Page 1

MANUAL TEÓRICOPRÁCTICO DE LA TEORÍA JURÍDICA DEL DELITO

manuales

Pedro Ángel Rubio Lara

MANUAL TEÓRICO-PRÁCTICO DE LA TEORÍA JURÍDICA DEL DELITO

Una colección clásica en la literatura universitaria española. Todos los títulos de la colección manuales los encontrará en la página web de Tirant lo Blanch, www.tirant.es

Pedro Ángel Rubio Lara

Libros de texto para todas las especialidades de Derecho, Criminología, Economía y Sociología.

(Adaptado a las Reformas de 2015)

manuales


COMITÉ CIENTÍFICO DE LA EDITORIAL TIRANT LO BLANCH María José Añón Roig

Catedrática de Filosofía del Derecho de la Universidad de Valencia

Ana Belén Campuzano Laguillo

Catedrática de Derecho Mercantil de la Universidad CEU San Pablo

Víctor Moreno Catena

Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad Carlos III de Madrid

Francisco Muñoz Conde

Catedrático de Derecho Penal de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla

Jorge A. Cerdio Herrán

Angelika Nussberger

José Ramón Cossío Díaz

Héctor Olasolo Alonso

Catedrático de Teoría y Filosofía de Derecho. Instituto Tecnológico Autónomo de México Ministro de la Suprema Corte de Justicia de México

Owen M. Fiss

Catedrático emérito de Teoría del Derecho de la Universidad de Yale (EEUU)

Luis López Guerra

Juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Carlos III de Madrid

Ángel M. López y López

Catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Sevilla

Marta Lorente Sariñena

Catedrática de Historia del Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid

Javier de Lucas Martín

Catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía Política de la Universidad de Valencia

Jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos Catedrática de Derecho Internacional de la Universidad de Colonia (Alemania) Catedrático de Derecho Internacional de la Universidad del Rosario (Colombia) y Presidente del Instituto Ibero-Americano de La Haya (Holanda)

Luciano Parejo Alfonso

Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid

Tomás Sala Franco

Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Valencia

Ignacio Sancho Gargallo

Magistrado de la Sala Primera (Civil) del Tribunal Supremo de España

Tomás S. Vives Antón

Catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Valencia

Ruth Zimmerling

Catedrática de Ciencia Política de la Universidad de Mainz (Alemania)

Procedimiento de selección de originales, ver página web: www.tirant.net/index.php/editorial/procedimiento-de-seleccion-de-originales


MANUAL TEÓRICOPRÁCTICO DE LA TEORÍA JURÍDICA DEL DELITO (Adaptado a las Reformas de 2015)

PEDRO ÁNGEL RUBIO LARA

Profesor Titular de Universidad Área de Derecho penal Miembro Investigador de la Cátedra Jean Monnet Universidad de Murcia

Valencia, 2017


Copyright ® 2017 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito del autor y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com.

© Pedro Ángel Rubio Lara

© TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com www.tirant.com Librería virtual: www.tirant.es ISBN: 978-84-9143-495-5 MAQUETA: Tink Factoría de Color Si tiene alguna queja o sugerencia, envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia, por favor, lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


Lección I

TEORÍA JURÍDICA DEL DELITO: CUESTIONES PREVIAS SOBRE LA DEFINICIÓN, ELEMENTOS Y CLASES I. ARTÍCULOS APLICABLES ARTÍCULO 10 del Código penal: “Son delitos las acciones u omisiones dolosas o imprudentes penadas por la Ley”. ARTÍCULO 13 del Código penal: 1. Son delitos graves las infracciones que la Ley castiga con pena grave. 2. Son delitos menos graves las infracciones que la Ley castiga con pena menos grave. 3. Son delitos leves las infracciones que la ley castiga con pena leve. Número 3 del artículo 13 redactado por el número nueve del artículo único de la L.O. 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (“B.O.E.” 31 marzo). Vigencia: 1 julio 2015 4. Cuando la pena, por su extensión, pueda incluirse a la vez entre las mencionadas en los dos primeros números de este artículo, el delito se considerará, en todo caso, como grave. Cuando la pena, por su extensión, pueda considerarse como leve y como menos grave, el delito se considerará, en todo caso, como leve. Número 4 del artículo 13 redactado por el número nueve del artículo único de la L.O. 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995

II. RESUMEN En una interpretación personal, “Delito” es todo comportamiento humano o de persona jurídica, realizado mediante una acción u omisión, que resulta ser típica, antijurídica, culpable y punible, y realizada por dolo o por imprudencia. De esta definición podemos extraer los elementos propios del delito, que son los siguientes: 1º. Tipicidad. 2º. Antijuricidad. 3º. Culpabilidad. 4º. Puniblidad.


