Page 1


LOS DELITOS PREVISTOS EN LA LEY DE AMPARO MEXICANA

PABLO HERNÁNDEZ-ROMO VALENCIA Profesor Investigador de la Escuela Libre de Derecho Abogado Postulante

Valencia, 2011


Copyright ® 2011 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com).

© PABLO HERNÁNDEZ-ROMO VALENCIA

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPÓSITO LEGAL: V I.S.B.N.: 978-84-9985-044-3 IMPRIME Y MAQUETA: PMc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/ empresa/politicas-de-empresa.htm nuestro Procedimiento de quejas.


ÍNDICE ABREVIATURAS ..................................................................................

11

INTRODUCCIÓN .................................................................................

13

CUESTIONES PREVIAS .....................................................................

17

SUJETO ACTIVO: DELITO ESPECIAL PROPIO .............................

19

RESPONSABILIDAD DE LAS AUTORIDADES 1. FALSIFICACIÓN O FALSEDAD COMETIDA POR LA AUTORIDAD RESPONSABLE..................................................................... 1.1. Introducción ............................................................................. 1.2. Antecedente histórico .............................................................. 1.2.1. Reforma al CPF de 1955 ............................................... 1.3. Antecedente legislativo ........................................................... 1.3.1 Reforma de 1984 a la LA............................................... 1.4. Cuestiones complejas respecto de las reformas al CPF y LA. 1.5. Juicio de Amparo e Incidente de suspensión ......................... 1.5.1. ¿Aporta algo el término “incidente de suspensión” o provoca lagunas de punibilidad? .................................. 1.6. Rendir informes: justificado y previo ...................................... 1.7. Afirmar una falsedad o negar la verdad, en todo o en parte: falsificación de documentos y falsedad ante autoridad ......... 1.8. Penalidad ................................................................................. 1.9. Concursos .................................................................................

29 29 31 32 33 34 35 39 41 43 45 49 51

2. REVOCAR EL ACTO RECLAMADO DE FORMA MALICIOSA . 2.1. Introducción ............................................................................. 2.2. Antecedente legislativo ........................................................... 2.2.1. Reforma a la LA de 1984............................................... 2.3. Revocar el acto reclamado de forma maliciosa ...................... 2.4. Con el propósito de que se sobresea en el amparo ................. 2.5. Sólo para insistir con posterioridad en dicho acto ................. 2.6. ¿Penalidad? .............................................................................. 2.7. Concursos .................................................................................

53 53 54 55 55 56 58 58 62

3. DESACATO DE LA SUSPENSIÓN ............................................... 3.1. Introducción ............................................................................. 3.2. Antecedente legislativo ...........................................................

65 65 66


8

ÍNDICE

3.2.1. La reforma de 1984 a la LA .......................................... 3.3. No obedecer .............................................................................. 3.4. Auto de suspensión .................................................................. 3.5. Debidamente notificado........................................................... 3.5.1. ¿Necesidad de agotar el incidente de incumplimiento o desobediencia? ............................................................... 3.6. Independientemente de cualquier otro delito en que incurra 3.7. ¿Penalidad? .............................................................................. 3.7.1. La postura de la Suprema Corte de Justicia: Si hay delito pero no dice que pena .......................................... 3.8. Concursos .................................................................................

66 67 73 75

4. FIANZA O CONTRAFIANZA ILUSORIA O INSUFICIENTE .... 4.1. Introducción ............................................................................. 4.2. Antecedente legislativo ........................................................... 4.2.1. Reforma de 1984 a la LA............................................... 4.3 Casos de suspensión ................................................................ 4.4. Admitir fianza o contrafianza ................................................. 4.5. Que resulte ilusoria o insuficiente .......................................... 4.6. ¿Necesidad de incidente de daños y perjuicios para imponer sanción penal?.......................................................................... 4.7. ¿Penalidad? ..............................................................................

