Page 1

LA “GRACIA  GRANDE”   150  años  después   Fiesta  de  San  Antonio  María  Claret   Familia  ClareCana  -­‐  Madrid,  22  Octubre  2011   JOSÉ  CRISTO  REY  GARCÍA  PAREDES,  CMF  


ESQUEMA EL  TESTIMONIO  

REINTERPRETACIÓN

• El texto   • El  contexto  

• Conservación  Reserva   • Las  especies   sacramentales   • Las  cuatro  claves  


EL TEXTO   EL  CONTEXTO  

PRIMERA PARTE:  EL  TESTIMONIO  


EL TEXTO  


•  “En el  día  26  de  agosto  de   1861,  hallándome  en   oración  en  la  Iglesia  del   Rosario,  en  La  Granja,  a  las   7  de  la  tarde,  el  Señor  me   concedió  la  gracia  grande   de  la  conservación  de  las   especies  sacramentales  y   tener  siempre,  día  y  noche,   el  San`simo  Sacramento   en  el  pecho”  (Aut  694)  


•  “Por lo  mismo  yo   siempre  debo  estar   muy  recogido  y  devoto   interiormente;  y   además  debo  orar…   hacer  frente  a  todos   los  males  de  España,   como  así  me  lo  ha   dicho  el  Señor”  (Aut   694).  


“Glorificate et  portate  Deum  in   corpore  vestro”  (1  Cor  6,20)   “¿O  no  sabéis  que  vuestro  cuerpo  es  templo  del  Espíritu   Santo  que  está  en  vosotros,  y  que  lo  tenéis  recibido  de   Dios,  y  que  no  os  pertenecéis  a  vosotros  mismos?     Porque  habéis  sido  comprados  a  precio.  

Glorificad, pues,  a  Dios  en  vuestro  cuerpo.”  (1  Cor  6,   19-­‐20).  


•  “En el  día  16  de  mayo  de  1862,   a  las  4  1/4,  estando  en  oración,   [se]  me  ocurrió  lo  que  en  el  día   anterior  había  copiado  aquí   respecto  del  San`simo   Sacramento  del  día  26  de   agosto  del  año  pasado.  Yo  ayer   pensaba  borrarlo,  y  hoy   también;  [pero]  la  San`sima   Virgen  me  ha  dicho  que  no  lo   borrase;  y  después  en  la  Misa   me  ha  dicho  Jesucristo  que  me   había  concedido  esta  gracia  de   permanecer  en  mi  interior   sacramentalmente”  (Aut,  700).  


Los males  de  España   Descatolización,  

Comunismo

República


Los remedios   Trisagio  

Rosario

Devoción al   San`simo   Sacramento  


Los males  y  remedios  “hoy”   EUCARISTÍA   “MISSIO  DEI”  

JusCcia, paz,   ecología:  los   grandes  desatos  

Los males  de  la   Iglesia  


•  M. Antonia  María  París:   –  “Actualmente  están  amenazando  tres  grandes   calamidades  a  España…  Hágalo  Usted  y  las  demás   monjas”  

•  P. José  Xifré   –  “Amigo,  conviene  no  dormirse;  el  mal  se  dirige  a  su   término  a  pasos  agigantados.  La  jusCcia  de  Dios  está   muy  irritada…  Esto  es  obra  de  la  gracia  de  Dios,  que  se   vale  como  de  instrumento  de  las  santas  Misiones…  sin   pérdida  de  Cempo  trabaje  usted  en  reunir  y  formar   jóvenes”  


•  “Empezando por  el  día  de  mi  profesión  (27  Agosto   1855)…  me  llamó  su  Divina  Majestad  tres  veces   esposa  mía  con  grandísimo  cariño,  dándome  a   entender  que  me  amaba  mucho  el  Eterno  Padre  y  el   Hijo  y  el  Espíritu  Santo.  Y  me  dijo  nuestro  Señor:  Hija   mía,  de  aquí  en  adelante  quiero  estar  sentado  en   medio  de  tu  corazón  como  en  mi  propio  trono.  Y  me   pagó  con  tanta  gracia  el  haber  esperado  por  tantos   años  este  sagrado  desposorio  que  quiso  su  Majestad   celebrarlo  por  ocho  días  seguidos  conservando  las   especies  sacramentales  de  una  comunión  para  otra,   gracia  que  me  tenía  el  alma  como  fuera  de  mí  y   parecía  que  tenía  su  asiento  o  morada  en  el  centro  del   Corazón  Sagrado  de  mi  Dios  y  Señor.  Digo  en  el  centro   del  Corazón  de  mi  Dios,  porque  no  me  parecía  que   estaba  Dios  en  mi  corazón  sino  que  vi  cómo  toda  yo   en  cuerpo  y  alma  estaba  meCda  dentro  del  Sagrado   Corazón  de  mi  Dios  y  Señor”  RC,  9.    


