Issuu on Google+

CONJUNTOS MONUMENTALES RENACENTISTAS

Ú B E DA B A E Z A ANEXO 2 PATRIMONIO MUNDIAL INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO PROPUESTA DE INSCRIPCIÓN EN LA LISTA DE

E S PA Ñ A , J u n i o 1 9 9 9 A Y U N T A M I E N T O D E Ú B E D A

AY U N TA M I E N TO D E B A E Z A

J U N TA D E A N DA LU C Í A


PROPUESTA DE INSCRIPCIÓN DE ÚBEDA-BAEZA EN LA LISTA DE PATRIMONIO MUNDIAL

ANEXO - 2

INFORME-DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

1


INTRODUCCIÓN AL DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO. En primer lugar el diagnóstico ha servido para establecer el repertorio y gradación de valores urbanos y arquitectónicos que reúnen ambas ciudades, individualmente y consideradas como “dualidad”, pero al mismo tiempo también ha sido necesario para evaluar, en un sentido amplio y desde múltiples perspectivas tanto comunes como particulares, cual es su estado de conservación y la gestión que actualmente se realiza de este patrimonio. Apuntar oportunidades de intervención y soluciones concretas a determinados aspectos ha sido el fin último del documento. Como valores de lo urbano, hay que partir de sus emplazamientos geográficos, duales también en este sentido, y destacar los valores paisajísticos de sus lugares de emplazamiento especialmente por su integración con el paisaje natural circundante: situación en el reborde de la cornisa de La Loma que compone una imagen donde las propias dificultades topográficas preservan su identidad. Ciudades en las que los valores urbanísticos son reflejo de una memoria histórica nítidamente reconocible en ambas, y que permanece viva en sus monumentos y en sus estructuras urbanas, producto de un fecundo proceso de formación propio de ciudades hispano-musulmanas en las que se practican unas ejemplares reformas urbanas acompañadas de las correspondientes realizaciones arquitectónicas, excepcionales si se consideran en el contexto del panorama urbano regional y nacional. Reformas de la ciudad renacentista que, sin duda, hacen más madura y evolucionada la estructura urbana, y donde también encontramos valores arquitectónicos que se relacionan con su patrimonio edificado de carácter monumental y con las tipologías representativas de las distintas clases sociales -la nobleza y las clases sociales dominantes, así como una arquitectura popular como caserío que aporta las cualidades al paisaje urbano interior: fondo de escena necesario para que aún sobresalgan las mejores realizaciones arquitectónicas. Patrimonio edificado de Úbeda y Baeza representativo de un rico patrimonio comarcal. Se puede adelantar ya que, afortunadamente, esta dualidad urbana es más notoria y evidente en los valores que en los aspectos negativos. Y es que lo que las ha distanciado en su coherencia urbana, en su paralelismo histórico como ciudades plenas, equilibradas y vitales, ha sido precisamente su diferente trayectoria urbana en las últimas décadas, pues como consecuencia de los crecimientos urbanos más recientes, las realidades urbanas que hoy constituyen Úbeda y Baeza comienzan a ser muy diferentes: de ahí que, dentro de ellas, se esté transformando el papel que desempeña el sector histórico en la estructura urbana global. La funcionalidad urbana, y, como veremos, su estado de uso y conservación, comienza a establecer claras diferencias entre Úbeda y Baeza. En efecto, si bien ambas se pueden considerar ciudades medias en el contexto del sistema urbano andaluz, su rango urbano comienza a ser notablemente distinto. Así, Úbeda, con

más de 30.000 habitantes, importante centro comarcal y donde cada vez tiene un mayor peso el sector servicios, no deja de ser una “agrociudad” aunque haya desarrollado una cierta base industrial, actividades que la distinguen de su entorno claramente rural, ejerciendo un liderazgo en el ámbito territorial al que presta servicio y donde asume una indiscutible centralidad. Sin embargo, es precisamente el desarrollo de este tipo de actividades urbanas, con los modelos y pautas de implantación “modernos”, lo que comienza a generar en Úbeda los problemas urbanos característicos de la periferia de ciudades que poseen un rango de nivel superior: problemas de accesibilidad por congestión de los nuevos espacios de actividad vinculados a los principales accesos; de tráfico y saturación de aparcamientos de los espacios terciarios tradicionales y áreas de centralidad coincidentes con algunas zonas del casco histórico; problemas del nuevo paisaje urbano impersonal que ha surgido en las zonas de crecimiento reciente; competencia de estas áreas sobre la ciudad histórica, causa del despoblamiento de las zonas más periféricas y marginales del casco, etc.

así el análisis de la situación actual: análisis de valores existentes pero también de los problemas y disfuncionalidades; intenta acotar los espacios más relevantes, los indicadores patrimoniales más expresivos y deducir las intervenciones necesarias para mejorar las condiciones actuales de ambos sectores históricos.

Este repertorio de problemas de lo que podría llamarse la nueva ciudad, aunque indicativo del mayor dinamismo urbano de Úbeda, en Baeza es apenas perceptible. Con la mitad de población que Úbeda y un casco histórico sin embargo similar en superficie, Baeza mantieneel carácter de ciudad más equilibrada donde todavía no puede hablarse de una nueva ciudad alternativa pues el casco histórico reúne aún las principales funciones urbanas: centralidad simbólica y también funcional. Pero además, en Baeza las nuevas zonas de crecimiento más reciente no suponen una competencia al casco, por ello, mientras en Úbeda se ha polarizado y se ha ido desplazando fuera del casco la actividad constructiva tendencia al despoblamiento de algunas zonas que se intenta cuantificar en el diagnóstico-, en Baeza, con menores expectativas de crecimiento urbano, el patrimonio edificado se ha mantenido en mejores condiciones de uso.

c/ conocer cómo se protegen actualmente los centros históricos y cómo se garantiza su conservación.

Para ello se ha realizado, entre los meses de junio y julio del 98, un trabajo de campo que ha permitido obtener información actualizada e individualizada para cada parcela del casco, sobre el estado general de la edificación: conservación, ocupación, condiciones de uso, etc. aunque el alcance del trabajo no permitía un reconocimiento exhaustivo de los espacios interiores de la edificación. Por tanto, y como proceso de trabajo, el diagnóstico persigue: a/ poner de relieve los valores patrimoniales existentes. b/ diagnosticar el estado de uso y de conservación física del patrimonio.

d/ detectar los aspectos negativos que afectan a la percepción y disfrute de tales valores, y que incluso pudieran suponer un riesgo para su conservación. e/ apuntar las medidas correctoras y propuestas concretas, es decir las oportunidades de intervención, de cara a un Programa de Gestión y rentabilización social del Patrimonio. Para facilitar la comprensión del diagnóstico, se ha realizado una primera aproximación física e histórica del entorno territorial y urbano como marco de referencia necesario, centrándose finalmente el documento en el análisis particular de cada uno de los cascos históricos y en los aspectos de protección y fomento de los mismos.

Por tanto, estos previos apuntes del diagnóstico nos permiten decir que, afortunadamente, aquello que las une es su pasado histórico y la permanencia de lo patrimonial, lo que fueron sus ciudades hasta mediados del presente siglo, mientras que la ciudad actual, como se verá, y de forma más acusada sobre todo en el caso de Úbeda, puede ensombrecer la percepción de los sectores históricos y podría llegar a suponer una disyuntiva para la vida y funcionalidad de los mismos. El diagnóstico urbanístico constituye así una base de reflexión sobre la ciudad histórica, pero también sobre la nueva ciudad y sobre sus mútuas relaciones, y, desde diferentes “escalas”: territorial, general de la ciudad y los respectivos sectores históricos -delimitados claramente el sus respectivos Planes Especiales- como ámbito de referencia necesario para la comprensión plena de la ciudad histórica. El Diagnóstico aporta ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

2


ÍNDICE DEL INFORME-DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

I

APROXIMACIÓN AL ENTORNO TERRITORIAL.

rior. Oportunidades e impactos negativos.

I. 1. EL SOPORTE GEOGRÁFICO QUE MODELA EL PATRIMONIO.

- Los sectores históricos y sus valores paisajísticos. La integración con el paisaje rural y otras oportunidades de vistas.

- El medio físico proporciona la posición estratégica y los recursos necesarios para el establecimiento de los núcleos de población .

- La componente paisajística de los emplazamientos: problemas y oportunidades.

I. 2. UN TERRITORIO EN EL QUE SE HAN SUCEDIDO LOS POBLAMIENTOS DESDE LA PREHISTORIA.

II. 3. LOS SECTORES HISTÓRICOS Y LA CIUDAD ACTUAL.

- Los antecedentes histórico- arqueológicos, la evolución del poblamiento y formación del sistema urbano actual.

- Una nueva ciudad que ensombrece a la ciudad histórica. - Los sectores históricos, como partes de la ciudad actual, han variado su tradicional significación y funcionalidad.

I. 3. ÚBEDA Y BAEZA CENTRO DE UNA COMARCA AGRÍCOLA CON RECURSOS AMBIENTALES Y PATRIMONIALES COMPLEMENTARIOS.

- El modelo urbano previsto en los Planes Generales Municipales incide en la significación y funcionalidad urbana de los cascos históricos.

I. 4. EL PAPEL TERRITORIAL DE ÚBEDA Y BAEZA: SITUACIÓN ACTUAL Y MODELO DE DESARROLLO DE LA COMARCA.

II

LAS CIUDADES DE ÚBEDA Y BAEZA. II. 1. ORIGEN Y EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LAS CIUDADES : FORMACIÓN DE SU MORFOLOGÍA URBANA. - Origen bajo-medieval coincidiendo con la ciudad islámica. - La ciudad mudéjar: siglos XIII al XV. - La madurez de las ciudades: socioeconómico y urbano del siglo XVI.

el auge

- La atonía urbana y socioeconómica: desde el s. XVII hasta la actualidad. - El siglo XX y la trayectoria patrimonial de Úbeda y Baeza. II. 2. LAS CIUDADES EN EL TERRITORIO Y EN EL PAISAJE. - El territorio que las une: lugar de percepción visual y de contacto y apertura hacia el paisaje exte-

LA PROTECCIÓN Y FOMENTO DE LOS CASCOS HISTÓRICOS. IV. 1. Las dos ciudades cuentan con los instrumentos de protección previstos en la Ley del Patrimonio Histórico Español: Planes Especiales. - El Plan Especial de Úbeda: un plan para recuperar la fachada sur del casco, catalogar y proteger la edificación de especial valory plantear las necesidades de rehabilitación del casco. - El Plan Especial de Baeza: un plan para establecer la continuidad del casco con el resto de la ciudad, definir prioridades en la rehabilitación , y catalogar y proteger la edificación de especial valor arquitectónico. IV. 2. La tutela ejercida por la Administración del Patrimonio. IV. 3. La inversión municipal en los cascos. IV. 4. La intervención pública y políticas de fomento patrimonial.

V.

PROPUESTAS DE INTERVENCIÓN URBANÍSTICA. V. 1. Necesidad de replantear el futuro de los cascos. V. 2. Planes Especiales válidos para la protección. V. 3. ÚBEDA: conclusiones del diagnóstico y propuestas. V. 4. BAEZA: conclusiones del diagnóstico y propuestas.

VI.

CONCLUSIONES Y CLAVES DEL DIAGNÓSTICO.

- El Plan General Municipal de Ordenación de Baeza: un modelo urbano donde el casco sigue teniendo el mayor protagonismo al articular las distintas partes de la ciudad.

- Úbeda y Baeza en el “modelo territorial” previsto para La Loma.

- La accesibilidad territorial y las mejoras previstas en los sistemas y redes de infraestructuras del transporte.

IV.

- El Plan General Municipal de Ordenación de Úbeda: un modelo que consolida la “competencia” entre ciudad moderna y ciudad histórica.

- El territorio de la Loma, soporte de un tupido sistema urbano de ciudades medias y pequeñas.

- Redes de ciudades medias como alternativa al desarrollo de las grandes ciudades.

- Permanencia de tipologías históricas e integración de la“nueva arquitectura” en los cascos. III. 4. Los cascos de Úbeda y Baeza también tienen problemas de funcionalidad: accesibilidad, disfunciones de usos y deficiencias en la conservación de los edificios históricos. - Deficiencias en la accesibilidad, tráfico y aparcamientos. - Disfunciones en los usos y actividades urbanas, especialmente en Úbeda. - Son cascos históricos con un buen estado de urbanización y conservación del espacio público más monumental. - La pérdida de la vigencia funcional y el deterioro físico de la arquitectura histórica.

III

LOS SECTORES HISTÓRICOS DE ÚBEDA Y BAEZA. III. 1. Los sectores históricos poseen una rica y compleja estructura urbana. - El casco histórico de Úbeda: cada vez más alejado de la ciudad moderna, se compone de un nítido y potente recinto intramuros arropado por una corona extramuros que le sirve de transición a la ciudad moderna. - El casco Histórico de Baeza: binomio zona monumental intramuros y extenso casco residencial extramuros. III. 2. Úbeda y Baeza: conjuntos urbanos con un excepcional patrimonio edificado tanto monumental como representativo de las distintas tipologías históricas. III. 3. La mayor “autenticidad” de los cascos históricos reside en los respectivos recintos intramuros de Úbeda y Baeza. - Permanencia de la imagen urbana, de las tramas históricas y de la edificación tradicional: el grado de renovación urbana. - Permanencia del significado.

ANEXO. Síntesis de contenidos de los Planes Especiales de 96 Úbeda y Baeza.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

3


ÍNDICE DE PLANOS ÚBEDA-BAEZA EN EL RELIEVE DE ANDALUCÍA. Instituto de Cartografía de Andalucía E.1:500.000 ÚBEDA-BAEZA. FOTO SATÉLITE LANDSAT 1995. Instituto de Cartografía de Andalucía E.1:300.000 ÚBEDA-BAEZA EN SU CONTEXTO TERRITORIAL: LA COMARCA DE LA LOMA. Base: Instituto de Cartografía de Andalucía E.1:100.000 ÚBEDA-BAEZA. FOTO SATÉLITE SPOT 1997. Instituto de Cartografía de Andalucía. E.1:100.000 ÚBEDA-BAEZA. ATLAS DE ANDALUCÍA. SERIE USOS DEL SUELO. Instituto de Cartografía de Andalucía. E.1:100.000 ÚBEDA-BAEZA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA. LA CIUDAD HISPANO-MUSULMANA HASTA EL S. XIII. ÚBEDA-BAEZA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA: LA CIUDAD MUDÉJAR S. XIII AL XV. ÚBEDA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA: LA CIUDAD PLENA S. XVI. BAEZA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA: LA CIUDAD PLENA S. XVI. EVOLUCIÓN HISTÓRICA: LA CIUDAD TRADICIONAL. FINALES DEL S.XIX Y PRINCIPIOS DEL XX. EL TERRITORIO COMÚN A ÚBEDA Y BAEZA. E 1:40.000 ÚBEDA-BAEZA. VUELO E.1:60.000 DE 1996. Instituto de Cartografía de Andalucía. REPRODUCCIÓN E.1:50.000 ÚBEDA-BAEZA. OPORTUNIDAD DE VISTAS. ÚBEDA-BAEZA. CASCO HISTÓRICO Y CIUDAD ACTUAL. ÚBEDA. EL CASCO HISTÓRICO EN LA ESTRUCTURA URBANA DE LA CIUDAD. ÚBEDA. NÚCLEO URBANO. FOTOPLANO 1996. Instituto de Cartografía de Andalucía. BAEZA. EL CASCO HISTÓRICO EN LA ESTRUCTURA URBANA DE LA CIUDAD. BAEZA. NÚCLEO URBANO. FOTOPLANO 1996. Instituto de Cartografía de Andalucía. ÚBEDA. RED VIARIA. ÚBEDA. PGMO 1997. CLASIFICACIÓN DEL SUELO Y PROTECCIONES DEL ENTORNO NATURAL. BAEZA. RED VIARIA. BAEZA. PGMO 1997. CLASIFICACIÓN DEL SUELO Y PROTECCIONES DEL ENTORNO NATURAL. ÚBEDA-BAEZA. TRAZADO DE LA MURALLA. BAEZA-ÚBEDA. CASCO HISTÓRICO. ESTRUCTURA URBANA ACTUAL. ÚBEDA. PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. BAEZA. PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. ÚBEDA. PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. BAEZA. PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. ÚBEDA. PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. BAEZA. PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. BAEZA-ÚBEDA. GRADO DE RENOVACIÓN: CONSERVACIÓN DE EDIFICIOS HISTÓRICOS POR MANZANAS. BAEZA-ÚBEDA. ESTADO DE CONSERVACIÓN. BAEZA-ÚBEDA. GRADO DE OCUPACIÓN DE LA EDIFICACIÓN DEL CASCO HISTÓRICO. ÚBEDA. DELIMITACIÓN DEL CONJUNTO HISTÓRICO Y DECLARACIONES MONUMENTALES. BAEZA. DELIMITACIÓN DEL CONJUNTO HISTÓRICO Y DECLARACIONES MONUMENTALES. ÚBEDA. RESUMEN DE PROPUESTAS DEL PLAN ESPECIAL. BAEZA. RESUMEN DE PROPUESTAS DEL PLAN ESPECIAL. ÚBEDA. EDIFICIOS CATALOGADOS POR EL PLAN ESPECIAL. BAEZA. EDIFICIOS CATALOGADOS POR EL PLAN ESPECIAL. ÚBEDA. DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO. ESTADO DE CONSERVACIÓN Y ÁREAS QUE REQUIEREN INTERVENCIÓN. BAEZA. DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO. ESTADO DE CONSERVACIÓN Y ÁREAS QUE REQUIEREN INTERVENCIÓN.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

4


I.

APROXIMACIÓN AL ENTORNO TERRITORIAL.

La mirada desde el territorio en el que se inscriben Úbeda y Baeza es obligada para entender sus claves primarias y determinantes, aquéllas que explican la posición de las ciudades enrelación a las condiciones geográficas y la explotación tradicional de los recursos y que, relacionadas con los acontecimientos históricos, han motivado los distintos modos de poblamiento como verdaderos antecedentes del sistema urbano que hoy conocemos. Úbeda y Baeza pertenecen a un mismo espacio geográfico, la comarca de La Loma, que define el escenario natural de representación de las dos ciudades. Aquí, el modelado natural del relieve y topografía y la claridad con que esta plataforma se dibuja elevada sobre los dos cauces hidrológicos que la delimitan, constituyen elementos definitorios para explicar la situación de las ciudades y el porqué de la organización de un sistema urbano determinado. De estos elementos el pronunciado reborde meridional de cornisa , que establece la marcada transición entre los espacios de ladera de ambos valles y la plataforma o meseta superior, será el factor coadyuvante de la morfología de los asentamientos urbanos.

UB-F00. El Valle del Guadalquivir desde el Palacio Vázquez de Molina.

Asimismo, el papel de encrucijada histórica de este territorio, que ha conectado tradicionalmente el amplio y fértil Valle del Guadalquivir con Levante, es decir, la Alta Andalucía con las provincias orientales, y, a través de Sierra Morena, con la submeseta Sur; cruce también de los caminos naturales que han comunicado el centro y el Este peninsular con Andalucía, será un factor determinante de la estructuración interna del sistema de núcleos urbanos. El papel del itinerario BailénAlbacete (la ctra. N 322) como eje vertebrador de primer orden de la meseta de La Loma; la posición central de Úbeda, apoyada sobre este eje, junto al otro vector de articulación interior, la carretera de Úbeda- Baeza-Jaén, van a explicar también cómo la funcionalidad territorial de ambas ciudades ha evolucionado de distinta manera en favor de un mayor protagonismo urbano de Úbeda, centro geográfico de la comarca e indiscutible cabecera funcional y de servicios. El modelo territorial de referencia, aún en proceso de definición, apunta hacia un sistema urbano que debe rentabilizar el potencial de las redes de ciudades medias que componen las áreas agrícolas interiores de Andalucía como alternativa al desarrollo y a la concentración de la población en las grandes ciudades.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

5


ÚBEDA Y BAEZA EN EL RELIEVE DE ANDALUCÍA. Instituto de Cartografía de Andalucía. E 1: 1.500.000

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

6


ÚBEDA Y BAEZA. FOTO SATÉLITE LANDSAT 1995. Instituto de Cartografía de Andalucía. E. 1:300.000

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

7


I. 1. EL SOPORTE GEOGRÁFICO QUE MODELA EL PATRIMONIO. La comarca de La Loma en la que se inscriben Úbeda y Baeza distantes entre sí apenas nueve Km, ocupa el centro geográfico de la provincia de Jaén. Enmarcada entre sierras: al norte por Sierra Morena, al sur por Sierra Mágina y al este por las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, La Loma presenta una morfología muy característica pues se trata de una elevación alargada de Este a Oeste entre el río Guadalimar al norte y el Guadalquivir al sur, que alcanza una altitud máxima de 1.036 m, situándose Úbeda y Baeza a una altitud muy similar, en torno a los 750 m. - El medio físico proporciona la posición estratégica y los recursos necesarios para el establecimiento de los núcleos de población.

TER-F01. Meseta y ladera sur de La Loma

La Loma constituye por tanto una plataforma elevada sobre las depresiones de ambos valles, Guadalimar y Guadalquivir, cuya geomorfología proporciona una posición estratégica para los núcleos de población que se instalan en los bordes de la plataforma, dotándolos de verdaderos espacios-mirador en los que se vislumbra desde Sierra Nevada por el sur, hasta Despeñaperros en la vertiente norte, con amplias panorámicas del resto del territorio provincial. Esta meseta, en la que Úbeda se sitúa a 747 m de altitud y , algo más elevada Baeza, a 769, no obstante, incluye en su seno otras pequeñas depresiones, vallonadas, llanuras y cerros testigo ( Montalvas de 801 m. al norte de Baeza o el de la Atalaya de 803 m. junto a Úbeda), que representan los restos de su antigua superficie, ahora más erosionada y suavizada con el transcurso del tiempo. Perteneciente a la cuenca del Guadalquivir, la más importante de Andalucía, la red hidrográfica es precisamente la que establece, junto al relieve, los límites naturales másnítidos: el Guadalquivir y sus afluentes principales, Guadalimar, por la margen derecha, y Guadiana Menor y Jandulilla por la izquierda, ríos que son el eje articulador de la red natural de drenaje comarcal estructurada como una malla capilar que, desde las cotas altas de la plataforma, drena hacia ambas vertientes.

LA LOMA EN LA PROVINCIA DE JAÉN. Inventario de recursos de la comarca. s/e.

Las diferencias del relieve en ambas vertientes han favorecido los poblamientos en el reborde sur debido a que, hacia el Guadalimar, la vertiente constituye un frente muy abrupto, mientras que en la vertiente meridional, abierta al Guadalquivir y con mejor orientación climática, la pendiente es mucho más moderada enlazando directamente la meseta, sin ofrecer grandes cambios, con las terrazas superiores del Guadalquivir; vertiente por tanto de carácter alomado de suaves pendientes que sólo en el reborde de la meseta acusa los mayores desniveles, y justo es allí donde se asientan los núcleos urbanos. Asimismo La Loma posee suelos de aptitud moderada y

alta para el aprovechamiento agrícola lo que ha favorecido la sucesión de poblamientos a lo largo de la historia. Ello es consecuencia de los tipos de suelos que constituyen la comarca: margas y areniscas en las partes altas y medias, y materiales finos en las vaguadas y valles fluviales. Las zonas de ladera inclinada y pendientes moderadas están ocupadas en su totalidad por el olivar, monocultivo intensivo producto de las últimas décadas y que antaño acogieron extensas explotaciones cerealísticas una vez roturados los bosques autóctonos originales. En las áreas de escasa pendiente se encuentran también aprovechamientos mixtos: ruedos de huertas periurbanos, reductos de vid y cereal, etc. mientras que las tierras llanas o casi llanas de las vegas de los ríos se dedican íntegramente al cultivo cerealista y de regadío. De las diversas unidades ambientales que pueden reconocerse en la comarca, básicamente la Meseta, las laderas norte y sur- y los valles y entorno de los ríos, por su situación en el reborde de la cornisa las ciudades de Úbeda y Baeza se encuentran a caballo entre la meseta y la ladera sur, ocupando Baeza el extremo más occidental del espolón elevado que configura la meseta, y lugar en el que se articulan ambas vertientes . La Meseta, situada en el centro, a una altura media de 700 m, está conformada por escarpes de arenisca que la han preservado de los procesos erosivos que modelan el resto del territorio y que le proporcionan una morfología suave. Junto a su caracterización como acuífero y su situación topográfica, esta plataforma es por tanto la zona más apta para el establecimiento de la población. Su dedicación al cultivo de olivar le aporta una entidad propia y diferenciada al paisaje, frente al cultivo mucho más reducido de cereales. Como zona más antropizada también sufre mayores alteraciones medioambientales sobre todo en las áreas de influencia de los núcleos urbanos (actividades industriales dispersas, vertederos incontrolados, tendidos eléctricos y telefónicos, diseminados y urbanizaciones de segunda residencia con problemas, entre otros, de sobreexplotación de acuíferos, aguas residuales, balsas de alpechín, etc.) lo que afecta negativamente a la imagen de aproximación a los núcleos. Por su parte, la Ladera Sur es el área que sirve de transición a la meseta de La Loma con el Valle del Guadalquivir. Diferenciada de la Ladera norte por su mayor amplitud y menores pendientes, su orientación meridional hace que esté muy antropizada por lo que no conserva restos de su potencial vegetación. Aquí el paisaje es característico: un mar de olivos surcado por los numerosos caminos de acceso a las fincas que se explotan en el valle y que aparecen como líneas blancas sobre los campos de olivar, junto a los arroyos que vierten al Guadalquivir. Sólo en torno a la cota 400 se puede establecer el límite que separa las zonas susceptibles de regadío de aquéllas que no lo son.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

8


MEJORAS PREVISTAS EN LA N-322 MEJORAS PREVISTAS EN LA A-316

ÚBEDA Y BAEZA EN SU CONTEXTO TERRITORIAL: LA COMARCA DE LA LOMA. Base: Instituto de Cartografía de Andalucía. E. 1:200.000

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

9


ÚBEDA Y BAEZA. FOTO SATÉLITE SPOT 1997. Instituto de Cartografía de Andalucía. E. 1:100.000

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

10


Tanto el reborde la Loma como la propia ladera tienen una excepcional oportunidad de vistas pues desde aquí se domina todo el valle del Guadalquivir y las estribaciones de Sierra Mágina; incluso se divisa la Sierra de Cazorla con sus elevaciones hasta los 1.800 m. Ya en el entorno inmediato del Guadalquivir, el trazado del río y la suave morfología del valle permiten diferenciar claramente la Vega, como zona de intensa explotación agraria fundamentalmente de regadío, donde se asientan una serie de poblados de colonización de regadío de los años ‘50, junto al salpicado de grandes cortijos asociados a los antiguos latifundistas de la zona. A través de toda la extensión longitudinal de la ladera se sitúa el trazado de la línea férreaBaeza-Utiel, línea que no llegó a ser utilizada y cuya reconversión para actividades de ocio se reconoce actualmente como elemento a potenciar.

I. 2. UN TERRITORIO EN EL QUE SE HAN SUCEDIDO LOS POBLAMIENTOS DESDE LA PREHISTORIA. Los antecedentes histórico- arqueológicos, la evolución del poblamiento y formación del sistema urbano actual. El territorio de La Loma, como espacio importante en las comunicaciones territoriales y por sus características topográficas y potencialidad de recursos, ha visto favorecidos los asentamientos humanos desde la prehistoria, con puntos álgidos en época bajo-medieval y moderna, momento en que las dos ciudades destacan ya como los principales núcleos urbanos que dominan este territorio. En efecto, la comarca de la Loma ha sido lugar de asentamientos poblacionales ya desde el Paleolítico, con yacimientos conocidos que se sitúan en las terrazas de los ríos Guadalimar y Guadalquivir y en el piedemonte de Sierra Mágina. Se trata de asentamientos neolíticos que responden a un proceso de sedentarización consecuencia del incipiente desarrollo de la agricultura y la ganadería por estas comunidades humanas, y que evolucionarán a medida que se consolida esta actividad en la comarca ya en plena Edad del Cobre, a mediados del III Milenio. Todo ello va a suponer una organización territorial muy temprana; es decir, la existencia de un verdadero sistema de poblamientos con distintas agrupaciones de núcleos o poblados que obedecen ya a una cierta estrategia geopolítica motivada por distintos condicionantes: fluviales y orográficos, productivos, o factores estratégicos de comunicación, comercio o de control territorial. En este sistema de asentamientos los grandes poblados se encuentran en las tierras más feraces, el Valle del Guadalquivir o la desembocadura de sus afluentes, con vegas más amplias donde pueden controlar las vías naturales de penetración, pero también son ya importantes los poblamientos en el reborde sur de la Loma, con una amplia capacidad visual de control sobre el valle del Guadalquivir. Aparecen así

los poblados del cobre y bronce del Barrio del Alcázar de Úbeda, o el de la Fuente de Piedra y recientes hallazgos de poblados aterrazados en el entorno del cerro del Alcázar de Baeza. Primeros asentamientos que ocuparon los espolones amesetados del reborde sur de La Loma, ejerciendo un doble control, sobre la explotación agrícola de las vallonadas cercanas y estratégico, mediante el dominio visual de una amplia zona del valle del Guadalquivir. En el mundo ibérico, las fuentes escritas refieren ya la existencia de dos ciudades Salaria (Úbeda la Vieja) -que nada tiene que ver con la Úbeda actual- y Bibatia (Baeza), próximas a Cástulo (Linares) que ya sería uno de los principales centros relacionados con las explotaciones mineras. El dominio de Roma sobre las poblaciones ibéricas durante el siglo III a. C. va a imponer un nuevo orden territorial y así determina el abandono de numerosos asentamientos potenciando otros, como debió ser el caso de Baeza y Úbeda la Vieja, referidas como los principales centros económicos y administrativos de la comarca ya desde la etapa altoimperial al estar muy bien situadas en la vía romana que unía Cástulo y Málaga, que permitía la salida de la plata de las minas de Sierra Morena hacia Roma. En la etapa bajoimperial, desde mediados del s. II d.C., se aprecia la crisis del sistema municipal romano que determinará la pérdida de importancia de las ciudades como centros económicos y administrativos. Época visigoda. En el siglo V tienen lugar las invasiones germánicas y a mediados del siglo VI la zona será finalmente controlada por el estado visigodo que va a suponer una adaptación del sistema provincial romano en el que la Loma pertenecía a la provincia Cartaginense, provincias que también coincidían con jurisdicción eclesiástica. De esta época, de la que apenas se conocen restos, se sabe que Baeza ejercía el liderazgo de la zona al ser en el siglo VII sede episcopal y controlar administrativamente toda la comarca. Durante la época hispano-musulmana se consolida el sistema urbano actual. En el momento de la invasión las ciudades hispano-godas habían perdido su papel de centros administrativos y de control del territorio y se había producido un progresivo éxodo de la población desde losnúcleos urbanos hacia el campo, por lo que la decadencia urbana iba acompañada de una fuerte ruralización de la población y de la economía. No obstante, a los cristianos que se sometieron se les permitió seguir practicando su religión y Baeza continuó siendo sede episcopal al menos hasta el siglo IX. La consolidación de los núcleos urbanos como consecuencia del desarrollo de una verdadera política de articulación estatal será plenamente impulsada desde el califato de Córdoba por Abd al-Rahman II durante el siglo IX. Seguramente los árabes, conscientes de la importancia de ejercer el control sobre el valle del Guadalquivir, potencian los dos enclaves físicos donde se sitúan Úbeda y Baeza por su posición estratégica para mejor ejercer dicho control. Así Úbeda en este momento crece hasta convertir el pequeño núcleo pre-

existente en una verdadera Medina y Baeza sigue manteniendo la entidad alcanzada en época visigoda, y ambas ciudades se reconocen ya como ciudades de cierta importancia en Al Andalus. Se consolida así un sistema urbano que sólo se verá afectado por el largo proceso de conquista cristiana y que implicará la desaparición de muchos de los núcleos -sobre todo de las aldeas y alquerías de carácter agrícola- que por razones defensivas van a despoblarse, mostrando una tendencia de la población a concentrarse en las ciudades y abandonar el medio rural.

I. 3. ÚBEDA Y BAEZA CENTRO DE UNA COMARCA AGRÍCOLA CON RECURSOS AMBIENTALES Y PATRIMONIALES COMPLEMENTARIOS. En efecto, Úbeda-Baeza presiden una comarca cuya base económica ha sido tradicionalmente la agricultura. El clima característico de la Loma, clima de extrema dureza motivada precisamente por las amplitudes térmicas que pueden registrarse entre estaciones: inviernos fríos y veranos largos y cálidos junto a una pluviometría irregular, es un clima propio de bosque autóctono y matorral mediterráneo, vegetación original que se ha visto transformada por la acción del hombre en superficie agrícola cultivada en un proceso especialmente intenso desde los siglos XV y XVI. Desde entonces se han venido roturando encinares adehesados y matorral mediterráneo y sustituyéndose por cultivos de cereales en secano y vid, y, en los últimos tiempos, sobre todo durante las últimas décadas del presente siglo, por plantaciones de olivar, monocultivo que llega a dominar actualmente el 70% del territorio de La Loma. Sólo en las riberas de los ríos se encuentran plantaciones de frondosas que se intercalan con la vegetación natural propia de estas zonas y algunos reductos de dehesa autóctona que se conservan en la zona del río Guadalimar, en la vertiente norte, aportando amenidad y diversidad ambiental a esta comarca. En efecto, además de las extensiones olivareras, afortunadamente aún quedan algunos espacios con valores naturales relativamente próximos a Úbeda y Baeza que pueden considerarse como espacios de interés complementario al valor patrimonial y urbano de ambas ciudades. Se trata de las zonas húmedas del Alto Guadalquivir, que incluyen los embalses de Puente de La Cerrada, Doña Aldonza y Pedro Marín, junto con el Paraje Natural de La Laguna Grande en el término municipal de Baeza (zona incluida en el Programa Comunitario “Leader” para fomentar su desarrollo integrado). El valor ambiental de estos espacios, que acogen además una avifauna interesante, es reconocido por la Comunidad Autónoma siendo protegidos al incluirse en la Ley 2/1989 Inventario de Espacios Naturales de Andalucía. Asimismo hay que señalar la existencia de una profusa red de caminos y vías pecuarias, recurso de interés para poner en valor los espacios naturales, permitiendo su interconexión y la posibilidad de establecer itinerarios de vías recreativas que enlaANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

11


ÚBEDA Y BAEZA. ATLAS DE ANDALUCÍA. SERIE USOS DEL SUELO. Instituto de Cartografía de Andalucía. E. 1:100.000

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

12


cen dichos espacios. Junto a la agricultura, la tendencia actual nos llevaría a considerar otras oportunidades que ofrece este territorio para diversificar las actividades productivas. Especialmente, la concentración de terciario y servicios urbanos en Úbeda y Baeza, y la “explotación” turística del extenso y variado Patrimonio Cultural de la comarca. En este sentido, la visión territorial debe aportar también las distintas oportunidades que ofrece este territorio para consolidar una oferta turística competitiva. Hay que decir que siendo Úbeda y Baeza las ciudades que poseen el patrimonio urbano más extenso y de mayor interés de la comarca, deben considerase asimismo el resto de posibilidades que ofrece La Loma, quecuenta con numerosos núcleos de población muy próximos entre sí, entre los que destacan también por sus valores patrimoniales (paisajísticos, urbanos, monumentales) algunos núcleos declarados Conjunto Histórico como Sabiote o Iznatoraf. Asimismo la comarca es paso obligado para acceder a la Sierra de Cazorla que junto a las sierras de Segura y Las Villas están declaradas Parque Natural por sus valores ecológicos y ambientales, y distan de Úbeda tan sólo 30 minutos por carretera. Pero la oferta es aún más amplia y muy diversa ya que existen también desde enclaves arqueológicos de indudable interés distribuidos de forma dispersa y correspondientes a distintas épocas, arquitectura ligada a instalaciones agrícolas o ganaderas donde destaca especialmente la Hacienda de La Laguna en el término municipal de Baeza o las construcciones típicas de los “caracoles”, aspectos etnológicos intangibles, etc. Todo un conjunto de recursos que bien pueden complementar la oferta turística de Úbeda y Baeza, actuando éstas como “marca de calidad” de toda la comarca.

I. 4. EL PAPEL TERRITORIAL DE ÚBEDA Y BAEZA: SITUACIÓN ACTUAL Y MODELO DE DESARROLLO DE LA COMARCA. - El territorio de la Loma es soporte de un tupido sistema urbano de ciudades medias y pequeñas. Sistema en el que se dan las lógicas relaciones de jerarquía y dependencias fomentadas históricamente tanto por el sistemas de comunicaciones, que ha estructurado las relaciones internas y propiciado los intercambios internos y con otros ámbitos territoriales, como por la riqueza y recursos generados en cada municipio. En la actualidad, el sistema urbano de La Loma lo integran trece municipios con una población total cercana a los 100.000 habitantes, donde las ciudades de Úbeda y Baeza constituyen los centros urbanos principales de una comarca dedicada intensamente al olivar. De los restantes municipios, la nota característica sería la dependencia funcional y en la satisfacción de servicios hacia estas dos ciudades, así como el estancamiento o disminución de su población siguiendo la

misma tendencia que muestra el resto de la provincia, a diferencia de Úbeda y Baeza, los núcleos más poblados que mantienen un mínimo crecimiento sostenido y lento. Para la política regional de ciudades, esta comarca se integra entre las áreas agrícolas interiores de Andalucía, áreas que constituyen la base territorial de un amplio sistema de ciudades medias y pequeñas que, cuando han logrado incorporar funciones de servicios y actividades industriales (economías urbanas), muestran un cierto dinamismo: el caso de Úbeda y, en menor medida Baeza, que desempeñan la primera y segunda cabecera del sistema urbano de la Loma.

CUADRO-1. Municipios de La Loma. Datos básicos. Término M. Km2

Población 1991

Población 1996

Baeza

192,8

15.064

16.012

Begíjar

76,8

3.091

3.111

Canena

14,3

2.063

2.137

Ibros

55,7

3.121

3.158

Iznatoraf

86,5

1.266

1.218

Lupión

24,3

1.157

1.107

Rus

47,3

3.694

3.773

112,3

4.303

4.325

Torreblascopedro

61,4

3.021

3.033

Torreperogil

90,9

7.580

7.490

Úbeda

404,0

30.538

32.086

Villacarrillo

239,6

11.672

11.107

Vva. Arzobispo

177,8

8.555

8.495

1.583,7

95.125

97.049

13.496,1

637.633

648.551

Municipio

Sabiote

La Loma Jaén

Fuente: E.P. a partir del SIMA, Instituto de Estadística de Andalucía.

En el marco de la política territorial, se reconoce la oportunidad que constituye la organización del sistema urbano en este tipo de “estructuras polinucleares”, por lo que se tiende a potenciar esta forma de organización consolidando las ciudades medias y los núcleos del entorno para que estos sistemas constituyan alternativas a las aglomeraciones urbanas: dotarlas de servicios, equipamientos e infraestructuras adecuados para desarrollar sus funciones respectivas; valorar y dimensionar los crecimientos urbanos para evitar el consumo indiscriminado de suelo y la aparición de tensiones injustificadas; o preservar los paisajes urbanos en defensa de la identidad urbana y cultural.

- Úbeda y Baeza en el “modelo territorial” previsto para La Loma. Previamente a la formulación de la Ley de Ordenación del Territorio de Andalucía de 1994, que establece un marco jurídico e instrumental adecuado en nuestra Comunidad Autónoma para el ejercicio de la planificación territorial, ha habido un desarrollo de otros instrumentos desde la perspectiva provincial y regional, unos con un carácter normativo vinculante y muy sectoriales, como los Planes Especiales de Protección del Medio Físico y sus respectivos Catálogos, vigentes desde 1987, y otros con carácter indicativo y desde una visión más funcional, como fueron la Propuesta de Comarcalización de 1983, o el Sistema de Ciudades de Andalucía de 1986. Desde esta última perspectiva, los estudios preparatorios del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía que actualmente realiza la Consejería de Obras Públicas y Transportes de laJunta de Andalucía reconocen sin embargo que el funcionamiento y la estructura del sistema urbano no responde a la lógica sistemática y cerrada que se aplicó entonces, y que las relaciones entre núcleos y las funciones de componente urbana son mucho más complejas; de ahí que se haya considerado fundamental reconsiderar el papel asignado a los núcleos sólo como centros de servicios para destacar el papel que están desarrollando en la distribución logística, en la localización de actividades productivas o la posición que ocupan en el sistema de transporte. Además, la política de ciudades, tan vinculada a los “planes estratégicos” y al fomento de las actividades económicas, debe integrarse en el proceso de planificación territorial, proceso que adquiere aún mayor importancia con la entrada de España como miembro de pleno derecho de la U.E. puesto que la intervención financiera mediante fondos con finalidad estructural, está condicionada a la existencia previa de Planes de Desarrollo Regional que constituyen la base de los Marcos Comunitarios de Apoyo para las intervenciones estructurales. El Documento de Bases y Estrategias para el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía, de septiembre de 1998, se presenta así como un primer instrumento que avanza genéricamente los objetivos, las estrategias y las principales actuaciones necesarias para conseguir un modelo territorial que propicie un desarrollo económico equilibrado y autosostenido de Andalucía, modelo territorial del Plan que concede una importancia determinante a la consolidación de los núcleos urbanos de escala intermedia. El papel de las ciudades medias, tanto individualmente como enmarcadas en tipos de territorios más complejos, es así fundamental para el logro de un modelo de territorio regional equilibrado. - Redes de ciudades medias como alternativa al desarrollo de las grandes ciudades. Al estar integrada en este tipo de “redes”, las Bases contienen algunas directrices que inciden en la ordenación territorial de La Comarca de La Loma. Así, Úbeda y Baeza se enANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

13


cuadran dentro de la categoría de “Estructuras polinucleares de ciudades medias consolidadas”. Integradas por ciudades de tamaño poblacional y niveles dotacionales y económicos medio-alto, estas estructuras constituyen el segundo escalón de la jerarquía urbana regional tras los Centros Regionales (las capitales de provincia, Jerez y Algeciras). Esta estructura estaría integrada por el eje Andújar-Bailén-Linares, con prolongaciones a La Carolina y al que, por relaciones funcionales potenciales, se conectarían también Úbeda y Baeza.

MODELO TERRITORIAL DE ANDALUCÍA. P.O.T.A. Plan de Ordenación del Territorio. Bases y Estrategias, septiembre, 1998.

Y es que, en ciertas áreas de Andalucía, existen redes más o menos densas de ciudades medias y otros asentamientos que han tenido en conjunto un comportamiento económico y demográfico positivo o diferenciado claramente respecto a otras tramas de asentamientos de carácter netamente rural. Las economías de aglomeración del conjunto de municipios, la diversidad de su estructura productiva, el mercado de consumo que supera globalmente los 100.000 habitantes por lo que es capaz de atraer una amplia gama de actividades terciarias, etc. son algunos de los factores más positivos de estas estructuras. Por tanto, desde el punto de vista productivo, interesa plantear estrategias que ayuden a configurar una estructura territorial relativamente equilibrada pues son las estructuras más idóneas para lograr una distribución más equilibrada de la población y la actividad económica en el territorio regional, rompiendo así la dualidad urbano-rural. La organización funcional de estas estructuras polinucleares, no supone que los núcleos estén adscritos a otro centro de orden superior sino que las dependencias sean mucho más abiertas y, con frecuencia, complementarias en razón a la proximidad y peso funcional relativo de cada núcleo. La polinuclearidad introduce así factores de sinergia que favorecen los procesos de cooperación y un mayor grado de cohesión. Además constituyen piezas clave para la aplicación de estrategias de equilibrio territorial dada la capacidad que presentan para liderar amplios espacios e irradiar a los mismos los procesos de innovación y desarrollo. Asimismo se les reconoce a estas ciudades medias un alto potencial turístico, en la actualidad escasamente explotado, dado el alto valor culturalarquitectónico de gran parte de estos centros. La puesta en valor de los mismos puede representar a corto y medio plazo una importante contribución a la diversificación económica y reactivación de determinadas zonas de la región.

RED PRINCIPAL DE CARRETERAS. P.D.I.A. Plan Director de Infraestructuras de Andalucía, marzo 1998.

