Page 1


La

ternura

infinita de

Dios

MEDITACIONES SOBRE LOS EVANGELIOS

PAPA FRANCISCO


La

ternura

infinita de

Dios

MEDITACIONES SOBRE LOS EVANGELIOS

PAPA FRANCISCO Compilado por Jeanne Kun


Copyright © 2017 Libreria Editrice Vaticana Derechos de compilación © 2016 The Word Among Us Press Todos los derechos reservados Publicado por The Word Among Us Press 7115 Guilford Road Frederick, Maryland 21704 www.wau.org 20 19 18 17 16

1 2 3 4 5

ISBN: 978-1-59325-318-9 Las homilías y discursos del Papa Francisco, incluyendo las citas bíblicas, son tomadas de la traducción vaticana y pueden encontrarse en el sitio web de la Santa Sede, www.vatican.va. Utilizado con permiso de Libreria Editrice Vaticana.

Diseño de la portada por Andrea Álvarez Fotografía de la portada: Getty Images Ninguna porción de esta publicación puede ser reproducida, guardada en un sistema de recuperación o transmitida en cualquier forma o por cualquier medio —electrónico, mecánico, fotocopia, grabadora, o cualquier otro— excepto por citas cortas en reseñas impresas, sin el consentimiento previo del autor o la editorial. Hecho e impreso en los Estados Unidos de América


Contenido Introducción.....................................................................6 1. María, la madre del “sí”...............................................7 2. Un encuentro entre las generaciones..............................9 3. La fe de nuestra Madre...............................................11 4. José, fiel y justo...........................................................13 5. Dios-con-nosotros.......................................................15 6. La ternura de Dios......................................................17 7. Jesús viene a nuestro encuentro...................................18 8. Busquemos la Luz.......................................................20 9. Acojamos a Jesús en la familia....................................22 10. Se rasgan los cielos......................................................24 11. ¡Miren, ese es el Cordero de Dios!..............................25 12. La Palabra de Dios es nuestra defensa.........................26 13. El Evangelio es palabra de vida...................................27 14. “¡Sana esta herida, Señor!”.........................................29 15. Nadie está excluido de la salvación.............................31 16. Compasión: el toque de la misericordia.......................33 17. Vivan como sal y luz...................................................35 18. Los requerimientos del amor.......................................36 19. La semilla de la Palabra de Dios..................................38 20. El vino nuevo..............................................................40 21. “Jesús, límpianos con tu misericordia”.......................42 22. Sedientos de Jesús.......................................................44


23. “No temas, basta que tengas fe”.................................46 24. El lenguaje de la hospitalidad......................................48 25. Ver, tener compasión, enseñar.....................................50 26. La misericordia de Dios es para todos.........................51 27. Jesús, icono perfecto del Padre....................................53 28. Un juego de miradas...................................................55 29. Llamados a servir........................................................57 30. Pan de vida.................................................................59 31. ¿Quién es Jesús para mí?.............................................61 32. ¡Acerquémonos a la luz!..............................................63 33. Sal fuera de tu tumba..................................................65 34. “Queremos ver a Jesús”..............................................66 35. ¡Venid a mí!................................................................68 36. La primacía del corazón..............................................70 37. “¡Ábrete!”...................................................................72 38. La parábola de la semilla............................................74 39. Dios es paciente..........................................................76 40. Descubrir el Reino de Dios..........................................78 41. Compasión… compartir… Eucaristía..........................80 42. A salvo en la barca......................................................82 43. “Y ustedes, ¿quién dicen que soy?”.............................84 44. Configurados a Cristo.................................................86 45. Todos somos pecadores...............................................88 46. La invitación de Dios es universal...............................90 47. Solo Dios es el Señor...................................................91 6


48. La ley de dos rostros: la ley del amor..........................92 49. Produzcan fruto con sus talentos.................................94 50. La Eucaristía: la escuela del amor...............................96 51. Permanecer en Jesús....................................................98 52. Sigan el camino del amor..........................................100 53. ¿Dónde está mi corazón?..........................................102 54. Dios vence en el fracaso............................................104 55. Entrar en el misterio..................................................106 56. ¡Volved a Galilea!......................................................108 57. “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?”.....110 58. Fortalecidos por el Espíritu.......................................112 59. Jesús, el rostro de la misericordia del Padre...............114 60. Emaús: un camino de fe............................................116 61. ¿Quién es el testigo?..................................................118