Pedro Ángel Rubio Lara

Desaparecida la anterior clasificación de las infracciones penales entre delitos y faltas, al dejar de existir las faltas en nuestro Código penal, actualmente, producto de la reforma de 2015, los delitos se clasifican, según el Código penal, entre: a) Delitos graves. b) Delitos menos graves c) Delitos leves.

III. EL DELITO: CONCEPTO, ELEMENTOS Y CLASES 1. La definición del delito La definición de delito puede entenderse desde dos perspectivas: – Definición doctrinal: aquella realizada por la doctrina, es decir por los pensadores del Derecho y las distintas Escuelas, que proponen sus distintas concepciones de delito. – Definición legal: la que aporta la ley, concretamente el art. 10 del C.P., que define el delito.

1.1. Definiciones doctrinales Dentro de ellas podemos encontrar diversas concepciones: – Definición sustancial: basada en criterios materiales para definir el delito, obtenidos de cómo se concibe el mundo y el comportamiento humano. – Definición filosófica: donde el concepto de delito es fundamentado en la ética, o en derecho justo o material. El autor más característico es Carrara, que define el delito como: “la infracción de la Ley del Estado, promulgada para proteger la seguridad de los ciudadanos, resultante de un acto externo del hombre, positivo o negativo, moralmente imputable y políticamente dañoso”. Actualmente no es tenida en cuenta. – Definición sociológica: con fundamento en el aspecto empírico, es decir, en todo lo que se puede constatar con la observación, con el experimento. Tampoco se sigue en la actualidad, aunque algo de ella permanece. Garofalo es el autor más significativo de esta concepción. Definió el delito como: “una lesión de aquella parte del sentido moral que consiste en los sentimientos altruistas fundamentales (piedad y probidad) según la medida en que se encuentran en las razas humanas superiores, cuya medida es necesaria para la adaptación del individuo a la sociedad”. (1885).


Manual teórico-práctico de la teoría jurídica del delito

En la actualidad las normas jurídicas evolucionan con la sociedad, por lo que el concepto sociológico permanece en cierta manera en términos como “alarma social” o la sobredimensión que en ciertos momentos cobran algunas acciones (violencia de género). De esta teoría sociológica se deriva otra denominada definición formal, que tiene su fundamento en el aspecto científico y universal de la definición de delito como Derecho positivo, el que está escrito en la norma. A la cabeza de sus representantes se encuentra Von Liszt que lo define como: “aquél comportamiento humano, culpable, antijurídico y sancionado con una pena”. Este concepto formal está muy cercano al concepto legal de delito. Otros autores de esta corriente son Mezguer y Antolisei. También debemos mencionar la existencia de otra definición denominada mixta, donde encontramos la combinación del carácter formal y también material del delito. Su máximo exponente es Bettiol, que define al delito como: “comportamiento humano, típico antijurídico y culpable”.

1.2. Definición legal de delito Procede del art. 10 del C.p. La definición legal la encontramos en el art. 10 del C.p., que señala: “Son delitos las acciones u omisiones dolosas o imprudentes penadas por la Ley”. Este es el concepto legal y actual de delito, y de él se derivan las siguientes características: – Ha de darse una acción u omisión: son las dos únicas posibilidades de conducta humana (con el pensamiento no se delinque). – Ha de estar penado por la Ley: alude implícitamente a la tipicidad, previsión que se ve reforzada por el art. 1 del C.P.: “No será castigada ninguna acción ni omisión que no esté prevista como delito por Ley anterior a su perpetración”. – La conducta ha de ser dolosa o imprudente: son las dos formas que existen de culpabilidad. No hay pena sin dolo o impudencia. Esto lo expresa de forma concreta el art. 5 del C.p.: “No hay pena sin dolo o imprudencia”. (Esto, siempre que no exista una responsabilidad objetiva). Por tanto quedan excluidos del ámbito del delito los casos fortuitos y las causas de justificación de la conducta.