93 93 93 94 95 96 98

5. INSISTENCIA DE LA REPETICIÓN O DESACATO DE LA SENTENCIA DEL JUEZ DE AMPARO ................................................ 5.1. Introducción ............................................................................. 5.2. Antecedente legislativo ........................................................... 5.2.1. Reforma a la LA de 1984............................................... 5.3. Insistir en la repetición del acto reclamado: más que repetir 5.4. Tratar de eludir el cumplimiento de la sentencia.................. 5.5. Inmediatamente será separada de su cargo y consignada .... 5.5.1. ¿Quién consigna en este caso? El Ministerio Público o la Suprema Corte de Justicia: Artículos 21 y 102 vs 107 fr. XVI, ambos Constitucionales.................................... 5.6. ¿Penalidad? ..............................................................................

77 81 82 88 92

99 101

103 104 104 105 108 111

113 114

6. RESISTIR EL CUMPLIMIENTO DE MANDATOS Y ÓRDENES 6.1. Introducción ............................................................................. 6.2. Antecedente legislativo ........................................................... 6.2.1. Reforma a la LA de 1984............................................... 6.3. Fuera de los casos señalados en los artículos anteriores ...... 6.4. Resistir a dar cumplimiento a los mandatos u órdenes ........ 6.5. ¿Penalidad? ..............................................................................

115 115 115 116 118 118 121

7. CONCESIÓN DE AMPARO Y VIOLACIÓN DE GARANTÍAS ....

123


ÍNDICE

9

RESPONSABILIDAD DE LAS PARTES 8. FALSEDAD, FALSIFICACIÓN, TESTIGOS FALSOS Y COMPETENCIA INADECUADA ................................................................ 8.1. Introducción ............................................................................. 8.2. Antecedente legislativo ........................................................... 8.3. Quejoso que afirme hechos falsos u omita los que le consten: Fracción I ................................................................................. 8.3.1. En un juicio de amparo ................................................. 8.3.2. Afirmar hechos falsos u omitir los que le consten ....... 8.3.3. Proporcionalidad y bis in idem ..................................... 8.4. Quejoso o tercero perjudicado que presente testigos o documentos falsos: Fracción II ....................................................... 8.5. Designar como autoridad ejecutora una que no es. Fracción III.............................................................................................. 8.5.1. Proprocionalidad y bis in idem ..................................... 8.5.2. Concursos....................................................................... 8.6. La excusa absolutoria.............................................................. BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................

127 127 128 130 133 134 136 137 140 141 142 142 145


ABREVIATURAS CCF CPEUM CPF DOF LA

Código Civil Federal. Constitución Política de los Mexicanos. Código Penal Federal. Diario Oficial de la Federación. Ley de Amparo.

Estados

Unidos


INTRODUCCIÓN La LA prevé determinados delitos, estos están tipificados en los artículos 198 a 211, ambos inclusive. Su ubicación se encuentra en el Libro Primero, en su Título Quinto cuyo rubro reza: “De la responsabilidad en los juicios de amparo”, este Título contiene tres Capítulos, la nominación del primero es: “De la responsabilidad de los funcionarios que conozcan del amparo”, en éste Capítulo están previstos los artículos 198 a 203. La nominación del Capítulo II es: “De la responsabilidad de las autoridades”, en este están previstos los delitos cometidos por las autoridades responsables, estos comprenden los artículos 204 a 210. La nominación del Capítulo III es: “De la responsabilidad de las partes”, en este están previstos los delitos que pueden cometer los particulares que intervienen en el juicio de amparo; está compuesto de un solo artículo, el 211 y éste contiene tres fracciones. Cuando se habla de la responsabilidad en el juicio de amparo me refiero a la obligación jurídica de hacer frente a las consecuencias legales que se derivan del incumplimiento de deberes por alguno de los sujetos que intervienen en el juicio de amparo.1 En este caso hablaré de la responsabilidad penal de dichos sujetos. Estos delitos corresponden al hecho alarmante de que las autoridades, la mayoría, no tienen respeto a la Constitución, y por esta razón, los particulares tienen que reclamar la violación a sus garantías individuales, haciendo uso de un juicio especial que la Ley Fundamental les concede2. Para efectos de este trabajo, únicamente se estudiarán los delitos previstos en los Capítulos II y III, del Título Quinto de la LA. Primero analizaré, por cuestión metódica, los delitos cometidos por las autoridades responsables, y posteriormente los delitos cometidos por los particulares en el juicio de amparo. Es necesario decir desde ahora, que por lo que hace a las conductas que se castigan en la LA, cometidas por autoridades responsa-

1

2

García Arellano, Carlos: El juicio de amparo, 3ª ed., p. 971.; Espinoza Barragán, Manuel Bernardo: Juicio de amparo, p. 260. Noriega, Alfonso: Lecciones de amparo, p. 1183.


