Issuu on Google+

Año III - N° 2. Marzo - Abril 2013. Curia Provincial. Provincia San Francisco Solano. Alvear 620 X5800BCN - Río Cuarto (Córdoba). Argentina. E-mail: solanoticias@gmail.com - Web: www.franciscanos.org.ar

Nota Editorial

Í N D I C E Editorial

1

El Ministro General nombrado Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica 3 Carta del Ministro General Fr. José Rodríguez Carballo a todos los hermanos de la Orden

4

Elección de nuevo Ministro General

6

Carta del Ministro Provincial al Santo Padre Francisco

7

Carta de los Animadores de JPIC de EE.UU. al Presidente Obama

8

Proyecto Amazonía

11

Retiro Mensual: Ejercicio de recogimiento

16

Primera Profesión de Sor María Florencia Clara, osc.

20

El Nacimiento

21

Comunidades Franciscanas de Tartagal celebran la elección del Papa Francisco

23

La publicación de este nuevo número de Solanoticias, tiene lugar mientras seguimos ahondando en la Vida nueva que se nos da en “el Resucitado”. Se nos sigue anunciando y manifestando que Dios no quiere la muerte, sino la vida del hombre; se nos sigue anunciando que Dios es un “Padre apasionado” por la vida, que la vida es nueva y buena, y que ¡¡vale la pena ser vivida!! En este tiempo de la Pascua somos invitados con insistencia a caer en la cuenta que en el interior de la dinámica pascual y como principio permanente de vida y resurrección está siempre el amor, que es el signo más sólido, contundente, creíble de que vivimos “resucitando”; esto nos lo recuerda el apóstol Juan cuando dice: “Sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a los hermanos. Quien no ama, permanece en la muerte” (1 Jn 3, 14). Entonces, la experiencia pascual se vive encarando nuestra vida por los caminos de un amor crea-

dor, por una entrega generosa a los demás y una solidaridad que cuida y acompaña la vida; por ello, la experiencia pascual nos lleva a ubicar la vida en un horizonte siempre nuevo. ¡Qué gozoso y motivador! es constatar que el que busca vivir en Jesús resucitado, el que desea, el que vive en Jesús resucitado se convierte entonces en “evangelio” para todos los que encuentra en su camino. Con su palabra y sus gestos, con su acción y pasión, va anunciando a todos la esperanza del Resucitado: todos aquellos que luchen por ser cada día más plenamente hombres, un día lo serán; todos los que trabajen por construir un mundo más justo y humano, un día lo verán; todos los que creen en Jesús y han buscado vivir… ¡¡y viven!! según el Espíritu, un día lo vivirán plenamente, intensamente, ¡¡eternamente!! Esto, lo deseo profundamente para cada uno de los hermanos de la Provincia; esto se lo pido al Señor. Otro acontecimiento gozoso y


2 esperanzador que estamos viviendo es la llegada del Papa Francisco, ¡qué sorprendente y emocionante fue escuchar desde los ventanales de la Basílica de San Pedro que desde “el fin del mundo” había sido llamado “para servir en la caridad” a toda la Iglesia, alguien conocido y querido por nosotros! A la par de los sentimientos personales, de la intensa emoción, de la sensación de estar delante de un “misterio maravilloso”, quiero destacar lo que se suscitó adentro y fuera de la Iglesia, sobre todo en la gente sencilla…, en el “santo pueblo fiel de Dios” (como nos solía repetir una y otra vez en las clases de Teología Pastoral): alegría, conmoción, ilusión, la vivencia de que algo bueno estaba aconteciendo, el querer celebrarlo y compartirlo. Entre todo lo que se dijo, me ha gustado mucho lo expresado por el rabino Abraham Skorka: “Nunca lo vi pararse sobre el pedestal de la arrogancia… hoy lo he visto salir al histórico balcón del Vaticano ungido Papa. Recordé las veces que hablamos acerca del papado, del significado del liderazgo espiritual… ; hoy es su turno de actuar con toda la fuerza espiritual adquirida a través de una vida que sabe de la introspección, la oración y el compromiso. Aquella fuerza, que al decir del profeta Zacarías, no se halla en las huestes, ni en el poder físico, sino en el espíritu de Dios. La fuerza que perdura en el tiempo, la lozanía que no se marchita con los años, tal como des-

cribe el Deuteronomio la figura de Moisés, aún en su último semblante”. Como siempre nos lo ha pedido y hoy, nos lo ha vuelto a pedir “recemos por él, ¡¡ por el hermano Papa Francisco!! Al poco tiempo de iniciado su servicio de “presidir en la caridad” a la Iglesia, el Papa Francisco nos sorprendió con “el llamado” que le hizo a nuestro hermano Ministro General, Fr. José Rodríguez Carballo, a trabajar en la animación de la Vida Religiosa de toda la Iglesia. ¡Muy lindo el gesto de Francisco para con nuestro hermano José y para con toda la Orden! Le escribí a Fr. José manifestándole mi gratitud por su entrega generosa y por su trabajo infatigable por el bien de la Orden; le manifesté que todos los hermanos de la Provincia lo acompañamos y rezamos por él. ¡Que el buen Dios lo ilumine y le regale su santidad y sabiduría! ¡¡Otra buena noticia!!: en la segunda quincena del mes de Abril, se inician los cursos que se enmarcan en el “Proyecto Formando Educadores”. Como saben, se trata de un profundo anhelo y que venimos acunando desde tiempo atrás: “brindar a nuestros docentes un espacio de formación permanente”; los Cursos se imparten desde la Plataforma virtual que la Provincia adquirió y con el aval académico de la Universidad San Buenaventura de Colombia. Los Cursos que inician son: Herramientas para la práctica del rol docente en la escuela de hoy; Antropología Teoló-

gica: hacia una concepción integral del ser humano, Introducción a la Filosofía Antropológica; Aproximación a una pedagogía ecológica. Como expresé en el V Congreso Internacional de Educadores Franciscanos (Octubre de 2012, en Quito - Ecuador) al momento de presentar el Proyecto: “encomiendo a nuestro hermano y padre San Francisco, este Proyecto que pongo en su corazón: él, Francisco de Asís, hombre humilde, agradecido, simple, alegre, cercano, transparente, esperanzado, fraterno, ¡¡enamorado!!, nos enseña y testimonia un modo de ser, de vivir, de creer, de luchar, de entregarse, ¡¡de enseñar y aprender!! Hermanos, compartamos de corazón este lindo camino que se inicia, acompañémoslo, ¡¡recemos!! por su fecundidad. Hemos comenzando nuestra preparación hacia el VIII Capítulo Provincial; los invito a poner lo mejor de nosotros, a profundizar nuestra reflexión y aporte, a renovar la confianza, el compromiso personal y fraterno ante el hoy y el mañana de nuestra Provincia, los animo a “Volver el corazón al Señor”. Como dice la Oración hacia el Capítulo: “Presento ante el altar del corazón de Dios y Padre bueno, Señor de la historia, a todos los hermanos de nuestra Provincia”. El Señor los bendiga y los guarde. Fr. Carlos Guillermo Paz, ofm Ministro Provincial


3

El Ministro General nombrado Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica

Fr. José Rodríguez Carballo, ofm, Ministro general de la Orden de Frailes Menores ha sido nombrado Arzobispo/Secretario de la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica por su Santidad el Papa Francisco. El nombramiento se hizo público el 6 abril a las 12.00 hs. de Italia. ¡Que El Señor, María Inmaculada y el Seráfico Padre san Francisco bendigan el nuevo servicio al que Dios lo llama al servicio de la Iglesia y de la vida consagrada!


