Page 1

CEIP SANTA MARÍA MAGDALENA. (Villamuelas) CEIP JOSE RAMÓN VILLA. (Mora) C. CONCERTADO MARÍA INMACULADA. (Mora)


Dedicado a personas que creen en una educaci贸n diferente. Sin vosotras, el viaje no hubiera sido el mismo. Para los alumnos implicados. 2010/2011


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

ÍNDICE PÁGINA PRÓLOGO…………………………………………………………….………………

5

CAPÍTULO I. CUMPLIENDO AÑOS…………………………………………………………………………………… 8

CAPÍTULO II. EL HERMANO DE VADOR…………………………………………………………………………..

12

CAPÍTULO III. EL REY OLVIDADO……………………………………………………………………………. 15

CAPÍTULO IV. LA ISLA …………………………………………………………………………………………… 17

CAPÍTULO V. EN ENTRENAMIENTO DE VADOR…………………………………………………………………….……

20

CAPÍTULO VI. MALAS NOTICIAS………………………………………………………………………………. 23

CAPÍTULO VII. EL CALLEJÓN…………………………………………………………………………….. 28

CAPÍTULO VIII.

3


LA CUEVA……………………………………………………………………………… 34 CAPÍTULO IX. NEGRENTUM……………………………………………………….. 41 EPÍLOGO………………………………………………………………………………. 51

LAS TIERRAS DEL ELEGIDO….…………………………………………………

53

¿CÓMO SE HIZO?............................................................................................

54


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

PRÓLOGO. EL COMIENZO OSCURO

Los valles de Eladrún son amplios, nada que ver con su vecino Ildren, donde el sol apenas alcanza a atisbarse en las tardes de primavera tras las altas cumbres que arropan los profundos cauces de sus ríos, ríos llenos de vida , fuerza rugiente y heladora...

En Ildren la vida es dura, asemejándose a sus rocas afiladas que coronan sus altas montañas. Una región donde el modo de subsistencia es sobre todo la caza y pequeños cultivos que a duras penas sobreviven en balcones ganados a la roca, rellenados con la tierra gris del fondo del valle.

Pasear por Eladrún, en cambio, es un placer para el caminante. Sus pequeñas poblaciones se extienden por una campiña repleta de luz y color. Los ríos recorren sus tierras con un suave caminar que invita al viajero a sentarse junto a su orilla, entre viñedos y tierras de labranza.

5


Eladrún próspero y con grandes riquezas, Eladrún próspero y con decenas de aldeas y villas que rodeaban a su capital Terenbür, la de las altas torres. Una ciudad blanca donde antaño poetas, actores, escritores, pintores, escultores y comerciantes convivían en uno de los mercados más prósperos del país. Se decía que uno no conocía lo que era el arte hasta que visitaba Terenbür y sus calles llenas de edificios labrados en piedra como esculturas vivas, o hasta que uno visitaba su castillo, el castillo del Rey Olvidado, baluarte donde muchos reyes famosos hubieran querido habitar.

Pero el esplendor de Eladrún se vio sometido…sometido al poder del mago Arkarón, señor de Ildren y ahora amo de Eladrún. Toda la belleza de esa región se encontraba bajo oscuros presagios, epidemias extrañas y hechos inquietantes procedentes de la magia oscura y negativa de Arkarón. Una tierra antaño bella y floreciente se encontraba, ahora, devastada y los habitantes de la capital y poblaciones cercanas se debían a Arkarón; se habían convertido en esclavos obligados a horadar las frías minas de Ildren en busca de un extraño metal de gran valor para el señor de Ildren. Se trataba del Negrentum, una roca negra y muy pesada, que la mayoría de los mortales consideraban sin valor. Qué equivocados estaban...

Arkarón, el de los mil nombres, señor de la oscuridad y del mal, señor del frío y el hielo, señor de la guarida de Bajarrud, la Gran Cueva; donde se hospedan sus espías y brujos de oscuros conjuros. Arkarón era ahora el amo absoluto, había


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

dominado con sus ejércitos a Eladrún y tenía defendido sus dominios por el Norte y por el Sur, por el Este y por el Oeste. Nadie osaba atacar sus dominios que últimamente se encontraban envueltos en una niebla gris. Nadie perturbaba su creciente poder y sus, cada vez mayores, reservas de Negrentum. Arkarón, con espías infiltrados en todas las aldeas, pueblos y ciudades.Era el dueño y señor, y hacía y deshacía a su antojo sabiéndose seguro de su poder.

Pero lo que ignoraba Arkarón, lo que sus espías nunca supieron averiguar ni descubrir es que, en ese momento, cuando más seguro se sentía, en una aldea llamada Molín, en el extremo Oeste de Eladrún, sometida a su maligno poder, acababa de ver la luz y llegar a este mundo Vador. Vador que sería recordado como Vador “El Grande”, Vador el dueño de la luz,... Vador el que se enfrentó a Arkarón y su poder oscuro....

15 años después....

7


CAPÍTULO I. CUMPLIENDO AÑOS.

Pronto, Vador cumpliría 15 años y entonces, como todo vecino del Reino, tendría que ir a trabajar a las minas de Arkarón.

Esto era obligatorio desde que Elendrún estaba bajo el poder de Arkarón, el temido por todos y al que muy pocos habían visto. Todo empezó con una extraña enfermedad, una epidemia de la que nunca se había oído hablar. La extraña enfermedad debilitó a los soldados de las murallas de Terenbür y descuidaron sus defensas. En esos oscuros días, en los que la capital de Elandrún se encontraba enferma, apareció el ejército de Arkarón frente a las puertas de las murallas. El mago, montado sobre un caballo negro de ojos rojos, dijo que venía a sustituir al Rey que daba muestras de no tener fuerzas para poder superar una epidemia. Los habitantes de Terenbür no querían entregar la ciudad a Arkarón y se prepararon para luchar. Tras varias batallas, el Señor Oscuro se hizo con todo el reino de Eladrún, pues sus hombres apenas tenían fuerzas para defenderse del temible ejército de Arkarón por la enfermedad que padecían.

Vador había oído esta historia de boca de su madre, cientos de veces, que solía acabar llorando cuando narraba como las tropas de Arkarón se llevaron a su padre a las minas, padre al que Vador no había conocido, pues él no había nacido aún. Siempre pensó que Arkarón estaba detrás de la enfermedad, pues le parecía demasiado fácil cómo sucedió todo. A su vez, Vador pensaba en la tierra de Ildren y


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

en sus hombres que, obligados por Arkarón,

LUZ Y OSCURIDAD

trabajaban en las minas para sacar

Negrentum. Allí, día a día, la gran cueva donde lo guardaban aumentaba y aumentaba sus reservas del maloliente y oscuro mineral. Todos se hacían una pregunta, una y otra vez, ¿para qué quería Arkarón el Negretum?, ¿Qué le hacía tan especial para que un pueblo entero estuviera obligado a trabajar como esclavo de un malvado mago?.

Mientras, a cientos de kilómetros de allí, los jóvenes y no tan jóvenes hombres que trabajaban para Arkarón se encontraban sin fuerzas y débiles. Arkarón no los dejaba descansar ni comer, porque quería el Negretum por encima de todo. El trabajo era siempre igual: se levantaban en el bosque a la salida del sol, caminaban hasta la mina y trabajaban allí durante doce horas, con un pequeño descanso para comer un estofado maloliente y beber un agua oscura que goteaba por las paredes de las minas. Hace años intentaron escapa, pero el ejército de sombras del mago lo impidió; desde entonces, además del sufrimiento del trabajo estaban obligados a llevar cadenas. Los niños y adultos no querían trabajar más. Arkarón y sus tropas oscuras los maltrataban para que trabajaran; estaban aterrorizados. Vador sabía que dentro de poco tendría que dejar la casa de su madre e ir a las cuevas durante 40 años, si es que conseguía resistir ese tiempo, pocos llegaban a esa edad en las minas. Esa era la obligación impuesta por el mago a todos los hombres mayores de 15 años.

Cada día que pasaba a Vador le quedaba menos tiempo para ir a trabajar a las minas y veía la tristeza en los ojos de su madre al saber que pronto se marcharía. - Madre, no te preocupes; seré fuerte y todas las noches pensaré en cómo salir de ese agujero. Su madre le miraba y decía: - Hijo mío, algo me dice que vas a ser alguien muy importante y me da miedo que eso te haga daño. Vador empezó a recordar su infancia. Sus primeros meses de vida no los recordaba bien. Pero por lo que le había contado su madre fueron felices y alegres.

Pero lo peor de su vida ocurrió cuando tenía 7 años, porque su hermano mayor de 14 años, desapareció. Todos decían que había sido obra de Arkarón, pero

9


él no lo creía. Vador estaba convencido de que su hermano escapó para no ir a las minas. También fue su peor año porque llegaban noticias de su padre que estaba enfermo, pero obligado por Arkarón tenía que trabajar en las minas, para recoger Negrentum y las noticias dejaron de llegar. Apenas quedaba una semana para su cumpleaños. En una semana los soldados

del

mago

acudirían

con

sus

armaduras

negras

y

sus

espadas

herrumbrosas a por él, lo encadenarían y lo llevarían a las minas. Esa noche Vador tuvo un sueño: Caminaba por un prado dorado y un ser gigantesco se acercaba a él y le susurraba al oído: - Ha llegado tu momento, la hora de que los justos se levanten contra la maldad... pronto tendrás noticias mías.

En el sueño él quería preguntar a la criatura, y saber más, pero despertó sudando. Cuando fue a levantarse observó que en su mano tenía un pedazo de hierba dorada.

Apenas le faltaban horas para ir a trabajar a las minas. Quería disfrutarlas de forma alegre. Fue una tarde muy divertida, con obra de teatro y música incluida. Los habitantes del pueblo que no estaban obligados a ir a las minas le prepararon una fiesta de despedida; pero Vador estaba triste, pronto tendría que marchar.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

En la fiesta lo pasó muy bien, bailó y, sobre todo, lo que más le disfrutó fue bailar con su amiga Lidia, que también cumplía 15 años. De Lidia le gustaba su sonrisa y su forma de ser. Eran amigos desde pequeños y siempre jugaban juntos. Eso hacía que se conocieran perfectamente. Solo echaba de menos a su mejor amigo de la infancia para que todo fuera perfecto… cuando acudían a la casa de la colina a jugar con su enigmático y querido amigo Nhull, hacía años que no lo veía.

11


CAPÍTULO II. EL HERMANO DE VADOR Hace años, el hermano de Vador, llamado Oiram, se escapó antes de que se lo llevaran a la mina de Arkarón, porque no quería perder su vida trabajando en las oscuras cuevas de Ildren. No sabía dónde ir. ¿Se uniría a un ejército rebelde?, ¿se escondería en la montaña? o… ¿huiría por el resto de sus días más allá del mar? No lo sabía. Lo que sí sabía es que Arkarón no debía encontrarle hasta que no estuviera preparado para vencer su maligno poder. Al final, decidió ir hacia las montañas.

Allí, Oiram se entrenó con uno de los mejores magos del reino. Quería acabar con Arkarón y debía dominar el arte de la magia. Además, fue capaz de rodearse de un pequeño grupo de elfos y duendes mágicos que también se estaban escondiendo. Eran rebeldes. Llegado el momento, se enteró de que se iban a llevar a su hermano a las minas. Pidió a varios de sus amigos elfos y duendes que le ayudaran a rescatarle porque estaba convencido de que Vador tenía algo especial. No debía caer prisionero. Era la última esperanza para vencer a Arkarón. Mientras tanto en Molin seguían en la fiesta de despedida de Vador, porque se iba a las minas. Vador ya había cumplido 15 años y, como se esperaba, estando en mitad de la celebración llegaron los soldados de Arkarón que reclamaron la presencia del joven. Él se despidió de todo el pueblo. Vador no se quería ir a las minas, pero no tenía más remedio. Sabía que si se resistía Arkarón podría pagarlo con los inocentes habitantes del pueblo, o peor aún, hiriendo a su familia. Así pues, a regañadientes, se puso a las órdenes de los soldados, que le empujaron hacia la salida de la aldea.

Cuando estaban llevando a Vador, se encontraron con Oiram que iba acompañado de sus amigos elfos y duendes, camuflados entre las copas de los árboles y apuntando a los soldados con sus arcos largos. Vador, junto a su hermano Oiram, luchó contra los guerreros enemigos. Uno murió y, desafortunadamente, el otro de los soldados enemigos escapó.

Oiram y su hermano Vador se abrazaron fuertemente, con lágrimas en los ojos, y se preguntaron interesándose por sus respectivas vidas, pues había pasado


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

mucho tiempo desde que Oiram desapareciera. Después, descansaron de la tensión del combate en medio del bosque, y se contaron miles de experiencias y noticias. El afortunado espía que sobrevivió a la emboscada de Oiram pudo avisar a Arkarón. El Señor Oscuro se enfureció enormemente. Inmediatamente, mandó un destacamento más numeroso de soldados, unos cien, para capturar al traidor de Vador y a los indeseables rebeldes.

