Page 1

ADVERTENCIA LEGAL: EL COPYRIGHT Y LA MARCA REGISTRADA DE REENCUENTRO, DE TODOS LOS DEMÁS NOMBRES PROPIOS Y PERSONAJES, ASÍ COMO DE TODOS LOS SÍMBOLOS Y ELEMENTOS RELACIONADOS, SON PROPIEDAD DE YOLANDA LUNA PINTOR. CUALQUIER COPIA O REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO QUE SEA, CONSTITUYE UN DELITO SUJETO A PENAS PREVISTAS POR LA LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

Capítulo 111: Electrizante MIÉRCOLES DEL 01 DE SEPTIEMBRE, 2010. Pero entonces el destino quiso intervenir y mi mundo de ilusiones se esfumó con el mismísimo verano. Cuando las corrientes del oeste comenzaron a soplar con una fuerza tremendamente destructiva propia del noveno mes; y los cirros generados embellecían un horizonte interminable entre tinturas azafranadas, añiles y violáceas… Cuando los pequeños pajarillos volaban a sus nidos adentrándose en la sinfonía del viento, y la hierba fresca se meneaba de un lado para otro soltando sus aromas en completa libertad; entonces, y sólo hasta entonces, todo se volvió naturaleza; todo realidad. Pero me encontraba yo tan sumergida en las primicias de Anna Frank, que ni siquiera fui capaz de mirar por encima del ejemplar para darme cuenta del mal clima que estaba por azotar hasta el más íntimo rincón de Brent Parc. Cuando finalmente tomé conciencia del vendaval que pronto ahogaría los pastizales, terminó siendo justo en el instante en el que mi cabeza se alzó al cielo, tratando de explicarse las gotitas de agua clara que ahora aterrizaban de a raudales en mi cuerpo. Me incorporé con cara larga; fui repasando aquella novela entre mis manos y sentí la necesidad de estrujarla; aunque no quisiera y me negara, ya era momento de emprender la marcha para regresar a casa. De rodillas e intentando actuar con tremenda rapidez, fui alcanzando las libretas, el reproductor de música, la parte de mi ensayo sobre Auschwitz ―que aún seguía en borrador―, el móvil, los auriculares y hasta el último bolígrafo esparcido por el suelo; tratando siempre de 21 http://reencuentroyolaluna.blogspot.mx/

CAPÍTULO 3


ADVERTENCIA LEGAL: EL COPYRIGHT Y LA MARCA REGISTRADA DE REENCUENTRO, DE TODOS LOS DEMÁS NOMBRES PROPIOS Y PERSONAJES, ASÍ COMO DE TODOS LOS SÍMBOLOS Y ELEMENTOS RELACIONADOS, SON PROPIEDAD DE YOLANDA LUNA PINTOR. CUALQUIER COPIA O REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO QUE SEA, CONSTITUYE UN DELITO SUJETO A PENAS PREVISTAS POR LA LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

empacarlo todo dentro con la mayor destreza posible y sin tomarme la molestia de acomodarlo siquiera. ―¡¿Por qué te vas?! Esa fue la primera vez que escuché su voz. Mi corazón se aceleró a 22.5 nudos antes del impacto; cada uno de los poros de mi piel advirtieron un estremecimiento inigualable; ahora la cabeza me punzaba y yo seguía con la mirada baja. Mis músculos entonces se atrofiaron y sin darme cuenta, dejé caer los libros que ya había recolectado. Acababa de naufragar en medio del Atlántico y ahora me encontraba terrible y asombrosamente sola. Pero pronto comprendí que era mi deber salvarme, así que paulatinamente fui abriendo los ojos... Pude ver que sus Berluti relucían con el mismo porte y gallardía incluso para estar ligeramente salpicados de inmundicia. No obstante, fue la pulcritud obsesiva en sus ropas la que me impactó sobremanera; era una pulcritud tan excesiva y propia de un viejo acaudalado, pero no de un veinteañero de su edad. Así que cuando finalmente Léonard desistió guardando la mano en el bolsillo, comprendí que había sido una tonta al no aceptar su ayuda; pero es que además de la sobriedad y la elegancia que ya de por sí impactaban solas, su simple presencia ahora a centímetros de mí, actuaba mil veces mejor que un potente fumigante. ¡Hasta hubiese preferido ver a la Bestia de Gévaudan en persona…! ¡O al viejo Krampus!; cualquier cosa en vez de verlo a él tan por lo alto y yo en hándicap. Y entonces lo hice; tuve que hacerlo porque no podía permanecer cabizbaja todo el tiempo. Tragué saliva; los últimos rayos de sol me encandilaron porque eran capaces de resplandecer alrededor de sus espaldas, produciendo con ello cierta especie de aureola momentánea. Y sólo por inercia vino un primer vistazo directo hacia su rostro: las facciones afiladas hacían que su perfil fuese precioso; aquella tez tan clara armonizando el rojizo vibrante de sus labios, nariz perfecta y frente amplia; dentadura increíblemente blanca, incisivos superiores ligeramente retorcidos, más hoyuelos. Pero después de la segunda vez ya no pude detenerme, y seguí contemplándolo petrificada. La nula concentración de pigmentos en su piel que provocaba ese efecto a blanco y negro, debía provenir de una anomalía genética diferente al albinismo, no había duda. Pero... ¿y la tersura de la misma? ¿Estaría relacionada con el 22 http://reencuentroyolaluna.blogspot.mx/

