Page 1


EL INCIDENTE CONCURSAL Un instrumento autónomo de la tutela en el concurso de acreedores Adaptado a la reforma introducida por la Ley 38/2011, de 10 de octubre

MANUEL DÍAZ MARTÍNEZ

Profesor Titular de Derecho Procesal UNED

Valencia, 2012


Copyright ® 2012 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito del autor y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www.tirant.com).

Colección dirigida por:

Enrique Sanjuan y Muñoz Magistrado

Ana Belén Campuzano

Catedrática de Derecho Mercantil

© Manuel Díaz Martínez

©

TIRANT LO BLANCH EDITA: TIRANT LO BLANCH C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPÓSITO LEGAL: V-2923-2012 I.S.B.N.: 978-84-9033-156-9 MAQUETA: PMc Media Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


A mi hijo Ă lvaro


Índice Capítulo I CONCEPTO, NOTAS ESENCIALES Y ÁMBITO DE APLICACIÓN

I. CONCEPTO Y NOTAS ESENCIALES............................................ 10 1. Concepto................................................................................. 10 2. Notas esenciales..................................................................... 10 II. ÁMBITO DE APLICACIÓN............................................................ 17 1. Delimitación positiva............................................................... 17 1.1. Cuestiones incidentales y prejudiciales.......................... 18 1.1.1. Cuestiones incidentales....................................... 18 1.1.2. Cuestiones prejudiciales...................................... 21 1.2. Nuevos juicios declarativos............................................. 22 1.2.1. Las acciones civiles con trascendencia patrimonial que se dirijan contra el patrimonio del concursado, con excepción de las que se ejerciten en los procesos sobre capacidad, filiación, matrimonio y menores (art. 8.1º LC)......................... 25 2. Delimitación negativa.............................................................. 35 2.1. Acciones para las que la Ley Concursal establece una tramitación diferente........................................................ 35 2.2. Cuestiones que la Ley Concursal expresamente prohíbe sean resueltas por el incidente concursal................. 36 2.3. Juicios declarativos pendientes...................................... 37 2.3.1. Regla general: continuación del juicio pendiente.......................................................................... 37 2.3.2. Excepción: acumulación al concurso de los juicios en los que se ejercite la acción social de responsabilidad................................................... .........................................................................40 III. ESPECIAL CONSIDERACIÓN AL PROCEDIMIENTO MONITORIO Y AL JUICIO CAMBIARIO..................................................................... 50 IV. REFLEXIÓN CRÍTICA.................................................................... 56

Capítulo II LAS PARTES EN EL INCIDENTE CONCURSAL

I. PRESUPUESTOS PROCESALES DE LAS PARTES: CAPACIDAD DE POSTULACIÓN PROCESAL......................................................... 58 1. Concepto y fundamento.......................................................... 58


II.

III. IV.

V.

VI.

2. La postulación procesal en la Ley Concursal......................... 59 2.1. El deudor......................................................................... 59 2.2. La administración concursal........................................... 63 2.2.1. Intervención de Procurador................................. 64 2.2.2. Intervención de Abogado.................................... 65 2.3. Acreedores y demás legitimados.................................... 69 2.4. Terceros interesados....................................................... 73 PARTES INICIALES....................................................................... 73 1. Condición de parte actora y legitimación activa.................... 74 LA EXTENSIÓN LEGAL DE LA CONDICIÓN DE DEMANDADO.. 76 LA INTERVENCIÓN PROCESAL................................................... 79 1. Concepto y fundamento.......................................................... 79 2. Clases...................................................................................... 80 3. Intervención voluntaria............................................................ 80 3.1. Intervención litisconsorcial.............................................. 81 3.2. Intervención adhesiva..................................................... 81 3.3. Efectos............................................................................. 82 LA INTERVENCIÓN DE TERCEROS EN EL INCIDENTE CONCURSAL 84 LAS PARTES ANTE LA ACUMULACIÓN DE DEMANDAS EN UN MISMO INCIDENTE............................................................................. 87

