Issuu on Google+


CONSTRUYENDO SOCIEDADES MULTICULTURALES Espacio público y derechos

(eds.)

María José Añón Roig Ángeles Solanes Corella Autores

Javier de Lucas Martín María José Añón Roig María Ángeles Cea D’Ancona Yolanda García Ruiz Encarnación La Spina Letizia Mancini Albert Mora Castro Amelia Petit Pérez Eduardo J. Ruiz Vieytez Inmaculada Serra Yoldi / Rajae El Khamsi Ángeles Solanes Corella

Valencia, 2011


Copyright © 2011 Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y del editor. En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant. com (http://www.tirant.com).

© MARÍA JOSÉ AÑÓN ROIG ÁNGELES SOLANES CORELLA

© tirant lo blanch edita: tirant lo blanch C/ Artes Gráficas, 14 - 46010 - Valencia telfs.: 96/361 00 48 - 50 fax: 96/369 41 51 Email: tlb@tirant.com http://www.tirant.com Librería virtual: http://www.tirant.es i.s.b.n.: 978-84-9004-418-6 MAQUETA: pmc Media

Si tiene alguna queja o sugerencia envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no ser atendida su sugerencia por favor lea en www.tirant.net/index. php/empresa/politicas-de-empresa nuestro Procedimiento de quejas.


Índice

Presentación........................................................................................... María José Añón Ángeles Solanes

13

El mito de la interculturalidad Javier de Lucas Institut de Drets Humans Universitat de València 1. Introducción: hablar de diálogo intercultural e inmigración, hoy. 2. Sobre los presupuestos y alcance del proyecto intercultural......... 3. Evocando a Beck. Una categoría zombi: La ciudadanía apolítica, abstracta........................................................................................... 4. El campo de juego de la ciudadanía............................................... 5. La vieja disputa: la igualdad............................................................ 6. Bibliografía.......................................................................................

17 19 26 30 34 40

Nuevas minorías y diversidad cultural Eduardo J. Ruiz Vieytez Instituto de Derechos Humanos Universidad de Deusto 1. Introducción..................................................................................... 2. Contexto sociopolítico y discursivo................................................. 3. Nuevas minorías............................................................................... 4. Diversidad cultural........................................................................... 5. Los derechos humanos como instrumentos de gestión de la diversidad.................................................................................................. 5.1. Derechos humanos entre cultura e identidad......................... 5.2. Derechos, diferencias y participación..................................... 6. Conclusión........................................................................................ 7. Bibliografía.......................................................................................

43 44 49 56 65 65 73 79 80


Índice

8 Diversidad cultural y espacio público: respuestas en clave de igualdad María José Añón Roig Institut de Drets Humans Universitat de València 1. El lugar del multiculturalismo entre las cuestiones de legitimidad................................................................................................... 2. Multiculturalismo y constitución: un derecho constitucional para la integración.................................................................................... 3. Integración en varias claves............................................................. 4. Una vuelta a las políticas multiculturales a través del principio de no discriminación............................................................................ 5. Bibliografía.......................................................................................

83 88 95 110 122

Símbolos religiosos y conflictos en las sociedades multiculturales Letizia Mancini Università degli Studi di Milano 1. Símbolos, conflictos, derechos........................................................ 2. Los significados de los símbolos y de los conflictos sobre los símbolos.................................................................................................. 3. Uso y exposición de los símbolos religiosos en la escuela pública. 4. Sobre el principio de laicidad del Estado....................................... 5. Bibliografía.......................................................................................

127 130 134 141 143

Prácticas culturales, símbolos religiosos y espacio público: entre la prohibición, la anuencia y la no intervención legal Ángeles Solanes Corella Institut de Drets Humans Universitat de València 1. Gestionando la diferencia: el papel del Derecho en las sociedades multiculturales................................................................................. 2. Prácticas culturales y prohibición jurídica..................................... 2.1. Las mutilaciones genitales femeninas..................................... 2.2. El matrimonio poligámico....................................................... 3. Otros conflictos entre la prohibición y la no regulación jurídica.. 3.1. El velo integral islámico: el burka y el niqab.......................... 3.2. Velo islámico: hiyab.................................................................

