Page 1


RECURSOS NATURALES, GUERRAS Y SANCIONES INTERNACIONALES En torno a la eficacia de las sanciones selectivas en el Congo, Angola y Liberia

Thomas Kruiper (Traducción de Ivanka Puigdueta Bartolomé)

México D.F., 2014


Copyright ® 2014 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito del autor y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com (http://www. tirant.com).

Director de la colección:

Javier de Lucas Martín

© Thomas Kruiper

© TIRANT LO BLANCH MÉXICO EDITA: TIRANT LO BLANCH MÉXICO Leibnitz 14 Colonia Nueva Anzures Delegación Miguel Hidalgo CP 11590 MÉXICO D.F. Telf.: (55) 65502317 infomex@tirant.com http://www.tirant.com/mex/ http://www.tirant.es ISBN: 978-84-9086-051-9 MAQUETA: Tink Factoría de Color Si tiene alguna queja o sugerencia, envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia, por favor, lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


RESUMEN En las últimas décadas se ha incrementado el número de conflictos financiados por recursos naturales, lo que, según muchos autores, se debe a la combinación de una mala gobernanza con una situación de enorme dependencia de las exportaciones de estos recursos. De los conflictos ocurridos en África en tiempos recientes, varios pueden definirse como relacionados con los recursos naturales, al igual que muchos de los producidos en Oriente Medio, Asia y América Latina. Lo que estos conflictos tienen en común es que se han visto prolongados o intensificados debido a la comercialización (ilícita) de recursos naturales para adquirir armas. Durante estas dos últimas décadas, también se ha producido un cambio significativo en el modo en que la comunidad internacional afronta los conflictos. Mientras que, en la época de la Guerra Fría, las fuerzas armadas soviéticas y americanas participaron en los conflictos que tuvieron lugar, en el periodo posterior el multilateralismo y la imposición de sanciones han sido más frecuentes que las intervenciones militares. Así pues, durante los 90, fueron impuestas sanciones amplias sobre una docena de países, con resultados diversos. Una de las principales críticas hacia las sanciones ha sido que raramente conducen a un cambio político, y que, en lugar de ello, perjudican a la economía del país en cuestión, afectando negativamente a la población civil inocente. Los regímenes de sanciones impuestos en países como Irak o Haití fueron muy criticados debido a las desastrosas consecuencias humanitarias y las insuficientes concesiones políticas conseguidas. A raíz de estos fallos, los estados y organismos sancionadores comenzaron a emplear con más frecuencia el uso de sanciones inteligentes, que tratan de sancionar a los responsables de los conflictos sin perjudicar a la población general. Dichas sanciones incluyen la congelación de fondos y restricciones de viaje a individuos y entidades, así como prohibiciones aéreas sobre algunos países o ciertos territorios. Con el objetivo de centrarse en quienes financian sus conflictos mediante la exportación de recursos naturales, se introdujeron las sanciones a los recursos, que


8

Thomas Kruiper

persiguen provocar la reducción de los ingresos de los señores de la guerra o gobiernos criminales. Este estudio trata de resolver varias cuestiones relativas a las sanciones que son impuestas en guerras relacionadas con los recursos naturales, como, por ejemplo, si las sanciones selectivas sirven para solucionar los fallos por los que las sanciones amplias fueron criticadas. Lo que es más importante, este estudio investiga por qué razones y bajo qué circunstancias las sanciones selectivas son eficaces en el marco de los conflictos relacionados con los recursos naturales. Así pues, con el ánimo de resolver estas cuestiones, nos asomaremos a tres países que han vivido guerras relacionadas de este tipo y que nos servirán como casos de estudio. Se trata de Liberia, Angola y la República Democrática del Congo, donde han tenido lugar sangrientas guerras civiles que se han prolongado durante años, pero que presentan características diferenciales. Al estudiar estos casos, he observado que las sanciones selectivas no resuelven todas las críticas dirigidas hacia las sanciones amplias, pero sí parecen más eficaces a la hora de poner fin a los conflictos. Además, lo que es más importante, he visto que este éxito es el resultado de las mejoras en la implementación y de la realización de seguimientos por parte de las Naciones Unidas. Sin embargo, aunque las sanciones selectivas hayan mejorado su eficacia, este estudio también muestra que dicha eficacia depende en gran medida de algunas variables estructurales y sociales, que pueden facilitar o impedir su funcionamiento. Entre estas variables se encuentran la calidad y alcance de las infraestructuras del país sancionado, la cantidad de grupos sobre los que se pretende influir, o el coste que suponga la imposición de las sanciones para los gobiernos occidentales o las entidades influyentes.