Capítulo III PROCEDIMIENTO

I. LA DEMANDA INCIDENTAL......................................................... 92 1. Contenido................................................................................ 92 2. Aportación de documentos y copia de escritos..................... 95 3. Proposición de los medios de prueba.................................... 98 4. Tutela cautelar......................................................................... 100 II. INADMISIÓN DE LA DEMANDA................................................... 100 1. Régimen general..................................................................... 100 2. Causas específicas de inadmisión de la demanda incidental 101 III. ADMISIÓN A TRÁMITE Y EMPLAZAMIENTO DE LAS PARTES.... 105 IV. CONTESTACIÓN A LA DEMANDA Y RECONVENCIÓN.............. 106 V. RESOLUCIÓN DE CUESTIONES PROCESALES.......................... 109 VI. EVENTUAL CELEBRACIÓN DE VISTA.......................................... 111 1. En la redacción original........................................................... 111 2. Tras la reforma operada por Real Decreto-Ley 3/2009........... 112 3. Tras la reforma operada por Ley 38/2011............................... 113 VII. SENTENCIA Y COSTAS................................................................ 119


8

Índice

Capítulo IV RECURSOS

I. CONCEPTO Y FUNDAMENTO..................................................... 122 II. LA IMPUGNACIÓN DE SENTENCIAS DICTADAS EN EL INCIDENTE CONCURSAL COMÚN................................................................. 124 1. La apelación mediata.............................................................. 124 1.1. Sobre el concepto de «apelación más próxima»........... 124 1.1.1. Hasta la reforma de la Ley Concursal por Real Decreto-Ley 3/2009.............................................. 124 1.1.2. A partir de la reforma de la Ley Concursal por Real Decreto-Ley 3/2009..................................... 129 1.1.3. Tras la reforma operada por Ley 38/2011............ 130 1.2. Requisitos procesales..................................................... 131 2. El recurso de apelación.......................................................... 133 2.1. Ámbito de aplicación...................................................... 133 2.2. Tramitación...................................................................... 135 2.2.1. Régimen general.................................................. 135 2.2.2. Especialidades.................................................... 138 3. Recursos extraordinarios por infracción procesal y casación 140 3.1. Resoluciones recurribles................................................. 140 3.2. Procedimiento................................................................. 142 3.2.1. La subordinación de la casación procesal a la material en la fase de admisión........................... 143 3.2.2. La subordinación de la casación material a la procesal en la fase de estimación....................... 144

Capítulo V INCIDENTE CONCURSAL EN MATERIA LABORAL

I. CONSIDERACIONES GENERALES.............................................. II. ÁMBITO DE APLICACIÓN............................................................ III. PROCEDIMIENTO......................................................................... 1. Demanda sucinta.................................................................... 2. Juicio oral................................................................................ 3. Sentencia y costas..................................................................

BIBLIOGRAFÍA

PROBLEMÁTICA JURISPRUDENCIAL ORDENADA Y SISTEMATIZADA

146 147 148 149 151 151


Capítulo I

CONCEPTO, NOTAS ESENCIALES Y ÁMBITO DE APLICACIÓN I. CONCEPTO Y NOTAS ESENCIALES 1. Concepto El incidente concursal puede ser definido como un proceso declarativo especial de la competencia del Juez del concurso, dotado de sustantividad propia, caracterizado por la plenitud de su cognición y cuya tramitación no produce, como regla general, la suspensión del proceso concursal.

2. Notas esenciales De dicho concepto se desprenden las siguientes notas esenciales: En primer lugar, el incidente concursal es un proceso declarativo especial, operativo únicamente en el marco del concurso de acreedores, destinado a la resolución de toda cuestión, incidencia o discrepancia que surja durante la tramitación del concurso y no tenga señalada en la Ley otra tramitación distinta, así como a la tramitación de los nuevos procesos declarativos que pretendan entablarse una vez declarado el concurso sobre materias que sean competencia exclusiva y excluyente del Juez del concurso. Así, pues, no obstante su denominación (incidente concursal), dicho procedimiento posee sustantividad propia, por cuanto a través de sus cauces han de tramitarse no sólo las cuestiones que, siendo distintas de las que constituyen el objeto principal del proceso, guarden con este una relación inmediata (tal y como acontece con el denominado «juicio incidental», previsto en los arts. 387-393 de la Ley de Enjuiciamiento Civil —LEC, en lo sucesivo—), sino también los juicios declarativos de los que deba conocer el Juez del concurso (art. 50.1 de la Ley Concursal —LC, en lo sucesivo—), supuestos ajenos al proceso concursal y que sólo razones


