Page 1


LA ÚLTIMA REFORMA CONCURSAL Primera lectura de la Ley 38/2011 de reforma de la Ley Concursal

EDUARDO GÓMEZ LÓPEZ Magistrado

Valencia, 2012


Copyright ® 2012 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito del autor y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com).

Colección dirigida por:

Enrique Sanjuan y Muñoz

Magistrado especialista en asuntos mercantiles en excedencia Socio Director del Área Mercantil de Martínez Echevarría, Pérez y Ferrero Abogados

Ana Belén Campuzano

Catedrática de Derecho Mercantil

© Eduardo Gómez López

©

TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPÓSITO LEGAL: V-549-2012 I.S.B.N.: 978-84-9004-751-4 MAQUETA: PMc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


A mi padre por el tes贸n, a mis hijos por la alegr铆a y a mi mujer por todo


Índice Prólogo....................................................................................................

15

I. INTRODUCCIÓN..........................................................................

37

II. VECTORES DE LA REFORMA....................................................

39

III. COMENTARIO AL ARTICULADO DE LA REFORMA................. 1. LA DECLARACIÓN DE CONCURSO...................................... 1.1. Institutos preconcursales.............................................. 1.1.1. Preconcurso.................................................... 1.2. Solicitud de concurso voluntario................................... 1.3. Concurso necesario...................................................... 1.3.1. Solicitud........................................................... 1.3.2. Procedimiento de declaración........................ 1.4. Ámbito competenciaL del juez del concurso............... 1.5. Extensión de la jurisdicción.......................................... 1.6. Competencia internacional y territorial......................... 1.7. Subsanación de defectos............................................. 1.8. Recurso contra el auto desestimatorio de la solicitud de concurso voluntario.................................................. 1.9. Formación de la sección primera................................. 1.10. Pronunciamientos del auto de declaración de concurso................................................................................... 1.11. Publicidad..................................................................... 1.12. Publicidad registral....................................................... 1.13. Concursos conexos...................................................... 2. LA ADMINISTRACIÓN CONCURSAL..................................... 2.1. Condiciones subjetivas para el nombramiento de administradores concursales............................................ 2.2. Incapacidades, incompatibilidades y prohibiciones.... 2.3. Aceptación.................................................................... 2.4. Representación de las personas jurídicas administradores............................................................................. 2.5. Especialidades de la aceptación..................................

41 41 41 41 55 57 57 58 61 62 63 63 64 64 65 68 69 71 78 80 88 90 92 93


10

Eduardo Gómez López

2.6. Auxiliares delegados..................................................... 2.7. Retribución.................................................................... 2.8. Ejercicio del cargo........................................................ 2.9. Responsabilidad........................................................... 2.10. Nuevo nombramiento.................................................... 2.11. Recursos....................................................................... 3. EFECTOS DE LA DECLARACIÓN DEL CONCURSO............. 3.1. Conservación y administración de la masa activa....... 3.2. Continuación del ejercicio de la actividad profesional o empresarial................................................................ 3.4. Derecho de alimentos................................................... 3.5. Efectos de la declaración de concurso sobre los órganos de las personas jurídicas deudoras....................... 3.7. Embargo de bienes....................................................... 3.8. Efectos de la declaración de concurso sobre las acciones contra los administradores de la sociedad deudora......................................................................... 3.9. Integración de la masa pasiva...................................... 3.10. Nuevos juicios declarativos.......................................... 3.11. Continuación y acumulación de juicios declarativos pendientes.................................................................... 3.12. Suspensión de juicios declarativos pendientes............ 3.13. Ejecuciones y apremios................................................ 3.14. Paralización de ejecuciones de garantías reales y acciones de recuperación asimiladas.............................. 3.15. Prohibición de compensación...................................... 3.16. Suspensión del derecho de retención.......................... 3.17. Interrupción de la prescripción..................................... 3.18. Vigencia de los contratos con obligaciones recíprocas................................................................................. 3.19. Contratos de trabajo..................................................... 3.20. Contratos del personal de alta dirección...................... 3.21. Acciones de reintegración............................................ 3.22. Legitimación y procedimiento en materia de acciones de reintegración............................................................ 4. DEL INFORME DE LA ADMINISTRACIÓN CONCURSAL Y DE LA DETERMINACIÓN DE LAS MASAS ACTIVA Y PASIVA DEL CONCURSO.................................................................... 4.1. Prórroga del plazo de presentación del informe de la Administración Concursal (art. 74 LC)..........................

