Page 1


DERECHO INTERNACIONAL Y ESTADO SOBERANO UN DIÁLOGO CON KELSEN SOBRE PAZ, FEDERALISMO Y SOBERANÍA

HANS KELSEN-UMBERTO CAMPAGNOLO MARIO G. LOSANO (Edición y estudio introductorio) CONSUELO RAMÓN (Traducción al castellano)

tirant lo b anch Valencia, 2007


Copyright ® 2007 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com).

Director de la colección:

JAVIER DE LUCAS MARTÍN

© HANS KELSEN-UMBERTO CAMPAGNOLO @ Diritto internazionale e stato sovrano

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPOSITO LEGAL: I.S.B.N.: 84 - 8456 - 624 - 2 I.S.B.N.: 84 - 370 - 6500 - 3


Índice

LA ESTRUCTURA DE ESTE LIBRO, por Mario G. Losano ...........

9

I. PRESENCIAS ITALIANAS EN KELSEN, por Mario G. Losano I. KELSEN Y LOS ESTUDIOSOS ITALIANOS .................... 1. Kelsen e Italia ..................................................................... 2. El escrito juvenil de Kelsen sobre Dante Alighieri ........... 3. Los primeros artículos de Kelsen traducidos en Italia ...... 4. Autores italianos en Kelsen hasta una última cita en italiano 5. Kelsen y las Academias italianas ......................................... a) La Accademia delle Scienze del Instituto de Bolonia .. b) La Accademia Nazionale dei Lincei de Roma ............. c) La Accademia delle Scienze de Turín ......................... 6. La correspondencia entre Kelsen y Giorgio del Vecchio 7. Renato Treves, pionero de la doctrina pura del derecho en Italia ......................................................................... 8. Norberto Bobbio y el pensamiento de Kelsen ............ II. KELSEN Y CAMPAGNOLO ................................................. 9. Hans Kelsen, de Colonia a Ginebra .................................. 10. Umberto Campagnolo, de Padua a Ginebra ..................... 11. El amplísimo programa de investigación de Campagnolo a) Los cinco capítulos inéditos sobre la noción del Derecho b) El sexto capítulo se convierte en tesis y libro .............. c) La crítica inédita a la Sociedad de las Naciones .......... 12. Los apuntes de las lecciones de Kelsen y otros manuscritos de Campagnolo .................................................................. 13. La tesis doctoral ................................................................. 14. De la tesis ginebrina al libro Nations et droit ...................... 15. Norberto Bobbio y el período federalista de Campagnolo 16. Conclusión: el océano entre Berkeley y Venecia ..............

15 15 15 19 22 24 28 28 30 34 36 53 56 59 59 62 67 68 69 71 72 73 77 82 88

II. UMBERTO CAMPAGNOLO DISCÍPULO Y CRÍTICO DE HANS KELSEN, por Norberto Bobbio .............................................

93

III. LAS IDEAS GUÍA DE MI TESIS, por Umberto Campagnolo .....

117


8

Índice

IV. JUICIO SOBRE LA TESIS DE UMBERTO CAMPAGNOLO, por Hans Kelsen .................................................................................. I. La noción de Derecho ............................................................... II. El concepto de Estado ............................................................... III. El concepto de soberanía ........................................................... IV. El concepto de Derecho Internacional ..................................... V. El concepto de desarrollo del Derecho internacional ..............

V.

RESPUESTA A HANS KELSEN, por Umberto Campagnolo ..... I. El método de mi tesis ................................................................ 1. La noción de Derecho ........................................................ 2. La noción de Estado ........................................................... 3. El concepto de soberanía ................................................... II. Conclusión ................................................................................. 1. El concepto de Derecho Internacional .............................. 2. El concepto de desarrollo del Derecho Internacional .......

127 127 133 135 144 148

155 156 158 167 175 185 185 193

VI. LOS DEMÁS JUICIOS SOBRE LA TESIS DE UMBERTO CAMPAGNOLO ............................................................................... I. El juicio de Maurice Bourquin .................................................. II. El juicio de Paul Guggenheim .................................................. III. El juicio de Paul Mantoux ......................................................... IV. El juicio de Hans Wehberg .......................................................

