versión reducida, con el título

de Reestructuración de las Fuerzas Armadas y modificando la actual

“La Defensa Nacional necesita un plan”, fue publicado por el diario La

reglamentación de la Ley de Defensa.

Nación el 21 de julio de 2017. http://www.lanacion.com.ar/2045739-ladefensa-nacional-necesita-un-plan

Esta sugerencia, que claramente pretende un “aggiornamento” de la cuestión de la Defensa para adecuarla a los tiempos actuales y a los enfoques predominantes a nivel global, lejos de preconceptos y condicionantes ideológicos, ya ha sido tildada como una suerte de retroceso a épocas anteriores. Paradójicamente, esta acusación ha provenido de académicos y dirigentes políticos nítidamente vinculados e identificados con el referido lapso de mayor desatención y desinversión en Defensa de la Argentina democrática. Las mismas voces, reacias a cualquier tipo de revisión, se han apresurado a asegurar que la razón oculta e inconfesable del pedido de reversión de la “limitación extrema” de nuestro plexo normativo no es otra que propiciar el involucramiento total del instrumento militar en la lucha contra la criminalidad organizada, transformando a las Fuerzas Armadas en una suerte de Guardias Nacionales. Un argumento falaz que soslaya el hecho indiscutible que ninguna de las instituciones castrenses de los otros países del Cono Sur (remitiendo otra vez a los casos geográficamente más cercanos) semejan guardias nacionales ni están orientadas a la lucha contra el narcotráfico, pese a no contar con limitaciones como las observadas en nuestro país. Para terminar, digamos que este breve ensayo se escribe al mismo tiempo que se estrena en todo el mundo la película bélica “Dunkerke”, un evento histórico que fue resultado directo del colapso de la Línea Maginot a manos del ejército alemán. La Línea Maginot consistía en una serie de fortificaciones artilladas emplazadas por Francia en su frontera oriental para repeler un eventual ataque militar germano. A la hora de construirla, los líderes civiles y militares galos pensaron en

20 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 21


Render: Roberto Digiorge

Por Sanjay Badri-Maharaj

E

l conflicto por las Malvinas en 1982 enfrentó a una de las

pobremente equipadas para combatir contra un adversario que

fuerzas aéreas latinoamericanas más potente, la cual contaba

empleaba un moderno poder aéreo, un observador casual puede caer

con 120 Mirage, Dagger, Super Etendard y Skyhawk, contra

muy fácilmente en el error.

una pequeña fuerza de 38 Sea Harrier FRS Mk.1 y Harrier GR.3

operados por la Royal Navy y Royal Air Force. No obstante, no solo que

Si bien los problemas de inadecuada infraestructura y la imposibilidad

se trata de una imagen incomplete sino que el equilibrio de fuerzas

de actualizar oportunamente el aeródromo de Puerto Argentino para

que aquí se trata es decididamente engañoso. En efecto, solo en ter-

facilitar el funcionamiento de los jet de combate totalmente carga-

minus numéricos, los mencionados cálculos ignoran a una fuerza de la

dos ya han sido tratados, cualquier examen de las áreas claves del

RAF compuesta por Nimrods, Vulcans, Victors e incluso tres Phantom

poder aéreo argentino - las defensas, los interceptores y los aviones

FGR.2 que operaron desde el aeródromo de Wideawake, isla Ascension.

de ataque – mostrará notables deficiencias en equipos y armamento,

Debilidades estratégicas cubiertas / Insuficiencias no tanto.

análisis del cual resultaría que un gran número de aviones argentinos no hubieran podido lograr la superioridad aérea contra los Harriers británicos y realizar ataques aéreos contra el Royal Navy Task Force. También se ha discutido la selección de objetivos por parte de los pilo-

Los análisis sobre Malvinas, tal como se podría esperar, han girado

tos argentinos, sin embargo esto debe ser visto en relación a las limi-

extensamente sobre los errores de cálculo estratégicos argentinos,

taciones de tiempo-sobre-blanco que sufrían los aviones argentinos.

los errores cometidos por sus comandantes y la subestimación de la decisión británica. Sin embargo, incluso entonces Argentina pudo

Debe ser aclarado que las fuerzas aéreas de Argentina superaron las

haber sido capaz de alcanzar sus objetivos de no haber sido por algu-

deficiencias en sus medios de recopilación de información, naveg-

nas limitaciones fundamentales en su poder aéreo, las cuales tornaron

ación y vigilancia mediante el uso innovador de los transportes para

la defensa de las Malvinas en una recuperación inefectiva.

realizar estas tareas. Esto le permitió a sus medios aéreos inflingir un significante desgaste a las fuerzas británicas, las cuales operaban

Mientras que las operaciones de combate aéreo han sido razonable-

debajo de un paraguas protector compuesto por bien integrados y

mente bien cubiertas, – con las intercepciones de los Harriers, las

sofisticados sistemas de defensa aérea. Los medios aéreos argentinos

victorias aire-aire reclamadas, etc – las deficiencias del poder aéreo

fueron capaces de localizar los buques británicos y coordinar oleadas

argentina no han sido lo suficientemente discutidas. Es fácil atribuir

de ataque contra ellos. La capacidad de penetrar la red de defensa

el éxito de la Operación Black Buck a deficiencias en la red de defensa

aérea de la Task Force sin dudas habla muy bien de las habilidades de

aérea argentina pero si no se llega a comprender las deficiencias de

los pilotos argentinos. Sin embargo, no obvia el hecho de que existían

la Fuerza Aérea Argentina, Armada y del Ejército, las cuales estaban

severas debilidades.

