Issuu on Google+

 

 Entre  sábanas  arropadas  de  silencios   Poemario    

 

Doris  Melo  Mendoza   2013    

1  


2    


Entre sábanas arropadas de silencios Poemario

Doris Melo Mendoza 2013

 

3  


Portada:  Era  Victoriana  de  Atkinson  Grimshaw  (1893-­‐2836)     Primera  edición  2013-­‐02-­‐23   Copyright  ©  2013,  San  Juan,  Puerto  Rico.   Derechos  reservados  del  autor  

  Ediciones  Carnaval              

4    


Doris  Melo  Mendoza    

5  


6    


Comentarios    Solo  me  llega  un  murmullo  perfumado  desdibujado  en  el  tiempo,  pero  me  salva  el   perfume,  su  piel  en  la  seda,  su  intimidad  de  caracola  ...!.  Haré  de  estos  versos,  mis   compañeros  en  soledad  !!!.   Navegaré  en  mi  barca  hacia  tu  playa  ¡Naufragaré  ya  redimido  de  falsas  multitudes.  Y   sembraré  mi  ancla,  me  tiraré  en  la  arena…  Unos  versos  para  mecerse  !.  Contigo  tambien   ,  en  esta  travesía!   Doris,  recorrer  tu  soledad,  es  arrojarme  sin  ropaje,  con  dulzura  a  ese  "espacio  de  nadie"   donde  habitas.  Estos  versos  (los  tuyos),  calafatean  mi  barca,  para  evitar  el  naufragio  .   Uno  jamás  pierde  el  rumbo  de  la  soledad,  es  un  poema  onírico  y  carnal  al  mismo   tiempo.  Me  siento  mecido  en  estos  versos:  flujo  y  reflujo  como  danza.  Me  llena  de   esperanza  saber,  lo  que  señalas  en  la  última  línea    de  versos:  “Uno  jamás  pierde  el   rumbo  de  la  soledad”.    En  el  poema  “Sobre  la  quilla  impaciente  de  atardeceres  mustios”  ,  los  hilos  del  asombro   sostienen  al  lector    de  tus    versos,  Que  sentida  manera  de  depositar  sombras   crepusculares,  tibiezas    en  los  sentidos,  polvo  caminante,  el  viento  embravecido,  mareas,   sueños,  recuerdos,  enredos  …en  el  olvido  …  ¡Mis  felicitaciones  de  corazón.!   Gabriel  Caldentey    

   


8    


Índice.   Devenires  inciertos   Para  abrirme  al  remanso  de  lo  inaudible   Uno  jamás  pierde  el  rumbo  de  la  soledad.   Sobre  la  quilla  impaciente  de  atardeceres  mustios.   ¿Qué  rumbo  llevas?   Perdida  entre  los  vientos  vagabundos.   En  la  parodia  moribunda  de  mis  pesadillas.   Tiempo  incierto.   Llamándote  a  golpes  de  silencio.   Sigo  negándome  a  mi  misma   Devenires  inciertos.   Pariendo  ternuras  en  medio  de  infinitos  silencios   Para  amansar  este  dolor  de  siglos.   Redimida.   Cómplice  del  gris  que  se  levanta  en  lontananza.   Afanada  en  mis  simientes.   Cuando  sobran  las  palabras.    

9  


Para  sembrar  el  olvido.   Desde  este  mar  de  ausencias.            

10    


Devenires  inciertos       Se  ha  marchado  la  espuma  de  tus  olas     anudando  caracolas  a  un  viejo  pasado,   chorreando  pájaros  y  mieles  desvergonzados   ciegos  y  mal  hablados,    