4

Carta del Ministro General Fr. José Rodríguez Carballo a todos los hermanos de la Orden Queridos hermanos: ¡El Señor os dé la Paz! Cuando os llegue esta carta ya se habrá hecho público mi nombramiento de Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, por parte de Su Santidad el Papa Francisco. Quiero, en estos momentos, compartir algunos sentimientos con vosotros, mis queridos hermanos. El primer sentimiento de inmensa gratitud va al Padre de las misericordias por la bondad que me ha manifestado durante todos estos años. Desde las entrañas maternas me eligió y me llamó. Me dio el regalo de unos padres, Ángel y Celia, a los que no sólo debo la vida, sino también una educación en la fe, lo que permitió que, desde muy joven, me sintiese llamado a la vida franciscana y sacerdotal y que me permitió responder con

gran entusiasmo y generosidad a dicha llamada. Ellos, con su ejemplo de trabajo y de amor por el Señor, me sostuvieron siempre en este camino y fueron verdaderos formadores en el seguimiento de Cristo. A ellos se unieron mi hermana, mi cuñado y mis sobrinos, a los cuales debo tanto en mi vida humana, franciscana y sacerdotal. Más tarde, desde cuando tenía diez años y medio, el Señor me

dio los hermanos franciscanos que me acogieron y me formaron, primero en mi Provincia de origen, Santiago de Compostela, y luego en la Custodia de Tierra Santa. Los hermanos de mi Provincia me mostraron su confianza al asignarme oficios de gran responsabilidad, principalmente en el campo de la formación y de gobierno, luego los hermanos de la Orden

harían otro tanto, eligiéndome Definidor, Secretario general para la Formación y los Estudios, y Ministro general. Y en todo este tiempo no dejé de sentir la mano del Señor que me protegía y la confianza de los hermanos que no vino a menos, a pesar de mis debilidades. Por todo ello no cesaré de agradecer al Señor su bondad y misericordia para conmigo. Un gracias particular quiero dar a los hermanos que me han formado, muchos de ellos ya en la casa del Padre, y a aquellos con los cuales he compartido responsabilidades de animación y de gobierno, primero en mi Provincia y luego en la Orden. Gracias a ti, querido hermano Giacomo Bini por tu cercanía y tu amistad, en estos años. ¡De ti aprendí tanto! Gracias a vosotros hermanos Definidores del primero segundo sexenio de mi servicio como Ministro. Con vosotros no me resultó difícil colaborar. Siempre


5 habéis sido comprensivos con mis limitaciones y siempre confiasteis en mí. Gracias a mis secretarios particulares, principalmente a Fr. Francisco Javier Arellano, fiel hermano y colaborador, y a los hermanos de la Curia general, sin los cuales me hubiera sido imposible la animación y gobierno de la Fraternidad universal. Gracias a vosotros hermanos todos de la Orden. Con vosotros he sufrido y con vosotros he gozado. Con vosotros he sobrellavado las fatigas y las alegrías de nuestra vida. ¡Qué gran alivio ha sido para mí saberme acompañado de los casi 15.000 hermanos de la Orden! Tal vez haya sido mucho lo que os he dado en estos 10 años de Ministro y 6 de Definidor y Secretario para la Formación y los Estudios, pero ciertamente mucho, muchísimo más, ha sido lo que de vosotros he recibido. ¡Gracias de verdad! ¡Habéis sido para mí un gran regalo, un gran don! Ahora que me separo temporalmente de vosotros, os lo suplico, besándoos los pies, seguid siendo para mí soporte y bendición con vuestra oración y con el don de vuestra fraternidad y amistad. Con la acción de gracias no puedo menos de reconocer mis limitaciones. Si es verdad, y lo es, que al que mucho se le dio mucho se le pedirá, en estos momentos siento más fuerte que nunca el

peso de mis debilidades, por lo que pido perdón. Primero a Dios, que me ha de juzgar y que me conoce mejor de lo que yo me conozco a mí mismo, y luego a vosotros, mis queridos hermanos a los que prometí servir desde la lógica del don sir reservas. Perdonadme cuantas veces os haya podido ofender. Poniendo mi vida ante el Señor os puedo asegurar que nunca he querido faltaros y que nunca he querido caer en favoritismos. Si la humildad es la verdad, os puedo asegurar, con gran humildad, que siempre y en todo momento he intentado el bien de la Orden, sin pensar en mí ni en lo que pudieran decir unos y otros. También confieso que siempre he intentando hacer yo mismo lo que os pedía que hicierais. Si no lo he logrado, me confío a la misericordia del Señor y a vuestra fraterna comprensión. En estos momentos siento en mi corazón un doble sentimiento: de alegría y de tristeza. Alegría porque el Señor sigue confiando en mí y porque el Santo Padre, mi “Señor Papa” Francisco, me confía una gran responsabilidad al servicio de la vida religiosa y consagrada, signo también de su confianza en mi persona y en la Orden. Tristeza porque os voy echar de menos, mis queridos hermanos. Me vais a faltar. Me faltará vuestra compañía en la

oración, en el recreo, en las comidas, en todo momento. Me faltarán vuestros sabios consejos y vuestra mano tendida en cualquier necesidad. Os voy echar de menos... Me consuela que seguiré trabajando por la vida que amo, porque es la mía: la vida religiosa y, por lo tanto, también por la vida franciscana. Sentidme a vuestro servicio. En cualquier ocasión que lo consideréis conveniente no dudéis en recurrir a mí y, dentro de mis limitadas posibilidades, me encontraréis disponible, aunque solo sea para caminar con vosotros. Mi ordenación episcopal está prevista para el 18 de mayo, víspera de Pentecostés. Será en Santiago de Compostela. Me ordenará Su Eminencia el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado de Su Santidad. Me gustaría ese día teneros a todos físicamente conmigo. Sé que no es posible. Por ello os pido un recuerdo en la Eucaristía y en vuestra oración. La necesito. Orad por mí, como yo oro por vosotros. Es mi última carta firmada como vuestro Ministro y siervo. Con ese sentimiento, y con profunda emoción, os bendigo en el Seráfico Padre. Fr. José Rodríguez Carballo, ofm Ministro general, OFM


6

Elección de nuevo Ministro General

CaRta DEl VICaRIO GENERal a tODa la ORDEN Queridos hermanos, ¡que la paz y la alegría del Señor Jesús resucitado sea con todos ustedes! En las últimas semanas, hemos seguido el relato de las apariciones de la resurrección del Evangelio de san Lucas. Una de estas historias habla de dos discípulos desalentados que son encontrados en el camino que va de Jerusalén a Emaús por un desconocido que parecía desconocer los acontecimientos que habían sucedido en la vida de Jesús. Cleofás y el otro discípulo, empujados por el desaliento preguntan al desconocido: “¿Eres el único forastero en Jerusalén, que no sabe lo que ha sucedido en estos días?”. San Lucas deja completamente claro que estos dos discípulos no han entendido el significado más profundo del sufrimiento de Jesús y de su muerte hasta que Jesús mismo les abrió los ojos al compartir la Palabra y en la fracción del pan. Nosotros los Hermanos Menores también hemos vivido los episodios recientes e imprevistos que están cambiando el curso de la vida de nuestro hermano y ex Ministro general Fr. José Rodríguez Carballo: su elección como Arzobispo, como Secretario de la Congregación para la Vida Consagrada, y la vida de la Orden. Mientras nos lamentamos por la pérdida de nuestro hermano José,

tan querido en nuestra Fraternidad, nos alegramos con la Iglesia universal por el conocimiento y el aporte extraordinario con los que llevará adelante sus nuevas responsabilidades. Mientras pedimos por él, pedimos también porque podamos escuchar con atención el movimiento del Espíritu de Dios en medio de nosotros y, a través del compartir su Palabra y la Eucaristía, descubrir con los ojos de la fe lo que el Señor nos pide en este momento particular de la historia. Muchos hermanos han preguntado qué comporta el nombramiento de Fr. José para el funcionamiento del gobierno y de la vida de la Orden. Los mandatos y la animación que hemos tomado permanecen vitales como siempre para la renovación de nuestra vida, sea individualmente como a nivel de las Provincias y de la Orden. Debemos empeñarnos a cumplir tales mandatos con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente y con toda nuestra alma. Al mismo tiempo, nuestras Constituciones y los Estatutos generales delinean un proceso que nos compromete a discernir en la oración para llegar a la elección de un nuevo Ministro general. Leemos en el artículo 201, 1 de las Constituciones (latín, versión definitiva): Vacante officio Ministri generalis extra Capitulum ante festum Pentecostes anni Capi-

tulo generali praecedentis, electio novi Ministri generalis ad sexennium complendum fit a Praesidibus et Vice Praesidibus Conferentiarum Ministrorum provincialium, una cum Definitorio generali a Vicario generali convocatis, et collegialiter coadunatis, intra duos menses a vacatione computandos. Conforme al artículo 201, 1 de las Constituciones generales, el Vicario general junto con el Definitorio general han convocado a los Presidentes y Vicepresidentes de las Conferencias y al Custodio de Tierra Santa para reunirse en la Curia general los días 21 y 22 de mayo para participar en el proceso de discernimiento hecho en la oración que llevará a la elección de nuestro nuevo Ministro general, el que permanecerá en el cargo hasta el Capítulo general que se tendrá en el 2015. El proceso de elección del nuevo Ministro general iniciará con una jornada de reflexión y de oración el día 21 de mayo. Un especialista en espiritualidad franciscana ayudará a los hermanos electores a reflexionar sobre el rol del Ministro general según nuestras Fuentes Franciscanas. Esta reflexión será seguida de momentos de oración y de adoración ante el Santísimo Sacramento. En la tarde del 21 de mayo, los hermanos electores tendrán tiempo para discutir libremente de las propias expectativas sobre el nuevo Ministro


