Issuu on Google+


EL DELITO DE quebrantamiento de sellos


El delito de quebratamiento de sellos

josé abel flores ramírez

Abogado postulante egresado de la Universidad La Salle Profesor de la Universidad Humanitas y Consejero de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos A.C.

México D.F., 2012


Copyright ® 2012 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito del autor y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch México publicará la pertinente corrección en la página web www. tirant.com (http://www.tirant.com).

Director de la Colección: PABLO HERNÁNDEZ-ROMO VALENCIA Profesor Investigador de la Escuela Libre de Derecho Abogado Postulante

© JOSÉ ABEL FLORES RAMÍREZ

© TIRANT LO BLANCH MÉXICO EDITA: TIRANT LO BLANCH MÉXICO C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia TELFS.: 96/361 00 48 - 50 FAX: 96/369 41 51 Email:tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es DEPÓSITO LEGAL: V I.S.B.N.: 978-84-9004-506-0 IMPRIME: Guada Impresores, S.L. MAQUETA: PMc Media, S.L. Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant. com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant. net/index.php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


índice Abreviaturas...............................................................................

9

Prólogo........................................................................................

11

1. Introducción........................................................................

13

2. Antecedentes Históricos.................................................... 2.1. Código Penal de 1871 (Código Martínez de Castro).... 2.2. Código Penal Federal de 1931....................................... 2.3. El Código Penal para el Distrito Federal de 2002........ 2.4. La Reforma del 29 de enero de 2004 al CPDF.............. 2.5. La Reforma de 4 de junio de 2004 al CPDF.................

15 15 17 19 20 21

3. ¿Necesidad Político Criminal?.......................................... 3.1. ¿Necesidad Político Criminal del Tipo Básico?........... 3.2. ¿Necesidad Político Criminal del Tipo Equiparado?...

25 29 32

4. Tipo Básico de Quebrantamiento de Sellos.................... 4.1. Bien Jurídico................................................................ 4.1.1. La Protección de la Orden del Estado............... 4.1.2. ¿El Sello?............................................................ 4.2. Sujeto Activo y Pasivo.................................................. 4.3. Concepto de «Sello»..................................................... 4.4. El Quebrantamiento.................................................... 4.4.1. ¿Cuándo se quebranta un sello?........................ 4.4.1.1. Quebrantamiento del Sello.................. 4.4.1.2. Quebrantamiento de la Orden Impuesta en el Sello.............................................. 4.5. Orden............................................................................ 4.6. Autoridad Competente................................................. 4.7. Tipo Subjetivo.............................................................. 4.8. Penalidad......................................................................

37 38 41 43 47 48 49 50 51

5. Concursos.............................................................................

63

6. Tipo Equiparado................................................................. 6.1. Tipo Especial Propio: Titular, Propietario o Responsable..............................................................................

69

53 55 57 59 60

70




ÍNDICE

6.2. Construcción de Obra.................................................. 6.3. Anuncio......................................................................... 6.4. Establecimiento Mercantil.......................................... 6.5. Estado de Clausura...................................................... 6.6. Explote Comercialmente............................................. 6.7. Realice o Promueva Actos de Comercio..................... 6.8. Construcción................................................................ 6.9. Prestación de un Servicio............................................ 6.10. Aún cuando los sellos permanezcan Incólumes......... 6.11. Penalidad......................................................................

72 72 73 74 75 75 78 78 78 79

7. Tipo Privilegiado................................................................. 7.1. Tipo especial propio: Titular o Propietario.................. 7.2. Penalidad........................................................................

81 83 83

8. Reflexiones Conclusivas......................................................

85

Bibliografía................................................................................