145 148 149 154 161 161 168


Índice 3.3. Elementos religiosos en las aulas............................................ 4. ¿Qué puede hacer el Derecho?........................................................ 5. Bibliografía.......................................................................................

9 172 176 182

Símbolos religiosos en espacios públicos: una aproximación jurisprudencial Yolanda García Ruiz Derecho Eclesiástico del Estado Universitat de València 1. Introducción..................................................................................... 2. Símbolos religiosos estáticos........................................................... 2.1. Espacio educativo público....................................................... 2.1.1. El caso Lautsi vs. Italia ante el TEDH......................... 2.1.2. Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, de 14 de diciembre de 2009: el caso del Colegio Público Macías Picavea................................................ 2.2. Ayuntamientos y dependencias municipales.......................... 3. Símbolos personales religiosos y/o culturales: breve referencia a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos... 4. Conclusión........................................................................................ 5. Bibliografía.......................................................................................

185 186 189 189 193 197 200 205 206

Racismo, xenofobia y conflicto: un análisis de la situación en España Mª Ángeles Cea D’Ancona Grupo de Estudios sobre Migraciones Internacionales Universidad Complutense de Madrid 1. Evolución de las actitudes ante la inmigración.............................. 2. Exteriorización del rechazo a la inmigración................................. 3. Coadyuvantes en la génesis y el desarrollo del racismo y la xenofobia.................................................................................................. 4. El reflejo de los factores de xenofobia en las encuestas................. 5. Introspección cualitativa en la explicación del racismo y la xenofobia.................................................................................................. 6. Epítome............................................................................................. 7. Bibliografía.......................................................................................

212 215 217 227 237 242 243


10

Índice

La participación social y política como instrumento de integración: una aproximación al asociacionismo inmigrante en España y en la comunidad valenciana Albert Mora Castro Universitat de València 1. La integración de la población inmigrante: un proyecto político. 2. La participación social y política: ciudadanía, sufragio y otras vías de participación................................................................................ 3. Las asociaciones de inmigrantes como vías de participación política: cooptación, dependencia económica y crisis de representatividad..................................................................................... 4. Las asociaciones de inmigrantes en la Comunidad Valenciana: entre la participación política, la prestación de servicios y el clientelismo............................................................................................... 5. Epílogo.............................................................................................. 6. Bibliografía.......................................................................................

250 255 261 267 273 274

El empoderamiento de las mujeres y la cultura de la paz: instrumentos para la defensa de los derechos humanos Amelia Petit Pérez Universitat de València 1. Las mujeres y los menores, las principales víctimas de la violencia...................................................................................................... 2. Algunos instrumentos utilizados para aplicar la violencia............ 2.1. La inmigración como problema.............................................. 2.2. El uso del miedo....................................................................... 3. Desenmascarar la violencia............................................................. 3.1. Primer paso: diagnosticar, re-conocer y aprender a positivizar los conflictos............................................................................. 3.2. Primer derecho: derecho a tener una vida libre de violencia a través de una cultura de paz................................................. 3.3. El empoderamiento como proceso de superación de la dominación masculina..................................................................... 4. Bibliografía.......................................................................................

278 286 286 288 291 291 294 298 305


11

Índice

La invisibilidad de las familias multiculturales en la normativa de extranjería española Encarnación La Spina Institut de Drets Humans Universitat de València 1. Reagrupación familiar: ¿familias migrantes versus multiculturales?..................................................................................................... 1.1. La articulación normativa del bagaje cultural de la familia en inmigración............................................................................... 1.2. La interpretación jurisprudencial de los aspectos culturales en las familias migrantes case by case..................................... 2. Considerandos sobre la acomodación de las familias multiculturales en la normativa de extranjería española......................................... 3. A modo de conclusión...................................................................... 4. Bibliografía.......................................................................................