199 199 200 202 204

VII. UN PROYECTO DE INVESTIGACIÓN ACERCA DE LA SOCIEDAD DE LAS NACIONES, por Umberto Campagnolo ........

211


La estructura de este libro MARIO G. LOSANO

Umberto Campagnolo (1904-1976) fue alumno de Hans Kelsen en 1933 en el Institut Universitaire de Hautes Études Internationales de Ginebra, cuando ambos vivían en el exilio en esa ciudad y en el año 1937 defendió con Hans Kelsen su tesis de doctorado. Hasta donde puedo saber, Campagnolo fue, pues, el único discípulo italiano de Kelsen en el sentido estricto del término, es decir en el sentido de haber tenido a Kelsen como Doktorvater. Kelsen valoró positivamente el trabajo crítico de su discípulo: “puedo afirmar que, entre todos los trabajos sobre problemas de Derecho Internacional por autores jóvenes, este es uno de los mejores que conozco”, escribió en 1935 al presentar a Campagnolo en la Academia de Derecho Internacional de La Haya (Cfr. infra). El juicio de Hans Kelsen sobre el libro de Umberto Campagnolo es el texto más articulado y extenso dedicado por Kelsen a un autor italiano contemporáneo. El presente volumen propone al lector una serie de textos, en gran parte inéditos, que documentan la relación intelectual entre Campagnolo y Kelsen. Se abre el libro con un ensayo sobre los autores italianos que tuvieron relaciones con Kelsen o que influyeron en su obra, así como sobre el período ginebrino de Kelsen y Campagnolo (I. Presencias italianas en Kelsen, por Mario G. Losano). La concordia discors que unía al discípulo y al maestro es descrita a continuación en el ensayo de Norberto Bobbio que traza también un cuadro de la visión que tenía Campagnolo del Derecho Internacional, visión diametralmente opuesta a la de Kelsen (II. Umberto Campagnolo, discípulo y crítico de Hans Kelsen, por Norberto Bobbio).


10

La estructura de este libro

Las otras cinco partes están conectadas estrechamente con la tesis preparada por Campagnolo bajo la dirección de Kelsen y con el debate que acompañó su discusión final. Antes de cada escrito, una nota da cuenta de sus problemas específicos tanto respecto al texto como a la edición. En primer lugar, se ofrece una descripción sintética de las ideas centrales de la tesis mediante el resumen preparado por el propio Campagnolo (III. Las ideas guía de mi tesis, por Umberto Campagnolo). Por su parte, Kelsen escribió un juicio insólitamente amplio y crítico acerca de esta tesis y que se reproduce aquí (IV. Juicio sobre la tesis de Umberto Campagnolo, por Hans Kelsen). Campagnolo respondió a las críticas de Kelsen con un amplio ensayo de réplica que también había permanecido inédito y se publica ahora por primera vez (V. Respuesta a Hans Kelsen, por Umberto Campagnolo). El cuadro del debate se completa con los juicios de los otros cuatro miembros de la comisión, menos extensos, pero, en algunos extremos, también más críticos que el juicio de Kelsen (VI. Los otros juicios sobre la tesis de Umberto Campagnolo). Después del doctorado, Campagnolo tenía la intención de continuar sus estudios sobre los principios fundamentales del Derecho Internacional, como atestigua su breve e inédito proyecto de investigación acerca de la Sociedad de las Naciones (VII. Un proyecto de investigación sobre la Sociedad de las Naciones, por Umberto Campagnolo). Pero, al desencadenarse la Segunda Guerra Mundial, Kelsen dejó Ginebra para ir a los Estados Unidos de América y Campagnolo volvió a Italia. Los caminos de los dos filósofos del Derecho se separaron definitivamente y en Italia acabó por olvidarse este interesante —y casi con seguridad único— episodio de influencia directa de la doctrina kelseniana en un filósofo italiano. El título de este libro está tomado de una nota editorial que el propio Campagnolo incluyó en la edición de su tesis: su investigación, escribe, “quiere resolver el problema que constituye el escollo con el que chocan las teorías jurídicas”, esto es, “la antinomia del Derecho Internacional y del Estado soberano”: me ha parecido que los dos