CAPÍTULO 3


ADVERTENCIA LEGAL: EL COPYRIGHT Y LA MARCA REGISTRADA DE REENCUENTRO, DE TODOS LOS DEMÁS NOMBRES PROPIOS Y PERSONAJES, ASÍ COMO DE TODOS LOS SÍMBOLOS Y ELEMENTOS RELACIONADOS, SON PROPIEDAD DE YOLANDA LUNA PINTOR. CUALQUIER COPIA O REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO QUE SEA, CONSTITUYE UN DELITO SUJETO A PENAS PREVISTAS POR LA LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

aspecto lánguido y ese par de orejas sugestiva e inherentemente puntiagudas? Todo aquello me pareció tan extraño… Mortecino, por así decirlo; igual de mortecino que esa lúgubre sonrisa que de vez en cuando aparecía. No obstante, dicha palidez y el resto de las anormalidades posteriormente encontradas en su cuerpo, las tomé más como una cualidad que como cualquier clase de defecto. Y estúpidamente en aquel entonces, entre más prodigioso e inquietante resultara, para mí era mejor. Pero la pregunta había sido lanzada y el chico esperaba ahora una respuesta de mi parte. Entumida del habla y tratando de hacer cualquier tipo de conmoción a un lado, tuve que armarme de valor para cavilar con claridad. Me situé en una conversación… Y pensé entonces qué decirle. Volví a pensar porque no me gustó nada lo que vino a mi mente; el chico era un extraño, debía tomarlo en cuenta. ―¡Me rindo ante esa descomunal inteligencia tuya! ―ironicé aun estando en el suelo sin pensar en miramientos. Él guardó silencio y comenzó a observarme. Dada la incomparable agudeza mental que poseía, aquella frase no hizo más que afirmar el nerviosismo que yo intentaba maquillar bajo un horrible tono de sarcasmo y mezquindad. Así que cuando lo comprendí todo, me angustié aún más. Léonard seguía igual de sosegado y radiante. ―Esperabas que dijese algo ―se aventuró por salvarme. Mis taquicardias habían comenzado, pronto ya nadie las podría calmar; pero lo peor del caso era que él lo había notado; eso y no sé cuántas cosas más. ―Yo no esperaba nada. Léonard sonrió tranquilamente. Yo decidí ignorarlo; bajé la mirada y continué empacando provisiones de guerra por si es que acaso el encuentro salía mal. ―Aunque tus actos afirmen cierta atracción hacia la lluvia… Aun así te rehúsas a quedarte. ¡Vaya deficiencia de carácter! Fue tan tremendo su tono y tan drástico el cambio de tema, que al instante me enfurecí.

23 http://reencuentroyolaluna.blogspot.mx/

CAPÍTULO 3


ADVERTENCIA LEGAL: EL COPYRIGHT Y LA MARCA REGISTRADA DE REENCUENTRO, DE TODOS LOS DEMÁS NOMBRES PROPIOS Y PERSONAJES, ASÍ COMO DE TODOS LOS SÍMBOLOS Y ELEMENTOS RELACIONADOS, SON PROPIEDAD DE YOLANDA LUNA PINTOR. CUALQUIER COPIA O REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO QUE SEA, CONSTITUYE UN DELITO SUJETO A PENAS PREVISTAS POR LA LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

