Page 1

Política y Gobierno en América Latina Ismael Crespo Martínez Antonia Martínez Rodríguez (Eds.)

Colecció

Ciencia Política

19


Política y Gobierno en América Latina

ISMAEL CRESPO MARTÍNEZ ANTONIA MARTÍNEZ RODRÍGUEZ (Eds.)

tirant lo b anch Valencia, 2005


Copyright ® 2005 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com).

Directores de la Colección: ISMAEL CRESPO MARTÍNEZ Profesor titular de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad de Murcia PABLO OÑATE RUBALCABA Profesor titular de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad de Valencia

©

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com DEPOSITO LEGAL: I.S.B.N.: 84 - 8456 - 315 - 4

ISMAEL CRESPO MARTÍNEZ ANTONIA MARTÍNEZ RODRÍGUEZ


ÍNDICE

Los modelos económicos instrumentados antes de la crisis de la deuda Santos M. Ruesga y Julimar da Silva Bichara

1. El modelo primario exportador ................................................ 1.1. Antecedentes .................................................................... 1.2. Principales características del modelo primario exportador 1.3. La concentración de la renta ........................................... 1.4. Desequilibrio externo e inestabilidad macroeconómica . 1.5. El papel del Estado .......................................................... 2. Crisis y cambio de modelo ....................................................... 3. Características del proceso de sustitución de importaciones . 3.1. Condicionantes internas del proceso ............................... 3.2. El papel del Estado .......................................................... 3.3. Consecuencias del modelo ................................................ 3.4. El problema de la inflación .............................................. 4. Las fases de la industrialización sustitutiva de importaciones 5. La crisis de la deuda externa y colapso del patrón de desarrollo 6. Conclusiones .............................................................................

15 15 19 21 23 25 26 29 33 34 38 39 40 46 50

Presidencialismo y democracia: alternativas pluralistas y coaliciones de gobierno Jorge Lanzaro

1. 2. 3. 4.

Parlamentarismo versus presidencialismo ............................. Tipos de presidencialismo ........................................................ Claves del presidencialismo pluralista ................................... Presidencialismo de compromiso y presidencialismo de coalición ............................................................................................ 5. El presidencialismo realmente existente: diversidad democrática y desarrollos pluralistas ................................................... 6. La ruta de las coaliciones: estrenos y reestrenos ...................

54 59 63 70 76 80


8

ÍNDICE

Calidad democrática y gobernabilidad Carlos Filgueira, Fernando Filgueira, Sergio Lijtenstein y Juan Andrés Moraes

1. Los desafíos de la calidad democrática: gobernabilidad, profundidad y legalidad democrática ........................................... 1.1. La gobernabilidad democrática: purgando el conservadurismo y recuperando el centro conceptual. ...................... 1.2. Profundidad (o intensidad) democrática: los desafíos de la incorporación legal, social y política de la población ...... 1.3. Legalidad democrática: el pecado por omisión de nuestros regímenes democráticos ................................................... 2. El desafío de la gobernabilidad política: régimen de gobierno, sistema de partidos y estabilidad gubernativa. ...................... 2.1. El régimen de gobierno .................................................... 2.1.a. El largo debate sobre las falencias del presidencialismo en América Latina .................................. 2.1.b. La fortaleza institucional de los presidentes ....... 2.1.c. La debilidad política ............................................. 2.1.d. Efectos tendenciales de los sistemas electorales . 2.2. Los efectos combinados: presidencialismo, partidos y sistemas de partidos. ............................................................ 2.3. Coaliciones de Gobierno. ¿Optimo o subóptimo? ............ 2.4. Las promesas y los límites de la ingeniería institucional 2. Desafíos y tareas: un cierre sintético ......................................

95 96 100 102 104 106 106 110 113 115 116 120 123 124

La reforma administrativa Luis F. Aguilar

1. Una mirada al pasado .............................................................. 2. Una mirada al futuro ............................................................... 3. El desafío y la contribución de la Administración Pública ....

