Page 1

AL SERVICIO DE LOS NIÑOS Documento de Política – 2005 Declaración de principios y prácticas a la que se adhiere la Unión Bíblica en su ministerio hacia los niños

Trabajando con las iglesias la Unión Bíblica se propone: a) Dar a conocer las buenas nuevas de Dios a niños… y familias b) Animar a los niños a encontrarse con Dios diariamente a través de la Biblia y la oración… a fin de que… • • •

Lleguen a una fe personal en nuestro Señor Jesucristo Crezcan en madurez cristiana, y Lleguen a ser fieles miembros de la iglesia… … y siervos de un mundo en necesidad.

La Unión Bíblica persigue estos propósitos por medio de una variedad de ministerios especializados en todo el mundo, en obediencia a nuestro Señor Jesucristo y en dependencia del Espíritu Santo.1

1

La Unión Bíblica Internacional: Propósitos, Credo y Principios Ministeriales


Acerca de este Documento de Política Estatus

El Consejo Internacional de la Unión Bíblica adoptó esta declaración como un Documento de Política en las reuniones realizadas en Le Rimlishof, Francia, en septiembre de 2005.

Propósito

Este documento esboza los principios que nos dirigen cuando realizamos el trabajo con niños en la Unión Bíblica. Es un documento de base que describe nuestras metas y los principios de trabajo en el ministerio hacia los niños. Es, entonces, una medida de la calidad y la naturaleza de nuestro ministerio infantil.

Desarrollo

En 2002, en las reuniones del Consejo Internacional, surgió la petición de que la Coordinadora del Ministerio entre Niños elaborase un Documento de Política que definiera la manera en la que los obreros y voluntarios de la Unión Bíblica deben trabajar con los niños. Esta petición surgió mientras el Consejo evaluaba el Documento de Recursos sobre La teología de la niñez. Wendy Strachan preparó el primer borrador del documento a principios de 2003. En marzo del mismo año se hizo circular en la red internacional del ministerio hacia niños, y se hicieron cambios basándose en los comentarios recibidos. El Borrador del Documento de Política ‘Al servicio de los niños en la Unión Bíblica’ – 1 se presentó entonces en las reuniones del Equipo Internacional en 2004. Se hicieron algunos cambios adicionales, y se hizo circular en la red internacional del ministerio hacia niños esta nueva versión del documento. El Borrador del Documento de Política ‘Al servicio de los niños en la Unión Bíblica’ – 2 se presentó por primera vez al Consejo Internacional de la Unión Bíblica en sus reuniones de septiembre de 2004, de tal manera que lo pudieran estudiar los Consejos Regionales con miras a que fuera aprobado en las reuniones del Consejo Internacional en 2005. Los cambios propuestos por los Consejos Regionales y los miembros del Equipo Internacional se incluyeron en el Borrador del Documento de Política ‘Al servicio de los niños en la Unión Bíblica’ – 3 que se presentó en las reuniones del Equipo Internacional en septiembre de 2005. En estas reuniones se ratificaron los cambios y se aprobó el documento.

Documentos de política, pautas y posición

2

25 – Al servicio de los niños – 2005


“Trabajando con las iglesias…” Dado que la Unión Bíblica es interdenominacional, valoramos tanto la diversidad que se evidencia en la iglesia de Dios como también el sentir que tienen las personas de formar parte de un grupo como expresión local de la misma. Es por esto que la Unión Bíblica busca maneras de trabajar de manera positiva con diversas iglesias a fin de que puedan cumplir con la llamada que les ha dado Dios de ministrar a los niños. Al hacerlo…

Reconocemos que tenemos la responsabilidad de escuchar y contribuir al programa que tiene la iglesia para su obra entre niños en vez de dedicarnos de manera independiente a nuestras propias metas. Aseveramos que nuestro papel es el de facilitar el programa de la iglesia por medio de establecer redes de contactos, asesorar, formar y colaborar activamente en los programas para niños que se basan en la iglesia o la comunidad. Nuestro papel es el de motivar y capacitar a la iglesia en un ministerio hacia niños que es a la vez cuidadoso y deliberado. Nos aseguraremos de que las actividades y los recursos de la Unión Bíblica reflejen la naturaleza interdenominacional de nuestra labor. Nos unimos a las iglesias y otras organizaciones cristianas que abogan a favor del estatus y los derechos de los niños en nuestras comunidades. También reconocemos que existen ocasiones en las que la visión de la Unión Bíblica va más allá de la de la iglesia local o de una determinada denominación. Cuando esto ocurre…