312 313 322 326 333 334

Mujeres inmigrantes magrebíes: nuevos perfiles, nuevas identidades Inmaculada Serra Yoldi Rajae El Khamsi Universitat de València 1. Presentación..................................................................................... 2. La cuantificación del colectivo asentado actualmente en España. 3. Entre dos culturas: las experiencias y esperanzas de las mujeres inmigrantes magrebíes..................................................................... 3.1. Decisión de emigrar y redes de inmigración.......................... 3.2. Regularización de la estancia.................................................. 3.3. Empleo y estudios.................................................................... 3.4. Sociabilidad.............................................................................. 3.5. Prácticas culturales.................................................................. 3.5.1. La lengua como medio de integración......................... 3.5.2. Indumentaria................................................................. 3.6. Prácticas religiosas y cultura doméstica................................. 3.6.1. Prácticas religiosas........................................................ 3.6.2. Fiestas tradicionales y gastronomía............................. 3.6.3. Roles en el hogar........................................................... 3.7. El desafío de una sociedad intercultural: la identidad........... 3.7.1. Modo de reflexión final................................................. 4. Bibliografía.......................................................................................

339 342 346 348 351 353 356 358 358 360 366 366 368 370 372 376 380


Presentación María José Añón Ángeles Solanes

La realidad cada vez más multicultural de las sociedades europeas contemporáneas impone la búsqueda de respuestas acordes con el constitucionalismo democrático, que, por otra parte, se ha de ver transformado en un sentido más plural. La cuestión sobre si y en qué medida los estados han de tener en cuenta el hecho social de la multiculturalidad es una cuestión compleja y controvertida. Las políticas multiculturales, especialmente en aquellos aspectos relacionados con los derechos de las minorías han recibido un tratamiento exhaustivo. Sin embargo, la articulación de una teoría general sobre el multiculturalismo desde el punto de vista jurídico y, sobre todo, su proyección o su adecuación al desarrollo de respuestas ante casos concretos, aún está en construcción. Este libro tiene precisamente este doble propósito, profundizar en un marco teórico-jurídico que sea capaz de proporcionar un enfoque adecuado en el ámbito normativo y conceptual, como de contribuir a desarrollar el tipo de razonamiento oportuno para proporcionar respuestas ante un supuesto conflictivo determinado. Las situaciones concretas a las que corresponde dar una respuesta sobrepasan, sin embargo, su propio ámbito al hacer de esa búsqueda de soluciones un momento propicio para alcanzar formas de gestionar la diversidad cultural en modelos democráticoconstitucionales coherentes con la teoría de los derechos humanos. Cabe preguntarse, en este sentido, si todo ello obliga a transformar o afecta y hasta qué punto a los propios postulados de los modelos constitucionales, también a la pertinencia de cuestionarse si se puede hablar de una jurisprudencia multicultural. Este volumen se ordena en torno a cuatro polos temáticos. El primero de ellos responde a perspectivas más teóricas referidas a los pilares sobre los que se asientan los debates sobre la multiculturalidad en la ámbito jurídico, incluida la revisión de