La estructura de este libro

11

términos de la antinomia identifican también acertadamente el objeto de este libro (que, a su vez, es un meta-libro: un libro sobre el libro de Campagnolo). En 1934 Kelsen había propuesto como título La norme juridique et le droit international, pero ese título abarcaba toda la amplia investigación proyectada por Campagnolo y la tesis sólo cubría por el contrario una parte de ese proyecto (Cfr. infra, nota 152). Si lo hubiéramos usado aquí, habríamos prometido más de lo que el libro puede mantener. El título mismo de la tesis, Nations et droit, también habría sido un buen título para este libro, en cuanto meta-libro. Pero me ha parecido desaconsejable dar el mismo título a dos obras diferentes, porque el lector acabaría por preguntarse a cuál de las dos se refería en cada momento. Como cualquier investigación de historia contemporánea del Derecho también ésta ha tenido que habérselas con archivos que aún no están preparados: el del Hans Kelsen-Institut de Viena está cerrado desde hace tiempo; el de Giorgio Del Vecchio de Roma está en período de reordenación; muchos otros papeles yacen en el limbo reservado a los documentos demasiado recientes como para suscitar el respeto debido a los papeles antiguos, pero demasiado viejos para merecer la atención que se reserva a los papeles de uso cotidiano. Tampoco se excluye el que en el curso del tiempo aparezcan nuevos documentos sobre los temas de este libro, ni siquiera que este trabajo haya salvado de archivos aún magmáticos algunos otros documentos. La clausura del archivo vienés me ha inducido a dejar para más adelante la investigación sobre internacionalistas italianos conocidos por Kelsen, como Dionisio Anzilotti, citado en la General Theory of Law de 1945, y Giorgio Balladore-Pallieri, recordado en los Principles of International Law de 1952. Finalmente, los originales de los escritos unificados en este libro presentaban lenguas diferentes (sobre todo francés, italiano y alemán) y estilos heterogéneos, que van desde lo definitivo de las páginas impresas a la privisionalidad de las notas de trabajo o de las cartas. No ha sido fácil dar unidad al libro. Para facilitar la lectura he repasado


12

La estructura de este libro

ampliamente las traducciones italianas, para hacer homogéneos el estilo y la terminología: era una intervención indispensable, puesto que los textos constituían un cruce de lenguas diferentes con referencias difíciles de esclarecer. De hecho, Kelsen formula en alemán su juicio sobre el texto francés de la tesis de Campagnolo, que a su vez responde en francés traduciendo del alemán las observaciones de Kelsen. En el presente libro todo es reformulado en italiano por traductores diferentes y por eso sin una radical intervención de unificación terminológica y estilística probablemente el hilo del discurso habría resultado menos claro*. La unidad del objeto en discusión se enfrenta también con la pluralidad de traductores y de idiomas. Nicoletta Bersier Ladavac, a quien agradezco también haberme ayudado en las investigaciones, se ha ocupado de las traducciones de los inéditos que se presentan en este libro, con la excepción de las páginas extraídas de la edición de la tesis (Nations et Droit**), para la que utilicé una traducción previa, realizada por Carla Saletta y Marigia Fasseta en Padua, probablemente en los años cincuenta. Mi agradecimiento a Norberto Bobbio, a quien debo la sugerencia de recoger y publicar estos textos y la autorización para publicar su ensayo sobre Kelsen y Campagnolo; a Michel Bouvier Campagnolo, que puso a mi disposición los documentos conservados en el archivo de su familia y en el de la Société Européenne de Culture de Venecia; al Institut Universitaire de Hautes Études Internationales de Ginebra, por la autorización para publicar los juicios sobre la tesis de Campagnolo, en especial el de Kelsen; al Istituto de Filosofia Giuridica e Sociale de la Universidad La Sapienza de Roma, por haber puesto a mi disposición los documentos extraídos del archivo Giorgio del Vecchio; a la Accademia Nazionale dei Lincei de Roma, la Accademia delle Scienze del Istituto de Bologna y la Accademia delle Scienze de Torino, por la ayuda que me prestaron en las investigaciones sobre la incorporación de

* **

Obviamente, se trata de la versión original italiana (Nota de la T.) Esta parte no ha sido incluida en la edición española. (Nota de la T.)


