Page 1

1

Pétalos Suelt os

________________________________


2

Víctor Ramírez


3

Pétalos sueltos Un nombre, un título, imágenes del pensamiento que registran momentos de vida. Figuras de sentimientos escondidos tras el espectro de las emociones. Fragmentos de espíritu y aire vivo que eleva el alma al cielo.

Inspiración en algunos instantes de locura pero llenos de palabras dulces. Suspiros de energía intensa, después de un sueño e inquietud desbordada. Minutos que acompañan la lluvia y al mar para decidir entre el amor y el reconcilio. Los retratos que no se olvidan y el rin rin del teléfono que suena para las preguntas sin respuesta.

Un poco más un poco menos es de lo que trata Pétalos Sueltos, producto de la contemplación de la obra más maravillosa del universo: la mujer. El género femenino se encuentra explícito e implícito de alguna manera dentro del contenido de cada poema.

El autor entrega a usted una cosecha de semillas de amor que sembró en el suelo fértil que cada ser humano posee para expresar las más intensas palabras dentro de las más ilimitadas dimensiones del universo.


4

Contenido Era un sueño...................................................................................................................................................4 Mejor seguir así….........................................................................................................................................5 Mujercita del mar...........................................................................................................................................6 Por qué me huyes,..........................................................................................................................................7 por qué me temes...........................................................................................................................................7 Mar.................................................................................................................................................................8 Reconcilio......................................................................................................................................................9 Lluvia...........................................................................................................................................................10 Palabras........................................................................................................................................................11 Cinco minutos..............................................................................................................................................12 Ruido silencioso...........................................................................................................................................13 El pétalo que se desprendió.........................................................................................................................14 Te juro que …..............................................................................................................................................15 Cuando una palabra sale del corazón...........................................................................................................17 Palabras silenciosas......................................................................................................................................18 Dos pies he visto hoy…..............................................................................................................................19 0tra navidad..................................................................................................................................................20 Si tú me quisieras….....................................................................................................................................21 ¿Dónde estás marimba?...............................................................................................................................22 Canta marimba, canta..................................................................................................................................23 Te fuiste mi mama, te fuiste.........................................................................................................................24 Loquera........................................................................................................................................................25


5

Era un sueño Caminamos bajo la sombra del bosque, los árboles nos hablan y nos cubren del sol indiscreto que nos ve por la cerradura del amor. Ahí, entre las ramas de ternura, jugamos con nuestras manos. Somos luna y sol, mar y tierra juntos, agua y río de miradas y palabras entre una galaxia de pensamientos que vuelan como mariposas multicolores. Ahí seguimos, tus manos y las mías inquietas. Tu corazón y mi pecho mudos… Notas de fantasía entre dalias y lirios dormidos. Y la escena sigue atrás del telón de tus pupilas eclipsadas entre una lluvia de sonrisas sobre el ser inmenso de tu figura. Si tan sólo lo que he escrito, ahora, invocara tu pensamiento para que con el viento, viajen juntas estas palabras sueltas, a las altas cúpulas del universo. Pero… sólo sé que es un sueño del cual no despierto, quizá vivo, quizá muerto, sigo soñando con ternura aquel beso que en tu mano di y que no me arrepentí. Y el sueño sigue, bailamos, cantamos y nos miramos hacia los ojos. La música del bosque y del viento se detienen por un momento para enlazar nuestras sonrisas. Y en el sueño me conoces y conozco la sombra de tu cuerpo Pero… era tan sólo, un sueño…


6

Mejor seguir así… Pasa el tiempo y aún sigue igual. Pasa el tiempo y aún te quiero más. Nos ha tocado, mucho, esperar. Pasa el tiempo y aún nos tocará esperar. Llegará lo que juntos anhelamos. Llenaremos el vacío de los dos. Nuestra vida será diferente. Nuestra vida será para siempre… Por eso es mejor seguir así. Seguir cantando, seguir soñando. Queriéndote y amándote. Por eso es mejor seguir así porque nos unen los eslabones del destino, porque saldremos a nuestro encuentro y por eso espera unos días más, deja tu ramillete de lágrimas como relámpagos arrepentidos y, espera…