7 y, finalmente, para proponer los nombres de los hermanos que consideren en grado de desempeñar este oficio. La mañana del 22 de mayo, los hermanos electores se reunirán en oración, a la que seguirá el proceso de elección del nuevo Ministro general. Según el artículo 208 de las Constituciones generales, en el caso que sea elegido el Vicario general para servir como Ministro general, el Definitorio general elegirá un nuevo Vicario general que servirá hasta el próximo Capítulo general. En el caso en que un Definidor general fuera elegido Ministro general, el Definitorio general elegirá un nuevo Definidor general, “previa consulta a los Ministros provinciales de la Conferencia por la que el Definidor, que ha dejado el cargo había sido elegido”. Les exhortamos, queridos hermanos a esforzarse por vivir fielmente el Evangelio cada día, caminando juntos por el camino de Emaús, reconociendo en el partir de la Palabra y del Pan de vida la presencia del Señor Jesús resucitado. Les hacemos un llamado a recitar la oración por el discernimiento del nuevo Ministro general, que encontrarán adjunta, y a celebrar el día 22 de mayo la santa misa votiva del Espíritu Santo por esta intención. Que el Espíritu del Señor Jesús resucitado llene sus corazones de alegría y de espera y la Bienaventurada Virgen María extienda especiales bendiciones sobre ustedes. A nombre del Definitorio general, fraternalmente de ustedes,

Fr. Michael A. Perry, OFM Vicario general Roma, 17 de abril de 2013 Prot: 103769

Carta del Ministro Provincial al Santo Padre Francisco Río Cuarto, 25 de Marzo de 2013 Prot.M 012/13 Santo Padre Francisco Ciudad del Vaticano Muy querido Santo Padre: ¡Paz en el Señor! Con el corazón todavía emocionado y lleno de gratitud al buen Dios por lo que nos está diciendo en el llamado que le hizo a Usted, Santo Padre a “presidir en la caridad a todas las iglesias”, le hago llegar mi profundo cariño y cercanía. Desde aquí, “desde casi el fin del mundo” lo acompañamos, lo queremos mucho y seguiremos rezando por Usted. Le agradezco también el que haya elegido el nombre de Francisco: el pequeño Francisco, el de corazón sencillo y pobre, el de mirada transparente y gozosa, el hijo fiel de la Iglesia, el hermano de todo hombre, mujer y criatura seguramente está contento e intercede por Usted. ¡Gracias! por recordarnos que “Dios no se cansa de perdonar y que es el Padre amoroso, que tiene misericordia para todos nosotros”. Un fuerte abrazo. ¡Saludos de todos los hermanos de nuestra Provincia!

Fr. Carlos Guillermo Paz, ofm Ministro Provincial


8

Carta de los Animadores de JPIC de EE.UU. al Presidente Obama COMISIóN JUSTICIA, PAZ E INTEGRIDAD DE LA CREACIóN 8 DE ENERO DE 2013 Querido Sr. Presidente: El Comité de Animadores de “Justicia, Paz e Integridad de la Creación de los Hermanos Menores Franciscanos en los Estados Unidos”, le hacemos una llamada para que agilice y avance la reforma global de la inmigración. La inmigración está en el DNA de nuestra nación. La mayoría de las personas que conforman esta nación hoy han venido de otras partes, o sus antepasados remotos o recientes. Nuestra historia franciscana en los Estados Unidos también está ligada a la inmigración. Nuestros hermanos han contribuido a hacer San Agustín, en Florida en 1565, y han sido de los primeros inmigrantes en NUEVO México en 1580 y Arizona a los inicios del 1600. En el 1700, bajo la guía del padre Fr. Junípero Serra, nuestros

hermanos han contribuido a fundar la ciudad de San Diego, los Ángeles, San Francisco y otras muchas ciudades en el estado de California. Nuestros hermanos han acompañado varios grupos de inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos en 1800 y 1900: irlandeses, alemanes, italianos, polacos y húngaros. Más recientemente, las personas provenientes de América Latina, África, Asia y Europa han venido a nuestro país para tener una casa, y el flujo de personas continúa todavía hoy. Los hermanos Franciscanos de todo el mundo han seguido a estos inmigrantes hasta acá para atenderlos y servirlos. Actualmente, nuestros hermanos son los pastores de millones de ciudadanos americanos e inmigrantes en más de 200 sedes en 32 estados y en el Distrito de Columbia.

La historia de la inmigración en nuestro país ha sido variada. En nuestros momentos más oscuros hemos visto la disminución de nuestro país en el responder a las exigencias humanitarias de quienes afrontaban persecución y dificultades económicas. Cuando hemos estado mejor, hemos sido un refugio de acogida que les ha permitido a las personas de aportar su energía y dinamismo para construir una vida mejor para sus familias y para nuestra nación. El mundo de hoy nos presenta desafíos: numerosas personas sufren la extrema pobreza, desastres ambientales, inestabilidad política, corrupción, violencia y persecuciones, y por ello vienen a los Estados Unidos, con la ilusión de que sea un lugar de oportunidades y esperanza, como lo hicieron muchos de nuestros antepasados inmigrantes. Se requiere elaborar


9 y diseñar una respuesta que le permita a los Estados Unidos acoger razonablemente a quienes desean una vida mejor o con mayor libertad. Se requiere examinar y modificar nuestras actuales estructuras jurídicas para la inmigración. Si bien reconocemos la importancia de las leyes, la aplicación de la ley es una forma insuficiente para resolver los problemas de la inmigración. Además, muchas de las leyes actuales son injustas y necesitan ser revisadas. Hacemos un llamado para una reforma completa de la política de nuestro gobierno para que se enfoque esta problemática de la mejor manera. La voluntad política pide que se hagan los cambios necesarios para aliviar el sufrimiento de los inmigrantes pues consideramos que ha llegado el momento oportuno. No nos abandone en este momento. Una reforma migratoria justa debe responder a las demandas globales de trabajo: 1) ampliar la oportunidad de que se unan las familias, que son los núcleos de la sociedad. Muchos ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes soportan durante muchos años la separación de sus familiares. Pedimos que se agilicen la entrega de visados para los familia-

res y aumenten el número de los mismos para poder traer a los EE.UU. a los familiares que se encuentran en otros países.

2) Reformar el Temporary Worker Program (Programa de trabajadores temporales). Los trabajadores extranjeros son necesarios en los Estados Unidos, pero deben de ser protegidos de la explotación. Darle a los trabajadores la posibilidad de traer a sus familiares para que juntos trabajen y poder trasladarse dentro de los Estados Unidos, poder visitar sus países de origen sin perder su condición de empleados temporales; ser protegidos por la mismas leyes que protegen a los trabajadores estadounidenses; recibir sus derechos

civiles fundamentales, incluyendo la capacidad de defenderse y presentar demandas en tribunales federales. No permitir que los salarios de los trabajadores temporales sean más bajos que los de los trabajadores de los Estados Unidos. Establecer los medios para verificar que el Temporary Worker Program no perjudica a los trabajadores estadounidenses. 3) Establecer procesos de legalización. Darles a los inmigrantes ilegales una forma de legalizar su estatus. Este itinerario de legalización se convierte en el primer paso de un proceso razonable para aquellos que optan por la ciudadanía. 4) Renovar el proceso de legalización de los inmigrantes. Es justo que el Estado de derecho y las leyes existentes estén actualizados. Se le debe poner fin a la detención de inmigrantes durante meses que no hayan cometido delito alguno, terminar con las audiencias secretas, perfiles étnicos y otras muchas tácticas rígidas que ofenden la dignidad humana y socavan el derecho a un juicio imparcial.