91


Abreviaturas ALDF Asamblea Legislativa del Distrito Federal CONAGUA Comisión Nacional del Agua CP Código Penal CPEUM Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos CPF Código Penal Federal CPDF Código Penal para el Distrito Federal CPPDF Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal CFPP Código Federal de Procedimientos Penales DF Distrito Federal DLE Diccionario de la Lengua Española NCP Nuevo Código Penal NCPDF Nuevo Código Penal para el Distrito Federal PAN Partido Acción Nacional PGR Procuraduría General de la República PRD Partido de la Revolución Democrática PRI Partido Revolucionario Institucional PROFECO Procuraduría Federal del Consumidor SAGARPA Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación SAT Sistema de Administración Tributaria SHCP Secretaría de Hacienda y Crédito Público UNAM Universidad Nacional Autónoma de México


Prólogo El delito de quebrantamiento de sellos es un injusto que muy poca gente conoce y que para los estudiosos del Derecho penal generalmente es desconocido. Respecto del mismo, la bibliografía nacional es mínima, existiendo únicamente los breves comentarios al Código Penal. Era necesaria una monografía como la que ahora se prologa en donde se aborda con profundidad el estudio de este delito. El lector verificará al adentrarse en el mismo las razones por las cuales lo recomendable es que se derogue el delito en comento. Como se encuentra redactado el delito de quebrantamiento de sellos, previsto en el artículo 286 del Código Penal para el Distrito Federal, se observan claras violaciones a los límites del Ius puniendi; se castiga a cualquier persona por el simple hecho de quebrar un sello, no se exige ningún otro elemento, y por realizar este hecho se le impone una pena de prisión que va de dos a siete años, amén de la multa. Esto es, para el legislador del Distrito Federal, es más grave la simple ruptura de un sello, aun y cuando se respete la decisión de la autoridad, que la falsificación de un documento público; así se observa, ya que la pena para el que falsifica un documento público es de prisión de tres a seis años, así como la respectiva multa, tal como se puede observar en el artículo 339 del Código Penal para el Distrito Federal. Como demuestra el especialista, José Abel Flores, respecto del delito de quebrantamiento de sellos no existe necesidad político-criminal; para que sea más sencillo el estudio del injusto, el autor divide en dos apartados distintos la reflexión acerca de la necesidad político-criminal, uno por lo que hace al tipo básico y otro por lo que hace al tipo equiparado; de esta forma el lector podrá observar que si bien son conductas distintas, ninguna de las dos debería de existir. Cuando habla sobre el bien jurídico, elemento indispensable del delito, analiza las posturas que se han suscitado y aporta las razones por las que desde su punto de vista no son sostenibles, dando el autor su opinión, y explicando por qué razón llega a esa conclusión. La conclusión es sencilla, como toda la obra; no existe bien jurídico penal en este injusto por lo que hace al


12

pablo hernández-romo valencia

tipo básico, y respecto del equiparado, ya existe otro tipo penal que castiga esa misma conducta. Al hacer el estudio de cada uno de los elementos del delito, José Abel demuestra su conocimiento de los fundamentos del Derecho penal; no solo hace mención al significado de cada una de las palabras y el alcance que se le pueden dar a las mismas; llega a la raíz del problema y demuestra cuáles son las razones por las que se viola la garantía constitucional de intervención mínima en el tipo, así como el principio de taxatividad, razón por la cual el tipo deviene inconstitucional. El autor concluye que el tipo penal debe de ser derogado, por varias razones, mismas que ya se comentaron, pero además demuestra cómo la conducta, objeto del estudio, se encuentra sancionada en otro tipo penal, que además establece una pena menor; violándose de esta forma otras garantías constitucionales, en este caso la de bis in idem sustantivo y la de proporcionalidad. En pocas palabras, estamos ante un libro en donde el autor analiza las posturas que se han sustentado desde la creación del tipo hasta la fecha, haciendo las críticas correspondientes, y siempre dando su punto de vista. Las aportaciones del mismo son dignas de reflexión no solo por parte del estudioso del derecho, sino también de quien aplica la ley y quien la crea. El lenguaje que se utiliza a lo largo del trabajo es sencillo, como siempre debe de ser el Derecho, signo que demuestra la madurez del autor, y en donde se acredita el gran esfuerzo personal que realizó para la culminación de la obra que el lector tiene en sus manos. No cabe la menor duda que nos encontramos ante un joven valor del derecho Penal. México D.F., junio de 2011. PABLO HERNÁNDEZ-ROMO VALENCIA Profesor de Derecho procesal penal Constitucional de la Escuela Libre de Derecho. Investigador de la Escuela Libre de Derecho.


