Issuu on Google+


LA VIOLENCIA DE GÉNERO Aspectos médico-legales y jurídico-penales

Directores

María Sol Rodríguez Calvo Fernando Vázquez-Portomeñe Seijas Coordinadores

Gumersindo Guinarte Cabada José Ignacio Muñoz Barús

Valencia, 2013


Copyright ® 2013 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www. tirant.com).

© María Sol Rodríguez Calvo Fernando Vázquez-Portomeñe Seijas y otros

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPÓSITO LEGAL: V-687-2013 I.S.B.N.: 978-84-9033-887-2 MAQUETA: PMc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


Colaboradores

María Castellano Arroyo

Catedrática de Medicina Legal y Forense Unidad de Valoración Médico-forense de Violencia Familiar Departamento de Medicina Legal, Toxicología y Psiquiatría Universidad de Granada

Luis Concheiro Carro

Catedrático de Medicina Legal y Forense Departamento de Anatomía Patológica y Ciencias Forenses Universidad de Santiago de Compostela

Gumersindo Guinarte Cabada

Profesor Titular de Derecho Penal Departamento de Derecho Público Especial Universidad de Santiago de Compostela

Ana María Gude Fernández

Profesora Titular de Derecho Constitucional Departamento de Derecho Público y Teoría del Estado Universidad de Santiago de Compostela

Begoña López Portas

Profesora Contratada Doctora de Derecho Constitucional Departamento de Derecho Público y Teoría del Estado Universidad de Santiago de Compostela

Luis Fernando Márquez Gallego

Responsable del Área de Psiquiatría Forense del Instituto de Ciencias Forenses Profesor Asociado de Psiquiatría Universidad de Santiago de Compostela

José Ignacio Muñoz Barús

Catedrático de Medicina Legal y Forense Departamento de Anatomía Patológica y Ciencias Forenses Universidad de Santiago de Compostela

Lucía Ordóñez Mayán

Investigadora Departamento de Anatomía Patológica y Ciencias Forenses Universidad de Santiago de Compostela


Natalia Pérez Rivas

Becaria de Formación de Profesorado Universitario Departamento de Derecho Público Especial Universidad de Santiago de Compostela

Antía Regueira Diéguez

Investigadora Departamento de Anatomía Patológica y Ciencias Forenses Universidad de Santiago de Compostela

Carlos Represas Vázquez

Perito médico del Consorcio de Compensación de Seguros Profesor del Instituto de Criminología Instituto de Ciencias Forenses Universidad de Santiago de Compostela

María Sol Rodríguez Calvo

Catedrática de Medicina Legal y Forense Departamento de Anatomía Patológica y Ciencias Forenses Universidad de Santiago de Compostela

Vicente Sanjurjo Rivo

Profesor Contratado Doctor de Derecho Constitucional Departamento de Derecho Público y Teoría del Estado Universidad de Santiago de Compostela

Fernando Vázquez-Portomeñe Seijas Profesor Titular de Derecho Penal Departamento de Derecho Público Especial Universidad de Santiago de Compostela


Índice Introducción.............................................................................................. 11 MARÍA SOL RODRÍGUEZ CALVO FERNANDO VÁZQUEZ-PORTOMEÑE SEIJAS

PARTE I ASPECTOS MÉDICO-LEGALES Valoración del agresor en los casos de violencia de género........................ 15 MARÍA CASTELLANO ARROYO

Valoración pericial psiquiátrica y víctimas de violencia de género............. 53 LUIS FERNANDO MÁRQUEZ GALLEGO

La valoración del daño corporal en Medicina Legal. Indemnizaciones y ayudas a las víctimas de la violencia de género.......................................... 95 JOSÉ IGNACIO MUÑOZ BARÚS CARLOS REPRESAS VÁZQUEZ

La violencia de género en Galicia: estudio médico-legal............................ 133 LUCÍA ORDÓÑEZ MAYÁN ANTÍA REGUEIRA DIÉGUEZ

La violencia de género: aspectos médico-legales de la práctica clínica....... 157 MARÍA SOL RODRÍGUEZ CALVO LUIS CONCHEIRO CARRO