11  


desde  esta  lluvia  lánguida,     masticando  este  tiempo  desgreñado     donde  te  invento  mojada  de  tristezas.     Desde  el  fondo  de  ese  mar  impetuoso,   te  huelo  en  la  distancia  ,    tu  ambivalencia  percibo,   tus  devenires  amanecidos  e  inciertos   marcan  el  paso,     devorando  la  palabra  sentada  en  mi  espalda.     Te  escucho,  cuando  pasas  entre  sueños,   desnudo,  pisoteando  caracolas     que  albergan  tristezas  en  sus  conchas,   como  si  el  mismo  mar  hubiese  llegado  a  la  conclusión     de  que  somos  esa  playa,    sembrada  de  embarcaciones  fantasmas…     Ahora  que  soy  esa  canción  de  nadie,   donde  las  ausencias  

12    


y  devenires  son  el  sin  fin  de  cada  día   donde  acorralo  mis  frustraciones  indefensas   en  las  cunetas  exiladas  del  tiempo,     redimiéndote  del  olvido.  

 

13  


Para  abrirme  al  remanso  de  lo  inaudible     Me  recuesto  en  la  brisa  a  columpiar  mis  sentidos   Deshaciéndome,  con      todas  las  ganas   para  saciar  mis  íntimos  anhelos  ,   para  poder    abrirme  al  remanso  de  lo  inaudible.     cuando  mi  piel    se  desnude  de  palabras   en  el  balcón  de  la  tarde,  

14    


donde  entumecida  yo,    de  esa  fragancia    tuya   ese,  tu  perfume,    de  sándalo  y  almizcle…   desplegándose      entonces,    un  aroma      etéreo       Cansancio  al  que  me  condenas     como  misterioso  encanto  de  un  ritual   en  el  que  camino  desnuda    sobre  jardines  violados,   golpeando  con  el  pulso  las  tinieblas   para  alcanzar  la  melodía  de  los  dioses   al  romperse  los  goznes  de  este  agotamiento.     Soy  ese  espacio  de  nadie  donde  habito,     donde  esa  otra,  que  tambien  es  parte  de  mi      la  que  se  perfila  tratando  de    apresar  la  eternidad   cuando  el  tiempo  es  una  palabra  que  no  tiene  espacio   ni  las  mañanas  redimirán  el  tiempo  que  ya  no  es…  

 

15  


Uno  jamás  pierde  el  rumbo  de  la  soledad.     Tus  ojos  de  sándalo  me  inventan,   cuando  la  noche  se  escurre  y  la  luna  nos  mira…   somos  seres  sincronizados   fundiéndonos  en  el  fuego   hasta  deshilacharnos     16    


en  esta  breve  espacio  fatigado.     En  el  que  nos  fundimos   por  el  hueco  húmedo  de  los  sueños   sembrando  en  las  nubes  optimismo.     Volveré  despacio  con  el  cadáver  de  la  prisa   sepultada  en  tu  mirada.   Confieso  que  he  vivido...   palabras  de  Neruda  y  sigo  sus  pasos.   De  tu  olor  me  sacio,   para  nadar  en  la  prisa  del  por  vivir.     En  mi  pecho  aterriza  tu  navío  ….   anda  y  tócame  con  tu  respiración   para  hacerme  eterna,   canta  tu  canto  de  liberación,   despójate  de  tabúes  y  de  otros  miedos,     Mientras  yo...   recogeré  cántaros  de  mariposas   y  como  un  Dios  redimido  por  su  esencia   inventaré  la  palabra  clave  

 

17  


donde  se  escurre  tu  estela.   ¡Quien  lo  diría  ¡     uno  jamás  pierde  el  rumbo  de  la  soledad      

 

18    


Sobre  la  quilla  impaciente  de  atardeceres  mustios…   Entre  mundos  ermitaños  camino  desnuda   sobre  la  quilla  impaciente  de  atardeceres  mustios   cuando  las  bocas  del  destino  presagian   que  tu  sombra  ya  huele  a  olvido.    

19  


Mientras  en  el  pálpito  del  pensamiento  alado   me  entrego  al  sol  que  absorbe  mis  sentidos   en  el  abismo  de  tus  recuerdos  tibios,   girando  en  los  senderos  polvorientos  de  los  años   en  la  alquimia  de  lo  impredecible,   desde  el  albergue  de  todos  tus  huesos  rancios.       Nácar  de  espumas  pálidas,   efímeros  paraísos,  testigos  son   de  la  premura  del  olvido,   cuando  el  viento  a  veces  muerde   ungiendo  versos  bajo  un  inventario  de  culpas,     de  cartas  delirantes  enredadas  en  los  sueños.    