Para conseguir estos objetivos, las Bases para la formulación del Plan de Ordenación del Territorio Regional proponen distintos instrumentos de planificación con los que deberían dotarse estas áreas en el futuro: formular planes económicos, territoriales y de mejora del medio ambiente; considerar estas ciudades como nodos de dotaciones y equipamientos semiespecializados, es decir, que sirven a territorios de escala inferior a la provincial pero superior a la comarcal; considerarlos también como nodos para la planificación de centros de, infraestructuras y servicios de transportes y comunicaciones de interés regional, etc. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

14


Como también iniciativas de fomento o de impulso a determinadas actividades económicas o empresariales: favorecer la implantación de dotaciones e infraestructuras de apoyo a la actividad económica, fomento de la cooperación empresarial (asociaciones de empresarios, cooperativas de segundo grado, etc.) ; mejorar las dotaciones de investigación y desarrollo; fomento de la exportación y comercialización en origen, que puede demandar también dotaciones específicas para potenciar sus canales de exportación y comercialización; la implantación de servicios avanzados a las empresas; la planificación en común del suelo industrial y terciario, que puede aprovecharse de las economías de escala y la complementariedad. Asimismo, la cooperación entre ciudades medias puede suponer la evaluación del impacto y el establecimiento de criterios para la implantación de grandes superficies comerciales en todo el ámbito. O servir para potenciar el papel económico de las infraestructuras de transportes y comunicaciones. Todo este conjunto de propuestas y de orientaciones constituye sólo una base de partida para la formulación del Plan Regional, y por tanto para la interpretación funcional de estas áreas para todo el territorio andaluz. Pero además se formulan otros aspectos operativos e instrumentales de la política territorial como fomentar la política de cooperación intermunicipal, y, favorecer la agrupación del empresariado y las administraciones locales para la cooperación económica lo que supone claras ventajas de cara a la actividad productiva. En este contexto, la planificación subregional puede ser una oportunidad adecuada para hacer ver, social e institucionalmente, las ventajas de estas economías de escala en relación con la cobertura de dotaciones urbanas y económicas y la promoción de sectores económicos modernos y de futuro. - La accesibilidad territorial y las mejoras previstas en los sistemas y redes de infraestructuras del transporte. La accesibilidad de Úbeda y Baeza depende plenamente de la red de carreteras puesto que no existen otros sistemas de transporte alternativo en este comarca: el aeropuerto más próximo es el de Granada seguido del de Córdoba; y en cuanto al ferrocarril, la estación más cercana, la de Linares-Baeza ( a unos 20 Km. de Úbeda y 10 de Baeza) ha quedado apartada de las redes ferroviarias modernas y con más futuro como son las redes de alta velocidad además de no existir estación de pasajeros propia en ninguna de las dos ciudades. Por tanto, el visitante cultural que pretenda conocer Úbeda-Baeza debe recurrir al automóvil, pero al menos la red de carreteras existente se encuentra en un estado aceptable y además existen posibilidades de mejora a medio plazo. En este sentido, la carretera Nacional N-322 de Bailén a Albacete constituye el eje que vertebra las comunicaciones territoriales así como las relaciones internas entre los diversos núcleos que pertenecen a la comarca. Esta carretera discurre por el centro de la meseta de La Loma y ha servido de elemento de articulación de los diferentes núcleos de

población que se integran en ella, a modo de eje del cual se cuelgan mediante carreteras ya locales, los núcleos secundarios. En este sentido, el papel de cabecera que ejerce y que tradicionalmente ha ejercido Úbeda dentro de la comarca está justificado por su situación en el centro geográfico comarcal y, sobre todo, por estar directamente apoyada sobre esta carretera, lo que hace que Úbeda tenga una accesibilidad relativa más favorable que Baeza y lo que también explica el diferente desarrollo urbano experimentado por ésta. En Bailén, a unos 40 Km. de Úbeda-Baeza, se produce el punto de articulación del sistema de comunicaciones comarcal con el de rango regional y nacional, pues de hecho aquí se entronca con la red de autovías ya completa en la A-4 Madrid-Cádiz y en la E-5 de Bailén-Motril a través de Jaén capital. Sin embargo, la reciente construcción del tramo de autovía hasta Linares, prolongando el desdoble de la N-322 hasta esta población, ha acortado esta distancia que las separa de la red de autovías hasta los 25 Km. aproximadamente. Entre Úbeda y Baeza la comunicación, que se establece por la carretera autonómica A-316 (antigua N-321), es relativamente buena ya que su trazado ha sido objeto de mejoras importantes efectuadas en los últimos años y sobre todo, con la ejecución de la reciente variante de Baeza que discurre al sur de la población, aunque esta carretera soporta un volumen de tráfico importante que refleja la estrecha relación funcional, cada vez más intensa, entre estas ciudades y la capital. Si se quiere potenciar la competitividad de estas ciudades como centros turísticos, no cabe duda que la mejora de su accesibilidad pasa por acercar la red de autovías nacional y regional a ambas poblaciones y esto es lo que recoge el Plan de Desarrollo de Infraestructuras de Andalucía, el PDIA aprobado en julio de 1998. En este sentido, el desdoble de la N-322 hasta Úbeda, la ejecución de la variante de La Yedra -núcleo de población con carácter estacional que supone un cuello de botella en la N-322 dadas sus difíciles condiciones de trazado y su escasa sección- y la posible ejecución del desdoble de la A-316 de Úbeda a Jaén, según prevé el PDIA para reforzar así uno de los itinerarios transversales de comunicación de Andalucía con Levante (el eje Estepa/Úbeda de la A-95 y el Úbeda/Cabra de la A-316) y acercar a su vez las ciudades intermedias a las capitales de provincia, se vislumbran como las principales actuaciones a realizar. En la actualidad, los Estudios previos que realiza tanto el Mº de Fomento, como administración competente sobre la N-322 (a través de la Demarcación de Carreteras de Andalucía Oriental con sede en Granada), y la Junta de Andalucía en la A316, van orientadas en este sentido. En dichos Estudios Previos se concretan ya las alternativas de trazado aunque su ejecución aún haya que contemplarla en el medio-largo plazo. En el esquema territorial elaborado se ha grafilado el trazado más probable de ambas vías. Mientras que el desdoble

de la N-322 parece que se justifica ya por el volumen de tráfico actualmente existente, en el caso de la A-316 se prevé una primera fase de mejora de trazado, y, sólo en el caso de que las necesidades del tráfico lo demandasen, entonces de realizaría una segunda fase de desdoble, lo que parece a priori innecesario. En cuanto al trazado, se aprovechan los actuales y sólo se introducen mejoras en tramos concretos y las variantes de población. Así la variante de Canena, Rus y La Yedra, se realiza conjuntamente con un nuevo tramo que discurre al sur de la carretera actual. El desdoble de la N-322 terminaría una vez pasado Úbeda, al inicio de la variante norte de Torreperogil, punto donde el volumen de tráfico se divide entre el itinerario de la Sierra de Cazorla y el que continúa hacia Levante. Previsiones que se enmarcan así en los criterios y objetivos del Documento de Bases en cuanto al sistema relacional para este tipo de áreas: concretamente la mejora de los accesos a las redes de alta capacidad más próximas, así como la consolidación de los ejes viarios de medio-largo recorrido que conecten internamente los sistemas de ciudades medias de manera que contribuyan a configurar “áreas-ejes” de desarrollo territorial de carácter subregional. Estos objetivos se reflejan en las siguientes previsiones relativas a la red de carreteras que afectan a la comarca de La Loma: - El eje Bailén -Albacete se prevé como Red de Alta Capacidad, igual que la carretera Úbeda-Baeza-Jaén. Con ello se pretende integrar estos itinerarios en la Red Básica Funcional que es la que ha de servir a la conexión entre los diez centros regionales andaluces y a los itinerarios de largo recorrido, tanto de carácter interno como de conexión con las redes viarias nacionales y transeuropeas. A ello hay que añadir la potenciación de su función como principales ejes de articulación de los sistemas de ciudades medias de Andalucía. - Previsión de un Centro Integrado de Transporte en Úbeda. - La instrumentación de la política ferroviaria que se desarrolla a través del Plan Estratégico Ferroviario de Andalucía (Consejería de Obras Públicas y Transportes) coordinado con el Plan Sectorial Ferroviario Nacional (Mº de Fomento), y mediante las previsiones contenidas en el PDIA es de escasa incidencia en el ámbito de La Loma: el itinerario Cádiz-JaénLinaresforma parte de la red regional, red en la que es preciso mantener su competitividad en servicios de medio y largo recorrido, para lo cual habrá que contemplar las actuaciones que garanticen una malla coherente y cerrada y por tanto que hay que modernizar, mejorar los trazados y completar su electrificación. Asimismo se tratará de completar la red de enlaces con la línea de alta velocidad, conectando con los intercambiadores de Córdoba y Sevilla, mediante la modernización y el incremento de las velocidades medias de las líneas que cumplen esta función. Entre estos itinerarios de enlace con la alta velocidad se prevé el de Linares/Jaén-Córdoba. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

15


II

LAS CIUDADES DE ÚBEDA Y BAEZA.

Úbeda-Baeza. Grabado de Wingaerde, siglo XVI.

La dualidad Úbeda-Baeza no constituye en sí una realidad territorial ni cultural de rango superior al propio municipio, ya que, como se ha visto, esa realidad geográfica y funcional, comunidad de núcleos con una historia común, es la comarca de La Loma donde destacan como las dos ciudades más importantes. De ahí que el análisis a escala de ciudad deba correr ahora en paralelo para cada una de ellas, aunque evidenciando siempre los aspectos de coincidencia, de dualidad, y poniendo también de relieve las propias particularidades. Pero aún cuando se trate de dos ciudades independientes, es preciso analizar el espacio geográfico que las une, espacio donde se produce el diálogo del medio rural y el urbano, lo que nos va a permitir poner en evidencia los aspectos de valor paisajístico, cultural o ambiental, que en parte conocemos de los respectivos emplazamientos de las dos ciudades, pero también analizarlos ahora de forma conjunta en la medida en que pudiesen aportar valores a añadir para una posible consideración como “Paisaje Cultural”.

Siendo Úbeda y Baeza realidades urbanas distintas, este análisis urbano, a escala de ciudad y previo al análisis interno de cada casco histórico, es necesario para conocer cómo se organiza funcional y morfológicamente la ciudad actual y poder así valorar la significación del casco histórico dentro de una estructura más amplia en la que tienen lugar los procesos, sin duda de carácter urbano, que le afectan. Finalmente, también a escala de ciudad, se tratará de analizar la incidencia del planeamiento general y del modelo urbano previsto, en relación a las políticas que inciden sobre el casco histórico. Y puesto que nos centramos ya en esta escala, el proceso histórico de formación de ambas ciudades, que también discurre en este caso con un paralelismo morfológico destacable, se hace imprescindible para iniciar esta parte del diagnóstico.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

16


II. 1. ORIGEN Y EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LAS CIUDADES Y FORMACIÓN DE SU MORFOLOGÍA URBANA.

Cº DE LAS CORREDERAS EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

- Origen bajo-medieval: la ciudad hispanomusulmana. Es cierto que como importantes núcleos de Al-Andalus seguirán el modelo de ciudad implantado por los musulmanes: ciudad hispano-musulmana que se define morfológicamente por un recinto amurallado que busca siempre su enclave en un lugar geoestratégico . Así, Úbeda y Baeza contaron con recintos fortificados que se levantan en el reborde del desnivel natural de la meseta y a los que se adosaba un sólido alcázar, aunque de ellos apenas se conservan restos edificados.

Cº DE SABIOTE O VALENCIA

TERRERA Cº TOLEDO

Junto al alcázar se encontraría la medina, verdadero ámbito urbano, recinto también amurallado donde se concentraba la población. Es en estos espacios donde la traza musulmana de se refleja todavía en sus calles tortuosas, de disposición radial respecto a losespacios focales donde se ubicaban la mezquita mayor y el zoco, y se refleja también en la imagen de raíz musulmana heredada en el caserío más popular. De hecho, el trazado viario de los cascos históricos todavía hoy se estructura mediante ejes radiales que conectaban los caminos principales con las puertas de acceso a la ciudad, completando la trama viaria otros ejes secundarios y adarves. Las ciudades hispanomusulmanas de Úbeda y Baeza se estructuran de forma similar: - El alcázar, recinto militar y de gobierno situado al borde del desnivel natural y ocupando el conocido “cerro del alcázar” en Baeza y el “barrio y las Eras del Alcázar” de Úbeda. Por su extensión podría incluir no sólo residencia del gobernador y guarnición de la tropa, en Baeza se especula además con la posible existencia de un castillo, sino también áreas de vivienda e incluso alguna forma de mercado. Despoblados desde hace siglos, aunque parcialmente aún se ocupa el de Úbeda, hoy tienen un enorme interés por sus potencialidades arqueológicas para el conocimiento de lo que serían los recintos más singulares de la ciudad musulmana y también de los asentamientos prehistóricos (del Cobre y Bronce) que se localizaron en estas áreas.

TERRERA Cº DE QUESADA

ASENTAMIENTOS PREHISTÓRICOS (COBRE Y BRONCE),Y ROMANOS EN CERRO DEL ALCÁZAR Y LADERAS. ALCÁZAR. MEDINA O RECINTO AMURALLADO. POSIBLE ÁREA DE MERCADO O ZOCO. MEZQUITA PRINCIPAL. POSIBLES ARRABALES EXTERIORES.

Cº DE BAEZA Y JAEN

ESCARPE NATURAL. TRAZADO DE LA MURALLA. TRAZADO DE LA BARBACANA.

ARROYO DE AZACAYA

ÚBEDA

EJES, CAMINOS, Y ESPACIOS LIBRES ESTRUCTURANTES.

0

Cº DE GRANADA

Cº TOLEDO

50

100

150

200

Cº ÚBEDA EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

CIUDAD HISPANO- MUSULMANA HASTA EL S. XIII.

Cº LUPIÓN

- La medina o ciudad intramuros, coincidente con el recinto aún hoy reconocible por los evidentes restos de murallas cuyo trazado fue reaprovechado por los cristianos. Se situaba en continuidad con el alcázar ya en zonas de topografía más favorable. En Úbeda el zoco o plaza del mercado y una mezquita importante debía situarse en la plaza del Mercado, mientras que en Baeza el Zoco y la Mezquita mayor se corresponderían con la plaza de Santa María y catedral. -Los arrabales extramuros, barrios que debieron extenderse ampliamente alrededor del recinto murado y de los que no se conoce a ciencia cierta su extensión, pero que posiblemente ocuparían una superficie, en las épocas de mayor estabilidad, que sólo se volverá a ocupar y se rebasará con la expansión urbana del s. XVI. En estas zonas habría que destacar los dos espacios de mercado extramuros de Úbeda y

CIUDAD HISPANO- MUSULMANA HASTA EL S. XIII.

Cº QUESADA

ARROYO DE AZACAYA

ASENTAMIENTOS PREHISTÓRICOS (COBRE Y BRONCE),Y ROMANOS EN CERRO DEL ALCÁZAR Y LADERAS. ALCÁZAR. MEDINA O RECINTO AMURALLADO. POSIBLE ÁREA DE MERCADO O ZOCO. MEZQUITA PRINCIPAL. POSIBLES ARRABALES EXTERIORES. ESCARPE NATURAL. TRAZADO DE LA MURALLA. TRAZADO DE LA BARBACANA.

Cº JAEN

HIPÓTESIS DE TRAZADO DE LA MURALLA DEL ALCÁZAR. EJES, CAMINOS Y ESPACIOS LIBRES ESTRUCTURANTES.

BAEZA

0

ANEXO

50

100

150

200

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

17


Baeza, que posteriormente se consolidarían como tales en la ciudad mudéjar, espacios complementarios a los zocos del interior de la medina. Apenas estructurados internamente, los arrabales extramuros surgen apoyados en los distintos caminos de acceso a las ciudades.

Cº DE LAS CORREDERAS SAN NICOLAS

Cº DE SABIOTE 0 VALENCIA

EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

LA CIUDAD MUDÉJAR S. XIII AL S. XV.

- La ciudad mudéjar: siglos XIII al XV. La etapa conflictiva de la conquista castellana provoca el abandono del medio rural y conlleva una nueva concentración en las ciudades o centros mejor fortificados como evidencian las remodelaciones y obras de consolidación efectuadas en gran parte del recinto amurallado de Úbeda y Baeza ya en este periodo. No obstante, aunque las murallas que hoy todavía se pueden contemplar fueron en gran parte reedificadas en época cristiana, algunas de las puertas y restos edificados aún conservan la estructura o sistemas constructivos árabes. Tras la conquista de Baeza por Fernando III en 1226, la ciudad va a servir de cabeza de puente para la conquista de la zona suroriental de la actual provincia de Jaén. En 1233 conquista Úbeda y en 1.246 la capital. Fernando III reorganiza el territorio conquistado, restaura la diócesis de Baeza y dota a ambas ciudades con el fuero de Cuenca, que otorgaba una mayor autoridad a los concejos, y establece además una política de concesión de privilegios que suponían el repartimiento de tierras y exenciones fiscales encaminadas a atraer y fijar nueva población cristiana. Todo ello va a suponer el nacimiento de una nueva oligarquía urbana formada por distintos linajes nobiliarios que a lo largo del medievo, especialmente en el siglo XIV, irán consolidando su poder y pugnarán por el control político y económico de las ciudades: linajes de los Cuevas y Molinas en Úbeda, y Carvajales y Benavides en Baeza. Pero la morfología básica de ambas ciudades, las partes esenciales de la ciudad, ya están definidas plenamente en época islámica, y no sólo por el mantenimiento del recinto murado que conservarán tras la conquista castellana por las mismas razones defensivas, sino por la existencia de importantes arrabales musulmanes, barrios extramuros que también se mantendrán tras la conquista. Baeza presenta como centro indiscutible de su plano la Plaza de Santa María, espacio libre que proviene de época musulmana por cuanto que desde él se organizan los elementos principales de su malla viaria tendente a una disposición radiocéntrica. Hubo pues aquí un esbozo de “plaza mayor” en donde se reunía el municipio y se daba considerable trato comercial. Como ocurrió en otras poblaciones bajomedievales, la posterior pujanza del mercado determinaría el traslado de las actividades más destacadas al arrabal, lugar donde se constituyó una auténtica plaza Mayor, al menos tras las reformas practicadas durante las décadas centrales del siglo XVI. Úbeda en esta época mantiene una extensa explanada delante del alcázar, espacio que debe ser lo más parecido a una zona de respeto, una especie de plaza de armas, mientras que la plaza principal se situaba junto a la iglesia de San

Cº TOLEDO PLAZA TOLEDO

SAN MILLÁN SAN ISIDORO SAN PABLO SAN PEDRO

Cº DE QUESADA PLAZA MERCADO

SANTO TOMÁS RECINTO INTRAMUROS. SANTO DOMINGO

ARRABALES EXTRAMUROS. PARROQUIAS. HOSPITALES. CONVENTOS.

SANTA MARIA

PALACIOS.

SAN LORENZO

PARROQUIAS DESAPARECIDAS. POSIBLE UBICACIÓN.

HOSPITALES DESAPARECIDOS. POSIBLE UBICACIÓN.

SAN JUAN BAUTISTA

ARROYO DE AZACAYA

Cº DE BAEZA Y JAEN

ÚBEDA

TRAZADO DE LA BARBACANA. EJES, CAMINOS, Y ESPACIOS LIBRES ESTRUCTURANTES.

SAN JUAN EVANGELISTA

Cº DE GRANADA

Cº TOLEDO

TRAZADO DE LA MURALLA.

0

50

100

150

200

SAN ANDRÉS

Cº UBEDA EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

LA CIUDAD MUDÉJAR S. XIII AL S. XV. SAN MARCOS

EL SALVADOR

Cº LUPIÓN Cº QUESADA

ARROYO DE AZACAYA SAN VICENTE

SAN GIL

SANTA CRUZ

RECINTO INTRAMUROS. ARRABALES EXTRAMUROS. PARROQUIAS. HOSPITALES.

SAN JUAN

CONVENTOS.

CATEDRAL SANTA MARÍA

PALACIOS.

SAN PEDRO

PARROQUIAS DESAPARECIDAS. POSIBLE UBICACIÓN.

COLEGIATA DEL ALCÁZAR

HOSPITALES DESAPARECIDOS. POSIBLE UBICACIÓN.

TRAZADO DE LA MURALLA. TRAZADO DE LA BARBACANA.

Cº JAEN

HIPÓTESIS DE TRAZADO DE LA MURALLA DEL ALCÁZAR. EJES, CAMINOS, Y ESPACIOS LIBRES ESTRUCTURANTES.

BAEZA

0

ANEXO

50

100

150

200

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

18


Pablo que ejerció de mercado ya en época musulmana y que llegó a estar porticada en época temprana. Además existía la plaza extramuros la de la Puerta de Toledo, actual centro de la ciudad, que comenzaba ya a cobrar cierta importancia. Durante los siglos XIII y XIV por tanto sólo se producirán las transformaciones inducidas por los cambios culturales, estilísticos y simbólicos que supone el “mudejarismo”. Con la diferente forma de gobierno de la ciudad y la aparición del concejo, los alcázares pierden su función. Las ciudades se cristianizan, las mezquitas se hacen iglesias y se levantan una serie de templos, tardorrománicos o góticos, que en un primer momento se construyen a intramuros para saltar después a extramuros volviendo a ocupar los arrabales islámicos despoblados durante la conquista. Los núcleos urbanos se estructuran ahora en parroquias o collaciones, comienzan a establecerse los primeros conventos y monasterios, pero la aportación mudéjar a la trama de las ciudades, sobre todo avanzado ya el siglo XV, se refiere fundamentalmente a la nueva concepción de los espacios que protagonizan los usos civiles: las plazas porticadas, las dos que todavía hoy, aunque muy transformadas, conservan algunos de los antiguos soportales, así como algunas pequeñas aperturas de la trama relacionadas con la construcción de algún palacio o residencia señorial. La madurez de las ciudades: socioeconómico y urbano del siglo XVI.

Cº DE LAS CORREDERAS

Cº DE SABIOTE VALENCIA

Cº DE TOLEDO Y BAEZA

3

Cº DE QUESADA

2

el auge

En la evolución urbana de Úbeda y Baeza el periodo comprendido entre mediados del XV y finales del XVI supone el momento de mayor auge económico y como consecuencia demográfico y urbano, hecho que motiva y explica tanto su crecimiento como las reestructuraciones internas: reformas urbanas que elevan el rango y la calidad urbana de sus espacios construidos y públicos hasta alcanzar lo que se podría considerar como su plena madurez urbana. Precisamente este periodo de la vida de ambas ciudades es el que mejor se ve reflejado en los cascos históricos que hoy conocemos pues significó la última etapa decisiva de su historia urbana. En este sentido, explicar los procesos urbanos y arquitectónicos así como las clases sociales e instituciones que los impulsan y que los protagonizan puede aportar las claves necesarias para entender mejor la ciudad histórica: se trata así de explicar el patrimonio urbano y arquitectónico a partir de la estructura social y del sistema económico que le dio vida. En primer lugar, desde el punto de vista económico, el auge que experimentan Úbeda y Baeza obedece a una creciente producción agrícola impulsada por el incremento gradual del precio de los productos como consecuencia de la apertura de nuevos mercados y que se hizo posible mediante la puesta en valor de nuevas tierras hasta entonces sin cultivar. Ello motivó un importante aumento de población coincidente con las décadas de mayor expansión agrícola con masiva roturación de tierras. Y es que en el siglo XVI la producción de cebada y trigo de ambos municipios llega a alcanzar el 56% de la producción provincial, producción que se organi-

4

5 1

ARROYO DE AZACAYA

0

Cº DE GRANADA

Cº DE JAÉN

50

100

150

200

ÚBEDA EVOLUCIÓN HISTÓRICA: LA CIUDAD PLENA, S. XVI. ESCARPE NATURAL. RECINTO INTRAMUROS. CASCO EXTRAMUROS, S.XVI

(EXPANSIÓN QUE PERDURA HASTA FINALES DEL S.XIX).

ARRABAL DE SAN MILLÁN. ÁREAS EN DECADENCIA.

EDIFICIOS PÚBLICOS S.XVI. 1. PÓSITO. 2. CASAS CONSISTORIALES.

PARROQUIAS.

PARROQUIAS DESAPARECIDAS.

POSIBLE UBICACIÓN.

CONVENTOS.

CONVENTOS DESAMORTIZADOSY OTROS EDIFICIOS (DESAPARECIDOS EN EL S.XIX).

HOSPITALES.

HOSPITALES DESAPARECIDOS.

POSIBLE UBICACIÓN.

3. CARNICERÍAS, S.XIX 4. POSIBLE UBICACIÓN DE LOS “ ESTUDIOS GENERALES ”. 5. AYUNTAMIENTO. (SE TRASLADA AQUÍ EN EL S.XIX).

PALACIOS.

RENOVACIONES O REFORMAS SIGNIFICATIVAS DE LA TRAMA (FINALES S.XV Y XVI).

AREAS EN DECADENCIA.

EJES, CAMINOS, Y ESPACIOS LIBRES ESTRUCTURANTES.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

19


zaba en grandes propiedades de la Nobleza e Iglesia explotadas en régimen de arrendamiento junto a otras pequeñas propiedades que se dedican al olivo y vid. La producción ganadera también era importante así como las actividades artesanales, dependientes en parte de la ganadería y de la agricultura, que cobran un gran auge principalmente la producción de harina, curtidos y fábrica de paños, actividad que posibilita a Úbeda y Baeza competir con las ciudades pañeras andaluzas. Según el estudio de Parejo Delgado sobre Baeza y Úbeda en la Baja Edad Media, las ciudades medievales albergaron una sociedad estamental y jerarquizada. Comoconsecuencia de una continua posición fronteriza, el número de nobles debió ser elevado, coexistiendo además una pequeña y, a lo sumo, mediana aristocracia: hidalgos que poseían privilegios tributarios y que como contrapartida debían mantener caballos y armas durante todo el año. Pero junto a los “caballeros de cuantía”, con obligaciones militares específicas, una buena parte de la población también debería estar formada por “pecheros” trabajadores campesinos y artesanos que, al no gozar de privilegios, debían contribuir a las arcas y al erario público, además de las minorías étnicas o religiosas como los judíos, que, organizados en comunidades o aljamas, debieron tener cierta autonomía en su régimen interno. La clase nobiliaria por tanto es la que detenta los bienes raíces agropecuarios y las fincas urbanas acaparando el poder municipal hasta el punto de que el Ayuntamiento acabará siendo enteramente aristocrático a finales del siglo. El otro estamento privilegiado es el clero, continuando durante el siglo XVI la implantación de conventos, monasterios y hospitales, que se sitúan en arrabales escasamente poblados o en espacios contiguos al interior de la muralla. En este sentido se sabe que Baeza contó con 18 instituciones y Úbeda con 12, progresión de establecimientos monásticos que indica también el alcance de ambas ciudades en esta época (Sevilla por entonces contaba con 32). Además, durante el siglo XVI, los términos municipales de Úbeda y Baeza tenían mayor superficie y se extendían a poblaciones situadas incluso fuera de la comarca, por lo que las grandes familias, con rentas y propiedades en lugares y aldeas menores levantaron también sus palacios, casas señoriales y capillas en estas dos ciudades. Una minoría privilegiada, la nobleza y la iglesia, ejerce el monopolio sobre la economía lo que queda reflejado así en la abundante y potente edilicia moderna público-privada del Quinientos. Una nobleza formada por hidalgos, cuyo origen se remonta a los tiempos de la conquista y que se establecen en primer lugar en Baeza y otros grupos minoritarios de judeo-

Cº DE TOLEDO

Cº DE ÚBEDA

4

Cº DE LUPIÓN

3

6

9

7 Cº DE QUESADA

5 2

ARROYO DE AZACAYA

8 1

Cº DE JAEN

0

50

100

150

200

BAEZA

EVOLUCIÓN HISTÓRICA: LA CIUDAD PLENA, S. XVI. EDIFICIOS PÚBLICOS S.XVI:

ESCARPE NATURAL. EJIDOS. RECINTO INTRAMUROS. CASCO EXTRAMUROS, S.XVI

(EXPANSIÓN QUE PERDURA HASTA FINALES DEL S.XIX).

EJES, CAMINOS, Y ESPACIOS LIBRES ESTRUCTURANTES. PARROQUIAS.

1.

CASAS CONSISTORIALES ALTAS.

5. CARNICERÍAS.

2.

ESCRIBANÍAS Y AUDIENCIA.

6. ALHÓNDIGA.

3.

PÓSITO.

7. UNIVERSIDAD.

4.

CASA DE JUSTICIA Y CÁRCEL. (POSTERIOR AYUNTAMIENTO S.XIX).

8. SEMINARIO (S.XVII). 9. BALCÓN DEL CONCEJO (S. XVIII).

conversos que impulsarán la construcción, en estas dos ciudades en plena efervescencia, de iglesias y ermitas, conventos, palacios, casas señoriales, concejos, pósitos, así como la fundación de la Universidad de Baeza. Pero no es sólo por la existencia de estas clases dominantes por lo que surge el

PARROQUIAS DESAPARECIDAS.

POSIBLE UBICACIÓN.

CONVENTOS.

CONVENTOS DESAMORTIZADOSY OTROS EDIFICIOS (DESAPARECIDOS EN EL S.XIX).

HOSPITALES.

HOSPITALES DESAPARECIDOS.

PALACIOS.

RENOVACIONES O REFORMAS SIGNIFICATIVAS DE LA TRAMA.

POSIBLE UBICACIÓN.

(FINALES S.XV Y XVI).

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

20


Plano de Baeza de 1227. Manuscrito de la Biblioteca Nacional. Año 1639

patrimonio más singular, sino que el estado ejerce su influencia construyendo edificios públicos. En lo urbano, la estructura de las ciudades no experimenta cambios sustanciales aunque, paralelamente a las reestructuraciones internas, que significan la construcción de nuevos espacios de centralidad, ambas ciudades crecen y los arrabales extramuros comienzan a adquirir entidad urbana propia. Al igual que ocurre en otras ciudades españolas en esta época, un acontecimiento de gran transcendencia en la definición de la estructura urbana será la demolición de la muralla del Alcázar por orden de los Reyes Católicos. Así, tanto en Baeza (a mediados del XV) como en Úbeda (a principios del XVI) se demolerá la muralla que separa el alcázar del resto de la ciudad intramuros, hecho que va a cambiar el perfil tardomedieval de ambas ciudades y que reorienta radicalmente su sentido pues permite la fluencia entre el área ocupada por el primitivo alcázar, que a partir de entonces comienza a decaer, y el resto de la ciudad intramuros, apareciendo además nuevas viviendas que se adosan a unas murallas que cada vez tienen menos función defensiva. Estos hechos señalan la aparición de nuevas oportunidades urbanas y espaciales para producir lo que sí es consecuencia de este momento histórico: la más significativa cualificación urbana de dos ciudades que viven el momento álgido de su historia. En este sentido, destaca sobre todo la construcción de los dos espacios urbanos más emblemáticos: la Plaza Vázquez de Molina de Úbeda y la renovada plaza de Santa María de Baeza, mucho más presente ahora con la nueva perspectiva que marca el eje que une la puerta del Cañuelo con la Catedral, enfatizado por nuevos edificios públicos y la Universidad. Pero una ciudad plena y madura como lo es la del XVI, el centro neurálgico de la ciudad comienza ya a duplicarse pues aunque se mantiene la funcionalidad de las antiguas plazas de mercado del recinto intramuros, una nueva centralidad surge ahora vinculada a las nuevas plazas de mercado de Úbeda y Baeza, allí donde se articulan los arrabales con el recinto intramuros, nuevo centro geográfico de

Vista septentrional de la ciudad de Baeza en 1787. Atlante espacial.

Vista meridional de la ciudad de Úbeda en 1787. Atlante espacial

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

21


la población y espacios que hasta hoy mantienen su valor de posición y plena funcionalidad. Así la plaza de San Pablo en Úbeda estructuraba los usos civiles acogiendo la nueva Casa delConcejo (del siglo XVI). Igualmente desde la plaza de la Torre del Reloj se centraliza el crecimiento urbano como expansión del casco que perdurará hasta el s. XIX. El arrabal de los alfareros mantendrá como hasta hoy este mismo carácter; los arrabales conocidos como de los Sanjuanes que rodearon el primitivo alcázar por el sur se van despoblando, mientras que el resto del casco extramuros comienza a adquirir una estructura cada vez más urbana. La construcción del Hospital de Santiago marcará uno de los ejes de crecimiento del arco noroeste, el camino de Toledo, a través de la calle de los Mesones y calle Nueva. De un modo similar, en Baeza se formaliza a finales del siglo XVI la plaza del Mercado con la construcción de las casas con soportales de características italianas y castellanas, de modo que en 1648 la plaza del Mercado es ya la Plaza Mayor albergando el Balcón del Concejo y desplazando así la sede de las casas consistoriales que hasta entonces se ubicaban junto a la catedral. El centro neurálgico de la población se desplaza también aquí extramuros, situándose en esta plaza que aún hoy tiene carácter de centro vital de la ciudad, y el casco extramuros se extiende por áreas que perduran hasta época muy reciente, mediante las bifurcaciones de los caminos de Úbeda y de Ibros, saltando incluso al otro lado de los Ejidos, espacios que son todavía hoy plenamente reconocibles en la estructura urbana pues han sido soporte de usos públicos y de los principales espacios libres de Baeza.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

LA CIUDAD TRADICIONAL FINALES DEL S.XIX PRINCIPIOS DEL S.XX.

CASCO INTRAMUROS. EXTENSIÓN DEL S.XVI QUE PERDURA HASTA EL XIX. EXTENSIÓN DEL S.XIX Y PRINCIPIOS DEL XX. PRINCIPALES ESPACIOS LIBRES Y PASEOS. EJES VIARIOS Y ACCESOS PRINCIPALES. EJIDOS.

ÚBEDA 0

50

100

200

300

400

500

- La atonía urbana y socioeconómica de las ciudades: desde el s. XVII hasta finales del XIX. A partir del siglo XVII, nunca más las dos ciudades volverán a remontar el apogeo económico y cultural que constituyó el siglo XVI. El absentismo de los grandes señores que abandonan sus tierras en manos de administradores y arrendatarios y la consiguiente disminución de la producción de cereal de La Loma - excedentaria en el XVI para ser importadora en el XVII- son las principales causas del declive. Tras el urbanismo decisivo del Renacimiento, ya nada es significativo para la historia urbana de las dos ciudades. Baeza sufre un estancamiento en su desarrollo y algo similar ocurre con Úbeda. No se levantan monumentos civiles ni religiosos, el trazado viario prácticamente no se altera. Languidecen así hasta que en el siglo XIX vuelven en parte a acelerar su ritmo: tras la desamortización de propiedades eclesiásticas irá surgiendo una pequeña burguesía agraria, de medianos propietarios, y Úbeda además comienza a destacarse como cabecera comarcal. Como signo de decaimiento se produce el cierre de la Universidad de Baeza en 1824, cuya economía es única y exclusivamente agraria, mientras que en Úbeda se percibe una incipiente burguesía urbana, de comerciantes. Y es que el desarrollo industrial no llegó a producirse en esta

EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

LA CIUDAD TRADICIONAL FINALES DEL S.XIX PRINCIPIOS DEL S.XX.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA: LA CIUDAD TRADICIONAL. CASCO INTRAMUROS. EXTENSIÓN DEL S.XVI QUE PERDURA HASTA EL XIX. EXTENSIÓN DEL S.XIX Y PRINCIPIOS DEL XX. PRINCIPALES ESPACIOS LIBRES Y PASEOS. EJES VIARIOS Y ACCESOS PRINCIPALES. EJIDOS.

BAEZA 0

ANEXO

50

100

200

300

400

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

22


comarca cuyo símbolo, la construcción del ferrocarril BaezaUtiel en época de Primo de Rivera, a principios de siglo, previsto como elemento dinamizador, quedó sin concluir. En lo urbano debemos a esta época la refachadización y renovación constructiva que se practica sobre los ejes viarios más importantes junto a la aparición de la casa urbana, casa de pisos que moderniza la imagen urbana de los sectores históricos imprimiendo un aire personal y característico a ambas ciudades que, con una extensión similar a la de la ciudad del XVI, incorporan también la imagen decimonónica en los paseos arbolados de la Cava, calle Ancha o Corredera de Úbeda; o en el Ejido y paseo de Las Barreras en Baeza, paseos hoy desaparecidos por exigencias del tráfico rodado. Pero también es característica la desaparición de numerosos conventos: San Nicasio, donde se construyó la Plaza de Toros de Úbeda; el del Carmen -en cuyo solar se construyó más tarde la escuela de Artes Aplicadas de Baeza- o Santa Clara de Baeza donde hoy podemos encontrar una fábrica de aceite. Asimismo, las instituciones municipales comienzan a recuperar edificios históricos: el ayuntamiento de Úbeda en 1873 se establece en el Palacio Vázquez de Molina, sede actual, con lo que comienza a transformarse esta plaza para convertirse en un espacio urbano institucional. Del mismo modo el ayuntamiento de Baeza, a finales del XIX ocupará lo que había sido Casa de Justicia y Cárcel. En este periodo por tanto las ciudades históricas, plenamente consolidadas y estructuradas, han constituido la única ciudad hasta época muy reciente. - El siglo XX y la trayectoria patrimonial de Úbeda y Baeza. Si es importante conocer la evolución histórica de la ciudad, también lo es saber cómo ha sido el proceso de puesta en valor y protección del patrimonio en Úbeda y Baeza. Hay que decir que su reconocimiento como ciudades de enorme valor y carácter patrimonial es muy temprano. Existen declaraciones como monumentos ya desde el año 1917 (Hospital de Santiago de Úbeda o Ayuntamiento de Baeza), aunque la primera iniciativa de consideración urbana global se produce en 1948 y coincide con la redacción del “Proyecto General de Ordenación de la ciudad”, realmente un plan urbanístico que, una vez más, se redacta paralelamente para Úbeda y para Baeza, y cuyo objetivo era “compatibilizar la conservación de las tradiciones con el desarrollo previsible de estas dos ciudades”. Planes que acomete con carácter prioritario la Dirección General de Arquitectura del Mº de Gobernación por tratarse de ciudades con carácter Histórico-Artístico y se pretende con ello que “las ciudades conserven en perfecto estado sus monumentos, conjuntos arquitectónicos y ambientes”. Estos primeros planes, aunque con propuestas hoy discutibles sobre cómo se pretendía intervenir sobre algunos de los espacios urbanos más significativos de ambas ciudades, propuestas que afortunadamente no se ejecutaron, sirvieron no obstante para preservar el ambiente urbano y poco después

vinieron las declaraciones de los respectivos Conjuntos Históricos: en 1955 se declara Úbeda Conjunto Monumental, y en 1966 se declara Baeza Conjunto Histórico-Artístico, declaraciones que pueden contarse entre las primeras dentro de lo que era el panorama nacional. Por ejemplo, Cáceres había sido declarada Conjunto Monumental, igual que Úbeda, en 1949, y Salamanca se declara CHA en 1951. Como consecuencia de ello, desde los años 1960 y hasta la actualidad, el desarrollo urbano experimentado, en mayor medida en Úbeda que en Baeza, puede decirse que se ha producido a partir de planes que han tenido como base un respeto por la ciudad histórica, si bien, las renovaciones arquitectónicas con transformación volumétrica y tipomorfológica también han afectado a algunas áreas de borde de ambos conjuntos y sobre todo a los principales ejes urbanos producto de una mayor permisividad de intervención sobre estas áreas. A finales de los años 80, con la entrada en vigor de la Ley del Patrimonio Histórico Español de 1985 ambas ciudades son elegidas por la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, junto a otros cinco Conjuntos Históricos andaluces, como ciudades para desarrollar las primeras experiencias de planeamiento de protección a las que dicha Ley obliga, lo que pone de manifiesto la importancia que la propia administración autónoma otorga a estas ciudades que fueron incluidas en la primera fase de este Programa de planeamiento de Conjuntos Históricos. Ello significó que Úbeda, en 1989, y Baeza, en 1990, contaban ya con Planes Especiales de Protección de sus respectivos Conjuntos Históricos y Catálogos de los edificios de especial valor. Pero el reconocimiento patrimonial de Úbeda y Baeza no se ha limitado tan sólo a las declaraciones monumentales o a la redacción de instrumentos de protección, sino que también ha habido una intervención directa de la administración tanto en obras de restauración monumental y urbanización de los principales espacios públicos lo que actualmente les imprime un merecido carácter de ciudades monumentales. Asimismo, la actividad cultural es un hecho cada vez más patente en ambas ciudades. En efecto, a finales de la década de los años 70 se recupera la sede universitaria de Baeza, esta vez como Universidad Internacional Antonio Machado, una de las tres sedes con que cuenta esta institución en Andalucía. Asimismo, Baeza fue nominada por el Consejo de Europa “Ciudad Ejemplar” en 1975, y Úbeda, por su parte, comienza a consolidarse como una ciudad de cierta importancia cultural y ha establecido un centro ejemplar, situado en el Hospital de Santiago, que aspira a convertirse en una de las sedes de peso cultural de Andalucía Oriental, con su prestigioso certamen de Música, y desarrollo de numerosas actividades en el campo de la cultura y la vida ciudadana.

II. 2. LAS CIUDADES EN EL TERRITORIO Y EN EL PAISAJE. Entre las cualidades que más se valoran de los conjuntos históricos se encuentran las oportunidades de vistas y de panorámicas, escenas visuales de enorme atractivo por sus valores visuales y de significación histórica. El análisis paisajístico y de oportunidades depercepción constituye así uno de los aspectos que ayudarán a entender también estos valores y las agresiones visuales o las opciones de mejora que aún pueden indicarse. La percepción visual de los cascos históricos de Úbeda y Baeza está asociada tanto a su posición excéntrica, ocupando los bordes más meridionales de lo que son hoy ambas ciudades, como a los distintos accesos e itinerarios existentes que permiten una visión panorámica de los mismos, paisaje modelado también por los procesos de antropización y de explotación del medio rural circundante. Si la visión conjunta de ambos núcleos históricos sólo es posible desde la otra vertiente del valle del Guadalquivir, y por tanto a una distancia que hace irreconocibles sus rasgos menores, también en su emplazamiento físico interesa sobre todo conocer los aspectos diferenciales en la imagen cercana pues es a esta distancia donde surgen las imágenes más expresivas, asociadas a hitos urbanos ya sí reconocibles; es decir las imágenes comienzan a tener personalidad propia aunque entonces también se pongan de relieve con mayor intensidad los aspectos negativos. No obstante, comenzaremos este análisis a partir del espacio común, el territorio que media entre ellas. - El territorio que las une: lugar de percepción visual y de contacto y apertura hacia el paisaje exterior. Oportunidades e impactos negativos. El territorio que media entre ambas ciudades compone un paisaje caracterizado básicamente por las formas alomadas del relieve de la meseta de La Loma, como bien refleja el grabado de Anton Van den Wyngaerde, del siglo XVI, paisaje definido actualmente por la presencia del olivar como su elemento más característico. Este paisaje se percibe a través de la carretera que las une, la A-316 de Úbeda a Jaén, carretera que, en un trayecto de poco más de ocho km., apenas permite la visión fugaz de la silueta urbana de una u otra ciudad, según el sentido en que se recorra este itinerario, pues discurre entre las pequeñas elevaciones y depresiones interiores de La Loma con una inflexión en su tramo central, escasamente acusada, para atravesar la vaguada del Arroyo de Santo Domingo y respectivas subidas desde ésta hacia Úbeda y hacia Baeza.

UB-BA F01. Baeza desde Úbeda.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

23


LA YEDRA

ÚBEDA

N-322

A IBROS

BAEZA

A-316

A JAÉN

0

100

200

A JÓDAR 500

1000

1500

2000

PREDOMINIO OLIVAR. CIUDAD CONSOLIDADA.

USOS URBANOS DISPERSOS.

LÍMITE TÉRMINO MUNICIPAL.

CARRETERAS EXISTENTES.

CORNISA PRONUNCIADA.

SECANO Y OLIVAR.

ÁREAS DE CRECIMIENTO.

URBANIZACIONES 2ª RESIDENCIA.

F.F.C.C. DESMANTELADO

TRAZADO PREVISTO

ARROYOS.

PREDOMINIO HUERTAS.

BAEZA-UTIEL.

(VARIANTE LA YEDRA).

EL TERRITORIO COMÚN A ÚBEDA Y BAEZA. Base reducida del Mapa Topográfico de Andalucía. Instituto de Cartografía de Andalucía. E 1: 40.000

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

24


ÚBEDA Y BAEZA. VUELO 1: 60.000 DE 1996 . Instituto de Cartografía de Andalucía. (Reproducción E. 1: 50.000)

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

25


UB-BA F02. Paisaje entre Úbeda y Baeza

En realidad, no es posible hablar de una escena que aglutine la vista de ambas ciudades ya que para obtener una vista en la que se puedan contemplar ambos núcleos hay que situarse en la otra vertiente del valle. Además, por su posición en el reborde de la cornisa, por la distancia que las separa y, sobre todo, por la disposición de la red de carreteras, no se pueden obtener imágenes paisajísticas claras que relacionen ambas ciudades. En este sentido, puede decirse por tanto que son ciudades que miran al valle del Guadalquivir, amplísima cuenca visual que las une.

BA-F01. Baeza desde la carretera de Úbeda

UB-F01. Vistas de conjunto desde el acceso de c/Valencia.

La capacidad visual que poseía la antigua carretera de ÚbedaBaeza se ha visto sustancialmente modificada a la altura del nuevo trazado de la variante de Baeza, al incorporar en este tramo, que ya sí discurre por la ladera sur del valle del Guadalaquivir, todo una amplia panorámica de éste, visión que por su amplitud de perspectiva ejerce una competencia a la propia imagen de la fachada histórica de Baeza. Desde esta carretera no existen por tanto espacios de oportunidad visual de ambas ciudades históricas puesto que su fachada, abierta hacia el sur, se mantiene oculta hacia la misma. Sólo de forma inesperada se pueden obtener algunas vistas de ambas ciudades, igual que se obtienen vistas de Baeza desde la N-322, o vistas de Úbeda desde la fachada sur de Baeza, pero se trata de imágenes lejanas en las que apenas se acierta a reconocer alguno de los hitos característicos de cada una de ellas, aunque sí permiten tener una noción de su proximidad física, de su cercanía, y de cómo ambas miran hacia el sur, sin dirigirse una mirada mutua aunque tampoco se den la espalda. Estas imágenes pueden estar contaminadas visualmente por la presencia de algunos usos inadecuados que se han venido localizando apoyados en la actual carretera Úbeda-Baeza. Y es que a lo largo de la misma se han localizado usos y enclaves urbanos que no contribuyen a componer una imagen paisajística ordenada y culta. El hipermercado de muebles, la central de producción de hormigones, carpinterías metálicas, etc. y las granjas avícolas, las ventas de carretera, ya muy próximas a Baeza, cuando se incorporan a la imagen de Úbeda o de Baeza, según se oriente nuestra mirada, o simplemente por el impactopaisajístico que en sí provocan, indican tal vez una excesiva permisividad con los usos que acoge el medio rural. Desde este análisis visual, por tanto, así como al no existir relaciones territoriales más cercanas, no es posible establecer un “ escenario visual” que aglutine a Úbeda y Baeza ya que éste se vería limitado a cada casco histórico y su entorno físico inmediato pero nunca se trataría de un espacio continuo y unitario que destacase por sus especiales valores culturales, ambientales o paisajísticos. - Los sectores históricos y sus valores paisajísticos: la integración con el paisaje rural que les sirve de escenario inmediato y otras oportunidades de vistas.