14

PABLO HERNÁNDEZ-ROMO VALENCIA

bles, estamos en presencia ya sea de falsificación de documentos o de falsedad de declaraciones ante autoridad judicial, de engaños o de desacatos, todos ellos dirigidos a la autoridad judicial de amparo; desgraciadamente estas conductas en la mayoría de las ocasiones no contemplan una pena —artículos 205, 206, 207 y 208— o en las remisiones que existen para efectos de conocer éstas no se sabe a ciencia cierta cuál es la pena que se tiene que aplicar —artículo 209— o fueron derogadas desde hace algunos lustros —204—; lo que hace que respecto de la mayoría de estos artículos se vea una clara vulneración al principio de legalidad; para ser más precisos, al principio de una pena exactamente aplicable al delito de que se trate, prevista en el artículo 14, párrafo tercero, constitucional. Lo anterior es producto de una cantidad de reformas penales sustantivas exageradas y de falta de conocimiento y concordancia por parte del poder legislativo. Digo que falta de conocimiento, porque tal parece que el propio legislador desconoce todas las normas penales que se han creado y por ese desconocimiento comete los errores que se verán a lo largo del presente estudio; también dije de concordancia y me refiero a que al momento de reformar una norma sustantiva lo lógico es ver de qué forma puede afectar dicha reforma a otros tipos previstos en leyes especiales. Lo sucedido en la LA no es la excepción; en México es común que sucedan estos errores; así también se puede observar en materia de delitos contra la salud, en donde la misma conducta está tipificada en el CPF y en la Ley General de Salud, o también en el CPF y la Ley General de Importación y Exportación; entre otras. La doctrina más autorizada,3 desde hace ya varios años, ha dicho que es necesaria una reforma legal que establezca de manera precisa qué pena puede ser asignada a la mayoría de los delitos previstos en la LA. Uno de los problemas que se presenta en los tipos previstos en la LA, es que en varias ocasiones se viola el non bis in idem; la misma conducta está sancionada en materia administrativa y penal, lo que

3

Félix Cárdenas, Rodolfo: “Dictamen penal sobre el caso ‘El Encino’ y la responsabilidad penal de Andrés Manuel López Obrador”, p. 68., quien habla únicamente del artículo 206 LA y quien dice: “Debe operar con prontitud una reforma legal que establezca de manera exacta qué pena es la asignada al delito previsto en el artículo 206 de la Ley de Amparo”.


LOS “DELITOS” PREVISTOS EN LA LEY DE AMPARO

15

hace que se vea una clara violación al derecho humano previsto en el Pacto de San José de Costa Rica, en su artículo 8.4. Otro de los problemas que se presenta en los delitos previstos en la LA es el relativo a la proporcionalidad; se verá en el presente trabajo, como las mismas conductas previstas en el CPF contienen una pena mucho mayor a las previstas en la LA; en el caso de los delitos previstos en la LA, se está en presencia de tipos privilegiados, que no tienen razón de ser. Es necesario decir, que si bien no fue sino hasta principios del año 2000, que deja de llamarse Código Penal para el Distrito Federal en Materia de Fuero Común y para toda la República en Materia de Fuero Federal, por facilidad para el lector he decidido hablar del Código Penal Federal (CPF) desde que nació este; esto es, en 1931. Por lo tanto, no considere el lector, lo anterior como un error; sino que es hecho a propósito para facilitar la lectura del presente trabajo. Como último punto, me resta decir, que todas las definiciones a que hago mención y que no pongo, directamente, la fuente, fueron obtenidas del Diccionario de la Lengua Española; por lo que, con la finalidad de no hacer una lectura engorrosa omitiré decir en todo momento, a lo largo del trabajo, que la definición se obtuvo de dicho diccionario; únicamente cuando se obtenga alguna de una fuente diversa, entonces señalaré la misma. En pocas palabras, el lector comprenderá que las definiciones que se ponen en este libro no son producto de mi creatividad, sino que provienen del diccionario antes mencionado.