AGRADECIMIENTOS La realización de este libro no ha sido un proceso lineal. Así pues, aunque en un primer momento diseñé un plan de investigación y un esquema con lo que pretendía hacer y cómo hacerlo, y, aunque este plan inicial me sirvió de guía durante todo el proceso, muchas de las cosas planeadas ocurrieron de una manera totalmente distinta. Inicialmente, mi intención era centrar este trabajo en los distintos tipos de recursos que se han utilizado para financiar los conflictos de Liberia, Angola y el Congo, pensando de antemano que la extracción de madera y diamantes sería más fácil de sancionar que la de coltán. Sin embargo, a medida que leía más sobre las sanciones y la utilización de Grupos de Expertos de las NNUU, me di cuenta de que las claves de mis preguntas se encontraban en otro lugar. Del mismo modo, tampoco ha sido lineal la redacción de este libro. Por el contrario, el proceso de aprendizaje es escalonado, y en cada uno de los escalones es necesario permanecer un cierto tiempo hasta adquirir la comprensión necesaria para saltar al siguiente escalón. Además, para el desarrollo de cada sección es necesario adquirir una cierta comprensión que va más allá de dicha sección, por lo que, hasta que no se logra dicha comprensión, el proceso de redacción puede permanecer estancado durante semanas. En otras ocasiones, la adquisición de un nuevo punto de vista me ha obligado a borrar páginas enteras. Por otro lado, a menudo la comprensión no viene de manera automática, sino que frecuentemente es el resultado de la inspiración que te proporciona gente con la que hablas o artículos que tratan temas similares, que en ocasiones te hacen replantearte ideas previamente construidas. Así pues, la redacción de este libro ha seguido más bien una trayectoria en espiral, en constante enriquecimiento y cuestionamiento de lo ya asumido. Tras reflexionar sobre estos asuntos, me gustaría expresar mi agradecimiento a aquellos que me han ayudado a adquirir una mejor comprensión sobre los temas tratados en estas páginas. Este libro ha sido escrito en el marco de mi investigación doctoral, que aún está en curso.


10

Thomas Kruiper

Así pues, en primer lugar, me gustaría agradecer a Dr. D. Carlos Flores Juberías la supervisión de mi trabajo y todas las ideas, las sugerencias y el apoyo que me ha proporcionado, y que han sido de gran ayuda para la redacción y la mejora de este libro. También me gustaría dar las gracias a Dra. Dña. Pilar Pozo Serrano, quien me dirigió en los primeros momentos de mi investigación, y a Dr. D. Jorge Cardona Lloréns, Dra. Dña. Susana Sanz Caballero, y Dr. D. Anaclet Pons por sus invalorables sugerencias. Además me gustaría hacer llegar mi agradecimiento a mi pareja, Laura Juste, por el apoyo que me ha aportado en los momentos difíciles, así como a mi gran amigo Álvaro Campillo, que ha hecho el esfuerzo de leer los borradores de mis capítulos. Queda por decir que originalmente este libro no estaba escrito en español, sino en inglés. La traducción al español está realizada por Ivanka Puigdueta Bartolomé. Ivanka se merece un agradecimiento especial, ya que no solo es la responsable de una estupenda traducción, sino que además ha convertido lo que era un manuscrito no editado en inglés, en un verdadero libro en español.