Pedro Ángel Rubio Lara

Acciones y omisiones

Definición legal del Delito (Artículo 10 del C.p.)

Dolosas o imprudentes

Penadas por la ley

Con independencia de las distintas posiciones doctrinales, vamos a desarrollar el concepto de delito, previsto en el artículo 10 del Código Penal, que señala que son delitos las acciones u omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley. Las características más importantes de la conducta delictiva son: – La acción y la omisión, que son las dos formas de manifestarse la conducta humana que está en la base de cualquier concepto de delito. Es, además, el elemento sustantivo del delito. – Tipicidad, cuya previsión la encontramos en el artículo 1 del Código Penal. – Dolo o imprudencia. Formas de culpabilidad y en consecuencia no hay pena sin dolo o imprudencia (Artículo 5 C.P.), no existiendo por tanto una responsabilidad objetiva. Por tanto, las lesiones de bienes jurídicos que se produzcan fortuitamente no conllevarán responsabilidad penal de ninguna clase. Tampoco existirá delito cuando concurra alguna causa que justifique la conducta.

2. Elementos del delito Conforme a la definición de delito como hecho humano típicamente antijurídico, culpable y punible, se pueden extraer los elementos del mismo, que son: – Exigencia de una conducta humana, o bien de una persona jurídica, que sólo será punible cuando el legislador haya recogido como supuesto delictivo esta conducta (cuando la haya tipificado). Se trata, por tanto, de acciones u omisiones que son una parte del hecho. En concreto son la conducta típica. – Tipicidad y antijuridicidad. Un hecho será típico cuando el legislador penal lo haya recogido como supuesto delictivo y esté penado en la ley. Las acciones y omisiones serán antijurídicas cuando sean calificadas de infracciones; sin embargo, no todas las conductas típicas son antijurídicas porque bajo


Manual teórico-práctico de la teoría jurídica del delito

determinadas circunstancias previstas en la ley el hecho tipificado como delito no es antijurídico. Es el supuesto de que concurran causas de justificación como son la legítima defensa, el estado de necesidad o el ejercicio legítimo de un derecho o cumplimiento de un oficio, deber o cargo. Por eso la antijuridicidad es un elemento jurídico distinto y posterior a la tipicidad. – Culpabilidad. Exigibilidad del comportamiento adecuado a la norma. Se requieren una serie de condiciones para poder atribuir el hecho al autor del mismo. El Derecho Penal solo permite responsabilizar del hecho antijurídico a quien no haya visto afectada su voluntad por alguna circunstancia o motivo grave, ya sea una enfermedad mental o una amenaza grave. Es el caso de aquellos autores que son inculpables y para los que se prevé una medida de seguridad en lugar de la pena, y donde el autor no puede ser motivado por la norma. – Punibilidad. Delito es todo hecho punible, es decir, toda acción amenazada con una pena. No toda conducta típica es punible. No toda conducta antijurídica es punible. No toda conducta que es culpable y punible será castigada, pues lo será solo si así se expresa y concretamente se determina por el Juez. Finalmente, un delito no punible no existe, pero sí puede existir un delito sin pena. Hechos fortuitos No son delito Causas que justifiquen la conducta

3. Clases de delitos Los delitos se clasifican en graves, menos graves y leves. Son delitos graves las infracciones que la ley castiga con penas graves. Son delitos menos graves las infracciones que la ley castiga con penas menos graves. Son delitos leves las infracciones que la ley castiga con penas leves. Cuando la pena, por su extensión, pueda incluirse a la vez entre delitos graves y menos graves, el delito se considerará en todo caso como grave. Cuando la pena, por su extensión, pueda considerarse como leve y como menos grave, el delito se considerará en todo caso como leve.