93 94 95 97 98 99 100 100 102 104 106 110

112 112 113 114 115 116 118 120 121 121 123 124 133 133 137

137 137


La última reforma concursal

4.2. 4.3. 4.4. 4.5. 4.6. 4.7. 4.9. 4.10. 4.11. 4.12.

Documentos anexos al informe del artículo 74 LC....... Principio de universalidad............................................. Formación del inventario............................................... Créditos concursales y créditos contra la masa........... Comunicación de créditos............................................ Reconocimiento de créditos......................................... Créditos con privilegio especial.................................... Créditos con privilegio general..................................... Créditos subordinados.................................................. Personas especialmente relacionados con el concursado.............................................................................. 4.13. Estructura y contenido del informe de la AC................ 4.14. Proyecto de inventario y de la lista de acreedores....... 4.15. Impugnaciones del informe no impeditivas de la finalización de la fase común............................................. 4.16. Comunicaciones posteriores de créditos..................... 4.17. Modificación del texto definitivo de la lista de acreedores y clasificación del crédito en caso de modificación o sustituición del acreedor inicial.......................... 4.18. Procedimiento de modificación de la lista de acreedores................................................................................. 4.19. Efectos de la modificación............................................ 5. EL CONVENIO Y LA LIQUIDACIÓN........................................ 5.1. El convenio.................................................................... 5.1.1. Propuestas alternativas................................... 5.1.2. Excepción a la prohibición de cesión en pago o para pago..................................................... 5.1.3. Convenio en caso de concursos conexos...... 5.1.4. Propuestas con contenidos alternativos......... 5.1.5. Tramitación escrita del convenio..................... 5.1.6. Acreedores sin derecho a voto....................... 5.1.7. Mayorías necesarias para la aceptación de la propuesta del convenio................................... 5.1.8. Oposición a la aprobación de convenio......... 5.1.9. Tramitación de la oposición............................. 5.1.10. Rechazo de oficio del convenio aceptado...... 5.1.11. Comienzo y alcance de la eficacia del convenio.................................................................... 5.2. La liquidación................................................................ 5.2.1. Apertura de la liquidación...............................

11 139 139 139 140 145 147 149 150 152 153 154 154 155 156

158 161 162 164 164 164 165 166 166 167 168 169 169 170 170 172 174 174


12

Eduardo Gómez López

6.

7.

8.

9.

5.2.2. Apertura de oficio de la liquidación................ 5.2.3. Publicidad........................................................ 5.2.4. Efectos sobre el concursado........................... 5.2.5. Plan de liquidación.......................................... 5.2.6. Reglas legales supletorias.............................. 5.2.7. Informes de liquidación................................... 5.2.8. Pago de créditos contra la masa.................... 5.2.9. Pago de los créditos con privilegio especial.. 5.2.10. Pago de créditos con privilegio general......... 5.2.11. Pago de créditos ordinarios............................ LA CALIFICACIÓN DEL CONCURSO..................................... 6.1. Calificación del concurso.............................................. 6.2. Concurso culpable........................................................ 6.3. Formación de la sección sexta..................................... 6.4. Personación y condición de parte................................ 6.5. Sentencia de calificación.............................................. 6.6. Responsabilidad concursal.......................................... LA CONCLUSIÓN Y REAPERTURA DEL CONCURSO........... 7.2. Especialidades.............................................................. 7.3. Efectos de la conclusión del concurso......................... 7.4. Reapertura del concurso.............................................. NORMAS PROCESALES Y SISTEMA DE RECURSOS............ 8.1. Secciones...................................................................... 8.2. Representación y defensa procesales......................... 8.3. El procedimiento abreviado.......................................... 8.3.1. Ámbito de aplicación....................................... 8.3.2. Contenido........................................................ 8.3.3. Especialidades del procedimiento abreviado en caso de solicitud de concurso con presentación de propuesta de convenio.................... 8.3.4. Especialidades del procedimiento abreviado en caso de solicitud de concurso con presentación de plan de liquidación.......................... 8.3.5. Supletoriedad del procedimiento ordinario..... 8.4. El incidente concursal................................................... 8.5. Sistema de recursos..................................................... 8.6. Registro Público Concursal........................................... OTROS CONTENIDOS............................................................