ÍNDICE RESUMEN................................................................................................. 7 AGRADECIMIENTOS............................................................................ 9 INTRODUCCIÓN.................................................................................... 15 PRIMERA PARTE ESTRUCTURA TEÓRICA Capítulo 1 RECURSOS NATURALES Y CONFLICTO 1.1. La dependencia de los recursos naturales y sus supuestas consecuencias......................................................................................................... 26 1.2. Recursos naturales y conflicto................................................................ 30 1.2.2. Diferentes recursos, diferentes maldiciones.................................. 34 1.2.3. Codicia, agravio, rebeldes y señores de la guerra.......................... 38 1.3. Recursos, estados débiles y redes criminales........................................... 43 1.3.1. Cómo y por qué los estados débiles sufren “la maldición de los recursos”....................................................................................... 43 1.3.2. Economía de guerra, paz violenta y redes criminales................... 46 1.4. Conclusión............................................................................................. 49 Capítulo 2 SANCIONES Y SU INFLUENCIA EN LOS CONFLICTOS 2.1. Definiendo las sanciones........................................................................ 54 2.2. Cuestiones teóricas................................................................................ 59 2.2.1. Castigo vs. Persuasión.................................................................. 59 2.2.2. Consecuencias no intencionadas.................................................. 61 2.2.3. Intereses divergentes en el Consejo de Seguridad........................ 64 2.2.4. Multicolinealidad......................................................................... 67 2.3. De las sanciones amplias a las selectivas................................................. 69 2.3.1. Embargo sobre las armas............................................................. 72 2.3.2. Sanciones financieras y restricciones de viaje............................... 75 2.3.3. Sanciones sobre las mercancías.................................................... 77 2.3.4. Seguimiento y Grupos de Expertos............................................. 80 2.4. Conclusión............................................................................................. 83


12

Índice

SEGUNDA PARTE CASOS DE ESTUDIO Capítulo 3 EL CASO DE LIBERIA 3.1. Introducción a Liberia........................................................................... 88 3.2. Historia previa al conflicto..................................................................... 89 3.3. Las Guerras Civiles liberianas................................................................ 91 3.4. El papel de los recursos.......................................................................... 95 3.4.1. La importancia de las exportaciones para Liberia........................ 96 3.4.2. El vínculo entre los recursos y la financiación del conflicto.......... 99 3.5. Sanciones............................................................................................... 102 3.5.1. Embargo sobre los diamantes...................................................... 103 3.5.2. Embargo sobre la madera............................................................. 105 3.5.3. Sanciones individuales: sanciones financieras y prohibición de viaje............................................................................................. 108 3.6. Conclusión............................................................................................. 111 Capítulo 4 EL CASO DE ANGOLA 4.1. Introducción a Angola........................................................................... 116 4.1.2. Historia previa al conflicto (1550-1961)...................................... 116 4.1.3. El camino hacia la independencia (1961-1975)........................... 119 4.2. La guerra civil de Angola (1975-2002).................................................. 120 4.2.2. El conflicto tras la Guerra Fría (1988-2001)................................ 121 4.3. El papel de los recursos naturales........................................................... 125 4.3.1. La importancia de las exportaciones de diamantes para la UNITA........................................................................................ 126 4.3.2. El vínculo entre los diamantes y la financiación del conflicto...... 129 4.4. Sanciones de la ONU............................................................................ 132 4.4.1. Embargo a las armas.................................................................... 132 4.4.2. Sanciones sobre las materias primas............................................. 135 4.4.3. Sanciones financieras y sobre los viajes........................................ 138 4.5. Conclusión............................................................................................. 140 Capítulo 5 EL CASO DE LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO 5.1. El Congo bajo dominio belga (1884-1960)........................................... 145 5.1.2. El camino a la independencia y la era de Mobutu (1950-1997)... 148


