Issuu on Google+

Le mando un selfie a ALMA. El otro día, me pasé con ella: le grité y la empujé… ¡Es que estoy hasta las manos con los exámenes!

¿Por qué me provoca los nervios?


Pero, ¡¿estás loco, hermano?! Si estás nervioso, te vas al gym, sales a jugar al futbol, me llamas, ¡lo que sea! ¡ALMA NO TIENE LA CULPA DE TUS NERVIOS!


Por ahí, tienes razón… Está re-mal que le grite así. La verdad es que EL PROBLEMA ES MÍO, NO DE ELLA… Voy a tratar de controlarme, como dices. Si no puedo, me voy al shrink y ¡chau!



DIARIO DE ALMA: DE QUIÉN ES EL PROBLEMA?