Pedro Ángel Rubio Lara

Infracciones que la ley castiga con pena grave Delitos graves Cuando la pena, por su extensión, pueda incluirse a la vez entre delitos graves y menos graves

Clasificación de los delitos

Delitos menos graves

Infracciones que la ley castiga con penas menos graves

Delitos que la ley castiga con pena leve Delitos leves Cuando la pena, por su extensión, pueda considerarse como leve y menos grave

IV. EJERCICIOS Y PRÁCTICAS PRIMER EJERCICIO: Determine si en los siguientes supuestos nos encontramos ante un delito, atendiendo al concepto de delito que hemos expresado en esta lección, y, en caso de existir dicho delito, si se dan o no todos los elementos del mismo.

SUPUESTO Nº 1:

“A” mata a “B” porque lo atropella de forma inesperada e imprevisible, al cruzar alocadamente la calzada.


Manual teórico-práctico de la teoría jurídica del delito

SUPUESTO Nº 2:

“A” arrolla y lesiona a “B”, dejándola sobre la calzada con heridas que hubiesen podido curarse de haberle llevado al hospital.

SUPUESTO Nº 3:

El médico administra por error un medicamento perjudicial para la salud de su paciente, causándole la muerte, pero este habría muerto igual de haberle suministrado el adecuado.

SEGUNDO EJERCICIO: atendiendo a la clasificación de los delitos que realiza el artículo 13 del Código penal, proceda a determinar si el delito que a continuación se relaciona es delito grave, delito menos grave o delito leve: a) Homicidio agravado. b) Lesiones con sólo primera asistencia facultativa. c) Hurto por valor de 50 euros. d) Tráfico ilegal de órganos. e) Trata de seres humanos.


Lección II

CONCURSO DE LEYES Y DE DELITOS I. ARTÍCULOS APLICABLES Artículo 8 Los hechos susceptibles de ser calificados con arreglo a dos o más preceptos de este Código, y no comprendidos en los artículos 73 a 77, se castigarán observando las siguientes reglas: 1.ª El precepto especial se aplicará con preferencia al general. 2.ª El precepto subsidiario se aplicará sólo en defecto del principal, ya se declare expresamente dicha subsidiariedad, ya sea ésta tácitamente deducible. 3.ª El precepto penal más amplio o complejo absorberá a los que castiguen las infracciones consumidas en aquél. 4.ª En defecto de los criterios anteriores, el precepto penal más grave excluirá los que castiguen el hecho con pena menor.

II. RESUMEN Es frecuente que nos encontremos con la posibilidad de encajar una misma conducta en dos o más preceptos del Código penal, si bien siempre existirá un criterio aplicable para decidir en qué precepto concreto encajaremos la conducta. Cuando esto ocurre se le denomina “concurso aparente de normas o de leyes”, que ha de diferenciarse del concurso de delitos. Y es aparente porque no se permite que la conducta se encaje en más de un precepto, sino que sólo ha de ubicarse finalmente en uno de ellos. Para conseguir esto se utilizan criterios que deciden el aspecto preponderante para ubicar las conductas. Estos criterios vienen recogidos en el artículo 8 del Código y deberán ser examinados ordenadamente. Los criterios son: 1. En primer lugar, el legislador obliga a elegir la norma especial antes que la general. 2. La segunda regla obliga a elegir la norma preferente sobre la subsidiaria. 3. En tercer lugar, el criterio de la consunción, que significa que el precepto más amplio o complejo absorberá a los que castiguen las infracciones consumidas en aquel. 4. Por último, se aplicará la regla de la alternatividad, que significa que se encajará en el precepto que castigue más gravemente la conducta.


Pedro Ángel Rubio Lara

Situación diferente es el concurso de delitos, que se produce cuando un mismo sujeto ha vulnerado varias veces la ley penal y por ello debe responder por varios delitos. Se distingue, en primer lugar, entre concurso REAL y concurso IDEAL de delitos. Concurso REAL de delitos se produce cuando un sujeto realiza varias acciones de las que se derivan otras tantas infracciones. El concurso IDEAL de delitos se produce cuando confluyan dos o más infracciones ocasionadas por una sola acción del sujeto. Existe una sola acción pero da como resultado varios delitos por vulnerarse varios bienes jurídicos protegidos diferentes. También encontramos el llamado concurso MEDIAL que se produce en aquellos supuestos en los que el delito es medio necesario para cometer otro. Finalmente, hay que tener en cuenta otros delitos donde el sujeto realiza múltiples acciones siguiendo un plan preconcebido e infringiendo reiteradamente el mismo precepto penal o distintos preceptos pero de la misma naturaleza, tal es el caso del delito CONTINUADO, o bien cuando se cometan infracciones contra el patrimonio que sean graves y hayan perjudicado a muchas personas, a lo que llamaremos delito MASA.