14

Presentación

los propios conceptos al uso como son los de multiculturalidad, multiculturalismo e interculturalidad. Javier de Lucas disecciona y denuncia en El mito de la interculturalidad aquellos argumentos que han sido utilizados para caricaturizar y simplificar la diversidad cultural, restar relevancia a la necesidad de ofrecer respuestas jurídico-políticas y cortocircuitar así la proyección de los derechos humanos en el pluralismo cultural. Eduardo J. Ruiz Vieytez aborda otra de las grandes cuestiones relativa a los sujetos y a los procesos de transformación que les afectan. Nuevas minorías y diversidad cultural nos sitúa en el contexto de sociedades multiculturales afectadas con distintas intensidades por variables en su construcción identitaria. María José Añón examina la evolución de las respuestas a la diversidad cultural desde dos modelos de integración que se encuentran en desarrollo en las sociedades europeas y que son examinados desde las exigencias de la igualdad. El segundo eje se centra en la libertad religiosa, en el pluralismo religioso que surge de las exigencias de la libertad religiosa como derecho fundamental por un modelo constitucional. La contribución de Letizia Mancini Símbolos religiosos y conflictos en las sociedades multiculturales pone las bases de esta reflexión. Las decisiones sobre la articulación de este pluralismo constitutivo en el contexto de un modelo democrático-constitucional exige lo que podemos denominar un uso público de la razón sobre el que se reflexiona en la aportación de Ángeles Solanes Prácticas culturales, símbolos religiosos y espacio público: entre la prohibición, la anuencia y la no intervención legal. La pregunta por el tipo de razones que se puede alegar legítimamente en el espacio público y que pueden ser la base para la resolución de casos relativos a la utilización de símbolos religiosos en la escuela y otros espacios públicos, por ejemplo, y el razonamiento de los jueces como espacio propio de la razón pública también encuentra un tratamiento en el capítulo de Yolanda García Ruiz titulado Símbolos religiosos en espacios públicos: una aproximación jurisprudencial. Las tres autoras ofrecen argumentos para comprender que las razones políticas y las convicciones morales, éticas y religiosas profundas pueden estar relacionadas de diferentes formas y pueden


María José Añón - Ángeles Solanes

15

ser introducidas en el debate a partir de una serie de principios básicos que constituyen las razones más relevantes en el debate público, desde la premisa de que todo lo que tiene validez se tiene que justificar públicamente y que la delimitación democrática de los espacios privados y públicos de la vida en común es una cuestión que solo es posible solventar a través de una discusión pública abierta. El tercero de los núcleos temáticos de este volumen gira en torno a la integración de las personas y grupos en sociedades multiculturales desde una perspectiva centralmente sociológica. El concepto de integración en sí mismo es un concepto cargado de ambigüedad que puede ser examinado desde diversas perspectivas y, coherentemente con ellas, se atiende a sus distintos efectos. María Ángeles Cea D’Ancona lo hace atendiendo a la evolución de la xenofobia en Racismo, xenofobia y conflicto: un análisis de la situación en España. En este capítulo examina la opinión de la sociedad acerca de la diversidad cultural y la inmigración. El estudio muestra la perseverancia de los tópicos discursivos en la sociedad actual y las propuestas encaminadas a combatir los principales tópicos y nudos discursivos con respecto a la inmigración. Albert Mora Castro, por su parte, analiza cómo determinadas políticas de integración centradas en el rol de los actores institucionales y sociales —en general en el capital humano— y en el fomento del asociacionismo pueden ser una respuesta ante los efectos negativos producidos por la evolución social, económica y cultural actual en La participación social y política como instrumento de integración: una aproximación al asociacionismo inmigrante en la Comunidad Valenciana. El último de los centros temáticos de interés de este volumen aborda la gestión de la diversidad cultural desde la perspectiva de género. Derechos humanos y multiculturalidad son dos vertientes que permiten aproximarse a la posición de las mujeres, comprender los factores que inciden en el acceso y disfrute de sus derechos, captar la discriminación múltiple que condiciona sus vidas y proponer algunas vías de solución. Como hace Amelia Petit Pérez en El empoderamiento de las mujeres y la cultura de la paz: instrumentos para la defensa de los Derechos Humanos y también Inmaculada