UB-F04. Miradores de San Lorenzo.

En efecto, puesto que la ciudad histórica se ubica al borde de la cornisa, posición determinante para que el posterior crecimiento se produzca hacia el norte, en zonas de topografía más favorable, ello ha permitido preservar su imagen y la percepción de sus respectivos recintos amurallados al menos en los espacios de borde natural, allí donde la fortaleza se dibuja de forma especialmente nítida mediante los respectivos caminos de borde. Es aquí donde ambos núcleos se integran en un paisaje natural en el que aún permanecen vigentes el ruedo de huertas tradicionales que circunda definitivamente su imagen histórica. Pero además el carácter

excéntrico de los cascos históricos, a pesar de los nuevos crecimientos, ha permitido también preservar en gran medida su estructura por lo que aún resulta fácil entender cómo se organizaba la ciudad tradicional. Como conjuntos históricos, en sus respectivos emplazamientos físicos hoy todavía se puede percibir la huella de sus elementos determinantes. Así, en Baeza, junto al desnivel natural de la cornisa de La loma que constituye los bordes sur y oeste del casco, una amplia vaguada atraviesa el núcleo en dirección noreste-noroeste, vaguada que delimitaba el emplazamiento original del recinto intramuros y que luego ha permanecido como espacio libre y de articulación respetada por los posteriores ensanches renacentistas. En Úbeda, será la Plaza Vázquez de Molina el espacio libre que atestigüe la presencia de una antigua vaguada aterrada que rodeaba el recinto del alcázar musulmán así como la explanada de respeto de carácter militar y defensivo que rodeaba exteriormente el recinto intramuros. Y siempre la presencia de los antiguos caminos relacionados con las puertas de las murallas y organizando unas incipientes estructuras urbanas. Pero también su propia estructura formal y visual, es decir las imágenes de conjunto y su paisaje urbano interior, explican claramente la geografía del emplazamiento original y permiten reconocer cuáles son sus límites y bordes urbanos, los hitos visuales y los espacios con carácter de puerta, ejes y nodos. En definitiva se trata de una imagen urbana cualificada y ordenada, que sólo ofrece dudas en cuanto a sus límites en las zonas de transición con la ciudad actual y que compone imágenes en las que la presencia de elementos tan definitorios como la muralla y la propia topografía ordenan las vistas de conjunto, enfatizan los espacios con carácter de puerta de la ciudad histórica, sirven de referencia y orientación en el caso de los hitos monumentales y, sobre todo, delimitan espacialmente los ámbitos en que se estructura la ciudad histórica, los respectivos recintos “intra y extramuros”, como espacios urbanos nítidamente diferenciados. De la interpretación o lectura visual de ambas ciudades históricas habría que destacar los rasgos visuales y paisajísticos de mayor interés que caracterizan a Úbeda y Baeza y que, junto a los espacios urbanos que concentren especiales valores arquitectónicos, nos van a permitir establecer unos itinerarios de reconocimiento de ambos conjuntos como recorridos que también van a sugerir las potencialidades turísticas. En este sentido hay que destacar: * Las vistas panorámicas del valle del Guadalquivir. Un valor que poseen ambas ciudades por su carácter de mirador sobre el valle del Guadalquivir localizado en sus respectivos caminos de borde, pero se trata también de un interesante efecto de fuga visual, de escape y casi de ventana, donde las vistas panorámicas tanto del valle como de las sierras vecinas, de enorme atractivo por la profundidad visual, por los cambios de tonalidad, etc. sorprenden a veces como fondo de perspecANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

26


Ruinas

BAEZA 0

OPORTUNIDAD DE VISTAS.

50

100

200

300

400

ÁMBITO DEL PLAN ESPECIAL.

500

ÚBEDA

0

OPORTUNIDAD DE VISTAS.

50

100

200

300

400

ÁMBITO DEL PLAN ESPECIAL.

VISTAS DEL CONJUNTO URBANO O DEL CASERÍO.

VISTAS DEL CONJUNTO URBANO O DEL CASERÍO.

PANORÁMICAS DEL VALLE DEL GUADALQUIVIR.

PANORÁMICAS DEL VALLE DEL GUADALQUIVIR.

PERSPECTIVAS URBANAS FOCALIZADAS POR MONUMENTOS.

PERSPECTIVAS URBANAS FOCALIZADAS POR MONUMENTOS.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

27

500


tiva de las calles que se abren a mediodía. Este efecto no sólo se produce en las calles del borde sur, como ocurre en Baeza, sino que en Úbeda, con su topografía siempre ascendente hacia el norte, esto también se produce en las calles de lanueva ciudad que poseen esta misma orientación.

BA-F16. La presencia constante de la catedral y torrre. BA-F06. C/ Jurado, Colegio La Esperanza, fuga visual hacia el valle.

BA-F07. Fundación Carmen Burgos, fuga visual hacia el valle.

BA-F14. C/ de la Puerta, casco extramuros, perspectiva de la catedral.

UB-F05. Puerta de Granada y c/ Cotrina.

BA-F17. C/ de San Antón, casco extramuros, perspectiva de la catedral.

* La “simetría visual” o la reciprocidad de vistas que permite la topografía del casco de Baeza. El intercambio de vistas y panorámicas que se establece entre las partes altas de la ciudad intramuros y las zonas altas de las calles de la extensión del casco, con la constante presencia visual de los hitos monumentales que aglutinan y referencian cualquiera de las vistas: las antiguas parroquias, el trazado viario y una homogénea imagen de cubiertas de teja, apenas transformadas. Y en el recinto intramuros, el imponente volumen de la catedral con su torre, un hito constante en las perspectivas que se orientan hacia el recinto intramuros. * Las perspectivas focalizadas por algún monumento o simplemente por el conjunto del caserío, además de su atractivo visual, constituyen imágenes muy explícitas para comprender mejor ambos conjuntos. Se trata de perspectivas interiores en las que la presencia de alguno de estos hitos aporta algún elemento más de significado a la escena urbana. En Baeza habría que destacar los ejes visuales que nos permiten reconocer el intrincado mundo interior del recinto intramuros como son el eje de la Puerta del Cañuelo hasta la catedral o el eje junto a la antigua casa del Vicario, espacio que debió constituir la antigua puerta de Quesada y que reúne unas potencialidades enormes. En cuanto a Úbeda habría que hablar de las vistas del caserío tradicional del arrabal de San Millán, a los pies de la muralla y del resto de la ciudad; las perspectivas interiores desde las calles transversales a la Cava: calle S. Cristo y Calle Dávila, desde donde únicamente puede entenderse la compleja estructura interna del recinto intramuros; o la fachada sur con el protagonismo aquí de la muralla y del enclave del primitivo alcázar, perfiles vistos desde los jardines de La Cava o desde la Redonda de Miradores y nueva calle abierta a los pies de la muralla en San Millán, etc.

- La componente paisajística de los emplazamientos: problemas y oportunidades. Analizando ahora los respectivos entornos paisajísticos de Úbeda y Baeza, lo que percibimos de estas ciudades al aproximarnos a ellas, hay que destacar los siguientes aspectos de diagnóstico: UB-F10. Vistas hacia c/ de la Merced desde Puerta del Losal.

* En Baeza, las mejores vistas de conjunto, desde el acceso de Jaén, están afectadas por impactos medioambientales y paisajísticos negativos.

BA-F15. C/ de Cipriano Alhambra, casco extramuros, perspectiva de la catedral.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

28


BA-F02. Acceso desde Jaén, impactos ambientales y paisajísticos.

BA-F03. Acceso desde Jaén, imagen del conjunto degradada.

BA-F08. Casco extramuros y nuevos crecimientos desde Cerro del Alcázar.

UB-F75. Terminación de la muralla desde las Eras del Alcázar y vial sur.

En efecto, la silueta de Baeza desde el suroeste, favorecida por la topografía ascendente que realza aún más el volumen y torre de la catedral como elemento que estructura y articula esta imagen urbana integrada con el compacto del caserío, se asocia en estas vistas a elementos muy negativos para su percepción. Se trata de la fábrica Oleícola Jaén, destinada a almazara, cuya ampliación realizada hace unos 6 o 7 años para la fabricación de cisquín a partir de la incineración del orujo es la que constantemente provoca una emisión de humos, gases tóxicos y olores que contaminan ambientalmente el entorno de Baeza en uno de sus accesos más significativos. Al parecer esta situación está siendo estudiada por el ayuntamiento para proceder a su clausura y traslado. Asimismo, esta zona ha sido lugar de localización de escombreras y antiguos vertederos que ofrecen un aspecto muy degradado además de ocasionar un impacto paisajístico grave tanto por la modificación artificial de la topografía en una zona donde éste es uno de los elementos definitorios del paisaje, como por la ausencia de cualquier tipo de vegetación que atenúe este impacto. Finalmente, es un elemento negativo para la percepción la presencia de una zona urbana de borde y desestructurada actualmente en formación, cuya futura urbanización y edificación aunque posiblemente sea adecuada en volumetría, aportará una inevitable imagen de nueva edificación en primer plano. Y es que el crecimiento urbano reciente de Baeza -al igual que ha ocurrido en algunas zonas de Úbeda como se veráha sido poco cuidadoso con los elementos definitorios de su topografía y ha ido modificando y ocupando vaguadas y laderas de fuerte pendiente lo que ha generado en algunas zonas de borde la desarticulación formal, y también funcional, de la ciudad de periferia. En este sentido, las vistas que se obtienen del resto de la ciudad desde el cerro del Alcázar o desde cualquier punto del borde suroeste del recinto intramuros de Baeza, vistas en las que sobresalen los hitos singulares de las torres de las iglesias sobre un caserío homogéneo y compacto, sirven para ilustrar este proceso que afecta a la nueva forma de la ciudad. Los restos de laderas de fuertes pendientes se presentan así como vacíos sin edificary sin acondicionar paisajísticamente y esto representa obviamente un aspecto negativo para la percepción. Todos estos síntomas se concentran en la zona oeste de la ciudad, en cuyo extremo ha surgido como nuevo asentamiento autónomo el polígono industrial de Baeza. * La variante de Baeza ha abierto otras oportunidades de percepción para la fachada sur del casco.

UB-F02. Vistas de conjunto: Alcázar y muralla desde el oeste.

La consecuencia de este nuevo trazado, recientemente ejecutado, ha sido la de comprometer visualmente a su imagen la franja de terrenos existente entre la carretera y el borde o cornisa sur del paseo de las murallas. Aunque la topografía impide tener una visión propiamente de conjunto, la percepción de este borde urbano puede reforzar ahora su significado de asentamiento histórico sobre un desnivel o cornisa na-

tural con la que se vincula en razón del trazado de su muralla y de los ruedos de huertas que tradicionalmente la circundaban aunque son pocos los que se conservan y en algunos casos ya como explotaciones de recreo. Esta nueva situación requiere por tanto mejorar las condiciones de implantación de los usos en estos espacios, erradicar los usos inadecuados o al menos establecer las medidas correctoras necesarias para integrarlos adecuadamente -las naves abandonadas, vaquerías, etc que aquí existen- así como recuperar la morfología de la topografía natural, muy alterada con los antiguos vertederos y escombreras que hasta hace pocos años se han localizado en estas áreas -antiguamente no visibles- ; y, por supuesto, recuperar la legibilidad del trazado de la antigua muralla así como la consolidación de los restos existentes. Este es un proyecto que actualmente está desarrollando el ayuntamiento de Baeza como consecuencia de un concurso público de anteproyectos para recuperar este borde urbano y paisajístico. Proyecto que exige que se concluya previamente la investigación arqueológica para poder establecer los criterios de restauración, consolidación o incluso reconstrucción didáctica, y limitada seguramente a algún resto de cierta entidad, y, posteriormente, dar paso al acondicionamiento natural y paisajístico de su entorno. * En Úbeda, las mejores vistas de conjunto se tienen asociadas a accesos de segundo orden, por lo que son vistas más desconocidas que podrían ponerse en valor. Y es que, tal y como están estructurados los actuales accesos al casco, a éste se llega desde el norte, teniendo que atravesar los nuevos crecimientos de la ciudad moderna, una ciudad de la que no cabe esperar que sea una de las más monumentales de Andalucía si no se está advertido de ello. Accesos desde los que no se percibe la fachada urbana más significativa, aquélla donde se hace presente la relación ciudad-paisaje en toda su extensión, como ocurre desde el antiguo camino de la calle Valencia por el sureste y desde el camino asfaltado que conecta con la carretera de Jódar por el sur. En estas imágenes es tan protagonista la silueta urbana presidida por el conjunto Santa María- Ayuntamiento y el Salvador, como por el Alcázar, aunque su fuerza simbólica sea más deseada que real, como el paisaje rural que constituye su entorno inmediato. Una mejora sustancial en la percepción del casco, podría estar relacionada con la posibilidad de generar un nuevo acceso sur que evitase tener que discurrir por la nueva Úbeda norte y que permitiese al visitante cultural acercarse a través de su mejor fachada, actuación que supondría devolverle protagonismo a la ciudad histórica. * Necesidad de atenuar el impacto paisajístico de la nueva “vía de circunvalación sur” del casco de Úbeda. Con independencia del análisis de la funcionalidad que esta vía merece entendida en el sistema viario general de la ciuANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

29


UB-F09. Calle de borde a pie de Muralla. Antiguo Huerto del Carmen.

dad, lo que se realiza en otros apartados del diagnóstico, el hecho de que ya esté prácticamente ejecutada obliga a considerar sus consecuencias paisajísticas. En efecto, y aunque se pueda justificar su trazado por los condicionantes topográficos existentes, esta vía ha generado un impacto visual en la imagen, hasta entonces prácticamente inalterada, de la fachada sur del casco; una imagen de ciudad cerrada, de ciudad con basamento como el del tramo de los miradores de San Lorenzo, de modo que esta vía se percibe como algo ajeno a la morfología de este borde. Su sección netamente urbana, con amplios acerados y calzada probablemente asfaltada introduce un elemento que disturba también, por colorido y textura, la imagen histórica de este borde. El arbolado de sus márgenes,con elección de especies que tanto por su estacionalidad como por el distinto porte, etc. resuelvan los problemas visuales con una clara intencionalidad de atenuar su presencia en la ladera de huertas de la que arranca el casco, así como un cuidadoso tratamiento de la franja existente entre el vial y el borde construido del casco, son medidas que deberían adoptarse mediante un proyecto de integración paisajística. *Las excepcionales panorámicas y el significado histórico de los caminos que circundan las murallas (Paseo de las Murallas de Baeza o Redonda de Miradores de Úbeda) exigen un compromiso en la urbanización y adecuación de estos espacios.

UB-F06. San Lorenzo desde Redonda de Miradores.

UB-F07. Muralla de San Millán.

BA-F04. Paseo de Antonio Machado o de la Muralla.

to, hay que conseguir que las huertas existentes se destinen efectivamente a este uso pero con unas condiciones de decoro propias de un entorno monumental, y que no se sustituyan por nuevas plantaciones de olivar. En el caso de Baeza, se está ejecutando actualmente la pavimentación del tramo de paseo que rodea al cerro del Alcázar. Con las particularidades que introduzcan los resultados de la investigación arqueológica sobre el trazado de la muralla y sobre los asentamientos del Cobre y Bronce que actualmente se están investigando, en cualquier caso se valora positivamente la cautela en acometer un proyecto que, por las distintas soluciones que se han podido analizar, está madurando en la idea de entender de forma más sutil, cómo debe actuarse en un borde de estas características. Huir de soluciones excesivamente literales -la reconstrucción analógica de unos elementos a modo de torreones en el borde sur, como proponía una de las opciones finalistas del concurso- y plantearse adecuaciones más blandas, que confíen más en la fuerza de la propia morfología y en recuperar y destacar los valiosos restos arqueológicos existentes, como los restos ciclópeos romanos de enorme interés, parece un camino más acertado. No obstante, este es un aspecto que se tratará más adelante en otros apartados de este informe.

Junto a los valores paisajísticos de ambos enclaves: impresionantes balcones sobre el valle del Guadalquivir y sierras vecinas, los paseos de borde que los circundan, con la apertura de las puertas históricas de la ciudad, procuran también valores de significado a potenciar. El acondicionamiento como paseo peatonal ya es un hecho en el caso de Úbeda, aunque existen problemas puntuales como su propia formalización con la discutible solución de haber puesto “rejas” al paisaje, de diseño nada neutro para el entorno en el que se inscribe, o debido al deterioro que la propia urbanización está sufriendo - deslizamientos del terreno en la ladera, rotura de la urbanización, consecuencia de haber actuado sobre terrenos poco consolidados, antiguo vertedero o escombrera. Y con independencia de que no se compartan los criterios adoptados, al menos este paseo es hoy un hecho que se extiende a todo el tramo sur y este del recorrido exterior de la muralla, incorporando a las vistas del valle y Sierra Mágina las propias imágenes generadas por la ciudad con un caserío apiñado y compacto, dada la posición privilegiada del tramo más reciente de la ronda de San Millán.

BA-F19. Entorno del Cerro del Alcázar.

BA-F20. Restos de muralla en el escarpe del paseo.

No obstante, en el tratamiento de este borde urbano aún quedan algunas actuaciones pendientes: terminar el proceso de expropiación o los acuerdos con los propietarios de las casas y construcciones abandonadas adosadas a la muralla o al otro lado de la verja en el tramo de calle Cotrina; acondicionar paisajísticamente y terminar la restauración de la muralla, tanto en el tramo sur reconstruido a finales de los ‘80 como en el tramo de San Millán. Finalmente, en el paisaje inmediaANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

30


II. 3. LOS SECTORES HISTÓRICOS Y LA CIUDAD ACTUAL. CASCO HISTÓRICO Y CIUDAD ACTUAL.

ALCAZAR. RECINTO INTRAMUROS. CASCO EXTRAMUROS.

ÚBEDA

RESTO SUELO URBANO. 0

50

100

200

300

400

500

CASCO HISTÓRICO Y CIUDAD ACTUAL.

ALCAZAR. RECINTO INTRAMUROS. CASCO EXTRAMUROS. RESTO SUELO URBANO.

BAEZA 0

50

100

200

300

400

500

- Una nueva ciudad que ensombrece a la ciudad histórica. En la actualidad las ciudades se extienden y desarrollan por sus sectores norte y noroeste, coincidiendo también en la direccionalidad de sus respectivos crecimientos urbanos al ocupar los sectores históricos el borde más meridional, lo que obliga al visitante que espera encontrar una ciudad monumental en su conjunto a realizar un recorrido por la ciudad moderna para poder acceder al casco, especialmente en el caso de Úbeda. Y lo que decepciona y condiciona negativamente la percepción de la ciudad histórica es el encontrarse con unas áreas de crecimiento recientes que no destacan precisamente por la calidad compositiva o arquitectónica, similares por su imagen impersonal a la periferia urbana de tantas ciudades; con una red viaria apenas diferenciada donde escasean las avenidas o calles con ciertacalidad urbana, arboladas y cuidadas. En definitiva, la falta de jerarquía urbana en unas zonas de extensión indiferenciadas constituye uno de los rasgos morfológicos más significativos de la ausencia de valores formales en esta nueva ciudad que se contrapone a la ciudad histórica. Por otra parte, en lo funcional, como consecuencia de los crecimientos de las últimas décadas las realidades urbanas que hoy constituyen Úbeda y Baeza comienzan a ser muy diferentes, y de ahí que se esté transformando el papel urbano que desempeña el sector histórico en la estructura global de la ciudad. Por fortuna, la dualidad urbana que destacaremos en Úbeda y Baeza como valor en algunos de los aspectos analizados, es más notoria y evidente en los valores que en los aspectos negativos. Si bien históricamente ambas ciudades guardaban similitudes en cuanto a su rango urbano y cultural, podría decirse que su diferente trayectoria urbana en las últimas décadas comienza a ser muy evidente. Y es que lo que las ha distanciado en su coherencia urbana, en su paralelismo histórico como ciudades plenas, equilibradas y vitales, ha sido precisamente su diferente evolución urbana en las últimas décadas. En efecto, si bien ambas ciudades se pueden considerar ciudades medias en el contexto del sistema urbano andaluz, su rango urbano ya es notablemente distinto. Úbeda, con más de 30.000 habitantes, constituye un centro básico comarcal y funcional, con un peso económico cada vez más importante del sector servicios. Por este motivo, y sin dejar de ser una “agrociudad”, pues aunque ha desarrollado una cierta base industrial su economía también se sustenta en la agricultura así como en las actividades de servicio que la distinguen de su entorno claramente rural, posee un potencial urbano considerable, dada su vocación de liderazgo en el ámbito territorial al que presta servicio y donde ejerce una indiscutible centralidad. Pero el desarrollo de este tipo de actividades urbanas, con

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

31


los modelos y pautas de implantación “modernos” comienzan a generar en Úbeda, mucho más que en Baeza, los problemas urbanos característicos de la periferia de ciudades de rango superior: problemas de accesibilidad de los nuevos espacios de actividad vinculados a los principales accesos; problemas de congestión de tráfico y de necesidades de aparcamientos de los espacios terciarios tradicionales y áreas de centralidad coincidentes con algunas zonas del casco histórico; problemas del nuevo paisaje urbano impersonal que ha surgido en las zonas de crecimiento reciente; competencia de estas áreas sobre la ciudad histórica, causa del despoblamiento de las zonas más periféricas y marginales del casco, etc. Este repertorio de problemas de lo que podría llamarse la nueva ciudad, aunque indicativo del mayor dinamismo urbano de Úbeda, resulta en Baeza apenas perceptible. Así, con la mitad de población -unos 15.000 habitantes- y un casco histórico similar en superficie al de Úbeda, Baeza mantiene el carácter de ciudad estancada poblacionalmente pero en cierto modo más equilibrada que Úbeda ya que su casco histórico desempeña un papel esencial aún en la ciudad actual. Mientras en Úbeda se ha polarizado y se ha ido desplazando la actividad constructiva -lo que ha supuesto un patente abandono del casco-, en Baeza, con menores expectativas de crecimiento urbano, el patrimonio edificado se ha mantenido sin duda en mejores condiciones de uso. Por tanto, aquello que las une es afortunadamente su pasado histórico, la permanencia de lo patrimonial, lo que fueron sus ciudades hasta mediados del presente siglo. De ahí que la ciudad actual represente, de forma más acusada sobre todo en el caso de Úbeda, un factor negativo tanto para la percepción del sector histórico como para la funcionalidad del mismo.

los cascos delimitados por los planes especiales, y ello con independencia de otros análisis sobre el alcance de los valores patrimoniales que nos pueda llevar en otros apartados del diagnóstico, a sugerir ajustes en dichas delimitaciones o consideraciones particulares a las mismas. En cualquier caso, se ha constatado que estas zonas recogen básicamente las partes de ciudad que, delimitadas sin discontinuidad urbana, conservan los trazados y tejidos urbanos históricos: viario, parcelación y, en gran parte, la edificación tradicional construida hasta finales del siglo XIX y principios del XX. Completan el espacio urbano las áreas de extensión de la ciudad moderna y áreas de crecimiento actuales, reconocibles como distintos paquetes urbanos con tipologías que obedecen a la época de construcción -desde los bloques de viviendas por pisos entre medianeras, con zonas de densidad y volumetría bastante elevada sobre todo en algunos sectores de Úbeda: el eje de avda. de Ramón y Cajal y Avda. de la Libertad, hasta las recientes colonias de chalets adosados- y que se estructuran con ayuda de las calles y viarios principales sobre los que se ha ido apoyando el crecimiento.

Alcázar Resto recinto intramuros Casco hist. e xtramuros Total casco histórico* Resto núcleo urbano Total núcleo urbano

Úbeda

TOTAL VIV.

OCUPADAS VACÍAS

POBLAC. Hab.

CASCO INTRAMUROS

1.847

1.237 - 610 67% - 33%

3.985

CASCO EXTRAMUROS

2.014

1.429 - 585 71% - 29%

4.562

TOTAL CASCO HISTÓRICO

3.861

2.666 - 1.195 69% - 31%

8.547

TOTAL NÚCLEO URBANO

12.536

9.413 - 3.123 75% - 25%

31.075

TOTAL MUNICIPAL

13.183

9.764 - 3.419 74 % - 26 %

32.086

Fuente: E.P.Renovación Padrón Municipal de Habitantes de 1/5/1996

Ámbitos

TOTAL VIV.

OCUPADAS VACÍAS

POBLAC. Hab.

6,0 Has(2% ) 20,2 Has(7% ) 88,8 Has(31% )

7,6 Has (2%) 29,6 Has (8%) 54,1 Has (14%)

CASCO INTRAMUROS

550

425 - 125 77% - 29%

1.644

115,0 Has(40%) 172,0 Has(60%)

91,3 Has (24 %) 283,0 Has (76%)

CASCO EXTRAMUROS

3.295

2.486 - 809 75% - 25%

4.596

TOTAL CASCO HISTÓRICO

3.845

2.911 - 934 76% - 24%

6.240

TOTAL NÚCLEO URBANO

5.446

4.340 -1.106 80% - 20%

14.996

TOTAL MUNICIPAL

6.097

4.596 -1.501 75 % - 25 %

16.012

287,0 Has(100%)

374 ,0 Has (100% )

Fuente: E.P. * (ámbito PE)

- Los sectores históricos, como partes de la ciudad actual, han variado su tradicional significación y funcionalidad. Además de la imagen urbana, que en definitiva refleja las permanencias de las tramas y edificación tradicional, otros aspectos como la topografía, las características tipomorfológicas, la lectura del parcelario, etc. permiten diferenciar los sectores históricos y los procesos de transformación que se han producido en su seno, pero interesa entender también cual es de hecho su funcionalidad urbana, pues a veces esos valores a los que antes nos hemos referidoy que se aprecian sobre todo cuando la ciudad se conoce por primera vez, no se corresponden con el nivel de uso que le otorgan sus ciudadanos.

Ámbitos

CUADRO-4 Baeza. Viviendas totales y por sectores.

CUADRO-2 Úbeda-Baeza. Superficies por sectores urbanos. Baeza

CUADRO-3. Úbeda. Viviendas totales y por sectores.

Un resumen de superficies ayuda a entender lo que representan estas áreas en la ciudad actual. Hay que aclarar que dentro de cada sector histórico se han considerado las diferentes partes que los integran: alcázar y recintos intra y extramuros.

Fuente: E.P.Renovación Padrón Municipal de Habitantes de 1/5/1996

Del mismo modo, los datos de población y viviendas son también expresivos: el 42% de la población del núcleo de Baeza vive en el casco, mientras que, en el casco de Úbeda sólo vive el 27,5%. Estas cifras perfilan ya algunos de los rasgos característicos de ambas ciudades como su importancia relativa respecto a otras áreas, etc.

Para analizar precisamente cuál es el papel que desempeñan actualmente los cascos históricos en la ciudad, se van a considerar como ámbitos de referencia ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

32


- Los sectores históricos permanecen hoy activos aunque con tendencia al abandono más acusada en el caso de Úbeda. Además de que concentran los valores simbólicos, gran parte de las funciones terciarias y las administrativas y culturales, también sustentan buena parte del peso residencial; no obstante, y sobre todo en Úbeda, se puede apreciar un proceso de pérdida de protagonismo del casco histórico en la estructura y en la dinámica urbana de la ciudad actual, lo que parece constatar el hecho de que un número considerable de edificios estén actualmente desocupados y abandonados apreciándose una sensible dejadez en su conservación y mantenimiento o el hecho de la práctica ausencia de actividades terciarias -si excluimos los ejes terciarios tradicionalesque denotan el grado de decaimiento urbano y los procesos que afectan a ciertas áreas. Y es que su posición excéntrica es determinante para entender la evolución en cuanto a su uso y al papel que hoy tienen estos sectores, que ha supuesto el desplazamiento de la centralidad urbana en busca de posiciones más próximas a las nuevas áreas de crecimiento. En este sentido, el análisis nos lleva a detectar importantes diferencias estructurales entre ambas ciudades pues aunque las dos han reutilizado como centro institucional-administrativo o cultural la zona más monumental de la ciudad, el hecho es que el resto del casco tiene una importancia relativa mucho mayor en Baeza -donde este sector está plenamente vivo y en uso como se verá- frente al casco residencial de Úbeda, en proceso de decadencia por la competencia que ejercen las nuevas áreas residenciales y las zonas de mayor actividad urbana cada vez más alejadas del casco. La explicación de este proceso radica en las diferentes pautas del crecimiento urbano experimentado en las últimas décadas. Así en Úbeda la estructura urbana se ha ido configurando por sucesivas coronas, franjas de suelo ocupadas a medida que se han ejecutado las nuevas vías de circunvalación de la N322, carretera Bailén-Albacete, eje de comunicaciones que vertebra la comarca. En esta estructura se ha mantenido la encrucijada de ejes comerciales tradicionales que ocupan el borde norte del casco intramuros, incluso sin poder evitar unas mayores tensiones y cierto desplazamiento hacia el norte apareciendo así otros ejes coincidiendo con la nueva travesía -una vez realizada la última circunvalación exterior- que comienzan a constituir nuevas áreas de centralidad urbana. Hasta los años 80, los crecimientos, desarrollados sobre áreas de dificultad topográfica moderada o escasa, se han mantenido aglutinados en una estructura urbana relativamente ordenada aunque las áreas de crecimiento seguían sin jerarquizarse internamente y sólo se perciben con claridad unas pocas calles principales, siempre de secciones inferiores al rango de la nueva ciudad que se iba formando, con excesivas alturas y volumetrías y ausencia de vías interio-

res con capacidad para estructurar localmente los barrios. Han sido los crecimientos propiciados en los últimos años los que parecen haber rebasado un cierto modelo de ciudad continua que se cerraba con sus arcos de rondas exteriores. En este sentido, tal vez sea la configuración urbana del sector oeste de la ciudad ejemplo del desorden morfológico y funcional de la ciudad moderna. Así, en un sector que constituye la “puerta” actual de la ciudad, la aparición de urbanizaciones de viviendas unifamiliares en forma de enclaves o colonias autónomas -que debían buscan un entorno ambiental adecuado acorde con el modelo de ciudad jardín suburbialcomparten no obstante espacio con los principales enclaves de servicios comarcales (Hospital comarcal, hipermercado y hotel) y colonizan uno de los accesos más importantes, el acceso oeste desde la nueva variante de la N-322, con los problemas de saturación de tráfico que esto genera a determinadas horas, de imagen urbana y de tensiones urbanas añadidas. Y es que en Úbeda ha surgido una nueva forma de “centralidad” asociada a los enclaves de servicios comarcales, en el borde noroeste y por tanto diametralmente opuesta respecto a la posición que ocupa el casco, que puede ejercer una nueva competencia a las formas de comercio tradicional e incluso a las zonas más pujantes del mismo, aunque este efecto de competencia hacia el comercio tradicional es un efecto inmediato de la implantación de las grandes superficies comerciales que, a medio plazo, debe comenzar a estabilizarse. Si bien desde su componente funcional, la concentración de usos comarcales en la periferia hay que valorarla positivamente para el conjunto de la ciudad, pues ello la hace más atractiva y competitiva no obstante, este hecho comienza a apoyar la idea que intuimos desde el comienzo de los trabajos. Y es que además de su papel como cabecera comarcal y de servicios, habría que reforzar la otra faceta de Úbeda, consolidar su imagen de ciudad cultural y monumental , ciudad turística, donde hay que saber valorar también lo que supone la riqueza de contrastes urbanos que puede ofrecer esta ciudad. En efecto, Úbeda ha incorporado los usos y actividades vinculados a las formas de vida propias de ciudades de rango superior, adoptando las formas de periferia de grandes ciudades, pero con la pervivencia de ámbitos urbanos, de barrios, donde la componente netamente rural o agraria, está todavía tan presente. Y es precisamente en el casco histórico donde residen estas formas urbanas tradicionales que ofrecen tanto contraste con la imagen de la corona norte. En este sentido, la posibilidad de generar un acceso “blando” al casco, acceso turístico e independiente que permitiera al visitante sustraerse de la ciudad moderna, sería un aspecto a tener muy en cuenta. Completa la estructura urbana un área industrial -realmente es un área de almacenaje y servicios- bien situada respecto al conjunto histórico, pues no interfiere en su imagen ni introduce impactos ambientales y apoyada sobre uno de los accesos de la N-322 y borde oriental del núcleo urbano.

La estructura urbana de Baeza manifiesta sin embargo, de forma mucho más nítida, los rasgos de una ciudad media de base económica agraria que haya sufrido un normal proceso de terciarización de sus ejes centrales ocurrido a lo largo de muchas décadas en las que Baeza ha ejercido de subcabecera comarcal, ejes sobre los que tradicionalmente se ha organizado su estructura urbana interna. Con una dinámica poblacional estancada y por tanto limitadas necesidades de nuevas áreas de crecimiento urbano, la necesidad de incorporar tipologías urbanas diferentes a la de la vivienda unifamiliar entre medianeras, actualmente versionada en las hileras de casas adosadas de reciente formación, que sigue siendo la forma de vivienda tradicional han sido mucho más reducidas que en Úbeda. Además, al ser su proceso de crecimiento mucho más lento y de menor extensión, un amplio sector como es el del Casco Extramuros se mantiene todavía hoy como la zona residencial porexcelencia de Baeza que ha estado y sigue estando permanentemente en uso, aunque otros problemas son los que acusa el recinto intramuros, como se verá más adelante. Pero también es cierto que, por su morfología, el casco siempre había respetado sus límites naturales: la cornisa de borde al sur y al oeste de la población, por lo que el núcleo urbano había mantenido un área de crecimiento que absorbía todas las necesidades urbanas hasta hace pocos años en el sector situado al este de la travesía de Ibros. Este sector, cuyo origen hay que relacionarlo con la ocupación de los antiguos ejidos públicos, como recuerdan los usos, muchos de ellos públicos, que se asientan aquí: parque del vivero, viviendas y talleres de Obras Públicas, Plaza de Toros, etc. ha constituido hasta hace pocos años la verdadera zona de extensión del casco. Recientemente, con el nuevo enclave de la Academia de la Guardia Civil y el Polígono Industrial de la carretera de Jaén, buscando una situación privilegiada respecto a sus condiciones de accesibilidad aunque no así como integración urbana y visual con la ciudad; al igual que con las zonas de extensión residencial previstas sobre la propia cornisa oeste -hoy todavía apenas consolidadas-, se han visto rebasados otros límites naturales de Baeza: el reborde de la cornisa o escarpe situado al oeste del casco extramuros, introduciendo con ello unas formas de crecimiento “a saltos”- pues por las dificultades topográficas de este sector los enclaves deben realizar modificaciones importantes del relieve original amén de la dispersión de asentamientos- que han dado como resultado en esta zona una estructura urbana muy fragmentada y morfológicamente incoherente, con el agravante de ser esta zona muy visible desde el acceso más importante y de mayor fragilidad paisajística. Del mismo modo está en proceso de ejecución la urbanización sobre la vaguada natural del arroyo del Matadero, a los pies de la fachada más significativa del casco histórico de Baeza, con un parque urbano recientemente ejecutado que sólo resuelve a medias los problemas de un borde configurado por aterramientos y escombreras que siguen apareciendo sólo que a un nivel más bajo. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

33


EL CASCO HISTÓRICO EN LA ESTRUCTURA URBANA DE LA CIUDAD.

RECINTO INTRAMUROS. CASCO EXTRAMUROS. ZONA DE EXTENSIÓN DEL CASCO. ENCLAVES DE VIVIENDA UNIFAMILIAR: ÁREAS CONSOLIDADAS. ÁREAS PREVISTAS Y EN EJECUCIÓN.

EJES DE ACTIVIDAD TERCIARIA. ENCAVES DE SERVICIOS COMARCALES. ÁREAS DE CONCENTRACIÓN DE EQUIPAMIENTOS Y SERVICIOS URBANOS. ACADEMIA GUARDIA CIVIL.

ENCLAVES Y POLÍGONOS INDUSTRIALES: ÁREAS CONSOLIDADAS. ÁREAS PREVISTAS Y EN EJECUCIÓN.

PARQUES Y ESPACIOS LIBRES.

RED VIARIA INTERURBANA. RONDAS Y ARCOS DE RONDA. ACCESOS Y RADIALES DE 1ER ORDEN.

ÚBEDA

ACCESOS Y RADIALES DE 2º ORDEN.

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

34


ÚBEDA NÚCLEO URBANO. Fotoplano 1996, Instituto de Cartografía de Andalucía.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

35


EL CASCO HISTÓRICO EN LA ESTRUCTURA URBANA DE LA CIUDAD.

RECINTO INTRAMUROS. CASCO EXTRAMUROS. ZONA DE EXTENSIÓN DEL CASCO: ÁREAS CONSOLIDADAS. ÁREAS PREVISTAS Y EN EJECUCIÓN.

ZONA DE BAJA DENSIDAD DE USOS MIXTOS EQUIPAMIENTO / RESIDENCIAL. ENCLAVES DE VIVIENDA UNIFAMILIAR: ÁREAS CONSOLIDADAS. ÁREAS PREVISTAS Y EN EJECUCIÓN.

EJES DE ACTIVIDAD TERCIARIA. ÁREAS DE EQUIPAMIENTOS Y SERVICIOS. ACADEMIA DE LA GUARDIA CIVIL.

ENCLAVES Y POLÍGONOS INDUSTRIALES: EXISTENTES. PREVISTOS.

PARQUES Y ESPACIOS LIBRES. SUELO PROTEGIDO DEL CERRO DEL ALCAZAR. RED VIARIA INTERURBANA. ACCESOS Y VIAS ESTRUCTURANTES ANTIGUAS TRAVESÍAS. V IAS ESTRUCTURANTES DE 2º ORDEN. ARCO DE RONDA OESTE.

BAEZA

ARCO DE RONDA CIERRE NORTE PREVISTA EN PLANEAMIENTO.

0

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

36


BAEZA NÚCLEO URBANO. Fotoplano 1996. Instituto de Cartografía de Andalucía.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

37


- El modelo urbano previsto en los Planes Generales Municipales incide en la significación y funcionalidad urbana de los cascos históricos. Los planes generales de Úbeda y Baeza de los años 84 y 85 que habían sido redactados ambos por una misma consultora no local -Estudio Medem de Ingeniería y Organización- han sido recientemente revisados por las respectivas oficinas técnicas municipales. En el modelo urbano adoptado en esta revisión de los planes generales, los aspectos con mayor incidencia sobre los cascos históricos de Úbeda y Baeza se refieren a: * La competencia al casco: los usos y la oferta residencial. * El viario, accesibilidad y ordenación del tráfico y aparcamientos. * Las inversiones municipales previstas en materia de urbanismo local. - El Plan General Municipal de Ordenación de Úbeda: Un modelo para completar la nueva ciudad hasta las rondas viarias exteriores, que consolida la “competencia” entre ciudad moderna y ciudad histórica. Aprobado definitivamente en 1997, constituye la Revisión del PGOU de 1984, plan este último que verdaderamente decidió la estructura urbana que hoy presenta la ciudad. La reciente Revisión, motivada por haber transcurrido sobradamente sus dos cuatrienios de vigencia, y con objeto también de cumplir con la necesidad de adaptarse a la nueva legislación urbanística, no tiene más remedio que aceptar un modelo urbano que le viene impuesto ya que los suelos comprendidos por las distintas unidades y sectores en ejecución son muy extensos, aunque, en todo caso, incorpora además nuevas áreas de crecimiento para culminar un modelo urbano que, tras esta Revisión, puede entenderse ya casi como modelo cerrado o acabado. En efecto, con un sistema de rondas exteriores que acotan físicamente por el norte y oeste el espacio en el que pueden desenvolverse los usos urbanos, el PGMO del 97 incorpora como nuevos suelos urbanizables una cuña industrial , alejada del sector histórico, que permite integrar en una sola área los polígonos industriales ya existentes situados al noreste del núcleo, junto a las carreteras de Sabiote y acceso norte de la N-322; y el cerro de la Atalaya, único espacio vacante por el norte que se destina a vivienda unifamiliar y que no añade ningún aspecto positivo a la ordenación general pues, en todo caso, vendrá en un futuro a serdependiente de unos viarios ya bastante agotados en su entorno y con una tipología residencial, la de vivienda unifamiliar, que es precisamente la que puede ejercer una mayor competencia sobre el patrimonio edificado del casco. En este modelo hay que destacar como aspecto positivo para preservar la imagen del conjunto, la consideración como Suelo No Urbanizable de Especial Protección del espacio

rural al sur del núcleo urbano, zona que comprende el ruedo de huertas tradicionales, reconociéndose que éstas suponen una forma de aprovechamiento de taludes y terrazas y de las aguas de los minados que es necesario preservar. Así, teniendo en cuenta los valores paisajísticos y del sistema agrícola existente, la normativa de protección no permite la implantación de viviendas salvo las vinculadas a la explotación agrícola actual o las construcciones de interés público y social que no alteren la fisonomía de la huerta existente. La normativa establece asimismo que se tenderá a conservar el sistema productivo existente (olivar y huerta), y que podrá permitirse la implantación de construcciones religiosas o conmemorativas, admitiéndose entre el Camino del Comendador y Puerta de Granada, edificaciones de apoyo a las huertas o al servicio del paseo de ronda: kioscos, merenderos , etc. conservando..... “plantaciones y cultivos”. Sólo insistir en la necesidad de mantener el uso de huertas y no permitir aquí la sustitución por el olivar (aunque pueda ser también un cultivo de regadío). Y es que la amenidad del paisaje, la frondosidad, los matices de verdes y cultivos etc. sólo lo aporta la huerta, seriamente amenazada y en proceso de sustitución. Respecto al análisis de la capacidad residencial prevista, la Revisión del PG pretendía “armonizar centro histórico y ciudad moderna,... con suficiente holgura y flexibilidad para la intervención privada”. A la vez el PG también reconoce la “gran cantidad de suelo existente aún por colmatar en el suelo urbano, preparado para construir unas 3.500 viviendas ... por lo que parece que no es necesario prever suelo (urbanizable se entiende) para más de 500 viviendas,....., lo que se propone en la semicorona norte, como.... transición al suelo no urbanizable.” Para este análisis se ha podido disponer de los datos del Censo de Edificios de 1981 y 1991 y algunas otras series más recientes correspondientes a las viviendas de nueva construcción en los últimos años, datos extraídos del SIMA, Sistema de Información Multiterritorial del Instituto de Estadística de Andalucía. Como datos más recientes se han utilizado los del Padrón de Habitantes de mayo de 1996.

Ello significa que en la década 81-91 se construyeron en Úbeda 1.141 viviendas, algo más puesto que habrá habido las lógicas renovaciones y sustituciones que supondrían una media de construcción anual de unas 130 viviendas considerando el factor sustitución. No obstante, si se analizan los datos de los últimos cuatro años, se observa cómo el ritmo de nueva construcción residencial en esta década ha sido muy superior, en algún año incluso se han construido más viviendas que en poblaciones cercanas de más de 50.000 habitantes como Linares lo que indica un alza importante en el sector de la construcción en Úbeda:

CUADRO-6. Úbeda-Baeza y entorno. Viviendas construidas anualmente.

Baeza Úbeda Linares Jaén capital

1994

1995

1996

1997

159 431 327 1.502

169 195 301 1.907

96 282 325 619

76 371 448 653

Fuente: E.P. a partir del SIMA, Instituto de Estadística de Andalucía.

CUADRO-7. Úbeda. Viviendas ocupadas y vacías, 1996. Ámbitos

TOTAL VIV.

% OCUPAD. VACÍAS

POBLAC. Hab.

CASCO INTRAMUROS

1.847

1.237 - 610 67% - 33%

3.985

CASCO EXTRAMUROS

2.014

1.429 - 585 71% - 29%

4.562

TOTAL CASCO HISTÓRICO

3.861

2.666 - 1.195 69% - 31%

8.547

TOTAL NÚCL EO URBANO

12.536

9.413 - 3.123 75% - 25%

31.075

TOTAL MUNICIPAL

13.183

9.764 - 3.419 74 % - 26 %

32.086

Fuente: E.P. a partir de datos de viv. de la Renovación del Padrón Municipal de Habitantes de 1/5/19 96

CUADRO-5. Úbeda. Viviendas principales y secundarias, 1981-1991

1981 1991

CUADRO-8. Úbeda. Evolución de viviendas y habitantes, 1981-1996

Viv. Fam. Totales

Viv. Fam princ.

Viv. Sec.

Viv. Desoc.

Estab. Colec.

10.698 11.839

7.712 8.809

594 806

2.392 (22,4 %) 1.752 (14,8 %)

18 16

Fuente: E.P. a partir del SIMA, Instituto de Estadística de Andalucía.