Estando Vador, Oiram y su pequeño grupo de elfos y duendes en medio de tan entrañable conversación, aparecieron de la nada el centenar de enemigos oscuros que habían localizado el improvisado campamento usando la magia de negra de Arkarón. Empezó la primera de las batallas. Todos comenzaron a luchar. Los soldados de Arkarón eran cada vez más fuertes y numerosos. La mayoría de los duendes y los elfos disparaban con sus arcos pero los soldados enemigos tenían escudos y se cubrían con habilidad. Luchaban con fiereza y no tenían miedo. Vador y Oiram luchaban espalda contra espalda; luchaban juntos, como cuando eran niños.

Oiram comprendió que las posibilidades de victoria eran mínimas. Decidió quedarse y usar su magia blanca para retrasar el avance de los enemigos, mientras pedía a gritos a su amado hermano y a sus amigos que huyeran. - ¡Huid, insensatos! -gritó a sus compañeros- ¡Yo me quedaré para intentar detenerlos con mis poderes!

Vador no quiso abandonarle a su suerte, pero los elfos y duendes le convencieron. Salieron corriendo. Oiram pudo contener a los rabiosos soldados oscuros gracias a las lecciones del gran mago de las montañas. Llamó con conjuros al elemento fuego y creó una muralla de llamas ardientes que obligó a los enemigos a retirarse. Para mantener la muralla tuvo que concentrarse intensamente. Al final, agotado y débil por el esfuerzo, no pudo evitar que lo matara el jefe de los soldados enemigos que, atravesando las llamas cuando perdían intensidad, le clavó una espada en el pecho. Vador contempló impotente la escena desde lejos. - ¡¡Noooooo!! ¡Hermanooooo!

13


Sintió un fuerte dolor en el pecho, como si fuera a él a quien hubiesen clavado la espada. Vador estaba conmocionado. Acababa de reencontrarse con su hermano y, en un segundo, lo volvía a perder. Oiram se había sacrificado por él. Fue muy valiente. Nunca lo olvidaría.

Ya a salvo, aconsejó a los elfos y duendes que volvieran junto a los suyos y él tomó la decisión, no sabía si equivocada o no, de regresar a su aldea para estar con los suyos, con Lidia y su familia. Allí, le contó lo sucedido a su madre, quien lloró amargamente por Oiram, mientras Vador la consolaba con lágrimas en los ojos.

Una semana más tarde, los soldados malditos de Arkarón, le informaron de que Vador había regresado a su pueblo como un héroe y se ocultaba como un bandido. Arkarón, el señor del mal, el dueño absoluto de Ildren y Eladrún, no podía consentir que la chispa de la rebelión creciera entre el ignorante pueblo sometido. Había que dar un escarmiento a los que osaban poner en duda su poder y autoridad. La aldea de Molín debía ser castigada por su insolencia… Y Vador… apresado, silenciado, aniquilado…


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

CAPÍTULO III. EL REY OLVIDADO.

– ¡Despierta, Vador! - le dijo su madre Nereda con mucha ternura. Vador había estado durmiendo casi un día tras la dura batalla. –Madre…he tenido un sueño muy extraño. Me hallaba en una isla, al oeste de Ildren, donde su vegetación era abundante y muy frondosa. Había árboles con voluminosos troncos, y exuberantes copas de un verde muy oscuro. Oculto tras ellas había pequeñas chozas, donde habitaban unos niños pequeños y extraños. Ellos intentaron pelear conmigo, y al alzar mi mano para decirles que no quería pelear, apareció una marca de un sol en mi mano y ellos retrocedieron y asustados gritaron: – ¡Conocemos a tu padre! De pronto me desperté con este símbolo de un sol en mi mano.-

La madre rompió en sollozos, y le dijo: – Ese era el símbolo del escudo de tu padre. Él es el Rey Olvidado, y la marca de nacimiento que tienes en la parte de arriba de tu espalda, una corona, indica que tú serás el sucesor de tu padre, el Rey Olvidado. ¡Huye del pueblo y busca a esos niños, ellos te ayudarán! Vador partió a Esbardán, caminó durante dos noches. Cuando se encontraba ya cerca de Esbardán, empezó a oír unos ruidos extraños, era un campamento de trolls. Sus cuerpos estaban recubiertos con una capa gelatinosa verde, y desprendían olores nauseabundos. Entre el alboroto que tenían los trolls, Vador consiguió escuchar que se dirigían hacia el mismo lugar que él. Al oírlos se apresuró, tomó una barca en la orilla y remó rápido para llegar antes que ellos a Esbardán. Pasado un día llegó a la isla, tierra habitada por los escarlazos. Allí se encontraría con su destino… Mientras, Arkarón, ciego de ira, decidió mandar a su ejército para acabar con la inminente rebelión que crecía en Molin. Revisaron todas las casas de la aldea para encontrar a Vador; pero obviamente no le encontraron. Arrasaron todo el pueblo cubriéndolo en llamas. Los habitantes de Molin intentaron defenderse como pudieron, pero todos murieron, incluso la madre de Vador...

A lo lejos una chica corría hacia los bosques…

15


-¡Alto, no la matéis, nuestro señor ha dicho que la quiere viva, es muy importante para él- gritó uno de los comandantes. Lidia era aquella chica, trató de escapar pero no tuvo suerte. Atraparon a la joven y la llevaron con ellos hacia Ildren, así lo quería su señor. Vador sintió un escalofrío, algo no iba bien. Pero no sabía por qué. -Debo darme prisa, los trolls vienen hacia aquí - pensó. Y se adentró en los bosques de la isla de Esbardán. Allí estaban los árboles voluminosos, la frondosa vegetación y, por supuesto, las pequeñas chozas ocultas que había visto en sus sueños. -¿Hola?- gritó Vador.- ¿Hay alguien ahí? Poco a poco aparecieron pequeñas sombras que salían de las chozas.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

CAPÍTULO IV. LA ISLA

Mientras, muy lejos de allí, en su oscura casa, Arkarón lleno de ira, había intentado capturar a Vador y ese pequeño e insignifcante mocoso se le había escapado… pero aquello se solucionaría. Tenía ante sí a tres de sus mejores súbditos. Por un lado, Barak, el gigante rojo de las montañas, un guerrero cruel de más de dos metros y luchador experto; a su lado estaba Amántara, una bruja de aspecto frágil y una gran belleza que era su mejor aprendiz y llena de odio hacia todos los que vivían en la tierra del Rey Olvidado (cuentan que fue expulsada por el Rey Olvidado de Eladrún por ejercer la magia negra). El último era su favorito, su hijo Mhell, un joven que sería su heredero algún día. Les habló claramente: - Vador ha desaparecido. He enviado tropas a todos los rincones pero esos ineptos no sé si podrán encontrarlo. Tengo una misión para vosotros: dirigiros a la capital de su reino y esperar allí, ocultos. Algo me dice que ese mocoso acudirá a hacer una visita. Mhell le contestó: – Padre, se hará como quieras. ¿Pero será capaz de acudir a una ciudad que es nuestra y la tenemos ocupada? Arkarón comenzó a reírse con una carcajada que daba miedo y le dijo: – Acudirá, lo sé. Y vosotros lo cazaréis como a una presa, como un cobarde que es.

Vador estaba paralizado en medio de ese lugar mientras las sombras salían a la luz, resultaron ser unos pequeños seres de apenas un metro y caminaban con paso lento. Tenían el cuerpo lleno de pelo blanco y unos grandes ojos verdes. Parecían muy tranquilos y una sensación de paz y tranquilidad le llenó por completo, algo le decía que esas criaturas eran muy sabias. Vador habló con ellos. Realmente pensó que hablaba pues las criaturas parecían leer su mente y ellos le comunicaban sus pensamientos, era una especie de telepatía. Le dijeron que sabían todo lo que había pasado y que sabían quien era él: “el que debe ser coronado” . El más anciano de los seres se acercó a él, le habló y sin usar la telepatía, le dijo: – Vador, eres el hijo de un gran rey, como lo demuestra tu marca de nacimiento y muchas cosas se esperan de ti, yo soy el Viejo Blanco, jefe de esta tribu, te esperábamos desde hace mucho tiempo. Sé que estás sufriendo mucho, son

17


tiempos malos para todos, pero te ayudaremos…tenemos mucho por hacer, pero antes quiero contarte una leyenda: Hace mucho tiempo, tanto que solo nosotros los pequeños blancos, con nuestra memoria que pasa de hijo a hijo podemos recordar, el bien y el mal se enfrentaban, uno para dejar a los hombres en libertad y que pudieran elegir su camino y otro para esclavizarlos. Al parecer el bien derrotó al mal y el mal, conocido como La Niebla, fue enviado al interior de la montaña oscura para la eternidad. Al ser encerrado exclamó que llegaría el momento de su libertad. El bien, conocido como la luz, sabiendo que esa amenaza podía ser real creó una herramienta de paz para los hombres. El libro de la verdad, al parecer era un libro pequeño, sin nada especial, pero que cuando sea leído por el que lleva la marca del Rey encontrará en él la forma de hacer que el bien siga reinando en la tierra.

Vador escuchaba con cara de asombro. El tenía una marca así, ¿pero cómo podía ser él el elegido de nada, si no sabía cuidar a su pueblo? Empezó a temblar, pero el Viejo Blanco le tocó un hombro y algo le tranquilizó y le llenó de paz... - Tranquilo, tú eres quien salvará al pueblo del poder de Arkarón y tendrás la fortaleza para hacerlo. Ahora se acercan a la isla tropas enemigas, pero nos ocultaremos en nuestros escondites secretos. Es hora de preparar tu entrenamiento en la magia blanca. Pronto deberás partir a buscar el libro - . Caminaron a través del bosque y al llegar un claro el Viejo Blanco pronunció unas palabras y la tierra se abrió dejando ver unas escaleras que descendían hacia el interior. Todos los pequeños seres y Vador pasaron y la tierra volvió a cerrarse sin dejar ninguna huella de su paso. Mientras Vador, mucho más tranquilo le preguntó: - ¿Dónde lo encontraré?... el libro – El anciano lo miró y le dijo: - Lo encontrarás, donde siempre ha estado, en la ciudad del Rey, en Terebürn - . Mientras ellos se ocultaban los guerreros de Arkarón llegaban a la isla. No encontrarían a nadie.

En Terembur habían cambiado las cosas. La ciudad había sido conquistada por Arkarón. En la ciudad en la que antes había científicos, artistas y se podía vivir una vida tranquila ahora el miedo se veía por todos lados. Sus habitantes estaban bajo el control del mago y era un lugar oscuro donde la gente no salía a pasear porque era muy peligroso salir de casa al atardecer, era una locura porque había ladrones, seres oscuros, criaturas y gente muy malvada. Los sonidos de la noche eran aterrorizadores y todo en la gran capital blanca ahora todo era oscuro.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

Terembur estaba perdida.

LUZ Y OSCURIDAD

Atardecía en la ciudad cuando 3 poderosos seres

atravesaron sus murallas. Barak, el gigante rojo, comentó a Amantará: - Estoy deseando cazar a ese mocoso. Amantará siguió en su silencio habitual y fue Mhell quien le contestó. - Le cazaremos, pero no sé porque mi padre está preocupado por esta cucaracha de Vador, pronto tendrá el suficiente Negrentun para poder dejar en libertad a quien todos sabemos. - Los tres sonrieron al imaginar ese momento.

En una oscura mazmorra, sucia y maloliente, Lidia estaba encerrada. Tenía miedo, pero algo en su corazón le decía que tenía que ser fuerte. Unos pasos sonaron y apareció ante ella el despreciable mago, Arkarón se acercó y le dijo: -Vador no tiene

ninguna posibilidad contra mí ni mi ejército. Pronto te hará

compañía, pero por poco tiempo. ¡Ja ja ja! Lidia le aguantó la mirada y en cuanto se marchó un escalofrío recorrió su cuerpo y se puso a llorar.

19


CAPÍTULO V. EL ENTRENAMIENTO DE VADOR Vador había empezado su aprendizaje mágico con El Viejo Blanco. Al principio, le iban las cosas mal, porque era muy difícil el entrenamiento. El Viejo Blanco le pedía que se concentrara sólo en las manos, porque eran la clave para dominar la magia blanca. Pero concentrarse le suponía un gran esfuerzo, porque Vador aún no podía dejar de pensar ni en sus padres ni en Lidia. Trataba de relajarse y hacía todo lo posible, pero su mente volaba indomable hacia los recuerdos del pasado. El Viejo Blanco aprovechaba a la madre naturaleza para enseñar a Vador esa magia blanca que, como ya había demostrado su hermano Oiram, es aquella que busca el bien y dominar las fuerzas de la naturaleza para ayudar a los demás. Un día le pidió que se sentase al lado de una cascada y que tratase de relajar su mente en medio del ensordecedor ruido del agua al caer. Imposible. Otro día le exigió que levantase dos piedras del suelo con el poder de la concentración. Inútil. Vador se estaba haciendo un lío con toda esa magia blanca. La desesperación era tal, que El Viejo Blanco empezó a creer que no era él el elegido. Hasta que un día sucedió… Soñó de nuevo con el ser gigantesco: -“Vador, eres el escogido entre los escogidos. Eres la roca entre las rocas. Debes fundirte con la naturaleza. Has de ser piedra, árbol y pájaro. Has de ser fuego, agua, aire y tierra. Tan sólo debes creer en ti mismo y en la fuerza de la amistad”.-

Cuando se despertó lo comprendió todo. Lo que fallaba era que no tenía fe en sí mismo, que estaba inseguro, que tenía miedo a fallar. ¡Eso era! ¡Si cambiaba su actitud conseguiría lo que se propusiese! ¡Por fin! Se llenó de entusiasmo y energía y entonces… todo tenía una luz distinta, más brillante. Creía estar más despejado, más fuerte y más animado. Se sentía uno con el mundo. Y así fue. Cuando se juntó con El Viejo Blanco le pidió que le diese una última oportunidad. Éste le miró extrañado: -

¿Estás seguro, Vador? ¿Crees que lo lograrás?