7


La ternura infinita de Dios

8


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

Introducción “Para ti, ¿quién es Jesús? ¿Estás con Jesús? ¿Intentas conocerlo en su palabra? ¿Lees el Evangelio, todos los días un pasaje, para conocer a Jesús? ¿Llevas el Evangelio en el bolsillo, en la bolsa, para leerlo en cualquier lugar? Porque cuanto más estamos con Él, más crece el deseo de permanecer con Él.” —Papa Francisco, Discurso del Ángelus, 23 de agosto de 2015

E

l Papa Francisco está convencido de que si realmente queremos hacernos amigos de Jesús, debemos leer los Evangelios. Es por esto que nos anima a llevar el Evangelio con nosotros: para que podamos leer un pasaje en cualquier momento o en cualquier lugar. Y, ¡qué mejor manera de estudiar los Evangelios que hacerlo con el propio Santo Padre! Como pueden imaginar, estas meditaciones están llenas de la calidez, la sabiduría y del ingenio característicos del Papa Francisco. Su consejo pastoral se basa en su profundo conocimiento de nuestra condición humana. A menudo, de una manera personal, ese consejo nos revela su corazón, permitiéndonos ver su propio amor profundo por Jesús. También refleja su deseo ardiente de que todos los hombres y mujeres alcancen un encuentro profundo con Jesús. The Word Among Us Press se complace en presentarles estas reflexiones, las cuales han sido tomadas de las homilías, 9


La ternura infinita de Dios

discursos y charlas impartidas por el Santo Padre desde el principio de su pontificado. Muchos de estos textos se impartieron en la Plaza de San Pedro, pero muchos otros fueron proclamados durante los extensos viajes del papa alrededor del mundo. Oramos para que mientras usted medita en los Evangelios junto con el Papa Francisco, pueda descubrir quién es Jesús para usted y crecer en su amor por él y su deseo de estar junto a él. Jeanne Kun

10


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

María, la madre del “sí”

Lucas 1, 26-38

E

n el Evangelio acabamos de escuchar el anuncio del Ángel a María que le dice: «Alégrate, llena de gracia. El Señor está contigo». Alégrate, María, alégrate. Frente a este saludo, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué quería decir. No entendía mucho lo que estaba sucediendo. Pero supo que venía de Dios y dijo «sí». María es la madre del «sí». Sí, al sueño de Dios; sí, al proyecto de Dios; sí, a la voluntad de Dios. Un «sí» que, como sabemos, no fue nada fácil de vivir. Un «sí» que no la llenó de privilegios o diferencias, sino que, como le dirá Simeón en su profecía: «A ti una espada te va a atravesar el corazón» (Lc 2, 35). ¡Y vaya que se lo atravesó! Por eso la queremos tanto y encontramos en ella una verdadera Madre que nos ayuda a mantener viva la fe y la esperanza en medio de situaciones complicadas. Siguiendo la profecía de Simeón nos hará bien repasar brevemente tres momentos difíciles en la vida de María. 1. Primero: el nacimiento de Jesús. «No había un lugar para ellos» (Lc 2, 7). No tenían una casa, una habitación para recibir a su hijo. No había espacio para que pudiera dar a luz. Tampoco familia cercana: estaban solos. El único lugar disponible era una cueva de animales. Y en su memoria seguramente resonaban las palabras del Ángel: «Alégrate María, el Señor está contigo». Y Ella podría haberse preguntado: «¿Dónde está ahora?» 2. Segundo momento: la huida a Egipto. Tuvieron que irse, exiliarse. Ahí no solo no tenían un espacio, ni familia, sino que 11


