Issuu on Google+

manosmanos manosmanos manosmanos manosmanos

Con nuestras manos amasamos, removemos, acariciamos, amamos, llenamos el mundo de palabras, trazamos sue帽os. Nuestras manos sirven para construir y reconstruir. Las manos son nuestra identidad. Concha Lobej贸n

Universidad Popular de Palencia Encuentros en la Literatura Curso 2005/2006


manos

2

Sirva este trabajo como muestra de la trayectoria realizada por el Curso Encuentros en la Literatura durante el período lectivo 2005 – 2006. Un año interesante y divertido que ha contado con el entusiasmo y el compromiso de:

Pilar Baños Justi Paredes Elena Verdeja Begoña González Isabel Angulo Araceli Cañas Pilar Rodríguez Lola Esguevillas María Hoyos Charo Balbás Teresa Lobera Mª Antonia Poncio Mª Jesús del Amo Rosa López Beni Melero Nati Garrido Margarita López Belén San Millán

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos

3

Hay dos caminos distintos en la fotografía: el utilitario y el estético. La meta de uno es un registro de hechos y la del otro una expresión de la belleza. Van paralelos y están interconectados por muchos senderos. La fotografía cuyo motivo es puramente estético (conseguir la belleza), registra la realidad, pero no como una realidad; llega incluso a ignorar la realidad si ésta interfiere con la concepción que ha sido visualizada; tal como Corot, que en sus pinturas registraba los fenómenos del cielo al amanecer y al atardecer, pero desechaba una serie de hechos a los que se debió enfrentar mientras contemplaba la escena, cuyo objetivo no era la realidad en sí, sino la expresión de las emociones que esta realidad le producían. Charles H. Caffim

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos

Las manos no están hechas para sufrir. Las manos, son, las mejores multiusos que existen. Las manos sí, están hechas para regalar tactos suaves sobre mundos hostiles. Las manos están marcadas por senderos únicos cuyas rutas y metas nadie conoce. Las manos hablan sin pronunciar sonidos y escuchan en cada articulación, las voces y lamentos de nervios y tendones. Las manos…. Son únicas e irrepetibles.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura

4


manos

Queridas manos: En primer lugar agradeceros lo bien que me habéis ayudado a lo largo de mi vida. Por ejemplo, cuando fui peluquera. Me fuisteis útiles en mi oficio, en las faenas caseras, para varear colchones, limpiar, planchar, cocinar… Los recuerdos más gratos se desprenden de mis manos acariciando la suave piel de mis hijos. Hay en mis manos memoria.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura

5


manos

Retrato de mis manos Acaricio el mundo. Siento la vida, la caricia de un niño, el perfume de una flor, el rumor de las olas, la caricia del viento. La ilusión me hace sentir que puedo disfrutarlo todo.

Un mapa y unas manos sugieren demasiadas historias que yo no sé contar. Quien contemple esta fotografía seguro que imagina diferentes historias. Manos sugerentes, fuertes, que tejen rutas y eligen lugares que poder visitar. Las manos tienen su propio lenguaje.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura

6


manos

7

Puedo comparar los dedos de la mano con las etapas de mi vida: El dedo meñique, el más pequeño, representa mi infancia, el calor de mis padres, el comienzo del colegio, los primeros profesores… El anular es la adolescencia, el despertar al mundo, los estudios superiores, los desamores y la llegada del definitivo, que puso una alianza en mi dedo. El del medio, el más largo, directo desde el corazón, emana mucho amor. Cada falange representa un hijo. Hay noches sin dormir y preocupaciones por verles crecer. Luego llega el índice, el que nos indica el horizonte. Siempre expectantes, sirve para indicar a mis hijos el camino que tienen que seguir, pero esto no les vale a mis hormonas. Por fin, el último, el pulgar. Es el de la última etapa: la edad en la que los defectos y las manías se acrecientan, los hijos se van de cada y la jubilación está ahí. Es por esto que el dedo está más separado y solo, y es rechoncho y reducido como entones seré yo.

Quiere sujetar algo inaprensible. Está abierta del todo, en tensión. Quizá quiere controlar lo malo, lo desagradable, que nada de eso traspase la pared.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos

Cuando mi mano derecha firme y decidida (dubitativa algunas veces) arrastra el pincel hacia un lienzo terso y desnudo, en la otra mis dedos oprimen una paleta repleta de colores, ansiosos de estrenarse por salir a escena. El movimiento suave de mi muĂąeca hace que el agua y el color jueguen hasta lograr fundirse, para convertirse despuĂŠs en caprichosas manchas, o surcos indefinidos, que quieren ser como paisajes ante la sorpresa de mis ojos. No me propongo nada mĂĄs que ir disfrutando del hecho de mezclar y fundir colores, dejando mi mano a su voluntad.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura

8


manos

Quiero escribir esta tarde lo que yo hago con mis manos: ¡cuántas cosas en la vida a lo largo de los años! De niña juegos y risas con canicas, con los aros; en clase, hacer las tareas, escribir todo el dictado. De joven, acariciar con amor al ser amado. De madre, quiero contar lo mucho que han trabajado, queriendo llegar a todo, sin tener nunca descanso. Y ya en esta edad madura que llaman del jubilado me ha dado por escribir con estas benditas manos.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura

9


manos 10

Reflexión, sabiduría, templanza. En el aula de Literatura crezco como ser humano, dando y recibiendo un recíproco intercambio. Doy gracias por tanta generosidad. Y quiero, quiero mucho más.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos 11

Imagíname con tu tacto, tócame Invéntame con tu piel Suéñame Muéveme Amásame Quiero nacer de ti Entre vosotras estoy… ¡Hazme vivir! Hazme sentir

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos 12

Os alzĂĄis hacia lo alto, seguras y calladas. En vuestro silencio encerrĂĄis la belleza de una flor y en mi seguridad tenĂŠis el poder de sostenerme el mundo en un instante.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos 13

Las manos acarician cada hoja del libro. Los ojos comprenden las palabras y las saborean. Las manos y los ojos dan vida a las experiencias vividas en los libros. Las manos acarician cada hoja del libro. Los ojos comprenden las palabras y las saborean. Las manos y los ojos dan vida a las experiencias vividas en los libros.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos 14

La realidad y el deseo Quieren alzar el vuelo, desaparecer en la lejanía. Ser libres. Entrelazadas, estas manos imitan la silueta de un pájaro porque desean ser tan ligeras como él y volar, volar… Pero, siempre hay un pero, su pueril ensoñación las hace olvidar que están unidas a un pesado cuerpo, sin ninguna veleidad aérea, del que para su desdicha, nunca podrán escapar.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos 15

Anchas, venosas, fuertes; reflejo de una vida de trabajo, de esfuerzo, de dolor; y que ahora descansan sobre el regazo, con la resignaci贸n de la soledad y la libertad de la cadena que ha cortado la muerte.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos 16

La sangre, savia de mi vida Pertenezco a mi Madre Tierra y asciendo hacia el cielo. Con ojo avizor veo florecer mi vida como si de cualquier planta se tratara, y como ser vivo nazco, crezco, me reproduzco y muero. Me desarrollo con el paso del tiempo pero ademรกs aprendo, acaricio y amo.

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


manos 17

con las manos de leer el mundo con las manos de amar con las manos de andar por la vida con las manos de tocar con las manos de pasar pรกgina CON NUESTRAS MANOS

encuentrosenlaliteraturauniversidadpopulardepalenciaencuentrosenlaliteratura


MANOS