CUESTIONES PREVIAS Todos los tipos penales previstos en la LA que pueden ser cometidos por autoridades responsables son normas penales incompletas o normas penales en blanco por lo que hace a la pena.1 Esto es, para efectos de conocer la sanción que se puede imponer el intérprete tiene obligación de remitirse a otra norma para saber qué pena puede aplicar. Se denominan normas penales incompletas a aquellos preceptos en los que no se recoge expresamente el presupuesto o la consecuencia,2 y por lo tanto es necesario unirlas con otras proposiciones que definan, la consecuencia o el supuesto de hecho para formar la norma completa.3 Esto es, para establecer la pena correspondiente a un determinado supuesto de hecho, el legislador remite a la pena fijada para un supuesto de hecho distinto. En estos supuestos, más que de técnica legislativa, se puede hablar de “pereza legislativa”4. No existe un solo fundamento sustantivo para la creación de este tipo de preceptos, es una mera razón de técnica y economía legislativa.5 Esta técnica es la que ha propiciado que las conductas descritas como delitos en la LA actualmente no puedan ser sancionadas. Es necesario decir desde ahora que cuando fueron creados estos, en 1936, las remisiones que se hacían eran adecuadas y sí se podían aplicar las penas correspondientes; pero una cantidad desmesurada de reformas al CPF y el desconocimiento por parte del legislador de los tipos previstos en las leyes especiales, en particular en la LA,

1

2

3

4

5

García-Pablos, Antonio: Derecho penal. Introducción, pp. 179, 180., para quien: “En el capítulo de leyes penales en blanco suelen mencionarse, también, otros dos supuestos: los de remisión a otra norma a efectos de determinar la penalidad correspondiente,…”. Orts Berenguer, Enrique/González Cussac, José L.: Compendio de derecho penal (Parte general), p. 98.; Muñoz Conde, Francisco/García Arán, Mercedes: Derecho penal. Parte general, p. 37. Luzón Peña, Diego-Manuel: Curso de derecho penal. Parte general I, p. 144.; GarcíaPablos, Antonio: Derecho penal. Introducción, p. 173. Muñoz Conde, Francisco/García Arán, Mercedes: Derecho penal. Parte general, pp. 39, 40.; Luzón Peña, Diego-Manuel: Curso de derecho penal. Parte general I, p. 144. Muñoz Conde, Francisco/García Arán, Mercedes: Derecho penal. Parte general, p. 38.


18

PABLO HERNÁNDEZ-ROMO VALENCIA

provocó que los tipos previstos en ésta quedan como tipos vacíos, toda vez que actualmente no se puede aplicar pena alguna a varios de estos. En cualquiera de los casos, estamos ante delitos que se persiguen de oficio; por lo que cualquier persona podrá denunciar los mismos6. Todos los delitos previstos en la LA únicamente podrán realizarse de forma dolosa7; esto es, no admiten la forma culposa, toda vez que en materia penal federal los delitos que pueden cometerse de forma culposa deben de estar exactamente mencionados en el artículo 60 CPF. Esto es, existe un catalogo de los denominados delitos culposos; por lo que, únicamente los delitos previstos en dicho catálogo admiten la comisión culposa. Aunado a lo anterior, varios de los delitos que se estudiarán a lo largo del presente estudio, son de los delitos denominados delitos de expresión o de intención; los cuales por su estructura no permiten la comisión culposa. Si bien como ya dije, todos estos delitos se persiguen de oficio, rara vez la autoridad de amparo da vista al Ministerio Público; por lo que en la práctica es necesario que la denuncia sea formulada por la víctima u ofendido8.

