Page 1

COMPROMISO Y PENSAMIENTO

LA LUPA EN LA ACTUALIDAD POLÍTICA

agosto 2011

Tomás Abraham

Marcos Novaro P Á G I N A

4

P Á G I N A

lavanguardia Editoriales: La esperanza en marcha / Armagedón

10

ÓRGANO DEL PARTIDO SOCIALISTA PÈRIÓDICO FUNDADO POR JUAN B. JUSTO EL 7 DE ABRIL DE 1894

AGOSTO DE 2011 BUENOS AIRES / REPÚBLICA ARGENTINA

La candidatura presidencial de Hermes Binner abre una expectativa inédita para amplios sectores de la población que no se encontraban representados por ninguna de las opciones existentes.

PÁGINA 2

"Festejen

santafesinos festejen"

PÁGINA 3

Transporte público:

inequidad

PÁGINA 4

Tierras:

extranjerización que no se frena PÁGINA 6

El agro: el modelo productivo en debate (2da nota) PÁGINA 11

La igualdad cumple un año PÁGINA 14

Libros: el campo puesto entre comillas PÁGINA 15

Pasar al Frente En este número

Manifiesto Fundacional del Frente Amplio Progresista

Empresas recuperadas: un avance legal Escribe Héctor Polino PÁGINA 12

¿Parlamentarismo? Escribe Lucas Doldan PÁGINA 13

Aborto y derechos Escribe Elsa Schvartzman PÁGINA 14

Texto completo / Páginas 6-7

1


la vanguardia

Editoriales Para comunicarse con la vanguardia

La esperanza está en marcha

C

uando el 11 de junio pasado el Congreso Nacional del Partido Socialista aprobaba por aclamación la fórmula a la Presidencia de la Nación integrada por Hermes Binner y Norma Morandini, nacía una posibilidad de esperanza para millones de argentinos que hasta ese momento no la tenían. Se manifestaba así para miles de socialistas de todo el país la misma mística y el mismo compromiso que alumbraban en su momento las candidaturas presidenciales de Guillermo Estévez Boero y de Alfredo Bravo. Con una diferencia sustancial: hoy somos más, hoy sabemos más, hoy tenemos

Américo Schvartzman yuarman@gmail.com

la posibilidad de encarnar una alternativa progresista que se presente con la posibilidad concreta de ser gobierno en Argentina. Y el triunfo de Santa Fe con Antonio Bonfatti a la gobernación ratifica que el ciudadano de a pie marca un camino para una propuesta que garantice decencia en el manejo de lo público y solidaridad, desde los pilares básicos de educación y salud. Para los jubilados y los pensionados que esperan por el 82% móvil, para los trabajadores en negro y desocupados golpeados por el peor de los impuestos que es la inflación, para los pequeños y medianos empresarios de la ciudad y del campo que quieren certidumbre para producir, para que el federalismo no sea letra muerta en la Constitución Nacional, para que la decencia en la gestión sea un valor permanente, el Frente Amplio Progresista debe crecer en nuestro pueblo. Son pocos los días que quedan hasta el 14 de agosto y es mucho lo que se juega con ese resultado de las primarias a la Presidencia de la Nación. Cada voto al Frente Amplio Progresista es un voto a la construcción de una Nación independiente y solidaria. Vale entonces redoblar los esfuerzos y la militancia, desde Jujuy hasta Tierra del Fuego, para que la esperanza se ponga en marcha.

Armagedón

L

as referencias bíblicas apelan en el libro del Apocalipsis al término “armagedón” para lo que podría interpretarse como la llegada del f in del mundo. Muchos economistas lo ubican el próximo 2 de agosto si el capitolio no aprueba una suba en el límite de la deuda, lo que implicaría que Estados Unidos se declarase en default. ¿Qué significaría que la potencia mas grande del mundo y primera economía del globo se declare en bancarrota? Primero, generaría la inestabilidad de la moneda –el dólar- en que se basa el sistema monetario internacional desde los acuerdos de Bretton Woods. Segundo, que uno de los principales refugios de inversión -sobre todo para los chinos-, que son los bonos de la reser va federal, no tendrán mayor garantía de reembolso. Los republicanos del gran país del norte, en un ya clásico del neoliberalismo, desentendiéndose de las causas de la crisis, reclaman un recorte del “gasto social”, es decir, menos salud pública y menos seguridad social para los trabajadores. En otro clásico de sus libretos rechazan asimismo la aplicación de impuestos a los ricos. Seria la materialización de aquello de que la crisis “la paguen los que menos tienen” cuando en realidad las producen la irresponsabilidad de los que mas tienen. ¿Quién hizo mal las cuentas? Es la crisis que golpea con similares características en Europa: crecimiento casi nulo, déficit fiscal alto, deudas impagables. Círculo vicioso al que el FMI responde con sus “recetas moderadas”: más ajuste fiscal. La moraleja que extraen de cada crisis es la misma, y brutalmente podría expresarse diciendo “los pobres no pueden pretender comer bien todos los días, tener educación, salud y vivienda digna”. De la economía de casino y los inconmensurables gastos de la guerra nadie habla, en un mundo que cada vez es más rico y más injusto, más irracionalmente dilapidador, más loco y más absurdo. Publicado en blog rgiustiniani.blogspot.com

2


agosto 2011

El país Triunfo del Frente Progresista en las elecciones de Santa Fe

«Festejen, santafesinos» Imágenes de los festejos en el Patio de la Madera en Rosario. A la izquierda, Binner junto a la fórmula triunfante, Bonfatti - Henn. A la derecha, abajo, Mónica Fein, intendenta electa de Rosario. Al pie de la página, los referentes nacionales del Frente Amplio Progresista celebraron la victoria.

"Festejen santafesinos, porque un gobierno profundamente moral va a seguir gobernando esta provincia". Con esas palabras, el gobernador Hermes Binner celebró e l t r i u n f o d e l Fr e n t e Pr ogresista Cívico y S o c i a l e n S a n t a Fe . Antonio Bonfatti será el gobernador de la provincia. En Rosario, Mónica Fein fue electa intendente. La ciudadanía santafesina ratificó el rumbo transformador. Las principales caras del Frente Pr ogresista se dieron cita en Rosario y celebraron el resultado electoral.

impuso en las elecciones provinciales con el 38,74% de los votos. “El cambio está en marcha, el cambio continúa, el Frente Progresista sigue gobernando Santa Fe", celebró Bonfatti. Con el total de las mesas escrutadas, el candidato del PRO, Miguel Torres Del Sel, quedó segundo con un 35,17% mientras que el aspirante del Frente Santa Fe para Todos (FSFpT), Agustín Rossi, llegó al 22,24%. En Rosario, el socialismo retuvo la intendencia con el 51% de los votos, y así Mónica Fein sucederá a Miguel Lifschitz, siendo la primera intendenta socialista de

la Argentina. A las urnas santafesinas concurrieron el 74,89 por ciento de los empadronados, un número similar al de las primarias del 22 de mayo. Santa Fe es el cuarto distrito electoral del país, detrás de las provincias de Buenos Aires y Córdoba, y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con 2.438.796 electores habilitados y una incidencia de 9 de cada 100 votos nacionales. Estas elecciones fueron las primeras en Santa Fe que se realizaron utilizando la boleta única, en la cual los ciudadanos marcaron con una cruz los candidatos que apoyan en cada

T

ras dar a conocer los resultados que mostraban el triunfo indiscutible de la fórmula a la gobernación de Antonio Bonfatti y Henn, el gobernador Hermes Binner pidió a los santafesinos que festejen "porque un gobierno profundamente moral va a seguir en la provincia”. La fórmula del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS)se

categoría. El sistema es el mismo que se empleó en las recientes primarias. “La dignidad del pueblo de Santa Fe hace que sea la única provincia que no se tenga que arrodillar en la Casa de Gobierno y vamos a defender esos valores”, dijo Hermes Binner. “Nunca nos dieron un alfiler, los planes de vivienda los t uvimos que terminar con fondos provinciales. Podríamos haber hecho mucho más si nos arrodillabamos”, dijo en referencia a la relación con la administración kirchnerista. “Si no hay una intitucionalidad es muy difícil construir desde la

Nación, una Nación que piense pagar el 82 por ciento móvil a los jubilados, que piense en planes de vivienda”, añadió el gobernador. “Creemos en planes estratégicos, no en modelos. El modelo sirve para hacer una torta”, agregó. Por su parte, el electo gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, afirmó que el resultado de las elecciones santafesinas fue "un voto castigo muy fuerte a querer imponer un pensamiento único". En la celebración del triunfo, el intendente Miguel Lifschitz anunció antes de las 22.30 del domingo que Mónica Fein era la intendenta electa. Con el 50 por ciento de los votos, y 20 puntos de diferencia con el segundo, se convirtió en la primera mujer intendenta socialista de la ciudad y del país, y habló de su alegría de vivir "en esta ciudad que ha elegido el camino de la solidaridad, de la participación, de la inclusión, del consenso, que ha elegido continuar con 20 años de políticas públicas que son una marca en el país, en esta ciudad que se transforma para mejor”. En base a los diarios y agencias informativas.

3


la vanguardia

El país Marcos Novaro, historiador y sociólogo:

Textual Transporte El senador nacional y presidente del Partido Socialista, Rubén Giustiniani, presentó un proyecto de ley para establecer un Sistema Federal de Compensación al transporte público de pasajeros que restituya a todo el país el equilibrio perdido en relación a similares prestadoras de la ciudad de Buenos Aires y del Conurbano Bonaerense. "Queremos crear una herramienta que permita modificar el concepto de distribución del subsidio y, por medio de un Régimen Federal de Compensaciones Complementarias, habilite la interactuación de los Poderes Ejecutivos provinciales y al Comité Federal de Transporte en el diseño de una estrategia de asignación de recursos equitativa y proporcionada, disponiendo el establecimiento de un piso de transferencia del subsidio, para garantizar una justicia distributiva, fijado por la suma que se distribuya por habitante". Según datos oficiales, los micros del área Metropolitana de Buenos Aires reciben en promedio 17 mil pesos por unidad por mes, mientras que en Santa Fe y Córdoba reciben 9 mil pesos. Por pasajero transportado, respectivamente se destinan en promedio 1,44 pesos mensuales, contra 59 y 78 centavos. La entrega del subsidio al transporte automotor de pasajeros (Sistau) profundizó la inequidad de los recursos. El reclamo no es nuevo: desde 2008 en el Congreso Nacional el PS viene exigiendo equidad y una modificación del sistema a través de diferentes proyectos.

«A las alternativas hay que construirlas y poder comunicarlas» Por A.S.

H

ace tiempo definiste al kirchnerismo como "una fuerza profundamente conservadora que quiso cambiar la política, pero no pudo cambiar las políticas". ¿Sigue vigente esa mirada, concluida casi la gestión de Cristina? Por lo menos yo la sostendría, lo que ha pasado en los últimos tiempos más bien ha profundizado esta tendencia: la pretensión de "cambiar la política" es decir la distribución del poder político en favor del gobierno, con la promesa de que una vez que tenga todo el poder, va a cambiar el país, está detrás de esta apuesta del "cristinismo" o kirchnerismo recargado por "profundizar el modelo", dar las batallas culturales y "purificar" su propia coalición poniendo en las listas a los más fanáticos. Y entonces sí, se supone, una vez que Cristina gane "sola", tendremos estado regulatorio de calidad, políticas sociales de calidad, etc. Es una idea que no es sólo del kirchnerismo, en verdad es muy tradicional en la cultura argentina y que privilegia la luha política sobre la calidad de la gestión, se presenta con un discurso y una careta revolucionarios para desacreditar y desestimar cualquier reformismo como algo meramente distractivo, algo menor, esta matriz política es la que nos dice que de la gestión se ocupan los técnicos, los políticos en serio son los que luchan por hacerse del poder y conservarlo. Y en parte es cierto, sólo que en las democracias que funcionan las instituciones y la sociedad obligan a los políticos a hacer eso que está en su naturaleza, luchar por el poder, brindando buenas

políticas, es decir, la política se hace a través de las políticas, no como si fueran dos cosas separadas, no como sucede en momentos revolucionarios, en que la gestión no importa porque hay que ganar la guerra civil. Nosotros no vivimos un momento revoucionario, ni mucho menos una guerra civil, pero igualmente esa articulación entre política y políticas, aunque existe, está muy devaluada, el standard de exigencia mínima es más bien bajo, y si se tiene un buen relato sobre lo bueno que va a estar todo cuando el gobierno de turno liquide a sus enemigos con ayuda de los votantes, alcanza. Los Kirchner extremaron este rasgo de la política argentina, lo usaron como el motor de todo su comportamiento, y lo presentaron como un modo virtuoso porque permitía "rehabilitar la política frente a la economía", una enorme mentira, encontraron para esa operación una cantera en lo que se llama habitualmente "setentismo", que se caracterizó también por promover una ética y estética revolucionarias extremadamente estériles y destructivas porque supuso el total desprecio por cualquier posibilidad institucional, reformista, de acción política. ¿Qué queda del peronismo en el kirchnerismo? Yo creo en verdad que el kirchnerismo es muy fiel a la más original tradición peronista, la de Perón y Evita, que era también un populismo radicalizado como el que esta gente ha terminado por abrazar tras la crisis con el campo, era, igual que es el kirchnerismo hoy, antiliberal, antiplura-