Úbeda

Viv. 1981

Viv. 1991

10.698

11.839

Viv. 94-97

Estim. Viv.-98

1.279

13.470

Pobl. 1991

Pobl. 1996

30.538

32.086

Fuente: E.P. a partir de Censos de población y vivienda.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

38


En cuanto a las viviendas actualmente existentes, se dispone de los datos que aporta la Revisión del Padrón de Habitantes de mayo de 1996: Analizando someramente algunos datos cuantitativos generales extraídos de la Memoria del Plan General, en relación a las previsiones de nueva capacidad residencial se tiene: - En Suelo Urbano (sólo Udes. de Ej.)

1.750 viv. 50,2 Has

- En Suelo Urbanizable Programado Sectores TOTAL

766 viv. 31,7 Has 2.516 viv. 81,9 Has

Ello quiere decir que, si se continuase con el mismo ritmo de construcción de viviendas (unas 300 anuales según los últimos cuatro años), la capacidad residencial ofertada por el PG, localizada especialmente en los sectores norte y oeste, se vería realizada en 8 años. Esto parece “cuadrar” los datos de cálculo del PG aunque el crecimiento de viviendas puede parecer injustificado en relación al crecimiento poblacional. Y es que, observando la estabilidad demográfica de Úbeda y relacionando estos datos con otros indicadores socioeconómicos, cabe pensar que el sector de la construcción está canalizando gran partede los recursos económicos originados por la agricultura que se invierten en la construcción de nuevas viviendas -la clásica capitalización inmobiliaria del mundo rural agrario-, pero muchas de ellas secundarias y vacías, y ello en detrimento de las viviendas del casco que se van abandonando progresivamente. No obstante esta debe ser una coyuntura determinada, la máxima punta de las políticas de subvenciones agrarias que debe tender a estabilizarse. Por tanto, los nuevos crecimientos previstos van a seguir siendo una competencia al casco histórico pues la promoción inmobiliaria en lugar de intentar reconducirla para que también intervenga en el casco, se va a centrar seguramente en poner en marcha nuevas promociones de chales adosados como ha venido sucediendo en los últimos años. Además, con un parque inmobiliario excedentario, y un “stock” de vivienda nueva importante, la rehabilitación del casco se hará aún más difícil.

ÚBEDA 0

RED VIARIA

RED VIARIA INTERURBANA.

50

100

200

300

400

ACCESOS Y RADIALES DE 1ER ORDEN.

ARCO DE RONDA EXTERIOR.

ARCO DE RONDA INTERMEDIA.

ACCESOS Y RADIALES DE 2º ORDEN.

ARCO DE RONDA DEL CASCO.

CIERRE DE RONDA SUR (VÍA PAISAJÍSTICA DEL CASCO).

500

Respecto al sistema viario, hay también algunos aspectos previstos en la Revisión del PG que pueden incidir negativamente en el casco. Para situarnos, y de forma esquemática, se puede decir que la red viaria general de Úbeda está compuesta por un sistema de accesos o vías radiales de primer y segundo orden que terminan en la ronda histórica del casco, vías que están en cierto modo malladas transversalmente por dos arcos de ronda, la intermedia y la exterior, coincidentes con las sucesivas travesías urbanas de la carretera de Albacete por el norte y de la carretera de Jódar al oeste. Con la reciente ejecución -de hecho aún no concluida- de la que viene denominándose “ronda de circunvalación sur” se ha pretendido cerrar, al parecer, el trazado de la ronda histórica, ronda que hasta ahora estaba incompleta por las propias dificultades topográficas que entraña el borde sur entre la iglesia de San Lorenzo y los jardines de La Cava, y por la inexistencia de viario a los pies de la muralla en San Millán, tramo también recientemente ejecutado. En realidad con el trazado de esta nueva vía, cuyo impacto paisajístico ya ha sido referido, se está dando continuidad a la ronda intermedia dado su trazado como prolongación de la Avda. de la Constitución y de ahí que, tanto su trazado como la propia sección “ urbana” de la vía, no respondan a un

tramo que debería constituir más una vía paisajística o vía mirador, de características más blandas tanto por la fragilidad del paisaje en el que irrumpe, como por su menor intensidad de tráfico puesto que aquí apenas cargará con el escaso tráfico que aporte el casco sur. Al mismo tiempo esta solución deja sin resolver otros aspectos: mantiene la discontinuidad de la ronda histórica en el final de La Cava y no aprovecha la oportunidad que presentan una serie de solares y edificaciones ruinosas existentes en la calle San Francisco y el principio de Fuente Risas tanto para clarificar el trazado viario hasta el punto de entronque con la calle anterior, como para mejorar las condiciones de borde inacabado y traseras que se dan en este frente. La solución del Plan General, bastante tortuosa, no aporta la claridad que requiere un trazado viario, y deja además sin resolver la intersección con uno de los accesos hasta ahora secundarios de Úbeda, un antiguo camino asfaltado que proviene de la carretera C-325 ÚbedaIznalloz desde Jódar y que, mejorando sus condiciones actuales, bien podría constituir una alternativa de acceso al casco, mucho más cualificado paisajísticamente pues se podría ir descubriendo la ciudad histórica desde su mejor y única fachada sur. Además de estas consideraciones sobre el sistema viario general, otro de los aspectos a tratar es la ordenación y regulación del tráfico urbano (plano nº13 del PG/97 que sólo recoge el tipo de tráfico que podrán canalizar determinadas vías: de doble dirección, y vías peatonales y de tráfico restringido) en aquello que afecte directamente al casco histórico. No obstante, esto será algo a considerar a escala del propio casco en apartados posteriores de este diagnóstico. - Otras determinaciones en relación al casco: El documento de Revisión del PG de Úbeda contiene numerosos aspectos de ordenación que inciden sobre el casco. Ello es debido a la intención inicial de tramitar, conjuntamente a la Revisión del PG, una serie de modificaciones puntuales al PE del casco, que finalmente fueron objeto de expediente separado y aprobadas con anterioridad a la Revisión del PG. No obstante lo fundamental es que, en relación a la ordenación del casco, la Revisión del Plan Generalasume el Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Catálogo del casco histórico de Úbeda. Aspectos como la nueva propuesta de tráfico, peatonalización de zonas y estrategias de aparcamientos en el casco; el nuevo trazado de la circunvalación sur, la revisión del Catálogo y de algunas condiciones particulares de ordenación del casco, etc. estaban contenidos inicialmente en la Revisión del PG, de ahí que todavía se recojan en el documento aún cuando ya están contempladas en la Modificación del PE , aspectos que, por descender ya a escala del casco conviene analizarlos conjuntamente con el PE.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

39


P. G.M.0. 1997 CLASIFICACIÓN DEL SUELO Y PROTECCIONES DEL ENTORNO NATURAL.

LÍMITE SUELO URBANO.

SUELO URBANO.

UNIDADES EN ESTADO DE EJECUCIÓN Y ACTUACIONES ESPECÍFICAS EN SUELO URBANO. S.U.P. 1

ER

CUATRIENIO.

S.U.P. 2º CUATRIENIO.

SUELO URBANIZABLE NO PROGRAMADO.

ÚBEDA

S.N.U. ESPECIAL PROTECCIÓN CORNISA SUR, CARRETERAS, VÍA. 0

50

100

200

ANEXO

300

400

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

40


-El Plan General Municipal de Ordenación de Baeza: Un modelo urbano para sellar la estructura urbana del núcleo con la nueva ronda norte, y donde el casco sigue teniendo el mayor protagonismo al articular las distintas partes de la ciudad. Aprobado en 1997 este nuevo documento constituye la Revisión del Plan General de 1985, y, al igual que sucede en Úbeda, es un plan cuya estructura urbana está ya muy consolidada por las actuaciones que desarrollaron el plan anterior y que supusieron ese nuevo crecimiento por el límite norte y oeste del casco: el polígono industrial del acceso desde Jaén o los sectores residenciales del arco norte y este de la ciudad son consecuencia de ello. La Revisión del Plan General fue motivada por circunstancias también similares a las que llevaron a Úbeda a plantearse la suya: el cumplimiento del periodo previsto para la vigencia del anterior Plan General y la adaptación a la nueva legislación urbanística. A estas circunstancias habría que sumar otras razones que se deducen de la memoria de ordenación del Plan : - “Reordenación del suelo apto para urbanizar tras la colmatación del suelo urbano y su “cosido” urbanístico al casco urbano”. - “Ordenación de espacios vacíos y tratamiento específico a través de unidades de ejecución”.

te ya al otro lado de lo que pretendía ser una calle de cierre. Sin embargo estos aspectos no afectan directamente al casco, otra cuestión será, en todo caso, la competencia que también aquí puede ejercer esa nueva oferta de viviendas unifamiliares a un casco urbano con unas condiciones de accesibilidad y de habilitad relativamente precarias en determinadas zonas del recinto intramuros. CUADRO-9. Baeza. Viviendas principales y secundarias, 1981-1991.

1981 1991

Viv.Fam. Totales

Viv.Fam. Princ.

Viv. Sec

Viv. Desoc.

Est. Colec.

4.786 6.112

3.767 4.240

276 358

743 (15,5%) 291 (4,8%)

14 15

Fuente: E.P. a partir del S.I.M.A., Instituto de Estadística de Andalucía.

Para analizar este aspecto sólo se ha podido disponer de los datos del Censo de Edificios de 1981 y 1991: La diferencia entre las viviendas existentes en el 91 y 81 se supone que han debido ser construidas durante esta última década aunque también hay que considerar las renovaciones habidas, de ahí que se pueda estimar un promedio de unas 112 viviendas anuales, media que parece mantenerse

- “Incorporación de terrenos para el uso específico de almacenes y servicios (Polígono de Servicios)”. - Protección de zonas específicas de gran valor para la ciudad: cornisa sur y oeste del casco: franja definida por el trazado de la nueva variante. En realidad, con este nuevo Plan se persigue terminar las actuaciones no ejecutadas aún y por tanto pendientes del plan anterior, pero también se pretende culminar la “delimitación de los bordes de la ciudad..” por lo que esta Revisión incorpora los suelos necesarios para completar la estructura urbana mediante un arco de ronda de cierre norte con lo que define así una franja de suelos urbanizables en la que tendrán cabida actuaciones residenciales, también aquí de viviendas unifamiliares, y algún sector destinado al uso de almacenaje y servicios, además de prever la ampliación del Polígono Industrial situado en el acceso desde la carretera de Jaén. Y es que ésta es al parecer otra de las necesidades de Baeza: nuevos suelos donde construir naves y almacenes cuya carencia ya motivó una Modificación del PG en el año 95 para prever este tipo de suelos. Se entiende por tanto que, con la incorporación de esta vía norte, el modelo urbano queda así bien definido y por ahora acabado, aunque extraña la falta de claridad de su trazado en el entronque con la carretera de Linares y el hecho de no provocar la continuidad con el arco de ronda oeste, ya existente, o que exista un sector, el S-18 de almacenaje, que sal-

CUADRO -10. Evolución de viviendas y habitantes, 1981-1991

Baeza

Viv. 1981

Viv. 1991

Viv. 94-97

Estim. 1998

Pobl. 1991

Pobl. 1996

4.786

6.112

501

6.751 viv.

15.064

16.012

Fuente: E.P. a partir del S.I.M.A., Instituto de Estadística de Andalucía y Padrón de Habitantes de mayo, 1996

a partir de los datos conocidos sobre las nuevas viviendas en el período94-97. Al comparar con un resumen de las previsiones de la Revisión del Plan General en cuanto a la nueva capacidad residencial se tiene: - En Suelo Urbano (sólo udes de Ej.)

1.087 viv. 17,2 Has

- En Suelo Urbano Programado Sectores TOTAL

598 viv. 16,2 Has 2.056 viv.

Y ello sin contabilizar la capacidad residencial de los solares existentes que no se han delimitado dentro de unidades de ejecución. De hecho, manteniéndose el mismo ritmo de construcción de nuevas viviendas, aún cuando la población sigue estancada, habría suelo calificado para más de 18 años. Cabe por tanto concluir que esta disponibilidad de suelo para nuevas viviendas va a suponer, también en Baeza como ocurría en Úbeda, una cierta competencia a la rehabilitación de la vivienda tradicional del casco histórico aunque aquí partimos de otras condiciones de uso y ocupación del sector histórico. En cuanto a la red viaria general, es preciso realizar previamente un análisis de la funcionalidad del sistema para poder así realizar un diagnóstico de la situación actual y también de las previsiones del planeamiento. La red viaria de Baeza se estructura a partir de dos grandes ejes que constituyen los accesos y a la vez son las vías estructurantes de primer orden de la ciudad: el hasta hace poco tiempo itinerario de paso de la carretera Úbeda-Jaén, y la carretera de Ibros, que viene a encontrarse con aquél, travesía que históricamente se ha ido desplazando desde la calle San Francisco hacia el este hasta ocupar esta última posición. Sobre estas dos trazas se ha organizado todo el sistema viario y la propia morfología del núcleo urbano que queda así dividido en tres grandes sectores con ciertas limitaciones a su estructuración interna a partir de una red viaria local mínimamente diferenciada, donde a veces es más la continuidad de una calle que su sección útil lo que hace destacar en importancia unas calles respecto de otras por lo demás muy similares. Además, completan el sistema una vía o arco de ronda oeste y cuya continuidad con la nueva ronda de cierre norte prevista habría sido deseable, y las vías de estructura local. En este sentido sí se percibe ya la diferencia de escala entre las dos ciudades, y ello a pesar de que en Úbeda tampoco se hayan realizado a tiempo buenas reservas de viario ni exista una malla viaria suficientemente estructurada. Con respecto al sistema viario la Revisión del PG no introduce más novedad que la previsión del arco de ronda norte anteriormente citado, sin adoptar ninguna nueva determinación que afecte directamente al ámbito del casco histórico. En otro orden de cosas hay que destacar cómo el PG cuida especialmente la franja comprendida entre el nuevo trazado de la variante sur de la carretera de Úbeda-Jaén y el casco histórico y ello mediante su consideración como “espacios protegibles en Suelo No Urbanizable”, junto a la especial protección del paisaje en el área de El cerro del Alcázar y calificación como espacios libres de gran parte de los escarpes naturales de los bordes sur y oeste del casco. En efecto, de la normativa se deduce que hay que distinguir dos zonas como Suelo No Urbanizable de especial protección cornisa sur: * Zona del Mirador o Cerro del alcázar: delimitada en parte por excavaciones arqueológicas, en ella se ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

41


BAEZA 0

RED VIARIA

50

100

200

300

400

RED VIARIA INTERURBANA.

VIAS ESTRUCTURANTES ER DE 1 ORDEN.

ARCO DE RONDA OESTE.

VIAS DE ESTRUCTURA LOCAL / EXISTENTES.

VÍA PAISAJÍSTICA DEL BORDE SUR.

VIAS ESTRUCTURANTES DE 2º ORDEN.

ARCO DE RONDA CIERRE NORTE / PREVISTA.

VIAS DE ESTRUCTURA LOCAL / PREVISTAS.

prohíben nuevas construcciones y sólo se permiten usos de interés público y social que expresamente sean autorizados por la Administración de Bienes Culturales. * Zona situada en la falda de la cornisa y bajo la zona verde «Cornisa Sur» donde sólo se permitirán usos relacionados con la actividad agropecuaria, o la reforma o consolidación de las edificaciones existentes (nunca la ampliación en la ocupación o edificabilidad existente), debiéndose progresivamente adecentar sus cubiertas, incorporando materiales más acordes con la arquitectura tradicional, etc. En este sentido indicar que considerando adecuada la pro-

500

tección de la falda de la cornisa sería aconsejable extenderla a todo el espacio rural comprendido desde el acceso de la carretera de Jaén, espacio que incluiría también el enclave de Oleícolas Jaén y la zona devertederos y escombreras en la que, por ocupar una situación tan comprometida visualmente para el casco, deberían preverse las medidas necesarias para su regeneración ambiental y paisajística. Finalmente, en relación a la ordenación del casco antiguo, la Revisión del Plan General remite al Plan Especial y Catálogo del casco histórico de Baeza introduciendo algunas determinaciones puntuales y mínimas para completar ciertos aspectos relativos a la integración estética de las nuevas edificaciones que se construyan en el casco. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

42


P. G.M.O. 1997 CLASIFICACIÓN DEL SUELO Y PROTECCIONES DEL ENTORNO NATURAL.

LÍMITE SUELO URBANO.

SUELO URBANO.

ESPACIOS LIBRES DE USO PÚBLICO.

UNIDADES EN ESTADO DE EJECUCIÓN Y ACTUACIONES ESPECÍFICAS EN SUELO URBANO. S.U.P. 1ER CUATRIENIO.

S.U.P. 2º CUATRIENIO.

SUELO NO URBANIZABLE DE ESPECIAL PROTECCIÓN DEL PAISAJE. ESPACIOS PROTEGIDOS EN S.N.U.

DIAGNÓSTICO: S.N.U. A PROTEGER.

BAEZA

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

43


III

LOS SECTORES HISTÓRICOS DE ÚBEDA Y BAEZA.

III. 1. LOS SECTORES HISTÓRICOS POSEEN UNA RICA Y COMPLEJA ESTRUCTURA URBANA. TRAZADO DE LA MURALLA.

TA

P DE TOLEDO O DE BAEZA PTA DEL LOSAL O DE SABIOTE

TA

P DEL MARQUÉS RECINTO INTRAMUROS.

PTA QUESADA

CASCO EXTRAMUROS.

RESTOS DE MURALLA EXISTENTES VISIBLES. TA

P DE JAÉN RESTOS DE MURALLA EXISTENTES NO VISIBLES. PTA GRANADA

HIPÓTESIS DE RECORRIDO.

SITUACIÓN DE PUERTAS PRINCIPALES.

ÚBEDA

CORACHA 0

50

100

150

200

TRAZADO DE LA MURALLA.

PTA CAÑUELO

TA

P SAN LEÓN

TA

P ÚBEDA

TA

P AZACAYA Y ARCO DE VILLALAR.

TA

CASCO EXTRAMUROS. TA

P QUESADA RESTOS DE MURALLA EXISTENTES VISIBLES.

RESTOS DE MURALLA EXISTENTES NO VISIBLES. PTA JAÉN

HIPÓTESIS DE RECORRIDO.

TA

P GRANADA

TRAZADO INDICATIVO DE LA MURALLA INTERIOR DEL ALCÁZAR.

SITUACIÓN DE PUERTAS PRINCIPALES.

TA

P BEDMAR TA

- El casco histórico de Úbeda, cada vez más excéntrico y alejado de la ciudad moderna, se compone de un nítido y potente recinto amurallado arropado por una corona extramuros que le sirve de transición a la ciudad moderna. De inmediata lectura sobre el plano al ser reconocible por la nítida huella de los restos de muralla, todavía emergentes en más de dos terceras partes de su trazado, y por su viario de ronda -Corredera y Rastro-, el Recinto intramuros es la zona esencial del casco histórico de Úbeda como zona de mayor interés patrimonial al concentrar las edificaciones más antiguas y de mayor valor arquitectónico, y conservar la mayor parte de los valores atribuibles a la ciudad histórica: permanencia del trazado viario, con reductos de trazados y tramas mudéjares, concentración de monumentos y edificación tradicional e imagen urbana. Este casco, de extensión cercana a las 40 has acoge unas 1.700 viviendas lo que representa aproximadamente un 12% del total existente en la ciudad. Posee una estructura interna muy rica en significados, en itinerarios de percepción y atractivos desde el punto de vista turístico y compleja por cuanto que constituye una ciudad plena en sí misma, con sus diferentes elementos internos que la estructuran, como se verá más adelante.

RECINTO INTRAMUROS.

P DEL BARBUDO

BAEZA

Con el característico crecimiento hacia el norte y noroeste que han experimentado las dos ciudades, los sectores históricos se diluyen en sus áreas de borde con las zonas de extensión modernas y ciudad contemporánea -donde resulta más difícil establecer un límite preciso- diferenciándose con gran claridad todavía hoy los dos ámbitos, de características tipomorfológicas y funcionales sensiblemente distintas, que, secularmente, desde su origen hispano-musulmán, estructuraban la ciudad: recintos intramuros y cascos extramuros. A partir de estas consideraciones básicas, cada ciudad presenta sus rasgos propios.

P DEL CONDE DE HARO

0

50

100

150

200

Por el contrario, el resto del casco extramuros, escindido por la encrucijada de ejes viarios y comerciales desarrollados en lo que hoy constituye el “centro ciudad” con núcleo central es la Plaza de Andalucía, se nos presenta por partes inconexas entre sí que tienen en común una imagen de caserío tradicional donde es evidente que han sido más intensos los procesos de renovación lo que ha sucedido en aras de una pérdida de valor arquitectónico y ambiental. Áreas residenciales donde la vivienda unifamiliar como tipología tradicional ha ido dando paso a las viviendas por pisos aunque las condiciones de altura y volumetría generales, a excepción de los ejes principales, gravemente renovados, responden a lo que era la ciudad tradicional. Sus aceptables condiciones de accesibilidad y mejor posición relativa respecto a las ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

44


Ruinas

BAEZA 0 CASCO HISTÓRICO.

ESTRUCTURA URBANA ACTUAL:

50

100

200

300

400

500

ÚBEDA CASCO HISTÓRICO.

ESTRUCTURA URBANA ACTUAL:

EJES COMERCIALES, Y CENTRO DE ACTIVIDAD. ZONAS RESIDENCIALES DEL CASCO EXTRAMUROS.

RESTO DE CIUDAD.

ARRABAL DE SAN VICENTE.

CENTRO MONUMENTAL Y CULTURAL.

ÁREAS DE BORDE TRANSFORMADAS.

ZONAS RESIDENCIALES DEL RECINTO INTRAMUROS.

CERRO DEL ALCÁZAR.

0

BARRIO DEL ALCÁZAR.

50

100

200

300

400

500

ACCESOS Y VIAS RADIALES DE 1ER ORDEN.

ACCESOS Y VÍAS ESTRUCTURANTES.

EJES COMERCIALES, Y CENTRO DE ACTIVIDAD.

RESTO DE CIUDAD.

ÁREAS INTERIORES.

ACCESOS Y RADIALES DE 2º ORDEN.

ARCO DE RONDA INTERMEDIA / CENTRAL.

ESPACIOS LIBRES ESTRUCTURANTES.

VÍAS ESRUCTURANTES DE 2º ORDEN.

ZONAS RESIDENCIALES DEL CASCO EXTRAMUROS.

CENTRO MONUMENTAL Y CULTURAL.

ESPACIOS LIBRES ESTRUCTURANTES.

VÍAS ESTRUCTURANTES DEL CASCO.

ARCO DE RONDA DEL CASCO.

ENTORNO RURAL.

VÍAS ESTRUCTURANTES DEL CASCO.

ARRABAL DE SAN MILLÁN.

ZONAS RESIDENCIALES DEL RECINTO INTRAMUROS.

ENTORNO RURAL.

VÍAS SECUNDARIAS.

( ANTIGUAS TRAVESÍAS )

(BARRIO POPULAR DE ALFAREROS Y AGRICULTORES).

ANEXO

CIERRE DE RONDA SUR

(VÍA MIRADOR).

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

45


UB-F17. Calle Nueva. UB-F23. C/ San Nicolás desde el Mercado de Abastos.

UB-F16. Calle Trinidad.

UB-F18. La ronda histórica del casco. Zona transformada en el Rastro.

UB-F24. Calle Alaminos (al fondo, San Isidoro). UB-F25. C/ Chirinos (en zona de S. Francisco.

UB-F19. Entorno transformado de San Isidoro.

UB-F26. Calle Fuente Risas.

áreas comerciales centrales, de las que se equipan y sirven directamente, hacen que sigan siendo valoradas como zonas para vivir, de ahí que no planteen mayores problemas; tal vez la oportunidad de cohesionar estas áreas internamente mejorando las condiciones de identificación ciudadana como podría ser la reurbanización de los escasos elementos deviario y algunos espacios públicos que pueden hacer que se reconozcan como ámbitos o barrios con identidad propia. En cualquier caso, desde el punto de vista patrimonial, estas áreas tienen un interés mucho menor y de hecho, no se consideran suficientemente atractivas como para proponer recorridos o itinerarios turísticos, e incluso su consideración como parte integrante del Conjunto Histórico de Úbeda es algo que cabría cuestionarse. Como área con personalidad propia a destacar del casco extramuros de Úbeda, habría que referirse al Barrio de San Millán y barrio de alfareros de la calle Valencia. Es un área de especiales valores urbanísticos y ambientales que posee un caserío popular muy homogéneo y una original configuración urbana. Claro arrabal histórico en ladera que se adosa a los pies de la muralla y que se organiza sobre uno de los más antiguos accesos de la ciudad recordando la estructura de tantos pueblos formados a lo largo de un camino preexistente, en este caso el antiguo camino de Sabiote o la calle Valencia, y junto a ésta, la calle Llana de San Millán, calle horizontal que sigue una de las curvas de nivel de la ladera, tramadas por calles transversales en forma de gradas y gradetas salvando el desnivel. Con cierto atractivo turístico, sobre todo por la pervivencia aquí de una actividad tradicional de origen árabe, como son los talleres de alfareros, artesanos que comercializan directamente sus productos, se trata también de un barrio de agricultores que mantienen sus huertas en un entorno próximo por lo que se dan tipologías de vivienda popular donde aún son necesarios espacios para animales y maquinaria agrícola, etc. por lo que las traseras de los frentes edificados tienen problemas de formalización de fachadas decorosas y de terminación de la estructura urbana con caminos o calles de cierre. Los condicionantes topográficos por el borde sur, así como la limitación física de la muralla y de sus distintas puertas coincidentes con los principales caminos históricos, han determinado secularmente la estructura interna del recinto intramuros. En la actualidad, su funcionalidad se rige por los ejes viarios que, sobre todo por su continuidad de trazado aunque su sección sea casi tan reducida como otras calles del casco, permiten cerrar itinerarios rodados en el interior del recinto y, en definitiva, establecen las condiciones de accesibilidad y posibilidades de conexión interna y con otros sectores de la ciudad. Según esto, el eje indiscutible de la calle Real, un eje que todavía soporta usos comerciales aunque con una clara tendencia de desplazamiento cada vez más al norte, hacia el casco extramuros, estructura internamente este ámbito a partir

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

46


de la principal puerta del casco intramuros, la Plaza de Andalucía, centro de la ciudad actual. Junto a este eje, la calle Montiel y otros ejes secundarios, por su continuidad con el viario histórico que estructura el casco extramuros, son los escasos elementos que pueden diferenciarse en su trama urbana.

UB-F20. Calle Valencia.

UB-F22. Calle Cuesta de la Merced.

UB-F30. C/ del Real. Torre del Palacio de los Condes de Guadiana. UB-F32. Gradeta de Santo Tomás. UB-F34. Perspectivas interiores. Espadaña de S. Juan de la Cruz.

Estructurado así sobre estos ejes, el casco intramuros lo compone una extensa zona de uso exclusivo residencial, la corona norte del recinto, cuyas condiciones de accesibilidad se hacen cada vez más difíciles a medida que nos internamos en los sectores menos evolucionados, allí donde la estrechez del viario interior impide cualquier acceso que no sea peatonal. Se trata de los últimos reductos del tejido urbano, lo que podríamos llamar “áreas interiores” donde también se localiza un caserío mudéjar y renacentista muy interesante: zona de Hernán Gómez Crespo, Baja de San Jorge, Baja del Marqués o Beltrán de la Cueva. Lógicamente estas son las áreas que soportan mayores problemas de habitabilidad interna, con mínimas condiciones de accesibilidad, áreas obsoletas en vista de su actual disfuncionalidad, por lo que el abandono de la edificación y deterioro urbano es aquí más significativo. Proceso al que se suma la falta de animación y actividad urbana al no existir otros usos distintos a la vivienda aquí exclusivamente unifamiliar. Aunque los espacios libres interiores son relativamente escasos, los existentes, por su escala y su disposición en la trama: antiguo Paseo del Mercado y Plaza de San Pedro o Santa Clara, además de su relativa función dotacional, aportan al tejido urbano un orden y jerarquía en los recorridos interiores muy positivo para el casco. Dentro del Recinto intramuros, el barrio del Alcázar constituye un área con total autonomía del resto del casco y de la ciudad debido al mantenimiento de su cota elevada sobre el resto del casco y a sus limitados accesos. A la degradación y abandono de los espacios vacíos queconfiguran justamente el extremo sur del alcázar se suma la marginalidad que está imponiéndose en la zona por la apropiación de los espacios libres para acumulación de chatarras, improvisados recintos para animales, basureros o microhuertas espontáneas, etc. Esto contrasta paradójicamente con las potencialidades y valor arqueológico mencionados en otros apartados de este informe, a lo que hay que sumar sus valores ambientales pues su caserío está constituido por casas populares tradicionales y alguna casa señorial a lo que hay que añadir la oportunidad de vistas como espléndido mirador. Finalmente, en un casco tan compacto como el del recinto intramuros destaca aún más la presencia de lo que podemos llamar el Centro Monumental y Administrativo de la ciudad. Una zona perfectamente reconocible que se convierte en el gran espacio de articulación central y se apropia de todo el protagonismo urbano especialmente por la calidad arquitectóni-

UB-F31. Barrio del Alcázar. Casas con portada en Plaza de Carvajal.

UB-F33. Calle Hernán Crespo.

UB-F35. Calle Losal.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

47


ca de sus edificios, prácticamente todos ellos de carácter monumental, y la escala del espacio público que les sirve de hilo conductor. Además, en lo funcional, el uso público ya sea administrativo o de equipamiento, así como la representatividad y por tanto valor simbólico también están aquí concentrados. Puede concluirse ya que este es el espacio de mayor valor urbano de Úbeda; sin duda, nuestro “patrimonio universal” debe referirse a él.

UB-F39. Plaza Álvaro de Torres.

INV-UB-08. Plaza Vázquez de Molina y capilla del Salvador.

UB-F38. Plaza de la Puerta de Granada.

UB-F36. Plaza Vázquez de Molina.

UB-F42. Plaza de San Francisco.

INV-UB-19. Plaza y Palacio de Vázquez de Molina. UB-F40. C/ Baja del Salvador.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

48


- El casco Histórico de Baeza: binomio zona monumental intramuros y extenso casco residencial extramuros. También en Baeza hay que diferenciar las dos áreas básicas en que se estructura el casco histórico: el recinto intramuros y el extenso casco extramuros, articulados por el espacio central en el que confluyen los ejes comerciales y que constituye el centro de la ciudad: la Plaza de La Constitución.

BA-F25. Soportales de la Plaza de la Constitución. BA-F24. Plaza de la Constitución.

BA-F26. Espacio-puerta, inicio de c/ Julio Burell.

BA-F27. Acera de la Magdalena., borde del conjunto. Av. de Andalucía.

BA-F53. C/ Dr.Ojeda, barrio Belén.

BA-F57. C/ Cipriano Tornero, junto a San Andrés.

BA-F29. Ejes tradicionales, c/ San Pablo.

BA-F48. C/ de la Puerta, barrio del Salvador.

Desde el punto de vista urbano, el mayor protagonismo corresponde al casco extramuros , tanto por su extensión -que representa casi el 80% de todo el casco- como por ser el verdadero soporte residencial de la ciudad. Se trata de una extensa zona bastante homogénea donde permanece el caserío tradicional junto a renovaciones más recientes, con una lógica mezcla de tipologías de casas de pisos con las viviendas unifamiliares, todavía mayoritarias. Ciertas calles interiores y las iglesias constituyen los únicos elementos de jerarquía urbana interior y de identidad de barrio pues se trata de una estructura urbana muy compacta en la que no existen espacios libres significativos. En este sentido sólo la Plaza de la Constitución es el único espacio libre, junto al Parque de la ciudad y unos mínimos jardines localizados en unos cuantos espacios residuales de la trama. Su estado de uso y de conservación no presenta áreas especialmente degradadas, sólo las áreas de borde oeste próximas a la cornisa suponen un cierto impacto visual por tratarse de áreas en ejecución donde conviven numerosos solares con casas recientes que se van construyendo de forma dispersa. Como áreas en cierto modo diferenciadas dentro del casco extramuros hay que referirse al barrio de El Vicario, sobre todo por su homogeneidad tipológica y de imagen urbana: un caserío constituido por vivienda unifamiliar con numerosos ejemplos de portadas en las casas donde domina el encalado, y un viario ordenado pero de sección más reducida que en otras zonas. Y, por otra parte, el barrio de San Lázaro que participa de características similares al anterior pero con la peculiaridad de encontrarse al otro lado de la Avda. del Alcalde Garzón Nebrera. Esta es una calle principal que estructura la ciudad internamente por lo que ejerce también como elemento de ruptura provocando así, junto al Parque del Vivero y zona del antiguo ejido, una clara discontinuidad entre el Barrio de San Lázaro y el resto del casco extramuros. Si a ello se suma una profusa renovación arquitectónica y en consecuencia una imagen muy renovada que ha reducido sus valores patrimoniales esta zona, inevitablemente, va a ser cada vez más ajena al resto del casco. Por último hay que diferenciar el arrabal de San Vicente, barrio que se sitúa en la ladera norte, a los pies del casco intramuros y del que sólo cabe esperar que, una vez construido en su totalidad, mejore la imagen degradada que ofrece el conjunto hacia este frente: una cuña residencial en formación sobre la ladera oeste del recinto intramuros, que todavía mantiene su estructura de arrabal, muy dependiente del resto del casco. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

49


En cuanto a los usos y actividades urbanas, inevitablemente los equipamientos quedemandan mayor superficie de suelo se han localizado alejados del casco histórico, sin embargo, la homogénea distribución de las dotaciones, una mayor diversidad de usos coincidiendo con los ejes comerciales que además estructuran internamente el casco extramuros: la calle San Francisco y su prolongación por Conde de Mejorada, y la Calle San Pablo completados por una menuda distribución de establecimientos comerciales dispersos, etc. contribuyen al relativo equilibrio de usos que puede percibirse en Baeza. BA-F54. C/ Piedrola o Encina, barrio del Vicario.

BA-F51. C/ Dr. Ojeda, barrio de Belén.

BA-F55. C/ Huerta de San Juan, barrio transformado de San Lázaro.

El recinto intramuros, reconocible como unidad en la ciudad histórica, ha perdido en la actualidad unidad morfológica y espacial. Así, aunque los límites del asentamiento original se reconocen aún por el característico reborde de la cornisa y desnivel del paseo del Obispo, la menor presencia física de restos de murallas que en Úbeda, -apenas se conserva una quinta parte de su trazado original- o la gran extensión superficial del vacío del Cerro del Alcázar, desorientan sobre la forma original del recinto. Sobre todo por la presencia de la zona de nueva construcción que cierra el borde oeste del tejido histórico intramuros, y que introduce un elemento más de confusión y de discontinuidad morfológica y de imagen urbana entre las zonas históricas y el vacío del antiguo alcázar: zona exclusivamente residencial que disfruta no obstante de unas magníficas condiciones ambientales y paisajísticas. A su vez, el tejido residencial del recinto intramuros, donde aún perviven las tramas históricas más antiguas de la ciudad se encuentra dividido por el centro monumental y cultural de Baeza, aunque ello aporta un elemento más de complejidad y de riqueza interna a la trama: los cambios de escala, el contraste entre la concentración monumental y la homogeneidad del caserío en las dos zonas residenciales intramuros, son algunos de los aspectos a destacar.

BA-F52. C/ San Andrés, esq.del Rojo, barrio de S. Andrés.

BA-F49. C/ Imagen, barrio de San Andrés.

BA-F50. C/ Maestro Palomino, barrio del Salvador.

BA-F32. Arco del Barbudo desde c/ Arco de las Escuelas.

Áreas residenciales interiores que se estructuran sobre sus propios ejes locales: la calle San Juan y Calle Sacramento o la Cuesta de San Gil, Sta. Catalina y San Benito, y cuyas condiciones de accesibilidad, por las propias características del viario están muy limitadas al uso peatonal. En particular, la impermeabilidad del borde sur por las mínimas penetraciones existentes, la escasa significación de algunas de las puertas históricas como la puerta de Quesada (actual Plaza de Requena), y la falta de integración del Cerro del Alcázar, tanto desde el punto de vista morfológico como funcional, son los aspectos de diagnóstico más negativos. En definitiva, se trata de un recinto intramuros cuya percepción urbana se hace necesariamente más sutil al haber desaparecido muchas de sus puertas históricas, a veces enmascaradas por adosamientos muy consolidados con accesos a través de pasajes, etc. No obstante, la estructura urbana del recinto intramuros resulta más elocuente interpretada desde dentro donde algunos lienzos de muralla se hacen evidentes.

BA-F34. Puerta de Jaén y Arco de Villalar desde el interior del recinto. Atarazanas.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

50


BA-F33. C/ Ballesteros y Pza.Requena (adarve intramuros).

BA-F39. Plaza de Santa Clara: eje Concepción Ochoa, S.Juan, Catedral.

En cualquier caso, es en el recinto intramuros donde aparece un espacio urbano de excepción, producto de la renovación renacentista practicada en su interior para localizar los edificios más monumentales que habían de construir el nuevo espacio simbólico y de prestigio de la ciudad del XVI. Espacio monumental que, de forma tan elocuente y ayudado por la topografía, se prolonga a través de un eje visual que pone en evidencia la búsqueda de la perspectiva y la secuencia arquitectónica de los edificios. Paralelamente a lo que supuso la Plaza Vázquez de Molina de Úbeda, sin duda es aquí donde se localizan los valores urbanos y arquitectónicos más exclusivos de Baeza, y donde se debe delimitar el espacio a proponer como Patrimonio Mundial.

BA-F44.Callejón del Diente.

BA-F42. C/ Santa Catalina, recinto intramuros. BA-F47. Entorno de la catedral hacia el paseo del Obispo.

BA-F43. C/ Pintada Alta esq.Sta. Catalina (judería).

BA-F36. Plaza de Santa María.

BA-F45. C/ Conde Romanones, continuación de Atarazanas.

BA-F40. Casa señorial en C/ Alta.

INV-BA21. Palacio de Jabalquinto. BA-F41. Recinto intramuros. C/Alta.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

51


III. 2. ÚBEDA Y BAEZA: CONJUNTOS URBANOS CON UN EXCEPCIONAL PATRIMONIO EDIFICADO TANTO MONUMENTAL COMO REPRESENTATIVO DE LAS DISTINTAS TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. Son ciudades en las que el pasado se ve reflejado y permanece aún vivo en su arquitectura monumental, aún más brillante cuando compone espacios urbanos con la escala más adecuada para la percepción en todo su valor; obras religiosas y edificios públicos o excepcionales palacios cuya singularidad los hace merecer un análisis individualizado. Este compone un Anexo específico sobre Patrimonio Edificado, como documento que debe constituir parte de la Propuesta de Inscripción. Pero también son conjuntos definidos por las construcciones destinadas a vivienda de sus habitantes, arquitectura residencial valiosa comovestigio de una sociedad de la que son herederas, y que constituye el fondo patrimonial más numeroso, aportando un rasgo también característico de ambas ciudades, como es la elevada calidad arquitectónica de sus numerosos palacios y casas señoriales, muestra de la potencia urbana de ambas ciudades en su época de mayor esplendor. En efecto, tras la conquista de Baeza en 1226, la ciudad va a servir de cabeza de puente para la conquista de la zona suroriental de la actual provincia de Jaén, estableciendo además una política de concesión de privilegios encaminada a atraer y fijar nueva población cristiana, lo que va a suponer el nacimiento de una nueva oligarquía urbana formada por distintos linajes nobiliarios que a lo largo del medievo, especialmente en el siglo XIV, irán consolidando su poder y pugnarán por el control político y económico de las ciudades: linajes de los Cuevas y Molinas en Úbeda, y Carvajales y Benavides en Baeza. Según el estudio de Parejo Delgado sobre Baeza y Úbeda en la Baja Edad Media, las ciudades medievales se caracterizaron por albergar una sociedad estamental y jerarquizada. Así, como consecuencia de una continua posición fronteriza, el número de nobles tuvo que ser elevado debiendo existir además una pequeña y, a lo sumo, mediana aristocracia. Sirva de ejemplo cómo a partir de la llamada Sentencia Arbitraria de Úbeda de 1446 es conocida la relación de caballeros hidalgos que poseían privilegios tributarios y debían mantener caballos y armas durante todo el año, cifra que ascendía a 94 hombres y 30 mujeres más los hijosdalgos no privilegiados: 39 hombres y 9 mujeres. Y junto a los “caballeros de cuantía”, con obligaciones militares específicas, una buena parte de la población también debería estar formada por “pecheros” trabajadores campesinos y artesanos que, al no gozar de privilegios, debían contribuir a las arcas y al erario público, además de las minorías étnicas o religiosas como los judíos, que, organizados en comunidades o aljamas, debieron tener cierta autonomía en su régimen interno. Y junto a la clase nobiliaria, que es la que detenta los bienes raíces agropecuarios y las fincas urbanas acaparando el poder municipal hasta el punto de que el concejo de Úbeda acaba

siendo enteramente aristocrático a finales del XVI, el otro estamento privilegiado es el clero, hasta el punto de que en el padrón del repartimiento de Úbeda de 1575 figuraban 75 presbíteros seculares aunque el cómputo clerical debía ser mayor. Y no es sólo por la existencia de estas clases dominantes por lo que surge el patrimonio más singular. Durante esa época los términos municipales de Úbeda y Baeza se extendían a poblaciones situadas incluso fuera de la comarca, por lo que las grandes familias, con rentas y propiedades en lugares y aldeas menores levantaron también sus palacios y casas señoriales en Úbeda y Baeza. El monopolio que sobre la economía ejercía una minoría privilegiada (nobleza e iglesia) queda reflejado también en la abundante y potente edilicia moderna público-privada del Quinientos; una nobleza formada por hidalgos, cuyo origen se remonta a los tiempos de la conquista y que se establecen en primer lugar en Baeza y otros grupos minoritarios de judeo-conversos que impulsarán la construcción, en estas dos ciudades en plena efervescencia, de iglesias y ermitas, conventos, palacios, casas señoriales, concejos, pósitos, así como la fundación de la Universidad de Baeza. La proximidad física y su común historia se traduce en la similitud de las tipologías residenciales que se han desarrollado en ambas ciudades desde el siglo XV y XVI así como de su evolución y transformaciones hasta la actualidad. Es precisamente esta arquitectura la que puede ser objeto de un análisis tipológico en cuanto a las peculiaridades de organización y distribución de sus espacios para atender a unas funciones determinadas así como de sus rasgos urbanísticos y arquitectónicos: tamaño de parcela, forma de ocupación de la misma, organización de los espacios interiores, etc. que presentan características comunes según las épocas y clases sociales a las que corresponden. El análisis de sus valores y cualidades arquitectónicas, espaciales, etnográficas, etc. así como la vigencia de estas tipologías y su adaptación a las formas de vida actuales, constituyen las pautas necesarias para su valoración patrimonial.

BA-F62. Casa-palacio: Casa Cabrera. C/ San Pablo esq. Godoyes.

BA-F58. Casa con portada. Barrio del Vicario.

UB-F51. C/ Valencia.

Como rasgo definitorio, el caserío de Úbeda y Baeza, al igual que en muchas otras ciudades andaluzas, desarrolla una tipología de casa con patio cuyos orígenes más remotos están enraizados tanto en la herencia latina y mediterránea como en la árabe, aunque la tipología viene condicionada por el tamaño de la parcela y del programa residencial desarrollado, reflejando así las diferentes connotaciones socio-económicas de sus ocupantes o la época en que son construidas, y dando distintas respuestas funcionales, estilísticas o arquitectónicas como manifestación también del prestigio u ostentación social de sus moradores. En realidad toda la arquitectura residencial gira en torno a dos esquemas tipológicos básicos. Por una parte, la casa señorial, representativa de las clases sociales dominantes: la nobleza y cierta burguesía de comerciantes y artesanos,

UB-F58. Rehabilitación de la Casa de Los Morales para viv.pública. Patio principal.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

52


UB-F43. Detalle de dintel con salmeres de casa mudéjar (s. XIVXV).

que van a ocupar parcelas de mayor tamaño para desarrollar un esquema de casa con patio porticado que conlleva toda una rica organización espacial: zaguán, galerías, escalera, otros patios, etc. y fachadas de gran riqueza, elementos que concentran los mayores valores arquitectónicos. Junto a ésta, la casa popular, del agricultor y campesino o del pequeño artesano, mucho más modesta, de parcela más reducida y sencilla limitándose a desarrollar normalmente dos o tres crujías paralelas a fachada y un huerto o corral trasero. Casas que a veces incorporan elementos “cultos” en su fachada, como la portada, influencia de la cultura urbana de su época. Como descripción y análisis de las diferentes tipologías, se exponen aquí, ordenados cronológicamente, los rasgos característicos y esenciales de los diferentes tipos identificados:

UB-F50. Casa gótico-mudéjar (s.XII-XIV) c/ Afán de Rivera.

UB-F45. Detalle de la portada (s.XV-XVI) C/ Luna y Sol.

- La casa de los siglos XV y XVI.

UB-F44. Detalle de solana cegada en casa popular. (s.XVI). Barrio de San Pablo.

UB-F60.Patio renacentista. INV-UB28. Ejemplo de palacio renacentista, Palacio del Deán Ortega en Úbeda.