Reconocemos nuestra responsabilidad de desafiar a la iglesia cuando sus actitudes o falta de acción han ocasionado el descuido de un ministerio atento hacia los niños. Creemos que la iniciativa para un programa determinado no necesariamente tiene que ser la de las iglesias. Es por este motivo que la UB tiene una variedad de ministerios especializados que tratan de llegar a los niños que no son alcanzados por las iglesias.

Creemos que nuestro mandato es incorporar a los niños y jóvenes a la vida de iglesias establecidas por medio de programas que les sirven en ambientes en los que se sienten cómodos.

Documentos de política, pautas y posición

3

#25 – Al servicio de los niños – 2005


“La Unión Bíblica se propone… a) Dar a conocer las buenas nuevas de Dios a niños… y familias” Creemos que todos los niños tienen igual valía ante los ojos de Dios, sin distinción de etnia, color, sexo, idioma o posición social. Es por eso que aseveramos que todo niño tiene el derecho de oír –en una forma que pueda comprender– las buenas nuevas del abundante amor de Dios hacia los niños que ha hecho posible que sean aceptados en su familia. Afirmamos que… •

Dios en su Hijo Jesucristo ha demostrado que tiene una actitud favorable hacia los niños.

Cristo es el Salvador de los niños y les llama para que le respondan de manera personal.

El niño que crece apartado de Dios está en una posición espiritual peligrosa.2

En esta tarea de dar a conocer las buenas nuevas a los niños y alimentarlos en la fe, la Unión Bíblica usa las siguientes estrategias: 1. ‘Dar a conocer las buenas nuevas’ siempre tiene lugar en el contexto de relaciones genuinas que demuestran cariño. Amistad

Nos esforzamos por cultivar la amistad con los niños, pues el amor de Dios y la realidad de la fe cristiana se evidencian en el contexto de una relación de amistad.

Tender puentes

Tendemos puentes hacia el mundo del niño realizando todo lo posible para comprender ese mundo. Es por eso que nos esforzamos por estar familiarizados con la investigación y las tendencias actuales, y con los problemas que los niños afrontan en su mundo.

Acción afectuosa

Escuchamos a los niños y les aconsejamos como seres humanos con necesidades únicas. Entendemos que no bastan nuestras palabras; tienen que ir acompañadas de la acción afectuosa.

Atención responsable

Hacemos lo que sea necesario para evitar que el daño alcance a los niños bajo nuestro cuidado, mediante la adhesión a las correspondientes normas de protección infantil que hemos establecido.3

Respeto y dignidad

Nos resistimos a los enfoques que consideran que los niños son meros ‘objetivos’ de la evangelización en vez de personas dignas de nuestra preocupación y amistad, o los enfoques que ven a los niños como masa en vez de individuos, cada uno con sus propias necesidades emocionales, sociales, intelectuales y espirituales. Al ser receptores especiales de la gracia de Dios, a los niños siempre se les debe tratar con respeto y dignidad.

2. ‘Dar a conocer las buenas nuevas’ significa que tomaremos en cuenta la red de relaciones de la que el niño forma parte. Contexto familiar

2

3

Creemos que siempre se debe considerar a los niños en el contexto de su familia, sea cual fuera la configuración de ésta.

Para ahondar más en el tema del estado del niño ante Dios, véase el Documento de Recursos de la UB: La Teología de la Niñez 2004. Véanse las políticas de protección del niño de la Unión Bíblica en cada región. Documentos de política, pautas y posición

4

#25 – Al servicio de los niños – 2005


Respeto a la familia

Creemos que es la intención divina colocar a los niños en familias y que Dios ha establecido relaciones de amor, disciplina y obediencia en las familias que funcionan correctamente. No tenemos derecho a hacer caso omiso de ellas.

Respeto a la autoridad de los padres

Es por eso que nuestra expectativa es que cualquier acercamiento evangelístico se dará con el conocimiento de los padres hasta donde sea posible y siempre con respeto hacia las relaciones familiares y la autoridad de los padres u otra autoridad relevante.