7

Mujercita del mar Como el mar tan solo, desesperado y profundo es el amor de quien quisiera por doquier besarte y estar a tu lado, ¿Por cuánto tiempo? hasta que muera… Sonriente, caminas bajo los destellos de la luna ruborosa. Brillan tus cabellos, finísimos hilos de amor puro, o estambres de flor encantada que por la alborada, fecunda cristales de lágrimas para que nazcas, de nuevo, tú… Mujercita del mar, de muy suave piel que das vida al vergel. Tus labios melifluos con dulce y rica miel, tu boca que canta canciones de cuna, con besos y abrazos tu alma y la mía, son una. El mar duerme, la marea se calma y toda su agua, la aspiro… Desprendo de su atadura un abismo de ternura con ansia perpetua y entristecida, palidece mi vida tendida como manto reposado en la arena. Las olas hacen temblar tu cuerpo y el mío, un pez parpadea y se deleita con el resonar del silencio y la espuma, y se embelesa con la sonrisa de la luna.


8

Por qué me huyes, por qué me temes

Por qué me huyes, por qué me temes, si solo quiero conocer tus sueños. Escribirlos con la tinta de mi anhelo. Si supiera lo que quieres, sería afortunado y más que enamorado decirte al oído quisiera, los versos de mi alma, convertirlos en poesía unir dos estrofas o dos corazones que esperan. Por eso no me huyas, por eso no me temas, si sólo quiero conocer tus sueños y escribirlos con el polen de tus de tus ojos y exclamarlos con el viento. Quisiera enamorarte durante un viaje sobre el mar, en compañía de aves mensajeras, quizá en un crucero, quizá sobe olas juguetonas navegar y decirte cuantas veces pueda, cuánto te quiero. Por eso no me huyas, por eso no me temas que sólo quiero conocer tus sueños y decirte los míos, quizá sean un canto, quizá sean un lamento, pero eso sí, lo que siento. Por eso no me huyas, por eso no me temas que solamente quiero que me digas, si puedo amarte…


9

Mar Asombroso, impresionante e imponente, solo y desesperado, razón tienes mar oscuro. tan osadas olas e instantáneos muros, ¿Quién sabe lo que adentro sientes? Tu extensa planicie de espléndido océano, como un céfiro de mil colores junto a las aves, de la playa oriundas, vas con el firmamento tomado de la mano. ¿Por qué intrépido golpeas la arena? Déjame con el viento escuchar un momento la canción que dulce suena, en el recinto del horizonte. No se sabe qué secretos guardas en tu manto, qué misterios arrastran tus olas llenas, quizás llevan de algún varón el llanto que exclamó a la tierra la más desesperada pena. ¡Oh azul grandeza! Que te elevas hasta el cielo, formando matices cual magia fascinante, es el sol quien contempla tu velo al besar la bruma y la espuma como amante.


10

Reconcilio El dulce escuchar de tu voz, es el tono suave que confiesa la verdad. Te escucho y no comprendo los enojos y la tristeza que te invaden. Deja de sollozar, contempla el silencio, el sol en el ocaso y digámonos, te quiero. No llores más, no más melancolía que destroza mi consuelo, y palidece mi alma. Déjame refugiarme en la rima de tu llanto, permíteme beber el ramo de tus lágrimas y vivificar la ilusión perdida. Déjame fortalecer lo que nos une y convirtamos en ternura la sombra que en tu mente anida. Por favor, no llores más…


11

Lluvia El aguacero acelera, luego de gigantescos truenos, la lluvia se desprende de inmensos algodones negros en movimiento constante por toda la cúpula celestial. Cristales y perlas saltarinas entre la hierba rebotan de flor en flor, en compañía de la brisa. Lluvia fría que del cielo caes sobre delicadas hojas de los árboles que descansan recostados entre la montaña salpicando las plumas de las aves. ¡Cómo saltan los pedriscos de hielo que se elevan como batuta ante la orquesta que interpreta la melodía que susurra el viento! Lluvia que te precipitas sin tregua para un rayo de luz, sin pausa para el canto del sinzonte y el cardenal, sin importarte que la noche elimine el color.


