Issuu on Google+


LAS FUNCIONES POLÍTICAS DEL SECRETARIO GENERAL DE NACIONES UNIDAS Especial referencia a sus competencias de acción preventiva

SUSANA SANZ CABALLERO Titular de la Cátedra Jean Monnet Universidad CEU-Cardenal Herrera

Valencia, 2008


Copyright ® 2008 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de la autora y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com).

Este libro ha sido realizado en el marco del proyecto siguiente: “Nuevas tendencias y desarrollos recientes en el mantenimiento y la consolidación de la paz en territorios sobre los que ejerce jurisdicción o control en un ente distinto al estado territorial” del Ministerio de Educación y Ciencia (código SEJ2006-08057/JURI).

© SUSANA SANZ CABALLERO

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPÓSITO LEGAL: I.S.B.N.: 978 - 84 - 9876 - 338 - 6


A Jaime


ÍNDICE Prólogo ................................................................................................... Introducción ..........................................................................................

13 17

1. EL SECRETARIO GENERAL EN LA CARTA DE NACIONES UNIDAS 1.1. EL DISEÑO DE LA FIGURA DEL SECRETARIO GENERAL EN LA CARTA DE LAS NACIONES UNIDAS: LA DUALIDAD DE FUNCIONES DEL SECRETARIO GENERAL..................... 1.2. EL NOMBRAMIENTO DEL SECRETARIO GENERAL. ¿SE ELIGE AL MEJOR O AL MENOS MOLESTO?.......................... 1.3. LA GARANTÍA DE INDEPENDENCIA DEL SECRETARIO GENERAL: ¿POLÍTICAMENTE CÉLIBE O POLÍTICAMENTE VIRGEN? .......................................................................................

22 26

29

2. FUNCIONES POLÍTICAS DEL SECRETARIO GENERAL 2.1. LAS FUNCIONES POLÍTICAS QUE SE DERIVAN DEL ARTÍCULO 98 DE LA CARTA .............................................................. 2.1.1. El Secretario General actuará como tal en todas las sesiones de la Asamblea General, del Consejo de Seguridad, del Consejo Económico y Social y del Consejo de Administración Fiduciaria ............................................................................ 2.1.2. Obligación de rendir un informe anual a la Asamblea General sobre las actividades de la Organización ................. 2.1.3. El Secretario General ejerce poderes delegados ................ 2.2. LAS FUNCIONES QUE SE DERIVAN DEL ARTÍCULO 99 DE LA CARTA DE LAS NACIONES UNIDAS ................................. 2.2.1. Los poderes implícitos del artículo 99 de la Carta de las Naciones Unidas: los poderes del Secretario General en la determinación de los hechos ............................................... 2.2.1.1. La práctica del Secretario General ....................... 2.2.1.2. La práctica del Consejo de Seguridad .................. 2.2.1.3. La práctica de la Asamblea General .................... 2.2.2. Otros poderes del Secretario General que se derivan del espíritu de artículo 99 de la Carta ..................................... 2.2.2.1. La práctica del Secretario General ....................... 2.2.2.2. La práctica del Consejo de Seguridad ..................

35

36 36 37 47

50 51 57 58 58 62 65


10

ÍNDICE

2.2.2.3. La práctica de la Asamblea General .................... 2.2.3. Conclusión: la consagración jurídica de la interpretación extensiva de las competencias del Secretario General ex artículo 99 de la Carta ........................................................ 2.3. OTRAS FUNCIONES DE POSIBLE CONTENIDO POLÍTICO 2.3.1. La función que se deriva del artículo 102 de la Carta: el registro y publicación de los tratados internacionales ...... 2.3.2. Un terreno vetado para el Secretario General: la función que se deriva del artículo 96 de la Carta (solicitar dictámenes al Tribunal Internacional de Justicia) ............................... 2.4. CONCLUSIÓN GENERAL SOBRE LAS FUNCIONES POLÍTICAS DEL SECRETARIO GENERAL ..........................................

