Page 14

!

ACTUALIDAD ACTUALIDAD

PROFESIONES Y CUIDADOS La responsabilidad en el autocuidado de la salud Cada vez son más las personas que toman conciencia de la importancia que tiene saber cuidarse. Un autocuidado que abarca todas las esferas del individuo, desde el cuidado más personal hasta el del medio que lo rodea. No cabe duda de que cuanto mejor conozcamos nuestra salud, mayor será el control que tengamos sobre ella, y así, además de cuidarla, también poder mejorarla o recuperarla. Saber cómo cuidar la salud de uno mismo puede, a su vez, convertirse en una acción que repercuta en el conjunto de la sociedad, así como en la salud de aquellos que forman parte del entorno más cercano, una adecuada autoasistencia puede beneficiar, incluso económicamente, al sistema sanitario de cualquier país desarrollado. El autocuidado se basa en unos pilares básicos centrados en prevenir la enfermedad, fortalecer y restablecer la salud en caso de que esta hubiera sufrido algún padecimiento. Para alcanzar estos objetivos es imprescindible seguir la orientación de un profesional que pueda guiar nuestros pasos, que discurren, en la mayoría de las situaciones, por la búsqueda del bienestar, cambios de hábitos, costumbres y actitudes que hay que interiorizar en nuestra rutina diaria. Un autocuidado responsable genera beneficios en la sociedad La importancia del autocuidado como primer paso en la estabilidad de nuestra salud presente y futura es imprescindible. Así, por ejemplo, en el Día Internacional del Autocuidado de la Salud —24 de julio— uno de los objetivos era promover la importancia de que esta autoasistencia se realice de manera responsable por parte de todos los agentes: ciudadanos, profesionales y autoridades. Por ello, los farmacéuticos, como profesionales en contacto directo entre el medicamento y la sociedad, son responsables de promover e indicar el uso y procedimiento adecuado del tratamiento que el ciudadano va a llevar a cabo. Desde el propio Consejo General de Farmacéuticos se incidía en las graves repercusiones que una interrupción o inadecuada aplicación de un tratamiento puede tener no solo para el enfermo, sino para el resto de la población. En esta misma línea, en el XVI Encuentro de la Industria Farmacéutica Española, el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, destacó la necesidad de fomentar el autocuidado entre la población recordando que las «dos estrategias de la enfermera en el autocuidado son la educación para la salud y el entrenamiento». En este mismo acto, el presidente del Consejo General de Colegios de Médicos, 14 g Profesiones

Juan José Rodríguez Sendín, señaló la importancia que tiene el autocuidado, supervisado por profesionales, en enfermedades «incurables pero no “incuidables”», una idea con la que coincidieron todos los presentes en la mesa redonda «los profesionales sanitarios ante la adherencia a los tratamientos», enfermedades en las que, para Rodríguez Sendín, «una adherencia óptima no tiene por qué implicar siempre mejor salud ni reducir costes». Ahondando en el papel de los profesionales sanitarios en el autocuidado, cabe destacar que la esencia para que éste consiga unos resultados óptimos es que los pacientes estén bien informados desde el comienzo del tratamiento de todas sus etapas.. En este mismo encuentro, y en relación con la importancia que tiene que el paciente esté bien informado sobre su dolencia y tratamiento, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, señaló que «la mala adherencia a los medicamentos ha hecho que se produzcan 200 000 muertes prematuras en Europa, un problema de salud pública de primera magnitud en el que todos los profesionales sanitarios nos vemos implicados». Por ello, «los profesionales sanitarios debemos trabajar juntos para ayudar a los pacientes a la adherencia, escuchándolos, y también de manera coordinada con el apoyo de la Administración».

El autocuidado puede ser el primer paso en la estabilidad de nuestra salud presente y futura Calidad en el cuidado de la salud El número de personas mayores de 65 años se ha duplicado en las últimas tres décadas y, además, el incremento de la esperanza de vida ha provocado un crecimiento del número de personas mayores de 85 años. Para Ana Lima, presidenta del Consejo General de Trabajadores Sociales, es importante entender en este contexto que «los servicios sociales no son un gasto, sino una inversión que genera riqueza y empleo, además de cotizaciones a la seguridad social en el sector de los cuidados y retornos económicos a las arcas del Estado, puesto que en 2015, la ratio de empleos directos por millón de gasto público es de 35, y la tasa de retorno de 38,3 %». Por ello, el objetivo principal de la ley de la dependencia era dar respuesta a la necesidad social que va vinculada a este incremento de la esperanza de vida de la población, por un lado, y, por otro, a la atención de las personas con discapacidad en situación de depennº 163 g septiembre-octubre 2016

Profesiones 163  

Edición de la revista Profesiones que mira a Europa, y a cómo las profesiones han ido tejiendo relaciones en el marco de la UE.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you