Apoyo al papel educativo de los padres

Reconocemos que en muchas familias cristianas, el niño responderá de manera progresiva a Dios conforme se encuentra con él a través de las Escrituras y la dinámica familiar del amor, la justicia, el perdón y la comunión. En estos casos, el contexto principal para la evangelización y el discipulado es la familia. Animamos y apoyamos a los padres en su papel de ‘portadores de la fe’ a sus hijos.

Evangelización

Creemos que, en el caso de familias que no son cristianas, nuestro objetivo sigue siendo la evangelización de la familia entera y no sólo de los niños de manera aislada. Sin embargo, si esto no es posible de inmediato, creemos que Dios aún nos llama a evangelizar a los niños mismos. En este caso: • Prestamos atención especial a cuestiones de integridad a fin de no provocar innecesariamente ni el antagonismo por parte de la familia ni presión hacia el niño; • Planificamos activamente la provisión de la educación espiritual para aquellos que responden, siempre que sea posible.

3. ‘Dar a conocer las buenas nuevas’ significa que exploramos con los niños el contenido de la fe cristiana. Esto lo hacemos mediante… La enseñanza cuidadosa

Tenemos el compromiso de explicar las verdades básicas del cristianismo como parte esencial de la evangelización. Al hacerlo, reconocemos que: •

Los niños se desarrollan y progresan en su comprensión, en sus sentimientos y en la manera en la que reaccionan.

Las buenas nuevas tienen muchas facetas en las Escrituras que se pueden ilustrar, vincular o aclarar de tal manera que los niños adquieran una comprensión cada vez más amplia del amor y la justicia de Dios, las consecuencias del pecado, el perdón disponible en Cristo, la victoria de Cristo sobre el mal y la aventura de la vida en el Espíritu Santo y con la comunidad de creyentes. Así que rechazamos una definición restringida del evangelio. Más bien, procuramos profundizar la comprensión de los niños que cada vez se amplía más conforme exploran las muchas facetas de la palabra de Dios. Enseñamos con claridad Evangelizamos por medio de la enseñanza Creemos que la evangelización incluye todo lo que decimos o hacemos bajo la dirección del Espíritu Santo de Dios, y que dicha tarea procura que el niño cada vez más se acerque hacia una respuesta positiva a Jesús. Es así que buscamos oportunidades de compartir aspectos de la vida, la muerte y la resurrección de Jesús en maneras que son apropiadas para la edad y el contexto de los niños, de modo que creemos que: •

La evangelización responsable exige que todo contacto progresivo con un niño incluya el relato de la cruz y la resurrección;

La historia de la cruz no necesariamente tiene que ser parte de cada contacto individual. Creemos que si los temas del pecado y la cruz se agregan a toda historia bíblica, esto lleva a la confusión en vez del entendimiento; afirmamos más bien la necesidad de permitir que la Biblia hable por sí misma.

Documentos de política, pautas y posición

5

#25 – Al servicio de los niños – 2005


Dado que una parte sumamente importante del contexto para la evangelización de los niños es su etapa de desarrollo y su nivel de comprensión, rechazamos dos errores: Exigir demasiado. Pedir de los niños un nivel de entendimiento y una reacción que sería más apropiada en un adulto responsable. Esperar muy poco. Postergar el desafío de responder a Cristo hasta que el niño haya alcanzado la responsabilidad adulta.

La actividad continua del Espíritu Santo

Anticipamos con humildad que el Espíritu Santo actuará de manera continua. Somos conscientes que Dios ha escogido a lo necio del mundo para avergonzar a los sabios, y por lo tanto no podemos limitar la apreciación que tiene el niño de los asuntos espirituales a lo que sólo se puede comprender con la mente. No podemos medir la respuesta de un niño ante Dios únicamente en términos de desarrollo; por eso con frecuencia será un desafío y un aliento para nuestra propia fe.