-

Por supuesto, maestro. Ahora sí estoy preparado. Ahora me acepto tal y como soy, no tengo miedo

a fallar. Sé que puedo conseguirlo y lo demostraré. -

Está bien, Vador- dijo escéptico el pequeño ser- Tu prueba será la siguiente… Sé pájaro y vuela alto, sé ratón y explora las minas, sé viento y vuelve hasta aquí.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

Y así lo hizo. Se concentró de tal manera en sus manos que su espíritu se unió al de un águila que voló hasta las minas. Una vez allí, con la fuerza de su concentración, pudo ver a través de los ojos de un ratoncillo cómo era la vida en las minas. Eran oscuras, había goteras, un frío intenso. Solo daban de comer un trozo de queso, pan duro y un cacito de agua maloliente. Los guardias castigaban con látigos de puntas de hierro afiladas a todos los mineros. Los maltrataban hasta que gritaban de dolor. Al que se ponía enfermo lo encerraban hasta que se recuperase o muriese. El Negrentum lo acumulaban en sacos que cargaban a las espaldas y lo transportaban hasta las galerías más profundas de la mina, donde los herreros lo fundían para que los alquimistas y hombres de ciencia de Arkarón, construyeran una especie de gran mecanismo con el que perforar las entrañas de la Tierra. No sabía aún el motivo. Lo que estaba claro es que todo allí abajo era sudor, gritos y llanto. Después de esta horrible visión, Vador fue capaz de fundirse con el aire y regresar a su propio cuerpo, que se despertó con una pequeña convulsión. -

¡Maestro, maestro, lo he conseguido!- exclamó exultante.- He volado por las

nubes, he visto la crueldad de las minas de Ildren y he controlado el viento. ¿Estoy preparado ya?-

¡Ay, joven impetuoso! Aún no. Aún no. Falta controlar más la magia. Pero has

dado el gran salto. Pronto la dominarás.Después de muchos días más de entrenamiento, Vador ya estaba preparado para irse a Terembur en busca del libro del que El Viejo Blanco le habló días atrás. Precisamente allí, en esa ciudad antaño gloriosa, sus enemigos se preparaban igualmente para capturarlo. Mhell, Barak y Amantará se reunieron en una taberna y planificaron cómo capturarían a Vador. Decidieron extender el rumor por todo Terembur de que quien encontrara o diera alguna pista de Vador tendría una recompensa (falso, porque encerrarían también al traidor). -

Y si tiene amigos que le avisen y le quieran ayudar qué…¿Qué hacemos? No

funcionaría- Preguntó Mhell, que no estaba seguro de la idea.-

Muy sencillo, amigo. También extenderemos el rumor de que tu padre,

Arkarón, quiere acabar con la vida de su queridita Lidia. ¡Jajajajaj!- rió con maldad Amantará. -

¡Claro! De esta forma, los que no le conozcan le traicionarán para obtener la

recompensa y sus amigos le enviarán a una trampa mortal si decide ir a rescatar a Lidia. ¡Qué lista eres, Amantará! Aunque yo prefiero aplastar cabezas, je je je .- Nunca se me hubiera ocurrido –dijo Mhell- Muy bien. Barak y yo, empezaremos a crear la trampa para esa cucaracha ofreciendo dinero por su cabeza y mintiendo

21


sobre la suerte de Lidia. Amantará, tú mientras tanto busca un conjuro que nos ayude a atraparlo. Dicho y hecho. Amantará, la bruja aprendiz de Arkarón, comenzó a probar nuevos y maléficos conjuros. Experimentó con una poción capaz de controlar a todos los cuervos de la ciudad para que detectasen a cualquier persona relacionada con Vador, incluido él mismo. Si se atrevía a entrar en la ciudad y los cuervos le divisaban, irían directamente a Amantará para indicarle dónde atraparlo. Por su parte, Barak, el guerrero, caminaba por las calles de la ciudad vacías y sin nadie que protestara por ellas. A los pocos que veía, les engañaba con lo de la recompensa. Los habitantes estaban resignados a su suerte refugiados en sus casas. Barak detestaba esa cobardía; deseaba que la gente se revolucionara y se resistiera, porque así… ¡él podría luchar por fin! Deseaba entrar en acción. Por último, Mhell siguió extendiendo el rumor al hablar con los nobles de la ciudad, los sacerdotes, los doctores, los mercaderes, etc. Mientras lo hacía, descubría su malestar, sus problemas, su indignación y el odio hacia su padre. Mhell, estaba descubriendo las consecuencias de tanta crueldad. Él quería dominar y tener poder, sí, pero no a costa del sufrimiento de la pobre gente. Él se acordaba de cuando era pequeño y jugaba con los niños que había en la calle y cuando jugaba en las colinas con su amigo... ¿Cómo era su nombre?. Se divirtió mucho entonces. No le parecía bien. Su corazón se estaba ablandando. “No puedo fallar a mi padre ahora” pensó. Había que atrapar a esa rata de Vador sin contemplaciones, pues amenazaba su propio futuro. Al finalizar el día, el rumor se extendió por todos los rincones de la ciudad: la trampa ya estaba colocada. Faltaba la presa.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

CAPÍTULO VI. MALAS NOTICIAS. Al amanecer Vador partió hacia Terembür. Después de despedirse de sus nuevos amigos y de su ya muy querido el Viejo Blanco. Tras llegar a tierra firme comenzó su largo viaje. Su viaje transcurrió por: valles verdes y llenos de vida que se transformaron en montañas; montañas que dieron lugar a llanuras de grandes lago… incluso tuvo que cruzar un gran río jugándose la vida. Durante todo su viaje, Vador no encontró a nadie, avanzaba por tierras deshabitadas hacia su destino.

Tras semanas de camino, al subir a la cima de una montaña divisó Terembür. Su objetivo, pensó. Al descenso de la montaña notó que algunos ojos le miraban. Y así era. Tras unos árboles se encontró con algunos de los duendes y Elfos que le habían ayudado a escapar durante la batalla en la que su querido hermano dio su vida por él. Parecía que fue hace tanto tiempo. Se abrazaron de nuevo: - Soy Almantar, jefe de los duendes, ¿te acuerdas de mí?- ¡Claro, amigo!¡Claro que te recuerdo!. ¡Dame un abrazo!-dijo Vador alegremente. Y acto seguido, una Elfa de ojos brillantes y vestida con ropas de guerra le dijo: - Te estábamos esperando. Has tardado un poco…- ¡¡Nhull!! - exclamó Vador lleno de alegría y respeto a la vez- ¡Mi reina elfa! Siempre tan amable y cortés -dijo arrodillándose- ¡Qué sorpresa haberos encontrado! Durante mi ausencia no he tenido noticias vuestras, pero decidme, ¿qué hacéis aquí?-El Viejo Blanco, al que nosotros también conocemos, nos avisó de tu llegada y, ya ves, te estábamos esperando...-Nhull no sabía cómo comunicarle la realidad cruel a la se enfrentaba Vador, pero su templanza y compostura de reina le hizo ser franca, directa y valiente- Me temo que os tenemos que comunicar una mala noticia, mi querido Vador. Tu madre...-todos los presentes miraron al suelo, tristes y emocionados- ..tu madre ha muerto… y Lidia ha sido capturada. -¡¿Es una broma, verdad?!- exclamó Vador. -No, no lo es. Las tropas de Arkarón arrasaron tu aldea. Sentimos muchísimo haber sido nosotros los portavoces de tan triste noticia. Cuenta con nosotros para lo que quieras.

Vador se desmoronó, y se puso a llorar lleno de dolor y de rabia. En ese instante, por su mente pasaron los momentos de su infancia cuando estaba en su

23


aldea en compañía de todos, en especial con su madre y con su hermano. Ahora se encontraba solo, sin madre y sin hermano. Su infancia había sido muy feliz, ya que, en su aldea Molin, todo era felicidad. Y Lidia.Lidia, su amiga, su amiga a quien realmente quería y amaba, había sido capturada por ese oscuro ser. En ese momento, una furia interior comenzó a crecer pero recordó algunas de las enseñanzas del Viejo Blanco y consiguió calmarse. Acabaría con la maldad de Arkarón, se prometió, y lo gritó al viento: - ¡Acabaré contigo y con todo el mal que llevas al mundo! ¡Y no descansaré hasta conseguirlo!Nhull, la reina de los Elfos, abrazó fuertemente a Vador, más como una amiga que como una reina, hasta que fue tranquilizándose. Tras ese instante continuaron la conversación. -Tenemos otra noticia que darte. En Terembür se encuentran unos mercenarios de Arkarón. Nuestros espías en la ciudad se están jugando la vida pero han conseguido obtener información. Se llaman Mhell, Barak y Amantará, ellos quieren capturarte y si no pudieran, también matarte. Darán recompensa a quién informe de tu paradero, den noticias de ti, les ayude... la gente tiene mucho miedo. -¡¿Mhell?! ¡Yo conozco a un Mhell! . No puede ser. Coincidí con él varios veranos en las colinas. Pasé muy buenos momentos con él. ¡No puede ser! -Sí, Vador. Tu amigo es hijo de Arkarón. ¿No lo sabías? Cuando lo conociste estaba oculto en las colinas, vivía con su madre que escapaba de Arkarón, con el que había tenido un hijo... Mhell. Arkarón lo descubrió y envió a su madre a las minas. A su hijo lo sometió a su magia y lo convirtió en un gran guerrero y en su heredero. Es muy peligroso, pero algo me dice que podemos conseguir que el encantamiento desaparezca. Tal vez habría que capturar al que intenta capturaros dijo Nhull con una sonrisa en sus labios. -Nunca supe quién era, ni los sufrimientos que pasó. ¿Qué le haría Arkarón para convertirlo en mala persona?... En fin, ya lo descubriremos. Ahora busquemos resguardo y descansemos. Mañana proseguiré mi camino hacia Terembür y entraré en la ciudad. Debo encontrar la pista del libro blanco y rescatar a Lidia.

Al día siguiente, Vador partió hacia las murallas de la ciudad. Acordaron que los Elfos y los duendes, junto a su ejército, esperarían en el bosque. La reina Elfa, mientras, intentaría seguir a Vador en secreto. Además, para ayudarle, prepararía armas en lo más profundo del bosque, para que los espías del señor oscuro no lo descubrieran.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

Vador llegó a las puertas de Terembür. Haciendo caso a los consejos de sus amigos, no podía pasear con su forma humana sin correr el riesgo de que alguien lo reconociera. Por ello, se concentró y utilizó su magia para transformarse en una serpiente y adentrarse en la ciudad sin ser visto por los ciudadanos amantes de las recompensas o sus malvados enemigos. Hasta los propios cuervos oscuros que Amantará había hechizado fueron engañados, al no captar su presencia. Una vez dentro de la capital de Eladrún, y oculto entre las sombras, se dirigió por sus laberínticas calles hasta el Castillo de Rey Olvidado. Cuando llegó al castillo, no le fue difícil pasar adentro camuflado como estaba. Buscar la celda donde estaba retenida Lidia le llevaría algo de tiempo. Pasó entre rendijas, huecos de puertas y agujeros que el viejo castillo tenía. Ningún guardia se percató de su presencia. Al final, llegó al salón del trono. En aquel lugar, rígido y congelado cual estatua, se encontraba... ¡El Rey Olvidado ! ¡Su padre! Una

magia

muy

fuerte

le

había

convertido

en

hielo.

Se

concentró

y

sorprendentemente vio que su padre estaba vivo, pero que una magia muy oscura le tenía en ese estado. Intentó utilizar los trucos de Telepatía que había aprendido y consiguió "hablar" con su padre, al que nunca había llegado a conocer. - Padre, ¿por qué no he sabido nada de tí en todo este tiempo? – -Lo siento hijo, pero al poco de nacer tú, tu madre y yo decidimos que ella se haría pasar por una campesina para evitar que os capturara Arkarón. El maldito mago arrasó todo y mandó a los hombres a las minas. A mí me dejó hechizado para la eternidad. El resto de la historia que te contó tu madre, sobre que yo estaba en las minas, era para que no descubrieras donde estoy y Arkarón no te capturara.-Padre, lo siento tanto. Te liberaré, ¿Qué puedo hacer?- Noto mucho poder dentro de tí. Te hará falta hijo mío, te hará falta. Para liberarme tendrás que

derrotar al que me hechizó: Arkarón-

- Lo intentaré. Pero necesito el libro blanco.- Así es, hijo. El libro blanco, el libro blanco. Está oculto para no ser destruido por nuestros enemigos. En las colinas, allá donde jugabas de niño, hay unas cuevas, las cuevas de fuego... Busca en su interior. ¡Ve y recupéralo!. Solo los elegidos pueden abrirlo. Ve con cuidado.- No te preocupes. Tendré cuidado. Pero antes liberaré a mi amiga Lidia. No puedo permitir que la suceda algo. Arkarón ya ha acabado con demasidos inocentes.Justo cuando acabó la frase, un crujido se escuchó a su espalda. ¡No estaban solos!