6

7

8

Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación, A.C.: Ley de Amparo comentada, pp. 202-204 y ss. Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación, A.C.: Ley de Amparo comentada, pp. 204-205. En sentido contrario, para quien cabe la modalidad imprudente!!!! Vid., Osorio y Nieto, César Augusto: Delitos federales, p. 356; Guzmán Wolffer, Ricardo: Delitos y sanciones en el juicio de amparo, p. 95. Chávez Castillo, Raúl: Ley de Amparo Comentada, p. 530.; Espinoza Barragán, Manuel Bernardo: Juicio de amparo, p. 260.


SUJETO ACTIVO: DELITO ESPECIAL PROPIO Rasgo común a todos los delitos previstos en la LA es que son delitos especiales. En este punto primero hablaré de los previstos en los artículos 204 a 209; éstos únicamente pueden ser cometidos por la autoridad responsable. Esto es, estamos en presencia de los denominados delitos especiales propios, ya que solamente podrán ser autores de los mismos aquellas personas que participen de la cualidad de autoridad responsable. Es necesario por tanto primero conocer la noción de autoridad responsable. La propia LA nos da la “definición” de lo que es la autoridad responsables. Así, se entiende por ésta, la que dicta, promulga, publica, ordena, ejecuta o trata de ejecutar la ley o el acto reclamado1. Sin embargo, esta definición no nos da mucha luz para efectos de nuestro estudio. Es necesario decir desde ahora, que definir lo que es una autoridad para efectos del amparo, ha sido una de las cuestiones más espinosas2. Sin embargo, es necesario, para efectos de poder conocer el tipo, dar una definición de autoridad responsable para efectos del amparo. Se puede decir entonces, que es la parte procesal que se integra por la persona física o moral perteneciente a la federación, los estados o los municipios, que con facultades o sin ellas, en uso del poder público, de manera unilateral y obligatoria crea, modifique o extingue situaciones jurídicas concretas, en perjuicio de los gobernados3. “Sólo el usurpador que dispone de la fuerza pública no es autoridad”4. Cuando se habla de órganos del Estado que pueden ser autoridades responsables, éstas pueden ser: el Congreso de la Unión, los congresos estatales, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el Instituto Mexicano del Seguro Social, la Comisión Federal de Electricidad, el Instituto de Protección al Ahorro Bancario, la Comisión Nacional

1 2

3

4

Cfr. Artículo 11 LA. Góngora Pimentel, Genaro: Introducción al estudio del juicio de amparo, pp. 2 y ss.; Arellano García, Carlos: El juicio de amparo, pp. 473 y ss. Ruiz Torres, Humberto Enrique: Diccionario del juicio de amparo, p. 65.; Pallares, Eduardo: Diccionario teórico y práctico del juicio de amparo, p. 49. Palacios, J. Ramón: Instituciones de amparo, p. 281.


20

PABLO HERNÁNDEZ-ROMO VALENCIA

Bancaria y de Seguros, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Tribunal federal de Justicia Fiscal y Administrativa, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, los Tribunales Superiores del Distrito Federal y de los estados, así como los Ayuntamientos, entre muchos otros5. Si bien el aforismo societas delinquere non potest es un “dogma penal”, no se puede negar que los órganos del Estado o las personas morales actúan a través de personas físicas, que son las que realizan la conducta6. Esto es, a diferencia de los sujetos pasivos, los activos sólo pueden ser personas físicas. Esto significa, que las personas jurídicas no pueden ser sujetos activos, y en su caso, autoras, de una conducta delictiva, por más que la misma se haya realizado en su nombre o a su amparo7. Tres son las razones fundamentales para la afirmación anteriormente realizada: Primera, la incapacidad de acción de las personas morales; éstas no poseen aptitud para formar su voluntad al margen de las voluntades expresadas por sus componentes, ni pueden exteriorizar la “voluntad social” constituida sobre el conjunto de esas voluntades individuales más que a través de los actos de los propios componentes de las personas jurídicas. Segunda, la incapacidad de culpabilidad penal por parte de las personas morales. Tercera, la incapacidad de pena de las personas morales; no es posible ejecutar sobre una persona moral, como tal, la pena más característica y abundante del sistema punitivo actual: la privativa de libertad; misma que deberá de recaer sobre sus componentes8. De conformidad con lo anterior se puede decir entonces “que el sujeto activo es individualizable respecto a la persona física legitimada para actuar en nombre y representación de la dependencia u organismo público correspondiente, justo ante la imposibilidad de nuestro sistema de reconocer penalmente a la autoridad como orga-