10

Manuel Díaz Martínez

de política legislativa justifican que su resolución sea atribuida al Juez del concurso por los trámites del incidente concursal. Frente a lo que acontecía en la redacción inicial de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, que también reconducía a los trámites del incidente concursal los procesos declarativos que, encontrándose pendientes frente al deudor al momento de la declaración del concurso, resultasen acumulados al proceso concursal, la reciente reforma operada por la Ley 38/2011 ha modificado el art. 51.1 LC, estableciendo que tales proceso acumulados continuarán su tramitación ante el Juez del concurso, pero por los trámites del procedimiento por el que viniera sustanciándose la reclamación, incluidos los recursos que procedan contra la sentencia. Dicha modificación legal nos parece acertada, habida cuenta que viene a resolver los problemas que surgían cuando el cambio procedimental debía efectuarse, principalmente, de un juicio ordinario a un incidente concursal, lo que podía suponer una pérdida de garantías procesales. Sucede, sin embargo, que se ha dejado sin reformar el art. 192.1 LC, cuyo párrafo 2º sigue disponiendo que tales procesos acumulados se tramitarán por el cauce del incidente concursal, contradicción que debiera ser subsanada en favor de lo dispuesto en el art. 51.1 LC, reformado por Ley 38/2011 y, por tanto, norma más reciente. En segundo, el incidente concursal común está dotado de una regulación propia, que adopta un modelo trazado sobre el esquema de una fase de alegaciones escrita, en el que las partes habrán de redactar sus escritos de demanda y de contestación de conformidad con lo dispuesto en los arts. 399 y 405 LEC, respectivamente, y eventualmente de una vista oral, condicionada a la concurrencia de una serie de requisitos, y que se desarrollará en la forma prevista en el art. 443 LEC para los juicios verbales (art. 194.4 LC, reformado por la Ley 38/2011). En la redacción inicial de la LC, una vez contestada la demanda o transcurrido el plazo para ello, el proceso continuaba conforme


El incidente concursal

11

a los trámites del juicio verbal de la LEC, esto es, la vista resultaba en todo caso preceptiva1. Sucedía, sin embargo, que desde el comienzo de la vigencia de la Ley Concursal se inició una práctica bastante generalizada en nuestros juzgados de lo mercantil que obviaba la celebración de la vista cuando la cuestión a resolver era de naturaleza estrictamente jurídica o la única prueba a proponer por las partes era la prueba documental, de modo análogo a lo previsto en el art. 428.3 LEC en sede de juicio ordinario2, que permite al órgano judicial, tras la audiencia previa, que dicte directamente sentencia, siempre y cuando las partes estuvieran conformes con todos los hechos y la discrepancia quedase reducida a cuestión o cuestiones jurídicas3.