EL CONTEXTO  


La conciencia  de  la  presencia  de  Dios   en  los  úlCmos  años     Tiempo   •  Perpetua,  conCnua,  siempre.  

Espacio •  “Tendré  una  capilla  fabricada  en  medio  de  mi  corazón  y  en  ella   día  y  noche  adoraré  a  Dios  con  un  culto  espiritual”  (1857).   •  “Pensaré  que  Dios  está  siempre  en  mi  corazón”    (1869)   •  “Pensaré  que  Dios  está  siempre  en  mi  corazón…  Procuraré   andar  siempre  en  la  presencia  de  Dios,  haciendo  y  sufriendo   por  su  amor  “  (1869)  


La conciencia  de  la  presencia   eucarísCca  (Aut  754-­‐756)   “Después  de  la  Misa  estoy  media  hora  en  que  me  hallo  todo   aniquilado.  No  quiero  cosa  que  no  sea  su  san`sima  voluntad.   Vivo  con  la  vida  de  Jesucristo.  ...     Yo  le  digo:  ¡Oh  Señor,  Vos  sois  mi  amor!  Vos  sois  mi  honra  mi   esperanza  y  mi  refugio.  Vos  sois  mi  gloria  y  mi  fin.  ¡Oh  amor   mío!  ¡Oh  bienaventuranza  mía!  ¡Oh  conservador  mío!  ¡Oh  gozo   mío!  ¡Oh  reformador  mío!  ¡Oh  maestro  mío!  ¡Oh  esposo  de  mi   vida  y  de  mi  alma!   No  busco,  Señor,  ni  quiero  saber  otra  cosa  que  vuestra   san`sima  voluntad  para  cumplirla.  Yo  no  quiero  más  que  a  Vos   y  en  Vos  y  únicamente  por  Vos  y  para  Vos  las  demás  cosas.  Vos   sois  para  mí  suficien`simo.  Yo  os  amo,  fortaleza  mía,  refugio   mío  y  consuelo  mío  


La conciencia  de  la  presencia   eucarísCca  (Aut  754-­‐756)   Sí,  Vos  sois  mi  Padre,  mi  hermano,  mi  esposo,  mi   amigo  y  mi  todo.  Haced  que  os  ame  como  Vos  me   amáis  a  mí  y  como  Vos  queréis  que  os  ame.     Padre  mío,  tomad  este  mi  pobre  corazón,   comedlo,  así  como  yo  os  como  a  Vos,  para  que  yo   me  convierta  todo  en  Vos.  Con  las  palabras  de  la   consagración,  la  sustancia  de  pan  y  vino  se   convierte  en  la  sustancia  de  vuestro  cuerpo  y   sangre.  ¡Ay,  Señor  omnipotente!  Consagradme,   hablad  sobre  mi  y  converCdme  todo  en  Vos”  


La conciencia  de  la  presencia   eucarísCca   “Tengo  que  ser  como  una  vela  que  arde;  gasta  la  cera  y  luce   hasta  que  muere.  Los  miembros  gustan  de  unirse  a  su  cabeza,   el  hierro  al  imán  y  yo  a  Jesús  deseo  unirme  en  el  Sacramento  y   en  el  cielo”  (EZ,  588).   “Si  queréis  tener  acCvidad  para  las  obras  de  caridad,   aumentad  en  vuestros  corazones  el  fuego  del  divino  amor  por   medio  de  la  recepción  del  sacramento  de  la  Eucaris`a.  El   fuego  hace  fuego.  Haced  que  este  fuego  prenda  en  vuestro   corazón  y  se  propague  a  todas  vuestras  cosas,  como  se   exCende  el  incendio  en  medio  de  un  cañaveral”  (Bole`n  de  la   Sociedad  de  S.  Vicente  de  Paul  en  España,  Madrid,  t.  4  (1859),   20-­‐24.)  