66

67 71 72

73 74

3. LOS PODERES DEL SECRETARIO GENERAL EN MATERIA DE ACCIÓN PREVENTIVA: DE LA DIPLOMACIA PREVENTIVA A LA PREVENCIÓN ESTRUCTURAL DE CONFLICTOS 3.1. EL IMAGINARIO CONCEPTUAL DEL SECRETARIO GENERAL EN MATERIA DE PREVENCIÓN............................................... 3.1.1. El concepto de diplomacia preventiva................................ 3.1.2. El concepto de alerta temprana ......................................... 3.1.3. El concepto de prevención de conflictos ............................. 3.1.4. El concepto de prevención estructural ............................... 3.2. EL INCREMENTO DE PODERES DEL SECRETARIO GENERAL NO SIGNIFICA MONOPOLIO DE PODERES EN MATERIA DE PREVENCIÓN .............................................................................. 3.2.1. Nuevos actores de la prevención ........................................ 3.2.2. Prevención de conflictos y organizaciones regionales .......

79 79 84 92 94

102 102 108

4. EL SECRETARIO GENERAL, LA REFORMA DE NACIONES UNIDAS Y LA CULTURA DE PREVENCIÓN DE CONFLICTOS 4.1. LIDERAZGO PRÁCTICO ASUMIDO POR EL SECRETARIO GENERAL EN LA RENOVACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS 4.2. LIDERAZGO PRÁCTICO ASUMIDO POR EL SECRETARIO GENERAL EN LA PREVENCIÓN DE CONFLICTOS .............. 4.3. CLAVES DE LA ESTRATEGIA PROPUESTA POR EL SECRETARIO GENERAL EN EL ÁMBITO DE LA ACCIÓN PREVENTIVA ............................................................................................... 4.4. PROBLEMAS PARA LA ESTRATEGIA DE PREVENCIÓN PROPUESTA POR EL SECRETARIO GENERAL .....................

114 116

118 121


ÍNDICE

4.4.1. Convencer a los Estados para invertir en prevención....... 4.4.2. Desterrar en las relaciones internacionales la aplicación de la doctrina de la guerra preventiva ............................... 4.4.3. Crear confianza en que ni las estrategias de prevención, ni la diplomacia preventiva, ni los mecanismos de alerta temprana suponen una injerencia de la Organización en los asuntos internos ............................................................

11 121 122

123

Conclusiones ..........................................................................................

127

Documentos oficiales de Naciones Unidas más relevantes citados ....

131

Bibliografía citada .................................................................................

137


PRÓLOGO Prologar la monografía de la Dra. Susana Sanz Caballero sobre las funciones políticas del Secretario General de las Naciones Unidas me produce una triple satisfacción: por la autora, por el marco en el que ha realizado la investigación y por el tema de la misma. En primer lugar por la autora. Conocí a la profesora Susana Sanz en 1987 como alumna de mi curso general de Derecho internacional público en la Universitat de Valencia. Desde entonces llevamos 20 años trabajando juntos. He seguido de cerca cada uno de sus trabajos, de sus artículos, de sus monografías. A lo largo de estos ya más de 20 años he visto su progreso científico. La obra que el lector tiene en sus manos es una obra en la que la autora manifiesta una madurez científica y académica que le hacen destacar en una Universidad donde la calidad no es siempre lo más apreciado. Es, por tanto, una norme satisfacción ver cómo aquélla estudiante de la Licenciatura en Derecho se ha convertido en una excelente investigadora y en una magnífica Profesora de Universidad (ambas con mayúscula) El segundo motivo de satisfacción viene referido al marco en el que la autora ha realizado esta investigación. El marco es el Centro de Estudios de Derecho y Relaciones Internacionales (CEDRI) y, dentro de él, uno de los proyectos de investigación financiados que llevan a cabo sus miembros en su seno, en concreto el Proyecto “Nuevas tendencias y desarrollos recientes en el mantenimiento y la consolidación de la paz en territorios sobre los que ejerce jurisdicción o control un ente distinto al Estado territorial” (SEJ2006-08057/JURI). Dentro de la amplia producción científica del Centro, en el marco concreto del proyecto de investigación en el que se enmarca esta obra, es ésta la tercera monografía que el CEDRI publica en el año 2008. No puedo, por tanto, sino sentir satisfacción por ver los frutos de un trabajo que se está haciendo bien. Finalmente, la satisfacción de redactar este prólogo proviene también del tema escogido para la monografía. Tema al que yo también he dedicado alguna de mis investigaciones y que, en el marco de la evolución del sistema del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales es, en mi opinión, de carácter central.