PARTE II ASPECTOS JURÍDICO-PENALES La LO 1/2004, de 28 de diciembre, de medidas de protección integral contra la violencia de género: algunas consideraciones desde el punto de vista jurídico-constitucional...................................................................... 185 ANA MARÍA GUDE FERNÁNDEZ BEGOÑA LÓPEZ PORTAS VICENTE SANJURJO RIVO

Algunas cuestiones polémicas en la interpretación de los delitos de violencia de género............................................................................................. 215 GUMERSINDO GUINARTE CABADA


10

Índice

El quebrantamiento consentido de la medida de alejamiento (Especial referencia a la jurisprudencia de las Audiencias Provinciales de Galicia)....... 261 NATALIA PÉREZ RIVAS

Posibilidades y límites de aplicación de la mediación penal en casos de violencia de género.................................................................................... 311 FERNANDO VÁZQUEZ-PORTOMEÑE SEIJAS


Introducción El presente libro tiene su origen en la Jornada celebrada, bajo idéntico título, el 23 de septiembre de 2009, en el Colegio de Abogados de Santiago de Compostela. Las ponencias originales han sido, no obstante, objeto de una significativa reelaboración, para ajustarlas a los cánones de calidad y presentación formal propios de los artículos científicos. Desde estas líneas queremos expresar nuestro agradecimiento a los autores por su esfuerzo y el interés con que acogieron la sugerencia de participar en la monografía. Su realización ha sido posible merced a la concesión de tres proyectos de investigación (SI427C 2009/09-0, de la Xunta de Galicia; FEM2010-22350-C02-01 y FEM 2010-22350-C02-02, del Ministerio de Ciencia e Innovación) a un grupo interdisciplinar de profesores e investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela y del que forman parte Luis Concheiro Carro, José Ignacio Muñoz Barús, Lucía Ordóñez Mayán, Antía Regueira Diéguez y María Sol Rodríguez Calvo, del Departamento de Anatomía Patológica y Ciencias Forenses, y Gumersindo Guinarte Cabada, Natalia Pérez Rivas y Fernando Vázquez-Portomeñe Seijas, del Instituto de Criminología. Todos ellos han colaborado en las tareas de preparación y edición. En un momento en que se solicita de manera insistente la coordinación y una actuación global de los diversos operadores, expertos y especialistas implicados en la atención a las mujeres víctimas de violencia de género, dichos proyectos de investigación pretenden contribuir a un mayor y mejor conocimiento de la realidad de dicha problemática, desde los campos de la Medicina Legal y del Derecho Penal. En ese contexto, los temas tratados en esta obra han sido seleccionados en función de su interés y su utilidad formativa e informativa para los operadores médico-legales y jurídico-penales. A la hora de organizar los contenidos de la obra, hemos incluido, en primer lugar, los trabajos y aportaciones relativos a los aspectos médico-legales. En concreto, se abordan el ineludible papel de los profesionales sanitarios en la atención a las mujeres maltratadas y la valoración forense del daño físico y psíquico en las víctimas, así como la valoración del agresor. Esta parte concluye con un estudio médicolegal de una serie de casos de violencia de género.


12

María Sol Rodríguez Calvo - Fernando Vázquez-Portomeñe Seijas

La parte jurídica, dividida en cuatro apartados, comienza con un estudio sobre algunos de los problemas de constitucionalidad suscitados por la LO 1/2004 (con relación a los principios de igualdad, presunción de inocencia y culpabilidad). Posteriormente se analizan determinados elementos de los tipos penales introducidos por ese mismo texto legal, las consecuencias del quebrantamiento de la medida de alejamiento concurriendo consentimiento de la víctima y, por último, la figura político-criminal de la mediación en casos de violencia en la pareja. Esperamos que esta publicación resulte de utilidad para las y los profesionales que, desde distintos ámbitos, se ocupan de la atención a las mujeres víctimas de esta violencia.