La estructura de este libro

13

Kelsen a esas Instituciones y por los documentos cuya impresión han autorizado; al Ministerio de Universidades e Investigación Científica y Tecnológica de Roma por la financiación de una parte de la investigación y, finalmente, a la Alexander von Humboldt-Stifung de Bonn: de hecho, si pude emprender este trabajo fue durante el año de investigación que hizo posible el Humboldt-Preis concedido por la Fundación.


I. Presencias italianas en Kelsen MARIO G. LOSANO

I. Kelsen y los estudios italianos 1. Kelsen e Italia Kelsen está presente en Italia mucho más de cuanto Italia pueda estarlo en el propio Kelsen. Kelsen disfrutó y aún disfruta de un éxito extraordinario en Italia, que periódicamente se concentra en alguno de los múltiples aspectos de la amplísima producción científica del jurista vienés1. Esta exuberante producción refleja indujo a Frosini2 y a Riccobono3 en 1977, y a mí mismo en 19784, a intentar trazar

1 En sentido estricto, Kelsen es natural de Praga. De hecho, nació allí, el 11 de octubre de 1881, pero su familia dejó Praga cuando él tenía tres años. Además, aunque la madre hablaba tanto alemán como checo, Kelsen usó siempre en familia sólo el alemán, la única lengua que hablaba su padre. Su formación se desarrolló únicamente en Viena. Su escuela es la “Escuela de Viena”. Por todo ello, no es impropio decir que Hans Kelsen era también un vienés. 2 Vitorio Frosini, “Kelsen e il pensiero giuridico italiano”, Il veltro. Revista di civiltá italiana, septiembre-diciembre 1977, pp. 761-768. 3 Francesco Riccobono, “Kelsen in Italia. Bibliografia”, Il veltro. Revista di civiltá italiana, septiembre-diciembre 1977, pp. 769-782; revisado en Francesco Riccobono, “Kelsen in Italia”, en Carlo Roehrssen (ed.), Hans Kelsen nella cultura filosofico-giuridica del novecento, Istituto dell’Enciclopedia italiana, Roma, 1983, pp. 199-217. 4 Mario G. Losano, “La fortuna di Kelsen in Italia”, en Mario G. Losano, Forma e realitá in Kelsen, Ed. Di Comunitá, Milano, 1981, pp. 203-212. Hay dos versiones anteriores de mi escrito: “Reine Rechtslehre in Italien”, en Der Einfluss der Reinen Rechtslehre auf die Rechtstheorie in verschiedenen Ländern, Manz, Wien


16

I. Presencias italianas en Kelsen

cartografías del éxito de Kelsen en Italia, mapas que han sido actualizados hasta 1997 inclusive por Giorgio Bongiovanni5. Por lo demás, quizá sea Italia el único país en el que Kelsen y sus teorías encuentran eco incluso en una novela exitosa. “¿Usted conoce a Kelsen?” pregunta el abogado Fernado de Mello Sequeira al periodista que le propone investigar acerca de una persona muerta en una comisaría de la policía portuguesa. El homicidio escapa al derecho positivo pero exige justicia: una justicia superior, la misma a la que el obeso abogado de Oporto ha dedicado su vida y que sintetiza en el concepto de Grundnorm. Como estudiante había frecuentado los cursos de Kelsen en Ginebra y Berkeley porque “sus teorías sobre la Grundnorm se habían convertido para él en una obsesión”. De hecho ésa “es la norma que implica todas” y por esa razón acepta seguir el caso: “la Guardia Nacional es una institución militar, realmente es una bella encarnación de la Grundnorm”6. En definitiva, la de Tabucchi es una novela en la que se explica de forma pertinente la norma fundamental y en la que hay también una biografía verídica de Kelsen. Si esta novela, que habla de Grundnorm y de Stufenbautheorie se convierte en una película como ya ha sucedido con otra novela anterior de Tabucchi7, podremos decir que también corresponderá a Italia la iniciativa de haber llevado por primera vez a la pantalla la doctrina pura del Derecho. Y ello bastaría para hablar del éxito de Kelsen en Italia.