1

2

3

En efecto, el art. 194.4 LC señalaba que «contestada la demanda o transcurrido el plazo para ello, el proceso continuará conforme a los trámites del juicio verbal de la Ley de Enjuiciamiento Civil». Art. 428.3 LEC: «Si las partes no pusieran fin al litigio mediante acuerdo, conforme al apartado anterior, pero estuvieren conformes en todos los hechos y la discrepancia quedase reducida a cuestión o cuestiones jurídicas, el tribunal dictará sentencia dentro de veinte días a partir del siguiente a la de la terminación de la audiencia». SAP de Oviedo de 2 de noviembre de 2007: «Expuesta en tales términos la cuestión planteada por la recurrente, cabe recordar que el legislador ha diseñado el incidente concursal como un auténtico instrumento autónomo de tutela cuyo desarrollo procesal no es sino un híbrido entre el modelo del juicio ordinario y el del juicio verbal ya contemplados en la Ley de Enjuiciamiento Civil, comenzando el incidente por una primera fase de alegaciones pro escrito que es seguida por una segunda regida por los principios de oralidad e inmediación como es el acto de la vista (art. 443 LECiv y concordantes por remisión del art. 194.4 LC). La vista se erige así en una fase primordial del trámite incidental al posibilitar tanto el debate y decisión acerca de los posibles obstáculos procesales para la continuación del juicio como la proposición y práctica de la prueba que deseen proponer las partes. Ciertamente cuando la cuestión debatida en el incidente concursal sea de naturaleza estrictamente jurídica y no se hayan planteado óbices procesales podrá el Juez prescindir de la celebración de la vista y sustituir su desarrollo por unas alegaciones escritas. De modo análogo el artículo 428-3 Ley de Enjuiciamiento Civil en sede de juicio ordinario permite que tras la audiencia previa el tribunal dicte directamente sentencia siempre y cuando las partes estuvieren conformes con todos los hechos y la discrepancia quedase reducida a cuestión o cuestiones jurídica, lo que supone la exigencia para el juzgador de asegurarse previamente de que todas las partes se muestran conformes con tal proceder


12

Manuel Díaz Martínez

La razón que motivó esta praxis obedecía, tal y como señalan HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ y PULGAR4, a una aconsejable celeridad en la tramitación del concurso difícilmente conciliable con la celebración de vista y su acomodo en la agenda de señalamiento de unos juzgados de lo mercantil generalmente sobrecargados de trabajo. Fue el propio legislador el que asumió esta práctica en la reforma de la Ley Concursal llevaba a cabo por el Real Decreto-Ley 3/2009, de 27 de marzo, de medidas urgentes en materia tributaria, financiera y concursal ante la evolución de la situación económica (BOE nº 78, de 31 de marzo), que supuso una alteración en la regulación del procedimiento del incidente concursal suprimiendo la necesidad de la vista, de manera que ésta únicamente se celebraba cuando las partes la hayan solicitado en sus escritos de demanda y contestación, y previa declaración de la pertinencia de los medios de prueba propuestos5, redacción muy poco afortunada que, más que arreglar el problema, lo terminó agravando, pues dejaba sin resolver cuestiones tan importantes como lo eran la determinación de cuándo y cómo debía proponerse la prueba y en qué casos debía convocarse a la vista. La reforma que lleva a cabo la Ley 38/2011 modifica nuevamente el art. 194.4 LC y, en mi opinión, una vez más de forma insuficiente, pues, si bien es cierto que aclara alguno de los problemas que planteaba la regulación anterior, deja sin resolver otros de

4

5

y ninguna de ellas desea proponer la prueba que estime conveniente para la defensa de su derecho, pues en tal caso resultará procedente al celebración de la vista». En el mismo sentido, AP de Asturias, Sección 1ª, de 20 febrero de 2009. HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, Mª del Mar, PULGAR EZQUERRA, J., «Demanda incidental y admisión a trámite (art. 194)», laleydigitalconcursal.es. El art. 194.4, tras la redacción otorgada por el RDL 3/2009, quedó redactado de la siguiente forma: «Contestada la demanda o transcurrido el plazo para ello, el proceso continuará conforme a los trámites del juicio verbal de la Ley de Enjuiciamiento Civil, salvo en lo relativo a la celebración de la vista. El juez únicamente citará para la vista cuando las partes la hayan solicitado en sus escritos de demanda y contestación, y previa declaración de la pertinencia de los medios de prueba anunciados. En otro caso, procederá a dictar sentencia sin más trámite».


El incidente concursal

13

enorme trascendencia, incluso constitucional, como habrá ocasión de examinar6. En tercero, dicho procedimiento especial posee un carácter plenario, por cuanto el Juez del concurso aplica el Derecho al caso concreto sin que sobre las partes recaiga limitación alguna en orden a formular cuantas alegaciones estimen oportunas con la finalidad de obtener un pronunciamiento favorable, pudiendo practicar en él, previa declaración de su pertinencia y utilidad, la totalidad de los medios de prueba para evidenciar los hechos que fundamenten sus pretensiones y, contra la sentencia, está la parte gravada autorizada a interponer el recurso pertinente. Cuestión distinta es la necesaria adecuación de las pretensiones ejercitadas al objeto de cada sección o pieza del concurso (ex art. 183 LC), con manifestaciones concretas en el texto de la Ley en relación con la calificación del concurso como culpable por razón del incumplimiento del convenio (arts. 168.2 y 169.3 LC) y con la impugnación de los textos actualizados del inventario y de la lista de acreedores en el supuesto de reapertura del concurso (art. 180.2 LC).