22 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


Los sistemas de defensa aérea terrestres de los argentinos. El Ejército Argentino tuvo la responsabilidad de la defensa aérea con base en tierra. Sus medios superfice-aire (SAM) fueron completamente insuficientes, con 4 sistemas Roland en servicio para 1982. Estos estaban complementados por una gran cantidad de piezas de artillería antiaérea (AAA) de 20, 30, 35 y 40mm. Una de las unidades Roland así como una fuerza de AAA de 20, 30 y 35mm fueron desplegadas a las Malvinas junto a sus radares de control de tiro Skyguard. A los sistemas

El Roland de Puerto Argentino persigue al Harrier de Ian Mortimer (pintura de Daniel Bechennec)

mencionados se le sumaron SAM Tigercat y misiles portátiles Blowpipe y sistemas SA-7.

dos radares, un AN/TPS-43 y un AN/TPS-44 – de los cuales 6 de cada modelo prestaban

A excepción de los Roland y de las piezas de

servicio por ese entonces en la Argentina – y

35mm asociadas al radar Skyguard, los men-

se mostraron muy resilientes en servicio pese

cionados sistemas eran de limitada eficacia

a existir algunos vacíos en su cobertura.

y carecían de ciertas capacidades para operación todo-tiempo. Las defensas terrestres

A pesar de todo, pese a grandes inconveni-

argentinas carecían de misiles SAM de medi-

entes y verse sometidas a ataques que iban

ano alcance, por lo que su rol se reducía a la

desde misiles Shrike pasando por cañoneos,

defensa de punto. Esto tornaba en una tarea

las defensas aéreas argentinas contabilizaron

imposible a la defensa aérea desplegada en

cinco Harrier/Sea Harriers en su palmarés, así

Malvinas. La vigilancia aérea era provista por

como el daño a varios más. Esto representaba

Rheinmetall 20 mm

Tigercat (Foto de Nicolás Kasanzew)

una significante proporción del poder aéreo británico disponible. Dado que Argentina no fue capaz de establecer un sistema de defensa aérea integrado o en capas, y pese a que su actuación fue meritoria por sí misma, los medios argentinos de defensa aérea fueron escasos en número e inadecuados en performance a la hora de disuadir las operaciones británicas, más cuando no se contaba con un considerable apoyo de los interceptores basados en el continente.

SA-7 Grail

Oerlikon-Contraves 35mm Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 23


Interceptores argentinos.

la efectividad de los Daggers. Dos tanqueros KC-130H proveían

Los interceptores más potentes –y los únicos equipados con un

no era el caso ni para los Dagger ni Mirage. De esta manera, dos

cierto grado de flexibilidad a los Skyhawks y Super Etendards, pero

radar efectivo- eran los diecisiete Mirage IIIEA/DA de la VIII Brigada

de los medios aéreos más potentes de la Argentina tenían severa-

Aérea. Estas aeronaves carecían del alcance y autonomía para

mente restringida su capacidad operativa sobre las Malvinas

operar a distancias extremas, y establecer una efectiva cobertura aérea sobre las Malvinas. A esto se le sumaba la amenaza que rep-

Para colmo de males, el armamento aire-aire de los aviones argen-

resentaban los ataques de los bombarderos Vulcan contra objeti-

tinos era, para 1980, cada vez más obsoleto. El misil aire-aire más

vos continentales, lo que significó que los interceptores jugaran un

avanzado en servicio era el Matra R-550 Magic 1 y el Rafael Shafrir

rol muy pequeño durante las hostilidades.

2. Ambos misiles pertenecían a una generación anterior al AIM-9L Sidewinder, los cuales equipaban a los Sea Harrier de la Royal Navy.

Incrementando esta fuerza de interceptores se encontraban los

Carentes de la capacidad envolvente “todo-aspecto”, a diferencia

treinta IAI Daggers (también muy comprometidos en operaciones

del AIM-9L, el Magic 1 y el Shafrir 2 estaban limitados a lanza-

de ataque) de la VI Brigada Aérea, y por lo menos cuatro A-4C

mientos solo “desde atrás”, restringiendo severamente la eficacia

Skyhawks de la IV Brigada Aérea. Además, once veteranos F-86F

de los escoltas argentinos. El misil aire-aire R-530 que equipaba

Sabres fueron reactivados a los fines de disponer de medios adi-

a la flota de Mirage III ya era completamente obsoleto para 1982,

cionales para la defensa aérea –importante de cara a la potencial

y pese al potencial de ofrecer una mejor capacidad de combate

amenaza que representó Chile durante el conflicto.

“todo-aspecto”, falló en dejar su huella. Por lo tanto, los aviones argentinos se vieron sobrepasados en alcance y calidad por los

Desplegados desde las bases continentales, todos los aviones

misiles británicos, a lo que se sumaba la carencia de lanzadores

argentinos habrían estado operando al extremo de sus parámet-

de bengalas y de combustible a la hora de realizar maniobras de

ros de alcance. A lo que se le sumaba el inevitable consumo extra

combate aéreo. Tanto los escoltas como las aeronaves de ataque se

de combustible llegado el caso de tener que combatir y realizar

encontraban en notable desventaja. La falta de un misil BVR efec-

agresivas maniobras aéreas. Esto efectivamente puso fuera de la

tivo, lo que hubiera emparejado las posibilidades contra los cazas

acción a la fuerza de Mirage III, mientras que limitaba severamente

británicos, probó ser fatal.