La urgencia tranquila

Con tranquilidad. Nos tomamos el tiempo de modelar el evangelio y establecer las relaciones que se requieren para que se desarrolle la confianza de los niños en el obrero de la Unión Bíblica y en el Señor. Nos resistimos a un enfoque que procure evangelizar rápida y decisivamente a los niños, no sea que mueran y sean condenados al infierno, porque creemos que en la misericordia de Dios, a los niños no se les exige la misma responsabilidad moral ante Dios que a los adultos. Con urgencia. Creamos adrede oportunidades de presentar mensajes transmisores de vida que invitan a los niños a responder de manera positiva ante Jesús. Nuestro enfoque es urgente porque los niños, debido a su naturaleza y al mundo en el que viven, se alejarán de Dios si no son evangelizados y discipulados.

4. ‘Dar a conocer las buenas nuevas’ significa que nos esforzamos hasta lo máximo por comunicar el evangelio en maneras que sean apropiadas al contexto, por medio de… Usar un lenguaje contemporáneo y apropiado

Reconocemos que comunicar el evangelio a los niños requiere el uso del lenguaje relevante en términos de su edad, cultura y situación. Para un niño, incluso el uso corriente de la lengua puede resultar ‘extraño’ si se usa de manera adulta.

Explicar el contexto bíblico

Explicamos los conceptos y las costumbres que regían en los tiempos bíblicos para que se pueda discernir el significado para hoy.

Expresar claramente los conceptos

Usamos narrativas, palabras e ilustraciones que explican las ideas abstractas en términos concretos de tal manera que un niño las pueda captar fácilmente.

Vincular la palabra con el mundo

Tenemos el compromiso de ayudar al niño a ver la relevancia de las buenas nuevas en su propia vida y en ese sentido usaremos lenguajes universales tales como la música, los medios de comunicación y el deporte para demostrar que Dios forma parte del mundo cotidiano del niño.

Tomar en serio al niño como un todo

Involucramos de modo apropiado la imaginación, las emociones y la mente de los niños cuando exploramos juntos la Biblia de tal manera que los niños sean estimulados a identificarse con la narrativa bíblica y hallarse a sí mismos en el texto. Así, ayudamos a que los niños pongan en práctica el mensaje.

Documentos de política, pautas y posición

6

#25 – Al servicio de los niños – 2005


5. ‘Dar a conocer las buenas nuevas’ significa que animamos a los niños a que respondan a lo que Dios hace en sus vidas. Es por eso que… Seguimos la dirección del Espíritu Santo

Reconocemos que cada niño está en una etapa distinta en su progreso espiritual con Dios y es por eso que rechazamos un enfoque que empuja a los niños a un solo tipo de reacción. El placer, la diversión, el deleite, el arrepentimiento, el temor reverencial, el desasosiego y la solemnidad pueden ser reacciones apropiadas para los niños cuando se encuentran con Dios en su mundo. Ayudamos al niño en la reacción en la que le dirige el Espíritu, incluso si no es la que nosotros hubiéramos pensado o esperado.

Invitamos al niño a que responda

Tomamos en serio la necesidad de invitar a los niños a que respondan al mensaje de la salvación de Dios con arrepentimiento y fe. Nuestro deseo es que los niños puedan llegar a una afirmación de su propia relación personal con Dios, rechazando el pecado en su vida y ejercitando la fe en Jesucristo como Salvador y Señor.

Reconocemos que el nuevo nacimiento es obra de Dios

Creemos que este nuevo nacimiento es una profunda experiencia sobrenatural, obrada por el Espíritu Santo. No es algo que podamos lograr por nuestro propio esfuerzo; por lo tanto nos resistimos a cualquier presión que considere que la salvación es una estadística a ser cuantificada. .

Permitimos tiempo para una reacción razonada

Creemos que cualquier invitación al niño para que responda debe permitir tiempo para que reflexione sobre el mensaje y tenga una conversación personal con un obrero responsable quien ama a los niños y tiene experiencia en ministrar con ellos.

Rechazamos las estrategias que presionan al niño

Reconocemos que se puede maltratar espiritualmente cuando no permitimos al niño el derecho de tomar decisiones de manera honesta, y que tal maltrato puede dañar la futura respuesta del niño ante Dios. Nos resistimos a los enfoques que piden reacciones superficiales que presionan a que los niños den pasos que aún no están listos para dar, o que esperan que los niños reaccionen de manera pública e inmediata.

En consecuencia rechazamos prácticas tales como: Asustar a los niños para que accedan a lo que se les solicita. Manipular las respuestas de los niños en base a que están dispuestos a confiar o que tienen el deseo de agradar. Usar la presión de los compañeros para provocar una decisión.