10 5) Reformar el proceso para los que solicitan asilo. Facilitar los criterios para los solicitantes de asilo, y encontrar otras maneras que no sea el encarcelarlos para monitorearlos, mientras sus casos están pendientes. Encontrar maneras de proteger a nuestra Nación de terroristas sin perseguir a aquellos que están buscando refugio. 6) Desarrollar mecanismos realistas y sostenibles para la futura aceptación de los inmigrantes. Sin un conjunto de mecanismos integrales y viables para que

los inmigrantes sean acogidos en los Estados Unidos, cualquier procedimiento será incompleto e insostenible. 7) Reducir la pobreza mundial. Muchos llegan a los Estados Unidos porque la situación en sus países de origen es insostenible. Examinar la posibilidad de un enfoque amplio y el acceso a la educación, promover la estabilidad política y la integridad, garantizar el comercio justo y solidario en los países afectados por la pobreza, y promover la formación del carácter, en lugar de centrarse

estrictamente en el control de la población. La ética judeo-cristiana sobre la que se fundó nuestra nación incluye proféticamente, recordando a los jefes de gobierno, de cuidar de las viudas, a los huérfanos y los extranjeros. Nosotros, como Franciscanos y católicos romanos, conociendo de primera mano la experiencia de los inmigrantes, lo invitamos a escuchar nuestra petición en favor de los extranjeros que vienen a nuestra tierra. Animadores de Justicia, Paz e integridad de la Creación de EE.UU.


11

Proyecto Amazonía El Señor camina con nosotros, seguimos andando!!!! Con la sensación de que el tiempo aquí corre más velozmente, nos volvemos a comunicar para seguir compartiendo algo de nuestro andar por la selva y ríos de la Amazonía. Me parece que ha pasado poco tiempo en que les escribía para saludarlos por la Navidad y contarles algunas novedades de la misión y un poco de mis sentires más profundos. En verdad han pasado tres meses desde el último contacto y estamos a pocos días de vivir la Semana Santa y de celebrar la Pascua. Está claro además que ya hemos cumplido un año de nuestra presencia, y en verdad se nos pasó muy rápido, hemos vivido con intensidad cada jornada, ha habido mucho intentos, y algunos logros. Comenzando por donde terminaba el anterior compartir puedo decirles que la misión en las comunidades del Río Tapiche, Parroquia de Santa Elena la hemos vivido muy bien, divididos en 4 fraternidades, 14 hermanos de 6 países, entre los días 6 de enero al 6 de febrero pasados. En la evaluación que compartimos al regresar a Requena todos han manifestado lo valioso

de la experiencia para el camino vocacional personal, también se valoraron muy positivamente los logros en la tarea de animación de las comunidades, y compartimos muchas anécdotas de las circunstancias que todos vivimos en ambientes y situaciones muy alejados de lo que ordinariamente es nuestra vida. Varios de los hermanos que nos acompañaron han manifestado su deseo de volver

les acompañarán laicos para sumar su insustituible aporte en la misión. Les comparto con especial alegría, y un poquito de orgullo, que 6 de los misioneros que nos acompañaron llegaron de nuestra pequeña Conferencia del Cono Sur, 5 de Argentina, Jorge Bender y Franco Caramuto conocidos nuestros, y un hermano de Chile. No solo el número ha sido significativo, se destacó funda-

Misa de envió con Fr. Juan pronto por aquí, pero no solo para una misión de un mes, sino para una presencia más prolongada en algunos de los lugares más pobres de esta Iglesia amazónica. Algunos ya han retomado el contacto con nosotros para comenzar a preparar una próxima presencia, con el agregado esperanzador de que ya no vendrán solos, sino que

mentalmente el aporte para animar y construir la vida cada día en circunstancias tan especiales para todos, y la creatividad y generosidad en el servicio de la evangelización en medio del pueblo sencillo de la Amazonía. Terminada la misión viajamos todos a Lima. Allí nos integramos con los hermanos franciscanos


12 que nos han acogido en Perú y nos ofrecen oportunidades de formación permanente cada año. Fueron 5 días de reflexión sobre la Nueva Evangelización y el aporte que estamos llamados a hacer desde nuestra espiritualidad. Pudimos compartir con varios frailes que se interesaron por nuestro andar en la Amazonía. Los días siguientes los hermanos visitamos otras casas de frailes en distintas regiones del país. Personalmente me interesó tomar contacto con otros de los Vicariatos confiados a la Orden en la amazonía peruana, así fue que viaje hasta San Ramón, en la Región Junín, para participar de la Asamblea pastoral del Vicariato. Fueron también 5 días de intenso

compartir la vida de las comunidades y en la búsqueda de caminos nuevos para la vida de la Iglesia. En toda esa región ha sido muy significativa la presencia franciscana a lo largo de siglos, sea por la cantidad de misioneros como por el impulso misionero que los animaba, y hoy esa presencia está reducida a mínima expresión, con pocos misioneros y muy mayores. A esta realidad también debería ofrecérsele una respuesta desde el Proyecto Amazonía, para lo cual será necesario contar con el aporte de nuevos y generosos misioneros. Dedicamos también un tiempo durante nuestro paso por Lima para completar la evaluación de nuestra vida en el primer

Misioneros navegando en La Granada

año de presencia en la Amazonía. La mayor parte del tiempo la dedicamos a compartir los procesos personales, ya que desde allí debería surgir la decisión de continuar y profundizar la pertenencia a esta fraternidad y sobre esa base elaborar un nuevo Proyecto de Vida y Misión. En los días previos nos habíamos despedido del hermano Bernardo González, de México, que luego de estar un año con nosotros decidió regresar a su Provincia de origen. Hasta la llegada de otros hermanos nuestra fraternidad está integrada por los hermanos Ademir y Atilio, de Brasil, Edel de Perú y yo. En breve vamos a recibir hermanos que vendrán a compartir un tiempo con nosotros para luego,


13 con la obediencia del Ministro general, integrarse por más tiempo al Proyecto. Al regresar a Requena seguimos con el proceso de discernimiento para formular el Proyecto de Vida y Misión de la fraternidad y de definir la Planificación para este año. Un aporte fundamental lo recibimos en la Asamblea Pastoral de este Vicariato que compartimos con la mayoría de los misioneros de esta Iglesia, desafiada como todas a emprender sendas de Nueva Evangelización. Como resultado de

la evaluación y de las inquietudes experimentadas en el trabajo de

Misioneros del Vicariato de Requena

los hermanos y en el compartir con muchos otros en los encuentros y asambleas, para este año la fraternidad tiene estas opciones para llevar adelante: ❑ Los hermanos nos ubicaremos en dos lugares del Vicariato: Edel y Ademir en Orellana, comunidad de la Provincia de Ucayali, a unos dos días de navegación desde Requena, y Atilio y yo en Requena para desde aquí realizar la misión con características más itinerantes. Hemos programado los tiempos fuertes para encontrarnos y compartir la ora-


14 ción, formación, la revisión de los vivido en cada lugar y para seguir buscando las inspiraciones y hacer la opciones para continuar profundizando nuestra inserción en este Vicariato. ❑ La presencia misionera que animaremos junto a Atilio desde Requena tiene algunas concreciones bien precisas: ✓ Presencias en la ribera del Río Tapiche, con su centro en Santa Elena, programando 4 visitas a lo largo del año, dando continuidad a la misión vivida en el mes de enero. ✓ Acompañamiento más directo a comunidades en los barrios de la ciudad de Requena, animando en ellas la catequesis, la formación de los animadores, las celebraciones,

vos en la tarea de animación y formación de los docentes y a los equipos de pastoral y profesores de religión en la tarea con los alumnos ✓ El servicio de la formación de los animadores de las comunidades lo programamos para varias misiones que actualmente no lo están realizando, teniendo para esto que desplazarnos a otras poblaciones donde es posible reunirlos. ✓ En tiempos litúrgicos importantes: Semana Santa, Fiestas Patronales, San Francisco, Navidad, acompañaremos comunidades importantes que todavía no cuentan con presencia de misioneros. ❑ Como verán, los espacios para

