Page 1

Ese viaje al sur me dejo plop fui a desestresarme no a conocer, fui para alejarme de todo lo que vivo, y aparece una pareja muy simpática que quiere estar conmigo de alguna manera, yo no la alejo sino que nos acercamos y luego salen con cosas como que ellos quieren que nos acerquemos más haciendo lo que ellos quieren, que vayamos con mi compañera de viaje que hice en el bus, a donde ellos ya han ido, cuando ella se dice defender a la líder Dc yo ya no quise tanto acercamiento y sigue su insistencia a que vamos a hacer esto o lo otro que me moje los pies cuando no quiero o veo que me puedo enfermar, que vamos acá o allá algunas cosas si acepté para no ser totalmente descortés. pero empecé a hartarme de su insistencia de que haga lo que ellos hacían Sin embargo cuando este señor sin razón alguna o quizás porque estaba adolorido me hace callar y yo me fui, ellos lo trajeron a la pieza donde dormíamos todos y se pusieron en frente de mi a conversar con él y lo defendieron porque era mayor, y luego eso que yo le iba a decir ellos me dieron la razón entonces igual me sentí mal y acosada ella averiguando que si yo conocía o no a ese señor que conversaba unos minutos a veces, claro que lo conocía si era un vecino que nos hizo el portón, el andaba con una pareja, él se acercaba y me contaba que hacía cuatro años que hacía esos viajes a la isla que le gustaba mucho desconectarse y además lo hacía, creo yo, porque andaba con una pareja que no era su señora, entonces trataba que yo no fuera a decirle a su esposa supongo, entonces se acercaba la primera vez se acercó a ofrecerme un vaso de vino y yo no acepté, pero eso preguntándolo una y otra vez, obviamente no tenía mayor interés en estar con ellos y si fui al muelle con ellos fue por mi compañera Leonor, ella quería ir así que fui con ellos. Él no me pareció lo más cortés que digamos y yo al final no quise nada con ellos porque hacían de todo para que yo siguiera sus pasos, y no estoy para sentirme perseguida que se yo con qué intención ellos me seguían, mostrando teléfonos de personas que vendían allá muy barato. Y por otro lado la prima de la señora que guiaba el viaje, haciendo críticas porque no era sobreprotectora de mi compañera que tenía problemas de vista, si yo creía que no era para hacerle todo y ella me decía que ella conseguía de todo actuando como si fuera totalmente ciega, entonces yo tengo claro que no podía hacerle todo, ella tenía un humor fantástico en todo caso que combinaba con mi situación e íbamos a todos lados juntas. Me sentí perseguida y me dio miedo y por eso no les dije lo que se merecían y preguntar porque ellos querían que hiciéramos todo lo que ellos hacían y que hicimos harto como ir a caminar por una playa, ir al muelle, ir a la casa de la cultura, y aún así insistían que llevará la tierra que sobraba de las obras de aquel escultor porque era muy buena para exfoliarse, o las guías de turismo que ellos llevaban, o que compraban cosas que era bueno comprar, porque no escucharse mutuamente hubiera sido mucho mejor pero se supone que lo que se hablara sería sin sentido supongo. En fin Leonor fue una súper compañera para el estado en que me encontraba. Y ellos lo peor de mi viaje sentirme perseguida es lo peor y sin saber si es por ese hombre que es mi bestia.

Algo del sur  
Algo del sur  
Advertisement