133 150 159

La descentralización política Andrew Nickson

1. Breve historia de los gobiernos locales ................................... 2. Factores responsables del surgimiento de los gobiernos locales 3. El cambio en el perfil de los gobiernos locales en América Latina ....................................................................................... 3.1. La autonomía política ...................................................... 3.2. La autonomía fiscal .......................................................... 3.3. La capacidad administrativa ...........................................

169 173 179 180 182 182


ÍNDICE

4. Desafíos para los gobiernos locales contemporáneos en América Latina ................................................................................... 4.1. Mejorar la gestión de recursos humanos ........................ 4.1.a. La falta de una estructura integral de carrera municipal ............................................................... 4.1.b. Estilo de gestión personalizada ............................ 4.2. Rendir cuentas frente al gobierno central ...................... 4.3. Promover una relación más estrecha con la ciudadanía 4.3.a. La democracia representativa .............................. 4.3.b. La democracia participativa. ................................ 5. Conclusión ................................................................................

9

184 184 185 189 190 192 192 195 197

La integración regional y sus desafíos José María Fanelli

1. Las estrategias de integración internacional en América Latina .............................................................................................. 2. El regionalismo y la experiencia latinoamericana ................. 3. Conclusiones .............................................................................

203 214 223

Los procesos de participación Ariel Jerez

1. 2. 3. 4.

De los movimientos de base a las redes de movimientos ....... La lógica ambivalente del tercer sector .................................. Yendo hacia abajo: la participación en el gobierno local ........ Yendo hacia arriba: redes transnacionales y el foro social mundial ..................................................................................... 5. A modo de conclusión: redescubriendo la comunidad desde la participación cultural ...............................................................

241 248 257 266 279

La construcción de una cultura política democrática Mauro P. Porto

1. 2. 3. 4. 5.

El concepto de cultura política ................................................ ¿Existe una cultura política latinoamericana? ....................... Cultura política y democracia en América Latina ................. Confianza interpersonal y democracia .................................... Medios de comunicación y cultura política .............................

290 295 300 303 305


10

ÍNDICE

Los retos educativos Germán W. Rama

1. Movilización de masas y expansión de la oferta educativa (1945-1980) ............................................................................... 2. Los sistemas educativos latinoamericanos a fines del siglo XX 2.1. La intensa demanda social por servicios de educación .. 2.2. La calidad académica del cuerpo docente. ...................... 2.3. La heterogeneidad social y cultural de la región. ........... 3. La educación y la consolidación de una sociedad política y socialmente democrática .......................................................... 3.1. La educación como una política social ............................. 3.2. Desarrollo de la educación inicial .................................... 3.3. La consolidación de un ciclo educativo común para todos 3.4. Capacitación de los docentes ........................................... 3.5. Evaluación regular de logros ...........................................

315 328 328 332 338 340 341 343 345 347 349

Desigualdad, pobreza y exclusión: impotencia, fatiga y asedio en las democracias latinoamericanas Fernando Filgueira y Cecilia Rossel

1. La modernidad esquiva: democracia y desarrollo en el siglo veinte en América Latina ........................................................ 1.1. El experimento fallido ...................................................... 1.2. Desarrollo económico y democracia en la segunda mitad del siglo XX ....................................................................... 2. Las bases sociales de la democracia: la fragilidad de un edificio sin cimientos ............................................................................. 3. El deterioro de las bases sociales de las democracias en América Latina: pobreza, desigualdad y desempleo ...................... 4. Los esfuerzos sociales de la democracia: luces y sombras de una agenda inconclusa y difícil ....................................................... 4.1. Políticas sociales y gasto social: un esfuerzo de magnitud 4.2. El modelo económico y su impacto sobre la pobreza y la equidad: globalización, stress fiscal y liberalización económica ............................................................................... 4.3. Capital financiero y pérdida de soberanía: la trampa de capital financiero y los límites a la política democrática nacional ............................................................................. 5. A modo de cierre .......................................................................