20    


Qué  rumbo  llevas?      Tu  imagen  disoluta      sin  acento..    Insólita,  se    manifiesta,    para      despeinarme    de  nuevo  el    alma    que  desinquieta  se    asombra.    

21  


Y  me  pregunto    entonces…     ¿Qué  rumbo  llevas?,     te  invito    entre  mis  sueños  a  ser   una  cobertura    de  mi  vida  en  este  ahora.   Y  tú,  cobarde,    sin    fin  …     como  siempre  en  tu  mutismo,     abonando  a  ese  silencio  desgreñado   sin  decir  esta  boca  es  mía.     Como  caída  de  aguas    que    sofocan    este  ambiente  fragmentado    entre    coloquios  de  silencios.     Te  miro  a  través  de  los  cristales  de  mis  lentes,   otreras  las  golondrinas    van  y  vienen    de  mi  balcón  apesadumbrado,   al  recuerdo  inagotable  de  los  tuyos…   ¿Como  pintar  la  historia  de  mi  vida?¡  son  tantas  cosas!       22    


Te  he  querido  desde  la  inmediatez  ,  en  el  silencio  ,   anclada  siempre  en  ese  espacio  escindido      de  tus  melancólicos  ojos  grises,       en  el  callar  brumoso  de  una  eterna  agonía.     Pero  tu  nombre  viaja  nómada  desde  que  te  fuiste,   Eres  esa  caricia  inédita  que  se  transparenta    en  el  deseo    lúdico  que  copula  solo  en  sueños…  

 

23  


Perdida  entre    los  vientos    vagabundos     Mientras  el  sol  bosteza  sus  últimos  rayos     tiñendo  el    horizonte  con  su  espejo  de  luces   evoco  tu  presencia,  ahogada  en  mi  añoranza   en  un  fluir  de  nadas  dentro  de  un  todo.   24    


Así,  lentamente,  muriente,  con  el  alma  descosida     y    los  huesos  enlutados.   entre  mis  sábanas  cansadas    por  la    espera.     Este  cadáver  cubierto  de    soledades   impúdicas  y  libertinas,   que  hoy  reclama  su  espacio  entre  paraísos    inciertos        como  si  se  tratara  de  una    sola  sombra    pálida       perdida  entre  los  vientos  vagabundos       entre  los  vitrales  de  mis  mundos  internos,   patinando  en  esta  insoportable  levedad.        En  un  limbo  de  fantasías  inacabadas                                                                                          en    donde    vivo  enajenada,  en  el  absurdo   bebiéndome  una  copa  de    vino  tinto…     mientras  fluye  la  música  de  un  jazz  o    quizás  un  blue   otreras  las  voces  de  Billie  Holiday  o  Louis  armstrong   tratando  de  abolir    el  jamás    en  contra  de  su  tiempo.    

 

25  


En  la  parodia  moribunda  de  mis  pesadillas.   Esta  ausencia  que  te  bebe,     entre  blancura  de  lirios       donde  te  busco,  bajo  los  raídos  harapos  del  miedo.     Cuando  mi  soledad  hace  esquina   bajo  las  sombras  de  un    sauce  lloroso,   en  la  parodia  moribunda  de  mis  pesadillas   como  flautas  en  un  enjambre  de  sordos.     26    


Otrera    se  atisba  la  impotencia,    irremediable  ante  tu  muerte   y  el  pesimismo  no  te  salva  del  pasado   en  los  portales  de  los  últimos  sueños…      

   

 

27  


Tiempo  incierto      Desconozco  yo  misma     de  donde  vengo  y  hacia  donde  voy.   Me  pierdo  en  la  realidad  de  un    aire  denso   que  no  aspira  a  quedarse   en  las  obtusas  esquinas    de  un  tiempo  incierto,     mascando  la    soledad   28    

 


Para  encontrarme  con  la  muerte  ,   la  fuga  de  lo  cotidiano   cuando  las  horas  se  pierden  en  un  limbo,   sin  compromiso.       En  ese  gotear  soñoliento   perenne  ,de  la  lluvia  en  el  cristal   cuando  las  ondas  se  dispersan,  se  esfuman   y  se  convierten  en  sándalo…   se  desmorona  gradualmente,   en  un  instante    robado    al  universo.  