Mirage IIIEA portando un Rafael Shafrir 2

24 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


Mirage III EA armado con Matra Magic I

Aviación de ataque.

B.Mk.62 Canberra, los cuales fueron utilizados

El avión nacional FMA IA-58 Pucará fue desple-

británicas, sufrió similares desventajas.

gado a las Malvinas pero, pese a mostrase en potencia como una competente aeronave de ataque, la combinación de las efectivas incursiones británicas a la Isla Borbón, ataques aéreos y defensas aéreas, tornaron su contribución en insignificante. Lo mismo se podría decir de las aeronaves entrenadoras/ataque ligero MB-339 pertenecientes a la Armada.

en incursiones nocturnas contra las tropas

El gran problema que enfrentaron los aviones de ataque argentinos fue su armamento. Aparte de los seis misiles Exocet disponibles para ser utilizados por los Super Etendard de la Armada, las fuerzas argentinas dependían de bombas sin guía lanzadas a baja altitud. En esos casos, el espoletado del armamento era crítico.

Cabe destacar que la Armada Argentina logró un mayor grado de éxito en este sentido, en comparación con la Fuerza Aérea, reflejando su formación más extensa para el rol anti-buque pero también, lamentablemente, reflejó la falta de intercambio de conocimientos entre ambas fuerzas. Los éxitos alcanzados por los pilotos argentinos habla muy bien de sus habilidades, sin embargo esto no debe distraernos de las deficiencias respecto al armamento anti-buque y de la falta de preparación adecuada para efectuar los ataques anti-buque con el armamento existente.

El peso de las operaciones aéreas fue soportado por los Skyhawks de la Fuerza Aérea Argentina y la Aviación Naval. Parcialmente, esto se debió a su importancia numérica pero también a su habilidad para reabastecerse en vuelo. En el rol anti-buque, fueron apoyados por la flota de Daggers. Empleando bombas sin guía, lograron algunos éxitos pero tanto los Daggers como los Skyhawks sufrieron fuertes pérdidas en el proceso, en parte debido a la falta de lanzadores de bengalas/chaff, la ausencia de sistemas ECM (contramedidas electrónicas) y pods de interferencia. La pequeña fuerza de bombarderos

Douglas A-4C Skyhawk y FMA IA-58 Pucará Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 25


¿Condenado desde el principio? En retrospectiva, las debilidades del poder aéreo argentino son bastante evidentes, siendo un indicativo del antiguo armamento en servicio a lo largo de Latinoamérica. Para los estándares continentales, el poder aéreo de la Argentina era formidable, siendo solo Venezuela y Cuba los países en contar con aeronaves de capacidades superiores (y este último el único en poseer el único modelo de misil BVR en la región). Sin embargo, cuando se enfrentó a un adversario de la OTAN, sus grandes limitaciones quedaron expuestas. Con algunas excepciones menores (como el espoletado de las bombas), es difícil de apreciar cuán mejor podría haberse desenvuelto el poder aéreo argentino.

Oleo Background del Capitán Exequiel Martinez 26 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com

-El Dr. Sanjay Badri-Maharaj es un analista de defensa independiente y abogado con sede en Trinidad y Tobago. Tiene un doctorado en el programa de armas nucleares de la India y una maestría del Departamento de Estudios de Guerra del King’s College de Londres. Ha sido asesor del Ministerio de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago y de su Ministerio del Fiscal General. También se ha desempeñado como periodista independiente y corresponsal de diversas publicaciones en el ámbito de la defensa, asistente de enseñanza en el Departamento de Estudios de Guerra, King’s College London, investigador de la Universidad de las Indias Occidentales y profesor de historia naval, estudios estratégicos y percepción de amenazas y análisis crítico para el Programa de Capacitación de Oficiales de Guardacostas de Trinidad y Tobago en la Universidad de Trinidad y Tobago.


Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 27


Foto: Carlos Aleman - www.airliners.net

Por Stephen Joiner

Artículo publicado en la revista Air & SPACE Magazine.

L

o que en ese día de marzo se encon-

en proyectos que fueron desde el helicóptero

rio. En 1950, los ingenieros de Bell tomaron

traba en el tablero de diseño de Mike

ligero “la pecera” Model 47 (en el cual fue ing-

prestada del US Army una bazooka, la instal-

Folse se suponía que debía ser un

eniero de pruebas en vuelo), participando en

aron en los patines de un helicóptero biplaza

hovercraft. No lo era. “En su lugar

el diseño de componentes estructurales del

para posteriormente dedicarse a destruir uno

tuve una idea” se explica. “Mi jefe estaría de

UH-1 Huey -el helicóptero de mayor produc-

tras otro blancos terrestres en un polígono.

vacaciones por dos semanas”.

ción en la historia de los EEUU- y en el desar-

Durante la guerra de Corea, los pistoneros

rollo del 206 Jet Ranger.