Médicos voluntarios de España comenzando la experiencia de un trabajo compartido con otras religiosas que ya animan esas comunidades. ✓ En el campo de la educación estamos invitados a acompañar a los directi-

nuestra presencia se multiplican, y queremos seguir respondiendo a estos desafíos manteniendo la actitud de colaboración, promoviendo la creciente participación y protagonismo de los laicos en sus comunidades. Se van ensan-

chando los horizontes de la misión, va enriqueciéndose la visión y la experiencia como Iglesia. ❑ Desde aquí intentamos mantenernos abiertos y comunicados con otros espacios de la presencia franciscana en la Amazonía y con otros grupos que llevan adelante iniciativas afines a los objetivos del Proyecto Amazonía. En este espíritu he sido invitados a participar del II Congreso Misionero OFM de América Latina y el Caribe, en Canindé, Brasil, en el mes de abril, encontrando allí un espacio privilegiado para continuar difundiendo y sensibilizando entre los hermanos la renovada Presencia Franciscana en Amazonía. Otra oportunidad en el mismo sentido la tendremos en el Encuentro de Presencias Franciscanas en la Amazonía, previsto para los días 2 al 6 de junio en Iquitos, Perú, con la presencia del Ministro general, Fr. José Rodríguez Carballo, de otros miembros del Gobierno general de la Orden, y representantes de los Vicariatos y otras presencias franciscanas de Brasil, Ecuador, Colombia, Bolivia y Perú. Previo a ese encuentro recibiremos en Requena la visita del hermano Ministro general y otros miembros de la Curia. Además del apoyo a nuestra presencia esperamos se sigan clarificando y definiendo aspectos fundamentales del Proyecto. ❑ Un aspecto nuevo para integrar a nuestra planificación es la


15 acogida y acompañamiento de grupos de misioneros o voluntarios que desean apoyar durante un tiempo la misión en estas comunidades. Puntualmente les puedo compartir que durante el mes de agosto llegarán jóvenes de Asís, acompañados por un fraile, para una presencia misionera de aproximadamente un mes. En verdad no se trata de un aspecto nuevo aquí ya que son varios los grupos de voluntarios que desde hace muchos años tienen presencias similares. Es nuestro deseo que los grupos que vayan llegando lo hagan vinculados a la animación del Proyecto Amazonía y cuenten, en la preparación y el tiempo de la misión, con el acompañamiento para una más plena inserción en esta realidad y tarea misionera, prolongando lo que ya se viene intentando y posibilitando la continuidad de lo reali-

cuenta las posibilidades y realidades de cada grupo. En pocas horas, cuando venga la lancha que va a Pucalpa, nos embarcaremos con Ademir para ir, él hasta Orellana, dónde vivirá, y yo me bajaré un poco antes, en Tierra Blanca para vivir la Semana Santa y la Pascua. Voy llevando mucho de lo vivido en este año y lo experimentado en este tiempo de tanta escucha, oración, discernimiento y formulación de opciones y prioridades, que en la charla y en el papel van quedando claros, pero a los que volveré para hacerlos más míos, integrándolos vitalmente en la respuesta que deseo seguir dando al Señor, a estas Iglesias, a la Presencia Franciscana, para profundizar la entrega en medio de estos pueblos amazónicos. De corazón les deseo a todos caminar alegres en la Esperanza, porque el Señor está con nosotros siempre y cuida de sus hijos pe-

zado. Esperamos que más corazones se muevan y otras comunidades se organicen para concretar nuevas presencias, laicos y hermanos, unidos en apoyo de una misión que nos espera. Es nuestro deseo siempre tener en

queños y necesitados, y porque en su entrega generosa nos ha mostrado los sin límites de su compasión con la humanidad, desde el Pesebre a la Cruz, y porque Vive resucitando entre nosotros, resucitando cada vez más cuando un

hombre o un pueblo logra expresar más plenamente su dignidad. A vivir ese acontecimiento único nos ayuda en este tiempo la novedad que el Espíritu tenía reservada a nuestra Iglesia! Un Papa nos comunica: hice mi parte, que el Señor les enseñe que deben hacer ustedes!!! Y lo sucede Francisco, para seguir haciendo su parte en la conducción y animación de toda la Iglesia. Sus gestos y palabras nos hablan de un modo de animación, que a la mayoría de los miembros de la Iglesia y a muchos otros hombres y mujeres de todo el mundo, nos ha cautivado por su penetración en el espíritu auténticamente humano. A la animación le seguirá la conducción, y allí también deberemos estar con Francisco. A la oportunidad que la Familia Franciscana tenía de expresar la riqueza de nuestro carisma en la dinámica de la Nueva Evangelización, la reasumimos motivados por este hecho original del Espíritu, y unimos nuestras vidas y proyectos a la tarea que inició San Francisco: reconstruir la Iglesia, que entonces y ahora, amenaza ruinas. Esa fue y es nuestra misión, y con nuestra vida aportamos a la misión que el nuevo Papa anima y conduce. Confiados en que nos seguimos acompañando los unos a los otros para comenzar cada día a servir al Señor, los abrazo y les deseo FELICES PASCUAS, con vida nueva en sus corazones, familias y comunidades. Fr. Eugenio Ortiz, ofm Guardián de la fraternidad Proyecto Amazonía


16

Retiro Mensual: Ejercicio de recogimiento Texto extraído de Amedeo Cencini, La formación permamente, Madrid 2002, 147-154 […] El retiro espiritual, “ejercicio de recogimiento”. La expresión es de R. Guardini1, a cuyo pensamiento me remito para elaborar una propuesta que no parece nada original, sino más bien clásica y tradicional, como la del retiro mensual, pero que puede adquirir una importante significación dentro de la economía de la formación permanente. Sobre todo si, como invita a hacer el pensador italo-alemán, la propuesta va ligada a la recuperación de valores indispensables y tenemos el valor de dar de lado a una praxis que lo ha empobrecido un poco, haciéndole perder mucha vitalidad, y de renovarla en el espíritu y en la práctica. El retiro mensual tiene sentido y es importante para la formación permanente en la medida que supone y conlleva un efectivo “retiro” (psicológico más que físico) de la persona respecto al ambiente habitual y las ocupaciones ordinarias y respecto del estilo de vida normal, para pasar un período, entre medio día y un día completo, en “retiro” con Dios, en el diálogo con él y meditando su Palabra, y también en diálogo con uno mismo y con la realidad en la que se vive.

1 2

La actitud intrapsíquica que predispone a esta operación del espíritu es el recogimiento. De modo que podemos decir que el retiro espiritual es un ejercicio de recogimiento, limitado ciertamente en el tiempo, pero intenso y verdadero, porque “el medio por el cual el hombre se acerca a sí mismo, a Dios y a su prójimo es… el recogimiento”. Más aún, “en cierto modo”, también según Guardini, “toda la formación moral y espiritual se resume en el ejercicio del recogimiento”2. En consecuencia, es importante mantener vivo este ejercicio. 1- Recoger la vida En general, “recogimiento significa volvernos sobre nosotros mismos; llevar nuestras fuerzas de la dispersión a la unidad… simplificar nuestro deseos; aprender a descansar en nosotros mismos sin ansiedad, a estar tranquilos y serenos. Aprender a ser dueños de nosotros mismos”3. Por medio del recogimiento, dice también el teólogo italo-alemán, se vence “la distracción y la inquietud”, y se crea “la unidad vital de una existencia rica en fuerzas y orientada a la acción, inserta en el mundo de las cosas y