4

lista, un movimiento en suma que puede, sin ofender, ser considerado tanto un comunismo de derecha como un fascismo de izquierda, un híbrido bien criollo de esta clase de fenómenos totalitarios que campearon por distintos lugares del mundo entre los años 30 y 50 del siglo pasado, que surgió también en Argentina y que en nuestro caso sobrevivió largas décadas porque mutó varias veces en medio de una fenomenal y muy prolongada crisis política que incluyó varios golpes de estado, sublevaciones sociales, represiones, y la frustración de sucesivos intentos de salida. Hasta que el peronismo, un poco a pesar de él, se empezó a democratizar en los 80. El kirchnerismo, recordemos, recogió esta democratización en lo que tenía de ventaja para el jefe, porque le proveía una legitimidad indiscutida mientras pudiera ganar elecciones y asegurarle a los seguidores un acceso a los recursos del estado. Pero a la vez desmintió y refutó las tesis en que se asentaba esa democratización y que habían puesto trabajosamente en pie los renovadores: mientras los peronistas de los 80 y 90 aceptaban que ellos e incluso el propio Perón también habían cometido errores y que todo lo malo que le había pasado al país desde que emergiera el peronismo no era sólo fruto de la maldad de la

"reacción oligárquica", sino que era un resultado más complejo y difícil de entender, de los desencuentros y excesos de unos y otros, de su parte, los excesos del populismo y el hegemonismo fruto de su identificación con el pueblo y la nación toda. ¿El kirchnerismo no tiene esa mirada? El kirchnerismo ignoró todo esto, peor, lo descartó como fruto de una "derrota" iniciada en los 70 y prolongada con la democratización, la aceptación del liberalismo político y del pluralismo habían sido parte de la "rendición del pueblo y sus luchadores", por eso el regreso al setentismo es tan importante para esta gente, no simplemente por un deseo estét ico de presentarse como lo que no son, revolucionarios idealistas, sino porque les permitía recoger lo que había de originalmente peronista y sobre todo evitista en la juvent ud montonera, la idea populista radical de que el pueblo podía unirse en torno a sus representantes si ellos eran capaces de reunir del otro lado a todos sus enemigos, la vieja idea del "campo popular" trascendiendo toda mediación u obstáculo institucional. Por eso, hoy la "profundización del modelo" es incompatible con tolerar ya no un equilibrio republicano entre los poderes o la competencia

Nacido en Buenos Aires en 1965, sociólogo e historiador, dirige el Programa de Historia Política del Instituto de Investigaciones Gino Germani de la UBA y el Centro de Investigaciones Políticas. Autor de varios trabajos, entre ellos: Historia de la Argentina 1955-2010 (Siglo XXI), La Historia Reciente. Ensayos sobre la experiencia democrática argentina (Edhasa) y La Dictadura militar 1976-1983 (Paidós, ambos en colaboración con Vicente Palermo). El derrumbe político en el ocaso de la convertibilidad (Norma).


agosto 2011

El país El historiador y sociólogo Marcos Novaro analiza los escenarios actuales en esta entrevista con La Vanguardia. Asegura que la candidatura de Hermes Binner por el Frente Amplio Progresista muestra que la Argentina está madura para un salto de calidad en su vida política y partidaria. Analiza el discurso y la práctica del kirchnerismo y disecciona su desprecio por cualquier posibilidad institucional, reformista, de acción política, y sin concesiones a la crítica, cuestiona la estrategia "por derecha" de Alfonsín. Los desafíos y perspectivas del naciente Frente Amplio Progresista también formaron parte del análisis del especialista. plural por el acceso al poder, incluso una minima autonomía del Partido Justicialista o incluso de quien hasta aquí ha sido el principal sostén interno del kirchnerismo, el sindicalismo de la CGT. Ni el PJ ni la CGT pueden ser reconocidos como actores autónomos legítimos por estos peronistas kirchneristas. A la corta o a la larga iba a haber un divorcio entre los intereses y fines de unos y otros, este divorcio ya estaba en algna medida insinuado cuando Néstor Kirchner vivía y despreciaba cualquier camino que supusiera reinstitucionalizar el partido, a diferencia de Menem, se negaba a permitir siquiera se reuniera la mesa de gobernadores o a hacer internas, ocupó la jefatura del partido para desactivarlo y desarmar cualquier resistencia interna. Hoy eso es mucho más marcado porque Cristina Kirchner y quienes la rodean son más decididos en este sentido, y porque creen que ha llegado la oportunidad de llevar las cosas hasta el final, son auténticos evitistas contra la burocratización del partido y la corporación sindical. Por eso, hay kirchneristas de izquierda y de derecha, los hay stalinistas o nacionalistas, no hay kirchneristas liberales. Hay un libro maravilloso que escibió Loris Zanatta recientemente, Eva Perón una biografía política, lo sacó Sudamericana hace pocos meses, si ustedes leen allí la verdadera historia política de Eva Perón verán los antecedentes de lo que estamos viviendo. ¿Qué chances le ves y qué dificultades crees que encontrará el Frente Amplio Progresista para consolidarse como fuerza alternativa? Me parece que el FAP es, o al menos puede ser, innovador en varios aspectos. Es ante todo un frente de partidos que se reconocen y valoran mutuamente, no que se consideran restos de crisis o errores pasados, a corto o mediano plazo prescindibles porque serán fagocitados o innecesarios ya para los circunstanciales socios, esto fue la Alianza, un entendimiento entre actores que mutuamente se despreciaban, y si se necesitaban circunstancialmente era por las urgencias de la coyuntura, o la debilidad de

cada fuerza, que era vista como transitoria. En segundo lugar, el FAP nace con líderes que tienen vocación institucional, es decir, entienden mejor que Alvarez, Meijide o Carrió el equilibrio que tiene que hacer un líder que funda algo nuevo entre imponer su autoridad, asegurar un rumbo y una cierta unidad, y apuntar a hacerla innecesaria, institucionalizándola. Como decía Perón, "sólo la organización vence al tiempo", claro que él no le hizo el suficiente caso a su propia sentencia. En cuanto a la candidatura, creo que puede ser también el "momento" de Binner, él puede a la vez representar la capacidad de gobierno que dice tener Duhalde, y la vocación republicana que dice tener Alfonsín, sin ninguno de los vicios y defectos que tienen ambos, en esos y otros aspectos. Y puede por sobre todas las cosas mostrar que hay otro camino para hacer cambios, que el reformismo progresista y democrático es una vía más productiva, más constructiva y a la larga más rendidora que el populismo radicalizado. Ahora, Binner y el FAP tienen por delante un enorme desafío, y es trascender sus propias fronteras, no sólo territoriales, sino sociales y culturales. Tienen que poder hablarle a los peronistas y a los independientes de centro e incluso de centroderecha. Si se encasillan en un electorado de centroizquierda, que está ya muy disputado, y encima, es cuantitativamente mucho menos extenso de lo que se cree, el crecimiento será más lento. Que éste sea el "momento" para el FAP y para un liderazgo como el de Binner significa que la Argentina está madura para un salto de calidad de la vida política y partidaria, significa que es un país que se está en-

«Me parece que el FAP es, ante todo, un frente de partidos que se reconocen y valoran mutuamente, a diferencia de la Alianza, que fue un entendimiento entre actores que se despreciaban pero se necesitaban».

riqueciendo casi sin esfuerzo pero que si no sabe aprovechar esta oport unidad va a seguir siendo precario, violento, poco democrático, injusto, inestable, y todo esto significa que ya no están presentes las restricciones que hacían imprescindible que estuviera el peronismo, porque sólo él podía gobernar el enorme berenjenal sin recursos que era este país, hoy, si pudo gobernar Cristina con Moyano y Moreno, no es que cualquiera puede gobernar, pero hay alternativas, hay que construirlas y poder comunicarlas. El radicalismo no tiene un solo gobernador "leal" pero cuenta con una estructura en todo el país. ¿Le quita o le suma la estrategia "por derecha" de Alfonsín? Ricardo Alfonsín no sólo tiene una estrategia por derecha, también conserva un rostro progresista, él cree que puede hacer las dos cosas, aliarse con De Narváez y event ualmente con Duhalde y Macri, para juntar votos peronistas y de centroderecha, y retomar el proyecto de su padre de hacer de la UCR la socialdemocracia argentina, por eso considera que una vez que él se haga del todo del radicalismo, el PS y el GEN y demás no tendrán ya razón de ser. Es como lo que decía antes que pasó con la Alianza, si Alfonsín pensaba en su alianza con el PS y el GEN no era en términos de un futuro una cooperación entre partidos, sino para absorberles sus valores y votos, y descartar el resto por el camino. Ahora bien, esta mentalidad, en cabeza de este Alfonsín y él en cabeza de este radicalismo es como una turbina de avión en la carrocería de un fitito, no puede llevar más que a estrolarse contra un pino, porque lo cierto es que este Alfonsín se parece más a su tocayo Balbín que a su padre, es un guitarrero con muy poco carisma y atractivo, y su partido es una estructura muy poco eficaz para la movilización electoral, porque los que podían ganar elecciones locales se le han ido con el gobierno, y si Cobos podía tal vez hacerlos volver, Alfonsín no es capaz de hacerlo. Creo que va a ser muy difícil que esa estructura se movilice eficazmente en estas elecciones, hay

5

que ver Córdoba, pero en el resto del país es poco lo que garantiza. Ahora bien, esto no significa que el radicalismo no vaya a tener peso electoral, ni mucho menos desaparecer, la tesis de su extinción ya se ha planteado varias veces y es como con el peronismo, renacen de sus cenizas. La gran pregunta que hay que hacerse es si a las terceras fuerzas les conviene apostar a hacer alianzas con pedazos de esos grandes partidos, o hay que tratar de que recuperen su unidad, yo me inclino a pensar en que conviene lo segundo, por eso que Alfonsín logre recomponer la unidad de su partido es muy importante y en la medida de lo posible habría que ayudarlo. También creo que sea lo que sea que resulte de las internas del 14 de agosto y de la primera vuelta electoral, tener una estrategia de cooperación con la UCR es fundamental. No creo que a ellos les vaya muy bien, su idea de abalanzarse sobre los votos que juntó Macri en la ciudad de Buenos Aires revela desesperación y torpeza, es como su alianza con De Narváez, que no es ya el 2009, porque ya defraudó a sus votantes, con sus idas y vueltas para ser presidente, sus peleas con Solá, con Duhalde, con Macri, así no se consigue votos de esos sectores, no se gana confianza aliándose con gente que ya defraudó, y que recogió a todos los heridos de la interna del PJ que seguramente van a volver con Cristina en cuanto puedan, y la gente lo sabe. Me parece que es mucho más importante crear confianza con comportamientos consistentes, previsibles, que conseguir un circunstancial aliado peronista. Pero bueno, Alfonsín optó por esto. Como sea que le vaya, creo que lo importante es que el FAP tiene que tener una propuesta que hacerle a esos sectores, no esa idea de que uno se baja si sale segundo el otro, que nadie va a cumplir, y lo saben muy bien, sino una idea de acuerdo político para la segunda vuelta, pensando en las políticas mínimas que el futuro gobierno se tiene que comprometer a hacer, sea quien sea el que lo encabece.

Textual Glaciares "Se habla mucho de la responsabilidad social empresaria. ¿Cuál es la que tiene un CEO de las corporaciones mineras, que le puede dar lo mismo mirar en el cine una película como Avatar que escuchar el reclamo de los mapuches, porque un ducto invade los cementerios, sus cementerios! Acá se han dado muchas cifras, se gastan millones de litros por día, es poco. Los viñateros vinieron a hablar con nosotros. Los productores agropecuarios nos decían que esos mismos litros que sirven para estas mineras son los litros que le sacan para sus emprendimientos productivos en estas provincias. Por eso, creo que hoy damos un paso. Espero que podamos sancionar la ley más protectiva, espero que podamos dar un paso real para que después incorporemos en la agenda del Congreso el debate de la discusión de los megaemprendimientos mineros a cielo abierto, de las características vigentes actuales de los 90 que significa el modelo de saqueo y de depredación ambiental. Quiero terminar con una canción. Con esto, no quiero parecer sent imental, pero es concreto y contundente. Es una canción de La Vela Puerca, que se llama “Potosí", y que dice: Ahora ya no sale nada (hablando de la mina), sólo escucho la explosión que revienta las entrañas, ya cumplida la ambición, esa voz no está tan lejos, que llora necesidad, caminando en laberinto, sigue pidiendo igualdad.". (Intervención del senador Rubén Giustiniani en el tratamiento de la Ley de protección de glaciares y ambiente periglacial)


la vanguardia

Breves LocroenTucumán

Con motivo de un nuevo aniversario de la Independencia Nacional, el Partido Socialista realizó su 34º "locro patrio" con la visita del senador nacional y presidente del socialismo en el orden nacional, Rubén Giustiniani. El acto, que se llevó a cabo en el Club Estudiantes y al que asistieron mas de 700 personas, tuvo como oradores a Oscar Gramajo (presidente del Socialismo en Tucumán y candidato a concejal), Rodolfo Burgos (presidente del MP3 y candidato a legislador), Rodolfo Succar, José Cano (senador nacional y candidato a gobernador) y a Giustiniani. "El locro que el socialismo realiza de manera ininterrumpida desde el año 1977, es un homenaje a los hombres y mujeres que el 9 de julio de 1816 nos legaron la Independencia Nacional y un llamamiento a la unidad de los sectores populares en defensa de la democracia, la libertad, la igualdad y la solidaridad", resaltaron los opositores. Agregaron que "estos valores: independencia, democracia, libertad y solidaridad, en Tucumán están asfixiados bajo la hegemonía y autoritarismo alperovista”.