14

JORGE CARDONA LLORÉNS

La Secretaría General es uno de los órganos menos estudiados de las Naciones Unidas y, aunque el órgano mencionado en la Carta es la Secretaría General, es claro que la representación de la misma la tiene el Secretario General. De hecho, el Capítulo XV de la Carta, pese a llevar por título “La Secretaría”, no habla de ella, sino exclusivamente del Secretario General. Y las funciones políticas del Secretario General, muy poco explícitas en el texto de la Carta, son, precisamente, las que han impulsado en gran medida algunas de las evoluciones más destacadas y destacables de la acción de Naciones Unidas para mantener la paz y la seguridad internacionales en los últimos 15 años. A diferencia de la figura (y los figurantes) del Secretario General de la Sociedad de Naciones, que se ceñía un papel exclusivamente administrativo, la figura del Secretario General de las Naciones Unidas, tal y como está planteada en la Carta, permite, al menos implícitamente, el desarrollo de una variada gama de funciones políticas. Como el lector podrá ver en la monografía que tiene en sus manos, más allá de las pocas funciones políticas que se encuentran explícitas en la Carta, los diversos secretarios generales que ha tenido la Organización a lo largo de su historia han ido desarrollando, a través de una amplia práctica, tanto las funciones políticas que se encuentran implícitas en la misma, como aquellas otras que podemos afirmar que derivan del “espíritu” de la Carta (pues no cumplen escrupulosamente los requisitos exigidos para el reconocimiento de una competencia como implícita). Como el lector podrá observar, la doctora Sanz realiza un exhaustivo análisis de la práctica que permite seguir ese desarrollo y ampliación de funciones, realizando acertadas observaciones críticas. Sin duda, el espíritu de la autora también se deja ver a lo largo de la obra. Su clara apuesta por una Organización de las Naciones Unidas que sea fuerte, dotada de recursos suficientes, con capacidad de acción y en la que un Secretario General lo más independiente posible pueda dirigir las riendas de esa acción a favor del mantenimiento de la paz; así como su manifiesto fervor por la acción preventiva como instrumento para evitar conflictos y como el instrumento que mas debería desarrollarse en el marco de las Naciones Unidas para mantener la paz y la seguridad internacionales, se dejan ver a lo largo de toda la obra. Sus críticas, sus juicios de valor, son claras