5 6

7

8

Ruiz Torres, Humberto Enrique: Diccionario del juicio de amparo, p. 67. En sentido similar, González de la Vega, René: Comentarios al Código penal, p. 340., si bien este autor habla del tipo previsto en el artículo 247, fracción V, CPF., lo dicho, respecto de la autoridad, es perfectamente aplicable. Huerta Tocildo, Susana/De Toledo y Ubieto, Emilio Octavio: Derecho penal. Parte general. Teoría Jurídica del Delito (I), p. 43. Huerta Tocildo, Susana/De Toledo y Ubieto, Emilio Octavio: Derecho penal. Parte general. Teoría Jurídica del Delito (I), pp. 43, 44.


LOS “DELITOS” PREVISTOS EN LA LEY DE AMPARO

21

nismo o ente jurídico, o en su caso de fincar responsabilidad a quien informe falazmente pero sin tener la capacidad de representación necesaria”9. En este sentido se han decantado nuestro más altos Tribunales, como se aprecia de la siguiente tesis: Registro No. 176122 Localización: Novena Época Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta XXIII, Enero de 2006 Página: 2481 Tesis: II.1o.A.31 K Tesis Aislada Materia(s): Común SANCIÓN ESTABLECIDA EN EL ARTÍCULO 204 DE LA LEY DE AMPARO. AL SER DE NATURALEZA PENAL ESTÁ DIRIGIDA A LA PERSONA FÍSICA QUE FUNGE COMO AUTORIDAD RESPONSABLE. De la interpretación lógica al precepto legal citado, se advierte que establece una sanción penal para aquellas autoridades que en el juicio de amparo o en el incidente de suspensión, rindan informes en los que afirmen una falsedad o nieguen la verdad, en todo o en parte. Dicha norma constituye una medida importante y trascendente, lo que se evidencia con la circunstancia de que la hipótesis que regula fue llevada por el legislador ordinario hasta el ámbito penal, que tiene por objeto evitar que las autoridades responsables falseen información al rendir sus informes justificados, a efecto de salvaguardar íntegra y eficazmente las garantías individuales de los gobernados. En ese sentido, al tratarse de una sanción de naturaleza penal, válidamente puede sostenerse que la hipótesis que regula el artículo de referencia, se encuentra encaminada, en forma directa y específica, a las personas físicas que fungen como autoridades responsables, pues sería ilógico que una norma penal, que sanciona determinada conducta, se dirigiera a una dependencia u organismo público, como ficción o ente jurídico, al cual se le atribuye el carácter de autoridad responsable en la demanda de garantías. PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL SEGUNDO CIRCUITO Amparo en revisión 281/2005. Director General, Presidente y representante del Consejo Técnico Interdisciplinario del Centro Federal de Readaptación Social No. 1 “La Palma” y otros. 25 de agosto de 2005. Mayoría de votos. Disidente: Salvador Mon-

9

Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación, A.C.: Ley de Amparo comentada, pp. 204205.


22

PABLO HERNÁNDEZ-ROMO VALENCIA

dragón Reyes. Ponente: Angelina Hernández Hernández. Secretario: Günther Demián Hernández Núñez. Amparo en revisión 298/2005. Director General, Presidente y encargado del despacho de las Subdirecciones de Seguridad y Custodia, y de Seguridad y Guarda, todos ellos del Centro Federal de Readaptación Social No. 1 “La Palma” y otra. 9 de septiembre de 2005. Mayoría de votos. Disidente y Ponente: Salvador Mondragón Reyes. Secretario: Isaías Zárate Martínez. Amparo en revisión 411/2005. Director General, Presidente y representante del Consejo Técnico Interdisciplinario del Centro Federal de Readaptación Social No. 1 “La Palma”. 14 de octubre de 2005. Mayoría de votos. Disidente: Salvador Mondragón Reyes. Ponente: Darío Carlos Contreras Reyes. Secretaria: Cristina Guzmán Ornelas.