1978, pp. 151-179; “La fortuna di Hans Kelsen in Italia”, Quaderni Fiorentini per la storia del pensiero giuridico moderno, 1979, n. 9, pp. 465-500. 5 Giorgio Bongiovanni, Kelsen e la Reine Rechtslehre in Italia (1983-1997), publicada como apéndice en Reine Rechtslehre e dottrina giuridica dello Stato. Hans Kelsen e la costituzione austriaca del 1920, Giufrè, Milano, 1998, pp. 269-289. 6 Antonio Tabucchi, La testa perduta di Damasceno Monteiro, Feltrinelli, Milano, 1997, pp. 113-115. Sobre las fuentes de Tabucchi acerca de Kelsen, cfr. p. 239. (Hay edición castellana, La cabeza perdida de Damasceno Monteiro, (Nota de la T.). 7 Losano se refiere, como probablemente sabrá el lector, a la conocida novela de Tabucchi Sostiene Pereira, cuyo protagonista fue encarnado en la pantalla por M. Mastroiani (Nota de la T.).


I. Presencias italianas en Kelsen

17

¿Y qué decir del éxito de Italia en Kelsen? Son pocas las referencias de Kelsen a escritos italianos y escasas sus relaciones con autores italianos. Por tanto, el censo se puede hacer rápidamente y las páginas siguientes comentarán los escasos hallazgos en ese sentido. Es verdad que no faltaron contactos de carácter no científico y que no hay que excluir algunos hallazgos sorprendentes en los archivos: los primeros decenios de nuestro siglo fueron demasiado tormentosos y los contactos personales sufrieron continuas interrupciones como consecuencia de las inmigraciones, de los terremotos políticos, en fin, de la guerra. Por el momento tenemos pocas huellas de esos contactos. A menudo fueron demasiado ocasionales: cuando en 1919 un representante de la Ciudad Libre de Fiume se presentó a Kelsen para pedirle que escribiera una constitución para su Estado, Kelsen creyó que se trataba de una broma y —como ya había trabajado en otros proyectos constitucionales— le preguntó si quería una Constitución “a medida o prêt-à-porter”8. Sin embargo, se trataba de una petición en serio, porque muy pronto le llegó toda la documentación necesaria. Pero la llegada de los legionarios de Gabrielle d’Annunzio a Fiume puso fin a ese experimento constitucional. Hubo también otros contactos demasiado breves, como la correspondencia que intercambió conmigo mismo durante la traducción de la segunda edición de la Reine Rechtslehre9. Por todo ello, las páginas siguientes se limitarán a los contactos científicos de cierto relieve entre Kelsen y los estudiosos italianos.

8 “Nach Mass oder in Konfektion”, así es citado por Rudolf Aladár Métall en su Hans Kelsen. Leben und Werk, Deuticke, Wien, 1969, p. 47. Es la única biografía de kelsen y tiene un carácter casi oficial, debido a la estrecha relación existente entre Kelsen y Métall (cfr. Infra). 9 Las correcciones de Kelsen se incluyen en la edición italiana de 1966; su formulación original en alemán se encuentra en el artículo de Ruth Erne, “Eine letzte authentische Revision der Reinen Rechtslehre”, en Werner KrawietzHelmut Schlesky (Hrsg.), Rechtssystem und gesellschaftliche Basis bei Hans Kelsen, Dunckler & Humblot, Berlin, 1984, pp. 35-62 (Rechtstheorie Beiheft 5).