La ternura infinita de Dios

incluso sus vidas corrían peligro. Tuvieron que marcharse a tierra extranjera. Fueron migrantes perseguidos por la codicia y la avaricia del emperador. Y ahí ella también podría haberse preguntado: «¿Y dónde está lo que me dijo el Ángel?» 3. Tercer momento: la muerte en la cruz. No debe existir una situación más difícil para una madre que acompañar la muerte de su hijo. Son momentos desgarradores. Ahí vemos a María, al pie de la cruz, como toda madre, firme, sin abandonar, acompañando a su Hijo hasta el extremo de la muerte y muerte de cruz. Y allí también podría haberse preguntado: ¿Dónde está lo que me dijo el Ángel? Luego la vemos conteniendo y sosteniendo a los discípulos. Contemplamos su vida, y nos sentimos comprendidos, entendidos. Podemos sentarnos a rezar y usar un lenguaje común frente a un sinfín de situaciones que vivimos a diario. Nos podemos identificar en muchas situaciones de su vida. Contarle de nuestras realidades porque ella las comprende. Ella es mujer de fe, es la Madre de la Iglesia, ella creyó. Su vida es testimonio de que Dios no defrauda, que Dios no abandona a su pueblo, aunque existan momentos o situaciones en que parece que Él no está. Ella fue la primera discípula que acompañó a su Hijo y sostuvo la esperanza de los apóstoles en los momentos difíciles. Estaban encerrados con no sé cuántas llaves, de miedo, en el cenáculo. Fue la mujer que estuvo atenta y supo decir — cuando parecía que la fiesta y la alegría terminaba—: «mira no tienen vino» (Jn 2, 3). Fue la mujer que supo ir y estar con su prima «unos tres meses» (Lc 1, 56), para que no estuviera sola

12


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

en su parto. Esa es nuestra madre, así de buena, así de generosa, así de acompañadora en nuestra vida. —Homilía, Santuario Mariano de Caacupé, Paraguay, 11 de julio de 2015

13


La ternura infinita de Dios

Un encuentro entre las generaciones

Lucas 1, 39-45

E

l Evangelio que hemos escuchado hoy, lo acogemos como el Evangelio del encuentro entre los jóvenes y los ancianos: un encuentro lleno de gozo, lleno de fe y lleno de esperanza. María es joven, muy joven. Isabel es anciana, pero en ella se ha manifestado la misericordia de Dios y desde hace seis meses, con su marido Zacarías, está en espera de un hijo. María, también en esta circunstancia, nos muestra el camino: ir al encuentro de su pariente anciana, estar con ella, ciertamente para ayudarla, pero también y, sobre todo, para aprender de ella, que es anciana, una sabiduría de vida. La Primera lectura, con diversas expresiones, evoca el cuarto mandamiento: «Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días en la tierra, que el Señor, tu Dios, te va a dar» (Éx 20, 12). No hay futuro para el pueblo sin este encuentro entre las generaciones, sin que los hijos reciban con reconocimiento el testigo de la vida de las manos de sus padres. Y dentro de este reconocimiento de quien te ha transmitido la vida, existe también el reconocimiento por el Padre que está en los cielos. Existen a veces generaciones de jóvenes que, por complejas razones históricas y culturales, viven de modo más fuerte la necesidad de independizarse de sus padres, casi de «liberarse» del legado de la generación precedente. Es como un momento

14


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

de adolescencia rebelde. Pero, si luego no se recupera el encuentro, si no se encuentra un equilibrio nuevo, fecundo entre las generaciones, lo que deriva de ello es un grave empobrecimiento por el pueblo, y la libertad que predomina en la sociedad es una libertad falsa, que casi siempre se transforma en autoritarismo… Y volvamos entonces a este «icono» lleno de alegría y esperanza, lleno de fe, lleno de caridad. Podemos pensar que la Virgen María, estando en casa de Isabel, habrá escuchado a ella y al marido Zacarías rezar con las palabras del Salmo responsorial de hoy: «Porque tú, Dios mío, fuiste mi esperanza y mi confianza, Señor, desde mi juventud... No me rechaces ahora en la vejez, me van faltando las fuerzas, no me abandones... Ahora en la vejez y las canas, no me abandones, Dios mío, hasta que describa tu poder, tus hazañas a la nueva generación» (Sal 71, 5. 9. 18). La joven María escuchaba, y guardaba todo en su corazón. La sabiduría de Isabel y Zacarías enriqueció su ánimo joven; no eran expertos en maternidad y paternidad, porque también para ellos era el primer embarazo, pero eran expertos en la fe, expertos de Dios, expertos de esa esperanza que viene de Él: es de esto lo que el mundo tiene necesidad, en todos los tiempos. María ha sabido escuchar a esos padres ancianos y llenos de estupor, tomó en cuenta su sabiduría, y esta fue preciosa para ella, en su camino de mujer, de esposa, de madre. Así, la Virgen María nos muestra el camino: el camino del encuentro entre los jóvenes y los ancianos. El futuro de un pueblo supone necesariamente este encuentro: los jóvenes dan la

