Page 1

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqw ertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwer Textos argumentativos tyuiopasdfghjklzxcvbnmqwerty Proyecto Historias mínimas uiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiop asdfghjklzxcvbnmqwertyuiopas dfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfgh jklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjkl zxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzx cvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcv bnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbn mqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqw ertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyui 4.H, 4.I y 4.K

IES Pedro de Ursua, Pamplona Curso 2012/2013


Mujeres en puestos directivos Hoy en día todavía los hombres consiguen puestos directivos con más facilidad que las mujeres. En la época en la que Marie Curie estudiaba en la universidad de la Sorbona era impensable que una mujer accediera a un puesto de trabajo de alta cualificación. En el siglo XXI, la sociedad ha avanzado en la disminución de las diferencias en función del género, pero aun así, todavía no se ha conseguido la igualdad real de género en todos los países más avanzados del mundo. A lo largo de la historia de la humanidad se ha creído que la mujer ha sido inferior al hombre y las mujeres han sufrido mucho a causa del machismo con el que la sociedad las trataba. Consideramos que las mujeres están tan capacitadas como los hombres y en muchas ocasiones lo han demostrado. Un buen ejemplo es Marie Curie, que consiguió dos premios Nobel y fue la primera mujer en dar clase en la universidad de la Sorbona de París, en una época en la que la mujer estaba relegada a ser madre, esposa y ama de casa. Muchas mujeres son relegadas de altos cargos por su género, y no por su capacidad, preparación o experiencia profesional. Pensamos que el acceso a los puestos directivos se tiene que realizar según la capacidad de la persona, teniendo en cuenta sus estudios y no su género. La sociedad tiene que avanzar mucho en torno a este tema y conseguir la igualdad de género.

Aritz Martín, Mikel Mayora y Adolfo San Martín 4.H


Acogida de niños saharauis Los niños saharauis tienen la oportunidad de ser acogidos por familias españolas para pasar los calurosos veranos del Sáhara en la península, donde el clima es más favorable para su salud. Niños de entre cinco y doce años son los que pueden participar en este tipo de iniciativas. He tenido la ocasión de poder traer a mi casa a Ahmed, un niño del campamento de refugiados de Amgala, en Aaiún. Me demostró que tiene una gran capacidad de adaptación y un gran respeto por otras culturas. Desgraciadamente, ya no podrá volver porque las acogidas están limitadas a los doce años. Creo necesaria la acogida de estos niños por varios motivos. Por un lado, el intercambio cultural que se produce al convivir con personas con otras costumbres y lenguas es beneficioso ya que puede ayudar a tus propios hijos a aprender. Por otro lado, las ayudas económicas, médicas y nutricionales que se les da a los saharauis son fundamentales para su desarrollo físico y psicológico. Por ello, veo necesaria la aplicación del límite de edad con la que se pueden venir a España. Algunas personas piensan que traer a niños mayores de doce años puede crear conflictos por venir de un lugar pobre, desfavorecido y con una cultura diferente. Sin embargo, al ser adolescentes acostumbrados a situaciones extremas agradecen la ayuda que reciben y no darían problemas. Los niños llegan aquí desnutridos y sin revisiones médicas. Muchos muestran síntomas de diabetes, trastornos renales y dentales. Por ello, cuando son acogidos se les realizan chequeos médicos y dentales. Esa es la razón por la que veo necesaria la aplicación de la edad para que sigan recibiendo ayuda médica apropiada y ganen peso para afrontar el invierno saharaui. Además, se ayuda a las familias de estos niños enviándoles suministros, dinero y ropas, bienes necesarios para la vida diaria en los campamentos de refugiados. En conclusión, las acogidas son necesarias no sólo hasta los doce años sino a lo largo de todo el desarrollo de los niños saharauis. Alexia López, Sofía Cockburn e Irati Zurbano 4.H


La discriminación laboral Hoy en día, millones de empresas tienen en cuenta el sexo a la hora de contratar a sus empleados. Además, el hecho de ser mujer influye notablemente en el salario y a la hora de buscar empleo ser mujer muchas veces es un problema. A la hora de contratar, lo que se valora de un hombre es que tenga una relación estable y a poder ser con hijos. De una mujer, al contrario, se valora que no mantenga ninguna relación sentimental estable ni que tenga intención de tener hijos, ya que la baja supone una pérdida económica para la empresa y muchas de ellas, después de haber estado en baja, piden una reducción de jornada para poder cuidar de ellos. Si ya es difícil conseguir un empleo para la mujer, descubrimos que en una encuesta hecha en Navarra, la mujer cobra hasta un 30% menos que el hombre en algunas empresas privadas por hacer el mismo trabajo. En la misma encuesta descubrimos que para buscar un trabajo y realizar la misma tarea, una mujer debe tener conocimientos superiores a los de un hombre. Trabajos que un hombre puede realizar con el graduado de Educación Secundaria Obligatoria, no pueden ser realizados por una mujer que posea los mismos estudios ya que necesita superiores. Es verdad que en muchas culturas se infravalora a las mujeres, pero eso no es motivo para no dejarles demostrar lo que valen. Por nuestra parte, pensamos que lo mejor es la igualdad en ambos sexos. Respecto a la baja paternal y maternal, creemos que no debería influir negativamente en la mujer, ya que los hijos también son del hombre y sin hijos no habría futuro, por lo que son necesarios. Por último, nos parece injusto que una mujer cobre menos que un hombre porque no es justa esa discriminación ya que puede causar daños morales y además el sexo no califica a una persona, sino su formación, su experiencia y su valía personal.