El contexto  apocalípCco  del  capítulo   XVIII  de  la  Autobiograta   El  águila  apocalípCca  (Apc  8,13)   •  “Volarás  por  medio  de  la  <erra  o  andarás  con  grande  velocidad  y   predicarás  los  grandes  cas<gos  que  se  acercan”  (Aut.  685).   El  ángel  del  Apocalipsis  (Apc    10,1-­‐4)   •  baja  del  cielo  -­‐revesCdo  de  una  nube,  y  sobre  su  cabeza  el  arco   iris,  y  su  cara  era  como  el  sol,  y  sus  pies  como  columnas  de   fuego-­‐  y  que  Cene  en  su  mano  un  libro  abierto  y  pone  su  pie   derecho  sobre  el  mar  y  el  izquierdo  sobre  la  Cerra  (Aut  686).   •  El  ángel  emite  un  grande  grito,  a  manera  de  un  león  cuando   ruge,  y  tras  de  él  siete  truenos  arCculan  sus  voces.    (Aut  687)  


LA RESERVA  -­‐  CONSERVACIÓN   LAS  “ESPECIES  SACRAMENTALES”  

SEGUNDA PARTE:   REINTERPRETACIÓN  


LA RESERVA  -­‐  CONSERVACIÓN  


Interpretaciones “ayer”   Silencio   Sacramental   MísCca   CelebraCva   •  Canonización   •  100  años  

•  Fase del   desposorio   mísCco  

•  El prodigio  de  la   conservación  de   las  “especies”  


Reinterpretación “hoy”   La  reserva  del  San`simo  Sacramento   • La  “gracia  grande”    es  pos-­‐celebraCva:  “de  una   comunión  a  otra”     • Menos  intensa  desde  el  punto  de  vista   sacramental.     • Reserva  cuesConada  


La reserva  del  San`simo   La  prácCca  a  parCr  del  siglo  XII   La  jusCficación:     •  Teórica:  la  doctrina  de  la  transustanciación   •  Existencial:  confesar  la  fe  en  la  Eucaris`a  como  adoración  y   comunión   La  contestación:   •  “Extra  usum  abusum”   •  La  centralidad  de  la  celebración  eucarísCca  


Eclesiología esponsal   F.X.  Durrwell   • La  EucarisJa  sacramento  pascual,  Sígueme.   PerspecCva:  Alianza  de  amor  esponsal   • “El  Espíritu  y  la  Esposa  claman:  ¡Ven,  Señor  Jesús!   (Apc  22,17)   • “Mira,  estoy  a  la  puerta  y  llamo;  si  alguno  oye  mi   voz  y  me  abre  la  pue|e,  entraré  en  su  casa  y  cenaré   con  él  y  él  conmigo”  (Apc  3,20)  


Eclesiología esponsal   El  Esposo  le  da  a  la  Iglesia  Esposa  su  Cuerpo  y  le   ofrece  la  copa  de  la  Alianza  sin  ningún  Cpo  de   limitación   La  Iglesia  apela  a  sus  derechos  de  esposa  y  dispone   del  cuerpo  de  su  Señor  para  la  oración,  la  adoración  y   la  comunión  y  para  mantener  el  “ite  missa  est”   ¡Eclesiología  de  la  Alianza!  ¡clave  mísCca!  


La “gracia  grande”  en  Claret  como   reserva  y  conservación   La  respuesta  del  Esposo  al  deseo  de  la  Esposa   •  Responde  al  “deseo”  de  la  Esposa   •  Consagra  el  cuerpo  de  la  Esposa   •  (segunda  epíclesis:  “Que  el  Espíritu  Santo  congregue   en  la  unidad  a  cuantos  parCcipamos  del  Cuerpo  y   Sangre  de  Jesucristo”)   •  toma  posesión  de  ella,     •  La  hace  fecunda  en  la  misión:  “vícCma  viva  para  su   alabanza”  


La “gracia  grande”  en  Claret  como   reserva  y  conservación   En  su  etapa  mísCca  el  ser  humano:   •  entra  en  un  estado  de  transcendencia     •  Más  pasión  que  acción   •  Más  universal  que  individual   En  su  etapa  mísCca  Claret   •  Movido  por  el  Espíritu  Santo,  siente  el  amor  de  la  Iglesia-­‐ Esposa  apocalípCca  que  anhela  “las  boda  del  Cordero”   •  Claret  se  idenCfica  con  la  Iglesia   •  La  gracia  no  es  un  “privilegio”,  sino  una  “anCcipación”  


María, la  primera  agraciada   •  Madre  Ágreda,  La  MísCca  Ciudad   de  Dios)   •  “Ella  me  ha  alcanzado  una  gracia   igual”  (A  Don  Carmelo  Sala)  

Madre Antonia  París   •  El  día  de  su  profesión,  27  agosto   1855   •  Ocho  días  seguidos  


LAS ESPECIES  SACRAMENTALES  


Las cuatro  claves   Aparece  “bajo   otra  forma”   El  Espíritu  y  la   escatologización   La  Pascua  

No solo  los   dones  trans-­‐   ¡sobre  todo  la   comunión   trans-­‐!  