 

29  


Llamándote  a  golpes  de  silencio.     Esa  mujer  que  miras  desde  el  espejo,   que  parece,  que    con  su  fuerza    libera  la  ignominia  de  este  mundo.   Esa  mujer  que  sus  manos                                                                                          sostienen  mariposas,     crisálidas  de    un  verano  callejero.  

30    


Esa  mujer  que  vez  ahí,  descalza                                                                              desde      miles    de  siglos   sin  pasajes  de  regreso,                                                                            sin  cédula  ni  pasaporte   abrazada  sin  saber  por  qué  a  cada  amanecer.     Esa  mujer  que  le  sobra    el  destino  que  la  marca                                                                                      sin  tregua,     que  a  pesar  de  ella  sigue  llamándote  a  golpes  de  silencio.         Esa  mujer  que  asoma  su  cara                                                                                                  a  un    mundo  sin  esperanza   esa  que  miras  ahí,                                                                  sin  nada  que  decir,  anonadada   ella,     esa  mujer,                      que  deambula  buscando  su  amor  perdido   con  una  hilera  de  enlutadas  sombras.     Astillándose  hasta  el  cansancio,  

 

31  


tras  un  intento  de  congelar  el  tiempo   desparramando  el  corazón   En  el  bostezo  lánguido  de  un  fauno.        

 

32    

 


Sigo  negándome  a  mi  misma       En  este  torpe  andar  a  tientas   mientras  me  pienso,     en  este  ahora,  como  si  estuviera  muerta   entre  el  azul  y  el  purpura,     pero  no    al  estilo  cobarde    de  Plath,      

33  


Ni  a  la  manera  de  la  Storni,      ni,  como  todas  las  demás      poetas     que  han  dejado  sus  huellas  de  dolor  en  el  tiempo,   perdidas  en  sus  miserables  mundos  existenciales     Me  niego  a  introducirme  en  cualquier  río     Con  los  bolsillos  cargados  de  piedras     O  morir  congelada  como  Julia,     Que  pronosticó  en  sus  versos  tantas  veces  .     Trato  de  pensar,     pero  no  llego  a  ese  segmento  de  mi  vida   Cuando  ya  no  esté  más  en  mi  cuerpo   mientras  en  el  entretanto  sigo  negándome  a  mi  misma.    

34    


Devenires  inciertos       Se  ha  marchado  la  espuma  de    tus  olas       anudando      caracolas    a  un  viejo      intento   chorreando  pájaros  y  mieles  desvergonzados   ciegos  y    mal  hablados,   desde  esta  lluvia  lánguida,     masticando  este  tiempo  desgreñado     donde  te  invento  mojada  de  tristezas.      

35  


Desde    el  fondo  de  ese  mar  impetuoso,    en  el  que  tu  ambivalencia  percibo,    de  inciertos  y    amanecidos    devenires       marcando  el  paso,    devorando  la  palabra      que  se  sienta      en  mi  espalda.  

36    


Pariendo  ternuras  en  medio  de  infinitos  silencios     En  esta  soledad  inmensa,  despoblada  de  afanes,   donde  sigo  escribiendo  a  pesar  de    mi,     Bajo  un  aire  recargado  de  humo  denso,   donde  te  proyectas  tomando  formas  reales   desde    tu  propia  imperfección,   rebuscando  el  simple  encuentro.    