Nahia Villarreal, Amaia de Diego y Ana Cebrián 4.I


SIGLO XXI, MUJER SIN DERECHOS En este siglo XXI, y aunque parezca mentira, todavía se permite que las mujeres afganas sean humilladas día tras día sin tener en cuenta sus derechos y sus libertades. Antes de la llegada de los talibanes, éstas vivían libremente sin que nadie les exigiera en cada momento lo que tenían que hacer. A partir de 1996, los señores de la guerra cambiaron su situación completamente y de ser personas que eran tenidas en cuenta, pasaron a ser unos seres privados de derechos y supeditados a la voluntad de los hombres. Una frase conocida de los talibanes fue: “Todas las mujeres son despreciables incluidas tu madre y tu hermana”. Con esto podemos apreciar su mentalidad machista, según la cual las mujeres solo sirven para tener hijos y estar en casa. Como mucha gente piensa, sus normas no son adecuadas y perjudican a la mujer afgana privándola de su forma de expresarse y de su personalidad. No solo no pueden salir a la calle sin la compañía de un hombre, ni mirar por las ventanas de su casa, sino que, además, las niñas solo pueden ir al colegio hasta los 8 años, están obligadas a llevar el burka que les impide la visión e incluso casi la respiración, son sometidas a innumerables castigos (lapidaciones, amputaciones, torturas...), están obligadas a casarse con quien no quieren, no pueden llevar zapatos de tacón, ni levantar la voz, ni hablar en público. Sin embargo, bastantes hombres de Afganistán consideran que estas reglas impuestas no solo son normales sino que además son las correctas. Por esto, a estos hombres les parece inadmisible que las mujeres puedan vivir de otra manera que no sea ésta. Un ejemplo de esta situación es el testimonio de una mujer afgana de 26 años que fue obligada a casarse con su cuñado en contra de su voluntad: “Yo no quería casarme con él porque era mucho más mayor que yo y todavía tenía en mi mente a mi querido difunto marido, pero como consideraban que una mujer sola no servía para nada m e amenazaron y me obligaron a casarme con él.” Otro caso es el de Leila, embarazada de su segundo hijo y a la que no dejaron ir al hospital a dar a luz para que no fuera atendida por un médico varón, estando obligada a realizar el parto en casa con todos los riesgos que ello conlleva. Por todo esto, nosotras creemos que con lo que ha avanzado la sociedad hasta este siglo, las normas de estos hombres no deberían de estar permitidas ya que suponen una horrible y desagradable vida para las afganas. A consecuencia de ello, opinamos que tales barbaridades deberían ser prohibidas en Afganistán y sustituidas por otro tipo de forma de gobierno y modo de vida que no atente contra los derechos humanos de las mujeres.

Uxue Álvarez, Nerea Moreno y Nuria Ruiz de Azúa 4.K


Mujeres afganas, mujeres sin derechos Desde 1996 llevamos sufriendo unas opresiones infinitas por parte del régimen Talibán. Perdieron el poder en 2001 y volvieron a recuperarlo en 2004 hasta hoy en día que todavía siguen en el gobierno. Están en una constante lucha a mano armada por imponer sus radicales ideas. Me llamo Yamila Abdulah, soy de nacionalidad afgana y he vivido durante 18 años en la ciudad de khabul bajo el régimen Talibán. Os voy a contar por qué estoy totalmente en contra de dicho régimen. El trato que recibimos las mujeres desde pequeñas es despreciable e inaceptable, pues nos consideran un desecho de la sociedad. Estamos sometidas a constantes humillaciones. Una de ellas es tener que llevar el burka, una prenda que nos aísla de la sociedad para no provocar el deseo del hombre. Las mujeres estamos obligadas a ir en el maletero del taxi, no tenemos derecho a acudir al médico a no ser que sea mujer, algo casi imposible por el difícil acceso que tenemos a la educación. También la discriminación de la mujer es visible en la lapidación ya que a las mujeres se nos entierra hasta el cuello y a los hombres se les entierra hasta la cadera, dándoles así la oportunidad de escaparse. Muchos piensan que este régimen es correcto, pues ellos tienen una ideología machista y conservadora. Sin embargo, están muy equivocados y seguramente muchos de los que piensan así no habrán sufrido como lo haya podido padecer una mujer afgana. Y además las opresiones que recibimos van contra los Derechos Humanos. Esta situación es insoportable e insostenible para una sociedad del siglo XXI y para cambiar esta situación pedimos, en primer lugar, que se informe a la ciudadanía sobre lo que está pasando en Afganistán, en segundo lugar, abrir más centros para la reinserción de la mujer en España, ya que en Afganistán sería prácticamente imposible. En tercer lugar, pedimos ayuda a la ONU para echar a los Talibanes de nuestro pueblo.