13

Índice

5.2. La Segunda Guerra del Congo y la Economía de Guerra (1997-2010). 152 5.2.1. La Segunda Guerra del Congo (1997-2002)............................... 152 5.2.2. Economía de guerra en el este del Congo tras 2002.................... 156 5.3. El vínculo existente entre los recursos y el mantenimiento del conflicto... 161 5.4. Sanciones............................................................................................... 163 5.4.1. Embargo de la ONU a las armas................................................. 164 5.4.2. Sanciones financieras y sobre la aviación...................................... 167 5.4.3. Sanciones sobre las materias primas............................................. 170 5.5. Conclusión............................................................................................. 176 TERCERA PARTE IMPLICACIONES TEÓRICAS Capítulo 6 IMPLICACIONES TEÓRICAS DE LOS CASOS DE ESTUDIO 6.1. Mala gobernanza, recursos y conflicto.................................................... 182 6.2. La Década de las Sanciones Selectivas................................................... 184 6.2.1. Castigo vs. persuasión.................................................................. 185 6.2.2. Consecuencias imprevistas........................................................... 186 6.2.3. El coste de la imposición de sanciones......................................... 188 6.2.4. La importancia de la implementación.......................................... 189 6.3. Diferencias entre los casos de estudio.................................................... 192 6.3.1. Implementación de sanciones selectivas....................................... 192 6.3.2. Multicolinealidad......................................................................... 193 6.3.3. Inducción de agencia mediante variables estructurales................. 194 6.4. Conclusión y sugerencias para futuras investigaciones........................... 197 BIBLIOGRAFÍA........................................................................................

199


INTRODUCCIÓN Éste es un estudio sobre conflictos. O, para ser más precisos, sobre conflictos que son posibles gracias, en buena medida, a la riqueza geológica de ciertos países que se convierten en campos de batalla. No pretendo con esto afirmar que dichos recursos son la causa de los conflictos, sino, más bien, un medio para la adquisición de la financiación y el armamento. Sin el potencial económico y geológico de estos países, muchos de estos conflictos habrían terminado antes o, quizás, nunca hubieran comenzado. Liberia, Angola y la República Democrática del Congo son tres ejemplos tipo de estos riquísimos, pero aguerridos, países. Otros ejemplos podrían ser Nigeria, Costa de Marfil, Sudán o Sierra Leona, todos ellos extremadamente ricos, aunque víctimas de la pobreza y las guerras civiles durante los últimos 20 años. Evidentemente, ninguno de estos países es rico en el sentido general de la palabra, sino sólo en términos de las enormes reservas naturales que poseen. Sin embargo, este potencial económico ha sido desperdiciado en muchos de los estados poseedores de tamañas reservas. Las investigaciones realizadas desde la Academia han mostrado que la dependencia económica de las exportaciones de recursos naturales a menudo se ve acompañada del decrecimiento económico, la corrupción, y, en ocasiones, conflictos armados. Tal fenómeno es conocido como la “maldición de los recursos naturales”. Aunque algunas economías han prosperado a partir de la riqueza geológica de sus países, aquéllas que han fracasado han sufrido flagrantemente las consecuencias. Liberia, Angola y el Congo han sido víctimas de una mala gestión de sus recursos naturales de manera similar. Estos tres países africanos se vieron sumidos en conflictos armados inmediatamente después de recuperar su independencia, y también sufrieron la violencia durante la guerra fría. En los tres casos la lucha por el poder fue apoyada por los soviéticos o los americanos. Si bien Liberia no fue escenario de batallas durante la guerra fría, el régimen de Samuel Doe estuvo respaldado por


16

Thomas Kruiper

los Estados Unidos durante muchos años. Sin embargo, cuando la guerra fría terminó, el apoyo financiero y militar a los grupos armados fue cortado rápidamente, empujando a los bandos en conflicto a la búsqueda de otras fuentes de ingresos. En el caso de Liberia, la dictadura de Charles Taylor —quien tomó el poder en 1989— se basó primordialmente en las exportaciones de madera liberiana a cambio de armas y dinero. El mercado de la madera, que representa más del 50% de todas las exportaciones, estaba controlado por Taylor casi en su totalidad, quien empleaba las rentas que le proporcionaba en el auto-enriquecimiento y la provisión de armamento procedente de Libia y Europa del Este. Cuando el embargo sobre los diamantes fue impuesto a su vecina Sierra Leona, Taylor estaba profundamente implicado en el contrabando de diamantes de las áreas controladas por el Revolutionary United Front (RUF) en Sierra Leona y Liberia. Los diamantes serían después canjeados por armas o dinero. Durante los años 1997 a 2003, en la guerra civil liberiana fueron asesinadas unas 150.000 personas, y muchas más fueron desplazadas. En el interior de Angola, un conflicto político se desencadenó entre el partido del gobierno MPLA y el movimiento rebelde UNITA desde 1975. Tras un periodo de relativa calma y la pérdida de las elecciones de 1992, la UNITA recomenzó los enfrentamientos, en gran medida financiándose gracias a la extracción de diamantes, actividad que proveía unos ingresos de aproximadamente 700 millones de dólares al año. El conflicto terminó en 2001, cuando el líder rebelde de la UNITA, Jonás Savimbi, fue asesinado durante los enfrentamientos. La guerra de Angola acabó con la vida de más de 500.000 soldados y la de varios cientos de miles de civiles. El caso del Congo es comparable al de los anteriores, aunque el conflicto todavía continúa activo en las provincias del este. La última gran oleada de violencia comenzó en 1997 con el derrocamiento del dictador Mobutu Sese Seko, y terminó oficialmente en 2003 con la toma del poder por parte de un gobierno que representa a varios grupos rebeldes y señores de la guerra. Aunque, en la práctica, un gran vacío de poder en el este del país —a 1500 km de la capital y sin conexiones terrestres—