Como se puede apreciar, actualmente en México, no cabe duda que cuando se señala como autoridad responsable a una dependencia u organismo, el que responderá penalmente será la persona física que actuó en nombre y representación de la persona moral, por incumplimiento de los deberes a su cargo10. Respecto de las autoridades responsables, también es conveniente señalar que existen dos clases de autoridades: las ordenadoras, que son las autoras de la ley o del acto que se impugna y las ejecutoras, que pretenden aplicarlos en perjuicio del quejoso. En ambos casos, cualquiera de estas pueden ser enjuiciadas a través del amparo; éstas comprenden todas las autoridades del país, desde los órganos fundamentales como son el Congreso de la Unión y el Presidente de la República, hasta los funcionarios locales y municipales11. Por lo que hace a las personas físicas que pueden ser autoridades responsables, éstas podrán ser aquellas que por su posición jerárquica, estén en posibilidad de dar órdenes, a quienes deban de obedecerlas y aun quienes actúen sin orden alguna. Esto es, se busca abarcar toda la gama de servidores públicos que pueden realizar un acto de autoridad12. En pocas palabras, ya sea que sean personas física o morales, éstas deberán pertenecer a cualquiera de los tres niveles de gobierno, sea el ejecutivo, legislativo o judicial. El hecho puede ser realizado por la autoridad, en uso de sus facultades previstas en alguna nor-

10 11 12

García Arellano, Carlos: El juicio de amparo, 3ª ed., p. 971. Fix Zamudio, Héctor: El juicio de amparo, p. 388. Ruiz Torres, Humberto Enrique: Diccionario del juicio de amparo, p. 67.


LOS “DELITOS” PREVISTOS EN LA LEY DE AMPARO

23

ma, o bien, sin facultades que provengan de disposición legal alguna, sea porque no están previstas en la ley o porque carezcan de competencia13. Esto es, en materia de amparo, requisito indispensable para ser autoridad responsable es ser servidor público. Es importante recordar que la responsabilidad penal es personal e individual14. Es necesario decir esto desde ahora, porque en materia de amparo se dice que, si la persona contra quien se pidió el amparo cesa de tener jurisdicción en el negocio, por impedimento, excusa o cualquiera otra causa, tiene el carácter de responsable la que se avoca al conocimiento del asunto, por ser la única que está en condiciones de cumplir con todas las determinaciones dictadas en el amparo y de ejecutar la sentencia que se dicte en el juicio constitucional15. Pues bien, para efectos penales, esto no podrá ser así por las razones antes mencionadas. Esto es, en un caso como el antes señalado, la persona física que violó la garantía(s) será la que responderá por el injusto cometido; pero no el nuevo funcionario público que toma su lugar; salvo que éste ultimo realice algún nuevo delito. Tal como lo han señalado nuestros más altos Tribunales, como se aprecia a continuación. Registro No. 190903 Localización: Novena Época Instancia: Pleno Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta XII, Noviembre de 2000 Página: 6 Tesis: P. CLXXIV/2000 Tesis Aislada Materia(s): Común INEJECUCIÓN DE SENTENCIAS DE AMPARO. SI UN SERVIDOR PÚBLICO, COMO AUTORIDAD RESPONSABLE INCURRE EN DESACATO DURANTE EL DESEMPEÑO DE SU CARGO, DEBE CONSIGNÁRSELE ANTE EL JUEZ DE DISTRITO QUE CORRESPONDA, AUNQUE HAYA DEJADO DE DESEMPEÑARLO Del análisis relacionado de la fracción XVI del artículo 107 de la Constitución, así como de los artículos 104 a 113 de la Ley de Amparo, que integran el capítulo XII “De la

13 14 15

Ruiz Torres, Humberto Enrique: Diccionario del juicio de amparo, p. 68. Cfr. Artículo 10 CPF. Pallares, Eduardo: Diccionario teórico y práctico del juicio de amparo, p. 50.


1_9788499850443  

PABLO HERNÁNDEZ-ROMO VALENCIA Profesor Investigador de la Escuela Libre de Derecho Abogado Postulante Valencia, 2011 © PABLO HERNÁNDEZ-ROMO...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you