III. CONCURSO DE LEYES Y DE DELITOS 1. Concurso aparente de leyes o de normas Existen ocasiones en que el hecho a calificar presenta en apariencia características propias de más de un delito, obligando al intérprete a deshacer esa apariencia procediendo a elegir la que más se adecúe al perfil de la conducta realizada. El artículo 8 del Código Penal establece las reglas al respecto, que son: 1. En primer lugar, el legislador obliga a elegir la norma especial antes que la general. Es decir, se elegirá aquella que presente todos los elementos de la norma general más alguno o algunos específicos. Por ejemplo, matar a otro con alevosía puede ser homicidio (general) y asesinato (especial). 2. La segunda regla obliga a elegir la norma preferente sobre la subsidiaria. En ocasiones, el legislador introduce una cláusula que indica la preferencia de una norma sobre otra, como por ejemplo en el artículo 556 Cp. Sin embargo, la complicación será mucho mayor cuando la ley no establezca ningún criterio expreso de preferencia, como ocurre por ejemplo en el delito de cooperación ejecutiva al suicidio de otro (143 Cp), que se considerará de aplicación preferente respecto de los demás delitos contra la vida porque en él concurre un elemento propio, como lo es el consentimiento del titular del bien jurídico protegido, la vida. 3. En tercer lugar, el criterio de la consunción, que significa que el precepto más amplio o complejo absorberá a los que castiguen las infracciones consumidas en


Manual teórico-práctico de la teoría jurídica del delito

aquel. Esto ocurre por ejemplo en el robo con fuerza en las cosas en casa habitada (robo+ daños a la propiedad+ allanamiento de morada). 4. El cuarto criterio, cuando ninguna de las reglas anteriores sirva para resolver el conflicto aparente de normas, permaneciendo la duda respecto a la cual se decida en qué precepto encajar la conducta, se aplicará la regla de la alternatividad, que significa que se encajará en el precepto que castigue más gravemente la conducta. Concurso aparente de normas 8.1

Especialidad. Se elige la norma especial antes que la general.

8.2

Subsidiariedad. Se elige la norma preferente sobre la subsidiaria.

8.3

Consunción. El precepto más amplio o complejo absorberá a los que castiguen las infracciones consumidas en aquel.

8.4

Alternatividad. La conducta se encajará en el precepto que castigue más gravemente la conducta.

2. Concursos de delitos Hay concurso de delitos cuando un mismo sujeto ha vulnerado varias veces la ley penal y por ello debe responder por varios delitos. Para que exista un concurso de delitos es necesario que exista una pluralidad de infracciones, que exista una vulneración de un hecho típico que puede ser unitario o plural, que solo sea uno el sujeto al que se le imputan esas infracciones, y que exista una unidad de enjuiciamiento, es decir, que se enjuicien esa pluralidad de infracciones conjuntamente. Por tanto, el concurso de delitos se basa en una combinación entre hecho y delito, de tal manera que podemos obtener las siguientes combinaciones: – Varios hechos diferentes dan lugar a varios delitos, a lo que llamaremos concurso real de delitos. Ejemplo: A en un pub y envuelto en una pelea golpea y lesiona a cuatro personas. – De un solo hecho se deriva la comisión de varios delitos, a lo que llamamos concurso ideal de delitos. Ejemplo: A dispara a un agente de autoridad y lo mata (homicidio y atentado). – Varios hechos que dan lugar a varios delitos pero que jurídicamente se unifican en uno solo. En este caso tenemos un delito continuado. Ejemplo: A pasa a un supermercado y hurta 7 productos de ese supermercado.