15


La ternura infinita de Dios

fuerza para hacer caminar al pueblo y los ancianos robustecen esta fuerza con la memoria y la sabiduría popular. —Homilía, Plaza de San Pedro, Santa Misa con los Ancianos, 28 de septiembre de 2014

16


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

La fe de nuestra Madre

Lucas 1, 39-56

E

l Evangelio de hoy nos presenta a María, que, inmediatamente después de haber concebido a Jesús por obra del Espíritu Santo, va a visitar a su anciana pariente Isabel, quien también milagrosamente espera un hijo. En este encuentro lleno del Espíritu Santo, María expresa su alegría con el cántico del Magníficat, porque ha tomado plena conciencia del significado de las grandes cosas que están sucediendo en su vida: a través de ella se llega al cumplimiento de toda la espera de su pueblo. Pero el Evangelio nos muestra también cuál es el motivo más profundo de la grandeza de María y de su dicha: el motivo es la fe. De hecho, Isabel la saluda con estas palabras: «Bienaventurada la que ha creído, porque lo que ha dicho el Señor se cumplirá» (Lc 1, 45). La fe es el corazón de toda la historia de María; ella es la creyente, la gran creyente; ella sabe —y lo dice— que en la historia pesa la violencia de los prepotentes, el orgullo de los ricos, la arrogancia de los soberbios. Aun así, María cree y proclama que Dios no deja solos a sus hijos, humildes y pobres, sino que los socorre con misericordia, con atención, derribando a los poderosos de sus tronos, dispersando a los orgullosos en las tramas de sus corazones. Esta es la fe de nuestra madre, esta es la fe de María. El cántico de la Virgen nos deja también intuir el sentido completo de la historia de María: si la misericordia del Señor es el motor de la historia, entonces no podía «conocer la corrupción del sepulcro la mujer que, por obra del Espíritu, concibió en su 17


La ternura infinita de Dios

seno al autor de la vida, Jesucristo» (Prefacio). Todo esto no tiene que ver sólo con María. Las «cosas grandes» hechas en Ella por el Todopoderoso nos tocan profundamente, nos hablan de nuestro viaje en la vida, nos recuerdan la meta que nos espera: la casa del Padre. Nuestra vida, vista a la luz de María asunta al Cielo, no es un deambular sin sentido, sino una peregrinación que, aun con todas sus incertidumbres y sufrimientos, tiene una meta segura: la casa de nuestro Padre, que nos espera con amor. Mientras tanto, mientras transcurre la vida, Dios hace resplandecer «para su pueblo, todavía peregrino sobre la tierra, un signo de consuelo y de segura esperanza» (ibid). Ese signo tiene un rostro, ese signo tiene un nombre: el rostro luminoso de la Madre del Señor, el nombre bendito de María, la llena de gracia, bendita porque ella creyó en la palabra del Señor: ¡la gran creyente! Como miembros de la Iglesia, estamos destinados a compartir la gloria de nuestra Madre, porque, gracias a Dios, también nosotros creemos en el sacrificio de Cristo en la cruz y, mediante el Bautismo, somos introducidos en este misterio de salvación. Hoy todos juntos le rezamos para que, mientras se desarrolla nuestro camino en esta tierra, Ella vuelva a nosotros sus ojos misericordiosos, nos despeje el camino, nos indique la meta, y nos muestre después de este exilio a Jesús, el fruto bendito de su vientre. Y decimos juntos: Oh clemente, oh pía, oh dulce Virgen María. —Discurso del Ángelus, Plaza de San Pedro, Solemnidad de la Asunción de la bienaventurada Virgen María, 15 de Agosto de 2015