Imanol Gorriti, Aintzane Mata e Irene Seminario 4.I


Las niñas no estudian Hace unos meses, el 9 de octubre de 2012 en la ciudad paquistaní de Mingora, Malala Yousafzai, una niña de 15 años, fue disparada por los talibanes por defender el derecho de la educación de las niñas. A raíz de este atentado, la ONU ha puesto en marcha un proyecto para que disminuya la tasa de niñas sin escolarizar. En la mayoría de los países ambos géneros se educan sin distinción, pero en países como Paquistán o Afganistán hay mucha diferencia entre el acceso a la educación de niños y niñas. El porcentaje de la educación de las niñas en el mundo es del 62%, mientras que el de los niños es de un 38%.Es muy importante que las niñas reciban educación para que en un futuro puedan conseguir un buen trabajo. La falta de trabajo en las mujeres crea mayor pobreza en las familias que sufren esta situación, ya que no tienen recursos para que sus hijos obtengan una buena formación escolar. Eso se convierte en una rueda y la familia tiene pocas probabilidades de salir de la pobreza. Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos y que tengan un buen futuro ya que para acceder a la mayoría de trabajos se necesita un mínimo de estudios, por ejemplo, formación primaria y secundaria. Al no poder acceder a ninguno de éstos, muchos jóvenes quedan en la calle y ahogados en la miseria. Por esto, es muy importante que todos los niños tengan derecho a estudiar para sacar su vida adelante. Los gobiernos tendrían que dar ayudas mínimas a las familias que no inscriben a sus hijos en el colegio por motivos económicos o facilitarles el acceso disminuyendo el precio de las matrículas. Mientras tanto, en los países en los que no está bien vista la educación de las niñas o que ésta está prohibida, deberían cambiar las leyes y obligar a que todos los niños de 3 a 16 años vayan a la escuela.

Irene Goldaracena, Amaia Nagore, Josune Sada y Tamara Sánchez 4.I


No a la discriminación racial Me presento. Mi nombre es Nelson Mandela. Probablemente, ustedes me conocerán por ejercer el cargo de presidente de Sudáfrica, cargo que he desempeñado desde el año 1994 hasta 1999. Mi principal logro en política consistió en abolir el régimen del Apartheid, régimen que se basaba en mantener a los blancos separados de los negros, donde, obviamente, todas las desventajas eran para las personas de color ya que se veían obligadas a habitar y frecuentar las peores zonas de la ciudad, incluso había ciudades únicamente para blancos. El 80% de las personas de color no disponía de algo tan elemental como agua corriente o electricidad en sus hogares, y con respecto a la educación, ninguna persona de color tenía acceso a la misma, con lo cual, no podían ver cumplido el sueño que cualquier padre tendría para sus hijos, verlos en la universidad. Esto, para los jóvenes que vivieron el Apartheid, era algo impensable ya que las universidades situadas en Sudáfrica no admitían a personas negras si no contaban con un permiso especial, algo prácticamente imposible de conseguir. Tras abolir, en el año 1993, el régimen del Apartheid, el 75% de las casas con inquilinos de color recuperaron la electricidad y el agua corriente. Además, el analfabetismo que reinó durante aquellos años, disminuyó notablemente. El régimen del Apartheid afectó profundamente a las personas de color en sus derechos más básicos y elementales, tales como la educación, basándose en algo tan irracional como el color de la piel, y, aunque han pasado muchos años desde el fin de dicho régimen, todavía hay personas que se ven discriminados por el color de su piel. Una vez más, se demuestra la estupidez que puede llegar a tener el ser humano capaz de apartar, discriminar y menospreciar a otro ser humano por una simple diferencia de color. Endika Irigoien, Iker Eguaras y Javier Estenaga 4.H


No al racismo El racismo es una ideología basada en la superioridad de unas razas sobre otras. Es un problema que afecta desde tiempos inmemoriales, acentuándose en el siglo XIX con la expansión del colonialismo europeo. Para combatir el racismo se creó la Organización de Naciones Unidas en 1965. Aun así, la cantidad de personas racistas sigue siendo muy elevada en gran parte del mundo. Los países más racistas son Rwanda, Israel, Sudáfrica, España y principalmente Estados Unidos de América, este último, desde que las colonias americanas fueron en busca de esclavos a África. Hoy en día, la situación de los negros en Estados Unidos ha mejorado; se les valora más. Una muestra de esto es que por primera vez el presidente del país es negro, Barack Obama, pero aun así, se ven casos de racismo todos los días en esta nación. El racismo ha originado cantidad de muertes de personas negras inocentes, tales como la de Medgar Evers (asesinada en 1963) y de Bessie Smith (muerta desangrada en la ambulancia, dado que ningún hospital quiso acogerla por su color). Esta situación ha llegado demasiado lejos, ya que no se puede permitir que eso ocurra; no es moral asesinar a una persona por el mero hecho de ser diferente. En muchos países, a la hora de contratar a un individuo, se tiene en cuenta su raza. Esta situación surge a causa de esta ideología. Personas de diferentes razas deberían tener el mismo derecho a optar a un trabajo digno que se adecue a su formación académica. No se debe olvidar que la persona a la que se menosprecia en la actualidad podría ser la que en un futuro llegara a ayudarte, dado que la situación podría cambiar inesperadamente. Con el fin de solucionar este dilema que amenaza a todos los ciudadanos, la población debería cambiar de mentalidad; después de todo, ésta no es una cuestión cuyo remedio esté en manos de pocos. Aunque para ello, la sociedad debería comprometerse a tratar de igual a todos. Para fomentar esto, es necesario cambiar la mentalidad de los ciudadanos enseñando desde pequeños en las escuelas y en las familias que todos somos iguales y con campañas publicitarias del Gobierno. Estas acciones son necesarias para el cambio de la sociedad.