Pedro Ángel Rubio Lara

2.1. Concurso real de delitos Cuando un sujeto realiza varias acciones de las que se derivan otras tantas infracciones se habla de concurso real de delitos. Es el caso de quien enzarzado en una pelea apuñala a varias personas. Aquí cada acción por separado constituye un delito. Varias acciones

Varias infracciones

Las reglas básicas de conexión en un concurso real son las siguientes: – Se van a enjuiciar conjuntamente los hechos en el caso en que sean ejecutadas por dos o más personas en diversos lugares o tiempos, pero que exista previo concierto entre ellas. – A falta de otro criterio, será el propio Tribunal el que determine si existe relación entre las infracciones con el fin de enjuiciarlas o no en un solo proceso. En cuanto a las reglas de determinación de la pena, corresponderá sumar todos los delitos.

2.2. Concurso ideal de delitos El concurso ideal se produce cuando confluyan dos o más infracciones ocasionadas por una sola acción del sujeto. Existe una sola acción pero da como resultado varios delitos por vulnerarse varios bienes jurídicos protegidos diferentes. Junto al bien jurídico, cumple también un papel importante el dolo del autor. Cuando el autor se sirve de una sola acción para lograr un propósito múltiple sabiendo que con ella le basta para alcanzar su fin, hay que entender que existe una pluralidad de delitos porque respecto de ellos se cumple perfectamente tanto el tipo objetivo como el tipo subjetivo. Ejemplo: colocar una bomba y matar a cinco personas. Una acción

Varias infracciones

La pena se va a determinar acudiendo a las reglas del artículo 77 cp, que consiste en elegir el delito más grave y además imponer a esa sanción penal su mitad superior.

2.3. Concurso medial de delitos Se produce en aquellos supuestos en los que el delito es medio necesario para cometer otro. En estos casos se impondrá una pena superior a la que habría co-


Manual teórico-práctico de la teoría jurídica del delito

rrespondido en el caso concreto por la infracción más grave y que no podrá exceder de la suma de las penas concretas que hubieran sido impuestas separadamente por cada uno de los delitos. Dentro de estos límites el Juez individualizará la pena conforme a los criterios establecidos en el artículo 66. Ejemplo: A, para sustraer el dinero que existe en un sobre, rompe el sobre de la carta para acceder el dinero. Para cometer el hurto era necesario cometer la violación de la correspondencia.

2.4. Delito continuado Consiste en la realización de múltiples acciones que el autor realiza siguiendo un plan preconcebido e infringiendo reiteradamente el mismo precepto penal o distintos preceptos pero de la misma naturaleza. También en este caso se aplicará la pena prevista para la infracción más grave y será impuesta en su mitad superior. Sin embargo, el delito continuado no se aplicará nunca ni a las lesiones ni tampoco a las amenazas. Ejemplo: A abusa sexualmente durante varios días de una víctima.

2.5. Delito masa Se recoge para el supuesto de infracciones contra el patrimonio que sean graves y hayan perjudicado a muchas personas. En estos casos se impondrá la pena superior en uno o dos grados, según se estime conveniente por el juez. Ejemplo: Sería el caso de una estafa multitudinaria.

IV. EJERCICIOS Y PRÁCTICAS PRIMER EJERCICIO: Atendiendo a lo establecido en el artículo 8 del Código penal, aplique los criterios en él contenidos a los siguientes supuestos: 1º. Planteamiento: calificación de los hechos donde un sujeto ha matado a otro con alevosía. – Posibilidades: a) Homicidio b) Asesinato. La regla aplicable será: 2º. Planteamiento: calificación de los hechos donde un sujeto coopera de forma ejecutiva al suicidio de otro. – Posibilidades:


Pedro Ángel Rubio Lara

a) Delito de cooperación ejecutiva al suicidio de otro (artículo 143 del C.p.). b) Cualquier otro delito contra la vida.

La regla aplicable será:

3º. Planteamiento: calificación de los hechos que consisten en un robo con fuerza en las cosas realizado en casa habitada. – Posibilidades: a) Robo con fuerza en las cosas y delito de allanamiento de morada. b) Subtipo de robo que tiene en cuanta esta circunstancia del artículo 241.2.