 

37  


Cansada  de  exhalar  suspiros…   quisiera  no  despertar,     de  este  sueño  tétrico    aciego  y  azaroso,     que  se  sienta  en  mis  sentidos.   in  encontrar  atisbos  ,  en  esta  levedad      cuando    en  mi  misma    me  pierdo.     Como  simples  esqueletos    intelectuales     de  una  vida  inestable,  equivoca,  imprevisible…   sin  embargo,  tengo  deseos  de  parir  ternuras,   en  medio  de  infinitos  silencios.    

38    


Para  amansar  este  dolor  de  siglos.     Sí,  hay  mundos  que  irrumpen  en  la  memoria   y  se  esconden  detrás  de  las  palabras,   centrifugando  tiempos  pasados,   imágenes  que  se  cuelan  detras  de  las  ventanas     lamiéndole  las  heridas  al  olvido   que  condenado  a  una  perpetua  sin  vigencia   se  mantiene  en  pie  de  lucha.     Mientras  en  el  sin  sentido   tu  olvido  se  dispersa  en  su  coral   como  sombras  grises  en  cada  encrucijada  

 

39  


pretendiendo  amansar  este  dolor  de  siglos   que  se  abisma,  rugiente  en  el  silencio.     Calvario  repetido  el  que  atravieso   como  un  nacer  desnuda  de  lluvia  regalada   y  éste  afán  intemperante  el  de  sentirte   en  un  vacío  de  sábanas  hambrientas   donde  te  aguardo  en  el  silencio  de  mis  noches.     Durmiendo  el  olvido  de  tus  besos,   como  escarchas  derretidas,   en  los  espacios  mas  densos  del  recuerdo,   donde  la  tristeza  se  pierde  lujuriante   con  un  final  sin  moraleja.  

40    


Redimida.       Cuando  la  muerte  se  acerca  destiñendo  lo  no  dicho,   entre  los  torbellinos  se  abaten  mil    ruinas,   sin  encontrar  estrategias  para  violar  este  cruel  destino.    

41  


entonces    trato  de  exprimir  tu  ausencia…     en  el  zumo  vivo  y  sincero  de  la  confianza         para    flotar  en    contratiempo,   fugada  de  calendarios  y  letanías.     Tratando  de  amansar  la  parca  muerte     escupiendo  la  risa  que  no  tengo…     entre  mármoles  fríos  y  azucenas   con  la  esperanza  de    redimirme  ,     de  esta  corriente  de  éter,   de  este  río  de  palabras  que  se  salen  de  su  cauce.   cuando  la  tarde  se  desnuda  y  se  embelesa     en  las  coordenadas  de  otro  sueño  lúdico.  

42    


Cómplice  del  gris  que  se  levanta  en  lontananza     Sobre  las  pálidas  ojivas  de  mis  manos  góticas,     en  esa  espera  mansa,   perdida  entre  los  sargazos  de  la  desesperanza   entre  un    verde  medio  tímido  y  un  verde  desleído      

43  


cómplice    del  gris  que  se  levanta  en  lontananza,   abandonada  a  esos  claustros  laberinticos     que  una  vez  fueron  refugio.   Pues  desde  que  te  alejaste      Sumierónse  las  tardes    en  profundas  tristezas.   entonces,  el  paisaje  se    sumió   en  una  absurda    melancolía.    evaporándome  como  el  último  de  los  suspiros,   como  el  último  aliento  lúdico,     sometida  y  anclada  en  ese  espacio     de  tus  ojos  azulados  y  grises.     Cada  vez  que  te  pienso       abarcador  e  inmenso   en  estas  madrugadas  de  invierno     Indócil,    como    esa  caricia  inédita     que  se  transparenta  en  el  deseo   o  simplemente    una  escritura  desdibujada  en  el  tiempo     Exclamando  sabiamente…   que  los  sueños  son  solo  eso…     sueños.  