Amaia Arregui, Itziar Ariz y Nerea Fernández 4.I


Igual trabajo, igual salario Según los últimos estudios realizados por el Gobierno español y el Ministerio de Sanidad en colaboración con el Consejo Superior de Cámaras, las mujeres directivas de España cobran una media del 33,2% menos que los hombres. Dentro del estado español Navarra es, sin duda, la comunidad autónoma donde más se percibe esta diferencia salarial con el 26,15% de diferencia de sueldo. A Navarra le sigue Aragón, con un 25,41%, Asturias con un 25,37%, Cantabria con un 25,23% y el último de la lista sería Extremadura con un 14%. La media de la desigualdad salarial entre una mujer y un hombre es en torno al 22,5% menos para la mujer. Para hacernos a la idea, la mujer debería trabajar al año 82 días más para cobrar lo mismo que un hombre del mismo gremio. Por ejemplo, si escogemos cualquier empresa del Ibex-35 veremos que en la mayoría de ellas las mujeres cobran un 22% menos que los hombres y sólo un 11% de mujeres son consejeras. Este dato es del último trimestre del 2012, y nos extraña, ya que está muy lejos del 23% mínimo que persigue la Ley de Igualdad. Además, el artículo 141 del Tratado exige la igualdad salarial por un trabajo de igual valor. En este último año, las mujeres han cobrado 19.502 euros de media frente a los 25.001 euros del hombre, es decir, el sueldo de una española representa el 78% del de un varón. Los economistas del Gobierno español, dicen que ven la brecha como una lacra para la economía. Las causas más comunes de la diferencia salarial suelen ser estas: – El 80% correspondería directamente con la discriminación por razón de sexo. – La infravaloración del trabajo de las mujeres. – Segregación en el mercado laboral. – Tradiciones y estereotipos. – Falta de conciliación de la vida profesional y la vida privada. En algunos países de Medio Oriente, en donde el número de mujeres que trabaja es bajo, suelen ganar más que los hombres. Otro caso extremo es Siria, donde sólo cerca del 13% de las mujeres son económicamente activas, pero el 74% trabajaba en el sector público.


Mucha gente cree que la desigualdad salarial entre los hombres y mujeres se debe a que las mujeres sólo trabajaban a tiempo parcial. No obstante, cuando el trabajo es parcial, la mujer cobra más o menos lo mismo, pero cuando el trabajo es a tiempo completo, la desigualdad salarial es mayor. Una cultura orgullosa por sus avances tecnológicos debe avanzar también moralmente, cosa que no se está haciendo en esta sociedad. Porque cuando se pregunta quién debería cobrar más las respuestas son claras, como quien más haya estudiado, o quien más trabaje, pero eso en la práctica no ocurre. Nuestra opinión es que la situación debe cambiar puesto que somos personas y no deberíamos ser discriminadas por el sexo. Y para todas esas mujeres que dicen que ellas deben cuidar de la casa, podríamos decir que la mujer puede dedicarse a la casa, pero no significa que las horas que trabaje fuera de esta valgan menos. Para que desaparezca la desigualdad salarial proponemos un mayor control de la ley con grandes sanciones a quienes la incumplan, como podrían ser indemnizaciones a las mujeres. Irune Santesteban, Itsaso Ahechu y Maitane Larrayoz 4.I


El sexismo en la sociedad Mucha gente piensa que el maltrato no se genera a raíz de la educación. También creen que las mujeres y los hombres son diferentes, por ello apoyan la educación segregada, basada en la diferencia de sexos. La sociedad que nos rodea instruye a los más pequeños, imponiendo, por ejemplo, los colores y los juegos típicamente masculinos y femeninos a los niños en función de su género. Basándonos en estos hechos, llegamos a la conclusión de que la mujer está infravalorada. Podríamos empezar diciendo que nos han instruido en una educación machista. La publicidad también influye en esta diferencia de género, ya que adaptan los anuncios al tipo de público. En el caso de las niñas, las muñecas, bebes y cocinas suelen ser muy usuales, abundando el color rosa en los productos. A medida que van creciendo la publicidad les enseña a ser perfectas bajo una talla, el ideal de belleza les impone ser guapas y delgadas, inculcándoles desde pequeñas que deben ser guapas y estar maquilladas, peinadas y perfectamente vestidas las veinticuatro horas del día. Por lo contrario, los chicos son llevados a un terreno violento y competitivo, inculcándoles que tienen que ganar en todo. Respecto a los juegos, los chicos siempre precisan de juegos de acción y artilugios teledirigidos, por ejemplo, las armas o los videojuegos violentos. Siempre se les ha relacionado con colores oscuros. El psicólogo Aitor Barajas, experto en Pedagogía Infantil, afirma que todas estas conductas son causadas por el entorno familiar y amistoso, ya que ellos direccionan a los niños hacia unos gustos y pensamientos en los que crecerán. Las soluciones a estas conductas podrían ser las siguientes: • Suprimir la publicidad que separa los distintos sexos. • Actividades escolares desde los primeros cursos de Primaria para fomentar la igualdad entre sexos. • Cursos para padres y madres de educación a los más pequeños. • Que no hayan favoritismo entre colores y sexos en las tiendas de ropa infantiles. • Suprimir los diferentes uniformes, estableciendo uno igual para todos los estudiantes. María Ariztegui, Amaia Goikoetxea y Saioa Resa 4.H