PRÓLOGO

15

manifestaciones de compromiso y de una escala de valores bien determinada. No puedo decir que coincida completamente con la autora en esos compromisos, valores y apuestas, pero sí le reconozco su coherencia y rigor y debo confesar que, en ocasiones, tanta seguridad me produce envidia. En cualquier caso, el riguroso y exhaustivo análisis de la práctica del Secretario General que realiza la autora en esta monografía, proporciona una visión de conjunto, y a la vez precisa, de las actuales funciones políticas del Secretario General y, en especial, de sus funciones en el ámbito de la acción preventiva. Además, yendo más allá del análisis y sistematización de la práctica, la autora termina con un último apartado sobre el Secretario General, la reforma de las Naciones Unidas y la cultura de prevención de conflictos en el que, no sólo resalta el liderazgo asumido de forma manifiesta por el Secretario General tanto en un ámbito como en el otro, sino que además realiza interesantes propuestas de futuro. Cuando el 18 de septiembre de 2003, tras una rueda de prensa sobre el conflicto en Iraq, se le preguntó al Secretario General: “¿Su papel es el de tomar posición y decir claramente lo que puede hacer la Organización o esperar a que le digan qué hacer?”. La respuesta del Secretario General fue: “Usted me pregunta si yo voy a ser secretario o general: yo seré los dos. De hecho, me parece que ustedes han podido constatar que yo no espero simplemente que se me diga lo que debo hacer. He tomado iniciativas”*. Pese a que esta afirmación se justifique por aprovechar en un juego de palabras los términos de “Secretario” y de “General”, debo afirmar que no creo que las personas que han ocupado la cabeza de la Secretaría hayan estado preparadas para ser “generales”, pero sí han demostrado la mayor parte de ellos, en grados diversos y con fortuna diferente, competencia para actuar como “diplomáticos”, ejerciendo funciones políticas que, en más de una ocasión, han permitido, no sólo prevenir conflictos, sino, lo que es muchísimo más importante, evitar que seres humanos inocentes fallecieran víctimas de conflictos que la ceguera de los Estados, intereses espurios o manifestaciones diversas de la miseria humana, iban a provocar. Sólo la reivindicación del papel del Secretario General de las Naciones Unidas en este ámbito de la

*

SG/SM/9088, Comunicado de prensa de 18 de septiembre de 2003


16

JORGE CARDONA LLORÉNS

prevención de conflictos justificaba ya el esfuerzo y dedicación de la doctora Sanz para escribir esta excelente monografía. Estoy seguro que el lector no quedará indiferente tras su lectura. Está bien escrita, es dinámica y comprometida. No le será fácil discrepar de los argumentos de la autora y, si alguna vez lo hace, deberá confesar que tan razonable y bien argumentada es su discrepancia como la posición mantenida por la profesora Susana Sanz Caballero. Valencia, 15 de octubre de 2008 JORGE CARDONA LLORÉNS Catedrático de Derecho Internacional Público de la Universitat de Valencia


INTRODUCCIÓN “Often, expectations of the United Nations are expectations of its SecretaryGeneral”1.

El oficio más difícil del mundo... Así fue como Trygve Lie, primer Secretario General de Naciones Unidas, describió el puesto a su sucesor, Dag Hammarskjöld, en su discurso de relevo al frente de la Secretaría General de Naciones Unidas en 1953. El Secretario General de Naciones Unidas personifica mejor que nadie los intereses colectivos de la humanidad y de la conciencia humana2. Diplomático y abogado, funcionario de a pie y jefe ejecutivo a partes iguales, el Secretario General es el símbolo de los ideales de las Naciones Unidas y el portavoz de los intereses de los pueblos. Tiene un rol simbólico ante el mundo, junto a un rol burocrático. Como principal jefe administrativo de la Organización mundial más internacional y cabeza visible de la misma, se ha convertido de algún modo en custodio de la Carta (aunque ni la Carta ni nadie le haya asignado esta función formalmente). Es una suerte de jefe diplomático global sin servicio diplomático propio. Ejerce funciones políticas, algunas de ellas delegadas, otras propias y expresamente reservadas para él en la Carta, otras implícitas y otras que derivan de una interpretación teleológica de la Carta de Naciones Unidas. Cumple funciones de comandante en jefe pero no tiene ejército. Es un líder mundial que no tiene el respaldo de un electorado. Es nombrado por los Estados, pero debe ser independiente de todos ellos ex artículo 1003. Necesita del respaldo de los miembros permanentes

1

2

3

Ramcharan, B. G.: The history, role ad organization of the cabinet of the United Nations Secretary-General”, en Nordic Journal of International Law, 1990, n. 59, pp. 103-116, p. 115. “In the eyes of the world... [he/she] must embody the principles and ideals of the Charter” (Informe de la Comisión Preparatoria, UNCIO, 1945, doc. PC/20). “1. En el cumplimiento de sus deberes, el Secretario General y el personal de la Secretaría no solicitarán ni recibirán instrucciones de ningún gobierno ni de ninguna autoridad ajena a la Organización, y se abstendrán de actuar en forma alguna que sea incompatible con su condición de funcionarios internacionales responsables únicamente ante la Organización.


