Issuu on Google+

Año II - N° 4. Agosto - Septiembre 2012. Curia Provincial. Provincia San Francisco Solano. Alvear 620 X5800BCN - Río Cuarto (Córdoba). Argentina. - Web: www.franciscanos.org.ar

Nota Editorial

ÍNDICE Clausura del Año Jubilar Monasterio Santa Clara de Asís de Puan - Buenos Aires

2

Homilía del Ministro General Fr. José Rodríguez Carballo, ofm, en la misa de Clausura del año jubilar clareano

4

Saludos a las Clarisas de los Ministros Provinciales reunidos en la 22ª Asemblea de la UCLAF

8

Profesión de los hermanos novicios

9

Homilía del Ministro Provincial, Fr. Carlos Guillermo Paz, ofm.

10

Renovación de los votos de Fr. Santiago Montes

13

Itinerancia: experiencia de camino y encuentro

14

I Capítulo Provincial Extraordinario en Salta

17

¿Qué es JPIC y qué tenemos que ver nosotros?

20

Encuentro de la Familia Franciscana en Río + 20

22

Comunidad de Bahía Blanca. Hacia el encuentro de nuestros hermanos

23

Colegio San Buenaventura Villa Mercedes, San Luis

24

Colegio San Antonio de Padua de San Rafael, Mendoza

25

Fiestas del Señor y la Virgen del Milagro San Salvador de Jujuy

31

Bodas de Oro Sacerdotales Fr. José Grau, ofm

32

Misa por los 80 años de Fr. Pablo Ares, ofm

32

Capítulo Extraordinario de la Provincia de la Asunción

35

Escribo estas líneas mientras transcurre la Semana 25 durante el año, semana que está iluminada por el texto del Evangelio que leímos y profundizamos el día Domingo: Marcos 9, 30-37; me permito compartir alguna que otra reflexión. Una vez más, Jesús instruye a sus discípulos sobre el dolor y la muerte del Hijo del Hombre; los discípulos siguen sin entender y no se atreven a preguntarle nada. Ocurre que “no les entra” la insólita idea de un Mesías doliente que tenga que pasar por el sufrimiento y una muerte ignominiosa. Pero también no terminan de entender y asumir “una clave” existencial tan fuertemente arraigada en el corazón y en los gestos de Jesús. Los discípulos en el camino habían discutido acerca de “quién es el más importante, a quién le correspondía la primacía de honor en el interior del grupo”; Jesús les recuerda que “quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”. De esta manera les/nos recuerda que la verdadera autori-

dad sólo encuentra sentido, si se configura como servicio, nunca como prepotencia, nunca como manipulación; todo cargo es siempre servicio a los demás. Se malogra, se lo vacía de contenido cuando se convierte en apetencia por dominar, por manejar al otro o por sobresalir. A los ojos de Dios, “el primero” es quien más se entrega en el servicio; por ello, el servicio es la “norma básica” del gesto agradable al Padre de los cielos. Y si ese servicio se brinda a los últimos, a los pequeños, a los postergados, mucho mejor. Así se manifestó Jesús; así hizo presente, cercano y palpable el corazón del Padre. En un tercer momento, Jesús se acerca a un niño, lo coloca en medio de ellos, lo abraza con ternura y les dice a los discípulos “El que acoge a un niño como éste en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino a Aquel que me envió”. El Dios de Jesús se manifiesta en los débiles; opta por la debilidad del servicio, no


2 por la fuerza del dominio; es el Padre de los pequeños, de los insignificantes, de los tambaleantes; tiene especial predilección por ellos y son sus preferidos. Lo mejor que le puede pasar al discípulo de Jesús es apasionarse y entregarse de lleno a quienes tienen un lugar de predilección en el corazón de Dios. Que en nuestro camino de Hermanos menores, con la mirada y el corazón vueltos a Jesús redescubramos en Él, la transparencia perfecta del amor del Padre y que vivió en armonía el amor a Dios y a los hombres. Que redescubramos en Jesús y su Evangelio la fuerza y la fecundidad de la forma de vida que abrazamos.

Renuevo mi acción de gracias a nuestro buen Dios por lo vivido en nuestro I Capítulo Provincial Extraordinario. Le doy gracias porque una vez más nos ha manifestado su cercanía, su amor y cuidado providente, porque nos ha confirmado en el don precioso de ser sus hijos lo que quiere decir, que nos ha confirmado en la “buena noticia” de que somos hermanos. Desde lo vivido, compartido, reflexionado y decidido en el Capítulo, acudo a las Constituciones Generales que nos anuncian: “Los hermanos, seguidores de San Francisco, están obligados a llevar una vida radicalmente evangélica, es decir: en espíritu de oración y devoción

y en comunión fraterna; a dar testimonio de penitencia y minoridad; y, abrazando en la caridad a todos los hombres, a anunciar el Evangelio al mundo entero, a predicar con las obras la reconciliación, la paz y la justicia y a mostrar un sentido de respeto hacia la creación “ (CCGG Art 1, &2). Desde este lugar constitutivo de nuestro carisma, de nuestra identidad, hoy y siempre somos llamados con urgencia a hacer camino profundo de redimensión. ¡Les auguro todo bien y toda bendición! Fr. Carlos Guillermo Paz, ofm. Ministro Provincial

Clausura del Año Jubilar MONASTERIO SANTA CLARA DE ASÍS DE PUAN - BUENOS AIRES Salto de gozo en el Señor, canto de júbilo en Él. Por su gran amor y su fidelidad, cantando y danzando voy Nos gustaría que esta melodía sonara en sus corazones para compartirles de alguna manera el gozo, la gratitud, la alegría de este Año Jubilar que termina, en donde se nos regaló celebrar la gracia de nuestros orígenes, el don de nuestra vocación. Experimentamos que el hacer memoria, el compartir, el orar, el celebrar nos ayudó a volver al punto de partida, a renovar el deseo de buscar al Señor, de escucharlo, amarlo, seguirlo, aprenderlo… vamos intuyendo caminos nuevos de entrega, de ora-

ción, de fraternidad, de pertenencia al único Dios altísimo, Señor y maestro. Al comienzo del año celebrativo, surgió la propuesta de “Clara peregrina”: una imagen de Santa Clara que recorriera distintas fraternidades, instituciones, lugares; sólo este último mes de julio pudimos concretarlo y Clara bajó a la ciudad de Puan donde recorrió distintas entidades de nuestro pueblo, recogiendo intenciones, deseos, dolores, esperanzas en un cuaderno que se presentó en la Eucaristía de la so-

lemnidad junto con la Imagen Peregrina que regresó a nuestra fraternidad. La novena fue sencilla, familiar, fraterna; cada día fue preparada por una hermana. Había tres puntos bases y la creatividad de cada una: ✓ Utilizamos pinceladas de un antiguo himno llamado akathistos, con el que cada día nos acercábamos a un aspecto de la vida de Clara desde el nacimiento hasta su tránsito al cielo. ✓ El Santo Rosario con meditaciones de los escritos de Santa


3 Clara y las letanías. De la mano de María Santísima, rezamos por nuestra comunidad, por toda la familia franciscana, por todas las intenciones que cada día se traían. ✓ La gracia de las indulgencias. El cuarto día de la novena nos acompañó la Tercera Orden de Olavarría, con el P. Zoilo, ofmconv.. Unos cincuenta hermanos vinieron en peregrinación a celebrar el cierre del Centenario. El séptimo día participaron los jóvenes del Colegio San Francisco de Asís de Bahía Blanca, que estaban haciendo su retiro Jonás. Coparon la novena, presentándonos a Clara, madre y maestra. Fue hermoso compartir con ellos y ver su entusiasmo e interés. ¡Y llegó el gran día de la solemnidad de Santa Clara!, con una gran bendición: ¡¡la hermana lluvia!! tan deseada, pedida, para nuestros campos… Las voces de los pequeños sorprendió a los presentes: el coro de Niños de Torquinst “San Francisco Solano”, puso una nota especial en este día de fiesta; a continuación se celebró la Eucaristía presidida por Mons. Guillermo J. Garlatti y concelebrada por Fr. Carlos Rioja, ofm (delegado provincial), Fr. Roque Landart, ofm (Puan), P. Enrique (Laprida), P. Juan Manuel, P. Hugo (Pigüé), P. Alberto (Darregueira). Continuando la tradición de Clara, al final de la Eucaristía se les entregó a los celebrantes los

corporales confeccionados por nosotras. Por la tarde, se celebró el Tránsito de la Madre Santa Clara, presidido por Fr. Carlos Rioja y luego el compartir fraterno. Tuvimos el privilegio de celebrar el cierre del VIII Centenario de la Consagración de Santa Clara como familia, un mismo

tronco y tres ramas: ¡todo un regalo de la delicadeza exquisita de nuestro Buen Dios! Sencillez, alegría y fraternidad, son las palabras que definen este “cierre” que en verdad es puerta que se abre para gozar de la abundancia de la vida del Reino, ¿qué significa? Lo decimos con palabras de Clara: “Mira -te digo-, al comienzo de este espejo, la pobreza de Aquel que es colocado en un pesebre y envuelto en pañales... Y en el centro

del espejo, considera la humildad, al menos la bienaventurada pobreza, los múltiples trabajos y penalidades que soportó por la redención del género humano. Y en lo más alto del mismo espejo, contempla la inefable caridad: con ella escogió padecer en el árbol de la cruz y morir en él con la muerte más infamante” (4Cta 19-23). Aprender de Jesús para ser signo y sacramento para los hermanos. Queremos agradecer al Padre de las Misericordias y a todos los que se unieron a nosotras en la oración, con su presencia, con su afecto e intenciones y tantos gestos de cercanía, de sostén, de admiración, de gratitud que nos impulsan a dar una respuesta gratuita, más generosa, en nuestra vida de cada día. “Mira siempre tu punto de partida, retengas lo que tienes, hagas lo que haces, y jamás cejes. Con andar apresurado, con paso ligero, sin que tropiecen tus pies, ni aún se te pegue el polvo del camino, recorre la senda de la felicidad, segura, gozosa y expedita; y con cautela: de nadie te fíes ni asientas a ninguno que quiera apartarte de este propósito, o que te ponga obstáculos para el cumplimiento de tus votos al Altísimo con la perfección a la que el Espíritu del Señor te ha llamado” (2Cta 11-14). ¡Paz y Bien! Hermanas Clarisas de Puan