176 176 177 178 180 181 183 184 185 186 186 186 187 188 190 191 193 195 197 202 204 205 205 206 207 208 210

213

215 216 216 218 220 222


La última reforma concursal

9.1. Disposición adicional segunda bis. Régimen especial aplicable a las situaciones de insolvencia de las sociedades deportivas..................................................... 9.2. Disposición adicional cuarta. Homologación de los acuerdos de refinanciación.......................................... 9.3. Grupo de sociedades................................................... 9.4. Modificación del Código de Comercio......................... 9.5. Modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil............. 9.6. Modificación de la Ley General Tributaria.................... 9.7. Modificación de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido Ciento dieciocho............................................. 9.8. Modificación del Estatuto de los Trabajadores............. 9.9. Modificación de la Ley General de la Seguridad Social................................................................................. 9.10. Modificación de la Ley de Navegación Aérea.............. 9.11. Disposición adicional única.......................................... 9.12. Disposiciones transitorias............................................. 9.13. Disposiciones derogatorias y finales............................

13

223 225 225 225 226 226 228 229 230 231 231 231 232


Prólogo I. Septiembre de 2010. Ese fue el mes y ese el año en los que conocí personalmente a Eduardo Gómez López, Magistrado-Juez del Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Sevilla. Antes había leído algunos de trabajos —recuerdo el relativo a “Los aspectos prácticos de la Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre de mercancías”, publicada en Diario La Ley” Nº 7360 de 11 de marzo de 2010, con entrañable dedicatoria a su padre—. El encuentro, promovido por un amigo común, el Catedrático de Contabilidad de la Universidad de Sevilla D. Bernabé Escobar Pérez, tuvo lugar en el modesto, exiguo y “trabajado” despacho de su Juzgado. Hablamos distendidamente durante casi una hora. En un momento de nuestra agradable charla me interesé por el origen de su vocación judicial y posterior especialización en lo mercantil. Recuerdo, más o menos, sus palabras: “el primer día de clase de Derecho Mercantil, el Profesor encargado de su impartición, que era Corredor de Comercio, nos ofreció una doble posibilidad: ir a clase y atenerse en sus explicaciones al manual de referencia, o partiendo de sus conocimientos teóricos y de su experiencia práctica, plantearnos dudas y resolverlas, comentar estatutos de sociedades mercantiles, analizar contratos, seleccionar la jurisprudencia...; si ésta era la opción elegida, se requería un esfuerzo y tarea adicional; habría de acudirse a las clases con la “lección aprendida”. Los alumnos se decantaron por la segunda. II. D. Eduardo Gómez López viene prestando servicios en la Administración de Justicia desde 1993, primero como Secretario Judicial, y después como miembro de la Carrera Judicial. En 2009 obtuvo superó la pruebas de especialización mercantil del Consejo General del Poder Judicial, si bien desde 2008 ya prestaba servicios en los Juzgados mercantiles de Barcelona, pasando en 2010 a ser titular del Juzgado Mercantil nº 1 de Sevilla. El autor me solicita, cortés y amablemente, que realice el prólogo a su obra, petición, probablemente, no exenta de cierta dosis de inconscien-