18

SUSANA SANZ CABALLERO

del Consejo de Seguridad, pero debe estar por encima de ellos. Actúa como secretario de las sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad, el Consejo de Administración Fiduciaria y el Consejo Económico y Social y cumple las misiones que éstos le encomienden, pero al mismo tiempo se puede dirigir a todos ellos, hacerles propuestas e influir en su trabajo, entre otros modos, a través de sus informes. Tiene gran influencia y liderazgo internacionales, pero no tiene poderes ejecutivos reales. Administra la Organización internacional más mundial y compleja que existe, pero no decide ni maneja realmente el presupuesto de la misma. Goza de gran autoridad moral y se pretende de él que ejerza funciones de mediador, conciliador, facilitador de diálogo o procurador de buenos oficios, pero no cuenta con un servicio diplomático propio. Responde ante los Estados miembros pero son ellos los que deciden la dirección política de la Organización. Tiene gran autoridad moral, pero escaso poder material. Quien lo compara con un jefe de Estado se equivoca, porque el Secretario General no tiene poder real para dirigir la Organización de la que es cabeza visible4. Su oficina está en una posición política de gran visibilidad y liderazgo, pero no tiene los instrumentos de poder necesarios para implementar sus propuestas de los que sí dispone, en el ámbito estatal, un órgano legislativo5. Como dijo Shashi Tharoor, mueve el mundo, pero no lo puede dirigir6. El Secretario General propone, pero otros órganos de la Organización, disponen. De hecho, el actual Secretario General, el coreano Ban Ki-moon, ha bromeado en más de una ocasión sobre el hecho de que se siente más “secretario” que “general” porque no

4

5

6

2. Cada uno de los miembros de las Naciones Unidas se compromete a respetar el carácter exclusivamente internacional de las funciones del Secretario General y del personal de la Secretaría, y a no tratar de influir sobre ellos en el desempeño de sus funciones”. Alexandrowicz, C. H.: “The Secretary-General of the United Nations”, en International and Comparative Law Quarterly, 1962, n. 56, pp. 1109-1130, p. 1126. Rivlin, B.: “Leadership in the UN, 1997: the Secretary General and the US-a symbiotic relationship under stress”, en International Journal, 1997, vol. 52, pp. 197-218, p. 199. Tharoor, S.: “The role of the Secretary-General” en The adventure of peace: Dag Hammarskjöld and the future of the United Nations, 2005, Ask, S. y Jungkvist, A. (eds.), MacMillan, New York, pp. 146-160, p. 148.


LAS FUNCIONES POLÍTICAS DEL SECRETARIO GENERAL...