Dejamos abierto el camino

Siempre dejamos abierto el camino para más respuestas en el futuro.

6. ‘Dar a conocer las buenas nuevas’ significa que confiamos en el Espíritu Santo. Dios está obrando

Reconocemos que Dios está obrando en la vida de los niños, antes, durante y después de nuestra intervención con ellos. Nosotros somos siervos de Dios, a quienes nos ha confiado el privilegio de guiar a los niños en su camino hacia Dios y con él. Nosotros somos sus compañeros de viaje.

El Espíritu Santo es su amigo

Enseñamos a los niños acerca del Espíritu Santo de tal manera que ellos puedan experimentarlo como su compañero, amigo y guía constante, el que trae a su vida el poder transformador y es el dador de los dones espirituales.

El Espíritu Santo es el que manda

Reconocemos que no podemos prescribir la manera en la que el Espíritu obrará en la vida de un niño.

Documentos de política, pautas y posición

7

#25 – Al servicio de los niños – 2005


7. ‘Dar a conocer las buenas nuevas’ significa que apuntamos hacia los estándares más elevados de pensamiento, reflexión e investigación. Formación

Nos dedicamos a una formación cuidadosa y continua de nuestros obreros y voluntarios en un ministerio de calidad hacia los niños.

Recursos

Nos mantenemos al tanto de la literatura actual, las percepciones teológicas y los recursos en el ámbito del trabajo con niños, y compartimos los libros y los recursos apropiados dentro de la familia de la Unión Bíblica.

8. ‘Dar a conocer las buenas nuevas’ significa que nos involucramos con las ineludibles dimensiones sociales del evangelio. Tenemos una responsabilidad particular de servir a los niños que son pobres, necesitados, abusados o explotados; este es un grupo en constante crecimiento al cual con frecuencia no se lleva el evangelio. Debido a esta responsabilidad, los siguientes aspectos serán características de nuestra labor con los niños: Misión integral

En muchos países, las necesidades físicas y materiales inmediatas de los niños son tan fuertes y urgentes que tenemos el deber de esforzarnos seriamente en ayudar a suplir dichas necesidades si nuestra evangelización ha de ser creíble. En otros países, quizá las necesidades materiales del niño estén satisfechas, pero hay cuestiones de maltrato, discapacidad o exclusión social que exigen que les apoyemos en esa situación y/o tomemos acción responsable a favor de ellos.

Alianzas

La cooperación activa con agencias cristianas de asistencia infantil a fin de que juntos podamos llevar las buenas nuevas de Dios a los niños marginados.

Colaboración

El esfuerzo común para abogar a favor de los niños cuyos derechos humanos básicos no se respetan debido a la pobreza, la explotación o el abuso.

Recursos

Recursos para niños y los que trabajan con ellos; materiales que abordan los problemas actuales que afrontan los niños y las familias ‘en riesgo’.

9. ‘Dar a conocer las buenas nuevas’ significa que nos comprometemos a trabajar en una cooperación apropiada con las organizaciones e instituciones que nos reciben. Al hacerlo… Reconocemos la autoridad

Reconocemos la autoridad de las instituciones educativas y otras entidades comunitarias con las que trabajamos, y por ende nos comprometemos a trabajar con una integridad que proteja nuestro derecho de entrada.

Buscamos alianzas

Buscamos deliberadamente las alianzas con otras organizaciones, ya sean cristianas o seculares, que cumplan nuestras metas mutuas sin competir ni transigir con nuestras creencias o principios de trabajo.

Documentos de política, pautas y posición

8

#25 – Al servicio de los niños – 2005


“La Unión Bíblica se propone… b) Animar a los niños a encontrarse con Dios diariamente a través de la Biblia y la oración” Al animar a los niños a que se encuentren con Dios a través de su palabra y la oración (tanto de manera individual como en compañía de otros), reconocemos: • la importancia de la Biblia en alimentar la fe de los niños; • nuestro papel en ser ejemplos del disfrute de las Escrituras y el uso correcto de las mismas; • nuestro papel en modelar la oración mientras que oramos con los niños y en nombre de ellos. Es así que afirmamos los siguientes principios: La interacción con la Biblia

Animamos a los niños a que interactúen con la Biblia pues creemos que a través de la palabra de Dios pueden llegar al arrepentimiento, la fe, la obediencia a Dios y la adoración. Al hacerlo, desarrollarán una relación personal con Jesús de tal manera que él llegará a formar parte de su vida cotidiana.