R. Guardini, Il testamento di Gesù, Milán 1993, 40. Id. 40.

3 4

en la multiplicidad de los acontecimientos”4. Más concretamente, y en referencia al objeto del recogimiento en el contexto del retiro mensual, el recogimiento no sólo es una operación reflexiva, como un espejamiento de uno mismo, sino que implica recoger la vida con toda su complejidad, y recogerla en particular delante de Dios. Recogerla en el sentido de observarla con realismo e incluso con benevolencia, pero también percibiendo en ella el misterio; de reconocerla como don que viene de lo alto, don inmerecido y por el que, en cualquier caso, hay que dar gracias al Creador; de aceptarla en sus aspectos luminosos y oscuros, de lo ya vivido y de lo que nos queda por vivir. Recoger la vida significa también llevar delante de Dios los pasos menos gloriosos de nuestro camino, nuestros defectos e inmadureces, nuestras incoherencias y dudas, nuestros miedos y nuestras aspiraciones…, pero también esas fuerzas vivas que nos oprimen por dentro y que a veces no sabemos bien calibrar e integrar (por ejemplo la sexualidad, la afectividad, los deseos de relacionarnos, la necesidad de autoafirmación);

R. Guardini, La coscienza, Brescia 1948, 86-87. R. Guaridni, Il testamento di Gesù, 40-41.


17 en definitiva, no dejar fuera nada, recoger… “también avances”, o los que nosotros consideramos tales. Probablemente no tendría tanto sentido el recogimiento del individuo el día del retiro como simple gesto neutro o vacío, carente de objeto, ni sería completo el recogimiento, por devoto y contrito que fuera, sin esta disposición a recoger la vida entera. Es más, afirmamos que es bello y necesario “llamar a recogimiento” la propia existencia cada cierto tiempo para captar en ella los pasos de Dios, reconocer en ella su proyecto, confrontarla con su Palabra y abrirla cada vez más a su intervención, porque nadie puede presumir de haberlo entendido todo, de haber agotado ya el misterio, de haber aferrado ya plenamente el sentido de la presencia divina en sus días, de captar siempre inmediatamente, en tiempo real, lo que el Señor quiere decir y transmitir a través de los acontecimientos. Por tanto, está bien el recogimiento como concentración y ausencia de distracciones, pero sólo para llegar al recogimiento existencial, para alcanzar la sabiduría bíblica del “contar los 5

Ib. 41.

propios días”. Pero ¿cómo se realiza o alcanza el recogimiento en los dos sentidos que acabamos de ver? 2 - tomar distancias Ante todo tomando distancias, mejor si es en un sentido in-

cluso físico, respecto de un cierto tipo de instancias e inquietudes que afanan y dispersan, o ponen directamente en contradicción con uno mismo; o saliendo de la confusión y liberándonos del embrollo que nos enreda dentro y fuera del corazón. El “retiro”, como es sabido, ofrece, al menos en teoría, la posibilidad de llevar a cabo esta toma de distancia, este “retirarse de”. Más aún, éste parecer ser precisamente su significado original o, por lo menos, una condición básica para estar con Dios y escuchar su voz, o para reconocer sus huellas en el mar de nuestra historia, huellas visibles a simple vista (cf. Sal 77/76,20) y

que sólo una mirada contemplativa, mirada de quien no se queda en lo exterior, puede percibir. El hombre de hoy y de siempre, por tanto también el consagrado y el apóstol, tiene necesidad ineludible de un espacio ecológico, de escapar cada cierto tiempo del caos que lo invade y contamina, del amb i e n t e dominado por el culto a la exterioridad, a los resultados, al éxito, al figurar a cualquier precio y ser el centro de atención de los focos…, que lo aleja de sí mismo como una droga, llevándolo incluso a “desear objetos que en realidad no quiere, que realmente no necesita5. Es terrible pensar que los condicionamientos socioculturales actuales pueden dar lugar a este tipo de consecuencias también en el espíritu y en la mentalidad de quien ha hecho una determinada opción de vida y de valores; es terrible pensar que el alejamiento de sí mismo puede llevarlo a esta especie de esquizofrenia o suicidio espiritual, a desear lo que en realidad no quiere, no puede querer y verdaderamente no necesita, porque atrae, engaña y satisface a la parte superior del yo, pero no toca a su verdad, a lo que es y está


18 llamado a ser, ni menos aún puede ayudarlo a percibir el paso de Dios por su historia pasada y presente. El retiro mensual es ante todo una invitación a caer en la cuenta de que este engaño, a apartarse un momento de esta confusión para encontrar el modo de no dejarse contaminar por ella, a tomar distancia del falso yo para no ser esclavo de él, y hacer así falsa la vida y virtual la consagración. 3 - Nostalgia del claustro (e instinto de manada) El que se recoge siempre tiene a menudo los ojos cerrados; no ve a su alrededor para ver mejor dentro de sí. No ve para concentrarse mejor en sí mismo, en su “celda” más íntima y personal. “Esta celda interior existe; ese ámbito interior al que puedo retirarme, en el que puedo ocuparme de los objetos y en el que estoy a solas conmigo mismo; en el que se toman las decisiones vitales, en el que me encuentro con Dios, en su presencia, bajo su mirada… Esta celda existe y puede hacerse más amplia, más profunda, más viva, más tranquila, más segura”6, entre otras cosas por 6

medio del retiro; más aún, el retiro es en cierto modo esta celda en la que el alma se encuentra con su Dios. Evidentemente no para que entre en ella sólo el día de retiro mensual, sino para que sea cada vez más morada habitual, una es-

pecie de santuario interior del yo, donde Dios custodia el misterio del yo, es decir, su verdad. Y donde el yo se siente de verdad en su casa. Habitar esta morada es de por sí distensivo; debería hacer sentir como relajante el día del retiro, en el sentido pleno que antes hemos dado al concepto de distensión, y hacer desear continuamente al individuo… “volver a la casa”, a su verdadera casa, y no dejarla nunca. Es extraño cómo en el hombre, en todo ser humano, hay, por un lado, una verdadera “nostalgia del claustro” y, por otro, lo

que Guardini no duda en definir, como término un poco menos noble, un “instinto de manada”: la sólita contradicción o dialéctica interna, que no deja de estar presente, una vez más, en cada uno de nosotros, Por eso, si por una parte se percibe una cierta atracción por el recogimiento silencioso, por otra resulta a veces radicalmente desmentida en nuestra vida por “la necesidad de oír siempre ruido alrededor, de oír hablar, de no saber reservarnos nada para nosotros solos y no saber llevar a cabo nada por nosotros mismos”7. Es precisamente el instinto de manada8, que quizá parezca excesivo a alguien, e incluso ofensivo; pero ¿quién podría negar, en sustancia, incluso en quienes han sido llamados por el Maestro “para estar con él”, ese miedo a la soledad y la consiguiente necesidad de los otros (en los que apoyarse y con los que llevar la vida), o esa incapacidad de estar en silencio, es decir, a solas con uno mismo y con Dios, más allá de una cierta apariencia cultual, y de entregarse al recogimiento, para reconstruir la

Ib. R. Guardini, La coscienza, 82. 8 También E. Fromm recurre a este tipo de terminología (habla en efecto de la necesidad del “calor del establo”) para referirse a ese instinto que hace permanecer en el propio ambiente y tratar a nuestros semejantes, buscar la intimidad fácil y las relaciones calurosas, y evitar relaciones complicadas para no sufrir el frío de la soledad. 7


19 unidad interior y contemplar en sí la acción divina? ¿Es exagerado decir que está desapareciendo el silencio de nuestra vida? ¿o, por lo menos, cierto sabor y búsqueda del silencio? La degradación cualitativa y la trivialización del retiro-mensual, la reducción a su mínima expresión (a una predicación, acaso grabada) o la confusión del retiro con otros tiempos de encuentro (reuniones del clero, encuentros llamados fraternos, reuniones de distintas comisiones, ocasión para charlar un poco, oír la “última” noticia o hacer compras), o el seguir sintiendo el retiro como una obligación que una autoridad superior debe recordarnos… son todas consecuencias, entre otras muchas, de esta pérdida general del gusto y la capacidad de vivir en el recogimiento. Un organismo espiritual en buenas condiciones de salud siente la cita del retiro como una exigencia personal y algo agradable. Si, por el contrario, lo siente como una carga o una obligación sobre todo disciplinar, es que no está muy bien de salud psíquica y espiritual, porque está perdiendo sabores y gustos importantes, y él mismo se está volviendo insípido e inco-

loro. El que se lo salta por estar agobiado por compromisos pastorales (excusa clerical persistente y muy frecuente) se contradice a sí mismo sin darse cuenta, porque el pastor no es tal si no pasta él mismo en fértiles prados, y no hay nada más ejemplar y pastoral para la “grey” que constatar la coherencia de quien lo guía. Y nada más falso que un pastor que ha perdido el hábito de estar a solas con su Señor y se está convirtiendo cada vez más en un empleado de una empresa-Iglesia.