1. Introducción Todo tipo penal en la legislación mexicana debe tener una razón legalmente justificada de su existencia; y en este sentido, nuestro Sistema de Justicia Penal se jacta de tener un Derecho Penal moderno; es por tanto que todo tipo penal, es decir, toda descripción de conductas delictivas que se encuentren tanto en los Códigos Penales o en Leyes Especiales deben por lo propio, respetar los límites que el mismo Derecho Penal se ha impuesto a sí mismo, y en caso contrario, si dichas conductas señaladas por el legislador como delictivas sobrepasan estos límites o principios, nuestro Sistema de Justicia Penal sería un sistema represor, injusto, autoritario y contrario al Estado de Derecho. En este mismo orden de ideas y de acuerdo a la investigación que realizo en la presente obra, todas estas ideas tienen que ver con el tipo penal de «quebrantamiento de sellos»; pues como en el cuerpo de este documento se expondrá, considero que el legislador se ha equivocado en la redacción del delito en comento, y ha generado tal discusión y confusión que en un primer momento no queda adecuadamente clarificado cuál es el bien jurídico tutelado que se debe proteger, y no sólo esto, sino que también pareciere que los fines y principios que rigen al Derecho Penal se han trastocado, dando vida a un tipo penal que carece de necesidad político criminal que justifique su existencia. Por otro lado es verdad que en la actualidad, y sobre todo en la realidad en la que se encuentra la Ciudad de México, las autoridades administrativas en el Distrito Federal, y sobre todo las dieciséis Delegaciones Políticas, se han visto en la necesidad de hacer más uso de la colocación de sellos, mismos que indican determinada resolución administrativa, es decir, ubicando a través de los sellos a los inmuebles en los cuales los propietarios han incumplido con alguna disposición administrativa. Ahora bien, debo cuestionarme si es necesario el tipo de quebrantamiento de sellos, y de ser así, establecer adecuadamente cuál es el bien jurídico que se debe proteger, ya que en caso de no haber bien jurídico que proteger, dicha disposición se debería de derogar del CPDF.


14

JOSÉ ABEL FLORES RAMÍREZ

En este sentido es menester señalar que la sociedad mexicana no necesita de más delitos para que se acaten las leyes; esto es, no podemos los mexicanos dejar al arbitrio del legislador en el Distrito Federal la creación de nuevos tipos penales, y no debemos ser indiferentes ante la creciente tendencia de acrecentar la norma penal, pues la misma sociedad será victima de grandes injusticias, hasta llegar a los absurdos de quitar la libertad a un individuo por no respetar la integridad de un sello colocado por la autoridad pública. En este sentido es necesario señalar que la presente obra trata sobre el tipo penal de quebrantamiento de sellos y tiene como primer objetivo establecer si dicho tipo penal es política y criminológicamente necesario para la preservación del orden social, y en un segundo momento determinar si dicho tipo penal protege verdaderamente un bien jurídico que merezca la tutela mediante el Derecho Penal, y en caso de no necesitar dicha tutela penal, la sociedad estaría siendo victima de un tipo penal respecto del cual los individuos llegarían a las prisiones por realizar conductas poco relevantes para el derecho punitivo.


2. Antecedentes Históricos El delito de quebrantamiento de sellos en nuestro país tiene una gran historia, toda vez que desde el primer CPF que tuvo vigencia en nuestro país, mismo que fue promulgado por el Presidente Benito Juárez, el delito de quebrantamiento de sellos ha tenido siempre en nuestra legislación mexicana un lugar en los códigos punitivos hasta la fecha, desde la legislación federal hasta las locales.