El país El Frente Amplio Progresista lanzó su fórmula presidencial integrada por Hermes Binner y Norma Morandini, en un acto realizado en el Complejo La Plaza, de la ciudad de Buenos Aires. Previamente las fuerzas políticas que integran el naciente Frente, suscribieron el acta fundacional de la nueva propuesta política. Lo hicieron en representación de cada una de esas fuerzas Claudio Lozano (Buenos Aires para Todos); Humberto Tumini (Movimiento Libres del Sur); Víctor De Gennaro (Corriente Nacional por la Unidad Popular); Luis Juez (Frente Cívico); Margarita Stolbizer (GEN), y el propio Binner (Partido Socialista). El Manifiesto Fundacional del Frente Amplio Progresista expresa los fundamentos, el diagnóstico y los valores que sustentan la propuesta política que comenzó a crecer de manera exponencial. Aqui se reproducen los párrafos principales de esa declaración firmada por los referentes del FAP el pasado 28 de junio.

E

n el mes de junio de 2011, a poco más de un año de haber conmemorado el Bicentenario de la Patria y próximos a celebrar los doscientos años de la creación de nuestra Bandera Nacional, se constit uye el Frente Amplio Progresista. Tenemos la firme convicción de que la capacidad creativa de nuestro pueblo, sus historias de lucha y de esperanza, y su valor para reponerse de profundas crisis, son una valiosa experiencia colectiva para iniciar la construcción de un nuevo Proyecto de Nación. La nación es territorio, es colectividad, es institucionalidad y es proyecto común en la diversidad. Contiene una multiplicidad de sentidos, pero articula sus energías alrededor de una palabra –”nosotros”– que significa también una comunidad. Sólo un derrotero común, con diferencias pero sin antinomias, nos permitirá hacer de la historia una memoria y del futuro una voluntad concertada capaz de asegurar nuestra realización y felicidad, así como la vida y las oport unidades de las nuevas generaciones. Es la participación en todas sus formas y modos lo que garantizará a los argentinos un destino común. El Frente Amplio Progresista entiende que sólo un movimiento nacional basado en la participación efectiva de los argentinos, en la creación de ámbitos de debate y de consenso,

en la promoción de nuevas jadores, y que han pues- que su trayectoria no esté prácticas políticas, pue- to en cuestión las viejas reñida con esa voluntad. de dar lugar a un cambio identidades políticas. Esas La nuestra no es una amplisustancial en la relación identidades que nutrieron tud ocasional: está basada entre gobierno y sociedad, la historia de la Argentina en un programa. a un mejor ejercicio de la y que actualmente exhiben Nuestro Frente es Prorepresentación política y, notorias dificultades para gresista porque propone en definitiva, a un verda- comprender e intervenir construir un proyecto codero protagonismo de los en el mundo de hoy. lectivo de Nación recreanciudadanos. El Frente Amplio Progre- do el compromiso entre Para esto el Frente Am- sista no es una asociación ética y política. El objetivo plio Progresista viene a circunstancial para res- es la calidad institucional asumir el compromiso ponder a una coyuntura y el pleno ejercicio de los de promover una nueva electoral. El Frente Amplio derechos humanos en un cultura política y social. Progresista tiene la voca- contexto de verdad, memoRechazamos la definición ción de const it uirse en ria y justicia; el camino, la conservadora de la política una herramienta efectiva inclusión social con acceso como simple gestión de de buen gobierno para la universal a la educación y intereses preexistentes. Argentina y con real com- a la salud, la redistribución Proponemos, en cambio, petencia para implemen- económica, la defensa de reformular esos intereses y tarla. los derechos de los trabareorientarlos en función de Es necesario reconstruir jadores, y la plena vigencia un progreso decidido de la el vínculo entre política y de la libertad y de la demoigualdad social y económi- sociedad desde perspecti- cracia sindical. ca y de un incremento de la vas nuevas y plurales. En El progresismo sig ue participación popular. un mundo que cambia sin proponiendo hoy, tal como L a gran dimensión y cesar, las pesadas estructu- lo planteó el Diálogo Arcomplejidad de la agenda ras de los grandes partidos gentino, la reforma polítiprogresista para la Argen- les impiden adaptarse y ca necesaria para mejorar tina de hoy requiere de responder como es debido nuestra democracia. El la construcción de instru- a las demandas sociales. El progresismo recupera asimentos de organización Frente Amplio Progresis- mismo las bases esenciales igualmente abarcadores ta ofrece una alternativa planteadas por la Univery complejos, capaces de solidaria, participativa y sidad Pública Argentina, adaptarse al permanente transparente para promo- para insistir en la necesicrecimiento de la diversi- ver cambio cultural que dad de una reforma econódad de las sociedades con- se sustente de verdad, y mica tan profunda como temporáneas. Esta tarea no por simple retórica, en lo exija la construcción de nacional impostergable las múltiples capacidades una sociedad justa. reconoce antecedentes im- creativas y realizadoras del Para el progresismo es portantes en los gobiernos pueblo argentino. urgente intervenir, sensiprogresistas de la ciudad Nuestro Frente es Am- bilizar y movilizar en torno de Rosario, durante los plio porque aspira a in- al vínculo estrecho que últimos veinte años, y de tegrar f uerzas políticas existe entre ambiente sano la provincia de Santa Fe y sociales sin otro límite y calidad de vida. Luchar desde 2007. Los encuentra que su voluntad explícita contra la pobreza también también en la vocación de de aceptar nuestras bases es crear contextos más salucompañeras y compañe- programáticas, y siempre dables y paisajes urbanos y ros que participan rurales donde la vida de este Frente, que se fortalezca y sea po«La amplitud de este han trabajado en la sible convivir. Ello Frente no es ocasional creación de nuesupone una defensa vas organizaciones firme y responsable porque está basada en un sociales y de trabade nuestros recursos programa y en trayectorias

6

que no están reñidas con esas bases.»


agosto 2011

El país

Manifiesto fundacional del Frente Amplio Progresista

Un horizonte con dos valores inseparables: libertad e igualdad

naturales, la recuperación de la capacidad de decisión sobre los mismos, así como un llamado a construir un Plan Ambiental Participativo que pueda traducirse en una política pública de largo aliento. El escenario internacional, con una gran cantidad de acontecimientos novedosos en la economía, en las finanzas, en las comunicaciones, en los conflictos y en el reordenamiento de los actores centrales, sigue mostrando un mundo incierto, con una pobreza creciente y cada vez más inseguro. No obstante, la crisis que afecta a los centros del capitalismo mundial es una excelente oportunidad para redefinir los vínculos entre América Latina y el mundo y para hacer, desde nuestra región, que el orden internacional progrese en el sentido de la paz y de la solidaridad. Para el Frente Amplio Progresista es urgente adoptar una perspectiva estratégica de inserción internacional basada en una efectiva cooperación mutua con Brasil en el contexto del Mercosur, en la profundización de la regionalización y en una amplia multilateralidad económica, política e institucional. A casi tres décadas de recuperada la institucionalidad democrática en la Argentina, sus valores no están en discusión. Sin embargo, nuestra democracia política presenta toda-

«Nuestro Frente es Progresista porque propone la calidad institucional y el pleno ejercicio de los derechos humanos, con acceso universal, redistribución económica y plena vigencia de la libertad y de la democracia sindical».

vía grandes limitaciones. En la Argentina de los últimos años se han acentuado los rasgos autocráticos que caracterizan al sistema político argentino. Ello es evidente en dos esferas de relaciones: las del poder ejecutivo con el legislativo y el judicial, y las del gobierno nacional con los Estados subnacionales. La ausencia de diálogo entre poderes y el deterioro del federalismo frente al poder central, son dos caras de la misma moneda. Corrupción, falta de transparencia y clientelismo estructural completan este panorama. Otra importante limitación de nuestra democracia política ha sido su incapacidad para transformar el crecimiento económico sostenido de los últimos años en una mejor distribución de la riqueza capaz de revertir la profunda desigualdad que condena a una gran parte de nuestra sociedad a la pobreza y aun a la indigencia. Situación ésta que se demuestra de manera objetiva al constatar que ocho de cada diez mayores cobran apenas el haber mínimo jubilatorio, que la mitad de los niños que nacen en la Argentina son pobres y que la mitad de los pobres son niños. Es cierto que una comparación

«Rechazamos la definición conservadora de la política como simple gestión de intereses preexistentes.»

con lo ocurrido en nuestro país en los años 2001–2002 muestra mejoras sensibles en muchos aspectos. Pero no menos cierto es que esta Argentina está muy lejos de aquélla que queremos y que necesitamos. Seis de cada diez hogares carecen de recursos para llegar a fin de mes; siete de cada diez empresas que integran la cúpula empresarial de la Argentina son extranjeras; y ocho de cada diez jóvenes viven, en la Argentina de hoy, en la precariedad. Estas deudas fundamentales no sólo explican las crisis recurrentes de representación política que sufre nuestra democracia sino que también reafirman, por ello, la necesidad de construir una alternativa para todos aquellos sectores sociales cuyas exigencias y anhelos no son interpretados por las opciones políticas existentes. El horizonte político del Frente Amplio Progresista está dado por la articulación de dos valores inseparables: libertad e igualdad. Cada uno de ellos se desnaturaliza si no contiene al otro. La libertad sin igualdad es la crudeza del mercado; la igualdad sin libertad es des-

7

potismo. Al ser el fundamento de la emancipación de las personas, la libertad y la igualdad son necesarias para construir relaciones verdaderamente humanas en el plano afectivo, cultural, religioso, político y económico. Y ello es irrealizable sin una perspectiva de género que desde el reconocimiento de las diversidades, asegure la equidad en el trato y en las oportunidades. Especial atención se debe prestar a los jóvenes, protagonistas cada vez más relevantes de los discursos políticos pero no de las políticas públicas. Es sobre los jóvenes que recaen con mayor f uerza las consecuencias desastrosas de la exclusión. Por eso valoramos y alentamos la politización y la participación social y política de los jóvenes. Sin embargo, ponemos de manifiesto la falta, y por lo tanto la necesidad imperiosa, de políticas públicas universales con y para la juventud. La historia de los últimos siglos es una historia de avances paulatinos en la consecución de derechos y libertades. Es hora de que esas libertades se enriquezcan con un progreso de la igualdad social que permita convertir

la espera en esperanza y la esperanza en disfrute de un bienestar colectivo real. Nuestra Nación nos presenta un hermoso desafío. Así lo asumimos y así trabajamos y trabajaremos: para que lleguemos a ser una sociedad integrada, estable, justa y segura, capaz de garantizar la inclusión y el desarrollo de éstas y de las próximas generaciones. Lo hacemos aunando lo mejor de la historia política argentina y apelando a la invención del futuro: como acto de identidad, como consecución de los sueños colectivos, como logro de la felicidad que deseamos y que nuestros hijos merecen. Convocamos al diálogo a todas las argentinas y a todos los argentinos para conformar un amplio movimiento nacional con base ética y programática, un movimiento que respetando nuestros valores humanos, morales, espirituales y materiales, nos contenga a todos sin excluir a nadie. Convocamos especialmente a los jóvenes a ser hoy mismo protagonistas en la construcción de esta propuesta de cambio. Convocamos a construir, con el esfuerzo común, una ilusión con el corazón en el presente y la mirada puesta en el futuro. Buenos Aires, República Argentina, 28 de junio de 2011


la vanguardia

Entrevista

"Dignidad es pasar de ser habitante a ser ciudadano" El escritor y académico Daniel Attala compartió horas de conversación con el candidato a la presidencia de la Argentina por el Partido Socialista, Hermes Binner. El fruto es el libro Hermes Binner, el primer gobernador socialista de la Argentina. Diálogos, editado por Losada, en el que aparece el ser humano integral que cobija al militante socialista y al hombre político. En estas páginas se reproducen fragmentos de los capítulos VII y VIII, por gentileza del autor con cuya expresa autorización se incluyen en La Vanguardia, y a modo de adelanto de la obra, que ya puede conseguirse en librerías.