Ciertamente no hay que exagerar la importancia de esta cita mensual, ni pensar que el ritmo del retiro cada treinta días agota la dinámica de la formación permanente; pero hay que recordar en cualquier caso que hay tiempos y ritmos psicológicos que es menester respetar, que no puede ignorarse o minusvalorarse. Si se “salta” esta cita mensual, se corre poco a poco el riesgo de bajar la

guardia y de perder sensibilidad espiritual, lo que puede traer peligrosas consecuencias. Esta cita mensual puede constituir en efecto en la vida del presbítero y del consagrado o consagrada ese tiempo concentrado, o una forma particular de ese tiempo concentrado, dedicado todo él a la escucha de la Palabra y “recogido” en Dios, que luego se prolonga de alguna manera en el tiempo distendido, durante los otros días del mes. Habiéndose “recogido” la vida en el retiro, estando recogida-oculta con Cristo en Dios, esta misma vida se va desplegando luego y revelándose en los días sucesivos, prolongando en el tiempo los efectos de esa concentración temporal, o “contando” lo que Dios ha hecho en la historia del que se ha confiado en él y dando razón de su esperansza. Se trata una vez más de la sabiduría bíblica de “contar los días”, de contarlos uno por uno, porque en cada uno de ellos hay huellas del Eterno. Cada día, en cierto modo, “retirándose y recogiéndose” en Dios. Y recogiendo también frutos exquisitos, en un tiempo cada vez más cumplido.


20

MONaStERIO SaNta ClaRa DE PUaN - BUENOS aIRES

Primera Profesión de Sor María Florencia Clara, osc. “Desde el seno de mi madre me llamó por su gracia” (Gal 1,15) El pasado 24 de marzo, Domingo de Ramos, hice mis primeros votos, junto a mis hermanas y con una Iglesia repleta de familiares, amigos y muchas personas de mi comunidad que, pese a la distancia (500 km) y al mal tiempo, quisieron acompañarme en este día tan especial. Tuvo lugar una celebración sencilla, simple pero con un matiz especial de alegría, tanto de mi parte por la vocación que el Señor me regala dentro de la Iglesia, la de toda la comunidad que me acoge en esta entrega y la de todos los presentes por poder compartir este regalo de la Profesión. La misma fue presidida por nuestro Ministro Provincial, Fr. Carlos G. Paz, concelebrada por otros tres sacerdotes: Fr. Carlos Rioja, Fr. Roque Landart y Padre Federico Lagoa, mi director espiritual que me acompaña hace unos cuantos años en este camino de búsqueda y ahora en la vocación de Hermana Pobre. Al comenzar este Domingo el día se presentaba lindo, por lo que la Comunidad había preparado la procesión con los Ramos desde el portón de entrada, donde se bendecirían los ramos y los sacerdotes con la gente irían en procesión hasta la Iglesia; pero por la tarde

comenzó a nublarse, tanto que una hora antes de la profesión -18 hs.de desató una tormenta de viento y lluvia que parecía no terminar nunca, tuvimos que cambiar la procesión y hacerla en la puerta de

la Iglesia bajo la galería. Minutos antes de comenzar la celebración se vio en el cielo negro por las nubes un hermoso y resplandeciente arco iris, una amiga muy querida se me acercó y me dice: Flor, ¡el Señor renueva la alianza! El arco Iris está radiante. Yo en ese momento estaba feliz, con mucha paz, alegría y un gran asombro de ver tantas personas que me acompañaban, habían viajado siete horas para venir a acompañarme un ratito y luego otras siete horas de viaje de regreso. ¡Qué grande ha estado el Señor con nosotras y estamos alegres! Quiero compartirles un mo-

mento muy particular y profundo que viví dentro de la celebración, fue cuando poniendo mis manos en las manos de la Madre, hago la profesión, sentí que una vez más las manos de una madre me reciben para la vida, la primera vez, fue cuando nací que mi mamá me tomó en sus manos y esta vez la Madre que en nombre de la comunidad me recibe a esta vida nueva, a esta Forma de Vida para ser una Hermana Pobre de Santa Clara. Otro momento emotivo para mí y la Comunidad fue al terminar la celebración, al decir unas palabras de agradecimiento, especialmente recordando a sor Rosa, su entrega radical y su fidelidad al Señor, que hacía apenas un mes, estaba ya gozando de la presencia del Padre y que en ese momento también ella, desde lo alto, se unía en alabanza por el don de la vocación. ¡Qué grande es nuestra vocación! Gracias a todos los hermanos y hermanas que desde sus fraternidades me estuvieron acompañando con la oración.

Un sincero y fraterno cariño de hermana. Sor María Florencia Clara, osc.


21 REFLExIóN SOBRE JESúS DE UN ALUMNO DEL COLEGIO SAN ANTONIO DE ORÁN PARA PRESENTAR EN EL RETIRO EMMANUEL:

El Nacimiento Voy a presentarles a Jesús hecho niño, hijo, hombre y hermano. Les voy hablar acerca de la grandeza de Dios. A continuación escucharemos la palabra del Señor: San Lucas 2; 1-7. ¿Qué opinan sobre como llegó Jesús al mundo? ¿Qué piensan de la situación? ¿Quién es Jesús para ustedes? Jesús que viniste al mundo para que Dios perdonara a la humanidad por sus pecados te adoramos. Esta Divinidad pudo haber elegido presentarse como el hijo de un millonario o directamente bajar como hijo de Dios, pero sin embargo eligió nacer como un hombre, un bebé, y no sólo eso, también decidió ser pobre. Nace como menciona la Palabra en un pesebre, símbolo de humildad y pobreza. El bebé es un ser tierno, débil, puro amor el cual necesita que lo cuiden y que lo amen, es por ello que Cristo decidió serlo para enseñar a amar y recibir amor. Ésta es una muestra gigante de amor que nos hace Jesús, sin dejar de ser Dios, se hace carne, toma nuestra condición humana, dejando atrás su reinado para convertirse en nuestro hermano. Uno más de nosotros.

Elegí esta cita bíblica porque es la etapa de la vida de Jesús que más me gusta, me genera amor, ternura, sorpresa y asombro por cómo actúo el Hijo de Dios. El mismo se hizo tan pequeño y se mezcló entre nosotros para enseñarnos a amar, a respetar, a cuidar de los demás y lo más importante nos enseñó a servir, a ponernos a disposición del prójimo, aunque a veces o muchas veces no nos comportamos como debemos. Él igual nos ama, nos espera, nos escucha, nos guía y nunca nos abandona, Él es la Palabra, el camino, la fe, la luz y la verdad. Éste es el Hijo de Dios quien por el amor que nos tenía entrega su vida por el hombre, no le importó que nosotros mismos lo entregáramos y lo juzgáramos, destinándolo hacia una muerte sufrida en la cruz. En este momento es dónde se aprecia el máximo AMOR de Cristo hacia la

creación, es un ejemplo de vida, de amor, pasión y sobre todo de fe ya que Él estaba convencido de que no era en vano que se entregara por nosotros. Y además nos dio a conocer que va estar con nosotros hasta el fin del mundo… De niño entendí que Jesús es nuestro amigo y hermano; es aquel que siempre está en las buenas como en las malas. Es quien nos aconseja y ayuda. Adolescentes los pido que abran su corazón y no teman mostrarle a Él su amor y sus sentimientos. El no nos juzga, nos escucha, no nos regaña, nos comprende y corrige, Él solamente quiere que seamos sinceros, solidarios, respetuosos, humildes y sobre todo que tengamos el corazón de un bebé, el cual es un ser tan frágil y puro. Vengo a invitarlos a que sientan en este último día y el resto de