La democracia y los ricos ............................................................... José Nun

355 355 357 366 375 381 382

387

390 393

397


ÍNDICE

11

La calidad de la democracia en América Latina Ismael Crespo y Antonia Martínez

1. Los diseños institucionales ...................................................... 2. Reformas económicas y bienestar ...........................................

408 423

Bibliografía ...........................................................................................

431

Relación de autores ...............................................................................

451


LOS MODELOS ECONÓMICOS INSTRUMENTADOS ANTES DE LA CRISIS DE LA DEUDA

Santos M. Ruesga Julimar da Silva Bichara

E

l objetivo fundamental de este capítulo estriba en analizar los diferentes modelos de desarrollo económico que se han tipificado en el transcurso de la historia económica latinoamericana a lo largo del siglo pasado. Desde el punto de vista temporal se introduce una limitación, en tanto que el análisis tan sólo alcanza hasta la década de los setenta, en el momento que la eclosión del modelo de desarrollo vigente da paso a la denominada crisis de la deuda externa de los países latinoamericanos, y en el plano de las políticas implementadas se abre camino el modelo neo-liberal de desarrollo, instrumentado a través de los planes de ajuste estructurales. A lo largo del período analizado, las economías latinoamericanas estuvieron sometidas a profundas transformaciones estructurales, cuyos puntos críticos se pueden situar a principios de los años treinta y a principios de los setenta, del siglo XX. Estos dos momentos representan puntos de rupturas en los modelos de desarrollo previamente vigentes en América Latina. Hasta los años treinta, la senda de desarrollo común a los países iberoamericanos configuró lo que se ha denominado el


14

SANTOS M. RUESGA y JULIMAR DA SILVA BICHARA

modelo primario exportador, cuyas características estructurales e instrumentales se analizarán en los siguientes epígrafes de este capítulo. La crisis del 29 y su corolario de consecuencias en la economía mundial, provocaron un cambio de rumbo significativo en el modelo de desarrollo, abriendo paso a nuevas pautas de comportamiento económico que se han convenido en denominar el modelo de industrialización por sustitución de importaciones, que se agotó y colapsó con la crisis de la deuda externa, en la década de los ochenta. Sus caracteres más destacados y su dinámica se analizarán en los epígrafes 3 a 5. Aunque las dimensiones de este trabajo no permiten desarrollar un análisis detallado por subregiones o países, conviene recordar que no es posible generalizar a todos y cada uno de ellos esta secuencia en los modelos de desarrollo económico y sus características, so pena de incurrir en errores de bulto o en inexactitudes. Así pues, entiéndanse las páginas que siguen como un esfuerzo por encontrar puntos en común entre los procesos de desarrollo de los diferentes países que conforman el continente latinoamericano. Parece obvio que la realidad de los diferentes países, la disponibilidad de recursos y los condicionantes económicos para la industrialización acaban, per se, heterogeneizando el proceso de desarrollo en cuanto a la magnitud y también a las características básicas del mismo. Así, de modo sintético, podría decirse que lo que se denominara como modelo primario exportador, en sus características fundamentales, es posible de identificar en la historia económica de toda la región, no así ocurre con el modelo sustituto que le continúa en el devenir histórico de la región. En efecto, el modelo de industrialización por sustitución de importaciones, es adecuado para explicar el proceso de desarrollo económico de América del Sur y México, pero no para el de los países de América Central, que no lograron superar del todo el modelo de desarrollo primario exportador.