16

Presentación

Serra Yoldi y Rjae El Khamsi en el capítulo Mujeres inmigrantes magrebíes: nuevos perfiles, nuevas identidades. En este apartado del volumen contamos también con un estudio que profundiza en uno de los vectores de la invisibilidad de la discriminación que han sido, hasta ahora, menos tratado; la reagrupación familiar como institución especialmente sensible para la integración y la cohesión social y como proceso en el que confluyen las mayores insuficiencias de reconocimiento de la diversidad y unos niveles elevados de vulnerabilidad. Encarnación La Spina aborda esta cuestión en La invisibilidad de las familias multiculturales en la normativa de extranjería española. El contenido de este volumen fue objeto de debate en el foro que sobre Multiculturalidad, Derechos Humanos y gestión de la diversidad tuvo lugar en el Instituto de Derechos Humanos de la Universitat de València los días 27, 28 y 29 de octubre de 2010. Un seminario académico que permitió examinar y profundizar en el contenido de cada una de las aportaciones que ahora presentamos y que estaba enmarcado en el proyecto de investigación sobre Inmigración, integración y políticas públicas: garantías de los derechos y su evaluación, del programa nacional de proyectos de investigación fundamental del VI plan nacional de investigación científica, desarrollo e innovación de la secretaría de estado de universidades y de investigación (DER2009-10869). La publicación de este libro, por otra parte, se realiza a través de una ayuda de la dirección general de política científica de la Generalitat Valenciana (GVA ORG 2010-199) para el fomento de la investigación científica y el desarrollo tecnológico. Con este trabajo se intenta, en definitiva, insistir y sensibilizar al lector sobre la importancia del debate acerca de la construcción atenta y constante de sociedades marcadas por la diversidad cultural, desde una perspectiva crítica asentada en argumentos socio-jurídicos sólidos y respetuosa con los derechos humanos. Valencia, mayo 2011


El mito de la interculturalidad Javier de Lucas Institut de Drets Humans Universitat de València

1. Introducción: hablar de diálogo intercultural e inmigración, hoy Es difícil dejar de reconocer que son tiempos difíciles para hablar de migración y diálogo intercultural. Lo son porque la omnipresencia de la crisis y la frivolidad con la que se evoca para justificar cualquier medida de carácter reductivo en los derechos de los más vulnerables ha propiciado un planteamiento tan simplista como eficaz, que estigmatiza la inmigración. En efecto, con la excusa de la crisis se adjudica ahora a los inmigrantes la responsabilidad de las dificultades en la distribución de bienes primarios —trabajo, servicios sociales— y se les presenta como “prescindibles”. Se ha hecho posible así el argumento no solo ralamente pragmático, sino propio del más burdo planteamiento xenófobo de la “preferencia nacional”, que sugiere que los inmigrantes —que ya eran invisibles— deben desaparecer porque están de más en tiempos de dificultad. Justamente por eso creo que esa situación es el mejor argumento acerca de la necesidad de oponer ideas, propuestas y buenas razones frente al pragmatismo de la peor índole que se nos impone. Y es ahí donde a mi juicio hay que centrarse para hablar de interculturalidad en relación con la inmigración. Sí, la tozudez de los hechos parece obligarnos al pesimismo. Cuantos argumentos podemos ofrecer sobre el desideratum de la interculturalidad, se dan de bruces con la cruda realidad del retorno de un discurso político al que sin exageración cabe calificar de mezquino, instrumental, cortoplacista e ilegítimo. Pero para entender la naturaleza de la dificultad, conviene recordar que no se trata solo de una mala etapa, un mal paso: este enésimo repliegue (porque de discurso reaccionario se trata) en la mirada sobre la inmigración y


18

El mito de la interculturalidad

de la interculturalidad como respuesta nos demuestra varias cosas. Primero, y una vez más, que los inmigrantes han nacido mal y nunca llegan ni están en el mejor momento. Demuestra también que nuestra memoria es corta, egoísta y superficial. Y demuestra la miopía y la falta de visión política (no hablo desde luego de ambición, que es impensable) de quienes ante el fracaso de recetas caducas pero reiteradas, solo saben apelar a ese viejísimo y eficaz argumento del miedo, del otro como buc émissaire. Es una vieja tesis que encontramos en Girard, retomando argumentos hegelianos, y que hemos de anteponer a quienes reviven la concepción schmittiana de la política, como ha hecho el pensamiento neocon a propósito de la estrategia de guerra contra el terrorismo. Una estrategia que nos lleva al fracaso. No hablo solo del fracaso de la clase política que casi nunca ha querido afrontar el verdadero reto de la inmigración. Hablo de nuestro fracaso como sociedad, de nuestra incapacidad para asumir en la práctica aquellos principios de los que en teoría nos gusta presumir porque explican la superioridad civilizatoria de nuestras sociedades, como la universalidad o la igualdad de los seres humanos. Y de nuestra incapacidad de mantener la coherencia con las exigencias a las que nos proclamamos fieles, las del Estado de derecho, que comienzan por el respeto a la prioridad de los derechos fundamentales. Esa coherencia, esa calidad de civilización, se ponen a prueba en los momentos de crisis, como los que vivimos. Eso es lo que le permite a Todorov afirmar en su último libro1 que la consecuencia de amenazar el espantajo del miedo a los bárbaros es la barbarie misma: somos nosotros los que nos transformamos en bárbaros: “c’est la peur des barbares qui nous transforme en barbares, parce que la seule barbarie ça consiste en nier aux autres (à quelques groupes), la condition d’êtres humains. Et c’est la peur la passion qui caracterise a ce groupe de pays dont nous, les européens, nous faisons partie”. Porque esto es lo que ha sucedido, que apenas comenzábamos a dar algunos pasos adelante en una gestión de la presencia 1 TODOROV, T.: La peur des barbares. Au delá du choc des civilisations, Paris, Laffont, 2008.