22 su vida el calor, el amor y la presencia de Dios, de Jesús nuestro hermano, y que de esta forma se reconcilien con Él aquellos que se sientan distantes y los demás que tienen una buena relación con Cristo nunca se alejen siempre aferrasen a Él, que es la única fuente pura de sabiduría y amor. Sé que sólo soy un adolescente más y no me creo ni mejor ni peor que ustedes solo quiero aconsejarlos como un buen amigo. Considero que esta etapa de la vida es la más hermosa y complicada de todas porque es la que nos va a marcar el resto de nuestra existencia. También experimenté altos y bajos en cuanto a mi relación con Jesús pero les aseguro que lo más lindo que hay en esta vida es estar al lado de Él y de las personas que uno ama de verdad. Como les dije Jesús para mí es un ser muy especial que me brinda fuerza, seguridad y confianza, desde niño lo vi como un hermano y amigo, lo descubrí a través de la fe y de mis súplicas,

Él siempre se manifiesta a través de las personas que nos rodean, a veces nos da consejos y otras tantas veces nos vuelve a encaminar por el estrecho y complicado ca-

mino de la verdad. Con el paso del tiempo aprendí a reconocer a Jesús en las personas que nos necesitan, ya sean esos pobres ancianos que andan por las calles vagando o en esos niños que andan mendigando o pidiendo, ellos son para mí fieles muestras de que Jesús nos busca y nos pide indirectamente que ayudemos y compartamos con los demás lo

mucho o lo poco que tengamos. En la actualidad, es decir, ahora en mi adolescencia se me presentaron innumerables tentaciones y situaciones en las que no sabía como actuar o reaccionar, pero supe escuchar esa voz interior que para mí es Jesús quien me ayudó a discernir y saber afrontar esos obstáculos que se me presentan en el día a día… A Cristo lo siento y reconozco en mis padres, en mis familiares y en mi novia, es ahí donde encontré la fuente de fuerza y de amor que me ayuda a tomar decisiones y aclarar mis dudas. Pero para ello hay que aprender a escuchar pero no con el oído sino con algo muy hermoso y especial que es nuestro corazón, nunca dejen de hacer lo que Él les dicta. Y por último les ruego que nunca callen y encierren a ese niño que llevan dentro suyo porque Él es el que tiene la llave hacia el reino de Dios.

Erick Schneider


23

Comunidades Franciscanas de Tartagal celebran la elección del Papa Francisco La tarde del miércoles 13 de marzo pasado no fue una tarde común en la escuela, las campanas de “La Purísima” sonando a vuelo anunciaban la noticia de un nuevo Papa, todo era alegría entre los niños y docentes, el teléfono no dejaba de sonar, los padres compartían con la escuela la alegría que todos los medios de comunicación tenían, la expectativa del anuncio del nuevo Pontífice. Esa hora de espera, desde el humo blanco hasta escuchar el nombre del nuevo Papa, fue una sucesión de emociones, la Iglesia tenía nuevo Pastor y eso era motivo de gran alegría, difícil era contener a los niños en las aulas, ansiosos de conocer el nombre del sucesor de Benedicto xVI. Marcha por la Ciudad de tartagal ¡Qué gran alegría escuchar el nombre del Cardenal Bergoglio! ¡El papa es argentino…! ¡Además elije el nombre de Francisco!, nuestro Patrono, el nombre del Santo de nuestra escuela… todo fue desbordante, docentes, padres y alumnos nos confundíamos en abrazos llenos de emoción y también se dejaban ver algunas lágrimas, cada uno quería expresar la alegría de una manera inconfundible, algunos haciendo improvisadas banderas con los colores papales, otros componiendo, con los materiales que tenían a mano, carteles y pancartas aclamando la

novedad del Papa argentino, del Papa Francisco, el bullicio era ensordecedor los gritos de júbilo trasponían el patio de la escuela y llegaban a la calle, el pueblo de Tartagal se volcaba masivamente a la Plaza San Martín para expresar también su alegría… Después de compartir esta gran alegría la calma fue ganando espacio, pero no se perdía la emoción de saber que tenemos un Papa de nuestra tierra, que además co-

noce el norte del país, en 2009 visitó la diócesis de Orán para predicar ejercicios espirituales a los sacerdotes, cada encuentro servía para refrescar el gozo y las diversas experiencias que la noticia había dejado en el corazón de todos. Así fue que las comunidades educativas de los Colegios Santa Catalina de Bologna y San Francisco quisieron también manifestar públicamente la alegría que sentimos de tener al Papa Francisco… faltaba elegir el día y la hora del encuentro. Celebración de la Misa en el Capilla del Colegio Santa Catalina

El comienzo del ministerio papal sería una muy buena oportunidad para la celebración, además se sumaban otros dos motivos, la Fiesta del Patriarca San José y los 76 años de la entronización del Santísimo Sacramento en la Capilla del colegio de las hermanas. La fiesta comenzó temprano, muchos madrugadores vieron la transmisión televisiva de la misa celebrada en la Plaza de San Pedro en Ciudad del Vaticano. Nos reunimos para celebrar la Eucaristía, un grupo en la Capilla del Colegio Santa Catalina y otro en el Templo Parroquial, al finalizar las celebraciones salimos marchando y expresando la alegría contenida en el corazón hasta la Plaza central de la ciudad, allí con cantos y oraciones hicimos pública nuestra acción de gracias al Señor por el nuevo Pastor Universal, soltamos globos recitando la Simple Oración y juntos nos unimos para cantar junto al cura rockero: Yo quiero un papa Yo quiero un papa Latinoamericano, Latinoamericano Con plumas ancestrales Nacido de la sangre Y los pies en el barro. De tantos hermanos. Yo no lo quiero, No quiero un papa Flotando en ningún plato


24 Tiene mucho para dar Florece en Latinoamérica Latinoamérica al mundo Latinoamérica pobre, Y este mensaje de paz. Su riqueza es siempre dar.

Más papista que el papa Lo quiero mar adentro Que viva y sienta Pescando el milagro. La vida en cada pueblo.

Ventanas y armarios Ventanas y armarios Que corra aire fresco Que corra aire fresco Aire renovado. Y siga circulando. Este lado del mundo La sangre sembrada

Abriendo puertas Abriendo puertas

aGENDa DEl MINIStRO PROVINCIal 2013 MaYO: 1-2: Visita Canónica a la Fraternidad de Mar del Plata 3-5: Visita Canónica a la Fraternidad de Bahía Blanca 6-8: Visita Canónica a la Fraternidad de Puan 10-12: Visita Canónica a la Fraternidad de Río Cuarto 14-16: Visita Canónica a la Fraternidad de San Juan 18-19: Visita a las Carreras 20-22: Visita Canónica a la Fraternidad de Salta 23-28: Reunión del Cono Sur en Paraguay 31: Visita Canónica a la Fraternidad de S.S. Jujuy JUNIO: 1-2: Visita Canónica a la Fraternidad de S.S. de Jujuy 3-5: Visita Canónica a la Fraternidad de Pichanal 6-8: Visita Canónica a la Fraternidad de Tartagal 9-11: Visita Canónica a la Fraternidad de La Peña 12-14: Visita Canónica a la Fraternidad de Aguaray

Al festejo se iban sumando las transeúntes que también querían expresar la alegría y la emoción, así un gran número terminamos este momento alabando al Señor y compartiendo, simbólicamente, un trozo de pan, expresión de nuestra comunión como Pueblo de Dios y como familia franciscana. Unidad Educativa San Francisco de Asís Tartagal

FECHaS PaRa RECORDaR

Cumpleaños Mayo: 1: Fr. Alfredo López 24: Fr. Antonio Scano Junio: 1: Fr. Federico Rodríguez Fr. Pablo Sánchez 2: Fr. José Antonio Benni 3: Fr. Juan José Núñez 10: Fr. Marcelo Cisneros 20: Fr. Cristián Isla Casares 24: Fr. Ezequiel Murga 28: Fr. Miguel Cobo

15 años de profesión solemne 8 de mayo: Fr. Claudio Conforti


Solanoticias N° 2