2.1. Código Penal de 1871 (Código Martínez de Castro) El primer Código Punitivo para el DF en el que encontramos establecido el tipo penal de quebrantamiento de sellos, lo hayamos en el CP de 1871, conocido como el Código Martínez de Castro, conducta delictiva que se establecía dentro de los artículos del 887° al 891° de dicho código, estos rezaban: 



Desde el momento en que México se independizó de España, su principal preocupación fue la de poder contar con una Constitución propia, y una vez que se elaboró una Constitución, surgió el interés por la elaboración de las leyes penales; es por tanto que se elaboraron diferentes proyectos a nivel federal para contar con un Código Penal, como el Proyecto del Código Criminal de 1851 y 1852 y el Proyecto de Código Penal de Maximiliano de Habsburgo de 1865; pero no fue sino hasta 1872 que la Federación promulgó su primer Código Penal Federal de 1871. Destacando que fue el Código Penal de Veracruz de 1835 el primero en la vida independiente de nuestro país. DÍAZ - ARANDA, Enrique: Derecho Penal. Parte General, p. 14 y ss.; GONZÁLEZ DE LA VEGA, Francisco: Código Penal Comentado, p. XX. HERNÁNDEZ LÓPEZ, Aarón: Código Penal de 1871, p. XXI.; DELGADO CARRILLO, Fortino: Régimen Penal Federal y para el Distrito Federal, pp. 1, 2.; GONZÁLEZ DE LA VEGA, Francisco: El Código Penal Comentado, pp. XX, XIX. Durante y después de consumado el Movimiento de Independencia en México, las leyes penales que seguían rigiendo en nuestro país eran diversas leyes aisladas españolas, mismas que determinaban algunos delitos así como sus penas, sin lograr una unidad legislativa. Dentro de estas leyes podemos destacar las compilaciones españolas, entre las cuales, las más importantes fueron Las Siete Partidas, La Nueva y la Novísima Recopilación de Leyes, El Fuero Real, El Ordenamiento de Alcalá, Las Leyes de Toro, Las Ordenanzas de Bilbao y otras. Derivado de de la inexistencia de un Código Penal en México, a finales del siglo XIX, la realidad en se encontraba la República


16

JOSÉ ABEL FLORES RAMÍREZ «Artículo 887. El que quebrante los sellos puestos por orden de la autoridad pública; será castigado con la pena de tres años de prisión, si el delincuente fuera la persona encargada de su custodia, o el funcionario público que mandó a ponerlos. Faltando esta circunstancia, la pena será de dos años de prisión. Artículo 888. Si los sellos se quebrantaren por negligencia del encargado de su custodia, sufrirá éste de uno a seis meses de arresto. Artículo 889. Cuando el quebrantamiento se ejecute en sellos puestos sobre papeles, o efectos de una persona contra quien se procederá por un delito que tenga señalada la pena capital, o doce años de prisión se aumentarán en un tercio las penas señaladas en los dos artículos que preceden. Artículo 890. Cuando el quebrantamiento de sellos se ejecute con violencia física o moral en la personas, se aumentarán dos años de prisión a las penas señaladas en los artículos anteriores. Artículo 891. Cuando de común acuerdo quebranten las partes interesadas en un negocio civil, los sellos puestos por la autoridad pública; sufrirá una multa de 20 a 200 pesos».

En esta época de la historia de México, uno de los pocos abogados que realizó un estudio sobre el delito de quebrantamiento de sellos, fue Demetrio Sodi, el cual establecía que el quebranto a los sellos puestos por la autoridad pública, podía tener lugar por los particulares o por los encargados de su custodia; que dicho delito se lograba también intencionalmente o por medio de la negligencia, que lo convertía en un delito de culpa. Por otra parte, hubo otros autores que hicieron un estudio sobre el CP de Martínez de Castro, pero desafortuna-

 