LOS MODELOS ECONÓMICOS

15

1. EL MODELO PRIMARIO EXPORTADOR1 1.1. Antecedentes Las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX de la historia económica de América Latina, constituyen un período de significativo crecimiento de las relaciones comerciales de la región con el resto del mundo, especialmente con Europa y EEUU, lo que, junto a la profundización de su inserción en la economía internacional, propició un significativo desarrollo económico. Por otro lado, a lo largo de este período se consolida la construcción del Estado en los países Latinoamericanos tras un período dominado por el caudillismo y la anarquía política e institucional. Durante ese período, que en términos generales comprende desde 1850 hasta 1930, si bien hay algunos países como Argentina, Brasil, Chile y México en los que la irrupción del modelo fue aún anterior, los países de Latinoamérica vivieron un intenso proceso de modernización de sus economías y de sus sociedades, de construcción de sus Estados nacionales, junto al nacimiento del mercado interno y de la actividad productiva industrial2. La variable clave que explica ese proceso de crecimiento y de desarrollo fue la exportación de productos primarios, elemento común a todos los países latinoamericanos. Sin embargo, sus

1

2

Para una revisión más detallada de los modelos de desarrollo de los países de América Latina, tanto el primario exportador como el de sustitución de importaciones que se analizará en el apartado 3, véase sobre todo, Prebisch (1963 y 1981) y Furtado (1991, 1973). A este respecto Aldo Ferrer señala cómo «los canales de transmisión del proceso globalizador fueron la expansión del comercio internacional de productos primarios y manufacturados, las inmigraciones internacionales y las inversiones de capital. En todos estos terrenos, América Latina ocupó una posición importante» (Ferrer, 1999: 348).


16

SANTOS M. RUESGA y JULIMAR DA SILVA BICHARA

consecuencias y el patrón de desarrollo derivado muestran algunas especificidades locales, especialmente en cuanto al nivel de inserción en el mercado internacional y al desarrollo del mercado interno. A lo largo de este período se distinguen claramente dos subperíodos con algunas características diferenciadoras, sobre todo en lo que se refiere a la organización política institucional y al nivel de crecimiento económico. El primer subperíodo, que abarcaría desde mediados del siglo XIX hasta la primera Guerra Mundial, es una fase temporal marcada por la transición y consolidación de los Estados nacionales, por la expansión de las actividades agrícolas y por el inicio de la modernización de las economías nacionales con la aparición de los bancos, las inversiones en infraestructuras (ferrocarriles y puertos) y los sectores industriales de pequeño tamaño asociados a las actividades de exportación. Tras la proclamación de independencia en los países de la región, en la totalidad de estos países se generó un clima de anarquía política-administrativa, que degeneró en la consolidación de un modelo de Estado débil y desintegrado. Los países estaban dominados por caudillos y grandes terratenientes que ostentaban el poder económico y militar. En esta etapa de caudillismo, la coexistencia, en un mismo país, de diversos líderes autoritarios deseosos de detentar el poder, generó una sucesión de enfrentamientos civiles a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, que en algunos países, como fue el caso de México, se alargó hasta 1917. Pocos países, como Brasil y Chile, tuvieron una estabilidad política precoz y pudieron aprovechar mejor los efectos económicos positivos de la expansión de las exportaciones3. Es en este período también cuando se empieza a establecer un orden oligárquico, caracterizado por el ejercicio del poder político central por parte de los grandes propietarios rurales y

3

Véase, entre otros, Dabéne (1999) y Bulmer Thomas (1998).