Recursos naturales, guerras y sanciones internacionales

17

ha conducido al control económico de la zona por docenas de milicias diferentes. El este del Congo es conocido por albergar alrededor del 80% del coltán mundial, así como muchos otros minerales de gran valor y metales utilizados en la industria electrónica. Muchas milicias controlan las minas, situadas a varios días a pie de las pistas de aterrizaje locales. Los mineros deben caminar cargando pesadísimos sacos de minerales desde las minas a dichas pistas de aterrizaje. Desde ese momento, los minerales son enviados a Goma, Kampala, Kigali y Dar es Salaam, para por último llegar a los Emiratos Árabes Unidos, Europa y China. Entre 1997 y 2003, casi 4 millones de personas fueron asesinadas en el Congo. Desde entonces, miles más han muerto o visto cómo sus pueblos han sido saqueados, las mujeres violadas o los niños reclutados por las milicias. Con la finalidad de resolver estas guerras por los recursos naturales, la comunidad internacional ha iniciado varios tipos de acciones. Sin embargo, la falta de interés y de voluntad para llevar a cabo intervenciones militares en el extranjero, coloca a las Naciones Unidas como la institución internacional más poderosa a la hora de poner fin a los conflictos. Además del envío de Fuerzas de la Paz de la ONU, utilizadas en muchos países, las NNUU han empleado la herramienta de las sanciones y embargos para tratar de conseguir sus objetivos. Dichas sanciones han servido de castigo en algunas ocasiones y de instrumento de persuasión para la consecución de concesiones políticas en otras. Tradicionalmente se han venido utilizando sanciones económicas amplias para forzar a algunos gobiernos a ejecutar o evitar acciones políticas, o a firmar acuerdos de paz. Dichas sanciones amplias han tenido un poder simbólico, pero, principalmente, su efecto ha sido económico, ya que la forma más común es la del embargo. Sin embargo, estas sanciones a menudo son inefectivas o incluso conducen al empobrecimiento aun mayor de civiles inocentes. A finales del siglo pasado, estas críticas fueron aplacadas mediante la imposición, por parte de las NNUU, de las llamadas sanciones “inteligentes”, también conocidas como sanciones selectivas. Ejemplos de éstas son las sanciones sobre la aviación, los viajes o individuos concretos, con lo que se consigue complicar los movimientos de oficiales del go-