Casas de cierta importancia, tardomedievales o de principios del XVI, que se organizaban a partir de un patio con galerías adinteladas sustentadas por pilares poligonales de tradición mudéjar, o columnas, sobre las que se apoyan las zapatas, solución ésta de influencia castellana que se ha seguido utilizando en ambas ciudades hasta el siglo XIX. En este tipo de casas y ya en el XVI aparecerá el patio renacentista con doble arquería de medio punto sobre columnas clásicas de proporciones más esbeltas, aunque éste es más propio de la arquitectura palaciega y de las casas más notables. Como principales ejemplos de esta época hay que destacar los palacios goticistas de finales del XV de Úbeda y Baeza, cuando se inicia el periodo de su mayor desarrollo socio-económico: la Casa Cabrera y Casa Acuña de Baeza o la Casa de D. Luis de la Cueva de Úbeda. De esta época, además de conservarse algunos ejemplos de tipologías de casas con patio, también son numerosos los casos de fachadas con el elemento de portada que conservan todavía los restos de portada característicos de casas mudéjares y renacentistas. Fachadas que ponen su énfasis en la composición del elemento central, la portada, a veces sola, otras veces componiendo portada más ventanita centrada con reja volada, o portada más balcón, estas dos últimas soluciones ya más propias del XVI y XVII. - El Palacio renacentista característico del siglo XVI.

PALACIO RENACENTISTA

El esplendor de ambas ciudades y la “competición nobiliaria” se manifiesta en los numerosos palacios construidos por los grandes señores y la nobleza local durante los siglos XVI y XVII. Edificios de gran volumen, su planta se articula en torno a un gran patio interior porticado, rodeado generalmente de arquerías de medio punto sobre columnas de mármol y de dos plantas de altura. Las dependencias principales se organizan alrededor del patio donde la escalera es uno de los espacios singulares, existiendo además otros patios menores y posiblemente huertas o jardines traseros. Como eleANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

53


mento de mayor significación urbana hay que destacar la fachada así como, en numerosas ocasiones, la existencia de pequeñas placetas practicadas en la trama urbana para lograr un espacio propio de percepción y dominancia del edificio. Estilísticamente se evoluciona del goticismo tardío y plateresco a la expresión puramente renacentista. El mejor ejemplo sin duda lo encontramos en Úbeda, en el Palacio de Vázquez de Molina, verdadero prototipo de palacio renacentista del más puro estilo italiano, o en el Palacio de Jabalquinto de Baeza. - La casa palaciega o casa solariega de los siglos XVII y XVIII.

BA-F64. Casa señorial en c/ de Los Cobos, casco extramuros. INV-BA-F64. Casa señorial en c/ San Pablo, Casa de Los Acuña

Similar al palacio aunque de menores dimensiones, por lo que corresponde a una categoría social inferior, mantiene unas características semejantes a éste en cuanto a la existencia frecuente del patio con galerías, frecuentemente adinteladas con zapatas de madera de influencia castellana. Una de las transformaciones sufridas por alguna de estas casas fue su reutilización como casa de vecinos, una vez que, por las razones que fuesen, la familia titular cayera en decadencia. En general, las características constructivas se resumen en la utilización de muros de carga de mampostería con sillares en esquinas y en basamentos o bien sillería en la fachada principal en las casas más notables y palacios. Los forjados son de madera y las cubiertas inclinadas de teja árabe. Las fachadas frecuentemente son enlucidas y encaladas aunque, a medida que la casa gana en importancia, predomina entonces la sillería vista. El macizo impera sobre el hueco, siendo éstos a veces muy anárquicos en las casas más antiguas.

tructivos similares a las edificaciones más antiguas con modernizaciones lógicas que corresponden a los avances de esta época. Incorpora a sus fachadas los eclecticismos históricos al uso: academicista o neoclasicista, repertorio de “neos” y “revivals”: neogóticos, neomudéjares, neo-renacimientos, neoplateresco, modernismo etc. - El caserío tradicional: la casa popular. Arquitectura doméstica más modesta, con cierto sabor popular y calidad ambiental. De menor valor arquitectónico concentrado en algunos elementos, se trata de una tipología muy sencilla de origen rural destinada a una población agrícola y ganadera. Sin espacios secundarios, es una tipología de vivienda unifamiliar entre medianeras que responde a parcelas pequeñas, generalmente con dos crujías paralelas a fachada y espacio libre o patio trasero. Distingue la época de construcción ciertas diferencias en fachada: en las más antiguas domina el macizo sobre el hueco, dispuestos sin intención compositiva alguna; la existencia de una solana en la última planta, ventanas pequeñas y rejas de forja voladas, hasta las más modernas y si se quiere más urbanas, donde ya se recurre a la composición modular de huecos - a veces producto de refachadizaciones de casas anteriores-. Una cierta particularidad sobre todo baezana será la existencia a veces de una buhardilla bajo cubierta en continuidad con el plano de fachada, la lucana, así como las cornisas formadas por ladrillos volados, o un mayor vuelo del alero con canecillos de madera y tablazón inferior.

- La casa burguesa del XIX y principios del XX. BA-F68. Casa urbana del casco extramuros, S.XIX y XX.

UB-F56. Casas urbanas del S. XIX y principios del XX. C/.Corredera.

En cierto modo herederas de la casa señorial, esta tipología reduce aún mas su dimensión, siendo el tipo de casa representativo de las clases económicas más fuertes y de la pequeña burguesía de la época. Mantiene generalmente el patio central porticado y patio o corral trasero, aunque en otras ocasiones el primer patio desaparece y la ostentación social se refleja exclusivamente en la fachada. - La casa de pisos del XIX y principios del XX. Aunque domina la residencia unifamiliar, durante el siglo XIX y principios del XX, coincidiendo con el mayor auge de la actividad comercial en ambas ciudades, no sólo se produce un cambio estilístico, sino que aparecen también algunos ejemplos de casa de pisos que mantienen local comercial en planta baja. Una mayor ocupación hacia el interior de la parcela y un aumento en la altura, permite que sobre un mismo parcelario de origen se desarrolle ahora esta otra tipología.

BA-F65. Plaza Cándido Elorza. Renovación XIX y XX.

BA-F66. Calle San Francisco. Renovaciones XIX y XX.

La arquitectura del XIX sigue utilizando la mampostería o sillería en fachada, en muchos casos enfoscadas y encaladas, lo que es más frecuente en Úbeda que en Baeza donde domina más el sillar visto; muros de carga, forjados de madera y cubiertas inclinadas de teja con alero visto; sistemas cons-

UB-F21. C/ Llana de San Millán.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

54


CASA-PALACIO Y CASA SEÑORIAL

UB-F53. Casa señorial (s.XVI-XVII) en C/ Cervantes.

UB-F54.Casa señorial (s.XVI-XVII) en C/ Losal. BA-F63. Casa señorial en C/ Dr. Ojeda, casco extramuros.

CASA TRADICIONAL URBANA

BA-F61. Fachadas en C/ Cipriano Alhambra, casco extramuros.

UB-F57. Soportales en Plaza 1º de Mayo junto a San Pablo.

CASA TRADICIONAL POPULAR

BA-F60. Casa con solana, casco extramuros. C/ de los Molinos.

UB-F48. Restos de portada mudéjar (s.XIV-XV), C/ Valencia.

BA-F59. Casa con solana, casco intramuros. C/ Sacramento.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

55


PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. Ruinas

ARQUITECTURA MILITAR Y DEFENSIVA: RESTOS DE MURALLAS VISIBLES. ARQUITECTURA RELIGIOSA Y CIVIL MONUMENTAL. PALACIOS DE ESCALA MONUMENTAL.

CASAS-PALACIO, CASAS SEÑORIALES Y CASONAS. (S.XVI AL XVIII) CASAS TRADICIONALES CON PORTADA. (S.XVI AL XVIII) CONCENTRACIÓN DE FACHADAS O EDIFICIOS DEL S.XIX Y PRINCIPIOS DEL XX. EDIFICACIÓN TRADICIONAL CON VALORES AMBIENTALES.

(CONSERVACIÓN DE EDIFICIOS CATALOGADOS).

ÁMBITO DEL P.E.

ÚBEDA

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

56


PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS.

ARQUITECTURA MILITAR Y DEFENSIVA: RESTOS DE MURALLAS VISIBLES. ARQUITECTURA RELIGIOSA Y CIVIL MONUMENTAL. PALACIOS DE ESCALA MONUMENTAL.

CASAS-PALACIO, CASAS SEÑORIALES Y CASONAS. (S.XV AL XVIII) CASAS TRADICIONALES CON PORTADA. (S.XVI AL XVIII) CONCENTRACIÓN DE FACHADAS O EDIFICIOS DEL S.XIX Y PRINCIPIOS DEL XX. EDIFICACIÓN TRADICIONAL CON VALORES AMBIENTALES.

( CONSERVACIÓN DE EDIFICIOS CATALOGADOS ).

ÁMBITO DEL P.E.

BAEZA

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

57


BAEZA

PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

58


ÚBEDA

PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

59


ANO 1893

ÚBEDA

PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

60


BAEZA

PATRIMONIO EDIFICADO Y TIPOLOGÍAS HISTÓRICAS.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

61


III. 3. LA MAYOR “AUTENTICIDAD” DE LOS CASCOS HISTÓRICOS RESIDE EN LOS RESPECTIVOS RECINTOS INTRAMUROS DE ÚBEDA Y BAEZA. Al determinar el valor patrimonial de los cascos históricos nos podemos aproximar a su “autenticidad”, es decir a su originalidad y permanencias de lo que fueron, atendiendo a diversos factores que puedan ser de algún modo objetivables: grado de renovación y permanencias. - Permanencia de la imagen urbana, de las tramas históricas y de la edificación tradicional: el grado de renovación urbana.

UB-F41. C/ Afán de Rivera desde Prior Monteagudo.

BA-F56. Plaza del Arcediano.

En la medida en que los procesos de sustitición y de renovación arquitectónica y urbanística son los que alteran la imagen y tipologías arquitectónicas tradicionales, parámetros como la permanencia del trazado viario de origen histórico y aquéllos que hacen referencia al grado de conservación de la edificación tradicional han sido finalmente los más expresivos, de modo que, a partir del estudio realizado por parcelas en cada uno de los cascos, se ha podido establecer el grado de renovación urbana que afecta a cada manzana estableciéndose cuatro gradientes de autenticidad en función del porcentaje de edificaciones históricas -las construidashasta el primer tercio del presente siglo- que aún se conservan. El análisis sobre el grado de autenticidad de ambas ciudades es necesario como justificación para su posible declaración como Patrimonio Mundial, y sus conclusiones apuntan ya a los respectivos recintos intramuros de Úbeda y Baeza como espacios en los que se han operado menores cambios en la estructura urbana original y que por tanto pueden “acompañar” mejor como entornos a los espacios de excepcionales valores urbanos y arquitectónicos a incluir en la Propuesta de Inscripción. (Estos aspectos se desarrollan en el capítulo V del Informe). En efecto, como conclusiones sobre el grado de renovación urbana se puede decir que: * En Úbeda, el casco intramuros es el sector homogéneamente menos renovado- excepción hecha de las sustituciones muy localizadas en el eje de la calle Real y Rastro-, de manera que la sustitución de la edificación antigua ha sido gradual y más intensa en la corona extramuros donde las manzanas se han renovado a veces en más de sus dos terceras partes. El proceso de renovación también pone de manifiesto las sensibles diferencias cualitativas que se aprecian entre el recinto intramuros y resto del casco extramuros.

UB-F47. Detalle de portada Casa de los Salvajes (s.XVI). C/ de Ventaja-Horno de Contador.

UB-F46. Almohadillado del Palacio del Obispo Canastero (s.XVII). C/ Losal.

* En Baeza la renovación urbana, más acusada que en Úbeda, es homogénea, aunque la zona central del recinto intramuros apenas se ha alterado. Sin embargo, la transición brusca entre estas zonas bien conservadas y unas áreas de borde totalmente renovadas, provocan un excesivo contraste en la imagen urbana. Hay que referirse con ello al borde oeste del casco, configurado por actuaciones de vivienda en bloques

e hileras de viviendas unifamiliares adosadas de construcción reciente que impiden lo que sería una deseable continuidad espacial entre el casco tradicional y el cerro del Alcázar, presentando además una zona de contacto con el espacio libre sin resolver adecuadamente. - Permanencia del significado. Las ciudades históricas de Úbeda y Baeza poseen todavía una gran riqueza de significado lo que se deduce de los análisis de percepción realizados y que permiten comprender visualmente cómo es la estructura de la ciudad y cómo sus edificios monumentales y los espacios públicos más significativos sirven de informadores urbanos. En ciudades con un patrimonio tan extenso, es preciso establecer distintas escalas de percepción y comenzar por hacer una cierta abstracción que nos permita componer una noción general de la ciudad histórica. Lógica para comprender la escena urbana que opera del mismo modo en espacios reducidos y que se estructura a partir de lo que podrían llamarse “jerarquías visuales”. En efecto, a partir de las imágenes de conjunto y del paisaje urbano interior, se puede explicar claramente cómo era la ciudad histórica, los hitos visuales y los espacios con carácter de puerta, ejes y nodos. Imágenes en las que la presencia de elementos tan definitorios como la muralla y la propia topografía ordenan las vistas de conjunto, enfatizan los espacios con carácter de puerta de la ciudad histórica, sirven de referencia y orientación en el caso de los hitos monumentales y, sobre todo, delimitan espacialmente los ámbitos en que se estructura la ciudad histórica, recintos “intra y extramuros”, como espacios urbanos nítidamente diferenciados. Aunque de los respectivos recintos amurallados sólo se han conservado algunos tramos de la muralla, los espacios puerta están lógicamente relacionados con las antiguas puertas de los respectivos recintos. En ellos se puede interpretar, con mayor claridad que en otros espacios, el trazado de la ciudad antigua, la importancia de los caminos que relacionaban con otras ciudades, etc. - En Úbeda, esta puerta por excelencia es la Plaza de Andalucía, de la que parten los ejes tradicionales de mayor importancia, aunque también se reconocen con la misma claridad otras puertas que debieron tener también cierta importancia: la del Losal -que además coincide con una puerta muy bien conservada de la muralla- y a la que acometía el antiguo camino de Valencia, calle del mismo nombre que estructura el arrabal de San Millán desarrollado también a lo largo de la calle Llana. Además se perciben claramente otra serie de espacios puerta que sugieren del mismo modo que se accede al casco intramuros y a las que se enfrentan los ejes radiales: calle Trinidad, Ancha, San Francisco, San Nicolás, la calle Valencia..., cada unaenfrentada a una de las puertas. Sin embargo los nodos están más ocultos. Los monumentos en Úbeda son menos perceptibles porque las condiciones ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

62


Ruinas

BAEZA 0

50

100

200

300

400

500

ÚBEDA

0

50

100

200

300

GRADO DE RENOVACIÓN:

> 66 % DE CONSERVACIÓN.

GRADO DE RENOVACIÓN:

> 66 % DE CONSERVACIÓN.

CONSERVACIÓN DE EDIFICIOS HISTÓRICOS POR MANZANAS.

33 - 66 % DE CONSERVACIÓN.

CONSERVACIÓN DE EDIFICIOS HISTÓRICOS POR MANZANAS.

33 -.. 66 % DE CONSERVACIÓN.

< 33 % DE CONSERVACIÓN.

< 33 % DE CONSERVACIÓN.

100 % NUEVA EDIFICACIÓN.

100 % NUEVA EDIFICACIÓN.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

500

400

63


UB-F13

UB-F15. Espacio-puerta. Plaza del Marqués desde C/ Ancha.

UB-F29. Plaza de Andalucía.

topográficas y el trazado viario ofrecen menores posibilidades de perspectiva y sólo cuando estos edificios se implantan en espacios públicos amplios es cuando alcanzan entonces todo su potencial urbano. Sucede además que el recinto intramuros conserva en mayor medida la edificación tradicional, mientras que el resto del casco extramuros se presenta como el espacio urbano que está más transformado como ocurre con el entorno de San Isidro, lo que disminuye los valores de significado de la ciudad histórica en la corona exterior. Asimismo, las importantes alteraciones tipomorfológicas -sobre todo la renovación con introducción de edificios descontextualizados, con pautas formales ajenas a la propia sintaxis del casco y de mayor altura y volumen -los edificios renovados en el Rastro o en la Corredera- anticipan ya la ruptura morfológica que puede detectarse entre el casco intra y extramuros. Todo ello nos lleva a la conclusión de que la carga de significado es mucho mayor, con gran diferencia, en el recinto intramuros. - En Baeza, la estructura formal y visual del casco también resulta suficientemente elocuente para comprender la ciudad histórica. A ello contribuye desde la propia morfología del asentamiento: el espolón natural redibujado por el trazado original de la muralla y la vaguada del arroyo del Matadero en su borde norte, siempre conservada como espacio libre, hasta los distintos espacios-puerta del recinto murado, algunos de ellos más expresivos por los trazados viarios que por los propios restos edificados de la muralla, hoy desaparecidos en gran parte.

UB-F12. C/Cava, restos de murallas y casas adosadas.

UB-F14. Vistas desde C/ Rodadera del resto del caserío.

UB-F11. Vista de cubiertas y torres desde el Palacio Vázquez Molina.

Por su claridad hay que destacar sin duda la puerta de Úbeda -que todavía conserva la puerta original de la muralla-, la puerta del Cañuelo, sólo reconocible por el trazado viario, pues de ella parte el eje urbano más monumental del recinto intramuros hasta la catedral, aunque ha perdido en parte su capacidad de evocación sobre todo por la arquitectura recientemente construida sobre lo que fue el colegio de la Compañía de Jesús; o la Plaza del Pópulo, otro de los espacios puerta por excelencia. Del mismo modo puede identificarse en Baeza la huella, en forma de gran vacío urbano luego ocupado por el parque y por usos públicos, de lo que fueron antiguos ejidos. Y al igual que en Úbeda, las parroquias que estructuran y sirven de hitos visuales a las zonas de extensión tradicional del casco. Con la presencia de algunas calles cuyo trazado, no ya tanto por su anchura como por su longitud y continuidad, recuerdan el trazado de los antiguos caminos. - Permanencia de tipologías históricas e integración de la“nueva arquitectura” en los cascos.

BA-F35. Eje de C/ Compañía desde la Puerta del Cañuelo.

Hay que referirse aquí a la autenticidad de la imagen urbana que hoy la componen viejas y nuevas arquitecturas. En efecto, desde mediados del presente siglo, con la renovación y sustitución de edificios históricos por tipologías de vivienda colectiva comienza a modificarse la imagen tradicional disminuyendo o anulando los valores de autenticidad en algunas zonas.

BA-F23. C/ Barreras desde Cánovas (Puerta de Úbeda).

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

64


BA-F32. Arco del Barbudo desde c/ Arco de las Escuelas.

UB-F30. C/ del Real. Torre del Palacio de los Condes de Guadiana.

UB-F70. C/ Fuente Risas. Ejemplo de transformaciones y renovaciones del caserío. BA-F67. Casa urbana del casco extramuros, S. XIX.

BA-F30. Puerta de Toledo, casco extramuros.

UB-F72. Nueva construcción en C/ Fuente Risas.

Las nuevas fachadas, dictadas en las décadas pasadas por criterios estéticos impuestos desde las Comisiones de Patrimonio, todavía hoy vigentes como hábitos proyectuales al uso en la arquitectura actual, -pues la normativa estética y de composición de los Planes Especiales nunca puede suplir el ejercicio ya arquitectónico de cada proyecto concreto-, responden al resultado esperado: numerosos ejemplos de pastiche formal en las renovaciones más antiguas como solución más fácil para el arquitecto y seguramente demandada por el promotor, pero hoy valorados como mal menor al ser las soluciones que -a la vista de otros intentos más “libres”- mejor se han integrado en los códigos formales de la ciudad tradicional. Junto a esta tendencia discreta, lo grave son aquellas soluciones que pretenden una reinterpretación formal del contexto histórico con resultados, cuando menos, dudosos: ejemplos de la banalidad y falsa autenticidad al reinterpretar elementos de la arquitectura tradicional, desvirtuados por la incoherencia y ausencia de lógica constructiva y compositiva cuando intentan recurrir a las soluciones tradicionales. Y no sólo se ha cambiado la arquitectura e imagen urbana sino que la ruptura con la ciudad tradicional se produce con las transformaciones tipológicas: el paso de la “uni” a la plurifamiliar que ha modificado además la forma de vida y uso del espacio urbano. En el otro extremo de la balanza, y como aportación a la cultura arquitectónica contemporánea hay que destacar la coherencia seguida por la Escuela Taller de Baeza en el “enfoque conceptual” de la intervención sobre edificios históricos, habiendo desarrollado algunas intervenciones que incluso han merecido el reconocimiento por organismos internacionales: la intervención sobre el Palacio de Villarreal, rehabilitado para viviendas, fue Diploma de Mérito Europa Nostra; la intervención en el antiguo Convento de Santa Catalina ha sido seleccionada en el Concurso Hábitat de Naciones Unidas; o la obra en curso del antiguo Cuartel de Sementales, todos ellos se valoran como buenos ejemplos de lo que también puede considerarse como “autenticidad” en el compromiso que la intervención debe mostrar con nuestro tiempo sin renunciar al diálogo y respeto hacia el edificio histórico. Intervenciones como las del claustro de Santa Catalina que clarifican el significado de unos restos arquitectónicos cuyo alcance admite mayores grados de libertad para la reutilización del antiguo edificio. Y junto a los criterios más arquitectónicos, se destaca también cómo los distintos oficios que se enseñan en esta escuela se imparten bajo esta misma forma de entender la intervención sobre el patrimonio histórico. Pero también en Baeza ha habido intervenciones que constituyen ejercicios arriesgados y controvertidos como fue en su día la reconstrucción virtual de la cúpula de San Francisco, en nuestra opinión de resultados muy dudosos ya que, dada la entidad de los restos conservados, desde una vista lejana el volumen aparente se nos muestra ajeno y fuera de contexto, pues su sustento, el resto del edificio, no se puede percibir. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

65


BA-F69. Rehabilitación del Exconvento de Santa Catalina.

BA-F70. Claustro de Sta. Catalina, viv. pública.

BA-F18. C/ Cuesta de San Gil, vista desde el recinto intramuros de los hitos del casco extramuros.

En el mismo sentido de lo que venimos tratando, en Úbeda sólo podemos destacar algunas intervenciones muy dignas realizadas con criterios de “autenticidad contemporánea”: la rehabilitación del Palacio o Casa de Los Morales, en la Plaza de Santo Domingo, para viviendas de promoción pública, realizada por la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía o la adecuación del Hospital de Santiago para su actual uso, aunque en este caso la Escuela Taller no ha protagonizado ninguna nueva intervención o rehabilitación que aporte este tipo de valores a la cultura urbana actual pues la opción seguida en la intervención sobre el patrimonio es mucho más convencional que la de Baeza. Ejemplo de ello lo tenemos en la intervención realizada en Plaza Corazón de Jesús, sede actual de la Escuela Taller: un buen ejemplo de recuperación de espacio urbano pero bastante más mediocre como solución arquitectónica. Sin embargo encontramos en Úbeda el ejemplo de lo que nunca debería ser una intervención sobre un edificio histórico con la lamentable reconstrucción de la Casa del Blanquillo en la que se manifiesta un grave desprecio por los criterios de intervención y una falta absoluta del rigor que una intervención de este tipo requiere. La responsabilidad patrimonial habría aquí que exigirla en primer lugar al autor del proyecto pero también a las distintas administraciones que consienten y “subvencionan” intervenciones de este cariz. De las intervenciones que vienen realizándose, se apuntan también como rasgos que restan autenticidad a los cascos históricos: - En Baeza: exceso de mampostería vista en fachadas, una tendencia reciente en la rehabilitación cuando éstas siempre fueron enfoscadas y pintadas; invención de una imagen medieval en el recinto intramuros ajena a la tradición baezana (actuaciones de la Fundación Aliatar del Opus Dei detrás de la catedral).

BA-F55. C/ Huerta de S. Juan, barrio transformado de San Lázaro.

BA-F28.C/ Barreras esq. C/ Compañía, Puerta del Cañuelo.

- En Úbeda, la intromisión de la “vía de circunvalación sur” en la fachada histórica de la ciudad; la falsa reconstrucción de murallas en la Redonda de Miradores; los criterios de urbanización del espacio público en redonda de miradores: rejas al campo, zona de aparcamientos en rellenos de ladera este y en el antiguo huerto del Carmen (entorno de la muralla en San Millán).

UB-F73. Sede de la Escuela Taller. Plaza Corazón de Jesús. UB-F71. Intervención inadecuada en la Casa del Blanquillo.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

66


III. 4. LOS CASCOS DE ÚBEDA Y BAEZA TAMBIÉN TIENEN PROBLEMAS DE FUNCIONALIDAD: ACCESIBILIDAD, DISFUNCIONES DE USOS Y DEFICIENCIAS EN LA CONSERVACIÓN DE LOS EDIFICIOS HISTÓRICOS. Si se acepta que el equilibrio funcional de los cascos históricos es síntoma de su plena vigencia urbana, llegaremos a conclusiones bien distintas al comparar las situaciones de Úbeda y Baeza. Avanzando un diagnóstico global sobre su funcionalidad, relacionado con el estado de uso yconservación que presentan, hay que decir que existe una clara diferencia funcional entre ambos, observando dos situaciones actuales y tendencias muy diferentes: - El casco de Baeza, sobre todo el extramuros, aún constituye el lugar indiscutible para vivir en la ciudad: podría decirse todavía que es la mejor zona y la más céntrica de Baeza pues las nuevas áreas de crecimiento no reúnen aún los usos y actividades necesarias para ejercer una competencia con el equilibrio funcional del casco; sólo representan una nueva oferta tipológica pero en zonas que deben ser consideradas todavía de “periferia”. Ello implica que el casco siga estando plenamente vigente, donde se acometen, con normalidad, las obras necesarias de conservación o de modernización y que por esta misma razón en su conjunto el casco esté más renovado. Esta hipótesis explica porqué su estado general de conservación es bueno no detectándose zonas especialmente degradadas donde exista una concentración de situaciones de deterioro grave de la edificación. Sólo las áreas interiores al recinto amurallado (Santa Clara y entorno de Santa Catalina), podrían acusar un cierto grado de aislamiento e inaccesibilidad que derivase en abandono, hecho que hoy por hoy no se detecta. - Por el contrario en Úbeda, el área central de la ciudad se ha desplazado claramente hacia el norte, incluso “tirando”en esa tendencia de los usos terciarios, y sólo roza tangencialmente el borde del recinto intramuros. Área central de la que gravita, mediante una calle Real cada vez más debilitada de actividad comercial, la zona monumental y administrativa, zona excesivamente especializada en este tipo de actividades como para satisfacer las demandas de los residentes. Además, las opciones residenciales en Úbeda se han diversificado y ampliado mucho en las últimas décadas, apareciendo como alternativa a la vivienda tradicional el piso en una “buena zona” de la ciudad moderna, ciudad cada vez más equipada y activa que el casco, junto con las colonias de adosados de las afueras, y teniendo como consecuencia un mayor despoblamiento o abandono del casco, especialmente acusado en las que hemos llamado áreas residenciales interiores. En estas áreas (Jurado Gómez, Santa Clara, tras la muralla de la Cava, o Santo Tomás) es precisamente donde se concentran los mayores problemas de accesibilidad, de habitabilidad, inadecuaciones tipológicas, pérdida de vigencia de la estructura urbana, y, como consecuen-

cia, abandono y degradación. Y donde la opción conservación-renovación es más difícil de dirimir porque a veces deben ir aparejadas para evitar males mayores. Pero con independencia de esta impresión general, analizar la vigencia actual de los cascos significa también abordar su adaptación y validez para desarrollar las condiciones de vida que actualmente se requieren para que estas áreas sigan siendo competitivas con otras zonas de la ciudad, lo que se manifiesta en sus condiciones de accesibilidad y en la calidad de vida que ofrecen. En este sentido hay que analizar: problemas derivados del tráfico y aparcamientos; usos y actividades urbanas; vigencia de las tipologías históricas y estado del espacio público. - Deficiencias en la accesibilidad, tráfico y aparcamientos. La congestión urbana en algunas zonas de Úbeda o Baeza, como en otras tantas ciudades medias, no se explica por sus crecimientos demográficos, moderados o ligeros, sino por factores como el incremento de la motorización y la débil capacidad de las tramas tradicionales para absorber la creciente movilidad mediante vehículo privado. En efecto, estos tejidos urbanos que se valoran precisamente por una coherente conjunción de patrimonio edificado y espacio público, con viarios generalmente angostos e irregulares, y de escasas realineaciones modernas, todo lo más del XIX, resultan incompatibles con un nivel de motorización cada vez más intenso. En este contexto, los problemas, aunque de distinta intensidad, son comunes: * La accesibilidad en relación al conjunto de la ciudad. En Úbeda la accesibilidad del casco es absolutamente dependiente del viario de la ciudad moderna, con una zona monumental en una posición cada vez más periférica respecto a la ciudad actual y futura y con barrios que nada tienen que ver con otros sectores de la nueva ciudad. Sin embargo en Baeza, donde las calles principales estructuran tanto el casco como el resto de la ciudad, el recinto intramuros goza de una cierta autonomía lo que deja a la zona monumental en mejores condiciones deaccesibilidad relativa. * Difícil movilidad motorizada en algunas áreas del casco intramuros de Úbeda y Baeza, donde sólo es posible acceder a pie, o dificultad de acceso para vehículos de mayor tamaño. Esto es especialmente grave en las “áreas interiores” del recinto intramuros de ambas ciudades y en el borde de la cornisa sur de Baeza: un frente infranqueable y necesitado de un mayor número de registros desde el Paseo de la Muralla. * Conflictos peatón-automóvil en las calles más comerciales o coincidentes con accesos importantes, así como en el resto de viario por su estrechez y los reducidos acerados existentes. * Falta de aparcamientos en zonas comerciales. En

horarios no coincidentes con el comercial no existen problemas de aparcamiento para los residentes pues tanto Úbeda como Baeza disponen de numerosas cocheras y garajes en la planta baja de los edificios. En horas punta y en zonas centrales comerciales (los alrededores de las Plazas de Andalucía y de la Constitución en Baeza, o de los Mercados de Abastos, etc.), el problema afecta a visitantes procedentes de otras zonas de la ciudad o de fuera de la misma. * Insuficientes aparcamientos para las zonas monumentales donde se concentran también actividades administrativas, culturales y turísticas, y para las que existen muy pocas plazas disponibles y a veces situadas en entornos monumentales, con el impacto visual que ello provoca. Hasta ahora las soluciones tradicionales que vienen aplicándose en ciudades históricas de tamaño medio han consistido básicamente en ejecución de variantes, como la recientemente ejecutada en Baeza, que eviten la confluencia del tráfico de paso con el de carácter urbano; progresiva peatonalización de zonas saturadas, zonas que por sus funciones comerciales o de centralidad urbana están agotando su capacidad de absorción del tráfico rodado; y localización de “ bolsas” de aparcamientos periféricos al casco. Algunas de estas medidas se están implantando en Úbeda y Baeza, aunque su desarrollo es aún mínimo y no obedece a una estrategia global que encuadre las medidas adoptadas. Y es que el necesario proceso de peatonalización ha de ser planificado y ejecutado gradualmente de manera que no acentúe la decadencia de determinadas áreas, y que, en todo caso, conlleve la renovación funcional y el saneamiento de las mismas. Estos procesos deben ir acompañados de la creación de aparcamientos periféricos al casco y la coordinación con el transporte colectivo (necesario en Úbeda), así como de operaciones globales de rehabilitación urbana (de las edificaciones y del espacio público) que mejoren su atractivo como zonas turísticas, lúdico-comerciales y/o de servicios cualificados. Actualmente los aparcamientos públicos de Úbeda y Baeza se disponen en superficie, aprovechando la red viaria, al existir un único estacionamiento subterráneo vinculado al casco histórico en Baeza (Antiguo Cuartel de Sementales) y siendo mínimas las áreas destinadas específicamente para este fin en los respectivos cascos históricos. Al analizar la estructura urbana de ambas ciudades históricas se han localizado algunos espacios con oportunidad para ello, bien situados respecto al recinto intramuros, y, por su parte, los respectivos planes urbanísticos de Úbeda y de Baeza prevén distintas medidas en este sentido. En Úbeda el planeamiento llega a proponer distintas áreas de aparcamiento, aunque sin ser suficientemente claras las opciones elegidas, sobre todo cuando las determinaciones de PE y PG en cuanto a la localización de estas áreas no son ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

67


coincidentes. Estas áreas de aparcamiento, suponemos que público, para al menos 300 vehículos cada uno, se localizarían en la parte norte y sur del casco: aparcamientos subterráneos en la Plaza de Andalucía, Plaza del Primero de Mayo, y uno en superficie en las Eras del Alcázar. Con ello se lograría servir al eje Trinidad-Real en el eje norte-sur, y C/ NuevaCorredera en el eje este-oeste, así como a la demanda de estacionamientos de la Plaza de Santa María y Parador de Turismo. Además se prevé el aparcamiento de la Glorieta de la Constitución y el espacio entre la Plaza de Santa María y Juego de Bolas -que posiblemente se incorpore al Parador de Turismo-. Respecto al aparcamiento de Aguardentería, previsto por el PE, no se pronuncia ahora el PG. Y del mismo modo, respecto a la peatonalización, ya sea de forma estricta, compartida o concalzada exclusiva, se propone en Úbeda para los ejes tradicionales: calles Trinidad, Real, Mesones, Plaza de Andalucía en su área norte y oeste, etc. C/ Gradas, San Isidro, Plaza de San Pedro y otras similares, lo que podría tener viabilidad cuando se cierre el cinturón de Ronda del Centro Histórico. Asimismo se habla de potenciar intercambiadores de transporte que relacionen las anteriores áreas de aparcamiento con un sistema de transporte público mediante microbuses que resuelvan la conexión entre los centros administrativos y comerciales de la ciudad. Todo este conjunto de medidas indica una preocupación por ordenar los aspectos relacionados con la movilidad y aparcamientos, lo que sugiere la oportunidad de realizar al menos en Úbeda, un Estudio de Movilidad que jerarquice y dimensione las medidas a adoptar, especialmente las relacionadas con la viabilidad de aparcamientos subterráneos y ordenación del transporte público que sí parece necesitar. - Disfunciones en los usos y actividades urbanas, especialmente en Úbeda. Es muy diferente el análisis que podemos hacer de ambos cascos históricos, aunque el diagnóstico está relacionado con las reflexiones antes apuntadas sobre las áreas comerciales o de centralidad. En Úbeda el problema de los usos se deriva de la disminución generalizada de la actividad urbana dentro del recinto intramuros. Es preocupante ver cómo las actividades comerciales tienden a desaparecer o a desplazarse hacia el norte, fuera del recinto intramuros, y cómo esta tendencia también se refleja en las actividades residenciales que aparecen debilitadas por los procesos de abandono de edificios antiguos. Junto a ello, la excesiva especialización del área administrativa y cultural de la Zona Monumental, con una clara franja de uso diurno, incluso concentrada en horario de mañana, debería verse reforzada con otro tipo de actividades capaces de desarrollar una mínima actividad complementaria a la residencia tanto para equiparla como para animar la vida ciudadana. Aunque a veces no se puede luchar contra las tendencias del mercado, tal vez habría que apostar por la

creación de un centro turístico más potente, apoyando las actividades complementarias a este sector para que se concentren aquí. En este sentido, dar facilidades para mejorar la infraestructura turística: hoteles, restaurantes, etc. y fomentar también esta zona para que tengan cabida usos lúdicos para toda la ciudad y no sólo del visitante exterior: zonas de bares, actividades artísticas; hacer itinerantes las muestras u ofertas culturales de la ciudad que funcionan muy bien en el Hospital de Santiago pero la pena es que esta actividad no se difunda por el resto del casco; etc. En definitiva, todo apunta a la necesidad de impulsar un plan de acciones concretas que ayuden a reanimar el uso y diversificar las funciones del casco intramuros. La recuperación del Teatro Ideal Cinema como Centro Cultural, el establecimiento de un Centro de Salud y creación de zonas deportivas en el casco sur son actuaciones previstas en el PG que pueden ir regenerando la actividad del casco, aunque la presencia de nuevos usos relacionados con el turismo y hostelería así como alguna superficie comercial serían también muy deseables. En Baeza, el diagnóstico es distinto. Por ahora no existen los problemas de abandono del casco ni tampoco es previsible que ello suceda. Se trataría sobre todo de consolidar los usos actuales, plenamente vigentes, y mantener el centro de la ciudad vivo como hasta ahora. Respecto a los usos sólo plantean ciertos problemas dos enclaves industriales que sería conveniente erradicar del casco, concretamente dos fábricas de aceite que generan impactos ambientales y paisajísticos, y, posiblemente en época de recolección, dificultades añadidas a la movilidad interior del casco. Están situados en calle Julio Burell, en el solar del que fuera antiguo convento del Carmen; y en la Plaza de Requena, en el borde sureste del casco intramuros junto a la casa del Vicario (también aquí ocupando parte del antiguo convento de Santa Clara), un espacio de oportunidad para recuperar una de las puertas del recinto hoy desaparecidas, la puerta de Quesada. En la medida en que su traslado fuese económicamente viable, la ciudad ganaría dos espacios significativos para mejorar la trama urbana, sobre todo, propiciar una mayor y mejor accesibilidad desde el borde sur del casco. - Son cascos históricos con un buen estado de urbanización y conservación del espacio público más monumental. El estado de la pavimentación tanto de Úbeda como de Baeza, en general es más que aceptable, e incluso de calidad, sobre todo la urbanización efectuada para las zonas más monumentales a base de pavimentos pétreos muchos de los cuales, a pesar de tener varias décadas, todavía se encuentran en condiciones aceptables, aunque, analizado el casco histórico en su conjunto, sería deseable que la urbanización respondiese a un criterio unitario en cada ciudad, planteamiento global de cómo debería actuarse en el casco y en sus diferentes zonas. Posiblemente, una vez más será una

cuestión de insuficientes recursos económicos, el caso es que existe una gradación en cuanto a la calidad de la urbanización, relacionada con el valor monumental o con el carácter más popular de los distintos espacios. En este sentido, junto a las soluciones de empedrados tradicionales que presentan buena parte de ambos recintos intramuros, con un estado de conservación medianamente adecuado, en Úbeda domina el acabado de la calzada en hormigón -solera generalmente ejecutada como parcheo sobre un antiguo empedrado- y, raras veces, el asfalto. En Baeza, sin embargo, la mayoría de las calles del casco extramuros están asfaltadas o se resuelven en hormigón, habiendo desaparecido prácticamente los empedrados. Hay que decir que, de todos los tipos de pavimentos empleados, tanto el hormigón como sobre todo el asfalto disminuyen los valores ambientales y la percepción de autenticidad en aquéllas calles con mayor presencia de edificación tradicional y casas catalogadas, además de que el empedrado se asocia a los ámbitos más populares de cada conjunto. No quiere ello decir que pensemos en la vuelta al empedrado tradicional en calles por las que ya no deben transitar animales, pero sí en que podía recurrirse a otro tipo de materiales compatibles con otras condiciones de tránsito actuales, acabados que aporten otros valores ambientales: pavimentos de hormigón impreso, adoquinados, etc. En cualquier caso se echa en falta una mayor coherencia de modo que al menos se unifique el criterio de urbanización, por tipos de calles o zonas del casco, tanto de la pavimentación como del resto del mobiliario urbano y elementos de urbanización. Otra serie de elementos que suponen una agresión visual para el casco: los tendidos y cableado aéreos; mobiliario urbano inadecuado; contenedores de basura, etc. cuya situación a veces no parece estar supeditada a los valores que pueden alterar. Además: - circulación y aparcamiento incontrolado de vehículos en algunas zonas. - texturas o urbanización de espacios a veces sólo tratados para vehículos y no para el peatón, - medianeras vistas con cerramientos sin revestir a veces visibles desde la vía pública, etc. - El deterioro físico de la arquitectura histórica y la pérdida de la vigencia funcional de algunas tipologías. Mientras que la casa tradicional se ha mantenido como forma de vivienda generalizada hasta mediados del presente siglo, momento en que se inicia la renovación y sustitución masiva, en ciertas calles o ejes más tensionados por la presión comercial e inmobiliaria, por una tipología de casa de pisos, algunas tipologías históricas han dejado de tener vigencia con los modos de vida actuales. De hecho, las ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

68


tipologías han ido evolucionando para adaptarse a las características socioeconómicas de los ciudadanos y a las nuevas demandas de la población, por lo que en la ciudad moderna se ha impuesto como alternativa a la vivienda tradicional el piso por plantas y, recientemente, la vivienda unifamiliar adosada en la periferia. La reutilización de edificios históricos de carácter monumental se ha venido produciendo en Úbeda y Baeza desde hace décadas y la mayoría de palacios y edificios históricos significativos acogen hoy actividades públicas administrativas, culturales, docentes, etc. que han evitado su abandono y degradación. Tampoco es preocupante el estado de los edificios monumentales de arquitectura religiosa y civil pública, con mínimas actuaciones pendientes si se compara con la importancia global del patrimonio de las dos ciudades. Así, en Úbeda habría que señalar como actuaciones pendientes sobre edificios singulares: la restauración de la iglesia de San Lorenzo y algunos lienzos o paños de muralla; y en Baeza, el Palacio de Jabalquinto junto a la recuperación de las ruinas de las iglesias románicas de San Pedro y San Juan. De las tipologías históricas analizadas, son las tipologías residenciales singulares las que han perdido su vigencia actual en el sentido de que las clases sociales que las impulsaron y sus formas de vida han quedado obsoletas: los palacios y grandes casas señoriales, edificios que poseen un enorme interés arquitectónico pero que difícilmente responden a

CUADRO- 11. Úbeda. Necesidades de rehabilitación. Estado de conservación

casco intramuros

resto casco extramuros

99

98

197

108

94

202

Ruina

14

8

22

Infra vivienda

35

9

44

TOTAL

256

209

465

Abandonados

(91)

(100)

(191)

Rehab. Leve Rehab. Profunda

total nº de edificios

Fuente: E.P. a partir de trabajo de campo de julio 1998

CUADRO-12. Baeza. Necesidades de rehabilitación. Estado de conservación

casco intramuros

resto casco extramuros

total nº de edificios

Rehab. Leve

29

91

120

Rehab. Profunda

14

135

149

Ruina

6

13

19

Infra vivienda

8

13

21

TOTAL

57

252

309

(10)

(88)

(98)

Abandonados

Fuente: E.P. a partir de trabajo de campo de julio 1998

las actuales demandas residenciales y cuya conservación pasa por su necesaria adaptación a nuevos usos; eso sí, con intervenciones que sepan convivir y respetar sus elementos y espacios esenciales. UB-F59. Plaza de Josefa Manuel, interior de antiguo palacio.

Con ciertas reservas, puesto que el reconocimiento que se ha realizado de los edificios ha sido exclusivamente por su aspecto exterior, el estado conservación de los edificios del casco se refleja en los cuadros siguientes: La diferente situación apuntada en las dos ciudades, dibuja como consecuencia un panorama muy distinto de las necesidades de rehabilitación residencial en Úbeda y Baeza (basta comparar los esquemas realizados sobre el Grado de Ocupación de los edificios del casco para apreciar la notable diferencia entre ambos).

Al mismo tiempo se observa una cierta revalorización del casco , que tiene que ver con una clase social de profesionales y clases medias-altas; clase minoritaria pero que posee un mayor nivel cultural y capacidad económica, que comienza a mostrar unos hábitos de vida más “modernos”, en el sentido de optar por unas mejores condiciones interiores de la vivienda. Una opción que supone también elegir, frente a otras zonas de la ciudad, las exclusivas condiciones que les aporta vivir en el casco como pueden ser en este caso las posibilidades espaciales, arquitectónicas y riqueza interior de la vivienda, la ausencia de molestias de tráfico y ruidos, el poder disponer de un patio o jardín en tu propia casa, la oportunidad de vistas si se puede disponer de alguna terraza, etc. y el saberse rodeado de historia y arte son muchas de las circunstancias que también se valoran. Además de unos precios de suelo en los cascos excesivamente altos en relación a otros sectores (en Baeza puede estar el precio del solar en las 100.000 ptas/m2 mientras que en las actuales áreas de crecimiento está a unas 30.000) los mayores problemas para que esta dinámica rehabilitadora aumente intuimos que se deben además, junto a las difíciles condiciones de accesibilidad motorizada y a la imposibilidad a veces de tener garaje propio en algunas zonas del casco, a otras razones económicas: que el encaje económico de la operación de compra de la casa más rehabilitación fuese equiparable al precio de un chalet de los adosados de la periferia; que no exista un “producto rehabilitado acabado” en el mercado de la vivienda que hasta ahora se está valiendo para llevar a cabo estas operaciones individualizadas sólo y exclusivamente de la figura de la autopromoción; a las dificultades administrativas al operar en edificios catalogados en muchos de los cuales no se sabe a priori lo que se puede hacer, etc. Estos temas se desarrollan en el apartado específico dedicado a la rehabilitación, donde se valoran también los instrumentos de ayudas financieras y otras posibilidades de gestión. En los esquemas elaborados a partir de la información sobre el estado de conservación de la edificación - de julio de 1998se localizan los edificios históricos desocupados en la actualidad. Asimismo, de las opiniones y sugerencias que se han recabado a lo largo del proceso de diagnóstico, se pueden realizar propuestas de reutilización, sugerencias que se intentan canalizar a través del Programa de Gestión Patrimonial.