19

tiene ningún poder si el Consejo de Seguridad no está unido7. En definitiva: no es sólo el oficio más difícil del mundo, es un oficio que encierra en sí mismo varios oficios juntos, a cual más complejo. El presente trabajo ha sido realizado en el seno del proyecto de investigación sobre Nuevas tendencias en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales SEJ 2006-08057, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia y tiene por objeto analizar las funciones políticas del Secretario General, en el marco general del propósito de las Naciones Unidas de mantener la paz y la seguridad internacionales, especialmente en lo referente a la principal función del Secretario General en dicho marco: la acción preventiva. Pero esas funciones no pueden ser analizadas de forma aislada, sino en el contexto, en primer lugar, de las características generales y la evolución, en la práctica, de la figura del Secretario General y, en segundo lugar, del desarrollo de su funcionamiento. Por ello, dedicaremos una primera parte a los aspectos más controvertidos del cargo de Secretario General de Naciones Unidas como son su nombramiento y la garantía de su independencia. En segundo lugar, analizaremos el crecimiento que han experimentado las funciones políticas del Secretario General, intentando justificar jurídicamente ese crecimiento. Delimitado el marco, podremos centrarnos ya en los poderes actuales que se ha arrogado el Secretario General en concreto en la prevención de conflictos, y, dentro de este ámbito, su papel diseñando nuevas políticas y estrategias para dar nuevo contenido a los mecanismos de diplomacia preventiva, alerta temprana, acción preventiva estructural, etc. Como resultado de toda la investigación anterior y siempre en el marco del incremento de poderes del Secretario General, ligaremos dos ideas que el propio Secretario General ha unido y ha convertido en dependientes la una de la otra: la reforma siempre pendiente de Naciones Unidas y el necesario cambio de paradigma que se debe producir en las Naciones Unidas de una cultura de reacción a una cultura de prevención de conflictos.

7

Ban Ki-moon: “¿Por qué el mundo ha cambiado en favor de las Naciones Unidas?”, en Newsweek International, 4 de junio de 2007.


1. EL SECRETARIO GENERAL EN LA CARTA DE NACIONES UNIDAS Aunque la descripción de las funciones del Secretario General de Naciones Unidas se dejaran en el articulado del tratado constitutivo de la Organización casi para el final (el capítulo XV se titula “La Secretaría” y se compone de los artículos 97 a 101), esto no significa que en los trabajos preparatorios se minusvalorara el papel que éste iba a desempeñar. Los poderes que se atribuyen al Secretario General en los artículos 97, 98 y 99 de la Carta de Naciones Unidas son en general amplios8, aunque sin duda lo son más en el artículo 989 que en el 9710 y más en el artículo 9911 que en el 98. La dicción de estos tres artículos —y especialmente del último—, que resumen las funciones que desempeña el Secretario General, no es especialmente explícita ni detallada. Pero esa ambigüedad va a permitir, precisamente, una interpretación extensiva de unos poderes que, para mayor refuerzo internacional del cargo, la Carta otorga a quien está al frente en la Secretaría, y no a la Secretaría en sí (pese a que el artículo 7.112 de la Carta a quien califique como órgano principal de la Organización sea a la Secretaría y no al Secretario).

8

9

10

11

12

Tinker, C.: “The changing role of the United Nations Secretary-General”, en American Society of International law Proceedings, 1992, vol. 86, pp. 308312, p. 310. “El Secretario General actuará como tal en todas las sesiones de la Asamblea General, del Consejo de Seguridad, del Consejo Económico y Social y del Consejo de Administración Fiduciaria, y desempeñará las demás funciones que le encomienden dichos órganos. El Secretario General rendirá a la Asamblea General un informe anual sobre las actividades de la Organización”. “La Secretaría se compondrá de un Secretario General y del personal que requiera la Organización. El Secretario General será nombrado por la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad. El Secretario General será el más alto funcionario administrativo de la Organización”. “El Secretario General podrá llamar la atención del Consejo de Seguridad hacia cualquier asunto que en su opinión pueda poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales”. “Se establecen como órganos principales de las Naciones Unidas: una Asamblea General, un Consejo de Seguridad, un Consejo Económico y


22

SUSANA SANZ CABALLERO

Hoy día, quien está al frente de la Secretaría no solo es el jefe administrativo de la Organización de las Naciones Unidas, sino que ayuda a resolver controversias internacionales, atiende las señales de los mecanismos de alerta temprana, advierte al Consejo de Seguridad sobre amenazas a la paz, gestiona operaciones de paz y lidera iniciativas y proyectos en todos los ámbitos de actividad de la Organización, en temas económicos, medioambientales, humanitarios, culturales, sociales, de derechos humanos, desarrollo, etc.