16

Leopoldo José Porfirio Carpio

cia. Yo me siento halagado y honrado y, por supuesto, accedo con sumo gusto y agradecimiento por la confianza en mí depositada. Mas antes de iniciar la agradable y no menos responsable y comprometida tarea de presentar el libro “en sociedad”, quisiera dejar por escrito algunas reflexiones y consideraciones que su lectura y la persona de su autor me sugieren en relación con las categorías dogmáticas de lo “práctico” y lo “teórico” tan recurrentes en el mundo del Derecho, que unos valoran y consideran en su justa medida y otros pretenden calificar y clasificar como compartimentos estancos. Nunca me ha parecido correcta ni acertada la división que se hace, a veces con intenciones peyorativas, entre un libro, se dice, “eminentemente práctico” y otro, se afirma, “muy teórico”. Sucede lo mismo cuando se habla de un jurista práctico contraponiéndolo y, a veces, enfrentándolo, con otro de formación teórica. Si la enseñanza teórica del Derecho no lleva a su práctica correcta y eficaz, ni la experiencia está fundamentada en un acrisolado conocimiento jurídico, estamos ante al fracaso de la Justicia, porque el Derecho, no se olvide, es un instrumento de la Justicia. Un libro teórico debe plantear y resolver dudas y uno práctico ha de tener su origen en un previo trabajo, serio y riguroso, de biblioteca. Y además, un buen libro tiene que dejar traslucir la ideología intelectual de su autor, entiéndaseme bien, ha de permitir que el lector aprecie de manera diáfana cual es, en cada caso, la solución y opción escogida por quien escribe. Como en alguna ocasión ya he señalado, la pretendida neutralidad científica del jurista es algo que no existe. En este sentido, en reconocimiento y homenaje al Magistrado Gómez López transcribo la siguiente afirmación de EDELMAN: “No podemos hablar más de ideología sin cuestionarnos como sujetos interpelados por esa ideología misma. No podemos continuar otorgándonos el estatuto científico de una enunciación a la cual escaparíamos por privilegio científico” (La práctica ideológica del Derecho. Elementos para una teoría marxista del Derecho”, Tecnos, Madrid, 1980, p. 22). Para escribir este libro, que tengo el honor de prologar, hay que saber mucho y bien, si se acepta la simplicidad de la expresión: mucha teoría, bien aplicada a las exigencias de la práctica: sólo aquél que disfruta de solidificados conocimientos teóricos está


Prólogo

17

capacitado para escribir un profundo y útil libro práctico como el presente. Tal vez las enseñanzas de aquel Profesor-Corredor de Comercio influyeron más de lo que pretendió.... III. El autor, además, ha tenido que enfrentarse a un problema adicional, que ha resuelto con sapiencia y temple: la Ley Concursal de 2003 y, por supuesto, sus sucesivas reformas, carecen aún de poso jurisprudencial que permita ir paulatinamente limando aristas, resolviendo lagunas, interpretándola correctamente en busca de una eficaz composición de los importantísimos intereses en juego. La Ley Concursal es una norma carente de aplicación prolongada en el tiempo, pero sí de aplicación intensa y extensa desde su entrada en vigor, tras prolongada vacatio legis, el 1 de septiembre de 2004. Y por ello la función judicial se erige como la pieza fundamental del entramado concursal español; corresponde al juez asumir una difícil posición equilibrada inter partes que vele por una correcta aplicación práctica de la tradicionalmente conocida como la jurisprudencia de intereses. Para realizar su tarea, el autor ha tenido bien presente la oleada de resoluciones dictadas por los Juzgados de lo mercantil, la cada vez abundante producción de segunda instancia y, finalmente, la doctrina casacional que empieza ya a sentar jurisprudencia desde 2007. IV. La extensión del libro es justa y está justificada; el lector encontrará perfectamente estructurados los apartados objeto de análisis, aclaración e interpretación. Se divide en tres capítulos; el primero, de un lado, realiza un conciso y preciso resumen de las reformas que se han venido produciendo en la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal y de otro, expone la finalidad de lo que pretende su autor con la obra escrita; el segundo expone los objetivos principales de la reforma concursal llevada a cabo por la Ley 38/2011, de 10 de octubre, realizando una excelente síntesis estructurada de su Preámbulo y, finalmente, el último dedicado al comentario de todos los preceptos de la Ley Concursal de 2003 que se han visto, lato sensu, modificados por la reforma de 2011.