―¡Eso es cosa que a ti no te importa! ―respingué enaltecida mientras me erguía, desentendiéndome de las acciones futuras que aquello pudiese ocasionar. ―No. Ni siquiera la tormenta. ―¿Entonces? ―No sé… ―hesitó para captar mi atención y sembrar conjuntamente el maleficio de la duda―. Conozco una chica que desde hace varios meses no deja de mirarme... ―e hizo una pausa para marcar énfasis―. Y ahora que la enfrento, no lo soporta y decide marcharse. ―¡¿A, a… A qué rayos has venido?! ―refunfuñé más ceñuda que de costumbre mientras mis brazos se entrecruzaban muy tozudamente. De alguna forma u otra debía encontrar la posición correcta que me permitiese protegerme de tan terrible energía suya; esa que solía emanar de a borbotones para invadir cualquier clase de cuerpo o entidad. Léonard entonces me miró con esa parquedad tan irritable que ahora comenzaba a volverse costumbre; y luego de unos segundos, tras haber analizado mi posible reacción a lo que estaba por decirme, respondió: ―A insultarte. Otra vez no supe qué decirle; su psicología era muy buena para mi naturaleza. ―Toda mi vida he experimentado cierta clase de romance inadmisible― confesé pausadamente mientras me iba incorporando cuidadosa de no soltar a Kitty en el recién formado lodazal. ―¿Romance inadmisible? ―Con la lluvia ―expliqué más optimista. ―Supongo que si nuevamente usamos la metáfora, dirás que aplica lo mismo conmigo. Mis mejillas de inmediato sintieron el percance y se pusieron rojas. A pesar de haber entrado en una charla que ya de por sí comenzaba a ser estimulante, yo estaba tardando demasiado tiempo en responder. Ahora que si no me daba prisa, pronto notaría que le sería fácil controlarme… ¡Y eso ni muerta se lo iba a permitir! ―Pues si dejamos a un lado la frase «toda la vida»… Digamos que sí.

24 http://reencuentroyolaluna.blogspot.mx/

CAPÍTULO 3


ADVERTENCIA LEGAL: EL COPYRIGHT Y LA MARCA REGISTRADA DE REENCUENTRO, DE TODOS LOS DEMÁS NOMBRES PROPIOS Y PERSONAJES, ASÍ COMO DE TODOS LOS SÍMBOLOS Y ELEMENTOS RELACIONADOS, SON PROPIEDAD DE YOLANDA LUNA PINTOR. CUALQUIER COPIA O REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO QUE SEA, CONSTITUYE UN DELITO SUJETO A PENAS PREVISTAS POR LA LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

El joven suavizó sus gestos con una expresión amistosa atrayendo recuerdos del pasado. Y cuando volvió a sonreír para sí mismo, sentí que él parecía saber algo más que yo desconocía. Quise preguntar, pero preferí guardar las apariencias hasta no haber roto el hielo por completo y sentir mayor seguridad. ―¿Ahora ves lo simple que resulta cooperar? ―Sólo porque ya no es tan desagradable aguantarte la mirada. ―¿Antes lo era? ―Sí. Pero ahora no sé por qué ha empezado a producirme paz. Y en noble acto de camaradería, Léonard volvió a tender su mano para ayudarme a incorporar; pero yo insistí en rechazarla. La paz es muy distinta a la confianza. Todavía me horrorizaba cualquier clase de contacto físico que pudiese apresurar una relación con él. Más aun por mis recientes palabras. ―Incluso así ―añadí como si la confesión no hubiese afectado en lo absoluto― considero inapropiado que por un capricho mío, sean mis pertenencias quienes paguen por proezas. ―¿Proezas? ―Yo sí me refiero a la tormenta. ―¿Y no crees que en estos momentos, todo lo demás tienda a la superfluidad? Una vez estando decidida a marcharme, sabía que nada ni nadie me haría cambiar de opinión. Tomé entonces mi mochila por un asa y me la eché sobre la espalda. ―La verdad, no. Léonard trató de sujétame por un brazo, pero mi cuerpo actuó más rápido y sin dificultad alguna logré sortearlo. Deseaba tanto permanecer junto a él durante el resto de la tarde, de la noche... ¡De toda mi vida de ser posible! Pero dándome cuenta que tanto su personalidad como la mía eran igual de tremendas, intuitivas y radicales, sería una absurda negligencia si lo hacía. ―Puedo hacértela pasar muy mal ―le dije mostrando las garras como un gato, en un estúpido intento de hacer que él temiera de mis actos. 25 http://reencuentroyolaluna.blogspot.mx/

CAPÍTULO 3


ADVERTENCIA LEGAL: EL COPYRIGHT Y LA MARCA REGISTRADA DE REENCUENTRO, DE TODOS LOS DEMÁS NOMBRES PROPIOS Y PERSONAJES, ASÍ COMO DE TODOS LOS SÍMBOLOS Y ELEMENTOS RELACIONADOS, SON PROPIEDAD DE YOLANDA LUNA PINTOR. CUALQUIER COPIA O REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO QUE SEA, CONSTITUYE UN DELITO SUJETO A PENAS PREVISTAS POR LA LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