44    


Afanada  en  mis  simientes.     En  esos  días  silentes  ,                                                                cuando  las  horas  se  convierten  en  milenios   es  cuando  me  sostengo  en  lo  que  quiero,     es  cuando  me  reinvento                                                                                e  intuyo    

45  


que    aún  sigo  siendo  dueña  de  mi  propio  destino.     Cubierta  de  un  erótico  y  sensual  aroma  humedecido  en    salitre     entre  cangrejos    grises    y    azules                                                                                            rodando  a  goterones    y  a  fuerza  de  fuetazos     como  Cesar  Vallejo  amarro    mis  angustias.     Siempre  yo  misma,                                                      afanada  en  mis  simientes   tratando  de  abolir  el  jamás  contra  su  tiempo   como  simple  hacedora  de  calendarios                                                                                                                                    que  copulan      desvergonzadamente  con  la  historia,   mientras.                        el  tiempo  se  esfuma  parcamente   viviéndome  en  sus  huesos  cada  tarde..    

46    

 


Cuando  sobran  las  palabras      Hay  días  que  sobran  las  palabras  ,                                                                                                                    las  miradas      y  todas  las  cosas  ,  en    esta  insoportable    levedad                                                                                                  detrás  de  la  cornisa  del  silencio      bajo  la  tibia  sábana  testigo      

47  


de    tantos  sueños  postergados.     ¿Será  que  la  poesía    es  el  acaso                                                                                                                de  los  seres  impotentes?       Me  pienso  contemplando  …   cuando  el  deseo  me  roba  la  voz                                                                                                        desde  un  espejo    biselado  .      Blanqueando    una  oscuridad  de    zafiro…    Entonces  puedo  apreciar,                                                                      cuando  se    muere  la  última  vocal     de  una  palabra,  al  silencio  de  los  grillos                                                                                                                              en  esas  tibias  noches  de  la  nada     para  intentar  nacer  en  cada  vida   lloviendo,  como  la  última  esperanza                                                                                                                              desde  un  cielo  sin  auras.          

48    


Para  sembrar  el  olvido…     Atesorando  palabras  cual  si  fuesen  tesoros   te  pienso    a  pesar  mío,  hasta  en  el  revés  de  las  hojas  ,   en  el  azul  cobalto  de  las  noches,   en  un  simple  sueño  de  papel  donde  te  invento,     como  ese  hombre  tierno  que  me  lleva  de  la  mano     Hasta  en  la  prisa    del  viento    te  siento    tras  esos  mundos  infinitamente  llenos  de  vacíos   donde    se  siente  tu  perfume  a  sándalo    

49  


en    esa  forma  tuya  de  amar  y  acomodarte     en  tu  tibieza       Cuando  el  abismo  hace  silencio    en  lo  profundo   llorando  en  los  vericuetos  oscuros  de  la  noche     En  donde    se  desarropa  el  alma   para  sembrar  el  olvido  

50    


Desde  este  mar  de  ausencias…     Somos  eso,  tu  y  yo…      

 

51  


un  puñado  de  sueños     fingiéndonos  historias  inventadas     llenándome  de  mi  misma     cuando  el  tiempo  se  adelanta  a  los  relojes   en  ese  espacio  escindido  de  la  memoria   para  perderme  en  el  abismo  de  la  locura.     Debajo  de  este  sol  caribeño,     que  convulsa  al  ritmo  de  la  espera   en  el  temblor  de  piel  con  piel     -­‐para  embriagar  los  dias  de  tu  larga  ausencia    bajo  las  sombras  ,  donde  duele  tanto  el  amor      y  poder  anudar  esa  pena  que  lastima.     Me  gustas  impreciso    y  tímido   Cuando  el  mutismo  se  torna  cadencioso     y  respiras  entre  sonidos  de  flautas,   Con  tus  melancólicos  ojos  grises   acorralando  la  mirada.     Pero  tu  voz  se  me  enreda  en  el  pelo     y  me  agita  el  alma  entre  las  sábanas   a  la  espera  de  nadie,      

52    


mientras  mi  cuerpo  se  desvanece     y  se  deshace  tantas  veces  …   cuando  tu  aliento  enmudecido  se  hace  efímero.    sigue  sus  pasos    y  se  marcha  sin  dejar  huellas.        

Fin    

 

53  


Entre sábanas arropadas de silencio