La regla aplicable será:

4º. Planteamiento: calificación de los hechos consistentes en la realización de un delito de lesiones en el que se haya utilizado un arma, pero que tenga como resultado la impotencia o esterilidad de la víctima. – Posibilidades: a) Delito de lesiones en el que se ha utilizado un arma (artículo 148 del C.p.). b) Delito de lesiones en el que se haya producido el resultado de impotencia o esterilidad en la víctima (artículo 149 del C.p.).

La regla aplicable será:

SEGUNDO EJERCICIO: Determine el tipo de concurso de normas o delitos que se darían en lo siguientes casos: 1. Una bomba mata a varias personas. 2. Una bomba mata a una persona y ocasiona graves daños materiales. 3. Se realiza una falsificación documental para cometer una estafa engañando al sujeto con el documento falsificado. 4. Un sujeto ha cometido cuatro violaciones cualificadas. 5. Un sujeto comete un delito de robo con fuerza en las cosas con daños en la propiedad ajena. 6. Un sujeto comete un robo con violencia en las personas ocasionando lesiones graves. 7. Un sujeto introduce en el territorio nacional la moneda que previamente ha falsificado. 8. Un sujeto realiza un delito de acoso sexual mediante amenazas condicionales.


Lección III

LA TIPICIDAD I. ARTÍCULOS APLICABLES Artículo 1 1. No será castigada ninguna acción ni omisión que no esté prevista como delito por ley anterior a su perpetración. Número 1 del artículo 1 redactado por el número uno del artículo único de la L.O. 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (“B.O.E.” 31 marzo). Vigencia: 1 julio 2015 2. Las medidas de seguridad sólo podrán aplicarse cuando concurran los presupuesto Artículo 31 El que actúe como administrador de hecho o de derecho de una persona jurídica, o en nombre o representación legal o voluntaria de otro, responderá personalmente, aunque no concurran en él las condiciones, cualidades o relaciones que la correspondiente figura de delito requiera para poder ser sujeto activo del mismo, si tales circunstancias se dan en la entidad o persona en cuyo nombre o representación obre. Artículo 31 redactado por el número diecinueve del artículo único de la L.O. 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (“B.O.E.” 31 marzo). Vigencia: 1 julio 2015 Artículo 31 bis 1. En los supuestos previstos en este Código, las personas jurídicas serán penalmente responsables: a) De los delitos cometidos en nombre o por cuenta de las mismas, y en su beneficio directo o indirecto, por sus representantes legales o por aquellos que actuando individualmente o como integrantes de un órgano de la persona jurídica, están autorizados para tomar decisiones en nombre de la persona jurídica u ostentan facultades de organización y control dentro de la misma. b) De los delitos cometidos, en el ejercicio de actividades sociales y por cuenta y en beneficio directo o indirecto de las mismas, por quienes, estando sometidos a la autoridad de las personas físicas mencionadas en el párrafo anterior, han podido realizar los hechos por haberse incumplido gravemente por aquéllos los deberes de supervisión, vigilancia y control de su actividad atendidas las concretas circunstancias del caso. 2. Si el delito fuere cometido por las personas indicadas en la letra a) del apartado anterior, la persona jurídica quedará exenta de responsabilidad si se cumplen las siguientes condiciones:


Pedro Ángel Rubio Lara

1.ª el órgano de administración ha adoptado y ejecutado con eficacia, antes de la comisión del delito, modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión; 2.ª la supervisión del funcionamiento y del cumplimiento del modelo de prevención implantado ha sido confiada a un órgano de la persona jurídica con poderes autónomos de iniciativa y de control o que tenga encomendada legalmente la función de supervisar la eficacia de los controles internos de la persona jurídica; 3.ª los autores individuales han cometido el delito eludiendo fraudulentamente los modelos de organización y de prevención y 4.ª no se ha producido una omisión o un ejercicio insuficiente de sus funciones de supervisión, vigilancia y control por parte del órgano al que se refiere la condición 2.ª En los casos en los que las anteriores circunstancias solamente puedan ser objeto de acreditación parcial, esta circunstancia será valorada a los efectos de atenuación de la pena. 3. En las personas jurídicas de pequeñas dimensiones, las funciones de supervisión a que se refiere la condición 2.ª del apartado 2 podrán ser asumidas directamente por el órgano de administración. A estos efectos, son personas jurídicas de pequeñas dimensiones aquéllas que, según la legislación aplicable, estén autorizadas a presentar cuenta de pérdidas y ganancias abreviada. 4. Si el delito fuera cometido por las personas indicadas en la letra b) del apartado 1, la persona jurídica quedará exenta de responsabilidad si, antes de la comisión del delito, ha adoptado y ejecutado eficazmente un modelo de organización y gestión que resulte adecuado para prevenir delitos de la naturaleza del que fue cometido o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión. En este caso resultará igualmente aplicable la atenuación prevista en el párrafo segundo del apartado 2 de este artículo. 5. Los modelos de organización y gestión a que se refieren la condición 1.ª del apartado 2 y el apartado anterior deberán cumplir los siguientes requisitos: 1.º Identificarán las actividades en cuyo ámbito puedan ser cometidos los delitos que deben ser prevenidos. 2.º Establecerán los protocolos o procedimientos que concreten el proceso de formación de la voluntad de la persona jurídica, de adopción de decisiones y de ejecución de las mismas con relación a aquéllos. 3.º Dispondrán de modelos de gestión de los recursos financieros adecuados para impedir la comisión de los delitos que deben ser prevenidos. 4.º Impondrán la obligación de informar de posibles riesgos e incumplimientos al organismo encargado de vigilar el funcionamiento y observancia del modelo de prevención. 5.º Establecerán un sistema disciplinario que sancione adecuadamente el incumplimiento de las medidas que establezca el modelo.


Manual teórico-práctico de la teoría jurídica del delito

6.º Realizarán una verificación periódica del modelo y de su eventual modificación cuando se pongan de manifiesto infracciones relevantes de sus disposiciones, o cuando se produzcan cambios en la organización, en la estructura de control o en la actividad desarrollada que los hagan necesarios. Artículo 31 bis redactado por el número veinte del artículo único de la L.O. 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (“B.O.E.” 31 marzo). Vigencia: 1 julio 2015 Artículo 31 ter 1. La responsabilidad penal de las personas jurídicas será exigible siempre que se constate la comisión de un delito que haya tenido que cometerse por quien ostente los cargos o funciones aludidas en el artículo anterior, aun cuando la concreta persona física responsable no haya sido individualizada o no haya sido posible dirigir el procedimiento contra ella. Cuando como consecuencia de los mismos hechos se impusiere a ambas la pena de multa, los jueces o tribunales modularán las respectivas cuantías, de modo que la suma resultante no sea desproporcionada en relación con la gravedad de aquéllos. 2. La concurrencia, en las personas que materialmente hayan realizado los hechos o en las que los hubiesen hecho posibles por no haber ejercido el debido control, de circunstancias que afecten a la culpabilidad del acusado o agraven su responsabilidad, o el hecho de que dichas personas hayan fallecido o se hubieren sustraído a la acción de la justicia, no excluirá ni modificará la responsabilidad penal de las personas jurídicas, sin perjuicio de lo que se dispone en el artículo siguiente. Artículo 31 ter introducido por el número veintiuno del artículo único de la L.O. 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (“B.O.E.” 31 marzo). Vigencia: 1 julio 2015 Artículo 31 quater Sólo podrán considerarse circunstancias atenuantes de la responsabilidad penal de las personas jurídicas haber realizado, con posterioridad a la comisión del delito y a través de sus representantes legales, las siguientes actividades: a) Haber procedido, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra ella, a confesar la infracción a las autoridades. b) Haber colaborado en la investigación del hecho aportando pruebas, en cualquier momento del proceso, que fueran nuevas y decisivas para esclarecer las responsabilidades penales dimanantes de los hechos. c) Haber procedido en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad al juicio oral a reparar o disminuir el daño causado por el delito. d) Haber establecido, antes del comienzo del juicio oral, medidas eficaces para prevenir y descubrir los delitos que en el futuro pudieran cometerse con los medios o bajo la cobertura de la persona jurídica. Artículo 31 quater introducido por el número veintidós del artículo único de la L.O. 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (“B.O.E.” 31 marzo). Vigencia: 1 julio 2015

1_9788491434955  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you