Mirarme con ojos de plato me hizo darme cuenta que ésa no era la manera. ―Mejor aléjate ―continué a la brevedad mientras me orientaba en dirección a casa―. No sabes de lo que soy capaz. El chico se mofó de mí como si personificara al mismísimo Satán; como si por encima de él, ya no pudiese existir el mal. ―Si te dijera que sí, ¿qué harías? ¿Rasguñarme? ―ironizó con una táctica despreciablemente sicalíptica. Despótica. Nauseabunda. ―Asimilas muy rápido. ―Wanii volo’qqi morsus. Quibus ―mustió Léonard sin pestañar. Embebí el terror, respiré más deprisa y pregunté: ―¡¿Qué fue eso?! El joven introdujo una de sus paliduchas manos en el bolsillo del pantalón para sacar un pañuelito blanco; se frotó con este suavemente la cara, y prosiguió a aclararse la garganta para responder con voz serena y en francés: ―Prefiero los mordiscos. Ya no pude soltar ninguna clase de palabra. Al darme cuenta que su tétrica presencia más allá de la máscara de loco que portaba, preferí dar la media vuelta y caminar tres metros hacia el bulevar… ―¡No te vas a ir! ¡No puedes! ―chilló amenazante por detrás de la espalda en respuesta a mi indiferencia. Ese tono de voz me incomodó. No me agradaba nada que un intelecto petulante se dignara a manipularme tan pronto. No obstante, en menos de un santiamén, las gotas de lluvia comenzaron a adquirir volumen y a perder intermitencia con mayor velocidad. Retrocedí. El Mechero Bunsen se quedó sin gas y tuve entonces que calmarme. Pero mientras la flama terminaba de extinguirse por sí sola, preferí no voltear y buscar su belleza en otro de esos paisajes peregrinos del tiempo. Minuto a minuto, la hojarasca amarillenta era arremolinada con mayor ímpetu y arrastrada cada vez más lejos; el continuo aleteo en los árboles, que pronto terminaría por 26 http://reencuentroyolaluna.blogspot.mx/

CAPÍTULO 3


ADVERTENCIA LEGAL: EL COPYRIGHT Y LA MARCA REGISTRADA DE REENCUENTRO, DE TODOS LOS DEMÁS NOMBRES PROPIOS Y PERSONAJES, ASÍ COMO DE TODOS LOS SÍMBOLOS Y ELEMENTOS RELACIONADOS, SON PROPIEDAD DE YOLANDA LUNA PINTOR. CUALQUIER COPIA O REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO QUE SEA, CONSTITUYE UN DELITO SUJETO A PENAS PREVISTAS POR LA LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

volverse infinito, compaginaba la llegada de un nuevo lienzo por pintar en el cielo. Y entre el surrealismo del atardecer y el delirio de un mismo sentimiento compartido, pude ver cómo los rastros cobrizos se iban tiñendo por un grisáceo sombrío. Minutos después y por mera inercia, giré para verlo por última vez. ―Si no es mucha intromisión de mi parte… ¿Podría saber hacia dónde te diriges? Sentí el llamado… Me contuve. ―Cuestionas con más pericia de la que reflejan tus finas apariencias. ―¿Vas a decirme, o no? ―Mejor no liar con desconocidos ―soslayé mordazmente para evitar responderle. ―Es una pregunta tan sólo, no una propuesta de matrimonio. Sabía que él esperaba que sonriera, pero no lo hice por el simple placer de no hacerlo. Y aunque los gestos en su rostro me garantizaron que el chico no pretendía hacerme daño alguno, lógicamente desconfié de él por esa morfología maligna de su cuerpo… Al menos el primer par de segundos. De cualquier modo, era buena señal que mi alarma contra pillos aún siguiese funcionando: Escucharla sonar cuando sentí el impulso de olvidarlo todo y rozar por vez primera esos carnosos labios bermellones, fue más que reconfortante. Tanto así, que no te imaginas cuánto. ―Voy a casa ―admití al fin. Al ser un tipo de pocas palabras, era de esperarse que Léonard hablara muy cuidadosamente; y cuando lo hacía, tuviese a su vez muy buenas cartas bajo la manga. Así que con él enfrente, pronto vendría algo fuerte que de seguro nos haría bambolear. Pero a mí desgraciadamente la paciencia me fallaba; así que si iba a suceder algo… ¡Qué sucediera ya! ―Tendrás que caminar entonces… ―aseguró él muy concienzudo de sus palabras meneando la cabeza comprensivo―. Así que de todas formas terminarás mojándote, ¿no crees? Perfecta lógica. A partir de ese momento, ya no supe dónde quedó la mía. ―Lamentablemente, tienes razón. Su cuarta sonrisa me resultó muy curiosa; más incluso porque esta volvía a ser auténtica en comparación con la tercera. Ver además sus hoyuelos remarcados por mi culpa, fue todo un 27 http://reencuentroyolaluna.blogspot.mx/