La interacción significativa

Tenemos el compromiso de promover que la interacción con la Biblia sea racional, realizada con oración y una práctica habitual; por eso: • Ayudamos a que los niños lean y comprendan la Biblia por ellos mismos. • Usamos medios alternativos para ayudar a los niños que no pueden o no desean leer, de tal manera que puedan interactuar de manera significativa con la palabra de Dios.

La importancia de la Biblia en su totalidad

Enfatizamos la importancia de la Biblia como un todo y por eso ofreceremos a los niños la más amplia gama posible de la literatura bíblica que sea apropiada para cada edad o etapa de aprendizaje, y animamos a que el niño responda al mensaje de la Biblia completa. Al mismo tiempo, somos conscientes que algunos pasajes se deben manejar con cuidado debido a la edad o las circunstancias del niño.

La interacción bíblica en comunidad

Reconocemos que el relacionarse con otras personas que se gozan y se esfuerzan en el estudio de la Biblia puede tener una profunda influencia positiva en los niños, y por eso fomentamos la interacción con la Biblia en comunidad, ya sea en la familia, la iglesia local o con los compañeros, en la que todos puedan compartir su experiencia con las Escrituras.

La interpretación contextual

Nos interesa interpretar el texto de tal manera que permita que los niños, en sus circunstancias actuales, puedan oír ellos mismos el mensaje de la Biblia desde su contexto original.

La validez de la experiencia infantil de la palabra de Dios

Entendemos que los niños no siempre contarán con un intérprete adulto, ni siempre lo necesitarán. Por eso ayudamos a los niños a que experimenten la Biblia como palabra de Dios por sí mismos para que puedan gozarla cada vez más a solas. Los niños al igual que los adultos, con la dirección del Espíritu, pueden escuchar y recibir lo que Dios desea darles a través de las Escrituras.

Herramientas:

De modo que, poco a poco proporcionaremos a los niños las herramientas que necesitan para ser exploradores de la Biblia. Entre otras, se pueden incluir las siguientes: • Las habilidades de comprensión oral y/o escrita que permiten entender el sentido y la aplicación del texto. • La memorización que lleva las Escrituras a la vida del niño. • La habilidad de recordar las historias y contarlas de nuevo, vinculándolo con la comprensión ya adquirida previamente. • Los esquemas conceptuales que proveen una base de conocimiento y que ayudan al niño a contestar preguntas tales como: ‘¿Esperarías que Dios actuara de esa manera?’ ‘¿Es Dios así?’ ‘¿Cuáles podrían ser las implicaciones de vivir con este Dios?’

Comprensión Memorización Repaso Esquemas conceptuales

Documentos de política, pautas y posición

9

#25 – Al servicio de los niños – 2005


La integridad

Afirmamos que es necesario asegurar tanto la integridad de las Escrituras como la integridad del niño. Es por eso que ponemos de manifiesto que respetamos a los niños, valoramos sus contribuciones y sus ideas, y procuramos ver las cosas desde el punto de vista de ellos. A la vez, creemos que la Biblia es la palabra de Dios con toda autoridad para los niños y la comunidad de fe; procuramos fomentar que los niños estén seguros dentro de una estructura de autoridad en la que la vida diaria y el creer en la Biblia sean coherentes entre sí.

El descubrimiento

Animamos a los niños para que éstos descubran quién es Dios y cómo actúa en su mundo y su creación. No les servimos los hechos en bandeja ni les enseñamos respuestas estereotipadas.

La preparación

Preparamos programas sistemáticos y recursos que ayudan a que los niños exploren la Biblia de manera apropiada a su edad y su situación.

Enseñar la oración con el ejemplo

Reconocemos que la mejor manera de enseñar la oración es practicarla a través del ejemplo personal en el contexto de una relación con Dios caracterizada por la humildad y la expectativa. Así que creamos y aprovechamos las oportunidades para orar con los niños, invitándoles a que hablen con Dios y le escuchen, de manera individual y en comunidad.