“batidoras de huevos” insertaron tropas y

El pesimismo invadió el Grupo de Diseño

armamento en zonas de combate como así

Preliminar de Bell. La empresa acababa de

En ese mes de marzo, siendo parte del

también se encargaron de evacuar heridos.

perder contra Lockheed una competencia del

esquelético staff del Grupo de Diseño, Folse

En 1962, la Junta Howze, un grupo de estudio

Pentágono para desarrollar un ambicioso con-

tomó una hoja de papel vitela y comenzó a

del Pentágono, recomendó la creación de una

cepto de un helicóptero de ataque - una derro-

diagramar las elegantes líneas de los que se

Brigada de Combate de Caballería Aérea así

ta desmoralizante ante una compañía de avio-

convertiría en el Bell AH-1 Cobra, el primer

como el desarrollo de una nueva aeronave de

nes que nunca había construido helicópteros.

helicóptero de ataque en ser producido mun-

ala rotatoria destinada específicamente para

En la planta de Bell en Hurst, Texas, se inició un

dialmente. Diseñado, construido y desple-

la misión de movilidad aérea.

éxodo al tiempo que desalentados ingenieros

gado en el campo de batalla en menos de

y ejecutivos quemaban días de sus vacaciones

dos años, el Cobra finalmente provocó en el

Dos años después, ninguna línea de fabri-

acumuladas. En el camino a la puerta, el jefe

género de ala rotatoria un verdadero impacto

cación contaba con un helicóptero dedicado

del Folse impartió instrucciones explícitas:

en combate gracias a su diseño hecho a

exclusivamente para ataque.

“Olvídate en lo que estés trabajando. Mientras

medida para la ofensiva.

yo no esté, comienza con un hovercraft”

A medida que la guerra de Vietnam escalaba, **********

Habiendo sido el ingeniero en diseño más

los Huey de Bell eran desplegados en cantidades cada vez más grandes, principalmente

joven que haya contratado Bell, Folse fue

A inicios de los 40, bombas de práctica fueron

en roles de transporte y de evacuación médi-

ascendiendo en la década del ‘50, trabajando

lanzadas desde Sikorskys en vuelo estaciona-

ca. Pese a que los Huey en su versión

28 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


atención. Lo mismo hizo Bell. Para 1962, un proyecto confidencial de Bell culminó en el concepto D-225 Iroquois Warrior. En una era de torpes helicópteros que eran utilizados como caballitos de batalla para transporte, el D-225 lucía futurista gracias a su esbelto fuselaje, configuración en tándem y su cañón montado en la proa. Sin embargo, el impacto que se genera cuando Bell comienza a mostrar el mockup del Warrior a las autoridades del US Army terminó por enfurecer a los demás fabricantes de helicópteros, los cuales objetaron que Bell estaba yendo en contra de las reglas de competencia. Washington respondió con un requerimiento de propuestas formal, solicitando diseños por un Sistema Aéreo Avanzado de Apoyo de Fuego (AAFSS). Siete compañías de aviación respondieron, incluida Bell. Las especificaciones pedían por un helicóptero de ataque con una abrumadora potencia de fuego, capaz de alcanzar los 320-400 kilómetros por hora. El diseño de Lockheed, el AH-56 Cheyenne, prometía que podía cumplir con ambos requerimientos. La propuesta de Bell no tanto. Basado en el concepto Warrior, “estuvimos seis meses redactándola”, recuerda Folse. “Y fue una propuesta terrible. Lo se Pilotos de prueba de la Bell evaluando en vuelo al prototipo del Cobra. 1965 Bell Helicopter Historical Archives via Ray Wilhite.

porque trabajé en ella”. El diseño de Lockheed barrió en la competición, por lo que el jefe de Folse se fue de vacaciones.

artillada iban equipados con ametralladoras

tas aeronaves, pero siempre y cuando sean

laterales y lanzadores de cohetes, se man-

equivalentes a un jeep o camión. Cualquier

En Bell muchos estimaban que Lockheed,

tuvo la designación “UH” por Utility Helicopter

otra función es responsabilidad de la USAF”.

la cual no contaba con experiencia en I&D

(Helicóptero Utilitario). “No podían volar a

Al la inversa, el Ejército estaba convencido de

de alas rotatorias, se tomaría mínimo tres o

más de 145 kilómetros por hora” menciona

que la USAF era reacia o incapaz de proveer

cuatro años para moldear su complejo con-

Folse. “Apenas podían mantener el paso con

apoyo aéreo cercano especializado y a tiem-

cepto Cheyenne en un modelo de producción

los transportes de tropa que supuestamente

po durante los fugaces combates en tierra.

listo para el combate. Mientras tanto, la vida

debían proteger”.

“Tomaba 30 minutos o más para obtener un

de los soldados norteamericanos en Vietnam

efectivo apoyo aéreo cercano por parte de la

estaría en riesgo. “Esto era inaceptable”, según

Según Roger Connor, curador de la sección

USAF” menciona Connor. “El apoyo de ala fija

la actual opinión de Folse.

de vuelo vertical perteneciente al Museo

simplemente no funcionaba en Vietnam”.