25


Mientras tanto en la isla de Ebardán, el Viejo Blanco sabía que la guerra entre el bien y entre el mal se avecinaba, reunió a todos los seres de la isla en asamblea. -El momento ha llegado -sentenció-. El elegido ha partido en busca del libro que nos liberará de la crueldad de Arkarón, pero él solo no podrá. Necesita de nuestra ayuda, quizás incluso de…- De repente el Viejo Blanco se quedó pensativo…. - De…¿No estarás insinuando que…? - dijo uno de los extraños seres de la isla. - Sí, mi queridos amigos, sí - susurró con los ojos brillantes.- ¡Rápido, qué Vizim toque el cuerno de los ancestros!.

Vizim, hijo de Erren, heredó de su padre la custodia del cuerno de los ancestros. Era el único ser en aquella isla capaz de soplar con la fuerza necesaria para poder hacer sonar el mágico instrumento y así fue… No había sido necesario tocar el cuerno de los ancestros desde que La Niebla fuera encerrada, pero el Viejo Blanco consideró necesario que así fuera.

Su estruendo rompió el silencio en la isla. Nadie se movió y no había ruido…

De repente el suelo se oscureció, la noche llamó a las puertas, y apenas llegaba un rayo de sol a la isla. El Viejo Blanco se sonrió. -¡Mirad al cielo!- gritó una de las criaturas. Allí volaban majestuosos los Daragám: la última raza de dragones viva. Seres colosales, cuyas alas recordaban la gloria de tiempos pasados. Seres que Vador ya había conocido a través de los sueños. Seres milenarios que de nuevo acudían a la llamada del bien.

-...“Negrentum….”- pensaba Arkarón-“preciado Negrentum”. Nadie conocía la razón de la importancia de este elemento, solamente él. “Es momento de liberar a la Niebla. Ese crío insensato no conseguirá derrotarme y presiento que está acercándose peligrosamente a su objetivo.” Pensó, sabedor de que Vador se hallaría, seguramente con toda probabilidad, en Terembür, aunque sus ineptos secuaces no le informaran de ello ni nadie le hubiera visto. Cerró la puerta de la sala de conjuros de un golpe y cogió un libro viejo y polvoriento. - Esa maldita Niebla solo atiende a una razón: el Negrentum…- pensaba para sí.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

El oscuro mago sabía que quien tuviera el Negrentum en su poder controlaría al terrible ser y su máquina perforadora estaba lista. Caminó por oscuros túneles hacia lo más profundo de las montañas: - “Artarán disimen isit viras”- susurraba cada vez más fuerte…Algo malo se avecinaba. Un chillido horripilante y monstruoso se escuchó por todos los valles desde Ildren hasta Terembür.

Un escalofrío recorrió la espalda de Vador en ese

preciso momento. Algo o alguien estaba en esa sala junto a él... llegó el momento de la acción, de dejar de ocultarse. Se despidió de su padre, regresó a su forma humana y, dando la vuelta, se encaminó hacia el ruido que había escuchado.

Mientras, a miles de kilómetros de allí, Arkarón, gritaba a la temible y gigantesca bestia aún enterrada: -¡Pronto serás libre! ¡Yo, Arkarón, seré tu liberador, tu único amo y señor!-y cada vez gritaba más histérico - ¡Oh, Invencible Niebla!¡Recupera tu poder arrebatado! ¡Ruge y ven a mí!¡Extermina a mis enemigos!

27


VII: EL CALLEJÓN

Su respiración era acelerada, notaba los latidos del corazón que parecían salirse de su pecho. Invocó el conjuro de la luz y las sombras fueron desapareciendo... Algo en su interior le hacía estar alerta, pero la luz iluminó la sala del Rey Olvidado y allí no había nadie. Poco a poco la luz se apagó de nuevo y a Vador le quedó la sensación que alguien le seguía observando, no se la podía quitar de encima. No podía perder más tiempo. Había que seguir buscando el libro blanco y debía encontrar a Lidia, tal vez estuviera en el castillo como había oído susurrar en algunas casas mientras llegaba al Castillo atravesando la ciudad. Algunos aldeanos hablaban de que Lidia estaba presa en el viejo castillo. Era el momento de demostrar lo que había aprendido en Ebardán, de concentrarse en medio de tanta tensión y tanto miedo. Vador logró vaciar su mente de todo pensamiento y visualizó todos los rincones del Castillo Olvidado. ¡Y por fin lo comprendió! ¡Allí no había nadie! Lidia no se encontraba en ninguna mazmorra ni sala de la fortaleza. Se temió lo peor, Lidia seguramente estaba en las oscuras montañas del mago... debía rescatarla, pero tenía una misión más importante, salvar al pueblo del oscuro mago y para esto debía encontrar el Libro Blanco, esa era su principal misión.

Salió del castillo en dirección a las colinas, la noche envolvía todas las calles. Solo los pasos de las botas de la guardia de élite de Arkarón se escuchaba de fondo. Tenía que ir con cuidado, pues sabía que le querían capturar y no sería agradable si así ocurriera, dibujos suyos se veían por todos lados, colgados de las paredes como alguien peligroso. Él sabía que los habitantes de la ciudad tenían miedo y gritarían llamando a la guardia si le vieran. Su poder iba en aumento pero aún no tenía el suficiente poder para derrotar a Arkarón, necesitaba el libro blanco y, por supuesto, no solo tenía que derrotar a Arkarón, sino a todo su ejército y eso no lo podría hacer solo. Estaba en medio de tales pensamientos cuando una lechuza blanca se aceró hacia él. Se quedó mirándola y ella le miró con sus grandes ojos blancos y, de repente, la lechuza le habló: - Vador, soy Namarek. La mensajera del viento. Me envía el Viejo Blanco para traerte buenas noticias.Vador, sonrió y le dijo: - Namarek, ¿Qué noticias son esas? La lechuza lo miró y pareció sonreírle. "¡Una lechuza sonriendo!" pensó Vador"cada día descubro algo nuevo". - Se ha hecho la llamada, se ha utilizado el gran cuerno y los Daragám vuelan en nuestra ayuda.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

Vador exclamó: - ¡Imposible! ¡Esos seres no existen!¡Son pura leyenda! Namarek le miró y le dijo en un susurro - Sí existen. Son seres con más de diez mil años de antigüedad. Muy poderosos, una gran ayuda que nos hará falta para derrotar al mago.Vador contestó: - Si estás en lo cierto, y no dudo de tu palabra, amigo, con los Daragám todo es posible. La victoria es segura.La lechuza observó en Vador un exceso de confianza, un punto débil sin duda. Así que reflexionó sobre su respuesta y corrigió a Vador: - El poder y fortaleza de los Daragám no son absolutas ni decisivas, Vador. No puedes depender sólo de ello. Te voy a confesar algo... únicamente con la ayuda de todos los hombres libres del mundo, los elfos, los duendes, los Daragám y, sobre todo, mucha suerte, podremos derrotar al terrible mago. Su poder es increíble y también tiene criaturas que vuelan, de incalculabre fiereza, los temibles Diablos de la Noche, los Parakán... Eso sin contar con la posibilidad de que libere a Niebla, el monstruo más maligno y terrorífico de todos los tiempos. El Mal hecho bestia. Yo espero que no tengas que enfrentarte solito a ninguno de ellos. Solo el libro blanco evitaría una gran guerra, pues el libro blanco y el elegido pueden derrotar a Arkarón. Recuerda: no subestimes al mal y apóyate en el bien. De pronto la lechuza calló y alertó a Vador: - Noto unas presencias malignas cerca de aquí, ¡escóndete, rápido!Tras decir eso salió volando. Vador notó un escalofrío que le recorría la espalda, alguien venía por el oscuro callejón lateral hacia él y venía con muy malas intenciones.

El pueblo del Viejo Blanco volaba hacia el bosque en el que se escondían los elfos y los duendes. Lo hacían a los lomos de los Daragám. Él lo hacía encima de su amiga Daxha, la más sabia de los Daragám. Los elfos les habían enviado un mensajero indicando el lugar de reunión. Desde allí esperarían acontecimientos. Si Vador conseguía el libro blanco le acompañarían hacia las montañas, las montañas de Ildren, donde derrotarían a Arkarón. Pero si no conseguía el libro blanco también acudirían. Sería su fin, una derrota anunciada, pero sería una derrota con valentía. Una derrota luchando por la libertad de los esclavos de las minas y por un mundo mejor. Al menos, sería una derrota digna. Daxha habló con la voz de la sabiduría y con un rugido tan fuerte que parecía un trueno:

29


- Mi pueblo y yo nunca creímos que volveríamos a escuchar el cuerno ni que tendríamos que venir en busca de la paz. Los humanos nunca aprenden, siempre en guerra, siempre luchando entre sí. ¿Cuándo aprenderán a convivir en paz?El VIejo Blanco se quedó pensativo y murmuró: - Espero que este sea el principio de un mundo en paz. Así lo anhelo con todo mi corazón.Daxha suspiró y comenzó a descender hacia el bosque.

Un terrible sonido que helaba las venas al que lo escuchara, un sonido temible que hacía que el miedo fuera cosa de niños sonaba en las profundidades de las minas de Negrentum. La máquina de Arkarón funcionaba a toda velocidad perforando las entrañas de la tierra, mientras el conjuro de Arkarón sonaba una y otra vez. La Niebla ya estaba en camino y pronto podría salir a la luz... Los pocos que no habían olvidado su nombre, solo con un leve recuerdo de ese ser, quedaban paralizados por el miedo durante unos instantes. Arkarón estaba satisfecho. Dentro de poco todo cambiaría y nadie habría podido detenerle. Tenía noticias de que los Daragám habían vuelto, se les había visto sobrevolando los cielos de Elendrún, pero sabía que en poco tiempo ni los Daragám, ni ninguna criatura viva, podrían detenerle porque a su lado estaría rugiendo... la Niebla. Además, ese ignorante e inocente Vador, había caido en la trampa preparada por su hijo y sus compañeros: había acudido al castillo donde estaba congelado el viejo Rey y había extendido el rumor por la ciudad de que Lidia se encontraba allí. Le recibirían como se merecía. Cuando lo capturaran le haría ver a su amada para luego encerrarlo en el lugar más profundo de las minas para que nadie volviera a hablar de él nunca más... una sonrisa llegó a sus labios, que dio paso a una sonora y maléfica carcajada, todo marchaba bien, todo discurría como había planeado y el poder sobre todo ser vivo sería absoluto. Él era el que dictaba las normas y nadie se atrevería a levantarse contra él nunca más, no pudo dejar de reír con una risa cada vez más fuerte que se unió al ruido de la excavación den la mina. Todo aquel que estaba esclavo en la mina se estremeció de miedo.

Vador esquivó el hacha que llegaba desde el callejón por muy poco... un ser gigantesco, un gigante de pelo rojo apareció detrás del arma corriendo hacia él


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

dispuesto a todo con otro hacha entre sus manos. Tenía que actuar. Invocó el escudo de fuego y el siguiente golpe quedó convertido en un polvo humeante al chocar contra el escudo. Mientras se concentraba en el gigante por el rabillo del ojo vio que un hechizo de congelación avanzaba hacia él. Lo había lanzado una bruja muy guapa y... ¡ Tenía que detenerlo !... con su otro brazo se concentró y paró el conjuro lanzando un hechizo que hizo rebotar el anterior paralizando a la bruja... Amantará quedó congelada y no podía creer que un muchacho hubiera sido capaz de lanzar un hechizo de escudo y al mismo tiempo hacer rebotar el conjuro de congelación que ella había lanzado.

Mientras, el gigante sacaba otro hacha de su

espalda - ¡ Cuántas armas tenía ese hombre ! y estaba dispuesto a golpearle cuando... una flecha atravesó el aire clavándose en un lugar de su cuerpo que haría que el gigante no se sentara más en un tiempo. De las sombras apareció Nür, con un arco destensado y una sonrisa en sus labios. La sonrisa se convirtió en una mueca, pues algo le golpeó en la cabeza y cayó al suelo inconsciente. Todo estaba pasando muy rápido Una voz sonó en las sombras. - Viejo amigo, jajaja. ¡Hoy ha llegado tu fin!Vador replicó: - Mhell, amigo. ¿Cómo has llegado a convertirte en algo así?. ¿Dónde está tu bondad?-

Mientras hablaban, Barak intentaba quitarse la flecha de las posaderas, no sin dolorosos resoplidos, y Amantará seguía congelada, aunque sus ojos miraban con fiereza a Vador. - Yo sigo siendo el de siempre. Pero tú, aprendiz de brujo,jajaja. Me das pena... ¿Cómo te atreves a intentar derrotar a mi padre? Nunca lo conseguirás.Vador observó a su amigo de la infancia y descubrió que en sus ojos había una niebla desconocida, algo le hacía actuar así. ¡Estaba bajo un hechizo muy poderoso! Mhell desenvaino su oscura espada. - Amigo, te voy a liberar - Y concentrándose, buscó en su interior un hechizo adecuado, que liberara a su amigo, pero que no le dañara. Lanzó una bola de luz azul sobre su antiguo amigo en el preciso momento que le atacaba preparando un golpe mortal con su espada. Si había un resquicio de bondad en su corazón, aquella energía lo haría cambiar. Si sólo había maldad, no habría nada que hacer y Vador no tendría tiempo para defenderse, había confiado todo al verdadero ser de su amigo, ¿habría acertado?.