LOS MODELOS ECONÓMICOS

17

exportadores. Las fuerzas económicas emergentes lograron cambiar las relaciones de poder, derrotando o integrando a los caudillos, según el caso, en el nuevo orden, en lo que se podría denominar como un proceso de formación de Estados nacionales, centralizador, que atendiese a un objetivo común, favorecer al nuevo poder económico. Se generó una cierta estabilidad política que permitió el inicio del proceso de modernización económico institucional. La pervivencia de poderes regionales con fuerte arraigo explica en gran medida que una buena parte de los Estados en los países latinoamericanos sean de carácter federal. En el transcurso de este primer período de desarrollo del modelo primario exportador se registra una fase de crisis económica y financiera, en la última década del siglo XIX, y otra de crecimiento acelerado hasta 1913, anterior a la primera guerra mundial, evidenciando una de las principales características de este patrón de desarrollo basado en las exportaciones: la dependencia de factores exógenos, es decir, de la evolución de las economías importadoras (Europa y EEUU). La recesión de finales del siglo XIX estuvo caracterizada por una crisis financiera generalizada en el mundo desarrollado, con la consecuente reducción de la demanda de materias primas y la caída de sus precios. El segundo intervalo temporal que se identifica a partir del final de la Primera Guerra Mundial, es un período caracterizado por la bonanza económica y la ruptura con el modelo, a raíz de la crisis de los años treinta, al evidenciarse las deficiencias e inconsistencias del mismo, como se verá en el apartado siguiente. La Gran Guerra tuvo consecuencias muy positivas para las economías latinoamericanas en dos vertientes. Por un lado, al aumentar exponencialmente las exportaciones, gracias al crecimiento de la demanda de materias primas, y sus precios en el mercado internacional. Por otro, como la guerra básicamente destruyó las estructuras productivas de las economías europeas, su capacidad para exportar disminuyó significativamente, forzando de esta manera el desarrollo de industrias locales en el continente americano, no implicado directamente


18

SANTOS M. RUESGA y JULIMAR DA SILVA BICHARA

en el conflicto bélico, circunstancia esta que para muchos estudiosos determina el inicio del proceso de industrialización de América Latina. Durante el segundo período, en el plano político institucional, la mayoría de los países latinoamericanos disfrutaron de regímenes democráticos bastante estables. Las oligarquías consolidaron su poder y se construyó una clase media urbana formada por funcionarios, pequeños comerciantes e industriales, profesionales liberales y trabajadores del sector de servicios, especialmente de la banca. El Estado, aunque activo y tomando decisiones de política económica que favoreciesen a los exportadores, mantenía una ideología liberal. Sin embargo, a partir de 1929, la crisis tuvo sus repercusiones en toda la región reflejando los excesos de producción de los sectores exportadores, la reducción de la demanda externa y la agudización del desequilibrio externo promovido por el crecimiento de la deuda externa, generada para financiar las importaciones4. La escasez de recursos financieros en el mercado internacional, provocó una reducción de la inversión extranjera y transformó las entradas de capitales en remesas hacia el exterior. La depresión económica generalizada agudizó los problemas sociales y alteró las relaciones de poder, lo que acabó por transformarse rápidamente en una crisis política que desestabilizó los regímenes democráticos que, en consecuencia, degeneró en una serie de golpes de Estado que sacudieron toda la región. Estos acontecimientos marcaron el nacimiento del Estado Populista y del nacional desarrollismo, que se constituirá en el eje ideológico de los Estados hasta la crisis de los años ochenta del siglo XX y posterior transformación mediante políticas aperturistas de corte neoliberal.

4

Uno de los análisis económicos más interesantes sobre la crisis del 29 es el que realizó años después Galbraith (1976). En este libro se encuentran múltiples referencias a la situación económica y financiera —de insolvencia— en la que quedaron los países latinoamericanos tras esta convulsión económica.


LOS MODELOS ECONÓMICOS

19

Por lo tanto, este contexto en el que las economías latinoamericanas exportaban materias primas para atender la demanda en expansión de los países desarrollados, constituyéndose así en la principal fuente de generación de renta y empleo, es decir, exógeno y dependiente, es lo que se conoce en la literatura como «modelo de desarrollo primario exportador», del que a continuación se expondrán tanto su dinámica interna como las principales características y sus consecuencias para las economías latinoamericanas.

1.2. Principales características del modelo primario exportador5 La característica esencial que define el modelo de desarrollo primario exportador es que las exportaciones de productos primarios son el principal componente del PIB de los países. Considerando la función básica del producto en un país con economía abierta: PIB = C + I + G + X – M y teniendo en cuenta que todos los componentes, en el caso de las economías latinoamericanas, salvo las exportaciones, son muy reducidos, hasta el punto de que no tienen capacidad de promover desarrollo económico y social, resulta que el único componente que puede generar riqueza y crecimiento económico es el externo, a través de la salida de bienes primarios hacia el exterior. Hay que tener en cuenta que ese tipo de crecimiento económico se produce en un período bastante turbulento de la historia de los países latinoamericanos, tanto desde el punto de vista político como social. Se trata de un período, como se ha comentado anteriormente, de formación y consolidación de los

5

Véase, entre otros, Furtado (1991), Tavares (1983) y Prebisch (1981).