Nacional del Aire y del Espacio, la razón fue

En el tablero de diseño comenzó con una

la rivalidad entre las fuerzas. Proveer apoyo

Connor aclara que cuando los franceses mon-

foto de la compañía del UH-1. “Tracé la parte

aéreo cercano a las tropas en tierra fue un rol

taron armamento en helicópteros norteamer-

trasera del Huey, boom trasero incluido” recu-

tradicional de la Fuerza Aérea. “Básicamente

icanos durante el conflicto contra los rebeldes

erda Folse. A medida que su “idea” evolucio-

la USAF le dijo al Ejército: Pueden tener cier-

en Argelia (1950), el US Army prestó especial

naba en el papel con el paso de los días, captó

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 29


El prototipo del Bell Helicopter AH-1G Cobra vuela junto a dos UH-1 Hueys. (Bell Helicopter Historical Archives via Ray Wilhite)

la atención del Director de Marketing Militar de Bell. Folse explicó el

Cobras” debido a la gran población de serpientes de ese tipo que habi-

razonamiento de su diseño. Debido a las regulaciones gubernamen-

taban en ese distrito rural. El indicativo asociado a la serpiente pronto

tales, el US Army no podía adquirir un nuevo diseño de helicóptero sin

se adoptó como apodo para los helicópteros armados. El Model 209

antes previamente librar un requerimiento formal para llevar a cabo

fue así formalmente denominado Huey Cobra dentro del US Army -lo

una competencia de diseños, y que involucraría a todas las compañías:

cual tenía un interés político en destacar la conexión entre los modelos

Situación por la cual ya había pasado Bell y perdió. Sin embargo, los

previos del Huey y el 209. En el terreno, la nueva aeronave se convirtió

militares pueden comprar la modificación de un modelo ya existente -

simplemente en Cobra.

sin necesidad de concurso. Los modelos del Huey, del A al F, ya estaban en servicio en el US Army, por lo que Folse dijo “¿Por que no lo construi-

Dentro de la estructura del Cobra, Folse acomodó los sistemas dinámi-

mos como el Modelo G?”

cos del UH-1 (Lycoming T53 y otros componentes), asegurando que la nueva aeronave tuviera un 80% de partes en común con las existentes

Las tres vistas presentadas por Folse escasamente transmitían el

en el inventario del US Army.

propósito utilitario del Huey. Era, en cambio, una rígida expresión de velocidad e intimidación. El ADN del Huey se podía discernir en el

Suficiente para llamarlo Modelo-G, o por lo menos así parecía. No hay

rotor de cola, sin embargo el boom y la configuración en tándem era

que prestar atención al fuselaje de radical diseño (91 centímetros de

“Warriorescas”. Casi todo lo demás - desde el rotor principal para adel-

ancho, especificación que Folse obtuvo luego de medir un Spitfire

ante - conjuró un nuevo mundo en la guerra de las alas rotatorias, sin

de la RAF), al original tren de aterrizaje retractil, o el alojamiento para

ajustes al satus quo.

armamento avanzado integrado. También hay que ignorar los 320 kilómetros por hora en picada y los remaches de descarga a los fines de

El dibujo de las tres vistas de Folse se rotuló “Model 209”, la desig-

reducir la resistencia aerodinámica.

nación interna que recibiría en Bell. Desde la década de los ‘50, los helicópteros del US Army fueron típicamente nombrados según las

El vicepresidente de marketing llevó los bosquejos directamente al

tribus de Nativos Americanos. Sin embargo, la primera unidad de UH-1

presidente de Bell Helicopter, E.J. “Duke” Ducayet. Dos horas después,

del US Army en ser destinada a Vietnam se llamó a si misma “Vinh Long

Folse fue citado a la oficina del presidente. “Nunca había estado en

30 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


delantero te proporcionaba una visibilidad espectacular.” Todos los pilotos de Cobra eran voluntarios, habilitados en el Huey. Pero no todos los pilotos de Huey aspiraban a volar el Cobra. Walker Jones, comandante de Cobra que sirvió en el 1ero de Caballería Aérea en Vietnam, describe la personalidad: “Los pilotos de Cobra tendían a ser del tipo proactivo. Éramos los que queríamos disparar. Teníamos mayor responsabilidad, día a día, que cualquier otro piloto de helicóptero en el ejército” Por aquel entonces el armamento incluía una torreta giratoria montada en la proa, la cual incorporaba una minigun General Electric de 6 cañones y un “chunker” (lanzagranaMontaje inicial del primer prototipo, el N207J. Archivo Bell de Jay Miller via Ray Wilhite.

das) de 40mm. Ambos asociados a una mira Pantograph operada por el piloto sentado al frente. Los lanzadores de cohetes de 2.75 pul-

Mahogany Row”, recuerda, donde sus dibujos estaban pegados en la pared. Ducayet

ban los pilotos de caza en la Segunda Guerra

gadas montados en las alas laterales eran lan-

Mundial”

zados por el piloto trasero, el cual usualmente

le dijo a Folse “Mike, acabo de hablar con

era el que piloteaba el helicóptero.