María Sol Rodríguez Calvo Fernando Vázquez-Portomeñe Seijas


PARTE I

ASPECTOS MÉDICO-LEGALES


Valoración del agresor en los casos de violencia de género María Castellano Arroyo SUMARIO: I. INTRODUCCIÓN. II. VALORACIÓN DEL AGRESOR EN LOS CASOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO. 1. Entrevista del agresor. 2. Exploración psicodiagnóstica del agresor. A. Objetivos de la exploración. B. Tests, Cuestionarios y Escalas de conducta. C. Datos obtenidos de los Tests y Cuestionarios. a. Estudio de la estructura de Personalidad. b. La depresión y la ansiedad como indicadores de riesgo. D. Otros factores a considerar en Violencia de Género. a. Adicción al alcohol etílico. b. Adicción a otras drogas de abuso. c. Adicción al juego y otras adicciones. III. VALORACIÓN DE LA DINÁMICA EN LA QUE SURGE LA AGRESIÓN. 1. Matrimonio con hijos, con historia antigua de maltrato y que aún conviven. 2. Matrimonio ya separado y con hijos menores. 3. Relación de noviazgo o convivencia que se rompe a instancias de la mujer. 4. Denuncia en matrimonios mayores. 5. Homicidios en matrimonios ancianos. 6. Agresiones de hijos enfermos a madres. 7. Las mujres inmigrantes como víctimas. 8. Parejas muy jóvenes. IV. VALORACIÓN DEL RIESGO Y PELIGROSIDAD QUE EL AGRESOR SIGNIFICA PARA LA SEGURIDAD E INTEGRIDAD FÍSICA DE LA VÍCTIMA. 1. Cuestiones a responder con respecto al maltratador. 2. Rasgos de personalidad que son indicadores de riesgo en el agresor. V. BIBLIOGRAFÍA.

I. INTRODUCCIÓN La Violencia familiar y, especialmente, la generada por el hombre y dirigida contra la mujer, ha sido, con toda probabilidad, el tema médico-legal que ha experimentado mayores cambios en su tratamiento jurídico, médico, social y económico, en los últimos quince años. Las últimas cifras de este problema están recogidas en el III Informe del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer (2010). Vinculada a estas conductas humanas está siempre la Medicina Legal, porque se trata de conductas violentas que generan agresiones, verbales o físicas. Cuando las agresiones verbales o físicas producen en la víctima una respuesta negativa (lesión)1, el concurso de la Medi-

1

Cuello Calón define la palabra lesión: Desde el punto de vista legal, la lesión puede definirse como el daño causado en la salud física o mental de una persona.


16

María Castellano Arroyo

cina Legal es necesario porque toda lesión es un daño, y todo daño debe ser objetivado y evaluado para que su reparación se haga conforme a su gravedad, además de que se pueda prevenir en el futuro. La violencia contra la mujer, se corresponde con una alteración grave de la relación interpersonal, en la que hay, al menos, dos partes: 1) La víctima y 2) El agresor y 3) Otros como los hijos, parejas actuales, etc. Para dar solución a la violencia contra la mujer es preciso abordar de manera individualizada, cada caso, y analizadas todas las circunstancias, cumplir los siguientes objetivos: a) Comprender la dinámica del conflicto que da lugar a la/s agresiones, b) Estudio completo de la víctima, considerando todas sus circunstancias, y entre ellas los daños, tanto físicos como psíquicos sufridos; el estudio comprenderá la valoración de sus necesidades personales para proporcionarle toda la ayuda médica, psicológica y social que sea necesaria y que le permita superar la vivencia traumática sufrida y salir reforzada de la misma y en condiciones de integrarse a una vida familiar y social normal; c) Estudio completo del agresor, tema que vamos a desarrollar en este capítulo, d) Estudio de los hijos, si los hay, y e) Estudio de otras circunstancias que estén presentes en el caso, y que pueden contribuir a la solución más adecuada. Desde 1987 venimos trabajando en violencia contra la mujer, a través de las denuncias presentadas por mujeres en los Juzgados de Zaragoza, observando que en su mayoría se producían en el ámbito familiar y se trataba de amenazas y agresiones que procedía del hombre, más frecuentemente su marido, o el compañero de convivencia, o con el que mantenía relaciones de noviazgo; así pudimos describir los tipos de lesiones, y la necesidad médico-forense de valorar el daño físico y psíquico de la víctima. Los resultados los hicimos públicos a través de publicaciones que contenían los datos derivados de la exploración de mujeres víctimas del maltrato doméstico; también proponíamos sistematizar la recogida de datos a través de una ficha unificada para ello (CASTELLANO, 1990; CASTELLANO Y COL., 1998, 1998a). Esta experiencia nos llevó al convencimiento de que todo trabajo médico-forense sobre mujeres maltratadas queda incompleto si no se evalúa al agresor, lo que nos llevó en publicaciones posteriores a proponer el estudio del agresor, como pieza fundamental en la protección de la mujer, así como la dinámica de la relación en la