Modelos variados de oración

Demostramos diversos modelos de oración, tanto en silencio como audibles, que ayudarán a que los niños se acerquen a Dios en reverencia, adoración, celebración, confesión, arrepentimiento, súplica y acción de gracias.

La oración por los niños

Reconocemos que se libra una batalla espiritual alrededor de nuestra evangelización y nuestro cuidado de los niños, así que nos comprometemos a la ferviente oración a su favor.

Documentos de política, pautas y posición

10

#25 – Al servicio de los niños – 2005


“A fin de que… • Lleguen a una fe personal en nuestro Señor Jesucristo; • Crezcan en madurez cristiana; y • Lleguen a ser fieles miembros de la iglesia y siervos de un mundo en necesidad.” La conversión, si bien transforma la vida, no es la meta final de nuestras interacciones con los niños. Un proceso

Reconocemos el proceso mediante el cual el niño empieza a conocer la diferencia entre el bien y el mal y, a la luz de esto, llega al arrepentimiento y a depositar su confianza en el Salvador, pidiendo su perdón. Nuestro papel en este proceso es explicar, invitar e incentivar.

Los pasos del compromiso

Reconocemos que en este proceso, es normal que los niños tomen muchos pasos de compromiso. Esto se dará en el contexto de estar expuestos de manera regular a la enseñanza y el ejemplo de la fe cristiana, incluso cuando el enfoque no sea un llamamiento a la conversión.

Actos específicos de respuesta

Reconocemos que si bien algunos niños llegan a tener una fe genuina en Cristo sin poder identificar un acto concreto de decisión, los actos específicos de respuesta con frecuencia son una parte importante del crecimiento espiritual del niño y un medio valioso por el cual el niño llega a estar seguro y sosegado en su relación con Jesucristo.

La transformación

Creemos que, conforme el niño crece en su relación con Dios, está en el proceso de aprender a actuar y servir de manera piadosa y ser transformado a la imagen de Cristo. Por lo tanto, nuestra enseñanza debe ser lo suficientemente completa para incluir tales incentivos bíblicos, y lo suficientemente sencilla para que el niño capte la diferencia que habrá en la vida diaria al seguir a Jesús.

Seguidores activos

Creemos que se debe animar a los niños a que sean seguidores activos de Jesús ahora, en maneras que sean apropiadas a su edad, cultura y trasfondo, tomando en cuenta su situación familiar y nivel de madurez.

Servicio

Las narrativas bíblicas acerca de personajes infantiles nos enseñan que la edad no exime a los pequeños de ser siervos. Por lo tanto, en nuestros programas incluimos oportunidades apropiadas para que los niños sirvan en sus comunidades.

El lugar de la familia y la comunidad de fe local

Reconocemos que la familia y la comunidad de fe local son el contexto apropiado para que el niño crezca de manera continua en la fe. Por eso: • Trabajamos junto con las iglesias locales siempre que sea posible antes de un evento de la Unión Bíblica para facilitar un discipulado eficaz. • Promovemos que los niños que llegan a la fe a través de nuestros ministerios pertenezcan a una iglesia local. Al hacerlo, respetaremos cualquier preferencia denominacional que tengan los padres. • Procuramos que las iglesias locales y las familias que hay en ellas se sientan entusiasmados y otorguen importancia al discipulado de los niños, y les formamos y capacitamos para que puedan hacerlo. Luego les encargamos la tarea de discipular al niño. En los casos que esto no sea posible, tomamos medidas concretas para proporcionar el cuidado para el niño dentro de nuestros programas o los de otras organizaciones afines.

Documentos de política, pautas y posición

11

#25 – Al servicio de los niños – 2005


EN RESUMEN Reconocemos que Dios puede actuar en maneras más allá de nuestra capacidad de comprensión, y que lo hará, pero a la vez creemos que a nosotros nos corresponde ayudar a que el niño crezca en la fe mediante una combinación de: Enseñar cuidadosamente la Biblia en el contexto de relaciones cálidas; Estimular respuestas racionales; y Asegurar un discipulado continuo en la fe.

Documentos de política, pautas y posición

12

#25 – Al servicio de los niños – 2005

Al servicio de los niños  

Documento de política aprobado por el Consejo Internacional de la Unión Bíblica en 2005. Principios de trabajo de la UB con niños y adolesce...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you