Textron (compañía emparentada de Bell) y

¿Asiento delantero o trasero? Ambos tenían

obtuve u$s 800.000 dólares para construir la

controles de vuelo. “Dependía de tu ego” dice

Los Cobras despegaban con casi el doble

aeronave que diseñaste. Tenemos seis meses

Hesselbein. Ambos estaban calificados como

de munición en comparación con los Huey

para hacerlo.” En ese mismo momento, Folse

pilotos pero el tipo de atrás era al coman-

artillados, arribaban al objetivo en la mitad

fue promovido a Ingeniero de Proyectos

dante, “por lo que te morías por sentarte en

del tiempo y podían permanecer sobre la

Experimentales en el Cobra.

el asiento trasero. Por el otro lado, el asiento

zona tres veces más. Llegar temprano y reti-

Recordando esta experiencia en la actualidad, y a sus 83 años, Folse sacude su cabeza “Creo que nada de eso podría suceder en la actualidad.” ********** “Si alguien te dice ‘Hice estacionario con el Cobra, y disparé cohetes y la minigun al enemigo’ no te están diciendo la verdad” menciona Bob Hesselbein. “No se realizaba estacionario en el Cobra – no en Vietnam.” Hesselbein, ex-presidente de la Asociación de Pilotos de Helicópteros de Vietnam y piloto retirado de la línea aérea Northwest, voló al “Snake” con unidades de Caballería Aérea del US Army en Vietnam en 1972. “Eran vuelos salvajes” rememora. “Mucha velocidad. Básicamente lo más próximo a lo que realiza-

Interior de la cabina del primer prototipo, el N207J. Archivo Bell de Jay Miller via Ray Wilhite.

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 31


rarse al último le permitía a los Cobra preparar la zona antes de que los Huey aterrizasen, saturando el área con fuego de minigun y tendiendo cortinas de humo, para luego apoyar a las tropas en contacto con fuego dirigido a las posiciones enemigas. “En 1972 usualmente salíamos como un equipo compuesto de dos o más Cobras” recuerda Hesselbein. “Muy rara vez en solitario”. Enfilados al enemigo, el piloto delantero suprimía el fuego terrestre con la minigun. Aproximándonos al punto de lanzamiento, cesaba el fuego de la minigun para permitir el lanzamiento de cohetes. Cuando el Cobra salía del vuelo en picada, la minigun retornaba al trabajo “hasta que la proa estuviese tan

AH-1G Cobra en los años ochenta.

elevada que no permitiese disparar hacia el área” dice Hesselbein. La idea era mantener al

“y algunas veces directamente no abría fuego

“Derribaron muchos Cobras”, dice Hesselbein.

enemigo con la cabeza gacha con la minigun,

sobre los Little Bird. Estos últimos tenían que

“Pero no nos sentíamos muy amenazados.”

impactar al objetivo con los cohetes, y salir

tentarlos para que lo hicieran”. Si se conseguía

Aclara que otros modelos de helicópteros

de allí. “Se disparaba tanto que, luego de un

atraer el fuego de la tropa oculta en tierra, a

sufrieron mayores bajas en Vietnam. El Cobra

tiempo, la pipper de la minigun dejaba de

los fines de fijar su posición, el observador en

compartía las vulnerabilidades de cualquier

importar”. “Simplemente te limitabas a guiar

el helicóptero de exploración procedía a mar-

helicóptero: Impactos en el eje de transmisión

esa columna de balas justo donde la querías”

car la zona con una granada de humo. Luego

del rotor de cola y en la transmisión principal

el Little Bird se hacía a un lado: No era el lugar

–entre el motor y el rotor- eran fatales.

Los Cobras también trabajaban en equipos

adecuado para estar, menos cuando un Cobra

Hunter-Killer. La parte Hunter, un helicóptero

entraba en picada, con sus minigun de 4000

El enemigo sin embargo, acostumbrado a

de exploración Hughes OH-6 (conocido como

disparos por segundo escupiendo fuego y

los lentos y anchos Huey, no era muy hábil

Little Bird), oficiaba de carnada, orbitando al

con los cohetes Hydra anti-personal rugiendo

a la hora de hacer blanco en los finos y velo-

nivel de las copas de los árboles mientras que

hacia el objetivo.

ces helicópteros. “Me dieron muchas veces”

uno o dos Cobras (equipo Killer) lo realizaban

recuerda Walker Jones. “He visto cientos de

a mayor altitud. “El enemigo estaba aterror-

Los pilotos iban en asientos de acero templa-

fogonazos de Ak47 disparándome. Todavía

izado por los Cobras” recuerda Walker Jones,

do y llevaban chalecos blindados de 10 kilos.

no lo puedo creer, pero ninguno de ellos me alcanzó”. No obstante, las ametralladoras rusas calibre .51 resultaron más efectivas, mientras que los misiles portátiles introducidos al final del conflicto significaron una amenaza substancial, derribando 10 Cobras durante la guerra. ********** “La planta de Bell tenía en sus adyacencias una oficina del US Army,” menciona Dan Sewell. “Pero mantuvimos el proyecto en secreto”. El proyecto estaba oculto detrás de una pared de 16 pies, en un hangar en la parte trasera de la fábrica. El presidente de Bell, Duke Ducayet,

AH-1G en Vietnam. Imagen: US Army.

32 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com

realizaba visitas diarias. “El ejército no tenía


idea de lo que estábamos haciendo”, recuerda Sewell. Durante la pri-

Luego de pruebas de arranque de motor, el piloto de pruebas de

mavera y verano de 1965, trabajó en la construcción del “ship one”,

Bell Bill Quinlan tiró del control cíclico y realizó el primer despegue

diseñando la nueva cabina del Cobra, incluyendo los asientos en

una semana después. Unos 20 altos mandos del US Army oficiaron

tándem y los paneles de instrumentos delantero y posterior.

de observadores el vuelo de 10 minutos de duración. “El gobierno se interesó rápidamente” menciona Folse.