6

El art. 194.4 LC, tras la reforma operada por la Ley 38/2011, dispone lo siguiente: «Solo se citará a las partes para la vista cuando se haya presentado escrito de contestación a la demanda, exista discusión sobre los hechos y éstos sean relevantes a juicio del Juez, y se hayan propuesto en los escritos de alegaciones medios de prueba, previa la declaración de su pertinencia y utilidad. Esta vista se desarrollará en la forma prevista en el artículo 443 de la Ley de Enjuiciamiento Civil para los juicios verbales. En otro caso, el juez dictará sentencia sin más trámites. Lo mismo hará cuando la única prueba que resulte admitida sea la de documentos, y éstos ya se hubieran aportado al proceso sin resultar impugnados, o cuando sólo se hayan aportado informes periciales, y ni las partes ni el juez soliciten la presencia de los peritos en el juicio para la ratificación de su informe. En cualquiera de los supuestos previstos en el párrafo anterior, si en el escrito de contestación se plantearán cuestiones procesales o se suscitaran por el demandante a la vista de este escrito en el plazo de cinco días desde que se le dio traslado del mismo, el juez las resolverá dictando la resolución que proceda conforme a lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Civil para la resolución escrita de este tipo de cuestiones conforme a lo previsto en la audiencia previa el juicio ordinario. Si la decisión fuera la de continuar el proceso, dictará sentencia en el plazo de diez días».


14

Manuel Díaz Martínez

Como consecuencia de dicha plenitud en el conocimiento jurisdiccional de la pretensión, las sentencias recaídas en el incidente concursal gozan de la totalidad de los efectos materiales de la cosa juzgada. Por último, los incidentes concursales no suspenden, como regla general, el proceso concursal, previsión que tiene por finalidad lograr la conveniente agilización de las actuaciones y garantizar el normal desarrollo del proceso, evitando los costes e inconvenientes que la paralización del concurso necesariamente ha de producir, así como la utilización fraudulenta del incidente con el único objetivo de dilatar o entorpecer la tramitación del procedimiento. El carácter no suspensivo del incidente concursal participa de un designio común que se observa en toda la Ley Concursal y del que son manifestaciones las previsiones contenidas en los arts. 12.2, 189.1 y 197.6 y 8 LC que establecen la privación del efecto suspensivo, respectivamente, cuando se haya interpuesto declinatoria, incoado procesos penales relacionados con el concurso7

7

En relación con la prejudicialidad penal, el Auto Juzgado de lo Mercantil núm. 1 de Cádiz de 11 de octubre de 2005 establece:… Entrando en el análisis de la prejudicialidad penal alegada, debe convenirse con la administración concursal en la influencia que el documento cuya falsedad ha sido objeto de querella, ha tenido en la elaboración de su informe y ello sin perjuicio de que hayan sido tomados en consideración por la administración concursal otros elementos y documentos para la elaboración de su informe, y sin prejuzgar por tanto, la resolución de este incidente. Ahora bien, sentada la existencia de prejudicialidad penal, se difiere del solicitante en la eficacia que haya de darse a la misma y en los preceptos aplicables al caso. En este sentido, la concursada alega el artículo 9 LC, que extiende la jurisdicción del juez del concurso a todas las cuestiones prejudiciales administrativas o sociales directamente relacionadas con el concurso o cuya resolución sea necesaria para el buen desarrollo del procedimiento concursal. Alega que dado que dicho precepto omite la referencia a las cuestiones prejudiciales penales, resulta aplicable la LECiv, y en concreto el art. 40 de la misma, que en su apartado 4º establece que en caso de posible delito de falsedad de documento se acordará la suspensión sin esperar a la conclusión del procedimiento, cuando a juicio del tribunal el documento pudiera ser decisivo para resolver sobre el fondo del asunto. Sin embargo, como se ha apuntado, no se estima aplicable el art. 40 LECiv por cuanto la LC contiene una norma específica de prejudicialidad penal en