Javier de Lucas

19

de la inmigración en términos coherentes con tales exigencias —lo que, entre otras cosas, comporta la apuesta a fondo por un modelo de interculturalidad—, el estallido de la crisis ha servido para que regresemos al pasado y esgrimamos el enemigo (interno y exterior) como chivo expiatorio: la crisis la van a pagar sobre todo los más vulnerables y entre los más vulnerables, ellos, los inmigrantes, que sobran que están de más, que solo deben venir si nos cuestan poco o, aún más claro, si dan beneficios. De forma que eso de interculturalidad, en lo que se refiere a inmigración, va a quedar para mejor ocasión... Todo esto vale porque mi primer y casi único propósito en esta intervención es, aunque quizá no cuadre bien en esta sesión de clausura, poner un contrapunto en la necesaria apuesta por el progreso del diálogo intercultural. Porque sigo convencido de que, mientras no haya una voluntad política de igualdad, la interculturalidad será un buen proyecto, pero al menos en lo que toca a la inmigración (y la matización es importante porque no necesitamos interculturalidad solo ni aun prioritariamente debido a la presencia de inmigración), no pasará de papel mojado. Trataré de argumentar esta posición.

2. Sobre los presupuestos y alcance del proyecto intercultural El leitmotiv de este seminario tiene que ver, claro, con los retos de la multiculturalidad que derivan de esa fuente de multiculturalidad que es la inmigración, y a la clave de respuesta en términos de la interculturalidad. Pero permítanme que les pida que recuerden algunas reflexiones elementales sobre los supuestos de tal debate. Primero, sobre la relación entre los términos de inmigración e interculturalidad. En cierto sentido, y perdónenme el fácil juego de palabras, así como la gestión de la inmigración va más allá de la interculturalidad, el proyecto intercultural no se plantea solo ni exclusivamente en términos de la presencia de la inmigración. Hay que repetir, por mucho que nos canse, que la interculturalidad


20

El mito de la interculturalidad

como proyecto no es un resultado de la presencia de la inmigración, sino una condición de gestión democrática de la sociedad plural. Y, del mismo modo, hay que insistir en que debemos hablar no de interculturalidad, sino del proyecto intercultural. La interculturalidad como hecho, como resultado, está muy lejos. Hoy podemos hablar solo de proyecto intercultural como un elemento de la respuesta al fenómeno de la multiculturalidad, del modelo democrático de gestión de la inmigración. Pero no es el único, ni el más relevante —a mi juicio—. Sucede algo parecido con otra receta, otro proyecto que se vincula con la inmigración, muchas veces de forma equívoca, la integración. Creo que la clave en uno y otro caso, para empezar, es mucho más sencilla y se llama igualdad. Pero, además, creo que es necesario que tengamos presente lo que parece que damos por supuesto pero corremos el riesgo de olvidar, esto es, cuál el sentido último (si me permiten decirlo así, a riesgo de parecer tremendista) del proyecto intercultural. Porque no creo que nuestra tarea sea, por parafrasear a Baumann en su dictum sobre la gestión de la diversidad, la de “convertir la polifonía en armonía y evitar que degenere en cacofonía”2. Estoy convencido de que nuestro reto fundamental no es el de identificar las condiciones de la armonía de las identidades diferentes. Tampoco creo que nuestro reto hoy sea el de la construcción de un cosmopolitismo ideal, algo que indefectiblemente nos lleva a dilatar ese objetivo ad calendas graecas. No creo que la discusión académica sobre el cosmopolitismo, la solución cosmopolita, tanto en la versión de la superación de la comunidad de Estados nacionales como en la de la a mi juicio mal llamada ciudadanía cosmopolita, sea la vía idónea para acometer nuestros problemas. Una y otra (comunidad cosmopolita, ciudadanía cosmopolita), como su pretendido instrumento jurídico, el también mal llamado Derecho cosmopolita, me parecen —hoy por hoy— sobre todo coartadas, vías de escape aceptables desde el punto de vista del debate académico, de modelos, pero escasamente fructíferas