La Presencia  EucarísCca  a  parCr  de  la   Pascua   W.B.  Yeats,  Eastern   •  “Todo  ha  cambiado  /  Totalmente   cambiado  /  una  terrible  belleza  ha   nacido   La  Pascua:     •  No  tanto  Dios  –  Trinidad  presente   en  el  mundo,  cuanto  el  mundo   presente  en  la  Trinidad   •  No  tanto  Jesús-­‐Eucaris`a  presente   en  los  lugares,  cuanto  todo  lugar   presente  en  Jesús  –  algunos  son   “sacramentales”  gracias  al  Espíritu  

“Lleno del  Espíritu  de  Dios,  Jesús   resucitado  ha  recibido  una  nueva   libertad.  Esta  libertad  no  es  libertad   del  cuerpo,  sino  más  bien  libertad  en   el  cuerpo,  en  el  cuerpo   “espiritualizado”  del  que  Pablo  habla   en  1  Cor  15,44.  El  cuerpo  de  Jesús  ha   sido  transformado  a  través  del   Espíritu  en  el  vehículo  perfecto  de  su   autoexpresión  y  comunicación.  No  se   le  impone  los  límites  que  en  otro   Cempo  tuvo.  Es  libre  para  darse  en   absoluta  libertad.  Los  relatos  de  la   resurrección  tesCfican  esta  faceta  de   su  nueva  vida”    (John  H.  McKenna)  


El Espíritu  Santo  y  la  escatologización   El  misterio  de  la  Ascensión   •  Os  conviene  que  yo  me  vaya…  vendrá  el  Paráclito   •  El  Señor  presente  en  la  Eucaris`a  viene  de  la   escatología   •  La  epíclesis  sobre  los  dones:  “para  que  sean  cuerpo   y  sangre…”   •  Presencia  que  es  bendición  y  ausencia   •  La  vivencia  apocalípCca:  “contra  los  males  de   nuestro  mundo”:  águilas,  ángeles  y  truenos  


Los dones:  “bajo  otra  forma”   No  “los  accidentes”   sino  las  “especies   sacramentales”   •  “Son  la  visibilidad  del  Cristo   pascual,  la  tangencia   inmediata  de  la  escatología   con  el  mundo:  una   presencia,  no  ya  bajo  los   accidentes”,  sino  bajo  las   apariencias  de  pan  y  vino”  


¡No los  dones,  sino  la  comunión!   ¡Gran  misterio  es  éste!  (Ef   5,32)   Incorporación  al  Cuerpo   Ser  transformados  en   ofrenda  permanente   La  presencia  en  los  dones   es  transeúnte   El  creyente  que  acoge  el   don  se  convierte  en   apariencia  del  Cuerpo  


Si Jesús  le  concede  esta  “gracia  grande”  ¿no  es  entonces  Claret  en   su  cuerpo  y  en  su  alma,  un  icono  viviente    del  Señor  resucitado?   ¿No  se  aparece  Cristo  resucitado  en  él  “bajo  otra  forma”?  ¿No  será   ese  el  significado  verdadero  de  aquello  que  Claret  quiso  transmiCr   con  la  expresión  “conservación  de  las  especies  sacramentales  de   una  comunión  a  otra?  Cristo  Resucitado  que  ha  tomado  posesión  de   él,  sino  también  de  la  Iglesia-­‐Esposa  y  aun  de  la  misma  humanidad.  


El “eros”  de  la  Esposa  se  ve  recompensado  con  la  presencia   permanente  del  Esposo.  Los  mísCcos  llaman  a  esta   situación  “desposorio  espiritual”.  El  cuerpo  de  Claret   queda  escatologizado  gracias  al  Espíritu  que  lo  incorpora  al   Cuerpo  escatológico  del  Resucitado.  La  Alianza,  suplicada   en  la  segunda  epíclesis,  llega  en  él  a  su  culminación  


ITE MISSA  EST!  

Presentación: Gracia Grande  

La presentación de lo que aparece mucho más detallado en el texto de la Ponencia

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you