El incidente concursal

15

o interpuesto recurso de apelación o suplicación, cuando resulte procedente. Ello no obstante, el legislador, consciente de la envergadura de algunas de las cuestiones a dilucidar por los trámites del incidente concursal, admite excepciones a dicha regla general, permitiendo al Juez del concurso, de oficio o a instancia de parte, acordar la suspensión de aquellas actuaciones que estime puedan verse afectadas por la resolución del incidente concursal en tramitación (art. 192.2 LC), supuesto que ha de ser absolutamente excepcional y para cuya adopción el Juez habrá de dictar resolución motivada, que habrá de revestir la forma de auto. La suspensión alcanzará, en su caso, no al procedimiento concursal en su conjunto sino a las actuaciones concretas que pudieran verse afectadas; afectación que no puede ser intrascendente, debiendo ser de tal naturaleza que la continuación de las mismas resulte incompatible con la ejecución, en caso de éxito, de la pretensión que se ejercita. El momento procesal oportuno para acordar la suspensión debiera ser el de la admisión de la demanda incidental, puesto que es la cuestión suscitada —la tutela pretendida— la que motiva la suspensión y el desarrollo del procedimiento incidental el que, por tener que esperar a su resolución, determina la paralización de la actuación de que se trate hasta alcanzar la decisión correspondiente.

su art. 189, que en el apartado 1º preceptúa que “la incoación de procedimientos criminales relacionados con el concurso no provocará la suspensión de la tramitación de éste”, pudiendo únicamente el juez del concurso, según su apartado 2º, “adoptar las medidas de retención de pagos a los acreedores inculpados u otras análogas que permitan continuar la tramitación del procedimiento concursal, siempre que no hagan imposible la ejecución de los pronunciamientos patrimoniales de la eventual condena penal”. Es decir la LC excluye la suspensión del procedimiento concursal por prejudicialidad penal, sin duda por el principio de celeridad que informa toda la regulación concursal. Tampoco puede admitirse la suspensión del incidente concursal por cuanto, como se ha expuesto, la misma supondría la suspensión del procedimiento, contrariando la voluntad del legislador plasmada en el art. 189 LC.


16

Manuel Díaz Martínez

Habida cuenta que el acuerdo de suspensión, como se ha dicho, tiene que ser motivado y que la resolución por la que se admite a tramite la demanda incidental reviste la forma de providencia (art. 194.3 LC), parece lógico entender que, sin necesidad de provocar una doble resolución, se ordene por auto la admisión cuando hubiere mediado resolución solicitando la suspensión o cuando el Juez de oficio así lo acuerde8.

II. ÁMBITO DE APLICACIÓN El art. 192 LC determina el ámbito de aplicación del incidente concursal atendiendo a un doble criterio: positivo y negativo. De conformidad con el criterio positivo, se tramitarán por dicho cauce las materias que traen causa de las actuaciones que la propia dinámica del proceso concursal puede originar (cuestiones incidentales y prejudiciales), así como las pretensiones que, aun teniendo un objeto autónomo, la propia vis attractiva del concurso aboca al conocimiento del Juez del concurso por su trascendencia para el patrimonio del concurso y, en definitiva, para los fines del concurso (acciones civiles y laborales que versen sobre materias que entren dentro de la competencia exclusiva y excluyente del Juez del concurso —art. 50.1 en relación con el art. 8 LC—). Atendiendo al criterio negativo, exceden el ámbito del incidente concursal las acciones y materias para las que la Ley establece una tramitación diferente, ya sea de forma directa, ya sea por remisión a alguna de las contempladas en la LEC, así como las cuestiones que la propia LC expresamente prohíbe sean tramitadas por dicho procedimiento.