2 Bauman, Z.: En busca de la política, Buenos Aires, Fondo Cultura Económica, 2002.


Javier de Lucas

21

desde el punto de vista del debate político que es —no puede ser otra cosa— realista, en cuanto debate acerca de lo posible, aunque eso no significa que la única perspectiva sea la del pragmatismo de la real politik. Aunque, en cierto modo, las propuestas de Beck3 que retoma Todorov4 sobre un cosmopolitismo que presenta como modelo conceptual que integra diversas maneras de vivir la alteridad cultural, bajo el imperio de tres condiciones (norma común a la que se someten todos los grupos; estatuto legal de las diferencias; igualdad de derechos para todos), es útil... Es cierto, en todo caso, que para hablar de diálogo intercultural no basta con yuxtaponer interlocutores que representen diferentes identidades. Todorov también ha sintetizado (Das kosmopolitische Blick, 2004; Das kosmopolitische Europa) lo que otros como Villoro presentan como condiciones de ese diálogo5, reconocer la diferencia de voces y que ninguna de ellas es la verdad, la norma, y admitir la posibilidad de un cuadro común no impuesto por ningún interlocutor y fruto de una crítica que sucede al conocimiento mutuo y a la disposición de autocrítica. Pero lo cierto es que todo ello muestra, a mi juicio, que las condiciones no se hallan en la dimensión metafísica o cultural, sino en la política, económica y social. Eso significa que estamos obligados más bien a priorizar el análisis del alcance de aquellas propuestas de concreción de la igualdad desde la diversidad que se concretan en términos de derechos y de la articulación de una nueva ciudadanía que nos permitan salir del impasse que muestra la disyuntiva frecuente en este tipo de debate (generalizar la ciudadanía para extender los derechos efectivos/abandonar la ciudadanía para poder afirmar

Beck, U.: ¿Qué es la globalización?, Barcelona, Paidós, 1999. Beck, U.: “The cosmopolitan society and its enemies” en Tomasi, L.: New Horizons in Sociological Theory and Research, Ashgate, Aldershot, 2001. Beck, U.: Sobre el terrorismo y la guerra, Barcelona, Paidós, 2002. 4 TODOROV, T.: La peur des barbares. Au delá du choc des civilisations, op. cit. p. 267. 5 TODOROV, T.: La peur des barbares. Au delá du choc des civilisations, op. cit. p. 285. Villoro, L.: Estado plural, pluralidad de culturas, Ciudad de México, FCE, 1998. 3