1.1. EL DISEÑO DE LA FIGURA DEL SECRETARIO GENERAL EN LA CARTA DE LAS NACIONES UNIDAS: LA DUALIDAD DE FUNCIONES DEL SECRETARIO GENERAL Una de las grandes innovaciones de la Carta de San Francisco con respecto al Pacto de la Sociedad de Naciones fue el papel político que asignó la Carta a su Secretario General, muy especialmente a través del artículo 99. Los representantes de los Estados que participaron en la redacción de la Carta tuvieron claro desde el principio que deseaban para la nueva Organización un Secretario que tuviera algo más que meros poderes administrativos, que era lo que el Pacto de la antigua Sociedad de Naciones había asignado al Secretario General de la organización de entreguerras. En realidad, en el momento de redactar la parte de la Carta relativa a las funciones del futuro Secretario General de Naciones Unidas, en la conferencia de San Francisco, hubo dos modelos sobre la mesa. Uno era el de la oficina del Secretario General de la Sociedad de Naciones y el otro, el del Director General de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Con respecto al primero, el Pacto de la Sociedad de Naciones solo se refería a la figura del Secretario General y a la Secretaría en su artículo 6, con la escueta mención de que la Secretaría sería permanente y comprendería al Secretario General y los secretarios y personal que fuera necesario. Por tanto, el desarrollo de esta oficina (más administrati-

Social, un Consejo de Administración Fiduciaria, una Corte Internacional de Justicia y una Secretaría”.


LAS FUNCIONES POLÍTICAS DEL SECRETARIO GENERAL...

23

vo o más político) quedaba en manos de la personalidad del primer Secretario General que tuviera la Organización. Éste fue sir Eric Drummond, quien claramente se ciñó al papel de burócrata y nunca contempló una extensión de sus poderes al ámbito político13. Sir Eric Drummond tuvo el mérito de poner las bases para el reclutamiento según criterios internacionales del personal de una oficina internacional, pero a menos que de manera confidencial ejerciera algún tipo de función política o mediación, todo lo que ha trascendido de él es su rol como gerente administrativo de la Sociedad de Naciones. Nunca actuó como un político, nunca se dirigió ni a la Asamblea ni al Consejo de la Organización salvo para informar sobre temas administrativos o presupuestarios y nunca convocó una conferencia de prensa14. El segundo modelo a disposición de los redactores de la Carta como criterio inspirador de la nueva Oficina del Secretario General de Naciones Unidas era el que proveía la figura del Director General de la OIT, quien desde la creación de la Organización en 1919 había adoptado una posición de liderazgo activo en temas laborales internacionales. Albert Thomas, primer Director General de la OIT, había estado en contacto constante con los gobiernos, había mediado en grandes conflictos, había escrito cartas a los miembros de la Organización sugiriéndoles modos de ejecución de sus obligaciones y había hecho propuestas a los otros órganos principales de la OIT. Finalmente, los países participantes en la conferencia de San Francisco decidieron extender los poderes del Secretario General en la nueva Organización más allá del mero papel de máximo jefe administrativo de la misma (según el precedente de la OIT) pese a todos los problemas que pudiera plantear el dar a esta figura esta controvertida dualidad, estas dos caras de Jano: ser responsable administrativo (algo instintivamente ligado a la idea de una burocracia apolítica) y ser al mismo tiempo un actor con competencias políticas15.

13

14

15

Barros, J.: Office without power: Secretary-General Sir Eric Drummond, 1919-1933, 1979, Clarendon press, New York, passim. Rovine, A. W.: “The Secretary-General in world politics: a historical review”, en The Journal of International Law and Economics, 1974, vol. 9, pp. 113148, p. 116. En palabras de quien ejerció como Secretario General de la ONU desde 1961 hasta 1971, U Thant: “I do not subscribe the view that the Secretary-


1_9788498763386