Valoración del agresor en los casos de violencia de género

17

que surge la violencia. Sin ello no puede darse la solución más segura al problema. (CASTELLANO, 1997; LORENTE/LORENTE, 1998). Ante la denuncia o el conocimiento de la existencia de agresiones a una mujer, las intervenciones policiales, judiciales, o sociales deberían tener como primer objetivo la protección y seguridad de la mujer, poniéndose en marcha lo antes posible; sin embargo, parte fundamental de esa protección se dirigirá hacia el agresor: localizarlo, tenerlo bajo control, y evaluarlo en cuanto al riesgo que éste puede significar para la seguridad y la integridad física de la mujer y los hijos. Esta evaluación víctima-agresor se debe hacer lo antes posible. No se debe pasar por alto que cuando la agresión se hace pública, bien porque trasciende (vecinos, familiares…) o porque la mujer denuncie al agresor, el riesgo de una nueva agresión y de mayor gravedad, o incluso mortal es evidente; por tanto la determinación de la peligrosidad del agresor es urgente y se debe hacer con la mayor precisión posible.

II. VALORACIÓN DEL AGRESOR EN LOS CASOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO Desde nuestra experiencia proponemos que la valoración de cada caso sea completa y que integre los datos obtenidos en la exploración de todas las personas afectadas por la violencia. Respecto al equipo evaluador, debe estar formado por “unidades de valoración de violencia”, integradas en los Institutos de Medicina Legal y en los Departamentos de Medicina Legal, en los que la psiquiatría forense tiene actualmente un espacio muy significado, dada la frecuencia con la que se debe valorar la salud mental en relación con conductas antijurídicas o en relación con la valoración de secuelas; en estas unidades habrá al menos: Un/a médico forense, un/a psicóloga, y si es preciso un/a trabajadora social. Aunque los datos se obtengan separadamente, para la valoración deben ponerse en común y antes de emitir el Informe médico-forense sobre el caso, se debe discutir sobre los riesgos/ beneficios de las propuestas que se hagan para la víctima, los hijos (si los hay) y el agresor. Remitiéndonos ya a la valoración del agresor, la metodología clínica será: 1. Entrevista


18

María Castellano Arroyo

2. Exploración médica y psicodiagnóstica 3. Evaluación y valoración médico-forense 4. Informe pericial que de respuesta a todas las cuestiones importantes del caso.