18

Thomas Kruiper

bierno, oficiales del ejército o líderes rebeldes, e incluso criminalizarlos. Otro modo de perjudicar las actividades de aquellos a quienes se quiere presionar, sería congelar los fondos de dichos individuos o de las entidades que financian conflictos, esclavitud, violaciones o el reclutamiento de niños soldado. El único instrumento de que las NNUU han dispuesto durante muchos años para tratar de solventar el número creciente de guerras relacionadas con los recursos naturales ha sido el embargo sobre las armas. Aunque en teoría ésta es la mejor herramienta para dar fin a los conflictos —sin armas no puede haber guerras— estos embargos fracasaron de manera considerable durante los 90. La demanda de armas fue satisfecha por gobiernos y traficantes de armas que enviaban el viejo armamento ex-soviético a países africanos y otras regiones en conflicto. El fin de la década trajo un tipo de sanción que pretende perjudicar el carácter proveedor de “la maldición de los recursos naturales”. Las sanciones sobre las materias primas servirían para prohibir la importación, por parte de los estados miembros de las NNUU, de recursos que financian ciertos conflictos. Como con la estrategia anterior, ésta daría en el clavo —sin dinero no pueden comprarse armas— pero, de nuevo, estas sanciones fracasaron en un primer momento. Aunque los tipos de sanciones cambiaron a finales de los 90, su efectividad siguió siendo baja. El punto débil hasta entonces no era que las NNUU impusiesen “tipos” de sanción equivocadas, sino, más bien, que nunca comprobaron minuciosamente su cumplimiento por parte de los estados miembros y los destinatarios. En el caso de los estados sancionados, los intentos de librarse de las sanciones o burlarlas eran totalmente previsibles. Aun así, estos estados a menudo lo consiguieron, debilitando tanto el poder simbólico como el empírico de las sanciones. En lo que respecta a los estados miembros de las NNUU, muchos de ellos no estaban interesados en la implementación de las sanciones o incluso estaban interesados en su no implementación. Como resultado, el régimen de sanciones, que afectaba sólo parcialmente a los estados sancionados y apenas influía en su comportamiento político, estaba lejos de ser perfecto. Cuando las NNUU comenzaron a prestar atención a la calidad de la implementación y al seguimiento de las sanciones se produjo un cam-


Recursos naturales, guerras y sanciones internacionales

19

bio decisivo. En el caso de Liberia, Angola y la RDC, este cambio se tradujo en la introducción de grupos de expertos de las NNUU. Estos grupos estaban compuestos por entre 5 y 12 expertos con el mandato de investigar el incumplimiento de las sanciones y asegurar su implementación por parte de los estados miembros y sus entidades. En Liberia, entre los años 2001 y 2003, el grupo de expertos proporcionó información muy valiosa sobre la red criminal de Charles Taylor, incluyendo las compañías madereras, los contrabandistas de diamantes y los traficantes de armas. Varios individuos fueron incluidos en una “lista negra” y los fondos de muchos de ellos fueron congelados. En Angola y el Congo la introducción de grupos de expertos también condujo al incremento de la efectividad de las sanciones, aunque en el caso del Congo todavía no se ha logrado el fin del conflicto. Con el objetivo de detener las rentas provenientes de los recursos naturales, las acciones del Grupo de Expertos de Angola —liderados por Robert Fowler— presionaron a la industria diamantífera para abandonar Angola, con lo que se logró privar al movimiento rebelde UNITA de una gran parte de sus ingresos. Algo similar ocurrió en Liberia cuando los embargos sobre los diamantes y la madera de 2001 y 2003 obstaculizaron parcialmente las finanzas de Charles Taylor. En el este del Congo no se han impuesto sanciones sobre las materias primas, aunque el Grupo de Expertos ha recogido una gran cantidad de información substancial sobre la militarización de la industria minera, las rutas comerciales y los itinerarios del abastecimiento de armas hacia las partes en conflicto. En noviembre de 2010 las NNUU introdujeron un plan de debida diligencia para el este del Congo. Este plan va dirigido a las compañías que trabajan en algún punto de la cadena de suministro de minerales que puedan estar relacionados con conflictos armados, y les obliga a garantizar que los recursos que adquieren no financian conflictos, personas u organizaciones sancionadas, ya sea directa o indirectamente. Este plan es ligeramente similar a las sanciones sobre las materias primas realizadas sobre Liberia y Angola, pero no tiene el carácter punitivo del Proceso de Kimberly. Gracias a este plan, algunas compañías han perdido sus licencias, y la conciencia se está expandiendo dentro y fuera del Congo. A raíz de las iniciativas de la industria, los cambios producidos en la legislación estadounidense, y al establecimiento de un marco legal