18


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

José, fiel y justo

Mateo 1, 18-24

E

l Evangelio nos relata los hechos que precedieron el nacimiento de Jesús, y el evangelista Mateo los presenta desde el punto de vista de san José, el prometido esposo de la Virgen María. José y María vivían en Nazaret; aún no vivían juntos, porque el matrimonio no se había realizado todavía. Mientras tanto, María, después de acoger el anuncio del Ángel, quedó embarazada por obra del Espíritu Santo. Cuando José se dio cuenta del hecho, quedó desconcertado. El Evangelio no explica cuáles fueron sus pensamientos, pero nos dice lo esencial: él busca cumplir la voluntad de Dios y está preparado para la renuncia más radical. En lugar de defenderse y hacer valer sus derechos, José elige una solución que para él representa un enorme sacrificio. Y el Evangelio dice: «Como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado» (1, 19). Esta breve frase resume un verdadero drama interior, si pensamos en el amor que José tenía por María. Pero también en esa circunstancia José quiere hacer la voluntad de Dios y decide, seguramente con gran dolor, repudiar a María en privado. Hay que meditar estas palabras para comprender cuál fue la prueba que José tuvo que afrontar los días anteriores al nacimiento de Jesús. Una prueba semejante a la del sacrificio de Abrahán, cuando Dios le pidió el hijo Isaac (cf. Gn 22): renunciar a lo más precioso, a la persona más amada.

19


La ternura infinita de Dios

Pero, como en el caso de Abrahán, el Señor interviene: encontró la fe que buscaba y abre una vía diversa, una vía de amor y de felicidad: «José —le dice— no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo» (Mt 1, 20). Este Evangelio nos muestra toda la grandeza del alma de san José. Él estaba siguiendo un buen proyecto de vida, pero Dios reservaba para él otro designio, una misión más grande. José era un hombre que siempre dejaba espacio para escuchar la voz de Dios, profundamente sensible a su secreto querer, un hombre atento a los mensajes que le llegaban desde lo profundo del corazón y desde lo alto. No se obstinó en seguir su proyecto de vida, no permitió que el rencor le envenenase el alma, sino que estuvo disponible para ponerse a disposición de la novedad que se le presentaba de modo desconcertante. Y así, era un hombre bueno. No odiaba, y no permitió que el rencor le envenenase el alma. ¡Cuántas veces a nosotros el odio, la antipatía, el rencor nos envenenan el alma! Y esto hace mal. No permitirlo jamás: él es un ejemplo de esto. Y así, José llegó a ser aún más libre y grande. Aceptándose según el designio del Señor, José se encuentra plenamente a sí mismo, más allá de sí mismo. Esta libertad de renunciar a lo que es suyo, a la posesión de la propia existencia, y esta plena disponibilidad interior a la voluntad de Dios, nos interpelan y nos muestran el camino. —Discurso del Ángelus, Plaza de San Pedro, 22 de diciembre de 2013

20


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

Dios-con-nosotros

Juan 1, 1-14

L

a liturgia de este domingo nos vuelve a proponer, en el Prólogo del Evangelio de san Juan, el significado más profundo del Nacimiento de Jesús. Él es la Palabra de Dios que se hizo hombre y puso su «tienda», su morada entre los hombres. Escribe el evangelista: «El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros» (Jn 1, 14). En estas palabras, que no dejan de asombrarnos, está todo el cristianismo. Dios se hizo mortal, frágil como nosotros, compartió nuestra condición humana, excepto en el pecado, pero cargó sobre sí mismo los nuestros, como si fuesen propios. Entró en nuestra historia, llegó a ser plenamente Dios-con-nosotros. El nacimiento de Jesús, entonces, nos muestra que Dios quiso unirse a cada hombre y a cada mujer, a cada uno de nosotros, para comunicarnos su vida y su alegría. Así Dios es Dios con nosotros, Dios que nos ama, Dios que camina con nosotros. Este es el mensaje de Navidad: el Verbo se hizo carne. De este modo la Navidad nos revela el amor inmenso de Dios por la humanidad. De aquí se deriva también el entusiasmo, nuestra esperanza de cristianos, que en nuestra pobreza sabemos que somos amados, visitados y acompañados por Dios; y miramos al mundo y a la historia como el lugar donde caminar juntos con Él y entre nosotros, hacia los cielos nuevos y la tierra nueva. Con el nacimiento de Jesús nació