18

Leopoldo José Porfirio Carpio

V.1 El apartado 1 se ocupa de la declaración de concurso; en las bien redactadas páginas se analizan los institutos preconcursales; en relación con el denominado preconcurso, destaca certeramente el Magistrado las principales novedades introducidas por el nuevo artículo 5 bis y las necesarias reformas de los preceptos 15.3 y 22.1, párrafo 2 para coordinarlos con el anterior. Como bien se señala, la solicitud de preconcurso protege frente a otras de concurso necesario y prorroga el plazo para solicitar concurso sin recaer en un supuesto de concurso culpable; junto a ello, si se consigue obtener el acuerdo de refinanciación con los requisitos del nuevo artículo 71.6 LC se otorga al deudor, siguiendo la terminología italiana, un escudo protector frente a eventuales acciones rescisorias. Además, la Ley 38/2011 incorpora a nuestro Ordenamiento jurídico el denominado «privilegio del dinero nuevo» (fresh money), perfeccionando, esa es la intención, la reforma operada por el Real Decreto-ley 3/2009, de 27 de marzo, de medidas urgentes en materia tributaria, financiera y concursal, ante la evolución de la situación económica. Se califican de forma expresa como créditos contra la masa aquellos que se otorguen y contraigan durante la ejecución de un convenio que finalmente no fuese viable. En esta línea se manifiesta que “ (...)los créditos nacidos tras la aprobación judicial del convenio han de ser, en caso de apertura posterior de la fase de liquidación, créditos contra la masa. Se trata con ello de favorecer la concesión de crédito a una empresa en fase de convenio y también como mecanismo protector de ese «dinero nuevo» que contribuye a la continuidad de su actividad (...)” —apartado V del Preámbulo; vid. arts. 71.6, 84.2,11º, y 91.6º de la Ley 38/2011—. El autor, en atinadas páginas, analiza esta “sorprendente” modificación de la Ley Concursal —como es bien sabido, un principio esencial del procedimiento concursal es que todos los créditos nacidos con anterioridad a la declaración de concurso se calificarán de concursales y se integrarán en la masa pasiva, mientras que los que nazcan una vez declarado aquél serán contra la masa, excepción hecha de los créditos salariales correspondientes a los treinta últimos días trabajados—. Dentro de esta parte, se escudriña la “kilométrica” disposición adicional cuarta concerniente a la Homologación judicial de los


Prólogo

19

acuerdos de refinanciación. Destaco la siguiente afirmación, que no se puede más que compartir: “Sin duda, lo más novedoso de la reforma en este apartado es la extensión de la espera pactada en el acuerdo de refinanciación homologado judicialmente a las entidades financieras no participantes o disidentes cuyos créditos no estén dotados de garantía real” —véanse el art. 1257 del Código Civil (principio de relatividad de los contratos) y el nuevo párrafo 6 del art. 71 LC—. El lector deberá detenerse reflexivamente en la lectura de los aspectos más importantes y relevantes de la nueva disciplina de la homologación judicial de los acuerdos refinanciadores, perfectamente tratados metodológicamente por el Magistrado. Igualmente se estudian: las novedades en la solicitud de concurso voluntario (art. 6.2, números 4º y 5º) y en la de concurso necesario (arts. 7.1, 15.1 y 2, 18.3 y 20.4); el incremento del ámbito competencial del juez del concurso (se añade un párrafo final al número 2º y se modifica el número 7 del art. 8 y también se adiciona un nuevo apartado que da otra redacción al número 6º del art. 8); la extensión de la jurisdicción del juez también se modifica (cambiándose la redacción del párrafo único anterior del art. 9, que se enumera como apartado 1, añadiéndose un nuevo apartado segundo); la competencia internacional y territorial (supresión del apartado 4 del art. 10 y el apartado 5 se renumera como 4); subsanación de defectos (art. 13.2); recurso contra el auto desestimatorio de la solicitud de concurso voluntario (supresión del apartado 2 del art. 14 y traslado del actual apartado 3 al 2, sin modificación de su contenido); formación de la sección primera (nueva redacción del art. 16); pronunciamientos del auto de declaración de concurso (número 1º del apartado 1 y apartado 4 del art. 21); publicidad (modificación del párrafo 2 del art. 31); publicidad registral (nueva redacción del art. 24); concursos conexos (la reforma operada deja sin contenido al art. 3.5 y se adiciona un nuevo capítulo, el III, bajo la rúbrica “De los concursos conexos”, al Título I, que modifica el art. 25 y añade los nuevos arts. 25 bis y 25 ter ; en este punto resalto las siguientes afirmaciones del autor: “[...] Ya no cabe interpretaciones laxas o amplias, pues el legislador en esta 2ª importante reforma de la LC ha fijado con claridad los criterios que ha tenido a bien, tanto en materia de declaración conjunta como