20

Thomas Kruiper

vinculante en la región de los Grandes Lagos, cada vez más comerciantes se están trasladando a zonas libres de conflicto. Todavía hay varios saboteadores y grupos armados que exportan montones de oro hacia las vecinas Uganda y Ruanda, pero el vínculo entre la minería y el conflicto está siendo claramente afectado por el esquema de debida diligencia. Basándonos en los casos de estudio de esta investigación, podemos extraer varias conclusiones sobre la eficacia de las sanciones en las guerras relacionadas con los recursos naturales. Algunas de estas conclusiones se refieren a la eficacia de las sanciones selectivas sobre los conflictos relacionados con los recursos en general. Por ejemplo, podemos concluir que estas sanciones selectivas son sensiblemente menos perjudiciales para la población civil cuando son más específicas, ya que tienen un efecto más focalizado que el de las sanciones amplias. Aunque normalmente se ve un mayor impacto económico sobre los sancionados, esto no se traduce necesariamente en una mayor disposición para la cooperación por su parte. Por el contrario, lo que hemos aprendido es que la eficacia de las sanciones depende en gran medida de la calidad de la implementación y el seguimiento. Otra conclusión de este estudio está relacionada con las diferencias entre los casos de estudio que hemos manejado. Aunque estos casos de estudio y sus regímenes de sanción son comparables en gran medida desde la perspectiva de la “maldición de los recursos”, hay varias otras variables que han influido en la efectividad de las sanciones en Liberia, Angola y la RDC. Por ejemplo, la efectividad de las sanciones sobre Liberia estuvo facilitada por el hecho de que se trata de un estado de pequeño tamaño con pocos aeropuertos y un relativamente escaso grupo de sancionados. Esto hizo el seguimiento de las sanciones por parte del Grupo de Expertos relativamente fácil. Por el contrario, el este de la RDC es un vasto territorio con cientos de minas controladas por docenas de milicias aliadas de varios países vecinos con extensas redes comerciales criminales. Incluso aunque el Grupo de Expertos ha sido capaz de trazar la situación y de identificar muchas violaciones (o violadores) de las sanciones, simplemente la red es demasiado grande para ser controlada. Los oficiales de la armada y los señores de la guerra han sido arrestados en varias ocasiones, pero


Recursos naturales, guerras y sanciones internacionales

21

otros han tomado rápidamente su lugar. Varios aeropuertos han sido supervisados, pero docenas de pequeñas pistas de aterrizaje en las colinas, desconectadas de las carreteras pavimentadas, quedan fuera de la vista. Este estudio sobre la efectividad de las sanciones en los conflictos relacionados con los recursos naturales nos ha proporcionado hasta ahora dos importantes lecciones. Para empezar, nos ha mostrado que las sanciones selectivas son potencialmente efectivas, pero que dependen de la calidad de la implementación y el seguimiento. Por otro lado, los casos de estudio ponen de manifiesto que algunas variables estructurales inherentes al destinatario influyen de manera crucial en la capacidad de proporcionar dicha calidad por parte de los regímenes de sanción de las NNUU. Antes de sumergirnos en la materia principal de este libro, hemos de aclarar ciertos puntos. El primer punto que quiero puntualizar es que este estudio no es sobre África, sino sobre las sanciones en los conflictos relacionados con los recursos naturales. Aunque lejos de pretender esbozar ninguna conclusión sobre la efectividad de las sanciones en otros conflictos relacionados con los recursos naturales, los casos de Liberia, Angola y el Congo sí podrían ser representativos de un fenómeno más general. ¿Es una coincidencia que todos los casos de estudio de este libro sean países africanos? No, es evidente que han sido elegidos porque los conflictos relacionados con los recursos naturales están muy extendidos en África. Los conflictos de Sierra Leona, Sudán, Costa de Marfil, Nigeria y Guinea son casos típicos de conflictos relacionados con los recursos naturales y son, de algún modo, comparables entre sí. Sin embargo, países como Camboya o Afganistán también podrían haber sido casos representativos para un estudio sobre la efectividad de las sanciones en los conflictos relacionados con los recursos naturales. Así como este libro no trata sobre África, tampoco lo hace sobre violaciones de derechos humanos, crímenes de guerra u otras atrocidades. Con esto no pretendo decir que los derechos humanos no hayan sido violados en los casos de Liberia, Angola y el Congo. Al contrario, estos conflictos se sitúan entre los más sangrientos y despreciables de la posguerra fría. Tan sólo es necesario echar un vistazo a las fotos de niños de