21


La ternura infinita de Dios

una promesa nueva, nació un mundo nuevo, pero también un mundo que puede ser siempre renovado. Dios siempre está presente para suscitar hombres nuevos, para purificar el mundo del pecado que lo envejece, del pecado que lo corrompe. En lo que la historia humana y la historia personal de cada uno de nosotros pueda estar marcada por dificultades y debilidades, la fe en la Encarnación nos dice que Dios es solidario con el hombre y con su historia. Esta proximidad de Dios al hombre, a cada hombre, a cada uno de nosotros, es un don que no se acaba jamás. ¡Él está con nosotros! ¡Él es Dios con nosotros! He aquí el gozoso anuncio de la Navidad: la luz divina, que inundó el corazón de la Virgen María y de san José, y guio los pasos de los pastores y de los magos, brilla también hoy para nosotros. En el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios hay también un aspecto vinculado con la libertad humana, con la libertad de cada uno de nosotros. En efecto, el Verbo de Dios pone su tienda entre nosotros, pecadores y necesitados de misericordia. Y todos nosotros deberíamos apresurarnos a recibir la gracia que Él nos ofrece. En cambio, continúa el Evangelio de san Juan, «los suyos no lo recibieron» (v. 11). Incluso nosotros muchas veces lo rechazamos, preferimos permanecer en la cerrazón de nuestros errores y en la angustia de nuestros pecados. Pero Jesús no desiste y no deja de ofrecerse a sí mismo y ofrecer su gracia que nos salva. Jesús es paciente, Jesús sabe esperar, nos espera siempre. Esto es un mensaje de esperanza, un mensaje de salvación, antiguo y siempre nuevo. Y nosotros estamos llamados a testimoniar con alegría este 22


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

mensaje del Evangelio de la vida, del Evangelio de la luz, de la esperanza y del amor. Porque el mensaje de Jesús es éste: vida, luz, esperanza y amor. —Discurso del Ángelus, Plaza de San Pedro, 5 de enero de 2014

23


La ternura infinita de Dios

La ternura de Dios

Lucas 2, 9. 12

«E

l pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras y una luz les brilló» (Is 9, 1). La profecía de Isaías anuncia la aparición de una gran luz que disipa la oscuridad. Esa luz nació en Belén y fue recibida por las manos tiernas de María, por el cariño de José, por el asombro de los pastores. Cuando los ángeles anunciaron a los pastores el nacimiento del Redentor, lo hicieron con estas palabras: «Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre» (Lc 2, 12). La «señal» es precisamente la humildad de Dios, la humildad de Dios llevada hasta el extremo; es el amor con el que, aquella noche, asumió nuestra fragilidad, nuestros sufrimientos, nuestras angustias, nuestros anhelos y nuestras limitaciones. El mensaje que todos esperaban, que buscaban en lo más profundo de su alma, no era otro que la ternura de Dios: Dios que nos mira con ojos llenos de afecto, que acepta nuestra miseria, Dios enamorado de nuestra pequeñez. Esta noche santa, en la que contemplamos al Niño Jesús apenas nacido y acostado en un pesebre, nos invita a reflexionar. ¿Cómo acogemos la ternura de Dios? ¿Me dejo alcanzar por él, me dejo abrazar por él, o le impido que se acerque? «Pero si yo busco al Señor» —podríamos responder—. Sin embargo, lo más importante no es buscarlo, sino dejar que sea él quien me

24


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

busque, quien me encuentre y me acaricie con cariño. Esta es la pregunta que el Niño nos hace con su sola presencia: ¿permito a Dios que me quiera? Y más aún: ¿tenemos el coraje de acoger con ternura las situaciones difíciles y los problemas de quien está a nuestro lado, o bien preferimos soluciones impersonales, quizás eficaces pero sin el calor del Evangelio? ¡Cuánta necesidad de ternura tiene el mundo de hoy! Paciencia de Dios, cercanía de Dios, ternura de Dios. La respuesta del cristiano no puede ser más que aquella que Dios da a nuestra pequeñez. La vida tiene que ser vivida con bondad, con mansedumbre. Cuando nos damos cuenta de que Dios está enamorado de nuestra pequeñez, que él mismo se hace pequeño para propiciar el encuentro con nosotros, no podemos no abrirle nuestro corazón y suplicarle: «Señor, ayúdame a ser como tú, dame la gracia de la ternura en las circunstancias más duras de la vida; concédeme la gracia de la cercanía en las necesidades de los demás, de la humildad en cualquier conflicto». —Homilía, Basílica de San Pedro, Misa de medianoche, Solemnidad de la Natividad del Señor, 24 de diciembre de 2014