31


Mhell sufrió un escalofrío, lloraba, reía, gritaba, se quedaba quieto, lloraba de nuevo, se retorcía en el suelo, gritaba y de repente quedó en silencio... así estuvo un buen rato hasta que levantando la cabeza lo miró de nuevo, con sus ojos claros y limpios como Vador los recordaba: - ¡Soy libre! ¡Vador, soy yo de nuevo!¡ Soy libre! En el fondo de mi corazón no creía en mi padre ni en sus oscuros propósitos, pero envenenó mi corazón para que se volviera negro como su Negrentum. ¡Gracias por salvarme, Vador, gracias! - le dijo, dándole un gran abrazo- ¡Derrotemos a mi padre! en memoria de nuestras madres y de todos los que han sufrido bajo el poder del oscuro mago- exclamó mientras se levantaba del suelo - ¿Y Lidia?. En la ciudad pude escuchar algunas conversaciones de los aldeanos que hacían pensar que Lidia estaba aquí. - Todo ha sido una trampa preparamos un rumor por la ciudad para que vinieras al castillo, lo que no esperamos es que estuvieras acompañado de una bella elfa comentó mientras miraba a la reina de los elfos... -Nos lo inventamos para atraparte. Mi padre tiene a Lidia a su lado todo el tiempo. Sabe que es tu punto débil., pero debemos ir a por el Libro Blanco - Pues manos a la obra, Mhell. Me habéis hecho perder un tiempo precioso. Debo encontrar el libro blanco. - No lo dudes. Cuenta con mi espada y mi agradecimiento eternamente. - ¿Qué pasa con tus amigos? - Si yo albergaba algo de bondad en mi interior, te puedo asegurar que estos dos tienen el corazón más negro que el Negrentum. No pierdas tiempo en ellos. Son esclavos del poder oscuro de mi padre. Dicho y hecho. Los dos despertaron a Nhull, la reina elfa, y Mhell le pidió disculpas. - Nhull, no sé cómo te las has arreglado para seguirme ni encontrarme, pero me salvaste la vida. Te debo una. -le agradeció Vador. - Era mi deber; gustosa hubiera dado la vida. Tú nos debes salvar a todos, ¿recuerdas? - Ejem, sí... Y compruebo que necesito la ayuda de todos mis amigos, tal vez no sea lo suficientemente fuerte para esta misión. - Eres valiente, decidido y eres capaz de todo lo que te propongas, pero ahora dejemos de parlotear. Presiento que la Niebla es casi libre. Debemos ir por el libro blanco inmediatamente. A las cuevas que te dijo tu padre. ¡ Rápido ! Y los tres salieron corriendo por calles de Terembür, esquivando las patrullas de Arkarón, en dirección a las colinas.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

En el oscuro callejón Amantará comenzaba a poder mover la boca y lanzó un hechizo de descongelación. - ¡Maldito seas, Vador !¡ Y maldito seas tú también, Mhell!. Os capturaré. Lo prometo.Se acercó a Barak y le quitó la flecha de las posaderas sin ninguna delicadeza. El grito del gigante rojo retumbó en toda la ciudad. Sería todo lo grande y fuerte que quisiera, pero su trasero era tan sensible como el de cualquier hombre. Ambos se lanzaron tras los pasos de Vador y sus amigos. Había que darles caza antes de que encontrasen el libro blanco.

33


VIII: LA CUEVA

Vador, Mhell y Nhull consiguieron unos caballos en los alrededores de Terembür. Fueron a galope hacia las colinas. Por el camino, la lechuza mensajera del viento, se colocó planeando cerca de Vador, y en pleno vuelo, le habló telepáticamente: -Amigos, vais veloces hacia las colinas. Pero vais solos y la búsqueda puede alargarse. ¿Qué deben hacer los Elfos y los duendes? ¿Hacia dónde deben volar los Daragám?- Tienes razón, estimada lechuza. Solos tardaremos mucho tiempo en encontrar el libro. Necesitamos toda la ayuda posible. Todos ellos esperan ocultos en un bosque cerca de Terembür. ¡Vuela alto y avísales para que se dirijan hacia las colinas!Y así fue. La lechuza voló tan rápido como pudo para dar la noticia cuanto antes. Cuando por fin llegó cerca de Terembür y localizó a los aliados del bosque, les dijo que se pusieran en marcha y se dirigieran a las colinas. Lo mismo les comunicó al Viejo Blanco y a su pueblo que volaba con los Daragám. Tras medio día de viaje, todos los amigos y aliados de Vador se juntaron en las colinas. Después de los abrazos y presentaciones oportunas, la lechuza se acercó a Vador, que se hallaba junto con los jefes de las razas presentes, y les comunicó lo que vio durante su viaje: - Amigos míos. He de advertiros que el gran gigante rojo y esa bruja malvada os observan desde cerca. Los vi seguiros durante mi vuelo a Terembür. Podrían estar aquí mismo y chivar nuestra posición al enemigo. ¡Son un peligro!- ¡Es cierto! – exclamó Mhell- Si llega el ejército de mi padre por sorpresa pueden vencernos sin problemas. No tenemos las defensas preparadas.- Mmmm… Tienes razón –Dijo Nhull- ¡Enviaré a mis Elfos para atraparlos!-¡Espera!-

ordenó

Vador-

Puede

que

nos

sean

útiles…No

podemos

entretenernos ahora. Primero encontraremos el libro y lo haremos con sigilo. Después haremos lo siguiente...Vador les detalló cómo podrían engañarlos...Cuando acabó alguien dijo: - No se hable más –zanjó el jefe de los duendes- Abramos el telón y que comience la función de nuestra victoria. Esta estratagema del Gran Vador será recordada por mucho tiempo. ¡Ja ja ja!- ¡Ja ja ja!- rieron todos. Ahora tocaba buscar…Todos se dieron cuenta de lo difícil de la misión. ¡Había decenas de cuevas que explorar! ¡Podrían tardar semanas en encontrar el libro!


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

Vador comprendió inmediatamente que era cuestión de trabajo en equipo. Y en este caso, la organización era fundamental. Así pues, dio la orden de separarse en grupos para buscar el libro en las diferentes Cuevas de Fuego. Por un lado, irían Vador, Mhell y Nür que explorarían el interior de las cuevas del norte; los Elfos lo harían con las del este; los duendes las del oeste y el Viejo Blanco y sus amigos peludos se introducirían en las del sur. El último grupo, los Daragám y la Lechuza, sobrevolarían la zona desde el aire. Era de vital importancia encontrarlo cuanto antes. Vador se dirigió a sus aliados desde lo alto de una gran piedra a voz en grito: -¡Adelante, amigos! ¡Que comience la búsqueda! ¡Que comience el final de Arkarón! ¡Fuerza y Honor!–gritó Vador con entusiasmo. - ¡Fuerza y Honor!- gritaron todos al unísono- ¡Viva Vador! Y se dispersaron como habían acordado. Mientras tanto Barak y Amantará los vigilaban desde las sombras. -¡Ya es nuestro! –dijo Amantará-. Ese estúpido de Vador va a encontrar el libro por nosotros. Je je je. Hay que avisar a Arkarón –Y pronunció un conjuro maléfico por el que se comunicó telepáticamente con su amo y señor. Sus ojos se volvieron rojos, todo su cuerpo se convulsionó y empezó a hablar en una lengua extraña que Barak no entendió. Al rato, volvió a su estado normal diciendo: -Arkarón ha dado su permiso para fulminarle aquí mismo. Acaban de partir hacia aquí las legiones acampadas en Terembür junto con un nutrido escuadrón de Diablos de la Noche. Ja ja ja ja ja ja. ¡Los vamos a aplastar con el pastel en las manos!- Ja ja ja ja ja –rió Barak-. ¡Por fin cortaré cabezas! Yo me encargaré de esa maldita reina elfa. Quiero clavarle mi hacha allí donde ella me clavó su flecha.- Paciencia, compañero. Pronto nos vengaremos. Ahora a observar y a esperar.Al cabo de varias horas de intensa búsqueda… -¿Qué hacen?- Preguntó Barak.- ¡Las tropas han llegado! ¿Atacamos?-Han cambiado de cueva, aún no han encontrado el libro. Aguardemos. Atacaremos cuando lo encuentren, no antes.Entonces, unos elfos que estaban en las cuevas del este, salieron emocionados y gritando que habían encontrado el libro, y todos comenzaron a llamar a Vador a voces. Barak y Amantará se miraron y sonrieron. En cuanto entrara Vador en ella, Barak atacaría con las tropas de tierra despejando la entrada

35


de la cueva. Inmediatamente, Amantará, al mando de los Diablos de la Noche, entraría en la cueva para destruir el libro y acabar con Vador. ¡Sería pan comido! Mhell montó a lomos de un Daragám y gritó: -¡Hurra! ¡Dejemos que Vador entre en la cueva a por el libro y adquiera el gran poder! ¡Mientras tanto, rodeemos a Arkarón en sus minas de Negrentum para que no pueda huir!¡Acabemos con su reinado de terror!¡Seguidme, valientes! -¡Hurra! ¡Hurra! ¡Abajo el opresor! ¡A las armas!- gritaron a la vez duendes, elfos, humanos y esbardenses. Y comenzaron a marchar hacia las minas. Vador les prometió seguirles de inmediato. Después entró solo en la cueva.

-¡Qué gran estupidez! ¡Vador es un niñato torpe e ingenuo!¡Solito en la cueva! Ja ja ja –rió Amantará, y aunque se extrañó de que el enemigo se retirara, decidió pasar a la acción con cautela: -Barak, ¡esto es pan comido! Avanza ya mismo con los soldados, rodea la cueva y comprueba que no haya enemigos escondidos. Arroja tu hacha al cielo y yo entraré en la cueva con nuestros Diablos. Tú esperarás fuera.Cuando vio el hacha volando, Amantará se lanzó directa hacia la cueva. Detrás de ella, corrían unos seres fantasmales, con vestidos raídos y oscuros, acabados en capuchas que semiocultaban rostros cadavéricos, de ojos rojos y furiosos. Chillaban como bestias, inundando el aire con sonidos inhumanos, y blandían espadas indescriptibles, congelando de miedo los corazones de todo aquel que los escuchara. Su sola presencia era aterradora, como si salieran del mismísimo infierno. Vador los sentía ya cerca. Sintió miedo al oír sus chillidos retumbando en las paredes de la cueva. El enemigo había mordido el anzuelo. Ahora debía confiar que sus amigos siguieran con lo planeado. ¡Y no le fallaron! Miles de voces gritaron desde la espesura del bosque. Miles de seres aparecieron de la nada en un segundo, disparando sus arcos y lanzando hachas desde las entrañas del bosque. Eran las razas de los humanos, duendes y elfos atacando unidos. Y otros cientos inundaron el cielo y ocultaron su azul con sus gigantescas alas. Eran los majestuosos Daragám que arrasaban con los enemigos lanzándose en picado y atrapándolos a docenas entre sus afiladas garras en pleno vuelo. -¡Nos atacan! ¡Es una trampa! ¡Sálvese quien pueda!-despavoridos por el ataque inesperado, los soldados de Arkarón huían en todas direcciones pero no había resquicio por donde escapar. Por tierra eran golpeados sin piedad y por aire, cientos de dragones los desorientaban o aprisionaban entre sus afiladas garras.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

-¡Luchad, cobardes!¡No huyáis!-ordenaba Barak a sus hombres, mientras trataba inútilmente de derribar con su hacha a unos duendes saltarines que le estaban volviendo loco entre carcajadas y saltos inverosímiles.-

Mhell, golpeando a diestro y siniestro a todo enemigo, se acercó a Barak y le sugirió que se rindiera. El gigante lo llamó traidor y se abalanzó sobre él. Mhell esquivó el hacha y le golpeó su espalda con la espada. No quería hacerle daño. Sólo inmovilizarlo. -Jajaja, ¿pretendes ganarme con golpecitos, miserable traidor? –se mofó Barak- ¿Tan blandito te has vuelto con tu nueva amiguita elfa?¡Dila que salga de su escondite y luche conmigo si se atreve!Entonces, Nhull apareció de entre los árboles: -Estoy aquí, grandullón, y te voy a dar un par de azotes en ese traserito hinchado que tienes...- y lanzó una flecha certera que atravesó las ropas de Barak y le clavó a un tronco. - ¡Maldición! ¡Cobardes!- Barak no podía soltarse. Mientras le amordazaban Mhell y Nhull, el gigante veía impotente cómo sus mejores hombres eran hechos prisioneros por el entusiasmo y decisión de unos inexpertos duendes y elfos que atacaban coordinados, eso sí, ayudados por unas bestias voladoras impresionantes que él nunca creyó que existieran de verdad.