22

Thomas Kruiper

10 años con manos amputadas sosteniendo rifles AK-47 para hacerse una idea del horror que estos conflictos representaron. Esclavitud, tortura, asesinatos en masa y el reclutamiento de niños soldado han sido una práctica común en los tres conflictos. En el transcurso de 6 días en julio de 2010, 242 mujeres fueron violadas por las fuerzas rebeldes en el este del Congo. Informes más antiguos explican que muchos reclutas son forzados a disparar a su propia familia para asegurar que no volverán a sus pueblos cuando escapen. Aun habiendo mencionado sobre lo que no trata este libro, el lector se habrá percatado de que gran parte de este estudio gira entorno a violaciones de los derechos humanos en los conflictos africanos. Para aquellos lectores que no sean expertos en temas africanistas o de derechos humanos, este libro les aportará gran cantidad de información interesante sobre la historia política de estos países y el transcurso de los conflictos. Los expertos percibirán que los casos de estudio no proporcionan un entendimiento a fondo de los países en cuestión y los conflictos que han vivido. Así pues, el lector debe darse cuenta de que los casos de estudio sirven esencialmente para proporcionar un mejor entendimiento del funcionamiento de las sanciones. Algunas palabras y nombres requieren una previa explicación. Por ejemplo, cuando hablo del Congo, la RDC o el Congo-Kinshasa, siempre me refiero a la República Democrática del Congo, con capital en Kinshasa. No debe confundirse este país con el vecino Congo-Brazzaville, la antigua colonia francesa con capital en Brazzaville. Otro nombre que toma varias formas es el de los Paneles de Expertos de las NNUU. Estos paneles son grupos de expertos designados por la comisión de sanciones de las NNUU para hacer investigaciones de campo sobre la implementación de las sanciones impuestas. Los Grupos de Expertos se componen de hasta 12 individuos expertos en diferentes campos. Algunos serán expertos en armamentística, otros controladores del tráfico aéreo, y otros especialistas en el país y sus políticas. En algunas ocasiones estos grupos serán designados como Grupos de Expertos, mientras que en otras me referiré a ellos como Paneles de Expertos. Las razones de estas variaciones son estéticas, ya que no hay ninguna diferencia entre las diferentes denominaciones.


PRIMERA PARTE

ESTRUCTURA TEÓRICA


Capítulo 1

RECURSOS NATURALES Y CONFLICTO El vínculo existente entre los recursos naturales y los conflictos viene siendo discutido durante años por los académicos, y cada vez parece más evidente. Investigadores, ONG’s e instituciones tales como las NNUU han reconocido la relación directa entre la explotación de los recursos naturales y el estallido de conflictos en varios países. Este capítulo trata sobre la naturaleza de lo que los estudiosos denominan “la maldición de los recursos naturales”. En concreto, se presentarán las nociones teóricas más relevantes de la relación entre los recursos naturales y los conflictos. En la sección 1.1 se desarrollarán algunas teorías generales sobre los supuestos efectos que la dependencia de los recursos naturales genera en los sistemas políticos y económicos. En este punto se hará evidente que “la maldición” se manifiesta más comúnmente bajo condiciones de mala gobernanza. La sección 1.2 ahondará más profundo en la vinculación entre recursos naturales y conflicto. Se tratarán fenómenos tales como las rebeliones y la aparición de señores de la guerra, y se explicará cómo diferentes tipos de recursos pueden inducir distintos modelos de conflicto. Discutiré algunas nociones académicas sobre cómo las guerras relacionadas con los recursos naturales difieren de otros tipos de guerra y cómo la globalización conduce a la criminalización de las economías en algunos conflictos. Aunque con frecuencia hablaremos de guerras civiles, muchos conflictos financiados por diamantes, coltán o petróleo están en el corazón de redes internacionales donde actores legales e ilegales llevan las riendas. Al final del capítulo, el lector tendrá un conocimiento más profundo acerca de los riesgos que conllevan los diferentes tipos de los recursos y las situaciones en qué se producen.

1_9788490860519  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you