¿Por qué discriminar, si todos somos iguales? El otro día estaba yo en el supermercado y escuché a una mujer diciéndole a otra que tenía unos vecinos nuevos que eran árabes y que le molestaba el hecho de que fueran de otra raza, porque le parecía que no son limpios y que eran maleducados. Que haya gente que piensa así en estos tiempos me parece absurdo, ya que es muy normal ver a personas de otras razas en nuestras calles. Muchos inmigrantes han tenido que dejar atrás a sus familiares y amigos para lograr un sueño, el de conseguir dinero y mandárselo a sus familias. Pero al llegar aquí las cosas no han sido tan fáciles. Si, además, hay gente que los trata con desprecio, ¿cómo se tienen que sentir al ver que después de tanto sacrificio los discriminan? La mayoría de las personas, aunque no les importe que en su entorno haya inmigrantes, siempre se van a fiar más de las personas de su raza que de una persona negra u otra cualquiera, porque les da más seguridad. Mucha gente piensa que los inmigrantes vienen aquí a quitarnos el trabajo, sin embargo, hay que tener en cuenta que esas personas tienen trabajos que nosotros, los españoles, no queremos hacer y llegan a nuestra sociedad en busca de una forma de vida mejor y debemos respetarlo. Además, los inmigrantes que trabajan cotizan a la Seguridad Social y pagan impuestos como todos los españoles. Tal y como proclama la Declaración Universal de Derechos Humanos, todos los hombres y mujeres somos iguales y no hay por qué discriminar a otros por el simple hecho de ser inmigrantes o de otra raza.

Bidarte Larrasoain, Amaia Ekiza e Iratxe Navarro 4.K


No al racismo Recientemente, la pareja de uno de los integrantes del grupo ha sido violentamente agredido por provenir de América Latina. Esto ha afectado gravemente a su salud, tanto física como psicológica. Y le ha impedido reincorporarse a su puesto de trabajo con normalidad. A nuestro modo de ver, esto es intolerable, por las razones que seguidamente exponemos. Consideramos que todo tipo de comportamientos y/o actitudes racistas están fuera de lugar en el siglo XXI, ya que imposibilita cualquier avance en nuestra sociedad. Diversos estudios indican que España ha sido uno de los países que ha tenido una trayectoria más racista. Esta idea fue reforzada con el franquismo, que creía en una raza pura española. En la actualidad se dan muchos comportamientos que son característicos de la existencia de racismo. Muchos niños de etnias no blancas han podido olvidar sus orígenes y han deseado tener los rasgos físicos de los españoles, cosa que es evidentemente una deshonra para sus familias. Los individuos de pensamientos racistas generalmente tienden a mostrar actitudes violentas, que pueden acabar afectando no sólo a la víctima inicial del enfrentamiento, sino al resto de personas que se hallen en el lugar en aquel momento. También hará que el mismo causante del enfrentamiento no pueda llevar a cabo una vida corriente, ya que cualquier persona que no sea de su gusto puede provocar un momento tenso, que finalmente se convertirá en estrés. Hay muchas manifestaciones de actitudes violentas por parte de los grupos “skins” hacia las personas de color, mendigos, etc. Aunque mucha gente opine que la cantidad de inmigrantes influye en el paro del país, no estamos de acuerdo con esta afirmación. Pensamos que, aunque los extranjeros ocupen puestos de trabajo que podrían ser realizados por personas españolas, también consumen, pagan sus impuestos y cotizan a la Seguridad Social. Además, los puestos de trabajo que ocupan los inmigrantes son aquellos que no quieren ocuparlos los españoles: empleadas de hogar, trabajos en la construcción o temporeros en el campo. Estos movimientos colaboran en la reactivación del mercado y de la economía, por lo tanto, que trabajen aquí está más que justificado. Además, los trabajos que generalmente realizan son de jornadas largas y mal pagadas.

Maite Tejón, Ainhoa Gallués, Jone Ezpeleta y Marta Zúñiga 4.I


MUJERES DE AFGANISTÁN Los talibanes, desde que llegaron al poder en Afganistán en septiembre de 1996, han sembrado el terror en la vida de las mujeres afganas. Impusieron un reglamento muy estricto que va contra el artículo 265 de los Derechos Humanos. No pueden ser fotografiadas, no pueden salir de casa sin ser acompañadas, los cristales de su hogar tienen que estar tintados porque no pueden ser vistas desde fuera y tienen que llevar el burka, un vestido que les cubre todo el cuerpo y no les deja respirar ni ver. La mayor parte de la población de aquí piensa que el estilo de vida de las afganas es inhumano, pues echan la culpa a los Talibanes, ya que cuando llegaron solo impusieron castigos para ellas, pero solo unos pocos para los hombres. El año pasado murieron un millón y medio de mujeres y niñas (un millón de mujeres adultas y medio de menores) por causa de los castigos y violaciones. Los castigos más frecuentes de Afganistán son la lapidación, los latigazos y las palizas. Los que imponen los castigos a las mujeres son los “vigilantes” que vagan por las calles a todas horas observando si una mujer lleva las uñas pintadas o se le levanta el burka por el viento… (en caso de que una mujer lleve las uñas pintadas el castigo es la amputación de los dedos que tengan uñas pintadas). ¿Os gustaría vivir como estas mujeres?, con miedo, angustia, terror… ¿O que vuestras hijas puedan ser violadas a plena luz del día y en medio de la calle? Pues así se sienten todas las mujeres de Afganistán. Sería bueno recordar a todas las afganas que sufren esta situación, pues los Talibanes piensan que las mujeres se hacer más fieles a su marido y a su religión con todas estas restricciones y castigos. No es justo que vivan así, en esas condiciones tan pésimas y sin derechos en pleno siglo XXI.