4

Homilía del Ministro General Fr. José Rodríguez Carballo, ofm, en la misa de Clausura del año jubilar clareano BASÍLICA DE SANTA CLARA - ASÍS - 11 DE AGOSTO DE 2012 Amadas Hermanas Pobres de Santa Clara, hermanos y hermanas: con las palabras de Clara os saludo y deseo: “Salud y Paz” (5CtaCl 1). Después de año y medio de celebraciones, con la memoria litúrgica del tránsito de la Hermana Clara, estamos clausurando el VIII Centenario de su consagración en la Porciúncula (12111212), y de la fundación de la Orden de las Hermanas Pobres. Y mientras constatamos lo mucho y

bueno que se ha hecho durante este Centenario en el acercamiento a la Plantita de Francisco (TestCl 37), llenos de estupor por todo lo que el Señor hizo en esta mujer cristiana cuya mayor grandeza ha sido la de tomar en serio el Evangelio, siguiendo el camino que el Hermano Francisco, “verdadero amante e imitador” del Señor, le mostró con su vida y con sus palabras (cf TestCl 5), seguimos agradeciendo al Padre de las misericordias el don de Clara y de

las Hermanas Pobres, de ayer y de hoy, que, siguiendo su Forma de Vida, hicieron y continúan haciendo del Evangelio su regla y vida (cf. RCl 1-2). Las celebraciones jubilares se cierran hoy, pero con ello no termina nuestra admiración por esta mujer nueva, cuyo mensaje más profundo y auténtico queremos asimilar, pues se nos presenta lleno de actualidad, a pesar de los 800 años que nos separan de la aventura evangélica de esta mujer


5 que de la mano del Poverello ha entrado para siempre en el mundo de la leyenda y de los grandes seguidores de aquel que para nosotros se hizo camino (Jn 14, 6) (cf. TestCl 5), para que le sigamos “con andar apresurado, con paso ligero, sin estorbos en los pies” (2CtaCl 12). En este contexto, de Clara misma nos llega como primera invitación: “Conoce tu vocación” (TestCl 4). Conocer significa ciertamente discernir los elementos esenciales y fundamentales de la propia vocación y tomar conciencia de ellos; pero significa también amar la propia vocación, para vivirla como conviene (cf, Ef, 4,1), a quien ha recibido un don tan singular (cf. TestCl 3). No se trata, por tanto, de un simple conocimiento teórico de los elementos esenciales de la vocación cristiana y en nuestro caso de la vocación franciscano-clariana. Clara, invitándonos a conocer nuestra vocación, nos invita a pasar de un conocimiento meramente intelectual y teórico a una experiencia de vida que para una Hermana pobre comporta vivir la misma Forma de Vida que Clara vivió y que, a través de sus Escritos, particularmente de la Regla, trasmitió a sus hermanas. “Conoce tu vocación”. El centenario ha sido una buena ocasión para centrarnos en los elementos esenciales del carisma franciscano-clariano. En momentos de crisis como los que estamos viviendo –momentos de invierno, dicen algunos-, no podemos quedarnos en una identidad superfi-

cial, sino que es necesario volver a lo esencial, cultivar las raíces, ahondar, si no queremos quedarnos a la intemperie, con todos los riesgos que esto conlleva. Hermanas y Hermanos: la Iglesia y nuestra propia vocación de bautizados nos interpelan sobre el sentido de nuestras vidas, de nuestras opciones, y, en cuanto seguidores de Francisco y de Clara, nos interrogan sobre el carácter específico de nuestra vocación y misión franciscano-clariana. ¿Cuál es nuestra misión específica en la Iglesia?, es una pregunta que no podemos ignorar. El mundo, por su parte, angustiado y agitado por tantas tensiones y crisis, pero con gran simpatía por Francisco y por Clara, os lanza preguntas como estas: ¿quiénes sois y qué ayuda podéis prestarnos? Cambiando lo que haya que cambiar esas son las mismas preguntas que la Iglesia y el mundo plantea a los cristianos y mucho más a los consagrados. Y nosotros no podemos quedarnos cruzados de brazos ante tales cuestionamientos. Al final de este Centenario Clara nos repite con fuerza: “Conoce tu vocación”, es decir: ama tu vocación, lo que a su vez comporta re-visitar la propia identidad y el carácter particular de nuestra vocación hoy, no para poner en duda lo que hemos adquirido a través de la reflexión y el estudio llevados a cabo en estos años, sino para reapropiarla y hacerla nuestra en cada momento. La llamada dirigida a Francisco y a Clara hace ahora 800

años nos atañe y nos interpela hoy a nosotros. Quehacer nuestro es acogerla y vivirla, custodiarla y mantenerla siempre actual, respondiendo así a la espera y a las necesidades de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Basta no cerrar los ojos para darnos cuenta de la distancia que existe entre las figuras de Francisco y de Clara y nosotros, que nos decimos suyos; la distancia entre lo que proponemos como proyecto y la realidad concreta de nuestra Fraternidad franciscano-clariana. La crisis actual del mundo y de la Iglesia también nos implica, y nuestra firme voluntad de ser fieles al Evangelio nos está pidiendo un nuevo comienzo, nos está pidiendo tener los ojos fijos en el punto de partida (cf. 2CtaCl 11), pues solo así será posible una más profunda conversión del corazón y renovación en la fe, cultivar la fidelidad creativa (cf. VC 37), tener la lucidez, la audacia y la visión de futuro que requieren los tiempos actuales, y ser para el hombre de hoy memoria y profecía. Otro aspecto esencial del magisterio de Clara es que el Señor lo es todo: belleza, amor, suavidad, benignidad. En una de sus Cartas, Clara escribe a Inés: “Su belleza, la de Cristo, admiran sin cesar todos los bienaventurados ejércitos celestiales, su amor enamora, su contemplación reanima, su benignidad llena, su suavidad colma, su recuerdo ilumina suavemente” (4CtaCl 10ss). Clara es la joven que se dejó cortejar y, prendada de la belleza del Esposo “del más noble linaje” se


6 unió en matrimonio a él (1CtaCl 7) (cf Os 2, 14). Clara descubrió en Jesucristo el “tesoro incomparable” (3CtaCl 7), la perla preciosa (cf. Mt 13, 46). Clara es bien consciente de la triste posibilidad de que perla y tesoro puedan ser arrebatados. Por tal motivo Clara insiste en la necesidad de vigilar a fin que este mundo falaz no nos arrebate el tesoro, la perla que es Cristo. Dicha preocupación le lleva a escribir a Ermentrudes de Brujas, y en ella a todos nosotros: “Lleva a término con empeño la obra que has comenzado bien” (5CtaCl 14); “no te hagan perder la cabeza los vanos fantasmas de este mundo falaz” (5CtaCl 6); deja a un lado absolutamente todo lo que en este mundo falaz e inestable tiene atrapados a los que ciegamente lo ama; ama con todo tu ser a aquel que totalmente se entregó por tu amor” (cf. 3CtaCl 15). Esa misma preocupación es la que le lleva a decir a Inés: “no dejéis que os envuelvan tiniebla alguna ni amargura” (cf. 3CtaCl 11), más bien, “con andar apresurado, con paso ligero, sin estrobos en los pies” (2CtaCl 12), avanza con mayor seguridad “en el camino de los mandatos del Señor”

(2CtaCl 15). “La cortejaré, la llevaré al desierto y le hablaré al corazón. Me casaré contigo...” (Os 2, 14ss), leemos en la Escritura Santa. “¡Atráeme!... Correré, y no desfalleceré, hasta que me introduzcas en la bodega, hasta que tu izquierda esté bajo mi cabeza y tu derecha me abrace deliciosa-

Basílica Santa Clara - Asís mente”, escribe Clara (1 CtaCl, 1.3; 2, 4.6). Es el lenguaje de los enamorados. Y es que Clara es ante todo eso: Una mujer enamorada del Amor mismo; una mujer que no vive para ella, sino para Cristo, quien hace morada en ella: “...y vivo, pero no yo, sino que es Cristo quien vive en mi” (Gál 2, 20), podría decir muy bien Clara, haciendo suyas las palabras de Pablo. Clara es una mujer conquistada por Cristo, seducida por la hermosura de su bienaventurada pobreza, su santa humildad y su inefable caridad (cf. 4CtaCl 3), que no desea otra cosa que no sea unirse a Cristo pobre y cruci-

ficado: “Abrázate pobre a Cristo pobre” (2 CtaCl 18), podrá decir a Inés, porque antes hizo realidad en su vida este deseo. Clara es una mujer profundamente enamorada de aquel “cuyo amor apasiona, cuya contemplación nutre, cuya benignidad llena, cuya suavidad colma”; aquel “cuyo recuerdo ilumina suavemente, a su perfume revivirán los muertos y a su vista gloriosa hará felices a todos los ciudadanos de la Jerusalén celeste” (4 CtaCl 3). Y ese amor por Cristo le lleva a hacer de él el motivo cotidiano de su contemplación, hasta transformarse toda entera en imagen suya (cf 2 CtaCl 13), y permitir que en su vida se transparente la vida de Cristo, “el más bello de los hijos de los hombres, hecho por nuestra salvación el más vil de los varones” (cfr. 2 CtaCl 4). Seducida por el amor de Jesucristo, lo ama apasionadamente y se entrega incondicionalmente a aquel que da y se da sin medida: “Ama totalmente a quien totalmente se entregó por amor” (3 CtaCl 15). Para Clara el Señor lo es todo. Preguntémonos: ¿qué lugar ocupa el Señor en mi vida? ¿Quién es Jesús para mí? Por otra parte, Clara es la esposa fiel. Pre-