20

Leopoldo José Porfirio Carpio

de acumulación [...]. La nueva regulación define el grupo de sociedades por remisión al Código de Comercio (...) cuyo concepto es claro: control directo o indirecto [...)] En conclusión, el concepto de grupo que maneja la Lc es el del Cco., en el que sólo tiene cabida el grupo vertical”). V.2 Sin duda razonable, es la administración concursal una de las materias que se han visto más afectadas por la denominada reforma global de la Ley 22/2003, de 9 de julio, llevada a cabo por la presente Ley 38/2011. Se añade un nuevo artículo 27 bis y se modifican, con diversa intención y extensión, los preceptos 28, 29, 30, 31, 32, 34, 35, 38 y 39. La reforma operada pretende una mayor profesionalización del órgano de administración concursal y un refuerzo de sus funciones y responsabilidad. A ella se dedica el apartado 2 del libro que se prologa. Pues bien, a este importantísimo tema de la administración concursal que, recuérdese bien, conforme a la Exposición de Motivos de la Ley de julio de 2003 —apartado IV, primer párrafo— sólo ella y “(...) el juez (...) constituyen órganos necesarios en el procedimiento”, el Magistrado, en un esfuerzo altamente meritorio, vierte toda su experiencia concursal. El lector podrá encontrar en sus bien confeccionadas páginas el tratamiento novedoso de los siguientes temas: condiciones subjetivas para el nombramiento de administradores concursales (art. 27), incapacidades, incompatibilidades y prohibiciones (art. 28, apartados, 2, 3, 4 y 6), aceptación (art. 29), representación de las personas jurídicas administradoras (art. 30.1), especialidades de la aceptación (art. 31), auxiliares delegados (art. 32.1), retribución (art. 34.2, ejercicio del cargo (art. 35), responsabilidad (art. 36), nuevo nombramiento (art. 38) y recursos (art. 39). De los excelentes comentarios realizados por el autor a los anteriores preceptos, se puede realizar el siguiente resumen no necesariamente ordenado por artículos: 1º) Se refuerzan los requisitos para ser nombrado administrador concursal (art. 27.1, 1º); ello busca una mejor valoración por el juez del concurso de la experiencia y formación específica para el desempeño del cargo (el abogado en ejercicio con cinco años de


Prólogo

21

experiencia profesional efectiva en el ejercicio de la abogacía deberá acreditar formación especializada en Derecho Concursal y el economista, titulado o auditor de cuentas, experiencia demostrable en el ámbito concursal —formación y experiencia en Derecho Concursal en lugar de la anterior y evanescente expresión “compromiso de formación en materia concursal”. 2º) La administración concursal se integrará por un único miembro, opción legal que tendrá una evidente repercusión en el funcionamiento de la administración, en su toma de decisiones, así como en el ahorro de costes (art. 27). 3º) Se podrá designar a una persona jurídica como administrador concursal, en la que se integre, al menos, un abogado en ejercicio y un economista, titulado mercantil o audito de cuentas y que garantice la debida independencia y dedicación en el desarrollo de las funciones inherentes a la administración concursal (art. 27.1, 2º, in fine). 4º) En aquellos concursos calificados legalmente de especial trascendencia (art. 27 bis), el juez nombrará a un acreedor significativo, condición que puede ostentar también la representación de los trabajadores, a lo que se añade la posibilidad de designar en calidad de acreedor a una Administración en cualquier supuesto en que concurra una causa de interés público (vid. también art. 27.2.3º). 5º) Se regula el nombramiento obligatorio de un auxiliar delegado por parte del juez del concurso en aquellos casos de existencia de un único administrador concursal y concurrencia de concretos supuestos (art. 32.1, in fine). 6º) Se establecen reglas imperativas que se aplicarán para la determinación del arancel, arancel que constituye la forma retributiva de los administradores concursales (art. 34). 7º) La administración concursal tiene nuevas competencias; a modo de ejemplo, se señalan las tres siguientes: la administración concursal podrá alterar, con algunas excepciones (créditos de los trabajadores, créditos alimenticios, créditos tributarios y créditos de la Seguridad Social) la regla de pago al vencimiento de los créditos contra la masa cuando lo considere conveniente para el interés del concurso y siempre que presuma que la masa activa