12

Palabras Palabras, voces de poder oculto, vocablos que elogian o deshonran, juzgan o prescinden de la culpa, condenan o perdonan. Palabras, voces habladas o escritas, siempre expresan, lo que dicen, siempre suenan como suena la emociรณn sentida. Palabras, voces que dicen lo que uno piensa, voces que dicen lo que uno siente, lo que uno expresa, lo que uno oculta, porque se esconden en el silencio del alma porque se albergan en el mundo de la mente.


13

Cinco minutos Cinco minutos, sumiso en el silencio y la imaginación, en un pensar continuo y constante, siento palpar la imagen pura de una rosa con rocío brillante y rubor en sus pétalos como aurora de mar… Taciturno ante el mágico instrumento, custodiado de la inmensa soledad, resurge el eco de tu sonrisa y sinfonías de palabras dulces. Cinco minutos, trescientas pulsaciones de amor anuncian de nuevo el sonido de tu boca y el parpadear de tus pestañas encantadas. Es mi oído, junto al caracol resonante, que escucha la palabra tenue y dulce y un murmullo se escapa en el instante, para decirte como siempre: adios…


14

Ruido silencioso Entre escombros del pensamiento y oscuras pupilas escondidas tras el párpado encantado y el arco iris de tus cejas cual magia en el ocaso. Taciturno entre la luz y la esperanza fallida, abrir quisiera el diafragma de la vida, apuntar con mi arco a una estrella, y precipitarla en diamantes sobre ella. Es el cielo de tus ojos, recóndito en el infinito que fulgura y suena en el leve y sutil momento de tu sueño y es entonces cuando dejas florecer mi lozanía. La noche se abstiene de hablarme, más en mi mente un villancico se eleva para perpetuar mi minuto de vigilia… Oscuridad infinita, sin palabra alguna te confieso que pienso en ella, que lloro y sueño comulgar con el silencio y el lucífero espejo de su vida.


15

El pétalo que se desprendió Recuerdo que… me encontraba frente a un rosal y de una rosa un pétalo se desprendió que a mi corazón inspiró. Recuerdo aquel instante en que un destello de perfil angelical, una rosa mis ojos miraron. Sí. Recuerdo aquella flor con diáfanas gotas de rocío que reflejaban una luz infinita. Recuerdo que un sueño me dijo antes: es un preludio de una historia de amor y ahora has de escribir esta historia. Recuerdo bien, aquella rosa volvió a ser botón y floreció de nuevo junto al tallo de mis sueños, junto a la sonrisa de mi vida frente al sol de lo que siento que después de la noche volvió, aquel pétalo que se desprendió.


16

Te juro que … Te juro que desde que te vi y conocí, mis pensamientos son otros y mis sentimientos también… Te juro que ahora perdono y pienso distinto, algo así como que estar vivo tiene otro sentido. Por eso te juro que cuando estás lejos mi alma se empobrece, ¿Cuánto? –no sé, quizá mucho, quizá poco cuando tu voz ya no escucho y tu mirada se pierde en la infinita dimensión del espacio de mi mente. Te juro que, la lluvia y la bruma no melancolizan mi alma ni la noche borra tu figura porque invoco a la luna el canto de mis sueños y la rima de mis versos. Por eso te juro que confío en las palabras del viento y en la cosecha del tiempo amigo. De verdad te juro, y te aseguro, que quisiera escribir con sentido, como un ave que hace su nido en las ramas de la soledad, muy cerca del universo de mis penas y del lugar donde te conocí.


17

Te juro que ante lo inmenso del Cielo y la Tierra, eres el mundo donde sĂłlo viven los que aman. De verdad te juro, que seguirĂŠ escribiendo palabras sueltas en ramos de mariposas inclinadas sobre flores con sonrisas y magia multicolor. Te juro que siento que tus ojos se refugian en mis ilusiones que preludian la tempestad del amor entre una enredadera de poesĂ­as y canciones.