7 guntémonos: ¿Es posible en el mundo de hoy ser fieles? ¿Cómo no venir a menos en nuestro compromiso de fidelidad al Señor? Los medios que Clara contempla para no retroceder en el propósito inicial de seguir a Cristo pobre y crucificado y de caminar decididamente por la senda de la virtud (5CtaCl 3), son sencillos y a la vez seguramente bien eficaces: hacer constante memoria del propósito inicial, “con los ojos fijos en el punto de partida” (2CtaCl 11), mirar diariamente al Espejo (4CtaCl 15), poner mente, alma y corazón constantemente en el Espejo (cf. 3CtaCl 12-13), apegándose con todas las fibras del corazón al Cordero inmaculado (4CtaCl 89), sin apagar nunca el espíritu de la santa oración y devoción (cf. RCl 7, 2). Queridas Hermanas, queridos Hermanos: aquí está el secreto de la fidelidad a nuestros compromisos bautismales y, en nuestro caso, a cuanto hemos prometido por la profesión. Si queremos realmente permanecer firmes en el propósito inicial no hay otro camino que el de actualizar/renovar constantemente ese propósito y el de permanecer unidos a Cristo, como los sarmientos a la vid (cf. Jn 15, 1ss). En tiempos como los nuestros en los que la fidelidad no es la virtud de moda, como ya afirmaba Pablo VI, se hace necesario centrarnos en él, para poder concentrarnos en los elementos esenciales de nuestra identidad, y, de este modo desdescentrarnos, para ser portado-

res del don del Evangelio a los hombres y mujeres de hoy. El amor a Cristo, cuyo “poder es más fuerte, su generosidad más alta, su aspecto más hermoso, su amor más suave y todo su porte más elegante que el de ningún otro” (cfr. 1 CtaCl 2), hace de Clara una mujer libre y le posibilita “recorrer la senda de la felicidad, segura, gozosa y expedita” (2CtaCl 3). Ese mismo amor le permite permanecer siempre unida a la vid. Esa es la razón primera y última de su gran fecundidad espiritual –madre de numerosas vírgenes, la saluda la liturgia-, y de su atractiva actualidad. Pero Clara nos enseña, también, que a Cristo no le encontramos nunca solo. Unirse a Cristo es recorrer el camino que nos lleva hacia el Padre y hacia los demás. Para Clara, comulgar con su Amado es comunicar en un mismo amor ardiente con aquellos y aquellas que pueblan su corazón y su vida. Los testimonios del proceso de canonización son un claro ejemplo de cuanto hemos dicho. Lo mismo que el pequeño jardín de San Damián se abre sobre la vasta llanura de Asís, su corazón se extiende a las dimensiones infinitas del corazón de Dios. Clara nos enseña que en un mismo amor amamos al Otro y a los otros. Dios es relación. No hay felicidad a Dios que no se ofrezca a los otros, no se acoja en los otros, y no se comparta con los otros. El árbol bueno de la contemplación lleva produce siempre el fruto sabroso de la

amistad y de la fraternidad. De este modo, el mismo Jesús viene a desplegar nuestra capacidad de amar, y la vida de relación se convierte en terreno privilegiado en el que Dios Amor se da a probar y se deja tocar en los otros. “Correré y no desfalleceré... Clara es una mujer joven y llena de vida, aun cuando su cuerpo sea frágil a causa de la enfermedad, porque ha encontrado al que es la Vida, al que lo es todo: “el amor..., la belleza..., el gozo..., nuestra esperanza y alegría..., toda nuestra dulzura” (AlD 4-6). Clara es una mujer feliz, porque ha encontrado al que es la causa de toda alegría y el origen de toda belleza. Clara es la mujer fiel, porque ha preferido “el desprecio del mundo a los honores, la pobreza a las riquezas temporales, el guardar cuidadosamente los tesoros no en la tierra sino en el cielo” (1CtaCl 22). Esa Clara, la indigna sierva de Jesucristo y de las hermanas, como ella misma ama presentarse (cf. (cf. 1CtaCl 2; 2CtaCl 2; 3CtaCl 2; 4CtaCl 2; 5CtaCl 1); “esposa, madre y hermana del Señor Jesucristo” (cf. 1CtaCl 12), hermana, madre y maestra nuestra, como se ha revelado en modo particular a lo largo de este Centenario. Queridas hermanas y hermanos: Que esta celebración, nos lleve a imitar el ejemplo de fidelidad de Clara y que su intercesión nos proteja y acompañe en nuestro camino de seguimiento de Jesucristo, según la Forma de Vida que nos dejaron Francisco y Clara.


8

Saludos a las Clarisas de los Ministros Provinciales reunidos en la UCLAF 22ª Assembleia da UCLAF Vila Velha - ES - Brasil 5 a 11 de agosto de 2012

Vitoria, 8 de agosto de 2012.

Nuestras muy queridas Damas Pobres, hermanas Clarisas: El Señor les dé la paz. Nosotros, sus hermanos menores, Ministros provinciales, Custodios y Presidentes de fundaciones de América Latina y el Caribe, reunidos en la XXII Asamblea de la Unión de Conferencias Latinoamericanas Franciscanas (UCLAF), les enviamos nuestro más caluroso y fraterno saludo. Unidos en la misma vocación francisclariana, nos encomendamos a sus oraciones y nos colocamos en plena comunión con Ustedes en la conmemoración de los 800 años de la consagración de vuestra y nuestra madre Santa Clara. El día de la Clausura de las

celebraciones por los 800 años de la conversión de nuestra Madre Santa Clara coincide con el día de clausura de nuestra Asamblea. Estaremos, ese día, más unidos que nunca a ustedes queridas hermanas, agradeciendo al Sumo Bien por el don de vuestra vocación y suplicando de Él sus mejores bendiciones para que el carisma francisclariano siga produciendo frutos de santidad para la vida del mundo desde nuestras tierras americanas. En este nuevo milenio reconocemos que Clara, poseedora de un corazón sensibilísimo, muy humana y llena de amor divino, es nuestra MAESTRA ESPIRITUAL, enseñándonos con profundidad a amar ardientemente a Nuestro Señor Jesucristo. Ella

nos enseña a alimentarnos de la Palabra de Dios, con corazón atento y contemplativo; llena de humildad, nos enseña a defender la santa pobreza; testigo de una fe viva nos transmite la alegría, la dulzura y la belleza de la consagración total a Dios; nos muestra la experiencia femenina del seguimiento evangélico y franciscano, y nos enseña a mantenernos unidos a la santa madre Iglesia y a la Virgen pobrecilla. Con todo el afecto que nos es posible les saludamos y agradecemos por la forma de vida que profesan, por su oración y apoyo para vivir el Evangelio como Hermanos Menores en América Latina y el Caribe. En Cristo, Francisco y Clara.


9

Profesión de los hermanos novicios El 22 de julio pasado en el Santuario Virgen de La Peña, durante la celebración de la Eucaristía presidida por el Minis-

tro Provincial Fr. Carlos Guillermo Paz, ofm. han emitido su primera profesión los hermanos novicios Fr. Fredy Rubén Vega

González, de la Custodia “Fray Luis Bolaños” del Paraguay y Fr. Agustín Jara Podestá, perteneciente a nuestra Provincia.

Testimonio Un grupo de chicos de la Casa de Jóvenes de Mariló, llegamos al Santuario Virgen de la Peña, después de una semana de compartir la vida con muchas familias en distintos parajes de comunidades aborígenes cercanos a Aguaray. Con el corazón ya ardiente y de camino a La Peña, compartíamos la ansiedad de encontrarnos con Agustín. Testigos y compañeros de su camino en la casa de jóvenes, testigos de su búsqueda y de su deseo, llegamos por fin, para abrazarlo, acompañarlo y estar con él. La celebración nos hizo viajar por un sin fin de sensaciones y sentimientos, que también traían al corazón imágenes, recuerdos y nostalgias. Ya de por sí, como grupo, nos sentimos intrigados, alegres y efusivos de solo escuchar que alguno de nosotros se plantea siquiera la vida de hermano, cuanto más, después de tanto camino recorrido con él. Haber vislumbrado e imaginado este momento, desde aquel día que nos participaba de su decisión, hace ya más de tres años. Y hoy, verlo convertido en fraile, en hermano menor, verlo abrazando la sencillez a través de su obediencia, su sin propio y su cas-

tidad, nos llena de orgullo y esperanza. Miradas atentas y emocionadas, sonrisas contagiosas y hasta “piel de gallina”, se daban entre nosotros, momento tras momento, gesto tras gesto. Compartíamos,

como momentos especiales, cuando recibió el sayal, cuando entregó las flores a su mamá y cuando le regalaron el abrazo cada uno de sus hermanos. La vida de los frailes, la vida de nuestros queridos hermanos menores, es para nosotros contagio, signo, presencia, descanso, pregunta, búsqueda. Es un caminar de la mano. Es adentrarnos a la vida de este Dios grande en misericordia, tan cercano y tan profundamente humano. Es descubrir juntos lo pequeño, lo fecundo, lo frágil, lo gratuito, lo alegre, lo sencillo y lo despojado. Convencidos de querer caminar juntos, nos encontramos seguros también de querer ver

hermanos apasionados, hermanos comprometidos, queremos que sus vidas griten, lo que gritó la vida de Francisco, lo que gritó primero la vida de un carpintero en Nazareth; porque si es verdadero para ustedes, será entonces verdadero para los que nos cruzamos en su camino, para los que venimos detrás. Y si es sincero y genuino, será de Dios, y si es de Dios, acontece, se da, se nota. Y en cada encuentro desborda, repara, transforma, convoca y se agradece. Acompañamos a Agustín por su vida toda, por su simpleza, su mansedumbre, por el camino compartido y recorrido de la mano, así como acompañamos a todos y a cada uno de los hermanos, con los que formamos esta, nuestra también, Familia Franciscana. Nos sentimos privilegiados y agradecidos de tener la oportunidad de presenciar y compartir tan linda celebración, cargada de significado. Con el corazón ensanchado de caricia, terminamos nuestra visita al norte, atravesados y traspasados por este Jesús que se hace hoy, opción en Agustín. Diego Bustamante Comunidad de Mariló


10

Homilía del Ministro Provincial, Fr. Carlos Guillermo Paz, ofm 1.El Evangelio de este domingo es continuación del domingo anterior; el mismo Jesús nos recordó que somos “llamados y enviados” a la Misión, que tendríamos que andar por el mundo ligeros de equipaje y que nuestra seguridad no está en el poseer medios y dinero sino en la vida del Reino y en Él, que nos llama y envía. El último versículo del Evangelio de hoy, dice que “Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor y estuvo enseñándoles “largo rato”; el estar enseñándoles “largo rato” expresa un “gesto” muy propio de la misión del Reino y que tiene que ver con el despren-

dimiento para no pensar en primer lugar en uno mismo, tiene que ver con la confianza en la persona a la que va orientada la misión, con la ofrenda de la propia vida como cauce o mediación

para que el Mensaje llegue al corazón de la otra persona…; en sí, creo que tiene que ver con “la Gratuidad”, con lo que el mismo Jesús expresa en otra página del Evangelio: “Gratuitamente lo recibieron; denlo también gratuit a m e n t e ” (Mateo 10, 810). La Gratuidad tiene que ver con el gesto de “inclinarse” favorablemente sobre alguien para entregar un amor generoso, fecundo y fiel. En el camino evangélico de San Francisco esto se percibe, se palpa intensamente; para San Francisco la esencia, el corazón del cristianismo es “la gratuidad de Dios” y la manifestación más plena del amor gratuito de Dios es “¡Jesús!”