18

I. Presencias italianas en Kelsen

Hasta hoy se han publicado sólo dos escritos de Kelsen que tengan por objeto autores italianos contemporáneos: la larga carta que escribió a Renato Treves en 1933 (cfr. infra), y por primera vez, precisamente en este libro, el voluminoso juicio sobre la tesis doctoral de Umberto Campagnolo escrito en 1937 y que vió la luz por primera vez en este libro. El juicio sobre Umberto Campagnolo es el texto más articulado y extenso dedicado por Hans Kelsen a un autor italiano contemporáneo. Por lo demás, hay un autor italiano clásico que atrajo la atención del joven Kelsen: de hecho, dedicó su primera monografía a Dante Alighieri (cfr. infra). Sin duda, para este trabajo le sirvió sobre todo el conocimiento del latín, pero el italiano le fue imprescindible para la literatura secundaria. También la correspondencia inédita entre Kelsen y Del Vecchio (cfr. Infra) demuestra explicitamente que el conocimiento del italiano constituía una parte circunscrita pero constante de la preparación cultural de Kelsen. Toda la correspondencia, que duró desde 1922 a 1965, alterna cartas en italiano de Del Vecchio y cartas en alemán de Kelsen, salvo una en francés y la última carta de Kelsen en inglés. Probablemente, Kelsen tenía un conocimiento más pasivo que activo del italiano. Además encontraba sin duda un obstáculo en su propio perfeccionismo cuando tenía que usar cualquier lengua extranjera. Por ejemplo, cuando tenía que enseñar en Ginebra en francés, se hacía traducir del alemán cada lección, y la releía tres o cuatro veces antes de presentarse a los estudiantes10: Este ejercicio le ocupaba casi la mitad del día. En conclusión, su conocimiento del italiano no debía ser puramente “vehicular” o instrumental: el acceso a textos italianos cultos está documentado, tanto en su primer trabajo sobre Dante Alighieri, como en la obra en la que estaba trabajando en los últimos años de su vida (cfr. infra).

10

Métall, op. cit., p. 65


I. Presencias italianas en Kelsen

19

2. El escrito juvenil de Kelsen sobre Dante Alighieri Kelsen, que se había inscrito en la Facultad de Derecho de Viena más por exclusión que por vocación, mostró un interés limitado por los cursos, que no siempre le parecían de alto nivel. Una de las personalidades que más le atrajeron en sus primeros años universitarios fue sin duda el esquivo y solitario Leo Strisower (1857-1931)11, que daba un curso sobre la historia de la filosofía del derecho, uno de los pocos que frecuentó Kelsen. Ese curso fue el que llamó su atención sobre el De Monarchia de Dante Alighieri, y le hizo concebir incluso el proyecto de escribir una obra que pusiera en relación la doctrina de Dante con las correspondientes teorías en auge en ese momento. Este interés por el Dante teórico del imperio no debe extrañar: la Austria de aquellos años era aún un imperio multinacional y católico, más atraído por el mito del Sacro Imperio Romano que por las peligrosas innovaciones modernistas. El De Monarchia de Dante había sido traducido al alemán ya en 1559, mientras la Divina Commedia sólo lo fue en 1767: “la fama de Dante, más allá de los Alpes, comenzó de hecho como la de un profeta político y religioso que anunciaba la reforma protestante”12. El interés de Kelsen por Dante, se apoyaba por tanto sobre fundamentos también germánicos. Strisower —quien, aunque era muy culto, había publicado muy poco, por exceso de modestia— trató de disuadir a Kelsen de que escriibiera una monografía sobre Dante, recordándole entre otras cosas la inmensa bibliografía que tendría que afrontar. Pero Kelsen no se dejó influir y, siendo todavía estudiante, llevó a término su trabajo.

11 Alfred Verdross, “Professor Leo Strisower. Zu seinem 70. Geburtstag am 2. October 1927”, Neue freie Presse, 2 de octubre de 1927, p.8; Alfred Verdross, “Die Bedeutung Leo Strisower’s für die Völkerrechtswissenschaft”, Juristische Blätter, 23 de enero de 1931, n. 2, p. 25 s. 12 Vitorio Frosini, “Kelsen e il pensiero giuridico italiano”, Il Veltro, 1977, p. 763.


20

I. Presencias italianas en Kelsen

Mientras tanto, había terminado también la primera parte de sus estudios jurídicos, predominantemente históricos y había pasado a la segunda, concentrada en el derecho positivo austríaco. Entre los profesores de este segundo período se vinculó de forma particular a Edmund Bernatzik (1854-1919)13, un extrovertido iuspublicista con un fuerte sentido de la política pero escaso interés por la teoría. Pese a esta diversidad de intereses, Bernatzik apreciaba a Kelsen y publicó su estudio sobre Dante Alighieri en la colección de los Wiener Staatswissenschaftliche Studien de los que era coeditor14. Es posible que su necrológica, en 1919, fuera escrita por el mismo Kelsen15. Kelsen desarrolló su investigación sobre Dante mediante líneas rigurosamente vinculadas con sus intereses jurídicos: por ello se propuso exponer “la posición política de Dante […] sistemáticamente desde el punto de vista jurídico” y examinar críticamente “la doctrina general del Estado según el Poeta”16, sin concesiones, ni a “las disgresiones histórico-literarias y biográficas” ni a “los problemas de la política”17. Más allá de los autores clásicos y medievales, Kelsen usó las obras de una decena de autores italianos más recientes que se habían