Diego Salinas, Daniel Redín y Alejandro Yániz 4.I


SINDICATOS DE HOY EN DÍA Hoy en día los sindicatos no son iguales que los de antaño. Actualmente los sindicatos no dan la sensación de que luchen por los trabajadores, simplemente convocan huelgas para hacer creer a la población que pelean por ellos. En el siglo XIX, y principios del siglo XX, los sindicalistas estaban dispuestos a jugarse la vida por los derechos de los trabajadores. Recordemos a los Mártires de Chicago (George Engel, Albert Parsons, August Spies y Adolph Fischer) ahorcados el 11 de noviembre de 1887 por manifestarse a favor de la jornada laboral de 8 horas, que se consiguió regularizar a mediados del siglo pasado gracias a la incesable lucha de otros como ellos. Hoy en día los sindicatos ya no se dedican a lo que realmente deberían. Los sindicatos mayoritarios, que son los que más activamente deberían luchar parecen estar más interesados en recibir las subvenciones del Estado, en vez de plantarle cara al Gobierno frente a las reformas laborales, reformas que abaratan los despidos, posibilitan los despidos colectivos en las administraciones y empresas públicas, y darán facilidades al empresario para cambiar jornadas, turnos, funciones y salarios en función de sus necesidades. Datos del periódico Expansión.com muestran que, por ejemplo, los dos mayores sindicatos de España, UGT y Comisiones Obreras, reciben 7 millones de euros del estado cada uno. ¿Por qué no son críticos con las políticas del Gobierno? ¿Tienen miedo a no recibir las subvenciones? Si miramos atrás en el tiempo y nos fijamos en los antiguos sindicatos y sindicalistas, podremos ver amplias diferencias. Un claro ejemplo es el citado de los Mártires de Chicago. Actualmente es conocido que muchos de los sindicalistas ocupan su puesto de trabajo pensando en su beneficio propio, beneficios como el de que en una empresa está prohibido despedir al representante sindical, o simplemente beneficiarse de las subvenciones, que da el gobierno a los sindicatos. Por supuesto, como en cualquier caso hay excepciones, entre ellas el SAT. A diferencia de otros líderes sindicales, su líder Diego Cañamero, que lucha realmente por los trabajadores, fue detenido en noviembre de 2008 por haber organizado movilizaciones como huelgas, manifestaciones y ocupaciones en la finca de San José de la Rinconada (Sevilla), por la decisión de la empresa de no contratar aquel año a varias decenas de jornaleros en represalia por haberse afiliado a dicho sindicato. Nosotros defendemos la idea de que se ha perdido el antiguo espíritu luchador y honrado de los primeros sindicalistas. Por otra parte, querríamos que los sindicalistas de la actualidad dejaran de hacernos creer que luchan por nuestros derechos laborales, y que cumplieran realmente con su cometido. Por todo esto rogamos que el tipo de sindicato actual cambie y se cree uno nuevo reflejado en los del pasado.

Josu Garatea, Asier Robles y Unai Urtasun 4.I


LA EXHUMACIÓN DE CADÁVERES DE LOS FUSILADOS DURANTE LA GUERRA CIVIL Según la ley de la Memoria Histórica del 2007 se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura. A pesar de que incluye el reconocimiento de todas las víctimas de la Guerra civil, no incluye financiación para la exhumación de las fosas comunes. Nosotros apoyamos la exhumación de las fosas comunes por los siguientes motivos: -Gran parte de la población Navarra está a favor de la exhumación porque en esta Comunidad Foral la represión fascista fue atroz, sobre todo en la zona de la Ribera, y por ello hay muchas familias afectadas. Un ejemplo claro de que las exhumaciones se puedan llevar a cabo la encontramos aquí, ya que en varios pueblos ha comenzado satisfactoriamente este proceso, aunque, hay que reconocer, que debido a la falta de interés del Gobierno se está interrumpiendo constantemente. -Como bien dice la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), la memoria de las víctimas del franquismo no es únicamente personal o familiar, porque los delitos del Franquismo son cometidos contra toda la sociedad y el deber del estado es solucionar esta gran injusticia. -Es cierto que en tiempos de crisis no hay presupuesto, pero nosotros creemos que este dinero estaría bien invertido porque toda persona se merece un entierro digno. Nosotros creemos que gran parte de la población querrá que se proceda con las exhumaciones. Por ello, para que el Gobierno aporte la financiación deseada proponemos a los interesados hacer una recogida de firmas para que se destinen fondos públicos en esta buena acción.