1. Delimitación positiva Dispone el apartado primero del art. 192.1 LC que «todas las cuestiones que se susciten durante el concurso y no tengan

8

HERRERO PEREZAGUA, J. F., «Ámbito y carácter del incidente concursal (art. 192)», en Bercovitz Rodríguez-Cano, R. (coord.), Comentarios a la Ley Concursal, V. II, Madrid (Tecnos), 2004, pág. 1945.


El incidente concursal

17

señalada en esta Ley otra tramitación se ventilarán por el cauce del incidente concursal». No obstante el carácter residual del incidente concursal que pudiera inferirse del tenor literal de dicho precepto, dicha impresión se desvanece con un mero repaso del articulado de la Ley, del que podrá comprobarse que son muy numerosos los preceptos en los que expresamente se contempla el incidente concursal como el cauce procesal adecuado para la resolución de las cuestiones, de muy distinta índole y complejidad, que surjan durante la tramitación del concurso, siendo, por el contrario, relativamente escasas las que disponen de un procedimiento específico para su resolución, distinto del incidente concursal.

1.1. Cuestiones incidentales y prejudiciales 1.1.1. Cuestiones incidentales 1.1.1.1. Concepto Atendiendo al concepto de cuestión incidental contenido en el art. 387 LEC, puede afirmarse que constituyen cuestiones incidentales, en el ámbito concursal, las que, siendo distintas de las que constituyen el objeto principal del concurso, guardan una relación inmediata con éste en la medida en que su resolución condiciona la formación de las masas activa o pasiva y las soluciones concursales, ya sea el convenio, ya sea la liquidación.

1.1.1.2. Supuestos en los que existe una remisión expresa en la Ley al incidente concursal Partiendo de dicho concepto, el legislador remite expresamente al incidente concursal la resolución de una serie de cuestiones de muy variada índole, tal y como acontece con las materias que, sin ningún ánimo de exhaustividad, a continuación se relacionan: 1º.– La recusación de los administradores concursales por cualquiera de las partes legitimadas para solicitar la declaración de concurso, que habrá de promoverse tan pronto como el recusante tenga conocimiento de la causa en que se funde y que no tendrá efectos suspensivos (art. 33.4 LC).


18

Manuel Díaz Martínez

2º.– La acción de anulación de los actos del deudor que infrinjan las limitaciones establecidas en el auto de declaración del concurso sobre las facultades de administración y disposición de su patrimonio (art. 40.7 LC)9. 3º.– Las controversias que surjan sobre la compensación de los créditos y deudas del concursado (art. 58 LC). 4º.– Las diferencias que se susciten en relación con la resolución de los contratos con obligaciones recíprocas pendientes de cumplimiento tanto a cargo del concursado, como de la otra parte, en el supuesto de que la administración concursal, en caso de suspensión, o el concursado, en caso de intervención, soliciten la resolución del contrato por estimarlo conveniente al «interés del concurso» (art. 61.2 LC). 5º.– Las acciones resolutorias de los contratos con obligaciones recíprocas pendientes de cumplimiento por ambas partes en el momento de la declaración de concurso por incumplimiento posterior de cualquiera de ellas (art. 62.2 LC). 6º.– El ejercicio de las acciones rescisorias que se ejerciten contra los actos perjudiciales para la masa activa y demás acciones de impugnación de actos del deudor que procedan conforme a Derecho (art. 72.4 LC). 7º.– La impugnación contra la decisión que adopte la administración concursal en torno a la integración en la masa activa de los saldos acreedores de cuentas en las que el concursado aparezca como titular indistinto (art. 79.2 LC). 8º.– La acción de impugnación de la decisión de la administración concursal denegando la separación de bienes de propiedad ajena que se encuentren en poder del concursado (art. 80.2 LC).

9

A diferencia de la regulación anterior, que sancionaba con la nulidad los actos realizados por el deudor con infracción de las limitaciones que le hubieran sido impuestas (art. 6 LSP), la Ley Concursal 22/2003 atenúa dicha sanción, que pasa a ser de anulabilidad y, además, cierra el acceso de estos actos a los Registros públicos mientras no sean confirmados o convalidados por la administración concursal o se acredite la caducidad de la anulación o su desestimación firme (art. 40.7 in fine LC).