Por Daniel Attala*

plato de comida como se puede disponer de un juguete o de una mascota. Dejar de ser pobre tiene que ver con valores, con la inserción en una sociedad. Esa es la gran diferencia entre nuestra concepción y una visión puramente economicista del ser humano como la del neoliberalismo, por ejemplo. Una mesa no se compra con valores, se compra con plata. Sí, pero el bienestar cultural es esencial, porque la mesa se puede hacer con… tablas de cajones de madera. ¿Dónde hacen las tareas los chicos si no tienen una mesa? ¿Dónde guardan el cuaderno si no ven un estante? Nosotros no nos cansamos de recorrer los lugares en los que vive la gente. Hemos trabajado durante años en dispensarios, centros de salud, vecinales, atendiendo, constatando las carencias, yendo a los hogares por una demanda de salud, y sé lo que digo, sé lo que significa la pobreza cultural tanto como sé de la otra. En general a uno le abren la puerta y puede entrar. Y bueno, puede ver todo esto. Ver, por ejemplo, que hay gente que duerme sin sábanas… Uno está acostumbrado a dormir con sábana, ¿verdad? Bueno, hay muchísima gente que ha dejado de ver en la sábana un valor. No sé si me explico. Evidentemente no me refiero a los casos en los que esto es así por una absoluta falta de medios. Y menciono estas carencias a título de ejemplo; podría buscar otras. Esas cosas se saben cuando uno ha tenido sábana o mesa. Pero cuando la pobreza lleva cincuenta años, el olvido ya hizo su trabajo. ¿A esto se refiere cuando dice que es un problema cultural y no solamente económico? ¿A una interrupción de la transmisión de los valores, a un quiebre histórico de la memoria de los derechos y de las tradiciones? Bueno, también es un problema económico, no hay duda. Es económico y es cult ural y es histórico. Pero a ver… Yo digo, el costo de vida… Comprar un televisor, por ejemplo. Un televisor se puede comprar en cincuenta cuotas sin intereses. Y cuesta más o menos lo mismo ahora que hace un año, mientras que en el rubro de alimentos y bebidas, donde

H

ay dos grandes debilidades en nuestra sociedad. Primero el índice de pobreza; no es dibujándolo como se encuentra una solución a esa realidad sombría: la pobreza está. Pobreza que en algún momento termina por frenar todo desarrollo y que tiene su característica fundamental en la desigualdad. Yo me acuerdo de mis abuelos, de cómo vivían, con una austeridad extraordinaria y sin embargo bien, contentos. Se trataba de gente humilde, de condición humilde pero fortalecida en su hábitat, en su familia, con un proyecto estable de vida. Hoy el éxito corre por otro lado: más esto, más aquello, más lo otro. En general, en la conciencia de la gente ha ganado la idea de que triunfar es tener más, no ser más. A este problema no se le puede encontrar una solución si no es a partir de una escala de valores diferente. Sin embargo las cifras del gobierno nacional dicen que… Sí, que cada vez hay menos pobres. Lo que pasa es que acá hay dos mediciones. Una da niveles extraordinariamente buenos y que surge del ingreso per cápita. La otra, que no se quiere ver porque mide la desigualdad social, es el llamado “coeficiente de Gini”. Y hoy el coeficiente de Gini demuestra que la Argentina es el país más desigual de América Latina. Y en la desigualdad está la confrontación y también nuestra pobreza cultural, que nadie mide. Ser pobre no es ganar diez centavos menos de lo que dice el INDEC; tampoco dejar de ser pobre es ganar diez centavos más. Pobre es otra cosa. La pobreza la describe la Iglesia Católica con una crudeza y perspicacia extraordinaria: niños que viven en un hogar donde no tienen una mesa y por lo tanto no se sientan para comer, donde no festejan el cumpleaños de los hijos, donde no saben si por la noche van a dormir en casa de sus abuelos, en lo de un amigo o en cualquier otro lado, o siquiera si van a dormir. Por no hablar de aquellos chicos que nunca vieron a nadie de su familia trabajar. Lo que significa que dejar de ser pobre no es disponer de un

8

se satisfacen las necesidades básicas, el aumento es diario y sostenido. Entonces claro, la gente advierte que le resulta muy fácil comprar un televisor. Le basta con adelantar hoy la primera de esas cincuenta o sesenta cuotas, que no le modifican en casi nada su ingreso familiar, y ya el tiempo proveerá. ¿Por qué? Porque con el dinero de esa cuota a lo mejor ni llega a la comida del día. ¿Resultado? Una pérdida de la noción del valor o importancia relativa de las cosas, o si se prefiere, de los valores implícitos en el acceso a una o a otra. Usted va a un rancho y puede ver DirecTV. Y me parece bárbaro, tienen todo el derecho del mundo a comprar eso, con conexión satelital para ver y programar su función de entretenimiento. Pero ¿por qué hoy eso es mucho más barato que pagar la comida? En un contexto, además, de gran producción de comida, porque en Argentina hay un exceso de comida en relación con nuestras necesidades. Resulta evidente que si no hay armonía entre los derechos de la gente y la realidad económica –y es ese desajuste el que está en la base del problema cultural–, la profundización de la brecha social entre ricos y pobres que mide el coeficiente de Gini es un hecho inexorable. ¿Y cuándo le parece que se empieza a perder esa noción del valor de las cosas? Con la explosión de la oferta que caracteriza a la sociedad de consumo. Hoy el mercado ofrece permanentemente cosas entre las que algunas son alcanzables y otras no. ¿Cuántos artefactos se ven en las vidrieras que son inaccesibles para la mayoría? Hay unos pocos que los alcanza. Por eso están, ¿verdad?, de lo contrario no se pondrían en venta. Y esa oferta, con su abanico de precios, genera casi automáticamente la separación entre aquel que “lo tiene” y aquel que “desearía pero no lo tiene”. Mientras que por otro lado hay otros que “ni sueñan con tenerlo”. La enorme diferencia en la capacidad adquisitiva, sea de una heladera con freezer, de un televisor de plasma o de un BMW, genera siempre estas diferencias sociales. Están los que “tienen” y los que “aspiran a tener


agosto 2011 pero no pueden”. Pero hay otros valores que hacen al bienestar de la gente y que no pasan por la posesión de un auto o de un lavarropas de alta gama. El bienestar pasa por… Diría que ni siquiera pasa por la satisfacción de la necesidad de alimentarse correctamente, de tener educación, salud, vivienda o trabajo. El bienestar pasa por una convivencia, por una afectación de nuestra vida a los valores de nuestro grupo familiar, de la sociedad donde vivimos, de nuestro barrio, nuestro sindicato, nuestra parroquia, nuestra vecinal o nuestro club. Entonces hay una serie de disvalores que disparan y tensan la sociedad hacia cosas inalcanzables. Que en un país con un territorio enorme como el de Argentina, en el que el alimento sobreabunda y la energía no falta, donde hay universidades y capacidad de trabajo y de innovación, ¡no puedan convivir cuarenta millones de habitantes…! Para que en un espacio tan amplio como este, donde producimos para darle de comer a cientos de millones de personas –digo, por poner una cifra–, no puedan convivir cuarenta millones, evidentemente tiene que haber algo que no logramos reconocer como el elemento fundamental que nos integra a todos, un elemento que funcione, digamos, como el sol de la escultura de Rosas que está en el “oratorio multicredos” del Clemente Álvarez. Un sol, quiero decir, que reúna a las religiones más allá de las diferencias. ”Porque en todos los países hay diversas luchas, diversas creencias y diversos intereses, pero en el nuestro cada uno encara su lucha excluyendo al resto e incluso contra el resto. Y entonces están los que se salvan y los que no se salvan, están los elegidos y los condenados, cada uno en un país distinto. Porque tampoco hay una idea de Nación, una idea de hacia dónde queremos ir como sociedad, sino una gran disgregación en la que divergimos del foco en vez de seguir reunidos y con un rumbo común. Quiero decir un rumbo que deje de lado ciertas diferencias. Uno será más alto, otro más bajo, uno será más joven y otro más viejo, uno será de un sexo o de otro, en fin, pero tiene que haber algo que nos una… Porque muchas de estas cosas nosotros no las elegimos. Pero en cambio podemos deliberar acerca de la sociedad en la que queremos vivir. Es por eso que los caminos están siempre vinculados a la participación. Los grandes hechos históricos de la Argentina se produjeron participando. ¿Qué motivos hay para creer que el toque de un hada madrina va a cambiar la realidad? La realidad se cambia con los pobres luchando contra su pobreza, no con los pobres esperando en la casa que le golpeen la puerta y le traigan un plato de comida y un par de botines. Si no logramos movilizar al que tiene el problema, se nos escapa el principio de la solución del problema. Nosotros lo hemos visto en las crisis. Yo recuerdo muy bien lo que pasó a finales del 2001. Una crisis muy profun¬da. De un día para el otro la gente se quedó sin dinero, y la gente que no tenía dinero y tenía tarjeta, iba a comprar con tarjeta pero había un cartelito que decía: ‘No se aceptan tarjetas’. De un día para otro no hubo circulante ni siquiera

«Si no hay armonía entre

Es necesaria, por supuesto. Tampoco creo en la democracia corporativa, con la que muchas veces se mezcla todo esto. Los sindicalistas quieren tener bancas en el Congreso, los empre¬sarios quieren tener bancas, la gente del campo quiere tener bancas. ¡Los profesionales quieren tener bancas! Es una crítica que se suele hacer al peronismo, su inclinación por ciertas prácticas corporativas. Indudablemente. Pero también sin ser peronistas muchos sustentan hoy estas ideas. Así pasó con la resolución 125. “¿Cuántos diputados que defiendan al campo podemos lograr?”, se preguntaban. Y algunos todavía se lo preguntan. Nosotros llegamos por ejemplo a escuchar: “Vamos a promover que se voten las listas de los partidos que más diputados del sector agrario lleven”. Digo, ¿qué tiene que ver esto con la defensa de los intereses superiores de la nación? Esas corporaciones defienden sus propios intereses y a ellos subordinan el interés general. Buscan legitimar pretensiones sectoriales a través de la representación parlamentaria más allá de los partidos de que se han servido para obtenerla. Yo creo, insisto, que el salto de calidad de la democracia viene y vendrá de la participación de la gente en todos los órdenes de la vida social. Hace un momento dijo que los grandes hechos históricos de la Argentina se produjeron participando. ¿Dónde ve usted eso precisamente? A lo largo de toda nuestra historia. Los hechos trascendentes que se dieron en el país no se produjeron con la gente enganchada a la televisión, se produjeron con la gente en la calle. Al viejo dicho que decía que “la Patria se hizo a caballo”, yo le agregaría este: “la patria se hizo en la calle”. ¿Por ejemplo? Todos los acontecimientos históricos. El 25 de mayo, el 9 de julio, el ’45, la revolución del ’80 mucho antes. La gente en la calle, la gente participando por sus derechos. Colonia La Esperanza no nació por gracia de la distribución estatal de tierras; no fue la colonización “oficial” de que hablaba Estanis¬lao Zeballos. Nació porque hubo un proyecto de colonización, con unidades productivas, pequeñas empresas familiares que fueron el motor de los resultados que conocemos. Las dictaduras por las que pasó Argentina no se hubieran ido si no era por la participación. Y hoy la preservación de la democracia tiene que ver precisamente con esta memoria de que la gente es capaz de salir a la calle a defenderla. No bien esto se olvide, chau democracia. Y sin embargo los cortes en la institucionalidad democrática existieron. La participación no impidió la llegada

los derechos de la gente y la realidad económica –y ese desajuste está en la base del problema cultural–, la profundización de la brecha social entre ricos y pobres es un hecho inexorable». para afrontar los gastos de alimentación. Se produjeron asaltos a supermercados, represión, muertes… Algunos pretenden que todo aquello quedó atrás. No quedó atrás, qué va a quedar atrás. El problema de fondo subsiste. Nada hace suponer que aquellos hechos no volverán a ocurrir. Y la solución, ¿por dónde pasa? Y bueno, pasa por encontrar un rumbo que integre a aquel que tiene el problema. Mientras que aquellos que padecen el problema no participen en su solución, no hay solución sino chapuza. La confianza que tenía el viejo marxismo y el viejo socialismo, en que la propia situación del pobre le dictaba lo que había que hacer… Un concepto profundamente idealista, en el sentido filosófico de la palabra “idealista”, ¿verdad? Nosotros necesitamos una propuesta que le agregue, a la democracia representativa, la democracia participativa. Democracia no es únicamente votar cada dos años y elegir a María o a Pedro para que me representen. Democracia es otra cosa. Es un sistema perfectible, sin duda; Norberto Bobbio decía que a los males de la democracia se los supera con más democracia. Pero es evidente que la democracia representativa sola no alcanza. Si no, vea lo que pasa hoy en el Parlamento nacional. ¿Cuánta gente se interesa por eso? Que Menem no da quórum y por lo tanto no pueden sesionar los senadores. Que la diputada no tocó el timbre y por lo tanto no se pudieron reunir y se rompió el quórum. Digo, ¿a cuántos les preocupa eso? Hay mucha más gente a la que le preocupa tener trabajo o no perder el que consiguió, mucha más gente que tiene la cabeza en conseguir una escuela para sus hijos, salud para su familia, una vivienda. ¡En medio de la riqueza extraordinaria del país en el que vivimos! La democracia formal no es garantía de nada…