“Había como 8 ingenieros ahí afuera” según Sewell. “Y el proceso de construcción del primer cobra marchó muy parejo”. Comenzando

Luego de más vuelos de prueba e integración de armamento, un

con el boom de cola del Huey, también utilizaron el rotor de cola

piloto de Bell voló el Model 209 completamente equipado desde

del UH-1, eje, transmisión y motor. “Luego construimos desde cero

Hurst hasta Fort Bragg en Carolina del Norte. Folse iba en el asiento

todo desde el fin del boom de cola hasta la proa” recuerda. “Todo

delantero. “Una de las experiencias más grandes de mi vida” dice.

eso era nuevo en el Cobra”. El impacto visual también era crítico. “Bell

Luego de que aterrizó, una limusina negra se estacionó, bajándose

deseaba que todo luciera pulcro y que diera sensación de velocidad

de ella el General William Westmoreland (Comandante de las fuerzas

–algo más relacionado a un caza que a un helicóptero.”

de EEUU en Vietnam) y el Secretario de Defensa Robert McNamara, los cuales inspeccionaron con gran entusiasmo al helicóptero.

Antes de lo programado y dentro del cinco por ciento del presu-

Ágilmente, Bell lo presentaba como un “UH-1 modificado”, estric-

puesto, “volamos en 5 meses y 28 días a partir del día que iniciamos”

tamente como una plataforma de armamento interina hasta que

dice Folse. El 28 de agosto de 1965 el Ship One, entonces cono-

el Lockheed AH-56 Cheyenne estuviera disponible. Folse agrega:

cido como Model 209, fue subido a un camión batea, cubierto con

“Les dijimos directamente ‘Podemos tener Cobras de producción en

una lona y llevado a unas instalaciones que habían pertenecido a

Vietnam en un año. Con Lockheed tendrán que esperar al menos

American Airlines en el aeropuerto Amon Carter de Forth Worth.

tres antes de que dispongan de algo.’”

Mike Folse los planos del primer helicóptero de ataque de la historia. Foto: Stephen Joiner.

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 33


Bell AH-1G, exibiendo sus torretas con las ‘muzzled’ 7.62 miniguns- Foto cortesia: Carl Trapp via Randy White - museum.vhpa.org

Otros fabricantes de helicópteros querían una porción de esa acción pro-

talmente con el tren sin bajar. El piloto de prueba de Bell, Joe Mashman,

visional. Para seleccionar el candidato más capaz, el US Army encargó una

realizó justamente eso en el Model 209 durante el Paris Air Show de 1967.

demostración de vuelo en la base aérea de Edwards, al sur de California.

Otros ajustes incluyeron un rotor más ancho, el reemplazo de los vidrios

“Todos una porquería” según la opinión de Folse respecto a los rivales.

anti-balas del parabrisas por uno de plexiglass y la eliminación del innova-

Boeing Vertol ofrecía a su transporte pesado Chinook, mientras que

dor freno de picada luego de que se auto-destruyera durante un vuelo de

Sikorsky trajo el bimotor SH-3 Sea King. “¿Puedes imaginar aeronaves de

prueba.

ese tamaño en funciones de ataque?” Folse se rie. Hiller y Kaman también presentaron sus modelos. “El Cobra simplemente se los comió” dice Folse.

Otra prueba en Fort Hood fue causante de una tragedia. “Tuve que

“Seis días después, cerramos contrato para construir 110 Cobras de pro-

haber muerto ese día” dice parcamente Folse. Cuando una llamada del

ducción”. A fines de 1966 el contrato fue incrementado a 500 helicópteros.

Pentágono lo obligó a dejar el asiento delantero del segundo Cobra de

Luego de la demostración en Edwards, el helicóptero perdió la designación

producción, otro empleado de Bell ocupó su lugar. Momentos más tarde el

utilitaria “UH” para ser clasificado como AH-1 –“A” por “Ataque”.

ensamblaje del rotor falló en vuelo, el rotor atravesó el parabrisas decapitando al ocupante del asiento frontal y golpeando fuera de la cabina al

Model 209 se embarcó en un tour de demostración equipado con un truco

piloto trasero. Pese a una extensiva investigación, la causa del accidente

de marketing único. Una Cobra del zoológico de Fort Worth había fallecido

nunca pudo ser establecida. “El programa mantuvo su marcha”.

de causas naturales. “Nos hicimos de la cabeza (de la serpiente) y la pasamos por un proceso de fibra de vidrio. Luego la montamos en la palanca

Los primeros Cobras arribaron a Vietnam -12 AH-1Gs transportados

de paso colectivo en la cabina frontal,” menciona Sewell. “Fue un gran hit.”

en C-133 Cargomasters hasta Bien-Hoa- el 29 de agosto de 1967, casi

Otro tuco fue incluir serpientes de goma en los vuelos de demostración.

exactamente dos años después de su primer vuelo. Por entonces, la proyectada entrada en servicio del Lockheed Cheyenne se había extendido