Vador sintió los chillidos espeluznantes de los Diablos a pocos metros. Era su turno. Se transformó en murciélago y voló hacia la salida entre Amantará y los histéricos fantasmas. Tal era el miedo que sintió de tan espantosas criaturas que perdió la concentración y... ¡Puuuummm! Se estampó contra una estalactita y cayó al suelo. -´´Vaya tortazo me acabo de dar´´- pensó. -¿Qué ha sido eso?- preguntó Amantará. - Nooo es

naaaaaadaaaa, aaammaaa –balbució uno de los diablos que

agarró al murciélago por el cuello- Essss un biiiicho voladoooorrr.- ¡Bah! ¡Suelta a ese asqueroso murciélago y sigamos! –le ordenó Amantará. ´´Ufff, me acabo de librar de una buena. Vaya golpe más tonto´´ se dijo Vador ´´Tengo que dar unas clases de vuelo un día de estos´´.

Al toparse con el fondo de la cueva y no ver a nadie, Amantará comprendió que habían sido engañados. ¡Era una maldita trampa! Y súbitamente lo entendió:

37


-¡Ahhh! –gritó desesperada- ¡Ese murciélago era él!¡Maldición!¡Esa rata de Vador nos la ha vuelto a jugar!¡Estúpidos!¡Dad media vuelta y atrapadlo!-

Los Diablos se lanzaron al contrataque. Rugían y chillaban, pero al salir, enmudecieron de golpe y se pararon acobardados: contemplaron boquiabiertos a un millar de soldados oscuros sentados y maniatados. Detrás de ellos decenas de miles de rostros de diferentes razas con cara de pocos amigos, apuntándoles con miles de arcos, y unas bestias voladoras inmensas que daban la impresión de podérselos comer de un bocado. Los feroces Diablos se habían vuelto, quién lo hubiera dicho, en unos inofensivos diablitos. -¡Amantará!-gritó Vador ya con forma humana- Debes rendirte. Tu legión de soldados ha sido capturada. Y tú y tus diablos estáis rodeados por tierra y aire. -Arg, ¡maldito seas, Vador!¿Cómo sabías que te espiábamos?¿Y el libro?- No es momento de explicaciones, Amantará. Pero yo también tengo espías, que nos advirtieron de vuestra presencia, y también sé engañar a mi bella enemiga. En cuanto al libro, lo encontramos hace unas horas, pero lo disimulamos bien. Después os hicimos creer que estaba en esta cueva. ¡Perdón! En esta trampa…-¡No conseguirás vencer a Arkarón! ¡Ha liberado a La Niebla y tiene a tu Lidia como rehén! -chilló la bruja llena de rabia- ¡Eres tú quien debes rendirte! -Jamás. De momento tú, tus hombres y tus fantasmas habéis sido derrotados. Por tanto, Arkarón no es invencible, o al menos, no sus ejércitos y mirando a Vador fijamente le dijo - Volveremos a vernos -

lanzando un conjuro

desapareció ante los ojos de todos Vador simplemente murmuró - te esperaré - y volviéndose ordenó a los elfos que se encargaran de atar a los Diablos de la Noche, que no apartaban la vista de los Daragám.

Ahora que se había deshecho de la amenaza de ser atacados, Vador se reunió con los líderes para leer con calma el gran Libro Blanco. Pero al abrirlo... ¡Maldición!¡No había nada escrito! ¿Cómo era posible? Vador se lo dio a Mhell, pero con él tampoco aparecía nada. Nhull sugirió a Vador que utilizara la magia para saber lo que estaba escrito. Él la utilizó y no parecía ocurrir nada... entonces pensó en Lidia, dejo su mente en blanco y poco a poco solo la imagen de Lidia llenaba su cabeza, abrió los ojos y en el libro iban apareciendo las letras. Al cabo de un tiempo se completaron las páginas. Nhull habló: ¡Claro! solo Vador, el Elegido y solo algo puro como el amor es lo único que podía interpretar lo que pone- . Nuestro amigo


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

lo leyó con presura, intentando descubrir las palabras que le debían dar el poder y la sabiduría para vencer a Arkarón, pero no las encontraba. - Aquí habla de la luz, de las tinieblas, de las razas, de sus virtudes... Pero no desvela nada sobre cómo acabar con Arkarón. Sólo dice que para derrotar a la oscuridad todos deben llenarse de luz primero y reflejarla después. ¡No lo entiendo!- Sólo cuando el discípulo está preparado llega la lección. No antes. –Le tranquilizó el Viejo Blanco.- Los libros siempre transmiten sabiduría, pero no se aprecia al instante; sólo se descubre cuando la vida nos pone a prueba y actuamos…- ¡Qué disparate! Supuestamente tengo en mí la clave para vencer al mal, pero no sé ni cuál es ni cómo usarla. En fin, si es así, leído está ya. No siento nada especial. Confiaré en tus palabras, maestro... –dijo resignado-. Vador trató de vencer su decepción y prosiguió para infundir ánimos al resto: -Amigos, hemos ganado esta importante batalla. Pero aún queda por ganar la guerra. Hemos de ser más astutos aún y confiar en la sabiduría contenida en el libro. -Ataquemos de golpe, todos a la vez. ¡Caigamos como un martillo gigante sobre Arkarón y aplastémosle! –sugirió el jefe de los duendes. -La Niebla podría acabar con un ejército de un solo plumazo –aseguró Daxha- En el principio de los tiempos, vimos su poder y os puedo asegurar que es la bestia invencible más mortífera que haya existido jamás en todo el universo conocido. - Precisamente por esto, y mientras no entendamos qué quiere decir el libro con que para derrotar a la oscuridad todos deben llenarse de luz primero y reflejarla después, evitaremos enfrentarnos cara a cara. Debemos ser cautos y dividir al enemigo. - Sabia propuesta, joven discípulo –continuó el Viejo Blanco-. La Niebla y Arkarón juntos pueden ser invencibles, pero separados tal vez sean vulnerables. La clave será poner un cebo al que acuda la Niebla, y mientras, derrotar a Arkarón y liberar a Lidia y a todos los esclavos de las minas. - Todo eso está muy bien, ¿pero cómo hacerlo?- preguntó impaciente Mhell. - Creo que estamos algo cansados del duro día. No nos fluyen las ideas apuntó Vador masajeándose el chichón de su frente-. Descansemos. Acampemos aquí y atendamos a todos los prisioneros. Hay muchas cuevas que podemos utilizar como improvisadas mazmorras. Mañana, con fuerzas renovadas, se nos ocurrirá la

39


mejor de las estrategias y estoy seguro que algo brillante nos regalará nuestro ingenio. Todos estuvieron de acuerdo, volvieron a felicitarse por la victoria y se separaron para descansar. Mañana sería otro día.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

CAPÍTULO IX- NEGRENTUM Transcurrió la noche sin apenas suceder nada. A la mañana siguiente un leve rayo de luz despertó a Vador. -Todos duermen- pensó mientras miraba a su alrededor- Es increíble, cómo podemos dormir sabiendo que el final puede estar muy cerca...He de despertarles, se me ocurre una idea… ¡Nos atacan, nos atacan!- empezó a gritar. Sus compañeros se levantaron de golpe dando espadazos al aire, algunos incluso con los ojos cerrados por el sueño-¿¡¡Qué...qué?!! ¿¡Qué pasa!? ¡Atacad!!- gritó Mhell, mientras tropezaba con su manta. -Ja,ja,ja- se reía Vador mientras se lavaba la cara con agua de un río cercano a las colinas- tranquilos, falsa alarma. Pero nunca hay que bajar la guardia chicos.... -¡Cómo no!, Vador siempre igual de bromista- dijo Nür- Ni en los peores momentos pierdes la sonrisa-

De pronto la sonrisa de Vador desapareció.... alzó la mirada hacia el cielo… se estaba oscureciendo. Aquello era bastante raro puesto que acababa de amanecer.- ¡Rápido!-gritó-¡tenemos que prepararnos…algo no me huele bien!. Todos juntos se adentraron en las colinas, buscando un lugar donde no los viera nadie, para poder planear el fin de los días de Arkarón, de la temida Niebla y de la liberación de su mundo. -Vador, ¿cómo lo vamos a hacer? Arkarón tiene un ejército inmenso y es imposible entrar sus minas.-...A...a...además... ¿y si desata a La Niebla?- dijo uno de los elfos bastante asustado. -Tranquilos-dijo el viejo blanco- la sabiduría de los Daragam nos guiará. Daxha, la Daragam más sabia se acercó: -Este elfo tiene razón, son muchos más que nosotros...Quizá debamos separarnos...-¡Y atacad por sorpresa, claro!- Vador asintió con la cabeza y comenzó a dar órdenes -¡Elfos, duendes, hombres... ocuparos de los ejércitos!¡ Daragam volad hacia las minas y defended el cielo de los diablos rojos...y yo...yo me enfrentaré a Arkarón!-Pero Vador….¿ y La Niebla?...¿cómo vencer a la niebla?-preguntó Nhull, la reina elfa. Vador se quedó en silencio, aquel ser era superior a todo lo que se podían enfrentar. -Amigos…-habló el viejo blanco- desde tiempos inmemorables los mortales han sentido una absurda obsesión por el Negrentum. Han malgastado fuerzas,

41


riquezas e incluso reinos en vano. Todo tiene una explicación…”- No terminó de hablar cuando Vador irrumpió de nuevo: -La Niebla no solo es liberada por el Negrentum, sino que busca más y más Negrentum… es lo que alimenta a ese ser infernal... el libro dice lo siguiente “quien posea el Negrentum poseerá a la nube oscura, la nube oscura adopta siempre por unos segundos la forma de quien toca y también en esos segundos se une a esa forma”- … realmente no consigo entender que significan esas palabras... la Niebla...-comentó en voz baja mirando fijamente a Dhaxa- El Negrentum no solamente sirve para perforar la piedra, su poder es mayor…solamente el Negrentum atrae a la Niebla y creo que es nuestra única oportunidad. -Eso es Vador, todo mortal que conoce el secreto del Negrentum se corrompe por el gran poder que tiene el material, todo el que lo el que lo utiliza para algún fin acaba oscureciendo su corazón como el frio y oscuro material del que se compone el Negrentum - le contestó Dhaxa. - Vador miraba el libro y les dijo a todos...: -Sigo sin entender cosas de este libro como esta frase: “La luz que vuela y el elegido son la fuerza que hacen que la mayor oscuridad deje de existir y que las sombras retrocedan a sus oscuros agujeros”... todos se quedaron pensativos, menos que Dhaxa que comenzó a sonreír mientras cerraba los ojos. La marca de la mano de Vador se empezó a iluminar...y Vador sintió que una energía enorme se apoderaba de él. Se sentía más fuerte que nunca. Miró dentro de la vieja mochila que siempre llevaba encima, allí había un pequeño trozo de Negrentum. Aquella hierba dorada que arrancó en el sueño se había convertido en aquel poderoso material. -Vaya, parece que el libro de la luz empieza a hacer de las suyas- sonrió Nhull. -Pero es…es….-se asombró Vador. -Es la fuerza de la luz, solamente el elegido, ayudado por el libro de la luz, puede modelar el Negrentum a su antojo.-dijo Dahxa mientras cogía con la boca el trozo de Negrentum.

En ese momento Vador tuvo una idea: - Seguiremos con lo acordado, pero vosotros amigos del aire, se me ocurre algo, ¡Daxha, volad lejos de las colinas! ¡Atraed la atención de la niebla, ese trozo de

Negrentum

puede

ser

un

jugoso

cebo,

yo

me

ocuparé

de

Arkarón,

separémosles! Es nuestra única oportunidad!¡ Lejos de las minas el único Negrentum es el que tenemos nosotros, si quiere Negrentum, lo tendrá!.-


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

El cielo estaba oscuro, a lo lejos la oscura morada de Arkaron se alzaba oscura destacando entre las montañas, el ambiente estaba tranquilo, demasiado tranquilo.

Vador miró al cielo y con una voz fuerte y feroz gritó: -¡Arkarón!... si tienes coraje te reto aquí y ahora.-…Nada parecía ocurrir pero tras unos segundos La Niebla comenzó a avanzar desde las montañas, era como un humo espeso y cambiante de forma, pero pobre de aquel que fuera atrapado por ese humo. Vador, sus amigos y todos los aliados esperaban con la mirada firma en el horizonte y desde las sombras del bosque apareció el oscuro Mago, tras él todo su ejército, inmenso... eran miles y miles y solo les separaban unos cientos de metros. Arkarón habló con su voz que parecía salida de las profundidades del infierno: -Si eres tan valiente y desprecias tanto tu vida, te espero en mis minas, miserable. – Vador le respondió: -¡Detente, y enfréntate ahora conmigo!- a Vador la marca le ardía, y Arkarón con más odio que nunca al escuchar las palabras de Vador, realizó un truco de magia negra, lanzándole un conjuro que Vador consiguió detener a duras penas no sin antes desgarrarle la camisa y descubrir una marca en su pecho. Le recordaba a los símbolos del libro blanco, parecía un sol atravesado por un rayo: era la marca de la Luz. El rey del mal por un momento se paralizó, pero enseguida reaccionó, miró a Vador y con sus ojos terroríficos y llenos de odio y con una voz terrorífica gritó --¡Eres el elegido!, pero eso no importa, morirás como todos esos insignificantes soldados que tengo delante de mí, no estás a mi altura y vas a morir en las minas.Dicho esto dio media vuelta y se dirigió hacia las montañas, volando en su caballo velozmente hacia su guarida. Vador miró a sus amigos y dirigió la vista hacia las tropas enemigas que comenzaban a subir la colina, en el horizonte la niebla también comenzaba a acercarse entre los árboles del cercano bosque. El viejo blanco lo miró y le dijo Ve, eres nuestra esperanza, aquí sabremos defendernos - Vador se concentró en un conjuro que le transportara a las minas y desapareció.