«No elegimos las diferencias entre nosotros. Pero en cambio podemos deliberar acerca de la sociedad en la que queremos vivir. El salto de calidad de la democracia viene y vendrá de la participación de la gente en todos los órdenes de la vida social». 9

Nacido en Gálvez (Santa Fe), en 1965. Hizo estudios de abogacía y filosofía. Se doctoró en Filosofía por la Universidad Pompeu Fabra (España), y más tarde también en literatura, en la Universidad de Grenoble (Francia). En la Argentina enseñó filosofía en la universidad y fue becario de CONICET. Actualmente es profesor titular de Literatura hispanoamericana en la Universidad de Bretaña Sur (Francia). Publicó dos libros de ficción: La sonrisa del comerciante y Las violetas de Attis (Beatriz Viterbo, Rosario), y dos de ensayo (Impensador Mucho. Ensayos sobre Macedonio Fernández, Corregidor; y Macedonio Fernández lector del Quijote, en Buenos Aires, Paradiso).

periódica de grupos de fuerza que la interrumpieron. Porque la participación no fue suficiente. No bastó, no basta la democracia representativa para solucionar los problemas. También en democracia se enajenaron bienes nacionales perjudicando a nuestra nación. También en democracia se puso en práctica una política nociva como fue el neoliberalismo del Consenso de Washington. “Achicar el Estado es agrandar la Nación”. ¡Mentira! Lo único que se logra con ese Estado mínimo es despojar al país y a la sociedad de sus riquezas. Para transferirlas, por lo general, a un puñado de grupos poderosos. No, el Estado es un factor fundamental, él tiene que morigerar las diferencias sociales: hacer más escuelas, más hospitales, más viviendas. Tiene que ser un factor desequilibrante ante la crudeza del mercado. Tiene que redistribuir lo acumulado a costa de bienes intangibles como el derecho a la salud, a la vivienda, a la educación, valores por los que el mercado por sí solo no se preocupa y que deben ser restituidos. ¿Y dónde ubica a la participación? En el tercer lugar de una trilogía que supere el binomio Mercado-Estado: la Sociedad Civil. En la medida en que la Sociedad Civil puede dialogar con el Estado y con el Mercado, hay esperanza en la mejora de nuestra sociedad. Que tampoco es automática, no se puede producir de un día para el otro. La única forma de aprender a participar es participando. En los centros de estudiantes, en los sindicatos, en las cooperadoras, en las vecinales, en los clubes, en las instituciones empresariales. Participando. Y este es el otro gran déficit de Argentina. Uno era la pobreza,


Entrevista

la vanguardia como decíamos hace un momento. El otro es la institucionalidad. Y nosotros necesitamos fortalecer las instituciones. Públicas y privadas, ambas. Con procesos democráticos. Con tareas de renovación que impidan a los grupos de poder perpetuarse en su gobierno. Con reglas claras. Por ejemplo los sindicatos. Por ejemplo los sindicatos. Pero también, por ejemplo, las organizaciones empresariales. El problema es el mismo. Donde se mezclan muchos intereses, sin duda. Intereses que se suelen revestir de un color político. Color que no debe hacernos olvidar que encubre intereses económicos… ¿Es posible democratizar los sindicatos que todavía no lo han hecho? ¿Aguanta en Argentina un gobierno que tenga la intención de producir una reforma en este sentido? Depende de cómo lo haga. Si lo hace por decreto, no, no puede. Si lo hace con la participación, se puede. Porque es también del seno de la institución de donde tiene que salir la idea de democratizar esa institución. Debe obviamente respetar las reglas comunes, es decir la Constitución y las leyes; pero después están los estatutos de cada una de esas instituciones, sus fines, etcétera. Y siempre el principio implícito de que la presencia de uno no lesione la del otro, la pluralidad. En este sentido no se comprende por ejemplo que no se reconozca a la Central de Trabajadores de la Argentina. No se entiende que a la CTA, reuniendo las condiciones para ser una central de los trabajadores y habiendo sido reconocida por la Organización Internacional del Trabajo, todavía no se la haya reconocido. (...) Las raíces del socialismo en el que usted viene trabajando desde hace más de treinta años no remontan hasta la época de Juan B. Justo sino un poco más cerca, tan cerca que usted mismo participó en su creación desde los años ’60 junto a su compañero y maestro Guillermo Estévez Boero. Así es, Estévez Boero es la figura que rescata el socialismo. En la Argentina el socialismo estaba solo, pobre y olvidado, como dirá algún tango. Y él lo rescata vinculándolo a lo popular y a lo latinoamericano. De alguna manera es la mejor herencia de la Reforma Universitaria, que se relaciona con partidos progresistas de América Latina y genera de este modo una visión renovada. Esta visión ya estaba presente en socialistas como Manuel Ugarte o en los peruanos Mariátegui y Haya de la Torre, por supuesto, pero el socialismo argentino “oficial” de los años ’50 y ’60 la había disimulado. Guillermo sintetiza esa tradición del socialismo latinoamericano en un momento en que el Partido Socialista estaba, como digo, dividido y empantanado en una serie de debates estériles que exigían ser superados. (...) Tan importante como vincularse con lo latinoamericano era vincularse con lo

«Hay que ver qué entiende cada uno por revolucionario o por reformista. Reformismo no es un premio consuelo; son acciones parciales que se suman y articulan unas con otras sin perder de vista el todo». popular. En los sectores populares radica la fuerza del cambio, la aspiración a recuperar la dignidad del trabajo, la educación para todos, el interés por el sistema cooperativo, por las mutuales, por las pequeñas y medianas empresas, por la integración de lo económico con lo social, de lo público y lo privado. Es el matiz, o más que el matiz, la diferencia entre este nuevo planteo y el de aquellas formaciones socialistas que, o bien habían colaborado con las dictaduras, como te decía, o bien empezaban a ubicarse en la ultraizquierda. Pensar que la transformación de la sociedad provendría de la participación popular era leer lo que había pasado en la historia argentina, en la que cada uno de los hechos trascendentes se produjo por la lucha de los sectores más comprometidos con un futuro solidario. Y en los inicios de su propia militancia, ¿fue importante ese componente? Sí, desde el momento en que siempre hubo esa necesidad de vincular lo estudiantil con lo obrero, que era lo que se hacía en la universidad desde la secretaría de Extensión, de la que yo llegué a ocuparme. No sé, llevar una biblioteca a una vecinal, desarrollar un centro de salud en un barrio, ese tipo de cosas. Siempre hubo una práctica consecuente con la teoría, porque como enseñaba Guillermo, la teoría que no se puede demostrar con la práctica es una falacia. Así que ese acercamiento de la universidad con los sectores populares no era solamente teórico, se concretaban en acciones. Ahora, la inversa no es menos importante, porque a su vez la práctica, sin la teoría, se puede convertir en un acto de voluntarismo, en una actitud temeraria. Así que también era imprescindible estudiar, estudiar por ejemplo la historia de la Argentina, de sus movimientos económicos, sociales y políticos, y así mismo comprender esa historia en el contexto latinoamericano, para conocer, a partir de allí, cuáles son los caminos que puede y tiene que trazar el socialismo para salir adelante. Es precisamente en los años ’60 cuando se produce la radicalización de diversos sectores de la izquierda. Con lo de “falacia” y “voluntarismo” supongo que alude en parte a ello. Sí, claro. Y nosotros nos diferenciábamos de eso. Fue un momento muy importante de nuestra formación política.

Éramos partidarios de la realización, como se decía en la época, de “elección sin proscripciones”. Art uro Illia llega al gobierno gracias a la proscripción de los sectores peronistas. Y bueno, todo ese sector de la izquierda, a nuestro lema “Elección sin proscripciones”, contraponía aquel otro de “Ni golpe ni elección, revolución”. Estaban enceguecidos por el triunfo rápido, por el recurso a una violencia que tenía que producir un cambio social fulminante. Nosotros ya en aquel entonces creíamos que el cambio debía provenir de las raíces de la realidad, que debíamos ser “pez en el agua”, que había que trabajar junto a la gente en las instituciones sociales, poner en marcha las ayudas escolares en los barrios, en las vecinales, ayudar en el área de salud a todos aquellos que no tenían acceso a ella, realizar campañas de vacunación… Bueno, ese fue el momento en que nace una propuesta diferente basada en un pensamiento diferente. Propuesta y pensamiento que fueron desarrollándose en nuestra interacción con la realidad, a lo largo de los años. Y en ese contexto surge el proyecto de fundar un partido que vuelva a dar al socialismo una raigambre popular. Estrategia que opta entonces por una vía larga, lenta podría decirse, que tomó prácticamente veinte o treinta años en conquistar el poder en una provincia argentina. Bueno, la vía es la vía, no es lenta ni rápida. Porque se trata de cambiar la realidad, ¿verdad?, y sin la transformación de la realidad la política se vuelve una teoría diletante. Cambiar la realidad de manera que aquel que no tiene qué comer pueda comer todos los días, que aquel que no tiene casa para su familia la pueda tener. Es la sociedad en su conjunto la que debe comprometerse, tanto desde lo público como desde lo privado, para producir estas transformaciones. Y eso lleva tiempo. Pero el que necesita comer, necesita comer hoy. Hoy, claro. ¿Y cómo conciliaban lo perentorio de esas necesidades con lo que en la época la izquierda radicalizada debía ver como una vía demasiado “lenta” de transformación de la sociedad? Es que no hay vía “lenta”, no nos sumábamos ayer ni nos sumamos hoy a esa reflexión. La transformación de la realidad no tiene solamente que ver con una concepción teórica sino también con actividades concretas, y todo lo concreto lleva tiempo. Porque “darle de comer a la gente” no es como dar de comer a una mascota, a la que hay que prepararle todos los días la comida y dejársela en la jaula. “Darle de comer a la gente” es un reduccionismo de lo que significa permitir a la gente conquistar su dignidad, transformar su situación de habitante en la categoría de ciudadano. Y esto, repito, no se logra de la noche a la mañana. El debate se resumía en aquel entonces en la alternativa entre reforma y revolución. El socialismo que ustedes empezaron a practicar en los años ’60 con Estévez Boero, ¿se decantaba por la

10

reforma? Yo creo que las dos palabras pueden tener muchos significados y también pueden no tener ninguno. ¿Qué queremos decir con ellas? ¿Qué es un revolucionario? ¿Uno que se viste de rojo y sale con un cartel que proclama su identificación ideológica…? Yo abandonaría los clisés e iría al contenido, a la esencia, que es lo que evita el extravío. Si ahora decimos: “Vengan todos los revolucionarios aquí”, vamos a ser un montón de gente y todos vamos a decir que somos revolucionarios. Pero ¿qué entiende cada uno por “revolucionario”? O por “reformista”, es lo mismo. El otro día leí un artículo de Edgar Morin que reivindica el reformismo. Porque dice que si por reformismo se entiende ir logrando conquistas pequeñas pero que se van sumando a conquistas anteriores, bienvenido sea el reformismo. El reformismo no es un premio consuelo; se propone acciones parciales pero que se pueden ir sumando y articulando unas con otras. Lo que no podemos hacer es perder de vista el todo. ¿Y el todo qué es? La dignidad de los seres humanos, el acceso a la ciudadanía. No es solamente el acceso a la alimentación, a la salud, a la educación, a la vivienda, sino además el acceso a la felicidad, la posibilidad de ser feliz en una sociedad justa. Hay sociedades en las que gran parte de las condiciones para lograr este objetivo han sido satisfechas desde hace muchos años, pero que por otro lado tienen un índice enorme de suicidios entre los jóvenes. Ante lo cual uno no puede dejar de interrogarse. Quiero decir, el problema es mucho más complejo que lo que frases como “darle de comer a la gente” dejan entender. Y hay que abordarlo en toda su complejidad. Pero no le molestaría que se dijera que esa posición es revolucionaria. Yo prefiero salir de las etiquetas. Porque cuantos más lemas hay, y como por otro lado esos lemas soportan cada uno interpretaciones disímiles, menos claridad va a tener la gente en la comprensión de los problemas y menos penetración en el hallazgo de las soluciones. Si vos decís “educación para todos”, es educación para todos. Si vos decís “educación para los hijos de los reyes”, es educación para los hijos de los reyes, algo que se entiende perfectamente. Los problemas comienzan cuando te quedás en la expresión abstracta del deseo. Porque, ¿cómo se realiza esa abstracción? ¿Qué se quiere decir con ella? No basta con proclamar que uno quiere “educación”. Eso lo dicen todos. Macri por ejemplo quiere educación. Pero ¿qué educación quiere Macri? Y, educación privada. Ahí empezamos a entendernos, porque para nosotros, que no tenemos nada, por supuesto, contra la educación privada, la educación no tiene nada que ver con lo privado. En definitiva, ¿de qué sirve catalogar un programa político de reformista o de revolucionario? Para conocer un programa es mejor usar muchas palabras que una sola.