20

SANTOS M. RUESGA y JULIMAR DA SILVA BICHARA

Estados nacionales, en donde no existe una estructura social organizada capaz de promover el desarrollo económico a través de sus propias fuerzas económicas internas, como pueden ser el consumo (C), las inversiones (I) y el gasto público (G). Para entender mejor las vicisitudes de este modelo, se debe analizar el papel que desempeñan tanto las exportaciones como las importaciones en una economía. En cualquier economía, las exportaciones son una variable básica, en cuanto que constituyen uno de los componentes de la riqueza nacional, aunque tienen un comportamiento exógeno, es decir, viene determinado por la evolución de la demanda externa, que, en buena medida, es ajena a las decisiones de política económica tomadas internamente. Por otro lado, las importaciones de bienes y servicios sí dependen de la demanda interna y representan una proporción de la demanda doméstica equivalente a la que la producción interna no puede atender. En el caso de las economías latinoamericanas, las exportaciones eran la única variable que explicaba el crecimiento de la renta y, por otro lado, a falta de un sistema económico productivo interno, las importaciones eran la principal fuente de suministro de bienes de consumo manufacturados y de bienes de inversión. Esta característica básica del modelo de crecimiento primario exportador tiene consecuencias singulares. En primer lugar, y lo más importante, la generación de riqueza estaba supeditada al desarrollo económico de las economías importadoras, Europa y EEUU. Además, como el sector de exportación estaba formado, básicamente, por uno o dos productos, su capacidad de difusión de la actividad económica o su efecto multiplicador era muy limitado. Aunque las actividades de exportación propiciaron el nacimiento de muchas actividades relacionadas, como infraestructuras, industrias de bienes de consumo de baja intensidad de capital (textil, calzado, etc.) y con baja productividad, y un proceso de urbanización creciente, el desarrollo de éstas estaba siempre condicionado por el sector de exportaciones. Por lo tanto, el desarrollo y la formación de riqueza estaban determinados por la dinámica de las


LOS MODELOS ECONÓMICOS

21

economías europeas y de EEUU, caracterizándose, por tanto, como un modelo de crecimiento dependiente. Por otro lado, los beneficios de las exportaciones no repercutían en todos los miembros de la sociedad. Apenas una pequeña parte de la población urbana, formada por los terratenientes y las clases medias (funcionarios, banqueros, comerciantes, profesionales liberales, etc.) se beneficiaban. Junto al centro dinámico, existía una economía agrícola de subsistencia, no exportadora y con poco dinamismo económico. Este sector tradicional, de baja productividad y escasa competitividad, era incapaz de generar un excedente que promoviese el desarrollo económico de forma autónoma, lo que caracteriza la existencia de una economía dual. Por un lado, el sector exportador rico, especializado en pocos productos, competitivo y con una pequeña parte de la producción destinada al mercado interno y, por el otro, el sector interno, con baja productividad, básicamente de subsistencia e incapaz de promover un desarrollo autónomo por la falta de mercado interno. Una consecuencia fundamental de la praxis de este modelo fue una creciente inequidad en la distribución de la renta.