11 Francisco no deja de sorprenderse por esto: Dios es gracia, Vida nueva, fuente inagotable de ternura desbordante, gratuita, fiel; la encarnación, la vida, los gestos, la enseñanza, el testimonio, la muerte y resurrección de Jesús son expresión de esta gratuidad. Por eso, Francisco no podrá separarse jamás de la contemplación del Rostro de ese amor: dado, entregado gratuitamente…; por eso Francisco exclamará una y otra vez: “Amemos todos con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente, con toda la fuerza y poder, con todo el entendimiento, con todas las energías, con todo el empeño, con todo el afecto, con todas las entrañas, con todos los deseos y quereres, al Señor Dios, que nos dio y nos da a todos nosotros todo el cuerpo, toda el alma y toda la vida; que nos creó, nos redimió y por su sola misericordia nos salvará; que nos ha hecho y hace todo bien a nosotros, miserables y míseros,

hediondos, ingratos y malos” (1R 23,8). Hermanos Fredy y Agustín: sus vidas, sus historias, sus dones, el ser hijos, el ser hermanos, la vida cristiana, la vocación franciscana son gestos de la gratuidad de Dios para con Ustedes. ¡Vivan esto con alegría, con esperanza, con ilusión, con fidelidad, con un profundo compromiso!; tengan presente que el hombre que ha perdido el sentido de la gratuidad, tarde o temprano se vuelve un decepcionado, un desesperado, un explotador de sus hermanos, un acaparador, un destructor de la creación; tarde o temprano caerá en la miopía del espíritu, en la dureza de corazón, en la tentación de creerse y buscar ser centro; tarde o temprano “comerá (como dice Francisco en la Admonición 2) del árbol de la ciencia del bien, porque se apropia para sí su voluntad y se enaltece (se apropia) de lo bueno que el Señor dice o hace en él”. 2. Quiero ahora poner la mi-

rada en una expresión de la profesión que ahora nomás realizarán nuestros Hermanos Fredy y Agustín: dirán “hago voto a Dios Padre santo y omnipotente de vivir…por un año… en obediencia, sin propio y en castidad”. El “voto” que realizarán es un compromiso consciente y manifiesta la decisión de llevarlo a cabo con todo lo que implica; me permito recordar que “los votos” son una expresión de entrega y fidelidad incondicional, lo que no sería posible sin una fuerte experiencia de Dios Padre en lo más profundo de nuestra humanidad,


12 que nos permite descubrirnos amados, perdonados, sanados, reconciliados, liberados... capaces de responder sin negarle nada a Dios. Los votos parten del encuentro con una persona, con un llamado, con un camino, con un horizonte de vida, con una “utopía”, con nuestra más profunda y desnuda verdad…, es decir, con Jesús, el Reino, la Vida amada y la misericordia vivida. Es fundamental la experiencia de “amar y ser amado”; desde esta experiencia no tendremos necesidad de

utilizar la consagración ni los votos para llenarnos, completarnos, compensar o realizarnos…, sino para entregarnos, contagiar lo vivido y disfrutar de lo que Dios obra en y a través de los demás. Hermanos Fredy y Agustín: ¡vale la pena consagrarse hoy al Reino, al Evangelio, al Seguimiento de Jesús!, ¡vale la pena responder al llamado a una vida de conversión!, ¡vale la pena la ofrenda de la vida en el amor y por el amor!, ¡vale la pena el ca-

mino de la fraternidad!, ¡vale la pena el camino de la minoridad!, ¡vale la pena el deseo de vivir y caminar con los pequeños y pobres!, ¡vale la pena andar el camino de las Bienaventuranzas!

Con alegría compartimos la ofrenda de sus vidas, con alegría damos gracias por todo lo compartido, con alegría los invito a ¡seguir caminando juntos!


13

Renovación de los votos de Fr. Santiago Montes SANTUARIO VIRGEN DE LA PEÑA Tras unos días de fiesta y varias emociones compartidas, el lunes 23 de Julio, por la mañana, el hermano Santiago Montes renovó sus votos en la Porciúncula del Santuario Virgen de La Peña. Lo hizo depositando su vida una vez más en las manos del Ministro Provincial Fray Carlos Paz y con el apoyo de Fr. Elbio Cruz y Fr. Fernando Ferrario, a quienes eligió como testigos de su entrega. Lo acompañaron sus hermanos de La Teja, Fr. Ezequiel, Fr. Gastón, Fr. Alejandro, Fr. Jesús, Fr. Nicolás y su maestro Fr. Daniel Fleitas. Estuvieron también presentes Fr. Claudio Equiza de la fraternidad de Lanús; Fr Diego Jaime de la fraternidad de La Peña y los postulantes Guillermo y Hugo junto con las her-

manas Cecilia, Josefina y Belén. Compartieron esta fiesta algunos servidores y hermanos misione-

ros: Irina, Brian, Lucas, Matías y Diego. La celebración de la Misa fue en un clima cálido y de mucha alegría y paz, en donde se trasparentaba el don de la fraternidad. Hubo cantos y oraciones que acompañaron cada momento invitándonos a rezar e interceder por nuestro hermano. En su homilía, Fr. Carlos agradeció tanto a Dios como a Fr. Santiago la gratuidad de su vocación y servicio para con los más pobres. Damos gracias a Dios Padre por el camino de Fr. Santiago y lo encomendamos a la Virgencita de La Peña para que lo cubra siempre con su manto.

Cecilia Cazenave


14

Itinerancia: experiencia de camino y encuentro Era un lunes de sol a la mañana, hacía frío pero eso no importaba. Nada importaba realmente más que disfrutar de la experiencia que estábamos por empezar a vivir, la experiencia de camino y encuentro. Encontrarse con el otro desde otro lugar, desde el lugar del que no tiene, desde el lugar del que depende por completo del otro. Éramos nueve los que ese

día, 16 de Julio, nos poníamos en camino desde el peaje de Escobar hasta Tartagal: Lucas Rodríguez de Ciudadela (18 años), Braian Mendoza de Lanús (18 años), Max Fehrmann de Pacheco (23 años), Pedro Semenzato de San Isidro (21 años), Matías Olivieri de San Isidro (21 años), Nathan de Pennsylvania, EE.UU. (23 años) y los frailes Pablo Azqueta, Fernando Ferrario y Nicolás

Aguilar. Con algunos nos conocíamos más, con otro menos, pero estábamos dispuestos a vivir como hermanos en los días de itinerancia que teníamos por delante. El viaje estaba pensado de la siguiente forma: saldríamos un lunes desde Buenos Aires y debíamos llegar a Tartagal ese sábado, parando en distintos lugares de encuentro cada día donde nos es-


15 tarían esperando con un lugar donde dormir. No llevaríamos plata ni comida. Todo el recorrido lo haríamos a dedo, valiéndonos de la buena voluntad de la gente para levantarnos, por lo tanto nos dividíamos en tres grupos de tres para hacer dedo en la ruta, con un fraile en cada grupo, ya que sería muy difícil que nos lleven a los nueve juntos. Después de una oración al costado de la ruta, en la cual encomendamos nuestro día en manos de Dios, nos dividimos en los grupos y empezamos a hacer dedo. Luego de unos minutos nomás paró un camión que nos levantó a Fernando, a Max y a mí. Matías era el nombre del camionero, quien nos ofreció llevarnos hasta San Pedro de Jujuy, que era su destino, nos causó gracia y sorpresa que la primer persona que se cruzaba en nuestro camino nos pudiese llevar tan cerca de Tartagal pero tuvimos que rechazar su oferta y pedirle que nos dejara en Sunchales, provincia de Santa Fe, que era nuestro punto de encuentro para ese día. Hubo un momento del viaje en el que Matías decidió parar a comprar unas palmeritas para comer algo, ya que se había hecho mediodía, y agua para el mate. Fue en ese momento cuando entendí que realmente no tenía nada para dar, quería decirle a Matías: “dejá, vos me estas llevando hasta Sunchales, lo mínimo que puedo hacer es pagar las palmeritas y el agua”, pero no podía, tenía que aprender a recibir

y agradecer. Aprender a vivir de esa manera la gratuidad, sin culpa, simplemente aceptándola y disfrutándola resultó ser más difícil de lo que nunca hubiera imaginado. Llegamos a Sunchales a la tarde y, después de estar esperando en vano a los demás, fuimos a una casa donde las hermanas de la congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús nos estaban esperando. Ellas se habían puesto en contacto con distintas familias de Sunchales para que nos alojaran esa noche en sus casas, en las que nos brindaron una hospitalidad y calidez conmovedora, como si nos conocieran de toda la vida. Nos reunimos todos al día siguiente a la mañana y volvimos a la ruta para encarar un nuevo día con destino a Concepción, provincia de Tucumán. Nuevamente fue un camión el que permitió que llegarámos a destino ese día. Pero, increíblemente, el conductor, Roberto, nos llevó a los nueve juntos ya que tenía en acoplado vacío. Luego de horas y horas de viaje llegamos a Aguilares, un pueblo a unos pocos kilómetros de Concepción, donde Roberto nos invitó a pasar a la casa donde la familia estaba esperándonos con una mesa llena de tortillas y jarras de mate cocido preparadas especialmente para nosotros. Fue una experiencia muy linda e impactante en la que se expresó muy fuertemente el significado de la palabra encuentro, ver el gusto que tenía Roberto de que hubiésemos estado compartiendo su

mesa, aunque sea unos minutos, era inquietantemente conmovedor. Llegamos luego a una casa donde nos estaban esperando, comimos todos juntos y después nos dedicamos a descansar para salir nuevamente al día siguiente. Amanecimos en Concepción con un día claro y despejado y nos pusimos en camino hacia la ruta para llegar a Tafí del Valle. Tucumán hizo honor a la calidez de su gente y fue así que para el mediodía ya habíamos llegado a nuestro destino. Allí visitamos a Pepe, un fraile que vive en una ermita en un campo entre las montañas donde reinaba una paz indescriptible. Pasamos todo el día ahí conociendo la casa y disfrutando de la tranquilidad del lugar. Ese día un nuevo compañero de viaje se nos sumó: Oscar de San Miguel de Tucumán. Caída la tarde celebramos misa en el cuarto de Pepe. Nunca antes había participado de una misa en un ambiente tan íntimo y sencillo como ese, todo estaba cargado de una gran simpleza y a la vez de mucha profundidad y significado. Sin duda fue una experiencia distinta. A la noche, luego de compartir una sopa caliente entre todos, nos recibieron en una casa cerca de lo de Pepe donde, a pesar del frío, pudimos descansar muy bien. El día jueves nos pusimos en camino desde Tafí hacia Salta capital, era un viaje largo pero gracias a distintas personas que nos fueron levantando a la tarde ya


16

estabamos allí. De todas las personas con las que nos encontramos ese día con Pablo y Pedro, que viajaban conmigo ese día, quiero mencionar el encuentro con un hombre llamado Fabián. Nos llevó desde San Miguel de Tucumán hasta el convento franciscano de Salta donde nos esperaban. Viajamos juntos muchas horas y en el transcurso del viaje Fabián nos fue abriendo su corazón para compartir su vida entera con nosotros. La confianza y la amistad que se formó en ese encuentro fue un regalo enorme que nunca voy a olvidar. Esa noche en el convento comimos junto a otros frailes que venían de distintos lugares viajando hacia Tartagal. Fue una comida muy cálida donde no faltaron las risas y las anécdotas,

en la que pude observar el amor con que los frailes viven la fraternidad y el cariño y respeto que se tienen. Al día siguiente, ya muy descansados, volvimos a la ruta para llegar a Pichanal donde los frailes nos estaban esperando en su casa en una misión aborigen guaraní. Después de hacer dedo un rato largo nos levantó un camión, cuando nos acercamos reconocimos a Matías al volante ¡era el mismo hombre que nos había levantado el primer día allá en Buenos Aires! No podíamos creer nuestra suerte, fue realmente un placer poder compartir otra vez el camino con Matías, que al final nos terminó dejando en San Pedro de Jujuy como nos había ofrecido en nuestro primer encuentro.