Mientras tanto, la reformulación continuó a medida que la segunda y

a cinco años. (Plagado de dificultades técnicas y sobrecostos, el proyecto

tercera aeronave emergían de la fábrica de Bell e iniciaban las pruebas en

Cheyenne fue cancelado en 1972.) En pocos días, otros 214 Cobras serían

vuelo. El tren de aterrizaje retráctil de Folse fue una de las primeras vícti-

ordenados a un costo de u$s 60 millones de dólares. El entrenamiento de

mas. El tren era completamente funcional, pero Sewell menciona cierta

los primeros pilotos –los “Playboys” del 334ta Compañía de Helicópteros de

preocupación respecto a los aterrizajes en los arrozales vietnamitas y a

Asalto- se inició inmediatamente, y no un día demasiado pronto. El 31 de

la posibilidad que la bahía se inundase con barro. Otro miedo: los pilotos

enero de 1968, en uno de los ataques iniciales de la Ofensiva de Tet, Bien

de helicópteros, habituados a los esquíes fijos, podrían aterrizar acciden-

Hoa sería duramente golpeada.

34 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


********** Pilotear un helicóptero de los ’80, como el Balck Hawk, sonaba a diversión, menciona Floyd Werner, “pero no puedes retornar el fuego como lo harías desde un Cobra. Me dije a mi mismo ‘Creo que me gustaría devolverlo’ ” Quince años luego del despliegue de los AH-1G en Vietnam, Werner voló el modernizado AH-1F Cobra en Desert Storm y luego en Bosnia. “Podías afirmar que estabas atado a un fuerte pedazo de maquinaria” menciona. El estilo aerodinámico de Mike Folse -y la asertividad, marca registrada del piloto de Cobra- se mantuvieron sin cambios. Sin embargo, antes de que fueran envueltos y embarcados a Medio Oriente, los Cobras fueron modernizados con 500 caballos de fuerza y una tecnología evolucionada. Los instrumentos de la cabina eran compatibles con visión nocturna. Ahora que las amenazas terrestres eran más sofisticadas que simple fuego de armas portátiles, el AH-1F fue equipado con contramedidas IR, radar y con un supresor montado en el escape del motor con el objeto de frustrar el enganche de misiles buscadores de calor.

Las típicas misiones durante Desert Storm con-

Cuando todas las unidades realizaron la con-

sistieron en un equipo de exploración armada

versión al Apache, Werner diagramó la mis-

con un helicóptero Bell OH-58 Kiowa y un

ión de volar el último Cobra del US Army

Cobra. “Bajo y rápido, excitante y emocionante”

en Europa. Cruzando el canal Inglés, se des-

dice Werner. Voló la primera misión de combate

vió para sobrevolar los blancos acantilados

de la 1era División de Caballería en Desert

de Dover. “Surreal y a la vez un poco mel-

Storm, estableciendo una línea para crear un

ancólico” recuerda. “Si el ejército aún tuviera

área desmilitarizada entre Kuwait, Irak y Arabia

Cobras, yo aún estaría en servicio. Es la cosa

Saudita, sosteniéndola durante 35 días, las 24

más sexy jamás realizada.” Actualmente vuela

horas del día. Recuerda días enteros volando

un Eurocopter EC120 del Departamento de

en el asiento trasero del Cobra, vistiendo un

Policía de Baltimore.

traje de vuelo y equipo completo NBQ, chaleco anti-balas sobre ello sumado a un chaleco de

Entre 1967 y 1973, Bell fabricó más de 1100

superviviencia y radio. “Ocho horas y media y

AH-1. Los Cobras amasaron más de un millón

nunca salí a orinar” recuerda.

de horas de vuelo en Vietnam; 270 de ellos fueron destruidos y 231 pilotos fallecieron o

Durante Deser Storm los Cobras compartieron

resultaron desaparecidos en combate. En 1999,

el cielo con el helicóptero que los reemplaz-

el US Army retiró a los AH-1 de servicio activo.

arían: El Hughes AH-64 Apache. La primera

La variante bimotor AH-1 Super Cobra aún es

impresión de Werner sobre el tecnológicamente

utilizada el Marine Corps.

avanzado helicóptero era dispar: “El Apache es un helicóptero espectacular –siempre y cuando

Mike Folse dejó Bell Helicopter en 1971.

todo funcione” menciona. También aclara que

“Todavía recibo feedback” dice. “Recibo mails –

en Desert Storm, los Cobras destruyeron más

dos o tres por semana. Gente que fue a Vietnam

vehículos que los Apaches: “Y lo hicimos con

me cuenta ‘Si no fuera por el Cobra, estaría

menos aeronaves y menor soporte.”

muerto.’ ”

Bell AH-1F Cobra (209) ‘Wild Thing’ recien llegado de la Guerra del Golfo en este muy raro esquema de colores del desierto. Mayo de 1991 - Foto: Gerhard Plomitzer .

Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 35


36 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com


Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com • 37


38 • Revista ZONA MILITAR • www.zona-militar.com

Revista Zona Militar - Número 12 - Octubre 2017  

- La Seguridad en la Agenda Nacional. - Bartini Beriev VVA-14. - Alicia en el País de las Maravillas, la Línea Maginot y la Defensa Nacional...

Revista Zona Militar - Número 12 - Octubre 2017  

- La Seguridad en la Agenda Nacional. - Bartini Beriev VVA-14. - Alicia en el País de las Maravillas, la Línea Maginot y la Defensa Nacional...

Advertisement