13

Métall (op. cit., p. 8 e índice onomástico) escribe Eduard y no Edmund, Bernatzik: se trata de un error material, porque no cabe la menor duda sobre el nombre de este alumno de Laband. Cfr. Wilhem Brauneder, juristen in Österreich 1200-1980, Orac, Viena, 1987, p.141, 312 s; Felix Czeike, Historisches lexicon Wien, Kremayr &Scheriau, Wien, 1994, Bd.1., p.337, Robert Walter, “Die lehre des verfassungs-und verwaltungsrechts an der Universität Wien von 18101938”, Juristische Blätter,1988, p. 617. 14 Hans Kelsen, Die Staatslehre des Dante Alighieri, Deuticke, Wien-Leipzig, 1905, IV-152 pp. 15 Necrológica anónima de Edmund Bernatzik en Zeitschrift für öffentliches Recht, 1919, vol. 1, pp. VII-IX. 16 Hans Kelsen, La teoria dello Stato in Dante, con un ensayo de Vittorio Frosini sobre Kelsen y Dante (Traducido por Wilfredo Sangiorgi en colaboración con Gunhild Meyer vom Bruck), Boni, Bologna, 1974, XXIX-215 pp. El pasaje citado en el texto se encuentra en la página XXVIII. 17 Hans Kelsen, op. cit., p. XXIX.


I. Presencias italianas en Kelsen

21

ocupado de Dante. Esto confirma su conocimiento del italiano, pero sería inútil detenerse minuciosamente en estas fuentes porque no influyeron de ningún modo en su pensamiento posterior. De hecho, el exordio dantesco de Kelsen constituyó un episodio aislado que se abrió y concluyó con la publicación del ensayo en 1905. En el momento de autorizar su traducción en italiano, el mismo Kelsen, en una carta de 1968, pidió al editor Massimiliano Boni que indicara expresamente que el libro italiano era “una pura y simple reimpresión de la monografía publicada en 1905”: en efecto “sólo así se explica por qué no se tomó en consideración toda la literatura sobre el tema publicada después de 1905”18. Métall da cuenta del “relativo gran éxito” de la obra y, además, extrae de un manuscrito autobiográfico de Kelsen el siguiente juicio: “fue la única de mis obras que no suscitó ninguna oposición”. También fue bien acogida en Italia, aunque en Alemania Karl Vossler objetó que el nombre de Maquiavelo —en italiano, Machiavelli— aparecía escrito con dos “c”, lo que era reprobable. El recuerdo kelseniano de la buena acogida en Italia de su primer libro está ligado a un artículo del político e histórico del derecho Arrigo Solmi (1873-1944), quien ya en 1907 comentaba y criticaba la interpretación de Dante propuesta por Kelsen partiendo de un punto de vista muy diferente19. Kelsen mantenía que el Estado monárquico universal era una convención científica, que no política, de Dante. Solmi, por el contrario, asumía una posición que ya anunciaba el nacionalismo destinado a desembocar en el fascismo. Kelsen escribía como un descendiente del Sacro Imperio Romano, aunque éste ya no existiera desde hacía más de un siglo; Solmi lo criticaba desde el punto de vista de un nacionalismo emergente. Su nacionalismo se dibujó aún

18

Nota del editor, en Hans Kelsen, La teoria dello Stato in Dante, Boni, Bologna, 1974, p. 1 n. n. 19 Arrigo Solmi (recensión de) “Hans Kelsen, Die Staatslehre des Dante Alighieri”, Bulletino della Societá Dantesca in Italia. Rassegna critica di studi danteschi, 1907, n. 2, pp. 98-111.