agosto 2011

Más igualdad Modelo Grobo: no, gracias (2da. nota)

Qué hacer para alimentar a un mundo hambriento En la primera parte de esta nota que apareció en edición anterior de La Vanguardia, se mostraron las minimizaciones, ocultamientos y tergiversaciones acerca de los perjuicios ambientales, sociales y económicos que propone la modelización de los que defienden el sistema sojero transgénicos de producción en particular. Por Claudio Lowy*

L

respuesta a la pregunta del título requiere de bastante más espacio que el que queda disponible en esta nota, y también muchos más interlocutores, pero algo se puede decir. En primer lugar, el sistema transgénico no alimenta a los que tienen hambre en el mundo. Alimenta al ganado chino y europeo para satisfacer las demandas de carne de sus clases medias y altas. Además tiene un horizonte temporal de pocos años, en el transcurso de los cuales se producirán todos los daños señalados arriba. En segundo término, hay una variada gama de sistemas de producción agrícola, compatibles con la sostenibilidad de los procesos ecológicos y la biodiversidad, que van desde las diversas vertientes de la vía campesina, hasta las diferentes técnicas agroecológicas. Este conjunto de tecnologías han sido boicoteadas por la mayoría de los sistemas oficiales vinculados al estudio y producción agrarias; al menos hasta fines de 2009, en que la UE apostó con sus nuevas regulaciones a esa producción, sobre todo en lo que hace a la gestión integrada de plagas. Si se hubiera destinado a la investigación agroecológica sólo una fracción de los profesionales y recursos destinados a la investigación de los monocultivos extensivos en general, incluidos los transgénicos, habríamos podido articular y rescatar para toda la sociedad los conocimientos ancestrales de los diferentes

sistemas de producción agroecológica, desde las diferentes propuestas de la vía campesina hasta la tecnología biodinámica y la biointensiva. Sólo para dar una idea, cabe recordar que el sistema incaico de producción agraria alimentaba a 10 millones de habitantes con el cultivo de las tierras más áridas, complementada con una organización social solidaria, en el mismo período en que en Europa muchos padecían hambre. Técnica y organización que fueron sistemáticamente destruidas por los conquistadores españoles. Hoy todavía esa tecnología y esa organización están también sistemáticamente ignoradas por nuestros centros de investigación y por los procesos productivos promovidos desde el Estado. La misma ignorancia y los mismos intereses de los bárbaros españoles, pero 500 años después. No estamos diciendo que hay que volver a esos sistemas productivos; lo que decimos es que tenemos que mirar lo que hacían, porque seguramente aprenderemos mucho de ello. Al igual que de las culturas agrarias de otros pueblos indígenas. Una de las técnicas agroecológicas más estudiadas, pero no la única, es la agricultura biointensiva, que puede producir el alimento para una dieta vegetariana para una persona durante todo el año en menos

de 400 m2. Lo que implica que en las casi 20 millones de hectáreas de soja transgénica se podría producir para alimentar a 500 millones de personas; con alimentación sana, sin transgénicos ni agroquímicos, cuidando la sostenibilidad ambiental y la salud de la población asociada y la de los trabajadores, con autonomía de los productores, y sobretodo preservando la soberanía alimentaria del pueblo argentino. Con el agregado de que la demanda internacional y el valor agregado de esos alimentos es mucho mayor que la del “arma proteica”. Y no necesitaríamos salir a presionar al “mundo” para que nos compren los otros productos. Con una “externalidad” positiva adicional muy valiosa de los sistemas agroecológicos de producción de alimentos: su desarrollo generalizado podría participar en la solución del efecto invernadero a través de la fijación de hasta las 2/3 partes del exceso de dióxido de carbono en la atmósfera, a través de los procesos que incrementan la materia orgánica en los suelos cultivados. Es cierto que algunos de los integrantes de la generación de campesinos de los abuelos de Grobocopatel se deslomaban trabajando en el campo, entre muchos otros motivos porque no sabían como hacerlo. Pero no es eso lo que se propone.

11

Miembro de la Red Nacional de Acción Ecologista, Claudio Lowy es ingeniero forestal (UNLP), especialista en desarrollo humano sustentable y militante del Partido Socialista. Forma parte de la campaña “paren de fumigar”, que denuncia la extensión de la frontera del monocultivo de soja y los agrotóxicos. “Hasta que no nos convenzamos que el dinero no se come, estaremos mal”, dice.

No es cierto que la agricultura familiar requiera necesariamente esa forma de trabajo, ni mucho menos que signifique vivir sin dignidad, como afirmó Grobocopatel en uno de sus escritos. De hecho, muchas familias eligen y quieren elegir esa forma de vida; su principal impedimento es hoy el sistema transgénico de producción sojero, que los expulsa del campo principalmente con los pesticidas que aplica masivamente; no son limitaciones tecnológicas ni de mercado, aunque todavía es necesario mejorar el acceso de estos productores a una comercialización justa. A pesar de esas limitaciones, son las granjas y huertas familiares las que producen una cantidad muy importante de los alimentos que llegan a nuestras mesas. Esos sistemas productivos privilegian, por definición, la sostenibilidad de la capacidad productiva de los ecosistemas en general y del suelo en particular, así como también la sostenibilidad de la sociedad donde están insertos, porque forma parte y depende de ellos. Son sistemas productivos a los que les interesa la gente y el ambiente, mucho más que la rentabilidad del capital. Todas las ventajas que tienen para la sostenibilidad social y ambiental, son desventajas para el capital dominante; por eso son mucho más compatibles con organizaciones sociales que distribuyen el poder y el ingreso. Son, precisamente por ello, coherentes con la ideología socialista. La degradación del ambiente implica necesariamente la degradación de la vida de los sectores populares, tanto urbanos como rurales, aquellos que deberían ser la principal preocupación de una gestión socialista. El socialismo necesita ser, entre otras cosas, ecosocialista, participativo y respetuoso de la diversidad; o será, en todo caso, sólo otro instrumento de dominación.

* El autor es ingeniero forestal y master en Desarrollo Humano Sostenible ecolowy@yahoo.com.ar


Legislativas / Debates

la vanguardia Economía social

Empresas recuperadas: un avance en la legislación Por Héctor T. Polino*

E

l 1º de junio de este año el Senado nacional aprobó la media sanción de la Cámara de Diputados que modifica la Ley Nº 24.522 de concursos y quiebras, favoreciendo la continuidad de la explotación de las empresas en situación de crisis por los trabajadores de las mismas que se organicen en cooperativas de trabajo. La sanción de la Ley Nº 26.684, tuvo origen en el Proyecto de Ley del Poder Ejecutivo Nacional del año 2010. Pero a su vez, ese proyecto del PEN, se inspiró en un proyecto de Ley de mi autoría del año 2000, que incluso fue aprobado por la Cámara de Diputados de la Nación. Luego pasó al Senado y allí perdió estado parlamentario. En la mencionada sesión del 1º de junio de este año, la senadora Negre de Alonso en su carácter de miembro informante de las comisiones que trataron el tema señaló: “En 2002 se hacen dos reformas en este congreso en enero y mayo. En mayo de 2002 el diputado Polino incorpora por primera vez la figura de la Cooperativa de Trabajo a la ley de concursos y quiebras. “En el año 2004 su proyecto fue sancionado por la Cámara de Diputados y se estuvo a punto de votarlo en el Senado pero caducó. Muchas de las iniciativas presentadas por el Poder Ejecutivo el año pasado (2010) fueron tomadas del proyecto del diputado Polino. Hoy estamos tratando este tema que modifica la ley desde tres puntos de vista: en el concurso preventivo, en el salvataje o Crawdown de la empresa y en la quiebra”. Luis Bruschtein en una nota de su autoría, publicada en Página 12, el 16 de abril de 2011 con el título “El Proyecto”, dice lo siguiente: “También fue aprobada una modificación a la ley de quiebras para que los trabajadores de las empresas quebrantadas tengan un lugar de preferencia entre los acreedores y estén habilitados para adquirirlas y mantenerlas funcionando. En los años 90 cerraron decenas de fábricas, algunas de ellas mantenidas en actividad por sus trabajadores. En 2002, cuando el proceso de quiebras se había multiplicado por las crisis y florecían en forma espontánea las empresas recuperadas, el diputado socialista Héctor Polino presentó un proyecto similar que fue cajoneado sin piedad pese a que más de diez mil familias dependían de la norma. El tema ni siquiera había podido ser discutido durante el gobierno de la Alianza, del que formaba parte también el socialismo.

Hubo que esperar más de diez años para que se convierta en realidad, pero la modificación de la Ley Nº 24.522 de concursos y quiebras –una iniciativa socialista presentada en el año 2000–, da nuevo impulso al movimiento de empresas recuperadas y al desarrollo de la autogestión, que constituye una forma superior de la organización del trabajo, porque coloca a los trabajadores como dueños de su propio destino.

La propuesta de Polino era recibida en el ambiente político como subversiva. Finalmente, esta semana fue aprobada por unanimidad. Resulta increíble que una norma que despertó tanta oposición en el momento en que más se la necesitaba, ahora sea aprobada como si fuera un saludo a la bandera. En el camino quedaron miles de trabajadores que no pudieron defender sus empresas porque la legislación vieja les negaba ese derecho solamente por una cuestión cultural de clase, con legisladores y empresarios ridículamente obnubilados por la pesadilla de que se pudiera disparar una plaga de ocupaciones o por el temor a que los obreros demostraran eficiencia en un lugar que no les corresponde, en un orden social que visualizan estructurado en castas.” Las reformas introducidas por la nueva ley en síntesis consisten en lo siguiente: en la etapa concursal permite que los trabajadores constituyan un comité de control y puedan intervenir para estar informados de lo que sucede en esa etapa para evitar los recurrentes vaciamientos. El artículo 48bis, está relacionado con

el salvataje o Crawdown, que les permite a los trabajadores salvar la empresa de la quiebra, mediante la constitución de una cooperativa de trabajo haciendo valer las indemnizaciones a las que tienen derecho, comprando las acciones de la misma. Las indemnizaciones deben ser plenas, es decir, el 100 por ciento a las que tienen derecho. Con anterioridad a la reforma a la ley de concursos y quiebras, el problema consistía en que los trabajadores carecían de dinero en efectivo para comprar las acciones, y que solamente se les reconocían por el artículo 251 de la ley de contrato de trabajo el 50 por ciento, mientras a los bancos y acreedores prendarios e hipotecarios se les reconocía el 100 por ciento de sus créditos. Además ahora, se suspenden hasta dos años las ejecuciones prendarias e hipotecarias. Estos son algunos de los avances logrados con la nueva ley, lástima que hubo que esperar más de 10 años para que la misma se convierta en realidad. A partir de ahora, el movimiento de

12

empresas recuperadas toma un nuevo impulso, y el desarrollo de la autogestión coloca a nuestro país a la vanguardia en el mundo. Prueba de ello, son las numerosas visitas que llevaron a cabo en los últimos tiempos profesores y estudiantes de universidades de los Estados Unidos de Norte América, Europa y Japón, que han venido a estudiar este nuevo fenómeno de trabajadores que se hacen cargo de la producción de establecimientos tanto de la actividad industrial como de servicios, quebrados por una mala gestión de sus dueños. De esa manera, los trabajadores, salvan la empresa, conservan sus fuentes de trabajo, posibilitan el pago de las deudas, y benefician al conjunto de la sociedad. La autogestión constituye una forma superior de la organización del trabajo, porque coloca a los trabajadores en dueños de su propio destino.