1. Entrevista del agresor Puede ser la entrevista semiestructurada, habitual en la clínica médica o bien optar por entrevistas estructuradas, de las que se han propuesto algunos modelos por diversos autores (ECHEBURÚA/CORRAL, 2003; CHECA, 2010) En nuestra experiencia hemos entrevistado y explorado a hombres denunciados por violencia de género en los siguientes escenarios: la prisión; el domicilio de la pareja, donde el agresor seguía conviviendo con la víctima; su propio domicilio, cuando cumple medida de alejamiento o se había producido la separación; en nuestra consulta en el Departamento de Medicina Legal; o en lugares más excepcionales como el Ayuntamiento del pueblo, o un local social. El requisito principal es que sea un lugar tranquilo en el que no se produzcan interrupciones ni interferencias de otras personas. Como mandan las normas legales y deontológicas, entre los pasos iniciales de la entrevista están: Saludar con corrección; identificarnos con el nombre-apellidos, indicar el motivo de la entrevista y exploración, transmitiendo quién la ha solicitado (la fiscalía, el juez instructor, el letrado que representa a la víctima, o el letrado que lo representa a él mismo, u otros). Se le explicará con claridad el objetivo de la entrevista y exploración, y se le dará a conocer que el resultado se escribirá en un Informe forense (dictamen pericial), que será después analizado y podrá tener efecto en la decisión judicial. Esta entrevista y exploración es un acto médico, pero es diferente del acto clínico, en el que el explorado ha buscado voluntariamente al médico, acude a él con la confianza de que le proporcione la curación o la mejoría, y en una actitud de interés personal que favorece la sinceridad de sus manifestaciones y la colaboración con el médico. No obstante, la entrevista y exploración de un presunto agresor, aún en las circunstancias y características particulares en que se da, se debe hacer siempre con el consentimiento del presunto agresor. En


Valoración del agresor en los casos de violencia de género

19

el caso de que se manifieste hostil, desconfiado, o contrario a la exploración, su actitud se respetará; sin embargo, también éste comportamiento es interpretable y valorable dentro del contexto de las circunstancias de la violencia y la agresión. En la entrevista semiestructurada, nosotros preguntamos: • Datos personales: nombre, lugar de nacimiento, estudios y profesión u oficios anteriores y actual. Antecedentes médicos y psiquiátricos y tratamientos seguidos. • Antecedentes familiares: Si sus padres viven, si tuvieron problemas, si hay antecedentes familiares de trastornos físicos o mentales, número de hermanos, sexo y sucesión, relación entre ellos. Es importante indagar sobre las experiencias de violencia vividas en la infancia, bien como víctima o como testigo, son varios los autores que han señalado este antecedente dándole mucha importancia a la llamada “violencia aprendida” (ROJAS, 1995). • Historia familiar referida a los hechos que motivan la evaluación y el Informe. – Como se conocieron el agresor y la víctima – Tiempo de relación y desarrollo – Tiempo de convivencia, matrimonio, embarazos… – Cuando comenzaron los problemas – En que forma comenzaron los problemas y agresiones, si coincidieron con embarazos u otra situación concreta…, (motivo, tipo de agresión), – Reacción inmediata a la agresión – Frecuencia de las agresiones – Si se fueron agravando o se mantuvieron en sus formas y gravedad – Reacciones de los familiares de ambos, amigos y vecinos, reacciones de los hijos, etc. • Datos de la evolución del conflicto desde sus inicios: – Si se han producido denuncias previas – Si han existido separaciones y reconciliaciones – Quien abandonó el domicilio


20

María Castellano Arroyo

• •

– Con quién se fue a vivir el que dejó el domicilio y con quién se fue el otro/a, – Motivos por los que se produjo la reconciliación – Tiempo transcurrido hasta el nuevo episodio de violencia y /o la agresión. Como ha influido la denuncia en su situación personal, respecto a su trabajo, la reacción de sus amigos, familiares, etc. Otros datos sobre hábitos del agresor: – Si consume alcohol, cantidad, circunstancias y reacción al mismo – Si tiene otros hábitos como el juego o el sexo – Consumo de drogas de abuso – Como y cuando ejecuta estos hábitos – Como considera que han repercutido en su relación y en el problema de violencia sobre la mujer, en el que está involucrado, sus adicciones… La pregunta final es sobre a quién atribuye más culpa en los problemas… – Si encuentra justificación a su comportamiento agresivo – Como enjuicia su propia conducta y la de la mujer en la historia de ambos, etc. Su actitud ante el futuro propio, de la mujer y de los hijos (si los hay) – Como ha organizado su vida o piensa organizarla – Que opinión le merece la forma en que la mujer víctima ha organizado su vida y las decisiones que ha tomado – Que relaciones mantiene con los hijos – Si la mujer ha iniciado una nueva relación, de ser así, actitud ante la misma, etc.