43


Todos se encontraban tensos y con miedo por Vador, el Viejo Blanco alzó su voz para que le escucharan los miles de hombres, elfos, duendes, Daragan y demás aliados. Habló con fuerza y seguridad: -El elegido está encontrando la luz, los elementos están con él, estad tranquilos y ¡luchad, luchad pues necesita nuestra ayuda! ¡En formación! Elfos a vuestros Arcos, duendes preparad los conjuros, hombres espadas y caballos. ¡Todos preparados para la señal!…Daxha, cuando la niebla esté cerca será el momento de partir.Daxha asintió con su cabeza... - De partir, de partir y ser luz - -- El Viejo Blanco la miró sorprendido y luego tras unos instantes dijo al ser alado. - Lo entiendo, ahora entiendo el mensaje del libro, todos hablarán de ti, vieja amigaAl oír esto, todos se prepararon, ya no hay vuelta atrás, ni tiempo para dudas, les acompaña la firmeza, el valor y sobre todo el deseo que el bien y la paz reine de una vez en su tierra. Casi sin darse cuenta se vieron a muy pocos metros del ejército de Arkarón que seguían avanzando, con ellos Barak y la bella bruja Amantará. El ejercito era numeroso, se contaban por miles y miles los soldados y extrañas criaturas: orcos, criaturas con dientes desgarrados y ojos inyectados en sangre; algunos de ellos cabalgando sobre extraños seres, mitad toro, mitad hiena, que infundían miedo solamente con su sonrisa... -No temáis- dijo Mhell, -luchemos con

fuerza y honor, Vador nos

necesita!.Luchad por vuestra tierra, luchad por la libertad, luchad por las injusticias que mi padre ha hecho durante años!!!Sin pensarlo, duendes, elfos y hombres gritaron al unísono: ¡FUERZA Y HONOR! Los duendes junto a los compañeros del VIejo Blanco lanzaron sus conjuros de guerra e invocaron sus poderes, con una voz firme y dura gritaban juntos: - Poderes de la tierra, os invocamos, venid a nosotros; poderes del aire, os invocamos,

venid

a

nosotros;

poderes

del

agua, os invocamos,

venid

a

nosotros…poderes del fuego, os invocamos, venid a nosotros.El enemigo estaba junto a ellos, sus arqueros estaban a punto de poder atacarlos y los monstruos corrían a gran velocidad colina arriba. En unos segundos todo comenzaría, pero algo estaba sucediendo, los conjuros comenzaban a tomar forma…un silencio que presagiaba tormenta invadió el bosque para dejar paso a unas nubes negras llenas de truenos y relámpagos; a un aire huracanado que comenzaba a derribar a los soldados de Arkarón; a bolas de fuego que aniquilaron a


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

la tropa malvada. Del poder de la tierra surgieron plantas que bloqueaban el avance de los enemigos. Los elfos a la orden de Nhull comenzaron a lanzar sus flechas y los hombres cargaron con toda su fuerza y con toda la valentía de saber que se jugaban la libertad. El ataque de nuestros amigos era imparable, poco a poco hacían retroceder al enemigo que intentaba volver al bosque donde los árboles, animados por el conjuro, cerraron el paso y hacían inútil la huida. La batalla de la colina estaba ganada.

Este triunfo les subió la autoestima y con coraje siguieron su camino hacia las minas, ordenando a los Daragam que huyeran lo más rápido posible de ese maldito lugar y provocar que la niebla saliese del bosque que debían cruzar para poder acercarse a las montañas. Sabían que las batallas de las batallas se libraría en las minas y que Vador necesitaría toda su ayuda. Daxha rugió y levanto el vuelo seguida de todos los daragam, volaron lejos de las minas para impedir que La Niebla pudiera acabar con sus esperanzas .En el bosque un ruido ensordecedor heló a todos la sangre, La Niebla se levantó hacia el cielo y se dirigía tras los daragam. Junto a ella aparecieron miles de Darakan, los diablos rojos. Dura batalla les esperaba. Daxha gritó: - Demos su merecido a los diablos, es nuestro momento. ¡Hemos estado ausentes durante siglos, hemos despertado tarde pero aquí estamos...Rememoremos tiempos antiguos donde la luz corría por nuestras venas! ¡Daragams, estas tierras nos necesitan, nuestros hermanos mortales precisan nuestra ayuda!.

Vador apareció a las puertas de la mina, estaba muy cansado por ese conjuro que había lanzado, pero no podía detenerse, comenzó a trepar hacia la oscura boca de la mina, en su mochila el libro de la luz empezó a iluminarse pero Vador, enfurecido y persiguiendo a Arkarón no se dio cuenta. Era la voluntad y coraje de todos los seres que habitaban las tierras de Terembür y Eladrun, la unión de todos con los elementos de la naturaleza avivaba la luz del libro. Mientras los daragam se enfrentaban con los diablos rojos. El cielo presenció una dura batalla. No había descanso, los Darakan, menores en tamaño, cubrían los cuerpos de los gigantes daragam rodeándolos; pero, aunque eran mayoría, los seres milenarios dominaban el fuego y el arte del vuelo y poco a poco los diablos

45


rojos caían tras ser alcanzados por los rayos de los daragam. Persecuciones y gritos, mucha sangre.... y a lo lejos La Niebla se acercaba más y más. Cuando todo acabó, el suelo estaba lleno de cuerpos. Se contaban por miles. Casi todos eran diablos rojos. Daxha miró desde arriba de la batalla hacia el sol y cerrando los ojos dejó que La Niebla la alcanzara, mientras lo hacía una sonrisa se dibujo en su cara. -¡DHAXA!,¡DHAXA!!!!- gritó el lugarteniente de Dhaxa, Xator, un gran Daragam .No puede ser.... - gritaba mientras el cuerpo de Dahxa caía pesadamente al suelo. Las guerras siempre son tristes, alguien pierde la vida y Dhaxa luchando con todas sus fuerzas se sacrificó por sus hermanos milenarios, la niebla ya tenía el pedazo de Negrentum y parecía estar congelada, sin moverse. Todos los Daragam bajaron junto a su amiga y líder. Xator cogió su cabeza delicadamente, Daxha abrió los ojos y dijo sus últimas palabras -No....no....,no os preocupéis por mí....estaba escrito en el libro “La luz que vuela y el elegido son la fuerza que hacen que la mayor oscuridad deje de existir y que las sombras retrocedan a sus oscuros agujeros”... yo soy la luz que vuela y he de de devolver mi luz para que el elegido pueda derrotar al mal... quedaros en este mundo y ayudar a nuestros amigos para que el mal no llegue tan lejos, os quiero- susurró Dhaxa antes de morir. De repente una luz iluminó el lugar y como una estrella fugaz salió despedida del interior de Daxha. Ese rayo de luz partió en dirección a la mina. Tristes días para los daragam, tal vez tuvimos que venir antes de la llamada pensaron todos. No era tiempo de llorar a los seres perdidos, La Niebla comenzaba a moverse sobre sus cabezas y eran su siguiente objetivo.

Vador llegó al interior de las minas Todo era bastante lúgubre, era un gigantesco agujero rodeado de Negrentum. Podía sentir el dolor de la gente que tanto sufrimiento había padecido allí y que ahora estaban encerrados en sus celdas, desde que la niebla vio la luz, llevaban varios días sin comer ni beber, Vador podía escuchar sus suplicas desde el fondo de la gran caverna. Solamente quedaban huesos y restos de ropa de algunos esclavos que habían caído bajo la tiranía del mago negro. Al fondo junto a un oscuro precipicio, por donde la Niebla había sido rescatada Vador divisó al mago que parecía esperarle junto a otra persona o ser: -Ya no podrás someter a nadie, hoy pagarás el daño que has hecho a los habitantes de las tierras Eladrum. Terembur recuperaría su esplendor, su padre podría levantarse del trono al que estaba atado…toda la región que formaba su mundo sería liberada de un final trágico-


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

La risa del mago inundó todos los rincones de la cueva-ja ja ja, Vaya, pequeño mocoso…al final tu valentía te va a jugar malas pasadas-espetó Arkarón mientras mostraba a su acompañante a la luz de una antorcha. -¡Lidia!-chilló Vador desesperadamente. -¡Qué bonito encuentro! Parece que aquí hay algo más que amistad…-Arkarón susurró al oído de la chica con su apestoso aliento.-Será mejor que te vayas despidiendo de él, no le tomes mucho cariño, jajaja….-¡Suéltala!-la marca de Vador se apagaba a la vez que su dolor se apoderaba de él.-¡Vas a pagar por todo el dolor que has provocado!... la oscuridad iba ganado la batalla, estaba rodeado de Negrentum y su luz nada podía ante tanta oscura maldad -¿Soltarla? Claro su majestad…- de pronto Arkarón lanzó con desprecio a la chica al vacío a la oscuridad del abismo que separaba a Vador de Arkaron. Su cuerpo frágil descendía con la misma velocidad que la ira de Vador se acrecentaba en su corazón. -¡Vadoooooooorrrrrrr!- el grito desesperado de Lidia recorría cada recoveco de las oscuras y tristes minas, mientras Vador en un intento desesperado lanzaba un conjuro de vuelo que intentaba salvarla de aquel fatídico final. Arkarón aprovecho ese momento para utilizar todo su poder y convertir al valiente muchacho en una estatua de Negrentum.-Parece que todo llega a su fin…-sonrío para sí mismo, mientras se acercaba a la inesperada estatua. Una lágrima recorría la mejilla de Vador, todo estaba acabado, la marca desaparecía de su mano y el libro perdía su brillo… Vador no podía hablar, ni podía mover ningún músculo, su rabia se transformó en desesperación y tristeza. ¿Cómo es posible?, se preguntaba. Había fallado a todos, Nhull, Mhell, el Viejo Blanco los Elfos, los duendes, su hermano, su madre…. a todos... El malvado mago continuaba aproximándose a Vador:- Ja ja ja ,ahora serás comida de Niebla. Ahora mismo viene hacia aquí, en muy poco tiempo se alimentará del nuevo Negrentum que le da energía, nuevo y fresco Negrentum el mago se acercó al oído de Vador -… por unos instantes ella captará tu esencia, se transformará en ti, se sentirá humana... pero solo unos instantes, luego cogerá cada parte de tu cuerpo y la convertirá en humo y pasarás a formar parte de la maldad que inunda ese ser, ja ja ja. ¡ Qué final inesperado amigo mío, final muy inesperado!El mago se alejó un paso del chico y miró desafiantemente. -¿Lloras?, Vaya, el amor consigue que tu rostro se ilumine. ¡Qué estampa tan bonita! Arkarón ensimismado en su victoria no se percató de la presencia de un que la luz del rostro

47


de Vador era debida a otra causa: una luz proveniente de un ser milenario, fruto de la luz y que había entregado su vida no muy lejos de allí: Daxha. La luz recubrió la estatua de Negrentum y liberó al muchacho, girando como un torbellino a una velocidad increíble.

-¡No, no…no es posible!-gritó Arkaron, mientras retrocedía paso a paso.

El cuerpo de Vador parecía una luz cegadora.- “PARA DERROTAR A LA OSCURIDAD TODOS DEBEN LLENARSE DE LUZ PRIMERO Y REFLEJARLA DESPUÉS”.- pensó Vador recordando la frase del libro- La fuerza y coraje, la entrega y el amor que todos han mostrado es la luz….nunca nos ha dejado la luz. ¡El libro!- Rápidamente el chico sacó el libro de su mochila, un nuevo escrito apareció ante sus ojos en letras doradas -NO TEMÁIS LA OSCURIDAD, LA LUZ SE ENCUENTRA EN VUESTRO CORAZÓN. VUESTRO CORAJE, VUESTRA VALÍA FORTALECE A VUESTRO REY. SOLAMENTE LA OSCURIDAD ATRAE LA OSCURIDAD.- Vador sintió que algo recorría su cuerpo, empezando por su marca, cada vez más brillante. Su cuerpo estaba cambiando, cada vez se parecía más al cuerpo de un joven Daragam que al de un humano. -Dhaxa-pensó Vador-Gracias amiga. De repente el miedo se apodero del malvado mago. Su corazón se transformaba en Negrentum, un poderoso y fatal Negrentum…

Unos instantes antes los daragam daban todo por perdido lejos de las minas, se sabían perdidos por La Niebla que era capaz de derrotarles con un solo gesto, un fugaz movimiento. Pero algo hizo que aquel extraño ser no se centrará en ellos. En un arrebato chilló y volvió por donde había venido a una velocidad endiablada. Ningún daragam entendía lo ocurrido, pero algo estaba claro, estaban a salvo.