Xabier Adrados, Iñigo Berrogui y Asier Cabañas 4.I


Comportamientos sexistas y educación El otro día fui a una discoteca de Madrid. Al llegar, había varios grupos de distintas edades entre 16 y 30 años bailando, bebiendo, charlando, lo normal a ese edad. Como todos sabemos, los jóvenes vamos a las discotecas para ligar o pasar un buen rato con los amigos y amigas. Me fijé en los comportamientos que tienen algunos hombres con las mujeres. Muchos se acercan a ellas de una forma violenta o agresiva, sin aceptar un no por respuesta. Todo esto acompañado por el alcohol que hace que todo se vea de distinta forma. Por ejemplo, yo personalmente en cualquier noche puedo ver cómo un hombre se acerca a una mujer, le agarra de forma empalagosa, le intenta invitar a una copa, propone ir a dar una vuelta, y al recibir una negativa, actúa de forma aún más insistente. Creo que esa forma de dirigirse a una mujer es bastante machista. Al contarlo, parece que estamos hablando de animales intentando aparearse. Pienso que la forma de ligar tendría que ser más respetuosa. Lo peor es que muchos hombres y mujeres lo ven normal, ya sea porque desde pequeños los han educado así, o porque la sociedad de hoy en día provoca que algunas personas vean a las mujeres como objetos utilizables. En cambio, yo, como muchos otros y otras, no tolero ese tipo de comportamiento tan sexista hacia nadie, ya que no juzgo a la gente como mujer u hombre, sino como persona. Pienso que nadie merece ser tratado de esa forma, sea hombre o mujer, y que habría que enseñar así a las personas, educándolas en un entorno igualitario y feminista. En conclusión, muchos comportamientos que tenemos hoy en día son vergonzosos, y si no cambian (inculcando estos valores desde la Educación Infantil), la sociedad cada vez será más machista, retrógrada y mal educada.

Irati Bergara, Elisa Iturri y Nerea Murillo 4.K


En defensa de los Derechos Civiles de los afroamericanos Desde pequeño, he vivido en una sociedad segregacionista. Cuando tenía tan solo seis años, dos niños blancos me dijeron que no estaban autorizados a jugar conmigo por la simple razón de que yo era negro. Un siglo después de la colonización africana, Estados Unidos todavía sigue siendo una sociedad segregacionista, y los descendientes de aquellos esclavos negros seguimos siendo discriminados por el color de nuestra piel. Esta situación debe cambiar de inmediato, ya que todos debemos ser juzgados por el valor de nuestros hechos, no por nuestra raza. Los negros ya sabemos lo que es ser marginados. Imagínense que estuviesen ustedes en nuestra situación y que hubiese una sociedad que les privase de su libertad. Pónganse en la situación de un padre que tiene que negar a su hijo estudiar la carrera de sus sueños, por el mero hecho de ser de la raza discriminada. En los años treinta de este siglo, Gandhi consiguió la independencia de la India mediante métodos no violentos. ¿Por qué no conseguir aquí los Derechos Civiles para todos del mismo modo? Nuestro país se construyó entre todos, los puentes, las casas, la cultura… Todos cooperamos para levantar esta nación tras la Guerra de la Independencia. ¿Acaso no somos todos americanos? ¿Por qué tienen algunos más privilegios que otros, si todos formamos parte de la misma patria? Debemos unirnos para sacar adelante nuestro país en momentos difíciles, para ello los Derechos Civiles de los negros deben ser aprobados, ya que nuestra situación va en contra de la Declaración de los Derechos Humanos. Tenemos que caminar todos juntos para conseguir la igualdad que todos merecemos.

Rebeca Barrena, Xabier Erice e Itsaso Jiménez 4.I


La educación es masculina Malala Yousafzai es una chica de 14 años paquistaní. El 9 de octubre de 2012, cuando volvía a casa en el autobús escolar, recibió un disparo de parte de un talibán, que le atravesó la cabeza y se le alojó en el hombro. Hace dos semanas le dieron el alta, tras estar cinco meses ingresada en un hospital de Londres, luchando entre la vida y la muerte. ¿Su pecado? El activismo a favor de la educación de las niñas. En nuestra opinión las niñas de países marginales se merecen una educación y un modo de vida dignos. Estas niñas deberían, ir a clase cada mañana, para poder disfrutar de una educación de calidad y así en un futuro próximo poder acceder a un trabajo y una vida diferente a la que tienen ahora. Muchas personas creen que todo el mundo debería optar a una educación en condiciones, porque eso es lo que recoge la Declaración de Derechos Humanos. Según la ONG Plan Internacional, las niñas deberían tener los mismos derechos que los niños a la hora de ir a clase. Según el Centro para el Desarrollo Mundial, la mayoría de las niñas que no asiste a la escuela vive en África (47%) y Asia Meridional (25%) pero América Latina representa la mayor proporción de niñas que no reciben una enseñanza formal. Las niñas que no acuden a clase se quedan en casa ayudando con las tareas del hogar o cuidando a sus hermanos pequeños. Todas las niñas deberían ir a clase igual que los niños y deberían tener los mismos derechos, porque luego la mayor parte de las niñas que no acuden a clase son analfabetas y no pueden optar a un trabajo digno.