En este sentido, las necesidades de intervención más acuciantes apuntan sobre todo a los edificios de mayor superficie y parcelas: casas palaciegas y casas señoriales, y, en segundo lugar, y particularmente para el casco de Úbeda, es preciso corregir la tendencia de abandono por despoblamiento del casco, que está dejando muchas casas cerradas sin uso y en un proceso de deterioro progresivo. UB-F49. Casas populares mudéjares (s. XIV-XV). Gradeta de Sto. Tomás.

BA-Ff76. Rehabilitación de edificio catalogado. C/ San Andrés.

UB-F67. C/ Hernán Crespo.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

69


Ruinas

BAEZA 0

ESTADO DE CONSERVACIÖN.

ÁMBITO DEL P.E.

EDIFICIOS QUE PRECISAN REHABILITACIÓN:

50

100

200

300

DETERIORO MENOR.

400

500

ÚBEDA ESTADO DE CONSERVACIÓN.

0

ÁMBITO DEL P.E.

50

EDIFICIOS QUE PRECISAN REHABILITACIÓN:

100

200

300

400

DETERIORO MENOR.

DETERIORO GENERALIZADO.

DETERIORO GENERALIZADO.

INFRAVIVIENDAS A ELIMINAR.

INFRAVIVIENDAS A ELIMINAR.

REHABILITACIONES SINGULARES O ESPECIALES.

REHABILITACIONES SINGULARES O ESPECIALES.

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

70


Ruinas

BAEZA 0

GRADO DE OCUPACIÓN DE LA EDIFICACIÓN DEL CASCO HISTÓRICO.

50

100

200

300

400

500

ÁMBITO DEL P.E.

ÚBEDA

0

GRADO DE OCUPACIÓN DE LA EDIFICACIÓN DEL CASCO HISTÓRICO.

50

100

200

300

500

400

ÁMBITO DEL P.E.

EDIFICIOS DESOCUPADOS.

EDIFICIOS DESOCUPADOS.

SOLARES SIGNIFICATIVOS POR SUPERFICIE Y SITUACIÓN.

SOLARES SIGNIFICATIVOS POR SUPERFICIE Y SITUACIÓN.

SOLARES DE MENOR ENTIDAD.

SOLARES DE MENOR ENTIDAD.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

71


IV.

LA PROTECCIÓN Y FOMENTO DE LOS CASCOS HISTÓRICOS.

IV. 1. LAS DOS CIUDADES CUENTAN CON LOS INSTRUMENTOS DE PROTECCIÓN PREVISTOS POR LA LEY DEL PATRIMONIO HISTÓRICO ESPAÑOL: DECLARACIONES COMO CONJUNTOS HISTÓRICOS Y PLANES ESPECIALES.

BA-F31. Muralla. Puerta de Úbeda.

Desde su declaración como Conjuntos Históricos (en 1955 Úbeda y en 1966 Baeza), como primera medida de tutela patrimonial, ésta ha sido asumida por distintas administraciones. En una primera etapa en la que el patrimonio era valorado casi exclusivamente por su carácter monumental y no tanto por su coherencia urbana, y ante la ausencia de planes urbanísticos adecuados a la naturaleza de estos conjuntos situación generalizable a todo el contexto nacional- se aplicaron las Instrucciones de 1964 que regulaban aspectos estéticos de carácter típico y pintoresco, siendo la Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente del Ministerio de Cultura, el órgano administrativo responsable de autorizar cualquier actuación comprendida en los ámbitos declarados. Con la entrada en vigor de la Ley del Patrimonio Histórico Español de 1985 (LPHE), la declaración de Conjunto Histórico como Bien de Interés Cultural vino a suponerles a los municipios así declarados (art.20 de la LPHE y art. 32 de la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía) la obligación de redactar un Plan Especial de Protección del área afectada, u otro instrumento de planeamiento de los previstos en la legislación urbanística, que cumpliese al menos los contenidos establecidos por la propia Ley. Con ello esta legislación reconoce la naturaleza urbana de estos ámbitos y recurre a un instrumento urbanístico para que regule las intervenciones sobre los mismos. De hecho, como ya se ha explicado en este informe, estos conjuntos cuentan con los primeros Planes Especiales y Catálogos que se redactaron en Andalucía adaptados a la Ley del Patrimonio Histórico Español: Úbeda desde 1989 y Baeza desde 1990. Estos planes, actualmente vigentes, se redactaron por tanto siguiendo el espíritu de la LPHE que supone, básicamente, la conservación de los Conjuntos Históricos a partir del mantenimiento de su estructura urbana y arquitectónica. Desarrollando sus contenidos básicos, los planes abordan los aspectos de protección generalizada de la edificación tradicional y del ambiente e imagen urbana de los sectores históricos, y pormenorizan la protección de los edificios y elementos urbanos de especial valor histórico-arquitectónico o ambiental que deben ser conservados mediante un Catálogo, fijando los niveles de intervención posibles. Al mismo tiempo contienen las regulaciones urbanísticas, normas y ordenanzas de uso y edificación - incluso recurriendo en ocasiones a ordenaciones gráficas detalladas para regular expresamente las condiciones de edificación en ámbitos especialmente significativos-.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

72


Estos planes proponen también pequeñas reformas urbanas necesarias, por otra parte, para mejorar la accesibilidad y revitalizar algunas áreas, aumentando las dotaciones locales y espacios libres. Actuaciones que tienen por tanto el carácter de reforma interior, o de perfeccionamiento de la estructura urbana. Asimismo se conciben como planes que persiguen una mejora urbana, sobre todo del espacio público y de rehabilitación residencial. En este sentido, algunos de los nuevos espacios libres pretenden recuperar y poner en valor los fragmentos de murallas de los recintos defensivos o simplemente se trata de actuaciones que debían mejorar el estado general de la urbanización. En ambas ciudades, la recuperación de sus tradicionales “rondas de miradores”, espacios de borde y de contacto con la cornisa natural de La Loma, fue uno de los objetivos prioritarios como espacios cualitativamente necesarios para recuperar el permanente diálogo de estas ciudades con el valle del Guadalquivir; espacios libres donde aún se conservan restos de sus recintos amurallados, que ya se encuentran en parte acondicionados, y que han venido a cualificar y reequipar áreas hasta hace pocos años degradas tanto en su imagen como en su función. Pero también, como estrategias complementarias, los PE pretenden recuperar el patrimonio edificado más relevante por lo que se establecen los usos, en muchos casos públicos, más adecuados para su puesta en valor. Igualmente estos planes habían realizado un estudio de las posibles áreas de rehabilitación que permitiesen la recuperación del espacioresidencial y de las actividades económicas adecuadas. La aplicación de los planes especiales de Úbeda y Baeza supuso un cambio significativo en la protección de su patrimonio pues se trata de instrumentos que han aportado, al menos, dos aspectos muy necesarios para la protección de estos conjuntos. Por una parte, los Catálogos de edificios a conservar, que superan la escala de lo monumental para valorar además ese otro caserío popular que contribuye también a la construcción de la imagen urbana de estas ciudades; y, por otra parte, estos planes proponen actuaciones concretas: áreas que necesitan rehabilitación residencial, propuestas para recuperar y poner en uso edificios singulares, para mejorar los espacios públicos, etc. estableciendo un orden de prioridad en su ejecución. En definitiva, se trata de planes que establecen el marco de las intervenciones necesarias para que la riqueza de contenido de ambas ciudades pueda ser transmitida en perfectas condiciones de conservación y uso; en cualquier caso, y sobre todo una vez analizada la situación actual, se sabe que esta labor nunca se puede considerar acabada y que aún quedan actuaciones pendientes. Asimismo, y como un instrumento más para la protección de los valores de la ciudad tradicional, la implantación de las Escuelas Taller en ambas ciudades ha contribuido y contribuye sin duda a revalorizar el patrimonio y los oficios tradicionales a él vinculados entre los sectores más jóvenes de la población pues representa una formación cul-

tural y profesional específica en ciudades donde el patrimonio debe ser una referencia constante. Por tanto si bien los dos planes especiales comparten los mismos objetivos generales antes referidos como son los de proteger , recuperar y poner de manifiesto los valores históricos y formales de los cascos y de su entorno natural a través del mantenimiento de las estructuras y tipologías tradicionales, la contención de los procesos de renovación y deterioro y la aplicación de las políticas de rehabilitación, conviene realizar un análisis más pormenorizado de cada uno de ellos, que permita conocer el grado de desarrollo de sus propuesta y conocer los “temas pendientes” o aspectos que deban ser actualizados o revisados al comparar con la situación del estado actual de uso y conservación que presentan ambas ciudades. Para no interrumpir el Diagnóstico, pero también para que puedan contrastarse las conclusiones de este informe, se ha realizado un resumen de las determinaciones y contenidos de los PE que se incluyen en Anexo. -El Plan Especial y Catálogo de Úbeda: Un plan que ha servido para recuperar la fachada sur del casco, catalogar y proteger la edificación de especial valor arquitectónico y llamar la atención sobre las necesidades de rehabilitación integral de distintas zonas del casco. Aprobado definitivamente por la Comisión Provincial de Urbanismo de Jaén el 13 de julio de 1989, y un Texto Refundido de Ordenanzas y Modificaciones de 1995. La Revisión del PG de Úbeda del 97 programa algunas actuaciones en desarrollo del PE. - El Plan Especial y Catálogo de Baeza: Un plan para establecer la continuidad del casco con el resto de la ciudad y definir unas prioridades en la rehabilitación de su patrimonio edificado, además de Catalogar y proteger la edificación de especial valor arquitectónico.

to Histórico. Y es que en Úbeda y Baezalas delimitaciones de CH siguen siendo “con carácter legal” las establecidas en 1955 y 1966 con criterios hoy obsoletos. Por otra parte, además de no haberse realizado la tramitación de las declaraciones monumentales, tampoco se ha efectuado formalmente la delimitación de sus entornos. Textos de las declaraciones de Úbeda y Baeza: * Conjunto de Úbeda. D. 04.02.55 BOE núm. 45 (14.02.55) Artículo primero. Se declara Conjunto Monumental toda la zona comprendida en el circuito formado a partir de la Puerta de Granada por los miradores de San Lorenzo y Murallas, plaza del Altozano, calle de San Francisco, Fuente Risas, Minas, Sacristía, San Nicolás y Fuente Seca, hasta la plaza; de allí, dando la vuelta por las calles del Salvador, íntegras, y las plazas del Alcázar y Carvajal, continuando la línea por la calle de Cotrina hasta la puerta de Granada, como asimismo la plaza y calles contiguas al Hospital de Santiago y una faja en derredor del perímetro marcado de unos 100 metros, de la ciudad de Úbeda en la provincia de Jaén. * Conjunto de Baeza. Decreto 650/1966, de 10 de marzo. Artículo primero. Se declara Conjunto Histórico-Artístico la ciudad de Baeza (Jaén). Artículo segundo. Esta declaración comprenderá las zonas siguientes, que figuran delimitadas en el plano unido al expediente: I. Zona histórico-artística propiamente dicha, que se conservará en todo su carácter y ambiente. Zona de respeto, que comprenderá el resto de la población.

Su aprobación definitiva por la Comisión Provincial de Urbanismo de Jaén se produjo el 12 de julio de 1990. No ha sufrido modificaciones posteriores aunque la reciente Revisión del PG de Baeza de l 997 incorpora algunas ordenanzas complementarias de escasa relevancia sobre el casco.

IV. 2. LA TUTELA EJERCIDA POR LA ADMINISTRACIÓN DEL PATRIMONIO DEBERÍA REGULARIZAR LA DELIMITACIÓN DE LOS CONJUNTOS HISTÓRICOS Y DECLARACIONES MONUMENTALES Y ENTORNOS. En Úbeda y Baeza debe reflejarse una situación común al resto de Andalucía -y posiblemente al resto del Estado- de falta de actualización y adaptación de los mecanismos específicos de protección previstos en la LPHE y LPHA: la declaración como BIC de buena parte de sus edificios más monumentales y la revisión y adaptación a los criterios de la nueva Ley del Patrimonio de las antiguas delimitaciones de ConjunANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

73


DELIMITACIÓN DEL CONJUNTO HISTÓRICO Y DECLARACIONES MONUMENTALES. Ruinas

DELIMITACIÓN LEGAL 1955: DECLARADO POR D.04.02.55 B.O.E. Nº 45. CONJUNTO MONUMENTAL. FRANJA DE 100M ALREDEDOR DEL PERÍMETRO ANTERIOR. LÍMITE DEL P.E. Y “ÁMBITO ACORDADO”. CONJUNTO HISTÓRICO POR DELEGACIÓN DE CULTURA Y AYUNTAMIENTO ( SEPT. 89 ) B.I.C. MONUMENTOS DECLARADOS.

MONUMENTOS NO DECLARADOS “ACORDADOS” POR DELEGACIÓN DE CULTURA Y AYUNTAMIENTO ( SEPT.89 ).

ÚBEDA

DIAGNÓSTICO: ZONA DE CONSERVACIÓN DE VALORES DE TRAZADO URBANO MÁS EDIFICACIÓN TRADICIONAL.

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

74


DELIMITACIÓN DEL CONJUNTO HISTÓRICO Y DECLARACIONES MONUMENTALES.

DELIMITACIÓN LEGAL 1966: DECRETO 650/1966 DE 10 DE MARZO. ZONA HISTÓRICO-ARTÍSTICA. ZONA DE RESPETO.

PROPUESTA DE CONJUNTO HISTÓRICO DE 1990, (EXCLUYE SAN LÁZARO). PROPUESTA DE CONJUNTO HISTÓRICO Y ÁMBITO DEL P.E. MONUMENTOS DECLARADOS.

PROPUESTAS DE B.I.C. MONUMENTO POR EL P.E.

BAEZA

DIAGNÓSTICO: ZONA DE CONSERVACIÓN DE VALORES DE TRAZADO URBANO Y EDIFICACIÓN TRADICIONAL.

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

75


RESUMEN DE PROPUESTAS DEL PLAN ESPECIAL. ÁMBITO DEL PLAN ESPECIAL.

Ruinas

14

ÁREAS CON CONDICIONES PARTICULARES DE ORDENACIÓN:

14

SÓLO CONDICIONES DE PROTECCIÓN. (NO IMPLICAN EJECUCIÓN).

6

ESTADO DE EJECUCIÓN DE LAS PROPUESTAS:

13 SAN MILLÁN

4 4

2

10

5

1

12

3 SANTO TOMÁS

5

3 2 6

PENDIENTES DE EJECUCIÓN.

1

AGUARDENTERÍA -VENTANAS.

2

MEDIANERA DEL RASTRO.

3

LOSAL-SAN MILLÁN.

4

CORREDERA-COMPAÑÍA.

5

FRANCISCO DE LOS COBOS.

6

MURALLA DE LA CAVA.

7

COTRINA- PUERTA DE GRANADA.

8

CORAZÓN DE JESÚS.

9

ERAS DEL ALCÁZAR.

10

LLANA DE SAN MILLÁM.

11

JUEGO DE BOLAS- ALMENAS.

12

FUENTE SECA- LOSAL.

13

BUSSIANO.

14

CARRETEROS- SAN NICOLÁS.

EXPROPIACIÓN Y ADECUACIÓN DE EDIFICIOS HISTÓRICOS PARA USO DOTACIONAL.

11

7

EJECUTADAS.

8

SAN LORENZO

1

SANTA MARÍA 9

1

IGLESIA DE SAN LORENZO. CULTURAL.

2

IGLESIA DE STO. DOMINGO. CULTURAL.

3

PALACIO MARQUÉS DE CONTADERO. CULTURAL.

4

CALLE COMPAÑÍA. (ASISTENCIAL).

5

CASA DE D. LUIS DE LA CUEVA. ADMINISTRATIVO.

6

PALACIO BUSSANO. (SIN ESPECIFICAR). PROPUESTAS DE ÁREAS DE REHABILITACIÓN INTEGRAL. ( R.D. 2329/1983 SOBRE PROTECCIÓN A LA REHABILITACIÓN DEL PATRIMONIO RESIDENCIAL Y URBANO, Y ORDEN 30 DE NOV.1983 DE DESARROLLO DE LAS A. R. I. ) CIRCUNVALACIÓN SUR (EJECUTADA).

ÚBEDA

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

ANTIGUO TRAZADO DEL INICIO DE LA VIA “CIRCUNVALACIÓN SUR”.

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

76


RESUMEN DE PROPUESTAS DEL PLAN ESPECIAL.

ÁMBITO DEL PLAN ESPECIAL. ESTADO DE EJECUCIÓN DE LAS PROPUESTAS: Nº

EJECUTADAS O EN EJECUCIÓN.

PENDIENTES DE EJECUCIÓN.

UNIDADES Y ÁREAS DE ACTUACIÓN. 1

PASAJE BARBACANA.

2

C/ GENERAL MARCHESSI.

3

RUINAS DE SAN JUAN.

4

RUINAS DE SAN PEDRO.

5

CUARTEL DE SEMENTALES.

3 OBRAS DE URBANIZACIÓN PRIORITARIAS.

2 2

5

1

PASEO DEL OBISPO.

2

PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN.

3

PLAZA GENERAL BENAVIDES. ( Y OTRAS 22 INTERVENCIONES MÁS SIN EJECUTAR ).

1

1

2

PROPUESTAS DE REHABILITACIÓN RESIDENCIAL: ( ENTRE OTRAS PROPUESTAS SOBRE EDIFICIOS SINGULARES PARA USO RESIDENCIAL ).

2

1

AYUDAS A LA REHABILITACIÓN DE EDIFICIOS SINGULARES:

3

3

4

1

CALLE ANGOSTA DE LA COMPAÑÍA.

2

PLAZA SANTA CRUZ.

3

C/ SAN JUAN BAUTISTA. COMPRA- EXPROPIACIÓN DE EDIFICIOS. ( SIN EJECUTAR ).

1 PROPUESTA DE REHABILITACIÓN PARA EQUIPAMIENTO PÚBLICO.

BAEZA

1

0

50

100

200

300

400

ANEXO

1

ANTIGUA UNIVERSIDAD.

2

PÓSITO. ( SALA DE USOS MÚLTIPLES + VIVIENDA PÚBLICA ).

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

77


EDIFICIOS CATALOGADOS POR EL PLAN ESPECIAL. Ruinas

GRADO I: MONUMENTAL.

GRADO II: ESPECIAL.

GRADO III: SINGULAR.

GRADO IV: AMBIENTAL.

ÚBEDA

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

78


EDIFICIOS CATALOGADOS POR EL PLAN ESPECIAL.

GRADO I. PROTECCION INTEGRAL. GRADO II. PROTECCION ESTRUCTURAL. GRADO III. PROTECCION AMBIENTAL. CONJUNTOS MENORES (ORDENANZAS GRÁFICAS)

BAEZA

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

79


Según lo establecido en la legislación del patrimonio respecto a las competencias en la tutela patrimonial de los conjuntos históricos, y en los BIC y entornos, hay que decir que, a pesar de contar las dos ciudades con Planes Especiales que recogen los contenidos exigidos por los art. 20 de la LPHE y 32 de la LPHA, y que comprenden las zonas declaradas Conjunto Histórico, existen discrepancias respecto a sus efectos sobre la delegación de competencias en relación al trámite de “autorización previa”. Así, la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura sólo considera “convalidado” el PE de Úbeda y no así el de Baeza cuyo Ayuntamiento entiende que, una vez subsanadas las correcciones mínimas que imponía el informe de convalidación de su PE, éste sería aceptado. Para poder formar una opinión sobre este tema, se ha tenido acceso al Informe que en su día emitió la Dirección General de Bienes Culturales sobre la convalidación del Plan en mayo de 1990 y en él se dice textualmente que procede “Informar favorablemente el PE de Protección, Reforma Interior y Mejora Urbana más Catálogo de Baeza, por cuanto que se considera un documento suficiente, que cumple con las exigencias que la LPHE establece...” señalando no obstante una serie de deficiencias (puntualizaciones menores a la normativa) que deberán subsanarse. Comprobándose que así ha sido, entendemos por tanto que el PE puede considerarse convalidado; tal vez, lo que ha debido ocurrir es que se subsanasen tales deficiencias sin dar conocimiento a la Delegación Provincial de Cultura. De ahí que el Ayuntamiento de Baeza remita a la Comisión Provincial de Patrimonio sólo los proyectos de obras que afectan a los BIC declarados y propuestas de nuevos BIC y sus entornos respectivos realizados por el Plan Especial. - Las “delimitaciones legales” de los Conjuntos Históricos están obsoletas. En efecto, estas delimitaciones siguen siendo las realizadas en los años 1955 y 1966 respectivamente para Úbeda y Baeza, pues el intento de realizar una actualización de tales ámbitos a los nuevos conceptos y criterios patrimoniales de la LPHE del 85, y también a lo que son hoy las ciudades históricas con las transformaciones que han sufrido en los últimos años, no ha llegado a producirse. Así, se ha tenido conocimiento de sendos documentos fallidos de Delimitación del Conjunto Histórico encargados en 1987 por la Dirección General de Bienes Culturales, coincidiendo con la redacción de los Planes Especiales de ambas ciudades. Posteriormente, la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura realiza una nueva propuesta de delimitación del CH de Baeza, en enero de 1990, y todavía se ha analizado un nuevo ámbito propuesto en 1991, esta vez ampliando bastante ladelimitación vigente mediante propuesta basada en el ámbito del PE de Baeza, estudio promovido por la Dirección General cuando ya estaba vigente el PE. Sin embargo, ninguna de estas propuestas, por otra parte documentos escasamente justificados, han llegado a tramitarse, de modo que el ámbito legal sigue siendo el de 1955 y 1966.

Todas estas tentativas ponen de manifiesto una falta de agilidad en los procesos de declaraciones patrimoniales tanto en la revisión de las delimitaciones de los Conjuntos Históricos como en las declaraciones de monumentos. Y es que, al exigir unos procedimientos de tramitación tal vez excesivamente complejos para los insuficientes medios y recursos de que dispone esta administración, no es posible contar con una situación idónea para el ejercicio de las competencias. Ante esta situación, en Úbeda, conscientes de que la operatividad exigía un claro deslinde competencial, a propuesta de la Oficina Técnica Municipal, en Septiembre de 1989, se decide acordar entre el Ayuntamiento y la Delegación de Cultura un Plano de “Zonificación de entornos de BIC y Monumentos de la ciudad de Úbeda” a E 1:1.000. Plano que viene sirviendo como consenso sobre las zonas donde la Comisión Provincial de Patrimonio debe seguir otorgando la autorización previa, junto a otras situaciones reguladas en la normativa del Plan Especial, y también acordadas, de intervenciones: básicamente sobre edificios catalogados en grado cuarto en los que se llegue a obras que supongan el vaciado interior del edificio. En Baeza, sin embargo, aunque en 1992 se pensó por la Delegación de Cultura encargar un plano de entornos, éste tampoco llegó a elaborarse. Por su parte el ayuntamiento sigue entendiendo válida la propuesta del Plan Especial respecto a BIC y entornos y en la situación actual éste viene aplicando su Plan Especial y sólo determinados expedientes de solicitud de licencia son remitidos a la CPP para su informe previo según indica la normativa del Plan Especial. Sería conveniente que la Consejería de Cultura regularizase la situación administrativa de estos dos Conjuntos Históricos, máxime cuando existe un sobrado conocimiento sobre ambas ciudades, más que suficiente para tramitar formalmente la revisión de las delimitaciones de Conjunto Histórico así como la declaración efectiva de los BIC -muchos de ellos sólo sugeridos hasta ahora en los PE- o su Inscripción Específica en el Catálogo General del Patrimonio de Andalucía y de sus entornos respectivos. Puesto que existen los Planes Especiales que ya incluyen propuestas en este sentido, sólo se trataría de impulsar administrativamente esta tarea, y, en tanto las declaraciones -que implican la publicación en boletines oficiales, etc.- se formalizan, sería oportuno establecer para Baeza un plano de ámbitos de competencias similar al de Úbeda con el acuerdo de ambas administraciones y que, para iniciar la discusión técnica, podría partir de los ámbitos de BIC y entornos recogidos por el Plan Especial.

podrían ser reconsideradas en la delimitación al haber perdido buena parte de sus valores. - Desde la arqueología, las ciudades también demandan intervención. Se ha procedido al encargo por parte de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de una Carta Arqueológica para Úbeda y Baeza que vendrá a completar la normativa de protección arqueológica existente en los dos planes especiales. Esta Carta de Riesgos debería adoptar, tanto en Úbeda como en Baeza, una decisión aún pendiente sobre los respectivos Alcázares, verdaderas “reservas” arqueológicas de ambas ciudades, más acuciante aún en el caso de Úbeda donde se pretende actuar desde hace tiempo en las Eras del Alcázar y, sin embargo, todavía no se ha autorizado al Ayuntamiento a retirar las tierras extraídas de las zonas de contacto con la muralla para evitar así los empujes que los rellenos producían sobrelos restos de murallas durante los últimos temporales de lluvias, y ello, al parecer, porque deben utilizarse métodos “arqueológicos” de reconocimiento de estas tierras. O en Baeza, donde a expensas municipales se vienen acometiendo campañas de excavación, autorizadas por la Consejería de Cultura, para poner a la luz una serie de hallazgos arqueológicos -tramos de la muralla o restos de poblados del Cobre y Bronce- que deben ser valorados y actuar en consecuencia; tanto si se estima que tienen un interés excepcional y deben integrarse en el proyecto de Paseo de la Muralla (aunque requieren actuaciones de consolidación y de protección para realizar una exposición didáctica de los mismos), como si carecen del suficiente interés y, una vez documentados, pueden ser nuevamente tapados. Con todo esto, se quiere poner de relieve que los temas arqueológicos en Úbeda y Baeza están mucho más “a flor de piel”, y que se trata de adoptar decisiones y fijar criterios, urgentemente en algunos casos ante hechos ya consumados, antes de que nos encontremos con más “tramos de muralla vista” en Baeza cada vez más desprotegidos y demandando actuaciones urgentes de consolidación y de restauración. Y esto sin valorar la necesidad de un mínimo seguimiento arqueológico de las actuaciones que se acometen en los edificios históricos pues en Úbeda sabemos que para intervenir en el casco es preciso un Informe histórico-arqueológico previo a presentar con el proyecto, y en Baeza, para los catalogados, el Ayuntamiento en su caso podrá también pedirlo, sin embargo no se regula el posterior seguimiento.

También por el conocimiento que se tiene de ambas ciudades, consideramos que la actualización de las delimitaciones de Conjunto Histórico podría reducir los ámbitos a declarar concentrándose en los espacios que hoy todavía reúnen valores de trazado urbano más edificación tradicional escasamente renovada. En este sentido, tanto el barrio de San Lázaro en Baeza como gran parte del casco extramuros de Úbeda, ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

80


IV. 3. LA INVERSIÓN MUNICIPAL EN LOS CASCOS HISTÓRICOS. Las actuaciones directas en los respectivos cascos históricos se orientan y dirigen mediante los Planes Generales ya que no se han revisado los Programas de Actuación de los Planes Especiales. - En Úbeda, el Estudio Económico-Financiero y Plan de Etapas del PE no tiene efectividad, y las actuaciones del casco se encuadran ahora en el Plan General. Como documento que contrasta las necesidades o costos del PE y los recursos económicos disponibles por la administración que promueve el Plan, el Estudio Económico-Financiero es, metodológicamente, un documento válido, pues estima la capacidad financiera del Ayuntamiento, evalúa el coste de las actuaciones previstas en tres etapas de desarrollo (de cuatro, cuatro y seis años) para, finalmente, establecer el grado de viabilidad de las mismas. Sólo que se ha quedado desfasado estos diez años. Como criterio de partida se consideró que las inversiones para ejecutar el Plan no excediesen del 15% del Presupuesto Ordinario Municipal. Según las estimaciones realizadas, para los 14 años de desarrollo necesarios en la ejecución del PE, la media de inversión anual, en pesetas constantes del 85 tendría que haber sido de 172 millones. Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido no se ha revisado el Programa de Actuación ni el Estudio Económico Financiero. Por eso en realidad se puede decir que el PE sólo tiene virtualidad como documento normativo, de protección digamos “pasiva”, que establece las condiciones de ordenación para poder actuar en el casco y que sin embargo no vincula en la práctica ningún tipo de inversión municipal ni ha servido para promover acuerdos de intervención pública. En este sentido, para conocer cuáles serán las actuaciones que van a acometerse en el casco es preciso analizar el Programa de Actuación de la Revisión del Plan General que es donde verdaderamente se contemplan las actuaciones a realizar en este ámbito. * Para facilitar la actuación en el casco histórico de Úbeda, el PG prevé la concesión de ventajas fiscales municipales, aunque luego no se concretan, o la eliminación de la cesión del 15% del aprovechamiento tipo del área de reparto. * Se prevé la creación de una Oficina Especial de Planeamiento que “controle, desarrolle, gestione y dirija las nuevas expectativas de planeamiento del Centro Histórico y resto del suelo”, que se incardinaría en la estructura administrativa municipal, sin necesidad de crear un órgano gerencial”. Pero no específica del casco y sólo para gestión urbanística sin entrar en temas de rehabilitación. * Para armonizar ambas figuras de planeamiento, la Re-

visión del Plan General respecto alPlan Especial “mantiene su vigencia hasta el año 2000 sin alterar su programa básico de actuación ni de etapas”. No sabemos cómo interpretar esta afirmación de la Revisión del Plan General ya que el Programa de Actuación del Plan Especial se ha venido incumpliendo en todas sus etapas. En cuanto a su intervención en materia de conservación del Centro Histórico y del Patrimonio, se ha pretendido por el Ayuntamiento reducir su excesiva dependencia de otros organismos y potenciar y/o promover directamente el casco, lo que debe referirse a las actuaciones que incluye el Plan General en el casco, contenidas en su Programa de Actuación y Estudio Económico Financiero. Aunque la Revisión destina su esfuerzo inversor durante el 1er. cuatrienio básicamente a la ejecución del Parque Norte de la ciudad, correspondiendo al casco histórico sólo intervenciones puntuales, sin embargo, en el segundo cuatrienio las inversiones concretas que afectan al casco son más numerosas y podrán tener una cierta repercusión con la ejecución del acondicionamiento de espacios libres: “parque” del Carmen, de San Nicolás y del Hospital de Santiago, junto a otras actuaciones (renovaciones de infraestructura y de pavimentos y espacios libres, Ampliación del I.B. Sur, Estacionamiento subterráneo de la Plaza de Andalucía y estacionamiento en superficie en las Eras del Alcázar junto a actuaciones de reequipamiento: Polideportivo y Centro de Barrio Alameda, en las zonas más marginales del casco. Las inversiones previstas por el PG y la participación del casco en las mismas arroja los siguientes datos:

CUADRO-13. Úbeda. Inversión prevista en el P.G.M.O.1997 Cuatrienio

Total inv. Millones ptas.

Inv. Casco Hist. Millones ptas.

1997-2001 2001-2005

1.948 3.270

125 (7% ) 583 (18% )

TOTAL

5.218

708 (14 %)

Fuente: E.P. según P.G.M.O. de Úbeda

Del total de inversión necesaria para ejecutar las actuaciones programadas por el PG para todo el municipio, que asciende a 5.218 millones de pesetas, 3.110 millones serían de inversión municipal (un 60 %) siendo el resto financiado por la Administración Autónoma, Central, Diputación y particulares. Del total de la inversión sólo un 14% se destina a actuaciones en el casco.

- En Baeza, se han acometido actuaciones en desarrollo del Estudio Económico-Financiero y Plan de Etapas del PE, actualizándose sus previsiones mediante el Plan General. Las actuaciones valoradas y programadas cuando se aprobó el PE eran en su totalidad públicas, dado lo imprevisible de la iniciativa privada, y se agrupaban espacialmente por AAI, Ámbitos de Actuaciones Integradas, para que la simultaneidad temporal y la concentración espacial de las actuaciones produjese otros beneficios añadidos. Haciendo un resumen de las actuaciones programadas: 1ª etapa 1990-94. * las cuatro obras de urbanización señaladas antes como prioritarias. De ellas se encuentra en ejecución el paseo de las murallas. * la ejecución de las cuatro Unidades de Actuación previstas (no se ha ejecutado ninguna). * la rehabilitación especial de todas las viviendas (se conoce el número total de viviendas rehabilitadas por el D. 238 de la J.A. lo que supondría, haciendo una estimación de 77 sobre 226, un 30% de las viviendas rehabilitadas por esta vía en las anualidades 88, 89, 90 y 92 en que fue declarada Baeza municipio de actuación preferente). * la sustitución de todas las infraviviendas. (Se desconocen las ejecutadas). * la rehabilitación del edificio de c. Angosta de la Compañía (en ejecución), de c. San Juan Bautista (no se ha ejecutado). * Rehabilitación de edificios singulares: la antigua universidad (ejecutada) y el pósito (en ejecución). 2ª etapa 1994-1998. - Resto de obras de urbanización (algunas se han programado en la Revisión del PG del 97 incluidas en sus dos cuatrienios). - Rehabilitación de edificio de Plaza Santa Cruz (no ejecutada). Aunque la Revisión del Plan General remite al Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Catálogo para regular la ordenación del casco, por otra parte, el Programa de Actuación y el Estudio Económico Financiero del Plan General incluye además actuaciones dentro del casco o que le afectan directamente, incluidas entre las acciones comprendidas en SueloUrbano y SNU. Un resumen de estas actuaciones se refiere a: Actuaciones del primer cuatrienio: 1997-2000. - Aparcamiento Público en Cuartel de Sementales ( actuación ya ejecutada). ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

81


- Rehabilitación de edificios singulares: Ayuntamiento, Palacio Salcedo, Plaza de Toros. - Parque Arroyo Matadero. - Expropiación de terrenos junto Antonio Machado. - Zona Verde Especial Protección Cornisa Sur. - Incorporación de actuación propuesta en P.E. de Protección. - Reurbanización de diversas calles y espacios públicos del casco. En el segundo cuatrienio 2000-2004. - Rehabilitación de la Plaza de Toros. - Zona Verde de especial protección Cornisa Sur. - Peatonalización Barrio Monumental. - Reurbanización de diversas calles y espacios públicos. Un resumen de las inversiones y actuaciones previstas en cada cuatrienio arroja los siguientes datos: Del total de inversión necesaria para ejecutar las actuaciones programadas que asciende a 2.825 millones de pesetas, unos 813 millones serían de inversión municipal (un 29 %) siendo el resto financiado por la Administración Autónoma, Central, Diputación, INEM, particulares, y también la CEE. CUADRO-14. Baeza. Inversión prevista en el P.G.M.O. 1997. cuatrienio

Total inv. Millones ptas.

Inv. Casco Hist. Millones ptas.

1997-2001 2001-2005

1.716 1.109

708 (41% ) 312 (28% )

TOTAL

2.825

1.020 (36 %)

Fuente: E.P. según P.G.M.O. de Baeza.

Comparando el alcance de la inversión municipal se observa cómo el Ayuntamiento de Baeza destina en inversiones localizadas en el casco hasta un 36% del total de la inversión prevista frente al 14% que se destina en Úbeda. Ello indica no obstante más que una falta de atención por parte de la Corporación Ubetense, unos mayores compromisos de la hacienda municipal con otros sectores de la ciudad que también reclaman su atención, y, en definitiva, la diferente escala y el distinto alcance de ambos cascos en sus respectivas ciudades. Por otra parte, la capacidad de endeudamiento de ambos Ayuntamientos es todavía muy amplia ya que su carga financiera se encuentra en torno al 14% en Úbeda y el 7% en Baeza. En este sentido, si tenemos en cuenta que los máximos gastos financieros autorizados legalmente a los Ayuntamientos se sitúan en el 25% de sus ingresos corrientes, los márgenes disponibles varían entre un 11% en Úbeda y casi un 18% en Baeza, por lo que posiblemente permitirían iniciar una línea de ayudas o subvenciones en materia de rehabilitación. (Datos de carga financiera extraídos del informe socio-económico).

BA-F71. C/ Angosta de la Compañía, intervención de EPSA y Escuela Taller para VPO.

IV. 4. LA INTERVENCIÓN PÚBLICA Y LAS POLÍTICAS DE FOMENTO PATRIMONIAL: REHABILITACIÓN DE EDIFICIOS SINGULARES, REHABILITACIÓN RESIDENCIAL, ACTUACIONES SOBRE ESPACIOS PÚBLICOS. La conservación y restauración del patrimonio en estas ciudades ha sido una tarea impulsada inicialmente por la intervención de la administración pública en la década de 1960, coincidiendo con las declaraciones de Conjuntos HistóricoArtísticos, la construcción del Parador de Úbeda, etc. en pleno auge del desarrollo turístico en España. Actividad concentrada especialmente en las zonas monumentales, desde entonces se han sucedido numerosas intervenciones de restauración de murallas, edificios monumentales o espacios públicos que, aunque con criterios de intervención hoy tal vez discutibles: como la reconstrucción de la muralla de Úbeda en la Redonda de Miradores o el traslado de las Antiguas Carnicerías de Baeza, lo cierto es que han mantenido el buen tono general de ambas ciudades y un nivel de urbanización del espacio público de calidad, especialmente en los espacios más representativos y en las zonas y entornos monumentales. En cuanto al estado de conservación de su patrimonio monumental, hay que decir que la mayoría de estos edificios, sobre todo porque albergan distintas actividades administrativas y culturales, y salvo excepciones de edificios sin uso actual, se encuentran en un estado aceptable, incluso algunos de ellos han sido rehabilitados en fechas relativamente recientescomo es el caso del Hospital de Santiago de Úbeda o las ruinas de San Francisco en Baeza. Pero obviamente, en ciudades con un extenso patrimonio inmueble siempre existen necesidades de rehabilitación o de mera conservación y todos los recursos son insuficientes. Por citar algunas situaciones: el abundante patrimonio eclesiástico con sus parroquias y conventos; numerosas casas señoriales abandonadas que precisan actuaciones urgentes y finalmente un caserío más modesto, de raíces aún mudéjares y de arquitectura popular cuyas condiciones de habitabilidad y los escasos recursos económicos de sus propietarios, precisarían subvenciones públicas para su rehabilitación.

estructuran el recinto intramuros; áreas que aún conservan en parte la trama mudéjar, con viarios angostos e irregulares, con restos de empedrados y pavimentos originales, que sustentan un caserío popular de tono menor pero que poseen una organización interna propia, presidida ocasionalmente por pequeñas dilataciones del viario y placetas para intercalar espacios adecuados a la escala de las casas palacio más olvidadas que conviven con ese otro caserío más humilde. Son sin duda estas áreas, deficitarias en equipamientos y en actividades urbanas que animen la vida ciudadana junto a las zonas de borde y de transición con el reciente crecimiento urbano, las áreas más necesitadas de una intervención recualificadora. Áreas sobre las que los respectivos Planes Especiales de Úbeda y Baeza centran muchas de sus propuestas, pero cuya ejecución sólo depende de la disponibilidad de recursos públicos y de las limitadas posibilidades de actuación de las instituciones. En el Anexo sobre el Programa de Gestión Patrimonial se aporta una relación detallada de las actuaciones públicas emprendidas por las distintas administraciones y empresas públicas en Úbeda y Baeza durante los últimos años, y se desarrollan más ampliamente los instrumentos disponibles para impulsar la rehabilitación de los cascos.

BA-F72. C/ Barbacanas, solar antiguo Pósito, ejecución VPP.

UB-F74. Rehabilitación para Sede de Reservas de Turismo Rural. Palacio del Marqués de Contadero.

Esta arquitectura doméstica que compone los barrios más populares languidece apartada de las calles principales que ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

82


V.

CONCLUSIONES Y PROPUESTAS DEL DIAGNOSTICO URBANÍSTICO.

V. 1. NECESIDAD DE REPLANTEAR EL FUTURO DE LOS CASCOS HISTÓRICOS Y DE FOMENTAR LA GESTIÓN PATRIMONIAL. Ciudades con importantes valores patrimoniales, para evitar que su imagen histórica se altere cuentan con mecanismos suficientes de protección por lo que sus problemas están relacionados más con la funcionalidad de los cascos históricos y con las necesidades de intervención directa sobre los mismos. En efecto, ya se ha visto cómo es muy desigual el papel de los sectores históricos en cada ciudad y cómo, en el futuro, cuando se haya consolidado el modelo urbano previsto por el planeamiento general y se alcance el umbral de crecimiento previsible en este tipo de ciudades, el casco histórico de Úbeda será un barrio, patrimonialmente privilegiado pero un sector más de la nueva ciudad, a diferencia del casco histórico de Baeza que seguirá manteniendo el protagonismo urbano que hoy posee.

UB-F64. Solares en C/ Baja de San Jorge.

UB-F37. Plaza Vázquez de Molina desde el Ayuntamiento.

BA-F38. Plaza de Santa Cruz hacia C/ Compañía.

Si bien respecto al futuro de las dos áreas monumentales, aquéllas en las que se han reconocido valores urbanos y arquitectónicos de excepción, no se detectan apenas problemas al estar garantizada su conservación y mantenimiento así como su continuidad de uso - pues la actividad administrativa o cultural no va a sufrir ningún cambio-, sin embargo preocupa el futuro de las áreas residenciales intramuros, especialmente en el caso de Úbeda pues la tendencia actual no augura, a no ser que se adopten medidas urgentes, un futuro alagüeño para las mismas. Las medidas a adoptar deberían modificar la actual tendencia de despoblamiento de algunas zonas del casco de Úbeda para entrar en la esfera de preferencias residenciales de la población, hoy muy diversificadas aunque localizadas masivamente fuera del casco, de modo que el casco vuelva a ser considerado nuevamente como “un buen lugar para vivir”, unaparte de la ciudad funcionalmente activa y equilibrada y ofrecer unas buenas condiciones para los residentes y visitantes. En este sentido, la recuperación del valor de uso del casco histórico debe plantearse como objetivo prioritario y sobre la base de considerar que sus valores actuales: la conservación de la imagen urbana y de las arquitecturas históricas, también pueden hacerse valer además como recurso patrimonial complementario para potenciar el carácter de ciudades de turismo cultural que podrían aspirar a convertirse en centros de primer nivel en los circuitos turísticos si además se integran en una oferta más amplia -comarcal y con destinos complementarios como el turismo verde de las sierras-, donde las dos ciudades puedan convertirse en marca de calidad y reclamo cultural. De otra parte, el legado patrimonial de las dos ciudades y su propuesta para ser incluidas en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, debería suponer un compromiso en ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

83


definir una línea de defensa, divulgación y recuperación patrimonial común a ambas ciudades pues de hecho existen aspectos cuya consideración dual sería muy positiva, así como justificar actuaciones directas de conservación y recuperación arquitectónica o urbana cuya programación se justificase con motivo de esta declaración.

promovida desde el propio ayuntamiento. La creación de una Empresa Municipal dotada técnica, económica y administrativamente, se vislumbra a priori como una posibilidad en la que pueda tener cabida la cooperación con la iniciativa privada, y de la que se establezcan incentivos y ayudas para fomentar la rehabilitación.

ha tenido un mayor desarrollo en viario y elementos estructurantes y de urbanización, mientras que, en Baeza, puede decirse que se ha producido una mayor dedicación a la rehabilitación de edificios singulares, aunque actualmente sus prioridades están volcadas en la recuperación del Paseo de la Muralla.

Todos estos aspectos ponen de relieve la necesidad de diseñar una estrategia de gestión patrimonial en un amplio sentido, pues, entendiendo superada la fase de “protección y cautela” ahora toca la de la gestión en la que habría que combinar todo tipo de medidas enmarcadas en un modelo de gestión y uso común de este patrimonio. Las bases para definir este modelo serían:

- Definir un Programa de Actuación que sirva de marco a la iniciativa pública y en el que se deben fijar los criterios y prioridades de actuación. Desde este diagnóstico, más adelante se proponen las actuaciones necesarias, entre otras, la posibilidad de actualizar y, en su caso,revisar puntualmente los contenidos del Plan Especial y Catálogo.

Respecto a sus contenidos específicos, habría que apuntar algunos elementos de análisis comunes a ambos Planes Especiales:

- Protección y fomento de las actividades residenciales en el casco.

En Baeza, el gran tema pendiente es la recuperación del Cerro del Alcázar. En múltiples sentidos: conseguir el dominio público, adecuarlo como gran espacio libre, recuperar su capacidad evocadora etc.