2. Exploración psicodiagnóstica del agresor La exploración psiquiátrica-psicológica, suele requerir la colaboración de la psicóloga o psicólogo del equipo, (a no se que el médico


Valoración del agresor en los casos de violencia de género

21

forense o el perito médico, domine las técnicas psicodiagnósticas y psicométricas); no obstante, resulta muy provechoso un trabajo en equipo.

A. Objetivos de la exploración Los Cuestionarios y tests tienen que dirigirse a evaluar en el agresor: • Si padece un trastorno mental de los comprendidos en el Eje I o II del DSM-IV-TR.; si el resultado es afirmativo, hay que considerar si la conducta agresiva guarda relación con el trastorno mental diagnosticado. Cuando se da esta circunstancia, hay que pasar a una exploración psiquiátrica especializada y considerar el tratamiento en colaboración con un especialista. • La estructura de su personalidad para conocer y valorar como éste hombre, percibe su entorno, como lo interpreta y como responde a los estímulos externos. • Su estado anímico actual. – Es importante conocer si padece tristeza o depresión franca, como reacción ante los acontecimientos que está viviendo. Esta es una circunstancia importante, y se debe valorar como factor de riesgo respecto a las reacciones futuras. – Otro factor importante es el nivel de ansiedad. La ansiedad genera angustia, tensión emocional y reacciones impulsivas y faltas de reflexión, por ello, es otro factor que debe tenerse en cuenta en la evaluación final, de cara a establecer el riesgo que el agresor puede tener para la víctima. – Su estado de salud general, en el ámbito de su adaptación socio-laboral, sintomatología psicosomática u otros síntomas dignos de tomarse en consideración. – Otras circunstancias relacionadas con adicciones, etc.

B. Tests, Cuestionarios y Escalas de Conducta Pueden ser:


22

María Castellano Arroyo

a. De tipo general (BULBENA Y COL., 2003; GISBERT/SÁNCHEZ, 2004) – Cuestionarios de Personalidad: 16-PF de Catell, y MMPI. – Test Proyectivos: Rorschach, TAT, Test del Árbol de Kock y otros (SZÉKELY, 1966). De ellos, la mayoría exigen una especialización para su administración e interpretación. De uso muy sencillo y de resultados muy útiles es el Test del Árbol de Kock, su interpretación ha sido objeto de sistematización (CID, 1998), y ofrece una información importante que después se contrasta con la ofrecida por los Tests y Cuestionarios. – Test de Inteligencia (en aquellos casos en los que se haya detectado algún problema intelectivo): Waiss, Raven, Dominos. – Escalas de Ansiedad: Zung, Hamilton, Spielberger STAI E y R (ansiedad/estado y ansiedad/rasgo). La Escala de Ansiedad/ Estado y Ansiedad/Rasgo de Spielberger (STAI), es interesante porque nos indica si en la personalidad del agresor existe una tendencia alta a experimentar ansiedad o si, por el contrario, es una persona tranquila y sosegada. Así mismo indica, si en el momento de la exploración, el presunto agresor presenta un estado elevado de ansiedad, tensión emocional, sobreexcitación o “ansiedad flotante”, lo que sería un indicador de riesgo a reaccionar de forma desproporcionada o explosiva. – Escala de manifestación de la Ira Rasgo/Estado (STAXI), evalúa la tendencia, como rasgo a experimentar ira y el estado irascible persistente – Escalas de Depresión: Beck, Zung, Hamilton. El nivel de depresión tiene un gran interés como explicaremos más adelante. – Test de Salud General de Goldberg, con sus subescalas de síntomas somáticos de origen psíquico, ansiedad, disfunción sociolaboral y depresión ofrece una información global del estado de salud psicofísica del agresor, circunstancia importante en la valoración de su peligrosidad y riesgo. – Escala de Autoestima de Rosemberg