18

Cuando una palabra sale del corazón Cuando una palabra sale del corazón vibran las fibras del sentimiento más puro: el amor. Es porque en un suspiro se mueve una flor. Es porque el pecho se ensancha para inhalar la fragancia de una mujer. Es porque la expresión ingenua se pierde en el efímero momento de la mirada indiscreta. Es porque el eco inocuo de nuestras voces se esfuma entre las olas del viento. Es porque antes de brotar de los labios se exterioriza en el fulgor de los ojos. Es porque el espectro de tus pupilas se funde y yace en lo en lo esquivo de nuestros gestos. Es porque una rosa blanca hace un paréntesis para escucharla. Es porque la verdad se palpa en palabras tangibles. Es porque la luna y el sol se sonrieron y se expresaron lo inmenso. Sí. Cuando una palabra sale del corazón, es porque vibran las fibras del sentimiento más puro: el amor.


19

Palabras silenciosas ¿Por qué no debo decirte lo que siento? Si te llevo en el regazo de mi mente. Aunque llore y sufra siempre… ¿Por qué no debo decirte lo que siento? Me envuelve y azota el viento de tu pensamiento y el tormento de una estrella, del cielo, la más bella, alumbra con plenilunio el espacio infinito de mi vida. A veces me quedo mudo, a veces me quedo sordo, y el unísono de tu voz me arrebata la palabra. Algún día no me convertiré en sinrazón, posiblemente pierda el sentido pero quiero que siempre gane el amor. Por eso, ¿por qué no decirte lo que siento? ¿Acaso mi palabra es sombra muda y fría ¿Acaso no invoca la grandeza del amor?


20

Dos pies he visto hoy… Dos pies he visto hoy… Dos joyas guardadas entre cordones de piel muerta… Diez dedos hincados rezan, como teclas de piano encantado. Diez dedos con uñas plateadas, como lunas en el firmamento. Dos pies he visto hoy con olor a clavel y sabor a miel, porque la fina piel, envuelve un sentimiento de ternura. Dos pies que descansan estremecen mis pupilas, al ver dos ramos recostados de rositas blancas y que del suelo se levantan cuando una dama bella camina sobre un vergel dejando huella. Dos pies he visto hoy de una doncella que ver mañana quisiera para contemplarlos, en silencio, otra vez. Dos pies he visto hoy, eran dos joyas guardadas entre cordones de piel muerta…


21

0tra navidad Otra navidad entre encrucijadas ilusiones y un año en el ocaso. Entre aureolas de pascuas y lágrimas escondidas. Entre resonar de campanas e inevitables recuerdos. Sí, otra navidad. Para muchos, alegría, ilusión y sueños. Para algunos, una dosis de tristeza y esperanza. Otra navidad y otro año más que a dios nos dice, abrazos y palmadas de amigos y familiares, fulgor de estrellas y silencio de Noche Buena, que reposa en el nacimiento tradicional. Otra navidad más, otra pascua más, ¿quién sabe si habrá otra? ¿quién sabe si ésta no más?


22

Si tú me quisieras…

Si tu me quisieras con el amor más puro con todo el alma yo te juro que sólo a ti te amaré nomás. Si tu me quisieras, tu mundo y el mío sería distinto, juntos, en nuestro laberinto, de flores escondidas y de pensamientos en marcha, entre vergeles de mil colores, tu serías la metrópoli de mi dulzura. Si tan sólo me quisieras… nuestras almas tejidas estuvieran, plácidas entre cúmulos avergonzados y brazos de viento pues el amor que por ti siento, por nadie lo sentiré y te aseguro que no miento de lo que hace rato pensé. Si tu me quisieras, seríamos un sólo destino como una copa llena de vino, llena de destellos llena de tus ojos, los más bellos, entre el bálsamo de tiernas perlas de agua dulce. Si tu me quisieras…sería un cóndor enamorado, imponente y agresivo a tu lado. Sería el plenilunio de la noche eterna ante la luna idolatrada. Quiero decirte estas cosas para que las guardes al final de tu hipérbole fantasía, porque solo te confieso, que quisiera un beso para unir tus labios y los míos.