- Promoción de las actividades turísticas, dirigida tanto a la captación de visitantes como a mejorar la oferta de actividades complementarias: hostelería, comercio, artes y artesanías, etc. - Promoción y fomento de actividades culturales complementarias divulgativas de sus propios valores patrimoniales como otras actividades que enriquezcan la vida cultural e incentiven el turismo. - Realización de actuaciones tendentes a mejorar cualitativamente tanto en la “presentación” de las ciudades al visitante, como en la dotación de espacios de aparcamiento y mejora de áreas degradadas. - Necesidad de crear un órgano de gestión, empresa pública o consorcio entre las dos ciudades, que sirviese para impulsar estas iniciativas con la incorporación de la iniciativa privada, la figura del sponsor, etc. Pero además, del diagnóstico particular de cada ciudad se deducen oportunidades urbanísticas concretas: En Úbeda una buena gestión patrimonial debería plantearse los siguientes objetivos y líneas de actuación que deben definir el nuevo papel del casco en la ciudad actual: - Cuidar la periferia o la nueva ciudad: un plan de mejora de accesos y de la imagen general de la ciudad. En este sentido, habría que valorar la opción de un nuevo acceso sur, desde la ronda de circunvalación oeste (de la carretera JA-325, Granada-Almería), como acceso cultural o turístico a la ciudad monumental. - Completar la recuperación de la fachada sur del casco mediante la mejora de borde en San Francisco e integración paisajística de la “vía de circunvalación” y actuar en las Eras del Alcázar. - Mejorar la funcionalidad del recinto intramuros e incentivar actividades productivas, turísticas, etc. que animen la vida ciudadana. - Impulsar una estrategia de rehabilitación residencial

- Regenerar el entorno del cerro del Alcázar para recuperar las mejores imágenes del conjunto intra y extramuros, a partir de recomponer las dos fachadas urbanas hacia la vaguada del arroyo del Matadero y de las laderas del cerro mediante acondicionamientos paisajísticos. - Mejorar la permeabilidad de la fachada sur, y lograr nuevas conexiones con la Zona Monumental. - Definir un Programa de Actuación. Pero en definitiva, la principal conclusión que se deduce del diagnóstico urbanístico es la necesidad de una gestión patrimonial responsable. V. 2. PLANES ESPECIALES VÁLIDOS PARA LA PROTECCIÓN DE LOS CASCOS HISTÓRICOS AUNQUE NO BASTAN PARA REVITALIZAR ESTAS ÁREAS. A pesar de haber transcurrido ya casi una década desde que se redactaron y aprobaron los PE, ambos siguen siendo válidos como documentos urbanísticos de protección de los cascos históricos frente a procesos de renovación urbana no deseados, aunque el escaso desarrollo de las propuestas de ctuación refleja que, por parte de los respectivos ayuntamientos, quizás no haya habido una gestión urbanística suficientemente ágil y capaz de impulsar algunas de ellas, a lo que hay que sumar la falta de recursos financieros necesarios para propiciar procesos de rehabilitación amplios o para incentivar otras actividades. Sobre todo en Úbeda, donde este período ha coincidido con unos años de intensa actividad inmobiliaria en la ciudad moderna. Aunque es muy difícil cuantificar el grado de desarrollo de las propuestas de los PE, por tipos de propuestas, se ha realizado una estimación que se refleja en el Cuadro-15. A partir de este cuadro, y haciendo una cierta abstracción pues las escalas de trabajo y el alcance de las propuestas no son exactamente comparables, vemos cómo el PE de Úbeda

1º. El ámbito de planeamiento especial, sus objetivos y contenidos generales son adecuados. Incluso son ámbitos ampliamente delimitados para los valores existentes en algunas zonas, valores que podrían ser protegidos directamente por planeamiento general y Catálogo. Concretamente en Baeza todo el arrabal de San Lázaro se entiende hoy como una zona discontínua y ajena al casco, e igual sucede con la mayor parte del casco extramuros de Úbeda. 2º. Los Catálogos son instrumentos válidos aunque susceptibles de mejora. Se consideran en general adecuados en cuanto a los criterios de catalogación , pues recogen todas las etapas históricas y tipologías significativas que deben ser protegidas, e igualmente adecuados respecto al número de edificios incluidos. En ambos casos se trata de un catálogo “de mínimos” pues a veces la identificación del edificio resulta dudosa al no localizarse con precisión la parcela afectada; y la información sobre la organización interior de los edificios suele ser muy limitada o inexistente. De ahí que las condiciones de protección específicas para cada edificio, o lo que es lo mismo, los tipos de obras autorizadas, queden finalmente a criterio de los técnicos municipales (en Baeza el técnico municipal debe concretar el subgrado A o B manteniendo el nivel de protección I, II o III que ya tuviese asignado); o de la Comisión Provincial del Patrimonio, si estas obras son de carácter excepcional, o, como en Baeza, en los casos de “dudosa estética o integración ambiental”. Esto supone el riesgo que entraña la discrecionalidad, agravios comparativos, etc. aunque resulta admisible teniendo en cuenta elelevado número de edificios catalogados. Sería deseable por tanto realizar una revisión y actualización de los Catálogos corrigiendo estas insuficiencias y comprobar además las deficiencias que a continuación se refieren. Sobre todo porque un mayor nivel de conocimiento de los edificios históricos permitiría acotar mejor las necesidades de rehabilitación y posibilidades de readaptación de las tipologías históricas obsoletas y también llegar a conocer realmente cuál es el estado de conservación real del edificio evitando que se llegue tarde para decidir lo que hay que conservar de su interior porque el edificio esté ya arruinado. En efecto, en Úbeda, con las descatalogaciones de la Modificación del 97 es posible que se hayan excluido ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

84


CUADRO-15. Úbeda-Baeza. Grado de ejecución de los Planes Especiales. Tipo de Actuaciones

PE de Úbeda

PE de Baeza

Viario y obras de urbanización prioritarias

Ejecutado al 90 % Circunvalación sur y calle Muralla de San Millán.

Ejecutado al 10 %. Paseo de la muralla en ejecución. (Realizado concurso y terminando investigación arqueológica)

Ejecutadas al 40% Pendientes: Parque Eras del Alcázar, Aguardentería, San Nicolás, Llana de San Millán, Muralla de la Cava, Juego de Bolas.

Ejecutadas al 10%. Pendientes: Ruinas de San Juan, Ruinas de San Pedro y c. General Marchessi. La nº1, aparcamiento en Barbacana, se ha sustituido por una actuación de viv. Pública de la J.A.

Ejecutado al 17 % De los 6 edificios propuestos, sólo se está rehabilitando el edificio para sede del Centro de Gestión de Turismo Rural.

Ejecutado al 50 % Se ha rehabilitado la antigua universidad, queda pendiente el Pósito (sin uso específico) pero se ha incluido el Cuartel de Sementales para uso cultural (no previsto en PE).

Áreas con condiciones Particulares y Unidades de Actuación

Compra y expropiación de edificios singulares a rehabilitar para uso dotacional

Compra, expropiación o ayudas a particulares para rehabilitar edificios singulares de uso residencial

No pre vistos.

Ejecutado al 10 % Pre vistos 4 edificios para ayudas a rehab. privada; y otros 7 edificios para compraexprop. En ejecución c.Angosta Compañía, 15 VPO de EPSA.

Rehabilitación residencial en municipios de actuación preferente (Decreto J. A.) para ayuda a la iniciativa privada

No pre vista, aunque Úbeda se ha declarado dos años: 1990 y 92 con un total de 83 viv. rehabilitadas.

Rehabilitación Especial prevista para unas 226 viv. Baeza se ha declarado cuatro años: 1989 al 92 con un total de 77viv. rehabilitadas del total previstas (34% ejecutadas).

Rehabilitación mediante declaración de Áreas de Rehabilitación Integrada: RD. 2329/1983

Pre vistas cuatro áreas: San Lorenzo, Sta. María, Sto. Tomás y San Millán, aunque no se ha gestionado ninguna.

No pre vistas.

Fuente: E.P. datos de julio 1998

algunos edificios de interés. Así, extraña por ejemplo la no catalogación de algunos edificios como el frente con soportales junto a la iglesia de San Pablo, y otros tantos edificios con valor al menos de la fachada -en total unos 18 edificios- y otros 9 casos detectados de edificios que figuran como catalogados (según el plano facilitado por el Ayuntamiento) pero que en el trabajo de campo se ha comprobado que habían sido demolidos. En Baeza también se repiten estos desajustes y se han detectado unos 11 casos de edificios catalogados que sin embargo no existen actualmente, y unos 9 edificios no catalogados pero con valores similares a los aplicados al resto del Catálogo. En cualquier caso, se trata de edificios de valor ambiental, nunca edificios de valor significativo. 3º. No se han constituido los órganos específicos para impulsar la rehabilitación. A la vista del escaso grado de ejecución de las propuestas habría que decir que los PE no han contado con el suficiente impulso en la gestión y no han dispuesto de los mecanismos de financiación necesarios. Así en Úbeda, y también en Baeza, los propios PE preveían que para conseguir la viabilidad de las propuestas rehabilitadoras era preciso establecer un órgano específico: una Comisión Gestora en el caso de Úbeda o una Oficina Municipal en el caso de Baeza que, a través de los Programas de Actuación a definir por este órgano de gestión, estableciese unos criterios de inversión coordinados y coherentes, llegase a cuerdos con las administraciones, coordinase las inversiones propias, etc. Y es que con la experiencia que hoy se tiene en procesos de rehabilitación urbana, hay que decir que ésta sólo es posible si la administración municipal se implica muy directamente, constituye su propia oficina de rehabilitación e impulsa desde aquí las actuaciones necesarias, muchas de ellas con un sentido meramente ejemplificador. En Úbeda, gran parte de las actuaciones se pretendían desarrollar mediante la declaración de Área de Rehabilitación Integrada, la constitución de la Comisión Gestora con representación de todos los organismos implicados y la elaboración de los sucesivos Programas de Actuación, y todo ello con base en el Decreto 2329/ 1983 , decreto que se mostró en la práctica de escasa viabilidad pues en realidad la estrategia de rehabilitación giraba en torno a la rehabilitación de iniciativa privada lo que suponía, entre otras medidas: los convenios con arrendatarios, incentivos a la rehabilitación tipificados según el alcance de las obras, el nivel de rehabilitación protegible, las condiciones de habitabilidad mínimas exigibles a las viviendas rehabilitadas, etc., y establecer “actividades protegidas o preferentes” al objeto de revitalizar el casco. Sin embargo, ni siquiera fue posible la declaración de alguna de las cuatro áreas de rehabilitación integradas que proponía

el PE. En la Revisión del PG no obstante se advierte ya sobre la necesidad de dotar al Ayuntamiento con una Oficina de Gestión del casco. En Baeza aunque tampoco se llegó a constituir esa Oficina Municipal de Rehabilitación, de las medidas previstas para ello se consiguió la Declaración de la ciudad como municipio de Actuación Preferente en Rehabilitación durante cuatro años y alguna otra actuación más pero quedan sin ejecutar unidades de actuación, la rehabilitación de edificios singulares, obras de mejora de la urbanización, etc. 4º. No se plantean soluciones justificadas en relación a los problemas de tráfico y aparcamientos. Las propuestas que se apuntan -sólo en el caso de Úbeda- no se justifican en un análisis completo e interrelacionado de la red viaria, tráfico y aparcamientos, además de existir imprecisiones entre los contenidos del PE y la Revisión del PGMO. En Baeza, este estudio es inexistente y las propuestas de áreas de preferencia peatonal, de paso y de estancia, en caso de adoptarse tal y como se sugieren en el PE, redundarían tal vez en unexcesivo grado de aislamiento del recinto intramuros que no debe favorecer su puesta en valor. Por tanto, son necesarias propuestas de restricción de tráfico rodado más equilibradas y argumentadas globalmente. En este sentido, estudios de movilidad integrada en cada una de las ciudades serían necesarios para formular propuestas concretas. 5º. Las normas urbanísticas son correctas, con los ajustes puntuales que siempre cabe hacer. Mucho más detalladas y extensas las NNUU del PE de Baeza, no obstante en ambos PE se trata de normas relativamente sencillas en cuanto a su interpretación y suficientemente completas como para regular, básicamente, las diferentes situaciones e intervenciones que se pueden producir en los cascos históricos. Con independencia de observaciones muy puntuales que nos apartarían de un planteamiento más general, la diferencia entre ambas normativas estriba en una mayor pormenorización en subzonas, en el caso de Baeza, a efectos de regular las condiciones particulares sobre tipologías arquitectónicas, ocupación y ordenanzas de estética. Concretamente, habría que señalar que las Normas de Baeza regulan con mayor pormenorización las diferentes áreas homogéneas del casco - se establecen 5 zonas- y, en consecuencia, ello favorece la conservación tipológica de la vivienda unifamiliar y determinadas condiciones de ocupación de la parcela en dos subáreas del casco (El Vicario y San Lázaro). En Úbeda sin embargo prácticamente se considera una única zona a efectos de ordenanzas, aunque también hay dos subzonas para los usos y para regular el color de las fachadas. El ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

85


uso de vivienda en las dos categorías (unifamiliar y colectiva) está permitido en cualquier caso, y respecto a las condiciones de ocupación, que se fijan en relación a los fondos edificables, a diferencia de las condiciones de Baeza, no se tienen en cuenta situaciones de manzanas con vacíos en su interior que interese conservar. En efecto, las ordenanzas de Úbeda podrían haber sido objeto de una zonificación más pormenorizada por ejemplo para el barrio de San Millán o para las “áreas interiores” del recinto intramuros; normativa que detectase situaciones muy particulares. Ahora bien, con la tendencia actual, la normativa no debería hacerse más compleja, y además se tienen dudas sobre las medidas de protección de la tipología unifamiliar cuando realmente se están limitando, por otra parte, los parámetros de altura y ocupación de la edificación. Y es que cuando se ven las actuales condiciones de abandono de algunas zonas, es preferible flexibilizar los parámetros de ordenación. Finalmente, y en cuanto a las actuaciones permitidas para los distintos niveles de catalogación, los tipos de obras y procedimientos se consideran adecuados, siempre teniendo en cuenta, como ya se ha comentado, la discrecionalidad que entraña la aplicación de subgrados de catalogación o el establecer qué elementos se deben conservar en los edificios catalogados de algunos niveles. 6º. Las situaciones han cambiado y se detectan nuevas áreas de actuación. Áreas que, en el transcurso de los últimos años, han debido degradarse más o que, por otras razones u oportunidades actuales, ahora habría que contemplarlas e intervenir sobre ellas. Actuaciones no previstas en los PE y que se proponen como conclusiones del análisis realizado sobre el estado actual.

UB-F03. Vial sur desde el Alcázar.

V. 3. ÚBEDA: CONCLUSIONES DEL DIAGNÓSTICO Y PROPUESTAS.

cierre de circunvalación sur y estudiar la posibilidad de plantear un nuevo acceso turístico a la ciudad monumental.

Mantener el PE vigente como instrumento válido para proteger el casco pero con la necesidad de replantear el panorama de la rehabilitación e impulsar actividades que dinamicen el casco.

* Miradores de San Lorenzo: Sólo requieren terminar las obras de consolidación del muro arruinado por el último temporal de lluvias. Una mejora de la urbanización de este espacio sería muy deseable.

Compartiendo las propuestas de actuación que realizaba el PE, en todo caso hay que hacer las siguientes observaciones:

* Borde de calle Cotrina: “limpieza” de traseras y edificaciones marginales con posible recuperación de restos de la barbacana y eliminación de elementos que obstruyen vistas.

- No debería plantearse a priori una ordenación en el vacío del Alcázar sin terminar el proceso de intervención o investigación arqueológica -pues la probabilidad de encontrar restos de suficiente importancia como para ponerlos en valor e integrarlos en el futuro parque es al parecer bastante alta- de ahí que se sugiera la necesidad de redactar un PE para la ordenación de la zona una vez terminada la investigación arqueológica. - Por otra parte, el PE mantiene procedimientos de ARIs y sistemas de ayudas a la rehabilitación ya obsoletos (Decreto Estatal de 1983) que, al menos en la Modificación del PE del 97 deberían haberse suprimido o adaptado a los nuevos instrumentos, igual que debería haberse revisado y actualizado su Programa de Actuación y Estudio Económico Financiero. En cualquier caso, y este es el gran tema pendiente, se hace necesario establecer prioridades y fijar estrategias concretas, plazos e instrumentos específicos para la rehabiltación. - Como nuevas propuestas urbanísticas extraídas de las conclusiones del diagnóstico a sumar a las del PE y ordenadas según la prioridad de ejecución se proponen las siguientes actuaciones: Terminar de recuperar la fachada sur de la ciudad: * Modificación del Plan General en zona de San Francisco. Se trataría de reordenar la zona aprovechando las oportunidades urbanas ya comentadas a lo largo de este informe; regenerar paisajísticamente el entorno de la vía de

* Área del Alcázar. Dadas sus oportunidades paisajísticas como espléndido mirador y la inmediatez con la zona monumental, junto a sus potencialidades arqueológicas, este espacio requeriría una intervención urgente en el sentido de realizar la investigación arqueológica necesaria para poder plantearse la ordenación del futuro parque arqueológico -según prevé el PE- y proceder a su acondicionamiento una vez conocido el alcance de los restos que podrían integrarse en el mismo. Se sugiere que la ordenación de este ámbito quede diferida a un posterior Plan Especial, e incorporar así los resultados de la intervención arqueológica, y adoptar la ordenación actual que ordena directamente el PG meramente como indicativa. En todo caso se impone una primera fase de “limpieza” y recuperación efectiva del dominio público que paulatinamente ha retrocedido por ocupación y apropiaciones indebidas. Eliminar los rebaños de cabras y microhuertas que comienzan a extenderse y resolver el problema de los movimientos de tierra tras la muralla. *Areas degradadas que requieren una intervención integral sobre la edificación y los espacios públicos : 1. Tras la muralla de la Corredera: Aguardentería, Plaza Josefa Manuel y Descalzas. Una zona con valores a potenciar: restos de muralla con posibilidad de descubrirlas y recuperarlas desde el adarve interior; magnífico palacio de los más antiguos de la ciudad

UB-F81. Borde degradado en área de San Francisco.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

86


actualmente abandonado; arquitectura moderna de escasa calidad y posibilidad de recuperar un antiguo espacio libre en la antigua puerta de la calle Montiel. Bien situado respecto al mercado, con posibilidad de construir aparcamientos subterráneos. Reurbanización del itinerario de recorrido interior de la muralla. Mejorar la integración de la Torre Albarrana y la ruptura de la alineación de la Corredera. La mejora de la permeabilidad de esta zona debe redundar en beneficio de las áreas más interiores del casco: calles Hernán Gómez

y Baja de San Jorge, recuperando el lienzo de muralla desde la calle interior. 5. Área de San Francisco. Borde inacabado en área de San Francisco: dotar de fachada-mirador e incorporar nuevo acceso. Ya comentada en otros apartados del diagnóstico, los solares existentes, las áreas degradas,etc. permiten redefinir esta fachada y mejorar el acceso sureste del casco resolviendo su acuerdo con la llamada “vía de circunvalación sur”.

UB-F68. c/ Baja del Marqués, interrumpida por ruinas.

* Rehabilitación Especial para edificios singulares. Edificios correspondientes a casas palaciegas y casas señoriales, parcelas de gran tamaño con capacidad para contener preferentemente usos públicos sin descartar operaciones residenciales de viviendas. Se han señalado en el esquema de propuestas los más significativos cuyo estado actual de conservación es deficiente y además se encuentran deshabitados.

UB-F66. Solar de la Aguardentería.

Crespo, Cervantes, etc. además de recuperar una de las puertas más significativas del casco. 2. Santa Clara. Espacio urbano configurado por edificios de valor sin uso actual, algunos mal conservados y en proceso de degradación. Urbanización en mal estado. La escala de los edificios aconsejaría actividades que dinamicen la zona. Recuperar el callejón de Baja del Marqués, cerrado provisionalmente por peligro de hundimiento de edificios ruinosos.

UB-F69. Plaza de Santa Clara.

3. Santo Tomás. Oportunidad de vistas: balcón sobre la muralla, y de recuperar caserío muy antiguo con restos mudéjares. Necesidad de considerar globalmente, en una zona algo más extensa, los efectos de la recuperación como hospedería de la Casa del Blanquillo y lasposibilidades que ofrece un gran solar (donde se sitúan los restos de la antigua iglesia de Santo Tomás) contiguo a la muralla y situado en las inmediaciones. Intuimos que podría recuperarse un espacio libre de recorrido perimetral interno de las murallas con acceso desde la Gradeta de Santo Tomás (Traseras de casa del Blanquillo, visión de la huerta de los Frailes, etc.) 4. Tras la muralla de la Cava. Actuación entre las calles Cristo, Baja de San Jorge, Redondos. Zona de difícil accesibilidad y viario interior insuficiente. Abandono y degradación del caserío y existencia de solares (algunos municipales). Posibilidad de hacer más vividera la trama actual creando nuevos espacios libres. Sería aconsejable eliminar la manzana definida por c. Cristo

6. Área de San Nicolás. Aunque no es una actuación prioritaria, como las anteriores, ya que su transcendencia para la mejora del casco es menor, supone recuperar el espacio interior más singular de este arrabal histórico: hacer público un espacio libre existente junto a la Iglesia y la actuación sobre los restos de una antigua casa señorial que permite aquí una dilatación del viario para conseguir una cierta mejora de la movilidad interior.

UB-F65. C/ Baja de Ventaja, la muralla al fondo.

* Barrio de San Millán y calle Valencia. Sin duda este es el barrio peor comunicado con el resto de la ciudad lo que favorece su actual grado de aislamiento. La mejora del camino asfaltado, prolongación de la calle Valencia hasta la antigua travesía de la N-322 -camino actualmente minado de baches- que, por otra parte, permitiría recuperar uno de los accesos secundarios al casco histórico y desde el que es posible obtener unas buenas vistas de la silueta urbana. Esta sería una actuación muy positiva al igual que los ajustes de alineaciones puntuales previstos en el planeamiento en la cuesta de San Millán (junto a la Puerta del Losal) que van a suponer sin duda una mejora de la accesibilidad rodada de este barrio. Actuaciones en el entorno de San Millán incluso recuperando este edificio para algún uso público. Respecto a las traseras de San Millán y borde de Calle Valencia se comparte el tratamiento previsto por el Plan Especial: generar la calle de cierre y la previsión de calle transversal junto a la Iglesia de San Millán, así como las correcciones puntuales de alineaciones antes comentadas. * Áreas residenciales extramuros. Para cohesionarlas internamente se podría mejorar el estado de algunos espacios públicos y de sus hitos interiores. Por citar un ejemplo, el entorno de San Nicolás para el cuadrante noreste del casco o el eje de Fuente Risas y borde de San Francisco para todo el extenso sector suroeste; ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

87


DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO. 6

ESTADO DE CONSERVACIÓN Y ÁREAS QUE REQUIEREN INTERVENCIÓN.

Ruinas

EDIFICIOS QUE PRECISAN REHABILITACIÓN: DETERIORO MENOR. DETERIORO GENERALIZADO. INFRAVIVIENDAS A ELIMINAR. 1 SOLARES Y VACÍOS URBANOS DE OPORTUNIDAD PARA LA MEJORA URBANA. ACONDICIONAMIENTO DE ESPACIOS LIBRES. ÁREAS QUE REQUIEREN INTEGRACIÓN PAISAJÍSTICA. (VIAL SUR) 2

3

MEJORA DE LA URBANIZACIÓN.

ACTUACIONES DE REHABILITACIÓN“ESPECIAL”.

4

BORDES Y TRASERAS DEGRADADAS.

TRAMOS DE RESTAURACIÓN DE MURALLAS.

5

ÁREAS DEGRADADAS QUE REQUIEREN RECUPERACIÓN INTEGRAL. 1

TRAS LA MURALLA DE LA CORREDERA.

2

SANTA CLARA.

3

SANTO TOMÁS.

4

TRAS LA MURALLA DE LA CAVA.

5

ÁREA DE SAN FRANCISCO.

6

ÁREA DE SAN NICOLÁS. LÍMITE DEL PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN APROBADO EN 1989.

ÚBEDA

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

88


actuación que podría relacionarse con la necesidad de terminar la fachada urbana del casco precisamente en el arranque de la “vía de circunvalación sur” como ya ha sido referido en otros apartados de este informe. * Reurbanización de espacios públicos deteriorados. Algunos deberían solaparse con las actuaciones de áreas integradas y otros se sugieren solamente por su situación próximos a la zona monumental, y por su actual deterioro. * Intervención y cautelas sobre el conjunto del perímetro murado.Con respecto al planteamiento sobre la muralla, no se puede establecer un criterio global, entendiendo que la problemática es muy diversa como lo son las características de los distintos tramos conservados. Su puesta en valor parte de asumir la muralla de Úbeda con sus adosamientos históricos como testimonio de una forma más de su crecimiento urbano. Portanto, con carácter general, sólo se deberían recuperar aquellos lienzos conservados a los que se adosa un caserío de escaso valor o deteriorado y siempre en función del espacio urbano generado al demoler estos edificios: cuidado con las medianeras laterales vistas. En este sentido se valora como solución inadecuada la que en su día se dio a la torre Albarrana de la Corredera, junto a la Casa de la Tercia, precisamente por la ruptura de la alineación de esta calle además del carácter residual del espacio público resultante.

UB-F76. Eras del Alcázar.

Desde el interior, la recuperación de la muralla podría vincularse -como se propone en el entorno de Santo Tomás y algunas de las intervenciones anteriores- a la consecución de una mayor permeabilidad y registros de la trama y a la posible recuperación de nuevos itinerarios interiores, a veces con oportunidad de vistas. Como actuaciones de restauración pendientes: terminar la intervención de restauración de la muralla sur del Alcázar, la posible recuperación de restos de una barbacana en el arranque del vial sur, y la restauración de la muralla en San Millán. Aunque no exista una zona de protección arqueológica que coincida con el trazado de la muralla, la cautela de los restos embebidos en la edificación privada, y la posibilidad de establecer espacios libres interiores de protección, etc., queda cubierta al exigirse con carácter general un estudio histórico-arqueológico a presentar junto a otros documentos cuando se realiza la solicitud de licencia, tanto para edificios catalogados como para las parcelas no catalogadas. Con la documentación a aportar, se estaría en condiciones de valorar la naturaleza de los restos de muralla existentes y proceder en consecuencia.

UB-F61. Muralla en Redonda de Miradores.

UB-F62. Miradores de San Lorenzo.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

89


V. 4. BAEZA: CONCLUSIONES DEL DIAGNÓSTICO Y PROPUESTAS. Mantener el PE vigente como instrumento válido para proteger el casco e impulsar la apertura y mejora de la ciudad hacia la fachada sur: puesta en valor del cerro del Alcázar y paseo de las murallas. También aquí se comparten las propuestas de actuación que realizaba el PE. En todo caso, hay que hacer algunas observaciones:

BA-F09. Escarpe transformado en paseo de la muralla. Impactos ambientales y paisajisticos.

BA-F21. Edificación inadecuada en paseo de la muralla. BA-F10. Restos de muralla ciclópea en escarpe del paseo.

Sería oportuno definir el futuro del Cerro del Alcázar, para que este espacio deje de ser respetado y protegido sólo pasivamente, como un vacío circunstancial de potencialidades arqueológicas, y pueda acondicionarse a medio-largo plazo: un parque de forestación controlada, con tratamientos blandos, en el que se integren los restos arqueológicos. Conseguir la propiedad pública, o acuerdos con los propietarios; orientar la intervención o investigación arqueológica -podría tratarse de un “campo de prácticas de arqueología” relacionado con las actividades de la UIAM; y resolver la transición con las zonas construidas del recinto intramuros, podrían ser objetivos a proponerse en un futuro. Aspectos que habría que contemplar en un Plan Especial para la ordenación de la zona una vez terminada la investigación arqueológica. En cualquier caso, se considera prioritaria la urbanización del vial transversal, de cierre de las zonas construidas en el límite oeste del recinto intramuros -vial previsto ya por el PE- al que podrían incorporarse algunas zonas de aparcamiento, bien situadas respecto de la zona monumental y del propio Paseo de la Muralla. El arbolado de esta vía supondría acondicionar visualmente una fachada urbana tan negativa para el conjunto. Con las obras de acondicionamiento del paseo actual y de las laderas, actualmente en ejecución, la puesta en valor de la fachada sur de la ciudad histórica podría mejorarse con ciertos ajustes en la configuración de este frente urbano. Así, el carácter en cierto modo rural que aún conserva este borde, sugiere la necesidad de controlar las tipologías arquitectónicas: retranqueos y alturas de la edificación serían los parámetros a regular en una normativa específica para este borde, aunque bien es cierto que esto ya sólo afectaría a un pequeño tramo de este frente edificado. Producir una mayor permeabilidad transversal mediante la apertura de alguna calle: en el límite de la Fundación Carmen Burgos, como ya prevé el PE, y, especialmente, intervenir en un espacio de oportunidad como es el entorno de la PlazaRequena, donde habría que valorar la posibilidad de crear una nueva “puerta” al recinto intramuros, recuperando la que fue Puerta de Quesada, serían actuaciones beneficiosas para el casco. El Ayuntamiento debería asumir la necesidad de revisar y actualizar el Programa de Actuación y Estudio Económico Financiero del PE, y ello significaría asumir la necesidad

BA-F22. Borde urbano degradado del cerro del Alcázar.

de ordenar internamente sus necesidades y prioridades. En cualquier caso, se hace necesario establecer un orden de prioridad y fijar estrategias concretas, plazos e inversiones para las distintas propuestas y actuaciones de rehabiltación. Como nuevas propuestas urbanísticas extraídas de las conclusiones del diagnóstico a sumar a las del PE y ordenadas según se estima su prioridad de ejecución se proponen las siguientes actuaciones: 1. Intervención y cautelas sobre el conjunto del perímetro murado y en especial sobre el Área del Cerro del Alcázar y paseo de la muralla. En Baeza debe hacerse un planteamiento global sobre la muralla y Cerro del Alcázar, reconociendo las distintas problemáticas en función de los restos conservados e hipótesis de trazado previsibles. Su puesta en valor como en el caso de Úbeda, parte de asumir la diversidad de situaciones: la muralla con sus adosamientos históricos, en calle Barreras y Plaza de la Constitución; la muralla “natural”, entendiendo cómo la topografía y escarpes han ejercido esa función aunque no se conserven en su integridad los restos edificados que se cosntruyeron seguramente sobre el escarpe; y finalmente, la que se descubre por sorpresa entre el caserío o la trama urbana y la muralla “ intuida” o sugerida mediante referencias y juegos de significado. A la vista de la entidad de los restos conservados en Baeza, la muralla “natural” y la “sugerida” deben tener una mayor significación si queremos potenciar su legibilidad y comprensión global. En este sentido, las actuaciones de puesta en valor deberían incardinarse en esta consideración unitaria del recinto, insistiendo en la enorme importancia que debe tener el acondicionamiento topográfico y forestal del escarpe -eliminando o remodelando los rellenos y movimientos de tierras que lo han desvirtuado- o el énfasis, que, en los proyectos de urbanización del Paseo de la muralla, se otorgue a sugerir, sutilmente, el recinto original: la disposición de las puertas, la forestación del alcázar evocando el castillo desaparecido, etc.; en definitiva, podría tratarse de todo un juego de significados, no necesariamente explícitos. En ese sentido, la propuesta del concurso del Paseo ha ido evolucionando afortunadamente hacia un mayor grado de abstracción abandonando referencias tan inmediatas como la de los torreones. Y es que, sin renunciar a dar una mayor información del conjunto, y siendo tan escasos los restos que se conservan de la muralla, la restauración científica de un tramo testigo y la consolidación de los demás restos existentes, debía ser uno de los objetivos prioritarios. Finalmente, en esta escala ya no urbana, sino territorial, el protagonismo debe tenerlo, sin duda, la topografía y la forestación, como elementos que pueden devolver claves de identidad al lugar de asentamiento original. Asimismo, por señalar aspectos hoy negativos, hay que tratar de atenuar la discontinuidad entre el cerro del antiguo AlANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

90


cázar y la ciudad histórica, pues esta ruptura disminuye legibilidad al propio cerro y al recorrido de las murallas. La normativa de protección arqueológica es suficiente para velar por los posibles restos existentes. 2. Posibles actuaciones de ajuste de la estructura urbana interior del conjunto.

BA-INV-F05. Ruinas de San Pedro.

Aunque se trata de un casco muy consolidado, además de las unidades de actuación que preveía el PE, de las que la recuperación de las ruinas de las antiguas iglesias de San Juan y San Pedro siguen teniendo un gran interés patrimonial, se han detectado algunos solares que, en tramas urbanas compactas como las del casco extramuros, ofrecen la posibilidad de crear algún espacio libre o mejorar la accesibilidad interior abriendo alguna calle: * solar en calle San Ildefonso en el barrio del Vicario, que permitiría abrir una placeta y calle transversal para comunicar con la calle Griales, remodelación interior de una trama bastante compacta.

BA-F77. Solares en interior Barrio del Vicario.

* solar entre calle Imagen y Oteses, para esponjar la trama, en el barrio de San Andrés. Asimismo se incluiría aquí la posible apertura de viario transversal -una calle peatonal- en el límite de la parcela de la Fundación Carmen de Burgos, así como la remodelación de la Plaza de Requena, con el traslado, cuando ello sea posible, de la fábrica de aceite para recuperar así la antigua Puerta de Quesada. O la actuación de erradicación de la fábrica de aceite, uso inadecuado, en calle Julio Burell (antiguo convento del Carmen).

BA-F11. Espacio de oportunidad en borde sur: eje de Santa Clara y C/ San Juan desde el paseo de la muralla, molino de aceite y Plaza Requena.

3. Rehabilitación Especial para edificios singulares.

de las vías internas que relacionan los hitos de referencia más locales -las iglesias y edificios más singulares- es la única mejora, junto a la rehabilitación de la edificación, que cabe en estas zonas. También aquí la rehabilitación de la edificación es más necesaria en la tipología de casa señorial. En las áreas residenciales extramuros, la mejora puntual de la urbanización debe estar relacionada con una estrategia concreta que podría servir para jerarquizar la estructura urbana del casco extramuros y ordenar los principales itinerarios de visita turística: se podría mejorar así el estado de algunos espacios públicos y de los “hitos” interiores mediante una urbanización más cuidada y con preferencia peatonal. Por citar un ejemplo, el eje de la calle San Andrés, que relaciona visualmente esta iglesia con la iglesia de los Descalzos y la Puerta de Toledo; la calle del Rojo o Cipriano Alhambra y Platerías. En el recinto intramuros los temas de urbanización pendientes se refieren a una mejora del primer tramo del eje de calle Compañía, desde la Puerta del Cañuelo, así como a la urbanización del borde que separa el cerro del Alcázar y las áreas residenciales. Finalmente, también es necesario para la mejora paisajística del conjunto la restauración ambiental de las dos fachadas urbanas hacia la vaguada del Arroyo del Matadero. La forestación de escarpes ha sido un aspecto ya referido en otros apartados de este informe. Como puede apreciarse, todas las sugerencias que aquí se han vertido pueden tener un desarrollo inmediato sin tener que recurrir a un nuevo Plan Especial. Se trata en realidad de tener respaldo financiero y establecer las prioridades de actuación, eso sí, dentro de una estrategia global para el conjunto de la ciudad.

También en Baeza estos casos coresponden a casas palaciegas y casas señoriales, parcelas de gran tamaño con capacidad para contener preferentemente usos públicos sin descartar operaciones residenciales de viviendas de actuación pública. Se han señalado en el esquema de propuestas los más significativos cuyo estado actual de conservación es deficiente y además se encuentran deshabitados. Especialmente hay que señalar la necesidad de recuperar el Palacio de Jabalquinto, actuación pública ya programada por la Junta de Andalucía.

BA-F75. Zonas demolidas en Casas Consistoriales Altas.

Respecto a áreas de rehabilitación en Baeza no se detectan áreas donde sea especialmente alarmante el estado de deterioro generalizado, y, en este sentido, no pueden delimitarse áreas que requieran una intervención integral sobre la edificación y los espacios públicos, aunque la simultaneidad de este tipo de medidas siempre será un factor positivo. BA-F12. Eje de Sta. Clara y C/ San Juan desde paseo de la muralla.

BA-F74. C/ Julio Burell, usos inadecuados, casco extramuros.

4. Actuaciones de mejora de la urbanización de espacios públicos. Como ocurría en Úbeda, el acondicionamiemto de pequeñas dilataciones del viario que configuran a modo de placetas y

BA-F64. Casa señorial en C/ de los Cobos, casco extramuros.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

91


DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO. ESTADO DE CONSERVACIÓN Y ÁREAS QUE REQUIEREN INTERVENCIÓN.

EDIFICIOS QUE PRECISAN REHABILITACIÓN: DETERIORO MENOR. DETERIORO GENERALIZADO. INFRAVIVIENDAS A ELIMINAR.

ACTUACIONES DE REHABILITACIÓN “ESPECIAL”.( RECUPERACIÓN DE RUINAS DE

SAN PEDRO Y SAN JUAN Y CASAS SEÑORIALES ).

USOS INADECUADOS A ERRADICAR: IMPACTOS AMBIENTAL Y PAISAJÍSTICO.

( FÁBRICAS DE ACEITE EN INTERIOR DEL CASCO ).

SOLARES Y VACÍOS URBANOS DE OPORTUNIDAD PARA LA MEJORA URBANA. ACONDICIONAMIENTO DE ESPACIOS LIBRES.

ÁREAS QUE REQUIEREN INTEGRACIÓN PAISAJÍSTICA.

( ESCARPE, TALUD DE LA MURALLA Y PASEO DE BORDE ).

CERRO DEL ALCAZAR.

INVESTIGACIÓN ARQUITECTÓNICA E INTEGRACIÓN PAISAJÍSTICA.

1

ÁREAS DE BORDE EN EJECUCIÓN CON IMAGEN DEGRADADA. PAVIMENTACIÓN EN MAL ESTADO A MEJORAR. URBANIZACIÓN EN EJECUCIÓN.

ÁREAS DEGRADADAS QUE REQUIEREN RECUPERACIÓN INTEGRAL. 1

REMODELACIÓN PLAZA REQUENA.

MEJORAS DE ACCESIBILIDAD Y BORDES. ( POSIBILIDAD DE CONEXIONES ).

LÍMITE DEL PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN APROBADO EN 1990.

BAEZA

0

50

100

200

300

400

ANEXO

500

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

92


VI.

CONCLUSIONES Y CLAVES DEL DIAGNÓSTICO.

Los aspectos analizados han permitido conocer mejor las dos ciudades, de formaindividualizada pero también comparativamente, extraer conclusiones y deducir líneas de actuación a partir de las distintas escalas de análisis y de la necesaria interrelación entre ellas: escala territorial, municipal, casco histórico y políticas de protección y fomento, cuatro cortes transversales que obedecen tanto al alcance de los problemas y oportunidades como a las propias esferas de solución. Desde la escala territorial, las previsiones de desarrollo que existen para este tipo de ciudades medias y, particularmente, para el sistema urbano de la Loma, consolidan el papel de Úbeda-Baeza dentro de una red de ciudades medias que tiende a integrarse en un eje de actividad junto a Linares, Bailén y Andújar. Previsiones de desarrollo que también consideran cómo en estas ciudades y por extensión en todo un amplio grupo de ciudades medias andaluzas, el patrimonio urbano debe ponerse a disposición de las estrategias de consolidación urbana y económica que refuercen el rol territorial de estas ciudades frente a las aglomeraciones urbanas. Las actividades relacionadas con la “explotación turística y cultural” de ambos cascos históricos deben ser fomentadas; actividades cuyo crecimiento debería estar relacionado con la integración en el mercado turístico de primer nivel. En este sentido, el contexto territorial es favorable. Aunque por ahora sólo se trata de intenciones reflejadas en un documento aún previo, como es el de las Bases para la Ordenación del Territorio de Andalucía, hay que interpretarlo como un intento de reorientar la inversión pública enmarcada en criterios territoriales que vendría a reforzar la dualidad de Úbeda-Baeza en el seno de una red de ciudades medias como forma de estructuración del territorio donde van a seguir destacando. Por otra parte, la construcción de infraestructuras territoriales que vendrían a reforzar esta situación parece ser una realidad a corto-medio plazo. El desdoblamiento de la N-322, Bailén-Albacete, debe comportar unas ventajas posicionales muy interesantes para la integración de ÚbedaBaeza en itinerarios de accesibilidad y turísticos de primer nivel. Asimismo, las observaciones con incidencia en el desarrollo económico que contiene este documento, referencias sobre la actividad productiva, deben considerarse como marco de evolución posible, oportunidades e iniciativas. También desde lo territorial, el escenario natural de representación de las dos ciudades, la comarca de La Loma, que ha sido determinante para explicar su asentamiento físico y aportar cualidades paisajísticas recíprocas: miradores hacia el valle y protagonismo urbano sobre el desnivel y el reborde de la cornisa, nos habla también de la existencia de problemas: de degradación de bordes que se contraponen al perfil de las ciudades en el escarpe; del retroceso de las huertas que tapizan y dan amenidad al paisaje tradicional del ruedo urbano (la sustitución por el olivar es hoy la mayor ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

93


amenaza); o de lo que podríamos llamar la “deconstrucción” del contorno de la muralla de Baeza y las decisiones pendientes sobre cómo compatibilizar arqueología y ciudad actual en este borde; la necesidad de erradicar enclaves contaminantes de la imagen y de las condiciones ambientales. Asimismo, y aunque el paisaje debe ser necesariamente cambiante como consecuencia de la antropización que sufre el territorio, más que de paisajes bellos debemos hablar de paisajes que deben ser coherentes cuando se llega a un equilibrio entre recursos, forma de exlotación e implantación del hombre en el territorio. Por eso cuando se habla de ÚbedaBaeza en el paisaje, se debe valorar esa coherencia, y el equilibrio, en este caso, debe potenciar tanto las condiciones naturales del territorio: orografía, texturas, vegetación, como las formas de explotación agrícola tradicional: cultivos, infraestructuras y caminos. Del análisis de las mútuas relaciones ciudad actual-ciudad histórica, han surgido aspectos que hoy suponen un problema para la buena conservación y el estado de uso de los sectores más antiguos y de mayor valor patrimonial, espacios en los que también se han detectado problemas de estructura interna y cuyas oportunidades de solución pasan forzosamente por la necesidad de impulsar el compromiso social y de concertación administrativa para aunar las actuaciones en los cascos históricos. En efecto, la primera conclusión, de carácter general y que no afecta por igual a las dos ciudades, ha sido ver cómo ha cambiado el papel de la ciudad tradicional en las últimas décadas y la necesidad de redefinir el futuro papel que deben jugar los cascos históricos y de reorientar la gestión patrimonial. Si bien las dos áreas monumentales gozan de unas condiciones de uso y conservación excelentes, por el contrario preocupa el futuro de las áreas residenciales intramuros, especialmente en el caso de Úbeda, donde habría que adoptar medidas para modificar la actual tendencia de despoblamiento y recuperar su valor de uso puesto que la protección patrimonial está garantizada. Haciendo recapitulación del Diagnóstico Urbanístico, como aspectos concretos se han deducido cuestiones a valorar y a potenciar donde pueden encontrarse sus líneas o claves propositivas: 1. El compromiso de su imagen con el paisaje o el perfil de las dos ciudades en el escarpe, allí donde hay que resolver la degradación de bordes, potenciar los respectivos alcázares y culminar los caminos de ronda perimetrales.

porte y permanencia de los elementos monumentales y expresión cultural del paso de sucesivas y comunes generaciones: memoria y dato del asentamiento. 4. La necesaria “homologación” de las condiciones de vida en el interior de los cascos para no verse dañados por las extensiones periféricas, y ello en claves de accesibilidad, actividades urbanas, dotaciones y fomento de la rehabilitación y “reuso” del casco. 5. El equilibrio de la dualidad ciudad nueva-ciudad vieja mediante el reajuste de los procesos de crecimiento, produciendo una inflexión en la tendencia actual de despoblamiento del casco de Úbeda y la relocalización de funciones urbanas en estos ámbitos. 6. El fomento e impulso de la rehabilitación urbana a considerar como un instrumento en la política de ciudades: - La rehabilitación como medio para reforzar el papel de las ciudades en el territorio y poner en valor sus recursos culturales y turísticos. - Necesidad de nuevas orientaciones a la rehabilitación urbana: pasar del mecenazgo al fomento, o lo que es lo mismo de las subvenciones directas a los incentivos a las empresas y promotores privados. - Flexibilizar y asumir la capacidad de transformación de las tipologías históricas. - No existe un problema de ordenación urbana, sino de necesidad de reactivación económica y compromiso social en la “revalorización del casco”. 7. Se deberían impulsar actuaciones de cara a la recuperación de las áreas más degradadas. Actuaciones que pueden ser abordadas desde el propio planeamiento general (las Revisiones de ambos planes generales contemplan algunas de ellas) o bien mediante actuaciones directas que pretendan impulsar la rehabilitación integral de algunas zonas (la delimitación de un PERI de los “no previstos” por el planeamiento general en algún caso bastaría para ello).

2. La conservación de su arquitectura monumental y los espacios urbanos relevantes, donde se encuentran sin duda sus valores urbanos de proyección y alcande exterior (los espacios a proponer como Patrimonio Mundial).

En cuanto a la instrumentación de estas líneas de actuación, ya se ha visto cómo el planeamiento especial de los dos centros históricos es adecuado a los fines de protección si bien hoy es preciso crear las circunstancias que favorezcan la intervención sobre el patrimonio, de ahí que, el fomento de la actuación sobre ambos cascos históricos pase por impulsar algunas medidas de gestión del patrimonio: básicamente, contar con los órganos de gestión necesarios y resolver la instrumentación urbanística, financiera o de gestión de las propuestas.