Una vez en Pichanal, conocimos a Roberto, Christian y Dante, los tres frailes que viven en esa casa. A la noche tuvimos la oportunidad de acompañar la celebración del Santo Niño compartiendo la Misa con la gente de la misión quienes nos dieron una bienvenida enternecedora, pudimos presentarnos frente a la comunidad uno por uno y, después de la misa, nos quedamos hablando con la gente un rato. Comimos en la casa de los frailes y nos fuimos a dormir un rato después. El nuevo día se despertó despejado otra vez y así nos acompañó en nuestro camino a Tartagal, nuestro destino final. Antes de ir a la ruta, Christian, que había decido acompañarnos hasta Tartagal, nos mostró el ba-


17 rrio y nos contó un poco de su gente y su vida, con sus grandezas y sus problemas. Fue difícil pero finalmente llegamos a Tartagal donde disfrutamos de un buen almuerzo con toda la gente que ya estaba en la casa. A la tarde subimos al cerro “de la Virgen de La Peña” y cerramos con una oración todo lo

vivido en esos días, entregándole a María los nombres de todas las personas que nos acompañaron y nos fueron conduciendo en esos días de itinerancia, sin las cuales nunca hubiéramos podido llegar a nuestro destino. Sin duda esta experiencia fue un regalo inmenso, fue una oportunidad para relacionarse con el

otro desde un lugar distinto, una oportunidad para revalorar el significado del encuentro, para descubrir la inmensa generosidad que hay en las personas, para descubrir que todos somos iguales, hermanos.

Matías Olivieri

I Capítulo Provincial Extraordinario Salta, 27 de agosto - 1º de septiembre 2012 “Con el corazón vuelto al Señor” En la tarde del lunes 27 de agosto, en la Casa de Ejercicios Espirituales de la Arquidiócesis de Salta “Beato Juan XXIII”, se inició el I Capítulo Provincial Extraordinario bajo el lema “Con el corazón vuelto al Señor”. El Ministro Provincial al presentar a la Asamblea las motivaciones por las cuales se ha convocado este Capítulo expresó: “Les recuerdo que la principal motivación del capítulo es volver el corazón al Señor, tema sobre el cual habló mucho San Francisco. El corazón es el centro, lo más profundo del hombre, el lugar de las opciones más fundamentales y fundantes, donde Dios nos espera. Nuestra primera y principal preocupación debería ser amar con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente, con todo el afecto, al Señor Dios que nos dio y da todo”. Los dos primeros días Fr. Fernando Uribe ayudó a enmarcar las reflexiones capitulares en nuestro carisma franciscano; los

temas propuestos fueron observar el Santo Evangelio y el seguimiento de Jesucristo. El trabajo capitular prosiguió con la lectura de la Carta que nos enviara nuestro Ministro General y las palabras de nuestro Ministro Provincial presentando su visión de la Provincia, haciendo la premisa que no pretendía realizar una lectura acabada de la vida de la provincial y que su reflexión era hecha desde el primado de la vida, afirmando que: “Cuando digo esto tengo la mirada en la vida, una vida nueva que se nos da en Jesús. Por eso tengo la convicción que la vida tiene la última palabra”. Después desarrolló las constantes significativas de la vida provincial (permeabilidad y escucha atenta a los lineamientos de la Orden, el principio de “búsqueda”, lo económico y el cierre de casas). Divididos los capitulares en cinco fraternidades se trabajó el material reflexionado previamente en las reuniones de zonas.

A través de la búsqueda de criterios se elaboraron y votaron opciones, iluminadas desde los rasgos provinciales (búsqueda misionera, pastoral juvenil y formación) y las líneas inspiracionales, elaborados en el Capítulo Provincial de 2010. No faltó en estos días momentos de recreación fraterna, organizados por los hermanos de la Casa de Formación de La Teja, a través de un espacio llamado “Talento Menor”, donde muchos frailes demostraron sus cualidades de buenos cantores. El sábado 1º finalizó el Capítulo con la celebración Eucarística y el almuerzo fraterno. Damos gracias Dios por estos días de buen clima fraterno y de reflexión seria, haciendo nuestras la exhortación de San Francisco: “Comencemos hermanos porque hasta el momento poco o nada hemos hecho”. Fr. Carlos H. Rioja, ofm


I CapĂ­tulo Salta, 27 de


o Provincial Extraordinario agosto - 1ยบ de septiembre 2012


20

¿Qué es JPIC y qué tenemos que ver nosotros? Desde que el Señor llamó a Francisco a la conversión, en 1205, conduciéndolo entre los leprosos de la periferia, de las márgenes de Asís, hasta su muerte en 1226, toda su vida evangélica estuvo en sintonía con la Justicia, la Paz y la integridad – o el cuidado o la salvaguarda - de la creación. No podía ser de otra manera, dado que Dios lo había impregnado del Espíritu Santo para ser un apasionado buscador, constructor y servidor del Reino (Mateo 6, 33) al que Jesucristo consagró su vida, su predicación y su misterio pascual. Francisco y sus compañeros sirvieron a los excluidos de su tiempo: los leprosos, limpiando sus llagas y acompañándolos – como que eran personas despreciadas, temidas, y, por tanto, necesitadas de mucho amor - ; procuraron vivir en paz consigo mismos y experimentar la misericordia de Dios para estar dispuestos a reconciliar a los enemigos; bendecían al Creador por la existencia de las más diversas creaturas – acción de gracias que se hizo poesía y canto en el Canto de las Creaturas que Francisco empezó a componer uno o dos años antes de su muerte -. Estas actitudes llegaron a ser aspectos esenciales, rasgos distintivos de los hombres y mujeres que a lo largo de 8 siglos han descubierto el llamado de Dios a mantener vivo el carisma franciscano. Pero con el desarrollo de la Doctrina Social de la Iglesia

desde fines del siglo XIX, y, más aún, con el Concilio Vaticano II (cuyo 50º aniversario de su apertura recordaremos el próximo 11 de octubre, cuando el Papa Benedicto 16 inicie con toda la Iglesia el “Año de la Fe”), los cristianos nos damos cuenta que estas tres actitudes son valores del Reino, que Dios a todos nos urge a encarnar, si de verdad seguimos a Jesucristo. En uno de los documentos del Concilio, la Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual, llamada Gaudium et Spes, comienza diciendo: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez, gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo”. Desde que el Hijo de Dios se encarnó, pasó por este mundo haciendo el bien, entregó su vida en la cruz y resucitó, el Reino de Dios y la salvación pasan por la transformación de la historia. En la historia conducida por el Espíritu va creciendo el Reino de Dios a cuyo servicio está la Iglesia. Por eso, Justicia, Paz e Integridad de la Creación (abreviadamente hablamos de JPIC) son actitudes que nos ponen en camino de: • escuchar al mundo: leer los “signos de los tiempos” estando dentro del mundo, participando de sus gozos y preocupaciones. Por eso la Iglesia debe hacer un éxodo hacia la periferia.

• asumir los anhelos, valores, clamores y logros del mundo: libertad, igualdad, participación, pluralismo, democracia, preocupación por la justicia, por el medio ambiente • ofrecer una práctica evangélica basada en el testimonio de vida, en el servicio, la colaboración y la solidaridad • para transformar el mundo según los valores del Reino. Veamos ahora qué aspectos abarca esta dimensión JPIC de nuestra vida franciscana y, ante todo, cristiana. JUSTICIA: todas las cuestiones relacionadas con la justicia social: el trabajo, la exclusión social …; la justicia internacional: el desarrollo integral de los pueblos, la erradicación de la pobreza …; la ética en los sistemas económicos y financieros; la justicia ambiental: hace visible la conexión entre la crisis ambiental y la crisis de la pobreza, buscando el trato justo por el que ninguna población debería estar obligada a asumir una cuota desproporcionada de exposición a los peligros medioambientales por carecer de poder político o económico. PAZ: los problemas relativos a la guerra, al desarme, a los armamentos y al comercio de las armas, a la seguridad internacional y a la violencia bajo sus diversos y cambiantes aspectos (terrorismo, nacionalismo exacerbado, etc.), fija también su atención en los sistemas políticos y en