Mexicana hizo necesario la urgente tarea de tener todas las normas penales unificadas en un código. Es por tanto que el Presidente Benito Juárez, después de la intervención francesa organizó su gobierno y nombró al Licenciando Antonio Martínez de Castro, notable jurista, para que presidiera la Comisión Redactora del Primer Código Penal Federal para toda la República y común para el Distrito Federal y Territorios Federales. Es por tanto que Antonio Martínez de Castro y sus colaboradores emprendieron la tarea de realizar el primer Código Penal Federal, y para esto, derivado de la influencia jurídica española que se mantenía sobre nuestra Nación, esta Comisión se inspiró en el Código Penal Español de 1870, mismo que se encuentra influenciado por el Código de Napoleón. Los trabajos de redacción de este primer Código Penal se iniciaron el 6 de octubre de 1862 y el proyecto final se presentó el 15 de marzo de 1870, promulgando así el 7 de diciembre de 1870 el primer Código Penal para el Distrito Federal y Territorio de Baja California sobre Delitos del Fuero Común y para toda la República sobre Delitos contra la Federación. HERNÁNDEZ LÓPEZ, Aarón: Código Penal de 1871, p. 238. SODI, Demetrio: Nuestra Ley Penal, p. 518.


EL DELITO DE QUEBRANTAMIENTO DE SELLOS

17

damente no realizaron ningún comentario ni estudio sobre el tipo penal de quebrantamiento de sellos.

2.2. Código Penal Federal de 1931 El siguiente antecedente histórico que encontramos lo hayamos en el CPF, toda vez que fue hasta el año de 2002 en que la Ciudad de México tuvo un NCP exclusivo independiente al CPF; es decir, si bien el DF tenía un CP anterior al que se publicó en el 2002, lo cierto es que era el mismo CPF que se había publicado desde el año de 1931, en el cual también se estableció el delito de quebrantamiento de sellos. El CPF sigue siendo el mismo ordenamiento que se publicó en 16 de septiembre de 1931, y desde entonces hasta estos momentos en su artículo 187 se establece el tipo penal de quebrantamiento de sellos. El CP de 1931 en sus artículos 187 y 188, establece: «Artículo 187. Al que quebrante los sellos puestos por orden de la autoridad competente se le aplicarán de uno a cuatro años de prisión y multa de cincuenta a doscientos días multa. Artículo 188. Cuando de común acuerdo, quebrantaren los partes interesadas en un negocio civil los sellos puestos por la autoridad pública, pagarán una multa de veinte a doscientos pesos».





DÍAZ - ARANDA, Enrique: Derecho Penal. Parte General, p. 14. PODER LEGISLATIVO FEDERAL: El Código Penal y sus Reformas, anotado y concordado con las leyes vigentes en la materia, p. VI. MANCERA ESPINOSA, Miguel Ángel: «Quebrantamiento de Sellos», pp. 172, 173. El delito de quebrantamiento de sellos, tiene una historia que contar en torno a las diferentes reformas que ha sufrido, las que en general se orientaron en relación con la punibilidad que prevé, esto en virtud de que hasta antes del año 1994, la pena era privativa de libertad; sin embargo, en 1993 se planteó una reforma que al entrar en vigor en 1994, estableció una pena de 30 a 180 jornadas de trabajo a favor de la comunidad, lo que por supuesto trajo consigo las repercusiones que a tales consecuencias jurídicas les corresponden en el rubro de la prisión preventiva y el dictado de las órdenes de captura, esta forma de sancionar el quebrantamiento de sellos estuvo vigente hasta el año de 1999 cuando de nueva cuenta se consideró que con la pena prevista no se cumplía con la prevención general en forma alguna, así fue como el legislador planteó para este nuevo código una pena de 1 a 4 años de prisión y multa de 50 a 200 días. Finalmente, en la reforma del 29 de enero de 2004 la pena quedo establecida como actualmente la conocemos.


18

JOSÉ ABEL FLORES RAMÍREZ

El CPF de 1931, que hasta la fecha sigue vigente, y ha sido estudiado y analizado por diversos autores, que en suma podemos decir que la doctrina dominante en ese momento establecía lo siguiente: 1) El tipo penal de quebrantamiento de sellos es un delito doloso. 2) Los sellos a los que se refiere este precepto, son las marcas o señales que en distintas formas fijan las autoridades para asegurar la inviolabilidad de ciertas cosas, muebles o inmuebles. 3) El quebrantar, en el sentido empleado por la ley, es una acción de violar, remover, romper, destruir, etc., un sello, el cual es una tira de papel o de cualquier material idóneo pegada al objeto que se trata de asegurar o de identificar, pero aunque los particulares puedan poner distintas especies de marcas, su violación o deterioro no constituye el delito tipificado en este artículo10. Por otro lado, durante este período, también se modernizaron varios Códigos Penales de los Estados que conforman la República Mexicana, tomando como base de su legislación punitiva el CPF, y derivado de esta influencia los Estados tipificaron el delito de quebrantamiento de sellos prácticamente igual al CPF11.