25


La ternura infinita de Dios

Jesús Viene a nuestro encuentro

Lucas 2, 22-40

L

a fiesta de la Presentación de Jesús en el templo es llamada también fiesta del encuentro: en la liturgia, se dice al inicio que Jesús va al encuentro de su pueblo, es el encuentro entre Jesús y su pueblo; cuando María y José llevaron a su niño al Templo de Jerusalén, tuvo lugar el primer encuentro entre Jesús y su pueblo, representado por los dos ancianos Simeón y Ana. Ese fue un encuentro en el seno de la historia del pueblo, un encuentro entre los jóvenes y los ancianos: los jóvenes eran María y José, con su recién nacido; y los ancianos eran Simeón y Ana, dos personajes que frecuentaban siempre el Templo. Observemos lo que el evangelista Lucas nos dice de ellos, cómo les describe. De la Virgen y san José repite cuatro veces que querían cumplir lo que estaba prescrito por la Ley del Señor (cf. Lc 2, 22. 23. 24. 27). Se entiende, casi se percibe, que los padres de Jesús tienen la alegría de observar los preceptos de Dios, sí, la alegría de caminar en la Ley del Señor. Son dos recién casados, apenas han tenido a su niño, y están totalmente animados por el deseo de realizar lo que está prescrito. Esto no es un hecho exterior, no es para sentirse bien, ¡no! Es un deseo fuerte, profundo, lleno de alegría. Es lo que dice el Salmo: «Mi alegría es el camino de tus preceptos... Tu ley será mi delicia» (119, 14. 77). ¿Y qué dice san Lucas de los ancianos? Destaca más de una vez que eran conducidos por el Espíritu Santo. De Simeón afirma que era un hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo 26


M ed ita cio n e s s o b r e lo s E v a n ge lios

de Israel, y que «el Espíritu Santo estaba con él» (2, 25); dice que «el Espíritu Santo le había revelado» que antes de morir vería al Cristo, al Mesías (v. 26); y por último que fue al Templo «impulsado por el Espíritu» (v. 27). De Ana dice luego que era una «profetisa» (v. 36), es decir, inspirada por Dios; y que estaba siempre en el Templo «sirviendo a Dios con ayunos y oraciones» (v. 37). En definitiva, estos dos ancianos están llenos de vida. Están llenos de vida porque están animados por el Espíritu Santo, dóciles a su acción, sensibles a sus peticiones... He aquí el encuentro entre la Sagrada Familia y estos dos representantes del pueblo santo de Dios. En el centro está Jesús. Es Él quien mueve a todos, quien atrae a unos y a otros al Templo, que es la casa de su Padre. Es un encuentro entre los jóvenes llenos de alegría al cumplir la Ley del Señor y los ancianos llenos de alegría por la acción del Espíritu Santo. Es un singular encuentro entre observancia y profecía, donde los jóvenes son los observantes y los ancianos son los profetas. En realidad, si reflexionamos bien, la observancia de la Ley está animada por el Espíritu mismo, y la profecía se mueve por la senda trazada por la Ley. ¿Quién está más lleno del Espíritu Santo que María? ¿Quién es más dócil que ella a su acción?... Hace bien a los ancianos comunicar la sabiduría a los jóvenes; y hace bien a los jóvenes recoger este patrimonio de experiencia y de sabiduría, y llevarlo adelante, no para custodiarlo en un museo, sino para llevarlo adelante afrontando los desafíos que la vida nos presenta, llevarlo adelante por el bien de las respectivas familias religiosas y de toda la Iglesia. 27


La ternura infinita de Dios

Que la gracia de este misterio, el misterio del encuentro, nos ilumine y nos consuele en nuestro camino. Amén. —Homilía, Basílica de San Pedro, Fiesta de la Presentación, 2 de febrero de 2014

28

La ternura infinita de Dios  

¡Siéntense a los pies del Papa Francisco mientras él les predica! Esta colección incluye lo más destacado de las homilías y discursos del Sa...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you