21 el compromiso de los católicos en el campo político. DERECHOS HUMANOS: que son aquellas libertades, facultades, instituciones o reivindicaciones relativas a bienes primarios o básicos que incluyen a toda persona, por el simple hecho de su condición humana, para la garantía de una vida digna, sin distinción alguna de etnia, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Hay derechos de 1ª generación: son los derechos civiles y políticos, vinculados con el principio de libertad (exigen de los poderes públicos su no injerencia en la esfera privada). Los derechos de 2ª generación son los derechos económicos, sociales y culturales, vinculados con el principio de igualdad (exigen la intervención de los poderes públicos, a través de prestaciones y servicios públicos). Los derechos de 3ª generación se vinculan con la solidaridad, e influyen en la vida de todos, a escala universal (precisan para su realización una serie de esfuerzos y cooperaciones a nivel planetario: el derecho a la paz, a la calidad de vida, las garantías frente a la manipulación genética) ECOLOGÍA: La 1ª Conferencia de Naciones Unidas sobre ecología se celebró en 1972 en Estocolmo. En los años 80 fue creciendo la preocupación social e internacional por el medio ambiente y alcanza un punto álgido

en 1992 en la Conferencia de Río de Janeiro sobre Ecología y Desarrollo. En este mes de junio de 2012 se realizará una nueva Conferencia de las Naciones Unidas y, en paralelo, la Cumbre de los Pueblos “Río + 20”, en busca de nuevos acuerdos internacionales

para la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible - es decir, un desarrollo que no sea solo económico sino integral y no contaminante -. A nivel ecuménico el Consejo Mundial de las Iglesias ha ido relacionando los problemas ecológicos con los de la justicia y de la paz, popularizando la expresión “integridad de la creación”. Juan Pablo II, que en 1979 había declarado a San Francisco de Asís “patrono de la ecología”, expresó la sensibilidad y preocupación de la Iglesia en su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 1990, titulado “Paz con Dios Creador, paz con toda la Creación”. En 2001 él amplió esta reflexión y llamó a todas las personas a una “conversión ecológica”, porque la crisis ecológica

es una crisis moral, es decir, tiene que ver con nuestro comportamiento personal y social desaprensivo y destructor hacia la naturaleza. Más recientemente, Benedicto 16 ha dicho que la raza humana debe escuchar a la voz de la Tierra o correr el riesgo de destruir su propia existencia. Todos y cada uno deberíamos convertirnos a un nuevo estilo de vida más ecológico, es decir, más austero, más frugal, menos consumista, que consiste en el uso moderado, sobrio y justo de los recursos, evitando lo superfluo y el derroche, a partir las 3 “R” ecológicas: REDUCIR, REUTILIZAR, RECICLAR. A punto de estallar la crisis argentina del 2001, nuestros obispos argentinos, en su Carta al Pueblo de Dios (17/11/2001), decían “Cada una de las comunidades cristianas debe impulsar a todos sus miembros por el camino de la santidad cristiana. Este camino implica un compromiso por el bien común: “no podemos ser peregrinos del cielo si vivimos como fugitivos de la ciudad terrena”. Esto exige asumir la propia responsabilidad en la sociedad y entraña una actitud de conversión…” (nº 6). Aunque los valores JPIC nos parezcan demasiado complejos y grandes, como para afrontarlos desde nuestra fragilidad, pequeñez y debilidad, el Señor nos los sigue encomendando, para que, pongamos en sus manos nuestros pocos e insuficientes “5 panes y 2 pescados” (Jn 6, 9).


22

Encuentro de la Familia Franciscana en Río + 20 del 15 al 23 de junio de 2012 Muchos son de la opinión de que estamos en un momento crítico en la historia de la Tierra. La crisis social, ambiental y económica exige un replanteamiento de la situación actual, con el fin de encontrar métodos efectivos para promover la responsabilidad unos hacia los otros, para con todos los otros seres vivos, para con las generaciones futuras y para con nuestro planeta. Como seguidores de Francisco de Asís - patrono de la ecología - estamos llamados a comprender plenamente el mundo en que vivimos y luchar en defensa de la vida en plenitud para la creación de Dios. La familia franciscana decidió recientemente poner de relieve con más fuerza el tema de la justicia ambiental. Como parte de este esfuerzo conjunto, un grupo de aproximadamente 60 franciscanos se reunieron en Río de Janeiro durante la Cumbre de los Pueblos y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible - Río +20. Nuestra delegación estuvo integrada por quienes participaron en los actos oficiales de las Naciones Unidas, coordinado por un equipo de Franciscans Internacional, y los que participaron en los eventos paralelos de la Cumbre de los Pueblos. Juntos reflexionamos los temas clave como la sostenibilidad, los derechos ambientales y humanos, la espiritualidad, la pobreza, los pueblos indígenas y la economía verde, entre otros. Nos esforzamos en compartir nuestros valores y la visión de un mundo mejor con

otras personas que se dieron cita en estas reuniones. Como franciscanos tenemos una visión común de la persona humana, de la sociedad y de la naturaleza. Nuestra tradición franciscana nos permite compartir la preocupación ética por las relaciones sanas con toda la creación, con especial énfasis en los marginados. Durante los debates reflexionamos sobre las diferentes realidades y necesidades locales. En el transcurso de los debates se puso de manifiesto que los problemas locales están estrechamente relacionados con lo global. Por lo tanto hemos decidido, como miembros de la Familia Franciscana Internacional, preparar propuestas para ser implementadas en forma conjunta. Mientras que los grupos locales y regionales seguirán trabajando en sus temas específicos, nos comprometemos a promover las siguientes propuestas para ser implementadas por la Familia Franciscana mundial: 1. Promover la autenticidad de la vida (Estilo de Vida) 2. Participar en el proyecto de los promotores de JPIC de Roma críticos de la minería. 3. Continuar la campaña No a la Economía Verde, denunciando los problemas creados por la economía verde y buscando paradigmas alternativos para la sociedad.

Las tres propuestas deben tratar de: 1. Elaborar materiales de capacitación (incluyendo las definicio-

nes básicas) y proporcionar oportunidades de capacitación para nuestros hermanos y hermanas y para aquellos con quienes trabajamos. 2. Sistematizar una serie de nuevos paradigmas para la sociedad desde la perspectiva franciscana. 3. Profundizar el conocimiento de la espiritualidad franciscana, que incluya la preocupación por la creación. Preparar y / o compartir oraciones y celebraciones en estos temas. 4. Trabajar con personas especialistas o expertos en los temas a tratar. 5. Denunciar la violencia cometida contra las personas marginadas. 6. Crear y / o fortalecer las redes dentro de la familia franciscana y con otras organizaciones y movimientos de la sociedad civil. 7. Animar a la familia franciscana mundial a participar en los procesos de reflexión, construcción e implementación de políticas públicas. 8. Asociarse con grupos y redes que ya existen; 9. Comprometer acciones para fortalecer el trabajo con las comunidades de base. Por último, los participantes confiaron el desarrollo de propuestas concretas para tres diferentes grupos e individuos. Bernd Beerman OFM Cap y la Familia Franciscana de Alemania quedaron responsables de la propuesta sobra la autenticidad del estilo de vida. Sheila Kinsey FCJM y Joe Ro-


23 zansky OFM quedaron como los responsables de la propuesta explotación minera. El Sinfrajupe, organización de JPIC de la Familia Franciscana de Brasil, quedó responsable de la propuesta sobre la Economía Verde. Los participantes evaluaron la experiencia franciscana en Río de forma muy positiva. Aunque

podría haber habido una mayor integración de los grupos diferentes presentes, el encuentro nos ha permitido conocer a gente de la familia franciscana muy involucrada en temas relacionados con la justicia ambiental, crear y / o fortalecer nuestras redes, y ofrecer propuestas que nos permitan abordar los problemas mundiales como una

familia. Se dijo claramente que, aún más importante que nuestra presencia en los eventos de Río, es nuestro compromiso de compartir los resultados con nuestros hermanos y hermanas de todo el mundo, y trabajar juntos por un mundo mejor, donde todas las criaturas de Dios puedan gozar de respeto, dignidad y plenitud de la vida

Comunidad de Bahía Blanca Hacia el encuentro de nuestros hermanos En esta ocasión y aprovechando este espacio que se nos brinda, deseamos poner de relieve la experiencia que venimos desarrollando en el Colegio San Francisco de Asís de Bahía Blanca a través de la Caritas Arquidiocesana junto a la Caritas Escolar y Parroquia San Francisco de Asís. Este trabajo que se remonta al año 2001, lleva el sello inconfundible de muchas manos unidas para el bien común y la solidaridad. La colecta Anual de Caritas es una gran oportunidad para encontrarnos, comunidad parroquial, alumnado, equipo directivo, docentes y no docentes en este proyecto común solidario expresado en un sencillo pero gran gesto: salir al encuentro del otro. Esto hace que al recorrer las calles de nuestro barrio y comunidad vayamos también conociendo otras realidades posibles, e ir aprendiendo juntos a solidarizarnos con el que menos tiene. Es un tiempo especial en donde se ponen de relieve dos as-

pectos fundamentales: la enseñanza de que “es posible ayudar y

compartir”, y la necesidad de” vivir con los demás”, en comunidad. Expresamos este sentir porque en este camino recorrido en estos largos años, hemos ido experimentando como se van sumando

no solo alumnado del colegio, sino también egresados de la institución que hoy acompañan a los más chicos en este gesto.

Es un trabajo colectivo que nos une y revitaliza como comunidad, e intenta dar una respuesta a nuestros jóvenes y adolescentes que también piden y anhelan un modo de participación significativa al compartir lo que somos y tenemos. De alguna manera es una buena herramienta que nos ayuda a recuperar experiencias, aprendizajes y testimonios de quiénes voluntariamente se van sumando año a año. En esta Colecta 2012 han participado más de 130 alumnos/as, 35 adultos, entre docentes no docentes, egresados y voluntarios de la Caritas Parroquial, lo cual nos permitió recorrer todo el circuito de manzanas que pertenecen a la Parroquia, y de esta modo también dar testimonio de que nuestra comunidad está en camino……y sigue viva caminando junto al Señor. Colegio San Francisco de Asís Comunidad Parroquial Caritas Arquidiocesana Caritas Escolar


24

Colegio San Buenaventura - Villa Mercedes, San Luis Misión en la Vicaría de San Luis Gonzaga Arquidiócesis de Salta 15 AL 22 DE AGOSTO DEL 2012 Desde el colegio San Buenaventura de Villa Mercedes (San Luis) Con el lema: “Lo que hemos visto y oído se lo anunciamos también a ustedes” partimos

el 2011) vino a compartir con nosotros algunos momentos. Con la misa de envío, celebrada por Fr. Carlos, dimos inicio a la Misión; en el cronograma de