Valoración del agresor en los casos de violencia de género

23

b. De tipo específico – Cuestionario de Variables Dependientes del Maltrato (FERNÁNDEZ-MONTALVO/ECHEBURÚA, 1997); consta de seis ítems: frecuencia y duración de los episodios de maltrato; percepción que tiene el paciente sobre la gravedad de los episodios de maltrato y de la importancia de las consecuencias de estos en la relación de pareja (indicador subjetivo del paciente). cada ítem va de 0-4 y el total de 0 a 24. – Inventario de Pensamientos Distorsionados sobre la Mujer y sobre el uso de la Violencia (FERNÁNDEZ-MONTALVO/ ECHEBURÚA, 1997); Consta de 20 ítems dirigidos a detectar pensamientos irracionales del maltratador que originan respuestas violentas (estas ideas están expresadas en el cuestionario). – Escala de inadaptación de Echeburúa y Corral

C. Datos obtenidos de los Tests y Cuestionarios Los datos obtenidos de los tests y cuestionarios administrados se deben valoran en su conjunto, y se pondrán, después, en relación con la/s conducta/s violentas que motivan el informe. Estos nos ayudarán a dar respuesta, desde el rigor, a los objetivos que nos habíamos marcado antes de hacer la valoración del agresor, para emitir el Informe pericial.

a. Estudio de la estructura de Personalidad La personalidad, es la manera de ser, de sentir, de pensar, desde la cual percibimos el entorno, lo interpretamos, y damos la respuesta a cada situación, acorde con esta manera propia, individual y personal de ser y estar en el mundo. Está compuesta por cuatro tipos de factores: 1) Los factores cognitivos o intelectuales (inteligencia, memoria, comprensión, etc.); 2) Factores afectivos, los constituyen los sentimientos, los afectos, las emociones; 3) Los factores conativos como las pulsiones, las pasiones; constituyen lo más primitivo de la persona, lo más instintivo, lo que más nos aproxima a los comportamientos


24

María Castellano Arroyo

animales, 4) Los factores puramente biológicos, bioquímicos, es decir el soporte biológico de la persona. De la integración de estos factores, de su combinación cualitativa y cuantitativa resulta esa manera de ser que está ya en la persona condicionada genéticamente y que, al nacimiento, constituye el temperamento; con el crecimiento, la cultura, la educación, la disciplina, etc., se va modulando, constituyendo el carácter, para el que la influencia ambiental puede ser favorable o desfavorable. El estudio de la personalidad puede abordarse metodológicamente desde diferentes perspectivas: – Abordaje factorial, través de Cuestionarios, que plantean situaciones sobre las que se pregunta al probando cual sería la respuesta aplicada la pregunta a sí mismo; esas respuestas permiten extraer los rasgos o factores que caracterizan la personalidad de ese individuo concreto. – Abordaje global de la personalidad, este estudio es posible a través de los tests proyectivos, en los que ante un estímulo indefinido, la persona responde poniendo de manifiesto su manera de ser, sin advertir como se va a interpretar su respuesta: Interpretación de las manchas de tinta (Rorschach), relatar historias ante una lámina (TAT), el Dibujo del Árbol, el dibujo libre, el dibujo de la figura humana o de la pareja, etc. Los Cuestionarios de Personalidad (16-PF de Catell, Eysenck, Cloninger, MMPI y otros) nos proporcionan una información fundamental sobre los rasgos de personalidad del individuo y sus actitudes hacia el entorno, forma en que enfoca las relaciones interpersonales, sus reacciones ante la frustración, la imagen de sí mismo, etc. Aunque cada Cuestionario de personalidad tiene su propia estructura, variando en el número de preguntas, el nivel de complejidad en su formulación, la forma de responderlas respecto a sí mismo (eligiendo una de entre las respuestas que se ofrecen, o indicando verdadero o falso…), etc., finalmente, el conjunto de las respuestas coinciden en identificar cómo es el probando respecto a unos rasgos fundamentales, presentes en todas las personas en mayor o menor cuantía. Los cuestionarios suelen incluir preguntas a través de las que se evalúa la sinceridad del probando o el grado de distorsión emocional de sus respuestas, indicativo de intentar dar buena imagen o por el


1_9788490338872