22

I. Presencias italianas en Kelsen

más claramente en la colección de ensayos en los que Solmi incluyó también este artículo en 192220. El círculo político se cierra con esta recopilación: de hecho se publicó en las ediciones florentinas de “La Voce”, uno de los medios del pensamiento nacionalista italiano destinado a converger después en el movimiento fascista. “Kelsen ha leído a Dante —observa Frosini— encontrando en él una imagen refleja de sí mismo”21: de hecho, cabe leer en la apoliticidad de la visión imperial, atribuida por Kelsen a Dante, un anticipo de la “pureza”, de la “neutralidad” de las futuras concepciones kelsenianas. Posteriormente, Kelsen consideró esta primera investigación suya como “nada más que un trabajo escolar exento de originalidad”22. Pero el severo juicio del propio autor no impidió que fuera traducida al italiano en 196423.

3. Los primeros artículos de Kelsen traducidos en Italia La neutralidad de la doctrina kelseniana no despertó sospechas por parte del régimen fascista y así, a finales de los años veinte, algunos ensayos de Kelsen aparecieron en los Nuovi studi di diritto, economia e politica, una revista directamente inspirada en la nueva cultura fascista. La dirigían intelectuales de diferente nivel pero de cultura completamente ajena a Kelsen, como Arnaldo Volpicelli y Ugo Spirito. El interés ambivalente que acompañaba a la publicación de los textos kelsenianos se reflejaba en una nota de la redacción a El problema del parlamentarismo: “es inútil añadir que Nuovi studi —se lee— no pueden compartir las opiniones de Kelsen, como tampoco destacar o resolver los problemas de la misma manera. Continuaremos la publi-

20

El artículo sobre Dante está incluído en el volumen de Arrigo Solmi, Il pensiero politico di Dante, La Voce, Firenze 1922, pp. 109-134. 21 Vittorio Frosini, op. cit., p. 764. 22 Métall, op. cit., p. 8 s. 23 Cfr. supra, nota 15.


I. Presencias italianas en Kelsen

23

cación de algunos de los más notables y significativos ensayos del autor y los acompañaremos con una amplia crítica: el nombre de Kelsen hoy es demasiado autorizado y discutido como para que podamos dejar de tomar nota de sus teorías”24. Hay que admitir que este interés por Kelsen en un ambiente culturalmente tan distante e incluso hostil es, en cierto modo, todavía hoy enigmático. De hecho la presencia de Kelsen en esa revista tenía efectos contradictorios: de un lado, la revista tomaba distancia respecto al autor al que publicaba, pero, al publicarlo, contribuía de forma insustituible a difundir su pensamiento en Italia. La distancia ideológica entre el autor y la dirección puede explicar por qué en ese contexto no se desarrollaron contactos personales y, por el contrario, por qué Kelsen subrayó tan a menudo la importancia de colaborar con Giorgio Del Vecchio: lo hacía también para situar de forma adecuada su propia imagen científica. Creo que es lo que quería decir Kelsen cuando —en 1933, es decir, a punto de abandonar Alemania después de haber sido despedido por los nazis— escribía a Del Vecchio: “habida cuenta de la situación actual aquí, me gustaría particularmente publicar este texto en la revista que Usted dirige”25. Pero volvamos al joven Kelsen y a los años posteriores a su monografía sobre Dante. Tras el doctorado conseguido en 1906, Kelsen marchó a Heidelberg para profundizar en sus investigaciones

24

Hans Kelsen, “Il problema del parlamentarismo”, Nuovi Studi di diritto, economia e politica, 1929, p. 182, después de ese artículo se publicaron en la misma revista “Lineamenti di una teoria generale dello Stato”, 1929, pp. 267-281; 1930, pp. 208-228; 325-341, y “Formalismo giuridico e dottrina pura del diritto”, 1931, pp. 125-135. Arnaldo Volpicelli recogió después esos escritos en el volumen Hans Kelsen, Lineamenti di una teoria generale dello Stato e altri scritti, Anonima editoriale Romana, Roma, 1933, 173 pp. Sobre esa recepción de Kelsen por parte de la derecha italiana, véase M. G. Losano, Forma e realtá in Kelsen, Comunitá, Milano, 1981, pp. 184-186. 25 Kelsen a Del Vecchio, Viena, 17 de mayo de 1933: Archivio Giorgio Del Vecchio, Istituto de Filosofia del Diritto, Facoltá di Giurisprudenza, Universitá di Roma La Sapienza, cfr. infra.

1_9788490532904