Misa de envío rumbo a Salta 32 personas entre jóvenes y adultos. Nos acompañó Fray Carlos Rioja en la parte espiritual y actividades de la misión. Comenzamos con mucha emoción y expectativa. Al llegar el primer día nos recibieron en el colegio Tommasini directivos y alumnos, algunos conocidos de la Misión que hicimos anteriormente en La Rioja, después de desayunar, recorrimos el convento, luego el centro de la ciudad y por la tarde, nos recibió el Padre Juan López Abud con toda la comunidad de la iglesia San Luis Gonzaga y San Cayetano. Allí nos asentamos todos los días para encontrarnos con Jesús y los hermanos del lugar. Desde la Provincia de Jujuy, la comunidad de Lozano (que fue uno de los lugares donde misionamos en

las actividades se desarrollaron: momentos de oración y adoración al Santísimo, charlas y dinámicas formativas, talleres bíblicos, misión domiciliaria, jornada para las familias, jóvenes y niños – para estos con merienda incluida -, visitas y juegos en las escuelas de nivel primario y en el nivel secundario realizamos charlas-debates

referidos a las adicciones y valores de la dignidad de la persona, procesión de antorchas, fogón, momentos de intercambio cultural. En el último día realizamos la evaluación final de todo lo vivido y compartido en el tiempo de misión, donde llegamos a la conclusión que en la oración y en las actividades del día a día, nos fortalecíamos y uníamos fraternalmente entorno a Jesús al estilo del carisma franciscano que nos identifica. En síntesis, queremos volver a vivir esta experiencia ya que en los rostros, en el diálogo y en la escucha de los niños, jóvenes y adultos – cristianos o no- es decir “en el rostro del hermano” descubrimos a Jesús y nos encontramos a nosotros mismos y por ello damos gracias a nuestro Padre Dios por lo mucho o poco que tenemos sabiendo que es un regalo y Don de la vida que él nos da. Los Misioneros

Encuentro con niños de Villa Esmeralda


25

Colegio San Antonio de Padua de San Rafael, Mendoza Alumnos destacados Un grupo de jóvenes estudiantes del colegio tuvieron una destacada participación en el programa “Uniendo Metas, Jóvenes para el Futuro” en el marco del doceavo Modelo de Naciones Unidas en San Rafael, en deporte de alto rendimiento y en becas de intercambio. Hace tres meses atrás, un grupo de alumnos llegó al colegio con la inquietud de participar en el Modelo de Naciones Unidas que se llevaría a cabo en San Rafael. Inmediatamente, nos pusimos a trabajar con ellos para apoyarlos en todo cuanto fuera necesario. Fueron tres meses de preparación intensiva, tiempo en el que los alumnos demostraron una enorme capacidad de trabajo, esfuerzo, disposición a aprender y apertura al conocimiento. El Modelo de Naciones Unidas es organizado por la Asociación Conciencia. Esta organización tiene entre sus objetivos el trabajo por la paz mundial, el fortalecimiento de la ciudadanía y la democracia. En este contexto es que aparece la escuela como el ámbito propicio para involucrar a los jóvenes en la defensa comprometida de estos

valores. El programa “Uniendo Metas, Jóvenes para el Futuro” fue una oportunidad para que los alumnos empezaran a pensar un mundo mejor y más justo para todos. Ponerse en el lugar de otros, argumentar y respetar posiciones, proponer acciones tendientes a solucionar conflictos, hacer acuerdos que garanticen la paz mundial, fomentar relaciones de amistad internacional, contribuir con ideas para mitigar el hambre, la enfermedad, el analfabetismo y la guerra, entre otros, constituyeron un escenario de aprendizaje y crecimiento invalorable. Sin mencionar, claro, el enriquecimiento de la cultura general de los jóvenes que participaron. Nuestros alumnos fueron parte de las 58 delegaciones que sumaron a más de 250 alumnos de 18 años, de cinco escuelas de San Rafael, dos de La Pampa y tres de Mendoza que participaron del Modelo de Naciones Unidas. Por expresiones directas de los organizadores del evento, pudimos saber del destacado desempeño de “los chicos de San Antonio” y de cómo marcaron la diferencia en preparación pero también en comportamiento, ge-

nerosidad y adecuación a la situación. Los permanentes elogios nos llenaron de orgullo, pero también de tranquilidad de saber que nuestros alumnos, donde van, llevan el sello de un colegio en Clave Pastoral Franciscana. Los destacados Tres grupos de alumnos participaron en el programa educativo “Uniendo metas. Jóvenes para el futuro”, todos fueron especialmente mencionados en distintos rubros: Delegación que representó a Palestina, obtuvo la mención a la “Mejor representación cultural”. Delegación que representó a Israel, obtuvo mención al “Mejor tratado de embajadores”. Delegación que representó a Pakistán obtuvo el 1° puesto como “Mejor delegación”, lo que implica un pase directo al Modelo de Naciones Unidas que se realizará en Buenos Aires en el mes de octubre. Los chicos viajarán representando al Colegio y a San Rafael en esa instancia.


26

Alumnos participantes en el programa educativo “Uniendo metas. JĂłvenes para el futuroâ€?, representando a distintas delegaciones.


27

Augusto Missino, Francisco Julián Farré, Santiago Silva, Agustín Cuenca, Andrés Scalise, Delegación distinguida del XII Modelo Regional de Naciones Unidas de San Rafael, junto al Secretario General, Juan Sebastián Lewin y Analía Santecati, referente del programa en San Rafael.

Francisco y Augusto en El Consejo d Seguridad.


28

27

Cecilia Villegas y Agostina Carricondo.

Paulina Morales, Valentina Prieto, Carolina Guill茅n y Antonella Noli, felices por la menci贸n.


29

Los demĂĄs alumnos, acompaĂąando.

Los ganadores recibiendo los saludos.


30 Eric Pomaski Campeón Argentino de atletismo. Eric Pomaski, se destaca desde hace tiempo en atletismo de alto rendimiento. Con sus 17 años, fue campeón argentino en y en la competencia que se realizó en Santa Fe. El ganar esta carrera le significó la posibilidad de acceder a los Juegos Sudamericanos que se disputarán en Mendoza. El colegio apoya a Eric en el desarrollo de su carrera como deportista flexibilizando tiempos, evaluaciones, etc., por entender que los talentos personales se multiplican cuando son guiados hacia el bien.

Lila Napolitano Becada para intercambio cultural en Suecia. Lila, alumna de 5° año de nuestro colegio, obtuvo una beca de la American Field Service (AFS) para realizar un intercambio cultural en Suecia. Lila participó junto a otros casi 200 aspirantes de todo el país, de los cuales solo cinco se hicieron acreedores a la beca. Nuestra alumna permanecerá un año en Trelleborg, en el sur de Suecia junto a las costas del mar Báltico y estudiará en una escuela secundaria de arte. Ella afirma que cuando rindió el examen de cultura general que le permitió acceder a la beca, recurrió a lo que había aprendido en nuestro colegio para responder, por lo que agradeció por el nivel de preparación que ha recibido.


31

Fiestas del Señor y la Virgen del Milagro San Salvador de Jujuy Este año las fiestas del Señor Luego fray Juan José Núñez las imágenes a la iglesia, mientras y la Virgen del Milagro en nuestra procedió a tomar el juramento de la gente, en su mayoría mujeres, basílica San Francisco de Asís de fidelidad. Con una estampita en se agolpaban para saludarlas agiJujuy se vio engalanada con la Co- mano los devotos repitieron el tando pañuelos blancos en alto, ronación del Señor del Mimientras sonaban de forma lagro durante la estridente las campanas en celebración de la Eucarislo alto de histórico templo. tía, el domingo 9 de sepUna vez en el interior cotiembre a las 20,00 hs., menzó la misa central de la presidida por el Obispo fiesta. Diocesano Mons. César La concurrencia fue Daniel Fernández, en la notoria ya que no quedó un que participaron muchísiespacio vacío en el atrio del mos fieles devotos. templo y al momento de inEl sábado 15 de sepgresar se produjeron mutiembre por la tarde se rechos amontonamientos en alizó la procesión con las las puertas. Colaboradores sagradas imágenes. El de la iglesia repartieron esDiario El Tribuno de Jujuy tampas y pañuelos blancos. publicó la siguiente cróLa fiesta del Señor y la nica de Carmen Amador: Virgen del Milagro se des“Una importante arrolla desde 1692 en la recantidad de fieles se reugión, pero su verdadero nió ayer para venerar al inicio data de fines del siglo Señor y la Virgen del Mi16, cuando la imagen del lagro en la basílica menor Cristo Crucificado que ende San Francisco. Hubo cabeza las celebraciones una procesión por las caImagen custodiada en la Basílica S. Francisco llegó al puerto del Callao, lles céntricas, entonación en Perú, tras el naufragio del Himno Nacional y renovación voto de fidelidad en principio del barco en el que Fray Frandel pacto de fidelidad. hacia el Señor del Milagro: `Jura- cisco de Victoria la había enviado, La procesión comenzó a las mos tenerte por siempre como con destino al templo mayor de 19 con el egreso de las imágenes padre y reconocer tu soberanía Salta, al que llegó tiempo después. de la iglesia San Francisco. La sobre todos los pueblos, promeUn siglo más tarde, en sepprimera en salir fue la Virgen del tiendo que serás siempre nuestro y tiembre de 1692, un fuerte temblor Milagro rodeada de claveles blan- que seremos siempre tuyos´, indi- azotó el territorio de la actual procos, luego la imagen del Señor del caron en voz alta y con los brazos vincia de Salta, y los movimientos Milagro rodeado de claveles rojos. extendidos. Luego hicieron lo pro- telúricos cesaron cuando el sacerAmbas imágenes recorrieron las pio frente a la imagen de la Virgen dote José Carrión sacó al Cristo calles céntricas de la cuidad cus- del Milagro, para luego entonar en procesión, por lo que desde allí todiadas por los sacerdotes y de- las estrofas del Himno Nacional se celebra cada año la Fiesta del votos, para regresar al atrio de la Argentino con la música de la Milagro. iglesia a las 19,40 aproximada- Banda de la Policía de la ProvinEn San Francisco se dan cita mente. Allí las esperaban otro cia, para culminar al grito de quienes no pueden trasladarse grupo de personas que saludaron ¡Viva la Patria! hacia Salta” (El Tribuno de Jujuy, con pañuelos blancos en mano. Luego se procedió a ingresar 16 de septiembre de 2012).


32

Bodas de Oro Sacerdotales Fr. José Grau, ofm El día domingo 22 de Julio a las 20 hs. Se celebró en el templo de la Basílica Menor “San Francisco”, la eucaristía en acción de gracias por las Bodas de Oro Sacerdotales de nuestro hermano José Grau; la misma fue presidida por Mons. Cargnello, quien agradeció a Dios el don del sacerdocio de nuestro hermano y su testimonio de fidelidad a lo largo de estos años. Luego de la misma se compartió un brindis en el comedor

antiguo del Convento, fue un momento muy fraterno, en donde los

laicos que comparten nuestro caminar en la Basílica, el Barrio San Silvestre y el Colegio, se su-

maron a alegría y gratitud por la vida y la vocación de nuestro hermano. Agradecemos a Dios el don de la vida de fr. José, su entrega simple, sencilla y cotidiana; su testimonio de vida y su perseverancia en el ministerio sacerdotal. ¡Que Dios este siempre en tu corazón, hermano; como vos estas en el suyo! Fraternidad de Salta

Santa Misa de Acción de Gracias por los 80 años del Padre Pablo En la Parroquia de San Francisco de Asís, San Juan, se reunió la Comunidad y Fraternidad Franciscana presidida por el Padre Provincial de la Provincia San Francisco Solano, Carlos Guillermo Paz, para celebrar la Santa Eucaristía en acción de gracias por los 80 maños de vida del Fraile Franciscano Emiliano Ares González – PADRE PABLO - , concelebrando Fray rolando Brites, custodio de la Orden en San Juan y Fray Walter Cena.