El incidente concursal

19

9º.– Las acciones relativas a la calificación o al pago de los créditos contra la masa (art. 84.4 LC). 10º.– La totalidad de las cuestiones que se susciten en materia de reconocimiento de créditos (art. 86.1 LC). 11º.– Las impugnaciones del inventario y de la lista de acreedores, pudiendo el Juez de oficio acumularlas para resolverlas conjuntamente (art. 96.5 LC). 12º.– La tramitación de la oposición a la aprobación judicial del convenio (art. 129.1 LC). 13º.– La acción de declaración judicial de incumplimiento de convenio solicitada por cualquier acreedor en lo que le afecte (art. 140.2 LC). 14º.– La oposición a la calificación del concurso (art. 171 LC) y a la conclusión del concurso (art. 176.2 LC). 15º.– La oposición a la aprobación de la rendición de cuentas por la administración concursal (art. 181.3 LC).

1.1.1.3. Supuestos en los que resulta dudoso si existe o no un procedimiento especial Junto a estas materias a las que la Ley expresamente remite su resolución al incidente concursal, existen a lo largo del articulado de la Ley Concursal verdaderas cuestiones incidentales en relación con las cuales no se prevé un auténtico procedimiento especial para su sustanciación, aun cuando sí se haga alusión a alguna cuestión procedimental, como pudiera serlo la audiencia que se deba prestar a los interesados, lo que suscita la duda acerca de si debe considerarse que existe tramitación específica a partir de tales escuetas indicaciones, lo que resulta determinante en orden a la aplicación de los preceptos que regulan el incidente concursal, por cuyos cauces se tramitan, como es sabido, todas las cuestiones que sus susciten durante le concurso y no tengan señalada en esta Ley otra tramitación. Piénsese, a título de ejemplo, en cuestiones tales como: a) la fijación de la retribución a percibir por los administradores concursales o para la modificación de la ya fijada (art. 34.3 y 4 LC); b) la separación del cargo de administrador concursal (art. 37 LC); c)


20

Manuel Díaz Martínez

el supuesto de cambio de situaciones de intervención o suspensión de las facultades del deudor sobre su patrimonio (art. 40.4 LC); d) la fijación de alimentos al concursado en el caso de que se encuentre en situación de suspensión de sus facultades patrimoniales (art. 47.1 LC); e) la fijación del precio de la mitad del valor de los bienes adquiridos por ambos cónyuges con pacto de sobrevivencia que deba abonar el condómino para la adquisición de la mitad correspondiente al concursado (art. 78.3 II LC); e) la separación de los administradores concursales por prolongación indebida de la liquidación (art. 153.2 LC). En la práctica totalidad de estos casos, la Ley Concursal prevé, junto a la preceptiva audiencia de los interesados, que dichas cuestiones sean resueltas mediante resolución judicial en forma de auto, lo que, a mi entender, constituye un indicio significativo de que se ha querido establecer un procedimiento distinto, no sometido a trámites preestablecidos, lo que resulta acertado si se repara en la escasa complejidad de tales cuestiones, que no justifican que sean resueltas por el cauce del incidente concursal, cuyos taxativos trámites, unido a la excesiva formalidad de alguno de ellos (demanda y contestación propias del juicio ordinario, aún con la reducción de plazos que conlleva), retrasaría y encarecería en exceso la tramitación del procedimiento concursal. En todo caso, la escasa entidad de tales cuestiones permitiría al Juez del concurso inadmitir la demanda incidental ex art. 194.2 LC.

1.1.2. Cuestiones prejudiciales También se tramitarán por los cauces del incidente concursal las cuestiones prejudiciales administrativas o sociales directamente relacionadas con el concurso o cuya resolución sea necesaria para el buen desarrollo del procedimiento concursal (art. 9 LC). Por tales cuestiones prejudiciales cabe entender las incidentales relacionadas con el concurso que precisan de una valoración jurídica y consiguiente declaración por el Juez del concurso com-

1_9788490331569  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you