23

¿Dónde estás marimba? ¿Dónde estás otra vez, marimba que oigo tu llanto tan distante? ¡Te golpean… y tu semblante, siempre, ante el cielo cantando! ¿Dónde estás otra vez, marimba devolviendo música por golpes? ¡Cuántos hombres se deleitan con tus teclas! ¡Cuánta voz en el corazón se guarda! Marimba, la luna sonríe y el sol carcajea cuando cantas. Los ángeles bajan para admirarte. Tu cuerpo vibra y resuena. Tus notas vuelan entre ondas de amor que el aire enamorado se lleva bajo sus alas misteriosas. ¿Dónde estás marimba hecha de madera viva? ¿Quién engendró tu alma? ¿Quién engendró tu espíritu antes de que cantaras entre ramas ancestrales? Ahí estás ante la bandera acompañada de pájaros en concierto, como gran señora a la par de tu tenor Marimba, cuantas más veces te escucho, más quisiera contemplarte. ¿Qué diría un rey quiché de tu blusa verde tierno con florecitas de color y tu falda plegadiza con botones hasta el suelo?


24

Canta marimba, canta... Canta marimba, canta... porque tu voz vuela y dulce suena, porque tu canto conmueve el espíritu del Dios maya escondido en tu canción que alaba al cielo.

Canta marimba, canta... porque el volcán suspira y los ríos se detienen, los mares reposan y se deleitan. Canta y tu melodía llega, hasta el oído de la estrella. Cantas y se levanta un torbellino de amor como globo hasta el firmamento como se eleva el pensamiento cuando un indio se inspira. Canta marimba, canta... porque cuando cantas el eco de los vientos resuena quizá desvaneciendo una pena en la cúpula celestial. Canta marimba, canta... porque cuando cantas se embelesan los océanos, el horizonte y el arco iris también.... Canta marimba, canta... ¡ y sigue cantando !..


25

Te fuiste mi mama, te fuiste... Te fuiste mi mama y me dejaste solo. Te fuiste y de la vida hiciste un sólo suspiro de amor. Hace varios años te fuiste... Te llevo entre mis brazos del tiempo, recuerdo la última vez que me viste y por eso te arrullo con mi pensamiento. Ay, mi mama.. cómo recuerdo, cuando te visitaba, aquel delantal que escondía tus manos y secaba tus lágrimas. Te fuiste, y sin embargo sigues viva, porque tu canto suena en aquel cuarto donde planchabas la prenda que otro día lucías. Te fuiste, lo sé. Aún no lo creo, porque te veo, aunque me digan que miento, estás viva. Sí. Estás viva en mí. Vives y vivirás por siempre, mi mama…


26

Loquera Loquera de uno, loquera del otro. Lo que era de uno, era loquera del otro. Loquera del otro era lo que era del uno. Loca, loca, loca, loca loquera. Loco, loco, loco, loco loquera. Loca, loca, loca, loca por lo que era. Loco, loco, loco, loco por lo que era. Lo que era de uno y lo que era del otro generรณ toda una loquera. Y la loquera de uno y la loquera del otro generรณ mรกs loquera. Y la loquera de uno y la loquera del otro generรณ, mรกs que loquera, locura. Locura, locura, locura, locura. Al otro no lo cura la loquera del uno. Al uno no lo cura la loquera del otro. Dos loqueras, dos locuras. Dos locos con loquera y locura. Loquera y locura con dos locos. Lo loco del uno lo cura la locura del otro. Lo loco del otro lo cura la locura del uno. Dos locos con locura y loquera, curados.

Pétalos sueltos  

Trata de un conjunto de poemas de diversa expresión poética.

Pétalos sueltos  

Trata de un conjunto de poemas de diversa expresión poética.

Advertisement