3. La protección de las ciudades intramuros como so-

En este sentido, las bases de la gestión patrimonial en los

cascos históricos de Úbeda y Baeza, deben orientarse en una doble vertiente: la promoción económica y empresarial, relacionada con la mejora de la explotación turística de ÚbedaBaeza y, por otra parte, la rehabilitación del patrimonio residencial, especialmente en Úbeda. En esta segunda línea de actuación, se pueden señalar como medidas de fomento más adecuadas: - Facilitar incentivos específicos para la rehabilitación : una “Ordenanza Municipal de Ayudas a la Rehabilitación y de incentivos a las actividades económicas”. (Ordenanzas que permitan equiparar, o al menos disminuir las desventajas entre edificación de nueva planta y rehabilitación, y que considere las distintas situaciones socioeconómicas de propietarios o usuarios, estado de conservación y valor arquitectónico del edificio). - Mejorar la autenticidad y el control de las intervenciones mediante la elaboración de un“manual de soluciones constructivas para los cascos históricos” . Se trataría de analizar las tipologías históricas más frecuentes y plantear solucionestipo de redistribución adaptadas a las condiciones actuales de uso. Este manual podría contar con un “catálogo” de soluciones constructivas elementales (sobre aleros de cubierta, soluciones de balcones, rejerías, etc.) a utilizar en las frecuentes obras de reparación o mantenimiento, incluso en nueva planta, para que, en su caso, se reproduzcan fielmente los gestos de la arquitectura tradicional y así mejorar la autenticidad de las actuaciones que intentan reproducir las soluciones tradicionales del casco. - Reforzar la capacidad técnica de los Ayuntamientos. En parte, para que exista una mayor disciplina urbanística en el casco. Una cierta especialización en materia patrimonial mejoraría su actuación en este campo, y ello enlaza con la propuesta siguiente. - Analizar las ventajas de una “Empresa Municipal de Suelo y vivienda” con objetivos concretos sobre el casco y posibilidad de intervenir e incidir directamente en el mercado local. - Contar con las “Escuelas-Taller”, apoyar la labor que realizan y dotarlas de mayor contenido pensando incluso en coordinar algunas de sus actuaciones para avalar un proyecto de gestión patrimonial en común . - Conveniencia en realizar un Estudio de Movilidad, Tráfico y aparcamientos para cada ciudad -especialmente necesario en el caso de Úbedaque permita ordenar la gestión del tráfico, las áreas ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

94


de preferencia peatonal, la viabilidad de los aparcamientos previstos, la gestión del transporte colectivo en Úbeda, las características y tipos de urbanización según diferentes rangos de calles o zonas, etc. Finalmente, y retomando la primera conclusión sobre la recuperación del valor de uso del casco histórico, ésta debe plantearse como objetivo prioritario y sobre la base de considerar que sus valores actuales: la conservación de la imagen urbana y de las arquitecturas históricas, también pueden hacerse valer además como recurso patrimonial complementario para potenciar el carácter de ciudades de turismo cultural que podrían aspirar a convertirse en centros de primer nivel en los circuitos turísticos si además se integran en una oferta más amplia -comarcal y con destinos complementarios como el turismo verde de las sierras- donde las dos ciudades puedan convertirse en marca de calidad y reclamo cultural.

pública, o consorcio entre las dos ciudades, que sirviese para dar forma a estas ideas, con la colaboración de otras administraciones y de la iniciativa privada. Órgano capaz de desarrollar un Programa de Gestión Patrimonial que podría ser modelo de intervención en ciudades de rango medio donde el patrimonio urbano debe actuar como factor de desarrollo cultural y económico para la comunidad.

La propuesta para ser declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO, podría servir como compromiso en definir una línea de defensa, divulgación y recuperación patrimonial común a ambas ciudades, pues de hecho existen aspectos cuya consideración conjunta sería muy positiva, así como justificar actuaciones directas de conservación y recuperación arquitectónica o urbana cuya programación se justificase con motivo de esta declaración. Todos estos aspectos ponen de relieve la necesidad de diseñar una estrategia de gestión patrimonial en un amplio sentido, pues entendiendo superada la fase de “protección y cautela” queda pendiente la de la gestión en la que habría que combinar todo tipo de medidas enmarcadas en un modelo de gestión y uso común de este patrimonio. Las bases para definir este modelo podrían ser: - Protección y fomento de las actividades residenciales en el casco. - Promoción de las actividades turísticas, dirigida tanto a la captación de visitantes como a mejorar la oferta de actividades complementarias: hostelería, comercio, artes y artesanías, etc. (Sería muy positivo dotar a las ciudades de un centro de interpretación o museo de la ciudad). - Promoción y fomento de actividades culturales complementarias, divulgativas de sus propios valores patrimoniales como otras actividades que enriquezcan la vida cultural e incentiven el turismo. - Realización de actuaciones tendentes a mejorar cualitativamente tanto en la “presentación” de las ciudades al visitante, como en la dotación de espacios de aparcamiento y mejora de áreas degradadas en los entornos monumentales. - Necesidad de crear un órgano de gestión, empresa ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

95


ANEXO . SÍNTESIS DE CONTENIDOS DE LOS PLANES ESPECIALES DE ÚBEDA Y BAEZA.

- EL PLAN ESPECIAL DE ÚBEDA. El Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Mejora Urbana y Catálogo de Úbeda: un plan que ha servido para recuperar la fachada sur del casco, catalogar y proteger la edificación de especial valor arquitectónico y llamar la atención sobre las necesidades de rehabilitación integral de distintas zonas del casco. Aprobado definitivamente por la Comisión Provincial de Urbanismo de Jaén el 13 de julio de 1989, fue redactado por un equipo madrileño encabezado por el arquitecto Eduardo Amán y subvencionado por la Dirección General de Urbanismo de la Consejería de Obras Públicas y Transportes. Desde su aprobación definitiva el Ayuntamiento ha tramitado unos cinco expedientes de modificación puntual al PE, modificaciones que han sido recogidas directamente sobre los planos de ordenación iniciales y en un Texto Refundido de Ordenanzas de 1995 que hay que tener en cuenta además de la publicación de unos cuantos artículos de ordenanzas en el BOP del 27 de febrero de 1997. Entendidas como pequeños ajustes para adaptarse a la realidad, todas estas modificaciones han sido redactadas directamente por los servicios técnicos municipales y apenas suponen una mínima alteración del mismo. - Ámbito y vigencia. El Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Catálogo del Centro Histórico de Úbeda comprende el recinto intramuros, arrabal de San Millán y resto del casco extramuros, por lo que comprende así el Conjunto Histórico declarado para dar cumplimiento a la Ley del Patrimonio Histórico Español. Ámbito que desde lo urbano también se considera adecuado pues recoge íntegramente la parte de la ciudad que conserva los valores de conjunto urbano de trazado y edificación tradicional. El PE, documento urbanístico que regula la intervención sobre el Centro Histórico de Úbeda, tiene una vigencia ilimitada; no obstante debería ser revisado al modificarse las circunstancias que dieron lugar a su redacción, o bien por el transcurso de catorce años desde su aprobación definitiva (sus tres etapas de ejecución previstas) lo que ocurrirá en el año 2003. - Contenidos y determinaciones. El Plan Especial formula múltiples objetivos tanto de protección como de recuperación y rehabilitación del casco cuya consecución se confía a distintos instrumentos, estrategias o actuaciones concretas. Aunque resumir todo un amplio repertorio de objetivos resulte difícil, entre sus objetivos generales habría que destacar el de protección y conservación de la estructura y tipologías urbanas por los valores patrimoniales existentes, al redactarse el plan también como instrumen-

to que debe dar cumplimiento a la LPHE; pero además se formulan objetivos de contenido “social” en el sentido de pretender garantizar la permanencia de la población y mejorar su calidad de vida con estrategias de reequipamiento e implementación de nuevas actividades; asimismo el PE debe procurar la viabilidad económica de sus actuaciones mediante sistemas de cooperación entre la iniciativa pública y la privada, para lo que se recurre a la posible declaración de Áreas de Rehabilitación Integrada. De hecho, para poder dimensionar el alcance de la rehabilitación residencial que requiere el casco, el PE realizó un enorme esfuerzo de análisis e información sobre el estado de la edificación, condiciones de habitabilidad, etc. para realizar la propuesta zonal que debía orientar las estrategias rehabilitadoras. Y ya desde la estructura urbana específicamente, hay una preocupación por recuperar la fachada sur de la ciudad histórica y mejorar la legibilidad del conjunto, especialmente del recinto intramuros, mediante tratamientos diferenciadores para los espacios públicos, funcionalmente jerarquizados, y la mejora de las condiciones de accesibilidad y usos. Comopropuesta estructural para mejorar la accesibilidad del casco el PE completa la definición de la ronda de la ciudad histórica estableciendo los espacios libres que aún podía recuperar el casco para mejorar su calidad urbana interior y su imagen reforzando además la significación de las murallas como operaciones generalmente vinculadas a ellas. Respecto a sus determinaciones y propuestas concretas los contenidos del Plan Especial pueden sintetizarse en: - Propuestas de viario y de ordenación del tráfico y aparcamientos. Además de prever la vía de circunvalación sur, cuyo trazado inicial conectaba directamente esta vía con la calle de la Cava a través de San Francisco, vía ya suficientemente tratada en este informe, las determinaciones en este sentido se refieren a una jerarquización de la estructura viaria de forma que se consiga una especialización de itinerarios según tipo de tránsito ( contenidos en el plano 7 “Circulación”) y en la determinación de “viales con limitación de tránsito rodado” recogidos en el Anexo IV de las NNUU del PE. En estas áreas se prevé desde el control del tránsito rodado, con limitaciones horarias, de velocidad y carga y descarga, hasta el estricto establecimiento de zonas peatonales. Niveles de restricción que estarán supeditados a la ejecución de aquellas intervenciones que proporcionen alternativas de tráfico, tales como la conclusión de la vía de circunvalación y los aparcamientos previstos en Aguardentería, Francisco de los Cobos y Prior Monteagudo. Estas áreas, cuya relación fue

modificada también en el 97, no se corresponden con las grafiadas en el plano 7 del PE y a su vez son distintas a las grafiadas en el plano nº13 de la Revisión del PG. Por ejemplo las zonas a peatonalizar de San Pedro o Santa Clara no figuran grafiadas en el plano. Además se prevén siete zonas destinadas a aparcamiento subterráneos y en superficie, aunque no se especifique concretamente el tipo de aparcamiento ni la capacidad prevista en cada una de ellas. En este sentido, parece imponerse la necesidad de un estudio más riguroso y exclusivamente centrado en este aspecto y que podría finalmente terminar en una “Ordenanza municipal de Tráfico” en la que además se realice una justificación de las estrategias perseguidas a partir del funcionamiento completo del sistema viario, de los distintos accesos al casco y de los aparcamientos previstos, apuntando el orden de prioridad de las actuaciones. - Establecimiento de “áreas con condiciones particulares de ordenación”. Se trata de 14 áreas en las que el PE establece algunos ajustes a la ordenación pormenorizada por tratarse de zonas vinculadas a la muralla o con problemas de accesibilidad, de degradación urbana, existencia de solares, etc. donde el PE incorpora determinaciones concretas sobre nuevos usos, fija las condiciones específicas para la nueva edificación etc. que deben servir de directrices para la redacción, en su caso, de los correspondientes Estudios de Detalle, Proyectos de Urbanización y de Edificación. En realidad se trata de pequeñas intervenciones de reforma interior ya ordenadas directamente por el PE. De las Normas Urbanísticas se deduce que todas las actuaciones se consideran como actuaciones aisladas, por lo que el sistema de ejecución urbanística a aplicar se reduce al sistema de expropiación o compra tanto de suelos como de edificios previstos para nuevos equipamientos, o la expropiación de bienes incluidos en el Registro de Solares. Como refleja el esquema elaborado, del total de áreas previstas aún quedan por ejecutar las actuaciones siguientes: * nº 1 Aguardentería-Ventanas. Se pretende recuperar una zona muy degradada del entorno del recinto amurallado, inmediato a uno de los ejes comerciales de Úbeda. Pendiente de convenio con la propiedad para construcción de un aparcamiento público en sótano del nuevo edificio y bajo el espacio público adyacente. Bajo comercial y edificio residencial de tres plantas y ático abuhardillado. * nº 6 Muralla de La Cava. Eliminación de construcciones inadecuadas adosadas a la muralla y formación de espacio público. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

96


* nº 9 Eras del Alcázar. Ordenación del actual vacío urbano definiendo nuevas alineaciones interiores y parcela de equipamiento, creando un viario peatonal de borde y una zona verde baja, a los pies de la muralla, mediante la supresión de edificaciones ruinosas y abandonadas en la calle Saludeja. * nº 10 Llana de San Millán. Supone la recuperación del entorno de la Iglesia de San Millán mediante la apertura de una calle transversal y una calle de borde (ésta última dibujada en la Revisión del PG aunque no incluida en el PE) y espacio libre junto a la iglesia. * nº 11 Juego de Bolas-Almenas. Se califica como equipamiento un vacío interior de manzana. Se especula con la posibilidad de adquisición por el Parador de Turismo para ampliar sus actuales instalaciones y situar un aparcamiento. * nº 14 Carreteros-San Nicolás. Recuperación de un espacio libre para uso público anexo a la iglesia y rectificación de alineación junto a un edificio catalogado a reconstruir para un uso no especificado (en el PE originariamente aprobado este edificio estaba catalogado como equipamiento) - El planteamiento de la rehabilitación del casco. En la época en que fue redactado el PE, los mecanismos de apoyo a la rehabilitación que además incorporaba expresamente la LPHE del 85 se referían a la declaración de Áreas de Rehabilitación Integradas (ARIs), como concepto de intervención global para la recuperación de conjuntos urbanos, de sus actividades económicas y condiciones sociales, a través de actuaciones integradas sobre edificios, espacios libres, infraestructuras, servicios y equipamientos necesarios, pero también comprendían actuaciones aisladas sobre vivienda, espacios libres o dotaciones comunitarias. Estas actuaciones se regularon mediante el R.D. 2329/1983 (sobre protección a la Rehabilitación del Patrimonio Residencial y Urbano y la Orden 30 de Noviembre 83 de desarrollo de las ARI). En este sentido, el PE propone cuatro Áreas de Rehabilitación Integrada (ARI) preferentes para la impulsión de un proceso de rehabilitación amplio, áreas localizadas en : San Lorenzo, Santa María, Santo Tomás y San Millán, los barrios de los bordes sur y este del casco con predominio de arquitectura popular, y con peores condiciones de la edificación y socioeconómicas de la población. En este sentido, aunque el Decreto del MOPU no se aplicó, no obstante, mediante el Decreto 238/1985 de 6 de noviembre de la Junta de Andalucía previa declaración de municipio de Actuación Preferente, se ha actuado en Úbeda durante las anualidades de 1990 y 92 en que fue declarado como tal municipio de actuación preferente con un total de 83 viviendas rehabilitadas. En el presente Diagnóstico la rehabilitación se ha considerado un tema de gran importancia para la puesta en valor de los cascos por lo que merece un análisis específico que se reali-

za en otros apartados de este informe. En cualquier caso, sólo avanzar que la rehabilitación residencial es uno de los aspectos pendientes para la recuperación funcional del casco histórico de Úbeda y que su impulso debe plantearse como una estrategia municipal que debería ser prioritaria. Asimismo, se realizan propuestas de reequipamiento: expropiación y adecuación de edificios históricos para uso dotacional. El PE realiza un diagnóstico de las necesidades dotacionales que precisa el casco, y concluye que los déficits se refieren a dotaciones de carácter local especialmente concentrados en los sectores sur y este del casco, aunque los supuestos demográficos de los que parte y sobre todo las proyecciones demográficas que realiza (pensando que de colmatarse la capacidad residencial que poseía el casco su población de 13.000 habitantes en el momento de la redacción del PE, 1985, podría llegar a alcanzar en el año 2000 la cifra de 20.000 personas) no se han cumplido. Como objetivos en relación al equipamiento, el PE establece un programa de reutilización de edificios de valor, y creación de algunos nuevos espacios públicos. Del plano 6 “Dotaciones” se deducen los nuevos usos de equipamiento previstos en edificios históricos, localizados preferentemente en la zona sur del casco, como área en la que se detectan los mayores déficits. De los edificios que a continuación se relacionan sólo el nº 4, que ha sido objeto de rehabilitación privada, aunque para uso terciario, el nº3 que se está recuperando actualmente para albergar el Centro de Gestión de Turismo Rural de Andalucía, por iniciativa de la Consejería de Turismo de la Junta, así como la Iglesia de Santo Domingo, se pueden considerar actuaciones desarrolladas. Los demás casos se tratan de propuestas que están pendientes de ejecución. * nº 1. Iglesia de San Lorenzo. Previsto para uso cultural. * nº 2. Iglesia de Santo Domingo. Cultural. * nº 3. Palacio del Marqués de Contadero. Cultural, aunque se le ha dado un uso administrativo público: Centro de Gestión de Turismo Rural. * nº 4. Calle Compañía nº1. Asistencial, aunque se ha permitido su rehabilitación privada para uso terciario exclusivo. * nº 5. Casa de D. Luis de la Cueva. Administrativo. * nº 6. Palacio de los Marqueses de Bussiano. Sin especificar su uso. Asimismo, el edificio de calle Corazón de Jesús, que fue rehabilitado por la Escuela Taller para establecer allí su sede (se incluye en una de las zonas con condiciones particulares de ordenación, ya ejecutada.) - Catálogo de edificios de interés. La protección individual del patrimonio arquitectónico se plantea a través de unas normas correspondientes a distintos ni-

veles de protección coincidentes con cuatro grados o niveles de catalogación y con un total de 818 edificios catalogados en los distintos niveles: *Grado 1º. Edificios de gran valor histórico, arquitectónico y urbanístico, elementos ordenadores de la trama urbana. Total 14 edificios *Grado 2º. Edificios de sumo interés por su antigüedad, calidad arquitectónica y representatividad de un estilo, o que poseen una destacada función estructurante de la trama urbana. Total 30 edificios *Grado 3º. Poseen elementos de interés derivados de la conservación de una tipología edificatoria coherente en planta o en fachadas, o en los que existen elementos constructivos o decorativos de valor. Total 91 edificios * Grado 4º. Edificios poseedores de unos valores exteriores tales que contribuyen a la creación de un entorno positivo o evocador, de forma tal que su ausencia resultaría dañosa o irreparable para dicho entorno. Total 683 edificios ya que en la modificación se eliminaron 68 de los 751 iniciales. Con carácter general para estos edificios, las normas urbanísticas permiten distintos grados de intervención posible que oscilan entre la restauración, conservación, consolidación, reforma y reedificación. La Modificación del 97 revisó el Catálogo de Edificaciones de grado cuarto (Interés Ambiental) en el sentido de eliminar algunos edificios y a su vez ampliar el contenido de las determinaciones para este grado de protección, estableciéndose a su vez tres categorías dentro de este grado cuarto: - categoría A: edificios de actuación No excepcional. - categoría B: edificios con posibilidad de Vaciado Interior. - categoría C: edificios con posibilidad de Reedificación. e incluso se establece la posibilidad de elevación de la altura existente o de remonte según el contexto urbano del edificio, y observaciones sobre elementos inadecuados a suprimir, etc. - Protección de los espacios urbanos de valor. Para regular las intervenciones de urbanización el PE establece también una catalogación de espacios urbanos en tres niveles: primer, segundo y tercer grado, en orden de valores decreciente, de modo que se regulan para cada uno de ellos los tipos de intervención de Reforma, Reposición y Conservación que resulten admisibles para conservar sus valores, así como la permisividad o no del tránsito rodado y aparcamientos sobre los mismos. - Protección arqueológica. Además de establecer una normativa general que regula la conservación del Patrimonio Arqueológico partiendo de los preceptos de la propia LPHE, la normativa impone, sólo para ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

97


CUADROS -16 y 17. Plan Especial de Úbeda. Intervenciones en edificios catalogados. Grado

Protección de la parcela

Alineaciones y volúmenes

Obras permitidas

Usos

Otros conceptos

1

P rotec ción extendida a toda la parcela. Se p rohí be o cup ar l os espacios libres existentes y las segregaciones en nuevas parcelas.

Se conservarán las alineaciones e xt e r io re s e interiores y los v olúmen es existentes

- Conservación. - Restauración. - Consolidación. - Reformas para uso dotacional público.

- Mantenimiento de los actuales. - Se da preferencia a los dotacionales frente a los usos privados.

- Se prohíben an en fachada exce el interior de los h y retranqueos.

P rotec ción extendida a toda la parcela. Se p rohí be o cup ar l os espacios libres existentes y las segregaciones en nuevas parcelas.

Se conservarán las alineaciones e xt e r io re s e interiores y los v olúmen es existentes

- Conservación. - Restauración. - Consolidación. - Reformas para uso dotacional público. - R e fo rma s en e d i f i c i o s residenciales para ampliar condición m í n i m a d e habitabilidad.

- Mantenimiento de los actuales. - Se da preferencia a los dotacionales frente a los usos privados.

P rotec ción extendida a toda la parcela. Se p rohí be o cup ar l os espacios libres existentes y las segregaciones en nuevas parcelas.

Se conservarán las alineaciones e xt e r io re s e interiores y los v olúmen es existentes

- Conservación. - Restauración. - Consolidación. - Reformas, tanto g en e ra le s co mo parciales, que no afecten a su volumen y a l os o tro s elementos interiores cuya conservación se pretende. - Se podrán abrir huecos en P.B. para i n ce n t i va r us os comerciales. O t ra s obr as siemp re q ue lo autorice la CPP.

- Mantenimiento de los actuales. - Se da preferencia a los dotacionales frente a los usos privados.

2

3

Zona A. Áreas con existencia objetiva y probada de restos arqueológicos de relevante importancia. Eras del Alcázar, coincidente con la Condición Particular de Ordenación 9, se establece la creación de un Parque Arqueológico y la redacción de un Plan Especial de Protección.

Se han incluido e ni ve l e dificio s pueden ca rece fachada de interé que conservan i n te r io r elem s in g u la r e s, r ar qu itec tón ic o elementos tipoló En este caso las de reforma pued más amp lia s siempre conse estos elementos.

Grado

Protección de la parcela

Alineaciones y volúmenes

Obras permitidas

Otros conceptos

4

Se conservará la parcelación.

Se conservarán las a li n ea ci o n es exteriores.

Además de las permitidas en los niveles anteriores (restauración, conservación y consolidación) - Reformas que modifiquen el espacio interior. - Modificación de fachadas, con apertura de algún hueco, sin romper la unidad compositiva. De carácter e xcepcional: . Reforma con vaciado total del espacio interior y mantenimiento de fachadas existentes. . Reedificación en casos justificados de imposibilidad técnica de conservación de fachadas. - Las obras de carácter excepcional requieren una mayor justificación (el mal estado, la falta de valores o inadecuación) y el informe favorable de la C o mi s ió n Pr o vi n ci a l de Patrimonio Histórico.

- Se respetará la e planta baja. - Se permite nueva hu ecos pa ra respetando la comp - Se permite apertu cocheras (según A Banderines o enmarcados den huecos de facha condiciones.

Fuente: E.P. según P.E. de Úbeda.

los edificios catalogados, la obligatoriedad de presentar, entre otros documentos, un estudio histórico-arqueológico previo con propuestas de actuación en su caso. Asimismo, como medidas cautelares la Modificación del PE incorpora para el Centro Histórico de Úbeda una zonificación en la que se establece una gradación de áreas con distintas potencialidades arqueológicas o susceptibles de existencia de restos. Esta zonificación obedece a un estudio conjunto encargado en su día por la Consejería de Cultura para las dos ciudades, y de ahí la coincidencia de criterios de protección arqueológica. Respecto a lanormativa de protección en función de las distintas áreas se tiene:

Zona B. Áreas con existencia objetiva y probada de restos que requieren la verificación previa de su valor. El recinto intramuros y los arrabales extramuros de los Sanjuanes, hoy desaparecidos, San Millán y alfares de calle Valencia, como zona tradicional de talleres de alfarería desde época musulmana y donde pueden encontrarse restos de hornos y de cerámica. La construcción de sótanos y semisótanos estará condicionada a los resultados de una prospección con sondeos previos. Zona C. Áreas con alta probabilidad de contener restos de interés pero que pueden aparecer dañados o alterados en su disposición original. El resto de la zona de extramuros (barrios de San Isidro y San Nicolás). La construcción de sótanos estará condicionada a los resultados de prospección con sondeos previos.

* Normas generales sobre las condiciones de edificación, higiénico-sanitarias, condiciones de uso y condiciones estéticas para las nuevas edificaciones que se construyan en el casco. Edificabilidad: se regula básicamente por condiciones de fondo edificable, ocupación y condiciones de los patios. Alturas: se conservan las alturas actuales, entre dos y tres plantas, siempre en los edificios catalogados (aunque en nivel cuatro se puede admitir remonte en algunos casos) o en los no catalogados que se deseen rehabilitar. Usos. Es objetivo del PE mantener el carácter prioritario de la actividad residencial del casco pero también fomentar actividades protegidas e itinerarios especializados según zonas, junto con la creación de dos nuevos centros comerciales, al norte y sur del casco. En general la ordenanza admite todo tipo de usos siendo algo más restrictivos en el recinto intramuros -zona ZU1- donde se limitan más las condiciones para implantación de usos de industria y almacén, comercial u oficinas. En cuanto a las condiciones estéticas, regulan algunos aspectos básicos como la obligatoria fragmentación de nuevas fachadas, cubiertas inclinadas, fachadas adecuadas en materiales y en diseño de huecos a su entorno. Además se diferencian los barrios donde domina la arquitectura popular y se obliga a la utilización del blanco en la fachada, de los ejes urbanos más transformados en el XIX donde el color no podrá ser el blanco. La obligada composición de las plantas bajas con el resto del edificio, tratamiento de medianerías, regulación de escaparates, publicidad, etc. y la regulación de apertura de puertas cocheras, de almacén o comercio, que sólo se admite como norma general en edificios catalogados en grado cuarto y en no catalogados.

- Otras determinaciones del PE que regulan la intervención urbanística y edificatoria en el casco histórico. En relación a las normas urbanísticas y ordenanzas del Plan Especial, se regulan aquí, entre otros, los siguientes aspectos: * Las condiciones de ejecución del planeamiento, considerándose todas las actuaciones como actuaciones aisladas, por lo que el sistema de ejecución urbanística a aplicar se reduce al sistema de expropiación o compra tanto de suelos como de edificios previstos para nuevos equipamientos, o la expropiación de bienes incluidos en el Registro de Solares. * El régimen jurídico tanto del suelo como de la edificación, especialmente en cuanto a las obras incluidas dentro del deber normal de conservación y ejecución subsidiaria. * Regula las intervenciones en el centro histórico, diferenciando los distintos tipos de obras que pueden acometerse en: edificios catalogados (según niveles de protección), edificios no catalogados e intervención de urbanización sobre el espacio público. ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

98


- EL PLAN ESPECIAL DE BAEZA. El Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Mejora Urbana y Catálogo de Baeza: Un plan para establecer la continuidad del casco con el resto de la ciudad y definir unas prioridades en la rehabilitación de su patrimonio edificado, además de Catalogar y proteger la edificación de especial valor arquitectónico. Redactado por un equipo con sede profesional en Madrid y dirigido por las arquitectas Berta Brusilovsky y Piedad Martínez, fue igualmente subvencionado por la Dirección General de Urbanismo de la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía. Su aprobación definitiva por la Comisión Provincial de Urbanismo de Jaén se produjo el 12 de Julio de 1990. No ha sufrido modificaciones posteriores aunque la reciente Revisión del PG de Baeza del 97 incorpora algunas ordenanzas complementarias de escasa relevancia sobre el casco. - Ámbito y vigencia. El PE comprende la ciudad consolidada a principios del presente siglo: recinto intramuros, casco extramuros y áreas de los antiguos ejidos y arrabales de San Lázaro y San Vicente por lo que comprende, de forma bastante ampliada, el ámbito declarado Conjunto Histórico Artístico de Baeza y su entorno. El ámbito considerado es suficientemente amplio al incluirse también incluso aquellas áreas situadas al otro lado del ejido que no participan ya de los mismos valores ni de la homogeneidad que el resto del casco. En cuanto a su vigencia, ésta es indefinida si bien se prevé la revisión del Programa de Actuación a los cuatro años de la entrada en vigor (lo que no se ha realizado) o, en cualquier caso, si se pretenden realizar obras o intervenciones no contempladas en el mismo. - Contenidos y determinaciones. Además de contemplar los objetivos propios de este tipo de planes como son los de proteger y poner de manifiesto los valores históricos y formales de los espacios urbanos y del patrimonio edificado de Baeza, el Plan Especial pretende asegurar la continuidad del centro histórico con el resto de la ciudad y trata de equilibrar los procesos de desarrollo urbano y atenuar los efectos negativos de las nuevas áreas de crecimiento previstas por el planeamiento general. Asimismo presta especial atención a los aspectos de recuperación y adecuación del espacio público a partir de una adecuada jerarquización de los espacios urbanos según la función urbana que desempeñan, y, en correspondencia con ello, se ejemplifica con formalizaciones “virtuales” el nivel de acabado de los mismos. El Plan Especial concentró además buena parte de sus esfuerzos en realizar un exhaustivo análisis de las necesidades de rehabilitación del patrimonio edificado identificando las distintas “situaciones” que, según el estado de conservación del inmueble y de las condiciones socioeconómicas de sus habitantes, requerirían distintos instrumentos de rehabilitación, lo

que les permite proponer un desglose de necesidades de rehabilitación muy completo y diversificado, a partir del cual plantear programas concretos de actuación. Asimismo, junto al Catálogo de edificios de interés a proteger el PE incide muy detalladamente en el diseño y regulación de las condiciones formales en que deben producirse las nuevas intervenciones arquitectónicas en los espacios urbanos de mayor fragilidad visual o compositiva, estableciendo ordenanzas gráficas para estos ámbitos. Intentando sistematizar sus contenidos, el Plan Especial se podría resumir en los siguientes tipos de actuaciones y determinaciones: - Propuestas de viario y de ordenación del tráfico y aparcamientos. El PE prevé algunas actuaciones que pretenden resolver la continuidad del centro histórico con el resto de la ciudad o mejorar las condiciones de accesibilidad en determinadas áreas. Las más significativas por los efectos que tendrían sobre el casco, se refieren a establecer un mejor encuentro del sector histórico con el cerro del alcázar mediante un espacio libre o paseo acondicionado que resolviera el carácter marginal que actualmente tiene esta zona así como la apertura de una nueva conexión entre el Paseo de las murallas y la calle Alta, buscando una cierta mejora en la accesibilidad de este borde del casco. En cualquier caso, para estas actuaciones no se contemplan procedimientos de gestión. Por otra parte, el PE establece básicamente como área de preferencia peatonal todo el recinto intramuros, incluido el paseo de las murallas de Baeza, además de proponer un área a peatonalizar en torno a la Plaza General Benavides, tramo de calle Gaspar Becerra y acera norte del Paseo de la Constitución. Respecto a la posible localización de áreas de aparcamiento público no se define ninguna estrategia. - Actuaciones puntuales de reforma interior: Unidades de actuación. El Plan identifica cuatro áreas cuya problemática específica requiere intervenciones de ajuste de la estructura urbana interior con soluciones concretas en cada caso, ya que se parte de una estructura urbana de la ciudad histórica muy consolidada. * Unidad nº1. Aparcamiento privado en Pasaje de la Barbacana. Esta actuación se ha integrado a la actuación de vivienda pública en el antiguo Pósito, habiéndose llegado previamente a un acuerdo con los propietarios del suelo. Se ha eliminado así el aparcamiento privado, estando prevista la ejecución de 18 viviendas de nueva planta en régimen de alquiler así como una sala de usos múltiples. * Unidad nº2. Apertura de vial desde calle General Marchessi. Una actuación que persigue ordenar un vacío interior de manzana mediante la apertura de una calle y la ejecución de un máximo de 10 viv. y de un Estudio de detalle. Se trata de una actuación para mejorar la permeabilidad interna de la trama. Su ejecución se deja en manos de la iniciativa

privada no habiéndose ejecutado aún. * Unidad nº3. Recuperación de las ruinas de San Juan. Actuación pública para recuperar las ruinas e incorporar este espacio a la Plaza Palacio anexa. Se debe comprar una parte del suelo que permita hacer visible el ábside románico de la iglesia hoy incorporado a una casa inmediata. * Unidad nº4. Recuperación de los restos de San Pedro. Se recuperarían las ruinas mediante compra o expropiación, adecuándolas posteriormente. * Actuación en el Antiguo Cuartel de Caballería, o Cuartel de “Sementales”. Actuación no prevista inicialmente por el PE ya que el edificio ha sido gestionado con posterioridad, su ejecución actualmente en curso, además de rehabilitar un edificio histórico para usos culturales (salas de exposiciones, etc.) va a suponer la mejora de la accesibilidad interior en una zona con una estructura urbana excesivamente impenetrable; la recuperación de algunas conexiones viarias interiores a nivel peatonal, y la construcción de un aparcamiento subterráneo (con capacidad para unas 98 plazas) al servicio tanto de los residentes del casco como de los visitantes de la zona monumental de la ciudad. - El planteamiento de la rehabilitación. El PE realiza un planteamiento basado en los mecanismos de ayuda dispuestos por las distintas administraciones públicas siguiendo los criterios de coordinación en esta materia, señalando los casos en los que debía intervenirse y sus prioridades para que, a partir de estas propuestas, se elaborasen los Programas de rehabilitación. En este sentido, el plan señala la necesidad de creación de una oficina municipal. Los instrumentos disponibles en la época en que se redacta el PE se referían a: 1. Rehabilitación especial. Decreto 238/1985 de 6 de noviembre de la Junta de Andalucía previa declaración de municipio de Actuación Preferente. Se dirigía a situaciones consideradas límite donde concurrían circunstancias de estado regular de la edificación, que requerían pequeños arreglos y mejoras, y familias formadas por personas solas mayores o matrimonios mayores. Se detectaron unas 226 viviendas. De hecho supuso la declaración del municipio durante cuatro anualidades consecutivas como tal municipio de actuación preferente con un total de 77 viviendas rehabilitadas. Habría que analizar la coincidencia o no de las rehabilitaciones tramitadas con las situaciones que detectó el PE. 2. Orden de 3 de marzo de 1989 de la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía, referida a la rehabilitación de edificios singulares para uso residencial, es decir, ayudas destinadas a edificios residenciales de valor arquitectónico (catalogados) ocupados por usuarios en propiedad o alquiler. En Baeza se proponían cuatro edificios, antiguos palacios o casonas prototipos de la vivienda señorial baezana de los siglos XVII y XVIII. De los cuatroedificios propuestos sólo se está actuando en uno de ellas: ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

99


- Edificio en calle Angosta de la Compañía (actuación de EPSA, junto al solar anexo, 15 viv. en ejecución). - Edificio en Plaza de Sta. Cruz. - Edificio en calle San Juan Bautista. 3. Rehabilitación con ayuda estatal según el Real Decreto 224/1989 de 3 de marzo del MOPU, que facilita préstamos subvencionados que se gestionan a través de la Oficina de Rehabilitación de ámbito comarcal habilitada por la Junta de Andalucía. El PE consideraba que unas 400 viviendas reunían las condiciones requeridas por este decreto, similares a las del apartado uno pero menos urgentes. No se programan. 4. Sustitución de infraviviendas. Consideradas aquellas situaciones de viviendas que no reúnen las mínimas condiciones de habitabilidad (mínima superficie, carencia de servicios, etc.). el PE detectaba unas 30 unidades ocupadas. Requieren el realojo temporal de sus ocupantes en tanto se sustituyen por viviendas aceptables. 5. Compra y expropiación de edificios. Se trata de edificios de interés (catalogados) que se proponen por su lamentable estado de conservación, estar muchos de ellos vacíos o semiocupados, o bien sus propietarios podrían estar interesados en vender. Se proponen un total de nueve edificios, que también podrían utilizar el Decreto del MOPU sin necesidad de adquirirlos el ayuntamiento. 6. En cuanto a la rehabilitación de edificios singulares para equipamientos, el PE proponía el edificio que fue sede de la antigua universidad (ya rehabilitado) y el antiguo Pósito en la Barbacana. Finalmente, la normativa del PE favorece las obras de rehabilitación frente a la sustitución -se permiten áticos bajo cubierta en estos casos- o se sugiere la posibilidad de una Ordenanza municipal de ayudas a la rehabilitación con exención del pago de licencia entre otras ayudas posibles. 7. Actuaciones de mejora urbana y obras de urbanización prioritarias. Se refieren a actuaciones de reurbanización de espacios públicos. En este sentido el Plan Especial es tal vez excesivamente ambicioso puesto que sus propuestas de reurbanización o de mejora de plazas y calles -muchas de las cuales están relacionadas con las propuestas de peatonalización de espacios, mejora de áreas degradadas, etc.- afecta a casi una treintena de propuestas. La formalización de las propuestas de reurbanización de espacios libres no es más que una imagen final sin que deba ser vinculante. Entre las actuaciones previstas hay que destacar las consideradas prioritarias por el Plan especial al estar incluidas en su programa de actuación: - Paseo del Obispo. - Plaza de la Constitución. - Plaza del General Benavides (Plaza del Ayuntamiento) De estas actuaciones, se deduce el interés que muestra el PE en recuperar el borde de la cornisa natural como paseo de ronda.

- El catálogo. La protección individual del patrimonio arquitectónico se plantea a través de unas normas correspondientes a distintos niveles de protección coincidentes con tres grados o niveles de protección y con un total de 558 edificios catalogados en los distintos niveles: *Grado 1º. Protección integral. Edificios de excepcional valor arquitectónico, histórico o artístico que, con independencia de su estado de conservación, deben ser conservados íntegramente o procurar su recuperación funcional y monumental. Total 37 edificios y otros 36 elementos construidos (fuentes, cruces, arcos, etc.). *Grado 2º. Protección estructural. Edificios de especial valor artístico, arquitectónico o ambiental que contribuyen a conformar el ambiento urbano en que se hallan. En ellos se deben mantener sus condiciones volumétricas, estructurales tipológicas y ambientales. Total 56 edificios. *Grado 3º. Protección ambiental. Edificios con valores de su fachada o tipologíaarquitectónica, en los que deben ser conservados las características ambientales externas o elementos internos, y que contribuyen a crear un escenario urbano concreto. Total 465 edificios. Para cada uno de los tres niveles anteriores se establecen a su vez dos subgrados, A o B, según el alcance de las obras permitidas en cada caso. * Protección de conjuntos menores. Se trata de una selección de espacios urbanos concretamente son 33 ámbitos o conjuntos menores- que poseen valores de ambiente e imagen urbana por la presencia de monumentos o concentración de edificios catalogados, y en los que deben mantenerse o cuidarse aspectos concretos de volumen, alturas, colores, etc. para lo que se definen ordenanzas gráficas en las que se indica, parcela a parcela, las condiciones de conservación, altura obligatoria, sustitución diferida a veces debiendo seguir pautas compositivas, etc. - Protección arqueológica. El Plan Especial establece una normativa general que regula la conservación del Patrimonio Arqueológico partiendo de los preceptos de la propia LPHE. Pero además, como ocurría en Úbeda, se ha realizado una zonificación de áreas con distintas potencialidades arqueológicas al objeto de establecer una adecuada cautela sobre las mismas. Zona A. Con existencia objetiva y probada de restos arqueológicos de relevante importancia. Cerro del Alcázar, Paseo del Obispo y borde de la Cornisa. Su protección integral implica la prohibición total para levantar cualquier tipo de construcción. Zona B. Áreas con existencia objetiva y probada de restos que requieren la verificación previa de su valor para decidir el destino urbanístico de los mismos. Afecta al recinto intramuros. Su protección media alta implica prohibición de abrir sótanos y semisótanos.

Zona C. Áreas con alta probabilidad de contener restos de interés pero que pueden aparecer dañados o alterados en su disposición original. Afecta al Barrio de San Vicente y resto de la ciudad hasta la cera de La Magdalena y calles San Andrés y Alcalá. Áreas de protección media sobre las que se prohíbe abrir sótanos. Zona D. Incluye áreas donde los posibles restos son de menor importancia o su situación es mucho más incierta. Comprende el resto del ámbito del PE y resto de la ciudad. - Otras determinaciones que regulan la intervención urbanística y edificatoria en el casco histórico: las normas urbanísticas y ordenanzas del PE. En relación a las normas urbanísticas y ordenanzas del Plan Especial, se regulan aquí, entre otros, los siguientes aspectos: * Las condiciones para el desarrollo , ejecución y gestión del plan especial, tanto pública como privada, y sobre los distintos instrumentos a tal efecto. * Las condiciones de protección del patrimonio catalogado o no catalogado, arqueológico, arquitectónico o ambiental, y definiéndose los tipos de intervenciones. * El régimen jurídico de la edificación. Licencias, competencias, etc. * Normas generales que regulan las condiciones de edificación y usos, y las condiciones particulares de calidad, constructivas y condiciones generales de estética. Concretamente se regulan las condiciones de parcelación, linderos, alineaciones, ocupación de la parcela, altura, usos pormenorizados, etc. así como normas generales sobre composición y materiales de fachadas para adecuarse al entorno, etc. * Normas particulares de Zona. Ordenanzas. Atendiendo a las características particulares de las distintas áreas del casco, se establecen unas condiciones complementarias a las generales en las que se regulan además expresamente: fondos edificables, retranqueos, tipologías edificatorias, elementos de composición de fachadas y de volúmenes que se admiten y los prohibidos; normas particulares de estética y usos permitidos. Para el casco de Baeza se establecen 5 zonas: Zona 1 Casco Antiguo, Zona 2 El Vicario-San Lázaro; Zona 3 Barrio del Salvador; Zona 4 San Francisco-San Pablo-La Magdalena; Zona 5 Barrio Belén. Edificabilidad: se regula como resultante de las condiciones de ocupación máxima y altura máxima permitidas. Alturas: se mantienen las alturas existentes, entre dos y tres plantas, excepcionalmente cuatro,grafiadas en plano de ordenación. Usos. Para cada zona, además del residencial según las tipologías admitidas, se establecen otros usos compatibles comercial, oficinas, etc. según categorías. En general el PE

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

100


es muy flexible en cuestión de usos y tiende a favorecer la diversidad funcional del casco. Como aspecto más significativo el hecho de que el PE obligue a mantener la tipología unifamiliar exclusiva en la zona 2ª “El Vicario-San Lázaro” admitiendo también la plurifamiliar en el resto del casco.

CUADRO-18. Plan Especial de Baeza. Tipos de obras admisibles en edificios catalogados. TIPOS D E OBRAS D E INTERVENCIÓN ADMISIBLES SEGÚN EL GRADO D E PROTECCIÓN Y LA PART E A FECTABLE DE CADA EDIFICIO CATALO GADO Tipología (T)

III. AMBIENTAL

II. ESTRUCTURAL

I. INTEGRAL

GRADO PROTECC. Y SUBINDIC.

ORGANIZ. GENERAL Volúmenes Estructura envolvente Organizac. funcional

DISTRIB. INTERIOR Dependenc. usos

Estructuras (E)

Cerramiento ©

PORTANTE SUSTENTANTE EXTERIOR INTERIOR Pilares vigas Forjados vuelos (CE) (C) muros y escaleras Fachadas, Tabiquería. cimentac. medianeras no resistentes.

A

Cubiertas (CU)

Volúmenes inclinación terrazas lucernarios elementos sing. contornos materiales

Instalaciones (I)

MENORES Agua,gas saneamiento electricidad teléfono paneles calefacción

MAYORES Elevadores depósitos cámaras escaleras mecánicas aire acondic.

Acabados (A)

Pinture, solados, decoración, carpintería, escayolas.

ELEMENT. AISL ADOS Decoraciones mobiliario, otros.

Espacios Libres Pa vimentaciones, arbolado, elementos decorati vos mobiliario.

CONSERVACIÓN Y REST AURACIÓN ARQUEOLÓGICA

Conservac. Conservac. Conservación. y Restaurac. Restauración. B Restaurac. Modernizac. Reconstrucción integral. Reconstruc. integral

Conservac Restaurac. Moderniz. Reconstr. integral.

Conservación. Restauración. Reconstrucción integral.

Conservación. Restauración. Modernización. A Reconstrucción integral

Conservac Restaurac. Moderniz. Reconstr. integral.

Conservación. Conservación. Restauración. Restauración. Modernización. Rehabilitación. Reconstrucción Rehabilitación sólo en caso de ruina.

Conservación. Restauración. Reconstrucción integral. Rehabilitación sólo en caso de ruina.

Conservación. Restauración. Rehabilitación: Mod. en P. B. Ref. en P. Seg. B Reconstrucción integral

Conservación. Conservación. Restauración. Restauración Rehabilitación. Rehabilitación integral. Reconstrucción integral.

Conservación. Restauración. Modernización. Reconstrucción integral.

Conservación Conservación. Restauración Restauración. Modernizac. Reconstrucción integral. Mod. En c/ ruina

Conservación. Restauración. Modernización. Reconstrucción integral.

Conservación. Restauración. Reconstrucción integral. Rehabilitación.

Conservación. Restauración. A Rehabilitación. Reconstrucción integral.

Conservación Restauración. Modernizac. Reconstruc. integral

Todos los tipos de intervenciones

B

Todos los tipos de intervenciones con la norma particular de zona: plan de alturas para 2ª crujía de ordenanza gráfica.

-

SÓLO PAR A ELEMENTOS AISL ADOS: CONSERVACIÓN

Observac.

Conservación

Monumentos históricos, artísticos de interés nacional. Intervenciones con criterio científico.

Conservación.

Restauración.

Conservación Restauración Rehabilita.

Fuente: P.E. de Baeza.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

101


La redacción de este Anexo ha sido realizada por Rufina Fernández Ruiz, arquitecta, con la colaboración de L.B.A. Urbanismo y Arquitectura: Carlos López Canto y Pedro Bermúdez González, arquitectos. Asimismo han colaborado en trabajos de campo y elaboración de esquemas Cecilia Cañas Palop, Maribel Fernández López y José Amo Moreno, arquitectos, junto a Santiago Gil Ruz, delineante y Ana Sandino Navarrete, secretaria. Los levantamientos arquitectónicos han sido facilitados por las Escuelas Taller de Úbeda y Baeza.

ANEXO

INFORME - DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO

102


Formulario de Inscripción Úbeda-Baeza Patrimonio Mundial - Anexo 2