Un templo colmado de fieles se congregó para agradecer al Señor la presencia en San Juan de este Santo Varón que ha entregado 57 años de su vida a difundir la Palabra de dios y de la Iglesia con el Amor y la Alegría propios del Pobrecillo de Asís. El Ministerio de la Música de niños y jóvenes de la Parroquia entonó los cánticos que con sus voces anunciaban la Palabra del Señor que desde el ambón fueron leídas por los laicos Francisco

Castro y Cristina Jámeson; en ellas el Señor nos pide que apliquemos la sabiduría para escuchar a Dios y usemos responsablemente la libertad que Él nos ha dado; y el salmo fue cantado por el coro. Fray Pablo leyó el Santo Evangelio y dio unas breves gracias por esa muestra de amor que le ofrecía su comunidad parroquial. El Padre Provincial con sencillas y sentidas palabras explicó el Evangelio donde el Señor nos


33

muestra cómo transforma nuestras vidas al comer su pan y beber su sangre, que nos saciará para la vida eterna. Luego agradeció al Señor por estar aquí compartiendo este grato y emotivo momento con e Padre Pablo a quien ha podido conocer y apreciar durante mucho tiempo admirándolo por ser un auténtico testimonio de paz y amor, a través de todos sus gestos y actos que lo convierten en una persona digna de admirar y seguir como fiel modelo de franciscano hoy. En la oración de los fieles fue propicio tener presente el deseo de que la Iglesia anuncie siempre el Evangelio y la adoración al Espíritu Santo; para que el

Papa Benedicto XVI, los obispos, sacerdotes uy en especial el Padre Pablo crezcan en el Reino de Dios. El ofertorio sirvió para que los niños de la Catequesis parroquial acercaran un ramillete espiritual con oraciones, pensamientos y expresiones de buenos deseos y luego una pareja de danzantes ofreció su danza como signo de la argentinidad que lo recibió al Padre Pablo hace 49 años. Momento emotivo fue el de la consagración cuando el Padre Provincial levantó en sus manos el Pan de Vida y lo ofreció en gesto supremo de donación y ver en el altar a los cuatro sacerdotes compartir el pan y vino, cuerpo y Sangre del Señor, el cual fue

luego invitado a compartir procesionalmente por todos los fieles. Al concluir la comunión el ministerio de la música le regaló al Padre Pablo el canto: Nuestro Gran Hermano, letra y música de Mónica Calvi, el cual fue acompañado por todos los fieles. Antes de concluir la Santa Misa el Padre Rolando Brites informó a la comunidad reunida en el Templo que se había decidido que el antiguo templo Parroquial, hoy utilizado como Salón de Actos, conferencias, reuniones y encuentros catequísticos, pasará a llamarse Salón Padre Pablo, solicitando al Padre Provincial trasladarse frente al Templo para bendecir una placa allí colocada. Previo a ello, la Sra. Repre-


34 sentante Legal del Colegio San Francisco de Asís, Lic. Ivanna Grgic de Moya, leyó significativas palabras alusivas a tal acontecimiento. A continuación el Ministro Provincial y la hermana Terciaria Adelina Llamas procedieron a descubrir la placa que dice: Salón Parroquial Padre Pablo En sus 80 años “Ser felices de ser lo que somos y de hacer lo que hacemos” Comunidad San Francisco de Asís San Juan 21 de agosto de 2012 Finalmente, para concluir, la Santa Misa, El Padre Pablo, hizo la bendición final franciscana, retirándonos al atrio donde saludó a todos sus amigos y fieles. Ubicados en el Polideportivo, unas cuatrocientas personas acompañaron al Padre Pablo a compartir la tradicional paella,

que durante tantos años sirvió para unir la familia franciscana y contribuir con los fondos recaudados a la construcción del Colegio y nuevo Templo Parroquial. Al ingresar los concurrentes eran invitados a firmar el Libro de Oro de la Institución. Entre los asistentes se encontraban el Sr. Gobernador de la Provincia, Ing. José Luis rioja y su esposa, y el Sr. Intendente de la Capital, Dr. Marcelo Lima y su esposa. El locutor oficial Tony Nacusi invitó al Padre Pablo a bendecir los alimentos y decir algunas palabras en las cuales expresó su gratitud y agradecimiento a Dios por los años de vida y sacerdotales que le han permitido servir a la Iglesia y a San Francisco de Asís con su Palabra y con su obra de Paz y Bien. A continuación se invitó a dos representantes de las instituciones parroquiales y del colegio, Sra. Vilma Ponce de Rey y Prof. Domingo Ramón Castro a expresar su alegría por participar en tan grato momento y recordar los años compartidos con Fray Pablo

durante años disfrutando de su compañía. Finalmente se invitó al Sr. Gobernador a saludar públicamente al homenajeado, de quien recordó que lo conoció en 1976, en momentos muy especiales y difíciles de su vida, siendo el Padre Pablo el único que lo visitaba y le posibilitaba mantener comunicación con su familia, a pesar de los riesgos que eso podía significar para él, por ello el cariño, el aprecio y respeto que tiene por el Padre Pablo es inmenso e imborrable, que lo compromete de por vida y así lo ofreció. Durante el almuerzo y a continuación del mismo hubo conjuntos musicales y academia de bailes españoles que amenizaron la reunión, culminando así un día pleno de ALEGRÍA Y FRATERNIDAD FRANCISCANA en honor al Padre Pablo.

¡¡¡Felices 80 años Padre Pablo !!! Prof. Domingo R. Castro.


35

Capítulo Extraordinario de la Provincia de la Asunción San Antonio de Arredondo. Córdoba. Del 17 al 21 de Setiembre, se realizó en la Casa de Retiros de la Residencia Franciscana, el Capítulo Provincial Extraordinario de la Provincia Franciscana de la Asunción de la Sma. Virgen del Rio de la Plata, que este año está celebrando el IV centenario de su erección canónica (16122012). Participaron 37 hermanos profesos solemnes con voz y voto. Participaron también los hermanos postulantes, novicios y los profesos temporales. Fueron invitados de la Custodia Fray Luis Bolaños del Paraguay: Fray Iñaki Galarraga OFM (Custodio); Fray Juan Núñez OFM; Fray Leandro Aquino OFM; de la Provincia San Miguel: el Ministro Provincial Fray Sergio Carballo OFM; Fray Fernando Brollo OFM; y Fray Alejandro Verón OFM. El Capítulo se vivió en un

clima celebrativo de fraternidad y apertura, con trabajos en grupos por edades y por interés. En el contexto del redimensionamiento de la Orden (moratorium), y por ende de la fusión para el 2014 de la Custodia Fray Luis Bolaños del Paraguay, y de la Provincia San Miguel con la Provincia Franciscana de la Asunción, el capítulo se preguntó ¿Dónde estamos? y ¿Hacia dónde nos empuja el Espíritu? ¿Cuál es el proyecto? El lunes 17, celebración de la “Impresión de las llagas a San Francisco”, a las 16:30 hs., el Ministro Provincial de la Provincia Franciscana de la Asunción, Fray José Enid Gutiérrez Olmos, presentó su visión de la Provincia, a manera de iluminación. En los grupos de diálogos se rescataron las resonancias de lo expuesto. El martes 18, a las 9,30 hs., a modo de iluminación, el Custodio del Paraguay Fray Iñaki Gala-

rraga, presentó al capítulo un informe detallado de la situación actual de la Custodia. Por su parte, el Ministro Provincial de la Provincia San Miguel, Fray Sergio Carballo, a las 16 hs., presentó también la situación de la Provincia San Miguel. Luego se trabajó en grupos, rescatando las resonancias de ambos informes. El jueves 21 y viernes 22 se trabajó sobre la elaboración del Proyecto Provincial, teniendo en cuenta el proyecto anterior 20082010. Se elaboraron propuestas, en base al trabajo por áreas de interés: oración-contemplación; fraternidad; minoridad; educación; comunicación; patrimonio y formación y estudios. La mayoría de estas propuestas fueron votadas, aprobadas y forman parte del Nuevo Proyecto Provincial. Fray Pablo Reartes, ofm.


36

Comunicado El Ministro Provincial, por tercera vez, cita con urgencia y por obediencia, en la Sede de la Curia Provincial, a Fr. Luis Roberto Vázquez, ofm, profeso solemne de nuestra Provincia San Francisco Solano dentro de los 15 días de publicado este boletín. Fr. Carlos H. Rioja, ofm. Secretario Provincial

FECHAS

PARA RECORDAR

Cumpleaños Octubre 21: Fr. Sergio Martín

Comunicado El Ministro Provincial, por segunda vez, cita con urgencia y por obediencia, en la Sede la Curia Provincial, a Fr. Miguel Ángel Camino, ofm, profeso solemne de nuestra Provincia San Francisco Solano dentro de los 15 días de publicado este Boletín. Fr. Carlos H. Rioja, ofm. Secretario Provincial

Noviembre 4: Fr. Nicolás Aguilar Fr. Claudio Conforti 9: Fr. Mateo Krupsky 12: Fr. Fernando Ferrario 25: Fr. César Puigdomenech

AGENdA dEL MINISTRO PROVINCIAL OCTUBRE. 13 y 14: Celebración de los 10 Años de la Casa de Jóvenes (Mariló). 16, 17 y 18: Definitorio en La Teja. 26: Viaje a Quito (Ecuador). 27 al 31: Congreso Internacional de Educadores Franciscanos. Quito (Ecuador)

NOVIEMBRE. 1: Viaje de regreso desde Quito (Ecuador). 7 al 10: Proyecto de Vida. Colegio San Antonio de Padua (Orán). 8 y 9: Asamblea de Ministros/as en el Centro Franciscano (Buenos Aires). 24, 25 y 26: Celebración de los 400 Años

de la Provincia de la Asunción. Encuentro de Representantes Legales y Directivos de nuestros Colegios y de los Colegios de la Asunción con el Ministro General, Fr. José Rodríguez Carballo (Córdoba). 27 y 28: Definitorio Ampliado (Salta). 29: Definitorio (Salta)


Revista Solanoticias - Septiembre 2012