-¿Qué….qué está ocurriendo?- Arkarón retrocedía mientras se tocaba el pecho con la mano. Un dolor estremecía su corazón. Vador avanzaba hacia él con nuevos ojos llenos de luz que recordaban a una vieja amiga... -Solamente la frialdad de un corazón con tanta ira puede ser el alimento de la maldad. Tu fuerza y todos tus planes residen en el Negrentum, y te vas a


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

convertir en aquello que siempre has ansiado tener. ¿Te extrañas aún?- la voz de Dhaxa salía de la boca de Vador. He entendido lo que dice el libro y ahora soy luz, Vador el elegido, Dhaxa la inmemorial y el libro blanco todos haciendo que la luz se dirija hacia ti y que el conjuro que has lanzado se vea reflejado en ti maldito mago. ¡ Ahora tú eres el que se convierte en Negrentum !Arkarón lo miró aterrorizado e intentó levantar sus brazos para lanzar un ataque, pero nada sucedió, su piel se transformaba en roca, su cara parecía congelarse, se convertía en Negrentum - ¡ NOOOOOO ! se escuchó en toda la caverna. En ese momento apareció la Niebla y ,rabiosa, entró en el cuerpo del mago en busca del preciado material. Una vez unidos, la niebla se convirtió en mortal, como había vaticinado el mago. Por unos segundo la niebla era Arkarón y Arkarón era La Niebla. Ese era el instante, el momento, el único instante en que no podía fallar. Se concentró y se abalanzó sobre la figura que formaba el mago y aquel ser. -Por Molín, por Lidia…-se decía mientras apretaba los dientes fuertemente y el rayo de luz golpeaba el cuerpo del maltrecho mago.-Todo acabó. Una explosión de luz iluminó la escena y Vador cayó al suelo. Todo había llegado a su fin, las tierras de sus antepasados dejaban tras de sí años y años de oscuros amaneceres, de días grises y esclavitud. Una luz cegadora con la forma de Daxha abrazaba a La Niebla, que a veces recordaba en sus formas a los ropajes del mago, y poco a poco los consumió con su luz. La gran luz durante unos segundos miró a Vador y esbozando una sonrisa salió con gran estruendo hacia el cielo atravesando la montaña y convirtiendo la mina en un lugar lleno de luz...la mina había perdido su techo y el sol iluminaba todos los rincones. -¡Lidia!- Vador despertó sobresaltado-¡He de buscar a Lidia!- Algo en su corazón le decía que no todo estaba perdido. Recorrió las galerías que descendían junto al abismo y se lanzó al vació mientras se concentraba en un conjuro de vuelo. Tras llegar al fondo apenas se veía, la luz del sol no llegaba directamente al fondo y todo estaba más oscuro, pero cuando sus ojos se acostumbraron a la ténue luz divisó el cuerpo de la chica, la miró y observó que parecía estar dormida... su hechizo de vuelo había permitido amortiguar la caída. Pero algo fallaba, no respiraba, el mago había lanzado un conjuro de muerte y estaba haciendo efecto. Vador comenzó a llorar mientras se arrodillaba al lado de Lidia. -Lo siento Lidia, te he fallado- murmuró mientras abrazaba con cariño y ternura el cuerpo sin vida de su amiga. La marca de su mano comenzó a iluminarse de nuevo y las lágrimas que salían de sus ojos, comenzaron a iluminarse, una de ellas se deslizaba por su mejilla y fue a caer entre los labios de Lidia... Algo ocurrió pues Vador notó un

49


soplo de aliento de su amada y vio lleno de felicidad como Lidia lo miraba y acariciando su cara le habló -Vador, lo conseguiste, nunca he dejado de creer en ti. ¡Te amo!- Lidia se abrazó fuertemente al chico. -Lidia…-suspiró Vador. Sin embargo, no era momento de quedarse dentro de aquellas ruinosas minas. El poder de la magia empleada para destruir a la Niebla había sido tan devastador que la mina empezaba a temblar, todo podría venirse abajo. -¡Rápido Lidia, salgamos de aquí! Hay que abrir algunas celdas e ir al encuentro de nuestros amigos, espero que todos estén bien… Los dos corrieron con sus manos entrelazadas hacia la luz…hacia la libertad.


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

EPÍLOGO

Habían pasado meses desde que las oscuras nubes habían abandonado las montañas de Arkarón, desde que el mago había desaparecido los valles habían reverdecido y el sol inundaba cada rincón del valle oscuro. Vador y Lidia fueron abriendo las celdas y el encuentro con conocidos y desconocidos se hizo famoso por la cantidad de abrazos, risas y lágrimas vertidas...

Casas llenas de desesperanza y sin ilusión recobraron a sus seres queridos, madres que abrazaron a sus hijos, familias que volvían a estar unidas, parejas rotas por el mago que se volvían a reunir. Eladrún volvía a resplandecer.

Pasados estos meses en Terenbür volvía a ser la de antaño. Sus altas torres y paredes blancas resplandecían llenado todos los rincones con su luz. Poetas, pintores, escultores, magos, científicos y artistas inundaban sus calles y hoy además todo vecino de Eladrun se había acercado a la ciudad junto a elfos, duendes, el Viejo Blanco y los Daragam... todos estaban allí para un momento especial, la coronación y boda del nuevo Rey.

Todos se encontraban en la gran explanada que había frente al palacio del rey, en primera fila se encontraban el Viejo Blanco, Mhell que miraba a Nhull con ojos cómplices, Nhull que agarró la mano de Mhell, el jefe de los duendes, Xator y los amigos más leales de Vador.

Se abrieron las puertas y al toque de las grandes cornetas imperiales el cortejo apareció ante todos. Lidia y Vador. Vador con un espectacular traje élfico que recordaba a las hojas otoñales y Lidia con un vestido claro y una pequeña corona de flores en su cabeza. Frente a ellos el Rey Olvidado habló a la multitud: Yo, el rey de estas tierras… vuestro rey…vuestro hermano, quiero anunciar que a partir de hoy seré el consejero del nuevo rey: mi hijo. Que hoy me toca dar un paso más y hacer que Vador sea el nuevo rey, pues él ha sabido enfrentarse a la maldad y ha salvado nuestro mundo. También quiero dar las gracias a todos los valientes que han arriesgado sus vidas por el bien y por la verdad. ¡Hoy es un gran día!, ¡Hoy celebramos nuestra libertad y el triunfo de la luz frente a la oscuridad !, Que comience la boda y la coronación –

51


Todo transcurrió como en el mejor cuento. La ceremonia fue preciosa, hubo risas, lágrimas de alegría y cánticos... Tras ser coronados ,y ser ya una nueva familia, Vador pidió la palabra: - Gracias a todos por venir, gracias a todos por haber sabido luchar contra la luz, gracias al Viejo Blanco por sus sabias palabras, sin tu ayuda no hubiera podido creer lo que soy, gracias a Mhell por su corazón puro y por saber elegir el buen camino, gracias a duendes, elfos y hombres por vuestra valentía, gracias a Nhull por ser mi sombra protectora y gracias… - se interrumpió un momento mientras las lágrimas afloraban a sus ojos y miraba a Xator - gracias a los Daragam, por este largo viaje emprendido en nuestra ayuda y sobre todo gracias a Daxha, gracias a su sacrificio que permitió derrotar al terrible mago y su aliada La Niebla. ¡En su honor los mejores escultores ha tallado esta obra única - mientras hablaba, un grupo de Daragam depositaron una talla bellísima en el centro de la plaza. Era Daxha tallada en una piedra mágica que emitía luz - ¡Brindemos por este día! ¡Bailemos hasta el amanecer y dediquemos este día cada año en honor de Daxha! - Y sacando fuerzas de su interior gritó a todo pulmón - ¡ Por Daxha… por la paz ! Miles de voces se le unieron en un griterío ensordecedo. Todos eran uno.

En las colinas, donde comienza el bosque, a vista de pájaro de la ciudad, hasta allí llegó el griterío de la celebración, pero quien lo escucha no celebra nada, quien lo escucha mira a la ciudad desde las sombras del bosque, mira a la ciudad con un odio temible, con un odio diabólico. Quien escucha comienza a sonreír mientras murmura. - disfrutad, disfrutad hoy... pronto la alegría desaparecerá - y tras murmurar estas palabras Amantará desapareció entre la bruma del bosque. Una cadena de Negrentum cuelga de su cuello. AUTORES Este proyecto ha sido coordinado por Miguel Ángel, Gustavo y Carlos

Los autores e implicados en desarrollar la historia han sido los alumnos de Tercer Ciclo del CEIP Santa María Magdalena, de 6ºA del CEIP Jose Ramón VIlla y 6º del Colegio Teresiano concertado María Inmaculada. Mora (Toledo)

MAYO - 2011


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

53

LUZ Y OSCURIDAD


El apasionante proyecto del Libro Viajero intercentros nació tras realizar Carlos en el CEIP Santa María Magdalena de Villamuelas pequeñas narraciones con grupos de alumnos, los tradicionales libros viajeros. Valorando los resultados de forma positiva propusimos a los otros centros participantes un proyecto más ambicioso que implicaría a 3 profesores de los tres centros (se añaden el CEIP Jose Ramón Villa y el Colegio Concertado Teresiano Mª Inmaculada, ambos de Mora) Gustavo, Miguel y Carlos. Se diseño un calendario de trabajo, se crearon grupos de autores y se coordino la actividad en lo que podríamos denominar una tarea integral que se forma con Lengua, Plástica (ilustraciones) y C.M. Con los conceptos para crear un mapa de la historia. Actualmente se está elaborando la enciclopedia de este mundo y una galería de personajes que se desarrollará en el próximo curso. El desarrollo de las competencias y el trabajo cooperativo han sido la base del proyecto que partió sin una idea que abarcará el alcance posterior y que hemos planteado para que forme parte de la PGA del centro durante el próximo curso y sea una de las actividades que se desarrollen con otro nuevo proyecto. TODO COMENZÓ CON UNA CHARLA DE PRESENTACIÓN A CADA GRUPO MEDIANTE UNA VIDEOCONFERENCIA Y CON ESTE EMAIL: Comienza aquí un camino mágico, un camino donde las palabras forman historias, aventuras, viajes,... Una historia que vamos a construir entre diferentes niños de diferentes colegios y una historia que podrá leer cualquier persona del mundo allá donde esté pues será colgada en la red. Cada grupo de escritores retomará la historia por donde la dejaron sus compañeros anteriormente. Así iremos haciendo los distintos capítulos de esta historia. Al finalizar nuestro capítulo, elegiremos alguna foto o imagen dibujada o fotografiada por nosotros, relacionada con cada capítulo y se insertará en el docs guardaremos el archivo original de la imagen para cuando tengamos que subirla a la red. Saludos, pequeños escritores y la obra ha comenzado. Cuidad que la historia lleve una misma línea y que el argumento tenga sentido. Sois capaces de hacerlo muy bien, seguro. Cada grupo de escritores debe tener publicado su capítulo el


EL MUNDO DE LAS PALABRAS 2010/2011

LUZ Y OSCURIDAD

viernes de la semana asignada (si hay fiesta el día anterior).

EL MUNDO DE LAS PALABRAS LO FORMAMOS: CEIP JOSE RAMÓN VILLA (MORA, TOLEDO) COLEGIO TERESIANO MARÍA INMACULADA (MORA, TOLEDO) CEIP SANTA Mª MAGDALENA (VILLAMUELAS, TOLEDO) Calendario de escritores CEIP SANTA MARÍA MAGDALENA Semana del lunes 31 de enero CEIP JOSÉ RAMÓN VILLA

Semana del lunes 7 de febrero

COLEGIO TERESIANO MARÍA INMACULADA

Semana del lunes 14 de febrero

CEIP SANTA MARÍA MAGDALENA

Semana del lunes 21 de febrero

CEIP JOSÉ RAMÓN VILLA

Semana del lunes 7 de marzo

COLEGIO TERESIANO MARÍA INMACULADA

Semana del lunes 14 de marzo

CEIP SANTA MARÍA MAGDALENA

Semana del lunes 21 de marzo

CEIP JOSÉ RAMÓN VILLA

Semana del lunes 28 de marzo

COLEGIO TERESIANO MARÍA INMACULADA

Semana del lunes 4 de abril

CEIP SANTA MARÍA MAGDALENA

Semana 11 de abril. (Epílogo)

Y A PARTIR DE AQUÍ LOS PEQUEÑOS AUTORES HICIERON EL RESTO. LOS COORDINADORES MOSTRAMOS LOS SIGUIENTES AGRADECIMIENTOS: A los equipos directivos de los centros implicados A los padres de los alumnos implicados por su colaboración y facilidades en las semanas de escritura de cada grupo A los compañeros de otras áreas implicadas A la imaginación y el espíritu creativo de nuestros alumnos.

55


CUENTO VIAJERO  

cuento viajero