 10

11

CARRANCÁ Y TRUJILLO, Raúl: Código Penal Anotado, p. 437.; DÍAZ DE LEÓN, Marco Antonio: Código Penal para el Distrito Federal Comentado, p. 494.; JIMÉNEZ HUERTA, Mariano: Tomo II, p. 371.; GONZÁLEZ DE LA VEGA, Francisco: Código Penal Comentado, p. 276. MILLÁN, Róman R.: Código Penal para el Distrito Federal y Territorios Federales en el orden común y Federal para toda la República, Anotado y Comentado, p. 56.; MUÑOZ, Luis: Comentarios al Código Penal para el Distrito Federal y Territorios Federales, p. 89. CARRANCÁ Y TRUJILLO, Raúl: Código Penal Anotado, p. 437. GONZÁLEZ DE LA VEGA, René: Comentarios al Código Penal, pp. 252, 253.; JIMÉNEZ HUERTA, Mariano: Tomo II, p. 371.; DÍAZ DE LEÓN, Marco Antonio: Código Penal para el Distrito Federal Comentado, p. 516. ROMAN LUEGO, Fernando: Comentarios al Código Penal del Estado de Veracruz - Llave, p. 156. Para el efecto de quebrantar los sellos puestos por orden de la autoridad, el quebrantamiento constituye un desacato.


EL DELITO DE QUEBRANTAMIENTO DE SELLOS

19

2.3. El Código Penal para el Distrito Federal de 2002 Como tercer antecedente tenemos al NCPDF del año de 200212, mismo que establece en su artículo 286° el tipo penal de quebrantamiento de sellos, señalado en el Diario de Debates del órgano legislativo del DF, en donde sin mayor justificación se fundaba el capítulo de los delitos que tienen como objeto proteger el Servicio Público, instaurando así el Título Décimo Noveno innominado, «Delitos contra el Servicio Público cometidos por particulares», que se integra con Siete Capítulos, así se prevé distinguir las conductas de promoción, intermediación o tramitación de conductas contra el servicio público, integrándose aquellos capítulos que en la anterior legislación se encontraban dispersos en diversos apartados que no corresponden con la esencia y fin de este tipo de ilícitos; así este Título contiene los capítulos de «Promoción de conductas ilícitas», «Desobediencia y Resistencia de Particulares», «Oposición a que se ejecute alguna obra pública», «Quebrantamiento de Sellos», «Ultrajes a la autoridad» y «Ejercicio indebido del propio derecho»13. Estableciendo en el artículo 826° lo siguiente: «Artículo 286. Al que quebrante los sellos puestos por orden de una autoridad competente, se le impondrán de dos a siete años de prisión y de cien a quinientos días multa».

Como podemos observar, el tipo penal de quebrantamiento de sellos en un primer momento permaneció idénticamente

12

13

ALDF: Núm. 17, 2002, pp. 100, 101. El día 30 de Abril de 2002, en que se discutió y aprobó en la ALDF el que ahora es el CPDF, que en primera instancia se llamó el NCPDF, para lo cual en la Sesión de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia de la ALDF, celebrada el día 20 de diciembre de 2000, se aprobó a un grupo multidisciplinario de especialistas en materia penal, para que realizará un documento ordenado en forma de compulsa de las tres iniciativas que presentaron los Partidos Políticos del PRI, PRD, y PAN, en razón de existir la necesidad de un nuevo CPDF orientado a buscar modelos normativos capaces de corregir las limitaciones de las instituciones jurídicas vigentes y adecuarlas a las condiciones sociales, económicas, culturales, políticas que prevalecen. ALDF: Num. 17, 2002, p. 113.


1_9788490045060