22

El mito de la interculturalidad

la extensión de los derechos). Y, al tiempo, justifica el interés de analizar propuestas como la que supuestamente ofrece la UE —la noción de ciudadanía europea y en su contexto, la de ciudadanía cívica— porque parece más útil, aunque el resultado tantas veces produzca frustración. Hay que hablar sobre todo de los retos de la igualdad —que son los de la ciudadanía y los derechos—, de la ciudadanía y los derechos en el sentido de las dificultades para poner en pie las garantías de igualdad efectiva para los sujetos que no pueden alcanzar ese estatus y también para aquellos a los que ese estatus no garantiza la igualdad. Insisto. A mi juicio, si debemos analizar los cambios en ese modo de entender el juego, el territorio, el espacio de lo político (de lo público y de lo privado, en sus dimensiones complejas, también las que llevan de la escala íntima a la global mal llamada internacional), tal y como nos lo definen el Estado nación y su concepto de ciudadanía, no es porque afrontemos un conflicto de civilizaciones. Por eso tampoco creo que la solución esté en la alianza de civilizaciones, en las diferentes manifestaciones de la interculturalidad como fórmula mágica de gestión de lo diverso y por tanto como el ingrediente mágico con el que se cocina la nueva ciudadanía, el nuevo espacio político superador del Estado nación. Por supuesto que no ignoro la necesidad de la perspectiva intercultural como superación del monoculturalismo que es el postulado del Estado nación y que aboca inevitablemente a los modelos de asimilación impuesta, o al de gueto. Creo más bien que el reto es de otra clase y que las respuestas también son de otra índole. En realidad, la constancia de la diversidad cultural nos reenvía a una cuestión de justicia social y de distribución del poder, que es un asunto de igualdad. El reto que nos obliga a hacer frente a esas modificaciones, como señalan Wagner o Ph Colle6, es una cuestión bien conocida: las consecuencias del modelo impuesto por la modernidad liberal restringida, que son hoy tan insoportables y sobre todo, tan difí-

6 Wagner, P.: Sociología de la modernidad. Libertad y disciplina, Barcelona, Herder, 1994.


Javier de Lucas

23

ciles de gestionar eficazmente, que resulta evidente la necesidad de encontrar alternativas. Recordémoslo brevemente. De ese proyecto de modernidad restringida, cuyo instrumento es el Estado nación concebido sobre el molde liberal restringido y bajo el primado del mercado, forma parte una noción demediadamente emancipadora de los derechos y de la ciudadanía. Ese sujeto político, el Estado, secuestra y demedia a la nación, que no es populus, no es demos pleno, porque no son sujetos del mismo todos los que forman parte de él. Y lo mismo sucede con la noción de ciudadanía y el catálogo, sujetos y extensión de los derechos que nos proponen las revoluciones de 1776 y 1789. Uno y otra en realidad secuestran la democracia, los derechos y la ciudadanía, porque secuestran a los sujetos y el cometido de la política, restringiéndolos a un modelo que es monista: de género, etnia, clase. Por eso, uno y otro (Estado nación, ciudadanía) son instrumentos de dominación, no de emancipación igualitaria, y por eso se puede concluir que ese estatus de ciudadanía (que, respecto al de súbdito del ancien régime es sin duda un progreso) constituye un privilegio: patriarcal, clasista, colonial. Es decir, que considero válidos y aun primordiales los argumentos de crítica que encontramos ya en Mac Pherson y su crítica de la teoría política del individualismo posesivo7, en Balibar o Wallerstein y en Ferrajoli8, que denuncian asimismo las formulaciones tímidamente reformistas de ese modelo liberal restringido (como la de Rawls9, incluso cuando se lanza a la dimensión internacional redescubriendo el derecho de gentes a estas alturas). Por tanto, el reto consiste en superar una noción de derechos y de ciudadanía que se ha convertido en buena medida en un instrumento de domesticación en lugar de emancipación (un título

7 Mac PherSon, C. B.: La teoría política del individualismo posesivo, Madrid, Trotta, 2005. 8 Ferrajoli, L.: Derechos y garantías. La ley del más débil, Madrid, Trotta,1998. Balibar, E.: “Qué significa la ciudadanía europea”, Revista Internacional de Filosofía Política, 4/1994. Balibar, E.: Les frontières de la démocratie, Paris, La Découverte, 1992. Balibar, E.: Race, nation, classe, Paris, L’Harmattan, 1992. 9 RAWLS, J.: El liberalismo político, Barcelona, Crítica, traducción de A. Domènech, 1996.


1_9788490044186