* Miembro de la Mesa Ejecutiva del Comité Nacional - Partido Socialista


agosto 2011

Debates / Memoria viva

¿Parlamentarismo en la Argentina? Por Lucas Doldan*

A

El autor de esta nota analiza la propuesta del parlamentarismo –incluida en el programa del PS– y asegura que aferrarse a las instituciones del pasado cuando éstas han fallado recurrentemente, por temor a innovar, equivale a resignarse.

fines de los ’80, la preocupación por consolidar el régimen democrático tras el cierre de los procesos de transición, y la amenaza o temor siempre presente de regresión autoritaria, en lo para la resolución adecuada de las el marco de la crisis de la deuda que crisis, etc. acosaba a los Estados de la región, El debate adquiría peculiar relepromovió un amplio debate instivancia en el contexto de las transitucional en el seno de la ciencia pociones en curso en América Latina lítica, en cuyo marco se registraron y Europa del Este. Muchos países propuestas de reforma del sistema debían definir su nuevo marco conspolítico de tipo presidencialista. titucional y diseño institucional. El debate no era nuevo, en cuanto Mientras los países latinoamericanos hundía sus raíces en la célebre disse inclinaron por la restitución –con cusión de la filosofía política desde o sin modificaciones- de los sistemas los tiempos de la antigua Grecia presidencialistas preexistentes, las respecto a cuál es la mejor forma de ex repúblicas soviéticas de Europa gobierno. Ya en la década del ´80, Central se inclinaron en su mayoría los ya clásicos textos de Juan Linz por sistemas parlamentarios o semisobre las ventajas del parlamentaparlamentarios. Desde entonces, el rismo, plantearon un rico e interesante debate acerca de los efectos del diseño instituEs un hecho que el presidenciacional presidencialista sobre lismo es una tradición arraigala estabilidad de las democracias latinoamericanas. El da en nuestra historia política, trabajo pionero del politópero una tradición plagada de logo español recibió desde fracasos, y que por tanto no tieentonces fuertes objeciones, ne sentido mantener. sobre todo por la relación directa que establecía entre presidencialismo y quiebre proceso de consolidación democráde la democracia, pero tuvo el indutica ha avanzado en los países de la dable mérito de poner en el centro región latinoamericana sin grandes del debate académico –y en menor reformas del sistema presidencialista medida político- la preocupación surgido durante las transiciones. por las instituciones políticas, geLos defensores del presidencialisnerando una prolífica producción mo han impugnado la existencia de académica sobre la materia. un supuesto vínculo de causalidad El argumento central de Linz era entre presidencialismo e inestabique el presidencialismo se había lidad democrática. Pero si bien es erigido en uno de los principales cierto que no puede señalarse al obstáculos para la consolidación presidencialismo como responsable democrática, señalando entre sus directo de los golpes de Estado y dicprincipales problemas: la doble legitaduras que sufrimos, no es menos timidad democrática del presidente cierto que el diseño institucional y del congreso, la probabilidad de argentino ha contribuido directagraves conflictos entre poderes del mente al agravamiento de las crisis, Estado con capacidad de generar siconfigurando una democracia de tuaciones de parálisis institucional, baja calidad. la ausencia de un poder moderador Este balance nos permite afirmar u otras “válvulas de escape” para la conveniencia de reeditar el debate resolverlos, el carácter de suma-cero sobre los diseños institucionales. El de las elecciones presidenciales y contexto ya no es el que subyacía a la consiguiente falta de incentivos los planteamientos de Linz, es decir para la cooperación, la polarización el temor de una nueva regresión auy confrontación potencial, la rigidez toritaria, sino la constatación de los de los mandatos fijos como obstácuefectos que el diseño presidencialis-

ta tiene en términos de la calidad de la democracia. No deja de llamar la atención que frente a la abrumadora evidencia en relación a los problemas del presidencialismo, y los obstáculos que éste diseño ha puesto en el camino de una democracia de calidad, este no sólo no ha sido sustit uido en ningún país de Latinoamérica, sino que incluso ha sido profundizado en el marco de diversas reformas constitucionales. Esta persistencia del régimen presidencialista puede ser atribuida a los intereses corporativos de una “clase política” formada en un juego cuyo único premio es la presidencia, es decir, un juego en que el ganador lo gana todo. No son pocos los que sostienen asimismo el argumento conservador de que el presidencialismo hunde sus raíces en nuestras tradiciones, lo que no sólo tornaría desaconsejable su sustitución. Que el régimen presidencialista es una tradición arraigada en nuestra historia política, es un hecho incuestionable, pero se trata de una tradición cargada de frustraciones y plagada de fracasos, y que por tanto no tiene sentido mantener en pie. Aferrarse a las instituciones del pasado, cuando éstas han fallado recurrentemente, por el temor a innovar, equivale a resignarse y renunciar a toda posibilidad de mejorar nuestro sistema democrático. Aun conscientes de los límites de la “ingeniería institucional”, entendemos que los principios fundamentales de un sistema político pueden y deben ser ajustados e innovados de acuerdo con las nuevas realidades, necesidades e incluso aspiraciones políticas de la comunidad. * Politólogo.

13

Hace 100 años

en La Vanguardia Por Gabriela Troiano e Ines Zúcala

Sábado 1º de julio de 1911 Obreros ferroviarios en Formosa Obreros italianos son llevados desde Bs As a Formosa con el ofrecimiento de un determinado salario y al estar allá se les reduce. Esta situación se ve agravada porque la compra de alimentos debe hacerse en la despensa que pertenece a quienes los contratan y finalizada la quincena, terminan siempre debiendo dinero los obreros. Para poder regresar a Buenos Aires deben sufrir hambre para poder ahorrar el precio del pasaje. 5 de Julio de 1911 Proyecto de nueva avaluación para campos Se presenta proyecto de nueva evaluación para tierras rurales “Los terratenientes pagan menos de lo que corresponde debido a que en los últimos años el precio de la tierra se triplicó. Siendo el último avalúo de hace seis años. 7 de julio de 1911 Se reclaman medidas sanitarias para evitar el ingreso de la epidemia de cólera proveniente de Italia. Cae el dictador paraguayo Coronel Jara. Las obreras textiles solicitan que se cumpla la ley 5.291,para mujeres y niños, puesta en vigencia en 1908. Reclaman que el Estado haga cumplir la misma. 19 de julio de 1911 Los intereses del Estado. Se denuncia al Estado por mal administrador de servicios públicos. “El gobierno introduce en la administración a la baja política, y confía a elementos del más reducido nivel moral en los cargos de mayor confianza.” Bajo la presidencia de Figueroa Alcorta. Se cita como ejemplo los FFCC cuyo responsable no cumple con lo más elemental de su trabajo. 23 de julio de 1911 El juez correccional Dr. Obligado falló a favor de Antonio De Tomasso y Adolfo Dickman en el proceso por desacato al Ex-Presidente Figueroa Alcorta. El defensor fue el Dr. Alfredo Palacios. Debate por el descanso dominical Durante todo el mes de Julio de 1911 existió un amplio debate nacional a cerca de la ley de descanso dominical en las distintas actividades.


Igualdad

la vanguardia

Diversidad: la igualdad cumplió un año Grupo de Diversidad Sexual *

“El camino va, desde el pedido de la igualdad, al reconocimiento de la diferencia”. Dolores Juliano A un año de la aprobación de la Ley de “Matrimonio Igualitario” celebra mos tan significativo avance para el colectivo de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans y lo comparte con la sociedad toda. Su importancia se enmarca en el reconocimiento de derechos fundamentales que la legislación nacional no contemplaba para parejas del mismo sexo. Por otra parte, el debate en la vida cotidiana permitió visibilizarnos siendo parte de una sociedad que no nos reconocía. Por primera vez en la historia de nuestro parlamento se pronunciaban palabras como Gay, Homosexual, Lesbiana, Trans en debates históricos. Si bien queda un largo camino por recorrer hacia la igualdad, como el reconocimiento legal para todas las familias, el respeto del derecho a la identidad de las personas trans, la lucha contra la violencia y el acoso por identidad de género y orientación sexual, entre otras, la aprobación de la ley marca un antes y un después en la lucha por nuestros derechos. El camino comenzó allá por 2005 con la presentación del primer proyecto de ley redactado por nuestro compañero socialista Eduardo Di Pollina,y posteriormente por la compañera Silvia Augsburger. El aporte de las organizaciones de diversidad sexual y afines, de la gran mayoría de los medios de comunicación, centros de estudio y universidades, fue un respaldo sumamente importante que hizo trascender incluso, las fronteras de nuestro país. Argentina se convirtió en el país número 10 del mundo en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, y al día de hoy unas 3.000 parejas pudieron ser reconocidas por el Estado como tales. Por todo esto hoy, Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, podemos sentirnos orgullosas y orgullosos de la batalla que libramos para conquistar derechos negados por muchos años. Como dice Eduardo Galeano en Peligroso Arcoiris: (…) “ellos y ellas, los raros, los despreciados, están generando, ahora, algunas de las mejores noticias que nuestro tiempo transmite a la historia. Armados con la bandera del arcoiris, símbolo de la diversidad humana, ellas y ellos están volteando una de las más siniestras herencias del pasado. Los muros de la intolerancia empiezan a caer". * Juventud Socialista de Santa Fe

La lucha por el derecho al aborto en la construcción de ciudadanía Por Elsa Schvartzman*

L

a historia de la lucha por la legalizacion del aborto en la Argentina tiene décadas, con momentos de diferente reconocimiento, amplitud o encierro en los núcleos más duros de la resistencia feminista. Esto implicó mayor o menor articulación e integración con nuevos actores. Las mujeres en la demanda del aborto legal, unificando voces, salen de una decisión individual de resistir al orden establecido hacia una lucha que las constituye como sujeto de derechos, con posibilidad de exigencia. Con la conformación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Grat uito se ha dado fuerza y visibilidad al trabajo histórico contra la opresión que se viene realizando con las distintas acciones de cada sector involucrado. Esta articulación, también desde la pertenencia, ha logrado posicionarnos en el debate público como interlocutoras válidas y dialogar con los poderes Legislativo, Judicial y Ejecutivo, con los movimientos sociales, los partidos políticos, los efectores de salud, las universidades. Fue convirtiéndose en un actor social cada vez más convocado y reconocido. Insoslayable en la toma de posición, en la recuperación de la historia y conquista de nuevos derechos y en la exigencia del cumplimiento de los abortos considerados legales por la normativa existente. En 2005 en la declaración inaugural dijimos: “La clandestinidad del aborto no impide su realización, aumenta los riesgos y atenta contra la dignidad de las mujeres y de toda la sociedad. No queremos ni una sola muerte más por abortos clandestinos”. Desde entonces, hace seis años, es asumida y sostenida por una amplia alianza a nivel nacional, que incluye más de 300 organizaciones de todo el país y numerosas personalidades vinculadas al movimiento de mujeres, movimientos sociales, de derechos humanos, académicos y científicos, estudiantiles, campesinos y de educación, trabajadores y desocupados, sindicatos, fábricas recuperadas. Articula acciones comprometidas en la defensa de la integralidad de los derechos humanos, y el derecho al aborto como una causa justa para recuperar la dignidad de las mujeres, cuyo principal objetivo es despenalizar

14

Un Estado laico debe tener políticas públicas para habitantes de distintas creencias religiosas, o para quienes no las tienen; políticas públicas que defiendan los Derechos Humanos para las mujeres, y por tanto no puede seguir soslayando el derecho al aborto seguro, con el mismo grado de garantías que los demás derechos civiles, políticos, culturales, económicos y sociales. y legalizar el aborto. Nos apoyamos en la integralidad, interdependencia e indivisibilidad de los derechos sexuales y reproductivos como derechos básicos de todas las personas, sólo garantizados por el acceso universal a los servicios públicos que los sostienen. Nuestro lema –así como nuestro trabajo de años– es integral: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Esto implica realizar modificaciones legales y en los sistemas de educación, salud y también, por supuesto, profundos cambios culturales. No aceptamos más la hipocresía del ocultamiento fundamentado en una supuesta inmadurez que invalida la posibilidad de lucha, apropiación y cumplimiento de nuestros derechos. Un logro que ya contabilizamos es el reconocimiento de que “la sociedad está madura”: el derecho al aborto es un tema de debate. En el documento fundante se establece la defensa del derecho al aborto como una causa justa en razón de su contenido democrático y de justicia social, que asegura el goce de los derechos humanos a las mujeres hoy privadas de ellos. Esto exige el mismo grado de garantías del Estado para que se efectivice el derecho al aborto en simultaneidad con los demás derechos humanos: civiles, políticos, culturales, económicos y sociales. También requiere la plena vigencia de un Estado laico que no imponga reglas desde una teología moral, y que ejecute políticas públicas para habitantes de distintas creencias religiosas, o para quienes no las tienen.; que descansa en la soberanía popular y no en un poder emanado de creencias religiosas, que legisla en nombre de dios y de lo supuestamente sagrado. En 2007 sintetizamos y expusimos nuestros argumentos en un Proyecto de Ley de Interrupción Voluntario del Embarazo

donde se establece principalmente la despenalización y legalización del aborto voluntario, es decir por decisión de la mujer hasta las 12 semanas de gestación y fuera de este plazo en casos de violación, cuando está en riesgo la salud o la vida de la mujer y si existieran malformaciones graves (ver http://www.abortolegal.com.ar) Construimos un fuerte apoyo en un sector de la sociedad y de parte de amplios movimientos sociales y políticos, así mismo en el tratamiento público en algunos medios de comunicación y la adhesión de referentes del arte y la cultura En abril de 2010 fue presentado por tercera vez en la Cámara de Diputados ahora con 50 firmas de todos los bloques. El 30 de noviembre por primera vez se convoca a una audiencia desde una comisión, la de Asuntos Penales presidida por el diputado Vega. Fue invitada Marianne Mollman de Human Rights Watch. El 13 de julio participa en una nueva jornada Luz Patricia Mejía, relatora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA. Como Campaña, seguimos luchando para lograr el debate y aprobación en el Congreso Nacional de nuestro proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. La aplicación efectiva, no judicializada, del Artículo 86, del Código Penal. La efectivización de una Resolución Ministerial que garantice la realización de abortos acorde a la Guía de Atención de Abortos No Punibles en los servicios de salud.La plena vigencia y aplicación de la Ley Nacional de Educación Sexual Integral (Ley 26.150) y de los programas de salud sexual y reproductiva. * Socióloga. Integrante del Foro por los Derechos Reproductivos y la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.