22

Leopoldo José Porfirio Carpio

resulta suficiente para la satisfacción de todos los créditos contra la masa (recepción directa de las comunicaciones de crédito (art. 84.3); la administración concursal dispondrá de una dirección electrónica para que los acreedores puedan efectuar directamente la comunicación de sus créditos (art. 23,1, párrafo 2º) —esta dirección electrónica a efectos de comunicaciones será única y deberá ser puesta en conocimiento del Juzgado por la administración concursal al tiempo de la aceptación del cargo (art. 85,2); la administración concursal, en caso de cese de la actividad profesional o empresarial, podrá solicitar la apertura de la fase de liquidación (art. 142.3). 8º) Conforme a la disposición final primera de la Ley 38/2011, las referencias en la Ley Concursal a los «administradores concursales» se sustituirán por la fórmula «la administración concursal». A modo de corolario destaco las dos siguientes aseveraciones del Magistrado Gómez López: “Como se puede apreciar la reforma utiliza numerosos conceptos jurídicos indeterminados, que habrá que ir perfilando en la práctica (...). En todo caso, al igual que antes, y como no pude ser de otra manera, la administración concursal estará sometida a la supervisión del juez del concurso. En cualquier momento, el juez podrá requerirle una información específica o una memoria sobre el estado de la fase del concurso”. V.3. Los efectos de la declaración del concurso se analizan en el apartado 3. La Exposición de Motivos de la Ley de 2003 señalaba en su apartado III, primer párrafo que “(L)a flexibilidad del procedimiento se percibe también en el régimen de los efectos que produce la declaración de concurso”; de su lado, en el párrafo segundo que “(L)a ley limita los efectos de la declaración de concurso, reduciéndolos, con un sentido funcional, a aquellos que beneficien la normal tramitación del procedimiento y, en la medida en que ésta lo exija, confiriendo al juez la potestad de graduarlos y de adecuarlos a las circunstancias concretas de cada caso (...)”. La Ley 38/2011 ha pretendido ser respetuosa con las anteriores declaraciones de principios; para ello ha modificado diversos preceptos que han sido convenientemente espigados por el Juez Gómez López en los siguientes subapartados: conservación y ad-


Prólogo

23

ministración de la masa activa (art. 43); continuación del ejercicio de la actividad profesional o empresarial (art. 44.4), cuentas anuales del deudor (art. 46), derecho de alimentos (art. 47), efectos de la declaración de concurso sobre los órganos de las personas jurídicas deudoras (art. 48), efectos de la declaración de concurso sobre las acciones contra los socios (art. 48 bis), embargo de bienes (art. 48 ter), efectos de la declaración de concurso sobre las acciones contra los administradores de la sociedad deudora (art. 48 quáter), integración de la masa pasiva (art. 48), nuevos juicios declarativos (art. 50), continuación y acumulación de juicios declarativos pendientes (art. 51.1), suspensión de juicios declarativos pendientes (art. 51 bis), ejecuciones y apremios (art. 55. 1 y 3), paralización de ejecuciones de garantías reales y acciones de recuperación asimiladas (art. 56.1, 2 y 5), prohibición de compensación (art. 58), suspensión del derecho de retención (art. 59 bis), interrupción de la prescripción (art. 60), vigencia de los contratos con obligaciones recíprocas (art. 61.2), contratos de trabajo (art. 64, apartados, 1, 2, 4, 5, 6, 7, 8 y 10), contratos de personal de alta dirección (art. 65.1), acciones de reintegración (art. 71) —incorporándose al apartado 6 el contenido que la Disposición adicional 4ª tenía antes de la reforma, en relación con el blindaje que gozan los acuerdos de refinanciación, siempre que cumplan con los requisitos establecidos en dicha norma— y legitimación y procedimiento en materia de acciones de reintegración (art. 72, 2, 3 y 4). V. 4. Resulta conocido que la fase común se abre con la declaración de concurso y concluye una vez presentado el informe redactado por la administración concursal, redacción que constituye una función esencial de este necesario órgano. Pues bien, a la materia del informe de la administración concursal y a la de la determinación de las masas activa y pasiva del concurso consagra la Ley 22/2003 su Título IV (arts. 74-97) y el autor el apartado 4. Sin ánimo de exhaustividad, me limitaré a destacar algunos comentarios del Magistrado en relación con parte de los diecinueve subapartados en los que se divide este cuarta parte. Se estudian las novedades en relación con el principio de universalidad (art. 76.3; los titulares de créditos con privilegios sobre

1_9788490047507  

EDUARDO GÓMEZ LÓPEZ Primera lectura de la Ley 38/2011 de reforma de la Ley Concursal Valencia, 2012 Magistrado

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you