Josu Garate, Unai Rikarte y Ander Oloriz 4.K


DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN Hace veintisiete años Marruecos invadió el Sáhara Occidental cuando ellos se creían libres. Desde esa fecha llegaron marroquíes al Sáhara para poder participar en el referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui. A partir de ese momento, muchos saharauis se han instalado en los campamentos de refugiados situados en Argelia con apenas recursos básicos. Más de la mitad de la población saharaui vive en el desierto, y la mayoría son mujeres y niños. Desde 1991, la ONU firmó un plan de paz con el frente Polisario. El Sáhara Occidental espera la autodeterminación y tiene mucho apoyo desde España. ONGs españolas ayudan a los campamentos de refugiados enviando recursos básicos, tales como agua, medicamentos o comida. También acogen a niños en verano para aislarse del calor que pasan y proporcionales asistencia médica. La mayoría de los saharauis quieren la independencia. Pero debido a que el territorio saharaui es rico en petróleo, gas o pesca, Marruecos no está a favor de que Sáhara sea un pueblo independiente. El Sahara siempre ha sido un pueblo que ha estado bajo el dominio de varios países. Tienen derecho a poder hacer un referéndum para la autodeterminación porque la ONU les ha reconocido ese derecho y porque en la actualidad, son un pueblo sin nación propia.

Itsaso Esain, Irati Lorente y Amaia Urrutia 4.K


MUJERES MALTRATADAS Es muy difícil definir cómo se siente una mujer maltratada. Han tenido que superar una etapa de sus vidas que les ha marcado como personas. Ser una mujer maltratada es un problema muy complejo, ya que sufrir día a día insultos, desprecios o incluso agresiones es muy difícil de asimilar. Nosotras como mujeres consideramos que el maltrato es uno de los peores abusos contra nuestra dignidad como personas, y más aún no castigar lo suficiente a quienes lo hacen. En muchas noticias sobre los malos tratos se recoge que el 80% de las mujeres no presentan denuncia, y esto se debe a un problema que tiene mucho que ver con factores socioeconómicos, culturales e incluso históricos y de hábitos. Jorge Vázquez Juan, titular del juzgado 50 de Defensa Social dice que en muchos casos la dependencia económica obliga a las mujeres agredidas a conceder el perdón a sus maridos, ya que las víctimas de estos delitos no tienen dinero para sostenerse durante el tiempo en que sus esposos están presos. También opina que un marido en prisión no soluciona el conflicto familiar, sino que lo hace más grave. Lo primero que se pregunta la mujer es quién le va a ofrecer el dinero para ella y sus hijos en el tiempo en que su esposo esté preso. Por eso creemos que el Gobierno debe asegurar que estas mujeres tendrán apoyo económico en cualquier situación en la que se encuentren. Mucha gente cree que los maltratos son a causa de que las personas son agresivas por naturaleza, pero que sean agresivas no quiere decir que sean violentas, ya que una persona agresiva puede expresar su enfado de forma que no dañe a otras personas, pero una persona violenta no. Otros piensan que las mujeres provocan el maltrato y que si éstas no denuncian es porque ellas mismas se han buscado esa situación, o porque realmente no son maltratadas. También hay quienes opinan que tan solo las mujeres de clase social baja y débiles son víctimas de este abuso, cuando en realidad, al igual que no se le roba a una persona pobre, no se maltrata a una débil. Las víctimas son fuertes y con muchas ganas de vivir, y es precisamente, esa fuerza la que se sustrae durante el maltrato. La maestra Sastal Castro Zavala, docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Mayab, comenta que empezar a educar con una cultura de respeto, paz, equidad y justicia garantiza relaciones positivas y que si esto se aplicara en toda la gente, la tasa de violencia de género se reduciría espectacularmente. Apoyamos dichas afirmaciones, ya que la buena educación es fundamental. Hay que evitar que durante la educación de los niños y niñas de hoy en día, se muestren actos de violencia.

Maddi Asurabarrena, Mireia Elizaga, Arianne Prados y Amaia Reta 4.I


Niñas y educación Paquistán es uno de los países que no admiten la educación a favor de las niñas, ya que está dominado por los talibanes. Malala, una joven de 15 años, escribía un blog para la BBC desde 2009, en el que defendía los derechos a la educación de las niñas. Por ello, estaba amenazada de muerte por los talibanes. Estamos a favor de Malala, porque todas las personas del mundo son humanos, y los humanos tenemos derecho a la educación. Según estudios de la prestigiosa Universidad de Oxford, en Europa el 95% de las niñas tienen la oportunidad de estudiar, en Asia un 46%, en África un 17%, en Oceanía un 65% y en América un 77%. Nosotros hemos hecho una encuesta y la opinión de la mayoría (un 93,2%) es que todos los humanos deberían poder estudiar para así evitar el analfabetismo. Para poder solucionar este problema, la gente pide que en los países en los que las niñas no tienen oportunidad de estudiar se convoque un referéndum en el que las niñas puedan votar. Si en la votación el resultado final es a favor del estudio de las niñas, pedimos que puedan estudiar.

Gorka Ripa, Iñigo Ayesa y Daniel Zabala 4.I

textos argumentativos  

textos argumentativos escritos por alumnos de 4º ESO

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you