Libros / Memoria viva

"El dilema de 'el campo' en la Argentina de hoy.

Una mirada desde el socialismo"

agosto 2011

Socialistas de carne y hueso Por Alfredo Cecchi*

E

l diputado nacional Lisandro Viale (Partido Socialista Entre Ríos) presentó su libro El dilema de “el campo” en la Argentina de hoy. Una mirada desde el socialismo, en la ciudad de Buenos Aires, en Rosario y en Paraná, acompañado por referentes sociales y académicos, como el titular de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi; los académicos e investigadores del agro Silvia Cloquell y Eduardo Azcuy Ameghino, el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz y el candidato a gobernador por el Frente Progresista Cívico y Social de Entre Ríos, Atilio Benedetti, entre otros. El trabajo fue editado por Prometeo y en él se revisa el problema agrario en la Argentina desde sus orígenes, pero también el conflicto que eclosionó luego de la resolución 125. Viale postula que fue el emergente de un problema de larga data, y asegura que no se resolverá si no se enfrenta lo que denomina "el dilema de 'el campo". "En los 90, con baja rentabilidad, desaparecieron más de 100.000 productores. Del 2002 hasta hoy, con alta rentabilidad, se perdieron otros 60.000. Si aún cuando 'el campo anda bien' se caen del sistema sus componentes más frágiles, y si queremos producir más pero con muchos productores –y no un “desierto verde”– ¿cómo resolver ese dilema? En primer lugar, comprendiendo que 'el campo' no es una totalidad homogénea sino una pluralidad de sectores e intereses en pugna; en segundo lugar, que el problema agrario no es sólo un problema de economía, sino humano, social, cultural y ambiental; en tercer término,

Marcos Ortiz

que sólo puede abordarse a través de una política agraria que no trate como iguales a quienes no lo son". Con 186 páginas en cuatro capítulos, tiene prólogo y epílogo a cargo de Silvia Cloquell y Eduardo Azcuy Ameghino, dos de los más prestigiosos académicos e investigadores en la materia de la Argentina. También incluye propuestas de Viale en su labor parlamentaria y el debate sobre una Ley de Arrendamientos, que incluye la participación, entre otros, de Fernando Pino Solanas y Eduardo Buzzi.

No es un todo homogéneo El diario La Capital destacó conceptos de Viale tras la presentación realizada en Rosario. "Cuando el campo no es rentable los pequeños y medianos productores quedan afuera, y cuando lo es, también". En forma taxativa el diputado nacional por el PS Lisandro Viale dio cuenta de lo que considera "un problema estructural de un país que cree que sólo tiene que generar riquezas sin importar con quien, para qué y a costa de qué". El legislador, vicepresidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, entiende que la clave para desenredar la conflictividad por la que atraviesa el sector agropecuario es entender que "el campo" no es una totalidad homogénea sino una pluralidad de sectores e intereses en pugna y comprender que el problema agrario no es sólo un problema de economía,

sino humano, social, cultural y ambiental. Por lo tanto, sólo puede abordarse a través de una política agraria que no trate como iguales a quienes no lo son. Durante su paso por Rosario para presentar su libro, el legislador que también preside el bloque de diputados de su partido dejó en claro que hay que promover al pequeño y mediano productor porque "es la chispa que pone en movimiento la economía nacional y que genera mayor cantidad de pymes en el resto del país". Es así que Viale consideró que "hay que generar una cantidad de leyes que tienen que ver con la necesidad de promover pilares estructurales que permitan que los pequeños y medianos productores tengan posibilidades de prosperar". En ese sentido, se refirió —entre otros puntos— a que se necesita una nueva ley de arrendamiento, un programa nacional de promoción de productores lecheros de hasta 3 mil litros, conformar una agencia que reemplace a la ex Oncca. "Lo importante es no abandonar el sector como forma de vida porque esto nos permite generar un nuevo tiempo en los pueblos del interior. Hay más de 600 pueblos que están camino a la extinción sino se hace otra cosa. Producir más para darle de comer a China, India y Paquistán no es lo que creemos que haya que hacer cuando 40 millones de argentinos no podemos resolver tener un plato de comida diario para los chicos de todo el país".

15

Nacido en Naschel, San Luis, un 25 de abril, casi niño se dedicó junto a su familia a las tareas del campo. Contrajo enlace con Trinidad Vargas, unión de la que nacieron trece hijos. A inicios del siglo XX se trasladó a Buenos Aires en búsqueda de trabajo, donde consiguió conchabo como obrero ferroviario. Con el trabajo seguro, convocó a su familia, instalándose por unos años en Villa Devoto. Trasladado por el ferrocarril luego a Alberdi (Buenos Aires), recaló en 1905 finalmente en Rufino, donde enraizó toda su vida familiar, laboral y social, jubilándose como Inspector de Vías y Obras del Ferrocarril, no sin antes haber sido un sólido puntal de la seccional local de la Unión Ferroviaria. En la década del 10 fue iniciado masón en la Logia Lautaro, de Rufino, la que a finales de esa década funcionó en su casa del ferrocarril. En la década del 20, militó en el radicalismo, pero tras el golpe del 30, se afilió al Partido Socialista, donde "contribuyó con sus ideas y su palabra ecuánime a enaltecer la plana de los sinceros conquistadores del bienestar social” según las crónicas. Fue candidato a intendente de Rufino en 1934. En esa década y junto a otros ferroviarios, decidieron poner un diario que saldría una vez por semana, los jueves. El diario se llamó El Pueblo, órgano independiente periodístico del PS, del cual fue asiduo y desinteresado colaborador. Fue también iniciador del movimiento que constituyó la Cooperativa Eléctrica, así como del Club de Pelota a Paleta Rufino. Falleció en Rufino, el 26 de agosto de 1940. Desde El Pueblo, se afirmó que fue un “modesto obrero que convivió desde hace 30 años con las alternativas de la población, participando de sus inquietudes sociales, políticas y cooperativistas, sintiendo latir sus problemas, a cuyo ritmo prestó siempre su sereno y acertado consejo".


Entrevista

la vanguardia El filósofo que coordina el Centro de Estudios Municipales y Provinciales habla de las razones de su compromiso con el Frente Amplio Progresista y la candidatura de Hermes Binner.

Tomás Abraham: "Un intelectual no se fija roles, dice lo que piensa" Por Américo Schvartzman

Has sido un crítico implacable del kirchnerismo, y desde la misma independencia asumiste un compromiso muy fuerte con la expresión política que encabeza Binner, coordinando incluso un Centro de Estudios que se propone dar consistencia programática a esa fuerza. ¿Qué mueve a un filósofo a "meterse en el barro" en un país donde, en general, la mayoría de intelectuales y académicos prefieren mantenerse al margen de las luchas politicas o electorales? Perdón, pero no soy yo el filósofo al que le gusta el barro, ése es J.P. Feinmann, y por ahora saco los pies de semejante charco. Conocí a Hermes Binner en un encuentro de la juventud socialista al que fui invitado por primera y única vez, y se interesó por mi pensamiento y por el modo en que me dirigía a la juventud. Les exigía esfuerzo en los estudios para que la militancia fuera consistente y pensaran alternativas para transformar el país. A partir del comienzo de la relación me fui interesando por la política

y la obra de los socialistas en los últimos tiempos y encontré en Binner y sus compañeros santa-

dif icultades en sus pasos iniciales? Son dificultades sanas. Es la

Filósofo, escritor y periodista argentino, nacido en Timisoara, Rumania, en 1947. Graduado en sociología y filosofía en la Sorbona, fue alumno de Michel Foucault y participó en la rebelión de los estudiantes en el Mayo Francés de 1968. Pensador polémico e incisivo, no elude las definiciones tajantes y suele mechar un humor algo amargo en sus opiniones. Autor de numerosos libros (Tensiones Filosóficas, El Último Foucault, El Presente Absoluto, Pensamiento Rápido, entre otros), Tomás Abraham ejerce la docencia universitaria y escribe una columna semanal en el diario Perfil, en la que ha diseccionado con agudeza lo que define como "estafas ideológicas" del kirchnerismo. No obstante, rescata algunas medidas que, asegura, "deben tenerse como un piso desde el que partir, para diferenciarse de la derecha". La esperanza del Frente Amplio Progresista y el rol de los intelectuales: "decir lo que piensan".

fecinos la mejor expresión política que conocí en años. Seriedad y eficiencia en la gestión, vocación de servicio, honestidad, valores humanitarios. ¿Qué limitaciones y qué fortalezas le ves al naciente Frente Amplio Prog resista, que parece entusiasmar a sectores partidarios y sectoriales, pero mostró no pocas

primera vez que el Partido Socialista va a colorearse con la paleta de Binner hasta ahora en manos de otro tipo de políticos. Se inaugura un tiempo de nuevas ideas y propuestas y la posibilidad de un proyecto nacional fuera de todo parroquialismo. O eso espero, al menos. La raíz de Proyecto Sur es doctrinaria y visionaria. Pura ideología sin política, es decir una especie de teología. Fue me-

AGOSTO DE 2011

jor deslindar posiciones desde un principio. Además Pino Solanas no es alguien orgánico sino jefe de todo lo que hay y de lo que no hay. La presencia de Claudio Lozano y Victoria Donda es positiva y no necesita de otras figuras. En pocos meses concluirá el segundo mandato del kirchnerismo. Un balance provisorio de sus resultados ¿le dará un lugar destacado en la historia democrática argentina como un ciclo positivo o crees que será visto como una suerte de estafa ideológica (como los definiste hace algún tiempo) bajo la prédica de un progresismo sólo gestual o verbal? Estafa ideológica, sin duda. Farsa revolucionaria también. Batalla cultural marchita ídem. Lo que hay que rescatar son medidas sociales que deberán mejorarse en un ambiente de calidad institucional y de gestión transparente de la cosa pública, que el kirchnerismo desprecia por su voluntad de arrasar con cualquier oposición y de hacerse de los dineros de la producción

ÓRGANO DEL PARTIDO SOCIALISTA AÑO 116 · Nº 1144 (TERCERA ÉPOCA)

la vanguardia

DIRECTOR:

PÈRIÓDICO FUNDADO POR JUAN B. JUSTO EL 7 DE ABRIL DE 1894 / TERCERA ÉPOCA

AMÉRICO SCHVARTZMAN LAS NOTAS FIRMADAS EXPRESAN LA OPINIÓN DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LAS POSICIONES DEL PARTIDO SOCIALISTA.

con fines personales y corporativos. Son peligrosos. Pero la asignación universal, la inclusión de los jubilados en negro en el rubro pensiones, el blanqueo de la fuerza laboral, además de la colaboración con los organismos de derechos humanos sin necesidad de cooptarlos con prebendas para construir poder, son un piso del que hay que partir, y así deslindarse de otras fuerzas opositoras de la derecha. ¿Cuál es el rol que pueden jugar los intelectuales en la construcción de una alte rnativa como la que se propone el Frente Amplio Progresista? El rol que lo fijen los otros. Un intelectual no se fija roles. Dice lo que piensa. Es la comunidad de lectores, dirigentes, ciudadanos, que establece si su palabra tiene alguna resonancia o no. Tampoco este hecho calibra el valor de una palabra. No sólo los intelectuales se equivocan, los pueblos también.

COLABORAN EN ESTE NÚMERO:

DANIEL ATTALA, ALFREDO CECCHI, LUCAS DOLDAN, RUBÉN GIUSTINIANI, CLAUDIO LOWY, HÉCTOR POLINO, GERARDO SCHERLIS, ELSA SCHVARTZMAN, GABRIELA TROIANO, Ines Zúcala. HUMOR: ACO

BUENOS AIRES / REPÚBLICA ARGENTINA

16

E-mail: yuarman@gmail.com / Correspondencia postal: AMEGHINO 68 · E3260FXB CONCEPCION DEL URUGUAY - ENTRE RÍOS Redacción y Administración. pscen@ar.inter.net - www.partidosocialista.org.ar - RNPI 559727- ISSN 0503-7026 - Diseño y diagramación: A.S., 03442-1555-1679, Concepción del Uruguay, Entre Ríos

La Vanguardia de agosto 2011  

Periódico del Partido Socialista de la Argentina. Fundado por Juan B. Justo en 1894. Edición de agosto de 2011.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you