1.3. Concentración de la renta La aparición y expansión del trabajo asalariado a finales del siglo XIX fue una de las transformaciones más destacas en las sociedades latinoamericanas con efectos importantes sobre el desarrollo y la dinámica interna del modelo primario exportador. Con anterioridad a la liberalización laboral, la fuerza de trabajo era esencialmente esclavista, impidiendo el surgimiento de un fuerte mercado interno de consumo. En períodos de expansión de las exportaciones, aumentaban los beneficios de los productores y de los exportadores. Los primeros utilizaban parte de los recursos para invertir en la expansión de las plantaciones, ya que no tenían restricciones de


22

SANTOS M. RUESGA y JULIMAR DA SILVA BICHARA

tierra ni de mano de obra6. El aumento de la producción generaba un efecto multiplicador muy intenso en las economías nacionales, promoviendo el aumento de la masa salarial (que no de los salarios reales, ya que había exceso de mano de obra), mayor consumo interno y mayor crecimiento económico. En los períodos de crisis, que se manifestaban en reducción de los precios de los productos de exportación y de la cantidad exportada, el efecto era simétricamente el opuesto, con algunos matices, como se verá más adelante. Queda claro, por tanto, que la dinámica del crecimiento de los países latinoamericanos dependía excesiva y exclusivamente de las exportaciones y del ciclo de crecimiento de las economías importadoras. El proceso de ajuste en los períodos de crisis, como era de esperar, dado que los grandes productores rurales también detentaban una gran discrecionalidad para definir las políticas económicas, se producía en el mercado de trabajo y, por extensión, en la demanda interna, perjudicando, en primera instancia a las clases urbanas, pero a renglón seguido a las comunidades campesinas. Uno de los primeros impactos del ajuste era la reducción de las áreas de cultivo, disminuyendo el empleo, la masa salarial, la demanda y el nivel de crecimiento de toda la economía. Por otro lado, los gobiernos también utilizaban la política cambiaria como forma de proteger los ingresos de los exportadores, trasladando los costes al sector urbano. La crisis, como se ha visto, se manifestaba en la reducción de los precios de los productos de exportación, generando un fuerte desequilibrio externo por los

6

Aunque en un principio hubo escasez de mano de obra, ese problema fue solventado con inmigración (especialmente europea hacia el Cono Sur) y con el desplazamiento de trabajadores del sector de subsistencia. Según los datos de Sánchez-Albornoz (1991), la población de los países latinoamericanos se duplicó entre 1850 y 1900, pasando de 30,5 millones a 61,9 millones de habitantes con un promedio de crecimiento del 1,4 por ciento anual. Entre 1900 y 1930 esa población casi se duplica otra vez, creciendo a un promedio de 1,7 por ciento.


LOS MODELOS ECONÓMICOS

23

desajustes en la balanza por cuenta corriente y por los retornos de capital, presionando el tipo de cambio a la baja. La devaluación subsiguiente aumentaba de forma significativa los precios de los productos importados, reduciendo el poder adquisitivo de las clases urbanas. Como el sector exportador cobraba en moneda extranjera, sus pérdidas en moneda nacional se minimizaban por la devaluación, haciendo que todo el coste del ajuste incidiese sobre los trabajadores, la clase urbana y los pequeños agricultores. Otra de las características del patrón de desarrollo primario exportador era su tendencia a la concentración de la renta en manos de algunos productores y de los exportadores. En los períodos de expansión de las exportaciones, los aumentos de productividad no se trasladaban a los salarios, dado el exceso de oferta de mano de obra y tierra. Con salarios reales estables o creciendo menos que los beneficios, existía una clara tendencia a la concentración de la renta, aumentado la proporción acumulada por el sector exportador y reduciendo la de los trabajadores y la de la clase urbana en la riqueza total. En los períodos de crisis el proceso de concentración también se manifestaba vía inflación de los precios de los productos importados, reduciendo el salario real; reducción de la demanda de trabajo, reduciendo la masa salarial; y vía devaluación, transfiriendo la mayor parte de las pérdidas a los trabajadores y a la clase urbana. Celso Furtado denominó ese mecanismo como de «socialización de las pérdidas y privatización de los beneficios».

1.4. Desequilibrio externo e inestabilidad macroeconómica Este patrón de desarrollo comandado por las exportaciones se mostró altamente procíclico, al depender su dinámica casi en exclusiva de la evolución de la demanda externa y en ausencia de un mercado interno capaz de fomentar per se la actividad económica. Como complemento, las inversiones extranjeras

1_9788490532560