CAPÍTULO 3


ADVERTENCIA LEGAL: EL COPYRIGHT Y LA MARCA REGISTRADA DE REENCUENTRO, DE TODOS LOS DEMÁS NOMBRES PROPIOS Y PERSONAJES, ASÍ COMO DE TODOS LOS SÍMBOLOS Y ELEMENTOS RELACIONADOS, SON PROPIEDAD DE YOLANDA LUNA PINTOR. CUALQUIER COPIA O REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO QUE SEA, CONSTITUYE UN DELITO SUJETO A PENAS PREVISTAS POR LA LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

regocijo. Ahora, con el ambiente un tanto más genuino, pronto fuimos entrando en un círculo más íntimo de confianza y calidez. ―¿Y qué es lo que piensas hacer? Metamorfosis total. Léonard volvía a ser el chico intrigante y agradable. Juvenil. ―Comprarme un auto. Noté que su mirada comenzaba a volverse más singular todavía. Decenas de hechizos románticos, que eran lanzados valiéndose de la belleza de sus ojos y el fuerte carisma que iba naciendo entre ambos, surgieron efecto en mi persona. Las pesadillas que más miedo me daban en el mundo junto con las fantasías que más anhelaba que aparecieran en mis sueños, se manifestaron frente a mi presencia como ilustraciones en movimiento. El reloj de la vida detuvo sus pasos… Y llegó un momento en el que ya no pude percibir mis parpadeos; ni los de él tampoco. Cuando por fin volví en mí, instantes después que aflorara el amarre amoroso, me mantuve a la espera de la siguiente ola de imágenes y emociones. Los sauces, castaños y robles se iban rindiendo bajo esa furia de la naturaleza indomable. Meneé la cabeza con la esperanza de que mi alma regresara al cuerpo; y cuando comprendí que lo había logrado sin la ayuda de nadie, fue entonces que pregunté: ―¡Espera!.... ¿Cómo supiste que me iré a pie? ―Siempre lo haces ―expresó con fuertes convicciones casi como para amedrentarme. ¿Qué significaba toda esa seguridad en cada frase que emanaba de su boca? ¿Conocería a la perfección mis movimientos? ¿O estaría consciente acaso de la proximidad de mi domicilio con Brent Parc? «¡Basta!» me dije a mí misma, «¡sólo estás exagerando!» ―¡¿Acaso me vigilas?! Y volvió a llegar su turno de hablar. ―No tanto como tú a mí. Inmediatamente me ruboricé. Tenía ahora que imitar su modelo de respuestas instantáneas a preguntas difíciles. Solía ser muy bueno, por cierto. ―Sólo porque me pareces una persona interesante. 28 http://reencuentroyolaluna.blogspot.mx/

CAPÍTULO 3


ADVERTENCIA LEGAL: EL COPYRIGHT Y LA MARCA REGISTRADA DE REENCUENTRO, DE TODOS LOS DEMÁS NOMBRES PROPIOS Y PERSONAJES, ASÍ COMO DE TODOS LOS SÍMBOLOS Y ELEMENTOS RELACIONADOS, SON PROPIEDAD DE YOLANDA LUNA PINTOR. CUALQUIER COPIA O REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA MEDIANTE EL PROCEDIMIENTO QUE SEA, CONSTITUYE UN DELITO SUJETO A PENAS PREVISTAS POR LA LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

Buena excusa. Creo que definitivamente me creyó; incluso hasta yo me la creí. ―Gracias por el cumplido ―y volvió a sonreír. Otra luz, la luz de la tormenta empezó a surgir poco a poco, y los rayos del sol fueron escaseando lentamente hasta que dejaron de ser visibles para ambos. Ahora había llegado el momento de tener que ingeniármelas y pensar en algo más. Léonard se rascaba por detrás de la nuca en busca de un sonido que apresurara sus planes. Parecía que el acervo de palabras había emigrado de su boca... Pero yo aún tenía unas cuantas. Tenía que utilizarlas.

29 http://reencuentroyolaluna.blogspot.mx/

CAPÍTULO 3

Capítulo 3: "Electrizante"  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you